Está en la página 1de 35

¡Bienvenido al curso Encontrarnos & re-Crear!

Ya estamos aquí. El deseo de crecer, de vivir, nos ha encontrado. Deseo que el trayecto que
vamos a recorrer juntos te lleve desde el tipo de apertura que ahora tienes hasta ese otro
más elevado en el que mejora la conexión contigo mism@ y con todo lo que vives.

El modo como lo vamos a hacer tiene esta estructura dinámica que es, hasta ahora, casi lo
único que te he dicho… así que te cuento un poco más.

Lo primero que vamos a hacer es situarnos ante un planteamiento de escucha de la realidad


que se apoya en la Teoría U1. Me he inspirado en esta propuesta de escucha generativa,
esto es, de escucha que se abre a descubrir algo nuevo, y lo encuentra, y lo he aplicado a
tu camino personal.

Por eso, aunque vamos a recorrer brevemente los pasos principales de la escucha
generativa, lo que nos interesa después es aplicarlo a tu vida. Así que ahora te voy a contar
cómo lo vamos a hacer…

Cómo vamos a trabajar: reglas de juego

A partir de la propuesta que hay en la Teoría U, te voy a proponer que comiences un Diario
de Entrenamiento en el que ir anotando lo que vas haciendo y descubriendo, de ti y de lo
que te rodea.

Para ello, empiezas leyendo el planteamiento que te he resumido al principio y después


pasas a hacer los ejercicios diarios que encontrarás a partir de la página 12.

Cada noche, escribirás en el Diario cómo ha ido la tarea del día, y al terminar de escribir,
vas a la tarea del día siguiente, y la lees, porque esa será tu práctica para el día siguiente.
1
https://www.edx.org/es/course/u-lab-leading-emerging-future-mitx-15-671-1x-0.

2
Visualizas dónde estarás y cómo deseas implementarla, y con ello te vas a dormir y la
practicas durante el día siguiente.

Por la noche, vuelves a escribir en tu Diario cómo ha ido el día, y procedes de nuevo de este
modo que te acabo de decir.

En cuanto a lo que tienes que escribir: sobre todo, lo que te ayudará es escuchar las
emociones. Reconocer los sentimientos o intuiciones más significativos y reconocer –
escuchar- lo que te dicen acerca de lo más importante que ha pasado en ese día. Al
permanecer en la escucha, probablemente irá emergiendo en tu interior algo que te moverá
a actuar desde otro lugar y te llevará a tener en cuenta tus intuiciones a la hora de actuar.

Como verás, las prácticas propuestas son para treinta días. Se dice a veces que logramos
adquirir un hábito nuevo cuando practicamos más de veinitiún días, pero lo normal es que
un cambio de hábito lleve una media de sesenta y seis días2. Por ello, si ves que lo
necesitas, vuelve una vez más sobre todas estas prácticas e incide sobre las que veas que
te han costado más o que necesitas reforzar por algún motivo. Cuando veas que ya lo
tienes incorporado, sea a los 21 días, a los 66 o a los 101 (aunque te parezca mucho, sigue
siendo muy poco tiempo para un avance tan grande), será el momento de darlo por
conquistado y pasar a otra cosa.

En todo este tiempo, presta atención a tu atención para aumentar tu capacidad de abrirte a
los diferentes niveles a partir de aquel en el que te encuentras. Esa atención que enfocas,
progresivamente, te va ayudando a que tu atención vaya aumentando con el tiempo.

A través de los ejercicios que te propongo, te abrirás a la Escucha, al Encuentro y a la


actitud de re-Crear la vida en los distintos ámbitos en que esta se despliega:

1. Escuchar a los demás: a lo que te está ofreciendo la gente que conoces.

2. Escucharte a ti mism@: a lo que sientes que emerge desde el interior.

2
Puedes verlo también en: //youtu.be/fjKoMJ5exas

3
3. Escuchar al conjunto de lo real: a lo que se desprende de la configuración de los
espacios colectivos y comunitarios con los que estás conectado, al espacio natural que
habitas.

4. Escuchar el rumor de Dios/el Trascendente: a lo que percibes de más profundo


al contacto con la realidad, que te atrae y te fundamenta.

Vamos a empezar por situarnos

Si hay algo que todos los seres humanos necesitamos es comunicarnos. Nos gusta contar lo
que hicimos ayer, este grupo que acabas de descubrir, lo que te ha pasado con tal persona
o tal otra. Te gusta reírte con otros, prefieres enfadarte con otros que tú solo, y en general,
reconoces que es mucho mejor que los proyectos sean compartidos. Si avanzamos en esa
comunicación,  llegamos incluso a  nombrar lo que hay en nuestro interior, no solo en lo que
se refiere a sentimientos -lo que nos ilusiona, nos duele o nos preocupa-, sino también los
sueños,  proyectos  y dolor/sufrimiento por aquellos conflictos de nuestro mundo que
queremos que vayan bien. Nos necesitamos unos a otros

Si por un lado está el hecho de querer comunicar a  diferentes niveles eso que cada uno de
nosotros experimenta,  por el otro lado está la posibilidad de encontrar interlocutores
capaces de vibrar en la frecuencia en la que nos estamos expresando, de manera que en
dicha comunicación no solo se dé intercambio de palabras, sino verdadero encuentro y
desde ahí, algo nuevo.

Todos deseamos esto y, sin embargo, qué difícil es que se dé.  La mayoría de las veces,
nuestra comunicación se mantiene en niveles superficiales.  No estamos diciendo que
algunos modos de comunicarse no tengan que quedarse en esos niveles superficiales, pero
no estaría mal que tuviéramos también de los otros. Lo que vamos a hacer en este curso es
examinar nuestros niveles de escucha para que, a  través de la práctica, mejore nuestro
modo de comunicarnos. Por eso,  más que seguir haciendo teorías,  vamos a empezar a
practicar.

4
El curso da resultados, créeme. Pero depende de que te impliques en lo que te voy
proponiendo. Estamos en ese punto en que te despides de quien eras y te abres a una
transformación deseable y necesaria.

¿Vamos? ¡A por ello!

Cuatro niveles de escucha


Empezaremos por distinguir cuatro niveles de escucha que corresponden a los cuatro
niveles3 en que solemos comunicarnos.

Lo que viene a continuación –lo reconocerás por el estilo coloquial de las frases- es una
transcripción del curso de Otto Scharmer en el MIT.

