Está en la página 1de 63

Los pecados secretos de algunos

ministros, pastores y evangelistas

Tinieblas, sombras y neblinas envuelven y ocultan pecados secretos engendrados por


pasiones vergonzosas en los corazones de siervas y siervos más mundanos y
carnales que espirituales. Pero, muy rara vez permanecen ocultados, y aun si no se
descubren en este mundo “se les descubren después”, en el juicio de las almas.
Simbólicamente, la carretilla pertenece a Satanás, y en ella llevará él los espíritus de
los no arrepentidos al precipicio del Infierno.

 
“Los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes que ellos
vengan a juicio, mas a otros se les descubren después.” (1 Timoteo 5:24)
“Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien
reprendedlas; porque vergonzoso es aun hablar de lo que hacen en
secreto.” (Efesios 5:11-12)
“En el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los
hombres, conforme a mi evangelio.” (Romanos 2:16)
 
Nota aclaratoria
En este estudio, el vocablo "Ministro" abarca a todos cuantos ejercen
ministerios espirituales en la iglesia: evangelistas, predicadores que trabajan
con iglesias locales, ancianos (obispos), diáconos, maestros y los que se
dedican a trabajar con los jóvenes.
________________________________
 
Amado administrador “de los misterios de Dios” (1 Corintios 4:1), el pecado
cometido en secreto es algo semejante a una enfermedad física, por ejemplo,
un cáncer, escondida dentro del cuerpo. Tarde o temprano, tal clase de
enfermedad se manifiesta externamente mediante fiebres y escalofríos, quizás
hinchazón, pérdida de peso, aun vómitos o diarrea. Entonces, se descubre su
existencia. La persona afectada no puede negar su condición, diciendo "No me
pasa nada", ya que los síntomas son evidentes aun para el inexperto.
De igual manera, los pecados secretos que, muy lamentablemente, cometen
algunos ministros del Reino espiritual de Dios brotan con síntomas que indican
un espíritu enfermo. ¡Cuán difícil es para los obreros de la iglesia
esconder sus pecados clandestinos!Es como si ese tipo de pecado tuviera
vida y voluntad propia. Obstinadamente, busca darse a conocer públicamente.
Esos pecados secretos son como unos espíritus enjaulados en celdas oscuras
subterráneas: gritan y gritan hasta que alguien escucha, aunque sea el eco casi
inaudible, de sus alaridos.
¡Cuánto tiene que luchar el ministro culpable (anciano, diácono o maestro)
consigo mismo para no causar sospechas, dar pistas o divulgar él mismo su
pecado secreto!
Una mirada furtiva
El cambio momentáneo, casi imperceptible, en el blanco de los ojos
Una palabra o una frase sospechosa, reveladora, dicha en un momento de
descuido
Nerviosismo excesivo
Temblor leve de las manos
Impresión de inseguridad
Falta de concentración
Mensajes y estudios de inferior calidad
Poca paciencia
Brusquedad en el diálogo
Exclamaciones poco espirituales
¡Qué difícil, casi imposible, para el obrero infiel seguir encubriendo su pecado!
Alguna circunstancia dudosa que el vecino observa, aun de lejos, lo descubre.
Por ejemplo, la esposa del predicador se va sola a visitar a sus padres que
residen en otro pueblo, pero el "siervo del Señor", un poco "indispuesto",
como lo explica él, se queda solito en casa. Entonces, llega la "hermana
Consolación" para visitar y animar al enfermo. Ella se queda dos o tres
horas en la casa con el predicador, ellos dos, solos, mientras el vecino
observa, fiscalizándolos.
Sospechas. Rumores. El vecino comenta a su esposa: "Parece que el
Pastor Flojón de la Iglesia de Cristo está enamorado de una mujer de
su congregación”. A lo cual responde la esposa: “Sí, parece que sí. De
hecho, últimamente lo veo un tanto cambiado. No hace mucho, yo lo vi
en el colmado hablando calladamente con aquella misma mujer. ¿Qué
estarán tramando? ¿A quién piensan engañar?”
Más murmuraciones y chismes. Luego, dos o tres miembros de la
congregación llegan a saber la verdad: "¡El hno. Flojón ha caído en
adulterio!" Todavía no lo sabe la esposa, ni la mayoría de la feligresía. Los
encargados de la congregación se enteran. Reprenden y advierten al
compañero errante. Preocupados por la grey, dicen: "Qué nadie más lo
sepa. No informemos este asunto vergonzoso a nadie más. Vamos a
callarlo". ¡Vano el intento! Corre la voz. Se inflaman los celos. Estalla el
pecado secreto en llamas de fuego, quemando a muchos. ¡Qué
mortificante para el "siervo de Dios" transformado en "siervo de Satanás”!
¡Qué vergüenza para la familia del "siervo”! También para los encargados
de la congregación que ahora tienen que soportar tanto las risas sarcásticas
de la gente que no pertenece a la iglesia como la avalancha de quejas y
críticas que sueltan los miembros débiles.
¿Pudo el famoso tele evangelista Jim Bakkar esconder por mucho tiempo sus
travesuras viles? ¿Sus adulterios, drogadicción y despilfarro millonario de
ofrendas enviadas por los ingenuos? ¡No, señor! ¡Todo fue puesto al
descubierto ante todo el mundo! Juzgaron en una corte al Sr. Bakkar,
sentenciándolo a prisión. La complicidad y los vicios de su esposa Tammy
también se descubrieron.
Jimmy Swaggart, otro renombrado tele evangelista, denunciaba
vigorosamente ante millones de televidentes a la pareja Bakker. Pero, el Sr.
Swaggart también encubría devastadoras debilidades carnales. Se disfrazaba
para visitar a las prostitutas. Ni aun así logró ocultar sus pecados secretos.
Grande fue su desgracia, grande su caída, cuando publicaron en las noticias
nacionales e internacionales sus vilezas y sus hipocresías enormes.
El pastor Bob Coy fundó una iglesia en Fort Lauderdale, Florida que él afilió
con la organización Calvary Chapel. Esta iglesia creció fenomenalmente hasta
alcanzar tener 20,000 miembros, en 10 recintos, con 1000 empleados. En abril
de 2014, Bob Coy, ya con 58 años de edad, casado, con dos hijos
grandes, renunció sus ministerios, admitiendo haber estado esclavizado a
la pornografía durante largo años, y, además, ser culpable de adulterio.
Devengaba un salario anual que sobrepasaba $500,000.00. 1
En junio del 2015, Tullian Tchividjian, de 42 años de edad, pastor de la
Iglesia Presbiteriana de Coral Springs, Florida, con más de 2,000
feligreses, confesó haber cometido adulterio, renunciando el ministerio.
Dijo que su esposa había adulterado primero y que esto le llevó a caer él
mismo en el mismo pecado. Tchividjian es nieto de Billy Graham.2
¿Quién es aquel obrero que intenta encubrir algún pecado secreto? Por
ejemplo…
Adulterio
Fornicación
Homosexualismo
Lectura clandestina de material pornográfico
Haber acudido de incógnito a presenciar espectáculos teatrales obscenos, o
películas clasificadas "X".
Utilizar la máquina de pasar videocasetes para ver películas obscenas o
pornográficas
Apuestas clandestinas
Compra de billetes de lotería
La apropiación de los fondos de la iglesia para usos personales
Sepa tal persona, quienquiera que sea, y de la posición que sea –o talentosa y
famosa, o del vulgo y casi desconocida; o sostenida económicamente, o sin
sostenimiento- que, con rarísimas excepciones, los pecados secretos
cometidos en la oscuridad saldrán a la plena luz del día. Los que se
cometieran en lugares lejanos le perseguirán hasta encontrarle dondequiera
que viva, y, tal cual unos demonios indómitos, se anunciarán públicamente.
Entonces, ¿qué salida tendrá? El daño está hecho. Sufre la iglesia; sufre la
causa de Cristo en la tierra; sufre la familia. Su alma está perdida. Aunque
se arrepienta con lágrimas, ¡cuán difícil será lograr rescatar su testimonio!
¿Qué opina usted, estimado colaborador de Dios 3? El ministro que peca en
secreto, haciéndolo deliberadamente4, ¿debe tener la honradez y la valentía de
renunciar a todo ministerio espiritual? Pero, muchos no lo hacen, precisamente
porque se ha esfumado todo vestigio de su honradez, y su valentía se ha
enflaquecido de tal modo que ha perdido toda fuerza varonil 5. Si fueran
honrados, se arrepentirían ante Dios y los hombres. Si fueran valerosos,
acabarían de una vez para siempre con sus vergonzosos pecados
clandestinos.
En realidad, tal ministro pertenece al mundo, y no a la iglesia; a Satanás, y no a
Cristo. Ya que es del mundo, habiendo sido vencido por los deseos carnales,
para el mundo se debe ir, fuera de la iglesia, hasta no estar dispuesto a vivir
honestamente la vida de Cristo6. Si no está decidido a extirpar de raíz sus
pecados y arrepentirse con el arrepentimiento que es para vida 7,
entonces mejor marcharse voluntariamente de la Iglesia. ¿Por qué
quedarse en la congregación, llevando a cabo los ministerios espirituales, como
si no pasara cosa alguna contraria a las normas cristianas? ¿Por qué esa
insistencia perversa y diabólica de permanecer hasta que lo descubran?
Algunos que encubren pecados permanecen en los ministerios y en la
iglesia porque son de espíritu altanero, empeñados en salir con lo suyo,
cueste lo que cueste.
Otros, se quedan quizás esperanzados en poner fin "un día de éstos" al
mal, sin que se haya dado cuenta alma alguna.
Otros, por miedo de que se desate una tempestad en el hogar.
Otros, por no querer perder su "salario", si reciben sostenimiento económico
de la Iglesia.
Ninguna de estas excusas es válida. Lo más indicado es renunciar los
ministerios, luego imponerse la disciplina espiritual requerida para vencer el
pecado secreto. Una vez libre del pecado que le asedia, el siervo puede
retornar a la grey y comenzar de nuevo su carrera espiritual.
Al no renunciar los ministerios, el siervo culpable pone en gran peligro a la
Iglesia. Peca no sólo contra Dios sino también contra la iglesia. Al quedarse
descubierto, la congregación es sacudida violentamente, como por una bomba
que explota en su mismo seno. Ya usted, querido embajador de Dios, sabe lo
que pasa. Los miembros que aún no han echado mano con firmeza de la vida
eterna8 se sueltan y caen de la fe. ¡Más almas para el "enemigo”! Los vecinos y
los familiares no convertidos a Cristo escuchan la noticia y se endurecen aún
más, ridiculizando y señalando, diciendo: "¿Yo? ¿Convertirme yo? ¡Soy
mejor que ese ministro sin vergüenza! Al menos, no soy tan hipócrita". Y,
Satanás, jubiloso, dice: "Estas almas ya eran mías, pero ahora con más
seguridad las voy a retener".
Grande es la cosecha para el diablo cuando el ministro culpable de tratar de
ocultar sus pecados sigue administrando "la multiforme gracia de Dios" (1
Pedro 4:10) como si nada insólito ocurriese, ¡para luego quedarse al
descubierto!
1. Cae el propio siervo mismo en desgracia y ruina espiritual. Le costará
mucho trabajo levantarse y reponerse. Ya no se puede contar con su
participación en las obras del Reino. Se anulan sus talentos.
2. Sufre indeciblemente su esposa. Quizás se disuelva el matrimonio. Si la
pareja tiene hijos, estos llorarán por largos años la debilidad y el pecado de
su padre. En no pocos casos, se rebelan contra la iglesia, se amargan y
rechazan permanecer en el evangelio.
3. Los demás ministros sufren porque cuando cae uno de los suyos,
incrementan las sospechas y crece la desconfianza en todos. Se oyen
comentarios tales como: "Todos son iguales. Unos vividores.
Charlatanes. No toman en serio sus ministerios o sus
responsabilidades. Van tras las faldas y no en pos de la gente
necesitada." Gracias a Dios, se sabe que tal no es la condición de la
mayoría de los obreros. ¡Esperamos, oramos, que no sea así con la
mayoría! Nos asustan las muchas noticias que circulan en la hermandad
sobre "ministros en desgracia". Sin duda, las tres “efes” están acabando
con no pocos siervos del Señor: “Faldas”, “Fama” y “Fortuna”.
4. La congregación local es impactada enormemente. Algunos miembros se
van, quizás muchos. Si se trata de una congregación pequeña, ¡hasta
puede desaparecer por completo! Se apaga su luz en la comunidad. Cesan
sus obras. Más intensa ahora la oscuridad; las tinieblas se adueñan. El
evangelio puro, ¿quién lo anunciará? pues se calló la voz de la iglesia de
Cristo.
¡Ay de aquel miserable obrero débil y pecador que haga callar la voz de
la Iglesia de Cristo! Su castigo severo9 y justo no tardará10.
¡Ay de aquella congregación tan débil, tan falta de convicción y de
espiritualidad, que no logra resistir y mantenerse en pie de lucha "en el
día malo" cuando uno de sus líderes es encontrado en pecado 11. De
cierto, no quedará exenta de la ira venidera 12. ¿Se fue para el mundo el
hermano con quien más se contaba para hacer la obra y dirigir? No por
ello se justifica que los demás miembros lo sigan, deshaciéndose
totalmente la congregación. ¡Qué cierren filas! ¡Qué renuevan
compromisos! ¡Qué pidan socorro! ¡Qué no den al "enemigo" más
"ocasión de maledicencia" 13.
5. Toda la comunidad pierde mucho cuando cae un siervo de
Dios. Pierde el ejemplo de carácter intachable que debe mostrar siempre el
obrero del Señor, como también el ejemplo de un matrimonio y hogar bien
fundados. Se da de baja uno más de los pocos que predican la moral y
combaten los vicios, de los que refrenan la maldad en la comunidad. Cierra
sus puertas otro consejero espiritual. Y, ¡Satanás gana! Gana más terreno
donde ya no siembran tanta semilla de aquella que da buenos frutos, de la
que quisiera él erradicar del todo de la faz de la tierra.
El ministro de Dios es humano. No es un "cristiano sobrenatural, intocable,
invencible" cuando de las tentaciones se trata. Sufre pruebas y tentaciones
como cualquier otro discípulo del Señor. Pero, tal como "cualquier otro",
debe resistir con todas sus fuerzas. ¡Aún más, mucho más, que "cualquier
otro" debe luchar, porque es maestro, y el que es maestro tiene más
responsabilidad, ya que está delante del público y delante de la Iglesia como
guía de las almas14. Por lo tanto, amados ministros de Jesucristo,
esforcémonos y apoyémonos mutuamente para evitar esas caídas
desastrosas. Edifiquémonos y apoyémonos los unos a los otros para mantener
nuestro testimonio intachable. Que ninguno de nosotros dé "lugar al diablo".15
 

www.editoriallapaz.org/profecias-fe-dudas-incredulidad-3.html Diapositiva 3.

www.editoriallapaz.org/profecias-fe-dudas-incredulidad-3.html Diapositiva 3.

2 Corintios 6:1

Hebreos 10:26-31
5
 “Portaos varonilmente.” 1 Corintios 16:13

1 Corintios 5:1-5

2 Corintios 5:10

1 Timoteo 6:12

2 Pedro 2:20-22
10
 2 Pedro 2:2-3
11
 Efesios 6:10-20
12 
2 Tesalonicenses 1:6-10
13 
 1 Timoteo 5:14
14
 Santiago 3:1
15 
Efesios 4:17
 

La Iglesia de Cristo es regida por el Nuevo


Testamento 
Orden de culto y clases bíblicas 
EJEMPLO
de una congregación que cuenta con una asistencia de
más o menos cien personas, entre niños y adultos.

El culto
-“Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al
Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca
que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es
necesario que adoren” (Juan 4:23-24).
“Hágase todo para edificación” (1 Corintios 14:26).
“…Dios no es Dios de confusión, sino de paz” (1 Corintios 14:31).
“…hágase todo decentemente y con orden” (1 Corintios 14:40).
“Porque aunque estoy ausente en cuerpo, no obstante en espíritu estoy con
vosotros, gozándome y mirando vuestro buen orden y la firmeza de vuestra fe en
Cristo” (Colosenses 2:5).
“…para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor
Jesucristo” (Romanos 15:6).
 
A. Hora de iniciarse el culto: las 10:00 a. m., en punto. Duración del culto y las clases
bíblicas: dos horas exactas. Culto: una hora, con quince minutos, o
menos. Anuncios, peticiones y oración por las peticiones: diez minutos. Clases
bíblicas: treinta minutos.
1. Iniciar el culto a las 10:00 a. m., y no a las 10:15, o aún con más atraso.
2. Exhortar a los adoradores a ser puntuales, a no perder ninguna parte del
servicio. Siendo el Dios que adoramos muy organizado en todas sus obras,
deberíamos esforzarnos para imitarlo, y particularmente en la manera de rendirle
loor.
3. Llegar tarde introduce un elemento de desorden en el servicio a Dios. Tiende a
distraer al menos a algunos de los adoradores.
B. Con antelación, programar cuidadosamente todo el servicio.
1. El orden preciso de todos los ministerios a realizarse.
2. No esperar hasta llegar al local para asignar ministerios, sino asignarlos con
días, aun semanas, de anticipación, para que cada hermano se prepare
debidamente.
C. Inicio de la reunión. A las 10 a. m. en punto, el hermano encargado de dirigir el
culto, habiendo subido ya a la tarima, llama a la congregación a guardar silencio y
disponerse para adorar con reverencia.
1. El dirigente del culto tiene la opción de pronunciar unas palabras muy breves
sobre el propósito de la reunión, o citar algún texto relevante, por ejemplo, uno de
los pasajes anotados al principio de este esquema.
2. Luego, anuncia los ministerios y el nombre del hermano seleccionado para cada
ministerio.
a) El hermano ____ nos dirigirá en la oración para iniciar el culto.
b) Este servidor traerá la lectura bíblica para esta ocasión.
c) El hermano ____ nos dirigirá en tres himnos corridos.
d) Luego de los himnos, el hermano ____ nos predicará en esta mañana.
(1) Si el predicador pertenece a la congregación, no sería necesario
presentarlo, a menos que hubiera visitas que no lo conocieran.
(2) Si el predicador procede de una congregación hermana, lo indicado
sería presentarle a la audiencia, con datos concisos, y no abundando
excesivamente sobre su historial. Tal presentación podía realizarse antes
de la primera oración, o después del tercer himno.
e) El encargado de la “mesa del Señor” y de las ofrendas es el hermano ____.
f) Después del culto, este servidor tendrá a cargo los anuncios y las peticiones
por enfermos, etcétera.
3. Dar esta información a los congregados les transmite el siguiente mensaje:
“Esta congregación está bien organizada. Ya sabemos lo que está programado”.
D. Oración de abertura. Una vez dada esta información a la asamblea, el dirigente
indica a todos los adoradores que se pongan de pie para la oración de abertura y que
permanezcan así para la lectura del texto bíblico escogido para la ocasión. Pide al
hermano encargado de la primera oración que proceda a orar.
1. Lo conveniente sería que este hermano hubiese subido a la tarima juntamente
con el dirigente, ya estando en posición para pronunciar la primera oración, así
evitando desaprovechar el tiempo. No se aprovecha bien el tiempo cuando
cualquier participante en los ministerios no esté en posición para cumplir
enseguida su encomienda. El hermano que espera hasta que lo llame el dirigente,
para luego caminar lentamente al frente y emprender su ministerio, no actúa
responsablemente.
2. De no ser imprescindible usar algún sistema de sonido, el hermano nombrado
para la primera oración bien pudiera dirigirla desde el lugar que haya tomado en el
lugar de reunión. Esto es aplicable a otras oraciones durante la reunión.
E. Lectura de la Palabra.
1. Antes de iniciarse la reunión, el encargado de la lectura bíblica pregunta al
predicador que si él quisiera que se leyera el pasaje seleccionado como
fundamento para su mensaje. De responder él positivamente, se lee el pasaje
dado por él.
2. No recomendando el predicador algún pasaje en particular, el encargado de la
lectura traería un texto escogido juiciosamente por él de antemano. No leería algún
pasaje oscuro del Antiguo Testamento, sino un texto bíblico apropiado para la
ocasión y los congregados. Más sabio leer, con soltura, dinamismo y énfasis, unos
pocos versículos que leer veinte, treinta o cuarenta versículos, con voz monótona,
tartamudeando, titubeando, etcétera.
F. Tres cánticos espirituales corridos.
1. Dirigidos los tres por un hermano que sepa cantarlos con el tono y tiempo
correctos.
2. Encargar a más de un hermano a dirigir himnos en una reunión suele restar del
espíritu de organización y disciplina vital para el“buen orden” y el hacerlo todo
eficientemente.
G. El mensaje. De veinte a no más de cuarenta minutos. En verdad, treinta minutos se
considera la duración ideal.
H. Cántico de invitación inmediatamente después del mensaje. Invitación a la
obediencia al evangelio. Existen unos cuantos himnos que son especialmente
apropiados para animar a las almas a la reconciliación para con Dios.
1. Se supone que el predicador haya hecho el llamado a la obediencia al final de
su mensaje, incluyendo la explicación concisa de los pasos de creer, arrepentirse,
confesar el nombre de Cristo y bautizarse “para perdón de pecados” (Hechos
2:38).
2. Habiendo el predicador hecho correctamente el llamado, demás sería que el
encargado del himno de invitación hiciera otro llamado o comentara el mensaje del
predicador. Su ministerio es dirigir el himno de invitación, y no predicar un mini
mensaje antes de dirigirlo.
3. El procedimiento recomendado al pasar alguna persona al frente procurando
reconciliación, lo bosquejaremos en otro escrito, Dios mediante.
I. La Cena del Señor.
1. Concluido el himno de invitación, se procede de inmediato a la celebración de la
Cena del Señor.
2. Es de suponerse que el encargado de administrar la “mesa del Señor” haya
hecho de antemano todos los preparativos necesarios para efectuar este acto con
el debido orden y la solemnidad que amerita. La cena del Señor es una obra de
quince lecciones, mediante las cuales se estudian muchos textos y temas sobre
este acto central al culto de la iglesia de Cristo. Disponible en
www.editoriallapaz.org/cena_CONTENIDO.
J. Himno después de la cena del Señor.
K. Ofrendas, y oración por las mismas.
L. Oración para concluir el culto.
M. Anuncios y peticiones por los enfermos, etcétera, y la oración por las peticiones.
 

