Está en la página 1de 12

LOS SIETE SABERES NECESARIOS PARA LA EDUCACION

DEL FUTURO
Este ensayo trata sobre los siete saberes necesarios para la educación del futuro de Edgar
Morín, se pretende dar una idea sobre lo que Edgar Morín habla en su escrito, se pretende
exponer problemas centrales o fundamentales que permanecen ignorados u olvidados y que
son de importancia para la enseñanza del siguiente siglo.
Morín menciona siete saberes los cuales son: 1. Las cegueras del conocimiento: el error y la
ilusión; 2. Los principios de un conocimiento pertinente; 3. Enseñar la condición humana; 4.
Enseñar la identidad terrenal; 5. Enfrentar las incertidumbres; 6. Enseñar la comprensión; y
por ultimo 7. La ética del género humano.
Se habla sobre cómo es que la educación futura debería adoptar esos saberes sin importar la
sociedad o la cultura, ya que su finalidad es por el bien de la humanidad. Por otro lado, trata de
mostrar una forma sencilla sobre lo que son los misterios del universo, la vida y el nacimiento
del ser humano.
Se menciona como es que la educación actual tiene grandes obstáculos para avanzar y por
cómo es que por eso nuestros esfuerzos por una mejor educación no funcionan o no prosperan.

LOS 7 SABERES NECESARIOS PARA LA EDUCACION DEL FUTURO

Para comenzar con este ensayo, hablaremos de los 7 saberes que Edgar Morín menciona en su
libro y comenzare con el primer saber que tiene como nombre:
1. Las Cegueras del Conocimiento: El Error y La Ilusión; en el cual podemos ver y darnos
cuenta o mejor dicho debemos considerar que todo conocimiento es y termina siendo una
interpretación limitada de todos nuestros sentidos, como lo es la vista, el oído, el tacto y el
olfato. Pero además de todo esto podemos darnos cuenta de que la realidad y su conocimiento
se alteran conforme vamos avanzando y sufren un reconstrucción continúa a medida que
nuestras ideas evolucionan; aunque muchas veces estas ideas se vuelven tan complejas o
simplemente nos dejamos regir por una sola idea que termina siendo o convirtiéndose en
“Dioses de una religión”, lo cual la mayoría de las veces esto hace que nos cerremos a su
interpretación a la luz de nuevas y posiblemente mejores ideas. Sólo con esto nos damos
cuenta de que así como no hay seres humanos falsos o verdaderos, tampoco hay ideas
verdaderas o falsas.

Por todo esto es que llegamos a diversos errores, así como Morín los menciona en su escrito,
los cuales son errores mentales, errores intelectuales, errores de la razón y las cegueras
paradigmáticas. Los cuales considera como el talón de Aquiles del conocimiento. El primer
error nos menciona que nuestras mentes viven en errores e ilusiones, lo que nos lleva a
hacernos de los mejores recuerdos o ideas que más nos convengan pero así como sucede esto,
también sucede lo contrario que es eliminar todo lo que no nos gusta o nos desagrada, toda
aquella idea que no tenga un fin conveniente para nosotros, nuestra mente sabe qué hacer con
ella. Este error hace que se relacione con el segundo, ya que por elegir inconscientemente las
ideas que mejor se nos acomoden llegamos al error intelectual pues en este defenderemos esas
ideas por el simple hecho de que creemos en ellas, pero como lo menciona el tercer error,
debemos tomar en cuenta que es necesaria la autocritica para poder evolucionar nuestras ideas
y dar una mejora a estas mismas.
Comparto con Morín que muchas veces las ideas pueden tomar posesión de nosotros mismos y
esto sucede porque creemos tanto en esa idea que solo nos es suficiente creer eso y cuando
sucede los inesperado (lo cual pasa en la mayoría de los casos) sobre una crítica de nuestra
ideología y no tenemos la suficiente seguridad de lo que creemos, podemos vernos
confundidos pero basta con entender que lo nuevo brota sin cesar y aprender a contar con lo
inesperado.
Aun en este tiempo podemos preguntarnos ¿Cómo es posible que la educación sea tan ciega y
no trate de comunicar lo que es el conocimiento humano, sus disposiciones o de simplemente
hacer conocer lo que es conocer?
Es necesario introducir y desarrollar en la educación el estudio de las características
cerebrales, mentales y culturales del conocimiento humano, de sus procesos y modalidades, de
las disposiciones tanto síquicas como culturales que permiten arriesgar el error o la ilusión.