Primer nivel. Modo descarga


                                                                           
Cuando vas por ahí y empiezas a fijarte en conversaciones de bar, en reuniones de equipo,
en la forma en que hablamos tantas veces en la mayoría de los sitios donde nos movemos,
caes en la cuenta de que en muchas de nuestras relaciones nos comunicamos del mismo
modo, y que en realidad, no se da en nosotros mucha diferencia de discurso sino que nos
movemos igual en todos los niveles.

Pongamos como ejemplo distintos tipos de relaciones. Nos fijaremos en primer lugar en  las
conversaciones de trabajo: si observas, hay equipos de trabajo en que todos son muy
corteses unos con otros, intentando complacer al jefe; en cambio, en otros ámbitos de
trabajo, el tono general es agresivo y la gente se trata con brusquedad.
Si vas a las familias te encuentras lo mismo, un mismo tipo de discurso: hay familias en las
que no se habla de nada,  o incluso no se habla nada, sino que solo se comparte un espacio
común; en otras hay un modelo según el cual la madre siempre pregunta y los hijos no
contestan, o los hijos no hablan entre sí pero ven mucha tele; otras familias en las que
todos cuentan y se escuchan…  también en las escuelas hay unas pautas de trabajo: centros
3
Para la estructuración de dichos niveles de escucha sigo la técnica implementada en U.Lab for
Emerging People y las explicaciones de Javier Ruiz que lo adapta para lengua castellana:
http://www.innpulsos.com/2010/10/15/activa-tu-liderazgo-con-la-teoria-u-recorre-los-7-pasos/

5
en los que el modelo es que el profesor habla y los alumnos escuchan, respondiendo solo
cuando se les pregunta; en otros centros en cambio, la pauta es un trato violento, la
indiferencia entre el equipo docente y el alumnado, y todos reaccionan a este modelo.

También las relaciones de acompañamiento responden a menudo a una misma pauta que
generalmente es propuesta por el acompañante al comienzo, y cabe el riesgo de que la
relación no se mueva de esos cauces a lo largo del tiempo

Reconoce que pautas de este primer nivel reconoces en tu grupo de trabajo o


grupo de amigos,  en las relaciones de pareja tuyas, o de tu entorno, en tus
relaciones familiares…

A este primer nivel de conversación lo vamos a representar con un punto4, porque cada
uno de nosotros se comporta en este nivel de relación como un punto aislado que
propiamente no interactúa con los demás. El punto que somos se comunica de manera
predecible: hablamos desde lo que los otros esperan oír, no expresamos lo que realmente
pensamos, sino que nos acomodamos a lo que los demás esperan que digamos.   

Seguro que te has fijado en esto muchas veces,  y ya te haces cargo de que de este
modo la comunicación se mantiene a un nivel superficial. Nadie espera que te  comuniques
de otro modo,  y tú tampoco esperas que otros te comuniquen a ti de modo distinto.

En este primer nivel de comunicación no se da encuentro, ni aprendizaje. Cada uno de los


interlocutores “descarga” los mismos mensajes que envió ayer, y por ello nos hacemos
conscientes de que no ha cambiado nada en el interlocutor o en el grupo en el que nos
encontramos sino que mantenemos una comunicación a la que no tenemos necesidad de
atender plenamente porque ya sabemos lo que se va a decir.

Segundo nivel. Debate u “oír” los hechos

El segundo nivel de comunicación, que llamamos debate, se basa esencialmente en decir lo


que uno piensa en vez de decir lo que otros quieren que diga.

4
El modo como se representa cada uno de los niveles lo encontrarás en el gráfico de la página 9.

6
Como te puedes imaginar, la respuesta de  los interlocutores va a ser diferente si nosotros
nos situamos en distinto lugar.

En este segundo nivel,  la conversación empieza cuando uno tiene un punto de vista
diferente que la otra persona con la que estoy hablando, o con todos los que han hablado
antes que yo. Aquí las cosas se ponen interesantes: empiezas a expresar  tu propio punto
de vista,  y por ello,  empieza a darse un movimiento real entre las personas. Bien si esto
se da en el lugar de trabajo,  en el grupo de amigos, en el acompañamiento o con tu
familia... cuando dices lo que piensas empiezas a destacarte del grupo y a decir “yo”.
Empiezas a aportar un punto de vista diferente en favor del conjunto.  Y eso  aporta algo
más a la conversación que el contenido predecible, por lo que este nivel es más rico que el
punto anterior.

El límite de este segundo nivel  de conversación está en que no se puede ir más allá del
propio punto de vista.  Aunque se da un intercambio de puntos de vista, cada uno de los
que se comunican está anclado en su punto de vista, y no se va a mover de ahí. Si alguien
ataca o critica el punto de vista del otro, ese último siente que le están criticando, que lo
atacan, y responderá como quien se siente atacado. Por eso, en estas conversaciones lo
normal es estar a la defensiva, cada uno fijo en su punto de vista, y para lo que se discute
es para convencer al otro, que está equivocado porque los dos piensan que su perspectiva
es la mejor.

7
Tercer nivel. Diálogo o escucha empática

Lo esencial del tercer nivel es que dejas de poner tu “yo” por encima de todo. Ahora lo que
importa es el “nosotros”. En este tercer nivel, cada uno se ve a sí mismo como parte del
todo, y por eso, cuando habla, no lo hace para sí mismo sino para aportar al conjunto.

¿Qué tiene que pasar para que uno deje el yo en favor del nosotros? Lo que tiene que pasar
es que uno salga de su pequeño nicho, tome distancia y vea las cosas con perspectiva. Así
es como se puede ver que unas cosas están relacionadas con otras, que  todo está
conectado, y nosotros no  estamos para aprovecharnos del sistema,  si no para construir,
para co-crear algo juntos.

Cuando hablamos acerca de diálogo e indagación reflexiva, hablamos de la capacidad del


sistema  de tomar distancia y verse a sí mismo. Esto sucede a partir de  que uno empieza a
hablar con los demás viéndose a sí mismo como una parte del todo.

¿Qué sucede a nivel de comunicación, a nivel de conversación cuando se da este cambio?


Sucede algo muy sencillo: deja el comportamiento conversacional centrado en las rutinas
solipsistas, inconscientes, se abandona la tendencia a defender el propio punto de vista que
veíamos en el nivel 2 y se avanza hacia la indagación reflexiva acerca de los puntos de vista
de los otros, que es lo propio del nivel 3. Esto se reconoce en que las personas empiezan a
hacerse preguntas reales unas a otras.

En una conversación estilo debate, si tú no estás de acuerdo con mi punto de vista, yo


defenderé ferozmente mi punto de vista, y voy a decirte por qué yo tengo razón, y tú no.