Clases bíblicas
N. Clases bíblicas para párvulos, niños, adolescentes, adultos jóvenes, adultos de
mediana edad y mayores de edad.
1. El dirigente de la reunión despide a los congregados a las distintas clases.
2. Se distingue clara y cuidadosamente entre “Culto” y “Clases bíblicas”, no
formando las clases bíblicas parte del culto sino constituyendo un medio oportuno
y eficaz para inculcar enseñanzas a distintos grupos de acuerdo con su capacidad
para asimilarlas.
O. Conclusión de la reunión. A las 12:00 p. m., los maestros y las maestras terminan
sus clases.

Niños chiquitos en la congregación

-Presentación gráfica. Algunos consejos y directrices para los hermanos y amigos


que tienen hijos chiquitos. ¿Qué decirles a sus hijos sobre su comportamiento en la
congregación, y cómo decírselo? ANTES de salir de la casa, o bien ya de CAMINO para el
local de la iglesia. Llevar objetos y entremeses con los que entretenerlos. ¿Qué cosas
conviene llevar? Cómo tratarlos durante el culto. Qué hacer con ellos durante la semana
para cultivar su desarrollo espiritual. “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo
impidáis“ (Marcos 10:14). Esta Presentación gráfica hace las veces de una "Guía", o
"Bosquejo". El maestro diestro sabrá expandirlo, añadiendo consejos y directrices
adicionales. También procurará la plena y libre participación de los presentes. Tratará este
tema con mucha sabiduría y madurez espiritual, comprendiendo que "la disciplina de
niños" en la iglesia durante el culto suele ser un asunto bastante sensible. ¿Cómo sienten
los padres, u otros familiares, de un niño cuyas acciones distraen fuertemente, restando de
la solemnidad y espiritualidad de la adoración? ¿Conviene que el predicador o dirigente de
culto amoneste públicamente a tal niño?

 
Disensiones y divisiones en la iglesia de Corinto
¿Congregándose “para lo mejor” o “para lo
peor”?
“…es preciso que entre vosotros haya
disensiones.”  ¿Por qué?
 

Ruinas de la antigua ciudad de Corinto, con la acrópolis de Corinto detrás de columnas


del templo del dios Apolo..

Análisis de 1 Corintios 11:17-19 mediante preguntas y


ejercicios
(17) “Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis
para lo mejor, sino para lo peor. (18) Pues en primer lugar, cuando os reunís
como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo
creo. (19) Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se
hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.”

 
1. ¿Qué actividad de los cristianos en Corinto enfoca el apóstol Pablo, según sus
palabras en el Versículo 17?
-Respuesta. La de congregarse. “…porque no os congregáis para lo mejor…”
2. Dar el sentido de “para lo mejor”en el versículo 17, aplicándoselo a la
congregación a la cual pertenece usted.
a)  La significación de “para lo mejor” en este contexto sería, a nuestro entender,
“para el mayor aprovechamiento”, “para el mejoramiento de toda la congregación”,
“para el crecimiento de todos”, “para la adoración que agrada a Dios”, “para la
edificación en amor de todo miembro”. “Hágase todo para edificación” (1
Corintios 14:26). Los administradores, predicadores, maestros, dirigentes de culto
y quienes administran “la mesa del Señor” tienen la solemne responsabilidad de
asegurar que su congregación se congregue “para lo mejor”. Esto lo pueden lograr
para todas las reuniones de la iglesia, con tal de haber ellos adquirido pleno
conocimiento de la “sana doctrina”, incluso la que imparte Dios sobre “la cena del
Señor”, saber instruir eficazmente, dar ellos mismos el ejemplo digno de imitar, y
además, imponer –sabia, imparcial y amorosamente- la disciplina necesaria.
b)  Cada cristiano aplica esta norma de reunirse la iglesia “para lo mejor” a su
congregación particular, preguntándose: ¿Qué evidencias confirman que mi
congregación se reúne “para lo mejor”? ¿Nos sentimos más fortalecidos al salir
que cuando llegamos? ¿Más firmes? ¿Más confortados en espíritu? ¿Más
decididos a perseverar? ¿Más llenos de entendimiento espiritual? ¿Estamos
plenamente conscientes de haber anunciado y conmemorado dignamente “la
muerte del Señor” (1 Corintios 11:26)?
3. Dar el sentido de “para lo peor” en el versículo 17.
-“Peor. (Del lat. peior, -ōris). adj. comp. de malo. De mala condición o de inferior
calidad respecto de otra cosa con que se compara. || 2. adv. m. comp. de mal.
Más mal, de manera más contraria a lo bueno o lo conveniente. || ~ que ~. expr.
U. para significar que lo que se propone por remedio o disculpa de algo, lo
empeora. || ponerse alguien en lo ~. fr. Suponer que sucederá algo desfavorable,
muy temido o perjudicial. || tanto ~. expr. peor todavía.”  1
-Siguiendo la terminología de esta definición, congregarse “para lo
peor”significaría, en lo concerniente a la iglesia, efectuar una reunión “de inferior
calidad respecto de” una convocación santa, ideal, ejemplar. Una reunión “de
manera más contraria a lo bueno o lo conveniente”. Una reunión
que “empeora”la condición de los congregantes. “Mejorar” ha de ser, huelga
decir, el propósito prioritario de todas las convocaciones de los
santos. “Mejorar” en todos los conceptos espirituales. “Mejorar”, nuestro lema
imperioso. Así que, es impensable que una congregación se reúna
para “empeorarse”. Sin embargo, tal cual la de Corinto, no pocas lo hacen en el
día de hoy, ya por ignorar “los rudimentos de la doctrina de Cristo” (Hebreos 6:1-3),
ya por amontonar “maestros conforme a sus propias concupiscencias” (2 Timoteo
4:1-4), ya por ser indignos los feligreses de comer el cuerpo de Cristo y tomar su
sangre.
a)  ¿Se congregaba la iglesia en Corintio “para lo mejor” o “para lo peor”?
-El apóstol Pablo afirma que aquella congregación se reunía “para lo
peor”. “…porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor” (1
Corintios 11:17).
b)  ¿Por qué se congregaba aquella congregación “para lo peor”, según el
versículo 18?
-Porque había entre ellos “divisiones”.
(1)  ¿Es aceptable o tolerable que haya “divisiones” en una congregación de
cristianos? Anotar la cláusula clave al respecto encontrada en 1 Corintios 1:10.
-No es aceptable o tolerable ante Dios, y por lo tanto, no debería ser
aceptable o tolerable para los miembros de la iglesia de Jesucristo. La
cláusula clave al respecto en 1 Corintios 1:10 es la siguiente: “…que no
haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos
en una misma mente y en un mismo parecer”.
(2)  Identificar una de las causas de divisiones en la congregación de Corinto,
según 1 Corintios 1:12-13.
-Algunos miembros de aquella congregación se abanderizaban con ciertos
personajes –Pablo, Apolos, Cefas (Pedro) o Cristo- formando,
efectivamente, “partidos religiosos”. “Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo
de Cefas; y yo de Cristo.” Mal gravísimo repetido en gran escala en el día
de hoy. “Yo soy de Lutero. Yo soy de Calvino. Yo soy de Wesley. Yo soy de
Yiye. Yo soy de Font. Yo soy de Benny Hinn. Yo soy del pastor fulano. Yo
soy de la pastora fulana. Yo soy del apóstol tal.” Aduladores de hombres y
mujeres, los que, a su vez, fomentan la adulación a sus propias personas,
descaradamente haciéndose “cabezas, presidentes, apóstoles” de
“movimientos religiosos”, “iglesias comunitarias”, “ministerios carismáticos”,
etcétera, enriqueciéndose a expensas de ingenuos e ignorantes.
(3)  En el versículo 19, el apóstol Pablo apunta: “Porque es preciso que entre
vosotros haya disensiones”.
(a)  ¿Son sinónimos los vocablos “disensiones”y “divisiones”?   Si
responde usted en lo negativo, explicar las diferencias.
-Negativo.
-“Disensión. (Del lat. dissensĭo, -ōnis). f. Oposición o contrariedad
de varias personas en los pareceres o en los propósitos.
|| 2. Contienda, riña, altercación.”
-“División. (Del lat. divisĭo, -ōnis). f. Acción y efecto
de dividir (ǁ separar). || 2. Acción y efecto de dividir.” 2
(b)  Explicar cómo puede haber “disensiones” en una congregación que
no resulten en “divisiones”.
a)  Las “disensiones” en una congregación no han de desembocar,
inevitablemente, en “divisiones”. Si el “vínculo perfecto” del amor
fraternal y del amor al Señor es tan fuerte como debería ser, los
miembros en desacuerdo persistirán tenazmente en el empeño de
resolver diferencias, soportándose “unos a otros” (Colosenses 3:13-
14),con tal de preservar la preciosa y valiosa “unidad del Espíritu en el
vínculo de la paz” (Efesios 4:3). Ningún bando, o grupo, se subleva
impaciente y repentinamente, airadamente separándose de quienes no
compartan su creencia. Todos siguen estudiando, analizando,
reflexionando, orando, pidiendo más luz. Todos procuran discernir
inteligentemente entre meras “opiniones” de hombres y la “doctrina
de Cristo”, inspirada, perfecta e indispensable. Siguen el consejo
divino: “Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre
opiniones” (Romanos 14.1).
b)  En la iglesia de Corinto, hubo serias “disensiones” sobre varias
doctrinas y prácticas: el trato de fornicarios en la congregación,
cuestiones de matrimonio, separación, divorcio y nuevas nupcias, lo
sacrificado a ídolos, el uso del velo, el uso de los dones sobrenaturales,
la participación de la mujer en la enseñanza, etcétera. Sin embargo, se
infiere que todos los miembros, pese a sus “contiendas” (1 Corintios
1:11),seguían reuniéndose “en un solo lugar”. “Si, pues, toda la iglesia
se reúne en un solo lugar…” (1 Corintios 14:23).
Hubo “divisiones” (1 Corintios 11:18) entre los miembros de la iglesia
en Corinto, pero no al extremo de formarse distintas congregaciones
con nombres, doctrinas y prácticas contradictorias.
c)  Lamentablemente, se dan casos donde dividirse es la única opción
bíblica. Para no hacerse partícipe de doctrinas, tradiciones, evangelios,
filosofías o prácticas de hombres, diametralmente opuestos a
la “doctrina de Cristo”, y cuyo fruto es la apostasía y la perdición del
alma. Al respecto, se recomienda la lectura de 2 Juan 9-11; Romanos
16:17-18; Gálatas 1:6-10 y otros textos similares.
(c)  Según el versículo 19, ¿por qué es necesario que haya disensiones
entre los cristianos?
-“Para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son
aprobados.”
(d)  ¿Quiénes son los “aprobados” mencionados en el versículo 19?
-Son los que tienen la aprobación de Dios y su Hijo Cristo, por entender
correctamente “la doctrina de Cristo”, procediendo y viviendo de
acuerdo con sus normas y enseñanzas inspiradas. “Aprobado” es
aquel “obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la
palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15). “No es aprobado el que se alaba
a sí mismo, sino aquel a quien Dios alaba” (2 Corintios 10:18). En lo
referente a “la cena del Señor”, “aprobados” son los cristianos que la
celebran conforme a las directrices asentadas en 1 Corintios 11:17-31,
el texto que estamos analizando.
(e)  “Aprobados” implica “desaprobados”. ¿Quiénes serían los
“desaprobados”, descubiertos por las disensiones en el seno de la
congregación?
-Los que no entendían, o que no querían entender, “la doctrina de
Cristo”, introduciendo “herejías destructoras” (2 Pedro 2:1-3), y
causando “divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros
habéis aprendido” (Romanos 16:17-18).
(f)  Así pues, había “disensiones” en la iglesia de Corinto. ¿Las hay en  la
congregación a la que pertenece usted?     ¿Cómo reacciona usted a
disensiones en la congregación? ¿Entre maestros, predicadores o
administradores de la congregación? ¿Cuenta usted con suficiente
sabiduría y fortalecimiento espiritual para soportarlas? ¿Crece usted
espiritualmente a consecuencia de ellas? De responder en lo positivo,
explicar cómo. ¿O acaso se debilita usted a causa de ellas?
[El maestro dedica a estas preguntas el tiempo que le parezca
razonable o necesario, de acuerdo con el ámbito que prevalezca en su
congregación. Este tema de “disensiones”, “divisiones” y “unidad” es
amplísimo, ameritando un curso por separado.]

“Vida en el cuerpo de Cristo”


Por Jerry Humphries, evangelista

Lección 8

“Comunión cristiana”

Introducción
La comunión cristiana es mal entendida por todas partes, tanto por miembros de la iglesia
como por otras personas. Por cierto, esta comunión es más que un sentimiento. Tiene
mucho más significancia que meramente juntarse para hacer cosas gratas.

I.  ¿Qué es “Comunión cristiana”?


“KOINONIA” es la palabra griega traducida “comunión” en el Nuevo Testamento. Significa
“camaradería”, “participación”; también “compartir”. La comunión cristiana es única. La
gente del mundo se junta y participa en actividades pecaminosas. Esto es compañerismo,
pero no es comunión cristiana. Tanto cristianos como los no cristianos participan en sanas
actividades beneficiosas. Esto tampoco es comunión cristiana.
Las personas que no son cristianos no pueden tener comunión cristiana. Nuestra
comunión cristiana no es una asociación voluntaria de personas. Más bien, es una relación
creada por Dios. Los cristianos tenemos comunión los unos con los otros en virtud de tener
comunión con Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo (1 Corintios 11:9; 2 Corintios 13:14; 1
Juan 1:3-7). Estábamos separados de Dios a causa de la culpa de nuestros pecados.
Mediante fe en Cristo, la cual conlleva a la obediencia, aceptamos la gentil oferta que nos
hizo Dios de perdonar nuestros pecados y recibirnos de nuevo en comunión (Romanos
3:21-26; Efesios 2:8-9; Hechos 2:38). Fuimos bautizados en Cristo, en su cuerpo, la cual
es su iglesia (Romanos 6:3-5; Gálatas 3:26-27; 1 Corintios 12:13; Efesios 1:22-23).
Podemos ser amigos de personas que no sean miembros de la iglesia, y participar con
ellas en actividades que no nos lleven a desobedecer la enseñanza bíblica. Sin embargo,
no podemos reconocerlas como cristianos, pues no están en comunión con Jesucristo.
Obviamente, la comunión con Dios, Cristo y el Espíritu Santo es el beneficio más
significante disfrutado por cristianos. Esta relación, y nuestra comunión los unos con los
otros, están enlazadas inseparablemente. Mera confraternidad humana descansa en la
decisión de personas a estar juntas. En cambio, el Señor coloca a las personas salvas en
su iglesia, todas juntas (Hechos 2:47). Nuestra comunión con otros miembros del cuerpo
de Cristo es preciosa e importante.

II.  Algunas maneras de tener los cristianos comunión los unos con los otros.
Adorar todos juntos es tener comunión. Mediante la Cena del Señor, tenemos
comunión con Jesús, y con otros miembros de su cuerpo (Mateo 26:26-29; 1 Corintios
10:16-17; 1 Corintios 11:23-26). Al cantar, no solo alabamos todos juntos a Dios sino que
también nos enseñamos y nos amonestamos los unos a los otros (Efesios 5:19;
Colosenses 3:16). A los que dirigen oraciones les conviene tener presente el que están
guiando a toda la congregación en oración más bien que pronunciando una oración
personal. Todo cristiano presente debería participar mentalmente en la oración para poder
decir “Amén”, es decir, “Así sea” (1 Corintios 14:26).  Todo miembro de la iglesia debería
participar en la lectura de la Palabra, en la enseñanza y la predicación, y lo puede hacer
por medio de escuchar atentamente y hacer aplicaciones personales. Dar de nuestro
dinero para sostener la obra de la iglesia es un tipo de comunión que nos recompensa
ricamente. Pese a su profunda pobreza, los cristianos de Macedonia suplicaron  que se les
concediese el privilegio de participar en las contribuciones a favor de los cristianos
necesitados en Judea (Hechos 11:27-30; 2 Corintios 8:1-4). Al proveer sostenimiento
económico para los que predican el evangelio tenemos comunión con ellos y con otros que
participan en su labor. Quienes proveen fondos para la obra son compañeros que
compartirán las recompensas por las obras realizadas (Filipenses 1:3-5; 4:15-18).
Trabajando juntos en obras espirituales, tenemos comunión. Trabajando juntos para
ganar a personas para Cristo, madurar a nuevos cristianos y restaurar a miembros infieles,
somos compañeros los unos de los otros y con Dios en la actividad que más le agrada (2
Corintios 5:18-21; 6:1).
Juntándonos para actividades sociales, tenemos comunión. Los primeros cristianos
dieron mucho énfasis a la comunión (Hechos 2:42). En adición a congregarse para el culto,
disfrutaron todos juntos de comidas fraternales (Hechos 2:46). Se nos instruye a no comer
con cristianos que estén viviendo en rebeldía contra Dios, ni asociarnos con los tales (1
Corintios 5:9-11).

III.  Rehusar tener comunión.


Tan preciosa e importante es la comunión entre cristianos que la misma no debería ser
contaminada, compartiéndola con los que no se solidaricen con nosotros en nuestra
devoción a Cristo. Por otro lado, no deberíamos rechazar a los que Dios acepta. No es
preciso que todos los cristianos tengan el mismo entendimiento, las mismas opiniones o
convicciones idénticas sobre asuntos no esenciales para salvación. Se nos manda a
recibirnos los unos a los otros pese a las diferencias que pudiéramos tener en tales
materias, como también a no condenarnos los unos a los otros a causa de ellas (Romanos
14:1 – 15:7).
Los cristianos no deberíamos tener comunión con los que enseñan errores sobre lo
esencial para salvación. Dios no tiene comunión con los maestros religiosos cuyo mensaje
es contrario al evangelio de Cristo (Gálatas 1:6-9). El evangelio incluye tanto los
requerimientos para salvación como los hechos acerca de Jesús (Marcos 16:15-16;
Hebreos 5:9; 2 Tesalonicenses 1:7-9). Dar la bienvenida a tales maestros errados,
animarlos o apoyarlos es participar en sus malas obras (2 Juan 9-11). Aquel que lo haga
compartirá también su castigo, a menos que no se arrepienta. Tenemos que apartarnos de
personas que causen divisiones y pongan obstáculos, contrarios a la enseñanza del Nuevo
Testamento, a la fidelidad entre cristianos (Romanos 16:17).
Es preciso rechazar tener comunión con cristianos cuyo estilo de vida no honre a Cristo.
Esto incluye a los que sean culpables de inmoralidad sexual, avaricia, idolatría, difamación,
borracheras y deshonestidad, como además, a cristianos no dispuestos a trabajar para
ganarse el pan de cada día.
De contar una congregación con ancianos, estos deberían instruir a la iglesia a no
asociarse con miembros infieles de tal manera que se implicara aprobación o aceptación
de ellos. De no contar una iglesia con ancianos, o de fallar los ancianos, no cortando
comunión [con cualquier miembro que ande desordenadamente], no por ello están los demás
miembros eximidos de obedecer los mandamientos de Dios sobre estos particulares.
Cortar la comunión jamás debería ejecutarse como un acto de retaliación, o meramente
para deshacernos de algún problema. Al contrario, debería ser un acto amoroso de
disciplina hecho para motivar a cristianos infieles a arrepentirse y ser restaurados a
comunión con Dios y su pueblo (1 Corintios 5:5; 2 Tesalonicenses 3:14-15).
Para preservar la pureza y el poder de la iglesia es necesario denegar comunión a los
cuyo estilo de vida sea contrario a la voluntad de Dios. Jesús quiere que su iglesia sea
pura y santa (Efesios 5:25-27). La congregación que tenga comunión con miembros
pecaminosos e impenitentes es una iglesia contaminada y pervertida. El pecado es
altamente contagioso. Contamina a otros miembros (1 Corintios 5:6-7). Tal iglesia no tiene
por qué ilusionarse con atraer a personas que quisieran estar en una iglesia
verdaderamente comprometida a practicar la enseñanza bíblica.

