Está en la página 1de 135

nº 51, junio 2020 año XV.

ISSN: 1886-1083
serie histórica: nº 128 - año XXXII. 8 euros

Antonio Roca

eo
pl
Em
ad
id
gn
Di
a
id
m
Co
o
ch

Solidaridad
Te

o barbarie
s
ica
bl

s
iac
en
id
es

Chema Mora
-R
ica
bl

d
da
ni
Sa
Antonio Roca
Trasversales 51 / junio 2020

lo que hay…
EDITORIAL. Un periodo lleno de amenazas, 3-6
SOLIDARIDAD O BARBARIE. Reflexiones para la salida del confinamiento, José L.
Redondo, 7-9. El comedor, Anne Croisy, 10. La peste y la cólera, Charles Reeve, 11-17.
Lucha contra el SARS-CoV-2: ni héroes ni soldados, MATS, 18-19. En recuerdo de
José María Galante, Fundación Andreu Nin, 20. Las pandemias del capital, colectivo
Barbaria, 25-32. Crisis y depresión, Rolando Astarita, 33-39. Contra la doctrina del
shock patriarcal, María Pazos, 41-43. Covid-19: el siglo XXI empieza ahora, Jérôme
Baschet, 45-47. Ilusión y consciencia en los tiempos del coronavirus, Ángel Barón, 49-
51. Al pueblo de Madrid, RSP Latina-Carabanchel, 52. El optimismo de la auto-orga-
nización, José Luis Yuguero, 53-55. No fue sólo el 8M, Teresa Mollá, 57-58. Las Kellys
en plantilla, Kellys de Madrid, 58. Tecnología en tiempos de pandemia, José L. Carre-
tero, 59-65. Teletrabajo, en igualdad y con corresponsabilidad, Secretaría Confederal
Mujeres e Igualdad de CCOO, 66-67. La escuela en casa, Almudena Gª Mayordomo, 69-
71. ¿Es posible un gobierno competente?, Rouen dans la rue, 73-74. Pandemia y crisis
de palabras, Juan M. Vera, 75-76. Notas del confinamiento, Enrique Bienzobas, 77-79.
Reflexiones desde mi escondite, Ángel Rebollar, 81-84. Días de asedio, Pepe Roca, 85-
90. Lo esencial no es invisible para los ojos, Maddalena Fragnito, 91-94. Una pausa
preñada, Bureau of Public Secrets, 95-102. Razón sentimental vs. razón de Estado,
Dario Renzi, 103-110. Pandemia mundial, solidaridad universal, Pablo Martínez Oses
y Enrique del Olmo, 111-116. En las tinieblas, solidaridad, Luis M. Sáenz, 117-128.
Pongamos que hablo, sanitariamente, de Madrid, Fernando Gil, 129-131.
ILUSTRACIONES: Juan R. Mora, Antonio Roca, Carlos Roca, Chema Mora / Sanitarios
Necesarios / salvemoslopublico.es
Información suscripciones: trasversales@trasversales.net. Trasversales es una publicación
no lucrativa en la que quienes la hacemos no percibimos ninguna retribución. Se sostiene
con suscripciones y con aportaciones voluntarias del equipo editorial. La mayor parte de
su tirada se distribuye gratuitamente a colectivos y activistas sociales.

la redacción
Ángel Barón, Pedro A. Bueno, José Luis Carretero, Francisco Carvajal, Miquel Coll, Margarita
Díaz, Manuela Fernández, Almudena Gª Mayordomo, Beatriz Gimeno, Aquilino Ginory, Jesús
Jaén, Ramón Linaza, Luis Martín, Teresa Martínez, Pilar Membrillera, Enrique del Olmo, Toñi
Ortega, Celia Pérez (1949-2019), Manuel Pozuelo, Freddy Quezada, José L. Redondo, Fernando
Ruiz, José M. Roca, Ángel Rodríguez Kauth, Miguel A. Rodríguez Lorite, Luis M. Saénz, Belén
Saiz, Juan Manuel Vera, José Luis Yuguero.
LOGO: Ana Muiña y Agustín Villalba. MAQUETA: Akilino & Armando
Propiedad Y EDICIÓN: Asociación TRASVERSALES
http://www.trasversales.net - trasversales@trasversales.net - ap. 6088, 28080
IMprime: Tórculo Artes Gráficas, S.A.
Depósito legal: C-2456-05. ISSN: 1886-1083
SUSCRIPCIONES: ver http://www.trasversales.net/susc.pdf
La opinión colectiva de Trasversales se expresa sólo en textos editoriales. Se autoriza el uso
de aquellos materiales de cuyos derechos dispongamos, lo que confirmaremos tras aviso previo.
Para suscripciones, escribid a trasversales@trasversales.net

Web: trasversales.net --- Correo: trasversales@trasversales.net --- Twitter: @trasversales


Facebook: facebook.es/trasversales --- dirección postal: ap. 6088, 28080 Madrid

1
Trasversales 51 / junio 2020

consejo internacional de apoyo


La pertenencia a este Consejo no implica compromiso con la labor editorial, la línea
general o el contenido y criterios de selección de los artículos publicados. Muchos de
sus miembros lo eran ya durante la primera etapa de la publicación (1989-2005).

Pilar Miró Cristina Almeida Boris Kagarlitsky


(1940-1997) Vicent Alvarez Adam Keller
José A. Valente Ana Belén Veronique Kleck
(1929-2000)
Fernando Ariel del Val Raúl Kollman
Eugenio Royo
(1931-2001)
Alejando Arizkun Tamas Krausz
José M. de la Parra Enrique Baquedano Bernard Langlois
(1952-2001) Aaron Barnea José Manzanares
Laurent Schwartz Rui Bebiano Bill Marshall
(1915-2002) José M. Benítez de Lugo Rosa Martínez
Ignacio Iglesias Jacobo Bermejo José Enrique Martínez
(1912-2005)
Pierre Broué Alain Caillé Jean-Luc Mélenchon
(1926-2005) David Casacuberta Vicente Molina Foix
Joel James Figarola Antoni Castells Durán Juan Moreno
(1942-2006) Carmen Castro Manuel Núñez Encabo
Jesús Cos Causse Marisa Castro Awilda Palau
(1945-2007)
Reinaldo Cedeño Rosana Pastor
Leopoldo Alas
(1962-2008)
Linda de Sousa María Pazos
Phyllis Jacobson Luis Antonio de Villena Luis Alejandro Pedraza
(1922-2010) Elías Díaz Pedro Pérez Ramírez
Wilebaldo Solano Javier Doz Miguel Serras Pereira
(1916-2010) Javier Esteinou Gilles Perrault
Jean-René Chauvin Rafael Estrella Ángel Requena
(1919-2011)
Alex Falconer Sam Farber Laura Restrepo
(1940-2012) Rafael Feito Christian Retamal
Francisco Fernández Buey Benjamín Forcano Manuel de la Rocha
(1943-2012) Vasco Franco Peter Rossman
Isidro Guardia Abella Antonio Gala Fanny Rubio
(1921-2012)
Maurice Nadeau Dan Gallin Antonio Ruiz
(1911-2013) Vicent Garcés Pedro Sabando
José Mª Mendiluce Pere Gimferrer Robinson Salazar
(1951-2015) José A. Gómez Yáñez Víctor Manuel San José
Gonzalo Puente Ojea Carlos Gómez Gil Carlos Sánchez
(1924-2017)
Juan González Díaz Marisol Sánchez Gómez
Juan Goytisolo
(1931-2017)
Enrique González Macho Mariano Sánchez Soler
Ándres Sorel Jordi Gordon José M. Sánchez Zegarra
(1937-2019) Ramón Górriz Carlos Téllez
Immanuel Wallerstein Isabel Gutiérrez Arija Anne Vernet
(1930-2019) Esteban Ibarra
Miguel de Julián

2
La opinión de Trasversales Trasversales 51 / junio 2020

Un periodo lleno de amenazas

Solidaridad o barbarie

La pandemia de la covid19 cumple sus primeros meses. Una crisis sanita-


ria que ha provocado muertes, dolor, miedo y unas expectativas económi-
cas y sociales muy tenebrosas. Es imposible conocer ahora todos los efec-
tos, pero las consecuencias y los riesgos son catastróficos.
Estamos ante un fenómeno global cuyo primer nivel es la emergencia sani-
taria. Como siempre en la Historia (llena de pestes y otras epidemias) la pri-
mera respuesta sólo puede ser aislamiento, confinamiento, generar posibi-
lidades de atención médica y cuidados. A pesar de ese carácter global no se
puede ser inocentes y decir que afecta a todos por igual. Golpea más a los
más débiles. Sus víctimas directas más numerosas han sido las personas
mayores y los enfermos crónicos. Los barrios pobres y masificados han
sido más afectados que las zonas ricas. En sociedades como la estadouni-
dense ha golpeado ferozmente a las crecientes capas sociales sin acceso a
la sanidad y carentes del más mínimo escudo social. Del mismo modo, en
un mundo tan desigual, probablemente sus efectos más terribles no se cono-
cen todavía, pero en las grandes aglomeraciones urbanas, generadas por el
desarrollo capitalista en los países menos ricos, sus efectos sanitarios y
sociales serán demoledores, allí donde no hay posibilidades efectivas de
aislamiento, ni atención sanitaria ni recursos para sobrevivir sin buscarse el
sustento día a día. Por ello, a pesar de que en este primer envite parezca
haber afectado más a los países más ricos, no olvidemos que una parte del
mundo no tiene la misma capacidad de detectar casos, atenderlos, ni siquie-
ra de registrarlos.
La emergencia sanitaria está dando paso a una crisis económica y social
explosiva cuyos primeros golpes ya se sienten, pero que pueden superar
cualquier expectativa.
La pandemia de la covid19 no ha sido una tormenta en un cielo despejado.
Por ello, para reflexionar sobre sus consecuencias, lo mejor sería pensar en
cómo afecta a los grandes problemas y las tendencias sociales presentes a
comienzos del año 2020.
El periodo 2008-2020 ha estado marcado por la presencia de seis grandes
ejes que reflejan los principales fenómenos económicos, ecológicos, políti-
cos y sociales del mundo global.
3
Trasversales 51 / junio 2020 La opinión de Trasversales

- Es el periodo en que la humanidad empezó a tomar conciencia de la cri-


sis civilizatoria que representa el cambio climático. Sin embargo, también
es el periodo en que se demostró la incapacidad de una sociedad en que
domina el sistema económico capitalista, basado en el crecimiento indefi-
nido de la producción y el consumo, para dar una respuesta.
- La crisis económica de 2008 puso fin a la ilusión de un capitalismo neo-
liberal triunfante y ajeno a las crisis económicas y financieras. Esa ilusión,
muy difundida entre 1989 y 2008 se vino abajo. Los efectos fueron social-
mente demoledores. Hoy tenemos, de acuerdo a los estudios internaciona-
les, la mayor desigualdad social desde comienzos del siglo veinte y una
pobreza extendida que ya no se limita al llamado Tercer Mundo, sino que
se ha extendido ampliamente en el interior de los países más ricos.
- Los sistemas políticos mostraron una degradación persistente y aparecie-
ron crecientes fenómenos de un populismo de extrema derecha que quiere
combinar neoliberalismo extremo con el proyecto de un nuevo disciplina-
miento social. No son casuales los triunfos de Trump, Bolsonaro, Johnson,
Orban, Dutarte… y la aparición de fuerzas muy dinámicas y agresivas de
esa nueva extrema derecha en Europa Occidental, mientras el régimen de
Putin mantiene su dominio al Este.
- Los instrumentos de gobierno global se debilitaron de una forma acelera-
da, al mismo tiempo que la necesidad de los mismos se hacía mayor. Ocurre
tanto con las instituciones supranacionales como con un proyecto europeo
fuertemente herido por la gestión de las élites en la respuesta de la crisis de
2008, por el brexit y por la patente carencia de un proyecto político civili-
zatorio capaz de enfrentarse a los retos ecológicos, sociales y políticos de
nuestro tiempo.
- Entre 2008 y 2020 se ha asistido al mayor ciclo de protesta social en más
de un siglo. Los acontecimientos generados por las grandes protestas masi-
vas que han recorrido los cinco continentes tuvieron dos momentos culmi-
nantes; el primero en 2011-2012, con el 15M y las ocupaciones de plazas
en tantos lugares y el inicio de la revolución árabe; el segundo, en 2018-
2019 con movimientos sociales históricos desde América Latina, con Chile
a la cabeza, hasta Hong Kong, pasando por muchos lugares de América,
Asia, Europa y África. Unas movilizaciones masivas que, con reivindica-
ciones y respuestas muy distintas a los problemas locales y globales, expre-
saban una defensa del común y un rechazo radical a las élites sociales que
dominan el sistema mundial.
- La rebelión mundial de las mujeres ha sido un acontecimiento trascenden-
tal de las dos últimas décadas que ha expresado una potencia formidable
para provocar una transformación de las sociedades hacia una ruptura con
el sistema patriarcal y que, por ello mismo, ha provocado la reciente reac-
4
La opinión de Trasversales Trasversales 51 / junio 2020

