Está en la página 1de 14

DOSSIER

La resurreción de
BABILONIA
Hace un siglo, el alemán Robert Koldewey encontró
los primeros restos de la primitiva Babilonia.
El hallazgo sacó su existencia de las brumas
de la leyenda para enraizarla en la Historia. El gran
arqueólogo italiano Claudio Saporetti explica bajo
una nueva luz la verdadera existencia de soberanos
y dignatarios, así como la puntual evolución de los
acontecimientos de aquella cultura, cuya aura mítica
se refuerza con cada nuevo descubrimiento

Hammurabi, el rey El yugo bárbaro Días de gloria: La cautividad


del Código Pág. 76 Nabucodonosor de Babilonia
Pág. 68 Pág. 84 Pág. 90

1
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

Hammurabi
el rey del Código La legislación compilada por el primer soberano babilonio
conocido endurecía las penas de la jurisprudencia anterior
y consolidaba el valor ejemplar de la Ley del Talión

H
ace un siglo, el arqueólogo fondo, no hay sino dos nombres babi- La ciudad comenzó su ascenso polí-
alemán Robert Koldewey, lonios conocidos: los del soberano tico sobre las ruinas del Imperio de Ur,
que llevaba dos años exca- Hammurabi (aunque aquí mantendre- resquebrajado por la constante pene-
vando las capas más super- mos esta denominación, tradicional en tración de pueblos procedentes de Oc-
ficiales de Babilonia, realizó un hallazgo España, sería más correcto decir "Ham- cidente: los amorreos. Agrupados en
excepcional. La rotura de un dique hizo murapi") y Nabucodonosor. tribus guiadas por magníficos jeques,
que bajase varios metros el nivel del El primero se relaciona con la exis- estos pueblos del Oeste penetraron en
agua de un canal, quedando al descu- tencia de un código más conocido por Mesopotamia descendiendo a lo largo
bierto una zona de la Babilonia más an- su vaga denominación (puesto que el del Éufrates, al cual llegaban desde el
tigua, la de la época de Hammurabi. término código es inexacto) que por su Norte o desde las rutas caravaneras del
Koldewey pudo exclamar “¡Babilonia ha contenido. En cambio, el segundo re- desierto, como la que pasaba por Tad-
resucitado!”, título que daría años des- cuerda la deportación de los hebreos, mir/Palmira. Ni siquiera una larga mu-
pués a uno de sus libros sobre sus ex- difundida gracias a la Biblia y Nabucco, ralla impidió aquel avance continuo y
traordinarios hallazgos. Hasta entonces, la ópera de Verdi, (¡en la que Babilonia corrosivo, que paulatinamente cortaba
la historia de Babilonia había sido fre- y Asiria se consideran un solo país!). las relaciones comerciales con los pro-
cuentemente confundida con la leyen- Sin embargo, entre un rey y otro trans- veedores de materias primas del Norte
da; después, gracias a aquellas investi- curren más de mil años, durante los y del Oeste.
gaciones (1899-1917) y al estudio del cuales Babilonia no renuncia en abso-
abundante material epigráfico, la verda- luto a formar parte de la historia. Nuevas mentalidades
dera existencia de soberanos y dignata- La verdadera historia de Babilonia En algunos casos, las ciudades sucum-
rios, así como la puntual evolución de comienza con una dinastía amorrea, bían, otras veces aprovechaban la si-
los acontecimientos, aparecen ante no- antes de la cual la localidad ya existía, tuación para independizarse de Ur, in-
sotros bajo una nueva y clara luz. aunque no había alcanzado la impor- cluso contando con la presencia de los
tancia de antiguas ciudades mesopotá- nuevos e incómodos visitantes. Así flo-
Entre Hammurabi y la Biblia micas como Ur, Uruk, Lagash, Umma y recieron por toda Mesopotamia sobe-
El nombre Babilonia es universalmente Nippur, poderosas capitales sumerias ranos con nombres amorreos: en As-
conocido y ampliamente utilizado, in- del sur. Durante el periodo más antiguo sur, en Mari, en Eshnunna, en Babilo-
cluso fuera de contexto. Pero si pre- de la historia de Mesopotamia, Babilo- nia y también en dos ciudades del Sur,
guntáramos alguna cosa de mayor pro- nia no se contó entre los protagonistas; Isin y Larsa, que fueron especialmente
fundidad y consistencia acerca de Ba- tan sólo era una de tantas localidades poderosas cuando Ur, como un pulpo
bilonia, comprenderíamos que, en el regidas por un gobernador, incluso du- de tentáculos cortados, fue presa de Hammurabi, de pie, espera a que el dios
rante el denominado renacimiento su- sus seculares enemigos, los elamitas de de la justicia, Shamash, le dicte la ley,
en el relieve de la Estela de Hammurabi,
merio cuando, en torno a los siglos Irán.
Página opuesta: Cabeza de un soberano, una pieza de basalto de 2,25 metros.
Claudio Saporetti es arqueólogo y profesor XXII-XXI a.C., la ciudad de Ur se con- Los soberanos amorreos cambiaron en (Londres, Museo Británico). En la
quizá el propio Hammurabi, en diorita,
de Asiriología en la Universidad de Pisa. virtió en la gran potencia dominadora. muchos aspectos el estado de las co- siglo XVIII a.C. (París, Museo del Louvre). portadilla del Dossier, la estela completa.

2
HAMMURABI EL REY DEL CÓDIGO
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

sas, aportando su mentalidad y cultu-


ra propias de hombres del desierto.
La desintegración del Imperio de Ur
En las disposiciones de carácter jurídi- condujo a una sucesión de guerras y
co, por ejemplo, se aprecia rápida-
mente un endurecimiento de las pe-
conflictos por el poder en Mesopotamia
nas, entre las cuales resalta el princi-
pio del Talión: el "Ojo por ojo y dien- bía basado su riqueza en la produc-
te por diente" está presente en el Có- ción agrícola y en el trabajo de la la-
digo de Hammurabi, en los párrafos na para obtener, a cambio, las mate-
196 y 200; por el contrario, en los re- rias primas que le faltaban: madera,
pertorios legales precedentes se cons- piedra, gemas y metales.
tata que tenía preferencia el principio Es obvio que la fragmentación del
del resarcimiento, recurriéndose al Ta- gran Imperio de Ur impedía a varias
lión en raras ocasiones. Se trata de un ciudades-estado proveerse directa-
caso, por tanto, de endurecimiento en mente de víveres. Como gotas de mer-
las relaciones entre hombre y hombre, curio que absorben otras más peque-
y entre hombre y justicia. ñas, algunas ciudades fagocitaron a
La desintegración del Imperio de Ur sus vecinas, y los Estados se hicieron
condujo después, en Mesopotamia, a cada vez más grandes y menos nu-
una situación política completamente merosos. Entre ellos estaba Babilonia,
diferente: a los antiguos gobernadores que en el siglo XIX a.C., bajo una di-
que consideraban al rey de Ur como nastía amorrea, disponía a su alrede-
un dios, al que incluso dedicaban dor de cierto espacio vital, aunque de-
templos, les sustituyeron soberanos pendía de otros: de los Estados orien-
independientes, empeñados en defen- tales, como Eshnunna, que le propor-
der a codazos, por decirlo de una ma- cionaba estaño; de los meridionales y
nera suave, su lugar bajo el sol, y pro- septentrionales, como Ur y Assur, que
curando, de paso, ampliar el propio le vendían cobre y plata; del Noroes-
territorio a costa de los incómodos te le llegaban las preciadas maderas
vecinos. Fue toda una sucesión de del Líbano junto a la piedra, el vino,
guerras y conflictos entre los recién las especias, la obsidiana y el lapislá-
llegados a una tierra distinta del se- zuli del Este y la Cornalina del Sur.
miárido desierto que estaban acos- Sin duda, los lugares preferidos de
tumbrados a recorrer. Babilonia eran los situados junto a los
ríos y los grandes canales, puesto que
Una tierra muy fértil los productos se transportaban me-
En torno a las ciudades de las que se diante barcas y caravanas de asnos
habían apoderado, podían cultivarse que seguían los caminos trazados a lo
cereales (sobre todo, cebada), legum- largo de las rutas fluviales. Estos cor-
bres y árboles frutales (entre los que dones umbilicales del comercio eran
predominaba la palmera datilera). Los fundamentales para la supervivencia
productos eran abundantes, a pesar de la pequeña Babila, interpretada
del peligro de salinización del suelo por los semitas amorreos como Babili,
que, en tiempos de Hammurabi, hizo "la puerta del dios" (o Bab-ilani, "la
descender las cantidades a 900 litros puerta de los dioses", de donde viene
de cebada por hectárea, cuando, mil nuestra Babilonia).
años antes, alcanzaba los 2500. De to- Poco se sabe de los inicios de su
dos modos, para mantener estos nive- poder, excepto el nombre del sobe-
les, no se podía confiar en la lluvia, rano amorreo y algunas noticias to-
pues, a menudo, sólo eran posibles madas de las "fórmulas de datación"
los cultivos de regadío. que fechaban los documentos y
Naturalmente, esto suponía un cui- que narran los principales aconte-
dado constante de la canalización cimientos de cada año. El reino del
artificial, que debía ser mantenida primer soberano, llamado Sumu-
y ampliada, lo que conllevaba un abum (1894-1881 a.C), abarcaría Una cabeza de león resalta en
este detalle de la decoración
enorme gasto de medios y de ener- Soporte para ofrendas, con tres cápridos
poco más de un radio de 50 km mural, con ladrillos esmaltados,
gías. Se dedicaban vastas zonas a la rampantes en bronce y oro, procedente de Larsa, desde la capital, quizá ni siquiera de Babilonia, siglo VI. a.C.
crianza del ganado, otro de los re- siglo XVIII a.C. (París, Museo del Louvre). en todas las direcciones. Sus suce- (París, Museo del Louvre).
cursos del país, que siempre se ha- sores ampliaron algo el territorio,

