Está en la página 1de 19

LOS RESULTADOS DE APRENDIZAJE

Concepto clave para la calidad y


relevancia de la ES

Dr. Guy Haug – 14 de octubre de 2020


1. RESULTADOS DE APRENDIZAJE

¿De qué hablamos?


• Un concepto genérico (1)
- Los RA (Learning Outcomes) son los distintos “aprendizajes” que se plantean como objetivos (en
términos de conocimientos, habilidades, aptitudes, capacidades, destrezas) de un determinado
programa formativo y luego se evalúan para comprobar su adquisición efectiva por los
aprendientes.

- Por ello, se habla de educación basada en “resultados” (outcome-based) o en “competencias”


(competency-based)

- El conjunto de los RA corresponde a la “promesa de valor” que hace la IES a sus aspirantes y
alumnos, así como a la sociedad (incluso en especial los empleadores); corresponde también a la
responsabilidad social asumida por la IES.
• Un concepto genérico (2)
- La promesa de valor de cada IES refleja su “perfil” (o su ADN); para que
se puedan cuidar a aprendientes cada vez más numerosos y más
diferentes, es imprescindible que se diferencien las IES en cuanto a
su orientación, sus prioridades, programas, métodos, audiencias, etc.
→ Los mejores sistemas de ES en el mundo son los que cuentan con IES
de calidad y excelencia en todas las distintas categorías

- Los RA deben reflejarse en el concepto de “calidad” propio de cada IES,


en línea con su perfil y prioridades
→ Aportación clave del Decreto 1330 y el Acuerdo 02
• Un concepto reciente, surgido de una visión nueva
del papel social de la ES (1)
- Enfoque en la calidad “global” o “social”, no solamente “académica”, incluyendo la relevancia de
lo aprendido en la sociedad y la economía (empleo, innovación, desarrollo regional) y el
rendimiento económico y social de la ES
- Enfoque en los aprendientes: señala que en el proceso de docencia-aprendizaje el énfasis pasa
del polo docencia/profesor al polo aprendizaje/aprendiente; más que en los planes de estudios
oficiales, se interesa en lo que realmente aprenden los estudiantes, independientemente del
modo (formal o no, presencial o no) y lugar de aprendizaje (en el aula, Internet, el trabajo, la
sociedad, etc.)
→ Cuidar los estudiantes que tenemos (no los que quisiéramos tener)
→ Nuevos retos para docentes: tutelar, motivar, guiar, evaluar
• Un concepto reciente, surgido de una visión nueva
del papel social de la ES (2)
- Enfoque en el aprendizaje a lo largo de la vida: el concepto se maneja en la educación inicial, pero es quizás más
novedoso en el campo de la formación a lo largo de la vida, por la mezcla de experiencias de la mayoría de personas.
Por ello es tan importante el concepto relacionado de Reconocimiento de Aprendizajes Previos (RAP); refleja el
cambio en el perfil de los aprendientes y el reconocimiento que no todos aprendemos de la misma manera.
- Enfoque en la gran diversidad de maneras de aprender: impacto de las nuevas tecnologías educativas (cursos
«abiertos» online, búsqueda en Internet, MOOC, micro credenciales, juegos digitales, redes sociales, etc.) y de los
avances de los modelos “duales” o “en alternancia”.

→ El cambio en las tecnologías requiera también un cambio en la didáctica


→ Pero el cambio mayor se produce en las expectativas y los comportamientos
de los aprendientes (más selectivos, impacientes, utilitaristas), que muchas
IES desconocen y prefieren esquivar
• Un concepto compuesto, que se puede expresar de
muchas maneras diferentes
- El concepto de RA es polimorfo, amplio, multidimensional: abarca a “aprendizajes” (o “competencias”) de
diferentes tipos; habitualmente, se desglosa entre conocimientos, habilidades y destrezas, pero se pueden
agrupar o refinar de muchas maneras diferentes (por ejemplo, saber, saber hacer, ser; o competencias
cognitivas, comportamentales y socio-emotivas; genéricas, transversales o especificas de un campo de
conocimiento o una profesión, etc.).
→ El vocabulario queda bastante cambiante y hasta confuso: por ejemplo, la
palabra «competencias» puede referirse a los aprendizajes en general, o
a una categoría de dichos aprendizajes, o a aptitudes transversales o genéricas.
- Ex ante y ex post: abarca tanto a los RA previstos como a la comprobación de su logro (para estudiantes, pero
también para adultos); por ello, el concepto sirve a la vez para definir ex ante los objetivos de los programas
(formulados en términos de aprendizajes que deberán demostrar los egresados) y para comprobar ex post en
qué medida estos objetivos se han logrado en los estudiantes).
• Un concepto bastante nuevo, pero con antecedentes
- Seria falso pensar que antes las personas no adquirían competencias y destrezas además del conocimiento;
mucho antes de que la emergencia del concepto actual de “competencias”, ya salían de las instituciones
educativas unos médicos, abogados, maestros, prelados, arquitectos, etc. realmente competentes
- La evaluación de los RA es una extensión de las maneras tradicionales de evaluar a los estudiantes; se
reconocen las deficiencias del sistema tradicional de clases magistrales y exámenes cerrados, pero no se
deberían descartar sus méritos (para ciertos grupos, bajo ciertas condiciones, …lo mismo que las nuevas
maneras de evaluar los RA…) y el conocimiento queda un RA muy importante, que se debe evaluar como tal
- Un concepto internacional, fruto del trabajo de varias organizaciones internacionales de primer rango,
involucradas en temas como la educación, la formación, el empleo, el desarrollo económico y social, etc.
→ Varios países han adoptado definiciones nuevas del concepto, adaptadas
para su aplicación en el ámbito nacional
2. RESULTADOS DE APRENDIZAJE

