Está en la página 1de 12

Universidad Antonio

José de Sucre

LEY DE HESS

Judith Abolio CI: V-27.994.834


HIGIENE Y SEGURIDAD
ENERO 2021
INDUSTRIAL
Universidad Antonio José de Sucre
EJERCICIO - LEY DE HESS

1- El calor de combustión de 1mol de Ácido Acético CH3COOH líquido es 208Kcal. A


partir de la tabla de formación suministrada en el aula, complete los calores de
formación de las reacciones indicadas y calcule el calor de formación del CH3COOH.

I C(s) + O2(g) = CO2(g) + Kcal

II H2(g) + 1/2O2(g) = H2O(liq) + Kcal

III CH3COOH(liq) + 2O2(g) = 2O2(g) + 2CO2(g) +2H2O(liq) + 208Kcal

RESOLUCIÓN DEL EJERCICIO:


FÓRMULA A USAR:

∆𝑯° = ∑ ∆𝑯°𝒑𝒓𝒐𝒅𝒖𝒄𝒕𝒐𝒔 − ∑ ∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒕𝒂𝒏𝒕𝒆𝒔

∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝒄∆𝑯°𝒇(𝒄) + 𝒅∆𝑯°𝒇(𝑫)] − [𝒂∆𝑯°𝒇(𝑨) + 𝒃∆𝑯°𝒇(𝑩)]

CALORES DE FORMACIÓN DE LOS COMPUESTOS

Reacción I

C(s) + O2(g) = CO2(g) + Kcal


COMPUESTO CALOR DE FORMACIÓN (Kcal)
C(s) 0
O 2(g) 0
CO2(g) 94,05

∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝒄∆𝑯°𝒇(𝒄) + 𝒅∆𝑯°𝒇(𝑫)] − [𝒂∆𝑯°𝒇(𝑨) + 𝒃∆𝑯°𝒇(𝑩)]


∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [∆𝑯°𝑪𝑶𝟐 ] − [∆𝑯°𝑪 + ∆𝑯°𝑶𝟐 ]
∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝟗𝟒, 𝟎𝟓] − [𝟎 + 𝟎]
∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = 𝟗𝟒, 𝟎𝟓𝑲𝒄𝒂𝒍
Reacción II

H2(g) + 1/2O2(g) = H2O(liq) + Kcal


COMPUESTO CALOR DE FORMACIÓN (Kcal)
H2(g) 0
O2(g) 0
H2O(liq) 57,80

∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝒄∆𝑯°𝒇(𝒄) + 𝒅∆𝑯°𝒇(𝑫)] − [𝒂∆𝑯°𝒇(𝑨) + 𝒃∆𝑯°𝒇(𝑩)]

∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [∆𝑯°𝑯𝟐 𝑶] − [∆𝑯°𝑯𝟐 + 𝟏⁄𝟐 ∆𝑯°𝑶𝟐 ]

∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝟓𝟕, 𝟖𝟎] − [𝟎 + 𝟏⁄𝟐 (𝟎)]

∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝟓𝟕, 𝟖𝟎] − [𝟎]


∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = 𝟓𝟕, 𝟖𝟎𝑲𝒄𝒂𝒍

Reacción III

CH3COOH(liq) + 2O2(g) = 2O2(g) + 2CO2(g) +2H2O(liq) + 208Kcal


COMPUESTO CALOR DE FORMACIÓN (Kcal)
CO2(g) 94,05
H2O(liq) 57,80
O2(g) 0
CH3COOH(liq) 116,70

∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝟐∆𝑯°𝑶𝟐 + 𝟐∆𝑯°𝑪𝑶𝟐 + 𝟐∆𝑯°𝑯𝟐 𝑶] − [∆𝑯°𝑪𝑯𝟑 𝑪𝑶𝑶𝑯 + 𝟐∆𝑯°𝑶𝟐 ]


∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝟐(𝟎) + 𝟐(𝟗𝟒, 𝟎𝟓) + 𝟐(𝟓𝟕, 𝟖𝟎)] − [𝟏𝟏𝟔, 𝟕 + 𝟎]
∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝟏𝟖𝟖, 𝟏 + 𝟏𝟏𝟓, 𝟔] − [𝟏𝟏𝟔, 𝟕]
∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = [𝟑𝟎𝟑, 𝟕] − [𝟏𝟏𝟔, 𝟕]
∆𝑯°𝒓𝒆𝒂𝒄𝒄𝒊ó𝒏 = 𝟏𝟖𝟕𝑲𝒄𝒂𝒍
LEY DE HESS