En un diálogo del nivel anterior, tú y yo todavía tenemos la misma diferencia en nuestros


puntos de vista. En el nivel 2, trato de convencerte por que no tienes razón, manteniendo
mi punto de vista como lo principal. En cambio, en el nivel tres empiezo a hacer preguntas
genuinas, que demuestran un interés real por el punto de vista del otro.

¿Qué es lo que ha provocado este cambio? ¿Por qué ocurre eso?

8
¿Cuáles son las experiencias, los presupuestos en los que uno se basa para presentar un
punto de vista que se abre a una mirada distinta de mis propias conclusiones?

¿Qué es lo que hace que las personas pasen de hacerse preguntas retóricas a hacerse
preguntas reales? Este dato de hacerse preguntas reales es un indicador muy bueno de si
uno está actuando en el nivel tres, el del diálogo reflexivo, o en el nivel dos, el cual es una
conversación estilo debate.

Permíteme resumir el paso del nivel dos al nivel tres. Pasar del nivel de debate al nivel de
diálogo significa pasar de desde “yo soy” mi chaqueta hasta “yo tengo” una chaqueta. Y si
tengo una chaqueta, significa que puedo quitármela. Y puedo colgarla en algún lugar. Y
puedo eliminar mis prejuicios, los prejuicios de mi punto de vista.

Y puedo verlo desde afuera, porque tengo un punto de vista.

No es que yo sea mi punto de vista.

Entonces tengo la libertad de ver alrededor, y ver la situación que estamos enfrentando
desde la perspectiva de otro interesado.

Y luego podemos avanzar, y otra vez, movernos alrededor del problema, y observar desde
todos los distintos puntos de vista de los otros interesados, y apreciar lo diferente que se ve
desde el punto de vista de los otros, y desde su experiencia.

Y finalmente, vuelvo.

Vuelvo a mi propia perspectiva, a mi propia chaqueta. Pero ahora mis decisiones están
conformadas por la expansión y la profundización de las perspectivas. Han sido modificadas
también porque me he hecho consciente del impacto que han sufrido mis decisiones por la
experiencia de todos los otros interesados.

Según mi opinión, el 50% de la estrategia del cambio consiste en este desplazamiento. El


desplazamiento desde “yo soy” mi chaqueta hasta “yo tengo” una chaqueta.
El desplazamiento que va desde el debate hacia el diálogo.

9
Esto importa mucho, como veremos con un ejemplo. En este desplazamiento vamos de un
tipo de conversación donde, cuando enfrentamos los problemas, yo culpo de lo que sucede
a los otros que están a mi alrededor -a otras organizaciones, a otros interesados, a otros
grupos-. Pero con este cambio paso a otra manera de ver, en la que comienzo a ver el
sistema como una constelación de variables donde yo estoy incluido.

Yo soy parte del sistema, y veo cómo contribuyo tanto a los problemas que enfrentamos
hoy, como también a las soluciones que podríamos crear el día de mañana. Y ese cambio es
esencialmente un cambio de mentalidad, que es lo mismo que decir que en el centro de
toda estrategia de cambio vamos más allá de los grandes sistemas de nuestros días.

10
Cuarto nivel. Creación o escucha generativa

Y ahora vamos con el cuarto nivel de escucha. Aquí hay una distinción, o algunos
criterios, que podrías emplear cuando quieras monitorear en qué nivel de conversación
estás moviéndote realmente.

Cuando sales de una conversación y todo lo que esperabas ver ha sucedido en realidad, es
un buen indicador de que has estado haciendo ruido, de que has sido parte de una
conversación donde en realidad no ha pasado nada nuevo.

O sea que todo lo que pasó encaja en tus viejas estructuras, en tus viejas expectativas. En
cambio, cuando sales de una conversación que aporta algunos elementos nuevos, que ha
dado lugar a información nueva, a algunos puntos de vista nuevos de los que no eras
consciente antes, a planteamientos que desafían algunas de tus propias conjeturas, ahí
tienes un buen indicador de que has estado en un buen debate, en una buena conversación
que te expone a algunas conclusiones de las que no eras consciente, y que desafían lo que
ya sabías. Ese es el nivel dos.

Cuando sales de una conversación que no solo te está exponiendo a nueva información que
desafía tus conjeturas, sino que realmente te permite ver la realidad a través de otra
perspectiva, a través de otro par de ojos, y empiezas a  verte a ti mismo a través de los
ojos del otro, a través de los ojos de la experiencia de otra parte interesada, ahí tienes es
un buen indicador para el nivel tres. De modo que el nivel tres significa que sales de una
conversación con una nueva perspectiva, no solo con nueva información.

Y por último, ¿cómo sabrás si has sido o no parte de una conversación de nivel cuatro?
Hay un par de indicadores clave.

Uno es la energía. Si tu energía ha subido mucho, tu nivel de inspiración es mucho más


alto; y también un nivel de conversación cuatro significa que algo que antes no estaba ahí
del todo, está en proceso de nacer. Esa podría ser una idea de gran avance. Una idea que
tiene que ver con la innovación profunda, que a menudo se siente como un proceso de
nacimiento. Algo está naciendo o creándose como resultado de eso. Este es el segundo
criterio.

11
Y el tercero es que si salgo, y este es el criterio principal, si salgo de esa conversación y
todavía soy la misma persona que se unió a la conversación una, dos, o tres horas antes,
entonces no he sido parte de una conversación de nivel cuatro.

La conversación de nivel cuatro ocurre cuando la persona que sale de la conversación es


una persona diferente de la que entró a tal conversación. Y lo que queremos decir con eso
es que es diferente en términos de que es más su yo real.

Uno está conectado más estrechamente con quien realmente es y con la persona en quien
se está convirtiendo, con la que puede llegar a ser mañana.

Entonces está más estrechamente conectado a su recorrido real y a su propio ser


emergente, en vez de estarlo a la persona que entró en la conversación, que estaba más
marcada o informada por su recorrido del pasado.

Estos son los cuatro criterios que tienes para reconocer si tu escucha es del nivel cuatro.

Ahora, después de ver la teoría, vamos a practicar estos niveles de escucha a


través del Diario de Entrenamiento que encontrarás en la página siguiente.

Para ello, comenzaremos por tomarnos el pulso:

¿En qué nivel de escucha te sitúas habitualmente? ¿Qué te ha sonado deseable de los
niveles que acabas de reconocer? ¿Qué te gustaría que fuera tu escucha?