¿Para qué sirven?


• Los RA, claves del diseño de programas “de calidad”
(1)
Los programas (formativos, de estudios, de aprendizaje, de capacitación, de formación continua, etc.) son el
conjunto de actividades educativas-formativas de todo tipo (cursos, módulos, practicas, proyectos, etc.), en el
aula o fuera de ella, que deben permitir a los aprendientes lograr los objetivos de aprendizaje fijados por cada
programa. El concepto de RA es fundamental para varios aspectos de la «calidad» de programas.
- Para garantizar la relevancia de lo aprendido
El primer paso siempre debería consistir en determinar unos objetivos de aprendizaje que tengan “relevancia» en
el país, el trabajo, la sociedad, mirando las necesidades del presente y futuro (no las de anteayer)
→ Este ejercicio no puede ser exclusivamente interno: para fomentar la relevancia, se
necesitan referentes exteriores (empleadores, sociedad civil, aspirantes, etc.)
→ ¿Cuándo se pasa de la relevancia con las necesidades al utilitarismo? (Debate sobre
la “empleabilidad y el cortoplacismo)
→ ¿Cuántos RA se deberían fijar? A menudo demasiados, o apenas algunos…
• Los RA, claves del diseño de programas “de calidad”
(2)
- Para que la promesa de valor quede realista y no cree falsas expectativas
¿Hasta dónde llegan la capacidad y la responsabilidad de las IES? ¿Qué “competencias”
se pueden realmente evaluar (y aún menos, “medir”) en una universidad, sobre todo
en estudiantes jóvenes?
→ Cuidado con los largos listados de competencias prestablecidos que se pueden
encontrar; pueden permiten a ciertas IES esquivar la reflexión e hinchar sus RA
- Para garantizar que los programas son “cursables” (Studierbarkeit)
Por sus objetivos, estructura, contenidos y métodos, los programas deberían ser
diseñados para permitir a la gran mayoría de aprendientes cursarlos con éxito,
alcanzando los RA previstos
→ Suele ser una dimensión olvidada en el diseño de programas.
→ Esto condiciona de manera muy importante las tasas de éxito y abandono, que son
un indicador de “calidad” de primer rango.
• Los RA, claves del diseño de programas “de calidad”
(3)
- Para el ajuste de los programas al perfil (o al ADN) propio de cada IES
La calidad no es un concepto monolítico, se necesitan matices en su definición y un
cierto grado de diferenciación entre las IES (referencia a la autonomía de las IES y a
la responsabilidad social que quieren asumir).
→ Decreto 1330/Acuerdo 02: las IES deben definir su propio concepto de calidad –es
decir, de acuerdo a su perfil, sus prioridades y sus audiencias
- Para que se pueda comprobar el grado de logro efectivo de los RA previstos
Los RA no están basados en las buenas intenciones curriculares, sino en la evaluación
del grado de cumplimiento de los objetivos previstos – es decir en lo que
efectivamente pueden demostrar los «aprendientes». Para ello, es preciso que los RA
sean entendibles y desglosados (por crédito, curso, modulo de aprendizaje).
→ No buscar una correspondencia exclusiva entre una “competencia” específica
y un módulo de aprendizaje específico: lo que importa es que el conjunto de cursos,
módulos, prácticas, tutorías, etc. permita lograr el conjunto los RA previstos.
• El concepto de RA, piedra angular de los SIAC (1)

Las universidades ellas mismas son los únicos actores que puedan efectivamente generar y mejorar la
calidad de la ES; esto depende fuertemente de su profesorado, pero también de otros factores (adecuación
de la oferta, diversidad de métodos, conocimiento del alumnado, apoyo tecnológico y administrativo, etc.).

