Está en la página 1de 13

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR


UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA
ALDEA “FELIX MARIA PAREDES”
MARACAY EDO. ARAGUA.

FAMI
LIA Y BACHILLER:

PROPI LÓPEZ NORVELIZ C.I: 15.737.631.


ESTUDIOS JURÍDICO: 10°
SEMESTRE.
PROF: ABG.GLADYS COLMENARES.

.
Maracay, Septiembre del 2012.

FAMILIA Y PROPIEDAD

El Origen de la Familia se manifiesta con el desarrollo de la humanidad a


través del salvajismo y de la barbarie hasta los comienzos de la civilización, según
investigadores como Morgan y Federico Engels se puede descifrar con claridad el
tránsito de la barbarie a la civilización y el contraste entre ambas.

Salvajismo periodo en que predomina la apropiación   de productos que la


naturaleza da   ya hechos. Las producciones artificiales del hombre están destinadas,
sobre todo, a facilitar esa apropiación.

Barbarie período en que aparecen las ganaderías y la agricultura y se aprende


a incrementar la producción de la naturaleza por medio del género   humano.
Civilización periodo en el que el hombre sigue aprendiendo a elaborar los productos
naturales. Periodo de la industria propiamente dicha y del arte.

Tomando como fuente inicial, la Gens Nació en el estadio medio y se


desarrolló en el estadio superior de del salvajismo, alcanzando su época   más
floreciente en el estadio inferior de la barbarie desde allí se tomó el punto de partida
de la evolución de la familia   la propiedad y el estado. Considerando el curso   de la
disolución de la gens en los tres grandes ejemplos particulares de los griegos, los
romanos   y los germanos. Quedando en evidencia según investigaciones que dentro
de sus modos de vidas y de acuerdo a la organización gentil de la sociedad ellos
desarrollaban condiciones económicas generales estas desaparecieron con la entrada
en escena de la civilización. “El Capital”.

La familia es una organización que ha ido evolucionando con el paso del


tiempo. En un principio los hombres y mujeres vivían en uniones en las que no era
posible distinguir con seguridad quien era esposo o esposa de quien. Luego se
formaron matrimonios por grupos limitados y finalmente se llega a la monogamia,
forma de matrimonio y familia actualmente vigente.

La propiedad privada surge como resultado de la familia monogamia y del


derecho paterno que deja las propiedades como herencia a los hijos de los hombres.
A los haberes sobrantes en la producción, aumento de tierras y ganado y ante
el lento crecimiento de la familia, se hace necesario tener personas que cuiden y
produzcan, entonces nace la esclavitud.

El estado surge como una necesidad de regular las relaciones entre los
hombres y de justificar el derecho que tienen unos de dominar a los otros. El estado lo
inventan los poderosos para poder seguir dominado a los débiles y a los esclavos.

“La familia Dice Morgan, es el elemento activo; nunca permanece


estacionada, sino que pasa de una forma inferior a otra superiora medida que la
sociedad evoluciona de un grado más bajo a otro más alto. Los sistemas de
parentesco, por el contrario, son pasivos; sólo después de largos intervalos registran
los progresos hechos por la familia y sólo sufren una modificación radical cuando la
familia sea modificado radicalmente”.

“Lo mismo añade Carlos Marx sucede en general con los sistemas políticos,
jurídicos, religiosos y filosóficos”. Mientras que la familia perdura, el sistema de
parentesco se osifica; mientras que éste continúa en pie por la fuerza de la costumbre,
la familia lo supera. Por el sistema de parentesco legado históricamente hasta nuestros
días podemos concluir que existió una forma de familia a él correspondiente y hoy
extinta, y lo podemos concluir con la misma certeza con que Cubierta dedujo, por los
huesos de un marsupial hallado cerca de París, que el esqueleto pertenecía a un
marsupial y que, en un tiempo, allí habían vivido marsupiales, hoy extintos. Los
sistemas de parentesco y las formas de familia a que acabamos de referirnos difieren
de los actuales en el hecho de que cada hijo tenía varios padres y madres. En el
sistema americano de parentesco, al cual corresponde la familia hawaiana, un
hermano y una hermana no pueden ser padre y madre de un mismo hijo. El sistema de
parentesco hawaiano presupone una familia en la que, por el contrario, ésa es la regla.
Tenemos aquí una serie de formas de familia que están en contradicción directa con
las admitidas hasta ahora como únicas válidas.
La concepción tradicional no conoce más que la monogamia, hallado de la
poligamia del hombre y quizá la poliandria de la mujer, ocultando —como
corresponde al filisteo moralizador— el hecho de que en la práctica se salta
tácitamente y sin escrúpulos por encima delas barreras impuestas por la sociedad
oficial. En cambio, el estudio de la historia primitiva nos revela un estado de cosas en
que los hombres practican la poligamia y sus mujeres, la poliandria, y en que, por
consiguiente, los hijos de unos y otros se consideran comunes.

