Está en la página 1de 25

Brandon

1) 1605-2016
2) 3273-2017
3) 2941-2016
4) 625-2018
5) 1812-2017

NÚMERO DE EXPEDIENTE:

1) 1605-2016

1. Interponente

En apelación y con sus antecedentes, se examina la sentencia de doce de


enero de dos mil dieciséis, dictada por la Corte Suprema de Justicia, Cámara
de Amparo y Antejuicio, en la acción constitucional de amparo promovida
por Sandra Mercedes Mansilla Vargas, en calidad de accionista de la
entidad Valores Guatemaltecos, Sociedad Anónima, contra la Sala Segunda
de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil. La postulante actuó con
el patrocinio del abogado Luis Antonio Mazariegos Fernández.

2. Acto reclamado
 Tres autos de tres de marzo de dos mil quince, dictados por la autoridad
cuestionada, mediante los cuales declaró sin lugar los recursos de
apelación interpuestos por la parte actora contra tres resoluciones de
veintiocho de julio de dos mil catorce proferidas por la Juez Séptimo de
Primera Instancia de Civil del departamento de Guatemala.
 De lo anterior rechazó tres nulidades promovidas por la peticionaria
contra la inadmisión de elementos de convicción propuestos
oportunamente. Actuaciones contenidas dentro del juicio sumario de
disolución de sociedad que Sandra Mercedes Mansilla Vargas
“postulante” promovió contra Valores Guatemaltecos, Sociedad
Anónima.
3. Violaciones
 los derechos de defensa
 la seguridad jurídica,
 principios jurídicos de tutela judicial efectiva
 debido proceso
4. Hechos (resumen)
DEL AMPARO
 La Sala denunciada, al conocer, desestimó los citados recursos por
medio de tres autos de tres de marzo de dos mil quince –actos
reclamados–, al considerar que, en cuanto a la declaración de testigos,
la Juez de primera instancia al rechazar la nulidad intentada, no cometió
violación alguna, ya que contra la inadmisión de elementos de
convicción es procedente formular protesta, de conformidad con lo que
establece el artículo 127 del Código Procesal Civil y Mercantil; con
relación, a los otros elementos de convicción consideró que la
peticionaria no cumplió con lo que establece el artículo 107 del citado
cuerpo legal. De igual forma, indicó que de conformidad con lo que
establece el artículo 66, literal c), de la Ley del Organismo Judicial los
jueces tienen la facultad de rechazar de plano los recursos que sean
improcedentes, por la razón mencionada anteriormente.
 Sentencia de primer grado: el (sic) juez resolvió de la manera como lo
hizo puesto que los medios de prueba cuestionados no fueron ofrecidos
y propuestos en el momento procesal oportuno, además la
independencia de administrar justicia consiste en resolver conforme a
derecho sobre la base de los hechos y la prueba ofrecida, por lo que se
advierte que el actuar de la autoridad reprochada no violenta los
derechos invocados, puesto que los medios de impugnación utilizados
no son idóneos para el caso en discusión (…) En virtud de la forma
como se ha resuelto la presente acción constitucional de amparo, con
base en los artículos 45 y 46 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal
y de Constitucionalidad, se condena en costas a la postulante y se
impone multa al abogado patrocinador

o Y resolvió: “…I) Deniega por improcedente la acción de amparo


planteada por Sandra Mercedes Mansilla Vargas, en contra de la
Sala Segunda de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y
Mercantil. II) Se condena en costas a la postulante. III) Se
impone multa de mil quetzales al abogado patrocinador Luis
Antonio Mazariegos Fernández, la cual deberá hacerla efectiva
en la Tesorería de la Corte de Constitucionalidad dentro de los
cinco días siguientes de estar firme este fallo, su cobro en caso
de incumplimiento se hará por la vía legal correspondiente…”

DE LA APELACIÓN

 La postulante apeló el fallo proferido por el a quo, reiterando lo


manifestado en el escrito inicial de amparo, arguyendo que la
denegatoria de la protección constitucional instada continua
transgrediendo los agravios enunciados, puesto que lo resuelto
es incongruente con las constancias del proceso subyacente,
violando con ello la tutela judicial efectiva, al afirmar que no
ofreció los elementos de convicción oportunamente, situación
que adolece de veracidad, ya que la declaración de testigos fue
rechazada por ser inidónea y los otros medios de prueba no
fueron admitidos porque supuestamente no fueron ofrecidos
oportunamente, lo cual no es cierto
 Aunado a ello, estima que lo resuelto por el Tribunal de Amparo
de primer grado es contrario a la doctrina legal sentada por esta
Corte, dado que inobservó que la nulidad procede contra los
rechazos de medios de prueba, vedando con ello su derecho a
impugnar, situación que transgrede su derecho de defensa y el
principio jurídico del debido proceso.

ALEGATOS DÍA DE LA VISTA

A) La accionante reiteró el contenido del escrito de amparo y el de


apelación, agregando que lo resuelto viola flagrantemente el debido
proceso, puesto que, dentro del juicio sumario subyacente, al no
admitirse para su trámite las nulidades contra el rechazo de los medios
de prueba relacionados, se inobservó lo que regula la ley de la materia y
los precedentes jurisprudenciales de este Tribunal.

B) Valores Guatemaltecos, Sociedad Anónima –tercera interesada–


manifestó que el recurso de apelación es improcedente debido a que el
Tribunal de Amparo de primer grado analizó las violaciones denunciadas
por la amparista y denegó la acción constitucional instada con sustento
en la ley y la jurisprudencia aplicable al caso concreto, indicando es
improcedente emitir pronunciamiento de los agravios expuestos por la
peticionaria, dado que la juzgadora del proceso subyacente actuó dentro
de las facultades que le otorga el artículo 66, inciso c), de la Ley del
Organismo Judicial, Argumenta que debe protestar la inadmisión de los
medios probatorios relacionados.

C) El Ministerio Público indicó que comparte el criterio sustentado por el


Tribunal a quo, ya que los actos reclamados no pueden ocasionar los
agravios denunciados por la amparista, debido a que el rechazo de los
medios probatorios deben impugnase a través de la protesta, de
conformidad con lo que establece el artículo 127 del Código Procesal
Civil y Mercantil, por lo que lo resuelto es acorde a las constancias
procesales y a las facultades que le otorga la ley. Solicitó que se declare
sin lugar el recurso de apelación y, consecuentemente, se confirme la
sentencia impugnada.
5. Consideraciones de la Corte (resumen)

En reciente giro jurisprudencial sentado por esta Corte, se ha establecido que


el medio recursivo idóneo para impugnar el rechazo o admisión de algún medio
de prueba en el proceso civil, es la revocatoria regulada en el artículo 598 del
Código Procesal Civil y Mercantil, pues tal decisión constituye una decisión de
mero trámite.

Con fundamento la facultad prevista en el artículo 43 de la Ley de Amparo,


Exhibición Personal y de Constitucionalidad, en la sentencia de ocho de
noviembre de dos mil diecisiete, dentro del expediente 3222-2016, esta Corte
se separó del criterio que se había asentado en casos anteriores, ya fuera
expresa o tácitamente, en los que se viabilizó la procedencia de la nulidad para
cuestionar el rechazo del diligenciamiento de medios de prueba. En un
reexamen del tema, se asienta también en este fallo, el criterio del medio de
impugnación idóneo para objetar la resolución por la que se rechaza el
diligenciamiento de medios de pruebas es la revocatoria, ya que la naturaleza
jurídica de esa decisión corresponde a la de un decreto por ser de mero
trámite.

En el presente caso, este Tribunal advierte que el medio de impugnación


utilizado para oponerse al rechazo de elementos de convicción propuestos fue
la nulidad. Tal como lo indicó la postulante, ninguna de las razones que motivó
el rechazo de la nulidad coincide con los supuestos contenidos en el artículo
127 del Código Procesal Civil y Mercantil que habilitan la protesta para hacerse
valer en segunda instancia.