IV.  El poder de la comunión cristiana.


En Hechos 2:42-47 y 4:32-33, se describe la comunión de la iglesia primitiva y el impacto
de la misma sobre los no cristianos. Había, en aquellos hermanos, un espíritu grandioso
de unidad –de la clase por la cual oró Cristo (Juan 17:20-21). Su amor por Jesucristo y los
unos por los otros los unió estrechamente. En aquel tiempo, lo sociedad en general era fría
y egoísta. En ella, había muchas personas discriminadas y oprimidas. Multitudes de
personas ya no tenían raíces, habiendo migrado a ciudades en esperanza de mejorar su
calidad de vida. Mucha gente anhelaba ser aceptada, tener amistad, ser amada. Todo esto
lo vieron aquellas gentes en la iglesia y fueron atraídas a ella, de la manera que el calor
del fuego atrae a uno cuando hace frío y el día es tenebroso. ¡Todos los días se añadieron
personas a la iglesia! (Hechos 2:47) Se registra en los anales del libro de Hechos una
expansión asombrosa de la iglesia. La agresividad evangelística y el éxito de la iglesia del
Siglo I puede atribuirse, en gran medida, a su comunión.
Aún en el día de hoy, la comunión sigue siendo un factor principal que afecta el
evangelismo y el crecimiento de la iglesia. Nuestra sociedad se parece mucho a la del
Siglo I. Multitudes de personas tienen hambre de una relación llena de calor humano, amor
y compasión. Los grupos que sobresalen en su esfuerzo de llenar esta necesidad atraen y
retienen a grandes números de personas. Muchas iglesias que ostentan el nombre de
Cristo necesitan, desesperadamente, practicar genuina comunión cristiana. Sin ella,
decrecerán y morirán.

Conclusión
Tener comunión cristiana es la razón principal por ser cristiano. El privilegio más grande de
la vida es tener una buena relación para con Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo, y disfrutar
de comunión con los demás miembros del cuerpo de Cristo. Atesorarla, pues. Hacer todo
lo posible para que todo aspecto de la comunión cumpla todo lo que el Señor quiere que
sea.
 
Preguntas para reflexionar y discutir
1.  ¿Qué es el significado de la palabra griega traducida “comunión”?
2.  ¿Pueden tener comunión cristiana las personas que no son cristianos? ¿Por qué sí, o
por qué no?
3.  ¿Qué es lo que hace posible que los cristianos tengan comunión los unos para con los
otros?
4.  ¿Cómo puede uno llegar a tener comunión para con Dios, Jesucristo y el Espíritu
Santo?
5.  Identificar algunas maneras mediante las que los cristianos tienen comunión los unos
con los otros.
6.  ¿Con quiénes no deberían los cristianos tener comunión?
7.  ¿Qué dicen las Sagradas Escrituras acerca de apoyar y animar a maestros religiosos
cuyo mensaje sea contrario al evangelio de Cristo?
8.  ¿Estamos en el deber de rehusar tener comunión con cristianos fieles con quienes no
estemos de acuerdo en referencia a asuntos no esenciales para salvación? ¿Por qué?
9.  ¿Cuáles son los propósitos de denegar comunión a cristianos infieles e impenitentes?
10.  ¿Está obligado todo cristiano a practicar lo que la Biblia enseña sobre rehusar
comunión, aunque algunos líderes de la iglesia u otros miembros no lo hagan? ¿Por qué?
11.  ¿Por qué fueron atraídos a la iglesia del Siglo I grandes números de personas?
12.  ¿Cómo afecta la comunión al evangelismo y al crecimiento de la iglesia en el día de
hoy?

La cena del Señor


Lección 5
Texto para el maestro

El Istmo de Corinto 
Teniendo seis kilómetros de ancho, el Istmo de Corinto separa 
el Golfo de Corinto, por un lado, del Mar Sarónico por el otro.
En el siglo VI a. C., los griegos construyeron el “Diolkos”, un camino llano, 
diez metros de ancho, para arrastrar barcos de un lado al otro del istmo, 
sobre cilindros de madera o vehículos con ruedas.
A través de los tiempos, varios gobernantes y empresas intentaron
excavar 
un canal, pero no fue hasta el año 1893 d. C. que se lograra el canal 
en uso hoy día. Este, trazado por una delgada línea azul en el centro
mismo 
de la fotografía, tiene 6,343 metros de longitud y 23 metros de ancho. 
La profundidad de sus aguas es de 8 metros.

Esta imagen “ASTER”, de la NASA, fue tomada el 9 de mayo de 2005. 

( U.S./Japan ASTER Science Team) 

La antigua ciudad de Corinto tenía puertos en ambos lados del istmo.

El Canal de Corinto
    

El Canal de Corinto  

El emperador romano Nerón se encuentra entre los antiguos que 


intentaron excavar un canal a través del istmo de Corinto.

La iglesia en Corinto comete numerosos errores 


al participar de “la cena del Señor”.
Análisis de 1 Corintios 11:17-31
 

(17) “Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis


para lo mejor, sino para lo peor. (18) Pues en primer lugar, cuando os reunís
como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo
creo. (19) Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se
hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados. (20) Cuando, pues,
os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor. (21) Porque al comer,
cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se
embriaga. (22) Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O
menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada?
¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo.

(23) Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor


Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; (24) y habiendo dado gracias, lo
partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido;
haced esto en memoria de mí.(25) Asimismo tomó también la copa, después
de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced
esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. (26) Así, pues, todas
las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor
anunciáis hasta que él venga. (27) De manera que cualquiera que comiere
este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo
y de la sangre del Señor. (28) Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y
coma así del pan, y beba de la copa. (29) Porque el que come y bebe
indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para
sí. (30) Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y
muchos duermen. (31) Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no
seríamos juzgados; (32) mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor,
para que no seamos condenados con el mundo.(33) Así que, hermanos míos,
cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros. (34) Si alguno tuviere
hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás
cosas las pondré en orden cuando yo fuere.”

      

    

A la izquierda, restos del templo de Afrodita.

“Se decía que en el templo de Afrodita en Corinto había un millar de prostitutas


dedicadas al aspecto erótico del culto a esta diosa de la fertilidad.”  Cita del
Diccionario ilustrado.

A la derecha, termas romanas en Corinto. Se considera probable que Pablo las


viera.

1 Corintios 11:17-19. (17) “Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no


os congregáis para lo mejor, sino para lo peor.(18) Pues en primer lugar, cuando os
reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo
creo. (19) Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan
manifiestos entre vosotros los que son aprobados.”

1.  ¿Qué actividad de los cristianos en Corinto enfoca el apóstol Pablo, según sus
palabras en el versículo 17?

-Respuesta. La de congregarse. “…porque no os congregáis para lo


mejor…”
2.  Dar el sentido de “para lo mejor” en el versículo 17, aplicándoselo a la
congregación a la cual pertenece usted.

a)  La significación de “para lo mejor” en este contexto sería, a nuestro


entender, “para el mayor aprovechamiento”, “para el mejoramiento de toda la
congregación”, “para el crecimiento de todos”, “para la adoración que agrada a
Dios”, “para la edificación en amor de todo miembro”. “Hágase todo para
edificación” (1 Corintios 14:26). Los administradores, predicadores, maestros,
dirigentes de culto y quienes administran “la mesa del Señor” tienen la solemne
responsabilidad de asegurar que su congregación se congregue “para lo
mejor”. Esto lo pueden lograr para todas las reuniones de la iglesia, con tal de
haber ellos adquirido pleno conocimiento de la “sana doctrina”, incluso la que
imparte Dios sobre “la cena del Señor”, saber instruir eficazmente, dar ellos
mismos el ejemplo digno de imitar, y además, imponer –sabia, imparcial y
amorosamente- la disciplina necesaria.
b)  Cada cristiano aplica esta norma de reunirse la iglesia “para lo mejor” a su
congregación particular, preguntándose: ¿Qué evidencias confirman que mi
congregación se reúne “para lo mejor”? ¿Nos sentimos más fortalecidos al salir
que cuando llegamos? ¿Más firmes? ¿Más confortados en espíritu? ¿Más
decididos a perseverar? ¿Más llenos de entendimiento espiritual? ¿Estamos
plenamente conscientes de haber anunciado y conmemorado dignamente “la
muerte del Señor” (1 Corintios 11:26)?
3.  Dar el sentido de “para lo peor” en el versículo 17.

-“Peor. (Del lat. peior, -ōris). adj. comp. de malo. De mala condición o de


inferior calidad respecto de otra cosa con que se compara. || 2. adv. m. comp.
de mal. Más mal, de manera más contraria a lo bueno o lo conveniente. || ~
que ~. expr. U. para significar que lo que se propone por remedio o disculpa de
algo, lo empeora. || ponerse alguien en lo ~. fr. Suponer que sucederá algo
desfavorable, muy temido o perjudicial. || tanto ~. expr. peor todavía.”  (Diccionario
de la Real Academia de Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos
los derechos.)

-Siguiendo la terminología de esta definición, congregarse “para lo


peor” significaría, en lo concerniente a la iglesia, efectuar una reunión “de
inferior calidad respecto de” una convocación santa, ideal, ejemplar. Una
reunión “de manera más contraria a lo bueno o lo conveniente”. Una
reunión que “empeora” la condición de los congregantes. “Mejorar” ha de
ser, huelga decir, el propósito prioritario de todas las convocaciones de los
santos. “Mejorar” en todos los conceptos espirituales.“Mejorar”, nuestro lema
imperioso. Así que, es impensable que una congregación se reúna
para “empeorarse”. Sin embargo, tal cual la de Corinto, no pocas lo hacen en
el día de hoy, ya por ignorar “los rudimentos de la doctrina de Cristo” (Hebreos
6:1-3), ya por amontonar “maestros conforme a sus propias
concupiscencias” (2 Timoteo 4:1-4), ya por ser indignos los feligreses de comer
el cuerpo de Cristo y tomar su sangre.
a)  ¿Se congregaba la iglesia en Corintio “para lo mejor” o “para lo peor”?
-El apóstol Pablo afirma que aquella congregación se reunía “para lo
peor”. “…porque no os congregáis para lo mejor,sino para lo peor” (1
Corintios 11:17).
b)  ¿Por qué se congregaba aquella congregación “para lo peor”, según el
versículo 18?
-Porque había entre ellos “divisiones”.
(1)  ¿Es aceptable o tolerable que haya “divisiones” en una
congregación de cristianos? Anotar la cláusula clave al respecto
encontrada en 1 Corintios 1:10.
-No es aceptable o tolerable ante Dios, y por lo tanto, no debería
ser aceptable o tolerable para los miembros de la iglesia de
Jesucristo. La cláusula clave al respecto en 1 Corintios 1:10 es
la siguiente: “…que no haya entre vosotros divisiones, sino
que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en
un mismo parecer”.
(2)  Identificar una de las causas de divisiones en la congregación de
Corinto,  según 1 Corintios 1:12-13.
-Algunos miembros de aquella congregación se abanderizaban
con ciertos personajes –Pablo, Apolos, Cefas (Pedro) o Cristo-
formando, efectivamente, “partidos religiosos”. “Yo soy de Pablo;
y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.” Mal gravísimo
repetido en gran escala en el día de hoy. “Yo soy de Lutero. Yo
soy de Calvino. Yo soy de Wesley. Yo soy de Yiye. Yo soy de
Font. Yo soy de Benny Hinn. Yo soy del pastor fulano. Yo soy de
la pastora fulana. Yo soy del apóstol tal.” Aduladores de
hombres y mujeres, los que, a su vez, fomentan la adulación a
sus propias personas, descaradamente haciéndose “cabezas,
presidentes, apóstoles” de “movimientos religiosos”, “iglesias
comunitarias”, “ministerios carismáticos”, etcétera,
enriqueciéndose a expensas de ingenuos e ignorantes.
(3)  En el versículo 19, el apóstol Pablo apunta: “Porque es preciso que
entre vosotros haya disensiones”.
(a)  ¿Son sinónimos los
vocablos “disensiones” y “divisiones”?   Si responde usted
en lo negativo, explicar las diferencias.
-Negativo.
-“Disensión. (Del lat. dissensĭo, -ōnis). f. Oposición
o contrariedad de varias personas en los pareceres o
en los propósitos. || 2. Contienda, riña, altercación.”
-“División. (Del lat. divisĭo, -ōnis). f. Acción y efecto
de dividir ( ǁ separar). || 2. Acción y efecto
dedividir.”  (Diccionario de la Real Academia de Microsoft® Encarta®
2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los
derechos.)

(b)  Explicar cómo puede haber “disensiones” en una


congregación que no resulten en “divisiones”.
a)  Las “disensiones” en una congregación no han de
desembocar, inevitablemente, en “divisiones”. Si
el“vínculo perfecto” del amor fraternal y del amor al
Señor es tan fuerte como debería ser, los miembros en
desacuerdo persistirán tenazmente en el empeño de
resolver diferencias, soportándose “unos a
otros”(Colosenses 3:13-14), con tal de preservar la
preciosa y valiosa “unidad del Espíritu en el vínculo de la
paz”(Efesios 4:3). Ningún bando, o grupo, se subleva
impaciente y repentinamente, airadamente separándose
de quienes no compartan su creencia. Todos siguen
estudiando, analizando, reflexionando, orando, pidiendo
más luz. Todos procuran discernir inteligentemente entre
meras “opiniones” de hombres y la“doctrina de
Cristo”, inspirada, perfecta e indispensable. Siguen el
consejo divino: “Recibid al débil en la fe, pero no para
contender sobre opiniones” (Romanos 14.1).
b)  En la iglesia de Corinto, hubo
serias “disensiones” sobre varias doctrinas y prácticas: el
trato de fornicarios en la congregación, cuestiones de
matrimonio, separación, divorcio y nuevas nupcias, lo
sacrificado a ídolos, el uso del velo, el uso de los dones
sobrenaturales, la participación de la mujer en la
enseñanza, etcétera. Sin embargo, se infiere que todos
los miembros, pese a sus “contiendas” (1 Corintios
1:11), seguían reuniéndose “en un solo lugar”. “Si,
pues, toda la iglesia se reúne en un solo lugar…” (1
Corintios 14:23). Hubo “divisiones” (1 Corintios 11:18)
entre los miembros de la iglesia en Corinto, pero no al
extremo de formarse distintas congregaciones con
nombres, doctrinas y prácticas contradictorias.
c)  Lamentablemente, se dan casos donde dividirse es la
única opción bíblica. Para no hacerse partícipe de
doctrinas, tradiciones, evangelios, filosofías o prácticas
de hombres, diametralmente opuestos a la“doctrina de
Cristo”, y cuyo fruto es la apostasía y la perdición del
alma. Al respecto, se recomienda la lectura de 2 Juan 9-
11; Romanos 16:17-18; Gálatas 1:6-10 y otros textos
similares.
(c)  Según el versículo 19, ¿por qué es necesario que haya
disensiones entre los cristianos?
-“Para que se hagan manifiestos entre vosotros los que
son aprobados.”
(d)  ¿Quiénes son los “aprobados” mencionados en el
versículo 19?
-Son los que tienen la aprobación de Dios y su Hijo
Cristo, por entender correctamente “la doctrina de
Cristo”, procediendo y viviendo de acuerdo con sus
normas y enseñanzas inspiradas. “Aprobado” es
aquel “obrero que no tiene de qué avergonzarse,
que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo
2:15).“No es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino
aquel a quien Dios alaba” (2 Corintios 10:18). En lo
referente a “la cena del Señor”, “aprobados” son los
cristianos que la celebran conforme a las directrices
asentadas en 1 Corintios 11:17-31, el texto que estamos
analizando.
(e)  “Aprobados” implica “desaprobados”. ¿Quiénes serían
los “desaprobados”, descubiertos por las disensiones en el seno
de la congregación?
-Los que no entendían, o que no querían entender, “la
doctrina de Cristo”, introduciendo “herejías
destructoras” (2 Pedro 2:1-3), y causando “divisiones y
tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis
aprendido” (Romanos 16:17-18).
(f)  Así pues, había “disensiones” en la iglesia de Corinto. ¿Las
hay en  la congregación a la que pertenece usted?     ¿Cómo
reacciona usted a disensiones en la congregación? ¿Entre
maestros, predicadores o administradores de la congregación?
¿Cuenta usted con suficiente sabiduría y fortalecimiento
espiritual para soportarlas? ¿Crece usted espiritualmente a
consecuencia de ellas? De responder en lo positivo, explicar
cómo. ¿O acaso se debilita usted a causa de ellas?
-(El maestro dedica a estas preguntas el tiempo que le
parezca razonable o necesario, de acuerdo con el ámbito
que prevalezca en su congregación. Este tema de
“disensiones”, “divisiones” y “unidad” es amplísimo,
ameritando un curso por separado.)
4.  “Cuando os reunís como iglesia” (versículo 18).

a)  ¿Qué es el significado de “iglesia”?


-“Los llamados”. En griego, “eclesía”.
-Iglesia. “ekklesia, (de ek, fuera de, y klesis, llamamiento. de kaleo,
llamar). Se usaba entre los griegos de un cuerpo de ciudadanos
reunido para considerar asuntos de estado (Hch 19.39). En la
Septuaginta se usa para designar a la congregación de Israel,
convocada para cualquier propósito determinado, o una reunión
considerada como representativa de la nación toda. En Hch 7.38 se usa
de Israel; en 19.32,41, de una turba amotinada. Tiene dos aplicaciones
a compañías de cristianos, (a) de toda la compañía de los redimidos a
través de la era presente, la compañía de la que Cristo dijo: «edificaré
mi iglesia» (Mt 16.18), y que es descrita adicionalmente como «la
iglesia, la cual es su cuerpo» (Ef 1.22; 5.22), (b) en número singular
(p.ej., Mt 18.17), a una compañía formada por creyentes profesos (p.ej.,
Hch 20.28; 1 Co 1.2; Gl 1.13. 1 Ts 1.1; 1 Ti 3.5), y en plural,
refiriéndose a las iglesias en un distrito.”
b)  ¿Cuándo se reúnen los cristianos del área donde usted reside “como
iglesia”?
-¿Cuáles días, y en qué horario?
c)  ¿Pueden los cristianos reunirse para alguna función, actividad o propósito
que no sea “como iglesia”?       Explicar.
-Positivo. Pueden reunirse para un “ágape” (Judas 12). Para comer
en casas particulares (Hechos 2:46). Para confraternizar. Para realizar
obras benévolas (Hechos 2:44-45). Para tratar asuntos controvertidos
(Hechos 15).
-Reunirse “como iglesia” se entiende, conforme al contexto de 1
Corintios, los capítulos del 11 al 14, reunirse todos los feligreses de
una congregación local “en un solo lugar” con el propósito
de “partir el pan”, cantar himnos, orar, ofrendar y estudiar la
Palabra de Dios. “Si, pues, toda la iglesia se reúne en un solo
lugar…” (1 Corintios 14:23).
-1 Corintios 11:20-22. (20) “Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer “la
cena del Señor”. (21) Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena;
y uno tiene hambre, y otro se embriaga. (22) Pues qué, ¿no tenéis casas en que
comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no
tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo.”