2. Los Principios del Conocimiento Pertinente; aquí comenzamos a querer conocer las partes
del todo y somos capaces de llegar a dividir nuestro conocimiento en áreas específicas, pero
aunque llegamos a ser capaces de realizar este proceso, no tenemos la visión que queremos de
ese todo. Tenemos que ver que es necesario tener en cuenta el contexto de los conocimientos
para así poder crearles un sentido, es entonces cuando podremos avanzar en el momento de
querer conocer los fragmentos de ese todo; no obstante por todo esto existe un obstáculo para
lograrlo, el cual es que el ser humano es complejo y multidimensional por el simple hecho de
que a la vez es biológico, psíquico, social, afectivo y racional, y para que el conocimiento sea
pertinente, primero que nada debe reconocer esos puntos.

Hay que enfrentar la complejidad o mejor dicho es necesario, es decir cuando son inseparables
los componentes interdependientes de un todo; por lo que la educación debe promover como
contrarrestar lo complejo de manera multidimensional. Se debe entender que el aprendizaje
por disciplinas impide ver lo global y lo esencial en cuanto a problemas complejos, lo que trae
como consecuencia disolver la responsabilidad individual en la resolución de dichos
problemas. Más que nada se trata de despertar la curiosidad y no de extinguirla con la
instrucción puesto que solo así se podrá llevar a cabo la aptitud natural de la mente. Es
necesario no caer en la antinomia puesto que es lo que nos ha llevado al debilitamiento de la
inteligencia general, ya que los problemas fundamentales y globales ahora solo son protegidos
por la filosofía y no se alimentan de los aportes de la ciencia; el debilitamiento de la
percepción de lo global conduce al debilitamiento de la responsabilidad y al debilitamiento de
la solidaridad.

Todo esto nos lleva a la reducción y alejamiento que simplemente es simplificar lo complejo o
separar lo sencillo de lo difícil o tedioso. Es necesario desarrollar la aptitud natural de la
inteligencia humana para ubicar todas sus informaciones en un contexto y en un conjunto. Es
necesario enseñar los métodos que permiten detener las relaciones mutuas y las influencias
reciprocas entre las partes y el todo en un mundo complejo.

3. Enseñar La Condición Humana; en este saber se habla de cómo nos hemos olvidado de
que cada individuo posee una identidad que debe ser respetada, se trata de mostrar la
enseñanza como primera y universal centrada en la condición humana. En esta época moderna
podemos encontrar una separación en la condición humana, puesto que todos nos dejamos
llevar por lo nuevo y lo volvemos relevante lo cual vuelve a la condición humana invisible,
cuando es necesaria para la educación del futuro porque de ahí surge la relación que puede
aclarar la multidimensionalidades y complejidades que tiene un individuo con el todo. Hemos
sido capaces de observar y aprender que nuestra identidad individual, asociada a nuestra
identidad como especie y la identidad social conforman un trinomio propio de la realidad
humana. Que la animalidad y la humanidad constituyen nuestra condición y por eso es
necesario entender el fenómeno de la hominización; sabemos que existe una unidad humana y
una diversidad humana al mismo tiempo y por un lado la unidad de los rasgos biológicos y por
otro una diversidad psicológica, cultural y social pero no hemos tratado de comprenderlo con
claridad y a la perfección. Comprender lo humano significa entender su unidad en la
diversidad y su diversidad en la unidad.

De la cultura se aprende, se transmite y se conserva, lo cual nos ha llevado a crear nuestras


normas y principios, nos ha permitido desarrollar las potencialidades de la vida. Aunque
hemos logrado tanto en nuestro desarrollo, aun no conseguimos demostrar las múltiples
facetas que tenemos y eso es necesario que la educación del futuro muestre dichas facetas,
como lo es el destino de la especie humana, el destino individual, social, histórico, etc… todo
esto haría más sencillo el estudio de la complejidad humana, ya que somos un organismo muy
complejo al ser racional o irracional, sabemos reír o llorar, ansiosos o angustiados. O
simplemente esto nos lleva a la locura que es nuestro problema central desde hace siglos.

