Está en la página 1de 9

CORONILLA

 DE  LAS  VIRTUDES  


 
Nuestra  Señora  tenía  en  su  mano  izquierda  una  coronilla  rosada  y  dorada  y  rezaba  con  la  mano  derecha.  Ella  recitaba  
todas  las  oraciones  muy  despacio  y  reverentemente  con  mucho  amor.  En  la  oración  de  esta  coronilla  Nuestra  Señora  
hace  una  promesa,  la  promesa  de  la  perseverancia  en  la  oración  para  el  crecimiento  de  las  virtudes:  la  siembra  de  las  
semillas  de  santidad  por  las  cuales  la  gracia  será  cultivada.  Esta  coronilla  contiene  todas  las  virtudes  que  Nuestra  
Señora  desea  encontrar  en  nuestras  almas.  
 

Las  gracias  contenidas  en  esta  coronilla  de  oraciones  son  para  guiar  y  dirigir  nuestras  almas  para  lograr  estos  dones  del  
Cielo.  Por  medio  de  estas  siete  virtudes,  nuestra  alma  vuela  a  las  manos  de  Dios  Padre.  
 

«Queridos  míos:  estas  oraciones  son  para  obtener  las  virtudes.  Se  empieza  con  el  Credo,  luego  sigue  la  Consagración  a  
Mi  Corazón  Inmaculado  y  después  el  Ángelus.  Posteriormente  se  reza  la  virtud  seguida  por  el  Padre  Nuestro,  el  Gloria  
al  Padre  y  la  oración  al  Espíritu  Santo.  Después  se  recita  la  siguiente  virtud  y  así  se  contemplan  las  siete  virtudes:  Fe,  
Esperanza,  Caridad,  Humildad,  Paciencia,  Perseverancia  y  Obediencia.    
 
CREDO  
Creo  en  Dios,  Padre  Todopoderoso,  Creador  del  cielo  y  de  la  tierra.  Creo  en  Jesucristo,  su  único  Hijo,  Nuestro  Señor,  
que  fue  concebido  por  obra  y  gracia  del  Espíritu  Santo,  nació  de  Santa  María  Virgen,  padeció  bajo  el  poder  de  Poncio  
Pilato,  fue  crucificado,  muerto  y  sepultado,  descendió  a  los  infiernos,  al  tercer  día  resucitó  de  entre  los  muertos,  subió  
a  los  cielos  y  está  sentado  a  la  derecha  de  Dios,  Padre  Todopoderoso.  Desde  allí  ha  de  venir  a  juzgar  a  vivos  y  muertos.  
Creo  en  el  Espíritu  Santo,  la  Santa  Iglesia  Católica,  la  comunión  de  los  santos,  el  perdón  de  los  pecados,  la  resurrección  
de  la  carne  y  la  vida  eterna.  
Amén.  
 
CONSAGRACIÓN  A  LA  SANTÍSIMA  VIRGEN  
Oh  Señora  mía,  Oh  Madre  mía!  Yo  me  entrego  del  todo  a  Vos;  y  en  prueba  de  mi  filial  afecto,  os  consagro  en  este  día,  
mis  ojos,  mis  oídos,  mi  lengua,  mi  corazón;  en  una  palabra,  todo  mi  ser.  Ya  que  soy  todo  vuestro  Oh  Madre  de  bondad,  
guardadme  y  defendedme  como  hijo  y  posesión  vuestra.  
Amén  
 
EL  ÁNGELUS  
V.  El  ángel  de  Señor  anunció  a  María.  
R.  Y  Ella  concibió  por  obra  y  gracia  del  Espíritu  Santo.  
AVE  MARIA  
V.  He  aquí  la  esclava  del  Señor.    
R.  Hágase  en  mí  según  tu  palabra.  
AVE  MARIA  
V.  Y  el  Verbo  se  hizo  carne.    
R.  Y  habitó  entre  nosotros.  
AVE  MARIA  
V.  Ruega  por  nosotros  Santa  Madre  de  Dios.    
R.  Para  que  seamos  dignos  de  alcanzar  las  promesas  y  gracias  de    
Nuestro  Señor  Jesucristo.    
Amén  
 
«Infunde  Señor  tu  gracia  en  nuestros  corazones,  para  que  habiendo  conocido  por  la  voz  del  ángel  el  misterio  de  la  
Encarnación  de  tu  hijo,  podamos  llegar  por  los  méritos  de  su  Pasión  y  su  Cruz  a  la  Gloria  de  la  Resurrección.  Por  el  
mismo  Cristo  Nuestro  Señor.  
Amén    
 
 
 
CORONILLA    
 

Te  pedimos  Madre  Nuestra  nos  ayudes  a  alcanzar…  


 
1-­‐La  virtud  de  la  Fe  
 
PADRENUESTRO  
GLORIA  
Ven  Espíritu  Santo,  ilumina  mi  corazón,  para  ver  las  cosas  que  son  de  Dios;    
Ven  Espíritu  Santo,  dentro  de  mi  mente,  para  conocer  las  cosas  que  son  de  Dios;    
Ven  Espíritu  Santo,  dentro  de  mi  alma,  que  yo  le  pertenezco  solamente  a  Dios;    
Santifica  todo  lo  que  yo  piense,  diga  y  haga  para  que  todo  sea  para  la  gloria  de  Dios  
Amen-­‐  
 
2-­‐La  virtud  de  la  Esperanza.-­‐  
3-­‐La  virtud  de  la  Caridad.-­‐  
4-­‐La  virtud  de  la  Humildad  
5-­‐  la  virtud  de  la  Paciencia.  
6-­‐  la  virtud  de  la  Perseverancia.  
7-­‐  La  virtud  de  la  Obediencia.  
 