ción del neo-machismo asociado a déficit resultan evidentes porque


los movimientos de la nueva extre- acabarán generando desequilibrios
ma contra la conquista de derechos estructurales en perjuicio de los paí-
y espacios sociales por las mujeres. ses más débiles. Las políticas que
La pandemia de la covid19 no ha pretenden aumentar el gasto sin
llegado a un mundo tranquilo y des- atender a las necesidades de aumen-
pejado. Pero, ¿cuáles serán sus con- tar los ingresos se revelarán más
secuencias en los ejes trasversales pronto o más tarde inadecuadas.
que representan la crisis civilizato- La respuesta social, fiscal y finan-
ria? Es imposible proponer hoy una ciera que el mundo debería dar
respuesta. Los acontecimientos son requiere instrumentos supranacio-
imprevisibles, pero sí resulta nece- nales y la consolidación de proyec-
sario tener una primera visión de tos como el de la Unión Europea.
cuáles pueden ser sus efectos inme- Pero esa afirmación se queda en
diatos sobre esos ejes, lo cual es buenos deseos si no comprendemos
importante porque, al mismo tiem- que para ello es necesario derrotar a
po, nos obliga a preguntarnos cual las actuales élites neoliberales y
debería ser nuestra praxis y como generar una hegemonía alternativa.
podrán afectar nuestras acciones a Esas élites van a resistirse feroz-
la evolución futura. mente a perder hasta el más mínimo
Los efectos sociales y económicos de sus privilegios.
pueden ser traumáticos. Esta crisis Los efectos políticos de la actual
pone en primer plano que establecer crisis son imposibles de vislumbrar.
una sanidad pública universal o ren- Pero haríamos mal en minusvalorar
tas básicas son elementos esenciales la posibilidad de un reforzamiento
para la supervivencia. Pero es nece- de proyectos neoliberales con un
sario saber que todas esas buenas creciente signo autoritario. El
intenciones empedrarán el infierno miedo de grandes segmentos de la
social si no se establece un sistema sociedad puede alimentar la búsque-
tributario justo y suficiente para da de salvadores más o menos auto-
ello. El aumento de la presión fiscal ritarios. El éxito que las nuevas
y una adecuada distribución del extremas derechas populistas han
coste fiscal de esta crisis entre las tenido en los últimos años nos avisa
distintas capas sociales es impres- de ello, así como del fuerte peso que
cindible. Pero sin un cambio en los sus mensajes tienen en las redes
sistemas internacionales de tributa- sociales en muchos países e incluso
ción del capital y de los grandes pa- globalmente.
trimonios, al menos a escala euro- Los efectos de la actual crisis sani-
pea, los esfuerzos nacionales para taria sobre los procesos de movili-
generar suficiencia fiscal pueden zación son, ahora mismo, imposi-
fracasar. Los límites de políticas de bles de prever. Sabemos que duran-
5
Trasversales 51 / junio 2020 La opinión de Trasversales

te un periodo más o menos largo se- del poder social de las élites, solida-
rá difícil retomar de la misma for- ridad…
ma, y tal y como se estaba desa- Retos tan grandes que sólo una gran
rrollando hasta ahora, la sociabili- creación colectiva puede ponerlos
dad de la protesta colectiva y sus en marcha. La alternativa a la soli-
mecanismos habituales hasta 2020. daridad es la barbarie.
No sabemos las nuevas formas en
que se expresará la inteligencia co- 20 de mayo de 2020
lectiva, pero sabemos que requerirá
unas nuevas formas de expresión y
de organización que no sabemos si
llegarán a producirse.
Las mujeres van, probablemente, a
ser uno de los principales objetivos
de los movimientos reaccionarios
presentes en nuestras sociedades,
intentando detener su rebelión y
creando las condiciones para un ata-
que a los derechos y espacios con-
quistados. Para ello aprovecharán,
también, las nuevas dificultades
económicas, intentando trasladarles
el peso de los cuidados, utilizando
los problemas familiares, laborales
y sociales en contra de los derechos
de las mujeres.
El periodo histórico que se inicia en
2020 muestra la extrema vulnerabi-
lidad del sistema global tal y como
lo conocemos.
De la capacidad que tengamos para
comprender que el cambio climáti-
co es una amenaza civilizatoria infi-
nitamente mayor que la de este
virus dependerá lo cerca que poda-
mos llegar a estar de emprender el
camino de un cambio civilizatorio.
Menos crecimiento, más igualdad
social, nuevas formas de solidaridad
social, nuevas formas de participa-
ción democrática local, limitación
6
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

José Luis Redondo

Reflexiones
para la salida del confinamiento

Aunque la pandemia del coronavirus está siendo muy larga, su salida también lo va a ser.
La sociedad con la que nos vamos a encontrar puede ser muy diferente, con tensiones entre
el aislamiento y la necesidad de encontrarnos con los demás, así como con una economía
paralizada y en parte destruida, con un aumento enorme del paro.
A corto plazo es probable que se intentará expandir y mejorar la sanidad pública y a sus
trabajadores. Igualmente puede darse una mejora para las condiciones de los trabajadores
que han permitido la vida de los demás durante el confinamiento, sectores entre los más
desfavorecidos. Es también evidente que se va a impulsar la producción nacional y el
almacenamiento de materiales sanitarios, como mascarillas, trajes EPI y respiradores,
ampliándose a otros materiales sanitarios.
No cabe duda que va a aumentar el prestigio de lo público, frente al discurso neoliberal de
predominio de lo privado y del mercado. El confinamiento ha motivado acciones solida-
rias, pero sin las instituciones difícilmente podría haberse abordado la pandemia. En este
sentido tanto las Comunidades Autónomas como el gobierno del Estado se han revelado
como fundamentales para abordar la crisis, tanto con sus errores como con sus aciertos.
Por ahora la UE está dando respuesta a la crisis tarde e insuficientemente, con dificultad
para compartir soluciones entre el Norte y el Sur. Sus respuestas van hacia garantizar las
deudas de países y empresas pero no a asumir deudas y acciones sanitarias. Sigue pendien-
te hasta cuándo puede continuar la UE con este enfoque sin convertirse en un mero mer-
cado común.
Es evidente que hasta ahora han funcionado los Estados nacionales y de nuevo los impul-
sos nacionalistas van a estar en tensión con la necesidad objetiva de apoyos más genera-
les e instituciones mundiales que los regulen. Para abordar otras epidemias, que vendrán,
se necesita una OMS más fuerte y operativa, así como otras instituciones a escala global,
sea la ONU u otras. La soledad de cada uno ha servido también para la conciencia de que
los problemas son comunes a toda la humanidad, todos estamos en el mismo barco. Los
aplausos de las 20 h. han subrayado que necesitamos y estamos con los otros por encima
de su procedencia o condición social.
En la salida se van a ver dañados los trabajadores temporales, los nuevos parados y los
autónomos, a los que hay que dar apoyo. Una renta básica debería ser la mínima respues-
ta inicial.
7
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Es importante saber que sin la ciencia no Entre todas las limitaciones que parece exi-
podremos abordar otros desastres, por enci- girnos la Tierra, el calentamiento climático
ma de los bolsonaros, pero también que es- es lo más urgente. Hemos sido capaces de
ta no tiene respuesta para todo, como mues- aislarnos, de parar la economía, de medidas
tra la ausencia de vacuna para el coronavi- excepcionales donde lo común predomina
rus. También van a salir valoradas, aunque sobre la propiedad privada, por lo tanto
tocadas, la cultura y la diversión, los libros, estamos en condiciones de abordar el cam-
películas, teatro, música y deportes, consu- bio climático con medidas excepcionales.
midos a distancia para aliviar el confina- Tenemos que comprender que subir la tem-
miento. peratura media más de 4ºC, a lo que nos
El trabajo a través de internet ha sido encaminamos, es un desastre mayor que el
imprescindible y en parte ha venido para del coronavirus. El número de muertos, los
quedarse, lo que plantea una nueva situa- millones de desplazados, las nuevas pande-
ción para los trabajadores. mias, producirán un daño aún mayor. La
Las medidas extraordinarias y los controles única diferencia es que se dará en un perio-
telemáticos obligará a pensar de nuevo do largo desde ahora hasta finales de siglo.
sobre la convivencia entre seguridad y res- Tenemos que tener conciencia de la necesi-
peto a las libertades individuales. dad de medidas rápidas y excepcionales, no
Ahora bien, debemos reflexionar, porque tomarlas a tiempo hará imposible una vuel-
se abre una doble opción: intentar volver a ta atrás, una adaptación al cambio. Hay
la misma situación de partida o luchar por cada vez más analistas que piensan que es
otro modelo social. Todos los sectores inevitable un colapso civilizatorio, impe-
dominantes van a pugnar por el primer dirlo o atenuarlo está todavía en nuestras
enfoque. Por el aumento del PIB, el desa- manos. Es un desafío para toda la humani-
rrollo de una economía ligada al turismo en dad y por lo tanto tenemos que luchar por
España, los mismos sectores contaminan- medidas globales más exigentes que las
tes, entre ellos el del automóvil, un modelo que se han enunciado en los acuerdos cli-
de alimentación basado en el consumo de máticos, que además no se han puesto en
animales mantenidos en grandes granjas y marcha.
el de objetos que tienen que renovarse Los países desarrollados vamos a perder
compulsivamente, etc. varios puntos del PIB y no tenemos que
Es el momento de reflexionar y de expan- pretender recuperarlos, como anuncian la
dir entre la opinión pública que el mundo mayoría de las voces. Tenemos que pasar
no puede seguir así. No pueden seguir las de una sociedad centrada en lo económico,
desigualdades de género y de clase, la buscando más crecimiento, a una sociedad
miseria de unos y la riqueza de otros. centrada en valores cualitativos, en el cui-
Tampoco puede seguir una economía que dado y la relación humana, en la cultura, la
ignora los límites del crecimiento, la limi- ciencia y la fiesta.
tación de un aire respirable, del agua y de Este debería ser el objetivo pero tiene
los minerales. Se ha desoído la antigua lla- muchas consecuencias. En primer lugar
mada del club de Roma y cada vez nos hay que utilizar la riqueza general para no
encontramos con más consecuencias de dejar atrás a los desfavorecidos. Hay que
estas limitaciones, que amenazan la exis- comprender que aumentarán los parados,
tencia humana y de otras especies. Cada sectores completos de actividad tendrán
vez más científicos señalan que la produc- que reducirse, como la producción de auto-
ción industrial de animales está en el origen móviles, de aviones y de la agricultura y
de gran parte de los contagios víricos, junto ganadería industrial. Esto supone favorecer
a la presión sobre los hábitats de las espe- a los sectores menos contaminantes, las
cies salvajes. energías renovables, una menor movilidad
8
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
con más transportes públicos y al tiempo
dejar caer otros sectores. En este sentido se
están movilizando ministros encargados
del medio ambiente de varios países euro-
peos, entre ellos la ministra española. Para
poder abordar esta crisis medioambiental
hacen falta políticas consensuadas, con a-
poyo de la población, que no dejen tirado a
nadie. Hace falta reparto de riqueza, menos
crecimiento y más equilibrio económico.
El confinamiento nos ha preparado en
parte. La menor circulación ha permitido
mejorar la calidad del aire en las ciudades.
Junto con la menor producción se han redu-
cido las emisiones de CO2. Hemos podido
subsistir consumiendo menos productos.
Se han tomado medidas económicas que
apoyan a las personas en paro y a las
empresas en crisis, se ha abierto de repente
la posibilidad de una renta básica que no
permita la pobreza y que tendría que venir
acompañada con el reparto de trabajo.
Es evidente que la inercia social y las fuer-
zas dominantes van a presionar para volver
al mismo mundo. Sin embargo el deterioro
va a ser tan grande que difícilmente va a
poder volverse a la situación inicial. Por
eso hay que conseguir que los ciudadanos
comprendan que hay que cambiar a otro
modelo. El camino está lleno de incerti-
dumbre, de ensayos y correcciones, pero lo
conocido nos lleva a nuevos desastres sani-
tarios, climáticos y sociales.

9
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

Anne Croisy

La residencia de mayores
EL COMEDOR
"El comedor" (La salle à m anger) es un relato poético corto inclui-
do en la recopilación La m aison de retraite
Anne Croisy vivió gran parte de su vida profesional como enferme-
ra en diversas estructuras destinadas al alojamiento y cuidado de
personas mayores, hasta que dimitió en 2019. "Esos lugares que
con frecuencia llevan nombres floridos, pero cuya realidad es total-
mente diferente", como escribe Anne en la presentación de la reco-
pilación de relatos.
Recopilación completa en francés:
https://lundi.am/La-maison-de-retraite

Es el único lugar vivo del establecimiento. Hay ese barullo alegre de la


cocina, ruido de vajilla, vapores, olores, cantos, risas, bromas: "como en un
viejo puerto".
Las puertas del comedor se abren dos veces por día. Entradas renqueantes,
con o sin sillas. Esperas febriles, curiosidad.
Los menús se elaboran los domingos para toda la semana y después se cuel-
gan a diario en la entrada, siempre es una sorpresa. La única sorpresa que
queda a los días gastados de indiferencia.
Buena o mala, despierta los espíritus de la lenta anestesia de la muerte.
Están las eternas gruñonas que detestan todo pero que aun así picotean, las
que comen como limas. A las que todo les gusta porque siempre han traba-
jado, cocinado, servido a los demás y allí son ellas las que son servidas. Las
quejicas, a las que siempre falta algo.
Sólo son preocupantes esas sombras desdeñosas, raras, que no quieren
comer.
Guirigay, idas y venidas de carros, estallidos de voces, de risas, de vida.
Es una pausa en el reino de los muertos.
10
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Charles Reeve
La peste y la cólera
Texto original en francés en:
https://lundi.am/La-Peste-et-la-Colere

