Está en la página 1de 13

LOS ATRIBUTOS DE LA BIBLIA

Sebastian Guevara Gutiérrez

Hermenéutica 1

Bogotá, octubre 3 de 2019

1
CONTENIDO

INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................. 3

¿CUÁL ES EL PROPÓSITO DE LA ESCRITURA? .................................................................... 3

LOS ATRIBUTOS DE LA BIBLIA ................................................................................................. 5

1. La Biblia es infalible ................................................................................................................... 6

2. La Biblia es inerrante ................................................................................................................. 6

2.1. ¿Qué ocurre si negamos la infalibilidad y la inerrancia de las Escrituras? ...................... 6

3. La Biblia está completa .............................................................................................................. 7

3.1. ¿Qué ocurre si negamos que la Biblia está completa? ......................................................... 8

4. La Biblia tiene autoridad ........................................................................................................... 9

4.1. La guerra en contra de la autoridad Bíblica ........................................................................ 9

5. La Biblia es suficiente ............................................................................................................... 10

6. La Biblia es eficaz ..................................................................................................................... 11

7. La Biblia es determinante ........................................................................................................ 11

8. CONCLUSIONES .................................................................................................................... 12

9. Bibliografía ................................................................................................................................ 13

2
INTRODUCCIÓN

En la actualidad, la sociedad se refiere a la Biblia como un ‘libro de ética y moralidad’, para

muchos es un ‘folleto anticuado’ para otros es una herramienta de vida útil, para otros es su mayor

enemigo y, para la mayoría de la sociedad postmoderna, la Biblia pertenece a un credo como

cualquier otro libro, está al nivel del calendario Bristol, el Corán, el libro del mormón, entre otros;

sin embargo, la Biblia no puede ser considerada como un libro que enseña prácticas de vida

correcta, o cualquier otro tipo de contenido moral o ético. La Biblia por sí sola puede argumentar en

contra de aquellos que desafían su veracidad y autoridad ya que en ella está contenida toda la

verdad (Sal. 138.2).

Pero ¿Qué es lo que hace que la Biblia verdaderamente sea diferente a cualquier otro libro

escrito? ¿De qué maneras podemos argumentar que la Biblia posee una autoridad superior a

cualquier otro libro que se considere sagrado? ¿Por qué existen tantas posturas (tanto positivas

como negativas) respecto del contenido Bíblico? Y la mayor pregunta que puede un cristiano

hacerse es ¿Cómo puedo confiar en el contenido de la Biblia?

Durante las siguientes páginas. Encontrará la solución a estas preguntas, dando claridad que

sólo el poder del Espíritu Santo es quien le ayudará a conocer el contenido de la Escritura y a creer

en ellas como lo que realmente son, la palabra escrita de Dios, que nos puede santificar (Jn. 17.17).

¿CUÁL ES EL PROPÓSITO DE LA ESCRITURA?

A pesar de haber mencionado anteriormente algunas preguntas que nos ayudarán a

comprender el presente trabajo, es necesario basar nuestro argumento con el siguiente

cuestionamiento: ¿Con qué fin fue entregada a nosotros la Escritura? Dependiendo de cómo

definamos esta pregunta podremos tener un juicio acerca de lo que significa la Escritura y su

contenido. El mayor problema que ha tenido el hombre frente a la Escritura es querer interpretar

que ella está centrada en el mismo hombre y no en la gloria de Dios.

3
Quisiera introducir esta sección con la opinión de un bloguero dedicado a temas religiosos

en el diario ‘El Tiempo’, dice lo siguiente refiriéndose a la congruencia de los evangelios:

‘Para el estudioso racionalista y crítico no hay dificultad alguna: los Evangelistas,

contrario a la enseñanza tradicional, no fueron testigos presenciales: fueron autores tardíos,

celosos de su fe, que inventaban relatos propagandísticos para difundir sus doctrinas

particulares.’1

Notemos que lo que apoya a su argumento es ‘el racionalismo’ ¿Cómo puede él argumentar

una postura divina con un argumento netamente humano? Si la Escritura no necesita ser aprobada

por la humanidad como la autoridad bíblica, entonces debiera ser reconocida2. Para este personaje,

es más lógico creer en un texto irreal que sólo buscaba adeptos, un texto que no es inerrante y

mucho menos inspirado:

‘Al escribir desconectados de lo que redactaban otras comunidades cristianas en otras

regiones geográficas, necesariamente tenían que surgir contradicciones. La presencia de tantas

incoherencias en la Biblia, triviales o no, muestra que no fue redactada bajo una inspiración

divina que la hiciera inerrante, sino que fue el resultado de autores con intereses variados, en

distintos momentos históricos, que no tenían el menor problema en inventarse pasajes completos

de la vida de Jesús que en realidad no ocurrieron.’3

Su crítica, entonces, pretende negar la inspiración divina criticando a los autores bíblicos. Si

entendemos esto desde la perspectiva correcta, entonces este hombre está, no criticando al hombre,

sino al verdadero autor de las Escrituras: Dios (Dt. 4.5-6; 2 Tim. 3.16). También podemos agregar

que el problema trasciende más allá. Muchos socavan los atributos de la Biblia porque el hombre no

1
(Elconfesor, 2007)
2
G.I Williamson menciona que el reconocimiento de las Escrituras ha estado marcado en la historia de la Iglesia desde
sus mismos inicios. No obstante, el reconocimiento que da la iglesia ‘no es un argumento primario, puesto que la
iglesia puede equivocarse y ha errado’ podría ser un argumento en contra; no obstante, como menciona el mismo autor:
‘Aún así, es un hecho sobresaliente que la Iglesia, aun en sus momentos más oscuros ha reconocido la Biblia como la
Palabra de Dios (Williamson, 2015)
3
Ibid. (Negritas añadidas)
4
se satisface de la enseñanza bíblica, esto ocurre porque lo expone a su condición verdadera delante

de Dios, por este motivo busca negar su autoridad o acomodarla a su gusto4 (Ro. 1.18-32; 2 Tim.

4.3-4)

Mi intención no es criticar punto por punto el argumento del bloguero que acusa la

inerrancia, la inspiración bíblica y su autoridad5. Existen muchas evidencias que comprueban el

argumento de que es Dios el autor de las Escrituras. Una excelente pregunta puede ser ¿Cómo

puedo saber que las palabras de la Biblia son la verdadera Palabra de Dios?6. Sólo piense por un

momento: ¿Cómo puede un libro tener concordancia si fue escrita durante 1.500 años (1405 a.C al

95 d.C) y que alrededor de 40 autores fueron los que intervinieron en la redacción? Aunque la

tradición oral en busca de la preservación del contenido haya estado en pie, una cosa es clara: es

imposible que se haya mantenido el mensaje intacto durante tanto tiempo, es imposible que los

intereses particulares de cada autor no aparezcan; sin embargo, de manera providencial, Dios

preservó a través de los hombres la palabra de Dios, y esto tiene una razón, el objetivo de la

Escritura es ‘El plan de salvación y un sistema de ética los cuales la sabiduría humana ni los puede

recibir sin la gracia sobrenatural’7 otro autor agrega en el apartado del sistema de ética que la

Escritura es ‘el único medio que Él ha designado para salvar a pecadores (Stg. 1.18; 1P. 1.23), y

santificar a los redimidos (Jn.17.17)’8

LOS ATRIBUTOS DE LA BIBLIA

Habitualmente, la academia distingue 4 aspectos para definir los atributos de la Biblia, no

obstante, John MacArthur utiliza 79 aspectos que considero importantes para definir los atributos de

la Biblia. Me permito utilizar estos puntos para desarrollar mi argumento.