«Oh  María;  transforma  mi  corazón  como  el  tuyo;  colócale  alrededor  una  corona  de  pureza  adornada  con  virtud;  toma  
mi  corazón  querida  Madre  consagrado  como  tuyo  propio;  preséntaselo  a  Dios  Padre  como  una  ofrenda  de  mí  para  ti.  
Ayúdame,  Oh  María,  en  hacer  tu  corazón  más  conocido  cada  día».    
 
ORACIÓN  DE  PENTECOSTÉS  
 

Espíritu  de  Cristo:  despiértame;    


Espíritu  de  Cristo:  muéveme;    
Espíritu  de  Cristo:  lléname;    
Espíritu  de  Cristo:  séllame.    
Oh  Padre  Celestial,  conságrame  a  tu  Corazón  y  Voluntad;    
se  en  mí  una  fuente  de  virtudes,    
sella  mi  alma  como  la  tuya  para  que  tu  reflejo  en  mí  sea  una  luz  que  todos  vean».    
 
Mientras  se  reza  esta  oración  dada  por  Nuestra  Señora  que  nuestros  corazones  estén  abiertos  para  reconocer  y  
aceptar  los  obsequios  del  Espíritu  Santo,  y  así  avancemos  confiadamente  en  esta  batalla  por  el  triunfo  del  Inmaculado  
Corazón.  Estamos  llamados  para  transformarnos  en  el  reflejo  de  Cristo,  un  reflejo  del  rostro  de  Dios  que  será  una  
atracción  para  todos,  para  que  su  gloria  sea  magnificada  a  través  de  nuestras  vidas.  
 
«Mis  queridos  hijos:  hoy  ustedes  les  traen  tanta  alegría  a  mi  Jesús.  Yo  les  doy  a  ustedes  una  gran  bendición  de  Dios.  El  
desea  crear  en  sus  hijos  unidad  y  gloria  a  Su  Nombre.»    
 
«Recuerda  mi  Ángel  querido,  que  la  verdadera  devoción  a  mi  Inmaculado  Corazón  es  interior;  es  decir,  viene  
solamente  de  dentro  de  tu  corazón  y  es  cultivado  en  el  alma.  La  perfección  de  la  consagración  es  tener  confianza  
como  la  de  un  niño  en  Mi,  su  Madre;  esta  confianza  hace  que  tu  alma  recurra  a  mi  Inmaculado  Corazón  con  mucha  
sencillez  y  ternura;  tú  me  implorarás  a  todas  horas,  en  todo  lugar  y  por  sobre  todas  las  cosas:  en  tus  dudas  para  
iluminarte,  en  tus  extravíos  para  que  encuentres  de  nuevo  el  camino  correcto,  en  tus  tentaciones  para  sostenerte,  en  
tus  debilidades  para  fortalecerte,  en  cada  día  para  que  yo  pueda  levantarte,  en  cada  desánimo  para  que  yo  pueda  
consolarte,  en  tus  cruces,  afanes  y  tribulaciones  de  la  vida  para  darte  valor,  para  aceptar  y  soportar.  
 
 
Coronilla  del  Espíritu  Santo  (Dones  del  Espíritu)  
 
Invocamos  la  presencia  del  Espíritu  Santo.  
 

Ven  Espíritu  Santo,  


ven  por  medio  de  la  Poderosa  Intercesión  del  Inmaculado  Corazón  de  María,  tu  amadísima  esposa    
(Se  dice  3  veces)  
 
Ven,  Espíritu  Santo,  
Llena  los  corazones  de  tus  fieles  
y  enciende  en  ellos  
el  fuego  de  tu  amor.  
Envía,  Señor,  tu  Espíritu.  
Que  renueve  la  faz  de  la  Tierra.  
 
Oh  Dios,  
que  llenaste  los  corazones  de  tus  
fieles  con  la  luz  del  Espíritu  
Santo;  concédenos  que,  
guiados  por  el  mismo  Espíritu,  
sintamos  con  rectitud  y  
gocemos  siempre  de  tu  consuelo.  
Por  Jesucristo  Nuestro  Señor.  
Amén.  
 
Ven  Espíritu  Santo  y  hazme  una  nueva  creación;  
Ven  Espíritu  Santo  y  aumenta  la  fe;  
Ven  Espíritu  Santoy  haz  nacer  a  Jesús  en  mi  alma;  
Ven  Espíritu  Santoy  lléname  de  amor;  
Ven  Espíritu  Santo  y  ayúdame  a  ser  un  católico  coherente;  
Ven  Espíritu  Santo  y  enséñame  a  comportarme  como  el  hijo(a)  que  Dios  quiere;  
Ven  Espíritu  Santoy  santifícame;  
Ven  Espíritu  Santoy  enséñame  a  amar,  a  orar;  
Ven  Espíritu  Santo  a  nuestros  hogares,  a  nuestros  trabajos  y  guía  nuestros  pensamientos;  
Ven  Espíritu  Santo  a  la  Iglesia  Católica  y  guía  al  Papa,  los  sacerdotes,  obispos,  diáconos,  misioneros  y  religiosas;  
Ven  Espíritu  Santo  y  guía  a  los  gobernantes  de  los  pueblos;  
Ven  Espíritu  Santo  y  guía  a  todas  las  almas  descarriadas,  pérdidas,  desesperanzadas  y  necesitadas  de  conversión;  
Ven  Espíritu  Santo  y  has  presencia  en  los  hogares,  en  los  matrimonios  y  en  las  familias;  
Ven  Espíritu  Santo  y  hazte  presente  en  nuestros  corazones,  pensamientos  e  nuestras  intenciones.  
________________________________________________________________________________________________  
 

En  el  nombre  del  Padre,  y  del  †  Hijo,  y  del  Espíritu  Santo.  Amén.  
 