"A partir de lo vivido durante estos extraños meses, emerge ya un


elemento portador de esperanza: la experiencia de las y los trabaja-
dores de la Sanidad. Los colectivos de sanitarios, pese a trabajar en
condiciones extremadamente difíciles y con medios restringidos a
causa de las decisiones políticas de quienes ahora se presentan
como salvadores, han conseguido cargar sobre sus hombros la
supervivencia de la sociedad. Más allá de jerarquías y burocracias,
han demostrado su capacidad de organización, de improvisación,
de innovación y de invención. Si el horror no se ha extendido más
es gracias a ellos. Sin duda, esta solidaridad de los colectivos labo-
rales ha extraído su energía de una experiencia de varios años de
lucha contra la austeridad y los recortes, contra la destrucción de
sus condiciones de trabajo, contra el ataque predador del capitalis-
mo privado. Frente a la injusticia de la muerte y vinculados por los
valores de la solidaridad los sanitarios se han reapropiado de su
tarea, recuperando momentáneamente el control de su actividad,
antes usurpado por los gestores financieros."
11
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
¿Cómo pueden entrecruzarse y relacionarse dad no había dejado de ser reforzada por
las reflexiones sobre el extraño y singular los muros de la represión y de la xenofobia
periodo que estamos viviendo? Un periodo de las sociedades ricas. La figura del refu-
que, en su aspecto trágico, pone de relieve giado, las decenas de miles de ahogados en
las debilidades y los límites del sistema el Mediterráneo, nos lo recordaban todos
capitalista mundializado, debilidades que, los días. Después, de golpe y porrazo, el
aún ayer, parecían expresar su fuerza y su virus ha eludido los controles policiales,
potencia. los muros y las fronteras y se ha estableci-
Sometidos a los discursos tóxicos propaga- do entre nosotros, siguiendo finalmente el
dos repetidamente, una atmósfera ansiogé- camino más moderno y más fácil, el de la
nica nos ata a un presente en el que nos sen- circulación mercantil de bienes y personas,
timos impotentes a causa de nuestro aisla- incluyendo, ironía del presente, el turismo
miento. Nos sentimos amenazados por un de masas que se disfraza de lúdico ocio.
entorno donde todo objeto o individuo es "¡Más lejos, más rápido, más nada!" decía
percibido como hostil, fuente de muerte. El un grafiti anarquista sobre los muros de la
peligro socava las propias relaciones huma- gran ciudad. ¡Ya está!, ya estamos inmersos
nas. Las cifras y curvas de los "especialis- en la nada. Lo sabíamos, estábamos adver-
tas" de la muerte son seguidas como si fue- tidos, íbamos directos contra el muro. Ya
sen las de la Bolsa y nos sumergen y abru- hemos chocado con él, ya estamos estam-
man; vienen a sumarse a las explicaciones pados contra esa pared.
conspiranoicas, a las especulaciones y a El choque frontal nos pasma y paraliza. No
pretendidas certezas supuestamente tran- obstante, como nos indica la experiencia
quilizadoras. El espíritu crítico debe abrir- histórica, sólo si nos damos objetivos de
se camino a través de este magma, y sólo al mayor envergadura podremos intentar salir
intentar ejercerlo tendremos acceso hacia la de la parálisis y de los miedos y atravesar
única salida que da al aire libre y podremos este periodo inesperadamente extraño.
superar la renuncia a la reflexión a que nos Hemos salido de la normalidad, la normali-
induce el miedo. dad del capitalismo que rechazábamos pero
El rechazo a la idea de la muerte parecía a la que estábamos obligados a someternos,
muy consolidado en las sociedades ricas, a veces incluso más allá de nuestra con-
borrada por el culto al bienestar y por los ciencia. Quizá esta sea una primera ense-
mitos del progreso y del individuo domina- ñanza sustancial de este momento: todos y
dor de la naturaleza. Sin embargo, la tem- todas somos parte del sistema, más allá de
pestad del progreso no es más que destruc- las ideas rupturistas que podamos compar-
ción de lo vivo, como temían, hace ya un tir y de las prácticas no normativas que
siglo, los enemigos de la ideología produc- podamos experimentar. Pero esta salida de
tivista, como Walter Benjamin y otros la normalidad no es la que hayamos podido
"pesimistas" emancipadores. vivir en otros momentos de la historia, la
La fragilidad de la vida y de las sociedades ruptura del tiempo del capitalismo y el
sólo era atribuida a los pueblos de la pobre- acceso a otro tiempo producto de la activi-
za, sobre los territorios cada vez más nume- dad subversiva de la colectividad. Lo que
rosos que padecen la barbarie de la guerra, hoy estamos viviendo es un tiempo suspen-
y a sociedades expectantes ante la prometi- dido que nos ha sido impuesto, que no es el
da llegada de los frutos de este terrible pro- fruto de una acción autónoma de oposición
greso. La producción de la muerte se había al mundo. Esta extrañeza es seguramente
convertido en una imagen para el consumo, una de las fuentes de nuestras angustias.
que produce indignación pero queda dema- Vivimos una nueva experiencia que no era
siado lejana. previsible en la forma que ha adoptado: "la
La consolidación del sentimiento de seguri- huelga general del virus", retomando la
12
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
perteniente expresión enunciada en algún seguido despiadadamente su camino, sin
otro lugar. La suspensión de la "rutina que se haya activado el freno mencionado
empresarial" [business as usual] se ha pro- en el Monólogo del Virus (1); un freno que
ducido sin nuestra intervención, fuera de sólo podía ser activado por fuerzas sociales
los esquemas conocidos que siempre opuestas a esta lógica y a las que está cos-
hemos contemplado y deseado, y por los tando mucho constituirse.
que hemos batallado. Es una huelga gene- Tenemos ante nosotros las consecuencias
ral de masas sin "masas", peor aún, sin de esta lógica y de esta impotencia para
fuerza subversiva colectiva. Probablemente bloquearla, lo que nos da una pista para
sería justo decir que estamos viviendo una nuestra reflexión: no separemos la crisis
primera sacudida que anuncia otras que se viral de la naturaleza del sistema. Hay que
producirán en un proceso de desmorona- oponerse a la tentación de esas explicacio-
miento general de una sociedad organizada nes fáciles que se acomodan a los límites
en torno al objetivo destructor de conseguir de lo que existe y que no logran ocultar la
ganacias. Este desmoronamiento, ajeno a intención subyacente de volver a poner en
toda acción colectiva consciente, no es por- marcha la maquinaria. Un buen ejemplo de
tador de un mundo nuevo, ni de un proyec- ello son los delirios conspiranoicos de todo
to de reorganización de la sociedad sobre tipo, incluido el muy seductor sobre el
nuevas bases. Sigue siendo una creación "virus creado en el laboratorio". Aunque
del capitalismo, dentro de los límites de su sabemos que la guerra biológica forma
barbarie, sin más perspectivas que las del parte de los proyectos criminales de las cla-
desmoronamiento. Aquí termina toda se- ses dirigentes y que la desorganización y el
mejanza con la huelga general, que es la accidente son inherentes a toda burocracia,
creación de una colectividad que se reapro- militar o de cualquier otro tipo, lo cierto es
pia de su propia fuerza. que la visión conspiranoica deja de lado la
Sin embargo, la conmoción sufrida, que lógica mortífera del modo de producción
anuncia un encadenamiento de rupturas en capitalista. La explicación más inverosímil
el orden del mundo, está relacionada con el se vende como la más evidente. Este virus
funcionamiento del sistema social en el que no fue fabricado por poderes ocultos, sino
vivimos y no es disociable de sus contra- por el proceso destructor del capitalismo
dicciones. Los recientes desarrollos en la moderno.
mundialización del capitalismo, la acelera- Ya se ha resaltado que las medidas de con-
ción de los intercambios y la concentración finamiento y privación de las libertades
y urbanización rápida y gigantesca de las sociales e individuales ponen de relieve las
poblaciones han acelerado la profunda alte- relaciones de clase. Una vez más, esta vez
ración ecológica y han destruido la frágil de manera macabra, la igualdad formal se
reproducción del mundo vegetal, del esfuma ante la escandalosa desigualdad
mundo animal y del mundo humano, rom- social. Una desigualdad acelerada por la
piendo así las últimas barreras entre ellos. crisis viral. Pero la crisis viral pone de re-
El advenimiento del capitalismo global no lieve también la naturaleza del capitalismo
ha supuesto el anunciado "fin de la histo- moderno y sus contradicciones. De ahora
ria", sino que ha inaugurado una nueva era en adelante, lo real de la transtornada vida
de epidemias en la que cada una de ellas cotidiana reside en el desplome de los sis-
dista cada vez menos de la anterior. Des- temas financieros, en la debacle de las bol-
pués de la gripe aviar, después del SARS, sas, en la precariedad generalizada del tra-
era de esperar la inminencia de una nueva bajo asalariado, en el aumento vertiginoso
epidemia, prácticamente previsible. Sin del paro, en un empobrecimiento masivo.
embargo, la lógica de la ganancia propia Una bocanada de aire fresco: los "econo-
del modo de producción capitalista ha mistas", que habían relegado los conceptos
13
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
molestos relacionados con el desequilibrio que apuntan hacia un cuestionamiento del
del sistema, enterrándolos en el fondo del Derecho Laboral. En Portugal el gobierno
baúl de los objetos superfluos, están casi socialista ha llegado a suspender el derecho
desaparecidos, desconcertados por lo ines- de huelga, permitiendo al Estado "tener los
perado e incapaces de prever nada. medios legales para obligar a las empresas
Mientras que millones de parados se suman a funcionar" (2).
a los millares de muertos por la pandemia, La experiencia nos da razones para temer
fortunas gigantescas se atropellan unas a que, cuando la crisis viral haya terminado,
otras buscando protección en brazos de sus estas formas de estado de urgencia pudie-
Estados. La máquina de imprimir billetes rán ser "vertidas al derecho común", reto-
se pone de nuevo en marcha y la inflación, mando la fórmula púdica del "diario de
de la que decían que era cosa del pasado, todos los poderes" [Le Monde]. Con más
asoma la patita. Ya se anuncia que "el des- razón cuando esa "terminación", el famoso
pués" nos traerá una segunda sacudida del "desconfinamiento", corre el riesgo de ser
desmoronamiento. lenta y con sucesivas prórrogas.
No tiene nada de sorprendente que la epi- La urgencia de un necesario retorno al
demia del Covid-19 y aquellas que la pre- "business as usual", reclamado ya por todas
cedieron se generasen en China, convertida las fuerzas capitalistas, justificará sin duda
en la fábrica del mundo, sobre territorios la perpetuación de las "restricciones liberti-
hechos presa de una destrucción salvaje, cidas". Un nuevo marco jurídico para nue-
rápida y masiva de la naturaleza. China, vas formas de explotación. Lo que signifi-
fábrica del mundo, produce virus como ca que la oposición a este nuevo estado de
produce máscaras, aparatos de respiración derecho autoritario será indisociable de la
asistida y comprimidos contra la migraña, capacidad colectiva para oponerse a la
etc., fundidos en un todo. reproducción de la lógica de producción y
Por su amplitud global, planetaria, la conta- de destrucción del mundo que nos ha lleva-
minación viral ha desembocado rápida- do a donde estamos.
mente en un bloqueo de los intercambios y Ahora bien, se sigue planteando de manera
en un derrumbe de la economía, en la des- ineludible una pregunta: el capitalismo,
organización de la producción de ganancia. potente sistema complejo y capaz de giros
Cada una de estas crisis implica a la otra. A inesperados, ¿puede acomodarse, a la larga,
partir de ahora, todo es global. Y, en sólo a un funcionamiento social regulado por
dos semanas, se ha hecho realidad lo que medidas y restricciones liberticidas extre-
parecía poco factible: sólo en Estados mas? Según la experiencia histórica, si se
Unidos, uno de los centros mismos de la cuenta con una fuerte intervención del
máquina infernal, más de diez millones de Estado el estado de excepción es compati-
trabajadores se han convertido en parados. ble con la reproducción de las relaciones de
Uno de los asuntos que nos hacen reflexio- explotación y de producción de ganancia.
nar e inquietan es la respuesta de los pode- No es casualidad que uno de los grandes
res políticos en el ámbito de los derechos teóricos del estado de excepción, Carl
formales, esas restricciones liberticidas que Schmitt, haya sido un brillante admirador
trastornan el marco jurídico de nuestra del orden nazi, que suministró el orden jurí-
existencia. La eventualidad de adoptar el dico de una sociedad moderna en Europa
"modelo chino" como referencia para el durante una decena de años al precio de
estado de urgencia se perfiló muy pronto en espantosos horrores. Más cercano en el
las sociedades europeas y se concretó ense- tiempo, es indiscutible que el orden totali-
guida en la adopción de métodos y técnicas tario heredado del maoísmo ha permitido
represivas y de control de lo cotidiano. A engendrar un régimen capaz de construir
esto se han añadido algunas derogaciones una potencia capitalista moderna, en cuyo
14
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
seno la explosión de las desigualdades problema de una parálisis del propio siste-
sociales y el ascenso de los conflictos y de ma productivo. Por el momento, la desace-
los antagonismos de clase han sido, por el leración de la economía está en sus inicios
momento, obstáculos superados por medio y la continuidad de la vida social prueba
de medidas despóticas. indiscutiblemente la riqueza y la potencia
Otra cosa es la aplicación de este modelo a de las sociedades capitalistas modernas. No
las sociedades del viejo capitalismo priori- obstante, si las medidas de suspensión de
tariamente privado, donde el estado de de- actividades se prolongaran habría riesgo de
recho regula el conjunto de relaciones so- que el conjunto de la maquinaria económi-
ciales por medio de la cogestión de los ca se derrumbase. El rápido tránsito, en
"agentes sociales". En principio, al menos, pocos días, de un estado de estancamiento
es cierto que la dirección de los asuntos económico a una recesión vertiginosa con
económicos y públicos se hace de manera millones de parados es signo de la fragili-
cada vez más autoritaria bajo las formas ac- dad del conjunto del edificio. Lo que expli-
tuales de capitalismo liberal. Esta tenden- ca las reticencias de una parte de la clase
cia ya se había hecho patente antes de la dirigente a adoptar las medidas del estado
pandemia y del previsible desmoronamien- de urgencia sanitaria.
to de la economía. La evolución del capita- Los discursos anti-liberticidas están justifi-
lismo, su crisis de rentabilidad y la necesi- cados, nos alertan contra la pérdida de
dad de maximizar las ganancias habían re- derechos que ya eran bastante enjutos. Sin
ducido progresivamente el espacio de ne- embargo, y teniendo en cuenta los efectos
gociación y de cogestión, fundamento del desastrosos que estas medidas de excep-
consenso de la democracia representativa y ción pueden tener sobre el desequilibrio de
de sus organizaciones. La crisis de la repre- "su" economía, se puede considerar que los
sentatividad política que vivimos desde sistemas políticos no las adoptan con el
hace años es su consecuencia inmediata. objetivo principal de controlar a la mayoría
Dicho esto, cabe preguntarse si la puesta en de la población o de someter a los explota-
marcha de estas medidas liberticidas está dos a nuevas condiciones de explotación,
vinculada a un proyecto consciente de los sino, ante todo, porque se ven forzados por
poderes para construir de manera duradera las circunstancias, por una situación que se
y con una aceptación también duradera un les escapa.
estado de excepción permanente. ¿O se Por supuesto, las clases dirigentes saben
trata, más bien, de que la adopción de estas hacer buen uso de estas medidas del estado
medidas es la única respuesta de la que dis- de urgencia, las aprovechan para acelerar el
pone la clase política para afrontar las con- desmantelamiento de los derechos "funda-
secuencias sociales de la pandemia? mentales" y para transformar el estado de
Como en cualquier crisis, la clase dirigente derecho. No obstante, los hechos muestran
debe hacer juegos malabares entre la idea la ambigüedad de la situación. Estas mis-
de defensa del interés general, en que se mas clases políticas –en Europa e incluso
basa su hegemonía ideológica, y la subor- en otros países de frágil equilibrio social-
dinación a quienes en verdad toman las se ven forzadas a rectificar orientaciones y
decisiones, esto es, a la clase capitalista. decisiones tomadas anteriormente. Ejem-
Cuando las circunstancias se enturbian, el plo de ello sería la suspensión en Francia
único plan B disponible es reforzar el auto- de la odiosa "reforma de las pensiones" y
ritarismo y reforzar el recurso al miedo de la "reforma de los derechos de los
como forma de gobierno. desempleados", o el tímido proyecto de
En el periodo actual, la dimensión de las liberación de ciertos tipos de prisioneros en
restricciones exigidas por la amplitud de la Francia, Estados Unidos, Marruecos y
crisis viral mundial plantea, a la larga, el otros lugares.
15
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Considerar que los dirigentes dominan la a las leyes de la ganancia como única alter-
situación y son capaces de ir más allá de nativa posible. Pero no estamos en el siglo
medidas de salvaguarda de las leyes de la XIV de la peste negra y, en Francia como
ganancia sería sobrestimar su función e mínimo, podemos esperar que la rebeldía y
incluso su inteligencia de clase. Sus inicia- la resistencia acumuladas a lo largo de
tivas políticas responden al mandato de estos últimos años puedan nutrirse de las
estas leyes. Ante la actual crisis sanitaria, la nuevas solidaridades que se han tejido
necesidad de confinamiento de la pobla- durante el confinamiento. Lo colectivo,
ción deriva de que parece ser la única única fuente de creación liberadora, deberá
manera de intentar evitar una situación de recuperar su lugar y extenderse.
desastre social y económico. Si se confina A partir de lo vivido durante estos extraños
a la población no es para reafirmar la domi- meses, emerge ya un elemento portador de
nación social, sino como único medio de esperanza: la experiencia de las y los traba-
dar alivio a un servicio público de sanidad jadores de la Sanidad. Los colectivos de
hecho girones por la política de austeridad. sanitarios, pese a trabajar en condiciones
Al querer dar la impresión de que domina extremadamente difíciles y con medios res-
la situación, el sistema político busca ocul- tringidos a causa de las decisiones políticas
tar sus responsabilidades en el desastre de quienes ahora se presentan como salva-
sanitario. Intenta negar su fracaso desde el dores, han conseguido cargar sobre sus
punto de vista de la defensa del famoso hombros la supervivencia de la sociedad.
"interés general". El broche final a todo Más allá de jerarquías y burocracias, han
esto es que el bloqueo progresivo de la eco- demostrado su capacidad de organización,
nomía a consecuencia de estas medidas de improvisación, de innovación y de
debilita a su vez la gobernanza. invención. Si el horror no se ha extendido
Nada indica que la salida del "confinamien- más es gracias a ellos. Sin duda, esta soli-
to" pueda llevar a una vuelta harmoniosa a daridad de los colectivos laborales ha
una reproducción del pasado. Este sería, sin extraído su energía de una experiencia de
duda, el proyecto de los señores de la varios años de lucha contra la austeridad y
ganancia y de sus servidores políticos, pero los recortes, contra la destrucción de sus
estos corren el riesgo de encontrarse, a la condiciones de trabajo, contra el ataque
salida del estado de urgencia, más debilita- predador del capitalismo privado. Frente a
dos que al inicio de la crisis. Y con otra la injusticia de la muerte y vinculados por
urgencia, la de una crisis social extendida. los valores de la solidaridad los sanitarios
La crisis del capitalismo será el segundo se han reapropiado de su tarea, recuperan-
episodio de la crisis viral. Por esa razón, do momentáneamente el control de su acti-
desde ahora mismo, la clase política se pro- vidad, antes usurpado por los gestores
pone preparar la salida como un largo pro- financieros.
ceso que permita integrar las medidas de Por su función, estos trabajadores son
urgencia en un estado de derecho cada vez conscientes de su utilidad social para la
más "de excepción". supervivencia de la colectividad, concien-
La crisis de representación, que ya estaba cia que refuerza su compromiso pero tam-
anclada en una sociedad rica y violenta- bién su fuerza impugnadora. Como ya ha-
mente desigualitaria, se afirmará aún más bía ocurrido en el curso de otras catástro-
por los efectos devastadores de la crisis fes, este movimiento puede constituir el
económica. armazón de un proyecto de futuro diferen-
Una vez que termine la suspensión del te.
tiempo bajo el confinamiento, las fuerzas Estamos viviendo la peste, pero este tiem-
del capitalismo intentarán imponer un po suspendido puede ser también aquel en
regreso al modo de producción del pasado, el que cultivemos y acumulemos las cóle-
16
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
ras. La oportunidad de su afirmación ven-
drá con la vida, después del tiempo de los
carroñeros.
Mientras tanto, y para domar miedos y
angustias, podemos leer con placer algunas
líneas de un querido amigo de Karl Marx,
Heinrich Heine, escritas durante los años
de plomo, entre la revolución de 1848 y la
Comuna: "Aquí reina actualmente la gran
calma. Una paz laxa, somnolienta y llena
de bostezos de aburrimiento. Todo está en
silencio, como en una noche de invierno
envuelta por la nieve. Sólo se oye un
pequeño ruido misterioso y monótono,
como de gotas al caer. Son las rentas de los
capitales, cayendo sin cesar, gota a gota, a
punto de desbordar las cajas fuerte de los
capitalistas; se distingue claramente la con-
tinua crecida de las riquezas de los ricos.
De vez en cuando, se mezcla con este sordo
chapoteo algún sollozo casi inaudible, el
sollozo de la indigencia. A veces también
resuena un ligero tintineo, como el de un
cuchillo afilándose" (3).
Algo así nos ocurre hoy, el silencio no es
siempre la calma, es también el tiempo en
que afilamos las armas que ajustarán las
cuentas pendientes.