Este capítulo indica cómo, a partir de las disciplinas actuales, es posible reconocer la unidad y
la complejidad humana reuniendo y organizando conocimientos dispersos en las ciencias de la
naturaleza, en las ciencias humanas, la literatura y la filosófica y mostrar la unión invariable
entre la unidad y la diversidad de todo lo que es humano.

4. La Identidad Terrenal; en este punto podemos ver que el destino planetario de los seres
humanos es una realidad clave y que hasta la fecha es ignorada por la educación, es un hecho
que el desarrollo de los conocimientos en el paso de los años y la identidad terrenal serán cada
vez más indispensables para todos, por lo cual, este debería ser el objetivo primordial de la
educación; podemos ver como las sociedades viven aisladas olvidando que habitan en la
misma residencia terrenal. Tan obvio es esto que nosotros mismos destruimos nuestro planeta
y como consecuencia nos destruimos a nosotros por igual por el simple hecho de que no
entendemos la condición humana en la que vivimos ni tenemos una conciencia de
interdependencia que nos ligue a nuestra tierra y considerarla como la primera y última patria.
La nueva educación necesita saber cómo es que ha avanzado el mundo aunque aun haya
opresiones en la humanidad, es necesario señalar la complejidad de la crisis planetaria
mostrando que todos los humanos han vivido y viven en una misma comunidad de destino.

Hemos visto que el paso del tiempo ha dejado en nuestro mundo dolor y Sufrimiento, una
herencia de muerte que no se puede olvidar ni evitar; los cambios en el entorno social han
traído guerra, nuevas armas y nuevos peligros. No obstante también hemos sido testigos de
cómo el ser humano puede ser creador de buena vida y una mejor cultura, y es por eso que se
necesita de la educación para lograrlo pues las generaciones pasadas nos han dejado solo
destrucción como lección sino como evitarla y llegar a un mejor nivel de vida humana y
globalmente, somos capaces de aprender de lo viejo para crearlo en algo nuevo y mejorado.
Es necesario aprender a vivir, a compartir, a comunicarse y a cumplir, todo aquello que por
ende se aprende de las culturas, se debe aprender no solo a dominar sino a acondicionar,
mejorar y comprender.
La indiferencia hacia nuestro pequeño mundo se está agravando con el paso de los años y es
nuestro compromiso estar con la humanidad planetaria y en la obra esencial de la vida que
consiste en resistir a la muerte; transformar la especie humana en verdadera humanidad se
vuelve el objetivo fundamental y global de toda educación.
Habrá que señalar la complicación de la crisis planetaria que enmarca el siglo XX mostrando
que todos los humanos, confrontados desde ahora con los mismos problemas de vida y muerte,
viven en una misma comunidad de destino.

5. Enfrentar Las Incertidumbres; hemos visto con el paso de los años que las ciencias nos
han dado muchas certezas pero así como ha sucedido lo bueno, también ha sucedido lo malo,
no han revelado incertidumbre; hemos sido testigos de que la incertidumbre histórica, lo
inesperado y la inestabilidad es irremediable conforme avanza la historia humana. Es por eso
que debemos y es necesario aprender a enfrentar la incertidumbre cerebro-mental, lógica,
racional y psicológica; aunque hay que ver que nuestra sinceridad no garantiza para nada
certidumbre en todo lo venidero, más que nada necesitamos aprender que existen límites para
el conocimiento pero también se es necesario aprender a confiar en lo inesperado y trabajar
para lo improbable. Hay que recordar que las acciones solo son predecibles a corto plazo.

