Está en la página 1de 7

María José Alvarez Jiménez

Dolo eventual y culpa con representación

Teniendo en cuenta la sentencia proferida por la sala de casación penal de la


corte suprema de justicia, me dispongo a hacer un ensayo comparativo y
diferenciador de los conceptos de dolo eventual y culpa con representación.

INTRODUCCION

Se conoce el dolo, como el elemento del tipo subjetivo de la tipicidad en la teoría


del delito, se trata del conocimiento y la voluntad de realizar el tipo objetivo
(del tipo penal) , sin embargo este solo es el concepto general del dolo
(dolus naturalis), así se puede hablar de que son dos elementos los que
conforman el dolo, el elemento cognoscitivo y el elemento volitivo.

Se habla del elemento cognoscitivo del dolo cuando el sujeto sabe que es lo que
hace y conoce los elementos que conforman el hecho típico, por lo tanto
constituye un conocimiento previo a la voluntad (debe conocer antes de
hacer). Poniendo un ejemplo : en el caso de que una persona cometa un
hurto, se habla del elemento cognoscitivo del dolo en la medida que la
persona sepa que le está “quitando” un objeto a su dueño.

Se habla del elemento volitivo del dolo cuando se efectúa con voluntad el tipo del
delito. Así para actuar dolosamente no solo se necesita que la persona
conozca los elementos del hecho típico, sino que debe querer realizarlo.
Por lo tanto quien actúa con dolo, actúa en contra del bien jurídico protegido
en el tipo correspondiente.

Se identifican tres clases de dolo, cuya clasificación depende del grado de


intensidad con que se presenten sus elementos constitutivos. De esta
manera se establece también el intervalo de pena.

La primera clase de dolo de la cual se habla es el dolo directo, se identifica con la


intención o propósito, por consiguiente la finalidad de la persona que actúa
con dolo directo coincide con la producción del resultado. Poniendo un
ejemplo, el caso de un terrorista o en nuestro caso Pablo Escobar con sus
carros bomba destinados a matar a una persona.
La segunda clase de dolo hace referencia al dolo indirecto, en la cual el sujeto no
tiene como finalidad el resultado, sino que se asume como una
consecuencia necesaria de lo querido. Por ejemplo, las muertes
ocasionadas por Pablo Escobar a los choferes de sus víctimas.

La tercera clase de dolo se conoce como el Dolo eventual, se trata de la forma


más débil de dolo debido a que los elementos de este aparecen muy
levemente. La finalidad de la persona que actúa con dolo eventual, conoce
las posibilidades de que se produzca un resultado y sin embargo actúa. Se
puede tomar como ejemplo las bombas que se presentan a diario, debido a
que éstas pueden o no explotar y aun así la persona que las pone sabe las
consecuencias.

Para poder distinguir el dolo eventual de la culpa con representación se


encuentran distintas teorías :

 Teoría de la representación, de la probabilidad o de la posibilidad

Se trata de poner el acento en el elemento cognoscitivo del dolo sin


que tenga relevancia el contenido de la voluntad. Para poder afirmar
la concurrencia del dolo eventual se exige que el sujeto se haya
representado el resultado que no quiere producir y que aun así si el
sujeto siga con su actuación.

 Teoría del consentimiento, de la aceptación o de la aprobación

Se trata de poner el acento en el elemento volitivo del dolo, para poder


determinarse se emplean dos fórmulas hipotéticas:

1. Se encuentra dolo eventual en la medida que el juzgador concluye


que el sujeto hubiese actuado de todas formas aunque estuviera
seguro de que se iba a producir el hecho.

2. Se encuentra dolo eventual en la medida en que el sujeto se


pronuncia de manera que dé a entender que “pase lo que pase, en
todo caso actúa”.

Las teorías mencionadas no son del todo inequívocas debido a que en la práctica
son imaginables supuestos en los que el autor tiene en cuenta la producción de un
resultado que no desea.
Por otra parte se distingue la culpa a la altura de la tipicidad como culpa con
representación o culpa sin representación.
Se tiene como culpa con representación, la culpa en la cual el sujeto lleva a cabo
a su acción siendo consciente del peligro de la misma y del resultado lesivo que
puede producir, sin embargo no acepta el resultado, sino que confía en que a
través de sus habilidades puede evitar el mismo.

