Está en la página 1de 15

ORIGEN Y DESARROLLO DE LA FISOLOFIA

La vida de los seres humanos se construye y se realiza en sus múltiples relaciones


con la naturaleza y el entorno socio - cultural. La naturaleza en sus diversos ámbitos, el
contexto histórico, social y cultural, constituyen los fundamentos primarios sobre los
cuales los seres humanos dan sostenibilidad y viabilidad a su existencia concreta y material.
La actividad humana o práctica social, que se explicita en el trabajo, en el
conocimiento, en los saberes, es el mecanismo o recurso básico que garantiza la sobre
vivencia en las relaciones de los seres humanos con su entorno.
En esa lucha por la sobrevivencia el hombre advierte peligros, amenazas,
identifica lugares que le garantizan alimentos, protección y seguridad. Esta práctica genera
informaciones, conocimientos como mecanismos de garantía y sobre vivencias en su
medio.

Es de esta relación que surgen el mito, las creencias, religión, la ciencia, la

tecnología, las artes, etc. Con estos saberes se procura comprender, explicar y dar
sentido al mundo y a la realidad objetiva.
En el caso de la filosofía se trata de una comprensión y explicación que se hace de
manera racional, lógica, objetiva, sistemática, etc. De ahí que la filosofía trasciende al
mito, toda vez que éste se acerca al mundo de manera irracional, desproporcionada,
subjetiva y mágica.
El acercamiento filosófico al mundo se realiza a través de dos recursos técnicos
metodológicos fundamentales: las categorías filosóficas y las leyes y dinámicas internas de
los procesos de la realidad objetiva.
Las categorías se refieren a conceptos muy generales que recogen aspectos y
caracteres esenciales de los fenómenos y de los procesos del mundo objetivo.
Aristóteles propone diez categorías para pensar lo real: la “sustancia”1, cantidad,
cualidad, relación, lugar, tiempo, condición, acción, pasión y situación. La filosofía
contemporánea da fuerza y enriquece propuesta de Aristóteles a partir del siguiente grupo:
la materia, lo singular, lo particular, lo universal, fenómeno, esencia, el contenido, la forma,
la causa, el efecto, la necesidad, causalidad, casualidad, lo lógico y lo histórico.
Por otro lado, las leyes universales, que son propias del ámbito de la filosofía,
constituyen un instrumento excelente para dar cuenta de la dinámica interna de la realidad y
comprenderla, no sólo en su existencia objetiva, sino en su procesual. Así las leyes del
desarrollo y la dinámica del mundo objetivo son recogidas por las leyes “la unidad y lucha
de lo contrario; del cambio cuantitativo a cualitativo y la negación de la negación”.

¿Qué es la filosofía?
Por tradición, la filosofía es definida por su etimología. Proviene del griego antiguo
philosophia, vocablo que se traducen al castellano como amor por la sabiduría. Platón
plantea en “El banquete”, que al ser la filosofía amor o aspiración a la sabiduría,
implícitamente se reconoce que no posee la sabiduría y es por ello que quien aspira a
alcanzarla de alguna manera ha de llamarse filósofo y no sabio, pues la sabiduría es atributo
de los dioses”2
El hecho de que la filosofía se haya presentado desde sus comienzos como una
síntesis lograda por la cultura helénica para interrogar en torno al ser del mundo y a su
posible planimetría, al sentido del ser y de nuestra condición, a la esencia de las cosas, de
las obras y actuaciones, y de los utensilios elaborados por los seres humanos – constituye
un acontecimiento fundamental que está en la base del desarrollo de la cultura occidental.

1
Es la categoría básica y está referida a un principio único y fundamental que da unidad a la diversidad de procesos
objetos, fenómenos y hechos de la realidad objetiva.
La filosofía abre un histórico espacio de intercambio racional donde se mueven y
definen las fuerzas predominantes de esta compleja constelación cultural. Este ámbito se ha

caracterizado por privilegiar la vía racional que se cumple mediante el diálogo en un