En virtud de lo anteriormente analizado, esta Corte estima que la protección


constitucional debe ser otorgada en cuanto a dejar en suspenso la resolución
por la que se declaró sin lugar la apelación dirigida contra el rechazo de la
nulidad instada contra la no admisión de la proposición de la declaración del
testigo Jeronimo Rene López Tello; por lo que la Sala reprochada deberá dictar
nueva resolución según lo considerado en el presente fallo. Asimismo, se
otorga en cuanto a la resolución por la que se declaró sin lugar la apelación
dirigida contra la decisión por la que no se admite la nulidad interpuesta con
razón del rechazo del diligenciamiento del documento consistente en la
fotocopia del balance general al treinta y uno de diciembre de dos mil seis de
Valores Guatemaltecos, Sociedad Anónima, que fue propuesta junto con otros
documentos, por lo que la citada autoridad deberá dictar nueva resolución en
cuanto a este aspecto según lo aquí considerado.

En cuanto a los demás reproches efectuados en amparo, se deniega el amparo


por estimar que en aquellos casos la autoridad reclamada actuó de
conformidad con las facultades legales que le han sido asignadas y sin
provocar lesión constitucional alguna. Al haber resuelto en sentido el Tribunal a
quo, procede revocar parcialmente la sentencia apelada.

6. Resuelve
II) Con lugar parcialmente el recurso de apelación interpuesto por
Sandra Mercedes Mansilla Vargas, en calidad de accionista de la
entidad Valores Guatemaltecos, Sociedad Anónima –postulante–, contra
la sentencia de doce de enero de dos mil dieciséis, dictada por la Corte
Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio.
III) Se revoca la sentencia apelada en cuanto a lo siguiente: a) se otorga
amparo en cuanto a la resolución de tres de marzo de dos mil quince,
sobre la apelación dirigida contra el rechazo de la nulidad instada contra
la no admisión de la proposición de la declaración del testigo Jeronimo
Rene López Tello; como consecuencia, la deja en suspenso definitivo y
se ordena a la Sala reprochada deberá dictar nueva resolución según lo
considerado en el presente fallo;
b) se otorga amparo en la resolución de esa misma fecha en la que se
conoció sobre la apelación interpuesta contra la no admisión de la
nulidad que se interpuso contra el rechazo del medio de prueba de
documentos, únicamente en cuanto al diligenciamiento de la fotocopia
del balance general al treinta y uno de diciembre de dos mil seis de
Valores Guatemaltecos, Sociedad Anónima, por lo que la citada
autoridad deberá dictar nueva resolución en que resuelva solo en cuanto
a este aspecto, según lo aquí considerado.
IV) Se confirma la sentencia apelada en cuanto a denegar el amparo de
los demás agravios que fueron denunciados mediante la presente
garantía constitucional.

NÚMERO DE EXPEDIENTE:

2) 3273-2017
1. Interponente

En apelación y con sus antecedentes, se examina la sentencia de veinticinco


de abril de dos mil diecisiete, dictada por la Corte Suprema de Justicia, Cámara
de Amparo y Antejuicio, en la acción constitucional de amparo promovida
por Luz Jeaneth Ruano Echeverría y Rebeca Liceet Ruano Echeverría,
contra la Sala Segunda de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil.
Las accionantes actuaron con el patrocinio del Abogado Edwin Eberto Ortega
Estrada.

2. Acto reclamado
 Auto de nueve de noviembre de dos mil quince, por el cual la autoridad
cuestionada, declaró sin lugar el recurso de apelación y como
consecuencia, confirmó la resolución de trece de mayo de dos mil catorce
dictada en primera instancia que declaró con lugar la nulidad por
violación de ley y vicio del procedimiento interpuesta por Lilian Elizabeth
Fernández Roldán, Luis Felipe Valenzuela Lorenzana, Mirna Amabilia
Estrada García y Marvin Aníbal Pérez Sicajá, dentro del juicio ordinario de
falsedad y nulidad absoluta de testamento común abierto, promovido en su
contra por Luz Jeaneth Ruano Echeverría y Rebeca Liceet Ruano
Echeverría -ahora amparistas-, junto a otras personas
3. Violaciones
 Al derecho de defensa y
 Al principio de legalidad.

4. Hechos (resumen)

Los actores ampliaron la demanda en el sentido de incorporar medios de


prueba, para ello indicaron “Toda clase de documentos públicos y privados que
puedan servir de base para el fundamento cognoscitivo del presente juicio, los
cuales presentaré a ese Tribunal en su momento procesal oportuno”, los cuales
en resolución de veintiséis de febrero de mil novecientos noventa y ocho, se
tuvieron por ofrecidos,

El Juez de conocimiento abrió a prueba el juicio relacionado, fase en la cual los


demandantes solicitaron que, con citación de la parte contraria, se tuvieran
como medios científicos de prueba: i. dictamen grafotécnico orientativo,
realizado por la Licenciada Karina Soto de Rodas, experta en documentoscopía
y grafotecnia, ii. dictamen grafotécnico realizado por Desiderio Menchú
Escobar, iii. Certificación médica extendida por el doctor Fredy Abed Alabi, de
veintiséis de junio de dos mil uno y iv. certificación médica extendida por el
doctor José Vicente Sánchez Polo, de once de diciembre de dos mil;

En auto de dieciocho de abril de dos mil ocho, el Juez del asunto resolvió con
citación de la parte contraria, tener como prueba los documentos identificados;

Contra esa decisión, la parte demandada, interpuso nulidad por violación de


ley y vicio en el procedimiento, aduciendo que de conformidad con el Artículo
107 del Código Procesal Civil y Mercantil, el actor debía acompañar a su
demanda los documentos en que fundaba su derecho, lo cual no hizo
porque no acompañó a la demanda ni en su correspondiente ampliación,
el documento que se pretende tener como prueba, no lo mencionó ni
individualizó

En resolución de trece de mayo de dos mil catorce, el referido Juez declaró con
lugar la nulidad con fundamento en que, aun cuando el documento ofrecido
(dictámen grafotécnico y certificación médica) constituye medio científico de
prueba, este no cumple con los requisitos establecidos en los Artículos 191 y
192 del Código Procesal Civil y Mercantil

Las ahora postulantes apelaron esa decisión, medio de impugnación que fue
elevado a la Sala Segunda de la Corte de Apelaciones del Ramo Civil y
Mercantil -autoridad cuestionada- la que al resolver, dictó resolución de nueve
de noviembre de dos mil quince -acto reclamado-, en la cual consideró que el
auto apelado fue dictado conforme a la ley y constancias procesales, en virtud
que efectivamente los documentos relacionados no fueron ofrecidos como
medio científico de prueba, es decir, no cumplen con los requisitos ordenados
en el Artículo 192 citado, porque no consta que hubiere sido certificada su
autenticidad por el Secretario del Tribunal o por notario, además los apelantes
en sus agravios hacen referencia a la prueba de documentos y no a la prueba
propuesta, enfocándose únicamente en señalar que los documentos fueron
ofrecidos en su momento procesal oportuno, pero al revisar el auto impugnado,
comparten el criterio emitido por la Juez a quo de que la prueba científica es
diferente a la prueba documental, que cada prueba tiene tramitación y
regulación diferente.

TRÁMITE DEL AMPARO

Sentencia de primer grado: la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y


Antejuicio, consideró: “(…) las postulantes promueven amparo contra la Sala
Segunda de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil, y señalan como
acto reclamado el auto del nueve de noviembre de dos mil quince, sin embargo
no indicaron los agravios constitucionales supuestamente causados por
la autoridad impugnada ni ofrecen argumentación alguna que justifique el
por qué este tribunal debe ampararlas y dejar en suspenso dicha
resolución. No expresan los motivos puntuales con los argumentos fácticos y
jurídicos por los cuales estiman que la Sala vulneró los derechos que la
Constitución y las leyes les garantizan. A efecto de establecer lo afirmado, esta
Cámara estima oportuno transcribir la parte total del memorial de interposición
de amparo.