Esta en nuestra naturaleza cuestionarnos lo que será o lo que viene y siempre será así, es por
eso que el futuro se llama incertidumbre; lo nuevo no se pude predecir sino no sería nuevo.
Dejar correr la historia es algo inevitable y lo que viene con la misma es aun más inevitable
por el simple hecho de que viene con desviaciones que se presentan en cada ser humano, lo
cual no sabemos si será bueno o malo para la humanidad, insignificante o relevante.
Es necesario aprender a enfrentar las incertidumbres por todos los lados posibles ya que
vivimos en una época cambiante donde todo está combinado; haciendo necesario combinar la
incertidumbre al conocimiento. Hace falta aprender a adaptarse a lo inmediato, hace falta
saber interpretar la realidad antes de reconocer dónde está el realismo; el conocimiento es
navegar en un océano de incertidumbre a través de infinitas certezas. Se conocen dos formas
de enfrentar la incertidumbre de la acción, una es con la plena conciencia de la apuesta que
conlleva la decisión, bien tomada la decisión la plena conciencia de la incertidumbre se vuelve
la plena conciencia de una apuesta; y la segunda forma es la estrategia que debe prevalecer
sobre el programa, esta elabora un escenario de acción examinando las certezas y las
incertidumbres de la situación, las probabilidades e improbabilidades. Por el paso del tiempo
nos hemos dado cuenta de que lo inesperado llega a ser posible y lo improbable se realiza más
que lo probable. La incertidumbre es parte de la vida y debemos aprender que el conocimiento
no es más que nuestra idea de la realidad.

6. Enseñar La Comprensión; la situación sobre nuestra Tierra es extraña y debemos entender


que el planeta necesita comprensiones mutuas en todos los sentidos para salir de nuestro
estado bárbaro, aunque hay que ver que el problema de la compresión se ha vuelto crucial para
los humanos pero también es importante ver que el estudio de la incomprensión desde sus
raíces es una apuesta para la educación por la paz.

Podemos ver que existen dos tipos de compresiones, una es la comprensión intelectual u
objetiva y otra es la comprensión humana intersubjetiva. Hay que entender que la comprensión
humana sobrepasa la explicación, la explicación es suficiente para la comprensión intelectual
de las cosas y también es suficiente para la comprensión humana.
En muchas ocasiones nos creemos el centro del mundo y nos metemos la idea en la cabeza de
que todo lo que sea extraño o se encuentre lejano para nosotros es secundario, insignificante o
amenazante, simplemente basándonos en el egocentrismo, etnocentrismo y sociocentrismo.
El egocentrismo se basa en la auto justificación, la auto glorificación y la tendencia a adjudicar
a los demás la causa de todos los males, este se amplía con el abandono de la disciplina y las
obligaciones que hacían renunciar a los deseos individuales cuando se oponían a los parientes
o cónyuges; el etnocentrismo se basa en las ideas preconcebidas, las racionalizaciones a partir
de premisas arbitrarias, la auto justificación frenética, la incapacidad de autocriticarse, el
razonamiento paranoico, la arrogancia, la negación, el desprecio, la fabricación y condena de
culpables son las causas y consecuencias de las peores incomprensiones provenientes del
etnocentrismo.
La ética de la comprensión es el arte de vivir que nos hace comprender de manera
desinteresada, se pide un gran esfuerzo ya que no espera correspondencia. Esta ética nos pide
argumentar y refutar en vez de excomulgar y criticar. Encerrar en la noción de traidor aquello
que proviene de una facilidad más amplia impide reconocer el error, el extravío, las
ideologías, los desvíos.

Como lo explica Morín con sus palabras, para poder brindar comprensión a las demás
personas que nos rodean se necesita de la conciencia de la complejidad humana, por lo cual no
normal en nosotros reducir a alguien o marcarlo por algo que hizo en su pasado cuando
debería ser diferente y poder entender el sufrimiento de los humillados y sacar a relucir la
verdadera comprensión.

Es nuestro deber entender que la ética de la comprensión y la ética de la cultura planetaria van
ligadas y solo así se podrá lograr un cambio en la sociedad, comprender es también aprender y
re aprender de manera permanente. La comprensión es a la vez medio y fin de la
comunicación humana. El planeta necesita comprensiones mutuas en todos los sentidos. Dada
la importancia de la educación en la comprensión a todos los niveles educativos y en todas las
edades, el desarrollo de la comprensión necesita una reforma planetaria de las mentalidades;
esa debe ser la labor de la educación del futuro.

La comprensión mutua entre humanos, tanto próximos como extraños es en adelante vital
para que las relaciones humanas salgan de su estado bárbaro de incomprensión.