encuentro público y sosegado, como el medio ideal para descubrir la verdad del ser,
orientarnos en el mundo y asegurar, en este, nuestra posición.
El diccionario oficial de la lengua castellana, en su primera acepción, indica: es
“conjunto de saberes que busca establecer, de manera racional, los principios más generales
que organizan y orientan el conocimiento de la realidad, así como, el sentido del obrar
humano”.
Esta definición abarca lo que caracteriza a la filosofía, si es considerada en sentido
histórico2. Los pensadores contemporáneos Gilles Deleuze y Felix Guattari, en su texto
“¿Qué es la filosofía?” definen, no la filosofía sino el ejercicio del pensar, y el filosofar,
como (completar aquí)
¿A qué ámbito se refieren con semejante metaforización sobre los elementos que
concurren en el filosofar? A que en el pensar filosófico, tal como se concibe hoy, no se
puede contar con encontrar alguna posibilidad primigenia.
Se puede considerar como el fundamento originario del mundo. Es decir, que no es
posible arraigar alguna perspectiva del cosmos y del ser sobre algún punto firme, definido y
consistente en sí mismo.
El filósofo del tiempo presente, no lo mueve analizar sutilmente, por ejemplo, la
quintaesencia del sujeto o el objeto, como lo hacía la vieja metafísica que se origina con
Platón y Aristóteles hasta finales del siglo XIX3 .

2
En otros espacios como la Web (Enciclopedia Wikipedia), se define la filosofía como “el estudio de una variedad de
problemas fundamentales acerca de cuestiones como la existencia, en conocimiento, la verdad, la moral, la belleza, la
mente y el lenguaje” , explicación que de cierta manera compagina con la definición de la Real Academia, aunque resalta
el universo de los problemas antes que enfatizar en la codificación de sus descubrimientos o principios.
3
Por el contrario, el análisis del filósofo actual aleja del fenómeno de los términos extremos, que casi siempre son
abstracciones creadas por el análisis del filósofo). Se trataría de considerar el hilo tensado que es la relación y no sólo los
posibles términos extremos, que indican más bien el límite de la correlación. Esto quiere decir que lo que verdaderamente
importante, para el pensamiento filosófico contemporáneo, es determinar los rangos de las relaciones de sentido, y no
anclar el pensamiento en términos abstractos.
El punto de partida del filosofar moderno es la constatación de que el principio (lo
que es originario, primero, principal y predominante en algo) lo constituye la red de
sentido que se teje desde la propia dinámica de lo real.
Esto vendría a significar que se tiene conciencia de que nos encontramos en el mundo, en
un universo determinado, histórico, que no podemos salir de ninguna manera de este orden,
salvo por vía de la muerte y cuando esto último acontece, ya no hay ni sujeto, ni mundo, no
existe el problema de la relación del ser en el mundo.
Es por esta razón que el pensador francés Jena Baudrillard (1929-2007) explica, en uno
de sus escritos5, por qué la situación en que nos encontramos podría denominarse “el
intercambio imposible”6.
En síntesis, la filosofía es un saber que se sostiene desde sus propias raíces. Por
tanto, se constituye como un saber arraigado en la historia, en su propia historia7, sin que
pierda validez el concepto de Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831):
“La filosofía no tiene la ventaja de la que gozan las otras ciencias, de poder
presuponer sus objetos como inmediatamente donados en la representación y como
ya admitidos en el punto de partida, y en el proceder sucesivo, el método de su
conocer”8.
El fundamental arraigo histórico de la filosofía, en su tradición y terminología, es
considerarla en sentido diacrónico, no impide que, al mismo tiempo, se pueda destacar su
indefinición originaria, sincrónico.
Esto quiere decir, que la filosofía está siempre abierta a toda eventual posibilidad de
desterritorialización y de reterritorialización, lo que revela que pertenece al ámbito de la
libre actualización de la esencia de la libertad9.
En el filosofar predomina la apertura que otorga la preeminencia del espíritu
creativo, abierto a todas las posibles dimensiones del ser, frente a la posibilidad
reglamentada de toda ciencia concentrada en lo meramente factual. El filósofo es “un ser
humano que constantemente vive, ve, oye, sospecha, espera y sueña… cosas
extraordinarias”10.
Para Nietzsche este es el momento del despliegue del análisis filosófico, en que
predomina: la frialdad, la lejanía y la sociedad: “El hielo está cerca, la soledad es inmensa
5

