Está en la página 1de 2

4 Artes & Letras HERALDO DE ARAGÓN 28 de enero de 2021

● ● ●

CLÁSICOS DEL SIGLO XIX BALZAC O EL LITERARIO REGRESO DE NAPOLEÓN BONAPARTE

LIBROS
El emperador piensa
Inundación y Flock. Miguel Ángel Mañas.
Zoográfico Ediciones. 2020.

TEATRO / RICARDO DÍEZ PELLEJERO

La otra realidad
de M. Á. Mañas
La madrileña Zoográfico Ediciones, en el 2020
del que ya hemos damos cuenta, ha decidido
ampliar su espectro editorial apoyando la lectu-
ra del teatro español contemporáneo –pues son
piezas también concebidas para la lectura repo-
sada–, eligiendo para dicho debut de su Colec-
ción Escenarios dos piezas del dramaturgo ara-
gonés Miguel Ángel Mañas. Las obras salen de
la imprenta como hermanas siamesas, pudién-
dose leer uno u otro título según cuál de ambos
lomos del libro sostengamos ante nosotros y si
por un extremo leemos ‘Flock’, por el opuesto
comenzaría Inundación. Ambas obras –además
de unirse por sus finales– guardan relación en
su concepción dramática. Tanto ‘Flock’ como la
más reciente ‘Inundación’ –escrita durante la
primera ola de la pandemia– son dos piezas con
pocos personajes, cambios de ubicación esca-
sos, exentos de acotaciones y en los que los diá-
logos (y lo que no se dice en ellos) van dibujan-
do poco a poco la línea del argumento y nos co-
locan –como espectadores– delante de lo incó-
modo, de la crisis, pues el espectador y su extra-
ñeza son parte fundamental de la obra, así como
lo es la chispa generada por el conflicto que ilu-
mina la naturaleza oculta bajo la sombra de la
rutina, de los automatismos, de la irrealidad de
un yo meramente funcional.
Por eso, en el teatro de Mañas la mirada del
otro es desencadenante de acción: «A mí me
gusta cómo me miras ahora», «qué miras»,
«mírame», «me duele mirarte», «cuántas veces Jacques-Louis
te miras en este espejo»…, así como es cauce pa- David pintó
ra lo subjetivo, del cómo se siente esta subjetivi- así a Napoleón
dad, cómo nos marca la otredad: esa percepción en traje de
distinta de la percepción propia, esa imagen de consagración,
uno mismo que es un yo en la mente de otro ser. en 1805. LOUVRE
En ‘Inundación’, surge la luz, una luz que distor-
siona la mirada, que transforma la relación de
los personajes entre sí a merced de ésta.
Se diría, desde la intuición, que el autor nos
habla del individuo interior, de un ser descono- hasta París. Aquel polizón en su ideas y pensamientos que el em-
cido –incluso para los propios personajes– y que ENSAYO propia patria haría huir a un rey, perador de los franceses fue pro-
ejerce un poder inefable sobre cada uno de ellos. Máximas y pensamientos al mando del mismo ejército que nunciando y escribiendo a lo lar-
Es éste un teatro en busca de la catarsis, un dra- de Napoleón el prófugo monarca había envia- go de su existencia. De todas
ma al servicio de la revelación: conocimiento do para capturarle, y volvería a ellas, Balzac realiza una selección
que se nos muestra –como anticipáramos– tras hacer temblar a Europa durante hasta recopilar un total de 525
alcanzarse una plenitud de incomodidad, de ten- Honoré de Balzac. cien días más. aforismos con la doble intención
sión, de inquietud y que, al abrirse el cielo entre Traducción: Hugo Savino. Napoleón Bonaparte es de so- de reflejar las muy diferentes eta-
los rayos y truenos de su tormenta, muestran los Mármara Ediciones. bra conocido por su faceta de mi- pas vitales de Napoleón bajo un
hilos existenciales de estos personajes. Madrid, 2020. 120 páginas. litar, de golpista contra la caótica prisma cronológico, y además
Nada se puede dar por hecho, todo es incerti- y bisoña República Francesa permitir que el lector del futuro
dumbre, pues lo que hoy es claro mañana puede emergida de la revolución y, por advierta un Bonaparte que fue