La ley de Hess en termodinámica es empleada para comprobar indirectamente el calor de


reacción, y según el precursor de esta ley el químico suizo Germain Henri Hess en 1840
instituye que, si un proceso de reactivos reaccionan para dar un proceso de productos, el calor
de reacción liberado o absorbido es independiente de si la reacción se realiza en uno o más
períodos. Es decir, que el calor de reacción solo necesita de los reactivos y los productos, o
también que el calor de reacción es una función de estado.

Hess se ocupó totalmente a la química y uno de las obras más conocida fue la Ley de la
suma constante de calor, que luego fue nombra como Ley de Hess en su honor;
principalmente explicaba que la entalpía de una reacción se podía lograr sumando
algebraicamente las entalpías de otras reacciones algunas vinculadas con la que importa. La
Ley de Hess es el empleo de las reacciones químicas convirtiéndose en uno de los primeros
principios de la termodinámica. Este principio es un sistema cerrado adiabático, es decir,
que no hay intercambio de calor con otros sistemas o su entorno como si está aislado.

Justificación: Henry Hess tuvo una gran contribución para la química, más específicamente
para la Termoquímica, sus estudios abarcan la entalpía de reacciones químicas. Gracias a este
científico es posible calcular la variación de entalpía, la Ley de Hess recibió este nombre en
homenaje a su creador y tiene la siguiente definición:
Para una reacción dada, la variación de entalpía depende apenas del estado inicial de los
reactivos y del estado final de los productos, este esa reacción ocurriendo en una o varias
etapas. Cuando la reacción química ocurre en uno o más de una etapa, la variación de energía
térmica en ese proceso es constante, pues la variación de energía depende apenas de las
propiedades de las sustancias en los estados inicial y final.

La ley de Hess es bastante utilizada para determinar indirectamente calor de reacción.

El total de calor liberado o absorbido en las reacciones sucesivas A — > B y B— > C es


equivalente al calor liberado o absorbido en la reacción A — > C

Análogamente, podemos decir que: “La variación de entalpía, o sea, cantidad de calor
liberada o absorbida por un proceso solo depende del estado final del proceso no dependiendo
de sus etapas intermedias”

A—>B—>D—>C – calor completo – q1


A—>B—>C – calor completo – q2
A—>C – calor completo – q3
q1 = q2 = q3

El calor liberado o absorbido en la reacción A — > C depende apenas del contenido


energético de A y C.

Un ejemplo puede auxiliar al entendimiento de esta ley: Si hacemos un paseo y para llegar al
destino tuviésemos a disposición dos caminos, uno más largo y uno más corto, ¿cuál de ellos
tomaríamos? Es claro que el más corto es el preferido, pero de cualquier forma el destino
final será el mismo, o sea, el lugar de partida y de llegada no cambia, lo que cambia es el
trayecto elegido. La variación de entalpía en una reacción, también funciona así: ella depende
apenas del estado inicial y final de los estados intermedios.
Ahora veamos la aplicación de la Ley de Hess en el pasaje del agua del estado líquido para
el estado gaseoso. La variación de entalpía es representada por ∆H:

H20 (l) — > H20 (g) ∆H = + 44 KJ

Reparemos que en esta ecuación el pasaje de 1 mol de H20 (l) para el estado gaseoso fue
realizado en una única etapa, veamos ahora como obtener el mismo producto en dos etapas:

La ecuación global nos permite verificar que el ∆H (final) de una reacción puede ser obtenido
por la suma algebraica de los ∆H de reacciones intermedias. A través de las demostraciones
presentadas, podemos concluir que la variación de entalpía (∆H) es la misma si la reacción
es realizada en una o varias etapas, tal como lo especifica la Ley de Hess

¿Cómo se aplica la Ley de Hess?

