Está en la página 1de 8

Mecánica estadística,

topología y el sonido del tambor


Aldemar Torres / Gabriel Téllez

18 H I P ÓT E S I S / A P U N T E S C I E N T Í F I C O S U N I A N D I N O S
Plasma, un sistema de Coulomb.
http://www.mit.edu/~johanna/europe/edinburgh/plasma.jpg

19
> Mecánica estadística, Por esta razón, John L. Kelley, un cono-
cido matemático del siglo XX, solía refe-
topología y el sonido del tambor rirse a los topólogos como matemáticos
que no conocen la diferencia entre una
Aldemar Torres / Gabriel Téllez
donut o rosquilla y una taza de café [1].
Afortunadamente esta diferencia es ob-
Los fenómenos químicos, presentes en todas nuestras via en lo concerniente a la vida práctica –¡a nadie le gus-
actividades cotidianas y gracias a los cuales es posible la taría masticar su tasa de café mientras agita el azúcar de
existencia tal como la conocemos, consisten en la reor- su rosquilla caliente!–, sin embargo, el concepto de iden-
ganización de las partes constituyentes de la materia: las tidad topológica no está tan lejos de nuestra realidad físi-
moléculas y los átomos. Estos a su vez están compues- ca como podría pensarse. En este artículo veremos un
tos de partículas cargadas eléctricamente. Generalmente ejemplo de cómo la igualdad de dos sistemas, en el sen-
estos constituyentes microscópicos son eléctricamente tido topológico, hace que ellos posean características si-
neutros. Sin embargo, es posible que fenómenos físicos milares en una propiedad física: su energía, que es
o químicos produzcan partículas con carga neta diferen- susceptible de ser medida. Pero antes, permítanos el lec-
te de cero. El escenario de tales sistemas a nivel micros- tor plantearle un pequeño acertijo topológico:
cópico es el de muchas partículas interactuando mediante
la fuerza electrostática de Coulomb. En este artículo dis- Considere las estructuras de la figura 1, hechas de esfe-
cutimos algunas propiedades de estos importantes sis- ras conectadas por bandas elásticas. ¿Cuáles de ellas son
temas, en particular propiedades que dependen de su topológicamente equivalentes? Encuentre las respuestas
forma, o más precisamente de su topología, lo cual nos al final del artículo.
permitirá encontrar una relación interesante entre estos
sistemas, tan comunes en nuestras vidas, con concep- Un invariante topológico, es una cantidad que se mantie-
tos matemáticos que podrían pa- ne invariante bajo transformacio-
recer lejanos a nuestra realidad. nes topológicas, es decir, bajo
deformaciones “elásticas” que
> Un poco de topología mantienen la proximidad entre
Desde nuestra niñez hemos esta- puntos vecinos [2]. Transforma-
do familiarizados con las formas ciones como estas nos permiten
del mundo que nos rodea. Es así convertir una en otra las estruc-
como aprendemos que un trián- turas topológicamente equivalen-
gulo es diferente a un círculo y tes de la figura 1, y la forma de la
estos a su vez son diferentes de tasa llena de café de nuestro
un cuadrado. Probablemente, de ejemplo anterior en una donut. En
observaciones tan “obvias” como dos dimensiones, el invariante to-
estas surgió lo que conocemos pológico más importante se co-
como la geometría euclidiana. Sin noce como el número de Euler y
embargo, no toda la matemática se denota por la letra griega χ
está sustentada en observaciones (chi). Así, dos figuras topológi-
como esas. Por ejemplo, para la camente equivalentes comparten
topología, el número de lados o el mismo número de Euler. La de-
ángulos de un triángulo no son finición de este número es muy
relevantes, lo que importa son sencilla [1,5]:
aquellas propiedades de la figura
que permanecen inalteradas bajo χ=2-(2 x número de asas o aga-
deformaciones. Es así como en el rraderas)-(número de bordes).
sentido topológico, un triángulo,
un círculo y un cuadrado son Por ejemplo, una esfera no tiene
equivalentes. Figura 1. bordes y tampoco asas. Por otro
Equivalencia topológica

20 H I P ÓT E S I S / A P U N T E S C I E N T Í F I C O S U N I A N D I N O S
lado, la donut de nuestro ejemplo no parte negativa de las moléculas de
tiene bordes pero tiene una agarra- agua, produciéndose así una solu-
dera y su número de Euler es cero, el ción de iones como se muestra en
mismo que el de una taza llena de la figura 3.
1 café, la cual también tiene una aga-

