Está en la página 1de 12

P Carlos Altamirano, Horacio González, Cristina Reigadas, María Sáenz Quesada

El Peronismo en la Feria del Libro ..................................................................... 2


Marcela Gené
Un mundo feliz .................................................................................................. 3
Comprensión y valoración
Ricardo Sidicaro
Los Tres Peronismos .......................................................................................... 4 A pesar de que no fue un propósito conciente a la hora de seleccionar los libros a reseñar,
este segundo número de Movimiento da reiteradamente cuenta de las complicaciones que tienen
Beatriz Sarlo ciertas corrientes del pensamiento académico para entender el peronismo.
La pretensión de cualquier disciplina científica positiva es descubrir regularidades a partir
La pasión y la excepción ................................................................................... 6 de la generalización de un número suficiente de fenómenos. Así se logra clasificar, describir, expli-
car y predecir, todas ellas tareas propias de la ciencia. Sin embargo, las ciencias sociales, desde su
Susana Novick creación a principios del siglo XIX, han mostrado dificultades para llevar satisfactoriamente a cabo
I.A.P.I. ................................................................................................................. 7 esas tareas, por la singularidad que tienen los hechos históricos de mayor significación. Tal vez por
eso estas ciencias se han concentrado en la descripción y, particularmente, en la clasificación. Con
Alieto Aldo Guadagni este fin, han creado teorías que aspiraron a incluir fenómenos diversos bajo un mismo concepto.
Contradicciones de la globalización ................................................................. 8 Sin embargo, debido a que la mayor parte de la producción en ciencias sociales se genera
directa o indirectamente en Europa y Estados Unidos, la realidad del resto del mundo suele tender
Darío Macor y César Tcach a ser descrita con analogías del tipo: “tal movimiento latinoamericano es una especie precaria del
laborismo bávaro inicial”. Aun quienes reniegan ideológicamente del etnocentrismo caen a menu-
La invención del peronismo en el interior del país .......................................... 9 do en esos yerros.
Domingo Arcomano Max Weber, a principios del siglo XX, intentó desarrollar una ciencia social que combinara
el arsenal estadístico e histórico con la reflexión comprensiva. Renegando a la vez de la tradición
Perón, Guerra y Política .................................................................................... 10 idealista que postulaba que todo suceso histórico era irrepetible y de la arrogancia positivista que
quería imponer el matemático como único criterio científico, Weber demostró que es posible cono-
cer y explicar objetivamente las intenciones de las personas, siempre que pueda el científico imagi-
narse en su terreno. Obviamente, situarse en el lugar de otro requiere que, aunque no los compar-
Colaboraron en esta edición: ta, respete sus valores y su forma de vivir, actitud evidentemente reñida con el etnocentrismo.
Pero el desafío para el peronismo es un poco más complejo aún: no sólo es importante
Araceli Bellotta, Luis Candurra, Mariano Fontela, Marcelo Gullo, explicar que hay otra historia diferente a la oficializada en universidades y academias y vincularla a
Silvio Maresca, Catalina Pantuso, Guillermo Piuma, Adolfo Sequeira. otros valores, sino que además deben producirse conocimientos prácticos que permitan orientar
las políticas públicas con un criterio de valoración propio de nuestra forma de concebirlas.
Por ejemplo, en la Argentina, la política social se enseña en universidades poniendo el eje
en los incentivos, que es el enfoque que predomina en la ciencia social norteamericana: una buena
política sería un conjunto de estímulos inteligentemente dirigidos. Sin embargo, nuestro patrón
histórico de construcción de políticas sociales se basó en la consagración de derechos sociales. Por
supuesto, es relevante conocer de qué manera se generan “incentivos negativos”, pero es un error
suponer que en la Argentina la dignidad humana puede concebirse individualmente y en forma
aislada de parámetros ideales que proyectan la actuación del Estado y de la sociedad civil cuando
son vulnerados. Naturalmente, nunca podrá construirse una ciencia empírica cuyo objeto exclusi-
vo sean los derechos, pero eso sería menos absurdo que suponer que sólo es científico referirse a
reacciones individuales ante estímulos materiales directos, y no, por ejemplo, a las expectativas
que las sociedades tienen acerca de la dignidad o la justicia. Además, ese modelo de ciencia
supone que el único objetivo relevante de las políticas sociales es el de adjudicar bienes o servicios,
Este Boletín es una publicación del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, creado por disposición del y no el de comunicar valores y conocimientos con la comunidad.
Congreso Nacional del Partido Justicialista celebrado el 26 de marzo de 2004 el que aprobó la creación de una El ejemplo sirve también para explicar un malestar que sufrimos cotidianamente: no
entendemos por qué la ciencia tiene que ser sistemáticamente una denegación de nuestros valo-
asociación civil sin fines de lucro que actuara como órgano de capacitación y formación del Partido Justicialista. res. Es por eso que hemos considerado la necesidad de intervenir, mediante esta y otras iniciativas
Aspiramos a que el Instituto de Altos Estudios Juan Perón se constituya en un ámbito dedicado a la del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, en diferentes aspectos del debate académico. Sabemos
investigación científica y doctrinaria y a la producción, sistematización y difusión de estudios, investigaciones y que la formación política muchas veces genera temores infundados, por los recelos generalizados
respecto a la actividad partidaria, pero también observamos que muchos jóvenes demandan ser
documentos destinados a profundizar y perfeccionar el sistema democrático, abordar los problemas nacionales, capacitados. Para la juventud actual, la capacidad de dialogar es superior a la de querer imponer
afianzar la justicia y la equidad social y proyectar a la Argentina en el mundo. visiones del mundo. Es justamente esa misma concepción la que pretendemos para el Instituto:
queremos leer a todos, no sólo a quienes opinan como nosotros, y queremos también investigar
Para asociarse al Instituto no es necesario ser afiliado al Justicialismo. Sólo se requiere poseer título de qué manera podemos producir conocimientos que permitan impulsar en la práctica los valores
universitario o terciario, estudios avanzados en carreras de grado, o poseer una reconocida trayectoria en el que defendemos.
La academia no sólo ha dedicado sus mayores esfuerzos a desacreditar nuestros mitos,
Diseño: www.dydnet.com.ar

desarrollo de tareas de índole político, social o cultural. presumiendo que de esa manera denigraba nuestros valores. También convirtió la desesperanza
en una moda, y brindó en los claustros mil razones para desinteresarse por el destino de la Nación.
Vicepresidente: Silvio Maresca Presidente: Antonio Cafiero El conocimiento en ese caso promovió la ética del desencanto, ofreciendo motivos por los cuales
deberíamos resignarnos a que los valores ya no formen parte de nuestro trabajo cotidiano.
Para Informes e inscripciones: iaejuanperon@argentina.com Nosotros queremos, en cambio, producir un conocimiento que pueda transformarse en propues-
tas de acción concretas, viables, que vinculen el saber científico con las herramientas que impulsen
nuestros valores prominentes.

Antonio Cafiero
ses a suboficiales y a oficiales, publicando dis- el Gobierno de los Estados Unidos de
tintos trabajos relacionados con los regla- Norteamérica, en especial a través de quienes
mentos de ejército y con la Historia Militar. informaban desde la embajada local a las
El autor dedica los primeros capítu- autoridades de su país, “simbióticamente
los a analizar el tratamiento que ha merecido entretejidos” –al decir de Joseph A. Page–
el pensamiento de Perón, en su relación con con las posiciones también claramente nega-
EL PERONISMO EN LA FERIA DEL LIBRO las fuentes militares, por parte de los historia- tivas hacia el coronel Perón, en particular, y
dores y pensadores locales que se ocuparon hacia la Argentina, en general, del
“50 años de la caída de Perón: un balance sin máscaras” –aun ocasionalmente– de la cuestión. La lec- Departamento de Estado norteamericano,
Carlos Altamirano, Horacio González, tura del análisis realizado por Arcomano nos liderado por un hombre cuyo rencor hacia
Cristina Reigadas, María Sáenz Quesada brinda una imagen clara de los desatinos que nuestro país remontaba ya de tiempo atrás:
(interesadamente o no) se han escrito sobre el tristemente célebre Cordell Hull. Toda una
el punto, con un total desapego por la ver- sucesión de circunstancias teñidas de preven-
dad y absoluta impunidad. Desenmascara los ciones llevaron a una paulatina e inevitable
Abrió el panel María Sáenz Quesada, base de la oposición a Perón. El movimiento traspiés de José Luis Romero al historiar las colisión y provocaron que la conferencia dic-
señalando que el golpe de 1955 tuvo caracte- obrero, en cambio, lo sostuvo hasta el final. ideas argentinas, en su intento de mostrar a tada por el Coronel Perón fuera interesada-
rísticas diferentes a los de 1966 y 1976. No Se enfrentaron dos constelaciones políticas, Perón como un remedo del fascismo. Lo mis- mente calificada por parte de los intérpretes
existía en 1955 un consenso generalizado en dos sensibilidades diferentes, no siempre mo, respecto de Ezequiel Martínez Estrada. norteamericanos como una pieza germanofi-
las Fuerzas Armadas respecto al derroca- reductibles a ideologías. Para ambos conten- También se ocupa de los historiadores Tulio lia, nazi y tendiente al totalitarismo. Bastó
miento de Perón; más aún, la mayoría del ejér- dientes el adversario era ilegítimo. En el caso Halperín Donghi, Samuel Amaral y Mariano este hecho para que en lo sucesivo una pléya-
cito permanecía leal al orden constitucional. del antiperonismo, ninguna mayoría redimía Plotkin. Y de los pensadores León Rozitchner, de de intérpretes locales, curiosamente,
Se trató, pues, de una revolución cívico- al peronismo de su naturaleza totalitaria. José Pablo Feinmann y Horacio González. En adoptaran similares calificativos.
militar, al estilo antiguo. Entre 1946 y 1955 se registró, en ver- casi todos los casos se denota una aprecia- Sin embargo, como escribe
La intervención de la destacada his- dad, una guerra civil larvada. Después de ción errónea de las fuentes militares de Arcomano, “la conferencia no difiere de
toriadora se centró en el análisis de los distin- 1955 no sólo se mantuvo la hostilidad hacia el Perón, especialmente en lo que se refiere nociones más o menos estables referidas al
tos sectores de la oposición al gobierno pero- peronismo, sino también un enérgico recha- tanto a sus escritos estrictamente militares carácter de la guerra moderna, tal como se
nista que impulsaron el golpe y participaron zo a todas las fórmulas que buscaban su inte- como a una obra fundamental: Conducción había desarrollado a la luz de las experiencias
en él. Mencionó en primer lugar al movimien- gración al sistema. El golpe de 1966 se ejecu- Política. de 1914-1918 y 1939-1944. Su novedad radi-
to estudiantil universitario, nucleado en la tó para prevenir la eventual repetición de los También adquiere relevancia una ca en que fija el programa de desarrollo
FUA y la FUBA, que fue adverso al peronismo sucesos de 1962 (triunfo electoral del pero- clase magistral de Perón en la que analiza la industrial y social, enfocados ambos desde la
desde el principio, pues nunca dejó de identi- nismo). De igual manera, más allá de sus crí- Defensa Nacional desde una perspectiva inte- perspectiva –relativa como tal– de la defensa
ficarlo con el golpe de 1943. No obstante, menes y demás atrocidades, el objetivo fun- gral, al calor de influencias ilustres como nacional”.
este movimiento presentó fisuras entre refor- damental del golpe de 1976 fue la elimina- Clausewitz y, especialmente, von der Goltz. El autor, por último, aborda Con-
mistas y comunistas, a propósito de la guerra ción definitiva del peronismo, su aniquilación. Pocas conferencias han suscitado ducción Política de Perón, relevando detalla-
fría, por ejemplo. Los universitarios tuvieron Después de 1983 se aceptó el hecho mayor interés entre los biógrafos y estudio- damente el trasvasamiento de ideas que reali-
sus víctimas y llevaron a cabo huelgas, lidera- peronista. A su vez, como lo muestra a las cla- sos del pensamiento de Perón que la que ofre- za Perón desde el campo militar al político.
das por la UBA. Conocieron la prisión, por ras la Constitución de 1994, el peronismo acep- ciera, en su carácter de Ministro de Guerra, Digamos, para finalizar, que Perón,
centenares. Construyeron grupos de choque tó el constitucionalismo liberal, al cual se había en la inauguración de la Cátedra de Defensa Guerra y Política es un libro de imprescindible
que luego participaron activamente en 1955. manifestado anteriormente poco afecto. Nacional, de la Universidad de La Plata, el 10 lectura, tanto por la importancia de su temá-
Otro sector relevante fueron los par- El conocido investigador finalizó su de junio de 1944. En efecto, reiteradamente tica como por la calidad de su factura. Se
tidos políticos de oposición, cuyos militantes exposición reiterando lo dicho al comienzo: se ha señalado la importancia de sus asertos, trata de un análisis convincente que lo con-
padecieron persecuciones, cárcel, exclusión es imposible celebrar el golpe de 1955. Fue a la par que se ha hecho notar la desigual vierte en lectura obligada para estudiar con
de los cargos públicos, etcétera. Dentro del un hecho desgraciado, si bien entre 1946 y repercusión que tuvo en su momento. seriedad el pensamiento de Perón y sus ver-
radicalismo el grupo unionista era el más pro- 1955 el peronismo alimentó el encono. Pero Mientras que en el ámbito local fue recibida daderos nutrientes ideológicos.
clive al golpe, así como el sabattinismo. La sea como fuere, el balance sobre la revolu- favorablemente aun por los más enconados
intransigencia (Lebensohn, Frondizi) conside- ción del 55 es francamente negativo. detractores del entonces coronel Perón (v.g.
raba en cambio peligroso hacer causa común Le tocó el turno a Cristina Reigadas. La Nación y La Prensa), los conceptos allí ver-
con los conservadores y se mostraba reticen- La filósofa y cuentista social, en una brillante tidos causaron un alto impacto negativo en Guillermo Piuma
te frente a las actitudes golpistas. intervención, comenzó sosteniendo que hacer
El tercer sector abiertamente golpis- un balance es difícil, pero resulta directamen-
ta fue la grey católica. Para finalizar, Sáenz te imposible si se pretende prescindir de las
Quesada insistió en que en las Fuerzas máscaras (aludiendo al tema del panel).