4 5
Urartu
Lago Van
Kurritas
Lago
Tell Halaf
Khorsabad Urmia
Mitani Nínive ZONA AMPLIADA
Fue así como los caminos de Occi- país, hizo construir y ampliar los tem-
Mosul Balawat
dente, de donde procedían sus antepa- plos de Babilonia y de otros lugares, Hassuna Nimrud
sados, se abrieron aún más a Hammu- impulsó obras sociales, prestando espe- Asiria
rabi con sus ricos productos, que alcan- cial atención al mantenimiento de los Assur Nuzi
zaban Babilonia sin incómodos inter- canales y no se hizo divinizar. Montes
Amorreos Zagros

Tigri
mediarios, al igual que las materias pri- Mari
El reparto de la tierra

s
mas de Oriente podían llegar a través Éu
fra Samarra
de los territorios de Eshnunna, y los En los primeros tiempos ya existía el tes Casitas
Eshnunna
productos exóticos introducidos desde Esagila, el vasto lugar sagrado donde
Dur Kurigalzu
el Sur a través de las rutas marítimas del el dios local, Marduk, tenía su templo Tig
Golfo Arábigo. Fue, por tanto, a finales y su torre (la Torre de Babel). En los Arameos Akkad ris
de su reinado, tras casi 40 años, cuan- campos, junto a las tierras cultivadas Babilonia
Elam

Éu
do Hammurabi pudo hacer redactar su directamente por sus propietarios o Kish

fra
famoso código legal, escrito sobre una en régimen de aparcería, el Estado al- Nippur Susa

tes
Sumer Umma
estela de diorita de más de dos metros quilaba parcelas a concesionarios, a Larsa Lagash
de altura y hallada en Susa, donde ha- menudo soldados, a cambio de sus Caldeos
Obeid Ur
bía sido llevada como botín de guerra servicios o de tributar las cantidades
por un soberano elamita en una época estipuladas por el soberano. La super- La Babilonia
posterior. A través del articulado de sus
leyes y con las cartas halladas en las
ficie de tierra asignada era variable,
pero solía tener, como mínimo, 6,5
de Hammurabi Golfo
Arábigo
ciudades en las que reinaba, puede pro- hectáreas; según los documentos, a
Restos del gran templo escalonado dedicado al dios Enlil (el actual Qalat Shergat, en Irak). fundizarse en el estudio de su persona- cambio de dicha parcela era obligato-
lidad y de la vida de su tiempo. Estuvo rio trabajar para el Estado 20 días al
chocando con algunas ciudades del murabi. Ayudado por el poderosísimo a cargo de la justicia y del bienestar del año y, en caso de guerra, integrarse familiares, condujo a peligrosas des- dos hasta la médula, podían perder su
Sur: Ur e Isin, a las que derrotó, y Lar- Zimri-Lim, expulsó de Mari al hijo del en el ejército. compensaciones. El empobrecimiento libertad; desde los sometidos hasta los
sa, por la que fue vencida. rey anterior de Assur y le sustituyó, ha- Un orante en Pero se necesitaban sustitutos y la ocasionado por el sistema del présta- grandes terratenientes, a los altos fun-
ciéndose construir un fabuloso palacio, bronce y oro, tierra no era suficiente como para man- mos era tal que, frecuentemente, los cionarios del Estado y a las sacerdotisas
La forja de un Imperio donde han sido halladas 25.000 tablillas de Larsa, siglo tener a dos familias, más aún si se de- soberanos promulgaban un edicto de del dios Shamash de Sippar, la ciudad
XVIII a.C.
Hammurabi (1792-1750 a.C) ha pasado de su archivo y del de sus predecesores. (París, Museo bían pagar tributos y mantener el te- justicia que condonaba las deudas de que estaba consagrada al Sol, donde
a la Historia gracias al Código, pero ju- Hammurabi se había convertido en del Louvre). rreno en barbecho para sostener su los agricultores reducidos a la miseria, quizá se conservara la estela del Código.
gó un papel que va más allá de este soberano de un Estado que tenía un productividad. Por tanto, hubo de re- una exención de los atrasos fiscales y la Estas últimas, que desaparecieron
importante documento. Cuando ascen- radio de acción de cerca de 80 km. y, currirse a complicados sistemas de
dió al trono, halló la frontera sur cerra- gracias a la amistad de Zimri-Lim, el aparcería, con altibajos entre las fami- El Estado alquilaba parcelas de tierra a
da por el Estado de Larsa, que había "frente septentrional" de Babilonia era lias de los propietarios y de los conce-
absorbido Isin, mientras que al norte una zona tranquila y próspera. Hacia el sionarios estatales, que muy a menudo concesionarios que tenían la obligación
debía enfrentarse al poderoso rey de
Assur, otro amorreo que había expul-
trigésimo año de su reinado, Hammu-
rabi pudo enfrentarse a los otros Esta-
pedían y hacían préstamos. Los présta-
mos (plata y cebada, frecuentemente
de combatir, si se declaraba una guerra
sado al rey de Mari –importante ciudad dos, derrotando y sometiendo a Esh- con la cláusula de restituirlas tras la re- liberación de quienes hubieran sido re- tras la época de Hammurabi, pertene-
próxima al Éufrates– y había entroniza- nunna en el Este y a la poderosísima colección), se concedían también por ducidos a la esclavitud a causa de las cían a las grandes familias y, al no te-
do en esta ciudad a un hijo suyo, que Larsa al Sur. Se sabe poco de Zimri- parte de las administraciones de los deudas. Ejemplos de esta práctica son ner marido ni hijos, podían gestionar
además era un inepto. Lim, a su vez derrotado, quien desapa- templos. En la época de la cosecha, dos edictos promulgados por los suce- personalmente sus bienes, puesto que
Al rey babilonio no le quedaba sino reció dejando a Mari en manos de su siempre se reclutaban trabajadores sores de Hammurabi: Samsu-iluna y la dote con la que entraban en el tem-
una larga y prudente espera. Las cosas ex-amigo y aliado, a quien había pres- eventuales, cuya contratación perma- Ammi-saduqa. plo seguía siendo de su propiedad.
se resolvieron cuando, tras la muerte del tado anteriormente ejércitos de miles nente hubiera sido imposible. Es difícil definir la escala de las clases Así, también podían alquilar casas, ha-
rey de Assur, se hizo con el trono Zim- de hombres y en cuya corte disponía Esta fragmentación de la tierra en pe- sociales de la época; desde los siervos cer negocios, conceder préstamos, ce-
ri-Lim, que fue el mejor aliado de Ham- de fieles y atentos embajadores. queñas y grandes haciendas, a menudo hasta los hombres libres que, endeuda- der tierras en régimen de aparcería,

CRONOLOGÍA

S. XXII-XXI. Babilonia bajo el S. XVI-XV. Dinastía de los 721-710. Reinado de 555-539. Nabónido
Imperio de Ur (III Dinastía de Países del Mar Merodach-baladan II 538-331. Dominación persa
Ur) S.XV-1157. Dominación casita 689. Senaqquerib destruye 538-530. Ciro
1894-1595. Dinastía amorrea 1156-626. Dinastías varias y Babilonia 485-465. Jerjes (destrucción
de Babilonia dominación asiria 625-539. Dinastía caldea de Babilonia)
1792-1750. Reinado de 728-727. Reinado del asirio 625-605. Nabopolassar 335-331. Darío
Hammurabi Tiglat-pileser III (bajo el 604-562. Nabucodonosor 330-323. Alejandro Magno
nombre de Pulu)

Carro de terracota, siglo XIII a.C. Estela de Marduk, primer milenio a.C. El león de Babilonia, s. VI-V a.C. Alejandro Magno