De allí, la necesidad de estudiar la incomprensión desde sus raíces, sus modalidades y sus
efectos. La comunicación sin comprensión se reduce a simples palabras.

7. La Ética Del Género Humano; como ya se analizo en los pasados saberes de Edgar Morín,
los individuos son más que el producto del proceso reproductor de la especie humana, pero
este mismo proceso es producido por los individuos de cada generación. Podemos ver que la
democracia permite la relación rica y compleja donde los individuos y la sociedad pueden
entre sí ayudarse, desarrollarse, regularse y controlarse; es por eso que la democracia y la
política deben estar encaminadas a la solidaridad y la igualdad.

Es importante que aprendamos que la ética no se enseña con lecciones de moral, al contrario,
necesitamos entender que es la conciencia de que el humano es individuo y al mismo tiempo
es parte de una sociedad y una especie: una triple realidad.

La humanidad es un concepto ético: es lo que debe ser realizado por todos y cada uno. El
mundo necesita de una correlación mutua entre individuo-sociedad y llevar a fondo la
expansión y la libre expresión de cada uno de los individuos, es decir permanecer integrados
en la relación individuo-sociedad-especie.
La ética no se podría enseñar con lecciones de moral. Ella debe formarse en las mentes a partir
de la conciencia de que el humano es al mismo tiempo individuo, parte de una sociedad, parte
de una especie. Llevamos en cada uno de nosotros esta triple realidad. De igual manera, todo
desarrollo verdaderamente humano debe comprender el desarrollo conjunto de las autonomías
individuales, de las participaciones comunitarias y la conciencia de pertenecer a la especie
humana.

Para terminar con este ensayo sobre el libro de Edgar Morín, agregare que debemos abrirnos a
nuevas ideas, en conjunto, y no aferrarnos a creer ciegamente en las ideas aceptadas o
antiguas; más que nada debemos desarrollar la inteligencia general para resolver problemas,
usando el conocimiento de una manera multidimensional tomando en cuenta la complejidad,
el contexto y sobre todo con una percepción global.
Por otra parte, debemos entender que el destino del ser humano tiene la faceta del destino de la
especie humana, del destino individual y el social entrelazada e inseparable y que tenemos un
destino individual y el social entrelazada e inseparable y que tenemos un destino y una
condición común como ciudadanos de la tierra.
Más que nada nos corresponde enseñar sobre la grave crisis planetaria que marcó el siglo XX
mostrando que todos los seres humanos, de ahora en adelante, poseemos los mismos
problemas de vida y muerte, y que compartimos un destino común, solo así es como podemos
mejorar lo que dejo el pasado y dejar de marcarnos unos a otros por eso. Se debe desarrollar
un pensamiento que reconozca y enfrente la incertidumbre de nuestro tiempo y enseñar
principios de estrategia que nos permitan afrontar los riesgos y modificar su desarrollo en
virtud de las informaciones en el camino.
Es muy importante para todos nosotros que la educación del futuro sea enfocada a un cambio
de pensamiento dirigido a enseñar, a comprender y a tolerar. Debe contribuir a una toma de
conciencia de nuestra Tierra-Patria y también a que esta conciencia se traduzca en la voluntad
de realizar la ciudadanía terrenal.

El valor de Educar
Este documento es un ensayo del libro “el valor de educar” de Fernando Savater. El autor
plantea el escenario de la educación y proporciona reflexiones que son dirigidas a nosotros los
maestros y nuestro papel de cómo educador.
Dentro de los cinco capítulos el autor hace insistencia en el compromiso que tienen el Estado,
las autoridades en educación, instituciones educativas y principalmente el maestro, con
relación a la disciplina, la enseñanza de la libertad y la universalización de la educación.