Notas
1. lundi.am/Monologo-del-Virus-2853
2. Antonio Costa, primer ministro, declara-
ción a la televisión privada SIC, 20 de
marzo de 2020
3. Heinrich Heine, Lutèce, Lettres sur la vie
politique, artistique et sociale de France
(1855), precedido de una presentación de
Patricia Baudouin, La Fabrique, 2008.

17
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

Representantes MATS

En la lucha contra el SARS-CoV-2:


no queremos ser héroes ni soldados

A nuestras/os compañeras/os de la sanidad y de las residencias. A toda la sociedad.


No somos héroes ni soldados, somos trabajadoras y trabajadores de la sanidad y de las resi-
dencias de Madrid que estamos cumpliendo con nuestras obligaciones. Los discursos que
oímos en estos días en boca de gobiernos y mandos militares son simple adulación. En
boca de la ciudadanía es un gesto sincero que agradecemos.
Antes de esta crisis éramos lo que todo trabajador es en esta sociedad: una Mercancía en
un mundo de mercancías. Un mundo mercantilizado porque se rige por un sistema (capi-
talismo), cuyo único objetivo es la creación de Valor en forma de ganancias y beneficios
obscenos para unas minorías, a costa de la inmensa mayoría de la población.
Ahora que este sistema económico muestra su vulnerabilidad por la pandemia del SARS-
C0V-2, descubren que no sólo somos personas, sino buenas personas. Muchos están des-
cubriendo que este sistema que se creía indestructible, por encima de los seres humanos,
ajeno al trabajo humano y a la fuerza de trabajo explotada de millones de personas.... no
lo es. Han descubierto que este sistema (capitalismo) sólo puede funcionar y reproducirse
con el trabajo humano; que por muchos avances tecnológicos, robots e inteligencia artifi-
cial... la palanca que mueve el mundo es el ser humano; que la única Mercancía (dentro
de los millones de unidades que se mueven en cada segundo) capaz de agregar Valor a
cualquier producto o servicio es nuestra fuerza de trabajo.
Nosotros y nosotras que estábamos dormidos y alienados también hemos comenzado a
despertar. Ahora nos descubrimos unas a otras, entre balcones y ventanas, en la distancia
que guardamos en el metro o autobús, o esperando en la cola del pan. Ahora que mientras
trabajamos y atendemos pacientes en nuestros hospitales y residencias sentimos que todas
estamos hechas de la misma materia humana frágil y delicada. Capaz de contagiarnos unas
a otras y también de curarnos. Ahora que las cajeras del súper, los conductores de la EMT,
las limpiadoras de las calles, los repartidores... todos ellos y ellas, tenemos las mismas
cosas en común: la naturaleza humana y la condición de clases trabajadoras.
Por eso no queremos que las autoridades nos traten como unos superhéroes o soldados.
Porque lo que somos en realidad es la Comunidad del Trabajo que forma parte de una
comunidad más amplia de seres humanos y no de mercancías. Una gran comunidad que
debe, si quiere hacer frente a lo que inevitablemente se nos vendrá encima tras el corona-
virus, romper con nuestras cadenas mentales y físicas: la alienación, el individualismo y el
consumismo idiota. Tendremos que recomponer lazos desde abajo hacia arriba, empezan-
do por aquellos que comparten intereses con nosotras (trabajadores/as) y siguiendo por
aquellos que viven al lado, en el mismo barrio o ciudad.
18
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
Cuando el tsunami macabro pase de una trucción económica de nuestro país desde
vez, vendrán -por enésima vez- los profetas contenidos solidarios: el fortalecimiento
del capitalismo, los mismos que hoy nos del sistema sanitario público, las residen-
llaman héroes y soldados, a pedirnos un cias públicas, los cuidados; la renta míni-
sacrificio tras otro. ¿No lo hicieron ya en la ma, el derecho a una vivienda, una educa-
gran recesión de 2007-2010? Rescataron ción o pensiones dignas, transporte públi-
los Bancos y Cajas de Ahorro a costa de co gratuito para los más necesitados. La
nuestros salarios e impuestos. Nos convir- reconstrucción que necesitaremos sólo
tieron en pobres y precarios, mientras ellos podrá hacerse desde abajo y con los de
se enriquecieron impúdicamente. Para esta abajo. Nosotras te convocamos desde nues-
nueva situación es para la que hay que pre- tras experiencias como trabajadoras de hos-
pararse; desde la conciencia colectiva de pitales, centros y residencias; desde el
clase hasta la autoorganización barrial o apoyo mutuo entre millones de ciudada-
ciudadana. Tenemos que construir una nos/as de este país.
nueva comunidad de intereses de las clases ¡¡¡¡Ayúdanos a difundir esta carta!!!!
populares en defensa de un Programa de Muchas gracias.
Emergencia social que aborde la recons-

Firman en representación del MATS


(Movimiento Asambleario de Trabajadoras/es de la Sanidad)

Guillén del Barrio, Miguel Salas (Hospital Universitario de La Paz)


Eduardo Fernández (Hospital Infanta Sofía)
Sara Aboutayeb, Antonio Diaz, Jesús Jaén (Hospital Universitario de La Princesa)
Rosa María González (Residencia Vistalegre)
Elena Romero, Esther Fernández (Residencia Alcorcón)
Pedro Luna (Residencia Villaviciosa de Odón)
Luis López, Jose María Gracia, Lucía García, Pilar Gómez (Hospital Universitario 12 de
Octubre)
Mari Angeles Martín, Santiago Zarapauz, Elena Varela (Hospital Universitario Clínico San
Carlos)
Diana Llorens, Mar Coloma, Javier Cordón (Hospital Universitario Ramón y Cajal)
Angel García (Hospital de El Escorial)
Rubén Herrera, Sergio Luis García (Hospital Universitario Príncipe de Asturias)
Rafa Rubio (Hospital Universitario de Móstoles)
Carmen San José (Atención Primaria)
Inmaculada Mármol, Carmen Llorente (Hospital Universitario Puerta de Hierro)
Ana Merino, Leda Llorente (Hospital de Villalba)
Wanda Castilla (Hospital Rey Juan Carlos)
Charo Alonso, Olga Álvarez, Ana Martínez (Hospital Universitario Gregorio Marañón)
Ivan Mozo (Hospital de Henares)
19
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

En recuerdo de José María Galante, «Chato»


No era això, companys, no era això
Pel que varen morir tantes flors
Pel que varen plorar tants anhels
Potser cal ser valents altre cop
I dir no, amics meus, no es això
(“No es això, companys”. Lluis Llach)

Desde la Fundación Andreu Nin expresamos nuestra consternación an-


te la terrible noticia que hemos recibido. Dolorosa noticia la del falle-
cimiento de nuestro compañero y amigo José María Galante (siempre
Chato). Muchas y muchos de nosotros hemos compartido con él, du-
rante muchos años, diferentes e inolvidables momentos de nuestra
vida. Fue militante de la izquierda democrática y revolucionaria desde
su juventud hasta el fin de sus días. Esa militancia convertida en com-
promiso le llevó a la Liga Comunista Revolucionaria (LCR) desde su
fundación hasta su desaparición, en la que él y muchas otras personas
(entre ellas algunos de los miembros de la FAN) crecimos y nos edu-
camos.
Siempre presente en todas las luchas en que la democracia y los dere-
chos humanos estuviesen en juego. Todas las causas justas y dignas
han contado con su presencia y compromiso sin olvidar aquello que
ocupó sus últimos años: la lucha contra las numerosas pervivencias de
la dictadura franquista en nuestra sociedad y, especialmente, la defen-
sa del acceso a la justicia para las víctimas del franquismo así como la
denuncia de los torturadores que, todavía hoy, disfrutan de privilegios
injustificables.
Vaya nuestra más sentida condolencia a todas las asociaciones, entida-
des y movimientos sociales de los que Chato formó parte; desde
Ecologistas en Acción hasta las Comisiones Obreras y por encima de
todo a LA COMUNA (ex presxs del franquismo) y a los amigxs de la
Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina.
Acompañamos en el dolor a su compañera Justa porque en este caso,
su pérdida es irreparable.
Lo que él empezó no dejaremos que concluya.
¡¡¡HASTA SIEMPRE COMPAÑERO!!!
Madrid, 29 marzo 2020

Fundación Andreu Nin

20
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Guillén del Barrio


Miguel Capapey
Jesús Jaén

Desnud@s frente al corona-virus


Guillén del Barrio y Miguel Capapey trabajan en el Hospital La
Paz. Jesús Jaén trabaja en el Hospital La Princesa. Los tres son
delegados del MATS