7
Desde el terreno de la filosofía occidental, a través de una determinada terminología que ha venido elaborándose y
renovándose durante los últimos 25 siglos.
8
Esta valoración la emitió en filósofo en 1816, a través de su texto “Enciclopedia de las ciencias filosóficas”
9
La tierra y el territorio, en la caracterización de Deleuze y Guattari, son componentes que apuntan a zonas de
indiscernibilidad, zonas que deberían ser asumidas como comarcas límites de sentido, en el contexto de procesos
continuos de resignificación en el interior de un proceso semiótico abierto.
Los elementos límites fungirán como términos de referencia de un específico proceso semiótico: La desterritorización (el
movimiento del territorio en la tierra) y la reterritorización (de la tierra al territorio). Como muestra de estos procesos en lo
que se refiere a la filosofía, los autores establecen que: “Grecia es el territorio del filósofo o la tierra de la filosofía”.
Sin embargo, quizás algún lector pudiera cuestionar ¿A qué viene tanta insistencia por ideas que más o menos están
presentes como nociones corrientes sobre la filosofía en nuestra vida cotidiana?
El asunto es destacar que la filosofía no es un saber que nace como una planta trepadora, como hiedra rastrera o como un
parásito que necesita de otro cuerpo u organismo para ser, sostenerse y prevalecer 10 Así lo define Nietzsche ¿en qué
texto?
¡más que tranquilas yacen todas las cosas en la luz! ¡Con qué libertad se respira! ¡Cuántas
cosas sentimos por debajo de nosotros! La filosofía, tal como yo la he entendido y vivido
hasta ahora, es vida voluntaria en el hielo y en las altas montañas: búsqueda de todo lo
problemático y extraño en el existir, de todo lo proscrito hasta ahora por la moral”4.
Martín Heidegger, uno de los más profundos filósofos del siglo XX, comenta la
aserción de Nietzsche al decir, que el filósofo está, se mueve, actúa fuera de lo ordinario.
“Se coloca sobre el secreto fundamentado de la libertad, de un modo por completo
autónomo, pleno y apropiado. Filosofar consiste en el extraordinario preguntar, por
lo que está más allá de todo orden, sobre algo que, además, está separado, fuera del
orden, en cuanto rige por ser superior o fundamental sobre todo lo ordinario”5.

Origen de la Filosofía
Las condiciones históricas en las que se desarrolló la sociedad antigua, en lo
económico, social y cultural, explica las fundaciones de las ciudades griegas, la expansión
comercial y otros hechos que propiciaron un amplio campo de experimentaciones,
creaciones, ejercicios intelectuales, descubrimientos e intercambio de múltiples ideas,
propiciando un importante proceso de profundización del pensamiento, en un momento en

4
Idem: Nietzsche
5
Martín Heidegger ¿en qué texto?
que predominaban las más diversas formas mitológicas y religiosas acerca de cómo
interpretar el mundo6.
El término filosofía entre los griegos tuvo diferentes acepciones. Se aplicaba a
cualquier tipo de saber sobre los objetos de la realidad, afirmándose que filósofo era el
físico, el matemático, el químico, el astrónomo, el geómetra. A todo aquel que tenía
conocimiento. Era cierto tipo de sabio que quería saberlo todo o tener una visión general y
profunda de las cosas7.
El asombro o la curiosidad frente al misterio de lo desconocido, la incertidumbre,
duda, etc., constituyen los fundamentos psicológicos del origen del saber filosófico. De
igual manera, el enfrentamiento del hombre a situaciones límites como la muerte conduce,
de manera existencial, a la reflexión filosófica.
El saber de la filosofía y su tradición histórica registran un conjunto de
características que les son propias: saber critico, es un saber radical, es fundamentadora,
totalizadora, es un saber que busca la sabiduría, incluye la praxis:
a) Como Conocimiento Crítico
La filosofía se postula como un saber “crítico”, porque pone en “crisis”, en duda,
ciertas cosas que no le parecen suficientemente claras o bien explicadas.
La filosofía sometió a la crítica el saber mitológico religioso predominante en la
cultura griega, de aquí que sea desmificadora en la medida en que propone liberarnos
de perjuicios o de mitos que aparecieron con los seres humanos.
Cassirer 8 observa que aún en épocas recientes, existe una serie de mitos que es
necesario combatir, como por ejemplo, el mito del derecho divino de los reyes o el
mito de la superioridad de ciertas razas, que ha traído consigo la discriminación y
justificación de tantas guerras y atropellos a los derechos humanos 9. De la misma
forma, en nuestra vida cotidiana, hemos oído hablar de mitos como la virginidad, la
democracia, el machismo y otros tantos.