Cuál es, de todo lo que has leído, pregúntate cuál es el corazón de la cuestión para ti: ¿qué
es lo más importante, lo que más te interesa conseguir, lo que más echas en falta en tu
modo de comunicarte? Anótalo, para tenerlo presente en los momentos en que pierdas la
motivación para hacer este proceso.

Después de esta toma de conciencia de lo que queremos conseguir, empezamos a trabajar.

12
Diario de Entrenamiento

Como te he explicado en la Introducción, cada noche escribes, en clave de emociones, lo


que has ejercitado durante el día y, después de haber escrito lo del día, lees la tarea que
te propongo para ejercitarla al día siguiente.

Puedes escribir en los comentarios que están al final de la página las dudas o preguntas que
tengas.

Situándote en los niveles tres y cuatro de escucha, lee la tarea que te propongo para el día
de mañana y practica durante el día la propuesta. Por la noche escribes lo vivido y te lees la
tarea del día siguiente.

¡Comenzamos!

PRIMERA PARTE: Encontrarnos

Día 1. Conectarse empáticamente (I)

En este día, reconoce lo que la gente que te rodea te está ofreciendo: qué es, entre lo
que te encuentras, lo que ya conocías o esperabas. ¿Qué ha sido lo más sorprendente o
inesperado? ¿Qué me ha tocado? ¿Ha habido algo que conectara conmigo personalmente?

Y yo mism@, ¿cómo estoy ante esas personas con las que me encuentro? ¿Me coloco en
modo sordina, en modo “descarga”, o me implico con cada persona? ¿O con unos sí y con
otros no? ¿Cuál es mi modo de reaccionar a lo que recibo de las personas?

13
¿En qué momento del día me he sentido más yo? ¿Con quiénes? ¿Qué me indica eso?

Busca conectarte a este nivel en el día de mañana.

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento –no como quien escribe un informe,
sino conectando con tus emociones- lo que has descubierto o aprendido a partir de este
ejercicio.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 2. Conectarse empáticamente (II)

Reconoce lo que tú mismo/a sientes que emerge desde tu interior, tus anhelos más
profundos: qué es, entre lo que reconoces como tuyo, lo que ya conocías o esperabas. ¿Qué
ha sido lo más sorprendente o inesperado? ¿Qué me ha tocado? ¿Ha habido algo que
conectara conmigo personalmente?

¿Me atrevo a ser desde eso que emerge de mi interior? ¿O me mantengo en ese “yo” que
todos conocen, el que manejo con comodidad, que no da sorpresas a nadie?

Si tuviera la posibilidad de elegir lo que quisiera en este momento de entre todos los “yo”
que descubro en mí, ¿qué “yo” me gustaría ser?

En el día de mañana, busca situarte a este nivel que deseas. Por la noche, escribe en tu
Diario de Entrenamiento, no en clave racional, sino en clave de emociones, cómo te ha ido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 3. Conectarse empáticamente (III)

Escucha al conjunto de lo real: movimientos sociales, la presencia política e institucional


en general, proyectos pequeños y grandes… qué es lo que se mueve en tu entorno, de qué
habla ese movimiento que percibes: qué es, entre lo que te encuentras, lo que ya conocías

14
o esperabas. ¿Qué ha sido lo más sorprendente o inesperado? ¿Qué me ha tocado? ¿Ha
habido algo que conectara conmigo personalmente?

¿Cuáles de esas realidades del campo social, político, medioambiental que te rodea,
conectan contigo? ¿Qué dices a eso que te llega más que todo lo demás?

Si pudieras elegir cómo quieres responder a esa/s realidad/es, ¿cómo responderías?

Busca conectarte a este nivel en el día de mañana. Por la noche, escribe en tu Diario de
Entrenamiento cómo ha ido, qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 4. Conectarse empáticamente (IV)

Reconoce el rumor de Dios/Trascendencia: presente en lo real, Dios o la Trascendencia


–lo que tú mism@ percibes de esa realidad que está más allá de todo y en la que todo
descansa-, está presente en todo, y te lleva, a la vez, más allá de todo. Dios/el
Trascendente es el sentido de todo lo que es, y la Fuente de ese cuarto nivel al que nos
referíamos.

A este cuarto nivel: qué es, entre lo que se ha dado, algo que ya conocías o esperabas.
¿Qué ha sido lo más sorprendente o inesperado? ¿Qué me ha tocado? ¿Ha habido algo que
conectara conmigo personalmente?

Si tuvieras que emplear una sola palabra para dirigirte a Dios/Trascendencia, ¿cuál
escogerías?

Busca conectarte a este nivel en el día de mañana. Por la noche, escribe en tu Diario de
Entrenamiento cómo ha ido, qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

15
Día 5. Distinguimos niveles de escucha

Reconoce en qué niveles de escucha te has movido en la última semana. ¿Cuál es el nivel
que predomina en tu modo de comunicarte? ¿Qué dificultades o temores experimentas para
pasar al siguiente nivel?

En el día de mañana, estate atent@ a relacionarte desde ese “siguiente nivel” en los
encuentros que tengas. Si necesitas repasar los niveles ahora para tenerlos frescos mañana,
este es el momento de hacerlo.

Y luego, escribe en tu Diario de Entrenamiento qué ha pasado en ese día, esos momentos
en que te has abierto más allá del modo conocido de comunicarte. Busca una frase o una
imagen que te recuerde el cambio que quieres provocar en tu vida, y tenla a la vista, para
que te inspire.

Después, lees la tarea para el día de mañana.

Día 6. Reconociendo la fuente de nuestra creatividad

En el día de mañana prestarás atención al modo como se manifiesta tu creatividad,


y al modo como se refuerza tu tendencia a anclarte en la rutina. Hacer un ejercicio de
meditación te puede venir muy bien para conectar con estas actitudes internas. Si conoces
otros modos de volver a tu interior que también te ayudan (cantar, rezar, pintar, bailar,
modelar, caminar), también sirven. Lo que es preciso siempre es volver al propio interior y
conectar con él. Para ello, organiza el día de mañana de manera que puedas levantarte
antes o buscar, a lo largo del día, media hora en la que estar sol@ y en silencio. Aquí te
dejo un par de enlaces que pueden guiar tu meditación:
https://www.youtube.com/watch?v=jGuQXVWrUP4
https://www.youtube.com/watch?v=3PNfOEg_kqQ

En el día de mañana -que no tiene por qué ser un día de fiesta sino un día normal, aunque
para empezar es más fácil encontrar la fuente de nuestra creatividad cuando estamos
descansad@s-, descubre cómo se manifiesta tu creatividad…

16
Reconoce cómo estás exterior e interiormente ante cada cosa, cuándo entras en “modo
rutina”… o si estás todo el tiempo, o casi todo, en “modo rutina”.