Armadas no había una mayoría golpista, ni El peronismo es uno de los mitos
siquiera en la Marina. Tenía más peso la opo- más poderosos y vivos en nuestro país, aseve-
sición civil. La historiadora estimó que sin ró. Denominado “hecho maldito”, exige
duda hubiera sido preferible una salida pací- hacerse cargo de este enigma sociológico.
fica, aunque seguramente hubiera demanda- Pero no cabe pensar la vida social sin másca-
do más tiempo. ras, lo cual equivale a decir que no existe un
Por su parte, Carlos Altamirano –que peronismo “en sí”. Lo afirmado no legitima
sucedió en el uso de la palabra a Sáenz por cierto infinitas interpretaciones.
Quesada– afirmó que 50 años después del Corresponde preguntarse qué ele-
golpe de 1955 y a la vista de sus consecuen- mentos convierten al peronismo en un hecho
cias, el juicio negativo sobre el mismo se único, debido a su persistencia y vitalidad. El
impone de suyo. Se preguntó, sin embargo, peronismo asume la causa de la emancipa-
si hubiese sido posible dirimir de otra manera ción americana y también los valores cristia-
el antagonismo planteado en ese momento. nos, más aquellos que emanan de las gran-
Según Altamirano, el antagonismo “peronis- des revoluciones sociales modernas: la
mo-antiperonismo” tuvo un carácter catas- Francesa y la Rusa. Es una fuerza moderniza-
trófico, al menos tal como se plasmó entre dora, pero no sometida a ideologías rígidas.
1946 y 1955. El antagonismo es natural a la Si bien el peronismo se plantea originalmen-
vida política –acotó–, pero no necesariamen- te en tajante contradicción con la “antipa-
te en esos términos. A partir de 1983, poco a tria”, después Perón, el Perón de los 70, miti-
poco, empezamos a salir de ese antagonismo ga esa antítesis, al expresar que “para un
catastrófico. argentino no hay nada mejor que otro argen-
Perón fue derrocado en 1955 por tino”, por ejemplo.
una constelación política, de índole cívico- Por lo demás, el peronismo privilegió
militar. Las masas de la clase media fueron la la democracia sustantiva frente a la meramen-
Es una lástima, porque se trata de azucarera en Tucumán, así como la novedad te formal. Se inscribió dentro de una ética Último orador, Horacio González
una apreciación que denota el uso –de nue- casi absoluta que trae esa región aún hoy des- nacional. Promovió la lealtad al Líder y el amor reflexionó sobre la caída del gobierno del 55
vo– de un aparato teórico de abordaje por conocida que es la Patagonia, constituyen, a Evita. Configuró una suerte de religión polí- a partir de la creación en nuestra sociedad de
demás estrecho, que necesariamente termina entre muchos otros, elementos de análisis y tica, pero no fue único en esto. Paternalismo, un sentimiento: la disposición a matar o, lle-
esterilizando una búsqueda que –en este tra- composición indudablemente valiosos. religión y patria. Logró así una tan sencilla gado el caso, incluso a morir. El grupo lonar-
bajo– puede reconocerse encarada con Tampoco debería despreciarse la como potente simbolización. Por cierto los 70, dista, conductor del golpe de 1955, estaba
honestidad. posibilidad de que estas contribuciones, en con la incorporación de la clase media, sobre profundamente imbuido de ese sentimiento,
Pese a esto, el trabajo cuenta puntos conjunto, den forma a su vez al aporte más todo de sus jóvenes, implicaron una revisión. típicamente católico, al menos en nuestro
favorables provistos por la rigurosa labor de relevante, que es el de permitir el manteni- El discurso académico suele encua- medio, según el talentoso ensayista.
relevamiento que ha servido de base a las miento de una sospecha pocas veces mani- drar al peronismo bajo la categoría de popu- La avanzada del grupo golpista del
especulaciones, y podemos citar en los distin- festada: las visiones particulares que enarbo- lismo. Aun aceptado esto, debe subrayarse 55 sentía que necesariamente había que
tos escritos aciertos considerables. lan los peronistas del interior del país resultan que el populismo no es necesariamente anti- derramar sangre. Ajena o propia. La cuestión
La discusión ideológica fuerte entre –mucho más a menudo de lo que se cree– democrático, como suele suponerse. tiene un trasfondo religioso por donde se la
el peronismo y el liberalismo en torno a la ley contradictorias con la versión del peronismo Democracia se opone a demagogia; no a mire. Se configuraron subjetividades trági-
de ministerios, y en especial el tema de la crea- oficial, el que ciertamente y más allá de las populismo. El populismo entraña sin duda cas, obsesionadas por una única opción:
ción de un Ministerio de Asuntos Gremiales vertientes que lo conforman, es de decidido sus peligros, pero en los tiempos que corren matar o morir. El grupo minoritario que acau-
en Córdoba; la sorda lucha entre la Acción cuño metropolitano. mucho menos el totalitarismo que una suerte dillaba la revolución tenía una decidida
Católica y el Arzobispado en Santa Fe por el Por sobre sus innegables contribu- de cinismo posmoderno “light”. voluntad de combate, de inspiración reden-
apoyo al naciente peronismo que impulsaba ciones, tal vez quede como el producto Otras características distintivas del torista.
aquélla, al compás del “solidarismo comuni- menos querido de este trabajo la evidencia peronismo son su capacidad para evaluar lúci- El culto peronista, de fuertes conno-
tarista” que propiciaba; la notoria ausencia de los límites (¿cuestión de método, sola- damente la situación geopolítica, como tam- taciones paganas, competía con la Iglesia.
de conservadores en la conformación del mente?) de gran parte de nuestra intelectua- bién su sensibilidad social. Iglesia y CGT se enfrentaban y excluían recí-
peronismo jujeño; la forzosa armonización lidad para comprender al peronismo. Perón fue un líder revolucionario con procamente. El gobierno estaba expuesto, en
de los intereses clasistas que impone el pero- un proyecto reformista, cosa que no se com- realidad, a un peligro que desconocía.
nismo nacional alrededor de la producción Adolfo Sequeira prendió. Comoquiera sea, no se puede pasar Como podrá apreciarse, el panel fue
por alto el hondo proceso de destrucción que de alto nivel y los cuatro aportes, diferentes
sufrió el peronismo en la década menemista, en cuanto a tema y perspectiva, de gran inte-
lo cual explica que estemos sumidos en una rés, sin excepción. Fue notorio además el res-
gran confusión moral, entre otros males. peto existente entre los panelistas, que con-
Cristina Reigadas remató su presen- tagió al público. El quinto invitado, Julio
tación con una reafirmación y una pregunta: Bárbaro, faltó a la cita.
en el peronismo todas son máscaras, ¿pode-
mos esperar alguna que lo reinvente? Silvio Juan Maresca

Domingo Arcomano
Perón, Guerra y Política
Las fuentes militares de Conducción Política
Buenos Aires, Fundación Bartolomé Hidalgo, 2003, 256 páginas Marcela Gené
Un mundo feliz
He aquí un excelente libro acerca de doctrinas militares alemanas. Esta influencia,
las influencias militares en el pensamiento que alcanzaba también al ejército chileno, Imágenes de los trabajadores en el
del General Perón. Dicen con acierto los edi- databa de la época en que el General Roca y primer peronismo. 1946–1955
tores que “la historia intelectual de Juan su Ministro de Guerra Luis María Campos
Domingo Perón nunca se ha escrito”. acordaron con el Kaiser Guillermo II la incor-
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005, 159 páginas
Nosotros agregamos que tampoco es común poración de profesores alemanes para la
encontrar libros que traten con suficiente capacitación de los oficiales argentinos En su libro, Marcela Gené se propo- nismo: su asociación con el nazi-fascismo.
objetividad aspectos relativos a su pensa- (1898). De esta impronta germana proviene ne analizar la influencia de la iconografía en “Uno de nuestros objetivos –escribe la auto-
miento. Aportes de libros como el que también la creación de la Escuela Superior de la construcción del movimiento peronista. En ra– es cuestionar el argumento que postula la
comentamos son un ejemplo de los buenos Guerra como instituto de excelencia militar el último párrafo del libro la autora expresa el vinculación estrecha y excluyente entre la grá-
resultados que un trabajo serio, ecuánime y del ejército. Aunque parezca chiste, debemos presupuesto que guió su trabajo. Al explicar fica peronista y la de los regímenes europeos
responsable sobre la formación intelectual de decir, a esta altura, que alemán no es en que eligió el título tomándolo de la célebre de entreguerra. En este sentido, establecer
Perón puede brindarnos para la comprensión modo alguno sinónimo de nazismo, pese a obra de Aldous Huxley, señala que durante comparaciones con las producciones acuña-
más adecuada de su pensamiento. Bien que haya quienes lo confundan. los dos primeros gobiernos peronistas, el das en las décadas de 1930 y 1940 en los
informado, el libro de Arcomano nos adentra Arcomano señala que las lecturas amparo del Estado tuvo la contrapartida de Estados Unidos y en la Unión Soviética revo-
con un apropiado sistema en el análisis de los que impresionaron más fuertemente a Perón la vigilancia y el control en los que las imáge- lucionaria muestra nuevas aristas de conver-
autores más importantes para la instrucción fueron De la Guerra de Karl von Clausewitz, nes no tuvieron un papel menor. gencia-divergencia, revelando mayores seme-
militar de la época y que nutrieron el pensa- La Nación en Armas de Colmar von der Goltz Con este presupuesto, no sorprende janzas entre estas iconografías y las del pero-
miento de Perón. y los Principios de la Guerra del Mariscal entonces que al analizar el funcionamiento nismo que entre las de este último con los
Arcomano no desdeña la discusión Ferdinand Foch. También destaca las diferen- de la Subsecretaría de Informaciones base su repertorios nazi o fascista”.
con reiterados preconceptos que pretenden cias importantes con pensamientos como el análisis en el informe elaborado por la Gené señala que una de las principales
derivar las ideas de Perón del fascismo y el de Ludendorff o Goerlitz y resalta la significa- Comisión N° 21, designada por la autodeno- preocupaciones del peronismo desde sus orí-
nacionalsocialismo. Esta operación intelec- ción de los manuales operativos que sirvieron minada Revolución Libertadora, para investi- genes fue la creación de un conjunto de símbo-
tual se realiza con el artero, fácil y no pocas de base a Juan Perón para desarrollar sus pri- gar las irregularidades en el manejo de los los que le otorgara identidad y, para respaldar
veces efectivo expediente de inferir de su con- meros estudios en el campo militar. fondos destinados a la propaganda por el esta afirmación, cita el testimonio de Leopoldo
dición de militar argentino, formado bajo los Recordemos, al pasar, que en 1913 se graduó gobierno peronista. El motivo de la utiliza- Marechal quien aseguró que, en 1945, ante la
comunes cánones alemanes, una suerte de como subteniente a la edad de 18 años y ción de esta fuente de dudosa imparcialidad imposibilidad de desplegar una campaña que
germanización y nazificación doctrinaria que pasó todos los escalafones hasta alcanzar el es, según la autora, la desaparición de docu- alcanzara el mismo nivel que la emprendida
abarcaría toda su obra política. grado de capitán en 1924 e ingresar en 1926 mentos y archivos oficiales. por la Unión Democrática, Juan Domingo
La formación adquirida por Perón en la Escuela Superior de Guerra, donde se No obstante, y tal vez sea una de sus Perón habría dicho: “pónganme a mí en la
durante los años de su preparación profesio- diploma como Oficial de Estado Mayor en originalidades, el libro se atreve a cuestionar punta de un palo y úsenme como afiche”.
nal era por cierto la que brindaba el Ejército 1929. Hay que mencionar que durante ese desde la imagen un clásico de la mayoría de Pero enseguida sostiene que el ícono
Argentino, influenciado fuertemente por las lapso también ejerció la docencia dando cla- los intelectuales a la hora de analizar el pero- peronista por antonomasia fue el del trabaja-
dor, presentado en tres versiones: el descami- gobierno peronista. Señala que “se trata de mercados laborales en el mundo estaban que en el supuesto que se produjeran aquí
sado, desdoblado en el obrero industrial y en un conjunto de cortometrajes de carácter mucho más integrados en el año 1900 que zapatos de un nivel de diseño y calidad equi-
el peón de campo; otra categoría es la que argumental filmados entre 1950 y 1953 que en el 2000 y el comercio internacional de bie- valente a los que se producen en Italia, es aún
denomina “hombre de carne y hueso” para expresan cabalmente aquello que el peronis- nes mucho más libre, abierto y sin restriccio- menos probable que quienes, por dar un
indicar al trabajador en el ámbito privado y mo concebía como modelo de propaganda nes durante el proceso interrumpido en 1914 ejemplo, pagan cientos, y hasta miles de dóla-
familiar; y, por último, la enfermera como ver- cinematográfica: la búsqueda del impacto que en el escenario de la actual globalización. res, por un par de zapatos italianos vayan a
sión femenina del obrero industrial, aunque emocional antes que el razonamiento sobre En el marco de la actual globaliza- dejar de hacerlo para adquirir zapatos argen-
asegura que a la hora de representar a la la información, la implicación sensible del ción –sostiene Guadagni– los países asiáticos tinos, aún cuando su precio fuera menor al
mujer el peronismo prefirió el espacio tradi- espectador como sujeto activo de los proce- han sabido comprender y aprovechar mejor de los italianos que están habituados a com-
cional de la maternidad y del hogar. sos antes que el receptor distante de crónicas que el resto de los países del mundo el hecho prar”.