I) En el mes de marzo en plena crisis del covid-19, treinta y cuatro delegadas y delegados
del MATS pertenecientes a diferentes hospitales y residencias de Madrid lanzamos un
comunicado a la opinión pública titulado: “No queremos ser héroes ni soldados”. El ori-
gen de esa carta era el rechazo a una situación paradójica. Por un lado la sociedad y los
medios de comunicación nos llamaban -a las trabajadoras y trabajadores de la salud-
“héroes” o “los soldados que están en la primera línea de esta guerra contra la covid-19”;
mientras que por otro nos enfrentábamos a unas condiciones materiales realmente infames.
Los firmantes de aquella carta habíamos visto morir y sufrir a mucha gente. Habíamos
estado en la primera o segunda línea de fuego (según se mire si trabajas en Urgencias,
UCIS u Hospitalización), muchos y muchas de nosotros habíamos caído enfermos o cae-
ríamos a lo largo de las siguientes semanas. No necesitábamos que nos “regalasen” los
oídos, agradecíamos el reconocimiento social y los aplausos a las 8 de la tarde, pero sobre
todo queríamos EPIS (Equipos de Protección Individual), mascarillas, camas suficientes
en UCI o en cualquier lugar del hospital, pedíamos refuerzos para unas plantillas que -el
PP en Madrid- habían recortado desde el 2008 en 6500 puestos de trabajo, pedíamos res-
piradores y todo lo necesario para combatir la covid-19.
¿Cuál es la razón por la que España es el país que tiene más profesionales contagiados
(20%) en relación al volumen de la población? ¿Por qué Madrid es la Comunidad dentro
de España con los peores datos de esta pandemia? Evidentemente habrá muchas razones
de índole científico pero hay datos complementarios que son totalmente indiscutibles: el
desmantelamiento de la sanidad pública en general y muy particularmente en Madrid,
donde gobierna la derecha desde hace 25 años; la falta general de recursos (personal,
camas, respiradores, mascarillas); y, finalmente, la falta de previsión y las políticas erráti-
cas del gobierno central.
21
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
II) La mayoría de nosotros durante esos do escribimos este artículo ya son 35 en
días ni siquiera criticamos la situación pues toda España), con un minuto de silencio. El
considerábamos que la prioridad era poner- 28 de abril, que fue el día mundial de la
se al servicio de la población. Pero la falta salud laboral, realizamos algunos actos de
de reacción del gobierno central, sus políti- protesta en las puertas de hospitales como
cas erráticas y, sobre todo, la desvergüenza el 12 de Octubre, La Paz, Marañón, Puerta
mostrada por la derecha que gobierna de Hierro o Alcalá de Henares. Además
Madrid desde hace dos décadas y media, estas acciones se llevaron a cabo junto a
nos llevaron a la necesidad de denunciar y compañeros y colegas del Reino Unido.
hacer saber a la opinión pública que estába- Es muy probable que todo esto no caiga en
mos siendo utilizados por el gobierno de saco roto. Si por desgracia vuelven nuevos
Isabel Díaz Ayuso. El colofón de esa instru- rebrotes de covid-19, no solo estaremos
mentalización fue el acto montado por el mejor preparados como sociedad, sino tam-
gobierno de Ayuso el día que se cerraba el bién los profesionales de la salud.
hospital de campaña de IFEMA. III) La situación que hemos vivido marcará
Durante los momentos más álgidos de la un antes y un después en la sanidad ma-
pandemia (mediados de marzo y primera drileña y seguramente en todo el mundo.
quincena de abril) en algunos hospitales el Los efectos sicológicos y físicos que nos
personal de enfermería, técnicos, pinches o dejará esta situación, agregados a los miles
celadores empezamos a movilizarnos de de casos por haber padecido la covid-19, es
forma cautelosa (para no crear alarma todavía muy difícil de evaluar. Un caso
social). En las urgencias (que es la primera especial serán varios miles de trabajadoras
línea de contención) se exigía que para y trabajadores cuyo primer trabajo lo han
atender pacientes que llegaban masivamen- hecho en condiciones tan difíciles y que,
te con sospecha de covid-19 se nos dotara después de dar lo mejor de sí mismos, se
de equipos y material de protección. Pu- han visto casi despedidos por el gobierno
simos en conocimiento de los medios de de Isabel Díaz Ayuso; afortunadamente la
comunicación la situación a la que nos presión social ha obligado al gobierno del
estaban llevando las dos administraciones; PP y Ciudadanos a dar marcha atrás y pro-
también realizamos amplias campañas en rrogar los contratos hasta diciembre. Es
las redes sociales emplazando al gobierno posible que la gente olvide pero no es pro-
de la Comunidad y al gobierno central. El bable. Cuando aún escribimos estas líneas
Estado de Alarma nos imponía severas li- los contagiados ya son más de doscientos
mitaciones a la hora de movilizarnos pero mil. La lucha contra el corona-virus marca-
ganas no faltaban por parte de muchísimas rá esta generación de trabajadoras y traba-
compañeras. En algunos hospitales se plan- jadores de la salud. Sería importante que
teó la posibilidad de hacer concentraciones las enseñanzas no se olviden.
en la puerta coincidiendo con los aplausos Nuestro sector se ha caracterizado, tras la
de las 8 de la tarde. Unas se hicieron, otras Marea Blanca (2012-2013), por un retroce-
no por temor a la crítica de la opinión so descomunal, en salarios, condiciones de
pública. trabajo, medios, movilizaciones, concien-
Más tarde, ya bien entrado el mes de abril cia de clase y organización. Los dirigentes
y mayo, la protesta de los trabajadores y de los sindicatos mayoritarios en nuestro
trabajadoras del SERMAS (Servicio Ma- sector (SATSE, CCOO, CSIT, AMYTS y
drileño de Salud), se ha hecho mucho más UGT) han venido priorizando los acuerdos
evidente. Nos hemos empezado a concen- con el PP en materia de condiciones sala-
trar en la puerta de los hospitales, unas riales o pactos de gestión, por delante de
veces como protesta y otras para homena- una defensa integral del modelo público de
jear a nuestros compañeros muertos (cuan- salud y, en consecuencia, de la defensa de
22
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
los derechos laborales de los profesionales. la más fundamental de todas) que todavía
Durante los días álgidos del confinamiento nos quedan del siglo pasado: la sanidad
y el pico de covid-19 en los hospitales, la pública. Es uno de los retos mayores, junto
cúpula sindical estuvo desaparecida, eso con la defensa del derecho a comer, tener
llevó a que la cara visible de la respuesta se un trabajo o una vivienda.
focalizara en el MATS y, en consecuencia, Como en otras ocasiones, partidos de la
el gobierno de Isabel Diaz Ayuso nos res- derecha, especialmente en esta ocasión
pondiera de forma agresiva y vehemente, VOX, están intentando dividirnos median-
acusando a miembros del sindicato de ser te sutiles campañas, en apariencia apolíti-
un apéndice de Podemos (*). cas pero todas ellas dirigidas contra el
IV) Durante estos dos meses hemos apren- gobierno central y para salvar la gestión del
dido muchas cosas y hemos comprobado PP. Estas campañas además van unidas a la
que no es posible defender los derechos de defensa de intereses corporativos de los
las y los profesionales de la salud al margen colectivos sanitarios que están situados en
de la defensa de un modelo determinado. El el vértice de la pirámide. Si dejamos que
nuestro es una sanidad 100x100 Pública, este nuevo “virus” contagie a miles, todos
Universal y de Calidad; y eso se corres- los esfuerzos para defender la sanidad
ponde al mismo tiempo con la necesidad de pública serán inútiles. No es un problema
aumentar las plantillas, mejorar las condi- de intereses individuales o de intentar com-
ciones laborales y acabar con la precarie- patibilizar lo público y lo privado, ahora, lo
dad, pero también con que se acaben los que está en juego es la salud de millones de
recortes presupuestarios y sociales, que se personas y por ende, la salud del sistema
reviertan a lo público los servicios y cen- público de salud.
tros privatizados, etc. Es necesario un siste-
ma de salud fuerte con inversiones sufi- (*) Carta de respuesta a Isabel Díaz Ayuso:
cientes y ratios proporcionados a otros paí- http://trasversales.net/matsayuso.pdf
ses de la UE, esa es la mejor protección y
el mejor blindaje para que tengamos unos
medios adecuados.
El coranavirus no se ha ido y puede que
vuelva a irrumpir en nuestras vidas con la
misma fuerza que durante estos meses. Si
finalmente se llega a combatir con eficacia,
es posible que surjan otras pandemias fruto
de las perturbaciones de los ecosistemas
que el capitalismo ha venido violentando
en los últimos cien años. Para todo ello hay
que estar verdaderamente preparados me-
diante políticas medioambientales y de
salud pública. En la primera línea de con-
tención seguirán cientos de miles de profe-
sionales de la salud. Nunca más debemos
ser carne de cañón de políticas basadas en
contención de gastos sociales o estrategias
de apropiación de lo público por los gran-
des fondos privados.
Las trabajadoras y trabajadores de la salud
debemos unirnos junto a la población para
defender una de las pocas conquistas (pero
23
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

24
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

colectivo Barbaria

Las pandemias del capital


Publicación original en:
http://barbaria.net/2020/03/20/las-pandemias-del-capital/

Es difícil escribir un texto como este ahora. En el contexto actual, en el que el coronavi-
rus ha quebrado, o amenaza con hacerlo pronto, las condiciones de vida de muchos de
nosotros, lo único que deseas es salir a la calle y prenderle fuego a todo, con la mascarilla
si hace falta. La cosa lo merece. Si la economía está por encima de nuestras vidas, tiene
sentido retrasar la contención del virus hasta el último momento, hasta que la pandemia es
ya inevitable. También tiene sentido que cuando ya no se puede parar el contagio y hay
que perturbar lo mínimo imprescindible la producción y distribución de mercancías, sea-
mos nosotros a los que se despide, a los que se fuerza a trabajar, a los que se sigue confi-
nando en cárceles y CIEs, a los que se les obliga a elegir entre la enfermedad y el conta-
gio de los seres queridos o a morirse de hambre en la cuarentena. Todo esto con los víto-
res patrios y el llamamiento a la unidad nacional, con la disciplina social como el mantra
de los verdugos, con los elogios al buen ciudadano que agacha la cabeza y calla. Lo único
que deseas en momentos como este es reventarlo todo.
Y esa rabia es fundamental. Pero también lo es comprender bien por qué está sucediendo
todo esto: comprenderlo bien para pelear mejor, para luchar contra la raíz misma del pro-
blema. Comprenderlo para cuando todo estalle y la rabia individual se convierta en poten-
cia colectiva, para saber cómo utilizar esa rabia, para terminar realmente, sin cuentos, sin
desvíos, con esta sociedad de miseria.