1.  Las expresiones “os congregaos” (versículo 17), “os reunís como


iglesia” (versículo 18)  y “os reunís vosotros” (versículo 20) resaltan el hecho de
que el apóstol Pablo tiene en la mirilla lo que sucedía, o lo que debía suceder, en las
reuniones de la iglesia en Corinto. ¿De acuerdo?

-De acuerdo. Positivo. Indiscutiblemente, el apóstol Pablo está pensando en


la reunión de “toda la iglesia… en un solo lugar”a llevarse a cabo “cada primer
día de la semana” , al impartir él las instrucciones y explicaciones muy detallas
halladas particularmente en los capítulos 11, 12, 13 y 14 de 1 Corintios. No
está contemplando ágapes u otras reuniones o actividades de la iglesia, pese a
que algunos de sus directrices y consejos son aplicables a toda reunión y
actividad de la iglesia, por ejemplo, el mandamiento: “Hágase todo
decentemente y con orden” .
2.  Cierto o falso. __________ Según el versículo 20, los cristianos en Corinto, al
reunirse, no debían comer “la cena del Señor”.

-“Falso.” “Esto no es comer la cena del Señor”, implica, certeramente, que


debían reunirse para "comer la cena del Señor”.
3.  Cierto o falso. __________ Según el versículo 20, los cristianos en Corinto debían
reunirse para “comer la cena del Señor”.

-“Cierto.” 
4.  Cierto o falso. __________ Según los versículos 20 y 21, los cristianos en Corinto
comían una cena en sus asambleas, identificándola como “cena del Señor”, pero se
equivocaban al identificarla como “cena del Señor” porque era “su propia cena”, y no
la“cena del Señor”.

-“Cierto.” Muy cierto. Eso mismo hacían, y por esta misma razón el apóstol
Pable dice, parafraseando: “Se reúnen ustedes los cristianos en Corinto, y
debería ser para comer “la cena del Señor”, pero lo que comen, llamándola
‘cena del Señor’, no lo es, porque su propósito y proceder son egoístas,
materialistas, mundanos y corruptos”.
5.  ¿Por qué dice Pablo que la cena que comían los corintios al reunirse era “su
propia cena”?

-Porque comían para saciar el hambre material. Y bebían para saciar la sed
material. Por increíble que parezca, ¡algunos aun se embriagaban! “…uno
tiene hambre, y otro se embriaga” (11:21). Las diferencias entre “la cena del
Señor” (11:20), por un lado, y por el otro, “su propia cena” (11:21) son
enormes.
6.  En la reunión de los santos en Corinto, ¿qué acción describe el verbo “se
adelanta” en la expresión “Porque al comer, cada unose adelanta a tomar su propia
cena”?

-Adelantar. “Exceder a alguien. Aventajarlo.”  (Diccionario de la Real Academia de


Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.) La
“acción” era la de empezar a “tomar su propia cena” sin pensar en los demás,
sin esperar que todos estuvieran presentes para comer todos juntos en la
misma hora la verdadera “cena del Señor”. Quizás llegar al lugar de reunión y
comenzar enseguida a comer lo traído, a lo mejor por tener “hambre”, como
indica el versículo 21. Caminando al lugar de reunión, tal vez desde algún
punto distante de la ciudad o los campos, llegando después de las faenas del
día, con “hambre”. Lo natural era “adelantarse” y comer para calmar el hambre
y la sed, pero este proceder distaba grandemente de ser “espiritual”.
7.  Cierto o falso. __________ Visualizando nosotros la escena en las reuniones de la
iglesia de Corinto cuando “cada uno” se adelantaba “a tomar su propia cena; y uno
tiene hambre, y otro se embriaga”, es lógico inferir que cada miembro llevaba a la
reunión los elementos que proyectaba consumir al celebrar “la cena del Señor”.
-“Cierto.” Sin duda, esto mismo es lo que hacían los miembros en Corinto.
Cada uno, o cada familia, llevaban a la reunión“pan sin levadura” y “fruto de la
vid”. Y probablemente otros alimentos. Esta última observación descansa en
las implicaciones de la expresión “su propia cena”. ¿Cenarían, para amortiguar
el hambre y la sed, solo “pan sin levadura” y “el fruto de la vid”? Posible, pero
dudoso. Además, sabían que Cristo instituyó “la cena del Señor” durante la
comida de “la pascua de Jehová”, en la que se consumían carne asada y
legumbres. Y por lo tanto, es concebible que asociaran “la cena del Señor” con
una comida de la misma índole.
8.  Cierto o falso. __________ Algunos miembros en Corinto llevaban vino a las
reuniones de la iglesia. Citar evidencias.

-“Cierto.” “…uno tiene hambre, y otro se embriaga …” (11:21). El jugo no


fermentado de la uva no embriaga. Muchísimas fuentes de información
(diccionarios bíblicos, manuales bíblicos, enciclopedias, libros dedicados al
tema) nos confirman que los habitantes del Cercano Oriente, Grecia y otras
áreas del Imperio Romano de los tiempos del Siglo I, tomaban vino
frecuentemente, aun todos los días, mezclando una parte de vino con tres
partes de agua. No hay razón para dudar que los cristianos de aquel tiempo
tomaran así el vino, y que lo prepararan de la misma manera para “la cena del
Señor”. El que tomaba el vino sin mezclarlo con agua, o diluyéndolo con una
parte de agua, o dos partes, nada más, se tenía por indisciplinado, o
viciado. “Yo no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu
estómago y de tus frecuentes enfermedades”, aconseja el apóstol Pablo al
evangelista Timoteo (1 Timoteo 5:23).
9.  ¿Por qué habrán convertido algunos en Corinto “la cena del Señor” en “su propia
cena”? Buscar una posible explicación en Mateo 26:17-29.

-Porque Jesucristo instituyó “la cena del Señor” durante la comida de “la


Pascua de Jehová”, en la que comían la carne asada del cordero “sin defecto” ,
con “hierbas amargas”.
10.  Cierto o falso. __________ La pregunta retórica “¿No tenéis casas en que
comáis y bebáis?” enseña, efectivamente, que “la cena del Señor” no es una cena
común y corriente para satisfacer el hambre o la sed.

-“Cierto.” Enfáticamente. Indiscutiblemente.
11.  Cierto o falso. __________ La pregunta retórica “¿No tenéis casas en que
comáis y bebáis?” enseña que la congregación en Corinto no se reunía en una casa
particular sino en algún local o lugar público.

-“Cierto.” Esta conclusión es la implicación natural de la pregunta retórica. La


congregación en Corinto llegó a tener muchos miembros, quizás trescientos, o
aún mucho más. Pablo “se detuvo allí un año y seis meses”. El Señor le había
dicho “en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles… porque yo
tengo mucho pueblo en esta ciudad”. “Crispo, el principal de la sinagoga,
creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo,
creían y eran bautizados” (Hechos 18:7-11). “Mucho pueblo.” “…muchos
de los corintios… creían y eran bautizados.” No cabían en una casa
privada. En el tiempo del apóstol Pablo, la ciudad de Corinto contaba con por lo
menos cien mil habitantes; algunos historiadores calculan que hasta medio
millón.
12.  Cierto o falso. __________ La pregunta retórica “¿No tenéis casas en que
comáis y bebáis?” enseña, por implicación ineludible, que los cristianos no debemos
llevar a cabo en el lugar de reunión ninguna actividad donde se brinden comidas y
bebidas para satisfacer el hambre y la sed. Cualquier sea su respuesta, sostenerla con
argumentos sólidos.

-“Falso.”
a)  El enfoque del apóstol Pablo es sobre el culto de la iglesia . Esto
ya lo hemos comprobado ampliamente. Él centra su atención en la
reunión de “toda la iglesia en un solo lugar” para celebrar “la cena
del Señor”, cantar himnos, orar, ofrendar y escuchar
mensajes traídos por los siervos de Dios, y este tipo de reunión se
llevaba a cabo “cada primer día de la semana”.
b)  Volvemos a enfatizar: Pablo no está contemplando otras reuniones o
actividades de la iglesia.
c)  Los miembros de la congregación no debían llevar a esta reunión en
particular alimentos y bebidas que se consumaran para apaciguar el
hambre y la sed material.
e)  Dando el ejemplo, los primeros cristianos en Jerusalén se reunían
en el templo para el servicio del “primer día de la semana” , pero
comían en las casas (Hechos 2:46). Cierto es que “perseveraban
unánimes cada día en el templo”, como se informa en el mismo
versículo 46, pero no celebraban “la cena del Señor” todos los días. Se
deduce que confraternizaran en el templo “cada día”, perseverando “en
la comunión unos con otros”, y que escucharan “cada día” en el templo
las predicaciones y enseñanzas de los apóstoles, pues se nos dice que
estos “todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de
enseñar y predicar a Jesucristo” (Hechos 5:42). Pero, recalcamos, no
celebraban “la cena del Señor” todos los días en el templo, como
tampoco comían o dormían en los predios del templo. Los cristianos no
eran dueños del templo.
f)  De hecho, hasta donde se haya podido verificar, las congregaciones
del Siglo I no poseían propiedades. Por lo tanto, se supone que no
fuera absoluto su control sobre los lugares donde se reunían para el
culto de “cada primer día de la semana”. En cambio, en el presente, en
no pocos países la abrumadora mayoría de las congregaciones que se
reúnen “cada primer día de la semana” “para partir el pan”, cantar
himnos, orar, ofrendar y edificarse mediante el estudio de la Palabra de
Dios, son dueñas de los lugares donde se congregan. Por ende, sus
administradores disponen de la potestad para programar reuniones,
clases bíblicas y otras actividades en el mismo local de la congregación,
en adición a las que se efectúan cada domingo. También, ágapes,
confraternidades y cualquier otra obra cónsona con la misión y el
funcionamiento de la iglesia regida por el Nuevo Testamento.
-1 Corintios 11:23-25. (23) “Porque yo recibí del Señor lo que también os he
enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; (24) y
habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por
vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. (25) Asimismo tomó también la
copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre;
haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.”

13.  Habiendo el apóstol Pablo establecido la iglesia en Corinto, ¿la enseñó, desde su
comienzo, sobre “la cena del Señor”?       Anotar pruebas al respecto.

-Pablo afirma haber enseñado a la nueva congregación en Corinto sobre “la


cena del Señor”. “Porque yo recibí del Señor lo que también os he
enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan…”
14.  ¿Debería todo evangelista, al establecer una congregación, enseñarla desde su
fundación sobre “la cena del Señor” ?       ¿Por qué?

-Absolutamente. Porque los apóstoles, guiados por el Espíritu Santo, lo


hicieron, y los evangelistas del presente, y de toda la Era Cristiana, son
instruidos a seguir su ejemplo. “Pero tú has seguido mi doctrina ,
conducta…” (2 Timoteo 3:10). “Lo que has oído de mí ante muchos
testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar
también a otros”(2 Timoteo 2:2). “Porque aunque tengáis diez mil ayos en
Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por
medio del evangelio. Por tanto, os ruego que me imitéis” (1 Corintios 4:15-
16).
15.  Cierto o falso. __________ Quien organiza una congregación, pero no la enseña
desde el día de su fundación sobre “la cena del Señor”, no sigue el dechado de Dios
para la iglesia, y por consiguiente, es culpable de omitir una enseñanza céntrica del
evangelio.

-“Cierto.”
16.  Cierto o falso. __________ El apóstol Pablo había instruido a la iglesia en Corinto
sobre “la cena del Señor” antes de enviar a aquella congregación su carta identificada
en nuestro Nuevo Testamento como “1 Corintios”.

-“Cierto.” “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado” ya. El


vocablo “ya” se sobreentiende.
17.  Si Pablo ya había instruido a los cristianos en Corinto sobre “la cena del Señor”,
¿cómo se explica que muchos en aquella iglesia tuviesen percepciones tan erradas en
lo concerniente a “la cena del Señor” y cometiesen errores tan crasos?

a)  El apóstol Pablo establece la iglesia en Corinto el año 50 d. C.,


permaneciendo dieciocho meses con ella (Hechos 18:1-18). Luego, sale para
Éfeso, donde se queda poco tiempo. Partiendo de Éfeso, viaja a Cesarea.
Entonces, vuelve a Antioquía de Siria, “Y después de estar allí algún tiempo,
salió, recorriendo por orden la región de Galacia y de Frigia, confirmando a
todos los discípulos” (Hechos 18:18-23). “Después de recorrer las regiones
superiores, vino a Éfeso” (Hechos 19:1), donde “continuó por espacio de dos
años” (Hechos 19:10). Durante su estadía en Éfeso, escribió 1 Corintios. Entre
su salida de Corinto y el tiempo cuando escribió 1 Corintios,
transcurrieron, calculamos, un mínimo de dos años, y quizás hasta tres, o
más.Durante este lapso de tiempo, llegaron a la congregación en
Corinto “falsos apóstoles, obreros fraudulentos” que esclavizaron a no
pocos hermanos, devorándolos (2 Corintios 11:12-20) y apartándolos “de la
sincera fidelidad a Cristo” (2 Corintios 11:1-4). Es del todo plausible que estos
falsos maestros, en particular, los judaizantes, tergiversaran las enseñanzas
sobre “la cena” impartidas por Pablo a los corintios, introduciendo nuevas
prácticas corruptas en las reuniones de “cada primer día de la semana”, por
ejemplo, la de llevar alimentos y bebidas al lugar de reunión.
b)  Pese a tener algunos miembros, tal vez muchos de ellos, dones
sobrenaturales, las cartas de Pablo descubren, en términos generales, un
bajísimo nivel de entendimiento y espiritualidad en la congregación. Además,
un alto nivel de carnalidad y materialismo. Cualquier congregación
caracterizaba por tan vergonzosa falta de madurez, por tan insidiosa
mentalidad de mundanalidad, fácilmente se inventa percepciones erróneas de
la voluntad de Dios y se incurre en prácticas totalmente ajenas a la enseñanza
y el espíritu del Nuevo Testamento. Lo mismo ocurre en el día de hoy en el
caso de congregaciones con estos rasgos negativos.
18.  En los versículos del 23 al 25, Pablo repite para los miembros en Corinto lo que él
ya los había enseñado, relatando lo que hizo y dijo Jesucristo al instituir la cena.

a)  ¿Estaba presente Pablo cuando Jesucristo instituyó la cena?      ¿Dónde


estaba?
-Pablo (Saulo de Tarso) no estaba presente en el aposento alto aquella
noche de “la pascua de Jehová” cuando el Señor Jesús instituyó “la
cena”. No se sabe con absoluta precisión dónde estuviera. Se supone
que estuviera en Jerusalén, pues todo varón judío, no importando el
lugar de su residencia, debía presentarse en Jerusalén para la
celebración de“la pascua” y “la fiesta de los panes sin levadura”, como
además, para “la fiesta de las semanas” y “la fiesta de la
cosecha”. “Tres veces en el año se presentará todo varón tuyo
delante de Jehová el Señor, Dios de Israel” (Éxodo 34:18-23), en el
lugar que Jehová escogiera, y el lugar era Jerusalén. Así que, mientras
el Señor Jesús y sus discípulos observaban “la pascua de Jehová” y se
instituía “la cena del Señor” aquella noche en Jerusalén, Saulo de
Tarso también estaba, se deduce, en alguna parte de Jerusalén,
celebrando “la pascua”. Cerca de ellos, físicamente, pero muy lejos,
espiritualmente.
b)  Si no estaba presente Pablo cuando Jesucristo instituyó la cena, ¿cómo
sabía él lo que hizo y dijo el Señor en aquella ocasión?
-Recibió el conocimiento directamente del Señor. “Porque yo recibí del
Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche
que fue entregado, tomó pan…” Saulo de Tarso, llamado luego Pablo,
se convirtió a Cristo aproximadamente tres años después del
establecimiento de la iglesia en Jerusalén, en Pentecostés del año 30 d.
C. Después de su conversión, y llamado al apostolado, Cristo le reveló
la institución de “la cena”.
c)  Los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas fueron escritos entre el 55 y el 65
d. C., mientras 1 Corintios fue escrito por el apóstol Pablo en el año 55
d.C. (Diccionario ilustrado, en el programa ilumina). Cierto o falso. __________ Lo
que relata Pablo en 1 Corintios 11:23-25 lo copió él de los evangelios de
Mateo, Marcos o Lucas. Cualquier sea su respuesta, sostenerla con
evidencias.
-“Falso.” Lo recibió directamente del Señor. “…yo recibí del Señor…”
-1 Corintios 11:26.  (26) “Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y
bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.”

19.  Cierto o falso. __________ Las revelaciones de Cristo sobre “la cena del
Señor” dadas directamente al apóstol Pablo, incluyeron la expresión “haced
esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí” . En su carta a los
corintios, Pablo repite la misma cláusula “todas las veces” (versículo 26), sin
especificar cuántas veces, con qué frecuencia o algún día en particular. Por lo
tanto, se deduce que tanto Cristo como el Espíritu Santo dejaran a discreción del
adorador estos asuntos.         Dar razones que sostengan su respuesta.

-“Falso.”
a)  El Espíritu Santo mismo fija el día en 1 Corintios 16:1-3 y Hechos 20:7. “El
primer día de la semana”.
b)  También fija, por inferencia, la frecuencia en 1 Corintios 16:2. “Cada primer
día de la semana.” Y por inferencia lógica y necesaria, en Hechos 20:7.
Hechos 2:42 armoniza con estos dos textos, apoyando la conclusión según la
que los cristianos debemos celebrar “la cena del Señor” el primer día de cada
semana, es decir, todos los domingos. Los primeros cristianos“perseveraban…
en el partimiento del pan…”
20.  Cierto o falso. __________ Omitir un texto bíblico algún detalle sobre una doctrina
o práctica significa que el detalle omitido no tiene importancia, pese a que se
encuentra en otro pasaje, u otros pasajes, del Nuevo Testamento.

-“Falso.” Por ejemplo, no todo texto relacionado con los requisitos para recibir
el pecador perdón de pecados y admisión al reino de Dios contiene todos los
mandamientos al respecto. En Marcos 16:16, Jesucristo asienta dos, a saber,
creer y bautizarse, pero no menciona arrepentirse, como tampoco confesar su
nombre. En Hechos 2:38, el apóstol Pedro anuncia dos condiciones, a saber,
arrepentirse y bautizarse “para perdón de los pecados”, pero no menciona
“creer” o “confesar el nombre del Señor”. Para tener “toda la verdad” del
Espíritu Santo sobre cualquier tema traído por él, es preciso juntar todos los
pasajes bíblicos relevantes. Esto mismo nos corresponde hacer para tener toda
la verdad sobre “la cena del Señor”, incluso la verdad sobre el día y la
frecuencia para su celebración.
21.  Cierto o falso. __________ Hechos 20:7 no tiene nada que ver con la
interpretación de la cláusula “todas las veces”.

-“Falso.” Ya explicamos por qué. No es correcto dejarse llevar solo por la


cláusula “todas las veces” (1 Corintios 11:26), habiendo en el Nuevo
Testamento otros textos que señalan el día y la frecuencia para la
conmemoración de la muerte del Señor.
22.  Cierto o falso. __________ Ya que celebrar el cristiano “la cena del Señor”
trae muchas bendiciones, mientras más veces el discípulo la celebre, más bendiciones
recibe él. Por consiguiente, le convendría celebrarla varias veces cada semana, y de
hecho, la cláusula “todas las veces” le autoriza a hacerlo.

-“Falso.” Mediante instrucciones, ejemplos e inferencias necesarias, el Espíritu


Santo establece tanto el día como la frecuencia. ¿Con qué justificación alterar
lo establecido?
23.  Cierto o falso. __________ Siendo graves las consecuencias de
comer “indignamente” “la cena del Señor”, al cristiano no le conviene celebrarla con
frecuencia, ni siquiera el primer día de cada semana, y de hecho, la cláusula “todas
las veces” deja a su discreción cuán a menudo tenga a bien participar en “la
comunión” del cuerpo y la sangre del Señor.

-“Falso.” Aplica la misma observación hecha para la “22”.


24.  Al comer el cristiano el pan y beber la copa de “la cena del Señor” , ¿qué evento
anuncia?

-“…la muerte del Señor…” (11:26).


25.  ¿Qué importancia tiene la proclamación de este evento mediante “la cena”?

-“La cena del Señor” está centrada en la muerte expiatoria del “Cordero de


Dios”. Ella proclama este sacrificio como el único válido antes Dios “para quitar
de en medio el pecado”. De manera que “interviniendo muerte para la remisión
de las transgresiones que había bajo el primer pacto” , tanto los que vivían
piamente bajo aquel pacto como los que obedecen el“nueve pacto”, reciben
perdón (Hebreos 9:15-26).
26.  ¿A quién, o a quiénes, anuncia el cristiano este evento mediante comer el pan y
tomar la copa?