De este modo su actitud negligente puede ser reprochable, siendo el reproche


más atenuado debido a que su finalidad no era la de dañar el bien jurídico de otra
persona.

Así una persona que obra con culpa es aquella que se representa el riesgo que
la realización de la acción puede provocar en el mundo exterior, afectando a
bienes jurídicos protegidos legalmente, y aun así obra.

DESARROLLO

Teniendo en cuenta la concepción de dolo eventual expuesta, me dispongo a


hablar acerca de la sentencia 3296 del 25 de agosto de 2010 proferida por la Sala
de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia.

La sentido de la sentencia radica en avaluación por La Corte Suprema de Justicia


de la decisión del Tribunal Superior de Bogotá en cuanto a su consideración como
dolo eventual la actuación del señor Rodolfo Sebastián Sánchez Rincón de
profesión piloto, el cual conduciendo su automóvil bajo los efectos del licor y
haciendo caso omiso al semáforo que se encontraba en rojo, siguiendo derecho
colisionó con otro vehículo causando la muerte de dos personas.

Dentro de la sentencia la Corte realiza una distinción entre el dolo eventual y la


culpa con representación. Para ello define el dolo como, aquella persona que
conoce que su acción es objetivamente típica y quiere su realización (conocer +
querer). Distingue también los elementos del dolo como intelectual o cognitivo, es
la exigencia de tener algún tipo de conocimiento o conciencia de los elementos
objetivos del tipo penal, y el elemento volitivo que lo reduce al querer realizar los
elementos objetivos del tipo penal.

De la misma forma distingue los tipos de dolo en directo de primer grado, directo
de segundo grado y eventual, en el primero el sujeto quiere el resultado típico, en
el segundo el sujeto no quiere el resultado típico pero su producción se
representa como cierta y en el eventual el sujeto no quiere el resultado típico, pero
lo acepta y se lo ha representado como posible o probable.
También define la culpa consciente o con representación de la siguiente forma, se
trata de cuando el sujeto a previsto la realización del tipo objetivo como probable,
pero confía en poder evitarlo.

Se logra plantear un problema jurídico que radica en las similitudes estructurales


del dolo eventual con la culpa con representación, ¿Fue correcta la
ubicación de la conducta del procesado dentro del marco del dolo eventual
por parte del tribunal o la conducta debe ubicarse dentro del marco de la
culpa consciente o con representación?.

Para la resolución del problema jurídico la corte propone una distinción entre las
similitudes entre dolo eventual y culpa con representación. La corte las
diferencia en cuanto a la actitud que el sujeto asume frente a la
representación de la probabilidad de la realización de los elementos
objetivos del tipo penal.

En ambos el sujeto prevé la posibilidad de que se produzca un resultado delictivo,


así mismo el sujeto tampoco quiere que se produzca un resultado típico.

Por otra parte en la sentencia se distinguen también las dos teorías acerca del
dolo eventual:
1. La teoría de la voluntad o del consentimiento:

Se enfatiza en el contenido de la voluntad. La conducta es eventualmente


dolosa cuando el sujeto aprueba la posibilidad de un resultado típico.

Se trata de una conducta culposa con representación cuando el sujeto se


aferra a la posibilidad de que el resultado no se producirá.

2. La teoría de la probabilidad o de la representación:

Se enfatiza en el contenido cognitivo del dolo. La conducta es


eventualmente dolosa cuando el sujeto se representa como probable la
realización del tipo objetivo y sin embargo decide actuar,
independientemente si admite o no su producción.

Se trata de una conducta culposa con representación cuando no se


representa ninguna probabilidad o se la representa poco probable o muy
lejana.

Es importante hacer dicha distinción debido a que la norma penal vigente que
regula el dolo eventual en el ordenamiento jurídico colombiano prevé la
confluencia de dos condiciones:
A. Que el sujeto se represente como probable la producción del resultado
antijurídico
B. Que el sujeto deje su no producción librada al azar, implica que el sujeto
decide continuar actuando al haberse representado la existencia en su
acción de un peligro inminente para el bien jurídico, actúa con absoluta
indiferencia por el resultado.