4
(Sproul, 2016, pág. 40)
5
No obstante, aunque los críticos quieran encontrar contradicciones, tienen que forzarlas para que se adapte a su
argumento. (Williamson, 2015, págs. 24, punto 8)
6
(Sproul, 2006, pág. 171)
7
(Williamson, 2015, págs. 24, punto 9)
8
(Tolopilo, 2012, pág. 138)
9
(MacArthur, 2010)
5
1. La Biblia es infalible

Este atributo es una base importante para considerar la Escritura, se puede definir como ‘la

imposibilidad de que contenga fallas o errores’ 10 Nuestra primera razón debiera radicar en que, si

Dios es el autor de las Escrituras, entonces contienen su perfección (Sal. 19.7). Sus palabras están

‘engrandecidas’ (Sal. 138.2). Dios no puede mentir (Nm. 23.19), Él es perfecto (de ahí que a sus

atributos sean llamados también como sus perfecciones)11El confiar en la perfección de Dios nos

llama a confiar en que todo lo que de Él sale también es perfecto. Recordemos que la obra de Dios

para la redacción de la Biblia fue por el proceso de la ‘espiración’ de Dios a los escritores (2 Tim.

3.16).

2. La Biblia es inerrante

R.C Sproul la define así: ‘La infalibilidad alude al potencial; describe algo que no puede

ocurrir. La inerrancia describe el potencial realizado, lo que es.12 Esto nos ayudaría a tener una

doble seguridad, si Dios no puede equivocarse (infalibilidad) entonces nunca se equivoca

(inerrancia). Aunque creamos que estos conceptos fueron integrados después de la redacción de las

Escrituras, negaríamos entonces lo que la Escritura ya hablado sobre éste tema (Stg. 1.17; 1 Jn. 1.5;

2.8,29; Nm. 23.19).

2.1. ¿Qué ocurre si negamos la infalibilidad y la inerrancia de las Escrituras?

Como observamos anteriormente, Dios ha colocado sus palabras a su mismo nivel, porque

Él las dijo, negar la infalibilidad sería igual que acusar a Dios de ser un mentiroso.

Infortunadamente, en el artículo que citamos anteriormente, el bloguero tiene la osadía de acusar a

Dios de mentiroso, sólo veamos algunas palabras:

‘Si Jesús hablaba en parábolas para que los de afuera no entendieran y luego les

interpretaba en secreto a sus discípulos, según Marcos 4, entonces Jesús habría hablado en oculto

10
(Sproul, 2016, pág. 47)
11
(Ryrie, 1993, pág. 39)
12
(Sproul, 2016, pág. 50)
6
muchas cosas. Su frase, "nada he hablado en oculto", respondiendo a Anás, sería una

mentira. Y si Jesús fue mentiroso, entonces su papel de "Cordero inmaculado de Dios para expiar

el pecado del mundo", se derrumbaría porque el cordero tendría mancha: la mentira. Toda la

doctrina soteriológica del sacrificio expiatorio se iría al piso.’13

¿Podemos observar la gravedad del argumento “sofisticado” de este hombre? No sólo

socava la doctrina de la infalibilidad de la Escritura, sino que ataca la sustitución, la suficiencia de

Cristo, su carácter divino y el humano y la salvación. El punto importante es comprender que

la Escritura contiene la Revelación Especial, esto es, la revelación de Dios a la humanidad14;

además de esto, Berkhof dice acerca de Cristo: ‘No es nada más la Palabra, sino también la

manifestación y siervo de Dios. Es, por una parte, la revelación personal de la justicia y la

santidad de Dios, y por la otra, de su misericordia y gracia.’15 entonces, si Dios está haciendo una

revelación Fallida, estaríamos siendo engañados y vana sería nuestra fe. (1 Co. 15.11-19).

3. La Biblia está completa

Dos textos hacen alusión directa a este atributo (Pr. 30.5-6; Ap. 22.18-19); sin embargo, en

otros textos está implícitamente la verdad de la plenitud de las Escrituras. Si observamos por un

momento el argumento de Cristo (Lc. 24.27,44) estos versos muestran la veracidad de los textos del

Antiguo Testamento, es la manera en la que en la actualidad podemos observar que el Señor estaba

siendo mencionado en los libros del Antiguo pacto. En el caso de la Escritura Neotestamentaria,

tenemos argumentos bíblicos que respaldan la autenticidad de los Autores y su plenitud. A) Cristo

mencionó la labor que tendrían los Apóstoles en cuanto a la redacción de documentos que

registraran tanto los milagros como la doctrina enseñada: El caso más claro lo podemos ver

cuando Jesús consuela a sus discípulos con la promesa del Espíritu Santo (Jn. 14. 17-18),

exactamente en el 16.12-15, observamos que el Espíritu Santo capacitará a los hombres para

