Está en la página 1de 2

SE RADICA EL NUEVO PROYECTO DE LEY DE PROPIEDAD HORIZONTAL

El día de ayer 30 de agosto de 2020, se radicó el proyecto de ley de propiedad


horizontal, el cual, aunque deroga la ley 675 de 2001, rescata muchas partes de
ella, elimina otras, aclara algunos procedimientos y crea algunas figuras nuevas.
El hecho de que el proyecto derogue la ley 675 de 2001, ha generado todo tipo de
descontento por parte de muchas personas, lo cierto es que bueno o malo, con
adeptos y opositores, el proyecto se ha radicado.
Este proyecto ha cobrado mucha fuerza toda vez que está respaldado por tres
representantes a la Cámara (José Uzcátegui, José Daniel López y Jhon Jairo
Bermúdez) y las senadoras (Angélica Lozano y Paloma Valencia), demás que
goza del interés de muchos otros congresistas y está respaldado por varios
sectores como es el de la construcción, uno de los sectores más poderosos del
país.
El paso a seguir es el estudio consiente del proyecto, la revisión de su contenido,
la evaluación de la conveniencia o no de lo que en él se escribió. Por supuesto, es
imposible lograr consenso entre todos, pero los aportes que cada quien haga son
importantes, y deben ser atendidos.
Uno de los temas que ha generado interés general es la creación del Registro
Único Nacional de Administradores de Propiedad Horizontal (RUAPH), el cual
consiste en una plataforma digital de carácter nacional a cargo del Ministerio del
Interior, al cual deberá inscribirse todo aquel que pretenda ejercer las funciones de
administrador de propiedad horizontal.
Algo que ha generado todo tipo de reacciones es el artículo 107 relacionado con
los requisitos para este registro, los cuales son además de acreditar título de
bachiller, exige formación académica en el grado de tecnólogo en propiedad
horizontal o formación para el empleo con una equivalencia al grado de tecnólogo
de conformidad con el Marco Nacional de Cualificaciones, en relación con las
materias que competen a la administración de propiedad horizontal, certificada por
cualquier entidad educativa pública o privada reconocida para impartir educación
superior y/o educación para el trabajo y desarrollo humano, avalada por el
Ministerio de Educación o Ministerio del Trabajo.. No obstante, habrá un periodo
de transición de 12 meses para que los administradores con mínimo cinco años de
experiencia laboral se inscriban sin necesidad de los requisitos anteriores.
En mis diferentes recorridos a lo largo y ancho de nuestro querido país, he
recibido casi que de manera unánime la solicitud en cuanto a que se
profesionalice la actividad de administración de copropiedades, y bueno, de una
manera u otra, ahora existe un proyecto que regula la actividad, no solo en la
profesionalización, sino además en la ejecución administrativa ya que el mismo
proyecto incluye un régimen sancionatorio por las infracciones que cometan los
administradores, con sanciones según su gravedad: Infracciones muy graves
serán sancionadas con la suspensión del Registro Único de tres (3) a cinco (5)
años y/o multa desde 1000 UVT hasta 5000 UVT; Infracciones graves serán
sancionadas con la suspensión de uno (1) a tres (3) años del Registro Único y/o
multa desde 500 UVT hasta 1000 UVT; Infracciones leves serán sancionadas con
una amonestación escrita en el Registro Único y/o multa desde 10 UVT hasta 500
UVT. Siendo el alcalde correspondiente, a través de sus funcionarios, quien podrá
imponer tales sanciones a los administradores. Este proyecto no contempla el
derecho de apelación al momento de imponer una sanción, asunto que puede ser
lesivo para los administradores, ante cualquier injusticia, tal como se evidencia en
el artículo 122.
Otro de los inconvenientes que se evidencia en el proyecto es el artículo 130 en
cuanto al régimen de transición, el cual fue tomado del artículo 86 de la ley 675 de
2001, donde se otorgan dos años para reformar el reglamento de propiedad
horizontal, en cuanto a las “normas de orden público”, generando unos costos de
reforma a las copropiedades, si es que desean contar con un reglamento
actualizado a las nuevas normas.
Ha causado frustración para muchos administradores, no encontrar en este
proyecto nada en cuanto a la responsabilidad del consejo de administración y sus
decisiones, aunque ahora se muestra una lista de funciones, cosa que en las
leyes anteriores nunca se contempló.
La preocupación por la vivienda turística, la entrega de las zonas comunes por
parte del constructor, la falta de regulación financiera y tributaria, y la nueva figura
de “las multijuntas”, son otros temas de interés y gran preocupación por parte de
los administradores, solo por mencionar algunos.
Bueno, ¿que nos queda? Estudiar los 131 artículos del proyecto, realizar los
aportes al mismo, elevar nuestra voz para que sea atendida y escuchada por
parte de nuestros honorables representantes y senadores.

Andrés Bermúdez S.
CEO Servilonjas