A su vez, ese mismo estado de cosas pasa por toda una serie de cambios hasta
que acaba en la monogamia. Estos cambios tienden a ir estrechando el círculo
comprendido en el lazo conyugal común, que en su origen era muy amplio, hasta que
finalmente sólo abarca la pareja, la forma de familia hoy predominante

Este aspecto específico de la historia de la humanidad junto con la aparición


de la propiedad privada y la formación del Estado, como su título nos indica se ocupa
esta obra, escrita por Federico Engels entre marzo y junio de 1884. LA OBRA Al
revisar los manuscritos dejados por Marx, Engels descubrió un de- tallado guión del
libro La sociedad primitiva de Lewis H. Morgan, un investigador norteamericano
progresista. Elaborado en 1880-81, dicho guión contenía un gran número de notas
críticas y opiniones. Convencido de que el libro de Morgan era una confirmación de
la concepción materialista de la historia, Engels vio la necesidad de escribir una obra
utilizando las notas de Marx, las conclusiones y datos de Morgan, y los resultados de
sus propias investigaciones. Engels consideró que esto sería “en cierto modo, un
cumplimiento del lega- do” de Marx.

Así nació El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, que Lenin


calificaría más tarde de “una de las obras fundamenta- les del socialismo moderno”.

Este libro constituye un análisis cien- tífico de las etapas tempranas del
desarrollo social de la humanidad, desde las comunidades comunistas primitivas a la
formación de la sociedad de clases basada en la propiedad privada de los medios de
producción. En él se exponen además, las características generales de la sociedad de
clases desvelando a su vez las particularidades de la evolución de la familia en las
diferentes formaciones socioeconómicas.

Asimismo, también pone al desnudo el origen y la naturaleza clasista del


Estado. La primera edición del libro vio la luz en Zúrich en octubre de 1884 y fue
reeditado en 1886 y 1889. Un año más tarde Engels preparó la cuarta edición del
libro, que aparecería en Stuttgart en 1891. Poseyendo más datos sobre la historia de la
sociedad primitiva, en particular los trabajos del científico ruso M. Kovalevski,
Engels realizó numerosos cambios al texto inicial, tanto modificaciones como
adiciones, sobre todo en el capítulo II (La familia), aunque ello no afectó a las
conclusiones recogidas en las ediciones anteriores, que, por el contrario, se habían
visto confirmadas por los nuevos conocimientos.

La sociedad antigua, basada en las uniones gentilicias, salta por los aires a
consecuencia del choque de las clases sociales recién formadas. Su lugar lo ocupa una
sociedad organizada en Estado y cuyas unidades inferiores ya no son gentilicias, sino
territoriales. Se trata de una sociedad en la que el régimen familiar está
completamente sometido a las relaciones de propiedad y en la que se desarrollan
libremente las contradicciones de clase y la lucha de clases, que constituyen el
contenido de toda la historia escrita hasta nuestros días. El gran mérito de Morgan
consiste en haber encontrado en las uniones gentilicias de los indios norteamericanos
la clave para descifrar importantísimos enigmas, no resueltos aún, de la historia anti-
gua de Grecia, Roma y Alemania. Su obra no ha sido el trabajo de un día. Estuvo
cerca de cuarenta años trabajando sus datos hasta que consiguió dominar por
completo la materia. Y su esfuerzo no ha sido vano, pues su libro es uno de los pocos
libros de nuestros días que hacen época. En lo que a continuación expongo, el lector
distinguirá fácilmente lo que pertenece a Morgan y lo que he agregado yo. En los
capítulos consagrados a Grecia y Roma no me he limitado a reproducir la
documentación de Morgan, y he añadido todos los datos de que disponía.
La familia, según Morgan, es el elemento activo; nunca permanece
estacionada, sino que pasa de una forma inferior a una superior a medida que la
sociedad pasa de un grado más bajo a otro más alto. Los sistemas de parentesco, por
el contrario, son pasivos, sólo después de largos intervalos registran los progresos
hechos por la familia y no sufren una modificación radical, sino cuando se ha
modificado radicalmente la familia.

Antes de que se empiece a desarrollar la familia se convivía en total


promiscuidad.

 LA FAMILIA CONSANGUÍNEA. En esta primera etapa de la familia,


los grupos conyugales se clasifican por generaciones. Es decir, los
ascendentes y descendientes están excluidos de los derechos y los deberes
del matrimonio, osea matrimonio entre padres e hijos, mientas que todo
otro vínculo de sangre es considerado como matrimonio y presupone
comercio carnal recíproco.