6 7
HAMMURABI EL REY DEL CÓDIGO
DOSSIER: LA RESURRECIÓN DE BABILONIA

disponer de cientos de bóvidos y de y partidista obliga al lector a dudar


ovejas. Algunas de ellas pertenecían sobre la realidad de los hechos na-
a la casa real e, incluso, las había rrados.
que sabían leer y escribir. Por el contrario, el rey babilonio,
Los sacerdotes gozaban de una en vez de considerarse vicario del
buena posición social. Más que ejer- dios, actuaba en favor del pueblo,
cer el sacerdocio como lo entendería- del que era padre y pastor; se com-
mos hoy, gozaban principalmente de placía en recordar, sobre todo, las
prebendas debidas a su cargo y po- obras ejecutadas en beneficio de su
dían venderlas. pueblo y en honor de la divinidad: ca-
El llamado muskhenu (a través del nales, ofertas cultuales, construcción y
árabe, se ha convertido en nuestro restauración de templos. Las noticias,
mezquino) era alguien de rango hu- no siempre favorables, de carácter mi-
milde, quizás alguien ligado al pala- litar quedan simplemente reseñadas.
cio; no un esclavo, puesto que podía
poseerlos, pero era ciertamente de un Marduk, al frente de los dioses
rango inferior al awilu, es decir, al En esta época, comenzó la supremacía
hombre, ser humano libre de actuar cultural de Babilonia, que condujo al
por sí mismo. El Código castigaba con dios local Marduk a la cumbre de la
Sello mesopotámico con su impronta,
mayor severidad el daño ocasionado a asamblea de los dioses. Retomando a que contiene una plegaria, siglo X a.C.
un hombre que a un mezquino. Tablilla cuneiforme que reseña las conquistas
menudo aspectos y figuras de la pre- (Londres, Museo Británico).
Se dispone hoy de gran cantidad de de Sargón (Londres, Museo Británico). cedente mitología sumeria nacieron, ex
datos sobre la sociedad y la vida de la novo o reelaboradas, obras literarias de
época, gracias a las cartas y al Código tuvo, junto con los reyes de aquel pe- gran inspiración, como los poemillas precedente. Se exaltaban las empresas Toda esta información sobre la épo- carecemos por completo de pintura. El
que, siendo el más rico en normas y el riodo, un gran mérito. En aquella épo- de Etana y de Gilgamesh, destinados a de los superhombres que, sin embar- ca procede, en su mayoría, de los tex- Código fue llevado por un rey elamita
más interesante estéticamente entre los ca se diferenció la figura del soberano ser recogidos y retocados a continua- go, no era dioses; se subrayaba el cruel tos cuneiformes. Los hallazgos arqueo- a Susa y allí fue hallado. Gracias a eso
mesopotámicos que conocemos, no es de Babilonia de la del de Asiria. En si- ción y que fueron estudiados y conser- destino de una humanidad sujeta a las lógicos son, sin embargo, escasos; de contamos con el bello ejemplo del re-
ni el más antiguo, ni el más reciente; sin glos sucesivos se verá esta diferencia vados también por los asirios. Éstos injusticias y a la muerte y, como reac- la Babilonia de Hammurabi ha queda- lieve que lo decora en su parte supe-
embargo, es el más famoso, y sus nor- fundamental: el rey asirio combatirá con consideraban a Babilonia como la ca- ción, se sugería una visión hedonista do muy poco, en parte, porque fue rior, donde Hammurabi aparece oran-
mas aparecen copiadas en tablillas de la ayuda constante de sus dioses, pero pital moral de Mesopotamia y casi de la vida. Esta individualidad destaca anulada por la gran Babilonia de Na- do ante el Sol, dios de la justicia. El
arcilla de época posterior. actuando en primera persona e inun- siempre la respetaron cuando consi- claramente en las cartas privadas, por bucodonosor y, también, por la subida resto es incierto: por ejemplo, se ha
Aunque no fuera el primer legislador dando el mundo de inscripciones au- guieron dominarla. las que se pueden conocer distintos as- del nivel freático ha consumido casi to- hallado, también en Susa, una bella ca-
del mundo y si tampoco puede decir- tolaudatorias y propagandísticas, don- En las obras literarias destaca esta ca- pectos de la vida cotidiana, con sus do lo que podía quedar. De tal mane- becita que representa a un soberano
se que su reinado de más de 40 años, de es característica la complacencia en racterística de individualidad del hom- problemas, sus tragedias, los negocios ra que, para imaginar el aspecto de la de expresivo retrato. Pero, ¿se trata de
fuese una edad de oro, Hammurabi la crueldad y donde la actitud afectada bre babilonio respecto a la mentalidad y los comportamientos sociales. ciudad del siglo XX a.C., debemos re- Hammurabi? Puede que fuera otro rey

Innovaciones para la paz


Novedad positiva de este periodo fue
De la Babilonia de Hammurabi queda
OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE la introducción de nuevos instrumentos poco, en parte porque fue anulada
de trabajo, nuevas plantas y animales,
4-5. Si un hombre presta falso testimonio el muro indefenso del vecino sin que él lo tamente y en partes iguales los bienes del nuevos métodos para combatir la sali- por la gran ciudad de Nabucodonosor
en un proceso por un delito que contempla sepa, debe restituir el terreno y entregar la rédito paterno. nización del suelo, así como una ex-
la pena de muerte, éste será condenado a casa al vecino. 196 y 200. Si un hombre provoca la pérdi- pansión de diversas experiencias cultu- currir a las excavaciones de otros em- de Babilonia, o incluso del Estado rival
muerte; si el proceso contempla el pago de 113. Si un hombre, acreedor de una suma, da de un ojo, será condenado con la misma rales, junto con el comercio a larga dis- plazamientos contemporáneos, que de Eshnunna, víctima también del ex-
una suma, será condenado a pagar la mis- sustrae bienes de su deudor sin que éste lo pena. Si hace perder a otro un diente, se le tancia. Muchos textos de geometría em- muestran un trazado laberíntico, reco- polio de las estatuas de sus soberanos.
ma cantidad. sepa, debe restituir todo lo que ha tomado arrancará un diente. pírica demuestran otros intereses y re- rrido por tortuosas callejuelas, repletas Aún se conserva el amplio canal cua-
14. Si un hombre rapta al hijo de otro, se- y ya no tendrá derecho a la restitución de sultados increíbles, alcanzados por los de casas contiguas y ortogonalmente drado que marca el contorno de la fa-
rá condenado a muerte. la suma prestada. científicos de una época tan temprana. dispuestas. mosa Torre de Babel. Se sabe que fue
23-24. Si se produce un robo y el ladrón 151. Si un hombre otorga a su mujer un Sin embargo, del tiempo de Hammu- Los hallazgos paleobabilónicos, es reconstruida por Nabucodonosor sobre
no es capturado, la víctima debe declarar documento con la declaración de que no rabi han llegado hasta nosotros pocas decir, del periodo de Hammurabi, rea- el perímetro (90 m de lado) de una
bajo juramento la entidad de la pérdida se servirá de su persona para pagar las obras artísticas y escasas innovaciones lizados por Robert Koldewey entre precedente, que se diferenciaba por su
sufrida y los conciudadanos y el goberna- deudas contraídas antes de los esponsales, en lo que a tecnología militar se refie- 1899 y 1901, son casi todo lo que te- escalera, no en espiral, sino con una
dor del distrito en el que se ha producido los acreedores no tendrán ningún derecho re. Los soldados eran ciudadanos y ar- nemos a estas alturas. La información escalinata perpendicular a la fachada y
el robo le resarcirán de la pérdida. Si la sobre ella. tesanos, someramente adiestrados, ar- que las excavaciones nos proporcio- otras dos laterales convergentes. Es po-
víctima pierde la vida, los conciudadanos y 167. A la muerte del padre, los hijos del mados con arcos, hachas, lanzas y ma- nan es aún insuficiente, incluso en lo sible que esta Torre, que a su vez se
el gobernador resarcirán a su familia con primer y del segundo matrimonio deberán zas. El carro ligero, tirado por caballos, referente a la edificación. Sí hemos había edificado sobre otra de propor-
una mina (= 1/2 kg) de plata. dividir separadamente las dotes de las res- Fragmento de la inscripción de la Estela de aparecería hacia la mitad del II mile- conseguido ciertas muestras de la cerá- ciones menores, fuera construida por
70. Si un hombre construye una casa sobre pectivas madres, y deberán dividir conjun- Hammurabi, con textos legales. nio; el arco compuesto y la caballería, mica y de figuras realizadas sobre se- Hammurabi pero faltan las inscripcio-
aún más tarde. llos, pero aún escasea la estatuaria y nes para confirmarlo. n

8 9
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

El yugo
bárbaro
Durante un milenio, entre los siglos XVIII
y VII a.C., Babilonia fue sometida por
extranjeros –casitas, elamitas, asirios– que
esquilmaron sus tierras y sus ciudades

C
omo todos los vastos Impe- para devorar las presas muertas por
rios, el de Hammurabi tam- las fulminantes incursiones de veloces
poco tardó en disgregarse. y potentes felinos.
Sus sucesores se vieron obli- Uno de estos felinos fue Murshili, rey
gados a reprimir revueltas y a soldar fi- de los hititas, un pueblo de Anatolia.
suras internas. Samsu-iluna (1749- En una increíble incursión a través de
1712) hubo de afrontar la rebelión de Alepo y descendiendo el curso del Éu-
importantes ciudades (Ur, Uruk, Isin) frates, asaltó Babilonia. ¿Sed de botín?
recién incorporadas al reino, mientras ¿Simple manifestación de poder? ¿Fue
que al sur, a lo largo del Golfo Arábi- una guerra relámpago que llegó a
go, se hizo independiente un País del buen puerto o una infeliz tentativa de
Mar. Pero el verdadero peligro llegaba, ampliar desmesuradamente su reino?
esta vez, de Oriente, de aquellas mon- Está claro que el rey hitita saqueó la
tañas que a lo largo de toda su exten- ciudad y luego regresó a su tierra, per-
sión fueron salvadas por pueblos bár- mitiendo que otros aprovecharon la
baros atraídos por la rica Mesopota- situación para ocupar Babilonia.
mia. Se trataba de los casitas que, ini- El destino de este país es extraño:
cialmente, fueron tan sólo una de en la lengua acadio-babilónica se
tantas poblaciones no semitas que compilaban códices, se realizaban
debían ser controladas con las edictos, se enviaban cartas y se problemas políticos y administrativos– cambiaron en Babilonia. El rey y la por los asirios y los hititas de Anatolia. Reconstrucción ideal, a la acuarela,
armas o con relaciones de tole- redactaban contratos, pero los hallamos a los casitas instalados en Ba- nueva aristocracia militar, cuyo ascenso Bajo esas potencias de la época, re- del asalto asirio a Lagash, por Alan Sorrell
(Londres, Museo Británico).
rancia pacífica. nombres de los soberanos son de bilonia. Hititas, kurritas, casitas: pueblos había sido favorecido por la introduc- gidas por grandes soberanos, se halla-
Los casitas no habían llega- otra naturaleza: en primer lugar no semitas, algunos de lengua clara- ción del carro de guerra, estrecharon ban los Estados vasallos, gobernados
do en grandes oleadas. Un amorreos; luego, en una len- mente indoeuropea (hititas), o con ter- sus vínculos ante la merma de la po- por pequeños soberanos que gozaban gaños ni ataques sorpresa, sino con re-
reino situado al norte de Mari, gua que ni siquiera era semi- minología y onomásticos indo-iránicos; blación más humilde. Los edictos de de su protección. Los grandes sobera- glas precisas, casi caballerescas, con un
que se independizó rápida- ta; a continuación, fueron pueblos existentes desde hace tiempo y justicia que pretendían anular las deu- nos se llamaban hermanos entre sí, carácter órdálico (“juicio de Dios”) que
mente de Babilonia tras Hammura- nombres acadios, es decir, se- ya conocidos, pero que en el siglo XVI das, perdieron eficacia hasta desapare- emparentaban mediante matrimonios enfrentaba a rangos similares. No por
bi, ya contaba con un soberano mitas asirio-babilonios, bajo el a.C. entran en escena de forma contem- cer y los prestamistas pasaron a ser, diplomáticos, se hacían regalos y re- casualidad nos hallamos en la época de
de nombre casita. Casi podríamos influjo asirio y con la dinastía lla- poránea a la introducción de la crianza fundamentalmente, el palacio y la éli- dactaban acuerdos que pretendían ser la Guerra de Troya. Si bien gobernada
comparar a estos casitas con hie- mada caldea. científica del anshekurra (el asno de la te que le rodeaba. Babilonia salió vi- razonables; el conjunto, sin embargo, por soberanos extranjeros, el prestigio
nas que infestaran el país, listas Tras un hiato cronológico, co- montaña, es decir, el caballo) y de su gorizada de esta nueva fase, situándo- no era idílico ni afectuoso, sino que se que Babilonia había adquirido en su
múnmente conocido como empleo en el campo militar con la in- se, incluso, entre las primeras poten- desarrollaba entre tensiones, obstácu- brillante pasado halló una aplicación
Estatuilla de oro de una divinidad
edad oscura –durante la cual troducción del formidable carro ligero, cias del Próximo Oriente, junto con los los, dilaciones y desaires. en el uso del acadio-babilonio como
masculina del siglo XIV (París, Museo debieron adaptarse a su nuevo que se movía sobre dos ruedas radiales. habituales elamitas, kurritas y mitan- También las guerras debían ser con- lengua diplomática internacional.
del Louvre). papel, que comportaba miles de Con los casitas, por tanto, las cosas nios, que serían sustituidos más tarde ducidas de manera aristotélica, sin en- Se desconoce cómo y ni por cuál de

