Está en la página 1de 3

¿HACIA UNA

HUMANIDAD SIN
HUMANIDADES?
FERNANDO SAVATER
MATERIA: UNIVERSIDAD Y SOCIEDADES
DOCENTE: PSIC. BENJAMÍN CRUZ SOTO
ACTIVIDAD: 02 INFOGRAFÍA
ALUMNA: NANCY DE LEÓN GONZÁLEZ
GRUPO: 13
En cada época se tienen sus terrores.
Pueden ser los fantasmas, pero no
representan con clarividencia los peligros,
que realmente se presentan.

Un historiador francés actual estuvo


investigando que agobiaban a los
parisinos, en los que se figuraban; Viendo desde el terreno de la educación, uno de
invasión inminente de los cosacos, la los fantasmas es la hipotética desaparición en
perversa doctrina del neokantismo o la los planes de estudio de las humanidades,
moda de incinerar los cadáveres, pero ni sustituidas por especialidades técnicas que
una sola palabra e cambio sobre el mutilaran a las generaciones futuras de la visión
nacionalismo o el desarrollo científico de histórica, literaria y filosófica que son
nuevas armas de exterminio masivo, es imprencentibles para la humanidad. Ahora se
muy poco seguro que se muestren de enfocan en estudiar y reforzar los conocimientos
verdad el rostro de los problemas científicos o técnicos a los que se supone una
venideros. utilidad práctica inmediata, una directa
aplicación laboral. La innovación ha dado paso a
la tecnología del futuro, gozando así del mayor
prestigio, mientras que la rememoración del
pasado o de las grandes teorías suenen a
pérdida de tiempo. Escepticismo existe sobre
todo cuando se presenta como aspirando a una
concepción global, orientando hacia lo totalitario
y sujeta a controversia inacabables que el afán
políticamente correcto del día prefiere dejar
abiertas para su gusto. En una sociedad
multiétnicas, resulta ser peligrosas o al menos
delicadas las excursiones hacia los, orígenes; en
cuanto a fines políticos o estéticos, tampoco
parece fácil de pergeñar. Para ello hay que
localizar una zona templada de la introducción
de los medios y solido territorio del
pragmatismo calculador.
Las facultades que el humanismo pretende
desarrollar son la capacidad crítica de
análisis, la curiosidad que no respeta
dogmas ni ocultamientos, el sentido de
razonamiento lógico, la sensibilidad para
apreciar las más altas realizaciones del
espíritu humano, la visión de conjunto ante
el panorama del saber, etc. Ciertamente es
más es más enriquecedora humanamente la
filosofía, e incluso cualquier literario todas
son útiles: la música, la danza, la redacción,
etc. Conocer nuestra historia es algo muy
importante para incentivarnos con ella
actualmente se considera innecesaria ya que
es algo que queda en el pasado.

Los docentes mantienen un


trabajo muy importante, la de
inculcar la verdad sobre los Las tecnologías son a destrucción
alumnos, para formar en ellos de la humanidad, supuestamente
una persona más humana. La esto esta creado para facilitar el
clave es la lectura de esa manera conocimiento y reforzarlo, no para
podemos adquirir conocimiento
denigrar a otros individuos, para
intelectualmente, reforzando la postear su estados y hacer público
comprensión y poder interpretar cosas que deberían ser más
lo que hay alrededor. Fermentar privados, tristemente la realdad es
una opinión la cual se pueda
otra. Los valores se va perdiendo
manifestar y expresarse, cada vez más y nuestra humanidad
argumentar y concluir junto con ello. Los hombres están
lógicamente, ayudando a formar creando armas nucleares que
una ideología razonable, que pueden acabar con el mundo,
pueda hacer uso de su razón,
realmente no somos lo
mantener un espíritu natural, suficientemente consientes para la
saber lo que es la dignidad y utilización de la tecnología,
reconocer a un loco. necesitamos educarnos de nuevo.

Vive la vida. Vívela en la calle y en el silencio de tu biblioteca. Vívela con los demás, que son
las únicas pistas que tienes para conocerte. Vive la vida en esos barrios pobres hechos para la
droga o el desahucio y en los grises palacios de los ricos. Vive ¡a vida con sus alegrías
incomprensibles, con sus decepciones(casi siempre excesivas), con su vértigo. Vívela en
madrugadas infelices o en mañanas gloriosas, a caballo por ciudades en minas o por selvas
contenidas o por paraísos, sin mirar hacia atrás. Vive la vida. (Luis Alberto De Cuenca,
“Por fuertes y fronteras”)

También podría gustarte