El virus no es sólo un virus


Desde sus comienzos, la relación del capitalismo con la naturaleza (humana y no humana)
ha sido la historia de una catástrofe interminable. Ello está en la lógica de una sociedad
que se organiza a través del intercambio mercantil. Está en la misma razón de ser de la
mercancía, en la que poco importa su aspecto material, natural, sólo la posibilidad de obte-
ner dinero por ella. En una sociedad mercantil, el conjunto de las especies del planeta están
subordinadas al funcionamiento de esa máquina ciega y automática que es el capital: la
naturaleza no humana no es más que un flujo de materias primas, un medio de producción
25
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
de mercancías, y la naturaleza humana es la ducción social y la apropiación privada se
fuente de trabajo que explotar para sacar concreta en toda una serie de contradiccio-
del dinero más dinero. Todo lo material, nes derivadas. Una de ellas, que hemos de-
todo lo natural, todo lo vivo está al servicio sarrollado más ampliamente en otros
de la producción de una relación social -el momentos [2], da cuenta del papel de la tie-
valor, el dinero, el capital- que se ha auto- rra en el agotamiento del valor como rela-
nomizado y necesita transgredir los límites ción social. El desarrollo del capital tiende
de la vida permanentemente. a crear una demanda cada vez más fuerte
Pero el capitalismo es un sistema preñado del uso del suelo, lo cual hace que su pre-
de contradicciones. Cada vez que intenta cio - la renta de la tierra- tienda a aumentar
superarlas, sólo aplaza e intensifica la crisis históricamente. Esto es lógico: cuanto más
siguiente. La crisis social y sanitaria creada se incrementa la productividad, más des-
por la expansión del coronavirus concentra ciende la cantidad de valor por unidad de
todas ellas y expresa la putrefacción de las producto y, por tanto, más mercancías hay
relaciones sociales basadas en el valor, en que producir para obtener las mismas
la propiedad privada y en el Estado: su ago- ganancias que antes. Como cada vez hay
tamiento histórico. menos trabajadores en la fábrica y más
A medida que este sistema avanza, la com- robots, mayor volumen de materias primas
petencia entre capitalistas impulsa el desa- y recursos energéticos requiere la produc-
rrollo tecnológico y científico y, con él, una ción. La demanda sobre la tierra, por tanto,
producción cada vez más social. Cada vez se intensifica: megaminería, deforestación,
lo que producimos depende menos de una extracción intensiva de combustibles fósi-
persona y más de la sociedad. Depende les son las consecuencias lógicas de esta
menos de la producción local, arraigada a dinámica. Por otro lado, la concentración
un territorio, para ser cada vez más mun- de capitales conduce a su vez a concentrar
dial. También depende cada vez menos del grandes masas de fuerza de trabajo en las
esfuerzo individual e inmediato y más del ciudades, lo que empuja a que la vivienda
conocimiento acumulado a lo largo de la en las ciudades suba de precio permanente-
historia y aplicado eficazmente a la produc- mente. De ahí también las peores condicio-
ción. Todo esto lo hace, sin embargo, man- nes de vida en las metrópolis, el hacina-
teniendo sus propias categorías: aunque la miento, la contaminación, el alquiler que se
producción es cada vez más social, el pro- come una parte cada vez más grande del
ducto del trabajo sigue siendo propiedad salario, la jornada laboral que se prolonga
privada. Y no simplemente: el producto del indefinidamente por el transporte.
trabajo es mercancía, es decir, propiedad La agricultura y la ganadería se encuentran
privada destinada al intercambio con otras de cara a estos dos grandes competidores
mercancías. Dicho intercambio está posibi- por el suelo, el sector ligado al aprovecha-
litado por el hecho de que ambos productos miento de la renta urbana y el ligado a la
contienen la misma cantidad de trabajo extracción de materias primas y energía. Si
abstracto, de valor. Esta lógica, que consti- las explotaciones agrícolas o ganaderas se
tuye las categorías básicas del capital [1], encuentran en la periferia de la ciudad,
es puesta en cuestión por el propio desa- quizá su parcela de tierra sea más rentable
rrollo del capitalismo, que reduce la canti- para la construcción de un edificio de
dad de trabajo vivo que requiere cada mer- viviendas, o de un polígono industrial al
cancía. Automatización de la producción, que conviene por logística la proximidad a
expulsión de trabajo, caída de las ganancias la metrópoli. Si están más alejadas, pero su
que pueden obtener los capitalistas de la trozo de tierra contiene minerales útiles y
explotación de ese trabajo: crisis del valor. demandados en la producción de mercan-
Esta profunda contradicción entre la pro- cías o, peor aún, alguna reserva de hidro-
26
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
carburos, tampoco podrán realizarse en ese población muy numerosa de la misma
terreno que el capital destina a fines más especie, comprometida inmunológicamen-
suculentos [la sustitución de los combusti- te y hacinada en espacios reducidos. Más
bles fósiles por energías renovables no aún, este ecosistema es un campo de entre-
resuelve el problema, todo lo contrario: las namiento, un lugar predilecto para la selec-
renovables requieren superficies mucho ción natural de los virus más contagiosos y
más grandes para producir niveles inferio- virulentos. Tanto más si dicha población
res de energía]. Si quieren mantenerse en el tiene una alta tasa de mortalidad, como
lugar y seguir pagando la renta, habrán de ocurre en los mataderos, puesto que la rapi-
incrementar la productividad como hacen dez con que es capaz de transmitirse el
los capitalistas industriales. Tienen además virus determina su posibilidad de sobrevi-
el aliciente del aumento incesante de bocas vir. Sólo es cuestión de tiempo que alguno
urbanas que alimentar. La agroindustria es de estos virus consiga transmitirse y persis-
la consecuencia lógica de esta dinámica: tir en un huésped de otra especie: un ser
sólo incrementando la productividad, utili- humano, por ejemplo.
zando maquinaria automatizada, produ- Ahora digamos que este ser humano es un
ciendo en monocultivos, haciendo un uso proletario y vive, como los cerdos de nues-
cada vez mayor de químicos -fertilizantes y tro ejemplo, hacinado en una vivienda poco
pesticidas en la agricultura, productos far- salubre con el resto de su familia, va al tra-
macéuticos en la ganadería- incluso modi- bajo hacinado en un vagón de tren o en un
ficando genéticamente plantas y animales, autobús donde cuesta respirar cuando llega
podrán producirse las ganancias suficientes la hora punta y tiene un sistema inmunoló-
en un contexto en el que la renta de la tie- gico debilitado por el cansancio, la mala
rra aumenta sin cesar. calidad de la comida, la contaminación del
Todo esto es necesario para enmarcar la aire y del agua. El ascenso permanente del
emergencia de pandemias. Como muy bien precio de la vivienda y el transporte, los
explican los compañeros de Chuang, el trabajos cada vez más precarios, la mala
coronavirus no es un hecho natural ajeno a alimentación, en definitiva, la ley de la
las relaciones capitalistas. Porque no se miseria creciente del capital hacen también
trata sólo de la globalización, es decir, de muy poco resiliente a nuestra especie.
las posibilidades exponenciales de expan- También la búsqueda de una mayor renta-
sión de un virus. Es la propia forma de pro- bilidad y competitividad de la agricultura
ducir del capital la que fomenta la apari- en el mercado mundial tiene sus efectos en
ción de pandemias. la proliferación de epidemias. Tenemos un
En primer lugar, para poder hacer más ren- buen ejemplo en la epidemia del Ébola que
tables la agricultura y la ganadería es nece- se extendió por toda el África occidental en
sario implantar formas de producción 2014-2016, a la que precedió la implanta-
mucho más intensivas, mucho más agresi- ción de monocultivos para el aceite de
vas para el metabolismo natural. Cuando se palma: un tipo de plantación por la que los
hacinan muchos miembros de una misma murciélagos -la fuente de la cepa que pro-
especie -los cerdos, pongamos por caso, dujo el brote- se sienten muy atraídos. La
una de las posibles fuentes del COVID19 y deforestación de la selva, en virtud no sólo
la fuente segura de la gripe A (H1N1) que de la explotación agroindustrial sino tam-
apareció en 2009 en Estados Unidos- en bién de la tala maderera y de la megamine-
granjas industriales, su modo de vida, su ría, fuerza a muchas especies animales -y a
alimentación y la aplicación permanente de algunas poblaciones humanas- a internarse
fármacos sobre sus cuerpos debilita su sis- aún más en la selva o mantenerse en sus
tema inmunológico. No hay resiliencia en proximidades, exponiéndose a portadores
el pequeño ecosistema que constituye una del virus como murciélagos (Ébola), mos-
27
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
quitos (Zika) y otros huéspedes reservorio, todavía menos ganancias que antes, porque
portadores de patógenos, que se adaptan a tienen más mercancías que colocar en el
las nuevas condiciones establecidas por la mercado -lo que en condiciones de compe-
agroindustria. Además, la deforestación tencia baja su precio- y menos trabajadores
reduce la biodiversidad que hace de la que explotar en proporción. Es decir, lo que
selva una barrera para las cadenas de trans- se había presentado en un primer momento
misión de patógenos. como una solución, la aplicación de la tec-
Aunque la fuente más probable del corona- nología para aumentar la productividad, se
virus se sitúa en la caza y venta de anima- convierte rápidamente en el problema. Este
les salvajes, vendidos en el mercado de movimiento lógico es permanente y estruc-
Hunan en la ciudad de Wuhan, esto no está tural en el capitalismo.
desconectado del proceso descrito más arri- El desarrollo de la medicina y de la farma-
ba. A medida que la ganadería y la agricul- cología sigue ese mismo movimiento. El
tura industrial se extienden, empujan a los capitalismo no puede evitar, desde sus más
cazadores de alimentos salvajes a penetrar puros comienzos, enfermar a su población.
cada vez más en la selva en busca de su Sólo puede intentar desarrollar el cono-
mercancía, lo que aumenta las posibilida- cimiento médico y farmacológico para
des de contagio con nuevos patógenos y comprender y controlar las patologías que
por tanto de su propagación en las grandes él mismo favorece. Sin embargo, en la
ciudades. medida en que las condiciones que nos
hacen enfermar no desaparecen, sino que
El rey desnudo incluso aumentan con la crisis cada vez
El coronavirus ha desnudado al rey: las más pronunciada de este sistema, el papel
contradicciones del capital son vistas y de la medicina se invierte y puede funcio-
sufridas en toda su brutalidad. Y el capita- nar como un carburante para la enferme-
lismo es incapaz de gestionar la catástrofe dad. El uso de antibióticos no sólo en la
que se deriva de estas contradicciones, por- especie humana, sino también en la gana-
que sólo puede escaparse de ellas resol- dería, fomenta la resistencia de las bacte-
viéndolas momentáneamente para que esta- rias y anima la aparición de cepas cada vez
llen con mayor virulencia más tarde. más difíciles de combatir. Ocurre de mane-
Para identificar esta dinámica, esencial a la ra semejante con las vacunas para los virus.
historia del capitalismo, podemos fijar la Por un lado, suelen llegar tarde y mal en la
mirada en la tecnología. La aplicación del emergencia de una epidemia, dado que la
conocimiento tecnocientífico a la produc- propia lógica mercantil, las patentes, los
ción es quizá uno de los rasgos que más secretos industriales y la negociación de las
han caracterizado este sistema. La tecnolo- empresas farmacéuticas con el Estado
gía es usada para aumentar la productivi- retrasan su pronta aplicación en la pobla-
dad con el fin de extraer una ganancia por ción infectada. Por otro lado, la selección
encima de la media, de tal manera que la natural hará que los virus tengan que estar
empresa que produce más mercancías que cada vez más preparados para superar estas
sus competidores con el mismo tiempo de barreras, favoreciendo la aparición de nue-
trabajo puede elegir entre reducir un poco vas cepas para las que no se conocen toda-
el precio de las mismas para ganar espacio vía vacunas. El problema, por tanto, no está
de mercado o mantenerlo y ganar algo más en el desarrollo del conocimiento médico y
de dinero. Sin embargo, en cuanto sus com- farmacológico, sino en que mientras se
petidores aplican mejoras semejantes y sigan manteniendo unas relaciones sociales
todos tienen el mismo nivel de productivi- que producen permanentemente la enfer-
dad, los capitalistas se encuentran con que medad y facilitan su rápida expansión, este
en lugar de obtener plusganancias, tienen conocimiento sólo animará la aparición de
28
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
cepas cada vez más contagiosas y virulen- nes.
tas. Este doble plano en permanente contradic-