Enfatiza el hecho de que los maestros lo quieran o no, son modelos para sus estudiantes, y en
sus manos está hacer del aprendizaje de sus alumnos un goce, tomando en cuenta que lo más
importante no son las asignaturas y los contenidos curriculares, sino “cómo” estas son
enseñados.
Insiste mucho en que el fin de la educación es la humanización del ser humano, lográndolo a
través de la integración e interrelación de la parte cognitiva, espiritual y actitudinal de una
persona.
El autor menciona, el término “pedantería del maestro” como un mal perjudicial, que va en
contra del gusto por aprender en los educandos, los aleja del interés de aprender ya que los
maestros quieren enseñar y enseñar, a sabiendas que el aprendizaje significativo no se logra
enseñando, por el contrario, se llega a él a través del descubrimiento.
Enfatiza la idea de que debe existir la universalización democrática de la educación, esto
significa que debe haber educación para todos y cree en la educación para evitar
desigualdades. Termina escribiendo una carta los ministros para que hagan suyos estos
planteamientos y tomen en serio el valor de educar.

CAPÍTULO 1

El Aprendizaje Humano
En líneas generales, la educación está orientada a la formación del alma y al cultivo respetuoso
de los valores morales y patrióticos, considerada de más alto rango que la instrucción, la cual
da a conocer destrezas, técnicas o teorías científicas. Pero separar educación de instrucción
resulta imposible, porque no se puede educar sin instruir ni viceversa, ¿cómo puede instruirse
a alguien en conocimientos científicos sin inculcar el respeto y los valores?, Es claro que no
existe una división entre educación e instrucción.

La enseñanza tiene capacidades abiertas y cerradas. Las capacidades cerradas son


estrictamente funcionales, como caminar, vestirse y otras más complejas como leer y escribir.
Estas capacidades se pueden ir perfeccionando con el tiempo y la práctica. La característica de
esta capacidad es su sentido de utilidad y lo imprescindible que resultan para la vida diaria.

Las capacidades abiertas a diferencia de la anterior son de dominio gradual e infinito, algunas
son elementales y universales, como hablar y razonar y otras optativas como escribir poesía o
componer música. Su característica, también a diferencia de la anterior es que nunca puede ser
dominada de forma perfecta, su pleno dominio jamás se alcanza. Cada individuo va
desarrollando su conocimiento sin que nunca pueda decirse que pueda ir más allá.

En las capacidades cerradas, una vez dominadas, la persona pierde interés en sí misma, aunque
siguen teniendo sentido utilitario. Por el contrario las capacidades abiertas se van haciendo
más sugestivas e inciertas a medida que se progresa.
El éxito de las capacidades cerradas es ejercerlas olvidando que las sabemos, mientras que las
capacidades abiertas implican ser más consciente de lo que aún nos queda por saber.
La propia habilidad de aprender es una capacidad abierta, aprender es una actividad
permanente del alumno y nunca de aceptación pasiva de los conocimientos ya ingeridos por el
maestro, siendo lo más importante de la enseñanza, enseñar a aprender.

En la actualidad se exige una educación abierta, tal como lo dice Juan Carlos Tudesco: “La
capacidad de abstracción, la creatividad, la capacidad de pensar de forma sistemática y de
comprender problemas complejos, la capacidad de asociarse, de negociar, de concertar y de
emprender proyectos colectivos son capacidades que pueden ejercerse en la vida política, en la
vida cultural y en la vida en general, lo cual implica que la educación deberá incorporar de
forma invariable la tarea de formación de la personalidad.

CAPÍTULO 2

Los contenidos de la Enseñanza


Como los conocimiento de la escuela primaria es la familia lo que nos nosotros como seres
humanos no heredamos los conocimientos, se nos transmiten y por una única vía “la
educación” es donde los seres humanos en relación con el tiempo va buscando su propio
desarrollo y superación.

Los contenidos debe ser más prácticos no esperar que la persona memorice deber que la
persona razone, entienda, descubra y los más elemental que practique los que se debe conocer.
El educando debe conocer y los comportamientos de los individuos, saber que no todos
reaccionan la misma manera saber que nos aprenden por imitación o por ejemplo tal como es
el caso de la primera educación ya mencionada otra podrán responder a instrucciones dadas
dentro del aula, en mucho de los casos aprenden al estimulo a experimentación como debe ser
el caso correcto, el individuo educando como protagonista de su propio aprendizaje es lo
correcto que aprenda y se forma en base a sus conocimientos prácticos y correctos.

