Está en la página 1de 2

INSTITUTO PERALTA RAMOS. 4to año.

Los últimos días de Loki


Asesinato del Dios Baldr
Las fechorías de Loki y su progenie alcanzan uno de sus puntos culminantes con el vil
asesinato del dios Baldr, otro hijo de Odín, considerado además
como el más benéfico y bondadoso, hasta el punto de que la
mayoría le conoce y le trata por su sobrenombre de El Bueno. Pese
a que él derrama generosamente sus dones y todos parecen
amarle, un día Baldr se despierta sobresaltado tras sufrir una
pesadilla en la que fallecía víctima del mal. Enterados los Ases de
tan siniestra profecía, solicitan a la creación entera que cuide de
este dios, necesario para el equilibrio del mundo. Su propia madre,
Frigg, recoge uno por uno los juramentos del agua, el fuego, los
metales, la tierra, la madera, las piedras, los animales, las
enfermedades, para que no hagan daño a Baldr. Conseguido el
compromiso de todos estos elementos, los Ases organizan un
ritual para confirmar su invulnerabilidad: todo aquel que quiera
podrá arrojar cualquier cosa contra el dios para comprobar que
nada le puede ya herir.
El Plan de Loki
Todo esto había disgustado, y mucho, al vanidoso Loki, que no comprendía por qué tenía
que ser Baldr y no él mismo el que gozara de tamaña consideración. Transformándose en anciana,
se dirigió a Frigg y le preguntó si era verdad que había exigido juramento de protección a todas las
cosas del mundo. En un momento de debilidad, ella confesó
que sólo había un ser en el mundo al que no se lo había
pedido: un brote de muérdago, tan joven y en apariencia
inofensivo que aún no había tenido ocasión de solicitárselo.
Sin esperar más, Loki se despidió y fue directamente a
arrancar la planta para elaborar con su madera un pequeño
dardo. Luego se lo entregó a Hódr, el hermano ciego de
Baldr, tras convencerle de que él tenía tanto derecho como
los otros dioses a participar en el ritual. Los Ases se rieron de
la iniciativa, pero aceptaron la propuesta. Todos se
quedaron de piedra cuando Hódr, siguiendo las indicaciones
de Loki, arrojó alegremente el dardo, e involuntariamente
mató a su hermano.
Aquél fue uno de los días más tristes en Asgardr. Se
cuenta que nadie tuvo nunca, y nadie tendrá, funerales más
hermosos en su memoria. Todas las cosas del mundo, si
exceptuamos a Loki y los suyos, lloraron la pérdida, ¡incluso los gigantes! La mujer de Baldr,
Nanna, falleció de pena y fue incinerada con él en su navío. Tan terrible e impactante fue el suceso
que los Ases hicieron un último intento por rescatarle de las garras de la muerte, y Hermodr, uno
de los hermanos de Baldr, fue encargado de llegar a lo más profundo de los infiernos para
INSTITUTO PERALTA RAMOS. 4to año.

entrevistarse con la diosa Hel e intentar convencerle de que le permitiera abandonar sus dominios.
La misión fracasó por culpa de Loki. Sin embargo, su castigo estuvo a la altura de las
circunstancias.
El Castigo de Loki
Los Ases descubrieron cómo había planeado todo y
llegaron a la conclusión de que esta vez había ido demasiado
lejos. Después de ser capturado, le condujeron a una gruta con
dos de sus hijos: Vali y Narfi. El primero fue transformado en lobo
y, ante los ojos de su padre, despedazó a su hermano y luego fue
muerto. Utilizando los intestinos de Narfi, los dioses elaboran una
fuerte soga con la que atan a Loki a tres piedras planas que
previamente habían colocado de canto y en las cuales habían
practicado sendos agujeros. Inmovilizado de esta guisa, el traidor
sufre un tormento parecido al de la gota de agua china, pero
sustituyendo el líquido elemento por el veneno que gotea de la
boca de una víbora: Loki se retuerce y la tierra tiembla y sufre
terremotos cada vez que le alcanza la piel. Así habrá de sufrir
hasta que llegue Ragnarók.