Está en la página 1de 5

Oración # 1.

Saludo y alabanza

Amado Jesús, hemos venido con gran alegría a adorarte, a alabarte, a declararte una vez
más, que eres nuestro Dios. Sabemos que estás VIVO y que estás aquí, expuesto en esa
bellísima Custodia.
¡Oh! Dios Eucaristía, te bendecimos, por ser nuestro Redentor. Amamos Tu Sagrado
Corazón, porque ahí guardas el amor más infinito hacia nosotros...
Gloria a Ti Señor, que siendo el Creador, el Rey de cielo y tierra, estás aquí presente,
vivo, delante de nosotros. Señor, Tu inundas todo con Tú Gloria; por eso estamos
seguros, que en este lugar está Tu bendita Madre, porque ella es la primera adoradora.
Revélanos Tu amor y por medio de ese amor, transforma y cambia nuestra vida.
Jesús...... Salvador del mundo, te abrimos nuestro corazón para que lo visites y puedas
cambiar nuestro corazón de piedra por un corazón de carne. Oh! Padre... te presentamos
todo lo que está herido, lo que está deformado dentro de nosotros y nos abrimos a Tu
amor para ser sanados espiritualmente y físicamente. Creemos que esto es posible...
porque Tú eres Todopoderoso,... Señor y Dios nuestro. Todos: Amen

ALABANZA

Oración # 2. Batalla Espiritual


Ahora adorado Dios, te vamos a presentar nuestras suplicas en la Batalla Espiritual.
Santísimo Sacramento..., amado Jesús Eucaristía, aquí estamos ante Ti en alabanza,
adoración, reparación y petición.... Señor, cada día que amanece queremos abrir nuestros
ojos y ver tu grandeza, Tu Gloria y TU VICTORIA sobre toda maldad. Padre Celestial, en
este momento queremos hacer lo que nos dice Tú Palabra en Efesios 6: 11: “Pónganse la
armadura de Dios, para poder resistir las maniobras del diablo”.
Sabes Padre que nuestra lucha es por defender a nuestros hijos, tus jóvenes Señor..., de
los ataques, de las influencias y fuerzas oscuras del enemigo. Por eso Señor, nos
ponemos tu armadura de gracias infinitas, para declarar en este momento en nombre
nuestro y en nombre de nuestros hijos, que aceptamos la salvación que viene de Dios.
Que creemos en Tú palabra y Tú acción y que a través del Espíritu Santo nosotros y
nuestros hijos..., estamos libres de toda atadura del maligno.
Todos: “Si Señor, lo aceptamos”
Padre amado, enséñanos por Tu Gran Misericordia cualquier área de nuestra vida y en la
vida de nuestros hijos en la que Satanás mantiene su influencia. Nos colocamos ahora a
los pies de la Cruz de Jesucristo, nos cubrimos con Su sangre preciosa y con el “escudo
de la fe”, te entregamos todas esas áreas atadas y las ponemos ante la grandeza de
Jesucristo, nuestro Salvador.
Todos: “Si Señor, las reclamamos y las ponemos a Tus pies”
Rechazamos toda influencia enemiga en nuestros hogares y nuestros hijos y los
declaramos libres de ataduras en el nombre poderoso de Jesús. Todos: Amen.
Oración # 3. Oración de una madre a ejemplo de Santa Mónica y con la confianza de
María

Madre Señor nuestro y Dios amado, nos acogemos al ejemplo que nos dio Santa Mónica,
la mamá de San Agustín. Las lágrimas de Santa Mónica eran oraciones y terminaron por
obtener la conversión de sus hijos... comprendió que no podía buscar ningún remedio
humano, y decidió redoblar sus oraciones y ruegos al Señor, con muchas lágrimas, pero
eran lágrimas derramadas ante Dios, sumisas e implorantes. Sabemos y confiamos en
que las lágrimas de una madre no pueden ser desatendidas de Dios. Tú, amado
Jesucristo, tampoco desatendiste las peticiones de Tu Madre, en las Bodas de Cana, la
complaciste en lo que ella pidió. Por eso, Señor..., tomamos a María como nuestra mejor
aliada e intercesora y con la confianza de María-Madre suplicamos para que nuestras
peticiones sean atendidas
Todos: Amén

