Está en la página 1de 2

LA HISTORIA DE LAS COSAS

POR ANNIE LEONARD

 La historia de las cosas nos cuenta todo sobre la economía de


materiales y presenta una perspectiva muy crítica del sistema
consumista, así como también enseña que muchos problemas sociales
y del medio ambiente están interrelacionados, y finalmente, insta a toda
la humanidad a crear un mundo sostenible y justo.
La mayoría de las poblaciones tienen un elemento en común, y es el
apego desmedido por los productos de cualquier índole, por lo que cada
vez más nos volvemos más dependientes, y terminamos obsesionados
con el consumismo, aunque esto se asocia más con los
productos tecnológicos y la obsolescencia programada.
Pero, quizá ignoramos que los productos que compramos y luego
desechamos de alguna manera u otra generan daños en las
comunidades y en la naturaleza, además pasan por diferentes etapas:
extracción, producción, distribución, consumo y descarte. A todo este
proceso se le denomina economía de materiales, sin embargo, se
encuentra en crisis debido a que consiste de un mecanismo bilateral
(corporación y gobierno) y también porque estamos insertos en una
sociedad limitada.

Es de vital importancia resaltar que en cada fase de la economía de


materiales, predominan problemas fundamentales:
En la extracción: se talan árboles, se usa toda el agua, se erradican
algunas especies de animales y vegetales, en efecto, se consumen los
recursos del planeta.
En la producción: se emplea energía para mezclar químicos con los
recursos naturales para de esta manera fabricar productos tóxicos.
En la distribución: acá se pretende comercializar todas los
desperdicios tóxicos y contaminantes lo más rápido posible. La forma de
vender esta chatarra es que los precios se mantengan muy bajos para
que las personas compren y el inventario siga en movimiento.
En el consumismo: consumir es el factor imperativo en este sistema,
ya que el 99% de las cosas que recogemos, extraemos, fabricamos,
transportamos, serán desechos luego de que transcurran 6 meses.
En el descarte: se produce basura a diario, luego estos residuos son
quemados, por lo que liberan toxinas que contaminan el aire, el agua y
la tierra.
Aspectos como la destrucción de ecosistemas, la sobreexplotación de
recursos, la extinción de especies y la reducción de la biodiversidad, la
contaminación de todo tipo, la desigualdad y la injusticia sociales, las
alteraciones de la salud, la generación de residuos, la aparición de
conflictos armados, el cambio climático o incluso la corrupción se ve en
el texto que están profundamente interrelacionados, y que la solución no
puede ser particular, sino que tiene que tener carácter global.
Finalmente, trata la necesidad de actuar ya para empezar a cambiar
esta situación, con acciones individuales, pero principalmente nos
alienta a hacerlo de manera conjunta, uniendo fuerzas para tratar de
alcanzar resultados más ambiciosos y dando también su parte de
responsabilidad a empresas y gobiernos.
Esto quiere ser un revulsivo que nos obligue a replantear el sistema
establecido en que vivimos y que, como cada vez es más patente, no es
sostenible. Leedlo y visionad el vídeo en el que se basa, pero hacedlo
con una idea –aunque nos lo dice de una manera amable– clara y
rotunda: tenemos que cambiar nuestra manera de vivir, lo tenemos que
hacer entre todos y tenemos que empezar ya.