Con este presupuesto, pasa revista de acción gubernamental”. de que se está gestando un trascendental La Argentina –bajo la particular ópti-
por las imágenes de los trabajadores que cir- Dentro de estos cortos ubica “El cambio de liderazgo económico mundial. Un ca de Guadagni– debe conformarse con
cularon en la propaganda gráfica de afiches, Pueblo con Perón”, una producción de Empa, liderazgo que, según el autor, pasará por pri- exportar eficientemente cueros y sus nume-
folletos y avisos de prensa, con un interesan- de 1953, sobre lo que la autora indica como mera vez en los últimos quinientos años de rosas materias primas. Cabe destacar que si
te relevamiento de dibujantes y diseñadores, “el bombardeo de Plaza de Mayo el 15 de Occidente a Oriente, siendo la región Asia- este razonamiento de Guadagni fuese abso-
entre los que aparecen las principales plumas abril de ese año”, confundiendo las dos bom- Pacífico aquella que tenderá a convertirse, en lutamente correcto, los japoneses nunca
de la época, como Arístides Rechaín, Ricardo bas que estallaron durante el acto organiza- los tiempos por venir, en aquella “fábrica hubieran podido desafiar a los suizos –y
Parpagnoli, Pascual Guida (Pasant) y Ernesto do por la CGT, el 15 de abril de 1953, mien- mundial” que otrora fueran Europa y los luego desplazarlos del mercado internacio-
Pelissier, todos del diario Crítica, Roberto tras Perón pronunciaba un discurso desde los Estados Unidos. nal– en la fabricación de relojes, ni a los ale-
Mezzadra, el autor del conocido afiche de balcones de la Casa Rosada, con los bombar- ¿Cuáles son las oportunidades –se manes en la fabricación de máquinas foto-
Perón sonriente y en mangas de camisa, y deos producidos en el mediodía del 16 de pregunta Guadagni– que este mundo actual gráficas, ni a los estadounidenses en la fabri-
Alfredo Pachelo. Se suman Héctor Alfonsín y junio de 1955. Reitera este error cuando rela- ofrece a los países de América Latina en gene- cación de automóviles. Tampoco los chilenos
Aristo Téllez con sus piezas conmemorativas ta una reunión convocada por Apold para ral y a la Argentina en particular? La respues- hubieran podido conquistar jamás la intere-
del Día de la Lealtad. explicar el “Plan de Coordinación de la ta del autor es categórica: a nuestra región sante “tajada” del mercado neoyorquino de
En el capítulo reservado para los cor- Difusión, Propaganda y Contrapropaganda”, no le es posible competir con los Estados vinos –acostumbrado a los excelentes vinos
tometrajes cinematográficos, se detiene y escribe confundiendo también el número Unidos por los negocios generados por las franceses e italianos–, si alguna vez no se
extensamente en la organización interna de del día: “El 16 de abril de 1953, cuando toda- nuevas tecnologías de punta, ni con los paí- hubiesen atrevido a intentarlo. De igual
la Secretaría de Informaciones y en el rol de vía la Plaza de Mayo mostraba los signos del ses del Asia-Pacífico en la elaboración de pro- modo, los australianos hubieran tenido que
Raúl Apold al frente del organismo desde bombardeo de la víspera, Raúl Apold reunió ductos industriales. En consecuencia, y según conformarse con exportar “uvas frescas” a
1949, a quien señala como un conocedor de a los gobernadores provinciales en la Casa de su particular modo de pensar, Guadagni con- Londres en lugar de vinos elaborados en su
la industria del cine y como un particular inte- Gobierno...” cluye que a América Latina en general, y a la propia tierra, como actualmente hacen. Todo
resado en su desarrollo a partir de su porcen- En cualquier otro contexto, la confu- Argentina en particular, le queda como esto, sin olvidar que Brasil –cuyos cueros cru-
taje en las acciones de Argentina Sono Film sión no pasaría de un error menor, pero en la único papel posible ser el gran proveedor de dos y los calzados con él fabricados son de
compartidas con Juan Duarte, secretario pri- historia de los dos primeros gobiernos pero- materias primas y alimentos al mundo glo- calidad habitualmente inferior a los argenti-
vado de Perón. nistas, aquellas bombas arrojadas en la Plaza bal. “¿Quién alguna vez no escuchó decir, o nos– nunca se hubiese convertido en un
Tras afirmar que la legislación refe- de Mayo significaron la declaración de guerra dijo, lo siguiente? Tenemos que dejar de ven- importante exportador de zapatos a nivel
rente a la relación del cine con el Estado fue abierta por parte de una oposición que se der cuero a Italia para que con ese cuero los mundial.
tomada de su promotor, el senador conserva- había contenido hasta entonces de acciones italianos hagan los zapatos que venden en La idea de Guadagni, en síntesis, con-
dor Matías Sánchez Sorondo, autor de la ley directas y que detonaron la reacción del pue- todo el mundo a precio de oro. Lo que tene- siste en una especie de aceptación del viejo y
11.723 que creó el Instituto Cinematográfico blo y del gobierno peronista, acusados luego mos que hacer es usar nuestro cuero para pasado modelo primario, como llave del
Argentino, la autora reseña la historia de los por los golpistas de 1955 de haber ejercido la fabricar nosotros mismos los zapatos. El razo- nuevo futuro por venir.
noticieros Sucesos Argentinos y Noticiero violencia contra los disidentes, los mismos namiento parece de una lógica irrefutable
Panamericano, y precisa el análisis sobre 23 que no dudaron en arrojar aquellos explosi- pero adolece de un inconveniente. Sucede Marcelo Gullo
películas de las cuales 2 son sobre las exe- vos que provocaron 13 muertos y alrededor
quias de Eva Perón, 11 son documentales y de 100 heridos.
las 10 restantes son “cortos de argumento”
que destaca como una originalidad del Araceli Bellotta

Darío Macor y César Tcach


La invención del peronismo
en el interior del país
Santa Fe, Universidad Nacional del Litoral, 2003
Ricardo Sidicaro
Los Tres Peronismos El emprendimiento es elogiable y pro- Darío Macor y César Tcach (editores a su vez
Estado y poder económico 1946-1955/ metedor: solicitar una mirada (pues de eso se de toda la obra), y comprometiendo impro-
trata) a investigadores del interior sobre polí- bablemente al resto, adelantan el resultado
1973-1976/1989-1999 ticos del interior, constructores del fenómeno (buscado/encontrado) de su trabajo: reafir-
Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2002, 256 páginas que más desvela a nuestros intelectuales. mar el encuadramiento del peronismo en lo
Así, el libro –editado por la Secretaría que la teoría dominante en los claustros uni-
de Extensión de la Universidad Nacional del versitarios, argentinos y extranjeros, ha cate-
El justicialismo siempre resultó difícil mericanos, muchos agrupamientos políticos Litoral, con la colaboración de la Maestría en gorizado como populismo.
de analizar con las categorías y modelos ges- de las democracias del mundo en vías de Partidos Políticos del Centro de Estudios “La política argentina presume de
tados, principalmente en Europa, para com- desarrollo y, porqué no incluirlos, hasta los Avanzados de la Universidad Nacional de inclasificable. Esta pretensión fue alimentada
prender los comportamientos de los partidos mismos partidos Demócrata y Republicano Córdoba– reúne a investigadores (todos con por sus propios protagonistas, y en especial,
políticos, también nacidos como tales en el de los Estados Unidos. funciones académicas) de Córdoba, Santa Fe, por el peronismo”, puede leerse en la página
Viejo Continente. Comparte esta ubicación El trabajo de Roberto Sidicaro Salta, Neuquén, Tucumán, Jujuy, Mendoza, 5, y sigue: “Lejos de ser inclasificable, este
“sorprendente” con otros movimientos poli- adquiere significado tanto por lo que enun- Río Negro y Santa Cruz. mito originario del peronismo repite de modo
clasistas: nacionales (el radicalismo), latinoa- cia como por lo que calla. Desde el mismo Sin embargo, de entrada –en el riguroso todos los elementos de las construc-
artículo que abre el volumen– sus autores, ciones fundacionales del populismo”.
de la tierra, otorgar subsidios a las empresas cipal capitalista dependiente– fue el intento título que lo encabeza, Los Tres Peronismos, Durante los años de la proscripción
privadas y la utilización de los fondos del IAPI más serio por nacionalizar la economía e inde- cabe formular la cuestión de que, si hubo entre 1955 y 1972 “el problema que se había
en el proceso de sustitución de importacio- pendizarla de los centros financieros interna- tres, no existe, entonces, un peronismo. presentado al desenvolvimiento industrial
nes (se benefició especialmente a la industria cionales”. Pero, según dice en la “Introduc- durante el gobierno de Perón subsistía y reve-
liviana y sólo en las etapas finales a la indus- Resulta interesante destinar un ción”, el autor considera que el justicialismo laba su carácter estructural”, apunta
tria pesada). párrafo al diseño de esta publicación. En los fue tratado durante demasiado tiempo por Sidicaro, “mientras que el intervencionismo
El Proyecto de la Justicia Social tuvo dos primeros capítulos se reproducen imáge- las ciencias sociales “como un fenómeno que estatal sólo retrocedió en aspectos parciales
su fundamento en la Reforma de la nes alusivas al IAPI, extraídas del libro La se apartaba de las modalidades supuesta- después de la caída de Perón”. Para el autor,
Constitución de 1949 y materializó sus princi- Nación Argentina. Justa, Libre y Soberana mente normales propias de un desarrollo polí- fue precisamente durante esos mismos años
pios a través de los dos Planes Quinquenales. (1950), destinado a difundir las obras y tico igualmente normal”. “Sin embargo –afir- que “el peronismo se convirtió en un movi-
En ellos se planificaban las inversiones para el logros del gobierno peronista, mediante lámi- ma–, luego de medio siglo, las numerosas evi- miento político de organización e ideología
desarrollo de las áreas de salud, educación, nas de gran impacto visual y textos sencillos. dencias de que el peronismo se convirtió en imprecisas”.
vivienda y acción social. En este contexto el Estas ilustraciones permiten recrear el clima un partido tradicional del sistema político Siempre ha sido una tarea de resulta-
IAPI fue una herramienta fundamental, y no de aquella época, cuando la comunicación argentino permite analizarlo con más soltura dos al menos incompletos tratar de explicar
sólo un instrumento del intervencionismo no era sólo un problema de imagen y el pue- con los mismos instrumentos conceptuales y la adhesión de las mayorías a los movimien-
estatal para la aplicación de medidas protec- blo conocía el destino de la riqueza que se preguntas empleados para indagar sobre cual- tos políticos policlasistas desde marcos con-
cionistas. generaba con su esfuerzo. quier otro agrupamiento electoral”. ceptuales generados a partir de la experien-
Si bien el enfoque es de carácter des- Estamos en el siglo XXI y las nuevas El enfoque elegido por Sidicaro es cia europea. Y, sobre todo, hacerlo sin vincu-
criptivo, la autora realiza algunas interpreta- corrientes de pensamiento no identifican al una “reconstrucción sociológica” que se cen- lación tanto con los antecedentes históricos
ciones. En la introducción dedica un párrafo imperialismo sólo con un Estado-Nación (los tra en una revisión de las relaciones entre los de cada sociedad como con los escenarios
a diferenciar los términos subdesarrollo y Estados Unidos), sino con una red de relacio- gobiernos peronistas del siglo XX y los “acto- internacionales en que se gestan y desarro-
dependencia y afirma que si bien ambos se nes de poder más compleja y abarcativa; los res socioeconómicos predominantes”. llan cada una de estas experiencias. Por eso
“interpenetran” no son sinónimos. En forma términos lucha de clases o soberanía popular Aunque al final del trabajo acota que “las es que el peronismo, y otros movimientos
tangencial enuncia la cuestión de las catego- quedaron archivados en los museos virtuales variables y dimensiones explicativas emplea- políticos mayoritarios en América Latina, se
rías de análisis utilizadas por economistas y de los “grandes relatos”; actualmente el con- das para analizar las relaciones (…) no preten- convierten en anomalías para muchos profe-
sociólogos en los años '60 y '70. Recupera junto social llamado a resistir contra el autori- dieron abarcar la totalidad de esos procesos”. sionales de la sociología y de la economía por
tímidamente la Teoría de la Dependencia –en tarismo del Imperio se denomina simplemen- Para los partidos políticos, toma la igual.
contraposición al desarrollismo– para inter- te “multitud”. definición de Max Weber en Economía y Es imposible discurrir acerca de la
pretar el fenómeno del “atraso” de los países La autora, al finalizar este libro deja Sociedad: o “son esencialmente organizacio- construcción del justicialismo con abstrac-
“en vías de desarrollo”. Afirma que la depen- planteada una pregunta: “¿Cómo podrá nes patrocinadoras de cargos (…) o son prin- ción de que su surgimiento ocurrió durante la
dencia es la condición del subdesarrollo; con- resolverse el problema de la deuda externa, si cipalmente partidos de ideología que se pro- Segunda Guerra Mundial y las décadas de
sidera falsa la idea de que el desarrollo trans- en el comercio externo predominan los inte- ponen, por consiguiente, la implantación de bipolaridad de la Guerra Fría que la siguieron.
curre linealmente a través de una sucesión de reses privados?”. Nosotros podríamos agre- ideales de contenido político (…) [aunque] Es al menos parcial tratar de explicar la terce-
etapas que todos los países necesariamente gar otra cuestión: ¿es posible pensar e inter- por lo regular, los partidos suelen ser ambas ra presidencia de Juan Domingo Perón por
deben a transitar para lograr su progreso. pretar el presente de nuestro país, utilizando cosas a la vez”. Si bien el justicialismo nunca los éxitos o fracasos del Acuerdo Social (CGE-
“Por el contrario, pareciera que el capitalismo exclusivamente el discurso científico elabora- ocultó su decidida vocación de construir CGT) y el acotamiento de las capacidades del
de los países altamente industrializados no es do en los países centrales que hoy subsidian desde el ejercicio del poder político, no habría Estado en la economía, dejando al margen
autosuficiente, sino que necesita como con- sus explotaciones agrícolas para mantener la lugar desde el enfoque weberiano para la que, en esos años, el territorio argentino era
dición de su subsistencia, una permanente identidad del paisaje, con el fin de incentivar frase con la que solía responder Perón cuando sacudido cotidianamente por organizaciones
relación con economías inferiores para obte- la industria turística? le preguntaban si el peronismo era de izquier- guerrilleras entrenadas en países estrecha-
ner un excedente”. Concluye afirmando que da o de derecha: “según los hechos”, decía. mente vinculados a la entonces Unión
si bien el IAPI “no trasformó definitivamente Refiriéndose a las dos primeras presi- Soviética, tanto como por grupos de la extre-
las bases del sistema económico –en lo prin- Catalina Pantuso dencias del general Perón, por ejemplo, el ma derecha.
autor considera que las instituciones y los ins- También parece un razonamiento
trumentos intervencionistas del Estado en la acotado considerar que, durante la presiden-
actividad económica, desarrollados en la cia de Menem, el peronismo desarrolló un
Argentina por los conservadores desde la proyecto dirigido “contra el Estado”, hacien-
década del 30, “se convirtieron en una condi- do abstracción de que recibió un país en
ción estructural y objetiva que facilitó la crea- default parcial de su deuda externa durante
ción de la nueva fuerza política”. Los gobier- una década, a partir de 1982. Y que los
nos militares, entre 1943 y 1946, ampliaron gobiernos de los militares y el de Alfonsín
crecientemente la autonomía de esta presen- lograron el “milagro económico” de hacer
cia del Estado y la expandieron al ámbito crecer la ocupación el 10%, a lo largo de los
social, algo que los conservadores nunca ima- años '80, mientras el producto de la Nación
ginaron y, por supuesto, combatieron. Pero retrocedió en un promedio del 1% anual.