10 11
EL YUGO BÁRBARO
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

los casitas fue conquistada Babilonia.


Está comprobado que un rey casita
La Babilonia casita llegó a mantener Es una lástima que no se conozcan
ni el trazado ni las ruinas de la Babilo-
restituyó la estatua del dios nacional relaciones epistolares e incluso nia casita, pero contamos con ejemplos
Marduk, que el hitita Murshili se había de otras localidades. Como material
llevado al norte, a la región de Khana,
matrimoniales con los faraones de Egipto epigráfico-arqueológico, típico de este
situada alrededor de Mari y más allá de periodo, existen varios ejemplares de
ésta. El País del Mar, al sur, resultó ab- asirio Assur-uballit (1365-1330), pero es- truk-Nakhkhunte invadió el país, de- kudurru, cipos (hito, mojón o estela), a
sorbido por la nueva nación, así que to fue el comienzo de los problemas. El vastando las ciudades babilonias: entre menudo decorados con relieves que
Babilonia (en casita, Karduniash; en hijo nacido de este matrimonio, herede- ellas, Eshnunna; después, Sippar –en la representan los símbolos de la divini-
egipcio Shankhara) fue considerada a ro del trono babilonio, fue eliminado en cual, seguramente, se apoderaron de la dad, que registraban concesiones de
todos los efectos uno de los Estados una revuelta palaciega, provocando la estela del Código de Hammurabi y se tierras a personajes privilegiados con
dirigidos por un gran soberano. intervención del soberano asirio, que la llevaron a Susa– y Dur-Kurigalzu, respecto a una población cada vez más
impuso como rey de Babilonia al her- cerca de la actual Bagdad, en la que empobrecida, privada de tierras, dedi-
Matrimonios a peso de oro mano menor del asesinado. Pero éste se existían un palacio real casita y zigurat cada a un trabajo dependiente y servil
En esta época, el verdadero enemigo de sentía más babilonio que asirio y com- (torre-santuario con terrazas escalona- que sustituía a la actividad asalariada.
Babilonia fue Asiria, que poco a poco batió contra el pueblo de su abuelo y das) que, erosionado y reducido, aún Descendió la población, de deterioró
se había liberado de los incómodos ku- contra Elam, llegando a conquistar la puede verse. Un nuevo rey elamita, el tejido social y se empobrecieron las
rritas que la rodeaban, se había fortale- importante ciudad de Susa. Kutir-Nakhkhunte, conquistó finalmen- tierras. Aumentó el número de escla-
cido a su costa y había comenzado una La hostilidad entre Babilonia y Asiria te Babilonia, haciendo que la errante vos a causa de las deudas, así como las
migraciones hacia una improbable me-
jora de vida en países extranjeros o ha-
cia zonas solitarias y lejos del control
del poder.

Se salvan la cultura y los dioses


En contraposición, la cultura no se vio
afectada. Como ya se ha dicho y se di-
rá acerca de otros pueblos, puede afir-
marse que los conquistados conquista-
ron a los conquistadores, porque los
rudos casitas no impusieron sobre Ba-
bilonia sus bárbaras leyes sino que se
acoplaron a su altura espiritual. Esta es
una época en la que los grandes te-
mas, también los épicos, que habían
aparecido en edad paleobabilónica, se
retomaron, recopilados en versiones- Estatuilla de un
estándar por escribas que son también portador de ofrendas,
procedente de Susa,
considerados como autores, aunque en siglo XIV a.C. (París,
realidad actuaron como reelaboradores Museo del Louvre).
Cipo de Melishipak con dioses Cara anterior de una estela de piedra calcárea dedicada al dios Marduk, Cipo casita con la diosa de la y compiladores de obras cuyos temas
casitas, s. XII a.C. (París, Louvre) del siglo X a.C. (París, Museo del Louvre). medicina, Susa, s. XII a.C.
habían sido creados previamente por
otros. Esto no impidió que los casitas
vigorosa expansión. Aunque la potencia culminó en una batalla decisiva entre estatua de Marduk se entronizara en dieran una impronta totalmente nueva
de los viejos tiempos se había visto re- el rey casita Kastiliash IV (1242-1235) y Susa. y personal a los temas que habían he-
ducida, ya por el nacimiento de nuevos el gran soberano asirio Tukulti-Ninurta Casi de forma contemporánea se de- redado y retomado, ni que hubiera una
estados ya por el desplazamiento del I (1244-1208), que resultó vencedor, rrumbaron otras entidades políticas, creatividad que reflejaba la situación
centro de gravedad político, Babilonia capturó a su enemigo y conquistó Ba- pero por razones completamente dife- de un momento en el cual el hombre,
seguía desarrollando su papel, mante- bilonia, donde impuso regentes sumi- rentes y extrañas a Mesopotamia: los con la pérdida de la importancia abso-
niendo relaciones, epistolares y matri- sos a su poder. Tukulti-Ninurta I se lle- Pueblos del Mar habían pasaron como luta de Babilonia y con la crisis social y
moniales, incluso con Egipto, y preten- vó a su país la estatua del dios Marduk. una plaga de langosta. Egipto logró re- demográfica, ponía en duda sus creen-
diendo obtener grandes cantidades de sistir; Ugarit, importante ciudad situada cias sobre el significado de la vida.
oro egipcio a cambio de que la hija del Golpe final elamita en la costa oriental del Mediterráneo, Una solución a sus dudas, aparte del
rey se casara con el Faraón, puesto que Tras la muerte del poderoso Tukulti- capituló, y también los hititas cayeron suicidio, era el recurso a la intraducible
Egipto no acostumbraba jamás a reali- Ninurta, los casitas volvieron a reinar bajo otras presiones. Fue así como uno sabiduría de los dioses, quizá con ayu-
zar intercambios de este tipo. con un cierto éxito hasta que sus ene- de estos "pueblos", los orgullosos filis- da de exorcismos, de los cuales Mar-
Ese es el caso del rey Burna-Buriash migos ya históricos, asirios y elamitas, teos, se establecieron en la tierra de duk de Babilonia fue la divinidad pre-
(1375-1347), al no poder tener una prin- consiguieron debilitarlos. Los elamitas Canaán, que tomó de ellos el nombre eminente. Marduk se convirtió, sobre
cesa egipcia se casó con la hija del rey asestaron el golpe final: su rey Shu- que ahora ostenta: Palestina. todo con su hijo Nabu, en dios de Bor-