ALABANZA
Oración # 4. Oración de un Padre

Señor, aquí estamos los padres en representación de todos los padres del mundo,
alzando nuestra voz para rendirte alabanza ante Tu grandeza, Tu majestad y Tu gloria.
Señor, danos fe y aumenta nuestra fe para que nuestro corazón se convenza que Tu
estas vivo, Señor, que tú eres el Camino, la Verdad y la Vida para que te sigamos a Ti
Señor, solamente a Ti.
Tú sabes Señor, que hemos tratado como padres de hacer las cosas bien pero también tú
sabes cuantas veces hemos fallado..., por nuestro orgullo..., por nuestra “hombría”...,
muchas veces de no escuchar, por no hablar, por no actuar cuando es necesario que lo
hagamos.
Te pedimos Señor que a través de nuestro testimonio, nuestros hijos te vean y quieran
seguirte.
Danos Señor la capacidad de asombro, danos la humildad, la paciencia, la entrega y el
amor que tuvo San José con la Virgen María y el niño Jesús. Enséñanos Señor, el saber
oírte, como hizo José cuando enviaste al Ángel.
Por eso, hoy estamos aquí, para que nos enseñes a escucharte cuando Tu nos mandes a
ese Ángel, danos esa gracia de saber cuándo nuestros hijos nos necesitan, cuando
necesitan de nuestro abrazo, de nuestro apoyo, de nuestro amor, de nuestro consejo y
hasta de nuestro regaño.
Te pedimos la protección de nuestros hijos de la violencia. También por quienes la
provocan que a su vez son víctimas del tormento de esta cultura de la muerte. Ayúdanos
Señor por favor, solamente Tu puedes darnos esa fortaleza, esa seguridad, ese amor.....
Te lo pedimos en nombre de Tu Hijo, que contigo vive y reina, por los siglos de los siglos.
Todos: Amen

ALABANZA
Oración #5. Petición de los dones del Espíritu Santo

Amado Jesús, en Tu nombre pedimos al Espíritu Santo que derrame sobre nosotros en
este momento:
El don del amor, para poder amar a Dios sobre todas las cosas y a los demás como a
nosotros mismos.
El don de la sabiduría, para que siempre estemos dispuestos a actuar bajo la luz divina
El don del discernimiento, para saber escoger el camino de la verdad que nos lleve a
ganar el tesoro del Reino de los Cielos.
El don de consejo, para que podamos por medio del conocimiento y palabras de amor,
ser capaces de orientar a nuestros hijos y a todos los que pidan nuestro consejo, de
manera que cada palabra nuestra sea luz para otros.
El don de la fortaleza, para que podamos soportar todas las pruebas y hagamos siempre
la Divina Voluntad del Padre, especialmente en los momentos difíciles con nuestros hijos.
El don de gozo, para que podamos estar siempre con alegría y serenidad a pesar de los
problemas que puedan existir.
El espíritu de sanación, para que cure en nosotros todas las heridas y haga crecer el
amor entre los miembros de la familia, parroquias y comunidades.
El don de la aceptación, a los sufrimientos como una prueba de amor por Dios, dándole
al sufrimiento un sentido nuevo que produce gozo y libertad.
Don de entrega y abandono a Tú Divina Voluntad.
Todos: Amén

