Está en la página 1de 3

33 versículos de ánimo

1. «Así que no temas, porque Yo estoy contigo; no desmayes, porque Yo soy tu Dios.
Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con Mi diestra victoriosa.» Isaías 41:10

2. «Cuando tengo miedo, pongo en ti mi confianza.» Salmo 56:3

3. «No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego,
presenten sus peticiones a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento,
cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.» Filipenses 4:6–7

4. «La paz les dejo; Mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo.
No se angustien ni se acobarden.» Juan 14:27

5. «Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder, amor y
autodisciplina.» 2 Timoteo 1:7

6. «En esa clase de amor no hay temor. Porque el amor perfecto expulsa todo
temor. Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos
experimentado plenamente el perfecto amor de Dios.» 1 Juan 4:18

7. «Cuando en mí la angustia iba en aumento, Tu consuelo llenaba mi alma de


alegría.» Salmo 94:19

8. «Pero ahora, así dice el Señor [...]. No temas, que Yo te he redimido; te he


llamado por tu nombre; tú eres Mío.» Isaías 43:1

9. «La angustia abate el corazón del hombre, pero una palabra amable lo
alegra.» Proverbios 12:25

10. «Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque Tú estás a mi
lado; Tu vara de pastor me reconforta.» Salmo 23:4

11. «Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes!
Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.» Josué 1:9

12. «Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes.
Cada día tiene ya sus problemas.» Mateo 6:34

13. «Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él los exalte a su
debido tiempo. Depositen en Él toda ansiedad, porque Él cuida de ustedes.» 1 Pedro
5:6–7

14. «Digan a los de corazón temeroso: Sean fuertes, no tengan miedo. Su Dios [...]
vendrá a salvarlos.» Isaías 35:4

15. «No se preocupen por su vida, qué comerán; ni por su cuerpo, con qué se
vestirán. La vida tiene más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa. Fíjense en
los cuervos: no siembran ni cosechan, ni tienen almacén ni granero; sin embargo, Dios
los alimenta. ¡Cuánto más valen ustedes que las aves! ¿Quién de ustedes, por mucho
que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? Ya que no pueden
hacer algo tan insignificante, ¿por qué se preocupan por lo demás?» Lucas 12:22–26

16. «El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de


mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?» Salmo 27:1

17. «Encomienda al Señor tus afanes, y Él te sostendrá; no permitirá que el justo


caiga y quede abatido para siempre.» Salmo 55:22

18. «Él habló en seguida con ellos y les dijo: "¡Cálmense! Soy Yo. No tengan
miedo".» Marcos 6:50

19. «Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el
Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los
abandonará.» Deuteronomio 31:6

20. «Porque Yo soy el Señor, tu Dios, que sostiene tu mano derecha; Yo soy quien
te dice: “No temas, Yo te ayudaré. No temas —afirma el Señor—, porque Yo mismo te
ayudaré”; ¡el Santo de Israel es tu redentor!» Isaías 41:13-14

21. «Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en


momentos de angustia.» Salmo 46:1

22. «El Señor está conmigo, y no tengo miedo; ¿qué me puede hacer un simple
mortal? El Señor está conmigo, Él es mi ayuda.» Salmo 118:6-7

23. «Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale
bien librado.» Proverbios 29:25

24. «Él se levantó, reprendió al viento y ordenó al mar: “¡Silencio! ¡Cálmate!” El


viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo. “¿Por qué tienen tanto miedo?
—dijo a Sus discípulos—. ¿Todavía no tienen fe?”» Marcos 4:39–40

25. «El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen; a su lado está para
librarlos.» Salmo 34:7

26. «¡Dichosos si sufren por causa de la justicia! No teman lo que ellos temen, ni se
dejen asustar.» 1 Pedro 3:14

27. «Busqué al Señor, y Él me respondió; me libró de todos mis temores.» Salmo


34:4

28. «No les tengas miedo, que el Señor tu Dios pelea por ti.» Deuteronomio 3:22

29. «Poniendo Su mano derecha sobre mí, me dijo: "No tengas miedo. Yo soy el
Primero y el Último”.» Apocalipsis 1:17
30. «Jesús le dijo al jefe de la sinagoga: "No tengas miedo; cree nada
más".» Marcos 5:36

31. «Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los
demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni
cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha
manifestado.» Romanos 8:38-39

32. «Porque el Señor tu Dios está en medio de ti como guerrero victorioso. Se


deleitará en ti con gozo, te renovará con Su amor, se alegrará por ti con
cantos.» Sofonías 3:17

33. «El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. Yo
le digo al Señor: "Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío". […] Te
cubrirá con Sus plumas y bajo Sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu
baluarte! No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que
acecha en las sombras ni la plaga que destruye a mediodía. Podrán caer mil a tu
izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará. […] Porque Él ordenará que
Sus ángeles te cuiden en todos tus caminos […]. “Yo lo libraré, porque él se acoge a Mí
—dice el Señor—; lo protegeré, porque reconoce Mi nombre. Él me invocará, y Yo le
responderé; estaré con él en momentos de angustia; lo libraré y lo llenaré de
honores”.» Salmo 91:1-15