Alieto Aldo Guadagni limitar el análisis a las declaraciones de políti- Esta inocultable baja de la productividad,
cos o corporaciones en Argentina no consi- tapada con papel moneda, disparó una de
Contradicciones de la globalización dera que el crecimiento de la ingerencia ofi- las peores hiperinflaciones del siglo XX. Las
cial en la economía fue también una respues- empresas oficiales, mientras tanto, ya habían
Oportunidades, desafíos y amenazas que enfrenta ta generalizada en las principales democra- sido privatizadas de facto, en beneficio de
la Argentina del siglo XXI cias occidentales capitalistas: frente a los sus propios gerentes y burocracias estables,
Buenos Aires, Siglo XXI, 2004, 215 páginas estragos de la depresión de los años '30, el sus proveedores y los grupos sindicales y los
esfuerzo productivo que requirió la Segunda responsables políticos de turno.
Guerra Mundial y, más tarde, la reconstruc- Este libro de Roberto Sidicaro parece
En esta obra, Alieto Guadagni anali- do sus oportunidades y soslayando sus con- ción de Europa occidental. presentar protagonistas políticos y actores
za el contexto internacional y luego evalúa la trariedades y amenazas”. En el curso de la A comienzos de los años '50, el pro- socioeconómicos que desarrollaran su acción
situación particular de la Argentina en dicho obra se destaca que la creciente integración yecto dirigista de sustitución de importacio- en un mundo ideal de Estados-Naciones de
escenario. Intenta Guadagni identificar y ana- económica entre las naciones no es un hecho nes y transferencia de recursos del sector soberanía ilimitada y economías cerradas; un
lizar las cuestiones económicas y políticas histórico novedoso, dado que la actual glo- agrario a las “industrias nacientes”, mostró escenario que comenzó a erosionarse al final
más relevantes del mundo actual. Busca, el balización podría ser vista como la renova- signos de agotamiento. Por lo tanto, la acti- de la Segunda Guerra Mundial, para disolver-
autor, “ordenar y vincular ciertos factores pre- ción de la tendencia integradora que surge tud del gobierno peronista hacia la inversión se en casi todo el planeta en las dos últimas
sentes en el escenario internacional, para ayu- en la segunda mitad del siglo XIX y concluye extranjera comenzó a cambiar, desde el viaje décadas del siglo pasado. El libro de Sidicaro
dar a construir un juicio de realidad acerca cuando comienza la Primera Guerra Mundial. a los Estados Unidos del ministro de tampoco parece compartir esa definición del
del contenido y el sentido de algunos de los Sin embargo, el proceso interrumpido en Hacienda Ramón Cereijo (1950) para promo- propio Perón de que la sabiduría política se
cambios esenciales que se están produciendo 1914 fue más coherente que la globalización ver las oportunidades que ofrecía nuestro muestra fabricando la montura para cabal-
en el mundo y brindar algunas pistas y seña- contemporánea, con una mejor asignación país, hasta la inclusión de la necesidad de las gar “el espíritu de la época”.
les que ayuden a recorrer el camino de adap- en los recursos productivos y una más efi- inversiones foráneas en el Segundo Plan
tación a esas transformaciones, aprovechan- ciente y equitativa división del trabajo. Los Quinquenal (1952). Luis Candurra
las posteriores a 1955. Llegados a este punto, son simples fórmulas para ganar votos.
hasta Gino Germani parece imparcial, pues Cualquier análisis político sensato debe
reconoció una elemental racionalidad en los dejarlas de lado e ir rápidamente a los aspec-
seguidores del peronismo por las conquistas tos del “régimen” que resultan inaceptables.
sociales adquiridas y también concedió que Se pierde así la oportunidad de analizar algo
la mayoría en las urnas fue su principal capi- fundamental: la prédica de Evita llegó tan
tal político. profundo que la sobrevivió por décadas,
Cayendo en el lugar común de otros rompiendo con la “deferencia” y permitien-
Beatriz Sarlo críticos, no hace referencia a las acciones de do por primera vez a los pobres de la
Evita sino para considerarlas como simple Argentina tomar conciencia de su poder
La pasión y la excepción resultado de frías estrategias de poder. Hasta para consagrar y defender sus derechos
Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2003, 272 páginas su pasión era calculada. Por definición, nada sociales. Los procedimientos de la Fundación
de lo que Perón o Evita decían era cierto. Ni son inadmisibles para los parámetros de hoy,
siquiera sus emociones fueron sinceras. como pueden serlo también los vestidos de
Solamente se le reconoce verosimilitud a sus Evita. Pero lo curioso es que a tanto crítico
Beatriz Sarlo reconoce que, por pro- que exageran la miseria en que viven; otras muestras de debilidad, a todo aquello que bienintencionado le cueste diferenciar lo
venir de una familia antiperonista, en la déca- lloran apreturas infinitas, pero no desean preste utilidad como confesión de parte en principal de lo accesorio: el odio de los anti-
da de 1970 sólo pudo conocer “el mito de hacer nada por dejar de padecerlas, y tam- aspectos que los desmerecen (por ejemplo, peronistas hacia ella no proviene de sus “ex-
Evita” a partir del testimonio de quienes sí bién existen, aunque parezca exageración, cuando Perón, preso en Martín García, admi- cesos”, sino de haber sublevado al aluvión
habían sido peronistas. A juzgar por el conte- las que se niegan a hacer abandono del con- te tener miedo; confirma así que era un pusi- zoológico. Todo el resto son imposturas más
nido del libro, nunca llegó a renegar de los ventillo para trasladarse a un lugar más habi- lánime, y el resto sólo eran alardes para ocul- o menos sutiles.
mitos opuestos. table”. Pero la comparación, lejos de facilitar tar su miedo congénito).
Sarlo reconoce rápidamente que reflexiones vulgares sobre la política social, En los líderes del peronismo, todo es
Evita fue excepcional, pero cuesta acordar sirve para que Sarlo pueda referirse a la medi- ambición, todo cálculo mezquino. Sus ideas Mariano Fontela
con las razones que aduce: no se trataría de da en que el protagonismo de Evita era fuen-
una cualidad sobresaliente, sino de una com- te de escándalo, y eludir así otro tipo de con-
binación desconocida de belleza, inteligen- sideraciones tal vez un poco más relevantes.
cia, ideas, capacidad política, origen de clase De hecho, abunda en ese aspecto más para
e “historia de aldeana humillada que se toma criticar a Evita que para alabarla: antes de
revancha cuando ha llegado arriba”. 1944, era “una de esas pequeñas notorieda-
A partir de semejante hallazgo, dedi- des que no desbordan de un medio a otro,
ca una considerable cantidad de páginas a que carecen de continuidad y que han sido
tratar de demostrar que “mucho de lo que conseguidas con la decisión de utilizar todos
después fue la base de su magnetismo cor- los recursos”. Flagrante ligereza en la que
poral, estuvo en el origen de su fracaso como caen numerosos antiperonistas supuesta-
Susana Novick
aspirante en el mundo bastante poblado de
la industria cultural argentina”. Lo hace con
mente progresistas: cuestionan a Evita por
haber sido ambiciosa, como si esa cualidad
I.A.P.I.
evidente deleite, describiendo minuciosa- estuviera vedada a las buenas mujeres. Auge y decadencia
mente frustraciones y defectos, a fin de refu- Otra referencia obligada tampoco Buenos Aires, Catálogos, Segunda Edición, 2004, 158 páginas
tar la irrelevante hipótesis de que Eva fue una podía faltar: “El régimen peronista era esca-
actriz exitosa devenida en líder político. samente republicano, más plebiscitario que
Prácticamente el único comentario favorable democrático, de bajo tenor en sus institucio- Susana Novick, con su libro I.A.P.I. El relato prolijo y exhaustivo del desa-
para ella en todo el libro es el que refiere a nes políticas representativas y sostenido en Auge y decadencia, editado por primera vez rrollo de la Institución (complementado por
algunos de sus atributos físicos: “la estatura, cambio por corporaciones y un vasto movi- en 1986, analiza y rescata del olvido una de los apéndices estadísticos y legislativos) abar-
las piernas y brazos largos, los buenos dien- miento social”. Frase que se entiende si se las instituciones más importantes de los dos ca desde los inicios hasta su liquidación en
tes, el buen pelo y la piel perfecta, la regulari- acepta que sólo cabe ser democrático y repu- primeros gobiernos justicialistas (1946- 1969. Enumera los propósitos que guiaron
dad nada vulgar de la nariz, el perfil fino, la blicano en la medida en que se limite la parti- 1955). Propone el análisis del Instituto de su creación; rastrea toda su evolución enfati-
vibración radiante de la piel”. cipación social; aunque es curioso que el tér- Promoción del Intercambio (IAPI) como un zando en las relaciones económicas (el rol
También intenta demostrar que “Eva mino “representativo” pueda entonces que- camino para imaginar soluciones tendientes monopólico en la comercialización de pro-
tiene la ética de la convicción, enfrentada con dar del lado opuesto. Y la referencia al soste- a combatir el desempleo y la exclusión social, ductos agrícolas y la menor ingerencia en las
la ética de la responsabilidad. Ella no es pru- nimiento en las corporaciones no deja de ser en momentos en que nuevamente el sector importaciones). Se describen también sus
dente”. Para ilustrarlo, afirma que en la hipócrita, teniendo en cuenta la forma en agro exportador se presenta como el motor actividades financieras (adquirir los servicios
Fundación Eva Perón se trabajaba “sin méto- que llegó al poder el resto de los gobiernos de la reactivación económica de la Argentina. públicos que estaban en manos de empresas
do y sin horario, como lo relatan los testigos entre 1930 y 1973. El texto admite dos lecturas, una extranjeras o expandir el perfil productivo de
más favorables a ese estilo de caridad estatal En ese esquema, se comprende tam- explícita: la historia, características y contra- las empresas estatales), y las acciones de pro-
plebeyo, paternal, desordenado, sensible a la bién la referencia a una Evita que ocuparía dicciones interpretativas del organismo; y moción y fomento a la industria.
empiria del sufrimiento y atado a los detalles, “un lugar político no republicano”, con “fue- otra subyacente: la que aportan las imágenes Uno de los capítulos más interesan-
como si todo plan fuera un insulto a las nece- ros especiales colocados por encima de las y algunas categorías de análisis que, utiliza- tes es el dedicado a las posiciones divergen-
sidades de sus beneficiarios”. instituciones republicanas”. Más aún: según das esporádicamente, muestran no sólo el tes respecto del IAPI. Los argumentos de la
El “exceso” de Evita residiría en otor- Claude Lefort, “los regímenes democráticos cambio histórico sino también su interpreta- postura de oposición total sostenida por el
gar hasta lo que los pobres “no se atrevían a son aquellos en que el poder no está consus- ción. liberalismo político y económico, antagoni-
pedir”, por oposición a las clásicas socieda- tanciado indisolublemente con el cuerpo de El libro comienza con una ojeada his- zan con las razones de la defensa a ultranza
des de caridad, que juzgaban impertinentes una persona”, cita que le permite a Sarlo tórica sobre la evolución de la producción y el del peronismo expresadas por Antonio
los pedidos que sobrepasaran la imagen que regodearse con una serie de disparates acer- comercio argentino antes de 1945, momen- Cafiero, Arturo Jauretche y Rodolfo Puiggrós.
ellas tenían sobre las verdaderas necesida- ca del cuerpo “monárquico” de Evita. to en que se inicia una nueva etapa definida Por otro lado, Juan Carlos Esteban sustenta la
des. Para evitar el riesgo de que alguien se La pasión de Evita se explicaría como una alianza de clases entre industriales defensa crítica, que rescata el fortalecimiento
muestre partidario de semejante “exceso”, entonces porque fundó un “estado de bie- nacionales y trabajadores. Se enumeran del Estado y el desarrollo autónomo del país,
Sarlo inmediatamente ensucia el concepto: nestar a la criolla”, consolidado mediante sucintamente los principales aspectos de la pero objeta la no nacionalización de los frigo-
“la Fundación ofrecía el plus de Eva como “un ritual absolutamente necesario” por la política económica peronista, centrada en ríficos y los latifundios azucareros y el no
dadora: el don venía acompañado de su ima- “debilidad institucional de todo régimen nue- diferentes mecanismos que regularon gran haber monopolizado la exportación de lanas
gen real o de su iconografía”. vo”. Sigue: “El peronismo no basaba su parte de las relaciones económicas y sociales. ni controlado totalmente las importaciones.