13
(Elconfesor, 2007)
14
(Berkhof, 1977, pág. 150)
15
Ibid. Pg. 151.
7
registrar las enseñanzas. B) Este argumento está apoyado continuamente en los

documentos Neotestamentarios: La eficacia y redacción Bíblica está adjudicada al Espíritu Santo

(1 Co. 2.10; 2 P. 1.21). C) La plenitud de la Escritura finaliza con el libro de Apocalipsis: Si

tenemos en cuenta que el último libro escrito por un Apóstol (un testigo ocular de Cristo) fue

Apocalipsis, entonces tendremos que comprender que el argumento puesto divinamente al final de

la carta está cerrando una etapa que no será repetida nunca más (recuerde el punto A). Es evidente

que por este argumento se genere una pregunta ¿Qué de aquellos libros que fueron escritos por

escritores que no eran Apóstoles? Es evidente que los libros a los cuales se hacen referencia son los

evangelios de Marcos y Lucas, el libro de los Hechos, Santiago y Judas, sin contar las epístolas

Paulinas (aunque Pablo era un Apóstol consagrado a los gentiles, no fue uno de los doce 1 Co. 15.8-

10). La respuesta es simple: Aquellos que no fueron Apóstoles (como Marcos, Lucas, Judas y

Santiago) tienen el aval y el respaldo Apostólico (Marcos de Pedro, Lucas de Pablo, Santiago y

Judas de los Apóstoles)16. El argumento que respalda los textos de Pablo también es de un Apóstol

(2 P. 3.15-16). Lo que podemos analizar de esto es que la mayoría de los libros se escribieron de

forma casi simultánea17 , esto es importante para comprender que la supervisión Apostólica estaba

conducida por el Espíritu Santo. Después de esto es clara la culminación del Canon. No quiero decir

que todos los documentos escritos durante la época de vida de los Apóstoles se considerase

revelación, ellos mismos reconocieron el sello incomparable del Espíritu Santo en aquellos libros

que fueron agregados a las otras Escrituras (2 P. 3.16-17).

3.1. ¿Qué ocurre si negamos que la Biblia está completa?

Aunque este argumento es largo, respecto del blog que al principio fue citado, es curioso

observar que el escritor apoya la posición de un Teólogo llamado Albert Schweitzer (1875-1965),

éste hombre es considerado como un partidario de la Teología Liberal, esta corriente liderada por

16
No quisiera pasar por alto el reconocimiento de Santiago y Judas por parte de los Apóstoles. Recordemos que es
Santiago un hermano prominente en la iglesia de Jerusalén (Hch. 15. Especialmente los v. 4,6,13,19,22; Gá. 2.9; 1
Co.9.5; Hch. 12.17), notemos que en Jud. 1 el escritor promueve la autoridad de su texto mencionando la relación que
tiene con Santiago. (Strauch, 2001, pág. 138)
17
(Benware, 1993, pág. 148)
8
Schleiermacher (1768-1834) contiene posturas racionalistas, románticas (no de la emoción

sino de la corriente cultural de su época)18, éste pensamiento fue compartido por Schweitzer

haciendo que su teología estuviera viciada por el postulado de: ‘La Biblia fue simplemente un

comentario sobre experiencias espirituales, y que hoy día los seres humanos todavía tienen

experiencias espirituales. Por tanto, la humanidad necesita otro comentario.’19Piense por un

momento: ¿está usted dispuesto a creer en el concepto de un hombre que no fue capaz de renunciar

a otros tipos de pensamientos sólo por el hecho de que le parecían igual de interesantes a la Biblia?

Imagine por un momento el no creer que la Biblia está terminada: ¡Cuánta cantidad de herejías

resurgirían por las experiencias de cada persona dice tener con Dios! Creer en que la Biblia está

completa nos da certeza de que Dios ha tenido desde la eternidad pasada el control de todo.

