Está en la página 1de 2

Atte: Programa VEREDICTO.

Santiago, 16 de Febrero de 2011


Sra., Abogada Macarena Venegas

Ref: Políticas de promoción cultural pseudocientífica.

Con fecha 15 de Febrero de 2011, y dado que me encuentro de vacaciones,


me encontré con el programa de hoy, en donde se mostraba el caso de una
joven que presa de su adicción al juego en las máquinas traga monedas, tenía
serios problemas familiares y personales que afectaban su calidad de vida.

El talante de la entrevista y su modo de tratarla me tenían bastante interesado


hasta que invitó a la psicóloga y grafóloga a pasar al estrado. Siendo un
profesional del área me parece un deber informarle sobre las características y
deficiencias que se cometieron al tratar de exponer la práctica de la grafología
como una praxis válida en el ámbito clínico psicológico.

La grafología es una pseudociencia, es decir una falsa ciencia, pues no ha


demostrado su utilidad en la predicción conductual y menos en la definición de
perfiles de personalidad dentro de la psicología; no ha demostrado su validez
en ningún estudio experimental en situación controlada.

Se confunde el verdadero concepto de la grafología científica, que es la que


utilizan los peritos calígrafos forenses para determinar si la letra, testamento o
firma en un documento, corresponde o no al imputado en los juzgados y en la
policía; con esta otra Grafología, que dice ser capaz de conocer la conductas y
personalidad de una persona a través de su letra o firma. Lo que es una falacia
sin ningún fundamento.

No existe ninguna interpretación psicológica de la escritura que dé cuenta de


alguna directa relación entre la letra y el tipo de conducta de una persona. Las
letras no justifican nada y no explican la personalidad de nadie. No existe
ningún criterio objetivo en este tipo de grafología, y su gran auge obedece más
bien a una situación de mercado y oportunidad de negocio que se produce por
la falta de escepticismo y pensamiento crítico en la sociedad.

En una sociedad libre y democrática, los medios de comunicación y sobre la


televisión, deben velar por la veracidad de la información que entregan a sus
ciudadanos y aumentar el nivel de comprensión e inteligencia de los mismos,
fomentando el espíritu científico y las buenas prácticas profesionales con
personal idóneo.

En conclusión, la grafología parte de una premisa falsa: considerarse ciencia


sin demostrarlo. Y en este sentido es equiparable a cualquier forma de
adivinación, tales como la quiromancia, el tarot, los horóscopos o la bola de
cristal.
Para mayor información la invito a revisar mi artículo sobre el tema en
http://www.aech.cl/2010/04/acerca-de-la-grafologia-cientifica.html

Tanto esta misiva como su respuesta y subsecuentes comunicados, o bien sea


la ausencia de estos, serán publicados íntegramente en nuestro sitio web.

Saludos Cordiales.

Ps. Crystian Sánchez, Presidente de la AECH.


Asociación Escéptica de Chile
www.aech.cl

También podría gustarte