Para no presentar una imagen dema- poder en las instituciones tradicionales de la Para neutralizar la dependencia argentina de Novick se ubica también en la línea
goga de Evita, cita una frase de antología de república liberal a las que les quitó tanto los recursos provenientes del comercio exte- de defensa crítica. Reconoce la voluntad polí-
Celia Martínez Seeber, publicada en 1938 en poder como relevancia simbólica, sino en los rior (en especial de la producción agrícolo- tica del peronismo para aprovechar las condi-
Estampa, bajo el título “De cómo un grupo sindicatos y en un dispositivo cultural y pro- ganadera), el gobierno de Perón decidió la ciones internacionales y lograr un mayor
de distinguidas niñas porteñas transforma el pagandístico de una magnitud desconocida creación del IAPI, con el fin de ejercer una grado de independencia nacional, pero seña-
aporte de un centavo diario en obras de en la Argentina”. Le faltó tal vez alguna míni- acción centralizada y directa sobre los inter- la como limitaciones del gobierno no haber
ayuda social”. El hallazgo dice: “Hay gentes ma referencia a las elecciones, las anteriores y cambios externos. modificado la estructura jurídica de tenencia
las posteriores a 1955. Llegados a este punto, son simples fórmulas para ganar votos.
hasta Gino Germani parece imparcial, pues Cualquier análisis político sensato debe
reconoció una elemental racionalidad en los dejarlas de lado e ir rápidamente a los aspec-
seguidores del peronismo por las conquistas tos del “régimen” que resultan inaceptables.
sociales adquiridas y también concedió que Se pierde así la oportunidad de analizar algo
la mayoría en las urnas fue su principal capi- fundamental: la prédica de Evita llegó tan
tal político. profundo que la sobrevivió por décadas,
Cayendo en el lugar común de otros rompiendo con la “deferencia” y permitien-
Beatriz Sarlo críticos, no hace referencia a las acciones de do por primera vez a los pobres de la
Evita sino para considerarlas como simple Argentina tomar conciencia de su poder
La pasión y la excepción resultado de frías estrategias de poder. Hasta para consagrar y defender sus derechos
Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2003, 272 páginas su pasión era calculada. Por definición, nada sociales. Los procedimientos de la Fundación
de lo que Perón o Evita decían era cierto. Ni son inadmisibles para los parámetros de hoy,
siquiera sus emociones fueron sinceras. como pueden serlo también los vestidos de
Solamente se le reconoce verosimilitud a sus Evita. Pero lo curioso es que a tanto crítico
Beatriz Sarlo reconoce que, por pro- que exageran la miseria en que viven; otras muestras de debilidad, a todo aquello que bienintencionado le cueste diferenciar lo
venir de una familia antiperonista, en la déca- lloran apreturas infinitas, pero no desean preste utilidad como confesión de parte en principal de lo accesorio: el odio de los anti-
da de 1970 sólo pudo conocer “el mito de hacer nada por dejar de padecerlas, y tam- aspectos que los desmerecen (por ejemplo, peronistas hacia ella no proviene de sus “ex-
Evita” a partir del testimonio de quienes sí bién existen, aunque parezca exageración, cuando Perón, preso en Martín García, admi- cesos”, sino de haber sublevado al aluvión
habían sido peronistas. A juzgar por el conte- las que se niegan a hacer abandono del con- te tener miedo; confirma así que era un pusi- zoológico. Todo el resto son imposturas más
nido del libro, nunca llegó a renegar de los ventillo para trasladarse a un lugar más habi- lánime, y el resto sólo eran alardes para ocul- o menos sutiles.
mitos opuestos. table”. Pero la comparación, lejos de facilitar tar su miedo congénito).
Sarlo reconoce rápidamente que reflexiones vulgares sobre la política social, En los líderes del peronismo, todo es
Evita fue excepcional, pero cuesta acordar sirve para que Sarlo pueda referirse a la medi- ambición, todo cálculo mezquino. Sus ideas Mariano Fontela
con las razones que aduce: no se trataría de da en que el protagonismo de Evita era fuen-
una cualidad sobresaliente, sino de una com- te de escándalo, y eludir así otro tipo de con-
binación desconocida de belleza, inteligen- sideraciones tal vez un poco más relevantes.
cia, ideas, capacidad política, origen de clase De hecho, abunda en ese aspecto más para
e “historia de aldeana humillada que se toma criticar a Evita que para alabarla: antes de
revancha cuando ha llegado arriba”. 1944, era “una de esas pequeñas notorieda-
A partir de semejante hallazgo, dedi- des que no desbordan de un medio a otro,
ca una considerable cantidad de páginas a que carecen de continuidad y que han sido
tratar de demostrar que “mucho de lo que conseguidas con la decisión de utilizar todos
después fue la base de su magnetismo cor- los recursos”. Flagrante ligereza en la que
poral, estuvo en el origen de su fracaso como caen numerosos antiperonistas supuesta-
Susana Novick
aspirante en el mundo bastante poblado de
la industria cultural argentina”. Lo hace con
mente progresistas: cuestionan a Evita por
haber sido ambiciosa, como si esa cualidad
I.A.P.I.
evidente deleite, describiendo minuciosa- estuviera vedada a las buenas mujeres. Auge y decadencia
mente frustraciones y defectos, a fin de refu- Otra referencia obligada tampoco Buenos Aires, Catálogos, Segunda Edición, 2004, 158 páginas
tar la irrelevante hipótesis de que Eva fue una podía faltar: “El régimen peronista era esca-
actriz exitosa devenida en líder político. samente republicano, más plebiscitario que
Prácticamente el único comentario favorable democrático, de bajo tenor en sus institucio- Susana Novick, con su libro I.A.P.I. El relato prolijo y exhaustivo del desa-
para ella en todo el libro es el que refiere a nes políticas representativas y sostenido en Auge y decadencia, editado por primera vez rrollo de la Institución (complementado por
algunos de sus atributos físicos: “la estatura, cambio por corporaciones y un vasto movi- en 1986, analiza y rescata del olvido una de los apéndices estadísticos y legislativos) abar-
las piernas y brazos largos, los buenos dien- miento social”. Frase que se entiende si se las instituciones más importantes de los dos ca desde los inicios hasta su liquidación en
tes, el buen pelo y la piel perfecta, la regulari- acepta que sólo cabe ser democrático y repu- primeros gobiernos justicialistas (1946- 1969. Enumera los propósitos que guiaron
dad nada vulgar de la nariz, el perfil fino, la blicano en la medida en que se limite la parti- 1955). Propone el análisis del Instituto de su creación; rastrea toda su evolución enfati-
vibración radiante de la piel”. cipación social; aunque es curioso que el tér- Promoción del Intercambio (IAPI) como un zando en las relaciones económicas (el rol
También intenta demostrar que “Eva mino “representativo” pueda entonces que- camino para imaginar soluciones tendientes monopólico en la comercialización de pro-
tiene la ética de la convicción, enfrentada con dar del lado opuesto. Y la referencia al soste- a combatir el desempleo y la exclusión social, ductos agrícolas y la menor ingerencia en las
la ética de la responsabilidad. Ella no es pru- nimiento en las corporaciones no deja de ser en momentos en que nuevamente el sector importaciones). Se describen también sus
dente”. Para ilustrarlo, afirma que en la hipócrita, teniendo en cuenta la forma en agro exportador se presenta como el motor actividades financieras (adquirir los servicios
Fundación Eva Perón se trabajaba “sin méto- que llegó al poder el resto de los gobiernos de la reactivación económica de la Argentina. públicos que estaban en manos de empresas
do y sin horario, como lo relatan los testigos entre 1930 y 1973. El texto admite dos lecturas, una extranjeras o expandir el perfil productivo de
más favorables a ese estilo de caridad estatal En ese esquema, se comprende tam- explícita: la historia, características y contra- las empresas estatales), y las acciones de pro-
plebeyo, paternal, desordenado, sensible a la bién la referencia a una Evita que ocuparía dicciones interpretativas del organismo; y moción y fomento a la industria.
empiria del sufrimiento y atado a los detalles, “un lugar político no republicano”, con “fue- otra subyacente: la que aportan las imágenes Uno de los capítulos más interesan-
como si todo plan fuera un insulto a las nece- ros especiales colocados por encima de las y algunas categorías de análisis que, utiliza- tes es el dedicado a las posiciones divergen-
sidades de sus beneficiarios”. instituciones republicanas”. Más aún: según das esporádicamente, muestran no sólo el tes respecto del IAPI. Los argumentos de la
El “exceso” de Evita residiría en otor- Claude Lefort, “los regímenes democráticos cambio histórico sino también su interpreta- postura de oposición total sostenida por el
gar hasta lo que los pobres “no se atrevían a son aquellos en que el poder no está consus- ción. liberalismo político y económico, antagoni-
pedir”, por oposición a las clásicas socieda- tanciado indisolublemente con el cuerpo de El libro comienza con una ojeada his- zan con las razones de la defensa a ultranza
des de caridad, que juzgaban impertinentes una persona”, cita que le permite a Sarlo tórica sobre la evolución de la producción y el del peronismo expresadas por Antonio
los pedidos que sobrepasaran la imagen que regodearse con una serie de disparates acer- comercio argentino antes de 1945, momen- Cafiero, Arturo Jauretche y Rodolfo Puiggrós.
ellas tenían sobre las verdaderas necesida- ca del cuerpo “monárquico” de Evita. to en que se inicia una nueva etapa definida Por otro lado, Juan Carlos Esteban sustenta la
des. Para evitar el riesgo de que alguien se La pasión de Evita se explicaría como una alianza de clases entre industriales defensa crítica, que rescata el fortalecimiento
muestre partidario de semejante “exceso”, entonces porque fundó un “estado de bie- nacionales y trabajadores. Se enumeran del Estado y el desarrollo autónomo del país,
Sarlo inmediatamente ensucia el concepto: nestar a la criolla”, consolidado mediante sucintamente los principales aspectos de la pero objeta la no nacionalización de los frigo-
“la Fundación ofrecía el plus de Eva como “un ritual absolutamente necesario” por la política económica peronista, centrada en ríficos y los latifundios azucareros y el no
dadora: el don venía acompañado de su ima- “debilidad institucional de todo régimen nue- diferentes mecanismos que regularon gran haber monopolizado la exportación de lanas
gen real o de su iconografía”. vo”. Sigue: “El peronismo no basaba su parte de las relaciones económicas y sociales. ni controlado totalmente las importaciones.
Para no presentar una imagen dema- poder en las instituciones tradicionales de la Para neutralizar la dependencia argentina de Novick se ubica también en la línea
goga de Evita, cita una frase de antología de república liberal a las que les quitó tanto los recursos provenientes del comercio exte- de defensa crítica. Reconoce la voluntad polí-
Celia Martínez Seeber, publicada en 1938 en poder como relevancia simbólica, sino en los rior (en especial de la producción agrícolo- tica del peronismo para aprovechar las condi-
Estampa, bajo el título “De cómo un grupo sindicatos y en un dispositivo cultural y pro- ganadera), el gobierno de Perón decidió la ciones internacionales y lograr un mayor
de distinguidas niñas porteñas transforma el pagandístico de una magnitud desconocida creación del IAPI, con el fin de ejercer una grado de independencia nacional, pero seña-
aporte de un centavo diario en obras de en la Argentina”. Le faltó tal vez alguna míni- acción centralizada y directa sobre los inter- la como limitaciones del gobierno no haber
ayuda social”. El hallazgo dice: “Hay gentes ma referencia a las elecciones, las anteriores y cambios externos. modificado la estructura jurídica de tenencia
de la tierra, otorgar subsidios a las empresas cipal capitalista dependiente– fue el intento título que lo encabeza, Los Tres Peronismos, Durante los años de la proscripción
privadas y la utilización de los fondos del IAPI más serio por nacionalizar la economía e inde- cabe formular la cuestión de que, si hubo entre 1955 y 1972 “el problema que se había
en el proceso de sustitución de importacio- pendizarla de los centros financieros interna- tres, no existe, entonces, un peronismo. presentado al desenvolvimiento industrial
nes (se benefició especialmente a la industria cionales”. Pero, según dice en la “Introduc- durante el gobierno de Perón subsistía y reve-
liviana y sólo en las etapas finales a la indus- Resulta interesante destinar un ción”, el autor considera que el justicialismo laba su carácter estructural”, apunta
tria pesada). párrafo al diseño de esta publicación. En los fue tratado durante demasiado tiempo por Sidicaro, “mientras que el intervencionismo
El Proyecto de la Justicia Social tuvo dos primeros capítulos se reproducen imáge- las ciencias sociales “como un fenómeno que estatal sólo retrocedió en aspectos parciales
su fundamento en la Reforma de la nes alusivas al IAPI, extraídas del libro La se apartaba de las modalidades supuesta- después de la caída de Perón”. Para el autor,
Constitución de 1949 y materializó sus princi- Nación Argentina. Justa, Libre y Soberana mente normales propias de un desarrollo polí- fue precisamente durante esos mismos años
pios a través de los dos Planes Quinquenales. (1950), destinado a difundir las obras y tico igualmente normal”. “Sin embargo –afir- que “el peronismo se convirtió en un movi-
En ellos se planificaban las inversiones para el logros del gobierno peronista, mediante lámi- ma–, luego de medio siglo, las numerosas evi- miento político de organización e ideología
desarrollo de las áreas de salud, educación, nas de gran impacto visual y textos sencillos. dencias de que el peronismo se convirtió en imprecisas”.
vivienda y acción social. En este contexto el Estas ilustraciones permiten recrear el clima un partido tradicional del sistema político Siempre ha sido una tarea de resulta-
IAPI fue una herramienta fundamental, y no de aquella época, cuando la comunicación argentino permite analizarlo con más soltura dos al menos incompletos tratar de explicar
sólo un instrumento del intervencionismo no era sólo un problema de imagen y el pue- con los mismos instrumentos conceptuales y la adhesión de las mayorías a los movimien-
estatal para la aplicación de medidas protec- blo conocía el destino de la riqueza que se preguntas empleados para indagar sobre cual- tos políticos policlasistas desde marcos con-
cionistas. generaba con su esfuerzo. quier otro agrupamiento electoral”. ceptuales generados a partir de la experien-
Si bien el enfoque es de carácter des- Estamos en el siglo XXI y las nuevas El enfoque elegido por Sidicaro es cia europea. Y, sobre todo, hacerlo sin vincu-
criptivo, la autora realiza algunas interpreta- corrientes de pensamiento no identifican al una “reconstrucción sociológica” que se cen- lación tanto con los antecedentes históricos
ciones. En la introducción dedica un párrafo imperialismo sólo con un Estado-Nación (los tra en una revisión de las relaciones entre los de cada sociedad como con los escenarios
a diferenciar los términos subdesarrollo y Estados Unidos), sino con una red de relacio- gobiernos peronistas del siglo XX y los “acto- internacionales en que se gestan y desarro-
dependencia y afirma que si bien ambos se nes de poder más compleja y abarcativa; los res socioeconómicos predominantes”. llan cada una de estas experiencias. Por eso
“interpenetran” no son sinónimos. En forma términos lucha de clases o soberanía popular Aunque al final del trabajo acota que “las es que el peronismo, y otros movimientos
tangencial enuncia la cuestión de las catego- quedaron archivados en los museos virtuales variables y dimensiones explicativas emplea- políticos mayoritarios en América Latina, se
rías de análisis utilizadas por economistas y de los “grandes relatos”; actualmente el con- das para analizar las relaciones (…) no preten- convierten en anomalías para muchos profe-
sociólogos en los años '60 y '70. Recupera junto social llamado a resistir contra el autori- dieron abarcar la totalidad de esos procesos”. sionales de la sociología y de la economía por
tímidamente la Teoría de la Dependencia –en tarismo del Imperio se denomina simplemen- Para los partidos políticos, toma la igual.