Figura 3.
Solvatación de NaCl

rradera. Como ejercicio, ¿podría el Se dice entonces que los iones han
lector encontrar el número de Euler quedado solvatados, es decir rodea-
de los siguientes objetos de la figura dos por las moléculas del solvente.
2? Encuentre las respuestas al final En el caso particular del agua, se dice
3 del artículo. que los iones han quedado hidrata-
dos. Tal solución de iones es un ejem-
> Un poco de mecánica estadística plo de lo que en química se conoce
Ya sea por razones culinarias o cien- como electrolito [3]. A causa de la di-
tíficas, todos algunas vez en la vida ferencia en la carga eléctrica, los io-
hemos realizado la simple tarea de nes interactúan entre sí mediante la
disolver sal en agua. Pero ¿en qué fuerza de Coulomb. Los electrolitos
consiste el proceso de disolución? y otros sistemas físicos formados por
Consideremos un cristal de sal, re- muchas partículas que interactúan
4 cordemos que este sólido está forma- mediante una fuerza de este tipo se
do por átomos de sodio y átomos de conocen genéricamente como siste-
cloro. Recordemos también que el mas de Coulomb. En esta denomina-
agua es un compuesto polar, es de- ción se incluyen además los plasmas.
cir que sus moléculas tienen un ex- Estos son gases tan calientes que a
tremo positivo y otro negativo. causa de la agitación térmica sus mo-
Cuando un cristal de cloruro de sodio léculas se rompen produciéndose io-
es introducido en el agua, se produ- nes con diferente carga eléctrica.
ce una interacción entre las molécu-
las de agua y los átomos del sólido, Veamos ahora cómo nuestra simple
5 de forma tal que estos últimos tien- solución de sal en agua es en reali-
den a separarse. Los átomos de cloro dad un sistema físico asombrosa-
quedan con una carga neta negativa mente complicado. Supongamos que
que atrae la parte positiva de las mo- disolvemos una cucharada de sal co-
léculas de agua. Similarmente los áto- mún, aproximadamente 20 gramos.
Figura 2. mos de sodio, que quedan con un Como el peso molecular de la sal es
Objetos con asas y bordes, exceso de carga positiva, atraen la 58.44 g/mol, en tal cantidad de agua
para calcular su número de Euler

21
tensión superficial del sistema. Cantidades como estas
se conocen como propiedades termodinámicas y son la
resultante a nivel macroscópico de las complicadas inte-
racciones que ocurren a nivel microscópico en la materia.