Mira también qué cosas, qué personas, qué campos sociales, y qué aspectos de Dios/el
Trascendente ponen en ebullición tus ideas, tus ganas de hacer, de proponer, de ser tú.

La meditación, el silencio que escucha te permitirá reconocer la densidad de lo que vas


viviendo. Si no puedes hoy, busca un rato cuando lo tengas. Pero no te olvides de ello, ¡hay
pocas cosas mejores en la vida que respirar, silenciarse y contemplar!
Busca conectarte a este nivel en el día de mañana, Por la noche, escribe en tu Diario de
Entrenamiento cómo ha ido, qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 7. Dejar atrás lo que no sirve (I)

Mañana evitarás toda conversación en modo “descarga”, utilizando los recursos que
tienes para pasar al siguiente nivel. Igual crees que no sabes bien con qué recursos
cuentas, pero… ¡ponte a usarlos, y a ver qué pasa!

¿Cómo te has sentido después de ponerte a ello?

Busca conectarte a este nivel en el día de mañana. Por la noche, escribe en tu Diario de
Entrenamiento, en clave de emociones, cómo ha ido, qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 8. Dejar atrás lo que no sirve (II)

Mañana evitarás toda conversación en modo “debate”, utilizando tus recursos para
pasar al siguiente nivel. En este día podrás usar recursos nuevos, y además de notar que la
vida se hace más emocionante cuando probamos a estar de otro modo en ella, descubrirás,
seguramente, alguna cosa nueva de ti.

17
¿Cómo te has sentido después de ponerte a ello?

Busca conectarte a este nivel en el día de mañana. Por la noche, escribe en tu Diario de
Entrenamiento, en clave de emociones, cómo ha ido, qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 9. Escucha lo que nunca se escucha (I)

En el día de mañana te vas a fijar en las cosas de la realidad que más te cuesta
escuchar, ¿qué partes, qué aspectos de la realidad te cuesta escuchar?

Si esas cosas con las que te cuesta entrar en contacto tuvieran un color, o un sabor, o una
forma, ¿qué forma, qué color, qué sabor tendrían?

¿Qué te produce el caer en la cuenta de ello? Para escuchar tu sensación sentida te ayudará
hacer algún ejercicio de focusing5.

Por la noche, escribe cómo ha ido tu día prestando atención en esos aspectos de la realidad
que más te cuesta escuchar. Por la noche, escribe en tu Diario de Entrenamiento, en clave
de emociones, cómo ha ido, qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 10. Escucha lo que nunca se escucha (II)

En el día de mañana te vas a fijar en las personas a las que más te cuesta escuchar.
¿A qué personas te cuesta escuchar? ¿Cuál es el mensaje que quieres evitar/ignorar al no
querer escucharlos a ellos? ¿O es a ellos mismos a quienes quieres ignorar?

5
Al final de este documento te pongo un ejercicio de focusing que, como verás, te ayudará un montón a
conectarte.

18
Intenta, con alguna de esas personas, escuchar eso que normalmente no escuchas, y
experimenta qué pasa al cruzar ese límite que no sueles cruzar.

¿Qué has descubierto en tu intento de conectarte con esa/s persona/s? Escucha tu


sensación sentida a través de algún ejercicio de focusing.

Por la noche, escribe en tu Diario cómo ha ido tu día prestando atención a las personas que
más te cuesta escuchar.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 11. Escucha lo que nunca se escucha (III)

En el día de mañana te vas a fijar en qué te cuesta escuchar de ti mism@: cómo te


escuchas a nivel físico, a nivel emocional, a nivel mental, a nivel espiritual.

En cada uno de estos niveles reconocerás vacíos, ausencias o rechazos explícitos respecto
de la conexión contigo. Aunque te desconcierte o no te guste, es mejor saber también lo
que rechazamos de nosotr@s para poderlo aceptar y después, en su caso, cambiar lo que
proceda. Si no nos conocemos, no podemos avanzar.

Muy especialmente, atiende a conectarte con tu herida, esa que es la causa de todas esas
reacciones que no controlas, así como de buena parte de tu dolor de fondo, de ese peso que
no te deja… tendemos a evitar no solamente el acercarnos a nuestra herida, sino el
permanecer ahí. Sin embargo, permanecer ahí, respirándola –como has visto para la
meditación-, es el modo de avanzar hacia un modo de vivirse, en lo profundo, más sano y
liberado cada vez.

¿Qué te produce el caer en la cuenta de lo que te cuesta escuchar de ti mism@? Escucha tu


sensación sentida a través del ejercicio de focusing, y luego, permanece en lo descubierto
por medio de la respiración profunda, caminando sentad@ o tumbad@, atendiendo solo a
ello –como se explicaba en el ejercicio de meditación. Aunque suene un poco extraño, ese
permanecer en lo que somos, aceptándolo, es el modo de que lo que llevamos dentro dé
lugar a otra experiencia, no herida…

19
Por la noche, escribe en tu Diario de Entrenamiento, en clave de emociones, cómo ha ido,
qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 12. Escucha lo que nunca se escucha (IV)

En el día de mañana te vas a fijar en lo que te cuesta conectarte a


Dios/Trascendencia. Esta es una escucha más compleja para nosotros, porque no es una
escucha física sino que requiere activar nuestras capacidades espirituales, que a menudo
están adormecidas o, directamente, anestesiadas.

Para ello, vuelve sobre la escucha de los días anteriores (los días 9, 10, 11) y busca percibir
el modo como se hace presente Dios/el Trascendente en medio de esas realidades que has
escuchado. ¿Percibes que una Presencia que, estando en las cosas, está también más allá
de ellas?

En medio de esas realidades que hemos visto en los días anteriores, seguramente reconoces
también algunos aspectos de Dios/el Trascendente que te cuestan o que rechazas.
Reconócelos, como hemos hecho en los días anteriores, y escucha tu sensación sentida a
través de algún ejercicio de focusing.

Por la noche, escribe en tu Diario de Entrenamiento, en clave de emociones, cómo ha ido,


qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 13. Dificultades en la escucha

Seguramente, a medida que voy practicando la escucha, me encuentro con situaciones o


personas a las que no comprendo. En el día de mañana estate atenta a las deficiencias
de tu escucha, porque aquello que no comprendemos bien por algún motivo (problemas

20
auditivos o de idioma, inseguridad para preguntar lo que no hemos entendido, temor a lo
que nos puedan decir, tu negativa a escuchar ciertos mensajes o la incapacidad para
comprender el modo de expresarse o de razonar o de mirar la vida que tiene esa persona
que te enerva…) dificulta el que nos encontremos con los demás.