CAPÍTULO 3

El Eclipse de la Familia
En este capítulo se hace referencia al papel que juega la familia como institución educativa. Lo
que los niños aprenden dentro de la familia, relacionado con su convivencia y relación con
otros, participación en juegos colectivos es lo que los estudiosos llaman Socialización
primaria, en donde el niño se convierte en un miembro más o menos estándar de la sociedad.

La socialización secundaria es pues la continuidad de la socialización del niño, la cual queda a


cargo la escuela, grupos de amigos, el trabajo etc. Si la socialización primaria se realizó de
modo satisfactorio la socialización secundaria será más productiva, ya que cuenta con una
base sólida sobre la cual asentar conocimientos y enseñanzas.

Dentro del ambiente familiar el niño aprende de una forma diferente de la que aprende en la
escuela. Dentro de la familia el clima está dotado de afectividad. Por la afectividad que el niño
pueda percibir dentro de su familia, el aprendizaje familiar tiene un trasfondo de coacción en
el sentido de la amenaza de perder el cariño de aquellos seres, que sin ellos, el niño no sabe
aún cómo sobrevivir. Existe por tanto el miedo de dejar de ser amado.

La educación familiar funciona por vía del ejemplo, de gestos, humores compartidos, hábitos
del corazón, chantajes afectivos junto a la recompensa de premios y castigos, no por sesiones
de trabajo como en la escuela. Este aprendizaje resulta de la identificación total con sus
modelos o rechazo a tales modelos.
En resumen la familia brinda un menú escolar con mínima o nula elección de platos pero con
gran condimento afectivo. Lo que se aprende en la familia tiene una durable fuerza eficaz. La
carga afectiva que recibe el niño en la familia sirve para el fortalecimiento de principios
morales que le ayudará a resistir las tempestades de la vida, en los casos favorables, en los que
no hubo esa carga afectiva los niños se llenan de prejuicios que son difíciles de eliminar.

En conclusión, el eclipse en la familia se refiere a que las nuevas generaciones están


padeciendo de la ausencia de “buenos modelos” a seguir, debido a la ausencia de padres y
madres en los hogares, la convivencia familiar se hace cada vez más escasa. Los niños pasan
más tiempo conviviendo con el televisor que con sus padres. Ante tal carencia la escuela en el
sentido de “organización” debe proveer a los estudiantes un modelo, un ejemplo, en cuanto a
actitudes de los maestros e impregnarlo en cada enfoque de sus materias. Tiene el compromiso
de enseñar a los alumnos los usos responsables de la libertad y la toma de decisiones
responsables, para formar generaciones sensatas, que tanta falta hace en nuestras sociedades.

CAPÍTULO 4

La Disciplina y la Libertad
El objetivo de la enseñanza es formar individuos auténticamente libres, la cual se logra a
través de una integración social. Algunos pedagogos insisten que el objetivo de la enseñanza
es despejar por imposición la libertad latente en el niño para que florezca plenamente. Ante
esto la pregunta es ¿Cómo se consigue?

Para llegar a ello el educador debe proveer de un modelo racionalmente adecuado, no para que
lo siga, sino para que se identifique con él. Asociado a la libertad está la disciplina. El poder
disciplinario es el responsable de cualquier procedimiento de educación, tanto de los más
coactivos como el de los más liberales.

La disciplina está intrínsecamente relacionada con la autoridad (no autoritarismo), por lo cual
la escuela no necesita convertirse en un cuartel, por el contrario, debe propiciar un ambiente
que genere libertad de opinión, de actuar, siempre en un ambiente de disciplina, que guíe al
alumno a obtener autocontrol, aprendiendo a mandarse así mismo obedeciendo a otros.

CAPÍTULO 5
Hacia una Humanidad sin Humanidades

Se está atravesando una crisis en la humanidad. Las exigencias de las sociedades modernas en
cuanto a lo tecnológico y lo científico, están cortando a las generaciones futuras de la visión
histórica, literaria y filosófica que son imprescindibles para el desarrollo de la plena
humanidad.
Los planes de enseñanza en general tienden a reforzar los conocimientos científicos o técnicos
a los que se supone una utilidad práctica inmediata, directamente una aplicación laboral.