La ley de Hess nos permite hallar la entalpía de una reacción «problema» a partir de otras
reacciones que se nos proporcionan como datos. Por lo tanto, si se puede llegar de unos
reactivos a unos productos dados a partir de una sola reacción (la reacción «problema») o a
partir de varias (las reacciones «dato»), la entalpía puesta en juego debe ser la misma. La ley
de Hess se basa en que la entalpía es función de estado, y por lo tanto su valor no depende
del camino seguido para llegar de unos reactivos dados a los correspondientes productos.
Aplicar la ley de Hess consiste en modificar todas las reacciones que se nos presenten como
dato, para que al sumar todas ellas nos quede la reacción a la que debemos llegar, que es
aquella de la que hay que calcular su entalpía. Para ello, seguimos los siguientes pasos:

1. IMPRESCINDIBLE: todas las reacciones deben estar debidamente ajustadas ANTES


de empezar a hacer nada más.

2. Si en una reacción «dato» una sustancia está como reactivo y en la reacción


«problema» está como producto, hay que dar la vuelta a la reacción «dato». Su
entalpía cambiará de signo.

3. De igual manera, si en una reacción «dato» una sustancia está como producto y en la
reacción «problema» está como reactivo, hay que dar la vuelta a la reacción «dato».
Su entalpía también cambiará de signo.

4. Los coeficientes estequiométricos deben ser los mismos en ambas reacciones: si en


la reacción «problema» de un reactivo (o producto) hay 5 moles y en la reacción
«dato» hay 1 mol de dicha sustancia, tendremos que multiplicar esta reacción por 5.
Su entalpía también hay que multiplicarla por este número.

5. Cuando ya hayamos acabado de transformar las reacciones «dato», hay que sumarlas,
teniendo en cuenta que determinadas sustancias aparecen unas veces como reactivo
y otras como producto, por lo que se eliminan totalmente (no queda nada de ellas a
ningún lado de la reacción) o parcialmente (queda esta sustancia, en menor cantidad,
sólo en un lado).
6. Si sumando todas las reacciones «dato» obtenemos la reacción «problema», la
entalpía de ésta será la suma de las entalpías de las reacciones «dato».

¿Con qué finalidad se aplica la Ley de Hess?

La ley de Hess se utiliza para deducir el cambio de entalpía en una reacción ΔHr, si se puede
escribir esta reacción como un paso intermedio de una reacción más compleja, siempre que
se conozcan los cambios de entalpía de la reacción global y de otros pasos. En este
procedimiento, la suma de ecuaciones químicas parciales lleva a la ecuación de la reacción
global. Si la energía se incluye para cada ecuación y es sumada, el resultado será la energía
para la ecuación global. Este procedimiento se apoya en que ya han sido tabulados los calores
de reacción para un gran número de reacciones, incluyendo la formación a partir de sus
elementos constituyentes de buena parte de las sustancias químicas conocidas. Un caso
relevante de este tipo de aplicación es el llamado ciclo de Born-Haber.

¿ES CONSTANTE LA VARIACIÓN DE CALOR EN UN PROCESO


DETERMINADO?

La interrogante hace referencia a una ley fundamental en termodinámica: El primer


enunciado que define el principio de conservación de la energía. La forma de transferencia
de energía común para todas las ramas de la física -y ampliamente estudiada por éstas- es
el trabajo. Dependiendo de la delimitación de los sistemas a estudiar y del enfoque
considerado, el trabajo puede ser caracterizado como mecánico, eléctrico, etc., pero su
característica principal es el hecho de transmitir energía y que, en general, la cantidad de
energía transferida no depende solamente de los estados iniciales y finales, sino también de
la forma concreta en la que se lleven a cabo los procesos. El calor es la forma de transferencia
de un tipo de energía particular, propiamente termodinámica, que es debida únicamente a que
los sistemas se encuentren a distintas temperaturas (es algo común en la termodinámica
catalogar el trabajo como toda transferencia de energía que no sea en forma de calor). Los
hechos experimentales corroboran que este tipo de transferencia también depende del proceso
y no solo de los estados inicial y final. Sin embargo, lo que los experimentos sí demuestran
es que dado cualquier proceso de cualquier tipo que lleve a un sistema termodinámico de un
estado A a otro B, la suma de la energía transferida en forma de trabajo y la energía
transferida en forma de calor siempre es la misma y se invierte en aumentar la energía
interna del sistema. Así, la Primera Ley (o Primer Principio) de la termodinámica
relaciona magnitudes de proceso (dependientes de este) como son el trabajo y el calor, con
una variable de estado (independiente del proceso) tal como lo es la energía interna. Él caso
expuesto como interrogante se refiere a los casos donde se presenta (o estudia) los sistemas
de índole aislados. Un sistema aislado es un sistema termodinámico donde no se produce
entrada y/o salida de materia y energía desde y hacia los alrededores. Está en realidad es
una condición idealizada, lo más cercano que conocemos de un sistema aislado es un termo
cerrado o una jarra Dewar. Las paredes aislantes del termo mantienen las sustancias en su
interior calientes o frías, por lo que el intercambio de energía con el exterior no se establece.
Debido a que se habló de la primera ley y estamos ante la explicación de lo que consiste un
sistema aislado, se puede concluir que la condición de variación de temperatura constante
puede darse, únicamente, en sistemas aislados.