Seguramente, esto te hará caer en la cuenta de algunas situaciones en que otros te dicen
que no se sienten entendidos por ti. En el día de mañana practicarás esta apertura a los
mensajes que te cuesta comprender, para ampliar tu horizonte y tu comprensión.

El primer principio para encontrarnos con todas las dimensiones de la realidad es este
que te propongo para el día de mañana: escuchar abiertamente, sin interferencias de
nuestra parte, los mensajes que recibimos.

Por la noche, escribe en tu Diario de Entrenamiento, en clave de emociones, cómo ha ido,


qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 14. Me escuchan

En el día de mañana, buscarás un tiempo para ser escuchad@ y contarle a otra


persona este proceso de “Encontrarnos & re-Crear” en el que estás embarcad@.
Mejor si es cara a cara, pero si no, escribe o llama por teléfono a la persona con la que
quieres compartir lo que vas notando, y comunícate tan profundamente como deseas.

Después, escribe qué has experimentado al comunicarte de ese modo y cómo te has sentido
con la escucha recibida.

Por la noche, escribe en tu Diario de Entrenamiento, en clave de emociones, cómo ha ido,


qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

21
Día 15. Escucha profunda

En el día de mañana buscarás un tiempo suficiente (no menos de veinte minutos, y mejor si
puede ser media hora) para hacer silencio a través de los audios de meditación que te
indiqué en el día 6, y dejarás que emerja, de la profundidad que alcances (sea la que sea,
será más profunda que la dimensión en la que te mueves en el día a día, y se irá haciendo
más profunda cada vez), el sonido de lo real.

Puede que lo que emerja sea algo en relación a ti, en relación a los demás, en relación al
conjunto de lo real o en relación a Dios/Trascendencia. Con aquello que emerja, permanece
y descubre esa nueva profundidad en tu interior.

Si no sucede nada, pregúntate qué ha pasado.

En cualquier caso, descubrirás algo que te enseñará acerca de la profundidad de lo real.

Por la noche, escribe en tu Diario de Entrenamiento, en clave de emociones, cómo ha ido,


qué has descubierto o aprendido.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 16. El silencio en la conversación

En tus conversaciones de mañana, busca aprovechar las pausas, los silencios en la


conversación. Dichos momentos de silencio pueden servir como puntos de activación para
profundizar el nivel de reflexión de la conversación que mantenemos. A menudo, nos cuesta
permanecer en ellos, con lo que impedimos la profundización que podría darse a través de
ellos. Permanece en el silencio enriquecedor se da cuando estamos presentes a lo que
sucede.

En el día de mañana, practica el permanecer abiert@ al ahora y atrévete a permanecer en


esos silencios.

22
Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir de dicha práctica.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Ya hemos superado la mitad del curso. En esta primera mitad hemos trabajado la
dimensión de Encontrarnos con todos los ámbitos que configuran la realidad que
nos rodea.

En este día, párate un poco más a valorar el camino que hemos hecho hasta aquí.
Si no te fuera posible parar en este día, reserva un tiempo tranquilo en el fin de
semana para recoger los descubrimientos que has hecho, las prácticas en las que
tienes que insistir, los recursos o habilidades que has reconocido o confirmado, y
sobre todo, tus ganas o las resistencias que sientes para avanzar.

En cualquier caso, sigue con el ejercicio del día siguiente, que leerás esta noche 6y
practicarás mañana, como cada día.

Y cuando quieras, nos cuentas en los comentarios (están al final de la página de


Encontrarnos & re-Crear) lo que vas descubriendo, así como las dudas o
propuestas que tengas.

23
SEGUNDA PARTE: Re-Crear

Día 17. Contemplar la bendición que te rodea

La realidad está llena de bendiciones. Desde un cielo precioso al abrir la ventana, el café
caliente o el tener un abrigo o un abanico (según sea el caso); las sonrisas inesperadas, la
llamada en el momento preciso… la vida está llena de bendiciones si tienes la mirada
maravillada, la mirada capaz de descubrirlas.

En el día de mañana, ábrete a percibir las bendiciones que te rodean, y recíbelas como el
regalo que son: ¿qué respuesta despierta en ti dicho regalo? ¿Es una respuesta creativa,
nueva?

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 18. Profundizando en la empatía (I)

En el día de mañana, conéctate desde el comienzo de la mañana con tu interior, con tus
anhelos más profundos, y ábrete al día: no desde tu mente, ni desde el sentimiento de
frustración, ni desde la obligación, desde el miedo u otras emociones que quizá tienen o han
tenido mucha fuerza en ti, sino desde lo que experimentas en lo profundo… y que,
sorprendentemente, siendo lo más tuyo, te conecta desde ahí con lo demás, con los demás.

¿Ha sido un día diferente? ¿Qué has descubierto que sea realmente nuevo?

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

24
Día 19. Profundizando en la empatía (II)

En el día de mañana, escucha al movimiento de lo real –las grandes cosas que pasan en el
mundo, las noticias del periódico o de las redes sociales, el movimiento del mundo en
general- y reacciona a este movimiento con alguna respuesta que proceda de tu interior.
Después, escríbela aquí y habla de la vida que se mueve en ese flujo de “acogida-
respuesta”.

En la medida en que has estado en ello, ¿ha sido un día diferente? ¿Qué has escuchado,
percibido?

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 20. Profundizando en la empatía (III)

En el día de mañana comenzarás haciendo un ejercicio de meditación (se encuentra en el


día 6)y, descendiendo a lo más profundo de ti que puedas alcanzar, percibe la presencia de
Dios/el Trascendente en tu interior, y permanece en silencio reconociendo que esa
Presencia, tu más profundo centro, te dinamiza y te lanza a lo real.

¡Y luego, para terminar, escribes en tu Diario de Entrenamiento cómo ha sido tu día! Qué ha
tenido de novedad el vivirlo así, qué dificultades tienes para conectar con tu profundidad,
con Dios/el Trascendente en ti…

Después, lees la tarea para el día siguiente.

25
Día 21. Profundizando en la empatía (IV)

Reconoce en qué niveles de escucha te has movido en la última semana. ¿Cuál es el nivel
que predomina en tu modo de comunicarte? ¿Te ves avanzando en los niveles de escucha?
¿Has pasado del primero al segundo, o del segundo al tercero, o del tercero al cuarto en, al
menos, el 50% de tus comunicaciones?