Así, cuando el postulante omite expresar puntualmente los agravios


constitucionales causados por la autoridad impugnada, y únicamente efectúa
una relación de lo acontecido ante el a quo y el ad quem, se coloca en la
situación de pretender utilizar el amparo como una tercera instancia revisora en
la jurisdicción ordinaria, desvirtuando así su naturaleza de garantía
constitucional

La emisión de la expresión de agravios constitucionales con sus respectivos


argumentos fácticos y jurídicos provoca que, por desconocer los agravios
constitucionales, esta Cámara carezca de las herramientas necesarias
para realizar un pronunciamiento de fondo respecto a la pretensión
constitucional de las postulantes, puesto que no puede el tribunal que juzga
con imparcialidad y objetividad hacer por completo la tarea que corresponde al
solicitante y el abogado que lo auxilia

En atención a los razonamientos expuestos, la garantía instada debe ser


denegada por ser insustancial. Se condena en costas a las postulantes

APELACIÓN

Luz Jeaneth Ruano Echeverría, accionante, apeló. Expresó su inconformidad


con el argumento del Tribunal de Amparo de primer grado, para denegar la
acción constitucional que instó contra la Sala Segunda de la Corte de
Apelaciones del ramo Civil y Mercantil. Manifestó que sí expresó los agravios
que le causa la resolución reclamada, los cuales consignó en el relato de
hechos acontecidos en el proceso subyacente.
ALEGATOS EN EL DÍA DE LA VISTA

A) Las amparistas reiteraron lo expuesto en sus escritos inicial de amparo y


de apelación, solicitaron que se declare con lugar el recurso de alzada y en
consecuencia, se les otorgue amparo.

B) Lilian Elizabeth Fernández Roldán, tercera interesada, manifestó que la


sentencia apelada debe ser confirmada, porque la Sala denunciada actuó en el
ejercicio de sus facultades legales; además, porque el amparo no constituye
una tercera instancia revisora de lo resuelto en la jurisdicción ordinaria, salvo
que efectivamente se estén vulnerando derechos constitucionales o legales.
Concluyó que para que la acción de amparo prospere, debe constar que
el acto reclamado causa agravio al amparista para que pueda ser
declarado con lugar. Solicitó que se confirme la sentencia impugnada

C) El Ministerio Público indicó que comparte el criterio esgrimido por el


Tribunal a quo, en virtud que el criterio valorativo de la Sala recurrida, no puede
ser motivo de revisión por constituir preposiciones emitidas en la función
exclusiva e independiente de administrar justicia, tal como lo regulan los
Artículos 203 y 204 de la Constitución Política de la República de Guatemala;
además, porque la resolución objetada se encuentra dictada conforme a
Derecho, no existiendo agravio que reparar por medio de la acción
constitucional promovida. Solicitó que se confirme la sentencia de primera
instancia, denegando el amparo promovido.

5. Consideraciones de la Corte (resumen)

No causa agravio la decisión de una Sala jurisdiccional de confirmar –en


apelación- la de un Juez de primera instancia que consiste en declarar con
lugar la nulidad por violación de ley y vicio del procedimiento interpuesta contra
la admisión de medios de comprobación, por cuanto que estos no fueron
ofrecidos debidamente en la demanda, no se mencionaron ni individualizaron
conforme lo regulado en el Artículo 107 del Código Procesal Civil y Mercantil.

Como cuestión preliminar se estima pertinente citar que en materia civil, el


procedimiento probatorio se divide en fases; el ofrecimiento, la proposición –en
la que se decide la admisión-, el diligenciamiento y finalmente, la valoración
que será en sentencia. La admisión es considerada como el acto procesal por
el cual el juez accede a que un medio de prueba determinado ingrese al
proceso como posible elemento de convicción. En el caso de los documentos,
el Artículo 107 del Código Procesal Civil y Mercantil impone al oferente, como
carga procesal, que si no los acompaña a la demanda, los mismos deben
individualizarse. Esa carga se evidencia en el precitado artículo al establecer:
“El actor deberá acompañar a su demanda los documentos en que funde su
derecho. Si no los tuviere a su disposición los mencionará con la individualidad
posible, expresando lo que de ellos resulte, y designará el archivo, oficina
pública o lugar en donde se encuentren los originales”
En auto de dieciocho de abril de dos mi ocho, el Juez del asunto resolvió con
citación de la parte contraria, tener como prueba los documentos identificados;
g) contra esa decisión, la parte demandada, interpuso nulidad por violación de
ley y vicio en el procedimiento, aduciendo que los demandantes no
acompañaron a la demanda ni en su correspondiente ampliación, el documento
que se pretende tener como prueba, no lo mencionaron ni individualizaron; h)
en resolución de trece de mayo de dos mil catorce, el referido Juez declaró con
lugar la nulidad con fundamento en que, aun cuando el documento ofrecido
(refiriéndose a fotografías ofrecidas como medios científicos de prueba en las
literales a) y b) del escrito de ampliación de demanda) constituye medio
científico de prueba, no cumple los requisitos regulados en los Artículos 191 y
192 del Código Procesal Civil y Mercantil, en virtud que al momento de
presentarlo en original al juzgado, no consta que el mismo haya sido certificado
por el Secretario de esa judicatura o autenticado por notario; i) los actores
apelaron esa decisión, con el argumento de que al ampliar su demanda, en el
apartado “Solicito” numeral segundo de la literal d), ofrecieron como medios de
prueba “Toda clase de documentos públicos y privados que puedan servir de
base para fundamento cognoscitivo del presente juicio, los cuales presentaré a
ese Tribunal en su momento procesal oportuno”, los cuales se tuvieron por
ofrecidos en resolución de veintiséis de febrero de mil novecientos noventa y
ocho, la cual no fue impugnada por las partes y quedó firme; j) ese medio de
impugnación fue elevado a la Sala Segunda de la Corte de Apelaciones del
Ramo Civil y Mercantil -autoridad cuestionada- la que al resolver, dictó
resolución de nueve de noviembre de dos mil quince -acto reclamado-,
declarando sin lugar el recurso de apelación y, como consecuencia, confirmó el
auto apelado al considerar:

Examinada la resolución impugnada, esta Corte estima que lo resuelto por la


autoridad cuestionada, no vulneró el derecho y principio constitucional
enunciados por las amparistas, debido a que si tenían la pretensión de aportar
como medio de prueba los dictámenes grafotecnicos

En conclusión, los argumentos de inconformidad esgrimidos por las


peticionarias, tanto al promover el amparo como al impugnar el fallo de primer
grado, no pueden ser atendidos por esta Corte. En ese sentido, considera este
Tribunal que la decisión de la Sala reprochada de declarar sin lugar el recurso
de apelación, encuentra el respaldo necesario en la ley y en las constancias
procesales, y ante la inexistencia de agravio que pueda ser restaurado por la
vía constitucional del amparo, resulta improcedente la apelación interpuesta,
siendo obligada la confirmación de la sentencia venida en grado

6. Resuelve

La Corte de Constitucionalidad, con base en lo considerado y leyes citadas,


resuelve: I. Sin lugar el recurso de apelación interpuesto por Luz Jeaneth
Ruano Echeverría -amparista- contra la sentencia de veinticinco de abril de dos
mil diecisiete, dictada por la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y
Antejuicio y como consecuencia, confirma el fallo apelado. II. Notifíquese y con
certificación de lo resuelto, devuélvanse los antecedentes.

NÚMERO DE EXPEDIENTE:

3. 2941-2016
1. Interponente

En apelación y con sus antecedentes, se examina la sentencia de once de


mayo de dos mil dieciséis, dictada por la Sala Tercera de la Corte de
Apelaciones del ramo Civil y Mercantil, constituida en Tribunal de Amparo, en
las acciones constitucionales de amparo promovidas por la entidad
mercantil La Mega Paca, Sociedad Anónima, por medio de su Gerente
General y Representante Legal, William Estuardo Yoc Morales, contra el Juez
Décimo Cuarto de Primera Instancia del ramo Civil del departamento de
Guatemala. La postulante actuó con el patrocinio del Abogado Juan Carlos
Palomo Cortéz.

