Está en la página 1de 2

INSTITUTO BIBLICO VIDA

HECHOS DE LOS APOSTOLES


Annie Beltrán Barreto

ENSAYO 1
Acción del Espíritu Santo (Hechos 1, 2 y 3)

El libro de Hechos de los Apóstoles muestra el inicio de la iglesia, inicia el capítulo 1 con la acción
de Jesús luego de haber resucitado y el anuncio de la llegada del Espíritu Santo. De allí que los
versículos claves sean “Una vez, mientras comía con ellos, les ordenó: —No se alejen de
Jerusalén, sino esperen la promesa del Padre, de la cual les he hablado: Juan bautizó con agua,
pero dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.” (Vr.4) y “Pero, cuando
venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén
como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Vr.8). En este primer capítulo
se puede notar que los discípulos: Reconocían a Jesús, tenían una relación con EL, estaban
inquietos de lo que les decía Jesús, no preguntaban mucho del Espíritu Santo porque no le
conocían, seguían reunidos y siguieron reuniendo después que Jesús subió al cielo.

El capítulo 2 habla de la llegada del Espíritu Santo, la iglesia primitiva estaba reunida, unánime
en oración y recibieron al Espíritu Santo. Inmediatamente se manifestaron situaciones
“inusuales”: un viento fuerte e impetuoso, lenguas de fuego que se posaron en ellos,
comenzaron a hablar en otros idiomas, todas las personas alrededor se dieron cuenta. Luego
se manifiesta el Espíritu Santo a través de Pedro, y este lleno de poder dio un mensaje a los que
se encontraban alrededor y muchos creyeron. Se vio el crecimiento de la iglesia
inmediatamente, la coínonia y armonía del cuerpo de Cristo.

En el capítulo 3 continúa mostrando sucesos donde el poder del Espíritu Santo se manifiesta a
través de los discípulos. Se menciona un milagro en zonas públicas y muchos reconocían lo
sucedido y se acercaban y Pedro utilizaba el momento para dar testimonio de Jesús y su obra
en la tierra.

Estos tres capítulos me recuerdan mi relación con el Espíritu Santo y puedo encontrar algunas
similitudes: antes de conocer del Espíritu Santo mi relación era con Jesús, le conocí como
salvador pero también como amigo, como hermano, en mis oraciones me comunicaba era con
El. Recibí el Espíritu Santo mientras estaba reunida con otros creyentes, en la iglesia durante la
escuela dominical, tenía solo 15 años. Empecé a hablar en lenguas angelicales y continúe
ejercitándome en ellas. Comencé a reconocer Su voz y recibir instrucciones y a lo largo de los
años empecé a ver milagros, dirección clara a mi vida en mi cotidianidad, junto con otros
INSTITUTO BIBLICO VIDA
HECHOS DE LOS APOSTOLES
Annie Beltrán Barreto

creyentes y aun ante otros no creyentes. He podido percibir Su poder para hablar de Jesús y su
mensaje a otros.

Sigo creciendo en mi relación con el Espíritu Santo, en disfrutar de Su persona.

También podría gustarte