Está en la página 1de 5

Formulario para evadir autojustificaciones

más bien absurdas

Instrucciones:
Léase una sola ocasión por año  –o cada vez que su aburguesamiento lo exija–,  al tiempo 
que se escucha la Balada en sol menor, opus 23, de Chopin. Archívese en lugar seguro.

Carlos Fuentes  (Zona sagrada)
Debes regresar. Y para regresar, antes debes irte.

Juan Goytisolo   (Paisajes después de la batalla)
Camino por un paisaje de ruinas ideológicas...

Salvador Elizondo   (El grafógrafo)
Sabedlo, navegantes: el canto de las sirenas es estúpido y monótono, su 
conversación aburrida e incesante; sus cuerpos están cubiertos de escamas, erizados de 
algas y sargazo. Su carne huele a pescado.

Carlos Fuentes   (Zona sagrada)
... nuevo encuentro con el sitio de mi cuerpo, la campaña contra mi propia piel, la 
guerra contra los escondrijos de todo lo que soy y no me es permitido ser...

Julio Cortázar   (Rayuela)
yo mismo, en el resto de la realidad que ignoro
me estoy esperando inútilmente

Marco Antonio Montes de Oca   (Sistemas de buceo)
... y la evidencia ciega de que si el limbo es la espera, el infierno sobra.

Vicente Huidobro  (Altazor)
Limpia tu cabeza de prejuicio y moral
Y si queriendo alzarte nada has alcanzado
Déjate caer sin parar tu caída sin miedo al fondo de la sombra
1
Sin miedo al enigma de ti mismo
Acaso encuentres una luz sin noche
Perdida en las grietas de los precipicios

Jorge Luis Borges   (El tintorero enmascarado Hákim de Merv)
El asco es la virtud fundamental. Dos disciplinas (cuya elección deja libre el 
profeta) pueden conducirnos a ella: la abstinencia y el desenfreno, el ejercicio de la carne 
o su castidad.

Roberto Juarroz  (Poesía vertical)
Ir hacia arriba no es nada más
que un poco más corto o un poco
más largo que ir hacia abajo

Julio Cortázar   (Rayuela)
Ya para entonces me había dado cuenta de que buscar era mi signo, emblema de 
los que salen de noche sin propósito fijo, razón de los matadores de brújulas.

Jaime Sabines  (Horal)
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.
Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.

Juan García Ponce   (Unión)
... lo importante es decidirse a partir, sólo en el viaje nos encontramos a nosotros 
mismos...

Juan Goytisolo   (Coto vedado)
El día en que solté al fin las amarras, mentalmente vivía fuera. Cuando uno se va 
es porque ya se ha ido.

Jorge Luis Borges   (El inmortal)
Ignoro si creí alguna vez en la Ciudad de los Inmortales: pienso que entonces me 
bastó la tarea de buscarla.

2
César Vallejo   (Trilce)
Nadie me busca ni me reconoce,
y hasta yo he olvidado
de quién seré.

Rafael Segovia Albán   (Travesía de la noche)
Sé quién soy porque tengo un lugar en el mundo, pero también porque no lo 
encuentro.

Marco Antonio Montes de Oca   (Las constelaciones secretas)
Casi tan pobre como el hombre
Cuando encuentra lo que busca

Julio Cortázar  (Salvo el crepúsculo)
No hay otro amor que el que de hueco se alimenta,
no hay más mirar que el que en la nada alza su imagen elegida.

Juan Carlos Onetti   (Juntacadáveres)
... y la debilidad, la angustia de saberse distinto a los demás, la extraña vergüenza 
de mentir, de imitar opiniones y frases para ser tolerado, sin la convicción necesaria para 
aceptar la soledad. Mantenido alerta por la intuición de que su destino, aquella forma de 
ser, que ansiaba y en la que creía vagamente, no podía cumplirse en la soledad.

Julio Cortázar   (Rayuela)
Hay ríos metafísicos, ella los nada como esa golondrina está nadando en el aire, 
girando alucinada en torno al campanario, dejándose caer para levantarse mejor con el 
impulso. Yo describo y defino y deseo esos ríos, ella los nada. Yo los busco, los 
encuentro, los miro desde el puente, ella los nada. Y no lo sabe, igualita a la golondrina.

Efraín Huerta  (Estampida de poemínimos)
Nomás por joder,
yo voy a resucitar
de entre los vivos.

Julio Cortázar   (El perseguidor)

3
Ah, el día en que pude mandarme mudar, subirme al tren, mirar por la ventanilla 
cómo todo se iba para atrás, se hacía pedazos, no sé si has visto cómo el paisaje se va 
rompiendo cuando lo miras alejarse...

Juan Carlos Onetti   (Juntacadáveres)
Entonces (...) estuvo seguro de que la realización de los ideales depende del grado 
de renunciamiento de que seamos capaces...

Rafael Segovia Albán   (Travesía de la noche)
Escoger el momento de abandonarse al azar...

Carlos Fuentes   (Zona sagrada)
... qué saben cuánto pagaste para no ser un objeto: cómo fuiste un objeto para 
dejar de serlo, para que nadie pudiera manosearte; cómo suplicaste para no tener que 
volver a suplicar; cómo te rebajaste para llegar al orgullo...

Juan Carlos Onetti   (Los adioses)
... que la existencia del pasado depende de la cantidad del presente que le demos, 
y que es posible darle poca, darle ninguna.

Roberto Juarroz  (Poesía vertical)
He equivocado todo o casi todo,
menos el centro.

Julio Cortázar   (Rayuela)
... es incapaz de perseverar, no tiene el menor sentido de las distancias, el tiempo 
se le hace trizas en las manos, anda a los tropezones con el mundo. Gracias a lo cual, te lo 
digo de paso, es absolutamente perfecta en su manera de denunciar la falsa perfección de 
los demás.

Antonio Porchia   (Voces)
Te ayudaré a venir si vienes y a no venir si no vienes.

4
Juan Carlos Onetti   (La novia robada)
Ella sonrió brevemente, recuperando la adolescencia...

Marco Antonio Montes de Oca   (El cielo errante)
y nada es verdadero ni continuo
salvo las voces o ruidos de los mimbres de mi cuna.

Carlos Fuentes   (Zona sagrada)
... todo le será perdonado al hombre que fascina.

José  Raúl