Está en la página 1de 4

RESEÑA.

Saberes Pedagógicos Y Formación De Profesionales En La


Actualidad. Mónica
Fernández.

Saberes pedagógicos y formación de profesionales en la actualidad, es un texto


realizado por Mónica Fernández de la Universidad Nacional de La Plata. Facultad
de Humanidades y Ciencias de la Educación, este texto fue expuesto y explicado en
el VIII Encuentro de Cátedras de Pedagogía de Universidades Nacionales
Argentinas Teoría, formación e intervención en Pedagogía.

Mónica Fernández alude que el desarrollo de este texto está envuelto con una
Pedagogía y con una formación docente que se encuentran en la actualidad
interpeladas por la crisis de los sistemas educativos en América Latina.

Entonces, lo que sin duda desea con estas serie de definiciones, es la oportunidad
en la cual le permita acercarse a la situación, de qué lugar le cabe a la educación en
la sociedad actual y la configuración de un campo del saber cuyas fronteras se
muestran cada vez más dinámicas y en expansión, es decir, su máxima inquietud es
buscar, analizar de qué manera los saberes, los conceptos y las realidades
pedagógicas se articulan, se entrelazan con los saberes, conceptos y realidades de
otras disciplinas.

Es así, dónde trabaja y tiene en cuenta los principales debates actuales en torno a
la formación profesional, en cuanto a la sacralización de los saberes, usos,
costumbres de escrituras pedagógicas, que ayudarán a intentar dar respuestas a
interrogantes, alrededor de cuales podrían ser los mejores encuentros con los
actores del sistema educativo, la formación docencia, profesionales y su
acompañamiento con la pedagogía, etc.

también señala es despojo del sector o espacio escolar y las universidades y como
una de la otra puedan estar más en relación, y esto se daría en el momento que
dejemos de pensar, eso sí; los profesionales en la enseñanza, no se confundan con
que la educación no es una responsabilidad política, ya qué dar clases, enseñar y lo
que hace un profesor en un salón de clases es por sí un acto político, como un acto
de movilidad y dinamismo, de acuerdo, al aporte de Miguel Duhalde, además,
porque implicaría en la actualidad un repensar y resignificar la formación docente.

Con todo lo anterior, la autora Mónica Fernández establece que estudiar la


categoría saberes pedagógicos, es la principal puerta en abrirse y encontrar la
verdadera posición o donde está situada la pedagogía en la formación de
profesionales, de este modo se indaga y se relaciona estos saberes con otros
saberes, que viene siendo los “saberes socialmente productivos”, que terminan
ayudando y relacionando conceptualmente con los saberes de otras profesiones u
oficios.

Es desde ahí, por el cual relaciona los saberes socialmente productivos, con
perspectivas sociales, filosóficas dándole significado y afección al momento de
transformar y percibir las realidades, donde el estudio de estas características es
importante el contexto histórico, para su mayor entendimiento.

Un entendimiento que en el caso del campo de la pedagogía, podemos


hablar de saberes socialmente productivos ya que asumen la experiencia
colectiva en la producción y al mismo tiempo, son útiles y valiosos para la sociedad
en tanto ésta asume a la educación como actividad necesaria e irreemplazable

Por consiguiente, este saber socialmente productivo Fernández le arguye el tema


de capital cultural ya que este producirá o se entendería, que estos tipos de saberes
se enseñan y aprenden dentro y fuera de las instituciones, de manera formal
e informal, y se transmiten entra e intergeneracionalmente, implicando a las
familias, a las organizaciones y a las personas.

Por lo cual, sigue el desarrollo de su texto haciendo referencia y un tipo de distinción


o evaluando desde la actualidad en el campo de la educación y el
trabajo, se presentan fuertes distinciones entre competencias y saberes aun
cuando no se han saldado las discusiones teóricas al respecto, resulta necesario
vincular el campo de la formación para la enseñanza con el del trabajo.

Es así que, utiliza una definición de CINTERFOR a quien se puede considerar el


interlocutor principal en los debates sobre competencias laborales, Antelo y
Alliaud, al referirse al tema abrevan de la obra de Perrenoud, quien afirma que las
competencias son las capacidades de movilizar varios y distintos recursos
cognitivos para enfrentar y resolver situaciones de enseñanza; mientras que ellos
mismos prefiere llamarlas capacidades básicas. Y el CINTERFOR, en la voz de
Pedro Daniel Weinberg y de Fernando Casanova plantea para el caso de la
formación para el trabajo que nos encontramos ante una crisis del modelo
monopólico de formación profesional vinculado a la educación desde que
explotó la oferta educativa de formación profesional en los últimos años tanto en el
sector público como en el sector privado.

La experiencia en la transmisión de los conocimientos a los que son los futuros


profesionales, se realiza mediante el uso de cátedras universitarias en los que
resulta un desafío para los docentes, en donde se tienen en cuenta distintas
perspectivas en las que se encuentran la Psicoanalítica, la instrumental, política-
filosófica y la pedagogía. Es que muchos de los grandes aportes a la educación
occidental no provienen exactamente de pedagogos sino de personas dedicadas a
otras áreas en las que se destacan como la sociología, filosofía, teología y química,
lo que argumenta la autora en que lo importante es la forma de transmitir el
conocimiento a los estudiantes y es lo que convierte en un buen pedagogo. Es por
esto que Mónica Fernández cae en retomar las de Freire; la necesidad de asumir un
rol político antes que sólo pedagógico ante las nuevas generaciones y en diálogo
con la comprensión de la singularidad territorial e histórica.

Los textos producidos por los profesionales de la pedagogía van dirigidos hacia los
docentes que deben hacer uso de herramientas con las cuales pueda transmitir su
conocimiento hacia sus estudiantes, en los que menciona que no solamente la
pedagogía es esencial para este desafío de la enseñanza hacia estudiantes
universitarios como de escuela, sino que debe hacer uso de herramientas de otras
disciplinas para poder dar una enseñanza de calidad.
En conclusión, el texto de la autora Mónica Fernández en los que hace uso de los
conceptos pedagógicos y el uso de otras ciencias para dar una enseñanza tanto en
estudiantes de escuela como de universidad, en los que destaca la formación de los
docentes en la rama de la pedagogía y el uso de aportes de las ciencias como la
filosofía y la psicología para garantizar una enseñanza de calidad y una transmisión
del conocimiento efectivo por parte de los docentes hacia sus estudiantes.