-A todos los cristianos presentes, como también a todo incrédulo o indocto que
se haya acudido al lugar donde celebra la iglesia “la cena del Señor” (1
Corintios 14:23).
27.  ¿Hasta cuándo ha de anunciar la iglesia este evento mediante comer del pan y
tomar la copa?

-“…hasta que él venga” , o sea, hasta que Cristo retorne en su Segunda


Venida.
-1 Corintios 11:27-34.  (27) “De manera que cualquiera que comiere este pan o
bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del
Señor. (28) Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de
la copa.(29) Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del
Señor, juicio come y bebe para sí. (30) Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados
entre vosotros, y muchos duermen. (31) Si, pues, nos examinásemos a nosotros
mismos, no seríamos juzgados; (32) mas siendo juzgados, somos castigados por el
Señor, para que no seamos condenados con el mundo. (33) Así que, hermanos míos,
cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros. (34) Si alguno tuviere hambre,
coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en
orden cuando yo fuere.”

28.  ¿Qué significa “indignamente”?

-El significado de “indignamente” es “con indignidad”. “Indignidad. (Del


lat. indignĭtas, -ātis). f. Cualidad de indigno. || 2.Acción indigna o reprobable.
|| 3. Der. Motivo de incapacidad sucesoria por mal comportamiento grave del
heredero o legatario hacia el causante de la herencia o los parientes
inmediatos de este.”  (Diccionario de la Real Academia de Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006
Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

29.  Anotar por lo menos seis condiciones, circunstancias o atributos que rinden al
cristiano indigno de comer el pan y tomar la copa.

a)  Estar cometiendo fornicación, o viviendo en adulterio (convivir, sin ser


casado; vivir en concubinato; sostener relaciones íntimas sin ser casado). 1
Corintios 5.
b)  Tener mala fama de ser iracundo, mentiroso, chismoso o culpable de otros
pecados de esta categoría.
c)  No proveer por sí mismo o los suyos por ser ocioso e irresponsable. El
tal “es peor que un incrédulo” (1 Timoteo 5:7-8; 2 Tesalonicenses 3:6-15).
d)  Ser causante de “divisiones y tropiezos en contra de la
doctrina…” (Romanos 16:17-18).
e)  Ser portador y defensor de otro evangelio diferente, de “doctrinas de
demonios” (1 Timoteo 4:1-5), de una doctrina diferente a “la doctrina de
Cristo” (2 Juan 9-11).
f)  No tener conciencia limpia. No congregarse para “la cena” toda vez que
pueda.
30.  Dar el sentido de “culpado” en el contexto de la expresión “será culpado del
cuerpo y de la sangre del Señor”.

-“Culpado” ,como si hubiese participado en la crucifixión del Señor, o


consentido a su crucifixión. “Culpado” de sacrilegio.“Sacrilegio. (Del lat.
sacrilegĭum). m. Lesión o profanación de cosa, persona o lugar
sagrados.”  (Diccionario de la Real Academia de Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft
Corporation. Reservados todos los derechos.) “Culpado” de tocar cosas sagradas con
manos impuras; de ingerir cosas sagradas, no habiendo purificado su
corazón. “Culpado” de falta de reverencia, seriedad, solemnidad.
31.  Cierto o falso. __________ El cristiano “culpado” de comer “indignamente” “la
cena del Señor” es salvo pese a su condición, y esto es así porque el ser humano, una
vez salvo por la sangre de Cristo, no puede perder su salvación.

-“Falso.” ¡Totalmente falso! Gálatas 5:1-4, y numerosos textos parecidos,


enseñan que el cristiano puede sí perder la salvación de su alma. “De Cristo os
desligasteis, los que por lo ley os justificaos; de la gracia habéis caído.”
32.  Según el versículo 28, ¿qué acción debe tomar el cristiano para evitar
ser “culpado del cuerpo y de la sangre del Señor”?

-Probarse a sí mismo.“ Pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan,


y beba de la copa” (11:28). “Coma así” quiere decir: “Coma del pan,
habiéndose probado y encontrándose aprobado por haber eliminado todo
impedimento”.
33.  ¿Qué pasos toma el cristiano para realizar esta acción de “probarse”?

a)  Revisa continuamente su andar en Cristo, preguntándose: “¿Estoy


siguiendo fielmente las pisadas del Maestro?”
b)  Examina, a la luz de las Sagradas Escrituras, no solo su conducta moral
sino también su cumplimiento de deberes y responsabilidades que le atañen
conforme al rol que desempeña en la iglesia.
c)  Escruta sus motivaciones.
d)  Somete sus actitudes al escrutinio imparcial.
e)  Confronta su propia percepción de lo que significa “la cena del Señor” para
él, el valor y la necesidad, o importancia, de celebrarla “dignamente”.
34.  ¿Qué hace el cristiano para “discernir el cuerpo de Cristo” (versículo 29)? ¿En
qué concentra sus pensamientos?

a)  En el cuerpo del Señor clavado en la cruz. No visualizándolo como lejos, o


como levantado alto en una cruz enorme, sino mirándolo como de cerca.
Levantado un poco de la tierra. En una madera tosca. Casi cara a cara con
uno. Cuerpo ensangrentado. Herido de latigazos. Corona de espinas. Como de
“cordero sacrificado”.
b)  Piensa en el significado de este sacrificio incomparable para toda la
humanidad, y para su propia alma en particular. Medita, reflexiona, sobre los
distintos aspectos de este sacrificio único.
c)  Son tantos los hechos y enseñanzas relacionados con la obra redentora del
Señor. Todos son dignos de estudio y meditación. Todos y cada uno ayudan al
adorador sincero y entendido a “discernir el cuerpo de Cristo”.
35.  Definir “juicio” en el contexto de la expresión “juicio come y bebe para sí” . ¿Qué
tipo de “juicio”, y con cuáles consecuencias para el “culpado"?

-“Juicio”, en este contexto, significa “condenación”. El culpable se condena


a sí mismo. Trae condenación sobre su propia cabeza. Juicio de
ser “indigno” de comer el “pan sin levadura” y tomar “el fruto de la vid”. Y no
siendo digno, si se atreve a comer “la cena”, ¡peca! Pero, si no la come, no
tiene “vida”; no permanece en Cristo, ni Cristo en él (Juan 6:48-58). Por lo
tanto, ¡está perdido! Si no rectifica su estado, el “juicio” que trae sobre su
propia cabeza se tornará “juicio de eterna condenación”.
36.  El apóstol Pablo escribe: “Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados
entre vosotros, y muchos duermen” (versículo 30).
a)  ¿Por qué había en Corinto “muchos” en las condiciones que describe
Pablo, de acuerdo con el contexto del versículo 30?
-Porque al comer “la cena del Señor”, no discernían el cuerpo de Cristo.
Porque realmente ni siquiera comían “la cena del Señor” sino “cada
uno… su propia cena” , ya que comían para satisfacer el estómago.
b)  ¿En qué sentido estaban “muchos enfermos y debilitados”?
¿Físicamente, o espiritualmente? Explicar.
-Espiritualmente. El pecado enferma espiritualmente. Hace dormir
espiritualmente. Mata espiritualmente. “Estabais muertos en vuestros
delitos y pecados” (Efesios 2:1).
(1)  Cierto o falso. __________ El cristiano que come “indignamente” “la
cena del Señor” siempre se debilita y se enferma físicamente.
-“Falso.” No necesariamente, de modo alguno. No pocos
siguen con fuerza y salud física por largos años.
(2)  Cierto o falso. __________ El pan sin levadura y la copa, una vez
bendecidos, tienen poder inherente para sanar físicamente al adorador
digno de participar de ellos.
-“Falso.” Ninguna intimación de semejante poder se encuentra
en el pasaje, u otros textos sobre “la cena”.
(3)  ¿Cuántos de sus hermanos y hermanas en la congregación a la
cual pertenece usted se encuentran “enfermos y debilitados” porque no
comen dignamente “la cena del Señor” ? ¿Acaso se encuentra usted
entre ellos?
[Esta pregunta se hace retóricamente. El maestro aborda a su
discreción este tema delicado, teniendo presente que permitir a
algunos de la clase expresarse al respecto pudiera resultar
contraproducente.]
c)  ¿En qué sentido dormían muchos miembros de la congregación en
Corinto?
-En sentido espiritual.
(1)  Cierto o falso. __________ “Muchos… duermen” quiere decir que
muchos de los cristianos en Corinto dormían físicamente durante las
reuniones de la congregación.
-“Falso.”
(2)  Identificar algunos peligros de quedarse “dormido” por no participar
dignamente de “la cena del Señor” .
-El cristiano que se duerme espiritualmente no está preparado
para la Segunda Venida de Cristo. “Porque todos vosotros sois
hijos de la luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las
tinieblas. Por tanto, no durmamoscomo los demás, sino
velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche
duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan” (1
Tesalonicenses 5:5-6).
(3)  ¿Acaso “duermen” algunos de la congregación a la cual pertenece
usted de la manera que “muchos” dormían en Corinto?
[Esta pregunta se hace retóricamente. El maestro aborda a su
discreción este tema delicado, teniendo presente que permitir a
algunos de la clase expresarse al respecto pudiera resultar
contraproducente.]
(4)  Cierto o falso. __________ No todo cristiano que tiene sus ojos
físicos abiertos durante la participación de “la cena del Señor” está
despierto y sano espiritualmente.
-“Cierto.”
37.  Siguiendo su exposición sobre “la cena del Señor”, el apóstol Pablo observa: “Si,
pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados” (versículo 31).

a)  Entre el paso de “examinarnos a nosotros mismos” y el efecto deseable de


“no ser juzgado”, se suponen acciones adicionales necesarias para no ser
juzgado. Identificar algunas.
-“Corregir lo deficiente” hasta donde sea posible, y orar, suplicando
santificación mediante la sangre de Cristo.
b)  Relacionar 2 Corintios 13:5 con 1 Corintios 11:31, haciendo aplicaciones en
el contexto de participar con dignidad de “la cena del Señor”.
- “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros
mismos”, exhorta el apóstol Pablo en 2 Corintios 13:5.
-Es preciso estar “en la fe” para poder participar dignamente de “la
cena del Señor”. No todos los que afirman estar “en la fe” están donde
alegan o piensan estar. No todos los creyentes que están en el lugar de
reunión para la asamblea del“primer día de la semana” , están,
necesariamente, “en la fe”. Si no guardan los mandamientos de Cristo
(Juan 14:15-24), no están “en la fe”. Si son partidarios de “doctrinas de
demonios”, no están “en la fe”. Solo el que tiene “cuidado de”sí
mismo “y de la doctrina”, persistiendo “en ello” (1 Timoteo 4:16), está,
verdaderamente, “en la fe” , y por ende, preparado para comer
dignamente “la cena del Señor”.
-“En la fe” es sinónimo de “en la doctrina de Cristo”, o en “el
Camino” de Cristo (Hechos 24:14). La “fe” en este contexto no es “fe
personal” sino el “Camino de la fe”, “el evangelio de nuestra salvación”.
El mismo uso de “fe” se encuentra en Judas 3. “Me ha sido necesario
escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que
ha sido una vez dada a los santos”. Esta “fe” no es la fe personal de
la persona que confiesa que Cristo es el Hijo de Dios sino que es
sinónimo de “evangelio” o de la “verdad” dada por el Espíritu Santo. “Él
os guiará a toda la verdad”(Juan 16:13).
38.  En el siguiente versículo 32, el apóstol Pablo observa: “mas siendo juzgados,
somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo”.

a)  Cierto o falso. __________ “Castigados por el Señor” quiere decir que se


debilita y se enferma físicamente todo cristiano que no se examina a si mismo
con el fin de asegurar que coma dignamente “la cena del Señor”.
-“Falso.” No todos. Algunos sí, indudablemente.
b)  Si su respuesta para la anterior partida “a)” fue “Falso”, explicar cómo
castiga el Señor al cristiano que come indignamente la Santa Cena.
-El Señor castiga, aun en esta vida, de muchas maneras. No solo a
través de enfermedades. Quizás también mediante dificultades
económicas o sociales, y reveses de distintas naturalezas. Para que
seamos humildes. Como en el caso de Pablo y su aguijón en la
carne. “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase
desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero
de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca
sobremanera” (2 Corintios 12:7). Castiga para que comprendamos
nuestra fragilidad y cuánto dependemos de Dios. Para que
recapacitemos, preguntándonos: “¿En qué estoy fallando?” Nos castiga
en ocasiones mediante las censuras y reprensiones de predicadores,
maestros o cristianos muy allegados a nosotros. Y todo “para que no
seamos condenados con el mundo”.
c)  ¿Qué propósito tiene Cristo al castigar al cristiano que no discierne
correctamente su cuerpo y sangre en la Cena?
-“Para que no seamos condenados con el mundo.”
d)  ¿Qué acción de parte del “culpado” presupone el “no ser condenado con el
mundo”?
-Arrepentimiento. Corregir lo deficiente.
e)  Cierto o falso. __________ Todo aquel cristiano que es castigado “por el
Señor” no será condenado “con el mundo”.
-“Falso.”  Algunos de los que son castigados “por el Señor” se rebelan
contra él, quejándose contra él, culpándole por lo que están sufriendo,
aun maldiciendo y blasfemando. No aceptan la disciplina del Señor; no
la soportan, y por consiguiente, vienen a
ser “bastardos” espiritualmente, según el lenguaje de Hebreos 12:7-11.
39.  “Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a
otros” (versículo 33).

a)  ¿ “A comer” qué cosa?


-“La cena del Señor.”
b)  Al considerar la expresión “cada uno se adelanta a tomar su propia
cena” en el versículo 21, ¿cuál es, por implicación, la interpretación más
acertada de “esperaos unos a otros” en el versículo 33?
-Esperar que “toda la iglesia” esté presente “en un solo lugar” para
comer todos los miembros en la misma hora “la cena del Señor”. No
adelantarse “cada uno… a tomar su propia cena” sino esperar
que “toda la iglesia” esté presente para comer, todos juntos, como “un
cuerpo” (1 Corintios 10:17), el cuerpo de Cristo y tomar su sangre.
c)  Cierto o falso. __________ Al decir Pablo “esperaos unos a otros”, está
ordenando a todos los miembros de una congregación a esperar hasta que
todos y cada uno tengan en su mano el pan, para luego comérselo todos en el
mismo instante. La misma directriz ha de gobernar, lógicamente, el
procedimiento de tomar la copa.
-“Falso.”
d)  Cierto o falso. __________ Es preciso programar “la cena del Señor” como
último acto de la reunión de los santos el primer día de la semana para así
incluir a los miembros que habitualmente llegan muy tarde. Solo así puede una
congregación acatar debidamente la ordenanza “esperaos unos a otros”.
-“Falso.” Lo ideal es que todos los miembros de una congregación
lleguen al lugar de reunión antes de iniciarse el culto. El cristiano
responsable y cumplidor lo hace, a menos que tenga alguna razón
justificada para no llegar a la hora citada.
40.  La última orientación de Pablo en 1 Corintios 11:17-34 es la siguiente: “Si alguno
tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio” (versículo 34).

a)  Cierto o falso. __________ Según la expresión “Si alguno tuviere hambre,


coma en su casa” , saciar el hambre física no es, en definitiva, uno de los
propósitos siquiera secundarios de comer “la cena del Señor”.
-“Cierto.”
b)  Cierto o falso. __________ Ya que saciar el hambre nada tiene que ver con
la celebración de “la cena del Señor”, un pan pequeño y una cantidad pequeña
del fruto de la vid son suficientes para llevar a cabo el acto bíblicamente.
-“Cierto.”
El hermano fornicario de Corintio, ¿salvo aun
cuando está en pecado?

La Iglesia Bautista, agresiva en el evangelismo, ha sembrado en grandes extensiones


de la tierra las doctrinas de Juan Calvino, destacándose “salvación por fe sola” y
“salvo, siempre salvo”. Esta congregación en México cree tales doctrinas. ¿Cuánta
Biblia habrán sabido estas personas antes de convertirse en “bautistas”? ¿Lo
suficiente para escrutar con inteligencia espiritual las doctrinas impartidas desde el
púlpito o en sus hogares? Se discierne en el tiempo presente un mal que aflige al
buscador típico de Dios, a saber, tiende a creer lo que escucha en alguna iglesia que
le agrada, obedecerlo, luego propagarlo y defenderlo enérgicamente, todo sin haber
tenido el conocimiento necesario para una determinación informada y sabia.

“Pablo asegura su salvación aun cuando está en pecado”


, afirma Don Miguel Hernández.
También sostiene que “la relación personal con el Señor 
sí se pude perder pero no la salvación”.

¿Qué le parece esta posición doctrinal, estimado


lector?  
Don Miguel Hernández escribe...

“Usted dice que un solo texto puede refutar la doctrina de la seguridad de la salvación
y el texto que usted cita es Gálatas 5:4; Quiero decirle hermano que un solo texto no
puede refutar ninguna doctrina, tiene usted que tomar el contexto de cualquier texto
para poder apoyar cualquier doctrina y si usted lee el contexto de este en Gálatas 5 se
dará cuenta que de lo que esta hablando Pablo aquí es de un asunto de relación y no
de salvación. Creo firmemente que la relación personal con el Señor sí se puede
perder pero no la salvación, el problema es que en muchos pasajes confundimos
relación con salvación.”

-Comentario. Sin duda, el contexto de cualquier frase o enseñanza es


importante. Con todo, es preciso evitar dar rodeos por el contexto en el
esfuerzo de esquivar el sentido muy evidente.
-¿“Asunto de relación y no de salvación” en Gálatas 5:4? El “asunto” enfocado
en Gálatas 5:4 es, precisamente, el de la salvación. Usted es quien introduce la
idea de “relación y no de salvación”. “La relación personal con el Señor sí se
puede perder pero no la salvación” evidencia una lógica muy defectuosa, a mi
humilde parecer. Por favor, qué se ofenda. Todos somos culpables de lógica
defectuosa en una que otra ocasión.. Pregunto: ¿Puedo ser salvo eternamente
sin estar en una“relación personal con el Señor”? Parafraseando: “No estoy
vinculado al Señor mediante relación personal alguna, pero mi eterna
salvación no peligra, no pudiendo yo perderla jamás." ¿No le suena un
tanto ilógica, aun absurda, perdón, esta afirmación? ¿Confundir “relación con
salvación”? Realmente, al introducir usted el elemento de “relación”, diríase
que confunda el sentido claro de Gálatas 5:4, pero, quizás, solo para la
persona bastante obtusa. Por naturaleza, la “salvación” es una “relación”
particular y especial, pues el salvo ha entrado en una relación personal
con Cristo. El que se desliga de Cristo, cayendo de la gracia, se sale de esta
relación, entrando en la relación opuesta, a saber, en la de la condenación. El
texto sigue diciendo: “De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificaos;
de la gracia habéis caído” . Quisiéramos que usted conteste, para todos los
que estudian este tema, las siguientes dos preguntas:
-El creyente desligado de Cristo, ¿es salvo eternamente? Cierto o falso.
-El creyente que ha caído de la gracia, ¿es salvo eternamente? Cierto o
falso.

"Una cosa más que quiero contestar es lo concerniente acerca de la gracia del Señor.
Pablo explica en Romanos 8:33 en adelante que nada nos puede separar del amor de
Dios que es en Cristo Jesús (lo que significa la gracia) y también en Romanos
5:20 con su respectivo contexto antes y después del texto explica de una manera
sublime el asunto de la gracia y el pecado, terminando conRomanos 6:1 donde Pablo
hace la pregunta que nos cuida de pensar en pecar deliberadamente.
¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?

-Comentarios y preguntas. “¿Quién nos separará del amor de Cristo?


¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o
espada? Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni
principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo
profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de
Dios” (Romanos 8:34-39). Dos preguntas al principio. Preguntas
retóricas. ¿No le parece? Lenguaje poético. “Estoy seguro”dice Pablo. Pudiera
haber dicho: “Voy a decirles un absoluto: nada puede separarnos del amor de
Dios”, pero no utilizó términos absolutos. Si nadie ni nada en absoluto puede
separar al creyente Dios, ¿con qué razón mencionar tantas cosas y entidades?
Para este servidor, la razón es evidente: ¡cualquiera de ellas podía separar
al creyente de Dios! De hecho, abundan los casos de creyentes separados de
Dios por ellas. Ni se trata de la mera alteración de una “relación” sino de
¡perder la salvación!
-“Demas me ha desamparado, amando este mundo” (2 Timoteo 4:10).
El que ama al mundo se hace enemigo de Dios (Santiago 4:4)
-Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la
resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos” (2 Timoteo
2:17-18). Desviados, y que hacen tropezar a otros, pero, no obstante,
¿salvos eternamente? Perdone: encuentro totalmente inaceptable la
idea.
- “Golpeo me cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo
sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” ( 1 Corintios
9:27 ). ¿Eliminado usted, Pablo? ¡Imposible! ¿Por qué golpea su
cuerpo? ¡Es imposible que usted quede eliminado! Obviamente, Pablo
creía firmemente en la posibilidad de ser eliminado, es decir, de perder
la salvación, a pesar de todas sus maravillosas obras evangelísticas.