contraposición al desarrollismo– para inter- te “multitud”. definición de Max Weber en Economía y Es imposible discurrir acerca de la
pretar el fenómeno del “atraso” de los países La autora, al finalizar este libro deja Sociedad: o “son esencialmente organizacio- construcción del justicialismo con abstrac-
“en vías de desarrollo”. Afirma que la depen- planteada una pregunta: “¿Cómo podrá nes patrocinadoras de cargos (…) o son prin- ción de que su surgimiento ocurrió durante la
dencia es la condición del subdesarrollo; con- resolverse el problema de la deuda externa, si cipalmente partidos de ideología que se pro- Segunda Guerra Mundial y las décadas de
sidera falsa la idea de que el desarrollo trans- en el comercio externo predominan los inte- ponen, por consiguiente, la implantación de bipolaridad de la Guerra Fría que la siguieron.
curre linealmente a través de una sucesión de reses privados?”. Nosotros podríamos agre- ideales de contenido político (…) [aunque] Es al menos parcial tratar de explicar la terce-
etapas que todos los países necesariamente gar otra cuestión: ¿es posible pensar e inter- por lo regular, los partidos suelen ser ambas ra presidencia de Juan Domingo Perón por
deben a transitar para lograr su progreso. pretar el presente de nuestro país, utilizando cosas a la vez”. Si bien el justicialismo nunca los éxitos o fracasos del Acuerdo Social (CGE-
“Por el contrario, pareciera que el capitalismo exclusivamente el discurso científico elabora- ocultó su decidida vocación de construir CGT) y el acotamiento de las capacidades del
de los países altamente industrializados no es do en los países centrales que hoy subsidian desde el ejercicio del poder político, no habría Estado en la economía, dejando al margen
autosuficiente, sino que necesita como con- sus explotaciones agrícolas para mantener la lugar desde el enfoque weberiano para la que, en esos años, el territorio argentino era
dición de su subsistencia, una permanente identidad del paisaje, con el fin de incentivar frase con la que solía responder Perón cuando sacudido cotidianamente por organizaciones
relación con economías inferiores para obte- la industria turística? le preguntaban si el peronismo era de izquier- guerrilleras entrenadas en países estrecha-
ner un excedente”. Concluye afirmando que da o de derecha: “según los hechos”, decía. mente vinculados a la entonces Unión
si bien el IAPI “no trasformó definitivamente Refiriéndose a las dos primeras presi- Soviética, tanto como por grupos de la extre-
las bases del sistema económico –en lo prin- Catalina Pantuso dencias del general Perón, por ejemplo, el ma derecha.
autor considera que las instituciones y los ins- También parece un razonamiento
trumentos intervencionistas del Estado en la acotado considerar que, durante la presiden-
actividad económica, desarrollados en la cia de Menem, el peronismo desarrolló un
Argentina por los conservadores desde la proyecto dirigido “contra el Estado”, hacien-
década del 30, “se convirtieron en una condi- do abstracción de que recibió un país en
ción estructural y objetiva que facilitó la crea- default parcial de su deuda externa durante
ción de la nueva fuerza política”. Los gobier- una década, a partir de 1982. Y que los
nos militares, entre 1943 y 1946, ampliaron gobiernos de los militares y el de Alfonsín
crecientemente la autonomía de esta presen- lograron el “milagro económico” de hacer
cia del Estado y la expandieron al ámbito crecer la ocupación el 10%, a lo largo de los
social, algo que los conservadores nunca ima- años '80, mientras el producto de la Nación
ginaron y, por supuesto, combatieron. Pero retrocedió en un promedio del 1% anual.
Alieto Aldo Guadagni limitar el análisis a las declaraciones de políti- Esta inocultable baja de la productividad,
cos o corporaciones en Argentina no consi- tapada con papel moneda, disparó una de
Contradicciones de la globalización dera que el crecimiento de la ingerencia ofi- las peores hiperinflaciones del siglo XX. Las
cial en la economía fue también una respues- empresas oficiales, mientras tanto, ya habían
Oportunidades, desafíos y amenazas que enfrenta ta generalizada en las principales democra- sido privatizadas de facto, en beneficio de
la Argentina del siglo XXI cias occidentales capitalistas: frente a los sus propios gerentes y burocracias estables,
Buenos Aires, Siglo XXI, 2004, 215 páginas estragos de la depresión de los años '30, el sus proveedores y los grupos sindicales y los
esfuerzo productivo que requirió la Segunda responsables políticos de turno.
Guerra Mundial y, más tarde, la reconstruc- Este libro de Roberto Sidicaro parece
En esta obra, Alieto Guadagni anali- do sus oportunidades y soslayando sus con- ción de Europa occidental. presentar protagonistas políticos y actores
za el contexto internacional y luego evalúa la trariedades y amenazas”. En el curso de la A comienzos de los años '50, el pro- socioeconómicos que desarrollaran su acción
situación particular de la Argentina en dicho obra se destaca que la creciente integración yecto dirigista de sustitución de importacio- en un mundo ideal de Estados-Naciones de
escenario. Intenta Guadagni identificar y ana- económica entre las naciones no es un hecho nes y transferencia de recursos del sector soberanía ilimitada y economías cerradas; un
lizar las cuestiones económicas y políticas histórico novedoso, dado que la actual glo- agrario a las “industrias nacientes”, mostró escenario que comenzó a erosionarse al final
más relevantes del mundo actual. Busca, el balización podría ser vista como la renova- signos de agotamiento. Por lo tanto, la acti- de la Segunda Guerra Mundial, para disolver-
autor, “ordenar y vincular ciertos factores pre- ción de la tendencia integradora que surge tud del gobierno peronista hacia la inversión se en casi todo el planeta en las dos últimas
sentes en el escenario internacional, para ayu- en la segunda mitad del siglo XIX y concluye extranjera comenzó a cambiar, desde el viaje décadas del siglo pasado. El libro de Sidicaro
dar a construir un juicio de realidad acerca cuando comienza la Primera Guerra Mundial. a los Estados Unidos del ministro de tampoco parece compartir esa definición del
del contenido y el sentido de algunos de los Sin embargo, el proceso interrumpido en Hacienda Ramón Cereijo (1950) para promo- propio Perón de que la sabiduría política se
cambios esenciales que se están produciendo 1914 fue más coherente que la globalización ver las oportunidades que ofrecía nuestro muestra fabricando la montura para cabal-
en el mundo y brindar algunas pistas y seña- contemporánea, con una mejor asignación país, hasta la inclusión de la necesidad de las gar “el espíritu de la época”.
les que ayuden a recorrer el camino de adap- en los recursos productivos y una más efi- inversiones foráneas en el Segundo Plan
tación a esas transformaciones, aprovechan- ciente y equitativa división del trabajo. Los Quinquenal (1952). Luis Candurra
dor, presentado en tres versiones: el descami- gobierno peronista. Señala que “se trata de mercados laborales en el mundo estaban que en el supuesto que se produjeran aquí
sado, desdoblado en el obrero industrial y en un conjunto de cortometrajes de carácter mucho más integrados en el año 1900 que zapatos de un nivel de diseño y calidad equi-
el peón de campo; otra categoría es la que argumental filmados entre 1950 y 1953 que en el 2000 y el comercio internacional de bie- valente a los que se producen en Italia, es aún
denomina “hombre de carne y hueso” para expresan cabalmente aquello que el peronis- nes mucho más libre, abierto y sin restriccio- menos probable que quienes, por dar un
indicar al trabajador en el ámbito privado y mo concebía como modelo de propaganda nes durante el proceso interrumpido en 1914 ejemplo, pagan cientos, y hasta miles de dóla-
familiar; y, por último, la enfermera como ver- cinematográfica: la búsqueda del impacto que en el escenario de la actual globalización. res, por un par de zapatos italianos vayan a
sión femenina del obrero industrial, aunque emocional antes que el razonamiento sobre En el marco de la actual globaliza- dejar de hacerlo para adquirir zapatos argen-
asegura que a la hora de representar a la la información, la implicación sensible del ción –sostiene Guadagni– los países asiáticos tinos, aún cuando su precio fuera menor al
mujer el peronismo prefirió el espacio tradi- espectador como sujeto activo de los proce- han sabido comprender y aprovechar mejor de los italianos que están habituados a com-
cional de la maternidad y del hogar. sos antes que el receptor distante de crónicas que el resto de los países del mundo el hecho prar”.
Con este presupuesto, pasa revista de acción gubernamental”. de que se está gestando un trascendental La Argentina –bajo la particular ópti-
por las imágenes de los trabajadores que cir- Dentro de estos cortos ubica “El cambio de liderazgo económico mundial. Un ca de Guadagni– debe conformarse con
cularon en la propaganda gráfica de afiches, Pueblo con Perón”, una producción de Empa, liderazgo que, según el autor, pasará por pri- exportar eficientemente cueros y sus nume-
folletos y avisos de prensa, con un interesan- de 1953, sobre lo que la autora indica como mera vez en los últimos quinientos años de rosas materias primas. Cabe destacar que si
te relevamiento de dibujantes y diseñadores, “el bombardeo de Plaza de Mayo el 15 de Occidente a Oriente, siendo la región Asia- este razonamiento de Guadagni fuese abso-
entre los que aparecen las principales plumas abril de ese año”, confundiendo las dos bom- Pacífico aquella que tenderá a convertirse, en lutamente correcto, los japoneses nunca
de la época, como Arístides Rechaín, Ricardo bas que estallaron durante el acto organiza- los tiempos por venir, en aquella “fábrica hubieran podido desafiar a los suizos –y
Parpagnoli, Pascual Guida (Pasant) y Ernesto do por la CGT, el 15 de abril de 1953, mien- mundial” que otrora fueran Europa y los luego desplazarlos del mercado internacio-
Pelissier, todos del diario Crítica, Roberto tras Perón pronunciaba un discurso desde los Estados Unidos. nal– en la fabricación de relojes, ni a los ale-
Mezzadra, el autor del conocido afiche de balcones de la Casa Rosada, con los bombar- ¿Cuáles son las oportunidades –se manes en la fabricación de máquinas foto-
Perón sonriente y en mangas de camisa, y deos producidos en el mediodía del 16 de pregunta Guadagni– que este mundo actual gráficas, ni a los estadounidenses en la fabri-
Alfredo Pachelo. Se suman Héctor Alfonsín y junio de 1955. Reitera este error cuando rela- ofrece a los países de América Latina en gene- cación de automóviles. Tampoco los chilenos
Aristo Téllez con sus piezas conmemorativas ta una reunión convocada por Apold para ral y a la Argentina en particular? La respues- hubieran podido conquistar jamás la intere-
del Día de la Lealtad. explicar el “Plan de Coordinación de la ta del autor es categórica: a nuestra región sante “tajada” del mercado neoyorquino de
En el capítulo reservado para los cor- Difusión, Propaganda y Contrapropaganda”, no le es posible competir con los Estados vinos –acostumbrado a los excelentes vinos
tometrajes cinematográficos, se detiene y escribe confundiendo también el número Unidos por los negocios generados por las franceses e italianos–, si alguna vez no se
extensamente en la organización interna de del día: “El 16 de abril de 1953, cuando toda- nuevas tecnologías de punta, ni con los paí- hubiesen atrevido a intentarlo. De igual
la Secretaría de Informaciones y en el rol de vía la Plaza de Mayo mostraba los signos del ses del Asia-Pacífico en la elaboración de pro- modo, los australianos hubieran tenido que
Raúl Apold al frente del organismo desde bombardeo de la víspera, Raúl Apold reunió ductos industriales. En consecuencia, y según conformarse con exportar “uvas frescas” a
1949, a quien señala como un conocedor de a los gobernadores provinciales en la Casa de su particular modo de pensar, Guadagni con- Londres en lugar de vinos elaborados en su
la industria del cine y como un particular inte- Gobierno...” cluye que a América Latina en general, y a la propia tierra, como actualmente hacen. Todo
resado en su desarrollo a partir de su porcen- En cualquier otro contexto, la confu- Argentina en particular, le queda como esto, sin olvidar que Brasil –cuyos cueros cru-
taje en las acciones de Argentina Sono Film sión no pasaría de un error menor, pero en la único papel posible ser el gran proveedor de dos y los calzados con él fabricados son de
compartidas con Juan Duarte, secretario pri- historia de los dos primeros gobiernos pero- materias primas y alimentos al mundo glo- calidad habitualmente inferior a los argenti-
vado de Perón. nistas, aquellas bombas arrojadas en la Plaza bal. “¿Quién alguna vez no escuchó decir, o nos– nunca se hubiese convertido en un
Tras afirmar que la legislación refe- de Mayo significaron la declaración de guerra dijo, lo siguiente? Tenemos que dejar de ven- importante exportador de zapatos a nivel
rente a la relación del cine con el Estado fue abierta por parte de una oposición que se der cuero a Italia para que con ese cuero los mundial.
tomada de su promotor, el senador conserva- había contenido hasta entonces de acciones italianos hagan los zapatos que venden en La idea de Guadagni, en síntesis, con-
dor Matías Sánchez Sorondo, autor de la ley directas y que detonaron la reacción del pue- todo el mundo a precio de oro. Lo que tene- siste en una especie de aceptación del viejo y
11.723 que creó el Instituto Cinematográfico blo y del gobierno peronista, acusados luego mos que hacer es usar nuestro cuero para pasado modelo primario, como llave del
Argentino, la autora reseña la historia de los por los golpistas de 1955 de haber ejercido la fabricar nosotros mismos los zapatos. El razo- nuevo futuro por venir.
noticieros Sucesos Argentinos y Noticiero violencia contra los disidentes, los mismos namiento parece de una lógica irrefutable
Panamericano, y precisa el análisis sobre 23 que no dudaron en arrojar aquellos explosi- pero adolece de un inconveniente. Sucede Marcelo Gullo
películas de las cuales 2 son sobre las exe- vos que provocaron 13 muertos y alrededor
quias de Eva Perón, 11 son documentales y de 100 heridos.
