Está en la página 1de 7

CACAO

Para seleccionar un lote en el que se garanticen las condiciones óptimas para el desarrollo
de un buen cultivo de cacao, se debe cumplir con las siguientes exigencias agroecológicas.

Clima Y Altitud: El clima propicio para el desarrollo del cacao en Colombia coincide con
las características del piso térmico cálido, que comprende la franja de tierras ubicadas desde
el nivel del mar hasta 1.300 m.s.n.m. Los principales elementos del clima a tener en cuenta
son:

Temperatura: Entre 22°C y 30°C en promedio.

Precipitación: 2.500 milímetros anuales, preferiblemente bien distribuidos a través del


año.

Humedad relativa: Cercana del 80%

Vientos: Zonas de vientos fuertes permanentes son inconvenientes, a no ser que se puedan
instalar barreras vivas rompe vientos a base de franjas abundantes de árboles.

Suelo: La selección de un suelo apropiado es fundamental para obtener cultivos de cacao


de alta productividad. Si este no cumple los requisitos mínimos para el desarrollo adecuado
de la planta, el cultivo no funcionará aunque se utilicen semillas de las mejores
características.

Un análisis cuidadoso del suelo representa un seguro de larga vida y de buenos resultados
económicos. El cultivo del cacao, por ser una especie de larga duración, la selección del
lote constituye la mayor responsabilidad en la etapa de su instalación; se debe partir de un
buen suelo y para ello se recomienda al agricultor asesorarse de un técnico en la materia.

Los suelos deben ser sueltos y profundos; el espacio para el desarrollo de las raíces debe ser
suelto, profundo, amplio para que las raíces se distribuyan sin dificultad, así la raíz
principal puede penetrar de 80 a 150 centímetros.

Ciclo Productivo: El árbol del cacao, o cacaotero, es una planta perenne que rinde varias
cosechas al año. A pesar que los frutos maduran a lo largo del año, normalmente se llevan a
cabo dos cosechas en un año: la cosecha principal y la cosecha intermedia. La cosecha
intermedia es en general menor que la cosecha principal, sin embargo, el tamaño relativo
varía según a cada país. En Colombia, Por lo general el árbol de cacao presenta picos o
épocas del año de mayor producción y épocas de baja o ninguna producción. La de mayor
producción empieza desde principio de Octubre a mediados de Enero.

Se requieren de 5 a 6 meses entre la fertilización y la cosecha de los frutos. La temporada


de cosecha dura alrededor de 5 meses. La cosecha del cacao consiste en cortar los frutos
maduros de los árboles, abrirlos (normalmente con un machete) y extraer las semillas de los
frutos. Estas semillas se ponen a fermentar entre 2 y 8 días antes de secarlas al sol. Los
granos se ponen luego en sacos y se embarcan.

El cacao se debe sembrar en filas, espaciadas entre sí de 3 metros, lo cual da una densidad
de alrededor 950 a 1330 árboles/hectárea, dependiendo de la fertilidad de la tierra y del
clima.

Antes de sembrar el cacao es necesario sembrar árboles de sombra temporal y permanente


de 6 a 9 meses. La siembra del cacao debe realizarse en la primera mitad de la temporada
de lluvia para tener suficiente tiempo para que el árbol se establezca antes de la siguiente
temporada seca. A pesar de que el cacao madura 24 meses después de la siembra inicial, los
árboles llegan a ser productivos únicamente después de cinco años.

PROPAGACIÓN DEL CACAO

Existen dos formas básicas o generales de propagación: la sexual por semillas y la asexual
que utiliza entre otros medios las estacas, los acodos y los injertos.

Propagación: En Colombia, es la injertación el método más recomendado para la


propagación del cacao por cuanto el desarrollo del cultivo en la mayor parte se realiza en
tierras de ladera en las que se injertan plantas de buen anclaje, lo cual se logra gracias a la
raíz pivotante del patrón o porta injerto la cual evita el volamiento.

PROPAGACIÓN SEXUAL

Un método de propagación usado por los agricultores para este cultivo es la propagación
sexual.