6
Antes del escenario griego/occidental, en el lejano oriente (Chica e India) se produjeron profundas reflexiones filosóficas,
muy vinculadas a un complejo sistema religiosos
7
Otra concepción del término filosofía está referida no a la posesión de la verdad y el conocimiento; sino a la aspiración, a
la sabiduría, a la búsqueda del saber o de la verdad. De aquí que la filosofía signifique: Filo= Amor - Sofía= Saber.
8

9
b) Como Certidumbre Radical
La historia de la filosofía demuestra cómo los filósofos no se conforman con cualquier
clase de respuesta. Sócrates es el mejor ejemplo de esto, buscó intensamente la verdad
con una certidumbre a toda prueba. Clavó el aguijón de la duda en la conciencia de
sus conciudadanos. En esta perspectiva queda claro, que no basta con discutir la
filosofía, sino que hay que llegar hasta las últimas consecuencias, vivir de ello, pues la
vida sin filosofar no vale la pena.
c) Como Fundamentadora
Este carácter fundamentador señala que el filósofo desea saber en qué se basan las
cosas objetos de estudio. En qué descansan todos nuestros conocimientos. La filosofía
conduce a pensar sobre los fundamentos acerca de los que descansan los conceptos,
conocimientos y creencias, y para esto, hace una exhaustiva revisión de los
“principios” o “primeros principios”10. Para Aristóteles la filosofía es la “ciencia de
los primeros principios y causas últimas a la luz natural de la razón”.
d) Como Totalizadora
Wilheim Dilthey (1833-19119) sostiene que la filosofía tiene una tendencia a la
“universalidad”. Esto significa que la filosofía no se conforma con explorar
fragmentos de la realidad, ni con dar visiones parciales del mundo.
La filosofía pretende darnos una “visión total”, universal o integral de las cosas.
Implicando la aspiración de desentrañar el sentido último, total de la vida y del
Mundo. Dentro de este sentido, tratar de ubicar y explicar el ser en todas sus
manifestaciones. El avance y sus profundidades, cada día más, provoca que el campo
filosófico sea cada vez más complejo con una evidente tendencia a su atomización,
alejando al filósofo de su visión de ser héroe y la filosofía aventura heroica.
d) Como Sabiduría
Si se da como válido que la filosofía es un saber o un conocimiento que se preocupa
por encontrar el sentido, meta y valor último de la vida humana, con el fin de
proyectar una vida mejor; se puede concluir en que “la filosofía como sabiduría”. La
sabiduría se construye en el tiempo de “larga vida y práctica constante de valores,

10
Son independientes de otros principios para tener validez, son principios autosuficientes, que salen por sí y para sí.
actitudes y otras”. Esta está plenamente adherida a la vida humana, amparada en las
verdades que corresponden al corazón, pero que la razón ignora.
La filosofía, que es una forma de vivir, permite la adquisición de la sabiduría con la
que se puede vivir bien, con excelencia, dentro de una idea o norma de vida
plenamente humana.
e) Como Praxis
Se trata de problemas y soluciones que tienen profundas repercusiones en la sociedad,
al grado de transformarla y causar estragos, revoluciones sin precedentes, por tanto,
la filosofía se constituye en una vigorosa fuerza histórica; un arma poderosa y terrible
para demoler perjuicios y falsas concepciones, para despejar el camino y construir
nuevas alternativas y mejores mundos.
El filósofo constantemente destruye el mundo y lo reconstruye en condiciones
mejores, por ejemplo: el “pensamiento marxista”, porque la filosofía no puede ser un
instrumento solamente teórico, de conservación o justificación de la realidad, sino el
de ser capaz de propiciar su propia transformación11.

Las Disciplinas Filosóficas


La historia de la filosofía12 registra tres asuntos básicos, abordados por los filósofos,
sin importar la época o la ideología: la ontológica – metafísica, la epistemológica y la
axiológica
La problemática ontotológico-matafísica: procura dar respuesta a la constitución de
lo real y sus formas de existencia; la epistemológica: reflexiona, investiga y estudia el
conocimiento humano, su naturaleza, origen, condiciones, posibilidades, sus límites, etc.,
y la axiológica: concentra su estudio y reflexión en torno a los valores (su naturaleza,
forma de realización, su objetividad o subjetividad).