4. La Biblia tiene autoridad

La autoridad que la Biblia tiene está investida por quien la ha exhalado (2 Tim. 3.16),

algunos versos en donde podemos ver la efectividad de la autoridad de la palabra son: Jn. 8.30-31;

Gá. 3.10; Stg. 2.9-10; Sal. 19.9b; Is.1.2. Aún la Biblia tiene autoridad para expresar quiénes no

creerán en su veracidad (Ex.4.1). Un Argumento que enriquece el atributo de la autoridad es el

siguiente: ‘La Biblia contempla la ejecución de Jesús no como la muerte de un criminal (…) En

cambio hace la afirmación radical de que ese acontecimiento tiene una importancia cósmica, que

fue una expiación diseñada antes de la fundación del mundo para reconciliar a las criaturas

caídas con un Dios justo y santo.’20 Sólo Dios tiene la autoridad para decir que desde antes de la

fundación del mundo, la muerte de Cristo estaba presente en su plan de redención.

4.1. La guerra en contra de la autoridad Bíblica

Este es sin duda uno de los ataques más fuertes a la Escritura en la actualidad, las personas

no quieren ver un modelo de autoridad en la sociedad, mucho menos existe la posibilidad de pensar

18
Una excelente explicación de su mezcla de pensamiento se puede encontrar en: (Berkhof, 1977, pág. 85)
19
(MacArthur, 2010, pág. 7)
20
(Sproul, 2006, pág. 173) Negritas añadidas.
9
que existe una única verdad. Al mencionar la autoridad de las Escrituras, implícitamente

mencionamos la exclusividad. La autoridad implica que sólo ella puede conducir al hombre, si esto

es así, es evidente el ataque que como creyentes vamos a recibir. Lo importante es reconocer el

espacio en donde se produce esta batalla, ‘el conflicto espiritual es entre la verdad de Dios revelada

en Su Palabra y la mentira que proviene del diablo, a quien Jesús describió como “el padre de

mentira” (Jn. 8.44)’21 El contraste es evidente, la mentira (disfrazada de verdad) pretender

arremeter contra la verdad de Dios. Tristemente el mandato que Cristo hizo para obedecer sus

palabras (Jn. 8. 31-32) es ahora un concepto obsoleto.

5. La Biblia es suficiente

Aunque pareciera tener relación con el tercer punto, MacArthur apunta a dos aspectos en los

que la palabra puede considerarse suficiente. 1)Suficiente para nuestra salvación: No

encontramos en ningún otro lugar la muestra de cómo el hombre puede ser Salvo. Por medio de la

Revelación Natural22 no es, las experiencias no pueden darnos un argumento sólido puesto que, si

creyéramos en lo que las experiencias dicen, habría muchas maneras de acercarnos a Dios, la

Escritura nos habla de un solo mediador (1 Tim. 2.5). La satisfacción de comprender esta verdad

nos da plena certeza de que le obra que Cristo hizo fue suficiente (Ap. 5.7-10). 2) Suficiente para

nuestra santificación: Este argumento lo podemos resumir con la siguiente frase: ‘En otras

palabras, le salvará la vida si usted recibe la palabra de Dios. Creo que son eso quiere decir que le

dará la vida más plena que se pueda imaginar.’23, por lo que me limitaré a citar algunos textos

bíblicos que respaldan el argumento (2 Tim. 3.16-17; Ro. 15.4).

21
(Tolopilo, 2012, pág. 139)
22
Los Teólogos consideran que la manifestación que Dios hace de sí mismo en la creación es la muestra de la Rev.
Natural; no obstante, aunque esta revelación nos muestre la grandeza de Dios y aún el conflicto que se creó entre la
humanidad y Dios, no podemos saber a través de ella el medio para reconciliarnos con Dios. (Williamson, 2015, pág.
17)
23
(MacArthur, 2010, pág. 11)
10
6. La Biblia es eficaz

Al observar los anteriores atributos, es bueno considerar que si hemos llegado hasta aquí es

precisamente porque podemos contemplar la eficacia que ha tenido la Escritura sobre nuestras

vidas, y no sólo sobre nosotros sino también en las vidas que Él ha escogido para salvación (2 P.