las 10 restantes son “cortos de argumento”
que destaca como una originalidad del Araceli Bellotta

Darío Macor y César Tcach


La invención del peronismo
en el interior del país
Santa Fe, Universidad Nacional del Litoral, 2003
Ricardo Sidicaro
Los Tres Peronismos El emprendimiento es elogiable y pro- Darío Macor y César Tcach (editores a su vez
Estado y poder económico 1946-1955/ metedor: solicitar una mirada (pues de eso se de toda la obra), y comprometiendo impro-
trata) a investigadores del interior sobre polí- bablemente al resto, adelantan el resultado
1973-1976/1989-1999 ticos del interior, constructores del fenómeno (buscado/encontrado) de su trabajo: reafir-
Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2002, 256 páginas que más desvela a nuestros intelectuales. mar el encuadramiento del peronismo en lo
Así, el libro –editado por la Secretaría que la teoría dominante en los claustros uni-
de Extensión de la Universidad Nacional del versitarios, argentinos y extranjeros, ha cate-
El justicialismo siempre resultó difícil mericanos, muchos agrupamientos políticos Litoral, con la colaboración de la Maestría en gorizado como populismo.
de analizar con las categorías y modelos ges- de las democracias del mundo en vías de Partidos Políticos del Centro de Estudios “La política argentina presume de
tados, principalmente en Europa, para com- desarrollo y, porqué no incluirlos, hasta los Avanzados de la Universidad Nacional de inclasificable. Esta pretensión fue alimentada
prender los comportamientos de los partidos mismos partidos Demócrata y Republicano Córdoba– reúne a investigadores (todos con por sus propios protagonistas, y en especial,
políticos, también nacidos como tales en el de los Estados Unidos. funciones académicas) de Córdoba, Santa Fe, por el peronismo”, puede leerse en la página
Viejo Continente. Comparte esta ubicación El trabajo de Roberto Sidicaro Salta, Neuquén, Tucumán, Jujuy, Mendoza, 5, y sigue: “Lejos de ser inclasificable, este
“sorprendente” con otros movimientos poli- adquiere significado tanto por lo que enun- Río Negro y Santa Cruz. mito originario del peronismo repite de modo
clasistas: nacionales (el radicalismo), latinoa- cia como por lo que calla. Desde el mismo Sin embargo, de entrada –en el riguroso todos los elementos de las construc-
artículo que abre el volumen– sus autores, ciones fundacionales del populismo”.
Es una lástima, porque se trata de azucarera en Tucumán, así como la novedad te formal. Se inscribió dentro de una ética Último orador, Horacio González
una apreciación que denota el uso –de nue- casi absoluta que trae esa región aún hoy des- nacional. Promovió la lealtad al Líder y el amor reflexionó sobre la caída del gobierno del 55
vo– de un aparato teórico de abordaje por conocida que es la Patagonia, constituyen, a Evita. Configuró una suerte de religión polí- a partir de la creación en nuestra sociedad de
demás estrecho, que necesariamente termina entre muchos otros, elementos de análisis y tica, pero no fue único en esto. Paternalismo, un sentimiento: la disposición a matar o, lle-
esterilizando una búsqueda que –en este tra- composición indudablemente valiosos. religión y patria. Logró así una tan sencilla gado el caso, incluso a morir. El grupo lonar-
bajo– puede reconocerse encarada con Tampoco debería despreciarse la como potente simbolización. Por cierto los 70, dista, conductor del golpe de 1955, estaba
honestidad. posibilidad de que estas contribuciones, en con la incorporación de la clase media, sobre profundamente imbuido de ese sentimiento,
Pese a esto, el trabajo cuenta puntos conjunto, den forma a su vez al aporte más todo de sus jóvenes, implicaron una revisión. típicamente católico, al menos en nuestro
favorables provistos por la rigurosa labor de relevante, que es el de permitir el manteni- El discurso académico suele encua- medio, según el talentoso ensayista.
relevamiento que ha servido de base a las miento de una sospecha pocas veces mani- drar al peronismo bajo la categoría de popu- La avanzada del grupo golpista del
especulaciones, y podemos citar en los distin- festada: las visiones particulares que enarbo- lismo. Aun aceptado esto, debe subrayarse 55 sentía que necesariamente había que
tos escritos aciertos considerables. lan los peronistas del interior del país resultan que el populismo no es necesariamente anti- derramar sangre. Ajena o propia. La cuestión
La discusión ideológica fuerte entre –mucho más a menudo de lo que se cree– democrático, como suele suponerse. tiene un trasfondo religioso por donde se la
el peronismo y el liberalismo en torno a la ley contradictorias con la versión del peronismo Democracia se opone a demagogia; no a mire. Se configuraron subjetividades trági-
de ministerios, y en especial el tema de la crea- oficial, el que ciertamente y más allá de las populismo. El populismo entraña sin duda cas, obsesionadas por una única opción:
ción de un Ministerio de Asuntos Gremiales vertientes que lo conforman, es de decidido sus peligros, pero en los tiempos que corren matar o morir. El grupo minoritario que acau-
en Córdoba; la sorda lucha entre la Acción cuño metropolitano. mucho menos el totalitarismo que una suerte dillaba la revolución tenía una decidida
Católica y el Arzobispado en Santa Fe por el Por sobre sus innegables contribu- de cinismo posmoderno “light”. voluntad de combate, de inspiración reden-
apoyo al naciente peronismo que impulsaba ciones, tal vez quede como el producto Otras características distintivas del torista.
aquélla, al compás del “solidarismo comuni- menos querido de este trabajo la evidencia peronismo son su capacidad para evaluar lúci- El culto peronista, de fuertes conno-
tarista” que propiciaba; la notoria ausencia de los límites (¿cuestión de método, sola- damente la situación geopolítica, como tam- taciones paganas, competía con la Iglesia.
de conservadores en la conformación del mente?) de gran parte de nuestra intelectua- bién su sensibilidad social. Iglesia y CGT se enfrentaban y excluían recí-
peronismo jujeño; la forzosa armonización lidad para comprender al peronismo. Perón fue un líder revolucionario con procamente. El gobierno estaba expuesto, en
de los intereses clasistas que impone el pero- un proyecto reformista, cosa que no se com- realidad, a un peligro que desconocía.
nismo nacional alrededor de la producción Adolfo Sequeira prendió. Comoquiera sea, no se puede pasar Como podrá apreciarse, el panel fue
por alto el hondo proceso de destrucción que de alto nivel y los cuatro aportes, diferentes
sufrió el peronismo en la década menemista, en cuanto a tema y perspectiva, de gran inte-
lo cual explica que estemos sumidos en una rés, sin excepción. Fue notorio además el res-
gran confusión moral, entre otros males. peto existente entre los panelistas, que con-
Cristina Reigadas remató su presen- tagió al público. El quinto invitado, Julio
tación con una reafirmación y una pregunta: Bárbaro, faltó a la cita.
en el peronismo todas son máscaras, ¿pode-
mos esperar alguna que lo reinvente? Silvio Juan Maresca

Domingo Arcomano
Perón, Guerra y Política
Las fuentes militares de Conducción Política
Buenos Aires, Fundación Bartolomé Hidalgo, 2003, 256 páginas Marcela Gené
Un mundo feliz
He aquí un excelente libro acerca de doctrinas militares alemanas. Esta influencia,
las influencias militares en el pensamiento que alcanzaba también al ejército chileno, Imágenes de los trabajadores en el
del General Perón. Dicen con acierto los edi- databa de la época en que el General Roca y primer peronismo. 1946–1955
tores que “la historia intelectual de Juan su Ministro de Guerra Luis María Campos
Domingo Perón nunca se ha escrito”. acordaron con el Kaiser Guillermo II la incor-
Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005, 159 páginas
Nosotros agregamos que tampoco es común poración de profesores alemanes para la
encontrar libros que traten con suficiente capacitación de los oficiales argentinos En su libro, Marcela Gené se propo- nismo: su asociación con el nazi-fascismo.
objetividad aspectos relativos a su pensa- (1898). De esta impronta germana proviene ne analizar la influencia de la iconografía en “Uno de nuestros objetivos –escribe la auto-
miento. Aportes de libros como el que también la creación de la Escuela Superior de la construcción del movimiento peronista. En ra– es cuestionar el argumento que postula la
comentamos son un ejemplo de los buenos Guerra como instituto de excelencia militar el último párrafo del libro la autora expresa el vinculación estrecha y excluyente entre la grá-
resultados que un trabajo serio, ecuánime y del ejército. Aunque parezca chiste, debemos presupuesto que guió su trabajo. Al explicar fica peronista y la de los regímenes europeos
responsable sobre la formación intelectual de decir, a esta altura, que alemán no es en que eligió el título tomándolo de la célebre de entreguerra. En este sentido, establecer
Perón puede brindarnos para la comprensión modo alguno sinónimo de nazismo, pese a obra de Aldous Huxley, señala que durante comparaciones con las producciones acuña-
más adecuada de su pensamiento. Bien que haya quienes lo confundan. los dos primeros gobiernos peronistas, el das en las décadas de 1930 y 1940 en los
informado, el libro de Arcomano nos adentra Arcomano señala que las lecturas amparo del Estado tuvo la contrapartida de Estados Unidos y en la Unión Soviética revo-
con un apropiado sistema en el análisis de los que impresionaron más fuertemente a Perón la vigilancia y el control en los que las imáge- lucionaria muestra nuevas aristas de conver-
autores más importantes para la instrucción fueron De la Guerra de Karl von Clausewitz, nes no tuvieron un papel menor. gencia-divergencia, revelando mayores seme-
militar de la época y que nutrieron el pensa- La Nación en Armas de Colmar von der Goltz Con este presupuesto, no sorprende janzas entre estas iconografías y las del pero-
miento de Perón. y los Principios de la Guerra del Mariscal entonces que al analizar el funcionamiento nismo que entre las de este último con los
Arcomano no desdeña la discusión Ferdinand Foch. También destaca las diferen- de la Subsecretaría de Informaciones base su repertorios nazi o fascista”.
con reiterados preconceptos que pretenden cias importantes con pensamientos como el análisis en el informe elaborado por la Gené señala que una de las principales
derivar las ideas de Perón del fascismo y el de Ludendorff o Goerlitz y resalta la significa- Comisión N° 21, designada por la autodeno- preocupaciones del peronismo desde sus orí-
nacionalsocialismo. Esta operación intelec- ción de los manuales operativos que sirvieron minada Revolución Libertadora, para investi- genes fue la creación de un conjunto de símbo-
tual se realiza con el artero, fácil y no pocas de base a Juan Perón para desarrollar sus pri- gar las irregularidades en el manejo de los los que le otorgara identidad y, para respaldar
veces efectivo expediente de inferir de su con- meros estudios en el campo militar. fondos destinados a la propaganda por el esta afirmación, cita el testimonio de Leopoldo
dición de militar argentino, formado bajo los Recordemos, al pasar, que en 1913 se graduó gobierno peronista. El motivo de la utiliza- Marechal quien aseguró que, en 1945, ante la
comunes cánones alemanes, una suerte de como subteniente a la edad de 18 años y ción de esta fuente de dudosa imparcialidad imposibilidad de desplegar una campaña que
germanización y nazificación doctrinaria que pasó todos los escalafones hasta alcanzar el es, según la autora, la desaparición de docu- alcanzara el mismo nivel que la emprendida
abarcaría toda su obra política. grado de capitán en 1924 e ingresar en 1926 mentos y archivos oficiales. por la Unión Democrática, Juan Domingo
La formación adquirida por Perón en la Escuela Superior de Guerra, donde se No obstante, y tal vez sea una de sus Perón habría dicho: “pónganme a mí en la
durante los años de su preparación profesio- diploma como Oficial de Estado Mayor en originalidades, el libro se atreve a cuestionar punta de un palo y úsenme como afiche”.
nal era por cierto la que brindaba el Ejército 1929. Hay que mencionar que durante ese desde la imagen un clásico de la mayoría de Pero enseguida sostiene que el ícono
Argentino, influenciado fuertemente por las lapso también ejerció la docencia dando cla- los intelectuales a la hora de analizar el pero- peronista por antonomasia fue el del trabaja-
ses a suboficiales y a oficiales, publicando dis- el Gobierno de los Estados Unidos de
tintos trabajos relacionados con los regla- Norteamérica, en especial a través de quienes
mentos de ejército y con la Historia Militar. informaban desde la embajada local a las
El autor dedica los primeros capítu- autoridades de su país, “simbióticamente
los a analizar el tratamiento que ha merecido entretejidos” –al decir de Joseph A. Page–
el pensamiento de Perón, en su relación con con las posiciones también claramente nega-
EL PERONISMO EN LA FERIA DEL LIBRO las fuentes militares, por parte de los historia- tivas hacia el coronel Perón, en particular, y
dores y pensadores locales que se ocuparon hacia la Argentina, en general, del
“50 años de la caída de Perón: un balance sin máscaras” –aun ocasionalmente– de la cuestión. La lec- Departamento de Estado norteamericano,
Carlos Altamirano, Horacio González, tura del análisis realizado por Arcomano nos liderado por un hombre cuyo rencor hacia
Cristina Reigadas, María Sáenz Quesada brinda una imagen clara de los desatinos que nuestro país remontaba ya de tiempo atrás:
(interesadamente o no) se han escrito sobre el tristemente célebre Cordell Hull. Toda una
el punto, con un total desapego por la ver- sucesión de circunstancias teñidas de preven-
dad y absoluta impunidad. Desenmascara los ciones llevaron a una paulatina e inevitable
Abrió el panel María Sáenz Quesada, base de la oposición a Perón. El movimiento traspiés de José Luis Romero al historiar las colisión y provocaron que la conferencia dic-
señalando que el golpe de 1955 tuvo caracte- obrero, en cambio, lo sostuvo hasta el final. ideas argentinas, en su intento de mostrar a tada por el Coronel Perón fuera interesada-
rísticas diferentes a los de 1966 y 1976. No Se enfrentaron dos constelaciones políticas, Perón como un remedo del fascismo. Lo mis- mente calificada por parte de los intérpretes
existía en 1955 un consenso generalizado en dos sensibilidades diferentes, no siempre mo, respecto de Ezequiel Martínez Estrada. norteamericanos como una pieza germanofi-
las Fuerzas Armadas respecto al derroca- reductibles a ideologías. Para ambos conten- También se ocupa de los historiadores Tulio lia, nazi y tendiente al totalitarismo. Bastó
miento de Perón; más aún, la mayoría del ejér- dientes el adversario era ilegítimo. En el caso Halperín Donghi, Samuel Amaral y Mariano este hecho para que en lo sucesivo una pléya-
cito permanecía leal al orden constitucional. del antiperonismo, ninguna mayoría redimía Plotkin. Y de los pensadores León Rozitchner, de de intérpretes locales, curiosamente,
Se trató, pues, de una revolución cívico- al peronismo de su naturaleza totalitaria. José Pablo Feinmann y Horacio González. En adoptaran similares calificativos.