2. Acto reclamado
 Resolución de veinte de noviembre de dos mil quince, por la que el Juez
Décimo Cuarto de Primera Instancia del ramo Civil del departamento de
Guatemala, dentro del Juicio sumario de cobro de rentas atrasadas
número cero un mil sesenta y cuatro - dos mil catorce cero novecientos
treinta y cuatro (01164-2014-00934),
 Se rechazó el memorial por el cual interpuso recurso de apelación contra
el auto de cuatro de noviembre de dos mil quince, en el que ese juez
decidió enmendar parcialmente el procedimiento
3. Violaciones
 Los derechos de defensa.
 Petición.
 Principio jurídico de debido proceso.
4. Hechos (resumen)

ii) En resolución de once de marzo de dos mil quince, el Juez de la causa,


decretó el embargo con carácter de intervención de varias empresas propiedad
de la postulante, ante ello la amparista pidió al Juez que conoce del proceso de
marras que, la parte actora prestara garantía suficiente para sostener las
medidas precautorias antes referidas, petición a la que ese Juez accedió en
resolución de seis de mayo de dos mil quince;
iii) Inconforme con la decisión anterior, Centro de Activos La Zona – tercera
interesada–, incoó recurso de nulidad por violación de ley, medio impugnativo
que fue resuelto sin lugar en resolución de veintiocho de septiembre de dos mil
quince;

iv) En resolución de cuatro de noviembre de dos mil quince, la autoridad


reprochada de oficio decidió enmendar parcialmente el procedimiento y, dejó
sin efecto la resolución de veintiocho de septiembre de dos mil quince; como
consecuencia, declaró con lugar el recurso de nulidad por infracción de ley, que
promovió Centro de Activos La Zona, Sociedad Anónima –tercera interesada–,
contra la resolución de seis de mayo de dos mil quince

v) Inconforme, Gustavo Adolfo Peña Azmitia, interpuso recurso de apelación,


escrito que fue rechazado en resolución de veinte de noviembre de dos mi
quince –acto reclamado–por el Juez Décimo Cuarto de Primera Instancia del
ramo Civil –autoridad reprochada–, al estimar que el presentado compareció en
forma personal y no en la calidad acreditada en autos (representante legal de la
entidad La Mega Paca, Sociedad Anónima)

vi) Contra la decisión anterior, la amparista incoó recurso de revocatoria, por


estimar que, su entonces representante legal –Gustavo Adolfo Peña Azmitia–,
ya se encontraba apersonado al proceso de marras, por lo que la autoridad
reprochada no podía suponer que éste estaba actuando en forma personal, tal
y como lo indicó en el acto señalado como lesivo en la presente garantía
constitucional.

TRÁMITE DEL AMPARO

Sentencia de primer grado: la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones del


ramo Civil y Mercantil, constituida en Tribunal de Amparo, consideró: “(…)
siendo que no consta en el expediente que se haya planteado ocurso de
hecho, conforme lo regula el artículo 611 del Código Procesal Civil y Mercantil,
el cual constituye el medio idóneo cuando se deniega una apelación. Por lo
anterior le es aplicable el artículo 19 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal
y de Constitucionalidad. Además se determina que la resolución que señala
como acto reclamado le fue notificada a la entidad amparista el uno de
diciembre de dos mil quince y el amparo fue presentado el veintinueve de
febrero de dos mil dieciséis, razón por la cual se determina que es
extemporáneo en aplicación al artículo 20 de la Ley de Amparo, Exhibición
Personal y de Constitucionalidad.

d) Contra la misma resolución, de fecha veinte de noviembre de dos mil quince,


que rechaza la apelación, la entidad amparista también interpuso recurso de
revocatoria fue declarado sin lugar, en resolución de fecha tres de diciembre de
dos mil quince. Notificado el veintinueve de enero de dos mil dieciséis,
(segundo acto reclamado en el amparo, que fue tramitado ante la Sala Quinta
de la Corte de Apelaciones del Ramo Civil y Mercantil, constituida en Tribunal
de Amparo), y que fue acumulada al presente amparo, el recurso de
revocatoria corresponde un recurso inidóneo, ya que al igual que se
menciona, en el análisis del primer acto reclamado, contra el rechazo de
la apelación correspondía, interponer ocurso de hecho, por lo que se
determina que no cumple con el principio de definitividad. El amparo
interpuesto el veintinueve de febrero de dos mil dieciséis, contra este acto
reclamado también se establece extemporaneidad. Por lo expuesto este
Tribunal determina en el presente caso, la existencia de falta de definitividad y
que su interposición fue extemporánea en los dos actos reclamados. En esa
virtud se determina que por no haber sido conculcado los derechos de defensa,
debido proceso y petición, debe denegarse el amparo planteado por
notoriamente improcedente, así como condenar en costas a la entidad
recurrente e imponer la multa correspondiente al abogado auxiliante (…)”. Y
resolvió: “… I)DENIEGA por notoriamente improcedente, la acción
constitucional de amparo promovida por la entidad LA MEGA PACA,
SOCIEDAD ANÓNIMA contra EL JUEZ DECIMO CUARTO DE PRIMERA
INSTANCIA DEL RAMO CIVIL DEL DEPARTAMENTO DE GUATEMALA.

APELACIÓN

La amparista apeló. Al expresar agravios señaló que el fallo venido en grado no


se encuentra ajustado a derecho pues, el Tribunal de Amparo, al denegar la
tutela constitucional, argumentó lo referente a la inobservancia de los
presupuestos procesales de temporalidad y de definitividad en la presentación
del amparo de merito, al estimar que el recurso de revocatoria que se instó
para recurrir la resolución por la cual la autoridad reclamada rechazó el
memorial de interposición de recurso de apelación, no era el idóneo, pues lo
que correspondía era interponer el ocurso de hecho, previsto en el artículo 611
del Código Procesal Civil y Mercantil

Razonamiento que considera equivocado, pues el rechazo del recurso de


apelación no se debió a que este no fuese procedente para impugnar la
resolución denunciada en esta sede como acto reclamado, sino por la
aplicación de un excesivo formalismo, al haber asumido la autoridad
reprochada, que la persona que compareció a interponer el recuso de
apelación, lo hizo en forma personal y no en representación de la amparista, al
no haberse indicado en el memorial de interposición, que “es de calidad
conocida en autos”. Arguyó que el argumento del Tribunal de Amparo deviene
equivocado, pues no está en discusión si la resolución era apelable o no, por lo
que al haberse interpuesto el recurso de revocatoria contra la misma, se agotó
la definitividad para promover la acción de amparo, la cual fue promovida
dentro del plazo que la ley establece. Por ello estima que, el a quo resolvió en
forma contradictoria a lo oportunamente solicitado.

ALEGATOS EN EL DÍA DE LA VISTA


A) La accionante reiteró los argumentos expuestos en el escrito de
apelación. Solicitó que se declare con lugar la impugnación interpuesta
y, como consecuencia, se revoque la sentencia de primer grado,
otorgándosele el amparo solicitado.
B) Centros de Activos La Zona, Sociedad Anónima –tercera
interesada–, indicó que la sentencia venida en grado, fue dictada
conforme a derecho y a las constancias procesales y que lo que
pretende la amparista es utilizar la garantía del amparo como una
instancia revisora de lo actuado en la jurisdicción ordinaria. Solicitó se
declare sin lugar el recurso de apelación
C) El Ministerio Público, por medio de la Fiscalía de Asuntos
Constitucionales, Amparos y Exhibición Personal, manifestó que
comparte el criterio sustentado en la sentencia dictada por el Tribunal de
Amparo, en cuanto a denegar la protección constitucional solicitada por
el accionante, pues el acto reclamado que se denuncia como lesivo, fue
dictado conforme a derecho, ya que la amparista no agotó el medio
idóneo para corregir la supuesta violación que ahora denuncia,
correspondiendo denegar el amparo que solicitó, toda vez que no
existen derechos constitucionales vulnerados y que amerite su
reparación por esta vía. Solicitó que se declare sin lugar el recurso de
apelación interpuesto
5. Consideraciones de la Corte (resumen)

Se ha considerado por esta Corte que la concurrencia de agravio con


relevancia constitucional en la esfera jurídica de la solicitante de amparo, es lo
que posibilita el otorgamiento de la protección que esta garantía conlleva; de
ahí que si no existe agravio, el amparo es inviable.