 LA FAMILIA PUNALÚA. En este proceso se excluye a los hermano del


comercio sexual recíproco, se realizó poco a poco, comenzando
probablemente por la exclusión de los hermano uterinos y gradualmente
los generales.

 Esta forma de la familia nos indica ahora con la más perfecta exactitud los
grados de parentesco, tal como expresa el sistema americano. Se pueden
observar primeras formas de matrimonio, aunque solo temporales

 La familia SINDIÁSMICA. En esta etapa un hombre vive con una mujer,


pero de tal suerte que la poligamia y la infidelidad ocasional sigue siendo
un derecho para los hombres, aunque por causas económicas la poligamia
se observa raramente; se exige la más estricta fidelidad a las mujeres
mientras dure la vida común. Sin embargo, el vínculo conyugal se
disuelve con facilidad por una u otra parte, y después, como antes, los
hijos solo pertenecen a la madre.

 La familia MONOGÁMICA. Nace de la sidiásmica, en el periodo entre


el estadio medio y el superior de la barbarie; su triunfo definitivo es uno
de los síntomas de la civilización naciente. Se funda en el predominio del
hombre: Su fin expreso es el de procrear hijos cuya paternidad sea
indiscutible; y esta paternidad indiscutible se exige porque los hijos, en
calidad de herederos directos, han de entrar un día en posesión de los
bienes de su padre. La familia monogámica se diferencia del matrimonio
sindiásmico por una solidez mucho más grande de los lazos conyugales,
que no pueden ser disueltos por deseo de cualquiera de las partes.

Ahora solo el hombre puede ser infiel, vivo ejemplo es el del código
Napoleónico, que se lo concede expresamente, siempre y cuando no tenga la
concubina en la casa.

Como hemos visto, hay tres formas principales de matrimonio, que


corresponden aproximadamente a los tres estadios fundamentales de la evolución
humana. Al salvajismo corresponde el matrimonio por grupos; a la barbarie el
sindiásmico, con todas sus etapas y adulterio; y a la civilización el monogámico,
donde se llegan a d

CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS (PACTO


DE SAN JOSÉ)

SAN JOSÉ, COSTA RICA  7 AL 22 DE NOVIEMBRE DE 1969

Es el Reconociendo que los derechos esenciales del hombre no nacen del


hecho de ser nacional de determinado Estado, sino que tienen como fundamento los
atributos de la persona humana, razón por la cual justifican una protección
internacional, de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que
ofrece el derecho interno de los Estados americanos;

ARTÍCULO 17.  PROTECCIÓN A LA FAMILIA

 1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser


protegida por la sociedad y el Estado.

 2. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a fundar


una familia si tienen la edad y las condiciones requeridas para ello por las leyes
internas, en la medida en que éstas no afecten al principio de no discriminación
establecido en esta Convención.

 3. El matrimonio no puede celebrarse sin el libre y pleno consentimiento de los


contrayentes.

 4. Los Estados Partes deben tomar medidas apropiadas para asegurar la igualdad de
derechos y la adecuada equivalencia de responsabilidades de los cónyuges en
cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del mismo.  En
caso de disolución, se adoptarán disposiciones que aseguren la protección necesaria
de los hijos, sobre la base única del interés y conveniencia de ellos.

 5. La ley debe reconocer iguales derechos tanto a los hijos nacidos fuera de
matrimonio como a los nacidos dentro del mismo.
LA PROPIEDAD

Cabe señalar en primer lugar, la crítica al carácter individualista de la


propiedad; señalaba VON IHERING que "La propiedad no podía ser un castillo
inaccesible... dejado al arbitrio... de la incomprensión, el capricho, la terquedad y el
más frívolo y desaforado egoísmo del individuo", ya que la propiedad debía servir,
como un elemento para el desarrollo integral de la sociedad.

En segundo lugar se hace énfasis en señalar la creciente intervención por parte


del Estado en la economía, punto que se reflejaría con mayor énfasis después de las
guerras mundiales, como un primer ejemplo de lo dicho, podemos señalar la
Constitución de WEIMAR de1919 que en su artículo 153 señala que "La Propiedad
será amparada por la Constitución. Su contenido y límites son fijadas por las Leyes.