militar, al estilo antiguo. Entre 1946 y 1955 se registró, en ver- casi todos los casos se denota una aprecia- Sin embargo, como escribe
La intervención de la destacada his- dad, una guerra civil larvada. Después de ción errónea de las fuentes militares de Arcomano, “la conferencia no difiere de
toriadora se centró en el análisis de los distin- 1955 no sólo se mantuvo la hostilidad hacia el Perón, especialmente en lo que se refiere nociones más o menos estables referidas al
tos sectores de la oposición al gobierno pero- peronismo, sino también un enérgico recha- tanto a sus escritos estrictamente militares carácter de la guerra moderna, tal como se
nista que impulsaron el golpe y participaron zo a todas las fórmulas que buscaban su inte- como a una obra fundamental: Conducción había desarrollado a la luz de las experiencias
en él. Mencionó en primer lugar al movimien- gración al sistema. El golpe de 1966 se ejecu- Política. de 1914-1918 y 1939-1944. Su novedad radi-
to estudiantil universitario, nucleado en la tó para prevenir la eventual repetición de los También adquiere relevancia una ca en que fija el programa de desarrollo
FUA y la FUBA, que fue adverso al peronismo sucesos de 1962 (triunfo electoral del pero- clase magistral de Perón en la que analiza la industrial y social, enfocados ambos desde la
desde el principio, pues nunca dejó de identi- nismo). De igual manera, más allá de sus crí- Defensa Nacional desde una perspectiva inte- perspectiva –relativa como tal– de la defensa
ficarlo con el golpe de 1943. No obstante, menes y demás atrocidades, el objetivo fun- gral, al calor de influencias ilustres como nacional”.
este movimiento presentó fisuras entre refor- damental del golpe de 1976 fue la elimina- Clausewitz y, especialmente, von der Goltz. El autor, por último, aborda Con-
mistas y comunistas, a propósito de la guerra ción definitiva del peronismo, su aniquilación. Pocas conferencias han suscitado ducción Política de Perón, relevando detalla-
fría, por ejemplo. Los universitarios tuvieron Después de 1983 se aceptó el hecho mayor interés entre los biógrafos y estudio- damente el trasvasamiento de ideas que reali-
sus víctimas y llevaron a cabo huelgas, lidera- peronista. A su vez, como lo muestra a las cla- sos del pensamiento de Perón que la que ofre- za Perón desde el campo militar al político.
das por la UBA. Conocieron la prisión, por ras la Constitución de 1994, el peronismo acep- ciera, en su carácter de Ministro de Guerra, Digamos, para finalizar, que Perón,
centenares. Construyeron grupos de choque tó el constitucionalismo liberal, al cual se había en la inauguración de la Cátedra de Defensa Guerra y Política es un libro de imprescindible
que luego participaron activamente en 1955. manifestado anteriormente poco afecto. Nacional, de la Universidad de La Plata, el 10 lectura, tanto por la importancia de su temá-
Otro sector relevante fueron los par- El conocido investigador finalizó su de junio de 1944. En efecto, reiteradamente tica como por la calidad de su factura. Se
tidos políticos de oposición, cuyos militantes exposición reiterando lo dicho al comienzo: se ha señalado la importancia de sus asertos, trata de un análisis convincente que lo con-
padecieron persecuciones, cárcel, exclusión es imposible celebrar el golpe de 1955. Fue a la par que se ha hecho notar la desigual vierte en lectura obligada para estudiar con
de los cargos públicos, etcétera. Dentro del un hecho desgraciado, si bien entre 1946 y repercusión que tuvo en su momento. seriedad el pensamiento de Perón y sus ver-
radicalismo el grupo unionista era el más pro- 1955 el peronismo alimentó el encono. Pero Mientras que en el ámbito local fue recibida daderos nutrientes ideológicos.
clive al golpe, así como el sabattinismo. La sea como fuere, el balance sobre la revolu- favorablemente aun por los más enconados
intransigencia (Lebensohn, Frondizi) conside- ción del 55 es francamente negativo. detractores del entonces coronel Perón (v.g.
raba en cambio peligroso hacer causa común Le tocó el turno a Cristina Reigadas. La Nación y La Prensa), los conceptos allí ver-
con los conservadores y se mostraba reticen- La filósofa y cuentista social, en una brillante tidos causaron un alto impacto negativo en Guillermo Piuma
te frente a las actitudes golpistas. intervención, comenzó sosteniendo que hacer
El tercer sector abiertamente golpis- un balance es difícil, pero resulta directamen-
ta fue la grey católica. Para finalizar, Sáenz te imposible si se pretende prescindir de las
Quesada insistió en que en las Fuerzas máscaras (aludiendo al tema del panel).
Armadas no había una mayoría golpista, ni El peronismo es uno de los mitos
siquiera en la Marina. Tenía más peso la opo- más poderosos y vivos en nuestro país, aseve-
sición civil. La historiadora estimó que sin ró. Denominado “hecho maldito”, exige
duda hubiera sido preferible una salida pací- hacerse cargo de este enigma sociológico.
fica, aunque seguramente hubiera demanda- Pero no cabe pensar la vida social sin másca-
do más tiempo. ras, lo cual equivale a decir que no existe un
Por su parte, Carlos Altamirano –que peronismo “en sí”. Lo afirmado no legitima
sucedió en el uso de la palabra a Sáenz por cierto infinitas interpretaciones.
Quesada– afirmó que 50 años después del Corresponde preguntarse qué ele-
golpe de 1955 y a la vista de sus consecuen- mentos convierten al peronismo en un hecho
cias, el juicio negativo sobre el mismo se único, debido a su persistencia y vitalidad. El
impone de suyo. Se preguntó, sin embargo, peronismo asume la causa de la emancipa-
si hubiese sido posible dirimir de otra manera ción americana y también los valores cristia-
el antagonismo planteado en ese momento. nos, más aquellos que emanan de las gran-
Según Altamirano, el antagonismo “peronis- des revoluciones sociales modernas: la
mo-antiperonismo” tuvo un carácter catas- Francesa y la Rusa. Es una fuerza moderniza-
trófico, al menos tal como se plasmó entre dora, pero no sometida a ideologías rígidas.
1946 y 1955. El antagonismo es natural a la Si bien el peronismo se plantea originalmen-
vida política –acotó–, pero no necesariamen- te en tajante contradicción con la “antipa-
te en esos términos. A partir de 1983, poco a tria”, después Perón, el Perón de los 70, miti-
poco, empezamos a salir de ese antagonismo ga esa antítesis, al expresar que “para un
catastrófico. argentino no hay nada mejor que otro argen-
Perón fue derrocado en 1955 por tino”, por ejemplo.
una constelación política, de índole cívico- Por lo demás, el peronismo privilegió
militar. Las masas de la clase media fueron la la democracia sustantiva frente a la meramen-
P Carlos Altamirano, Horacio González, Cristina Reigadas, María Sáenz Quesada
El Peronismo en la Feria del Libro ..................................................................... 2
Marcela Gené
Un mundo feliz .................................................................................................. 3
Comprensión y valoración
Ricardo Sidicaro
Los Tres Peronismos .......................................................................................... 4 A pesar de que no fue un propósito conciente a la hora de seleccionar los libros a reseñar,
este segundo número de Movimiento da reiteradamente cuenta de las complicaciones que tienen
Beatriz Sarlo ciertas corrientes del pensamiento académico para entender el peronismo.
La pretensión de cualquier disciplina científica positiva es descubrir regularidades a partir
La pasión y la excepción ................................................................................... 6 de la generalización de un número suficiente de fenómenos. Así se logra clasificar, describir, expli-
car y predecir, todas ellas tareas propias de la ciencia. Sin embargo, las ciencias sociales, desde su
Susana Novick creación a principios del siglo XIX, han mostrado dificultades para llevar satisfactoriamente a cabo
I.A.P.I. ................................................................................................................. 7 esas tareas, por la singularidad que tienen los hechos históricos de mayor significación. Tal vez por
eso estas ciencias se han concentrado en la descripción y, particularmente, en la clasificación. Con
Alieto Aldo Guadagni este fin, han creado teorías que aspiraron a incluir fenómenos diversos bajo un mismo concepto.
Contradicciones de la globalización ................................................................. 8 Sin embargo, debido a que la mayor parte de la producción en ciencias sociales se genera
directa o indirectamente en Europa y Estados Unidos, la realidad del resto del mundo suele tender
Darío Macor y César Tcach a ser descrita con analogías del tipo: “tal movimiento latinoamericano es una especie precaria del
laborismo bávaro inicial”. Aun quienes reniegan ideológicamente del etnocentrismo caen a menu-
La invención del peronismo en el interior del país .......................................... 9 do en esos yerros.
Domingo Arcomano Max Weber, a principios del siglo XX, intentó desarrollar una ciencia social que combinara
el arsenal estadístico e histórico con la reflexión comprensiva. Renegando a la vez de la tradición
Perón, Guerra y Política .................................................................................... 10 idealista que postulaba que todo suceso histórico era irrepetible y de la arrogancia positivista que
quería imponer el matemático como único criterio científico, Weber demostró que es posible cono-
cer y explicar objetivamente las intenciones de las personas, siempre que pueda el científico imagi-
narse en su terreno. Obviamente, situarse en el lugar de otro requiere que, aunque no los compar-
Colaboraron en esta edición: ta, respete sus valores y su forma de vivir, actitud evidentemente reñida con el etnocentrismo.
Pero el desafío para el peronismo es un poco más complejo aún: no sólo es importante
Araceli Bellotta, Luis Candurra, Mariano Fontela, Marcelo Gullo, explicar que hay otra historia diferente a la oficializada en universidades y academias y vincularla a
Silvio Maresca, Catalina Pantuso, Guillermo Piuma, Adolfo Sequeira. otros valores, sino que además deben producirse conocimientos prácticos que permitan orientar
las políticas públicas con un criterio de valoración propio de nuestra forma de concebirlas.
Por ejemplo, en la Argentina, la política social se enseña en universidades poniendo el eje
en los incentivos, que es el enfoque que predomina en la ciencia social norteamericana: una buena
política sería un conjunto de estímulos inteligentemente dirigidos. Sin embargo, nuestro patrón
histórico de construcción de políticas sociales se basó en la consagración de derechos sociales. Por
supuesto, es relevante conocer de qué manera se generan “incentivos negativos”, pero es un error
suponer que en la Argentina la dignidad humana puede concebirse individualmente y en forma
aislada de parámetros ideales que proyectan la actuación del Estado y de la sociedad civil cuando
son vulnerados. Naturalmente, nunca podrá construirse una ciencia empírica cuyo objeto exclusi-
vo sean los derechos, pero eso sería menos absurdo que suponer que sólo es científico referirse a
reacciones individuales ante estímulos materiales directos, y no, por ejemplo, a las expectativas
que las sociedades tienen acerca de la dignidad o la justicia. Además, ese modelo de ciencia
supone que el único objetivo relevante de las políticas sociales es el de adjudicar bienes o servicios,
Este Boletín es una publicación del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, creado por disposición del y no el de comunicar valores y conocimientos con la comunidad.
Congreso Nacional del Partido Justicialista celebrado el 26 de marzo de 2004 el que aprobó la creación de una El ejemplo sirve también para explicar un malestar que sufrimos cotidianamente: no
entendemos por qué la ciencia tiene que ser sistemáticamente una denegación de nuestros valo-
asociación civil sin fines de lucro que actuara como órgano de capacitación y formación del Partido Justicialista. res. Es por eso que hemos considerado la necesidad de intervenir, mediante esta y otras iniciativas
Aspiramos a que el Instituto de Altos Estudios Juan Perón se constituya en un ámbito dedicado a la del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, en diferentes aspectos del debate académico. Sabemos
investigación científica y doctrinaria y a la producción, sistematización y difusión de estudios, investigaciones y que la formación política muchas veces genera temores infundados, por los recelos generalizados
respecto a la actividad partidaria, pero también observamos que muchos jóvenes demandan ser
documentos destinados a profundizar y perfeccionar el sistema democrático, abordar los problemas nacionales, capacitados. Para la juventud actual, la capacidad de dialogar es superior a la de querer imponer
afianzar la justicia y la equidad social y proyectar a la Argentina en el mundo. visiones del mundo. Es justamente esa misma concepción la que pretendemos para el Instituto:
queremos leer a todos, no sólo a quienes opinan como nosotros, y queremos también investigar
Para asociarse al Instituto no es necesario ser afiliado al Justicialismo. Sólo se requiere poseer título de qué manera podemos producir conocimientos que permitan impulsar en la práctica los valores
universitario o terciario, estudios avanzados en carreras de grado, o poseer una reconocida trayectoria en el que defendemos.
La academia no sólo ha dedicado sus mayores esfuerzos a desacreditar nuestros mitos,
Diseño: www.dydnet.com.ar

desarrollo de tareas de índole político, social o cultural. presumiendo que de esa manera denigraba nuestros valores. También convirtió la desesperanza
en una moda, y brindó en los claustros mil razones para desinteresarse por el destino de la Nación.
Vicepresidente: Silvio Maresca Presidente: Antonio Cafiero El conocimiento en ese caso promovió la ética del desencanto, ofreciendo motivos por los cuales
deberíamos resignarnos a que los valores ya no formen parte de nuestro trabajo cotidiano.
Para Informes e inscripciones: iaejuanperon@argentina.com Nosotros queremos, en cambio, producir un conocimiento que pueda transformarse en propues-
tas de acción concretas, viables, que vinculen el saber científico con las herramientas que impulsen
nuestros valores prominentes.

Antonio Cafiero