Dios  Mío,  Ven  en  mi  Auxilio.  Señor  date  prisa  en  socorrerme  
 
GLORIA  Y  CREDO  
 
1.  Espíritu  Santo  de  Sabiduría,  desprénde nos  de  las  cosas  de  la  Tierra  e  infúndenos  el  amor  y  gusto  por  las  cosas  del  Cielo.  
Padre  Santo,  en  el  nombre  de  Jesús  envía  tu  espíritu  y  renueva  al  mundo  (Se  repite  7  veces)  
Oh  María,  que  por  obra  del  Espíritu  Santo,  concebiste  al  Salvador,  ruega  por  nosotros.  
 
2.  Ven,  Espíritu  de  Entendimiento,  ilumina  nuestra  mente  con  la  luz  de  la  Verdad  Eterna  y  enriquécela  de  puros  y  santos  
pensamientos.  
Padre  Santo,  en  el  nombre  de  Jesús  envía  tu  espíritu  y  renueva  al  mundo  (Se  repite  7  veces)  
Oh  María,  que  por  obra  del  Espíritu  Santo,  concebiste  al  Salvador,  ruega  por  nosotros.  
 
3.  Ven,  Espíritu  de  Buen  Consejo,  haznos  dóciles  a  tus  santas  inspiraciones  y  guíanos  en  el  camino  de  salvación.  
Padre  Santo,  en  el  nombre  de  Jesús  envía  tu  espíritu  y  renueva  al  mundo  (Se  repite  7  veces)  
Oh  María,  que  por  obra  del  Espíritu  Santo,  concebiste  al  Salvador,  ruega  por  nosotros.  
 
4.  Ven,  Espíritu  de  Fortaleza,  danos  fuerza,  constancia  y  victoria  en  las  batallas  contra  nuestros  enemigos  espirituales  y  
corporales.  
Padre  Santo,  en  el  nombre  de  Jesús  envía  tu  espíritu  y  renueva  al  mundo  (Se  repite  7  veces)  
Oh  María,  que  por  obra  del  Espíritu  Santo,  concebiste  al  Salvador,  ruega  por  nosotros.  
 
5.  Ven,  Espíritu  de  Ciencia,  se  el  Maestro  de  nuestras  almas  y  ayúdanos  a  practicar  tus  santas  enseñanzas.  
Padre  Santo,  en  el  nombre  de  Jesús  envía  tu  espíritu  y  renueva  al  mundo  (Se  repite  7  veces)  
Oh  María,  que  por  obra  del  Espíritu  Santo,  concebiste  al  Salvador,  ruega  por  nosotros.  
 
6.  Ven,  Espíritu  de  Piedad,  ven  a  morar  en  nuestros  corazones,  toma  cuenta  de  ellos  y  santifica  todos  sus  afectos.  
Padre  Santo,  en  el  nombre  de  Jesús  envía  tu  espíritu  y  renueva  al  mundo  (Se  repite  7  veces)  
Oh  María,  que  por  obra  del  Espíritu  Santo,  concebiste  al  Salvador,  ruega  por  nosotros.  
 
7.  Ven,  Espíritu  del  Santo  Temor  de  Dios,  reina  en  nuestra  voluntad  y  haz  que  estemos  siempre  dispuestos  a  antes  sufrir  y  
morir  que  ofender  a  la  Divina  Majestad.  
Padre  Santo,  en  el  nombre  de  Jesús  envía  tu  espíritu  y  renueva  al  mundo  (Se  repite  7  veces)  
Oh  María,  que  por  obra  del  Espíritu  Santo,  concebiste  al  Salvador,  ruega  por  nosotros.  
 
Invocación  a  la  Virgen  María  
 

¡Oh  Purísima  Virgen  María!,  que  en  tu  inmaculada  concepción  fuiste  constituida  por  el  Espíritu  Santo  en  Tabernáculo  electo  
de  la  Divinidad,  ¡ruega  por  nosotros!,  para  que  el  Paráclito  venga  pronto  a  renovar  la  faz  de  la  tierra.  
AVE  MARIA  
 

¡Oh  Purísima  Virgen  María,  que  en  el  misterio  de  la  encarnación  fuiste  constituida  verdadera  Madre  de  Dios,  ¡ruega  por  
nosotros!,  para  que  el  Paráclito  venga  pronto  a  renovar  la  faz  de  la  tierra.  
AVE  MARIA  
 

¡Oh  Purísima  Virgen  María,  que  perseverando  en  la  oración  en  el  Cenáculo  con  los  Apóstoles,  fuiste  abundantemente  
inundada  por  el  Espíritu  Santo,  ¡ruega  por  nosotros!,  para  que  el  Paráclito  venga  pronto  a  renovar  la  faz  de  la  tierra.  
AVE  MARIA  
 

Envía  tu  espíritu  Señor  y  transfórmanos  interiormente  con  tus  dones.  Crea  en  nosotros  un  nuevo  corazón  para  que  podamos  
complacerte  y  conformarnos  con  tu  santa  voluntad.  Por  Cristo  nuestro  Señor.  
Amén.  
 