Aunque la mecánica estadística es una herramienta po-


derosa, para poder encontrar las propiedades termodi-
námicas de nuestra solución de sal en agua, es necesario
introducir simplificaciones al problema. Es posible de-
mostrar que si la concentración de los iones es suficien-
temente baja, de forma tal que la energía de agitación
térmica de los iones sea mayor que la energía de interac-
ción electrostática, los iones ya no interactúan todos entre
sí sino únicamente con sus vecinos más cercanos. Tal
régimen se conoce como el régimen de Debye-Hückel.
En este, cada partícula del sistema crea alrededor de sí
una nube de iones de carga opuesta que apantallan la
Figura 4. interacción de Coulomb limitándola a los iones de la nube.
Esfera de Debye
Así, un ion que se encuentre fuera de ésta prácticamente
debe haber aproximadamente 3 (6 × 10 ) moléculas, que al
1 23
no sentirá la presencia del ion apantallado.
hidratarse producen el mismo número de iones de sodio
y otros tantos de cloro. Suponga ahora el lector que se Esta nube de apantallamiento es en realidad muy difusa
dedicara toda su vida a contar y trabajara a toda veloci- a causa de la agitación térmica de los iones. Su tamaño
dad, desde la edad que aprendió a contar hasta la edad promedio se conoce como longitud de Debye y se sim-
de su retiro, sesenta y cinco años. Sería considerado una boliza lD . Esta es una cantidad muy importante en la
estrella si alcanza a la cifra de 2 x 109. Ahora, suponga mecánica estadística de los fluidos iónicos y puede va-
que toda la humanidad, aproximadamente 7 x 109 perso- riar considerablemente dependiendo de la temperatura,
nas se dedican a contar. Para alcanzar a contar uno por la concentración y la carga de los iones [4]. Como todos
uno los iones de nuestra solución, en el régimen laboral estos parámetros son fáciles de controlar en el laborato-
tendría que cambiarse la edad de jubilación a 6’500.000 rio, la longitud de Debye es también una cantidad muy
años, lo cual seguramente disgustaría a muchos sindica- importante en física experimental. Como veremos a con-
tos. Pero eso no es todo, recuerde el lector que cada ion tinuación, los sistemas con distintas longitudes de Debye
interactúa con todos los demás iones de la solución me- muestran marcadas diferencias en sus propiedades.
diante la fuerza de Coulomb. Así que si quisiéramos en-
contrar las ecuaciones que gobiernan el movimiento del > Nuestros resultados
sistema tendríamos que sumar ¿Qué tiene que ver el invariante topológico χ con nues-
tra solución de sal o más generalmente con los sistemas
de Coulomb? Para responder esta pregunta empezare-
mos considerando uno de tales sistemas en forma de
1
fuerzas. Aquí hemos multiplicado por un factor 2
para disco. La frontera del sistema está rodeada de un mate-
no contar dos veces la misma fuerza. rial conductor, un metal por ejemplo, que se mantiene
conectado a tierra para que el potencial eléctrico en la
Obviamente ante semejante cifra tan monstruosa las leyes frontera del disco sea constante e igual a cero. Reciente-
de la mecánica newtoniana o el poder de las computado- mente los autores desarrollaron un método para calcu-
ras son inútiles. Este tipo de problemas dieron origen a lo lar las cantidades termodinámicas para este sistema [5].
que se conoce como mecánica estadística. En esencia, la Estas se pueden escribir convenientemente en una sola
mecánica estadística nos permite hacer indirectamente expresión, la cual se conoce en termodinámica como el
tales sumas. En el mundo macroscópico la suma de ese gran potencial y se denota por la letra griega Ω (omega).
gran número de fuerzas se manifiesta como la presión y El gran potencial representa la máxima energía que se

22 H I P ÓT E S I S / A P U N T E S C I E N T Í F I C O S U N I A N D I N O S
puede sacar, como trabajo, de un sistema termodinámi- expresado en estas unidades naturales de energía. En el
co. Para aclarar este concepto, consideremos el siguien- primer término, del lado derecho aparece el factor πR2 ,
te ejemplo: que es justamente el área de un disco de radio R. Así que
el coeficiente que acompaña a este factor nos da la pre-
sión del sistema. El símbolo γ se conoce como la cons-
tante de Euler –no confundirla con la característica de
Euler χ– que tiene el valor aproximado de 0.57721. La
parte entre corchetes cuadrados es prácticamente cons-
tante ya que la función logaritmo varía muy lentamente
al cambiar su argumento, pero el término

sí puede variar considerablemente al cambiar la longitud


de Debye. Vemos entonces que la presión del sistema
depende fuertemente de los parámetros de los que de-
pende lD , es decir de la concentración, la temperatura y
la carga de los iones. El coeficiente que acompaña a 2πR,
el perímetro del disco, nos da la tensión superficial. Ésta
también depende intensamente de la longitud de Debye;
así, un sistema con lD pequeña mostrará una gran ten-
sión superficial.
Figura 5.
Pared adiabática permeable dentro de un émbolo
El tercer término, sin embargo, es de una naturaleza muy
En la figura 5 vemos un sistema confinado a un cierto diferente. Este término es independiente de las propieda-
volumen. Una de las paredes es un émbolo que puede des microscópicas del sistema, ya que no depende de
moverse libremente dependiendo de las condiciones del lD . Es decir, no importa si cambiamos el tipo de iones
sistema y del ambiente que lo rodea. Supongamos que que estamos considerando o su concentración, este tér-
esta pared móvil está hecha de un material que permite mino en el gran potencial siempre será el mismo. En este
el paso de partículas. La pared puede moverse hacia la sentido decimos que este es un término universal en el
derecha a causa de dos mecanismos. Cuando el sistema gran potencial.
se calienta se expande y mueve la pared. Por otro lado,
partículas del exterior pueden entrar al sistema aumen- Veamos ahora qué pasa si cambiamos la forma de nues-
tando la presión en el interior, la cual mueve la pared. En tro sistema. Supongamos que en lugar de ser un disco,
ambos casos se produce una fuerza neta sobre la pared el sistema tiene forma de anillo, con frontera interior de
móvil, la cual al moverse entrega trabajo al ambiente al radio R1 y frontera exterior de radio R2, ambas conecta-
comprimirse el resorte. La máxima cantidad de trabajo das a tierra. En este caso nuestros cálculos del gran po-
que puede sacarse del sistema es la diferencia del gran tencial arrojaron el resultado:
potencial entre los estados inicial y final.