De la misma forma que el desarrollo tecno- ción, el estrechamiento de los lazos a nivel
lógico y médico encubre una fuerte contra- mundial con el arraigo nacional del capita-
dicción con las relaciones sociales capita- lismo, se expresa con toda su fuerza en la
listas, así ocurre también con la contradic- situación actual con el coronavirus. Por un
ción entre el plano nacional e internacional lado, la globalización permite que patóge-
del propio capital. nos de diversos orígenes puedan migrar
El capitalismo nace ya con un cierto carác- desde los reservorios salvajes más aislados
ter mundial. Durante la Baja Edad Media se a los centros de población de todo el
fueron desarrollando redes de comercio a mundo. Así, por ejemplo, el virus del Zika
larga distancia que, sumadas al nuevo se detectó en 1947 en la selva ugandesa, de
impulso de la conquista del continente donde recibe su nombre, pero no fue hasta
americano, permitieron la acumulación de que no se desarrolló el mercado mundial de
una enorme masa de capital mercantil y la agricultura y Uganda pasó a ser uno de
usurario. Esta serviría de trampolín a las sus eslabones que el Zika pudo llegar al
nuevas relaciones que estaban emergiendo norte de Brasil en 2015, ayudado sin lugar
con la proletarización del campesinado y la a dudas por la producción en monocultivo
imposición del trabajo asalariado en de soja, algodón y maíz en la región. Un
Europa. La peste negra que asoló el conti- virus, por cierto, que el cambio climático,
nente europeo en el siglo XIV fue precisa- otra consecuencia de las relaciones sociales
mente fruto de esta mundialización del capitalistas, está ayudando a extender: el
comercio, produciéndose a partir de comer- mosquito portador del Zika y del dengue,
ciantes italianos provenientes de China. esto es, el mosquito tigre en sus dos varian-
Lógicamente, el sistema inmunológico de tes, el Aedes aegypti y el Aedes albopictus,
las diferentes poblaciones en aquella época ha llegado ya a zonas como España debido
estaba menos preparado para sufrir enfer- al calentamiento global. Además, la inter-
medades de otras regiones, y la intensifica- nacionalización de las relaciones capitalis-
ción de los lazos a nivel mundial iba a faci- tas es exponencial. Desde la epidemia del
litar una expansión de epidemias tan gran- otro coronavirus, el SARS-CoV, entre 2002
de como amplias fueran las redes comer- y 2003 en China y el sudeste asiático, la
ciales. Son un buen ejemplo de ello las epi- cantidad de vuelos provenientes de estas
demias que llevarían los colonos y que aca- regiones a todo el mundo se ha multiplica-
barían con la mayoría de la población indí- do por diez.
gena en grandes zonas de América. Así pues, el capitalismo promueve la apari-
Sin embargo, estas redes de comercio mun- ción de nuevos patógenos que su carácter
diales sirvieron, de manera paradójica y internacional extiende con rapidez. Y sin
contradictoria, para animar la formación de embargo es incapaz de gestionarlos. En la
burguesías nacionales. Dicha formación pugna imperialista entre las principales
fue pareja al esfuerzo de varios siglos por potencias no cabe la coordinación interna-
homogeneizar un solo mercado nacional, cional que requieren unas relaciones socia-
una sola lengua nacional, un solo Estado, y les cada vez más globales y, menos aún, la
con ellos dos siglos en los que se sucedería coordinación que está requiriendo ya esta
una guerra tras otra sin cesar, hasta el punto pandemia. El carácter inherentemente
de que no hubo apenas unos años de paz en nacional del capital, por muy mundializado
Europa durante los siglos XVI y XVII. El que se quiera, implica que los intereses
carácter mundial del capital es inseparable nacionales en el contexto de la lucha impe-
de la emergencia histórica de la nación y, rialista prevalecen frente a todo tipo de
con ella, del imperialismo entre las nacio- consideración internacional para el control
29
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
del virus. Si China, Italia o España retrasa- contradicción, esta contradicción estructu-
ron hasta el último momento la toma de ral que alcanza sus categorías más funda-
medidas, como más tarde lo hicieron mentales, no puede ser superada sino agra-
Francia, Alemania o Estados Unidos, es vándola para más tarde mediante el crédito,
precisamente porque las medidas necesa- es decir, el recurso a la expectativa de
rias para contener la pandemia consistían ganancias futuras para seguir alimentando
en la cuarentena de los infectados y, llega- la máquina en el presente. Las empresas de
da cierta tasa de contagio, en la paraliza- la «economía real» no tienen otra forma de
ción parcial de la producción y distribución sobrevivir que huir permanentemente hacia
de mercancías. En un contexto en el que se adelante, obtener créditos y mantener altas
iba larvando ya desde hacía dos años la cri- las acciones en bolsa.
sis económica que estalla ahora, en plena El conoravirus no es la crisis. Simplemente
guerra comercial entre China y Estados es el detonante de una contradicción estruc-
Unidos y en el curso de una recesión indus- tural que venía expresándose desde hace
trial, este parón no se podía permitir. La décadas. La solución que los bancos cen-
decisión lógica de los funcionarios del trales de las grandes potencias dieron para
capital fue entonces la de sacrificar la salud la crisis de 2008 fue seguir huyendo y uti-
y unas cuantas vidas entre el capital varia- lizar los únicos instrumentos que tiene la
ble -seres humanos, proletarios- para burguesía actualmente para afrontar la
aguantar un poco más el tirón y mantener la putrefacción de sus propias relaciones de
competitividad en el mercado mundial. producción: masivas inyecciones de liqui-
Que se haya revelado no sólo ineficaz sino dez, es decir, crédito barato a base de la
incluso contraproducente no exime de lógi- emisión de capital ficticio. Este instrumen-
ca a esta decisión: a una burguesía nacio- to, como es natural, apenas sirvió para
nal, sensible sólo a las subidas y bajadas de mantener la burbuja, puesto que ante la
su propio PIB, no puede tampoco pedírsele ausencia de una rentabilidad real las
una filantropía internacional. Eso hay que empresas utilizaban esa liquidez para
dejárselo a los discursos de la ONU. recomprar sus propias acciones y seguir
Y es que la gran contradicción que ha seña- endeudándose. Así, hoy en día la deuda en
lado el coronavirus es esa: la del PIB, la de relación al PIB mundial ha aumentado casi
la riqueza basada en capital ficticio, la de un tercio desde 2008. El coronavirus sim-
una recesión constantemente postergada a plemente ha sido el soplo que ha tirado la
base de inyecciones de liquidez sin ningún casa de naipes.
fundamento material en el presente. Al contrario de lo que proclama la social-
El coronavirus ha desnudado al rey, y ha democracia, según la cual nos encontraría-
mostrado que en realidad nunca salimos de mos en esta situación porque el neolibera-
la crisis de 2008. El mínimo crecimiento, el lismo ha dejado vía libre a la avaricia de los
posterior estancamiento y la recesión especuladores de Wall Street, la emisión de
industrial de los últimos diez años no han capital ficticio -es decir, de créditos que se
sido más que la respuesta apenas sensible basan en unas ganancias futuras que no lle-
de un cuerpo en coma, un cuerpo que sólo garán nunca a producirse- es el necesario
ha sobrevivido gracias a la emisión perma- órgano de respiración artificial de este sis-
nente de capital ficticio. Como explicába- tema basado en el trabajo. Un sistema que,
mos antes, el capitalismo se basa en la sin embargo, por el desarrollo de una altísi-
explotación del trabajo abstracto, sin el ma productividad, cada vez tiene menos
cual no puede obtener ganancias, y sin necesidad de trabajo para producir riqueza.
embargo por su propia dinámica se ve Como explicábamos anteriormente, el
empujado a expulsar trabajo de la produc- capitalismo desarrolla una producción
ción de manera exponencial. Esta fortísima social que choca directamente con la pro-
30
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
piedad privada en que se basa el intercam- por toser, por huir, por trabajar, por no
bio mercantil. Nunca hemos sido tan espe- hacerlo. La reacción primera fue la ideolo-
cie como ahora. Nunca hemos estado tan gía espontánea de esta sociedad: no se
vinculados mundialmente. Nunca la huma- puede pedir a una sociedad que se constru-
nidad se ha reconocido tanto, se ha necesi- ye sobre individuos aislados [4] que no
tado tanto a nivel mundial, independiente- actúe como tal. Frente a esto y al caos
mente de lenguas, culturas y barreras social que estaba produciéndose, hubo un
nacionales. Y sin embargo el capitalismo, alivio general ante la aparición del Estado.
que ha construido el carácter mundial de Estado de alarma, militarización de las
nuestras relaciones humanas, sólo puede calles, control de las vías de comunicación
afrontarlo afirmando la nación y la mercan- y transporte salvo para lo que es fundamen-
cía y negando nuestra humanidad, sólo tal: la circulación de mercancías, incluida
puede afrontar la constitución de nuestra en especial la mercancía fuerza de trabajo.
comunidad humana mediante su lógica de Ante la incapacidad de organizarnos colec-
destrucción: la extinción de la especie. tivamente frente a la catástrofe, el Estado
se revela como la herramienta de adminis-
Hobbes y nosotros tración social.
Una semana antes de que se escribiera este Y no deja de ser eso. Una sociedad atomi-
texto, en España decretaron el estado de zada necesita de un Estado que la organice.
alarma, la cuarentena y el aislamiento de Pero esto lo hace reproduciendo las causas
todos nosotros, salvo si es para vender de nuestra propia atomización: las de la
nuestra fuerza de trabajo. Medidas seme- ganancia frente a la vida, las del capital
jantes se tomaron en China e Italia, y se han frente a las necesidades de la especie. Los
tomado ya a estas alturas en Francia. Solos, modelos del Imperial College de Londres
en nuestra casa, a una distancia de un metro predicen 250.000 muertes en Reino Unido
de cada persona que encontramos en la y hasta 1,2 millones en Estados Unidos.
calle, la realidad misma de la sociedad Las predicciones a nivel mundial, contando
capitalista se hace presente: sólo podemos con el contagio en los países menos desa-
relacionarnos con los otros como mercan- rrollados y con una infraestructura médica
cías, no como personas. Quizá la imagen mucho más precaria, llegarán previsible-
que mejor expresa esto son las fotografías y mente a varios millones de personas. La
los vídeos que han circulado por las redes epidemia del coronavirus, sin embargo,
sociales con el comienzo del aislamiento: podría haberse detenido mucho antes. Los
miles de personas hacinadas en vagones de Estados que han sido foco de la pandemia
tren y de metro de camino al trabajo, mien- han actuado como tenían que hacerlo:
tras los parques y las vías públicas están poniendo por encima las ganancias empre-
vedadas a toda persona que no pueda pre- sariales durante al menos unas semanas
sentar una buena excusa a las patrullas más, frente al coste de millones de vidas.
policiales. Somos fuerza de trabajo, no per- En otro tipo de sociedad, en una sociedad
sonas. El Estado lo tiene muy claro. regida por las necesidades de la especie, las
En este contexto, hemos visto aparecer una medidas de cuarentena tomadas a su debi-
falsa dicotomía basada en los dos polos de do tiempo podrían haber sido puntuales,
la sociedad capitalista: el Estado y el indi- localizadas y rápidamente superadas. Pero
viduo. En primer lugar fue el individuo, la no es así en una sociedad como esta.
molécula social del capital: las primeras El coronavirus está expresando en toda su
voces que se hicieron oír ante la alerta del brutalidad las contradicciones de un siste-
contagio fueron las del sálvese quien ma moribundo. De todas las que hemos
pueda, las de muéranse los viejos y allá intentado describir aquí, esta es la más
cada uno, las de las culpas de unos a otros esencial: la del capital frente a la vida. Si el
31
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
capitalismo se está pudriendo por su inca- do en Italia y en China, como los que llevan
pacidad de enfrentar sus propias contradic- ya un tiempo de pie en Irán, Chile o Hong
ciones, sólo nosotros como clase, como Kong, nosotros vamos hacia la vida. El
comunidad internacional, como especie, capitalismo se está muriendo, pero sólo
podemos acabar con él. No es una cuestión como clase internacional, como especie,
cultural, de conciencia, sino una pura nece- como comunidad humana, podremos ente-
sidad material que nos empuja colectiva- rrarlo. La epidemia del coronavirus ha
mente a luchar por la vida, por nuestra vida derribado la casa de naipes, ha desnudado
en común, contra el capital. al rey, pero sólo nosotros podemos reducir-
Y el momento para hacerlo, si bien sólo es lo a cenizas.
el inicio, ya ha empezado [5]. Muchos esta-
mos ya en cuarentena, pero no estamos ais-
lados, ni solos. Nos estamos preparando.
Como los compañeros que se han levanta-