12
EL YUGO BÁRBARO
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

sippa, protagonista de un gran ciclo Relieve de Urartu, región entre Mesopotamia día aprovechar la ruta del Éufrates ha- disminuyen rápidamente y sólo algún
cultual que culminaba con la fiesta del y Asia Menor, con portadores de ofrendas cia el norte, cerrada por las tribus ara- dato de procedencia asiria atenúa la to-
Año Nuevo; pero también podía ser, ante un edificio. Primer milenio a.C. (Ankara, meas, ni al sur de la ruta del Golfo Ará- tal oscuridad. Sin embargo, existen tex-
Museo Arqueológico).
como otras divinidades, el dios perso- bigo, cerrada por las tribus caldeas. tos indicativos y significativos, como
nal con quien establecer una relación Fue un periodo en el cual no se atenuó las "profecías" que auguraban desgra-
directa a través de la oración indivi- la Edad del Bronce a la Edad del Hie- la crisis precedente. De este modo, la cias o amonestaciones muy severas a
dual, fruto de la meditación y de la in- rro. Las incursiones de pueblos extran- población de la zona babilonia dismi- los reyes para que no gobernasen con
trospección. jeros dieron fin a un mundo que atra- nuyó, diezmándose en algunas regio- prepotencia o injusticia.
También se adoptaron con éxito vesaba una crisis demográfica y econó- nes e incluso reduciéndose a un cuarto
nuevas técnicas e innovaciones que mica, en el que las ciudades eran de la misma en otras; además se agra- Arietes y carros armados
procedían del noroeste y se difundían abandonadas y los campos quedaban varon viejos problemas complicados A partir del siglo IX, comenzó la ex-
a lo largo de un eje en torno al cual yermos. Eso se debía, por una parte, por las nuevas infiltraciones nómadas, pansión de los asirios, que se lanzaron
gravitaban los mayores intereses polí- al irracional enriquecimiento de los re- por los frecuentes enfrentamientos bé- sobre las tribus y Estados arameos, les
ticos y comerciales de los que Babilo- yes y de la aristocracia a costa de una bitados por diferentes razas... Aguan- La ampliación de las zonas áridas su- licos y por las catástrofes naturales: derrotaron engrandecieron su nación
nia se hallaba entonces desplazada. población oprimida; por otra, a la su- taron Egipto, que había rechazado a puso la utilización, de modo más rele- prolongadas sequías y epidemias de- hasta Assurbanipal, dos siglos después.
Existen tratados sobre el teñido de los cesión de varios años de sequía. Estos los invasores, y Asiria, que no se había vante que en el pasado, de camellos y vastadoras. Además, en Babilonia con- Son los tiempos de la aterradora pro-
tejidos –entre ellos, la púrpura fenicia– graves problemas provocaron una ca- visto directamente afectada. dromedarios, que permitieron abrir tinuaba la inestabilidad política, ha- paganda de los asirios, de sus asedios
la preparación de perfumes, el mode- dena de efectos aún más negativos: la nuevas vías de comunicación gracias a ciéndose crónica. Se sucedieron distin- con arietes y carros armados, de las
lado de vidrio y piedras semipreciosas red de canales fue descuidada; las zo- Las ventajas del hierro su resistencia a la falta de agua y tam- tas dinastías, con soberanos de los Pa- grandes construcciones en Nínive y
artificiales, que pretendían sustituir a nas poco habitadas se despoblaron; Los tiempos cambiaban. Nuevos proce- bién efectuar incursiones más rápidas íses del Mar (1024-1004), otros de Nimrud, de los enormes toros alados
las auténticas, más raras y refinadas. aumentó la inseguridad en las rutas de dimientos técnicos, así como la crisis en época de guerra. Comunicaciones y nombre acadio e incluso se dio el ca- con rostro humano, de las largas series
comunicación provocando el miedo, el comercial del bronce y del cobre, con- combatientes se valieron también del so de un elamita (983-978). de bajorrelieves que representan reyes,
Llegan los asirios desorden y el declive del ya precario dujeron a la generalización del hierro, caballo con estribo (aunque el verda- Después, las fuentes informativas genios alados, guerras, asedios o cazas
El dominio casita fue uno de los ma- comercio. que se hallaba en cantidades modestas dero estribo estaba aún por venir): por de gacelas, de caballos salvajes, de le-
yores traumas vividos por Babilonia, La caída de los grandes soberanos pero suficientes para las exigencias del ello eran considerados correos veloces ones. Son los años, en suma, de un
pero no el único. Tras su apogeo co- significó la destrucción de los palacios país y que procedía de zonas no dema- e invencibles jinetes. gran "Imperio" destinado, sin em-
menzó el declive y la inestabilidad po- y de las ciudades y, por tanto, la inte- siado lejanas. El uso del nuevo metal Mientras tanto, nuevas gentes proce- bargo, a desmoronarse dos si-
lítica y social, que fueron aprovecha- rrupción de las relaciones diplomáticas permitía efectuar abancalamientos agrí- dían a instalarse en Mesopotamia. Eran glos después, derrotado por Ba-
dos por los asirios. La crisis atravesada y comerciales. Al tiempo que Babilo- colas e intensificar las prospecciones los arameos, portadores de dos impor- bilonia, aliada de los medos. Pero,
por Babilonia, y por todo el mundo nia, se desplomaban el reino de los hi- mineras en la montaña, además de per- tantes novedades: la lengua aramea y entre tanto y durante doscientos años,
oriental, a las puertas del I milenio a.C, titas, la Grecia micénica, Chipre se feccionar las excavaciones de pozos la escritura alfabética, destinadas a Babilonia hubo de soportar la inter-
ha sido considerada como el paso de fragmentaba en pequeños Estados ha- más profundos en la llanura. unirse a la lengua tradicional babilonia vención, si no la ocupación, de sus
y a la escritura silábica cuneiforme, parientes septentrionales.
que aún se conservaron hasta la época Hay un ejemplo significativo en el
NOMBRES DE LOS SOBERANOS persa. Pero los documentos alfabéti- mismo siglo IX: cuando reinaba en Ba-
cos, escritos principalmente sobre ma- bilonia Marduk-zakir-shumi, su herma-
Presentamos en esta tabla los nombres de los reyes citados BABILONIA
en este y en los próximos capítulos del presente dossier. Nombre original Nombre en Significado teriales más frágiles y perecederos que no Marduk-bel-usate le obligó a ceder-
otras fuentes la terracota, desaparecieron y nada le la mitad de su reino. El rey pidió
Awil-Marduk Evil-Merodac Hombre de Marduk
queda. Por el sur se infiltraron los cal- ayuda al asirio Salmanasar III (858-824)
ASIRIA deos, tribus sedentarias y poderosas y en poderoso rey derrotó al usurpa-
Nombre original Nombre en Significado Bel-shar-usur Belsazzar Dios Bel (Marduk)
Baltazar ¡protege al rey! que comenzaron a hacer notar su pre- dor y, ya lanzado, alcanzó el Golfo
otras fuentes
La-abashshi-Marduk Dios Marduk ¡no me sencia en la zona babilonia, que jamás Arábigo sometiendo a los cal-
Adad-narari El dios Adad es mi ayuda avergüenzo! sucumbió al dominio elamita.
Assur-aha-iddina Asarhaddon El dios Assur me ha dado Nabu-apla-usur Nabopolassar Dios Nabu ¡protege Mientras tanto, en Babilonia se había
un hermano al primogénito! impuesto la denominada II dinastía de
Assur-ban-apli Assurbanipal El dios Assur es el creador Nabu-kudurri-usur Nabucodonosor Dios Nabu ¡protege Isin (1156-1025), que tomó el nombre
Sardanapalo del primogénito Nebukadrezzar a mi vástago! de esa ciudad, que ya era poderosa an-
Assur-uballit El dios Assur ha tenido tes de su definitiva afirmación por par-
en vida Nabu-na'id Nabónido El dios Nabu es glorificado te de Hammurabi. El rey Nabucodono-
Sin-ahhe-eriba Senaqerib El dios Sin ha sustituido Nabu-zera-iddina Nabuzar(a)dan
El dios Nabu me ha dado sor I (que no debe ser confundido con
a los hermanos (muertos) descendencia
Shamshi-Adad El dios Adad es mi sol
el futuro gran Nabucodonosor de la Bi- En el periodo casita se desarrolló
Nergal-shar-usur Neriglissar Dios Nergal ¡protege al rey! la cría del caballo. Estatuilla
Sharru-kin Sargón Rey legítimo
blia) atacó Elam a finales del siglo XII,
Marduk-apla-iddina Merodac-baladan El dios Marduk me ha dado de hombre con caballo del siglo
Shulmanu-ashared Salmanasar El dios Shulmanu
llegando a invertir la situación hasta
un primogénito XIX a.C., procedente de Anatolia
es preeminente ocupar Susa, la capital. Así, Marduk, (París, Museo del Louvre).
Marduk-balassu-iqbi El dios Marduk
Tukulti-apil-Esharra Tiglat-pileser El primogénito de Assur ha decretado su vida imaginemos con qué tipo de festejos,
es objeto de mi confianza Marduk-bel-usate El dios Marduk es el señor inició su retorno triunfal.
Tukulti-Ninurta El dios Ninurta es objeto del socorro La expulsión de los elamitas puso en
de mi confianza Marduk-zakir-shumi El dios Marduk ha dado contacto directo a Asiria y Babilonia,
el nombre con escaso éxito. Su comercio no po-