En el caso del sistema de Coulomb en el disco, nuestros


cálculos arrojaron el siguiente resultado: La presión del sistema, el coeficiente que acompaña el
área del anillo π ( R22 − R12 ) en el primer término, resulta
ser igual al caso del disco. La tensión superficial, el tér-
mino que acompaña al perímetro total del anillo, 2π(R1 +
La constante kB se conoce como constante de Boltzmann R2), es también igual. Nuevamente ambas cantidades de-
y T es la temperatura del sistema. Así, kBT es la energía penden de las propiedades microscópicas del sistema,
cinética promedio de uno de los iones. Esta cantidad se es decir de lD . Notamos sin embargo que en este caso el
introduce en la fórmula para que el gran potencial quede tercer término, el término universal, no aparece.

23
Es hora de usar nuestros conoci-
mientos de topología. Recordemos
que el número de Euler, χ, para un
disco es uno y para un anillo es cero.
¿Será posible entonces que el coefi-
ciente de nuestro término universal
tenga algo que ver con el número de
Euler del sistema? Ciertamente un par
de ejemplos no son suficientes para
afirmar tal cosa, pero la investigación
de los autores demuestra que es así.
Figura 6.
Membrana de un tambor en
Para lograr probar esto fue necesa- vibración (simulación
rio encontrar el gran potencial para exagerada). La curvatura
«interior» de la membrana
un sistema de forma arbitraria. En se refiere a la que resulta de
este caso general, encontramos que la ondulación de la
vibración
el término universal es igual a:
χ
ln R . de uno escuchar la forma de un tam- superficie, con el número de Euler.
6 bor?” [6]. En el lenguaje de Kac, este importante
Así, en el caso de un disco χ = 1 , este resultado de geometría diferencial
toma el valor: Este problema todavía no está resuel- nos dice que es posible oír el núme-
to en su aspecto general pero, cuan- ro de Euler de la membrana de un
1
ln R do la membrana del tambor tiene la tambor.
6 forma de lo que los matemáticos lla-
y en el caso de un anillo este térmi- man “variedad Riemanniana”, se ha La relación de este problema geomé-
no se anula lo cual concuerda con podido demostrar que es imposible trico con los sistemas de Coulomb
nuestros resultados previos. determinar la forma exacta de la tiene que ver con las frecuencias. Ma-
membrana del tambor conociendo temáticamente, estas frecuencias son
> Escuchando la forma de un sus frecuencias. Sin embargo, Kac y una sucesión de números cada uno
tambor: algunos detalles posteriormente McKean y Singer [7] de los cuales tiene asociada una fun-
sobre nuestro método lograron demostrar que es posible ción llamada “función propia”. Estas
Como mencionamos en la sección determinar su área superficial y sus funciones se pueden utilizar como un
anterior, para encontrar la expresión curvaturas. Por curvaturas nos refe- molde para expresar otras en térmi-
general del término universal en el rimos no sólo a la curvatura del bor- nos de una suma infinita de ellas. En
gran potencial, necesitamos resolver de de la membrana sino también a la nuestro trabajo utilizamos este hecho
el problema para cualquier geome- curvatura “interior”, como se ilustra para expresar el potencial de Coulomb
tría. La solución a este problema está en la figura 6. en términos de tales funciones pro-
muy relacionada con un problema de pias. Luego, mediante una transfor-
matemáticas famoso, que fue plan- ¿Qué tiene que ver todo esto con el mación utilizada en el estudio de la
teado y parcialmente resuelto por número de Euler y con nuestro pro- teoría de campos cuánticos, conoci-
Mark Kac en los años sesenta. Un co- blema de calcular el gran potencial da como “transformación de Sine-
lega suyo, el profesor Berg, sugirió para un sistema de Coulomb? La re- Gordon”, logramos expresar el gran
plantear el problema en los siguien- lación con el número de Euler viene potencial como un producto infinito
tes términos: “¿si usted conociera las en la forma de otro famoso teorema, en términos de las frecuencias del
frecuencias del sonido de un tambor, el teorema de Gauss-Bonnet [8]. Este sistema de Coulomb, entendido
podría averiguar la forma de su mem- resultado relaciona ciertas integrales, como la membrana de un tambor.
brana?”, o en palabras de Kac: “¿pue- en términos de las curvaturas de una Como se explicó anteriormente, la in-