No conlleva efecto agraviante la resolución jurisdiccional por la que se rechaza


un recurso de apelación promovido contra la decisión de disponer la enmienda
en el juicio sumario. Ello, en virtud de que, en atención al principio de
especialidad, el auto que dispone la enmienda de procedimiento carece de
apelabilidad en aquellos juicios en los que la alzada se encuentra limitada, tal
como ocurre con el sumario de arrendamiento y desahucio que, en el artículo
243 del Código Procesal Civil y Mercantil solo reconoce carácter de apelable
los autos que resuelvan las excepciones previas y la sentencia

En el presente caso, La Mega Paca, Sociedad Anónima, promovió la acción


constitucional de mérito y viene en apelación contra la sentencia emitida por el
Tribunal de Amparo de primera instancia. Señala que este, al denegar el
amparo pedido, evidencia el yerro con el que se analizó el acto reclamado,
pues en el presente caso no se discute si la resolución cuestionada era
apelable o no, pues la controversia se origina por la aplicación de un excesivo
formalismo por parte de la autoridad reprochada al haber asumido,
equívocamente, que la persona que compareció a esa sede jurisdiccional a
interponer el recurso de apelación referido, lo hizo en forma personal y no en
representación de la amparista, pues omitió indicar en el referido escrito “ser de
calidad conocida en autos”.
Para resolver el presente caso, esta Corte evoca el contenido del III
Considerando de la sentencia de cuatro de abril de dos mil diecisiete, dictada
dentro del expediente 2646-2016, el que se emitió el siguiente
pronunciamiento: “ Previo a efectuar el análisis puntual de los agravios
denunciados, es pertinente dar respuesta al argumento esgrimido por la
entidad Habitat Internacional, Sociedad Anónima, tercera interesada, referente
a que la acción instada carece del presupuesto procesal de definitividad.

aunado a lo anterior, se indicó que al ser la enmienda de procedimiento una


resolución dispuesta de oficio por el juez, era razonable que la voluntad del
legislador se haya inclinado por dar oportunidad a las partes que intervienen en
un proceso de discutir o cuestionar una decisión que fue dictada sin la
intervención de éstas y sin que tuviera oportunidad de argumentar en contra.

Esta Corte, concluye que, en aplicación del principio de especialidad, la


disposición normativa que restringe el planteamiento de recurso de apelación
en los juicios sumarios sobre arrendamientos y desahucio –artículo 243 del
Código Procesal Civil y Mercantil– prevalece sobre el presupuesto normativo
procesal general que habilita su planteamiento en todos aquellos asuntos en
los que no exista restricción a la impugnación –artículo 67, literal d) de la Ley
del Organismo Judicial–, de ahí que, ningún agravio con relevancia
constitucional pudo haberocasionado a la amparista, la resolución de veinte de
noviembre de dos mil quince, por la que el Juez Décimo Cuarto de Primera
Instancia del ramo Civil del departamento de Guatemala, rechazó el recurso de
apelación que promovió contra la decisión que dispuso la enmienda del
procedimiento en el juicio sumario sobre cobro de rentas atrasadas que Centro
de Activos La Zona, Sociedad Anónima promoviera en su contra y de Xecas
Internacionales, Sociedad Anónima, esto en virtud que en los juicios sumarios
sobre arrendamientos y desahucio, solo es apelable los autos que resuelvan
las excepciones previas y la sentencia.

Por lo anteriormente considerado, la protección constitucional debe denegarse


y, al haber resuelto en ese sentido el tribunal de primer grado de amparo,
procedente resulta confirmar ese fallo, por los motivos aquí considerados.

6. Resuelve

La Corte de Constitucionalidad, con base en lo considerado y leyes citadas,


resuelve II) Sin lugar el recurso de apelación interpuesto por La Mega Paca,
Sociedad Anónima por medio de su Gerente General y Representante Legal,
William Estuardo Yoc Morales, postulante del amparo y, en consecuencia,
confirma la sentencia apelada.

NÚMERO DE EXPEDIENTE:

4. 625-2018
1. Interponente

En apelación y con sus antecedentes, se examina la sentencia de veintiuno


de noviembre de dos mil diecisiete, dictada por la Corte Suprema de
Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio, constituida en Tribunal de
Amparo, en la acción constitucional de amparo promovida por Villa
Victoria, Sociedad Anónima, por medio de su Gerente General y
Representante Legal, Erwin Reinhard Hesse Dorff, contra la Sala Quinta
de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil. La postulante
actuó con el patrocinio del abogado Rodrigo Alfaro Curley

2. Acto reclamado

Auto de veinticinco de enero de dos mil diecisiete, por el que la Sala Quinta de
la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil declaró sin lugar el recurso
de apelación interpuesto contra el auto de diez de octubre de dos mil dieciséis,
dictado por el Juez Décimo Quinto de Primera Instancia Civil del departamento
de Guatemala, que declaró caducado el derecho de plantear la demanda
sugerida por la actora. Actuaciones contenidas dentro de las diligencias de
provocación de demanda que Colmenitas, Sociedad Anónima, promovió contra
Villa Victoria, Sociedad Anónima -el amparista-

3. Violaciones
 Derecho de defensa;
 principios jurídicos de protección a la persona, de justicia, del debido
proceso y de legalidad.
4. Hechos (resumen)

a) En el Juzgado Décimo Quinto de Primera Instancia Civil del departamento


de Guatemala, se tramita la provocación de la demanda que Colmenitas,
Sociedad Anónima, promovió contra Villa Victoria, Sociedad Anónima, para que
ésta última inicie un juicio de conocimiento, para ejercitar las excepciones que
la ley le otorga como tercera adquirente de buena fe de la finca ocho mil
setecientos treinta y cinco (8735) folio doscientos treinta y cinco (235) del libro
doscientos dieciocho E (218E) de Guatemala, que se desmembró de la finca
siete (7), folio diez (10), del libro setenta y nueve (79) Antiguo de Guatemala,
sobre la que Villa Victoria, Sociedad Anónima afirma, ser propietaria dentro de
un juicio penal que se tramita en el Juzgado Séptimo de Primera Instancia
Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, del departamento de
Guatemala;

b) En resolución de seis de junio de dos mil dieciséis, el juzgador admitió para


su trámite las referidas diligencias y confirió audiencia a Villa Victoria, Sociedad
Anónima, por el plazo de dos días para que se pronunciara, quien se apersonó
al proceso a evacuar la audiencia conferida;
c) Al ser emplazada la ahora postulante promovió nulidad por violación de ley y
vicio del procedimiento y recusación; el juez de mérito, al conocer desestimó
esas pretensiones;

d) En resolución de dieciséis de junio de dos mil dieciséis, el juez tuvo por


evacuada la audiencia y fijó el plazo de sesenta días a Villa Victoria, Sociedad
Anónima, para que planteara la demanda correspondiente contra Colmenitas,
Sociedad Anónima, bajo apercibimiento de declarar caducado su derecho;

e) Vencido el plazo establecido, Colmenitas, Sociedad Anónima, solicitó al


juzgador que hiciera efectivo el apercibimiento respectivo; petición a la que
accedió esa judicatura, dictando auto de diez de octubre de dos mil dieciséis,
en la que declaró caducado el derecho de Villa Victoria, Sociedad Anónima,
para interponer la demanda relacionada;

f) Contra esa decisión, la ahora postulante interpuso apelación, argumentando


que el planteamiento de excepción que dependa del ejercicio de la acción de
otra persona, por medio de la provocación de la demanda, no tiene un
procedimiento específico para su diligenciamiento; además manifestó que la
solicitud presentada por Colmenitas, Sociedad Anónima, es defectuosa, por no
ser clara y precisa en las pretensiones, al no identificar la excepción que
oportunamente debía plantear, ni indicó el tipo de demanda que debía
promover en su contra;

g) La autoridad denunciada al resolver, profirió auto de veinticinco de enero de


dos mil diecisiete

 La postulante menciona que la demanda incoada en su contra es


defectuosa por no cumplir los requisitos exigidos por la ley, por lo que
estima que la misma debió ser rechazada;

