Está en la página 1de 4

El orden de Dios

“Pablo, apóstol de *Cristo Jesús por la voluntad de Dios, a los *santos y fieles en Cristo
Jesús que están en Éfeso: 2 Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan
gracia y paz” Efesios 1:1-2
Estamos celebrando durante el mes de Agosto el mes de la Biblia y en verdad estuve
meditando si abordar una serie de sermones doctrinales sobre la importancia de la Palabra
de Dios ó alguna serie sobre “respuestas de la Palabra a los Conflictos de la Vida”. Después
de un tiempo de oración y meditación en la Palabra de Dios, decidí que iniciar una nueva
serie de sermones titula “EL ORDEN DE Dios”.

El Orden de Dios está íntegramente expuesto en las Sagradas Escrituras, y es oportuno para
este mes de Agosto, pero es oportuno hablar del Orden de Dios en medio de una sociedad
que al parecer no tiene un orden e integración. Una sociedad en donde se esta
desmoronando el núcleo familiar, en donde escucho casi cada semana a personas de la
tercera edad llenas de soledad y angustia por el abandono de sus hijos y la falta de
compañía, una sociedad en donde se promueven las relaciones prematrimoniales con las
tortillas precocidas, “úsalo y si no te gusta lo devuelves”.
Una sociedad en donde mentir ya no es pecado es un forma de no herir al otro, en donde ser
puntual, honrado y trabajador es la excepción y no la regla, en donde el que no tiene a más
de una mujer y es infiel es raro y fuera de lugar, una sociedad en donde las personas
racionalizan y justifican continuamente su pecado, porque piensan que no son tan malas y
que los demás si merecen un castigo, pero ellos no. Vivimos indudablemente en medio de
una sociedad en donde se ha relajado profundamente los valores morales y éticos.

Hijos que no honran a sus padres y Padres que provocan constantemente a ira a sus hijos,
no hay honor, ni respeto, es más bien un lucha por el control de la vida de los otros en aras
de sus propios intereses. Lo preocupante de esta situación es que la Iglesia se empieza a
permear de la falta de compromiso y ética que rodea a nuestra sociedad y lo más agravante
es que incluso justificamos con la Biblia nuestras faltas.

Por lo tanto, al entrar en la revisión, aprendizaje y enseñanza del orden de Dios, quiero
mostrarles en forma ordenada y sistemática una serie de sermones de basada en la Epístola
del Apóstol Pablo a los Efesios. “Efesios resulta hoy el libros más contemporáneo de la
Biblia, ya que promete unidad en un mundo desunido en lugar de separación y paz en lugar
de guerra ”

Tuve la tentación de saltar los dos primeros versos del capitulo 1, sin embargo, la
introducción y saludo de la carta son parte integral del mensaje DEL ORDEN DE Dios,
enseñado en Efesios y que debemos contemplar nosotros también, estos dos versos
destacamos tres asuntos preliminares que se refieren al autor, los destinatarios de la carta y
el mensaje de la misma.

“La carta se ocupa de los que Dios hizo a través de la obra histórica de Jesucristo y lo que
hoy hace a través de su Espíritu con el fin de construir su nueva sociedad en medio de la
antigua ”

Por lo tanto, si somos llamados a vivir en un nuevo orden, el orden de Dios nosotros
debemos aprender a vivir esta nueva realidad a través de un nuevo y renovado estilo de
vida.
Un estilo de vida que refleje el orden de Dios implica:
1. Un llamado de Dios.
Efesios 1:1ª. “Pablo, apóstol de *Cristo Jesús por la voluntad de Dios” Pablo al presentarse
reclama para sí mismo, el mismo título que Jesús de adjudica a sus discípulos. El termino
“apóstol” “…designaba a alguien especialmente llamado y enviado a predicar con
autoridad. El no se había ofrecido voluntariamente para este ministerio, ni la Iglesia lo
había designado.

Por el contrario, su apostolado derivaba de la voluntad de Dios y de la elección y comisión


de Jesucristo…si esto es así…no debemos considerar a su autor ni como un individuo
particular que esta ventilando sus opiniones personales, ni como un maestro talentoso pero
humanamente falible, ni siquiera como el héroe misionero más grande de la iglesia sino
como un apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, es decir, como un maestro cuya
autoridad es precisamente la autoridad de Jesucristo mismo en cuyo nombre y por cuya
inspiración escribe ”.

Usted y yo no somos llamados a ser “apóstoles”, pero si somos llamados a ser “discípulos
de Cristo” usted y yo hemos recibido un mensaje, el mensaje de la Gracia de Cristo, un
mensaje de reconciliación y transformación de la estructuras y formas del hombre, un
mensaje que puede llevar a nuestras sociedad a un nuevo orden, al Orden de Dios. Usted y
yo al igual que Pablo no somos cristianos por elección propia ó por el estudio sistemático y
detallado de todas las religiones del mundo habiendo escogido la mejor, ¡NO!, es Dios
quien nos conoció, escogió y llamo ¡desde antes de la fundación del Mundo! Romanos
8:29-30 “Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser
transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos
hermanos. 30 A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los
*justificó; y a los que justificó, también los glorificó”