ORACIÓN  FINAL  
 

¡Oh  Divino  Espíritu  Santo!,  Tú  que  me  esclareces  de  todo,  que  iluminas  todos  mis  caminos  para  que  pueda  alcanzar  mi  ideal,  
Tú  que  me  concedes  el  sublime  don  de  perdonar  y  olvidar  las  ofensas  y  hasta  el  mal  que  me  hayan  hecho,  a  Ti  que  estás  
conmigo  en  todos  los  instantes,  yo  quiero  humildemente  agradecer  por  todo  lo  que  tengo,  por  todo  lo  que  soy  y  confirmar  
una  vez  más  mi  intención  de  nunca  apartarme  de  Ti  por  mayor  que  sea  la  ilusión  o  tentación  material,  con  la  esperanza  de  
un  día  merecer  y  poder  estar  contigo  y  todos  mis  hermanos  en  la  gloria  y  en  la  paz  de  los  Cielos.  Amén.  
 
Oración  a  la  Señora  de  todos  los  pueblos  
 

Señor  Jesucristo,  Hijo  del  Padre,  manda  ahora  tu  Espíritu  sobre  la  tierra.  Haz  que  el  Espíritu  Santo  habite  en  el  corazón  de  
todos  los  pueblos,  para  que  sean  preservados  de  la  corrupción,  de  las  calamidades  y  de  la  guerra.  Que  la  Señora  de  Todos  los  
Pueblos,  la  Santísima  Virgen  María,  sea  nuestra  Abogada.  Amén.  
 
En  el  nombre  del  Padre,  y  del  †  Hijo,  y  del  Espíritu  Santo.  Amén  
 
 
Rosario/Coronilla  a  las  Santas  Llagas  de  Cristo  
 
Por  la  señal  de  la  Santa  Cruz,  de  nuestros  enemigos,  líbranos  Señor,  Dios  Nuestro.  
En  el  nombre  del  Padre,  y  del  †  Hijo,  y  del  Espíritu  Santo.  Amén  
 
Ven  Espíritu  Santo,  
ven  por  medio  de  la  Poderosa  Intercesión  del  Inmaculado  Corazón  de  María,  tu  amadísima  esposa    
(Se  dice  3  veces)  
 
Jesús,  mi  Señor  y  Redentor,  yo  me  arrepiento  de  todos  los  pecados  que  he  cometido  hasta  hoy,  y  me  pesa  de  todo  corazón,  
porque  con  ellos  ofendí  a  un  Dios  tan  bueno.  
Propongo  firmemente  no  volver  a  pecar  y  confío  que  por  tu  infinita  misericordia  me  has  de  conceder  el  perdón  de  mis  culpas  
y  me  has  de  llevar  a  la  vida  eterna.    
Amén  
 
En  la  Cruz  del  Rosario:  
 

Oh!  Jesús,  Redentor  Divino,  Sé  Misericordioso  con  nosotros  y  con  el  mundo  entero.  
Santo  Dios,  Santo  Fuerte,  Santo  Inmortal,  ten  piedad  de  nosotros  y  del  mundo  entero.  
Perdón  y  Misericordia,  Jesús  mío  cúbrenos  de  los  peligros  con  Tu  Preciosa  Sangre.  
Eterno  Padre,  ten  Misericordia  de  nosotros  por  la  Sangre  de  Jesucristo,  Tu  Único  Hijo.  
 
Primer  Misterio:  Las  Llagas  de  Sus  Sagrados  Pies  
Señor  Mío  Crucificado,  adoro  las  Sagradas  Llagas  de  Tus  Pies.  Por  el  dolor  que  sufriste  y  por  la  Sangre  que  derramaste,  
concédeme  la  gracia  de  evitar  el  pecado,  y  de  seguir  constantemente,  hasta  el  fin  de  mi  vida,  el  camino  de  las  virtudes  
cristianas.  Amén.  
 
Eterno  Padre,  yo  te  ofrezco  las  Santas  Llagas  de  nuestro  Señor  Jesucristo,  para  curar  las  llagas  de  nuestras  almas.  
 Jesús  mío,  piedad  y  misericordia.  Por  los  méritos  de  Tus  Santas  Llagas  (10  veces)  
Gloria…  
 
Segundo  Misterio:  La  Llaga  del  Sagrado  Costado  
 

Señor  Mío  Crucificado,  adoro  la  Llaga  de  Tu  Sagrado  Costado.  Por  la  Sangre  y  Agua  que  derramaste,  te  ruego  enciendas  en  
mi  corazón  el  fuego  de  Tu  Divino  Amor  y  me  concedas  la  gracia  de  amarte  por  toda  la  eternidad.  Amén.  
 
Eterno  Padre,  yo  te  ofrezco  las  Santas  Llagas  de  nuestro  Señor  Jesucristo,  para  curar  las  llagas  de  nuestras  almas.  
 Jesús  mío,  piedad  y  misericordia.  Por  los  méritos  de  Tus  Santas  Llagas  (10  veces)  
Gloria…  
 
Tercer  Misterio:  La  Llaga  de  la  Mano  Izquierda  
 

Señor  mío  Crucificado,  adoro  la  Llaga  Sagrada  de  Tu  Mano  Izquierda.  Por  el  dolor  que  sufriste  y  la  Sangre  que  derramaste,  te  
ruego  que  no  me  encuentre  a  Tu  izquierda  con  los  condenados  en  el  día  del  Juicio  Final.  Amén.  
 