¿Qué dificultades descubres para este cambio? Atiende especialmente al modo como tus
emociones pueden dificultar la escucha de la realidad.

¿Qué le pasa a tu vida cuando te mueves desde esos niveles nuevos? ¿Sabe más a vida?
Busca una frase o una imagen que te recuerde el cambio que quieres provocar en tu vida, y
ponla a la vista, para que te inspire.

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 22. Profundizando en la empatía (V)

Mañana prestarás atención al modo como se manifiesta tu creatividad, y al modo como se


refuerza tu tendencia a anclarte en la rutina.

Seguro que vas percibiendo que hay personas, o situaciones, o grupos de personas en los
que te mueves y desde luego, tus propios estados de ánimo, que favorecen el que te veas
en “modo creativo”, y que hay otros que refuerzan en ti el “modo rutina”.

Escucha ambas realidades, y descubre cómo ser más tú, ese tú mismo asertivo y creativo,
en los ámbitos en que te mueves.

¿Qué pasa en dichos grupos cuando tú estás en “modo re-creador”?

¿Qué pasa cuando estás en “modo rutina”?

26
Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 23. Implicarnos en el entorno social

Mañana vamos a acercarnos a la realidad que nos rodea.

Dentro de ella, te fijarás en una estructura social, organización o comunidad que conozcas
bien:

Si dicha estructura social fuera un ser vivo, ¿cuál sería su aspecto y su comportamiento?

Si ese ser pudiera hablar, ¿qué nos diría?

Si pudiera desarrollar lo que deseara, ¿en qué querría transformarse?

¿Cuál es la capacidad generativa de este campo social para desarrollarse y prosperar?

¿Qué factores limitantes impiden que este campo/sistema se despliegue hacia un mayor
desarrollo?

Prueba a seguir dentro de esta estructura, y después, “sal fuera” de ella, tomando
distancia: ¿qué te sucede en un caso y en otro?

Las ideas que han surgido de ti en este día, ¿han sido chispa de algunas posibles iniciativas
de creación de propuestas que te gustaría proponer o implementar?

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

27
Ahora que te vas acostumbrando a los ejercicios de focusing, cuenta con ellos para
intensificar esta escucha profunda de lo que hay en tu interior. Te sugiero que lo
uses en los días que siguen.

Día 24. Escucha lo que nunca se escucha (I)

En el día de mañana te vas a fijar en las cosas de la realidad que más te cuesta escuchar,
sobre las que ya nos detuvimos en el día 9: ¿qué partes, qué aspectos de la realidad te
cuesta escuchar? ¿Has avanzado algo en esta escucha de lo que te cuesta en relación a la
sociedad que te rodea, al mundo en su globalidad?

Tu ejercicio para mañana consiste en dar una respuesta creativa, re-creadora, a alguna de
estas cosas que te cuesta escuchar. Aunque sea una respuesta muy pequeña, lánzate a
hacer ese movimiento de tercer nivel con esa realidad que tiendes a ignorar y que tiene, sin
embargo, algo que aportarte.

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 25. Escucha lo que nunca se escucha (II)

En el día de mañana te vas a fijar en las personas a las que más te cuesta escuchar,
continuando con el ejercicio que hacíamos el día 10. Entonces te fijabas en las personas a
las que te cuesta escuchar y procurabas caer en la cuenta de por qué te cuesta.

Ahora, daremos un paso más: da una respuesta empática de tercer nivel a una de esas
personas a las que te cuesta escuchar, y escribe cómo te has sentido, y lo que se despierta
en ti.

28
Aunque sea un paso muy pequeño, es un paso hacia lo nuevo, hacia este re-Crear, por
medio de la implicación, el mundo mejor al que nos encaminamos.

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 26. Escucha lo que nunca se escucha (III)

En el día de mañana te vas a fijar en lo que te cuesta escuchar de ti mism@: cómo te


escuchas a nivel físico, a nivel emocional, a nivel mental, a nivel espiritual. Seguramente ya
tienes localizadas aquellas dimensiones de ti en las que no te escuchas bien, en las que
tiendes a desatenderte o con las que no te sabes manejar.

Hoy, regálate algo con lo que disfrutar, siéntelo y alégrate con el bien que te hace este
modo nuevo de tratarte que te re-crea y te dinamiza.

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 27. Escucha lo que nunca se escucha (IV)

En el día de mañana te vas a fijar en tu modo de escuchar a Dios/Trascendencia. Como


decíamos el día 12, es una escucha más compleja para nosotros, porque no es una escucha
física sino que requiere activar nuestras capacidades espirituales, que a menudo están
adormecidas o directamente anestesiadas.

¿Qué vas descubriendo acerca de esa dimensión espiritual tuya? ¿Te cuesta aún practicarla?
Si es así, llama a algún amigo que esté más conectado que tú con lo espiritual, o vete a

29
consultar a un acompañante espiritual, interrogándote acerca de esas dificultades, para
concretar el modo de afrontarlas.

Si vas percibiendo, a través de la mirada sobre la realidad o a través de la meditación o del


focusing la presencia de Dios/el Trascendente en las cosas de la realidad y más allá de ellas,
dirígete a ese Dios/el Trascendente desde tu espíritu, para comunicarte con el Espíritu en tu
interior, y saborea esa Vida que reconoces moviéndose en ti, y moviéndolo todo… celébralo
de algún modo en el día de mañana.

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy, para recordarlo y hacerlo presente cuando no esté tan vivo.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 28. Dificultades en la escucha

A lo largo de este camino que es “Encontrarnos & re-Crear” seguramente has ido
descubriendo dificultades nuevas, más profundas, para encontrarte con los demás, para
abrirte a la realidad, a ti mism@, a Dios/Trascendencia.

Algo que puede que descubras es que esas dificultades con “lo demás”, con lo que no somos
nosotros, suelen depender de tu modo de mirar.

Nombra algunas de esas dificultades nuevas y proponte, para mañana, afrontar alguna de
ellas. No empieces por la más difícil sino por la más asequible. Y continúa desde ahí, si
descubres que esta es una buena herramienta para el cambio.

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento qué tal ha ido el día afrontando algo
que te cuesta. No es fácil, pero, ¿a que es verdad que también produce un dinamismo
nuevo, que también re-Crea?

Después, lees la tarea para el día siguiente.

30
Día 29. El silencio creativo

Esa escucha profunda que queremos ser requiere de silencio, porque solo el silencio nos
permite acoger con verdad lo que nos rodea.