Para su decisión la Corte retoma lo dicho por el tribunal afirmando la acusación del
sujeto por dolo eventual y reafirmando su pena.

CONCLUSION

Se tiene entonces que aunque la culpa con representación y el dolo eventual sean
bastante parecidos, se deben diferenciar debido a que si se cae en el error en
cuanto a la condena del sujeto, se puede estar obrando injustamente.

Cabe resaltar que para poder diferenciar el dolo eventual de la culpa con
representación se necesita de una distinción muy detallada en cuanto a los
elementos volitivos y los elementos cognitivos del dolo, debido a que si no se tiene
claridad de estos se puede caer en el error de llamar dolo eventual a una
actuación que realmente es culpa con representación.

Así mismo para poder efectuar la ardua tarea de diferenciarlos dentro del delito se
necesitan de pruebas concretas y contingentes, que sean examinadas
cautelosamente por los órganos jurisdiccionales competentes, debido a que se
puede caer en la aplicación de sanciones subjetivas sin tener la finalidad de
impartir justicia basada en las normas sobre los hechos ocasionados.

Por lo tanto para poder determinar que un sujeto ha actuado con dolo eventual no
es suficiente con saber que la actividad u profesión que ha desempeñado se
encuentra fuera de los limites tolerados por el ordenamiento no jurídico, tampoco
basta con hecho de determinar que el sujeto tenía conocimiento de las
consecuencias que su actividad puede producir, el sujeto debe tener conocimiento
claro de los alcances a los que puede llegar si se produce la actividad ilícita y para
poder tener claridad debe poderse entender de qué manera es que el sujeto pudo
representarse las consecuencias y en cuanto a que se debe la aceptación de
estas.

De esta manera es un imposible el poder avistar de forma clara la manera de


representación del sujeto, por lo que bajo un punto de vista personal creería que la
mejor forma de poder tener un poco más de certeza en cuanto a la forma de
representación de las personas, debe acudirse a un profesional de las ciencias
empíricas, capaz de suministrar un informe detallado de la capacidad de
representación de la mente humano bajo algún elemento alucinógeno, dichos
profesionales pueden ser, médicos, psicólogos o psiquiatras. Sin embargo los
aportes de cualquier profesional interviniente pueden llegar a ser objetivos e
indiscutibles y siempre hay que tener en cuenta que cabe la posibilidad de caer en
el error humano.

También cabe tener en cuenta que la popularización por parte de los medios de
comunicación de accidentes, como el mencionado en la sentencia, causan una
sed de justicia por parte del pueblo, lo que puede llegar a agilizar el proceso bajo
el órgano competente cayendo así en una mala interpretación de los hechos y por
lo tanto en una injusticia.

Sin embargo se debe siempre tratar de tomar una decisión la cual sea justa y que
se pueda ejemplificar en casos similares.
BIBLIOGRAFIA

http://w1.cejamericas.org/index.php/biblioteca/biblioteca-virtual/doc_view/1524-dolo-
eventual-y-culpa-con-representaci%C3%B3n.html

http://repository.unimilitar.edu.co/bitstream/10654/13538/2/EDWIN%20ROJAS%20FINAL
%20ORIGINAL.pdf

http://repository.unilibre.edu.co/bitstream/handle/10901/7538/ParradoAgudeloRubbyBe
rnardita2013.pdf;jsessionid=B9C54DF0BC110FFEA218994BF881E613?sequence=1

http://catedrapenal.blogspot.com.co/2012/01/el-dolo-eventual-y-la-culpa-con.html

https://es.slideshare.net/Tecno-Trabajos/la-culpa-con-representacin-y-el-dolo-eventual-
48818843

http://revistas.usergioarboleda.edu.co/index.php/cuadernos_de_derecho_penal/article/v
iewFile/395/342

http://www.terragnijurista.com.ar/doctrina/diferencia_dolo.htm