Eterno  Padre,  yo  te  ofrezco  las  Santas  Llagas  de  nuestro  Señor  Jesucristo,  para  curar  las  llagas  de  nuestras  almas.  
 Jesús  mío,  piedad  y  misericordia.  Por  los  méritos  de  Tus  Santas  Llagas  (10  veces)  
Gloria…  
 
 
Cuarto  Misterio:  La  Llaga  de  la  Mano  Derecha  
 

Señor  mío  Crucificado,  adoro  la  Llaga  Sagrada  de  Tu  Mano  Derecha.  Por  el  dolor  que  sufriste  y  la  Sangre  que  derramaste,  te  
ruego  que  me  bendigas  y  me  conduzcas  a  la  Vida  Eterna.  Amén.  
 
Eterno  Padre,  yo  te  ofrezco  las  Santas  Llagas  de  nuestro  Señor  Jesucristo,  para  curar  las  llagas  de  nuestras  almas.  
 Jesús  mío,  piedad  y  misericordia.  Por  los  méritos  de  Tus  Santas  Llagas  (10  veces)  
Gloria…  
 
Quinto  Misterio:  Las  Llagas  de  Su  Sagrada  Cabeza  
 

Señor  mío  Crucificado,  adoro  las  Llagas  de  Tu  Santa  Cabeza.  Por  el  dolor  que  sufriste  y  por  la  Sangre  que  derramaste,  te  
ruego  me  concedas  constancia  en  servirte  a  Ti  y  a  los  demás.  Amén.  
 
Eterno  Padre,  yo  te  ofrezco  las  Santas  Llagas  de  nuestro  Señor  Jesucristo,  para  curar  las  llagas  de  nuestras  almas.  
 Jesús  mío,  piedad  y  misericordia.  Por  los  méritos  de  Tus  Santas  Llagas  (10  veces)  
Gloria…  
 
Al  terminar  el  rosario  se  dice:  
 

Eterno  Padre,  yo  te  ofrezco  las  Llagas  de  nuestro  Señor  Jesucristo,  para  curar  las  llagas  de  nuestras  almas.  (3  veces)  
 
 
 ORACIÓN  A  LAS  SANTA  LLAGAS  DE  LOS  SAGRADOS  HOMBROS  DE  JESÚS:  
 
¡Oh  Amabilísimo  Jesús!  Manso  Cordero  de  Dios,  a  pesar  de  ser  yo  una  criatura  miserable  y  pecador,  Te  Adoro  y  Amo  las  
llagas  causada  por  el  peso  de  Tu  Cruz,  que,  dilacerando  Tus  Carnes,  dejó  al  desnudo  los  huesos  de  Tus  Hombros  Sagrados,  
del  cual,  Tu  Madre  dolorosa  tanto  se  compadeció.  También  yo,  ¡Oh  Amabilísimo  Jesús!  Me  compadezco  de  Ti  y  en  el  fondo  
de  Mí  Corazón  te  Alabo,  te  Glorifico,  te  Agradezco  por  esas  llagas  dolorosas  de  Tus  Hombros,  en  que  quisiste  cargar  Tu  Cruz  
por  mi  salvación.  Por  los  sufrimientos  que  padeciste  y  que  aumentaron  el  enorme  peso  de  Tu  Cruz,  te  ruego,  con  mucha  
humildad:  ¡Ten  Piedad  de  mí,  pobre  criatura  pecadora,  perdona  mis  pecados  y  condúceme  al  Cielo  por  el  camino  de  la  Cruz!  
Amén.  
 
7  Ave  Marías  y  después  de  cada  Ave  María  agregar:  “¡Madre  Santísima,  imprime  en  mi  Corazón  las  Llagas  de  Jesucristo  
Crucificado!”  “Oh  Dulcísimo  Jesús,  no  seas  mi  Juez,  sino  mi  Salvador”  Amén.  
 
 
Oración  a  la  Señora  de  todos  los  pueblos  
 
Señor  Jesucristo,  Hijo  del  Padre,  manda  ahora  tu  Espíritu  sobre  la  tierra.  Haz  que  el  Espíritu  Santo  habite  en  el  corazón  de  
todos  los  pueblos,  para  que  sean  preservados  de  la  corrupción,  de  las  calamidades  y  de  la  guerra.  Que  la  Señora  de  Todos  los  
Pueblos,  la  Santísima  Virgen  María,  sea  nuestra  Abogada.  Amén.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Novena  del  Abandono  a  la  Voluntad  de  Dios  
 
Padre  Dolindo  Ruotolo  fue  un  sacerdote  napolitano  (1882-­‐1970),  estigmatizado  milagroso  y  “portavoz  del  Espíritu  Santo”.  
 
El  padre  Ruotolo  tuvo  una  extraordinaria  comunicación  con  Jesús  a  lo  largo  de  su  vida  heroica,  una  vida  totalmente  dedicada  a  
Dios  y  a  la  Santa  Madre  María.  Se  refirió  a  sí  mismo  como  “el  viejito  de  Nuestra  Señora”  y  el  Rosario  era  su  compañero  constante.  
Como  se  puede  ver  en  esta  novena  mucho  de  lo  que  nuestro  Señor  quiere  vuela  frente  a  la  normal  inclinación  humana  y  la  razón.  
Sólo  podemos  ascender  a  este  nivel  de  pensamiento  a  través  de  la  gracia  de  Dios  y  la  ayuda  del  Espíritu  Santo.  
 
Debemos  dejar  de  lado  nuestros  problemas,  dejar  de  preocuparnos  y  tratar  de  resolverlos  nosotros  mismos.  Debemos  creer,  
confiar  y  permitir  que  nuestro  Señor  nos  rescate  de  nosotros  mismos  y  suministre  nuestros  deseos,  necesidades  y  resuelva  nuestros  
problemas  como  sólo  Él  puede.  
 