"Un caso más se menciona en I Corintios 5 donde un joven cristiano está teniendo
relaciones sexuales con su madrastra. Pablo exhorta a la iglesia a que oren para que
ese joven muera a fin de que deje de causar daño a la iglesia, pero si lee el contexto
se dará cuenta de que Pablo asegura su salvación aun cuando está en pecado. "A fin
de que el espíritu sea salvo en
el día del Señor".

-Comentarios. Seguramente, usted ha malinterpretado 1 Corintios 5:5. “El tal


sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu
sea salvo en el día del Señor Jesús.” Lejos de exhortar Pablo a la iglesia en
Corinto a orar “para que ese joven muera”, lo que pide es que la iglesia lo
ponga en disciplina. “Entregar a Satanás para destrucción de la
carne” significa cortar la comunión con él, echándolo de la congregación,
con el propósito de provocar en él una tristeza y un arrepentimiento tal
que resultaran en la destrucción de las pasiones vergonzosas que sentía
por su madrastra. Logrado este resultado deseado, su espíritu sería “salvo en
el día del Señor Jesús”, con tal que perseverara, como lo tiene que hacer todo
cristiano “fiel hasta la muerte” (Apocalipsis 2:10). No logrado tal cambio, sería
condenado “en el día del Señor Jesús”. Afortunadamente para él,
la “reprensión hecha por muchos” produjo en él una profunda tristeza, en virtud
de la cual Pablo lo perdona, instando a la iglesia a hacer lo mismo. Esto queda
bien explicado en 2 Corintios 2:5-11.
-“Pablo asegura su salvación aun cuando está en pecado.” ¡Tonterías! Ni
asomo de semejante idea aparece en este caso. El creyente que está en
pecado, ¿tiene la salvación eterna asegurada? Cierto o falso. Sin rodeos. Este
varón (su edad no se divulga) cometió “tal fornicación cual ni aun se nombra
entre los gentiles” (1 Corintios 5:1). Sin embargo, ¿su salvación estaba
asegurada aun mientras cometía tan grave pecado? ¡Negativo! En
absoluto. ¿Estaban condenados los gentiles por sus fornicaciones? Pues, este
varón, ¡aún más!, conforme a la norma establecida por Cristo: “A todo aquel a
quien se haya dado mucho, mucho se le demandará, y al que mucho se le
haya confiado, más se le pedirá” (Lucas 12:48).

"Gracias, su hermano en Cristo, Miguel.”

Estimado Miguel, este intercambio es edificante para este servidor, esperando


y orando que lo sea para usted también, como a toda persona sinceramente
deseosa de entender correctamente la doctrina del Señor.
Para servirle en Cristo, Homero Shappley de Álamo

La sana doctrina de Cristo es


absolutamente necesaria para lograr
la unidad bíblica.
 

Opiniones humanas, inferencias divinas, inferencias


necesarias, inferencias infundadas.
Cómo afectan estos elementos la unidad de la
iglesia
 
Tuvalu. Una nación polinesia en el océano Pacífico. En términos de territorio,
Tuvalu figura como la cuarta nación más pequeña del mundo. Se compone de
cuatro islas tipo arrecife y cinco atoles. Su población es de 12,373
(2010). www.bing.com

En la naturaleza creada por Dios, observamos una


fantástica armonía de formas y colores. ¿Por qué no haber
una maravillosa armonía también en la "nueva creación" de
Dios, es decir, en la iglesia conceptuada por él y
establecida por su Hijo? Gálatas 6:15.
 

I.  Introducción.

A.  Estimado lector, quizás le parezca demasiado seco el tema de este estudio,
cerebral, aun pedante, o de poca importancia. Sin embargo, a los elementos
señalados –doctrina, opiniones, inferencias- se les da importancia en el Nuevo
Testamento, impactando todos y cada uno la unidad de la iglesia. De hecho,
diríase que las tantas y tantas divisiones del cristianismo del presente existen
mayormente porque muchísimos predicadores y maestros no los toman en cuenta.
Permítanos animarle a leer todo este estudio, armándose de la paciencia
necesaria para la tarea. En esta ocasión, no pretendemos examinar todos los
aspectos y ramificaciones de este tema. De hecho, el énfasis principal del presente
estudio es sobre el renglón de “inferencias”.
B.  Los términos claves definidos.
1.  "Doctrina" significa "enseñanzas". “Doctrina. 1 enseñanza que se da a
una persona en una disciplina determinada. Doctrina social de la Iglesia.
2 conjunto de ideas o creencias sostenidas por un grupo o persona. Doctrina
peronista” (Copyright © 2009 K Dictionaries Ltd).
a)  En el contexto de estos estudios, la "sana doctrina" es el cuerpo de las
"buenas enseñanzas" de Cristo y los apóstoles encontrado en el Nuevo
Testamento. Se trata de las normas y directrices que gobiernan la
organización, la vida y las obras de la iglesia.
b)  Por ser inspirada, autoritativa, vigente y aplicable universalmente a la
iglesia, esta "sana doctrina" (1 Timoteo 4:16; Tito 2:1),“buena
doctrina” (1 Timoteo 4:6), “doctrina de Cristo” (Hebreos 6:1; 2 Juan 9-
11), no es, en definitiva, materia opinable.
2.  "Opinión" significa: "…apreciación, concepto, criterio, dictamen, idea,
impresión, juicio, parecer" (Diccionario de uso del español, Tomo II, Pág. 567).
a)  En la Biblia, hay muchos puntos y asuntos sobre los cuales
podemos opinar porque no figuran como doctrinas dadas por el Espíritu
Santo para todo creyente en todo lugar, durante toda la Era Cristiana.
b)  Las opiniones, por ser apreciaciones, juicios o pareceres
particulares, no son inspiradas. Por consiguiente, jamás deberíamos
permitir que sean  causas de tropiezos, enajenamiento o división.
3.  “Inferencia.”  “Inferencia [infe'ɾenθja] deducción de una cosa a partir de
otra. Hacer una inferencia falaz. (© 2009 K Dictionaries Ltd.)“Inferir.” “Sacar
una conclusión por medio de un razonamiento, a partir de una situación
anterior o de un principio general. Colegir, deducir.” (Diccionario Manual de la
Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.)
4.  Tenemos por muy válido el siguiente lema: “En la doctrina esencial,
perfecta unidad; en las opiniones, mutua tolerancia”. Latolerancia, en el
contexto de este lema, es una virtud que obra fuertemente a favor de la unidad
de la iglesia.
a)  Excelente lema, ¡pero muy difícil de implementar!
b)  El factor principal que complica la feliz aplicación universal de este lema
lo identificamos como el siguiente: Lo que es "doctrina" para algunos, es
mera "opinión" para otros, y viceversa, lo que es "opinión" para
algunos es "pura doctrina imprescindible" para otros.
(1)  Reflexionando sobre actitudes, reacciones y diferencias que
impactan adversamente la unidad de la iglesia, percibimos que esta
confusión sobre “doctrina” y “opinión” se debe a la existencia de dos
categorías generales de maestros y predicadores:
(a)  Los muy estudiosos, maduros y sabios que cuentan con la
preparación espiritual y académica necesaria para discernir entre
"doctrina" y "opinión".
(b)  Los menos estudiosos, menos maduros y poco sabios carentes
de los conocimientos y la capacitación espiritual necesarios para
discernir entre "doctrina" y "opinión", pero que, sin embargo, son
demasiado prontos para proclamar y defender, aun fanáticamente,
sus creencias o interpretaciones.
(2)  Por cierto, si todos los maestros de la Biblia pertenecieran a la
primera categoría se acabaría la mayoría de las controversias sobre
qué es "doctrina" y qué es "opinión".
II.  La "sana doctrina" es absoluta e inequívocamente indispensable para la unidad
de la iglesia. ¿Por qué? Porque el tipo de unidad que requiere Dios de sus seguidores
presupone y, de hecho, demanda un cuerpo de sanas enseñanzas, específicas e
infalibles, que hagan factible la unidad, preservándola.

A.  ¿Qué clase de unidad requiere Dios de sus seguidores? Ya respondimos


ampliamente a esta pregunta en las primeras dos conferencias de esta serie
sobre “La unidad de la iglesia”.
1.  Definitivamente, no se trata de "la unidad en diversidad" de doctrinas,
credos, criterios y cuerpos religiosos.
a)  Esta es la clase de unidad que pretenden lograr el Concilio Mundial de
Iglesias y varios concilios protestantes, evangélicos y pentecostales,
como también otras organizaciones y movimientos ecuménicos, los que
promueven la unidad entre los humanos que confiesan el nombre de Cristo,
pero no aquella unidad conforme a las exigencias de Cristo o del Espíritu
Santo.
b)  Este tipo de unidad es preciso catalogarlo como superficial, muy corto,
de poco valor, aun engañoso, por la razón principal de que ni siquiera
pretenden sus auspiciadores que las muchísimas iglesias y sectas del
cristianismo moderno hablen y practiquen “una misma cosa”, que eliminen
o rectifiquen los dogmas y las organizaciones humanas que las separan.
c)  Se puede comparar este tipo de unidad a la “unión” que existe entre los
países que pertenecen a la Organización de las Naciones Unidas, o a la
Organización de Países Latinoamericanos . Referidos países se unen para
propósitos bien particulares y limitados, pero cada cual preserva su propia
soberanía, con sus distintos gobiernos, cultura, monedas, idiomas o
dialectos. Desde luego, el verdadero“Reino de Dios” (Juan 18:36; Hechos
20:25; Colosenses 1:13) que predicaba Jesucristo y sus apóstoles no se
compone de muchos reinos espirituales distintos sino que es uno, único,
un solo ente, sin divisiones. Este es el modelo divino del Reino espiritual
de Dios que se nos presenta en la Biblia, pero teólogos, predicadores y
maestros han formado, a través de los siglos de la Era Cristiana, “reinos
espirituales independientes”, es decir, denominaciones, concilios, sectas,
cada uno con su propio credo, organización y práctica. He aquí la gran
problemática que lleva a distintos grupos del cristianismo actual a promover
la “unión” (el ecumenismo) en vez de abogar por la perfecta unidad tal
cual enseñada en el Nuevo Testamento.
2.  Dios exige de sus hijos perfecta unidad. "Perfectamente unidos" (Juan
17:23); "una fe... un cuerpo... un bautismo" (Efesios 4:3-6); que hablemos
todos "una misma cosa", que tengamos "una misma mente" y "un mismo
sentir" (1 Corintios 1:10; Filipenses 2:1 ,2) y que sigamos "una misma
regla" (Filipenses 3:16).
a)  Esta clase de unidad no es superficial sino profunda, abarcadora,
completa, real, bella, edificante, confortante, preservadora.
b)  Obviamente, la misma es completamente incompatible con la idea de
"unidad en diversidad de dogmas y cuerpos religiosos".
c)  Cristo mismo compara esta clase de unidad a la que es rasgo
sobresaliente de la Deidad (Juan 17:21-23). “…para que todos sean uno;
como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti… para que sean perfectos en
unidad…” Y el Espíritu Santo la compara a la que ejemplifica el cuerpo
humano (1 Corintios 12:12-27; Romanos 12:4-5; Efesios 4:16). “Porque así
como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los
miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así
también Cristo.”
d)  Pues, ¿qué decir? Sinceramente, por mucho que incomode o duela
apuntarlo, la responsabilidad de representar las cosas como son a la luz de
la Biblia nos obliga a apuntar que los movimientos ecuménicos no
presentan al cristianismo dividido la visión de la "perfecta unidad" que Dios
exige de sus seguidores. Por tal razón no podemos apoyarlos.
e)  Los fieles ministros del Señor presentan al mundo religioso dividido el
verdadero y único "Templo de la Unidad de la Fe y del Conocimiento del
Hijo de Dios".
f)  Pero, lamentablemente, entre ellos mismos se encuentran algunos que
no saben distinguir entre "doctrina" y "opinión". Estos, al querer imponer
sus opiniones e interpretaciones privadas, causan todavía más confusión y
división en el mundo religioso, abochornando y embarazando a los
cristianos maduros que llaman a todos los creyentes del mundo a
unirse “perfectamente” en Cristo.
g)  En resumida cuenta, por más que amemos, proclamemos y procuremos
la perfecta unidad, resulta imposible eliminar toda contienda y división. Esta
es una realidad tan triste como innegable.
(1)  El mismo apóstol Pablo que exhortó, una y otra vez, a los discípulos
a estar “perfectamente unidos”, también escribió lo siguiente: "Es
preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan
manifiestos entre vosotros los que son aprobados" (1 Corintios
11:19). Resaltamos: “Es preciso que… haya disensiones…” Así
pues, no tengamos ilusiones. Por más que deseemos la unidad,
amándola y luchando para hacerla realidad, tarde o temprano alguien
traerá disensiones. Pero, aun las disensiones tienen propósito, a
saber, “…para que se hagan manifiestos entre vosotros los que
son aprobados”. O sea, los que exponen y sostienen la verdad de
Dios, y no opiniones humanas o interpretaciones erróneas. Los que
tienen y practican la“sana doctrina”, y no alguna falsa
doctrina, “doctrinas” que son “mandamientos de hombres” (Mateo 15:9),
hasta “doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:4).
(2)  Entonces, ¿qué remedio nos queda a nosotros que deseamos
ardientemente la unidad?
(a)  Luchar tenaz e incansablemente para reducir al mínimo el
número de disensiones y divisiones.
(b)  Seguir predicando la perfecta unidad que exige Dios, ya que la
falta de entendimiento de algunos de sus seguidores no anula su
propósito sublime de unirnos a todos en "un solo cuerpo", con una
sola fe. No debemos nosotros callarnos a causa de quienes no
alcancen pleno entendimiento y madurez en estos asuntos.
III.  Dado el hecho de que no puede haber perfecta unidad sin la "sana doctrina" como
constitución espiritual que la garantice, es del todo imprescindible que aprendamos
toda la “doctrina de Cristo” (Hebreos 6:1). Así que, el solemne deber de todo aquel que
ama la unidad de la iglesia es identificar en la Biblia esta doctrina, separándola de (1)
creencias y prácticas meramente culturales, (2) tradiciones e influencias religiosas
ajenas al Nuevo Testamento, (3) asuntos accidentales de índole histórica, (4)
interpretaciones privadas y (5) otras materias de índole circunstancial. A continuación,
algunos ejemplos relevantes, los que tal vez sean útiles como guía para examinar
otros.