En tus conversaciones de mañana, busca crear espacios de silencio para escuchar alguna
frase que ha resonado, o algo que es preciso evidenciar de lo que la otra persona comunica.

¿Es la misma conversación con esos silencios significativos, o sin ellos?

¿Empiezas a valorar la función creativa, re-creadora, del silencio?

Al final del día, escribes en tu Diario de Entrenamiento lo que has descubierto o aprendido a
partir del ejercicio de hoy, muy especialmente en relación al silencio y a lo que el silencio es
capaz de despertar en ti.

Después, lees la tarea para el día siguiente.

Día 30. Encontrarnos y re-Crear

En el día de mañana en que terminamos este camino que comenzamos hace un mes, busca
un tiempo para ser escuchad@ -amigos, herman@s, pareja, acompañante…- y cuéntanos
después, en los comentarios, lo que ha supuesto para ti este proceso de “Encontrarnos &
re-Crear” que estás terminando. Cómo te has sentido, qué te ha aportado este proceso en
orden a encontrarte contig@ mismo y con los demás, con todo lo que emerge de la realidad,
y con Dios/Trascendencia.

Cuéntanos también cómo del encuentro a mayor profundidad sale más la verdad que
somos, lo que somos en lo profundo, y desde ahí, desaparece la rutina y descubrimos, a
través de los encuentros, a través del encuentro con la realidad, un modo de estar en la
vida que re-crea cada cosa.

31
Para continuar este itinerario

Seguro que ya vas reconoces que a través de este proceso te puedes encontrar contigo y
con todo lo que configura la Vida con más profundidad y de manera más personal, y por
ello, más creativa cada vez.

A lo largo de estos treinta días hemos ido desarrollando todos los elementos que requiere tu
escucha. Seguro que has descubierto muchas cosas de ti, de la realidad en torno, y que has
escuchado llamadas de la realidad que te rodea a las que responder para seguir creciendo.
Y es que sólo crecemos juntos, encontrándonos con la realidad en cada una de esas
dimensiones en las que nos hemos ido fijando.

Para continuar, te ayudará el volver a repetir este proceso entero. Los chinos dicen que
para coger un hábito hacen falta sesenta días… Si repites esto otra vez, tus hábitos de
encuentro y relaciones re-creadoras estarán consolidados y te sentirás dinámic@ para
afrontar la realidad.

Seguramente has descubierto que la tensión entre palabra y silencio, entre presencia atenta
de lo que emerge y acción consecuente, dan lugar a un actuar más personal, más
consciente, más presente y más re-creador. Por eso, te animo a que no dejes la meditación,
ni la escucha de ti a través del focusing, ni la práctica para estar presente que te mostrarán
la realidad, poco a poco, a una luz nueva.

Por eso te propongo, para terminar, que vuelvas a escuchar el ejercicio de meditación que
te has practicado (aunque igual ya no necesitas escucharlo porque está integrado), y que te
pongas a contemplar, en silencio, el mes que ha pasado. Y da gracias: dar gracias nos saca
de nosotros mismos y nos pone en contacto con Dios/el Trascendente.

En esta contemplación silenciosa reconocerás con mayor claridad si ya tienes el hábito que
queríamos conseguir o si necesitas seguir practicando, sea a base de repetir los ejercicios
desde el comienzo, o bien trabajando especialmente las prácticas que más se te han
resistido.

De modo más general, seguramente habrás visto dimensiones de tu vida en las que tienes
que enfocarte especialmente para seguir creciendo. Como te decía al principio, también

32
puede ser bueno que repitas todo el curso dentro de dos o tres meses para hacer más
consciente lo que has ido incorporando.

De lo que se trata es de que la actitud de la propuesta que te hago en “Encontrarnos & re-
Crear” quede incorporada a tu vida. Y esto lo hacemos, como siempre ocurre con los
hábitos, a base de repetición.

¡¡¡Y cuando hayas conseguido el hábito y sepas que esto ya está incorporado, me escribes
para contarme tu avance y para que lo celebre contigo!!!

¡¡¡Enhorabuena por haber llegado hasta aquí!!! Seguro que reconoces que eres distint@ de
la persona que eras este proyecto, ¿a que sí?

¡Encantada de haber hecho este camino junt@s!

¡Un abrazo enorme!

teresa

FOCUSING (PARA SENTIR Y NOMBRAR)

33
1. DESPEJAR UN ESPACIO. Procura, de la forma que mejor te vaya, crearte un buen
espacio para tu experiencia interior, y percibirla con calma y tranquilidad. De momento,
aparta todo lo que te pese, para que tengas espacio para ti como observador y vivenciador.

2. SENSACIÓN SENTIDA. Elige un tema sobre el que te gustaría hacer focusing. Puede
ser un problema, una persona o una situación. También puedes convertir en tema algo no
específico: « ¿Cómo me siento en estos momentos?».
Forma la sensación sentida para este tema. Siente tu zona del estómago y el pecho y mira
la resonancia corporal que se crea. Permanece con esta sensación vaga e imprecisa, con
este aura interno. Simplemente, estate con ella y siente tu respiración.

3. ASIDERO Encuentra un asidero para esta sensación sentida. Puede ser una palabra,
una imagen o una frase. Puede que a veces, al principio sea un gesto o un sonido, y que
luego encuentres una frase o palabra. No le impongas un asidero a tu sensación sentida,
sino espera con paciencia hasta que éste venga por sí solo.

4. RESONAR. Ve del asidero a la sensación sentida y viceversa y comprueba si el asidero


encaja realmente. Puede que surjan otras palabras e imágenes, y quizás también cambie la
sensación sentida. Ve del uno al otro y escucha atento la sensación sentida.

5. PREGUNTAR. Plantéale a tu sensación sentida preguntas abiertas y espera, escuchando


hacia dentro, las respuestas. Permite que las respuestas vengan sólo de tu cuerpo. Aparta
las respuestas que vengan de la cabeza. Son buenas preguntas: « ¿Qué es lo peor de todo
ello?» y « ¿Qué necesito para sentirme mejor?». Observa el alivio corporal que resulte de
este diálogo interno.

6. AGRADECER. Acoge con agradecimiento el cambio ocurrido en tu sensación corporal.


Deja que resuene en tu cuerpo y aparta los intentos de tu cabeza de comenzar enseguida a
analizar y razonar.

34
“Somos lo que repetidamente
hacemos.
De esta forma, la excelencia
no es un hecho aislado
sino un hábito”
Aristóteles

35