Jesús,  ocúpate  Tú  de  ello,  deben  ser  las  primeras  palabras  que  vienen  a  la  mente  y  fluyen  de  nuestros  labios.  Después  de  todo,  
hemos  intentado  hacer  cosas  a  nuestra  manera  y  mira  donde  ésta  nos  tiene.  Simplemente  haz  lo  que  dice  la  oración,  abramos  
nuestros  corazones  y  mentes  en  amor  y  cerremos  nuestros  ojos  en  confianza  y  pídele  a  Jesús  que  Él  se  encargue  de  todo,  Él  lo  hará.  
 
Día  1  
¿Por  qué  se  confunden  al  preocuparse?  Dejadme  a  mí  el  cuidado  de  vuestros  negocios  y  todo  mantendrá  la  calma.  Le  digo  que  
todo  acto  de  verdadera,  ciega  y  completa  rendición  a  mí  me  produce  el  efecto  que  deseáis  y  que  resuelve  toda  complicada  
situación.  
 

O  Jesús,  yo  me  entrego  a  Ti,  ¡ocúpate  de  todo!  (Repítelo  10  veces)  
 
Día  2  
Entregarse  a  mí  no  significa  ni  inquietarse,  ni  estar  amargado,  ni  perder  la  esperanza,  ni  tampoco  significa  ofrecerme  una  oración  
pidiéndome  que  le  siga  y  transformarle  la  preocupación  en  oración.  Está  en  contra  de  esta  entrega,  profundamente  en  contra,  la  
preocupación,  el  estar  nervioso  y  pensar  en  las  consecuencias  de  todo.  Es  como  la  confusión  que  sienten  los  críos  cuando  les  piden  
a  su  madre  atender  a  sus  necesidades,  y  luego  intentan  ocuparse  de  esas  necesidades  por  sí  mismos  con  el  fin  de  que  sus  intentos  
se  entrometan  en  el  camino  de  su  madre.  Rendir  significa  cerrar  plácidamente  los  ojos  del  alma,  rechazar  los  pensamientos  de  
tribulación  y  ponerse  en  mi  cuidado,  para  que  sólo  yo  actúe,  diciendo  “Ocúpate  tu”.  
 

O  Jesús,  yo  me  entrego  a  Ti,  ¡ocúpate  de  todo!  (Repítelo  10  veces)  
 
Día  3  
¡Cuántas  cosas  realizo  cuando  el  alma,  tanto  en  sus  necesidades  espirituales  como  en  aquellas  materiales,  se  vuelve  a  mí,  me  mira  
y  diciéndome:  “Jesús,  ocúpate  Tú  de  ello”,  cierra  los  ojos  y  reposa.  Obtenéis  pocas  gracias  cuando  os  atormentáis  por  producirlas,  
sin  embargo  tenéis  muchísimas  cuando  la  oración  es  un  encomendarse  plenamente  a  mí.  En  el  dolor,  vosotros  oráis  para  que  yo  
obre,  pero  para  que  obre  como  creéis  que  debo  obrar…  No  os  dirigís  a  mí,  sino  que  queréis  que  yo  me  adapte  a  vuestras  ideas;  no  
sois  enfermos  que  piden  al  médico  que  les  cure,  sino  que  le  sugerís  la  cura.  No  obréis  así,  sino  orad  como  os  he  enseñado  en  el  
Padrenuestro:  
Santificado  sea  tu  nombre,  es  decir,  sed  glorificado  en  esta  necesidad  mía.  
Venga  a  nosotros  tu  reino,  o  sea,  todo  contribuya  a  tu  reinado  en  nosotros  y  en  el  mundo.  
Hágase  tu  voluntad  así  en  la  tierra,  como  en  el  cielo,  es  decir,  dispón  Tú,  en  esta  necesidad,  como  mejor  te  parezca  en  lo  tocante  a  
nuestra  vida  temporal  y  eterna.  
Si  me  decís  de  verdad:  “hágase  tu  voluntad”,  que  es  lo  mismo  que  decir:  “Jesús,  ocúpate  Tú  de  ello”,  yo  intervendré  con  toda  mi  
omnipotencia  y  venceré  las  mayores  dificultades.  
 

O  Jesús,  yo  me  entrego  a  Ti,  ¡ocúpate  de  todo!  (Repítelo  10  veces)  
 
Día  4  
Mira,  ¿tú  ves  que  la  enfermedad  apremia  en  vez  de  menguar?  No  te  turbes,  cierra  los  ojos  y  dime  con  confianza:  hágase  tu  
voluntad,  “Jesús,  ocúpate  Tú  de  ello”.  
Te  digo  que  así  lo  haré  y  que  intervendré  como  médico,  y  que  hasta  obraré  un  milagro  cuando  fuere  menester.  ¿Ves  que  el  
enfermo  empeora?  No  te  desanimes,  sino  cierra  los  ojos  y  di:  “Jesús,  ocúpate  Tú  de  ello”.  Te  digo  que  yo  me  ocuparé,  y  que  no  hay  
medicina  más  poderosa  que  una  intervención  mía  de  amor.  Me  ocuparé  de  ello  sólo  cuando  cerréis  los  ojos.  
 

O  Jesús,  yo  me  entrego  a  Ti,  ¡ocúpate  de  todo!  (Repítelo  10  veces)  
 
 
Día  5  
Y  cuando  yo  os  tenga  que  liderar  por  un  camino  diferente  al  que  vais,  yo  os  prepararé;  os  llevaré  en  brazos;  dejaré  que  os  
encontréis,  como  cuando  los  niños  duermen  en  brazos  de  sus  madres,  al  otro  lado  del  río.  Lo  que  os  preocupe  y  os  duela  
inmensamente  son  vuestra  razón,  vuestros  pensamientos  y  preocupaciones,  y  vuestro  deseo  de  afrontar  lo  que  os  afecta.  
 