14 15
EL YUGO BÁRBARO
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

deos. En Babilonia recibió numerosos


presentes y se sabe que realizó ofren-
das en las ciudades santas de Borsippa
y Kuta y en la propia capital, lo que
demuestra que los asirios sentían gran
consideración y veneración por Babi-
lonia.
Junto a las figuras de los vencidos,
Salmanasar hizo esculpir en la base de
su trono una famosa escena, en la que
aparecen representados él mismo y el
rey de Babilonia Marduk-zakir-shumi
dándose la mano. Es una escena bien
intencionada, pero sólo en apariencia,
puesto que el favor fue devuelto poco
después: Salmanassar hubo de afrontar Relieve con el asalto a una ciudad asediada
una importante revuelta interna, que por Assurbanipal, de Nimrud, siglo VII a.C.
perduró tras su muerte; para terminar (Londres, Museo Británico).
con los sediciosos, su hijo Shamshi-
Adad V (823-811), el marido de Semí- Reconstrucción ideal del palacio de Nimrud
ramis, hubo de firmar con Marduk-za- en un grabado de 1853, de Sir Austen Henry
kir-shumi un tratado de amistad, clara- Layard, que descubrió la ciudad a orillas del
Tigris (Londres, Museo Británico).
mente favorable a Babilonia: en él se
indicaban solamente divinidades babi-
lonias y el soberano asirio no lleva el
título de rey.
Para Shamshi-Adad, el tratado consti-
tuyó un gran éxito porque, una vez
restablecido su dominio sobre Asiria,
pudo comenzar una serie de campañas contra la ciudad y murió juntos a sus provincias; tampoco se olvida que su bién conocido en la Biblia con el nom- monios arqueológicos de este perío- dad aniquilada intentando recuperarla,
victoriosas en varias direcciones. Babi- murallas durante su asedio. rey Assurbanipal (668-627), cuando se bre de Merodak-baladan, jefe absoluto do. Entre lo que ha llegado a nosotros aunque continuó con la política hostil
lonia y su nuevo rey, Marduk-balassu- Algunos de los soberanos asirios que acercaba el fin de su dominio, quiso de los caldeos, que, además, contaba pueden destacarse las interesantes fi- hacia las tribus caldeas y hacia todos
iqbi (apréciese la persistencia del nom- le sucedieron no fueron benévolos con recoger la inmensa producción del con apoyo de los elamitas. guras de los dioses Marduk y Adad, sus enemigos, incluido Egipto, que
bre del dios Marduk en los antropóni- Babilonia, con la que debían convivir y pensamiento babilonio en su gran bi- representados en relieve en las super- llegó a ocupar en parte.
mos reales, y, más adelante del dios a la que estaban obligados a considerar blioteca de Nínive. Venganza asiria ficies cilíndricas de los sellos divinos. A finales de su reinado, Asarhaddon
Nabu, hijo de Marduk) fueron, tam- como el centro de la cultura mesopotá- También parece que el hijo de Semí- Babilonia comenzó así un nuevo de- Pero sobre todo destaca el kudurru de dividió el imperio en dos, legando Ba-
bién, sus víctimas. Los documentos di- mica, gracias a la inmensa y variada ramis, Adad-narari III (810-783), visitó clive. Su ruina final fue ocasionada Marduk-apla-iddina II, actualmente en bilonia a su hijo mayor y nombrando
cen que, distrayéndose de vez en producción literaria y a la conservación las ciudades santas de Babilonia de- por el rey asirio Senaquerib (704-681) el Museo de Berlín, donde bajo los como sucesor en Asiria a Assurbanipal
cuando con algunas placenteras jorna- y transmisión de la cultura sumeria. De mostrando su amistad con la restitu- que, en primer lugar, colocó a un re- habituales símbolos divinos, está re- (668-627), el Sardanápalo de los grie-
das dedicadas a cazar leones, que aún hecho, Babilonia era el crisol de los ción de prisioneros de guerra y de es- gente a la cabeza del país pero des- presentada la espléndida escena de gos, que conquistaría Egipto. Pero no
eran abundantes en la zona, el rey asi- pueblos mesopotámicos: en su pobla- tatuas requisadas por su padre, para pués se vio obligado a nombrar como encuentro entre el soberano y un alto se detuvo aquí: su hermano quiso libe-
rio descendió hacia Babilonia, con- ción se mezclaban con las primitivas que "las gentes de Asiria y de Babilo- vicario a su propio hijo al que, duran- dignatario de la corte. rarse, en Babilonia, de la tutela asiria,
quistando pueblos y ciudades y derro- poblaciones autóctonas, amorreos, casi- nia vivieran como hermanos". Semíra- te una campaña militar, consiguieron El respeto que Babilonia había mere- con tanto con la ayuda de varios alia-
tando al ejército enemigo. tas, arameos, caldeos... y todos ellos mis hizo construir en Nínive un templo dos –Elam, entre ellos–, y fue derro-
Repitió la victoriosa operación un año amalgamados por la gran cultura local. para el dios babilonio Nabu, hijo de La ruina final de Babilonia fue causada tado por Assurbanipal. De este modo,
después pero durante su regreso, el rey Marduk, que entró con fuerza en el el rebelde terminó en la pira de su pa-
de Babilonia, a quien había perdonado Predominio cultural panteón asirio, también en la residen- por el rey asirio Senaquerib, que desvió lacio babilonio y a la ciudad se le im-
la vida, murió. Shamshi-Adad no reco- Las diferencias entre Asia y Babilonia cia de Nimrud. el Éufrates para borrarla de la Tierra puso el acostumbrado vicario asirio,
noció al nuevo soberano, de modo que eran, en este aspecto, insalvables, pe- Pero luego las cosas cambiaron: Ti- mientras el país de Elam fue entera-
el año siguiente se dirigió de nuevo a ro los asirios tuvieron a menudo la as- glat-pileser III (744-727) se enfrentó capturar y asesinar los elamitas. El cido a lo largo de los siglos hizo que mente ocupado. Así alcanzó su apogeo
Babilonia y la conquistó. Llevó a Níni- piración de compararse con Babilonia: con Babilonia, que había caído bajo in- gran Senaquerib siguió combatiendo la bárbara acción de Senaquerib, ena- el Imperio asirio, pero su final iba a ser
ve al rey, a su familia y un gran botín, escribieron una Historia Sincrónica re- flujo caldeo. El rey asirio consiguió ex- hasta recuperar Babilonia. Para la ciu- jenado por la muerte de su hijo, fuera fulminante.
pero también rindió homenaje, de ma- cordando las guerras pero también los pulsar a los caldeos hacia los pantanos dad fueron días muy amargos: ha- severamente condenada, pero perma- Mientras tanto, se iban asomado a la
nera significativa, a las divinidades de pactos de paz y de alianza; compilaron del sur y se proclamó rey de Babilonia, biendo desviado las aguas del Éufra- necieron sus tremendas consecuencias. Historia nuevos pueblos, más o menos
las ciudades santas de Babilonia. Tam- una Lista sincrónica de los respectivos pero con un nombre distinto al suyo. tes, Senaquerib la sumergió, destru- Tratando de remediar el inevitable des- peligrosos para Asiria: cimerios, esci-
bién estableció, a su favor, nuevos lími- reyes, subrayando el vínculo particular Lo mismo hizo su sucesor Salmanasar yéndola completamente con la inten- prestigio que aquella destrucción hacía tas, frigios, libios, medos y árabes, que
tes pero esta política determinó su pro- que les unía; consideraron el territorio V (726-722). Pero después, Sargón II ción de borrarla definitivamente de la recaer sobre Asiria, Asarhaddon (680- con los viejos e históricos enemigos,
pio final: los babilonios se rebelaron an- babilonio como una entidad que debía (721-705) tuvo que vérselas con un tal faz de la Tierra. De este modo se per- 669), hijo del cruel asirio, comenzó rá- constituían peligros que no hacían pre-
te su dominación por lo que se dirigió desmembrarse en pequeños estados y Marduk-apla-iddina II (721-710), tam- dieron para siempre numerosos testi- pidamente la reconstrucción de la ciu- sagiar nada bueno. n

16 17
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

Días de gloria:
En los años siguientes, Nabucodo-
nosor se ocupó principalmente de Si-
ria-Palestina: expulsó, finalmente a los
egipcios, conteniéndolos en sus fronte-

Nabucodonosor ras e imponiendo sobre ellos su supre-


macía; sometió las ciudades fenicias;
destruyó Jerusalén; se apoderó tam-
bién de Cilicia... Todo bajo el signo de
una política que trataba de dotar a Ba-
bilonia de recursos humanos y mate-
Más de mil años después de Hammurabi, la suerte riales, entre los cuales se hallaban las
poblaciones deportadas de Palestina y,
de Babilonia se halla de nuevo en manos de un gran obviamente, los cedros del Líbano. En
el ámbito diplomático, se hizo garante
monarca, cuyo próspero reino fue el canto de cisne de la paz entre medos y lidios, que ha-
bían iniciado una batalla y la interrum-
de la legendaria ciudad pieron impresionados por el eclipse
del 28 de mayo de 585 a.C.
Los babilonios controlaban en esa
época un imperio más grande que el
asirio de sus mejores tiempos. Su capi-
tal se convirtió en el centro del mundo
y, en consecuencia, el gran rey desple-
gó en ella una intensa actividad edili-

P
ocos años separan la muerte der y Nabopolassar llegó allí desde el Ciassare, que conquistaron Assur, la an- cia, sin olvidar otras ciudades como
de Assurbanipal del ascenso País del Mar. Los asirios, que estaban tigua capital. Después atacaron, saque- Borsippa, sede del templo de aquel
al trono babilonio de un jefe tanto al norte como al sur de Babilo- aron y destruyeron Nínive. Para los asi- dios Nabu, que había ocupado el pues-
caldeo: Nabopolassar (625- nia, fueron expulsados por Nabopolas- rios, tan poderosos poco antes, fue el to de Marduk en el onomástico de los
605 a.C.). Eran los últimos años de Asi- sar, les arrebató parte de su territorio y fin; se retiraron a Charran (la futura Cha- soberanos. Esto no impedía que el
ria, pero también, una época infausta les separó de Egipto que, aliado con rrae romana), pero los medos y los ba- templo de Marduk en Babilonia, con la
para Babilonia, debido a las guerras y ellos, se había apoderado de la costa bilonios también les expulsaron de allí. nueva torre de Babel, fuese el centro
a las carestías. Los padres vendían a sirio-palestina. Quedaba Egipto, que no aceptó regre- de atención del soberano y de su obra
sus hijos y en las fechas figura con fre- Asiria ya se tambaleaba ante seme- sar a sus confines naturales, por lo que de rehabilitación.
cuencia la indicación "puerta cerrada", jantes reveses cuando, desde los montes el hijo del rey de Babilonia, Nabucodo-
para referirse al asedio de la ciudad. Zagros, el confín oriental de Mesopota- nosor, emprendió una campaña militar. Grandiosidad y ostentación
En Babilonia existía un vacío de po- mia, cayeron sobre ellos los medos de Cuando alcanzó Hama, en Siria, fue in- Nabucodonosor términó numerosas
formado de que su padre había muerto, obras iniciadas por su padre, quien ya
por lo que suspendió las operaciones y había ordenado la reconstrucción de la
regresó a Babilonia a marchas forzadas Torre; pero, además, modificó y amplió
para hacer valer sus derechos al trono. otros muchos edificios. Así se expandió
la inmensa Babilonia, dedicada a las
Tras las huellas de su padre suntuosas ceremonias religiosas que
Había llegado la época del gran Nabu- culminaban con la fiesta de año nuevo.
codonosor II (604-562 a.C.), pero es Una procesión partía del complejo
necesario añadir que si no hubiera exis- religioso de Marduk, recorría una larga
tido su padre, Nabucodonosor proba- vía que pasaba cerca del palacio del so-
blemente no hubiese alcanzado tanta berano, pasaba por la puerta de Ishtar y
grandeza y fama. Fue Nabopolassar llegaba hasta el templo de la fiesta, fue-
quien había tomado las riendas de un ra de la ciudad. La estatua de Marduk se
país destruido y desmembrado, quien encontraba de esta manera con la de su
había aniquilado a los asirios, quien se hijo Nabu, que cada año llegaba a Ba-
había apoderado de Mesopotamia gra- bilonia desde Borsippa. El recorrido era
cias a un pacto con los medos, a los acompañado por figuras de toros, dra-
que había concedido libertad de acción gones y leones en relieve, tallados en
al este de los Zagros y en Anatolia. los muros laterales y sobre la puerta o
reproducidos sobre ladrillos esmaltados
Fragmento de las murallas de Babilonia,
reconstruido a finales de los ochenta Reconstrucción ideal de Babilonia,
por la Dirección de Antigüedades de Iraq. con la Puerta de Ishtar en primer plano.