A.  Mandamiento directo. Ejemplo de una doctrina revelada por medio de


un mandamiento directo: "Id, y haced discípulos a todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado." (Mateo 28:19-
20). “Id… haced… bautizándolos… enseñándoles…” son mandamientos
específicos y directos.
B.  Patrón apostólico. Ejemplo de una doctrina esencial, vigente y universalmente
aplicable revelada por medio del procedimiento de los apóstoles y otros
ministros de Cristo del Siglo I bajo la supervisión directa del Espíritu
Santo: "Constituyeron ancianos en cada iglesia"(Hechos 14:23).
Estos “ancianos” se identifican en otros textos
como “obispos” o “pastores” (Hechos 20:17-28; Filipenses 1:1; 1 Timoteo 3:1-8;
Tito 1:5-11)
1.  Las demás revelaciones en el Nuevo Testamento sobre la organización de
las iglesias locales establecidas por los apóstoles, evangelistas y maestros
inspirados del Siglo I armonizan perfectamente con Hechos 14:23. Se sugiere
escudriñar los textos anotados arriba.
2.  Comprendiendo nosotros que aquellos obreros efectuaron la organización
de las congregaciones locales conforme a las directrices del Espíritu Santo, y
no de acuerdo con pareceres o caprichos personales, deducimos que sus
acciones obedecían a la voluntad de Dios, y que, por consiguiente, hoy día
también debemos nosotros los evangelistas fieles a
Cristo constituir "ancianos en cada iglesia". No se trata, pues, de un asunto
opinable, como tampoco de una mera opción entre muchas, sino de un patrón,
o modelo, dado por Dios, por vía del Espíritu Santo e implementado por los
apóstoles de Cristo, el que nosotros también debiéramos implementar, siendo
imitadores fieles de aquellos apóstoles y respetando el modelo concebido por
Dios.
C.  Inferencia necesaria. Ejemplo de una doctrina esencial y vigente revelada
por "Inferencia necesaria": Que el Reino de Dios fue establecido en la tierra en el
día de Pentecostés del año 30 d. C. y que existe hasta el día de hoy, siendo la
iglesia verdadera la manifestación en la tierra de referido Reino.
1.  De nuevo, citamos definiciones del verbo "inferir". Significa: "…deducir una
cosa de otra por cualquier razonamiento". "Inferirse"quiere decir: "Deducirse.
Desprenderse. Salir. Ser o poder ser inferido de la cosa que se
expresa" (Diccionario de uso del español, Tomo II, Pág. 127).
2.  Cierto es que la doctrina sobre el Reino que presentamos como “esencial y
vigente” no se encuentra expresada explícitamente, tal cual escrita por este
servidor, en ningún pasaje particular de la Biblia. Sin embargo, sus elementos
fundamentales se hallan en los siguientes textos inspirados: Daniel 2:1-44;
Marcos 9:1; Juan 3:1-8; Hechos 1:1-8; 2:1-47; Colosenses 1:13; 1 Corintios
15:22-28 y otros. Escrutando estos pasajes, formulamos la doctrina como
una “inferencia necesaria”, una "sana doctrina" de la revelación divina,
sumamente importante para toda la humanidad y realmente esencial para la
unidad doctrinal del pueblo de Dios.
a)  Referida "inferencia" (deducción o conclusión) es "necesaria" porque
los datos revelados en los textos citados nos obligan a formularla. Por
ejemplo, en Marcos 9:1 Jesucristo dice: “De cierto os digo que hay algunos
de los que están aquí, que no gustarán de la muerte hasta que hayan
visto al reino de Dios venido con poder”. Se infiere, necesaria y
obligatoriamente, que el reino de Dios vendría antes de morir todos los
que escuchaban al Señor en aquel momento de su ministerio terreanl, y
se deduce, por ende, que el Reino vendría antes de finalizarse el Siglo I.
Luego, en el mismo día de su ascensión, Jesús mandó a los apóstoles a
permanecer en Jerusalén hasta recibir el “poder” prometido por el
Padre (Hechos 1:1-8). No tardó el “poder” en venir, pues se manifestó
espectacularmente diez días más tarde en el día de
Pentecostés (Hechos 2:1-4). Se infiere, necesaria y obligatoriamente,
que el reino de Dios vino en el día de Pentecostés del año 30 d. C. Esta
inferencia es "necesaria" porque la lógica, pura y sencilla, irrefutable e
irresistible, la requiere. Bien pudiéramos formular otros argumentos tipo
silogismo fundados en los textos citados, pero no tenemos el propósito de
desarrollar completamente el tema del “reino de Dios” en este escrito.
b)  La validez de los argumentos en los que está basada la inferencia es
confirmada indirectamente por el hecho de que la inferencia no contradice
ningún otro pasaje o doctrina principal de las Sagradas Escrituras. En
cuanto a esta conclusión, no faltan quienes discrepen, y de ahí que surgen
disensiones, las que revelan tanto el alcance como la calidad del
conocimiento bíblico de quien se declara no de acuerdo, al igual que su
capacidad para razonar lógica e imparcialmente. No es menos cierto que
ponen a prueba mi propio conocimiento y capacidad racional.
3.  Inferencias divinas. Leyendo Lucas 20:27-40, hallamos que Cristo mismo
hizo uso de una "inferencia necesaria" para refutar, de forma contundente, a
los saduceos y enseñar la doctrina correcta sobre la resurrección. En síntesis,
su argumento es el siguiente:
a)   Primera premisa: Moisés "llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de
Isaac y Dios de Jacob".
b)  Segunda premisa: "Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues
para él todos viven".
c)  Conclusión: Abraham, Isaac y Jacob aún viven, y han de
resucitar. ¡Argumento perfecto! ¡Silogismo clásico! ¡Inferencia
absolutamente necesaria! Ahora bien, el que Cristo mismo formulara tal
argumento, valiéndose de herramientas de la sana lógica, debería hacer
reflexionar, pensamos, a cualquier discípulo del Señor que menosprecie
“argumentos, doctrina, hacer uso del intelecto” para entender la enseñanza
de Dios, la voluntad de Dios. Por cierto, he conocido personalmente a
“cristianos” que hasta se mofaban de “intelecto, razonamientos, lógica,
doctrina”, prefiriendo entender la voluntad de Dios mediante sus
emociones, intuiciones, sueños o sentimientos, procedimiento subjetivo que
solo resulta en errores doctrinales, y por ende, en más divisiones. A decir
verdad, esta mentalidad es prácticamente una “doctrina” del
pentecostalismo típico. Parafraseando, su idea es: “¿Qué importa la
doctrina? La doctrina es fría, sin vida. Lo importante es lo que siento en mi
corazón. Dios no se conoce con la mente sino con el corazón.” ¡Nada más
lejos de la verdad! Ambas facultades, tanto la mente como el corazón, son
vitales en el proceso de buscar a Dios, conocerle y entender su “buena
voluntad…  agradable y perfecta” (Romanos 12:2), sometiéndose el
corazón a la mente para evitar que emociones subjetivas tomen prioridad
sobre la razón.
d)  El resultado de la inferencia necesaria desarrollada por Jesucristo: Se
callaron los saduceos porque no podían resistir o refutar la lógica que Cristo
utilizó, empleando el silogismo, argumento clásico desarrollado mediante
premisas y conclusiones, o inferencias, necesarias.
4.  Más inferencias necesarias formuladas por la Deidad. También
el Espíritu Santo utiliza, a través del autor de Hebreos,argumentos
meticulosamente elaborados, con "inferencias" claramente deducidas y
expresadas, para probar la superioridad de Cristo sobre los ángeles (Hebreos
1:1 - 2:13), enseñar en qué consiste el verdadero reposo para los cristianos
(Hebreos 4), probar que Cristo es ahora el único Sumo sacerdote de Dios
(Hebreos 5:-10; 7:1-17) y confirmar la abrogación del Antiguo Pacto (Hebreos
7:12 - 8:13). Consideremos un solo versículo, Hebreos 8:13, como ejemplo de
un argumento sencillísimo y una conclusión lógica. "Lo que se da por viejo y
se envejece (argumento), está próximo a desaparecer" (conclusión,
inferencia). El Antiguo Pacto se daba por viejo y se envejecía. Por lo tanto,
estaba “próximo a desaparecer”, es decir, a ser abolido, clavado en la cruz y
quitado de en medio, como dice Colosenses 2:14-17. ¡Qué lógica admirable!
¡Qué verdad tan fundamental y necesaria para la unidad de la iglesia!
5.  Concluimos, pues, que la "inferencia necesaria" es un instrumento
bíblicamente legítimo para identificar algunas doctrinas esenciales no
reveladas por otros mecanismos.
6.  Pero, la sana lógica también nos advierte que ciertos factores invalidan
argumentos formulados con el propósito de establecer alguna
"inferencia" supuestamente necesaria.  Por ejemplo:
a)  Datos incorrectos o incompletos relacionados con el tema.
b)  Apelar a leyes abrogadas, aspectos culturales, hechos históricos
circunstanciales, etcétera.
c)  Conocimiento incompleto de la materia.
d)  Por lo tanto, tenemos a bien dar voz a una advertencia implícita, a
saber: Cualquier premisa defectuosa en cualquier particular rinde
inválida la conclusión, o inferencia, basada en ella.
7.  Inferencias erróneas. Ejemplo de una inferencia errónea porque la
misma contradice los ideales más elevados y la esencia misma de la pura
religión: Que una congregación local no pueda hacer uso de las ofrendas
colectadas los domingos para brindar socorro a cualquier persona que no haya
obedecido al evangelio.
a)  Esta "inferencia" la hace un cuerpo de discípulos auto denominados
“conservadores”, apoyándose en expresiones bíblicas tales como: "En
cuanto a la ofrenda para los santos…" (1 Corintios 16:1; Romanos
15:25-26). Parafraseamos su argumento de la siguiente manera: “Ya que
estos textos dicen ‘…para los santos…’, la ofrenda de la iglesia tiene que
ser solo y exclusivamente ‘para los cristianos’, quedándose excluida toda
persona no convertida a Cristo”.
b)  Sin embargo, encontramos defectos en el argumento que invalidan la
inferencia. Detallamos algunos.
(1)  El apóstol Pablo y sus compañeros llevaron una ofrenda cuantiosa
para socorrer a los necesitados de Jerusalén y la provincia de Judea
(Romanos 15:23-33; Hechos 22:17-18). Ahora bien, la aplicación
rigurosa de la inferencia de los “conservadores” hubiera obligado al
apóstol Pablo, juntamente con los ancianos de las iglesias en Judea, al
igual que toda su feligresía…
(a)  A no entregar, so pena de condenación, ni un solo centavo de la
ofrenda traída a ningún joven, adulto, enfermo, hambriento,
desnudo, accidentado, moribundo, viuda, viudo o huérfano no
convertido al Señor. Ni siquiera dar un bocado de pan o alguna
prenda de vestir comprada con dichos fondos, a una persona no
bautizada en Cristo, pese a que estuviera al punto de fallecer de
hambre o desnudez.
(b)  Además, a velar que la mujer cristiana no compartiera con su
esposo o hijos no cristianos ninguna de las bendiciones traídas. O
que el esposo convertido las compartiera con su esposa no
convertida.
(2)  Pero, tal aplicación rigurosa de una doctrina basada en una
inferencia contradice la esencia misma de la religión pura y
verdadera, como también el juicio de una conciencia sana, y
además, el sentido común iluminado por el evangelio (Mateo 5:38-
47; Efesios 4:28; Santiago 1:27; Gálatas 5:10). Por consiguiente, tal
inferencia no puede ser válida. A simple vista, no es válida. No
armoniza con normas elementales del evangelio de Cristo, con la
verdadera enseñanza bíblica en torno al amor por el vecino, aun por
los enemigos; con los atributos divinos de compasión, misericordia,
bondad para con todos, generosidad para con todos, que la lluvia cae
tanto para el bien de los injustos como para el de los justos (Mateo
5:44-48). Si Dios hace salir el sol sobre los malos, ¿quiénes somos
nosotros para no procurar el bien de ellos, rehusando brindarles nuestro
apoyo porque sean “malos”, porque no pertenezcan a la iglesia?
(a)  Contra estas consideraciones se argumenta que el cristiano,
en su capacidad de individuo, puede sí socorrer a la persona no
convertida, pero que la iglesia no puede aportar a tal persona nada
en absoluto de la ofrenda “para los santos”.
(b)  A Lo cual se replica que esto suena un tanto absurdo, pues a
la iglesia se le traba a realizar obras buenas que el individuo sí
puede hacer. ¿Qué el cristiano individual puede ser buen vecino sí
de la persona no convertida al Señor, brindándole el oportuno
socorro, pero la iglesia, no? ¿Qué el cristiano individual, al hacer
una obra caritativa,  no representaría, de modo alguno, a la iglesia?
La mente espiritual resiste, naturalmente, dar credibilidad a
semejantes ideas. De todos modos, elconocimiento correcto y
completo de lo que hacían las congregaciones del Siglo I con sus
ofrendas nulifica totalmente la inferencia de los “conservadores”,
afirmación que sostenemos en la próxima partida.
(3)  Datos abundantes y detallados del relato inspirado sobre las obras
benévolas realizadas por el apóstol Pablo y sus compañeros
demuestran que la "inferencia" de los “conservadores” no es correcta.
Por ejemplo, en cuanto al uso dado a las ofrendas colectadas de
congregaciones en Macedonia, Acaya, Asia y Galacia, el apóstol Pablo
explicó al gobernador Félix: "Vine a hacer limosnas a mi
nación" (Hechos 24:17). "A mi nación", y no exclusivamente a la
iglesia. Formulamos un silogismo.
(a)  Primera premisa (primer hecho): La “nación” judía la componían
en aquel tiempo no solo cristianos sino también judíos no
convertidos a Cristo, siendo estos la inmensa mayoría.
(b)  Segunda premisa (segundo hecho): Pablo hizo limosnas a
su “nación”.
(c)  Conclusión (inferencia): Pablo hizo limosnas no solo a los
cristianos sino también a judíos no convertidos a Cristo, utilizando
las ofrendas de las numerosas iglesias que aportaron al fondo que
el apóstol mismo administró (2 Corintios 8).
-Se observa una característica notable de la persona que
contiende por contender, aferrada quizás fanáticamente a su
inferencia, a saber, la propensión de confundir opiniones o
interpretaciones personales con doctrinas bíblicas. Y también
otra: la de porfiar. “Porfiar. “Disputar y alternar
obstinadamente y con tenacidad.” (Diccionario Enciclopédico
Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.). O sea, no da su brazo
a torcer, no importa cuán fuertes los argumentos en su contra.
-Pues bien, un porfiador bien pudiera argumentar,
obstinadamente, que Pablo hiciera limosnas solo a "los santos"
de la nación judía. Sin embargo, esto no lo dice Pablo sino que
afirma, reiteramos, “Vine a hacer limosnas a mi nación”, sin
excluir a todo judío no convertido. Aunque responder  con
seriedad a una porfía es revestirla de una importancia que no
tiene, acariciando al ego de su autor, si quisiéramos replicar a
la señalada diríamos lo siguiente: Suponiendo que el apóstol
Pablo hiciera limosnas solo a los cristianos de su nación, su
declaración al gobernador Félix hubiese sido, efectivamente,
una media verdad, equivalente a un subterfugio o mentira,
seguramente encontrando sus enemigos en tal falsa
representación de los hechos aún más razón para denunciarle
como enemigo del pueblo.
c)  Conclusión. La inferencia que dicta no utilizar nunca ningún centavo de
los fondos de la iglesia para socorrer a ningún ser humano no convertido a
Cristo, aunque esté muriendo por falta de alimento, medicina, abrigo o
techo, carece de apoyo bíblico, siendo además repugnante al corazón
sensible al dolor ajeno. Por lo tanto, merece ser calificada como errónea,
dañina, falta de compasión, perjudicial a la causa de Cristo en el mundo,
causa de contiendas y divisiones totalmente injustificadas, tropiezo para
gentes no convertidas al Señor, aun escandalosa, puramente hueca y
legalista, por ser contraria no solo a hechos bíblicos sino también a la
esencia misma del cristianismo puro.
d)  Consideraciones adicionales. Nos parece realmente inconcebible que el
apóstol Pablo, al llegar a Jerusalén con las ofrendas aportadas por muchas
congregaciones, advirtiera a los ancianos (obispos, pastores) de la iglesia
en Jerusalén, a los de las iglesias de Judea y a toda la feligresía en general
–a miles y decenas de miles de cristianos- diciéndoles,
parafraseando: "Miren bien, ¡que ninguna porción de estas ofrendas la
reciba cualquier persona que no haya sido bautizada en Cristo! ¡Ni una
migaja para ningún incrédulo, no importa su condición! ¡Tengan cuidado,
hermanos! No pequen. Estas ofrendas son exclusivamente ‘para los
santos’. Decididamente, ustedes los cristianos no pueden socorrer a
ninguno que no sea cristiano con estas ofrendas, aunque esté falleciendo
de hambre. El que osara hacerlo estará bajo pena de condenación eterna.
El tal es un ‘liberal’ y lo excomulgaremos. Si alguien quiere sacar de sus
propios bienes una dádiva para alguna persona no convertida a Cristo,
puede hacerlo, pero no de estas ofrendas. ¡Definitivamente que no!" Pero,
¿no eran muy pobres los hermanos de Judea? ¿Por qué preocuparse
Pablo y sus compañeros por traer una “ofrenda abundante” (2 Corintios
8:20) a los cristianos en Judea si estos ya contaban con recursos
suficientes para brindar ayuda, individualmente, como pretenden los
“conservadores”, a judíos no convertidos? ¿O qué diríamos si los santos
pobres en Judea no tuvieran bienes propios con que socorrer a sus
conciudadanos no convertidos? ¿Si la única ayuda disponible fuera la
traída por Pablo y sus compañeros? Se supone que el frío legalista
respondiera: "Pues, ¡qué sufran y mueran! Yo los dejo morir antes de
quebrantar la doctrina del Señor, pues la iglesia no puede sacar nada
de sus tesoros para aliviar el sufrimiento de personas no obedientes
al evangelio". ¿Qué cosa dice? “¿Quebrantar la doctrina del
Señor?” Pero, ¡el Señor nunca ha enunciada semejante doctrina injusta,
contraproducente, falta de compasión natural, mala! El legalista cataloga su
interpretación personal como “doctrina del Señor”, revistiéndola de seriedad
y autoridad, pero su confusión y falta de madurez son evidentes a todo
aquel lleno de conocimiento correcto y capaz de discernir espiritualmente (1
Corintios 2:12-16). ¡Triste y necia inferencia esta! Más triste y más necia
aún por haber sido causa de malestar, malas sospechas, interminables
controversias y división entre cristianos durante unas cuantas décadas.
8.  Ejemplo de una inferencia defectuosa por descansar en datos
incompletos y puras asunciones: Que la congregación "A" no debe enviar
ayuda a la congregación "B" para que esta realice a su vez alguna obra
benévola o evangelística que sería incapaz de efectuar sin la cooperación de la
congregación "A".
a)  Esta inferencia es basada en la supuesta violación de una autonomía
congregacional radical, en la que incurrirían, teóricamente, ambas
congregaciones al cooperar de la forma indicada.
b)  A continuación, identificamos algunos datos incompletos o
asunciones que invalidan la inferencia:
(1)  Se asume que la "B" tome potestad sobre la "A", violando la
autonomía de esta, pero esto no es cierto. Por ejemplo, la “B” no ordena
ni obliga a la “A” a cooperar; lo único que hace es solicitar la
cooperación de la “A”. Recibiendo la petición, la “A” tiene el poder de
aprobarla o denegarla. Así que, la “A” toma su propia decisión. La “B”
no interfiere. La “B” no puede forzar a la “A” a decidir a favor de su
propuesta. Por lo tanto, la autonomía de la "A" se mantiene inviolable.
(2)  Si el cuerpo administrativo de la "A" decide cooperar con la "B"
enviando aportaciones, ha dispuesto de sus fondos conforme a su
propia voluntad. No ha cedido, de modo alguno, su autonomía a la
"B".
(3)  Aceptando la "B" la aportación de la “A”, su deber es proceder
honradamente, utilizando lo recibido, específica y exclusivamente, solo
para el propósito designado.
(4)  Con el ánimo de ilustrar y clarificar, presentamos la siguiente
comparación. José, agricultor, casado y padre de cinco hijos, se
enfermó hace cuatro meses. La familia gastó ya todos sus recursos y
está al borde de perder su casa y la finquita. Guillermo, llegando a
enterarse de la situación, se empeña en rescatar a José y su familia del
duro y penoso trance en el que se encuentran. Pero, Guillermo no
puede lograrlo él solo, pues tampoco es hombre pudiente. Así pues,
Guillermo solicita a Santiago, su amigo de infancia que vive en una
ciudad lejana, una aportación, y este, bien acomodado
económicamente, bondadosa y voluntariamente envía a Guillermo 5000
pesos para que Guillermo, a su vez, se los entregue a su vecino José.
Actuando Santiago así, ¿perdió en algún momento su libre albedrío?
¿Su autonomía personal? ¿Potestad sobre sus propios bienes?
Negativo, en absoluto. Pues, tampoco pierde, en ningún momento, la
congregación "A" su autonomía al decidir cooperar con la “B” en la
realización de una empresa espiritual que la “B” no podría llevar a cabo
sin la ayuda de su congregación hermana.
c)  Lamentablemente, la realidad que acabamos de resaltar no satisface a
“conservadores” empeñados en defender su posición doctrinal, sus
opiniones doctrinales, pese a que estas siembren mucha discordia y
causen divisiones. Se recurren a todavía más argumentos e inferencias, los
que pertenecen a la categoría de “porfías” por carecer tanto de hechos
bíblicos que los respalden como de sentido común. Dos ejemplos.
(1)  Primer ejemplo. Que no debiera haber "concentración de
fondos" en ninguna congregación.
(a)  La frase "concentración de fondos" no se compone de
palabras encontradas en las Sagradas Escrituras, siendo más bien
una frase inventada por los proponentes de la inferencia errónea
bajo escrutinio. ¿Acaso dictaran los apóstoles de Cristo, inspirados
por el Espíritu Santo, que recursos, incluso ofrendas, no fueran
“concentrados” en ninguna congregación local con el propósito de
realizar alguna obra específica de benevolencia o evangelismo? De
la manera que la “A”, en el ejemplo ya dado, puede cooperar con la
“B”, sin ceder ni la una ni la otra su autonomía, es decir, control
sobre asuntos congregacionales, asimismo las congregaciones de
la “C” hasta la “Z” podrían hacer otro tanto. Cada congregación en
particular evalúa la obra que propone la “B”. Se referida obra es de
gran alcance y meritoria de ejecución, unir fondos para su
realización sería precisamente lo indicado. “Concentrarlos”, pero no
con la idea de que la “B” los guardara o los dispusiera a su antojo,
sino con la de desembolsarlos solo para la obra anunciada y dentro
del tiempo estipulado.
(b)   Esta frase “concentración de fondos” es utilizada para impugnar
las motivaciones y los procedimientos de congregaciones que
quisieran cooperar para lograr obras de extensa envergadura. La
implicación es que algunas congregaciones se adueñaran de
muchos fondos de otras congregaciones, para luego administrarlos
a su antojo, y no honestamente, es decir, no conforme al propósito
que dictó su recaudación. Teóricamente, tal abuso pudiera ocurrir,
más sin embargo, la multiplicidad de ancianos, o administradores,
en cada congregación reduce enormemente el riesgo.
(c)  ¿Cuál procedimiento es más arriesgado: concentrar fondos
destinados a obra determinada en manos de un obispado
bíblicamente constituido, o concentrarlos en manos de un
evangelista? En cuanto a los “conservadores”, autores de tantísimas
divisiones entre cristianos que proclaman la doctrina de la unidad
bíblica, hemos observado que algunos de sus evangelistas reciben
y administran grandes sumas de dinero, hasta usándolo para
“comprar” a predicadores que hagan el compromiso de promover las
doctrinas peculiares y divisionistas que tanto aman sus propulsores.
(2)  Segundo ejemplo. Que las iglesias de Asia, Galacia, Macedonia
y Acaya enviaran sus ofrendas directamente a las iglesias de Jerusalén
y Judea, sin que ninguna otra congregación sirviera de intermediario de
modo alguno. Que no hubo ningunacongregación
"patrocinadora" por el medio.
(a)  "Patrocinadora.” Los auto denominados “conservadores”
utilizan muy frecuentemente este vocablo, elemento de la jerga que
han desarrollado a través de décadas, vehículo para sembrar dudas
y llevar cautivos a incautos. “Patrocinadora”, cargada de las
connotaciones que adquiere en el contexto de la doctrina de los
“conservadores”, resulta ser un término mal aplicado a la
congregación que recibe las aportaciones enviadas voluntariamente
por congregaciones hermanas, administrándolas de acuerdo con el
propósito designado. Por ejemplo, la congregación "A", ubicada,
digamos, en Panamá, recibe aportaciones de las congregaciones
"B", "C" y "D", ubicadas en Estados Unidos de América,
entregándolas a la congregación "E", establecida en una provincia
rural donde vive mucha gente pobre, para que la “E”, cuya feligresía
es muy pobre económicamente, pueda predicar las buenas nuevas
a todas las almas de su región y atender a los muchos necesitados
y enfermos del área. ¿Están la “B”, “C” y “D” patrocinando a la
“A”? ¿Está la “A” patrocinando, de mala manera, a la “E”? ¿Está
invadiéndola, interfiriendo con su autonomía, dominándola? ¡De
modo alguno! La “A”, suponiéndola una congregación honesta,
desinteresada y espiritual como debería ser, no tendría ningún plan
o agenda clandestina de hacerle daño a la “E”, de gobernarla, de
adueñarse de ella. Tampoco tendría la “A” ningún propósito
mundano y vil de enriquecerse a expensas de las congregaciones
“B”, “C” y “D”. Solo coopera para hacer factible obras benévolas
y evangelísticas muy importantes en un área de recursos muy
escasos, sirviendo meramente de enlace. ¿Qué mal hace? ¿Qué
pecado comete? Tan solo sirve como instrumento para que se haga
una obra noble, digna del nombre del Señor.
(b)  En lo concerniente a la distribución en Jerusalén y la provincia
de Judea de las abundantes ofrendas traídas por el apóstol
Pablo, el relato bíblico no informa detalles. Por lo tanto, es pura
conjetura afirmar que la gran congregación en Jerusalén, situada
estratégicamente en la capital, no recibiera y administrara ninguna
porción de las ofrendas, compartiéndolas con las demás iglesias de
Judea. En realidad, lo más probable es que lo hiciera. Esta
inferencia no es pura conjetura, pues es evidente que el apóstol
Pablo, al ser arrestado poco después de llegar a Jerusalén (Hechos
21:17-36), no hubiese contado con tiempo suficiente para visitar a
todas las iglesias de Judea. De hecho, su declaración ante el
gobernador Félix da a entender claramente que no había terminado
la obra de “hacer limosnas a” su “nación y presentar
ofrendas” cuando fue arrestado. Dice:“Estaba en ello, cuando
unos judíos de Asia me hallaron purificado en el
templo…” (Hechos 24:18). “Estaba en ello”, pero fue detenido
abruptamente al ser denunciado y luego arrestado. Entonces, ¿qué
pasó con el resto de los fondos aún no entregados a los necesitados
de Judea?  ¿Quién, o quiénes, se encargaría de ellos,
repartiéndolos de acuerdo con el propósito que motivó su
recaudación? ¿Acaso algunos compañeros de Pablo? ¿O quizás los
ancianos de iglesia en Jerusalén? Ya fuera estos o aquellos, el
asunto clave era asegurar que fueran entregados conforme al plan
tal cual presentado a las iglesias que los aportaron.
D.   Ejemplos de mandamientos apostólicos no vigentes en los países de
occidente por ser basados en costumbres culturales, y no en exigencias
espirituales necesarias para la salvación.
1.    El "ósculo santo" como forma de salutación. (Romanos 16:16; 2 Corintios
13:12; Lucas 7:45).
2.    El lavacro de pies (Lucas 7:44; Juan 13:1-17; 1 Timoteo 5:10).
3.    Ungir con aceite la cabeza de huéspedes (Lucas 7:46).
4.    Hacer uso las mujeres del velo, la mantilla o la cubierta (1 Corintios 11:2-
16).
E.  Ejemplo de una opinión identificada por el propio maestro como su parecer
o juicio personal y no una doctrina de la Biblia esencial para la salvación.
1.  Pregunta: ¿Hay que usar vino fermentado en la cena del Señor?
Respuesta: "Mi opinión es que no es conveniente usar vino fermentado. La
Biblia definitivamente autoriza el jugo de la uva y opino que es
preferible" (Ustedes me preguntaron, por Larry White, Volumen VI, Pág. 1).
2.  Este tipo de opinión no suele causar grandes controversias, ni mucho
menos, divisiones. Por cierto, no debería causarlas.
3.  Lamentablemente, no pocos creyentes pasan mucho tiempo en la "Casa
Malvada de los Divisionistas" pero poco tiempo en el "Templo de la Unidad".
Entre estos se encuentran quienes no soportan ninguna opinión contraria a la
suya sino rápido desenvainan la “Espada de la controversia” para descuartizar
a cualquier opositor. Es más, ¡tal parece que algunos se deleitan en hacerlo!
F.  Ejemplo de una opinión sobre cuestiones de procedimientos
evangelísticos que produjo un fuerte desacuerdo entre dos obreros destacados
pero que no causó división en la iglesia: Los "pareceres" encontrados de Pablo y
Bernabé sobre llevar consigo a Juan Marcos (Hechos 15:36-41).
1.  El trance: "Bernabé quería que llevasen consigo a Juan... pero a Pablo no le
parecía bien".
2.  El resultado: "Hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron".
3.  Observaciones:
a)  El verbo "parecía" confirma que se trata de "opiniones" o "pareceres".
b)  A pesar de lo fuerte del desacuerdo, es evidente que Pablo y Bernabé
no se excomulgaron mutuamente, ni involucraron a los demás hermanos,
polarizándolos y dividiéndolos.
c)  "…se separaron." Parece muy improbable que Pablo y Bernabé se
enemistaran por el resto de la vida, guardándose resentimientos y rencores,
difamándose el uno al otro, impugnando, cada uno, las motivaciones del
otro, como también su capacidad intelectual o dedicación espiritual.
Carecen de estatura espiritual, de nobles sentimientos, de atributos sanos
básicos, los predicadores o maestros que tales cosas hacen al diferir sobre
cuestiones de opiniones o pareceres, andando en la carne.
4.  Desenlace: Pasados muchos años, el apóstol Pablo solicita la presencia de
Marcos "porque me es útil para el ministerio" (2 Timoteo 4:11). Ciertamente,
este paso demuestra reconciliación entre los dos.  Se deduce, pues, que
quizás tuvieran razón tanto Bernabé como Pablo, al menos en parte, en su
disputa acerca de Juan Marcos cuando iban a emprender el segundo
viaje evangelístico.  Así es la naturaleza de muchas "materias opinables": Casi
siempre hay algo de "lógica" o de "verdad" en cada una. ¡Jamás deben causar
divisiones! Puede que las distintas opiniones sobre métodos y procedimientos,
al implementarse, produzcan en su totalidad mayor avance para la obra del
Señor.
G.  Ejemplos de opiniones que no concuerdan con la doctrina bíblica pero que
tampoco resultan, necesariamente, en pecado o condenación, y que, por ende, se
supone que causen divisiones.
1.  Ejemplos del tiempo apostólico.
a)  Abstenerse de ciertos alimentos (Romanos 14:3-23).
b)  Hacer "diferencia entre día y día" (Romanos 14:4-23).
c)  Comer, o no comer, lo sacrificado a ídolos (1 Corintios. 8).
2.  Ejemplos del tiempo presente.
a)  Ciertas opiniones sobre el Milenio.
b)  Ciertos conceptos de la "Deidad".
c)  Opiniones acerca de la "edad de la tierra".
d)  Opiniones sobre la naturaleza de la "tierra nueva".
3.  ¿Cómo describe el Espíritu Santo a los que traen opiniones que no
concuerdan con la doctrina bíblica? Los cataloga de "débiles"(Romanos 14:1).
4.  ¿Cómo deberían los maduros en la fe tratar a estos “débiles”?
a)  Recibirlos, "pero no para contender" sobre sus opiniones (Romanos
14:1).
b)  Al que confiesa tener tal clase de opinión y expresa el deseo de hacerse
miembro de la iglesia local, decirle:
(1)  "Le recibimos, pero con esta condición: No enseñará usted su
opinión ni en la congregación ni en los hogares de los miembros. Si lo
hace le tendremos por desobediente y potencial divisionista.”
(2)  "Le recibimos, pero le animamos a estar dispuesto a examinar de
nuevo sus opiniones mediante estudios con nosotros."
a)  Orientar a la congregación. "Amados hermanos, les informamos que el
hermano Fulano, presente en esta ocasión, nos ha dicho que quisiera
pertenecer a nuestra congregación. También nos ha informado que cree
que ningún matrimonio puede ser disuelto, no importa la razón, inclusive
adulterio, pero que respeta las opiniones contrarias a la suya y que no
traerá el tema como punto de controversia o división. No compartimos su
opinión por lo que dice Cristo en Mateo 19:1-12. Sin embargo, dado su
espíritu de humildad y tolerancia, lo recibimos como hermano, esperando
que crezca juntamente con nosotros en conocimiento y sabiduría."
H.  No todas las opiniones pesan lo mismo. 
1.  En el renglón de "materias opinables", el sentido común dicta que las
opiniones de los ancianos (obispos, pastores), evangelistas tendrían más peso
que las de neófitos en la fe o las de cristianos de poco conocimiento de la
Palabra, de poca experiencia en la vida espiritual.
2.  Lógicamente, las opiniones de "los que por el uso tienen los sentidos
ejercitados en el discernimiento del bien y del mal" (Hebreos 5:11-14) tienen
más peso que las opiniones de personas carentes de tal madurez, de tal vigor
espiritual.
3.  Consideremos el asunto de “modas apropiadas para mujeres y hombres
cristianos”.
a)  En primer lugar, observamos que no aparece en el Nuevo Testamento
un listado de modas particulares aprobadas o desaprobados, sino unas
directrices generales. Por ejemplo, “…que las mujeres se atavíen de ropa
decorosa, con pudor y modestia…” (1 Timoteo 2:9). Pero, “decorosa…
pudor y modestia” son términos relativamente subjetivos, con distintos
significados, connotaciones y aplicaciones en distintas culturas y distintos
tiempos. Así que, "modas" caen en la categoría de "materia opinable".
Pero, no totalmente ya que es preciso tener en cuenta y aplicar las normas
enseñadas en textos bíblicos tales como 1 Timoteo 2:9-10; 1 Pedro 3:1-7 y
1 Juan 2:16-17.
b)  A continuación, dos opiniones. ¿A cuál de las dos debemos dar más
importancia?
(1)  Habla Sonia, joven que tiene 17 años de edad y dos años de
convertida. "Yo creo que no es malo usar una falda cortita como las que
visten las demás muchachas porque esa es la moda moderna. No
tengo que vestirme como mi abuela para ser buena cristiana. Solo los
viejos llenos de pasión carnal censuran la moda moderna."
(2)  Habla Jorge, varón que tiene 45 años de edad y 15 de
convertido: "Yo opino que es malo para cualquier mujer, no importa su
edad, usar una falda cortita porque lo que hace es exhibirse
públicamente, despertar lujurias en los hombres e identificarse con las
mujeres de la vida libre. Hay modas decentes y bonitas que no
provocan ni seducen al hombre. Estas son las que la mujer cristiana
debiera escoger."
IV.  ¿Cómo debemos tratar a los que traen opiniones contenciosas las cuales bien
pueden desembocar en grandes controversias y divisiones? A continuación, lo que
dicen y hacen algunos, y lo que enseña la Biblia.

