Está en la página 1de 4

Prepa Ibero

Hugo Nava Fuentes

Rodrigo Munguía Noriega

Filosofía

20 de febrero del 2020

Cimientos de mentira
El ser humano cree tener un impulso hacia la verdad. El hombre se encuentra en una

constante búsqueda de explicaciones sobre el mundo que lo rodea. Somos incapaces de

soportar la incertidumbre del desentendimiento de la realidad.  Sin embargo, el no poder

soportar la angustia del proceso de desconocer el mundo que nos rodea, no significa que

tengamos un instinto a conocer objetivamente la realidad, sino de querer lograr, por

cualquier medio, una construcción que sea capaz de satisfacernos, sin importar si realmente

nos acercamos a los objetos de estudio. Los seres humanos estamos constituidos a partir de

la mentira y solemos reproducirla, de manera automática, en nuestro entendimiento y en

nuestro actuar, puesto que es la manera más sencilla y tradicional de satisfacer nuestra

angustia. El siguiente ensayo tratar de seguir la tesis anterior, así como justificar como la

anterior fotografía nos muestra nuestra facilidad de caer en la mentira. 

     Friedrich Nietzche expresa que el hombres solo “desea las consecuencias agradables de

la verdad, aquellas que conservan la vida, es indifirente al conocimiento puro y sin

consecuencias y está hostilmente predispuesto contra las verdades que puedan tener efectos

perjudiciales y destructivos” (1873). Nietzsche expone que el hombre no es capaz de

aceptar todo conocimiento, entonces como su arbitrariedad le hará tomar aquellas verdades

le sean beneficiosas, aquellas que le puedan servir a sus interés y con mentiras convincentes

tapará todas las otras verdades que le hagan daño. Vivimos en una estructura social que se

ha basado en esta lógica llena de subjetivismos, por ende solemos replicarla de manera

inconsciente e incluso es replicable por nuestros patrones de reconocimiento.

   La presente fotografía nos muestra dos vacas que se encuentran en un ángulo en el cual

parece que pertenecen a un mismo cuerpo, nuestros patrones de reconocimiento nos

engañan de manera constante. Su reacción impulsiva ante el desentendimiento es

mentirnos, alejarnos de la verdad y darnos un patrón que obviamente no está ahí. Esto
ocurre porque nuestro intelecto, igual que todos los hombres, tiene las cualidades necesarias

para mentir que son expresadas por Oliver Sacks en su cuento El discurso del presidente,

que consiste en básicamente aprender a crear situaciones convincentes y lógicas; al mismo

puede ser capaz de crear una atmósfera adecuada jugando con los distintos elementos  que

sean aprovechables (2008); en el caso del cuento sería el uso de los gestos, en el caso de la

fotografía podría ser la luz.

    Siguiendo esta línea, si nuestra propia percepción de los objetos es capaz de mentirnos de

manera constante, como esperamos vivir eternamente en la verdad: es imposible romper

nuestra naturaleza de forma consciente. Uno debe percibir las fallas en esta forma de

relacionarnos con la existencia, para poder perseguir la verdad, aunque mientras más nos

acercamos a ella; ella más se alejará de nosotros. La película Memento (2000) de

Christopher Nolan nos demuestra, que mientras más cercanos creemos que estamos de la

verdad, basándonos en nuestro sistema de creencias creados a partir de la mentira, mucho

más alejados estamos de lo que hay detrás. Solamente al cuestionar, aunque sea de manera

involuntaria, lo que observa en la fotografía uno es capaz de zafarse de la mentira. 

    Otro aspecto que nos señalan la película de Nolan y el cuento de Sacks es el hecho de

que este sistema de mentiras solo funciona para el prototipo social. Aquellos seres fuera de

las características ideales, no recibirá la mentira de la misma manera. Puede sufrir una

sensibilidad extrema a percibir las mentiras, o por el contrario, la incapacidad de salir de

ellas. Siendo ambos excluidos de la sociedad o siendo explotados para nuestros intereses. 

     Finalmente, solo queda plantear que como seres integrados en sociedad, ya sea por

necesidad o por aburrimiento, tenemos que aprender a cuestionar el sistema de mentiras en

el que estamos nadando, para darnos cuenta que afuera de él, existe un mundo inmenso, que
somos seres libres al poder tomar mejores decisiones con la verdad. Que la verdad

realmente nos hace libres y nos ayuda a asegurar la libertad ajena.

Referencias

Nietzche F. (1873)  Sobre verdad y mentira en sentido extramoral. Simon Royo

Hernández

Nolan, C. (2000). Amnesia (MEMENTO) [Película]. Estados Unidos:Newmarket /

Summit Entertainment.

Sacks, O. (2008). El hombre que confundió a su mujer con un sombrero.

Anagrama: Madrid.