Para ello se necesitan en las IES una “cultura interna de calidad” y un SIAC, es decir un Sistema Interno de
Aseguramiento (y Mejora) de la Calidad (y la Relevancia) basado en la autoevaluación y autorregulación a
nivel institucional.

→ Las agencias de calidad, la normativa y el financiamiento público pueden apoyar


las IES en sus esfuerzos de mejora de su calidad y pertinencia, pero no pueden
sustituirlas.

→ Responde al principio fundamental de autonomía y responsabilidad universitarias.


• El concepto de RA, piedra angular de los SIAC (2)

- Una de las principales funciones de los SIAC es la comprobación de la pertinencia de los RA previstos y la
realidad de su logro; para ello, siempre se necesita una forma de
evaluación (no siempre de “medición”), algo que se debería plantear cada vez posible.
→ No todos los RA imaginables son evaluables o medibles por las IES: a veces, puede
también ser poco creíble, ilusorio o hasta engañoso (principio de realismo).
- Los SIAC miran también otros aspectos, en especial logros institucionales tales como:
• La eficiencia: rendimiento académico (tasas de éxito/deserción y duración efectiva de
los estudios, es decir la capacidad de la IES de llevar sus estudiantes al éxito en el
tiempo previsto – es decir, esquivar el fracaso y el abandono);
• La formación de los docentes (cultura de calidad);
• Las salidas profesionales de los egresados (empleabilidad);
• y la experiencia de los aprendientes y stakeholders (satisfacción)

→ Es poco convincente una alta tasa de satisfacción combinada con una alta tasa de
abandono de los estudiantes.
• RA y evaluación/acreditación externa
La evaluación de la calidad de programas e IES se basa cada vez más en los RA y menos en los currículos definidos
en términos de horas lectivas en las distintas disciplinas ; para la acreditación oficial (nacional) y también para los
sellos de calidad internacional que existen en ciertos ámbitos (por ejemplo ABET o EUR-ACE, AACSB o EQUIS).
En algunos países, la calidad del SIAC es el factor determinante de la acreditación institucional de las IES (casos
ejemplares : Alemania, Irlanda); demuestra la importancia de tener en cuenta la « autonomía » o el « perfil »
institucional de cada IES en el momento de evaluarla.
→ De no respetar este principio, aumentaría el riesgo de inhibir o aniquilar la necesaria
innovación educativa en todas sus dimensiones (contenidos, métodos, itinerarios)
→ Con buenos SIAC, baja el nivel de burocracia evaluadora externa, lo que contribuye
a reducir su peso y su coste
→ Lo más importante con los sellos de acreditación nacionales es que sean entendibles
y creíbles en el ámbito internacional –algo más fácil cuando se basan en los RA que
si se comparan los contenidos disciplinares de los programas.
• El RAP, fruto del concepto de RA
El Reconocimiento de Aprendizajes Previos (Recognition of Prior Learning, RPL) consiste en certificar que una
persona tiene ciertas competencias (conocimientos, habilidades y/o destrezas) a pesar de no tener las
credenciales que las evidencian habitualmente. Consiste en formalizar (o “evidenciar”) las competencias
adquiridas fuera del sistema educativo-formativo formal.
→ El RAP debe pasar de marginal y ad hoc, a habitual y organizado
→ Las políticas de calidad de las IES y sus SIAC son incompletos si no incluyen el
desarrollo del RAP y resuelven cuestiones como ¿Quién analiza el expediente?
¿Quién decide? ¿Quiénes son los usuarios de los certificados?, ¿Qué apoyo se da
para remediar las debilidades?, etc.
→ A su vez, el concepto de RAP es clave para la flexibilización y personalización de
los itinerarios formativos y para la formación a lo largo de la vida.
• Los RA, ladrillos de los Marcos Nacionales de
Cualificaciones
- Los MNC –cuando se diseñan y se usan bien– son una potente herramienta de desarrollo económico y
social, a la frontera entre educación-formación y mundo laboral. Deberían abarcar a todos los niveles y
todos los segmentos de los sistemas educativos-formativos. No son una foto del sistema educativo-
formativo, sino una telaraña de itinerarios formativos que permitan aumentar el nivel de cualificación de
las personas (aprendizaje a lo largo de la vida, movilización al máximo del talento de la población). Son
herramientas de desarrollo educativo, económico y social.
- Para que sean operativos, se necesita el desarrollo de 2 instrumentos claves, ambos basados en el
concepto de RA:
→ Los certificados de RAP para que las personas no tengan que repetir cosas ya
aprendidas y puedan acceder a programas en el nivel adecuado
→ Las pasarelas entre aprendizaje formal e informal, aula y empresa, universitario
y no-universitario, aula y empresa, educación inicial y formación continua
¡Muchas gracias por su atención!

Para comentarios, observaciones, quejas, sugerencias:

Guy.Haug@gmail.com

También podría gustarte