A.  "Seamos tolerantes. No lastimemos a ningún hermano."


1.  Este espíritu de tolerancia, admirado por muchos, puede resultar fatal para
la paz y la unidad de la iglesia.
a)  Es el mismo espíritu de los que "toleran" a los sectarios con sus falsas
doctrinas, de los que quieren llevarse bien con todo el mundo y de los que
no aguantan el conflicto que trae inevitablemente el choque de la Verdad
con el error (Judas 3).
b)  Es el mismo que promueve la idea de entrar en comunión con los
sectarios (divisionistas) recibiéndolos como hermanos en la común fe.
2.  Son las palabras de cristianos exageradamente "diplomáticos" de espíritu,
que carecen de valentía moral frente al mundo lleno de maldad y que muestran
un carácter débil frente a la mentira y el error en todas sus formas.
3.  Cristo, Pablo y los demás obreros lleno del Espíritu Santo no toleraban a los
divisionistas ni se valían de palabras suaves al referirse a los tales sino que los
denunciaron rotundamente, tronando en contra del divisionismo y llamando por
nombre a los culpables (1 Timoteo 1:18-20; 2 Timoteo 1:15; 2:16-18).
4.  Ejemplo: En una sesión de la Escuela de Estudios Bíblicos Avanzados en
Puerto Rico , cierto alumno reconvino al maestro porque éste señaló y
denunció a los que, alegando pertenecer a la iglesia, traen temas de los
"Antis", de los "Discipuladores", de los que insisten en "una sola copa",
etcétera. Dijo que más bien debemos "abrazarlos, amarlos y tolerarlos".
B.  "Dejémosle quieto. Quizás desista de vociferar sus opiniones y demandar que
las aceptemos."
1.  Tal consejo viene de un corazón tal vez demasiado paciente y poco realista.
La virtud de la paciencia, llevada al extremo, puede convertirse en el vicio de la
inacción, o sea, en el de soportar y sobrellevar y seguir soportando cuando lo
indicado es tomar medidas para poner fin al mal con miras a evitar todavía más
consecuencias lamentables.
2.  Las almas obstinadas y agresivas se aprovechan de los líderes demasiado
pacientes para seguir sembrando la mala semilla de la división.
C.  "Es cierto que el hno. Fulano es muy dado a opinar y arbitrario en sus juicios.
Pero es buen predicador; tiene mucho talento; tiene carisma; es persuasivo. Es
humilde y goza de la confianza de muchos hermanos. No le ofendamos. Lo
necesitamos."
1.  Pero si divide a la grey, todas sus buenas cualidades quedan nulas. No
sería nada más que un lobo vestido de oveja.
2.  Sus cualidades buenas lo hacen todavía más peligroso y con más razón
debe la iglesia actuar para controlarlo.
D.  Algunos líderes son muy prontos para ceder el púlpito a casi cualquier
creyente, incluso a hermanos conocidos por controversiales, para que exponga
frente a toda la congregación sus opiniones, interpretaciones y razones.
1.  El sentido común dicta que este proceder no es nada sabio.
2.  Más sabio será escuchar en privado al hermano cuyas credenciales
espirituales se desconocen o son dudosas. Luego estudiar cuidadosa e
imparcialmente todos sus planeamientos, razonar, consultar, investigar a
fondo, meditar y orar.
E.  Hay quienes le dan mucho tiempo y mucha importancia a la persona que viene
con opiniones e interpretaciones nuevas, sin haber examinado de antemano sus
ideas a la luz de la Biblia o consultado a los hermanos más estudiosos y
experimentados. Lo nuevo fascina y enreda a no pocos.
1.  Foro para exponer sus ideas es lo que busca él que trae cosas nuevas. ¿Por
qué complacerle sin conocerle o saber lo que cree?
2.  Los debates, las controversias y los largos diálogos que resultan de su
ponencia en el púlpito o frente a la clase son precisamente el fruto que busca.
Le facilitan grandemente la divulgación de sus ideas y opiniones.
3.  Más sabio será escuchar en privado a todo aquel que trae cosas nuevas en
lugar de brindarle enseguida la oportunidad de proclamarlas, sin que se hayan
examinado de antemano por el liderato de la congregación. Si el hermano en
cuestión ha publicado artículos, folletos o libros, conseguirlos y escudriñarlos
sería muy sabio.
F.  Tito 3:10-11 nos instruye sobre cómo tratar a divisionistas. “Al hombre que
cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo, sabiendo que el
tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio.”
1.  Acabar rápido con ellos. ¡Dos advertencias, nada más! “…después de una y
otra amonestación deséchalo…”
2.  Identificarlos pronto y tomar acción enseguida.
a)  Proceder así presupone que los administradores estén al tanto de todo
lo que está pasando en la congregación. Esto lo pueden lograr por medio
de:
(1)  Visitar regularmente a los hogares de los miembros.
(2)  Inquirir sobre su estado espiritual.
(a)  Las inquietudes que sientan.
(b)  Las dudas que tengan.
(c)  Los problemas o pruebas que estén pasando.
(3)  Escuchar atentamente todos sus comentarios y observaciones.
(4)  Solicitar sugerencias para la obra de la iglesia.
b)  Ser imparcial al pesar en la balanza a cualquier miembro sospechado de
ser divisionista.
(1)  No permitir que una amistad estrecha distorsione percepciones o
evaluaciones.
(2)  No permitir que alteren el buen juicio los siguientes factores: los
muchos años que la persona haya pasado en ministerios espirituales,
sus habilidades o talentos (por ejemplo, de orador o de maestro) o su
reputación entre los demás cristianos. 
 

2 Tesalonicenses
Exposiciones sobre textos particulares
El gran teatro estilo romano de la ciudad antigua de Tesalónica. ¿Acaso incorporara la
iglesia de Tesalónica, o de cualquier otro lugar del Imperio Romano, elementos del
teatro al efectuar sus misiones divinas?

Guías para el desarrollo de clases bíblicas sobre el


contenido de 2 Tesalonicenses
Estudiando y aplicando las enseñanzas del Espíritu Santo reveladas en esta
epístola del apóstol Pablo.
 
Lección 1  Sobre el Capítulo 1 de 2 Tesalonicenses. Guía para el desarrollo de la
clase. (Ocho páginas de preguntas y ejercicios.)
Lección 2  Abarca 2 Tesalonicenses 2:1-12. El análisis de cuándo es destruido
el "hombre de pecado" prueba la falsedad de la doctrina del "rapto". Ocho páginas de
preguntas, escoger, definir términos, cierto o falso, etcétera.
Lección 3  2 Tesalonicenses 2:13-17. Guía para el desarrollo de la clase.
Lección 4  2 Tesalonicenses 2:13-17. Guía para el desarrollo de la clase.
Lección 5  Estudio de 2 Tesalonicenses 3:6-18. Guía para el maestro. El deber de
trabajar, disciplina para el cristiano ocioso que come el pan de otro. El significado de
trabajar "sosegadamente".
 
1:6-10
¿Cuál viene primero: el Milenio o “el día del Señor”? Determinantes los
eventos que acaecen en “el día del Señor”. La yuxtaposición, en la línea del
tiempo, entre el Milenio y “el día del Señor”: ¿cuál viene primero? En este
estudio, primero anotamos algunos eventos que tomarán lugar en “el día del
Señor” conforme a las revelaciones dadas en las epístolas del apóstol Pablo a la
iglesia en Tesalónica. Escudriñamos 1 Tesalonicenses 4:13-18; 5:1-11; 2
Tesalonicenses 1:6-10; 2:1-12. La venida de Cristo "con voz de mando, con voz
de arcángel, y con trompeta de Dios". La resurrección de los "muertos en
Cristo". Luego, la transformación de los santos vivos en la tierra. Entonces, todos
son "arrebatados... para recibir al Señor en el aire". "Así estaremos siempre
con el Señor." La tribulación, retribución y destrucción que el Señor trae
sobre perseguidores y desobedientes en su Segunda Venida. Cómo
será "glorificado en sus santos". La destrucción del "hombre de pecado, el hijo
de perdición... aquel inicuo" por Cristo en su Segunda Venida. Se resalta cómo
los "rapteros" contradicen todas estas enseñanzas bíblicas con sus teorías
sobre "rapto secreto" y "dejado atrás". Luego, analizamos detenidamente los
eventos culminantes descritos en 2 Pedro 3:10-14. En "el día del
Señor" que "vendrá como ladrón en la noche", "los cielos pasarán con grande
estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que
en ella hay serán deshechas". Examinamos cuidadosamente toda la terminología
de este controvertido pasaje, de nuevo confirmando que las doctrinas de "rapto
secreto" y "dejado atrás" no cuentan con ningún respaldo bíblico.
2:1-12       
¿Cuál viene primero: el Milenio o “el día del Señor”? Determinantes los
eventos que acaecen en “el día del Señor”. La yuxtaposición, en la línea del
tiempo, entre el Milenio y “el día del Señor”: ¿cuál viene primero?
"El hombre de pecado ... el hijo de perdición... el inicuo" de 2 Tesalonicenses,
el capítulo dos. ¿Quién lo detenía?
Ateo apunta a una “contradicción” entre 2 Samuel 24:1 y 1 Crónicas 21:1.
¿Jehová o Satanás? Argumentos de ateos contra Dios, la Biblia e iglesias.
Número 5. Escaramuza entre el “Imperio de Ateos” y el “Reino de Dios”.
Alegación de un ateo. Paráfrasis. Se contradicen 2 Samuel 24:1 y 1 Crónicas
21:1, confundiéndose a Dios con Satanás, o viceversa, en los dos textos. En el
primero se dice que Jehová incitó a David a hacer un censo de Israel y de Judá,
mientras en el segundo Satanás es identificado como el ente que incitara a David
a hacer el censo. Aclaraciones de un cristiano. Análisis detallado de por qué
Jehová Dios permite a Lucifer-Satanás interactuar con los seres humanos en
asuntos de pruebas, engaños, prodigios mentirosos, castigos, etcétera. En adición
al caso de David y el "censo del pueblo" de Israel, se estudian los casos de las dos
bestias de Apocalipsis 13 donde "se le permitió" se dice en referencia a ambas
entidades, y además, el caso de Job, en el que Dios permite a Lucifer-Satanás
destituir y enfermar gravemente a Job "sin causa". Se traen a colación Romanos
1:18-32 y 2 Tesalonicenses 2:1-12. Estimado cristiano, ¿está usted preparado
para resistir los ataques de ateos?  
"Imperio Global de Ateos" versus "El Reino de Dios" ¿Preparativos
acelerados para la transición del Milenio de libertad religiosa al "poco de
tiempo" y Armagedón? Mensaje (sermón) ilustrado para PowerPoint y otras
aplicaciones. Veinte imágenes (diapositivas).

También podría gustarte