El punto de partida de una plantación es la confección del almácigo, el cual debe manejarse
eficientemente, para lograr al cabo de tres meses, plantas sanas y vigorosas, lo que va a
influir en un adecuado establecimiento de la plantación y comportamiento del árbol. El
vivero debe ubicarse en un lugar plano que no se inunde, próximo a una fuente de agua,
protegido de vientos fuertes, de fácil acceso y cerca del sitio definitivo de la plantación.
Previo a la siembra de la semilla, se debe construir una estructura (cobertizo) de dos metros
de altura, para ubicar el material que servirá de sombra (hojas de palma, banano, pasto,
cedazo plástico, sarán u otro material), de manera que proteja las plantas de la luz directa
(más o menos 50-70% de sombra), la cual debe ser colocada inmediatamente después de
sembrada la semilla. Al final de la etapa del vivero, esta sombra se va reduciendo hasta la
mitad, para que la planta se adapte a las condiciones de mayor luminosidad en la plantación
(de 30-40% de sombra). Para sembrar una hectárea de cacao a una distancia de 3 x 3 metros
se requiere 1111 semillas. Se estima que se debe comprar alrededor de un 10% más de
semilla (100 semillas), para cubrir la resiembra.
La siembra se hace en bolsas plásticas negras, perforadas, de tamaño 20 x 25-30 cm y con
1,5 a 2 Kg de suelo bien suelto, mullido, rico en materia orgánica y debidamente
desinfectado.

Las plántulas de cacao, se deben fertilizar (almacigo) mensualmente con 5 g/planta de las
fórmulas 10-30-10 y 12-24-12 ó similares, cantidad que se distribuye en el borde de la
bolsa. Si el suelo utilizado para el almácigo es rico en materia orgánica, la fertilización se
puede reducir a una aplicación de 5 g/planta de cualquiera de las fórmulas indicadas,
cuarenta y cinco días después de sembrada la semilla.

Las plantas deben estar listas para el trasplante aproximadamente a los tres meses de edad y
deben estar sanas y robustas. Se deben descartar las plantas débiles, deformes y enfermas y
solo se utilizarán aquellas que tengan el brote terminal maduro o en reposo. Aquellas
plantitas cuyo brote terminal no tenga esta condición, se mantendrán en vivero hasta que
maduren y puedan trasplantarse.

PROPAGACIÓN ASEXUAL Los métodos más usados para la propagación asexual del
cacao son: injertos, acodos y estacas enraizadas, estos se utilizan cuando se desea
reproducir fielmente una planta.

Dentro de estos métodos los injertos son los más utilizados, los cuales se pueden realizar en
plantas originales de semilla, o bien en árboles adultos considerados no deseables en la
plantación por una circunstancia determinada, pero que tengan características que permitan
dicho procedimiento.

Existen tres posibles períodos de tiempo para que las plantas estén listas para ser injertadas,
dependiendo del tipo de injerto: para microinjerto aproximadamente un mes; para
injertación temprana de dos a tres meses (al igual que para las plantas provenientes de
semilla), y para injertación tradicional unos seis meses.

Rendimiento

Los rendimientos son máximos entre el octavo y décimo año, pero se pueden obtener
buenos rendimientos durante varias décadas. En condiciones normales, una hectárea
sembrada en árboles tradicionales producen entre 300 y 500 kg/ha por año. Una
hectárea sembrada en árboles híbridos presentan rendimientos mayores, por encima de
los 1000 kg/ha, incluso hay árboles que han llegado a 2.000Kg /ha

El cacao es una planta umbrófila, por lo cual en los primeros años de vida la planta necesita
mayor cantidad de sombra (70%); después del tercer año y a medida que sus copas se
agrandan y cierran los requerimientos de sombrío disminuyen (30%) y los rendimientos
aumentan.

Sombrío permanente: Es el que protege el cacao durante toda su fase productiva,


resguardándolo contra la acción directa de los vientos y de la radiación solar intensa; es la
que proporciona condiciones ambientales más estables. Se establecen un año antes que el
cacao y sirven para proveer de sombra permanente así como ingresos económicos. Las
especies de frutales más utilizadas como sombrío permanente son: Aguacate, zapote,
mamey, mamón chino y chontaduro.

Sombrío transitorio: Es el que sirve para proteger las plantas jóvenes de cacao y tiene una
duración aproximada de dos años. Se establecen seis meses antes que el cacao con el fin de
brindar sombra rápida e ingresos a corto plazo. Las  especies de maderables más utilizadas
como sombrío transitorio son: abarco, nogal cafetero, caoba, cedro, teca, melina, moncoro,
frijolito y  ocobo.

Cultivo de la cobertura: La cobertura consiste en mantener una cubierta densa de plantas,


que tengan sistemas radicales superficiales y de poca competencia con el cultivo de cacao,
las cuales se siembran entre las calles o surcos para amortiguar el impacto del sol y de las
gotas de lluvia sobre el suelo y forma una superficie rugosa que disminuye la velocidad del
agua de escorrentía. Las especies  más utilizadas como coberturas son: fríjol, maíz, yuca,
ahuyama, sandía, tomate y otros.