La propiedad obliga, su uso debe estar a la vez al servicio del bien común”. Es
decir, a partir de este momento el derecho sirve como freno a las facultades del
propietario. Esta orientación es recogida por nuestra legislación positiva, señalándose
"Que la propiedad obliga a usar los bienes en armonía con el interés social" o en
armonía con el bien común. La Constitución de 1947, en su artículo 65, estableció
que "La nación garantiza el derecho de propiedad. En virtud de su función social, la
propiedad estará sometida a las contribuciones, restricciones y obligaciones que
establezca la ley con fines de utilidad pública o de interés general". Sin embargo, ésta
debe responder a un interés social que obliga a quien ejerce el derecho a realizar
contribuciones (fiscales) o a estar limitado, de acuerdo a la naturaleza del bien en
algunos aspectos de ese derecho, siempre que medie un fin de utilidad pública o
interés general o colectivo.

Hoy por hoy la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999)


Artículo 115:

"Se garantiza el Derecho de propiedad. Toda persona tiene derecho al uso,


goce, disfrute y disposición de sus bienes. La propiedad estará sometida a las
contribuciones, restricciones y obligaciones que establezca la ley con fines de utilidad
pública o de interés general. Solo por causa de utilidad pública o interés social,
mediante sentencia firme y pago oportuno de justa indemnización, podrá ser
declarada la expropiación de cualquier clase de bienes.

Ahora bien en este sentido, La propiedad colectiva venezolana es la


perteneciente a grupos sociales o personas para su aprovechamiento, uso o goce,
pudiendo ser de origen social o de origen privado. Tipificado:
La propiedad colectiva e individual en Venezuela. Código Civil Venezolano
Art. 545, 546, 549 y 769. Lo que reza que la propiedad como el derecho de usar,
gozar y disponer de una cosa de manera exclusiva con las restricciones y obligaciones
establecidas por la Ley.

Existen pues tres elementos que configuran el derecho de propiedad, la


facultad de uso, que permite al propietario destinar la cosa a todos los servicios que la
misma pueda prestar, la facultad de goce, que permite al propietario hacer propios
todos los frutos y productos provenientes de ella y la facultad de disponer de la cosa,
que implica tanto el derecho de consumir la cosa, como el derecho de transferir la
propiedad a otros sujetos o gravarla mediante la constitución de derechos reales a
favor de otras personas.
Así de esta forma la propiedad es un derecho humano, una garantía
constitucional y un derecho real de naturaleza civil, de esta manera, la propiedad
como derecho humano tiene regulación positiva en la CONVENCION
AMERICANA SBRE DERCHOS HUMANOS ( Ley aprobatoria de la convención
Americana sobre los derechos humanos "Pacto de San José de Costa Rica", cuyo
artículo 21 establece:

 Toda persona tiene derecho al uso y goce de sus bienes.  La ley puede
subordinar tal uso y goce al interés social.

 Ninguna persona puede ser privada de sus bienes, excepto mediante el pago
de indemnización justa, por razones de utilidad pública o de interés social y en
los casos y según las formas establecidas por la ley.
 Tanto la usura como cualquier otra forma de explotación del hombre por el
hombre, deben ser prohibidas por la ley.

Por otra parte, la CLASIFICACIÓN DEL DERECHO DE PROPIEDAD.

Se puede esquemáticamente presentar la división de las varias especies de


propiedad, de acuerdo a lo siguiente: 

POR SUJETO:

Pública, si corresponde a la colectividad en general.

Privada, cuando el derecho es o está asignado a determinada persona o grupo y las


facultades de los derechos se ejercitan con exclusión de otros individuos.

Individual, si el derecho lo ejerce un solo individuo

Colectiva privada, cuando el derecho es ejercido por varias personas

Colectiva pública, si la propiedad corresponde a la colectividad y es ejercida por un


ente u organismo público.

POR NATURALEZA:

Propiedad mueble, si puede transportarse de un lugar a otro. 

Propiedad inmueble, o bienes raíces o fincas son las que no pueden transportarse de
un lugar a otro 

Propiedad corporal, la que tiene un ser real y puede ser percibida por los sentidos,
como una casa, un libro, entre otros 

Propiedad incorporal, si está constituida por meros derechos, como un crédito, una
servidumbre, entre otros 
POR OBJETO:

 Propiedad de bienes destinados al consumo y Propiedad de bienes de producción.

LA CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS (Pacto de


San José)

Artículo 21.  Derecho a la Propiedad Privada

 1. Toda persona tiene derecho al uso y goce de sus bienes.  La ley puede subordinar
tal uso y goce al interés social.

 2. Ninguna persona puede ser privada de sus bienes, excepto mediante el pago de
indemnización justa, por razones de utilidad pública o de interés social y en los
casos y según las formas establecidas por la ley.

 3. Tanto la usura como cualquier otra forma de explotación del hombre por el
hombre, deben ser prohibidas por la ley.