Está en la página 1de 3

La evaluación es parte importante de nuestra vida, continuamente nos estamos

sometiendo a evaluación. No pasa un día sin que al finalizar la jornada no hagamos un


balance de lo que hicimos y como lo hicimos, que nos falta por hacer, etc. Y así
sucede con todos los aspectos de la vida. Por ello, no es posible pensar y organizar un
proceso de enseñanza sin que no este presente el componente de la evaluación.

Cuando se pretende la excelencia en el desempeño educativo es indispensable


continuamente evaluar nuestros propios procedimientos de enseñanza, de modo que
nos permita adecuarlos a las necesidades y características del alumnado de manera
que satisfagan las expectativas de los educandos. De igual modo los alumnos deben
ser sometidos sistemáticamente a evaluaciones para poder comprobar su evolución,
así como la eficacia de nuestro propio desempeño profesional.

Para empezar pondremos en contexto el por qué surgen los sistemas evaluativos en
los distintos países. Como se menciona en el documento Política Evaluativa Mundial
la evaluación surge como una necesidad de ver si los estudiantes comprenden y
adquieren correctamente los conocimientos, competencias, actitudes y valores que se
hacen necesarios para desempeñarse con éxito en la sociedad y para convivir
armónicamente en comunidad, ya que de no ser implementado el método evaluativo
sería difícil observar y analizar si la calidad de la educación está siendo realmente
buena. También podemos destacar que la evaluación emerge con la intención de
renovar el método tradicional de evaluar, ya que este no era eficaz y no daba una
respuesta concreta a la calidad de educación impartida en las instituciones.

Por otra parte se hace indispensable saber qué es lo que miden las evaluaciones, el
concepto que se tiene varía dependientemente del país. En Colombia generalmente se
evalúa la finalización de un ciclo y un grado intermedio, o simplemente la finalización
de un ciclo, regularmente con una periodicidad anual y en forma muestral y/o censal,
mediante pruebas estandarizadas de selección múltiple y de respuestas cortas. El
Ministerio de Educación Nacional nos afirma que una educación es de calidad en la
medida en que los estudiantes logran los objetivos propuestos, o alcancen lo que se
espera de ellos; en otras palabras: “que aprendan lo que tienen que aprender, en el
momento en que lo tienen que aprender y que lo hagan en felicidad”. En este sentido,
nuestra opinión converge con lo que nos afirma el ministerio, ya que en cuanto al
aprendizaje creemos necesario que los estudiantes se encuentren en una postura de
conformidad durante su proceso adquisición de conocimientos, para así obtener
resultados positivos en cuanto a la calidad de la educación presente en una institución.

Entre chile, España y Perú se encuentra un similar concepto sobre qué se evalúa,
estos países evalúan el rendimiento estudiantil para obtener información que permita
conocer el estado de la calidad de la educación, con la única diferencia de que en chile
es a través de la medición no solo de contenidos, sino también de habilidades
superiores de pensamiento.

El concepto de Bolivia y Venezuela también converge ya que tienen como propósito


suministrar información oportuna, periódica, válida y confiable acerca de las
competencias adquiridas y desarrolladas por el estudiante en su recorrido por el
sistema educativo. En cuanto a países industrializados como Francia, Estados
Unidos, Italia e Inglaterra por su parte, evalúan con la finalidad de hacer un monitoreo
y seguimiento de sus respectivos sistemas educativos y de la efectividad institucional
escolar. Desde nuestro punto de vista la finalidad que tienen estos países es la más
adecuada, ya que primeramente hay que evaluar el sistema educativo para saber si
realmente funcionan sus métodos de enseñanza y luego así poder evaluar al
alumnado.

Algo a destacar, es que dentro de algunos países se evalúan otros aspectos, como lo
es en el caso de México y Chile donde existen unos programas (Aprovechamiento
escolar y Asignación de Excelencia Pedagógica) en los cuales los maestros se
someten a una evaluación voluntaria para ser calificados por su nivel de conocimiento
y su trabajo, eso no es solo para saber su nivel, sino que también les permite un
aumento de sueldo y adquirir un reconocimiento social, algo que vemos muy parecido
acá en Colombia con los concursos por nombramiento docente.

Como hemos podido analizar, cada país cuenta con su propio sistema evaluativo, pero
se debe agregar que también hay evaluaciones internacionales, las cuales son
desarrolladas por organismos privados internacionales o por relación de dos o más
gobiernos. Algunas de las pruebas e4n las que se han hecho participes países
latinoamericanos:

 PISA (programa internacional de evaluación de estudiantes): en las cuales,


cabe señalar, Colombia obtuvo la peor calificación de la Ocde, alcanzando
puntuaciones de 412 en lectura, 391 en matemáticas y 413 en ciencias.
resultados menores del promedio establecido en las 3 competencias evaluadas
lectura 487, matemáticas 489 y ciencias 489.
 LLECE (Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la
Educación)
 PRUEBA DE CÍVICA DEL IEA (International Association for the Evaluation
of Educational Achievement): en los cuales Colombia logra obtener un
porcentaje de 73 despues de Perú quien obtiene un 77.
 ESTUDIO INTERNACIONAL SOBRE EL PROGRESO EN COMPETENCIA
EN LECTURA (PIRLS): esta prueba es aplicada a niños de grado 4° y se
realiza cada 5 años.

Estas pruebas son consideradas como medidas comparables de resultados educativos


y cada resultado obtenido de estas se entregan a cada país evaluado con el fin de
retroalimentar sus propios sistemas educativos en general y evaluativos en particular.
la participación de estas pruebas lleva consigo beneficios para los países que en ella
hagan presencia, ya que los resultados que se comparan internacionalmente atraen la
mira de los medios de comunicación, movilizan fuerzas políticas y suscitan debates
sobre las implicaciones prácticas de los resultados obtenidos, pero como en todo
dentro de nuestro entorno social también están los problemas, y estas pruebas no se
libran de ello, ya que al dar a conocer los resultados de las pruebas públicamente es
duramente criticado por políticos, medios de comunicación y el publico en general,
esto debido a que solo les interesa el rango en el que se posicionan y no el
conocimiento y desempeños obtenidos. Sin embargo, estas evaluaciones
internacionales nos llevan a reflexionar que, sin importar las diferencias entre los
países evaluados, hay un núcleo común de competencias y conocimientos que, en un
mundo cada vez más integrado, es indispensable que todos los estudiantes adquieran.