U
ser una mera rareza. También los personajes de n navío rasga las olas con supuesto, por ser dueño de un personaje y persona, y no quede
Mañas, al igual que nosotros, están en la antesa- delicado descuido. Frá- imperio que estuvo a punto de atrapado únicamente en el retra-
la de otra realidad. De hecho, en ‘Inundación’, el gil, mecido por el viento unificar bajo su estandarte todo to que los vencedores quisieron
sol está cambiando, no luce como antes o tal vez que amenaza con quebrarlo, lo- el continente europeo. Pocos hacer de él.
sí. Alfonso así lo cree y, mientras que encuentra gra maniobrar hasta atracar en años después de su muerte du- A lo largo de las páginas el lec-
en la red a quien confirma sus sospechas, su mu- puerto. Pronto descienden mari- rante su cautiverio en la isla de tor se encontrará con un ser hu-
jer María profetiza «la luz nos salvará» y afirma neros y soldados, y de su vientre Santa Elena, el célebre escritor mano colmado de luces y som-
«quiero que la luz nos inunde». Este enero surge una conocida silueta. Los Honoré de Balzac, ferviente ad- bras. Palabras de sabiduría son
‘Inundación’ vuelve a escena, pero si lo prefie- lugareños comienzan a agolpar- mirador del general corso, escri- sucedidas por otras arrogantes, o
ren, con una lectura que garantizará la distancia se a su alrededor. Unos lo insul- bió las ‘Máximas y pensamientos preñadas de ilusiones, decepcio-
social, podrían ustedes levantar el telón y dirigir tan, otros lo vitorean. El empera- de Napoleón’ en las que recopiló nes y deseo. Son precisamente
la escena desde sus propias butacas. dor emprende el camino incierto con esmero las numerosas frases, estos destellos de conocimiento,
28 de enero de 2021 HERALDO DE ARAGÓN Artes & Letras 5
● ● ●

la mayoría de ellos fuertemente FICCIÓN NORTEAMERICANA NUEVA NOVELA DE UNA DE LAS GRANDES VOCES FEMENINAS CONTEMPORÁNEAS
enraizados con su propia expe-
riencia personal, los que dejan en
su lectura un más nítido poso de
asombro. Napoleón no era docto,
pero tampoco un gobernante in-
culto. Como hombre hecho a sí
Anne Tyler, juego de espejos
mismo, leyó y analizó a los auto-
res clásicos, se interesó por las nos certezas y más luces y
ciencias y por la filosofía. Bona- NARRATIVA EXTRANJERA sombras, y, sobre todo, que es-
parte se convirtió, alimentado el Una sala llena de te proceso sea creíble y no se
genio intrínseco que le caracteri- corazones rotos convierta en un cuento de ha-
zaba, en un joven hombre enamo- das nada real. Tyler cuenta
rado de una Josefina de Beauhar- –como acostumbra a hacer en
nais de la que se sintió amarga- Anne Tyler. Traducción sus novelas– unos días poco
mente traicionado, en un amante de Ana Mata Buil. Lumen. relevantes de la vida de un
infatigable, en un rutilante seduc- Barcelona, 2021. 200 pp. hombre poco relevante, y con-
tor de masas y, finalmente, en un sigue que esa historia nos in-
político y en un militar de ánimo terese y se arme una vez ter-

