Está en la página 1de 5

TEMA: DIOS PRUEBA A ABRAHAM

PASAJE BÍBLICO: Génesis capítulo 22

1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió:
Heme aquí. 

2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí
en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. 

I 3 Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y
a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo. 
Dios prueba
la 4 Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos. 
obediencia 5 Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta
de Abraham. allí y adoraremos, y volveremos a vosotros. 
Fe es 6 Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el
obediencia fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos. 

7 Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo.
Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? 

8 Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos. 

9 Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la
leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña. 

10 Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. 

11 Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él
respondió: Heme aquí. 

II 12 Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que
temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. 
El ángel
detiene el 13 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un
sacrificio zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su
hijo. 

14 Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el
monte de Jehová será provisto. 

III 15 Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo,  16 y dijo: Por mí mismo
he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único
El ángel hijo;  17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como
habla por la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. 
segunda vez
para jurar 18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz. 
bendecirlo
19 Y volvió Abraham a sus siervos, y se levantaron y se fueron juntos a Beerseba; y habitó
Abraham en Beerseba. 
IV
20 Aconteció después de estas cosas, que fue dada noticia a Abraham, diciendo: He aquí que
Abraham se también Milca ha dado a luz hijos a Nacor tu hermano: 
entera que:
-Milca mujer 21 Uz su primogénito, Buz su hermano, Kemuel padre de Aram,  22 Quesed, Hazo, Pildas,
de Nacor da a Jidlaf y Betuel. 
luz 8 hijos 23 Y Betuel fue el padre de Rebeca. Estos son los ocho hijos que dio a luz Milca, de Nacor
-Reúma, hermano de Abraham. 
concubina da 24 Y su concubina, que se llamaba Reúma, dio a luz también a Teba, a Gaham, a Tahas y a
a luz 4 hijos Maaca.

INTRODUCCIÓN:

En este capítulo hay una historia conmovedora, donde el narrador narra cuatro momentos. Un primer
momento, la obediencia incondicional de Abraham, que en obediencia al mandato de Dios estuvo dispuesto a
sacrificar a Isaac su hijo que más ama, en ningún momento Abraham intercede por su hijo. Un segundo
momento, cuando el ángel de Jehová le habla para detener el sacrificio y Dios provee un sustituto, todo gira
alrededor del sacrificio de Isaac. Un tercer momento donde el ángel habla por segunda vez para confirmar
categóricamente su bendición y un cuarto momento donde se le informa a Abraham de la descendencia de su
hermano Nacor.

Esta historia en cierto modo tipifica a Cristo, un carnero fue el sustituto de Isaac, y Jesús fue nuestro sustituto.
Isaac nació de una manera sobrenatural, y Jesús el Señor fue concebido de manera sobre natural.

Tema central: Sacrificio de Isaac.

CONTEXTO SOCIOLÓGICO Y ANTROPOLÓGICO

Esta narración carece de emociones, Abraham en ningún momento intercede por Isaac su hijo que más ama,
no pregunta ¿por qué Señor? Isaac en ningún momento ofrece resistencia de ningún tipo, solo pregunta
dónde está el cordero.

Nuestra tentación es imaginar escenas que ellos sintieron, cuando el narrador no dice nada, tenemos que
dejar a un lado nuestros prejuicios y preconceptos, para mirar lo que el autor sagrado quiere decir.