11
Marx y Engels se percataron de que para que la filosofía tuviera sentido, para que cumpliera una función realmente
práctica, debía ocuparse de las necesidades de las grandes masas humanas, de los desprotegidos, así como, del
conocimiento científico, de la naturaleza y de la sociedad.
12
Incluye un conjunto de disciplina: Ontología, metafísica, epistemología, lógica, ética, estética, axiología y
hermenéutica, las cuales discuten cuestiones esenciales, como la existencia, el conocimiento, la verdad, la moral, la
belleza, la mente, el lenguaje, entre otras. De ahí que las problemáticas fundamentales de la Filosofía sean el ser, el
conocimiento y los valores.
La Filosofía y Religión
La religión sostiene su reflexión en el ámbito de las revelaciones divinas, contrario a
la filosofía que lo hace amparada en las experiencias y razonamientos. En las grandes
teologías religiosas, como las cristianas, se entre mezclan muchos elementos filosóficos;
pero la filosofía es independiente y autónoma respecto a la religión.
Aunque una y otra pretenden ser saberes universales, la filosofía reclama la
autonomía del pensamiento humano y la religión no. La filosofía es racional y crítica; la
religión es dogmática y hermenéutica.

La Filosofía y Ciencia
En los inicios, ciencia y filosofía eran lo mismo. Surgieron de las mismas
inquietudes: hallar respuestas soportadas solo en la capacidad de la razón. Con el tiempo y
en la lógica del desarrollo de una y de otra, se fueron separando cada vez más, lo que no ha
significado que la filosofía haya descontinuado buscar explicación a todas aquellas
preguntas que la ciencia no pueden contestar por estar fuera del campo de su conocimiento.

CAPÍTULO II
EL PENSAMIENTO FILOSÓFICO EN GRECIA

La historia de la Filosofía comprueba las diversas respuestas construidas por los


distintos filósofos sobre los problemas fundamentales de la disciplina. Los primeros
filósofos griegos, conocidos como presocráticos, respondieron adecuadamente a la
problemática filosófica acerca de la realidad objetiva, el conocimiento y los valores. Se
plantearon la búsqueda de principios básicos de cada una de ellas.
Para ellos, estos principios debían estar por encima de todo cambio, referidos a una
sustancia primitiva o primera de origen material y de carácter objetivo. Es en este contexto
que Tales de Mileto identifica el agua, como el origen de todo; Anaxímenes sostiene que es
el aire; Anaximandro el (apeiron); Heráclito el fuego, Demócrito el átomo y así
sucesivamente.
El mundo griego, anterior a la aparición de la filosofía, vivía instalado en la actitud
mítica. Por esta vía mitológica el hombre procuraba dar una explicación de los fenómenos
naturales y de las instituciones sociales.
El gran acontecimiento intelectual que iniciaron los filósofos griegos citados, entre
los siglos VII y VI a. C., consistió en el establecimiento de los primeros instrumentos del
conocimiento y el dominio de la realidad. Poner en el centro de una y otra, la razón.13
Este gran salto de la mitología a la explicación racionalista se conoce como "paso
del mito al logos"14. Esta nueva forma de pensar, le permitió a los griegos proponer que las
cosas del mundo están ordenadas siguiendo leyes. El mundo es un cosmos, no un caos, por
lo que la naturaleza no se comporta primero de una manera y luego de otra completamente
distinta. En su comportamiento hay cierto orden que sigue leyes, las cuales pueden ser
descubiertas por la razón.
Sin embargo, es importante hacer notar que lo que se sabe sobre la filosofía antigua,
proviene de diferentes puntos geográficos, fragmentarios y diversos, por lo que los
investigadores se han puesto de acuerdo para clasificarlas, como obras doctrinales,
biográficas, por problemas, autores , escuelas, recopilaciones, enciclopedias, bibliotecas o
los libros de los propios filósofos.
La filosofía griega Pre-socrática
Con los griegos aparecen, por primera vez, algunos de los asuntos filosóficos
fundamentales y sus posibles soluciones. Diversos estudios sobre la historia de la filosofía
ponen de manifiesto que el filosofar occidental se construyó a partir de estas aportaciones
desde las ciudades del Asia Menor (Jonia)15, a cargo de Tales de Mileto (585 a. C.) y sus
discípulos: Anaximandro y Anaxímenes de Mileto16.
Heráclito, que hizo hincapié en la naturaleza transitoria y caótica de todas las cosas,
acompañado de las categóricas hipótesis: “todo fluye”; “todo es fuego”; “no podemos