Renovación del cacao: Se entiende por renovar cuando se reemplazan plantaciones de baja
productividad o edad avanzada con menos de 600 árboles o con pérdidas superiores al 30%
o con más del 60% de árboles improductivos

Zonas De Producción: El departamento que tradicionalmente ha concentrado la mayor


producción de cacao es Santander con el 46,2% de participación en el total. Le siguen en
importancia con sensiblemente menor participación: Arauca, Norte de Santander, Tolima,
Huila, Nariño, Antioquia, Cundinamarca, los cuales en conjunto representan el 45,4% del
total. Estos ocho departamentos participan en total, con el 91,6% de la producción, lo cual
indica una alta concentración de la producción en ellos.

Tipos De Cacao En Colombia: Cacao criollo (procedente de América Central y de


América del Sur), Cacao forastero (procedente de la zona amazónica) y Cacao trinitario
(híbrido de las dos anteriores).
MAIZ…

EXIGENCIAS EDAFOCLIMÁTICAS

5.1. Exigencia de clima

El maíz requiere una temperatura de 25 a 30ºC. Requiere bastante incidencia de luz solar y
en aquellos climas húmedos su rendimiento es más bajo. Para que se produzca la
germinación en la semilla la temperatura debe situarse entre los 15 a 20ºC 
El maíz llega a soportar temperaturas mínimas de hasta 8ºC y a partir de los 30ºC pueden
aparecer problemas serios debido a mala absorción de nutrientes minerales y agua. Para la
fructificación se requieren temperaturas de 20 a 32ºC.

Pluviometría y riegos

Pluviometría
Las aguas en forma de lluvia son muy necesarias en periodos de crecimiento en unos
contenido de 40 a 65 cm.

Riegos
El maíz es un cultivo exigente en agua en el orden de unos 5 mm al día.
Los riegos pueden realizarse por aspersión y a manta. El riego más empleado últimamente
es el riego por aspersión.

 Exigencias en suelo

El maíz se adapta muy bien a todos tipos de suelo pero suelos con pH  entre 6 a 7 son a los
que mejor se adaptan. También requieren suelos profundos, ricos en materia orgánica, con
buena circulación del drenaje para no producir encharques que originen asfixia radicular.

LABORES CULTURARES

Preparación del terreno.

La preparación del terreno es el paso previo a la siembra. Se recomienda efectuar una labor
de arado al terreno con grada para que el terreno quede suelto y sea capaz de tener
capacidad de captación de agua sin encharcamientos. Se pretende que el terreno quede
esponjoso sobre todo la capa superficial donde se va a producir la siembra.
También se efectúan labores con arado de vertedera con una profundidad de labor de 30 a
40 cm. 
En las operaciones de labrado los terrenos deben quedar limpios de restos de plantas
(rastrojos).

SIEMBRA:
Antes de efectuar la siembra se seleccionan aquellas semillas resistentes a enfermedades,
virosis y plagas.
Se efectúa la siembra cuando la temperatura del suelo alcance un valor de 12ºC. Se siembra
a una profundidad de 5cm. La siembra se puede realizar a golpes, en llano o a surcos. La
separación de las líneas de 0.8 a 1 m y la separación entre los golpes de 20 a 25 cm.

Métodos de siembra:

 Método de siembra en surcos de 80 cm con doble hilera

Este método permite acomodar 120 surcos en una hectárea (100  x 100 m), con cinco
semillas por metro por hilera y la separación entre hileras es de 20 y 60 centímetros, para
una población de 125,000 semillas por hectárea.

En este método, las labores de cultivo, fertilización y riego se realizan en la separación


entre hileras de 60 centímetros

 Método de siembra a 50 cm

Este método permite colocar 200 surcos por hectárea (100 m x 100 m), con seis semillas
por metro lineal, para una población total de 120,000 semillas, en donde la cama de siembra
es de 50 centímetros.

FERTILIZACION

El maíz necesita para su desarrollo unas ciertas cantidades de elementos minerales. Las
carencias en la planta se manifiestan cuando algún nutriente mineral está en defecto o
exceso.
Se recomienda un abonado de suelo rico en P y K. En cantidades de 0.3 kg de P en 100 Kg
de abonado. También un aporte de nitrógeno N en mayor cantidad sobre todo en época de
crecimiento vegetativo.
El abonado se efectúa normalmente según las características de la zona de plantación, por
lo que no se sigue un abonado riguroso en todas las zonas por igual. No obstante se aplica
un abonado muy flojo en la primera época de desarrollo de la planta hasta que la planta
tenga un número de hojas de 6 a 8.

Maquinaria utilizada en el cultivo de maíz


Tractor – cosechadora o segadora – arado (vertedera y discos) – rastra - asperjadora –
sembradora – abonadora – cultivadora.

También podría gustarte