¿CÓMO VARÍA EL CALOR DE REACCIÓN CON LA TEMPERATURA?


¿PUEDE, EN ALGÚN CASO, NO VARIAR EL CALOR DE REACCIÓN AL
CAMBIAR LA TEMPERATURA?

Las reacciones químicas pueden ser de dos tipos Exotérmicas y Endotérmicas.

Exotérmicas: Cuando la reacción sucede con liberación de calor (del centro hacia afuera).

Endotérmicas: Cuando la reacción sucede con absorción de calor (desde fuera hacia dentro).
Toda sustancia posee una cantidad de energía almacenada en sus enlaces. Cuando la energía
contenida en los reactivos es mayor que la contenida en los productos, tenemos una reacción
exotérmica pues sucede liberación de energía. Cuando la energía contenida en los reactivos
es menor que la contenida en los productos, tenemos una reacción endotérmica pues sucede
absorción de energía. Esa energía contenida en las sustancias recibe el nombre de entalpía
(H). La variación de entalpía para cierta reacción química está dada por:

ΔH = HP – HR

Dónde:

HP: Es la suma de las entalpías de los productos.


HR: Es la suma de las entalpías de los reactivos.

Cuando la reacción se realiza a presión constante el ΔH se llama calor de reacción. En


termoquímica es usual que se expresen las variaciones de energía en las reacciones a través
de kilocalorías (Kcal). La kilocaloría es mil veces el valor de una caloría. Una caloría
corresponde a la cantidad de calor necesaria para elevar desde 14,5ºC hasta 15,5ºC la
temperatura de 1gr de agua. Otra unidad usual en termoquímica es el Joule (J). Una caloría
equivale a 4,18 Joules.
En las reacciones exotérmicas, ΔHR > ΔHP y por ello ΔH es negativa (ΔHP – ΔHR = -).

En las reacciones endotérmicas, ΔHR < ΔHP y por ello ΔH é positivo (ΔHP – ΔHR = +).

Como el valor del ΔH varía con la presión, temperatura, variedad alotrópica y estado físico,
estos deben venir especificados en la ecuación termoquímica:

Cuando una reacción termoquímica no informa de los valores de temperatura y presión, se


sobre entiende que la misma se realice a 25ºC (o a 298 K), 1 atm y forma alotrópica y estado
físico más usual del elemento o compuesto. Esta condición se define como estándar en la
termoquímica.

Par una misma sustancia:


Entonces, ¿qué podemos deducir de la variación del calor de la reacción con la temperatura?
Pues que debemos adicionar energía al sistema en específico para que las moléculas o
agregados iónicos pueden tener alguna libertad y pasar del estado sólido al líquido. De la
misma forma debemos adicionar energía al sistema para que las moléculas o agregados
iónicos puedan alejarse aún más unas de otras, yendo desde el estado líquido al gaseoso.

La forma alotrópica más estable de una sustancia es aquella que presenta menor energía y a
él se le atribuye valor de entalpía igual a cero (H=0). Es de costumbre indicarse entalpía en
condiciones estándar por ΔH0.

Ejemplo: Entonces para las formas alotrópicas del elemento químico carbono, tendremos
que:

Grafito H0 = cero (pues es la forma más estable).

Diamante: ΔH0 > cero (pues posee más energía que la forma grafito).

Entalpía o calor estándar de formación de una sustancia (ΔH0f).

Es la variación de entalpía o cantidad de calor absorbido o liberado en la formación de un


mol de una determinada sustancia, a partir de las sustancias simples correspondientes, todas
ellas en estado estándar.

También podría gustarte