13
Cabe señalar que no debe entenderse este paso como algo brusco sino paulatino. Las influencias míticas son todavía
apreciables en muchos pensadores. Su vigencia está presente en el siglo XXI.
14
Aunque fueron unas pocas personas las que se iniciaron en esa perspectiva nueva y revolucionaria del pensar (aquellos
que habrían de llamarse filósofos), poco a poco creció, haciendo más universal, en particular en Occidente.
15
Todo este movimiento se concentró cada vez más en Atenas, que finalmente terminó siendo la ciudad-estado dominante
de Grecia.
16
Estos tres filósofos se le ubica como pertenecientes a la Escuela Jónica, por ser pensadores que se desarrollaron en el
período en que Jonia en Turquía, era una colonia griega. Además, se caracterizaron por la tenaz búsqueda del principio de
la naturaleza y el hombre, sus elementos fundamentales de origen, como parte de sus explicaciones acerca de la naturaleza
y todos sus fenómenos.
entrar en el mismo río dos veces”, y Anaxágoras, para quien “la realidad está tan ordenada
que debía ser gobernada en todos los aspectos por la mente”. Estos aportes son importantes
evidencias de lo señalado.
Posteriormente aparecieron las reflexiones de los filósofos pluralistas y atomistas
(Empédocles, Demócrito) que se dedicaron a comprender al mundo como una composición
de innumerables partes interactivas. Contrario a esa concepción se presentaron los eleáticos
(Parménides y Zenón de Elea) quienes insistieron: “todo es uno y el cambio es imposible”.
Parménides y su escuela, retomando algunos planteamientos y rechazando otros,
afirmarían la existencia del carácter absoluto, permanente y durable del mundo de la
verdad: “ser es, no ser no es”.
En iguales dimensiones se situaron los sofistas. Esos profesores viajantes que no
respondían a directrices uniformes, que se movían en torno a las más variadas
conceptualizaciones, proclamaron: “la verdad no era más que una opinión”. Su mayor
aporte fue ensañar el juego del debate de las ideas como ejercicio para conocer la verdad o
el fondo de las consideraciones filosóficas.

Importancia de las primeras reflexiones filosóficas:


. El gran mérito, con el inicio de la filosofía occidental, se localiza en tratar de dar una
explicación racional a distintos fenómenos del mundo, rompiendo con las explicaciones
dominantes que se sustentaban en las tradiciones míticas, la fantasía, en el más de los casos
incoherentes.
El filósofo, ha partido de esta subjetividad concreta, se apoyó en lo racional y
universal, conocido como "el paso del mito al logos". Con Tales se dio el salto de la
fantasía a la razón. Este hecho explica porque no fue posible, que siendo el primero en ese
importante tránsito, sus producciones filosóficas adquirieran profundidad y marcado
interés, sino más de valor histórico y anecdótico.

Tales de Mileto
Nació en la ciudad de Mileto, en la Grecia Jónica del Asia Menor, durante los años 620 a.
C. Fue filósofo, matemático y astrónomo, además, legislador de Mileto. Se le conoce como
uno de los Siete Sabios de Grecia, por la manera como produjo sus reflexiones, impartió
sus enseñanzas e intervino de las actividades políticas.
Es considerado por la tradición historiográfica occidental, como el iniciador de la
indagación filosófico-científica acerca del cosmos (como un todo y sus particularidades).17
Ofertó las primeras explicaciones registradas respecto de eventos naturales que no apelan a
entidades divinas sino que se sustentan en observaciones e inferencias pasibles de ser
constatadas y discutidas.
Es señalado como el primer gran impulsor, en Grecia, de la investigación científica,
en disciplinas como las matemáticas y la astronomía. El primer filósofo de la historia de la
filosofía occidental, seguido de su discípulo: Anaximandro y de Anaxímenes18. A estos tres
se le conoce la "Escuela Jónica" o "de Mileto".

