Está en la página 1de 2

Uno de los elementos más importantes de cualquier tipo de vida social o universo

social, es la necesidad de información. El afán por saber y conocer ha suscitado


siempre la vocación del periodista que desde los griegos hasta los trovadores del
medievo y pasando por los narradores africanos, desempeñaban una función
fundamental de comunicación Expertos señalan 1440 como el periodo de nacimiento de
los medios de comunicación social, es decir, la invención de la imprenta por
Johannes Gutenberg habría dado comienzo a toda una larga historia que continúa
hasta nuestros días. Frente a esta teoría, cabe recordar que ciertos historiadores
apuntan como uno de los primeros diarios a aquel de la Roma Republicana, el Acta
Diurna que eran una serie de tablones en los que se recogían los acontecimientos
más importantes que sucedían en el Imperio, se colgaban en los muros del palacio
imperial o en el foro presente en el supremo Foro Romano a instancias de Julio
César en torno al 59 a. C En la evolución de la prensa escrita a partir del Siglo
XV, cabría destacar un factor determinante esta no se habría producido únicamente
por la aparición en escena de la imprenta, sino también y como apuntan diversos
testimonios, gracias al incremento del número de personas que, si bien no estaban
capacitados para la correcta extracción de aquellas ideas presentes en los textos,
comenzaron a alfabetizarse, es decir iniciaron un aprendizaje en lo que a leer y
escribir respecta En cuanto a los primeros, los más antiguos datan de 1470,
procedentes de Bolonia, teniendo como tema el avance de los turcos por el
Mediterráneo. Otro ejemplo serían aquellos que contaron en su momento la actualidad
sobre el descubrimiento de América 1492 los ocasionales de Cristóbal Colón. Esta
publicación gozaría del favor del público europeo hasta el siglo XIX, siendo
conocidos en Francia con el nombre de canards y en la zona centroeuropea como newe
zeitungen. De la misma forma que sucedió con las crónicas, los ocasionales pasaron
a emplearse como vehículo propagandístico por parte de los grandes estados de la
época. En cuanto a las Relaciones, destaca su carácter semestral el cual permitía
aglutinar los principales acontecimientos acaecidos en el Viejo Continente durante
los seis meses comprendidos entre las dos ferias anuales de editoriales y libreros
en la ciudad de Frankfurt El periódico se convirtió, con ayuda de la configuración
y creación histórica de las sociedades modernas, en un actor político y social que
se encuentra actualmente participando tanto en un universo periodístico como en un
campo político y cultural al que llega a través de su participación en la esfera
pública. La prensa encuentra su lugar dentro de la historia sociocultural y
política, donde se considera como un privilegio ya que muestra cuales son las
prácticas culturales desarrolladas en cada momento y los posibles significados que
surgen de esta. También, como fuente de información, ocupa un lugar clave en la
reflexión histórica que permite centrarse en conocer aspectos de los distintos
procesos históricos para comprenderlos.En lo que respecta a España, no fue hasta
este siglo cuando comenzó la andadura de la prensa escrita. Los periódicos estaban
únicamente al alcance de los bolsillos más adinerados pues a diferencia de lo
sucedido en Inglaterra, la única fuente de ingresos para los editores se hallaba en
la venta pues no existiría publicidad hasta el siglo siguiente. En cualquier caso,
el papel jugado por la prensa en este periodo se antojó determinante a la hora de
la difusión de las ideas ilustradas propias de la época. Entre estos primeros
periódicos destacó El Diario de los Literatos de España 1737, publicación de
carácter cultural que duraría pocos años. Mientras, otro género importante fue
aquel de la prensa económica, en especial El Semanario Económico 1765,1766 en el
cual se difundieron las ideas ilustradas relacionadas con este ámbito de la
sociedad.Durante la Segunda Guerra Mundial, la prensa fue utilizada por los
ejércitos beligerantes de manera que no mostrase en ningún momento la realidad que
les rodeaba con el único fin de mantener viva la esperanza de la población. Sin
embargo, este falseamiento de la información fue desenmascarado por los europeos,
quienes entraron en conflicto con la prensa escrita. Así se llega al convulso
periodo de entreguerras, y al establecimiento de dos modelos de información: de un
lado se establecería aquel propio de los totalitarismos, los cuales convirtieron a
los medios en su principal arma, mientras que por otro lado, países de tradición
liberal, como es el caso de Inglaterra, mantuvieron vigente la libertad de
expresión. Al igual que había sucedido previamente, los combatientes en la II
Guerra Mundial tomaron los medios de comunicación disponibles.Durante cualquier
conflicto bélico, cada bando monopoliza la información a su gusto con un único
objetivo: ganar la guerra. En el caso de España, la prensa pasó a ser portavoz del
poder; convirtiéndose así un mismo periódico (según el avance de cada bando) en el
portavoz del Partido Comunista y a posteriori en órgano de la Falange Española. El
periódico ABC (que seguía una línea editorial monárquica) sirve para ilustrar un
ejemplo sobre esta situación, donde aparece con un corte abiertamente republicano y
antimonárquico durante el control de los republicanos en Madrid.Tras el periodo de
las grandes guerras, el periodismo se tornó un medio objetivo. A la prensa escrita
le acompañarían en su camino otros dos medios, la radio y la televisión. Los
Estados defenderían entonces los derechos propios de la comunicación mediante la
firma de tratados y convenios internacionales de obligado cumplimiento para todos
los firmantes, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

También podría gustarte