Por favor circule “llamó…justificó…glorificó”. Estos son los únicos que pueden en vista
del llamado de Dios, ser usados para establecer el REINO DE Dios, su orden nuevo, en
donde el perdón la gracia, y redención son una realidad. Debemos presentarnos como Pablo
lo hace al inicio de esta carta, como los llamados por Dios a ser discípulos, a proclamar su
Palabra, no por nuestros meritos, títulos, logros ú obras, sino porque su Palabra tiene su
autoridad y su poder, somos enviados a proclamar “las virtudes de aquel que nos llamó de
tinieblas a luz admirable”. Solamente de esta manera podremos reflejar evidentemente un
estilo de vida nuevo, diferente, vivo, eficaz, poderoso y transformador que impacte
poderosamente la vida de nuestra propia sociedad a donde hemos sido enviados a
proclamar. Esta es LA VOLUNTAD DE Dios, que se establezca una diferencia notable de
los que andan en luz de los que andan en tinieblas.
Por lo tanto, si somos llamados a vivir en un nuevo orden, el orden de Dios nosotros
debemos aprender a vivir esta nueva realidad a través de un nuevo y renovado estilo de
vida.
Un estilo de vida que refleje el orden de Dios implica:
2. La integración de una Comunidad de fe.
Efesios 1:b. “a los *santos y fieles en Cristo Jesús que están en Éfeso” Es claro, que Pablo
esta dando instrucciones a un grupo de personas determinado y este grupo es la Iglesia de
Jesucristo. Los llamados por Dios a proclamar un nuevo orden y a establecer un nuevos
estilo de vida tienen que hacerlo juntos a través de la Iglesia a esta Pablo le atribuye las
siguientes características:
a. Primero son “santos”. Circule por favor la palabra “santos”. “Con esta conocida palabra
no se refiere a alguna elite espiritual dentro de la congregación, una minoría de cristianos
excepcionalmente piadosos, sino a todo el pueblo de Dios. Se les llamaba santos porque
habían sido apartados para pertenecerle a él ”
b. Segundo son también “fieles”. La Biblia de Lenguaje Sencillo traduce: “A ustedes, que
pertenecen al pueblo especial de Dios, que siguen creyendo en Jesucristo ” Por favor
circule creyendo. La palabra que la NVI, la RV60 traducen como “fieles” y que la BLS ó la
DHH traducen como “creyendo” es la palabra griega “pistos”. Ambas traducciones son
correctas. Siempre al momento de traducir se tiene que decidir que palabra toma el sentido
más cercano a lo que el autor quiso decir. Ambas palabras van entrelazadas y reflejan la
profundidad de lo que Pablo quiere decir, es imposible ser ó mantenerse fiel si no hay una
firme creencia que mantenga la decisión con firmeza. Los cristianos son fieles creyentes
por la obra que Dios ha hecho en ellos, esta fidelidad permite por lo tanto, un estilo de vida.
c. En tercer lugar esta comunidad esta “en Cristo”. “Esta expresión clave de la carta ya
aparece en su primer versículo. Estar en Cristo es estar personal y vitalmente unido a
Cristo, como las ramas están unidas a la vid y los miembros al cuerpo y por lo tanto,
también al pueblo de Cristo. Es imposible ser parte del cuerpo sin estar relacionado tanto
con la Cabeza como con los demás miembros. Aquí esta en embrión mucho de lo que se
desarrolla más adelante en la epístola. …para Pablo ser cristiano es, en esencia estar en
Cristo, ser uno con él y con su Pueblo. ”
Por lo tanto, “…Son santos porque pertenecen a Dios, son creyentes porque han confiado
en Cristo y tienen dos hogares, porque residen al mismo tiempo en Cristo y en Efeso.” Y es
por esto que son llamados como discípulo y como comunidad a establecer el nuevo orden y
estilo de vida EN CRISTO.
Por lo tanto, si somos llamados a vivir en un nuevo orden, el orden de Dios nosotros
debemos aprender a vivir esta nueva realidad a través de un nuevo y renovado estilo de
vida.
Un estilo de vida que refleje el orden de Dios implica
3. Un mensaje de gracia y paz.
Efesios 1:2 “Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz”. Es
claro que el establecimiento de un orden nuevo, requiere una nueva vida en Cristo, una
nueva sociedad creada en Cristo, nuevos valores que permitan a la nueva sociedad guiarse
en paz y unidad y por lo tanto, nuevas relaciones a la que Dios nos ha invitado.
El ruego de Pablo en su saludo inicial es más que un convencionalismo, tiene una intensión
muy clara que será desarrollada a lo largo de toda la carta. Solamente los llamados por Dios
que integran una comunidad de fe santa, creyente y fiel en Cristo puede ser la que
comunique. GRACIA Y PAZ. “…gracia que nos indica libre iniciativa salvadora de Dios, y
paz, lo que él ha tomado la iniciativa de hacer, es decir, reconciliar a los pecadores consigo
mismo y unos con otros en una nueva comunidad ”
Solamente el evangelio de la gracia produce paz en el corazón del hombre y permite una
modificación estructural que provoca un cambio en la vida de las personas, este mensaje no
puede ser llevado por cualquiera, sino sólo por aquellos que han sido llamados y son parte
de una comunidad de fe.
Conclusiones.
Pablo presenta a los creyentes de ayer y hoy un reto visionario, no sólo doctrinal sino
practico. El llamado de Dios esta basado en un mensaje de Gracia que tiene un poder
transformador y vivificador para cada uno de nosotros. Ser cristiano, no es lo mismo que
ser partidarios de un Instituto político ó miembros de un sindicato ó parte de una
organización altruista. Ser cristiano es ESTAR EN CRISTO, ser llamado por Dios y
pertenecer a una comunidad de fe, santa, fiel, creyente y viva que tienen la encomienda de
transmitir un mensaje de GRACIA Y PAZ.