Contenido de su Pensamiento:
La explicación universal y racional que sostuvo Tales, tenía el agua como elemento
principal. Es para él “el agua”, origen de todas las cosas que existen, el elemento primero.
Aristóteles, cuando se refiere a esta concepción en la “metafísica” afirma:
“La mayoría de los primeros filósofos consideró que los principios de todas las
cosas eran sólo, los que tienen aspecto material [...] En cuanto al número y a la
forma de tal principio, no todos dicen lo mismo, si no que Tales, el iniciador de este
tipo de filosofía, afirma que es el agua, por lo que también declaró que la tierra está
sobre el agua. Concibió tal vez esta suposición por ver que el alimento de todas las
cosas es húmedo y porque de lo húmedo nace del propio calor y por él vive. Y es
que aquello de lo que nacen es el principio de todas las cosas. Por eso concibió tal
suposición, además de porque las semillas de todas las cosas tienen naturaleza
húmeda y el agua es el principio de la naturaleza para las cosas húmedas”19

17
Esta valoración va, desde Aristóteles, en el siglo IV a. C. hasta historiadores como W. K. C. Guthrie o pensadores como
B. Russell, en el XX)
18
La notoriedad de Tales, por encima de los discípulos mencionados, se registró en sus habilidades y conocimientos
teóricos, su marcado interés y aportes, en las cuestiones matemáticas, astronómicas, geográficas, físicas, metafísicas y de
ingeniería, además, por sus exitosos consejos acerca de varias decisiones políticas no poco relevantes
19
Heráclito de Éfeso
Filósofo griego, llamado también “El Oscuro de Éfeso”, natural de Éfeso, ciudad de
la Jonia, en la costa occidental del Asia Menor (actual Turquía), nació el año 535 a. C. y
falleció hacia el 484 a. C. Como sus contemporáneos filósofos presocráticos, quedan más
que fragmentos de sus obras. Sus aportes se conocen por los testimonios ofrecidos
posteriormente.
La obra de filósofo es netamente aforística, con un estilo que remite a las sentencias
del Oráculo de Delfos, reproduciendo una realidad ambigua y confusa, usando el oxímoron
y la antítesis para dar idea de la misma20.

A Heráclito se le atribuye el libro: “Sobre la naturaleza” (περὶ φύσεως), dividido en


tres secciones: «Cosmológica», «Política» y «Teológica». No se posee mayor certeza sobre
este libro.
El primer estudioso en proponer un ordenamiento de los fragmentos del filósofo fue
P. Schuster (1873),3 poniendo a la cabeza de todos el que posteriormente fue dispuesto
como B56 (Diels-Kranz) y que refiere la adivinanza que unos niños plantearon a Homero, y
que éste, "el más sabio de todos los griegos", como pintan Heráclito , no supo resolver.
I. Bywater en 1877 hizo un reacomodo de los fragmentos conforme a la indicación
de Laercio, traducido al español por José Gaos. Es curioso que Bywater no consideró
importante el fragmento que Schuster pone a la cabeza de todos, y no lo incluye en su
propia ordenación.
Agustín García Calvo reconstruye la posible estructura del libro, en su edición de los
fragmentos del mismo, titulada “Razón común”. Distingue tres apartados: «Razón general»,
«Razón política» y «Razón teológica».
Heráclito afirmó: “el fundamento de todo está en el cambio incesante: el ente
deviene y todo se transforma en un proceso de continuo nacimiento y destrucción al que
nada escapa”28.
Incluir a Heráclito entre los primeros filósofos físicos (φυσικοί: el principio de todas
las cosas es el fuego, lo cual no debe leerse en un sentido literal, pues es una metáfora
como, a su vez, lo eran para Tales y Anaxímenes.

20
Diógenes Laercio (en Vidas..., IX 1–3, 6–7, 16)
Este planteamiento refiere al movimiento y cambio constante en el que se encuentra
el mundo. Esta permanente movilidad se fundamenta en una estructura de contrarios. La
contradicción está en el origen de todo.