El contexto de este relato tiene que ver con los destinatarios del texto, las naciones en Medio Oriente. Para los
destinatarios de Génesis 22 los sacrificios humanos a los dioses no eran desconocidos, sacrificaban seres
humanos (como ofrendas) para recibir algún favor (lluvia, cosechas) de la deidad. Los olmecas, Incas, los
Chimus, los Paracas, en China, y los Vikingos sacrificaban prisioneros de guerras como un acto de devoción a
sus dioses, entonces en la antigüedad era una práctica normal. En Egipto esta práctica también era normal, el
arqueólogo británico Leonard Wooley descubrieron en Ur de los Caldeos- Mesopotamia (hoy Irak) 450 tumbas,
entre ellas “La Gran Fosa de la Muerte”. Esta práctica en la antigüedad era uno de los mayores actos de
devoción, y honor. La Biblia da testimonios que narra prácticas era algo habitual, Deut. 12,31 “No harás así a
Jehová tu Dios; porque toda cosa abominable que Jehová aborrece, hicieron ellos a sus dioses; pues aun a sus
hijos y a sus hijas quemaban en el fuego a sus dioses.”. 2º R. 3,26-27 “Y cuando el rey de Moab vio que era
vencido en la batalla, tomó consigo setecientos hombres que manejaban espada, para atacar al rey de Edom;
mas no pudieron.  27 Entonces arrebató a su primogénito que había de reinar en su lugar, y lo sacrificó en
holocausto sobre el muro. Y hubo grande enojo contra Israel; y se apartaron de él, y se volvieron a su tierra.”
¿Por qué lo hizo? Para atraer favor de su deidad. 2º R. 17,31 Los aveos hicieron a Nibhaz y a Tartac, y los de
Sefarvaim quemaban sus hijos en el fuego para adorar a Adramelec y a Anamelec, dioses de Sefarvaim.   Is.
57,4-5 ¿De quién os habéis burlado? ¿Contra quién ensanchasteis la boca, y alargasteis la lengua? ¿No sois
vosotros hijos rebeldes, generación mentirosa,  que os enfervorizáis con los ídolos debajo de todo árbol
frondoso, que sacrificáis los hijos en los valles, debajo de los peñascos?  Jer.7,31 Y han edificado los lugares
altos de Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom, para quemar al fuego a sus hijos y a sus hijas, cosa que yo
no les mandé, ni subió en mi corazón. 

En ese mundo sacrificar hijos a sus dioses era un alto grado de espiritualidad, el proceder de Abraham no sería
nada admirable, ni la actitud de Isaac; lo admirable para ese mundo fue la aparición y los gritos del ángel para
impedir el sacrificio de su hijo, eso no hace ningún Dios. Que el Dios de Abraham impida el sacrificio,
significaba que no iba a recibir ningún favor del cielo, esa era la mentalidad de ese tiempo. Abraham en lugar
de dar su hijo le da un carnero para ese mundo era abominable. Este hecho no era visto en ningún Dios
pagano, el sacrificio de los hijos y de los humanos nunca se detenía, no había ángeles para detener el sacrificio.

La esencia del mensaje de este capítulo no está en la disposición de Abraham de sacrificar su hijo, sino en la
disposición de detenerse a la voz del ángel de Jehová, y tomar el carnero para sacrificarlo en lugar de su hijo.
Solo después de este acto de obediencia el ángel le habla por segunda vez y jura bendecirlo : “16 y dijo: Por mí
mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; 17
de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la
orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. 18 En tu simiente serán benditas todas
las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.” La bendición de Dios no viene por sacrificar a su hijo,
sino por no hacerlo y sacrificar un animal como sustituto. Esta es la enseñanza en todas las Escrituras, todo hijo
primogénito mío es, lo tienes que redimir, sustituir, esa es fidelidad a Dios. Solo el Dios de Israel no pide
sacrificar sangre de los hijos, porque el Dios de Israel es diferente a los dioses paganos, y la fe en el Dios de
Abraham se demuestra viviendo contrario a la práctica de los dioses paganos. Abraham cambió la costumbre
de la historia de la humanidad, al sustituir un carnero en lugar de su hijo.

El énfasis de este pasaje está en la obediencia a la voz del ángel y en sustituir a su hijo por un carnero provisto
por Dios. El Dios de Abraham es diferente a los dioses paganos, Él es Dios de amor y justicia.

