Está en la página 1de 32
John R. Searle La construccié6n de la realidad social Prélogo de Antoni Doménech PAIDOS Barcelona + Buenos Aires « México Titulo original: The construction of social reality Publicado en inglés por The Free Press, a Division of Simon & Schuster, Nueva York Traduccién de Antoni Doménech Cubierta de Mario Eskenazi I* edicion, 1997 ‘Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorizaci6n escrita de los titulares del «Copyright», ajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproduccién total o parcial de esta obra por ‘cualquier método o procedimiento, comprendidos la reprografia y el tratamiento informatico, y Ia distribucién de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo pablicos. © 1995 by John R. Searle © de todas las ediciones en castellano, Ediciones Paidés Ibérica, S.A., Mariano Cubi, 92 - 08021 Barcelona y Editorial Paidés, SAICF, Defensa, 599 - Buenos Aires ISBN: 84-493-0421-0 Depésito legal: B-25.708/1997 Impreso en Hurope, S.L., Recaredo, 2 - 08005 Barcelona Impreso en Espaiia - Printed in Spain SUMARIO PROLOGO, Antoni Domenech i AGRADECIMIENTOS . 17 INTRODUCCION ..... 19 1. Las piedras angulares de la realidad social ..... 21 2. La creaci6n de hechos institucionales ... 49 3. Lenguaje y realidad social . 75 4. La teorfa general de los hechos institucionales Primera parte: iteraci6n, interaccién y estructura légica... 93 w . La teoria general de los hechos institucionales Segunda parte: su creacién, su mantenimiento, su jerarquia 125 6. Las capacidades del trasfondo y la explicacién de los fené- menos sociales ..... 7. ¢Existe el mundo real? Primera parte: los ataques al realismo ... 159 8. ¢Existe el mundo real? Segunda parte: ¢se puede probar el realismo externo?....... 185 9. Verdad y correspondencia 203 CONCLUSION ... 231 INDICE ANALITICO Y DE NOMBRES ... 233 INTRODUCCION Vivimos exactamente en un mundo, no en dos, o en tres, o en diecisiete. Hasta donde sabemos, los rasgos mas fundamentales de ese mundo estan descritos por la fisica, la quimica y el resto de ciencias naturales. Pero la existencia de fenémenos que no son fisi- co 0 quimicos en ningtin sentido obvio da lugar a la perplejidad.