24 H I P ÓT E S I S / A P U N T E S C I E N T Í F I C O S U N I A N D I N O S
formación sobre la geometría de la membrana está con-
tenida en estas frecuencias. En nuestro caso esta geo-
metría corresponde a la forma del sistema de Coulomb,
por ejemplo el anillo o el disco en nuestros ejemplos an- > Referencias
teriores. Así, utilizando algunas funciones especiales y
[1] Moscovich, I. 1000 Play Thinks. Workman, 2001.
un procedimiento matemático conocido como “la regu-
larización zeta”, para encontrar nuestro producto infini- [2] Alexandrov, P. Elementary concepts of topology.
to, logramos conectar el gran potencial con los resultados Dover, 1961.
de Kac, McKean y Singer. El lector interesado en los de- [3] Davidson, S. V. W. College Chemistry. 3rd Edition.
talles de este cálculo puede consultar la tesis de maes- McMillan, 1969.
tría de Aldemar Torres, la cual se encuentra disponible
[4] McQuarrie D. A. Statistical Mechanics. 2nd Edition.
en la Biblioteca de la Universidad de los Andes [9]. University Science Books, 2000.

> Resumen y conclusión [5] Torres, A. and Téllez, G. “Finite-Size Corrections


for Coulomb Systems at the Debye-Hückel
Hemos visto cómo una taza del café una rosquilla y un Regime”. Journal of Physics A: Mathematical and
puñado de sal disuelta en agua tienen más en común General. 37 2121-2137 (2004).
que ser ingredientes del desayuno de muchos de noso-
[6] Kac, M. “Can one hear the shape of a drum?”
tros. Los físicos teóricos frecuentemente utilizan ideas American Mathematical Monthly 73 1 (1966).
matemáticas muy abstractas para generalizar sus teo-
[7] McKean H. P. and Singer, I. M. “Curvature and the
rías, hacerlas compatibles con otras y aplicables al ma- eigenvalues of the Laplacian”. Journal of
yor número posible de sistemas, por distintos que Differential Geometry. 1 43 (1967).
parezcan al escrutinio de nuestros sentidos. Detrás de
[8] Lipschutz, M.M. Theory and Problems of
esas poderosas estructuras del pensamiento está la rea- Differential Geometry. McGraw-Hill, 1969.
lidad física del mundo material, de las cosas que pode-
mos medir y observar con nuestros sentidos o con [9] Torres, A. “Sine-Gordon Field Theory for the
Calculation of Universal Finite Size Corrections in
extensiones de los mismos. De esta manera, los resulta- the Free Energy of Coulomb Systems at the
dos de la física teórica a veces invaden el territorio de las Debye-Hückel Regime”. Tesis de Magister en
matemáticas, y la frontera entre estas ciencias se torna Física, Universidad de los Andes, 2004.

tan difusa como las nubes de apantallamiento de Debye.


En este artículo hemos querido presentar un pequeño
ejemplo de este tipo de razonamiento. > Reseña de los autores
Aldemar Torres
Físico de la Universidad Nacional y Magíster
> Solución a los acertijos en Ciencias-Físicas de la Universidad de los
Andes. Su tesis de Magíster sobre Sistemas
de Coulomb fue laureada en abril de 2004.
Actualmente adelanta estudios de doctora-
Figura 1
Sólo las figuras 2 y la 9 do en el Instituto de Física Teórica de la Uni-
son topológicamente versidad de Utrecht en los Países Bajos.
equivalentes.
Gabriel Téllez
Doctor en Física Teórica de la Universidad
de París XI, Francia. Profesor asociado del
Figura 2
Departamento de Física de la Universidad de
1) Balón, 0 asas, 0 bordes: χ = 2
los Andes. Su área de especialización es la
2) Donut, 1 asa, cero bordes: χ = 0
3) CD, 0 asas, 2 bordes: χ = 0 mecánica estadística de sistemas de partí-
4) Azucarera, 2 asas, 0 bordes: χ = -2 culas cargadas.
5) Carpeta de argollas, 3 asas, 1
borde: χ = -5

25