ALABANZA
Oración # 10. Intención de reparación

Ahora Señor, queremos reparar a Tu Sagrado Corazón y el Inmaculado Corazón de Tú


Madre la Bienaventurada Virgen María, reparamos entregándote nuestro corazón y te
ofrecemos todos nuestros sufrimientos diarios por los pecados de nuestros hijos, por
nuestros pecados y por los pecados del mundo entero.
Reparamos por nuestra falta de amor hacia Ti y hacia nuestros hermanos. Reparamos
los pecados sociales y todos los horrores que nos hacemos unos a otros.
Reparamos todas las faltas de amor y fidelidad a nuestra Iglesia, por el irrespeto al
comentar o juzgar a los sacerdotes, sembrando esa indisposición en nuestros hijos y en
nuestras amistades.
Reparamos por la falta de amor, fidelidad y respeto a nuestro cónyuge y por el mal
ejemplo que hemos dado a nuestros hijos con nuestras actuaciones.
Reparamos el crimen del aborto, por ese doloroso acto de interrumpir el nacimiento del
niño en el vientre de su madre. Reparamos por la discriminación y el racismo que se lleva
a cabo sin tomar en cuenta que todos somos hijos tuyos y que nos quieres a todos por
igual.
Reparamos por la comida que nos sobra en el hogar, mientras que millones de niños y
ancianos no tienen que comer. Reparamos por nuestros pecados de omisión, lo que
debemos hacer por Ti y por los demás... mi Señor.
Reparamos por los abusos que se les hacen a los niños y a los ancianos. En fin mi Señor,
queremos reparar todos los pecados cometidos contra Ti. Ofreciéndote nuestra vida
diaria, con los buenos y malos momentos.
Reparamos porque muchas veces hemos estado ciegos y no hemos visto los regalos en
nuestra vida, y en la vida de los demás perdiendo la alegría de vivir. Que renazca ahora
por el poder del Espíritu Santo a fin de que podamos mostrar la alegría y la paz de ser
hijos de Dios. Te ofrecemos mantenernos en alabanza perenne, en oración y aceptación,
Para que Dios tenga misericordia de nosotros, de nuestros hijos y del mundo entero.
Todos: Amén

Oración #11. Al final - Gozo y Oración


Amado Jesús Eucaristía, gracias porque estamos seguros que has escuchado con mucho
amor las alabanzas y ruegos en este tiempo contigo, Tu Señor nos escogiste en tu
bondad, para permitirnos traer Tus hijos al mundo. Danos la gracia de llegar a entender
este tiempo de oración que hemos podido hacer hoy, como un tiempo de gracia y que
podamos aprovecharlo para nuestra conversión, para la salvación de nuestros hijos y los
hijos del mundo entero. Oh! Padre, libera nuestra vida para que Tú puedas tener el primer
lugar en nuestro corazón y que Tu amor llene nuestra vida. Confiamos que nos des el
espíritu de AMOR, perdón, reconciliación y comprensión para las familias, para nuestros
hijos, para las parroquias, las comunidades y los bautizados también para los que se han
cansado, los que se han desesperado, y los que han renunciado al deseo de la salvación.
Sana cualquier miedo y cualquier herida en las familias y en las comunidades. Por los que
se sienten incapaces de seguir luchando, por los que tienen el corazón vacío. Que
renazcan ahora por el poder del Espíritu Santo, a fin de que reconstruyan su vida según
Tu voluntad. Haz que lleguemos a comprender que teniéndote a Ti tenemos todo lo que
nuestro corazón necesita.
Con la Santísima Virgen María, te pedimos por nuestra Iglesia encabezada por el Papa,
los Obispos, Sacerdotes, Diáconos, Religiosos y Laicos comprometidos, para que cada
día haya más servidores en la Viña del Señor.

Oración #11. Al final - Gozo y Oración(Cont.)Te pedimos especialmente el sacerdote de


esta parroquia.-Consérvalo bajo el amparo de tu Santísimo Corazón, donde nadie los
pueda dañar.-Conserva puras sus manos consagradas, que diariamente tocan tu sagrado
Cuerpo.-Conserva puros sus labios, enrojecidos con tu preciosa Sangre.-Conserva puro y
desprendido su corazón, que está sellado con la sublime señal de tu glorioso Sacerdocio.-
Hazlos crecer en el amor y fidelidad hacia Ti y protégelos del contagio del mundo. -Con el
poder de la transformación del pan y del vino, concédeles también el poder de transformar
los corazones. Bendice sus trabajos con riquísimo fruto y dales al fin la corona de la vida
eterna. Danos un profundo anhelo de volver a estar contigo otra vez. Te lo pedimos con
María en el nombre de Jesucristo.
Todos: Amen

También podría gustarte