3.9). La obra de la Escritura es efectiva no por sus voceros, sino por el poder que contiene la

misma Escritura. Basta analizar la parábola del sembrador para comprender la efectividad de las

Palabras divinas en una persona (Lc. 8.15) O las mismas declaraciones de Dios (Is. 55.11). Todas

las promesas del Señor son eficaces. La historia Bíblica nos muestra el poderío de Dios (Ex. 3.14).

El fruto de comprender este atributo de la Biblia es que podemos estar seguros (Ro. 12.12).

7. La Biblia es determinante

Considero que este atributo es el que debe despertar la necesidad en nosotros de evangelizar,

no el de buscar ganar debates filosóficos, sino el de compadecerse de aquellos que han sido cegados

por el dios de este siglo (2 Co. 4.4). Para MacArthur, la Biblia es, a fin y al cabo, quien determina

nuestro destino eterno, es por esto que no podemos tomar a la ligera las Escrituras. Son ellas las que

dan testimonio de Cristo (Jn 5.39) no de nosotros, no somos nosotros los que conocemos nuestro

propio corazón sino Dios (Jer. 17.9-10). Durante su ministerio, Cristo fue enfático en mencionar el

contraste que existe en la eternidad: La salvación o la condenación (Mt. 7.13-14; Lc. 13.22-30).

11
8. CONCLUSIONES

Dios nos ha entregado un regalo maravilloso para poder leer todo el registro de su plan de

redención, ha mostrado al hombre la conducta que debe ser conforme a su carácter, se ha

manifestado a través de su palabra y podemos comprender que sólo Él es digno de reconocimiento

(Sal. 146; 148). Podríamos tener argumentos convincentes para llamar a los incautos a que se

acerquen a las Escrituras, a comprar pan sin dinero (Is.55.1); Sin embargo, comprendemos que todo

lo que el hombre se ha empeñado a negar lo hace porque prefiere deleitarse en su condición

pecaminosa más que en Dios. Es en ese momento que debemos dar gracias a Dios porque nos abrió

el entendimiento para comprender sus Palabras (Lc. 24.45) ¿No le parece eso hermoso?: tener el

privilegio de haber sido transformados para obedecer a sus mandamientos, no porque nos lleve eso

a la salvación, sino porque son las marcas indistinguibles de una persona que ha sido transformada

por Cristo (Ez. 36. 26-27; 1Jn. 5.3). Defender la fe es predicarla, comprendiendo que el

contendiente es un alma que necesita ser salvada y que sólo la verdad de la Escritura es quien puede

sacarle de esa condición.

12
9. Bibliografía

Benware, P. N. (1993). Panorama del Nuevo Testamento. Gran Rapids: PORTAVOZ.

Berkhof, L. (1977). Introducción a la Teología Sistemática. Grand Rapids: Libros Desafío.

Elconfesor. (25 de Octubre de 2007). http://blogs.eltiempo.com. Obtenido de

http://blogs.eltiempo.com: http://blogs.eltiempo.com/confesiones/2007/10/25/las-

contradicciones-de-la-biblia/

MacArthur, J. (2010). El poder de la palabra y cómo estudiarla. Grand Rapids: PORTAVOZ.

MacArthur, J. (2016). El manual Bíblico MacArthur. Nashville: Grupo Nelson.

Ryrie, C. C. (1993). Teología Básica. Miami: Unilit.

Sproul, R. (2006). Cómo defender su fe. Grand Rapids: PORTAVOZ.

Sproul, R. (2016). ¿Qué es la Teología Reformada? Medellín: Poiema.

Strauch, A. (2001). Liderazgo Bíblico de Ancianos. Cupertino: DIME.

Tolopilo, H. (2012). Y tú, ¿Qué crees? León: EB ediciones.

Williamson, G. (2015). La confensión de Fe de Westminster. Medellín: Poiema.

13

También podría gustarte