E
tan reformista como conservador s inevitable preguntar- minada para contarnos cosas
en todos los sentidos. Sin embar- se qué le pasa por la ca- que van mucho más allá de la
go, nunca consiguió desarrollar beza a un hombre co- simple historia de este hom-
una notable faceta literaria. mo Micah Mortimer», dice el bre.
Balzac demuestra con este li- narrador de esta historia nada
bro que Napoleón era capaz se- más empezar. Mortimer es un Revelación de lo frágil
ducir, si se lo proponía, también hombre gris y anodino, bas- Que alguien no tenga razones
sobre el papel. Casi todas las má- tante hermético, al que no se para ser infeliz no significa
ximas recogidas en esta edición le conocen amigos ni aficio- que su vida esté llena de feli-
sorprenden por reflejar nuestro nes. Podría ser ese vecino que cidad. Micah Mortimer tendrá
presente sin necesidad de mora- un día sale en las noticias y del una epifanía, despertará de su
leja ni ajadas comparaciones. En que todo el mundo dice que falsa –ahora lo sabe– vida feliz
este sentido, el libro transciende era educado y ayudaba a las y descubrirá una parte de la
el umbral de la curiosidad biblió- ancianas con las bolsas de la vida que él mismo no se per-
fila: ante nuestros ojos se desplie- compra: ningún rasgo desta- mitía vivir. Y esa revelación
ga una selección de principios cable, amable sin llegar a ser tiene el mismo efecto que un
que nos invitan a reflexionar so- afectuoso y reservado en ex- soplo de aire sobre un castillo
bre cómo está constituido el tremo. de naipes: tan frágil era lo que
mundo de nuestros días. Mortimer trabaja como por- había construido para sentir
Editorial Mármara nos ofrece tero de un edificio de aparta- seguridad. Pero una vez que
esta obra tan interesante como mentos, en el que se encarga los naipes han caído, no pue-
adiamantada. Traducida del fran- de sacar la basura, de las pe- den volver a levantarse sin te-
cés por el escritor Hugo Savino, queñas reparaciones, etc., y a ner la certeza de que son en-
las ‘Máximas y pensamientos de cambio vive en un minipiso en debles, ligeros, nada sólidos y
Napoleón’ entregarán al lector el sótano. Por otro lado, com- –desde luego– nada que pue-
una visión enriquecida de unas pleta sus ingresos con un tra- da servirle de protección ante
de las figuras más relevantes de bajo como autónomo que la adversidad.
la historia de la humanidad y des- arregla ordenadores y proble- El corazón de la novela
pertarán su innata curiosidad. mas informáticos a domicilio plantea hasta donde puede lle-
Algunas de las máximas que –se anuncia como el Tecnoer- gar un hombre para conven-
recoge el libro: Naturaleza huma- mitaño–, lo que se traduce en cerse de que es feliz, hasta
na. «Un tonto solo es aburrido, que ayuda a las abuelitas del dónde debe engañarse a sí
un pedante es insoportable». barrio a reiniciar su módem mismo para no sentir la des-
«Solo creemos en lo que nos da para poder seguir comprando dicha de una vida vacía.
placer creer». «Es más fácil en- ‘online’, a desatascar la impre- Al fin y al cabo, este meca-
gañar que desengañar». Política. sora o a recuperar su contra- Anne Tyler es una de las grandes autoras de América. ARC. LUMEN nismo de autoprotección es
«La mayoría de aquellos que no seña olvidada. algo que utilizamos todos a
quieren que se les oprima, quie- Su vida no es precisamente diario para creernos un poco
ren oprimir». «No hacen falta pa- excitante, pero ese es su triun- ducción– le hace sen- gestionar estos dos del éxito que proyectamos, y
siones, ni prejuicios en los asun- fo: refugiado en sus rutinas, tirse victorioso, co- imprevistos. ese es otro de los méritos de
tos de Estado, lo único permitido maniático sin ser obsesivo del mo si fuera el gana- Si a Anne Tyler esta novela: nos reconocemos
es el bien público». Amor. «El todo, Micah Mortimer ha dor de un concurso (Mineápolis, 1941) en un hombre que no podría
amor es una tontería que se hace construido una vida en torno en el que es el único en ocasiones se le ser más diferente a nosotros,
entre dos». a sí mismo a base de estable- competidor. había acusado de al que le pasan cosas comple-
Sobre la Sociedad apunta: «To- cer unas normas que cumple Pero esta vida, tan crear personajes tamente alejadas de nuestra
do el mundo quiere que los go- a rajatabla, ya sea fregar el sue- segura en apariencia, masculinos poco vida, y, sin embargo… En defi-
bernantes sean justos, y nadie lo lo de la cocina todos los lunes, se tambalea un día reales, también ha nitiva, Anne Tyler nos hace
es con ellos». «Con audacia se pasar la aspiradora los vier- cualquiera en el que Portada del libro creado algunos me- mirarnos en un espejo al que
puede emprender lo que sea, pe- nes, salir a correr todas las ma- suceden dos aconte- de Anne Tyler. HA morables, como los nos acercamos pensando que
ro no se puede hacer lo que sea». ñanas a la misma hora… Inclu- cimientos extraordi- protagonistas de ‘El es uno de esos deformantes de
Sobre la Guerra. «La guerra es so las citas con su novia si- narios: su novia probablemen- turista accidental’ o de ‘Reu- las ferias, y, para nuestra sor-
una lotería en el cual las naciones guen una especie de agenda te tendrá que dejar el piso en nión en el restaurante Nostal- presa, la imagen que encontra-
solo deben arriesgar apuestas mí- prefijada. El hecho de cumplir el que vive de alquiler y un gia’. Micah Mortimer recupe- mos no se diferencia tanto de
nimas». «A un enemigo que hu- tan fielmente sus propias nor- chaval se presenta en la puer- ra la fuerza y la complejidad nosotros mismos. Quizás eso,
ye, hay que hacerle un puente de mas –particularmente gracio- ta de su casa y le anuncia que de estos últimos. Uno de los lo que nos ofrece Anne Tyler
oro o hay que ponerle un muro sas en lo referente a conducir es su hijo. Y el seguro Micah méritos de la autora es partir en esta novela, sea lo mas exi-
de acero». Una lectura apacible como si le observara «el Dios Mortimer, el hombre que lo de la grisura absoluta y con- gente que puede ofrecernos la
que les recomiendo descubrir. del tráfico», que juzga cada tiene todo previsto y anotado vertir a su protagonista en al- buena literatura.
DAVID LORENZO CARDIEL una de sus maniobras de con- en su agenda, no sabe cómo guien más humano, con me- EVA COSCULLUELA

Calificar