Se limitó a indicar que la resolución señalada como lesiva carece de


razonamiento y fundamento jurídico, dado que la autoridad reprochada
no entró a conocer los argumentos denunciados contra la decisión
impugnada, aduciendo que lo resuelto transgredió los derechos
constitucionales denunciados
TRÁMITE DEL AMPARO

Sentencia de primer grado: la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y


Antejuicio, consideró: “…advierte que la resolución de primer grado que
provocó la alzada, fue la que hizo efectivo el apercibimiento que anteriormente
se había impuesto a la entidad accionante, por medio de resolución del
dieciséis de junio de dos mil dieciséis. En esta relación, se había apercibido a
la accionante de que si no planteaba demanda dentro del plazo de sesenta
días, se tendría por caducado su derecho. Por lo tanto, se evidencia que la
accionante pretendía que la Sala examinara varias actuaciones procesales
producidas en primera instancia, pues cuestionó –entre otros extremos– el
hecho de que la solicitud de provocación de demanda debiera tramitarse en la
vía incidental y que la misma no cumplía con las formalidades de toda primera
solicitud, que era defectuosa por no precisar el tipo de demanda que ella debía
promover y que la interesada no manifestó la excepción que oportunamente
haría valer en su contra.

El hecho de que la solicitud de provocación de demanda debiera tramitarse en


la vía incidental y que la misma no cumplía con las formalidades de toda
primera solicitud, que era defectuosa por no precisar el tipo de demanda que
ella debía promover y que la interesada no manifestó la excepción que
oportunamente haría valer en su contra; aunado a que la representación de la
compareciente no fue debidamente acreditada. Esta Cámara determina que la
Sala circunscribió su examen al auto recurrido, en el cual se hizo efectivo un
apercibimiento, sin hacer mérito de las inconformidades manifestadas sobre el
trámite de primera instancia, conforme a la limitación establecida en el artículo
603 del Código Procesal Civil y Mercantil que dispone

APELACIÓN

La postulante apeló reiterando los argumentos expresados en el escrito inicial


de amparo, enfatizando que dentro del asunto subyacente, la parte actora no
especificó qué tipo de demanda y excepción debía entablar en su contra,
motivo por el cual estima que la autoridad reprochada al conocer del recurso de
apelación contra la decisión proferida por la juez de primer grado, debió acoger
el citado recurso

ALEGATOS EN EL DÍA DE LA VISTA

A) La accionante reiteró los argumentos vertidos en el escrito inicial de


amparo y en el de apelación. Solicitó se declare con lugar el recurso de
apelación, se revoque la sentencia impugnada y como consecuencia,
que se otorgue el amparo instado.

B) Colmenitas, Sociedad Anónima -tercera interesada- alegó que la


postulante al mencionar sus agravios indicó cuestiones referente a
inconformidades de las diligencias de provocación de la demanda
instada en su contra, situación que denota que la pretensión de la
peticionaria es obtener una tercera instancia de lo resuelto en las
actuaciones procesales. Solicitó que se declare sin lugar el recurso de
apelación y, consecuentemente se confirme la sentencia apelada.

C) El Ministerio Público manifestó que comparte el criterio que sustenta


la sentencia impugnada, toda vez que el acto reclamado se dictó
conforme a Derecho, pues de los autos quedó evidenciado que la
entidad postulante pretende la revisión de las actuaciones procesales, lo
cual está prohibido por la ley. Solicitó que se confirme la sentencia
venida en grado.
5. Consideraciones de la Corte (resumen)

Villa Victoria, Sociedad Anónima, acude en amparo contra la Sala Quinta de la


Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil, señalando como acto
reclamado el auto de veinticinco de enero de dos mil diecisiete, por el que
declaró sin lugar el recurso de apelación que planteó contra la decisión
que declaró caducado su derecho de plantear la demanda sugerida por la
actora. Actuaciones contenidas dentro de las diligencias de provocación de
demanda que Colmenitas, Sociedad Anónima, promovió en su contra.

Al efectuar el análisis de los antecedentes del caso, se establecen los


siguientes aspectos: i) en el Juzgado Décimo Quinto de Primera Instancia Civil
del departamento de Guatemala, se tramita la provocación de la demanda que
Colmenitas, Sociedad Anónima, promovió contra Villa Victoria, Sociedad
Anónima, -postulante- para que para que ésta accione en su contra un juicio de
conocimiento, referente al reclamo de una finca que aduce es de su propiedad;
ii) A la ahora amparista se le confirieron los plazos establecidos en el artículo
52 del Código Procesal Civil y Mercantil, por lo que al no haber interpuesto la
demanda dentro del plazo de sesenta días.

Del análisis de la resolución señalada como lesiva, así como de las


actuaciones, esta Corte determina que la autoridad reprochada actuó dentro
del ámbito de sus facultades y atribuciones legales, ejerciéndolas de
conformidad con las normas preestablecidas obligatorias para las partes, esto
en virtud que expresó los motivos por los cuales, no era procedente declarar
con lugar el recurso de apelación instado, los cuales resultan lógicos para esta
Corte, tomando en consideración que la Sala refutada al desestimar el medio
de impugnación sometido a su juzgamiento, fue con sustento en la normativa
que regula las diligencias de provocación de la demanda que regula el artículo
52 del Código Procesal Civil y Mercantil, pues el trámite del caso concreto se
diligenció de conformidad con lo ahí establecido.

De esa cuenta, se determina que la autoridad denunciada al desestimar el


mecanismo de defensa instado, no ocasionó los agravios reprochados contra la
resolución apelada, los cuales van dirigidos a reclamar lo acaecido en la
jurisdicción ordinaria, en la que se advierte que el juez de primer grado emitió la
resolución de diez de octubre de dos mil dieciséis, en la que, luego de que la
amparista ejerció la defensa de sus intereses se hizo efectivo el apercibimiento
contenido en el artículo precitado, por lo que la ahora postulante, al no haber
planteado la demanda contra la entidad Colmenitas, Sociedad Anónima,
provocó que el juzgador declarara caducado el derecho de accionar contra
quien sugirió esa demanda, por ende, precluyó su derecho de reclamar la
posesión de la finca relacionada dentro del asunto subyacente, así como
los posibles derechos inscritos a su favor, o de impugnar por cualquier
causa, las inscripciones de dominio que originaron las inscripciones en el
Registro General de la Propiedad sobre la finca aludida. De manera que, el
actuar de la autoridad denunciada tiene fundamento jurídico, así como
procedimental, dado que de las actuaciones se puede establecer que dio
respuesta al mecanismo de defensa instado ante el Tribunal de alzada, por lo
cual no existe violación a las garantías constitucionales refutadas. Motivo por el
cual se declara sin lugar el recurso de apelación instado por la accionante.

6. Resuelve

La Corte de Constitucionalidad, con base en lo considerado y leyes citadas,


resuelve: I) Sin lugar el recurso de apelación interpuesto por Villa Victoria,
Sociedad Anónima -postulante-, contra la sentencia de veintiuno de noviembre
de dos mil diecisiete dictada por la Corte Suprema de Justicia, Cámara de
Amparo y Antejuicio, y como consecuencia, confirma el fallo apelado.