Esta situación genera un divorcio entre la cultura científica y la cultura literaria. ¿Cómo
pueden dejarse la cultura literaria y con ella las facultades del humanismo, la cual pretende
desarrollar las capacidades crítica de análisis, la curiosidad que no respeta creencias, el sentido
de razonamiento lógico, la sensibilidad para apreciar las más altas realizaciones del espíritu
humano, la visión conjunta del panorama del saber?. Lograr la integración de ambas
favorecería mejor a la educación.

En este aspecto se hace referencia a una de las causas de la ineficacia docente, definida como
la “vanidad pedagógica”, llamándola como una enfermedad laboral, la cual padecen la
mayoría de los maestros. El término “pedante”, en voz italiana quiere decir “maestro”, por lo
que no tiene ninguna connotación peyorativa. La pedantería nace con la vocación de enseñar.
Todos los profesores somos vanidosos en algún momento.

La vanidad exalta el conocimiento propio por encima de la necesidad docente de comunicarlo,


se da relevancia a los ademanes intimidatorios de la sabiduría a la humildad paciente y gradual
que la transmite.
Existe la afectación, cuando el maestro se dirige a sus alumnos como si estuviera presentando
una conferencia ante un congreso distinguidos y exigentes colegas. Esta situación no permite
abrir el apetito cognoscitivo del alumno, porque la agobia.
La humildad del maestro renuncia a demostrar que uno ya está arriba y se esfuerza por ayudar
a subir a otro. Ya que su deber es estimular a que sus alumnos descubran y no que sepan todo
lo que el maestro ha descubierto. Por lo tanto el maestro debe fomentar las pasiones
intelectuales y no crear un ambiente de apatía provocada por la rutina.

CAPÍTULO 6

Educar es Universalizar
Este capítulo se refiere especialmente al ideal básico de la educación actual, siendo éste la
“universalización democrática”. Este término se refiere a que nadie debe quedar excluido del
sistema educativo, universalizar la educación es acabar con la discriminación.

La universalización de la educación democrática comienza intentando auxiliar las deficiencias


del medio familiar y social que cada persona experimenta.
Otra de ellas consiste en volver a cada persona a sus raíces, es decir que cada cual dentro de sí
mismo debe buscar aquella raíz propia e intransferible que le identifica con su familia.

EPÍLOGO
Carta al Ministro
El autor termina su obra dirigiendo una carta a todos aquellos ministros o ministras que tienen
a su cargo la educación es sus países. En la carta hace referencia a varios puntos, analizados en
los capítulos anteriormente expuestos.
Hace referencia a la democracia en la que el Estado tiene la obligación de proveer una
educación pública.
La enseñanza debe ser tan pluralista como la sociedad misma. Que el sentido de la educación
es conservar y transmitir el amor a lo intelectual y a lo humano.
Finaliza diciendo que el efecto más notable de la educación es el despertar el apetito de más
educación y de nuevos aprendizajes, que la educación se da en el momento que los alumnos
están deseosos de descubrir más.

El Señor Savater plantea en su libro 4 puntos interesantes:


1. La situación que atraviesan las familias,
2. La Universalización de la educación,
3. La libertad y
4. El papel que juega el maestro en los aspectos mencionados.
Estos aspectos merecen atención y reflexión cuidadosa, en primer lugar para comprender la
finalidad de la educación y en segundo para determinar las acciones a tomar para lograr dicho
fin.
La situación que están atravesando las familias por las exigencias y demandas de los tiempos
en que vivimos, están dejando de proveer a los hijos de esa socialización primaria, dejando a
la escuela una doble función, la de formar conocimientos y a la vez hábitos y valores.
Ante esta situación el maestro, tiene que responder a tales requerimientos y asumir el “valor de
educar”, en un ambiente democrático, estimulando la libertad responsable.
Y más arriba del maestro, las autoridades en educación deben llevar la educación a todos,
haciéndola universal y velar mas por el “como” se enseña que por cubrir los contenidos de un
currículo.
En lo personal, me parecen muy interesantes lo puntos estudiados y considero que deben ser
temas de discusión con directivos y maestros, para puntualizar en las líneas que deben guiar la
educación en nuestro país.

También podría gustarte