Parménides de Elea
Nació entre el 530 y el 515 a. C., en la ciudad de Elea, colonia griega del sur
de Magna Grecia (Italia).
Escribió una sola obra: un poema filosófico en verso épico del cual se conservaron
algunos fragmentos citas de otros autores. Los especialistas consideran que la integridad de
lo que se conoce, es notablemente mayor en comparación con lo que ha llegado de las
obras de casi todos los restantes filósofos presocráticos, y por ello su doctrina puede ser
reconstruida con mayor precisión. Por lo que se deduce, a partir de los testimonios
conservados, que el poema de Parménides representa una revelación divina dividida en dos
partes:
• La vía de la verdad, donde se ocupa de «lo que es» o «ente», y expone varios
argumentos que demuestran sus atributos: es ajeno a la generación y la corrupción y,
por lo tanto, es inengendrado e indestructible, es lo único que verdaderamente existe —
con lo que niega la existencia de la nada— es homogéneo, inmóvil y perfecto.
• La vía de las opiniones de los mortales, donde trata de asuntos como la constitución y
ubicación de los astros, diversos fenómenos meteorológicos y geográficos, y el origen
del hombre, construyendo una doctrina cosmológica completa.

28

Mientras que el contenido de la vía de la opinión se asemeja a las especulaciones


físicas de los pensadores anteriores, como los jonios y los pitagóricos, la vía de la verdad
contiene una reflexión completamente nueva que modifica radicalmente el curso de la
filosofía antigua.
Se considera que Zenón de Elea y Meliso de Samos aceptaron sus premisas y
continuaron su pensamiento. Los físicos posteriores, como Empédocles, Anaxágoras y los
atomistas, buscaron alternativas para superar la crisis en la que había sido arrojado el
conocimiento de lo sensible. Incluso la sofística de Gorgias acusa una enorme influencia de
Parménides en su forma argumentativa.

Problemas textuales e interpretativos


La doctrina de Parménides, como la de todos los pensadores de su época, confrontó
dificultad en su comprensión por las condiciones apócales, tales como: la transmisión de su
pensamiento, la Paleografía, que se encuentra con problemas tales como el estado
fragmentario del texto y la corrupción de los manuscritos21.
Tampoco es sencillo ofrecer una interpretación general del poema que lo ubique
dentro de la producción literaria de su época y que lo vincule con las manifestaciones
anteriores y posteriores de la filosofía griega.
Todo ello hace que la labor de los especialistas sea fundamental para una lectura y
comprensión lúcida del texto. La filología y los historiadores de la filosofía griega han dado
pasos valiosos en la reconstrucción del texto y su interpretación en los últimos dos siglos22.
La visión cosmológica de Parménides, la expone Simplicio23, quien señaló que en
citado pasaje, “Parménides transita de los objetos de la razón a los objetos sensibles”. La
diosa llama al contenido de esta segunda parte (brotôn dóxas, “opiniones de los mortales”24
No cabe duda de que, con esto, la diosa va a dar cumplimiento al programa que figura en el
fragmento 1, versos 28–32. Los mortales, prosigue el crítico, han distinguido dos formas,
“fuego” y “noche”.
En relación con estos opuestos, la diosa dice que ”los mortales han errado”, sin
embargo, el verso 54, que contiene el porqué del error, presenta tres posibilidades de
traducción25.

21
Lo que ha ocasionado que algunas segmentos del texto o pasajes presentes dificultades para su lectura. Los
especialistas intentan suplir esto con conjeturas basadas en lo que se conserva en buen estado. Pero incluso estos pasajes
son difíciles de interpretar debido a las dificultades para determinar significados precisos de los vocablos y las frases,
tarea de la filología clásica.
22
Se han apoyado, además, en comentarios de la antigüedad clásica y tardía, y en el conocimiento de las obras antiguas con
las que han podido establecer comparaciones y paralelos.
23
En su Comentario a la Física 30, 14,…..
24
Hay que tener en cuenta que significa lo que parece real o se presenta a los sentidos; lo que parece verdadero
constituyendo las creencias de todos los hombres; y lo que parece correcto para el hombre. El discurso no pretende ser
«cierto», puesto que ya se ha dicho todo lo que se podía decir de manera fidedigna. Por el contrario, lo que presentará será
un “orden engañoso”, puesto que presenta creencias como si estuvieran presididas por un orden.
25
Estas tres interpretaciones agotan las posibilidades del texto, y todas han sido apoyadas por especialistas

También podría gustarte