NÚMERO DE EXPEDIENTE:
5) 1812-2017
1. Interponente

En apelación y con sus antecedentes, se examina la sentencia de catorce de


marzo de dos mil diecisiete, dictada por la Corte Suprema de Justicia, Cámara
de Amparo y Antejuicio, en la acción constitucional de amparo promovida
por Juan Pablo y Luis Pedro, ambos de apellidos Urrutia Villalobos contra
la Sala Segunda de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil. Los
postulantes actúan con el patrocinio de los abogados José Eduardo Martí Baez
y Fernando Homero González Freeman

2. Acto reclamado

Resolución de veintiocho de marzo de dos mil dieciséis, dictada por la Sala


Segunda de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil, que declaró
con lugar el recurso de apelación interpuesto por Juan Luis Aguilar
Salguero, contra los numerales II y IV del auto de siete de diciembre de dos
mil quince, proferido por el Juez Cuarto de Primera Instancia Civil del
departamento de Guatemala y, como consecuencia, declaró sin lugar las
excepciones previas de demanda defectuosa y falta de personalidad en
los demandados, presentadas por los postulantes y la entidad Belanotte,
Sociedad Anónima. Actuaciones contenidas dentro del juicio ordinario
promovido por Juan Luis Aguilar Salguero contra los amparistas y las
entidades: Transequipos, Sociedad Anónima; y Belanotte, Sociedad Anónima

3. Violaciones
 derechos de defensa
 Derecho de petición;
 los principios jurídicos de seguridad jurídica, del debido proceso, de
legalidad y de supremacía constitucional.
4. Hechos (resumen)
a) Ante el Juzgado Cuarto de Primera Instancia Civil del departamento de
Guatemala, Juan Luis Aguilar Salguero promovió contra los postulantes y
contra las entidades Transequipos, Sociedad Anónima y Belanotte,
Sociedad Anónima, juicio ordinario de prohibición de participación en
sorteo, nulidad absoluta de adjudicación de premio, declaración de legítimo
ganador de sorteo, declaración de fraude de ley, obligación de entrega de
premio y condena al pago de daños y perjuicios;
b) Los demandados plantearon excepciones previas: b.1) Transequipos,
Sociedad Anónima: excepción de demanda defectuosa, la cual fue
declarada sin lugar; y b.2)Belanotte, Sociedad Anónima y los amparistas:
demanda defectuosa y falta de personalidad, que fueron resueltas con
lugar;
c) El actor apeló, medio de impugnación que la Sala Segunda de la Corte de
Apelaciones del ramo Civil y Mercantil -autoridad cuestionada-, declaró con
lugar en auto de veintiocho de marzo de dos mil dieciséis -acto reclamado-
y, consecuentemente, revocó los numerales romanos II y IV del auto
apelado, declarando sin lugar las excepciones previas aludidas;

los demandados solicitaron aclaración y ampliación, gestiones que fueron


desestimadas por la autoridad mencionada, el nueve de mayo de dos mil
dieciséis.

Mencionaron que:
la Sala no realizó el análisis lógico-jurídico respecto de la omisión del
demandante de sustentar la demanda con fundamento de derecho, pues la
Sala interpretó erróneamente el principio Iura Novit Curia, obligando al juez de
primera instancia que subsane errores de la parte actora, ya que el
demandante no citó la norma legal que regule que, en un sorteo o rifa, si la
persona que posee el número ganador no puede canjearlo, dicho premio le
corresponda al favorecido de otro sorteo llevado a cabo posteriormente y
rifando otro premio. Referente a la excepción de falta de personalidad,
mencionaron: a) Juan Pablo Urrutia Villalobos (uno de los postulantes y
demandado) fue el favorecido en el sorteo; dicha persona no se presentó a
reclamar el premio, porque trasladó el billete ganador a la entidad Armas
Defensivas y Deportivas, Sociedad Anónima,por lo que dicha persona
individual, al no ser el titular del billete ganador, no puede ser vinculado como
demandado; y b) según los hechos comprobados, la entidad que organizó la
rifa fue Transequipos, Sociedad Anónima, no Luis Pedro Urrutia Villalobos
(postulante y demandado); de ahí que la Sala denunciada no dio un
razonamiento jurídico ni fáctico para que los amparistas continúen en calidad
de demandados, vulnerando el debido proceso.
TRÁMITE DEL AMPARO

Sentencia de primer grado: la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo y


Antejuicio, consideró: “…la Sala al emitir su fallo, actuó dentro de las facultades
que la ley le confiere, en virtud que se pronunció de acuerdo a los agravios
expresados por el apelante en esa instancia, tanto de la Excepción Previa de
Demanda Defectuosa como de la de Falta de Personalidad, hechas valer por
los demandados en juicio(…) se determina que la resolución que constituye el
acto reclamado, no puede considerarse constitutiva de violación constitucional
alguna, ya que la autoridad impugnada actuó dentro del marco de las
facultades que la ley le otorga, sin que su accionar se vea revestido de las
contravenciones denunciadas por la postulante(sic). Esto lleva a considerar la
notoria improcedencia del amparo...”. Y resolvió: “...I) Deniega por notoriamente
improcedente el amparo planteado por Juan Pablo Urrutia Villalobos y Luis
Pedro Urrutia Villalobos, en contra de la Sala Segunda de la Corte de
Apelaciones del ramo Civil y Mercantil.

APELACIÓN

Los postulantes apelaron, reiterando los argumentos contenidos en el escrito


de amparo y agregaron que la Corte Suprema de Justicia, Cámara de Amparo
y Antejuicio,simplemente concuerda con lo resuelto por la autoridad
reprochada, sin entrar a conocer los alegatos de fondo, que son la base de la
acción constitucional de amparo.

ALEGATOS EN EL DÍA DE LA VISTA

A) Los accionantes hicieron valer los argumentos expuestos en el primer


escrito de amparo y del recurso de apelación. Agregaron que la Corte Suprema
de Justicia, Cámara de Amparo y Antejuicio, convalidó los argumentos
utilizados por la autoridad denunciada, que se extralimitó al desestimar las
excepciones previas de demanda defectuosa y falta de personalidad.
Solicitaron que se declare con lugar el recurso de apelación interpuesto y,
como consecuencia, que se otorgue el amparo solicitado.

B) El Ministerio Público manifestó que la resolución que constituye el acto


reclamado es congruente con lo actuado en primera y segunda instancias, lo
cual no denota conculcación de los derechos invocados, puesto que la
autoridad reprochada ajustó su actividad jurisdiccional a las facultades que le
confieren los artículos 603 y 610 del Código Procesal Civil y Mercantil, que le
permite confirmar, revocar o modificar el fallo conocido en grado, sin evidenciar
agravio que deba ser protegido constitucionalmente. Además, por la naturaleza
extraordinaria del amparo resulta inviable que se valoren aspectos que
corresponden exclusivamente a la jurisdicción ordinaria. Solicitó que se declare
sin lugar el recurso de apelación; consecuentemente, se confirme la sentencia
impugnada que deniega el amparo promovido.
C) Juan Luis Aguilar Salguero - tercero interesado-expuso que la
argumentación, tanto del amparo como del recurso de apelación intentados por
los accionantes, solo manifiestan su inconformidad con la resolución
cuestionada, por no ser favorable a sus intereses. Pretenden que se revise lo
resuelto en la jurisdicción ordinaria, no obstante que no es función del Tribunal
constitucional constituirse en una tercera instancia, por lo que al carecer de
agravios no se evidencia vulneración alguna. Solicitó que se declare sin lugar el
recurso de apelación y, como consecuencia, que se confirme la sentencia
impugnada.