I. DIOS PRUEBA LA OBEDIENCIA DE ABRAHAM (Vv.1-19)

1.1. Dios prueba nuestra obediencia: 1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le
dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 

 La actitud de Abraham es una El narrador narra en el cap. 15, después que Abram libertó a Lot, después
que el rey de Sodoma salió a recibirlo y fue bendecido por el sacerdote del Dios Altísimo Melquisedec,
Dios de todo esto Dios le prometió a Abram un hijo. Esa promesa se cumplió después de 25 años, por
fe Abraham esperó la promesa. Pablo en su epístola a los Romanos dice, “Creyó en esperanza contra
esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes…”.

1.2. ¿Cómo reaccionamos frente a la prueba? En el cap., 22, el narrador dice después de estas cosas Dios
probó a Abraham, ¿después de qué cosas?
Después del embarazo sobrenatural y nacimiento de Isaac. Después de vivir y compartir su vida al lado
de Isaac el hijo de la promesa por 24 años. Después de circuncidar a su hijo en obediencia a Jehová el
Dios Eterno. Después de echar fuera a la esclava Agar y a Ismael el hijo de la carne. Después que el rey
de Gerar Abimelec hiciera pacto con Abraham, porque veía que Dios lo bendecía en todo lo que hace,
Dios lo prueba.

 Lo que resalta en el relato, es la obediencia incondicional de Abraham, que sin titubear decide obedecer
a Dios.

 A través de toda la historia, Dios ha probado la fe de todo cristiano. Solo cuando nuestra fe se enfrenta a
la realidad y no se desvanece, es una muestra que nuestra fe es sólida. 1ª Pedro, 1,6-9 En lo cual
vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos
en diversas pruebas,  para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el
cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea
manifestado Jesucristo,  a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo
veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;  obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación
de vuestras almas. 

2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí
en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. 

 Esa hora nos llegará a todos: Stg. 1,2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en
diversas pruebas,  sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 

 Fe es obediencia, y sin fe es imposible agradar a Dios: V3 Y Abraham se levantó muy de mañana, y


enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el
holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.  4 Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio
el lugar de lejos.  Nuestro caminar con Dios, es un asunto de fe. ¿Cuándo veremos cosas grandes?

 Abraham estaba plenamente convencido de quien es Dios, Ro.4, 20,21-22 Tampoco dudó, por
incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios,  21
plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido;  22
por lo cual también su fe le fue contada por justicia. 

 La fe de Abraham se eleva a otro nivel: 5 Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el
asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros. 

 Su fe se elevó a otro nivel, porque creyó que volvería con ellos.

 ¿Cómo reaccionamos cuando somos probados?

1.3. Su fe lo llevó a creer que Jehová se proveerá de un sustituto en lugar de Isaac: Vv 6 Y tomó Abraham
la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el fuego y el cuchillo; y
fueron ambos juntos.  7 Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió:
Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el
holocausto?  8 Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban
juntos.

 La obediencia incondicional de Abraham: Solo obedece.


 Una escena cristológica: el carnero es el sustituto de Isaac, y Jesús es el cordero de Dios, nuestro
sustituto.

9 Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña,
y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña. 

10 Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. 

11 Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió:
Heme aquí. 

12 Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a
Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. 

13 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal
por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. 

14 Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de
Jehová será provisto. 

15 Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo, 

16 y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado
tu hijo, tu único hijo; 

17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena
que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. 

18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz. 

19 Y volvió Abraham a sus siervos, y se levantaron y se fueron juntos a Beerseba; y habitó Abraham
en Beerseba. 

20 Aconteció después de estas cosas, que fue dada noticia a Abraham, diciendo: He aquí que también
Milca ha dado a luz hijos a Nacor tu hermano: 

21 Uz su primogénito, Buz su hermano, Kemuel padre de Aram, 

22 Quesed, Hazo, Pildas, Jidlaf y Betuel. 

23 Y Betuel fue el padre de Rebeca. Estos son los ocho hijos que dio a luz Milca, de Nacor hermano de
Abraham. 

24 Y su concubina, que se llamaba Reúma, dio a luz también a Teba, a Gaham, a Tahas y a Maaca.

Comentario del texto por el texto:

También podría gustarte