Está en la página 1de 3

Infografía

Los ecosistemas: el ecosistema es un sistema natural que está formado por un


conjunto de componentes bióticos y abióticos. Es una unidad compuesta de
organismos interdependientes que comparten el mismo hábitat, y suelen formar
una serie de cadenas que muestran la interdependencia de los organismos dentro
del sistema, toma en cuenta las complejas interacciones entre los organismos
(plantas, animales, bacterias, algas, protistas y hongos) que forman la comunidad
(biocenosis) y los flujos de energía y materiales que la atraviesan. El ecosistema
estudia las relaciones que mantienen entre sí los seres vivos que componen la
comunidad, pero también las relaciones con los factores no vivos.

El flujo de energía; el flujo de energía ingresa en el ecosistema a través de la


energía solar, donde los organismos fotosintéticos transforman en energía química
almacenada en compuestos orgánicos. A su paso por cada nivel trófico, una parte
de la energía contenida en estos compuestos orgánicos es liberada por la
respiración y se cede al medio en forma de calor. Así, toda la energía química
almacenada es transformada en energía calorífica. La energía es transformada en
energía química y almacenada en la estructura de las sustancias orgánicas
sintetizadas. Mediante la respiración en la que las células liberan energía a partir
de la glucosa y del oxígeno atmosférico, produciendo dióxido de carbono y agua
como productos de desecho.

Las transferencias de energía de un nivel alimenticio a otro se realiza mediante


la nutrición heterótrofa que se desarrolla en diversas fases; capturas de alimentos,
digestión, respiración, síntesis de nuevas sustancias y excreción. Y los
productores consumen materia inorgánica y la transforman en su propia materia
orgánica. Los organismos del siguiente nivel trófico consumen esta materia y la
transforman, a su vez, en materia propia. El proceso se repite en cada uno de los
niveles tróficos del ecosistema. Finalmente los organismos descomponedores
transforman la materia muerta (restos de animales, excrementos, hojas muertas)
en compuestos inorgánicos que pueden ser reutilizados de nuevo por los
productores. La materia circula en el ecosistema mediante; los compuestos
inorgánicos del medio, transformados en materia orgánica en la fotosíntesis, y son
finalmente devueltos al medio y pueden volver a ser utilizados por los productores.

Importancia del ecosistema en la biodiversidad: la biodiversidad es la variedad


de formas de vida en el planeta, más allá de la diversidad dentro de cada especie,
entre las especies y entre los ecosistemas y varía según las distintas regiones
ecológicas, y es mucho más alta en las zonas tropicales que en climas templados.
Se puede sintetizar en dos rasgos esenciales, es el fruto del trabajo de millones de
años de la naturaleza, por lo que su valor es incalculable e irremplazable y es
garantía para el funcionamiento correcto del sistema que forman los seres vivos,
junto con el medio en el que viven y al que contribuyen para su supervivencia, la
biodiversidad de las especies nos provee bienes tan necesarios como el alimento
o el oxígeno, nos proporciona materias primas que favorecen el desarrollo
económico, produce energía que utilizamos como combustible, es el origen de
algunos medicamentos y, finalmente, pero no por ello menos importante, nos
colma la retina de hermosos paisajes que podemos disfrutar, y permite que los
ecosistemas ajusten las alteraciones a las que se ven sometidos, como son los
fuegos extremos o las inundaciones. La diversidad genética previene de
enfermedades y ayuda a las especies a ajustarse a los cambios de su medio
ambiente.

Tipos de ecosistemas:

Ecosistema terrestre: está formado por toda aquella porción de tierra que
encuentra en los continentes o en el subsuelo de estos, pero que se encuentran
separados del mar. Los individuos más numerosos en este ecosistema son los
insectos, de los que existen 900.000 especies. Las aves ocuparían el segundo
lugar, con unas 8.500 especies y en tercer lugar, los mamíferos de los que hay
4.100 especies. Podemos distinguir a su vez varios tipos de ecosistemas
terrestres, cada uno definido por el suelo y el clima en el que se encuentran,
condicionando toda la vida que se desarrolla en él:

Ecosistema desértico; se caracteriza por ser un terreno extremadamente inhóspito


en donde no existe prácticamente vegetación ni fauna, ya que solo las especies
más duras son capaces de sobrevivir en este entorno tan hostil.

Ecosistema forestal; este tipo de ecosistema es aquel que tiene como vegetación
predominante los árboles y la flora en general, y representa un 25% de la
superficie terrestre del planeta. Existen varios tipos de ecosistemas forestales en
función de su temperatura, frondosidad y humedad: bosque de frondosas, estos
presentan una vegetación de hoja ancha y están dominados por plantas
angiospermas. Son muy ricos en especies y fauna, un ejemplo de éstos son las
selvas. Bosque de coníferas, son aquellos que están dominados por plantas
gimnospermas, es decir, que carecen de frutos. Presentan hojas perennes
aciculares y un ejemplo de éstos son las taigas. Y Los bosque mixto, en este
grupo englobamos aquellos en donde hay un equilibrio entre los dos tipos
anteriormente citados.

Ecosistemas montañoso; se caracteriza por presentar un relieve elevado y una


fuerte variación topográfica con fuertes pendientes. Se encuentran repartidos a lo
largo de todo el planeta y en ellos está contenido el 80% de las reservas de agua
dulce de todo el planeta.

Ecosistema acuático: se distingue por desarrollarse en masas de agua en este


ecosistema las variaciones de temperaturas no son muy marcadas, por lo que esta
no afecta la supervivencia de los seres vivos. Este ecosistema es el de mayor
tamaño ya que representan el 75%. Podemos distinguir entre dos tipos de
ecosistemas acuáticos: los de agua salada y los de agua dulce:

Ecosistema de agua salada; estos se componen de mares, océanos y marismas y


se caracterizan principalmente, como su propio nombre indica, por la salinidad de
sus aguas.

Ecosistema de agua dulce; en éstos, los cuerpos de agua se caracterizan por la


ausencia de salinidad. Sus principales formas son los ríos, lagos, lagunas y
pantanos entre otros.

Ecosistemas aéreo: Es un ecosistema de transición, es decir, que no es habitado


permanentemente por ningún ser vivo, pues deben de bajar al ecosistema
terrestre para descansar, alimentarse, y es por ello que en muchas ocasiones se
suele ubicar dentro del ecosistema terrestre.

Ecosistema artificial: es aquél en el que la acción del ser humano ha creado


espacios radicalmente distintos a los que existían hasta hace unos pocos milenios,
como la presencia de edificios, rascacielos y grandes extensiones cubiertas por
luces, cemento y pavimento hace que algunas especies se adapten a estos
entornos y otras no.

También podría gustarte