O  Jesús,  yo  me  entrego  a  Ti,  ¡ocúpate  de  todo!  (Repítelo  10  veces)  
 
Día  6  
No  descansáis  nunca,  queréis  valorarlo  todo,  escudriñarlo  todo,  pensar  en  todo,  y  os  abandonáis  así  a  las  fuerzas  humanas,  o  peor,  
a  los  hombres,  confiando  en  su  intervención.  Es  esto  lo  que  obstaculiza,  impide  mis  palabras  y  mis  cálculos.  ¡Oh,  como  deseo  
vuestro  abandono  para  beneficiaros!,  ¡Y  cuanto  me  aflijo  al  veros  turbados!  Satanás  tiende  precisamente  a  esto:  a  turbaros  para  
apartaros  de  mi  acción  y  arrojaros  a  la  merced  de  las  iniciativas  humanas.  
Confiad  por  eso  sólo  en  mí,  reposad  en  mí,  abandonaos  a  mí  en  todo.  
 

O  Jesús,  yo  me  entrego  a  Ti,  ¡ocúpate  de  todo!  (Repítelo  10  veces)  
 
Día  7  
Yo  obro  milagros  en  proporción  del  pleno  abandono  en  mí,  y  a  la  ausencia  de  preocupaciones  vuestras.  ¡Yo  derramo  tesoros  de  
gracia  cuando  vosotros  estáis  en  la  plena  pobreza!  Si  apreciáis  vuestros  recursos,  por  pocos  que  sean,  o  si  los  buscáis,  os  halláis  en  
el  campo  natural  de  las  cosas,  que  es  a  menudo  frecuentemente  obstaculizado  por  Satanás.  Ningún  razonador  o  ponderador  ha  
hecho  milagros,  ni  siquiera  entre  los  santos:  obra  divinamente  quien  se  abandona  a  Dios.  
Cuando  veas  que  las  cosas  se  complican,  di  con  los  ojos  del  alma  cerrados:  “Jesús,  ocúpate  Tú  de  ello”.  Y  distráete,  apártate  de  ti  
porque  tu  mente  es  penetrante…  y  para  ti  es  difícil  ver  el  mal  y  tener  confianza  en  mí.  Haz  así  para  con  todas  tus  necesidades;  
obrad  así  todos  y  veréis  grandes,  continuos  y  silenciosos  milagros.  Os  lo  aseguro  por  mi  amor.  Y  yo  me  ocuparé  de  ello,  os  lo  
aseguro.  
 

O  Jesús,  yo  me  entrego  a  Ti,  ¡ocúpate  de  todo!  (Repítelo  10  veces)  
 
Día  8  
Cerrad  los  ojos  y  dejaos  llevar  por  la  fluida  corriente  de  mi  gracia;  cerrad  los  ojos  y  no  pensad  en  el  presente,  alejando,  del  futuro,  
los  pensamientos,  igual  que  lo  haríais  de  la  tentación.  Reposad  en  mí,  confiad  en  mi  bondad  y  os  prometo  por  mi  amor  que  si  decís  
“Jesús,  ocúpate  tu”  que  yo  me  ocuparé  de  todo;  yo  os  consolaré,  os  liberaré  y  os  guiaré.  
 

O  Jesús,  yo  me  entrego  a  Ti,  ¡ocúpate  de  todo!  (Repítelo  10  veces)  
 
Día  9  
Rogad  siempre  con  esta  disposición  de  abandono  y  tendréis  gran  paz  y  grandes  frutos,  incluso  cuando  yo  os  concedo  la  gracia  de  
la  inmolación  de  reparación  y  de  amor,  que  importa  el  sufrimiento.  ¿Te  parece  imposible?  
Cierra  los  ojos  y  di  con  toda  el  alma:  “Jesús,  ocúpate  Tú  de  ello”.  No  temas,  me  ocuparé  de  ello  y  bendecirás  mi  Nombre  
humillándote.  Mil  plegarias  no  valen  lo  que  un  solo  acto  de  abandono  vale:  recordadlo  bien.  No  hay  novena  más  eficaz  que  esta:  
 

¡Oh  Jesús  me  abandono  en  Ti,  OCÚPATE  TÚ  DE  ELLO!  (Repítelo  10  veces)  
 
Madre,  soy  tuyo  ahora  y  siempre.  
A  través  de  ti  y  contigo  siempre  quiero  pertenecer  completamente  a  Jesús.  
 
Amén  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Coronilla  al  Sagrado  Corazón  de  Jesús  del  Padre  Pío  
 
A  continuación  se  encuentra  la  oración  que  el  Padre  Pío  rezaba  cada  vez  que  quería  interceder  por  alguien.  En  realidad,  es  una  
oración  compuesta  por  Santa  Margarita  María  Alacoque  y  comúnmente  se  llama  la  «Novena  Eficaz  del  Sagrado  Corazón  de  Jesús»  
 
I.-­‐  ¡Oh  Jesús  mío!,  que  dijiste:  «En  verdad  les  digo,  pidan  y  se  les  dará,  busquen  y  encontrarán,  llamen  y  se  les  abrirá!».He  aquí  que,  
confiando  en  tus  santas  palabra,  yo  llamo,  busco,  y  pido  la  gracia……  
Padre  Nuestro,  Avemaría  y  Gloria.  
Sagrado  Corazón  de  Jesús,  espero  y  confío  en  Ti.  
 