18 19
DÍAS DE GLORIA: NABUCODONOSOR
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

Un ángulo de la Puerta de Ishtar (éstas y las


demás ilustraciones de esta doble página se
encuentran en Berlín, Staatliche Museen).

Muro exterior de la sala del trono


de Nabucodonosor, con una
representación de leones y palmeras
estilizadas.

y pintados. El fondo era azul como tam- Ciertamente, la magnificencia de Ba- tendía sobre una super-
bién era azul el muro del templo que bilonia era tan grande que ni siquiera ficie de más de 800 hectáreas, no total-
estaba en lo alto de la Torre y que bri- podemos imaginarla, del mismo modo mente construidas, pero con amplios
llaba a lo lejos. que su grandiosidad también era in- espacios para cultivos y frutales. Conta-
Uno de los muros de la
comparable. Hoy en día, atravesar Ba- ba con varios sistemas defensivos. El Vía de las Procesiones,
De la magnificencia a la miseria bilonia de una puerta a otra de sus mu- primero estaba formado por tres muros que decoraba Babilonia en
De todo aquello hoy sólo queda un rallas significa moverse (aparte del pa- separados: el interior tenía una anchu- la época de Nabucodonosor.
canal cuadrado que marca el períme- lacio y de las estancias adyacentes) en ra de siete metros y estaba hecho de
tro de la Torre; la puerta de Ishtar, la miseria más extrema, que ni siquiera adobes; después, tras 12 metros, había
burdamente imitada en una copia más es compensada por la visión de algunas otro de ladrillo y a éste se adhería un
modesta que la original, se halla ac- ruinas. La única estructura de cierta im- tercero, de tres metros de espesor, que
tualmente reconstruida en parte en el portancia que queda es un teatro de formaba el talud de un ancho foso. A
Museo de Berlín; el palacio del rey, época griega. Hallamos palmerales y intervalos de 52 metros se elevaban las
reducido a ruinas, se ha reconstruido pueblos y el Éufrates actual discurre le- torres, mientras que el espacio entre los
con criterios controvertidos, lo mismo jos de su antiguo cauce junto a la Torre, muros se rellenaba con escombros so-
que un templo que no estaba lejos de allí donde un gran puente lo cruzaba. bre los cuales corría presuntamente un
la puerta. La ciudad de Nabucodonosor se ex- camino que permitía a los carros girar

20 21
DÍAS DE GLORIA: NABUCODONOSOR
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

La Puerta de Ishtar,
reconstruida en
Babilonia en la década LA BABILONIA DE NABUCODONOSOR
de los años ochenta. Maqueta que reconstruye
N el centro de Babilonia
Palacio de Estado visto desde el Norte. En

Éufrates
E primer plano, la Vía de las
O
Muralla Procesiones, que conduce
S urbana a la Puerta de Ishtar.
exterior

Puerta de Ishtar
Foso
Foso
Puerta
Puerta de Enlil Ciudad de Marduck
Nueva

Kullab Puerta
de Zababa
Puerta Kumar Eridu
del Re
Tuba Muralla
Puerta urbana
Puerta de Urash interior
de Adad
Puerta
de Shamash

Baluarte Baluarte
occidental oriental
Palacio
principal
Puerta
Puerta de Ishtar Templo de Marduck
de Nin-mah
Palacio Templo de ishtar
meridional

Puerta
s
de Zababa
Éufrate Zigurat
de Marduk

Templo
de Marduk

Templo
Templo de Ishara
de Ishara
Puerta de Urash

sobre sí mismos incluso cuando lleva- te kilómetros, con ocho grandes puertas hebreos, Joaquim. Por otra parte, esta árboles de 15 metros de alto y cuatro
UN RÁPIDO DECLIVE ban cuatro caballos (así lo narra Hero- de acceso que llevaban los nombres de ubicación se enfrenta a algunas dificul- metros de anchura, mientras que Dio-
doto, que visitó Babilonia). Estrabón las divinidades del panteón babilonio. tades: por ejemplo, la lejanía respecto a doro dice que había una máquina es-

T ras la muerte de Nabucodonosor, Ba- vantó cabeza. Si Alejandro, que murió en


bilonia entró en un rápido declive. Su ella, hubiera tenido una larga vida es muy
hijo apenas reinó un año y la dinas- posible que la hubiese sacado la la
cuenta que dos cuádrigas a la carrera
podían adelantarse fácilmente.
Otras fortificaciones internas estaban
La ciudad era recorrida por calles orto-
gonales y se dividía en barrios.
las orillas del río, desde el cual se to-
maba el agua para el riego.
Los jardines colgantes se hallaban,
piral que sacaba el agua del Eúfrates.
En el mismo palacio había una especie
de museo en el que se conservaban
tía se desangró en luchas fami- ruina; el macedonio quería re- formadas por dos muros de adobe, el Los jardines colgantes seguramente, en el palacio Norte, se- testimonios y obras de arte de otros
liares hasta la llegada de un construir la Torre... Aquellos interno de seis metros y medio de es- En palacio de verano estaba situado en parado del Sur por las murallas. Esta países, fruto de las diversas conquistas.
nuevo usurpador, Nabónido, sueños quedaron en nada y pesor aproximadamente y el exterior de el ángulo septentrional de los muros ex- construcción era un enorme arimez Fue en esta ciudad, renacida y re-
un gobernante poderoso Babilonia se convirtió en un cuatro. El espacio entre los dos muros ternos, en el punto más próximo al río. más alto, casi una acrópolis. Otro simi- construida, donde nació el mito de Ba-
(555-539 a.C) que terminó inmenso yacimiento de la- era de siete metros y no se rellenaba, El palacio Sur debía ser maravilloso; en lar se hallaba en el mismo lado externo bilonia como centro del mundo, sede
enfrentado con el clero y vio drillos para cuantos edifica- quizá para servir de camino para el rá- él murió Alejandro Magno. Allí había de las murallas, con la puerta de Ishtar de obras dignas defigurar entre las ma-
como Babilonia caía en ma- ron en sus proximidades. pido traslado de las tropas de defensa. amplios patios y salas de representa- en medio. El palacio Norte, segura- ravillas del planeta. Como Roma, tam-
nos del persa Ciro, entrega- Luego, desapareció hasta el Unos 20 metros después del muro ex- ción, el Salón del Trono entre ellas. Una mente, era la residencia privada del poco Babilonia fue construida en un
da sin lucha por una facción punto de que, incluso, se ol- terno había un talud de ladrillos, que zona de especial estructura hizo pensar, rey, que podía acceder fácilmente a los día. Sin embargo, el largo reinado de
contraria al trono. Aún vivi- vidó el lugar de su emplaza- protegía el foso, de 50 metros de an- en el pasado, que allí se hallaban los fa- jardines colgantes construidos en esca- Nabucodonosor constituye un período
ría algún tiempo de esplen- miento, pero su fama per- chura y unido al Éufrates. También en mosos jardines colgantes, pero ahora lones ascendentes, casi como un tea- demasiado breve para tamaños trabajos
Nabónido, el último rey.
dor bajo dominio de los duró en el tiempo, la le- él había torres, grandes y pequeñas, si- parece ser que se trataba de almacenes tro, con la base hecha en piedra im- monumentales. Sii fueron los babilonios
persas, pero Jerjes la destruyó para castigar yenda y la historia, hasta que Koldewey la tuadas a unos 18,10 metros de distancia en los que se hallaron textos adminis- permeabilizada con betún. Encima una quienes construyeron esta Babilonia, lo
una revuelta y, desde entonces, ya no le- resucitó hace exactamente un siglo. del muro interno y a 20,50 metros por trativos, alguno de los cuales narra las capa de tierra permitía cultivar árboles hicieron utilizando una ingente canti-
el externo. La longitud total era de sie- raciones diarias incluso del rey de los de altos troncos. Curzio Rufo habla de dad de mano de obra extranjera. n

22 23
DOSSIER: LA RESURRECCIÓN DE BABILONIA

La cautividad de E
EL EXILIO
l Salmo 137 comienza con estas pala-

Babilonia
bras: "Habitaban a lo largo de los rí-
os de Babilonia, allí lloraban juntos re-
cordando a Sión. Hemos colgado nues-
tros cetros en los sauces de aquel país";
son las palabras que se repiten en el Na-
bucco: "¡Ve, pensamiento, con tus alas do-
radas, ve y pósate en los valles, en los ce-
rros, donde perfuman el aire tibias y tier-
Los deportados a Babilonia vivieron en un exilio, nas las dulces auras del suelo natal!... Ar-
más que en cautiverio, ya que podían reunirse, pa dorada de los fatídicos vates, ¿por qué
estás muda, colgada del sauce?"
comprar terrenos para erigir sus propias casas, El Salmo, inspirador de este canto que
Verdi hizo melódico y nostálgico, termi-
mantener su identidad y hasta casarse libremente na con una tremenda invectiva contra Ba-
bilonia: "¡Oh, Babilonia devastadora, bra-
vo a quien te haga lo que tú has hecho!
¡Bravo a quien tome a tus niños y les gol-
pee contra la piedra!" (queda claro que en
este verso, como en la ley bíblica, para los
hebreos está vigente la Ley del Talión).