5. Consideraciones de la Corte (resumen)

Esta Corte, al realizar el estudio de las constancias procesales, advierte: A)


Juan Luis Aguilar Salguero promovió contra los postulantes y las entidades
Transequipos, Sociedad Anónima y Belanotte, Sociedad Anónima, el juicio
ordinario antes referido. En dicha demanda, Juan Luis Aguilar Salguero
denuncia que Luis Pedro Urrutia Villalobos (amparista), en forma personal y,
por medio de Belanotte, Sociedad Anónima, juntamente con Transequipos,
Sociedad Anónima, promocionaron un sorteo en el Restaurante “Prime” de un
vehículo marca Range

Rover Sport, como primer premio, el cual se llevaría a cabo el veinte de marzo
de dos mil trece. Expuso que de los cien números emitidos, cada uno por un
valor de un mil dólares de los Estados Unidos de América, él compró el billete
número cuarenta y siete (47). El sorteo fue realizado en presencia del
promotor, Luis Pedro Urrutia Villalobos, siendo favorecido con el primer premio
el ticket número trece (13) a nombre de “Juan Urrutia”, es decir, Juan Pablo
Urrutia Villalobos, hermano del organizador mencionado; en seguida se efectuó
un segundo sorteo, rifándose como premio un litro de whisky Johnny Walker
tipo platinium, siendo el billete ganador el número cuarenta y siete (47)
-propiedad del demandante-. Alegó el promotor de la demanda, que el artículo
9 del Decreto 1610 del Congreso de la República de Guatemala regula que, en
casos de rifas, sorteos y promociones comerciales es prohibido que los
propietarios, miembros de la junta directiva, gerentes, empleados y sus
familiares de la firma que realice la promoción, participen en los sorteos directa
o indirectamente; de ahí, se produce una nulidad absoluta en la participación
de Juan Pablo Urrutia Villalobos, por ser hermano del promotor del sorteo;
consecuentemente, la adjudicación del vehículo es nula, de conformidad con lo
establecido en el artículo 1301 del Código Civil, por lo que, a juicio del
demandante, él es legítimo ganador, haciéndolo saber a Transequipos,
Sociedad Anónima, con el objeto de que suspendieran y se abstuvieran de
hacer entrega de dicho vehículo. No obstante lo anterior, -afirma- el vehículo
fue entregado, por lo que denuncia fraude de ley según el artículo 4 de la Ley
del Organismo Judicial. Pretende que se ordene a Transequipos, Sociedad
Anónima, le entregue en propiedad el vehículo Range Rover Sport (objeto del
sorteo) o del tipo equivalente o superior al rifado el veinte de marzo de dos mil
trece, correspondiente al año de la entrega efectiva y se condene a los
demandados al pago de daños y perjuicios, de conformidad con el artículo 150
de la Ley del Organismo Judicial.
Para la primera:que el demandante incumple el artículo 107 del Código
Procesal Civil y Mercantil, en lo relativo a que el actor debe adjuntar a su
demanda los documentos en que funde su derecho, puesto que, con base en el
billete número trece, supuestamente a nombre de Juan Urrutia o Juan Pablo
Urrutia Villalobos, pretende demostrar un eventual fraude en la celebración del
sorteo, sin embargo, no acompañó el referido ticket; asimismo, no probó que
aquel documento estuviera en poder de Transequipos, Sociedad Anónima, de
conformidad con el artículo 182, segundo párrafo, del Código Procesal Civil y
Mercantil; ii) incumple con los requisitos exigidos en el artículo 106 del Código
Procesal Civil y Mercantil.

Para la excepción de falta de personalidad adujo: Juan Pablo Urrutia


Villalobos no tiene legitimación pasiva porque no tuvo beneficio en el sorteo
celebrado ni es el titular del vehículo en cuestión, ya que el día anterior a dicho
sorteo, como está contemplado en el artículo 2138 del Código Civil, cedió o
traspasó los derechos derivados de ese billete al portador a la entidad Armas
Defensivas y Deportivas, Sociedad Anónima, persona jurídica a la que se le
entregó el premio formalmente; aunado a lo anterior, tampoco tiene vinculación
con la sociedad antes mencionada ni con Belanotte, Sociedad Anónima, al no
ser socio de estas;

En cuanto a la primera, el Juez consideró que asiste razón a los


demandados, pues de conformidad con el artículo 182 del Código Procesal
Civil y Mercantil, el actor omitió probar que el billete número trece (13) y otros
documentos estuvieran en poder de los adversarios y que, consecuentemente,
el ofrecimiento de las pruebas no se ajustó a lo requerido por el artículo 106
ibídem. Asimismo, el juez estimó que en la demanda no existe claridad y
precisión en los hechos y la petición, al no hacer una relación concreta sobre la
vinculación legal que pueda existir entre Luis Pedro Urrutia Villalobos y la
entidad Belanotte, Sociedad Anónima y, de la misma manera, de estos con
Transequipos, Sociedad Anónima. Así también, el actor incumplió con citar el
fundamento legal que le otorga el derecho de ocupar el primer lugar en el
sorteo como consecuencia de que se declare nula la adjudicación del primer
premio, por lo que incumplió en su demanda con lo exigido en el artículo 61,
numeral cuarto, ibídem.

Referente a la segunda excepción, el juez de primera instancia resolvió


que luego de analizar las pruebas aportadas dentro del incidente, no existe
alguna que acredite que Juan Pablo Urrutia Villalobos haya cobrado el billete
ganador y participado personalmente en el sorteo; contrario a ello, la ganadora
que recibió el premio y a la que le fue facturado el vehículo es la entidad Armas
Defensivas y Deportivas, Sociedad.

Con base en el análisis anterior, la Sala acogió el recurso de apelación y, como


consecuencia, revocó la resolución apelada, y declaró sin lugar las
excepciones previas de demanda defectuosa y falta de personalidad en los
demandados, promovidas por Belanotte, Sociedad Anónima, Juan Pablo
Urrutia Villalobos y Luis Pedro Urrutia Villalobos. Esta Corte advierte que la
autoridad cuestionada, al emitir el acto reclamado, realizó un examen de las
constancias procesales y, con base en ello, consignó una argumentación
apoyada en motivos fácticos y jurídicos,dando respuesta fundada a los
alegatos expuestos, justificaciones jurídicas y esenciales dentro de los
parámetros constitucionales propios del derecho a una tutela judicial efectiva,
pues dio las explicaciones razonables por las cuales desestimó las
excepciones previas de demanda defectuosa y de falta de personalidad, al
referir:

a) que la ausencia de adecuado ofrecimiento de prueba en la demanda dejó de


producir efectos adversos en el proceso al momento en que una de las
demandadas aportó la prueba que estaba en su poder; que laprobable carencia
de fundamentación legal queda superada conforme al principio iura novit curia,
del cual la Sala realizó análisis jurisprudencial, además de señalar que la
importancia del debido proceso está ligada a la búsqueda del orden justo;

b)sostuvo –la Salaque la participación en el sorteo, por parte de Juan Pablo


Urrutia Villalobos, debe tomarse desde el momento en que adquirió a su favor
el billete identificado con la lógica intención de participar en éste, y que dicha
participación no inicia en el acto de su realización, sino desde el momento que
nace a la vida jurídica, es decir su oferta al público;

c) que el a quo se pronunció en cuanto a que las comunicaciones electrónicas


no eran suficientes para acreditar la relación del señor Luis Pedro Urrutia
Villalobos, sin embargo dicha justificación, a juicio de la Sala, no fue
fundamentada en la normativa aplicable al caso concreto.

De ahí que se concluye que la Sala cuestionada, al emitir la resolución


denunciada, actuó dentro del marco de sus facultades legales, por lo que no
conculcó los derechos enunciados por los amparistas. Lo que se evidencia es
la existencia del desacuerdo de los postulantes con una resolución que no fue
favorable a sus intereses. En tal caso, deviene improcedente el amparo y, al
haber resuelto en igual sentido el Tribunal de Amparo de primer grado, debe
declararse sin lugar el recurso de apelación y, por ende, confirmar el fallo de
primer grado.

6. Resuelve

La Corte de Constitucionalidad, con base en lo considerado y leyes citadas,


resuelve:I) Por la inhibitoria presentada por el Magistrado Henry Philip Comte
Velásquez y ausencia temporal de la Magistrada Gloria Patricia Porras
Escobar, se integra el Tribunal con las MagistradasMaría Consuelo Porras
Arguetay María de los Angeles Araujo Bohr para conocer y resolver el presente
asunto. II)Sin lugar el recurso de apelación interpuesto por Juan Pablo Urrutia
Villalobos y Luis Pedro Urrutia Villalobos contra la sentencia de catorce de
marzo de dos mil diecisiete, dictada por la Corte Suprema de Justicia, Cámara
de Amparo y Antejuicio y, como consecuencia, se confirma la sentencia
apelada, con la modificación de que la multa de un mil quetzales(Q. 1,000.00),
también se impone al abogado patrocinante José Eduardo Martí Baez, la que
deberá hacer efectiva dentro de los cinco días de estar firme este fallo, en la
Tesorería de esta Corte; en caso de incumplimiento, su cobro se hará por la vía
legal correspondiente