II.-­‐  ¡Oh  Jesús  mío!,  que  dijiste:  «En  verdad  les  digo,  pasarán  los  cielos  y  la  tierra  pero  mis  palabras  jamás  pasarán»  
He  ahí  que  yo,  confiando  en  lo  infalible  de  tus  santas  palabras  pido  la  gracia……  
Padre  Nuestro,  Avemaría  y  Gloria.  
Sagrado  Corazón  de  Jesús,  espero  y  confío  Ti.  
 

III.-­‐  ¡Oh  Jesús  mío!,  que  dijiste:  «En  verdad  les  digo,  todo  lo  que  pidáis  a  mi  Padre  en  mi  Nombre,  se  les  concederá».  He  ahí  que  yo,  
al  Padre  Eterno  y  en  tu  nombre  pido  la  gracia…….  
Padre  Nuestro,  Avemaría  y  Gloria.  
Sagrado  Corazón  de  Jesús,  espero  y  confío  Ti.  
 

¡Oh  Sagrado  Corazón  de  Jesús,  el  cual  es  imposible  no  sentir  compasión  por  los  infelices,  ten  piedad  de  nosotros,  pobres  pecadores,  
y  concédenos  las  gracias  que  pedimos  en  nombre  del  Inmaculado  Corazón  de  María,  nuestra  tierna  Madre,  San  José,  padre  adoptivo  
del  Sagrado  Corazón  de  Jesús,  ruega  por  nosotros.  Amén.  
 
Oración  al  Angel  de  la  Guarda  del  Padre  Pío  
 
Oh  mi  Ángel  de  la  Guarda,  Cuida  mi  alma  y  mi  cuerpo.  
Ilumina  mi  mente  para  que  pueda  conocer  mejor  al  Señor  mi  Dios  y  amarlo  con  todo  el  corazon.  Vigílame  cuando  rezo  para  que  
no  ceda  a  las  distracciones  de  la  vida  –  Sostenme  con  tus  consejos  para  vivir  como  un  buen  cristiano  y  ayúdame  a  cumplir  obras  
de  generosidad.  Defiéndeme  de  los  engaños  del  maligno  y  socórreme  durante  las  tentaciones  para  que  pueda  vencer  en  la  lucha  
contra  el  mal.  
 
Oh  mi  querido  Ángel  de  la  Guarda,  recito  esta  oración  para  pedirte  que  permanezcas  siempre  a  mi  lado  y  para  pedirte  que  no  
ceses  nunca  de  ser  mi  ángel  de  la  guarda,  hasta  que  no  sea  llamado  al  recinto  del  Señor,  donde  adoraremos  juntos,  por  toda  la  
eternidad  a  Dios  nuestro  Señor.  Amén.  
 
Oración  para  pedir  la  bendición  de  un  milagro  por  intercesión  del  Padre  Pío  
 
Padre  Pío,  el  Señor  todopoderoso  te  ha  elegido  para  defender  nuestra  causa  y  te  bendijo  generosamente  con  los  Dones  del  Espíritu.  
En  su  Misericordia,  te  ha  concedido  el  privilegio  de  realizar  prodigios  y  milagros.  El  marcó  tu  cuerpo  con  las  heridas  de  la  pasión  de  
su  hijo  y  te  hizo  testigo  vivo  de  Cristo  crucificado.  Dulce  Padre  Pío,  fiel  siervo  de  Dios,  ten  piedad  de  mí,  ven  a  mi  rescate  y  líbrame  
de  esta  aflicción.  
 
Padre   Pío,   por   mis   pecados   soy   indigno   de   comparecer   ante   la   Divina   Majestad   para   pedir   la   gracia   de   un   milagro,   por   eso  
humildemente,  te  elevo  esta  oración  para  pedir  tu  intercesión  por  mi  urgente  petición.  Padre  Pío,  tú  conoces  muy  bien  nuestras  
miserables   condiciones   humanas,   porque   en   el   transcurso   de   tu   vida   terrenal   has   experimentado   amargura,   enfermedad   y  
sufrimiento.  Yo  sé  que  tu  corazón  se  conmueve  al  verme  abrumado  por  el  dolor  y  la  desesperación,  por  eso  Padre  Pío,  te  imploro  
que  aceptes  esta  oración  para  recibir  la  bendición  de  un  milagro  (se  hace  la  petición).  
 
Oh  Padre  Pío,  esperanza  de  los  necesitados,  mírame  con  bondad  y  ayúdame.  Una  palabra  tuya  será  suficiente  para  que  Dios  nuestro  
Señor  tenga  compasión  de  mí  y  me  escuche.  Padre  Pío,  santo  entre  los  hombres,  borra  la  tristeza  de  mi  corazón,  envuélveme  con  
tu  luz,  haz  que  mis  oraciones  valgan  la  pena  para  que  pueda  merecer  sus  Bendiciones  duraderas.  
 
Dame  un  corazón  caritativo,  enséñame  la  generosidad  y  ayúdame  a  hacer  buenas  obras,  sin  pensar  en  la  recompensa  terrenal.  
Padre   Pío,   en   oración   y   con   inmensa   confianza,   entrego   mi   vida   en   tus   manos,   ya   que   tengo   la   certeza   en   mi   corazón   de   que  
intercederás  ante  el  Altísimo  por  la  petición  que  necesito  y  que  estarás  a  mi  lado  para  ayudarme  a  aceptar  su  voluntad.  Amén.  

También podría gustarte