D
urante la época de Nabu- Nabucodonosor se tratan en textos No obstante, aunque el exilio fuera
codonosor afluyeron a Ba- contemporáneos: había filisteos, feni- apacible, nunca desapareció el resenti-
bilonia y a su territorio mi- cios, elamitas, medos, persas, egipcios, miento hacia los deportadores; quizá
les de deportados proce- griegos, lidios, cilicios. También esta- naciera de aquí el mito de la construc-
dentes de ciudades vencidas y someti- ban los hijos de un rey filisteo de As- ción de la Torre de Babel, es decir, el zi-
das. Sin embargo, no existen represen- calón, junto a marineros, funcionarios gurat de Babilonia, en cuya construc-
taciones iconográficas, como en Asiria, y cantores de esa ciudad. Los fenicios ción es posible que participaran tam-
donde árabes, urarteos, sirios, maneos, eran de Tiro, de donde procedían al bién los hebreos.
fenicios, medos, elamitas, egipcios, ju- menos 290 marineros, pero también
díos y otros muchos son representados había carpinteros de Biblos y de Arvad
con las connotaciones que les distin- y egipcios procedentes de otros luga-
guen y evidencian, como también ha- res. Muchos egipcios eran guardianes nero llevándose consigo el tesoro del babilonios llegaron a Jerusalén y la tanto, Nabucodonosor necesitaba allí
bía ocurrido en Egipto con los libios, de edificios o de naves de armadores Templo y de la Casa Real e hizo añicos conquistaron. El jefe de la guardia, Na- un vasallo fiel y de confianza y su trai-
etíopes, sirios, filisteos y otros Pueblos particulares; otros estaban encargados la vajilla de oro que Salomón había buzardan, incendió el Templo, el pala- ción debilitaba un sistema defensivo
del Mar, "fotografiados" con una meti- del cuidado de caballos y monos. Hay mandado elaborar. Respetó sin embar- cio y toda la ciudad. Los babilonios de- que se creía consolidado.
culosidad que se centraba en sus ca- información, también, sobre los hebre- go otra vajilla, evidentemente menos molieron las murallas y destruyeron las Sedecías, capturado mientras huía,
racterísticas somáticas y en los detalles os, que confirma lo dicho por la Bi- preciada. La conquista y la deportación obras en bronce del Templo, como las fue obligado a presenciar la matanza
del armamento y de la vestimenta. blia, que se refiere detalladamente a fueron limitadamente dramáticas: no columnas y la jofaina, llevando a su de sus hijos,y fue, luego, cegado y de-
Sin embargo, existe documentación sus varias deportaciones. hubo masacres, torturas ni destruccio- patria los fragmentos junto a la vajilla portado. También ejecutó a unas 70
literaria, basada en la Biblia y en tex- La primera se produjo en el octavo nes. El rey fue sustituido y sólo se lle- realizada en la misma aleación. Otra personas principales y el pueblo fue
tos cuneiformes contemporáneos al año de reinado de Nabucodonosor. vó a Babilonia, con él y su corte, a una vajilla de oro y de plata, que evidente- deportado, a excepción de los rangos
exilio de los hebreos y de otros pue- Antes se había registrado un ataque pequeña parte de la población para mente se había salvado del primer sa- inferiores, a los cuales se confió la tie-
blos bajo Nabucodonosor, que mues- conducido por generales babilonios, que trabajara allí: operarios y soldados. queo y que había sido devuelta en esa rra de cultivo, bajo la supervisión de
tran cómo en Babilonia la situación de después otro guiado por el propio rey. En el decimonoveno año, después década, fue requisada por el jefe de la un tal Godolia.
los exiliados era distinta a la de los de- El rey Joaquim, que solamente contaba de la traición y la rebelión de Sedecías, guardia. También hubo una tercera deporta-
portados en Asiria, sometidos de modo 18 años, se entregó voluntariamente a el rey que Nabucodonosor había pues- ción, que se produjo en torno al vigé-
más rígido y estricto. Por tanto, es más Nabucodonosor, quien le hizo prisio- to al frente de los judíos, los generales Las razones de un castigo simo tercer año del reinado de Nabu-
correcto hablar de exilio más bien que Esta vez la represión fue dura, no sólo codonosor, probablemente cuando el
de cautividad, puesto que la estancia LAS DEPORTACIONES DE LOS HEBREOS por la traición de un hombre que de- soberano venció a los ammonitas y
en tierra babilonia fue para los extran- bía a Nabucodonosor su poder, sino Éxodo de una población conquistada en un moebitas y aprovechó la ocasión para
Primera deportación Segunda deportación
jeros algo completamente distinto a porque Siria-Palestina había sido el relieve del siglo VII a.C. procedente de castigar a los hebreos que habían ase-
3.023 personas (según Jeremías) 832 personas (Jeremías) palacio de Asurbanipal en Nínive (Londres,
una prisión triste y atroz. Babilonia era 10.000 personas, de las cuales 7.000 problema recurrente del soberano ba- sinado al fiel Godolia.
Museo Británico) arriba. Centro y abajo,
una metrópoli internacional y cosmo- eran guerreros y 1.000 artesanos (según Tercera deportación bilonio, debido a que, como siempre, placas de marfil del siglo VIII a.C. con vacas
Por lo que hemos visto, las depor-
polita, abierta a todos. el II Libro de los Reyes). 745 personas (Jeremías) era la zona de fricción entre Mesopota- que dan de mamar a sus terneros (Jerusalén, taciones tuvieron lugar bajo circuns-
Las deportaciones efectuadas por Total (según Jeremías): 4.600 personas mia y Egipto, país siempre hostil. Por Escuela Bíblica y París, Museo del Louvre). tancias muy diversas: en un clima de

24 25
tolerancia, la primera; como una vio-
lenta reacción, la segunda y, segura-
mente, la tercera. El tratamiento reser-
vado a los hebreos debió ser, por tan-
to, presumiblemente distinto en cada
caso. En el primero, el rey y su entor-
no no fueron apresados, sino acogidos
en la corte babilonia, siendo alimenta-
dos con raciones regulares, como se
observa en los textos administrativos
en que se nombra a Ja'u-kin, rey de
Jakhudu, es decir, Joaquim de Judá,
junto a sus cinco hijos y otros ocho ju-
díos. Y puesto que la Biblia dice que
este rey fue liberado de la prisión por
Evil-Merodac –sucesor de Nabucodo-
nosor– probablemente fuera víctima
de la reacción desencadenada por la
rebelión de Sedecías, tras el período
de tranquilidad en el que había goza-
do de la hospitalidad real.
Los textos babilonios mencionan a Miniatura del siglo XII que representa a los hebreos, cautivos ante Nabucodonosor.
otros hebreos, entre los que se halla
un hortelano, al que podemos imagi-
nar trabajando en el mantenimiento de
EL REGRESO A JERUSALÉN
los jardines colgantes. La mayor parte
de los hebreos no se concentró, obvia-
mente, en Babilonia: la zona más po-
blada estaba en torno a la ciudad de
L os hebreos que regresaron a Jerusalén,
tras la conquista persa de Babilonia,
no llegaron a la patria con las manos va-
Su riqueza se observa en las donaciones
que hicieron: algunos cabezas de familia
dieron al tesoro del Templo 20.000 drac-
Nippur, en el sur, un territorio escasa- cías. La Biblia dice que tenían 7.337 es- mas de oro y 2.000 minas de plata. Otros
mente habitado, incluso despoblado, clavos, 245 cantantes, 736 caballos y ade- dieron 20000 dracmas de oro y 2.200 mi-
de modo que ofrecía la doble ventaja más, mulas, camellos y asnos. Habían au- nas de plata. Otra fuente habla de 61.000
de no chocar con poblaciones previa- mentado en número de forma extraordi- dracmas de oro y 5.000 minas de plata.
mente asentadas y, al mismo tiempo, naria, con respecto a los antiguos deporta- Téngase en cuenta que el dracma persa
recuperaba tierras incultas. Hasta allí dos: regresaron 42.360; y no sabemos equivalía a unos 5'5 gramos, mientras que
llegaba el Kabar, el canal colector jun- cuántos permanecieron en Mesopotamia. la mina equivalía a unos 500 gramos.
to al cual, dice el profeta Ezequiel, es-
taban los deportados hebreos.
nombres babilonios, acogieron el ara- despiadado tirano y a Babilonia en
Deportados pero libres meo como lengua habitual e incluye- madre de todas las desdichas. Quede
Éstos, lejos de ser esclavos como se ron en su cultura aspectos mitológicos claro, sin embargo, que cuando pu-
ha pensado, no vivían mal. Podían mesopotámicos, reelaborándolos y dieron regresar a Jerusalén, los hebre-
reunirse libremente, comprar terrenos, adaptándolos a su religión. os no eran pobres en absoluto y que
construir sus casas y comunicarse con Destaca, en este aspecto, una carta algunos prefirieron quedarse. Halla-
quienes seguían en la madre patria. que el profeta Jeremías les escribió mos muchos, acomodados y acaudala-
No vivían en ghettos, sino en amigable antes de la segunda deportación, ex- dos en los documentos de la Babilo-
contacto con otros pueblos instalados hortándoles a instalarse en Mesopota- nia persa. n
en el interior, puesto que tomaron es- mia, cultivando tierras, casándose y
posas cananeas, hititas, perizeas, jebu- velando por la prosperidad de ese pa-
seas, ammonitas, moabitas, egipcias y ís: esto indica lo que podían hacer, así PARA SABER MÁS
amorreas. De los textos babilonios se como también refleja la libertad de LARA PEINADO,F. [Trad.], Código de
deduce que también había hebreos en que gozaban, ya que las cartas podían Hammurabi, Madrid, 1986.
otras ciudades, como Sippar, Ur o ser tranquilamente enviadas a Jerusa- LARA PEINADO, F., Mesopotamia, Madrid, Arlanza,
2000.
Borsippa. Pero no fueron dispersados, lén a nombre de los postulantes anti- RUEDA MUÑOZ, G. Nabucodonosor II. Rey de
ya que pudieron mantener su iden- babilonios. Babilonia.El dirigente de la ciudad de los grandes
tidad, su culto y su fe. Aunque se vie- Tras la traición de Sedecías las co- dioses, Madrid, 1998.
WAGNER ,C.G. Historia del Cercano Oriente [Dir.
ran obviamente influidos por el am- sas cambiaron y el nuevo comporta-
J.M.Roldán Hervás], Salamanca, 1999.
biente que les rodeaba y adoptaran el miento de Nabucodonosor fue quizá http://ancient.thevines.com/leaf
calendario local, algunos tomaron lo que convirtió su figura en la de un @ /BE0000027978/4

26