Notas
1. http://barbaria.net/2019/05/25/audio-las-categorias-basicas-del-valor/
2. http://barbaria.net/2019/06/09/la-tierra-en-la-crisis-del-valor/
3. https://materialesxlaemancipacion.espivblogs.net/2020/03/06/contagio-social-guerra-
de-clases-microbiologica-en-china-chuang/
4. http://barbaria.net/2020/01/28/notas-sobre-el-ser-del-capital-y-sus-separaciones/
5. http://barbaria.net/2019/11/26/la-invasion-alienigena/
32
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Rolando Astarita

Crisis y depresión
Este texto incluye dos artículos de Rolando Astarita, del 10 de
marzo y del 3 de abril de 2020

I ¿Hacia una depresión global? (10/3/2020)

En el día de ayer, lunes 9 de marzo, los mercados accionarios experimentaron la peor caída
desde 2008. Ocurrió después de una fuerte caída del precio del petróleo y de nuevas noti-
cias sobre la expansión del coronavirus, que aumentaron significativamente la preocupa-
ción por la posibilidad de una recesión mundial. El Dow Jones bajó casi un 8% (1). Las
pérdidas en Francia, Alemania y España también rondaron el 8%; la bolsa de Milán se
derrumbó 11%. La de México cayó 6,4%. La de San Pablo, Brasil,12,7% (en el año la pér-
dida es del 35%). El Merval, de Buenos Aires, perdió 13,7%. En las últimas semanas, y
hasta el cierre de ayer, Wall Street [la Bolsa de Nueva York] perdió 19%. Las bolsas euro-
peas cayeron, en promedio, 23% desde su máximo de febrero. El precio del petróleo cayó,
en EEUU y Europa, 25%; en Asia el 30%. Las cotizaciones de las empresas petroleras
tuvieron pérdidas de dos dígitos: BP cayó 20%, Shell 18%, Total 17%, Chevron 14%,
Petrobrás 29% (perdió 55% de su valor en el año); el ADR (2) de YPF cayó 28% (en lo
que va del año, y hasta ayer, bajó 59%). Los países latinoamericanos vieron devaluadas
sus monedas.
Pero más grave es que cuarentenas masivas, como en Italia (60 millones de personas) o
China (100 millones), constituyen escenarios nuevos y de curso impredecible. A lo que se
agregó ahora la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita. Como reconoció un ejecu-
tivo del fondo BlackRock, entrevistado por The New York Times, hoy la incertidumbre es
mayor que en el pico de la crisis financiera de 2008. Naturalmente, los inversores buscan
refugio en títulos gubernamentales. Ayer llevaron el rendimiento de los bonos del Tesoro
de 10 años a un record mínimo, 0,4949% (cuando suben los precios de los títulos, por
aumento de la demanda, baja su rendimiento) (3). El oro, otro refugio, subió 1,6%.
Subrayamos que domina la incertidumbre en el sentido en que Keynes hablaba de incerti-
dumbre: no hay elementos para poder siquiera calcular probabilidades de cursos futuros.
Nadie sabe, por ejemplo, cuánto se podrá extender el virus (¿se debilita con la llegada del
calor?) o cómo será afectada la producción global en la medida en que se siga extendien-
do. Sin embargo, todo indicaría que sí se puede afirmar que se dan condiciones para una
depresión global. Esencialmente porque la actual crisis se desarrolla sobre economías que
nadan en un mar de deudas, debilidad de la inversión y crecientes desequilibrios. Pero
antes de entrar en esta cuestión, permítaseme una reflexión más general, referida a la
vigencia del enfoque materialista.
33
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Virus y concepción materialista que existen constricciones materiales que
Una primera cuestión que quisiera subrayar atraviesan la historia, y que la producción
es que la aparición del coronavirus nos ha material y la reproducción, esto es, los
recordado, dramáticamente, que somos intercambios materiales entre las socieda-
seres constituidos sobre una base biológica. des y sus entornos, constituyen el funda-
He planteado esta cuestión cuando traté las mento de toda sociedad". También: "Los
nociones de trabajo abstracto y concreto. límites naturales no pueden ser superados
Decía en esa nota: por la mera acumulación de conocimiento
"… el punto de partida del análisis marxis- cultural. En última instancia, dado que los
ta no son individuos optimizando el consu- seres humanos son entidades biológicas,
mo de bienes dados, como acostumbra las sociedades humanas están constreñidas
decir el relato neoclásico, sino individuos por muchos de los mismos principios eco-
que trabajan asociados, gastando su fuerza lógicos y termodinámicos que moderan el
humana de trabajo para generar los bienes crecimiento y reproducción de otras espe-
que les permitan reproducir la fuerza de cies". Este enfoque materialista parece
trabajo. Y este es el contenido último del ineludible en el análisis de la crisis en desa-
trabajo abstracto; es el gasto humano de rrollo.
energía, de nervios y músculos. Es un con-
dicionamiento físico y fisiológico, ya que Afectada la fuerza de trabajo,
una sociedad de productores no puede con- se desata una espiral descendente
sumir más energía para trabajar que la Lo planteado en el apartado anterior se
reposición energética de su fuerza de traba- concreta en que la expansión del virus está
jo total que le permite el consumo de los afectando, de forma directa, a la fuerza de
bienes que produce. Naturalmente, las for- trabajo, la fuerza productiva imprescindi-
mas bajo las cuales los seres humanos igua- ble (al menos, dado el grado actual de desa-
lan sus gastos de energía, y comparan los rrollo tecnológico) para poner en movi-
tiempos de producción, cambian histórica- miento a las fuerzas productivas de conjun-
mente, según se modifican las relaciones to. Esto es, no hay posibilidad alguna, por
sociales de producción. Sin embargo, esas ahora, de que se pueda prescindir del traba-
formas no hacen desaparecer el hecho de jo humano. La observación es pertinente
que el gasto humano de energía constituye dado que muchos científicos sociales des-
la sustancia de todo trabajo". Y un poco califican la teoría del valor trabajo con el
más adelante, agregaba: argumento de "ya no es actual, porque el
"La afirmación de que el contenido del tra- trabajo humano ha sido reemplazado por la
bajo abstracto es gasto humano de energía, robótica y la automación". Sin embargo, si
entendido en el sentido fisiológico, va en la fuerza laboral está obligada a quedarse
contra del enfoque dominante en la teoría en casa por cuarentena, o enfermedad, no
social crítica, que ha hecho todo un punto hay posibilidad de poner en movimiento a
de la separación tajante de las sociedades las fuerzas productivas de conjunto. Ni de
humanas con respecto al resto de los seres hacer circular el producto social. Pero esta
vivientes; y de la separación del ser huma- situación lleva a la caída del producto.
no de su base biológica". Y citaba a autores Por otra parte, la necesidad de frenar los
de Critical Human Ecology, quienes afir- contagios empuja a la caída del consumo
man que "en la teoría social crítica existe (turismo, servicios recreativos, restauran-
una tendencia a negar el rol del entorno tes), lo que a su vez contrae más la produc-
biofísico sobre las sociedades humanas. ción. Esto es, la demanda cae porque caen
Los teóricos sociales críticos se focalizan los ingresos (salarios, rentas, ganancias del
principalmente en factores culturales cuan- capital, etcétera) y porque varían, por razo-
do estudian sociedades, pasando por alto nes "fisiológicas", los hábitos de consumo.
34
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
En consecuencia caen al mismo tiempo cadenas internacionales de valor, en parti-
producción, circulación y demanda, en un cular, hacen sentir los efectos negativos de
movimiento en espiral descendente. Por la caída en cualquiera de sus eslabones,
todos lados aumenta la capacidad ociosa afectando al resto de la cadena. Con el
(por ejemplo, aviones en tierra o semivací- agravante de que esas repercusiones bajis-
os, ídem restaurantes, shoppings, etcétera), tas se intensificarán si recrudecen medidas
llevando a crecientes pérdidas y, en un proteccionistas. Lo hemos visto en el
plazo más largo, a suspensiones o despidos Brexit, o en las disputas entre EEUU y
de trabajadores. China, entre otras. Ahora pueden intensifi-
Paralelamente, va a empeorar la situación carse, por ejemplo, mediante las devalua-
fiscal: hay caída de ingresos tributarios y ciones competitivas; o, peor aún, por polí-
aumento de los gastos en salud pública. Lo ticas xenófobas y reaccionarias (cierre de
cual pondrá más presión sobre los merca- fronteras, ataque a inmigrantes).
dos financieros y potenciará la crisis.
Precisemos también que en la medida en Una economía débil y
que se extienda el virus a países subdesa- en un mar de deudas
rrollados, sus servicios sanitarios y sociales En septiembre del año pasado, en una nota
pueden verse sobrepasados, agravando las "Economía global 2019; actualización"
penurias de los trabajadores y la población decíamos que desde el final de la crisis de
en general. 2008-2009 la situación de la economía
A su vez, la caída de la producción y la mundial no era de depresión, o recesión,
demanda en países centrales (China en pri- pero tampoco de fuerte crecimiento. Las
mer lugar) afecta de lleno a países exporta- economías de la zona del euro y Japón con-
dores de petróleo, alimentos y otros com- tinuaban estancadas; el crecimiento era
modities [mercancías básicas poco especia- débil en Estados Unidos y Canadá, y relati-
lizadas]. Lo cual agravará las dificultades vamente importante en los países atrasa-
en las cuentas externas, deprimirá más la dos. Desde 2009 hubo un prolongado
demanda mundial y dará lugar a mayores periodo de crecimiento global débil, o
desvalorizaciones de capitales. A este res- semiestancamiento, y baja inversión.
pecto, la situación es distinta a la de 2008. De esta forma, se había configurado un cre-
En 2008 se venía de un periodo de fuerte cimiento anémico, "sostenido en el aumen-
ascenso de los precios de las materias pri- to del crédito y un mar de deudas". Entre
mas; por consiguiente muchos países otros datos, citábamos un informe de la
exportadores de commodities tenían reser- UNCTAD [Conferencia de las Naciones
vas que ayudaron a sostener la demanda Unidas sobre Comercio y Desarrollo], que
mundial; además, habían reducido sus decía: "A principios de 2018, el volumen
niveles de endeudamiento. Pero más de la deuda mundial había aumentado a
importante aún es que entre 2009 y 2012 cerca de 250 billones de dólares, el triple de
China impulsó la demanda con ingentes los ingresos mundiales, en comparación
inyecciones de gasto estatal. Nada de esto con los 142 billones de dólares registrados
ocurre ahora: los precios de los commodi- hace un decenio. La estimación más recien-
ties, y el petróleo en primer lugar, están en te de la UNCTAD indica que la relación
descenso; los niveles de endeudamiento de entre deuda mundial y PBI es en la actuali-
los países atrasados aumentaron; y China dad casi un tercio mayor que en 2008". A su
frenó la producción. vez el Banco Mundial señalaba que: "en las
Pero, además, en la medida en que la pro- economías emergentes y en desarrollo [la
ducción se ha globalizado la espiral des- deuda] aumentó de un 15% del PBI, pro-
cendente se hace global. Ningún país capi- medio, al 51% en 2018". La OCDE alerta-
talista puede escapar de esta dinámica. Las ba que la deuda privada crecía rápidamente
35
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
en las economías más grandes: entre 2008 potencia el apalancamiento, y este lleva a
y 2018 el stock global de bonos corporati- mayores subas, cuando viene la caída de
vos no financieros se había duplicado, en los valores el movimiento se da en reversa,
términos reales, llegando a casi 13 billones hacia abajo y en espiral.
de dólares. En el mismo sentido, el FMI Esa posibilidad se deja ver en las cifras de
anotaba que en EEUU la deuda corporativa las deudas. Según Bloomberg [empresa
había pasado de 4,9 billones de dólares en estadounidense de servicios financieros],
2007 a 9,1 billones a fines de 2018; un hoy la deuda de las empresas estadouniden-
aumento del 86%. Y mucha de esa deuda se ses supera a la de los hogares por primera
había destinado a la recompra de acciones vez desde 1991. Empresas de energía, en
y pagos de dividendos. especial las que invirtieron en gas shale y
Pero no solo había aumentado la deuda cor- petróleo shale (4), están muy endeudadas;
porativa, sino también se había modificado también empresas de viajes, como
para peor: aumento de la emisión de bonos American Airlines y Hertz. Siempre según
con calificación BBB, tanto en Europa Bloomberg, la deuda corporativa pasó de
como en EEUU. Decíamos en la nota que 10,7 billones de dólares en diciembre de
estos bonos son aptos para inversores insti- 2008 a 16 billones en septiembre de 2019.
tucionales, pero que una caída de su califi- El valor de los bonos de alto rendimiento (o
cación (por ejemplo, a causa del debilita- sea, inversiones peligrosas) alcanza 1,3
miento de la economía) "desataría ventas billones, contra 786.000 millones de dóla-
forzadas de los fondos que tienen obliga- res hace una década. Casi la mitad del mer-
ción de mantener sus colocaciones en cado de bonos en grado de inversión está
grado de inversión". Por otra parte, si bien calificado BBB; a ellos se aplica la posibi-
había bajado la emisión de bonos basura, se lidad de una caída de calificación, que obli-
habían incrementado los créditos apalanca- garía a ventas masivas. A su vez, el merca-
dos. Se trata de préstamos riesgosos para do de préstamos apalancados alcanza 1,15
empresas (una descripción en la nota cita- billones de dólares.
da, aquí). Decíamos: "En EEUU su volu- Tengamos en cuenta que los mecanismos
men más que se ha duplicado desde 2010. recesivos se entrelazan y potencian, con el
Y cada vez más se usan para fondear la potencial de arrastrar uno tras otro a todos
toma de riesgos financieros a través de los sectores. En particular, estas dinámicas
fusiones y adquisiciones, compras apalan- son inherentes al crédito, el cual actúa
cadas, pagar dividendos y recompra de como elemento unificador. En palabras de
acciones". Préstamos que fueron potencia- Marx: "En un sistema en el cual toda la
dos por instrumentos financieros opacos, conexión del sistema de reproducción se
aptos para toda clase de maniobras especu- basa en el crédito, si el crédito cesa súbita-
lativas. mente y sólo vale ya el pago en efectivo,
debe producirse evidentemente una crisis,
Consecuencia: la crisis se inserta una violenta corrida en procura de medios
en un escenario de debilidad de pago. Por ello, a primera vista toda la
La crisis desatada con la irrupción del coro- crisis sólo se presenta como una crisis de
navirus, se inserta en esta situación finan- crédito y de dinero. Y de hecho, sólo se
ciera, y de debilidad de la acumulación. Y trata de la conversión de las letras en dine-
es esta combinación, la interacción poten- ro. Pero estas letras representan, en su
ciada entre la esfera de la producción y la mayor parte, compras y ventas reales, cuya
circulación y la esfera de las finanzas y el amplitud, que supera en mucho las necesi-
crédito, la que puede arrastrar a la econo- dades sociales, concluye por constituir el
mía global a la depresión. Es que así como fundamento de toda la crisis" (El Capital, p.
la subida de los precios de los activos 630, t. 3). Por eso, cuando se desatan estas
36
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
dinámicas, todos los activos están en un marzo, de UNCTAD, las proyecciones del
nivel de correlación cercano a uno; o sea, impacto económico del Covid-19 se hacen
no hay manera de atenuar las desvaloriza- más sombrías día a día. La previsión inicial
ciones masivas recurriendo a la diversifica- era que la crisis se sentiría primero, y de
ción de las inversiones. manera más fuerte, por el lado de la oferta:
paros en la producción; interrupciones en la
¿Hacia una depresión global? cadena de oferta en Asia del Este (China en
En conclusión se dan los elementos para primer lugar) y caídas en las economías
que asistamos a una espiral fuertemente fuertemente integradas en las cadenas glo-
descendente de la economía de EEUU, y bales de valor. Importante, pero acotada.
posiblemente europeas, que arrastraría a la Pues bien, ese pronóstico quedó atrás. Es
economía global. La Reserva Federal ha que hoy las cuarentenas y cierres de pro-
inyectado dinero en el mercado, y lo mismo ducción se hacen sentir con independencia
harían otros bancos centrales, pero esto de que las economías estén integradas a las
difícilmente revierta la caída de la produc- cadenas globales de producción, y afectan
ción y la demanda. Lo importante es tener de pleno a la demanda y toda la produc-
presente la interacción entre caídas de la ción. De ahí que la previsión es que la cri-
producción y la demanda, agudización de sis será mayor que en 2008-2009. En pri-
las dificultades financieras, y repercusión mer lugar, porque su efecto es más extendi-
de estas de nuevo sobre la producción y la do. En segundo término, es más inmediato
demanda, agudizando la crisis. Subrayo, es ya que el shock de demanda es acompaña-
un escenario, por lo menos, posible; y la do de interrupciones forzadas y posterga-
caída, o desaceleración de la economía ción de proyectos de inversión. En tercer
mundial es ya un hecho. Para los trabajado- lugar, en la medida en que la actividad eco-
res se avecinan tiempos de aumento del nómica es golpeada, puede desarrollarse
desempleo, caída de los ingresos y empeo- una crisis en el sector financiero! cuando
ramiento de las condiciones de vida. muchas empresas no puedan cumplir sus
obligaciones financieras; lo cual tendrá un
II Crisis global: se acelera y profundiza efecto en cascada sobre los flujos de inver-
(3/4/2020) sión global.
De manera que todo indicaría que la diná-
En la nota publicada el 10 de marzo planteé mica es cada vez más negativa. Según
la posibilidad de que la economía mundial UNCTAD, aproximadamente el 80% de las
se estuviera desbarrancando hacia una 5000 mayores multinacionales que monito-
depresión global. Básicamente sostuve que rea ha revisado a la baja sus previsiones de
la irrupción del Covid-19 desató una crisis ingresos. A comienzos de marzo el prome-
simultánea de oferta y demanda, la cual dio de revisión a la baja de los ingresos era
impacta en una economía global con creci- del 9%. Pero en las últimas semanas la
miento débil, lastrada además por un mar mayoría hizo nuevas revisiones. En prome-
de deudas. De ahí la posibilidad, muy real, dio las que operan en los países adelanta-
de que la crisis se agrave por el lado de las dos bajaron sus previsiones un 35% prome-
finanzas. dio.
En lo que sigue presento algunos datos para En cuanto a China, en el primer bimestre,
actualizar el tema. Si bien varios suenan el gasto de capital bajó, sólo en los dos pri-
"viejos", nos proporcionan una idea de la meros meses, un 25%. Las multinacionales
velocidad con que se está desarrollando la que operan en el país prevén caídas de
crisis. Me baso en informaciones provistas ingresos, en promedio, del 21%. La inver-
por organismos internacionales. sión en activos fijos descendió un 24,5%.
Según el Investment Trends Monitor de Pero además, y debido a que las medidas de
37
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
cierres se tomaron a mediados de enero, y varias semanas paró su producción; lo cual
de manera desigual, es probable que el pico pega de lleno no sólo a sus trabajadores,
del efecto sea mayor. Según la OIT, el valor sino a los de otras 17.000 empresas que son
agregado total de las empresas industriales sus proveedoras. Varias acerías también
de China cayó 13,5% en los dos primeros pararon altos hornos, ya que no reciben
meses de 2020. pedidos de la industria del automóvil o
Volviendo ahora al plano global, en una petrolera. Muchas empresas han licenciado
previsión realizada por la OIT cuando el a los trabajadores, y muchas reducen las
número de infectados era de 170.000 per- pagas; según Bloomberg, 623.000 trabaja-
sonas, estimaba un aumento de entre 5,5 dores del automóvil y partes componentes
millones de desocupados (escenario bajo) y están con licencia. Como dato más general
24,7 millones (escenario elevado). El esce- señalamos que analistas del JP Morgan
nario “medio” preveía 13 millones (7,4 consideran que el producto bruto de EEUU
millones en los países adelantados). En la podría caer hasta el 14% en el segundo tri-
crisis de 2008-2009 el desempleo aumentó mestre (aunque en realidad, nadie sabe
22 millones. De manera que las cifras de la cuánto puede caer).
OIT, si bien sombrías, no parecían tan alar- Las horas trabajadas bajaron a un promedio
mantes. Pero hoy los contagiados superan semanal de 34,2 horas, el más bajo desde
el millón y la paralización de la actividad 2011, y todo anticipa que seguirá bajando.
económica se ha extendido. El 7 de abril Por otro lado, si bien desde el gobierno se
próximo habrá un nuevo informe de la OIT. recomienda a los trabajadores que perma-
Una estimación preliminar, al 10 de marzo nezcan en sus casas si se sienten enfermos,
(de nuevo, dato "viejo"), dice que ya se han muchos temen ser despedidos si lo hacen.
perdido 30.000 meses de trabajo. Las pér- Con el agravante de que muchos tampoco
didas globales en los ingresos salariales los reciben salario si se enferman.
calcula entre 860.000 millones de dólares y Debido a la rapidez con que empeoró el
3,44 billones de dólares. empleo, la tasa oficial de desempleo de
marzo, del 4,4%, no registra todavía la
Rápido aumento del desempleo situación real. Precisemos que el Bureau of
en EEUU Labor Statistics considera desempleados a
Los datos del desempleo en EEUU son los aquellos que buscaron trabajo en las últi-
que posiblemente brindan una visión más mas cuatro semanas; no toma en cuenta los
realista de la forma en que se está desarro- que están desanimados, o buscan ocasio-
llando la crisis. Lo más impactante: sólo en nalmente empleo. Si se incluye a estos sec-
la semana que cerró el 28 de marzo 6,65 tores, la tasa de desempleo –conocida
millones de personas pidieron seguro de como U6- llegaría al 8,7%; aunque, por lo
desempleo. En la semana anterior, que que explicamos enseguida, esta última tam-
cerró el 21/03, lo habían solicitado 3,3 poco refleja lo que está pasando.Es que,
millones. En la siguiente, como vimos, fue además del retraso que tienen las encues-
el doble. Además, en la semana terminada tas, muchos trabajadores han tenido difi-
el 21/03 la mayoría de los que llenaron la cultades burocráticas para aplicar por el
solicitud son trabajadores de hoteles, res- seguro. Además, otros muchos son inde-
taurantes y otros servicios. En la que termi- pendientes y no califican para el seguro.
nó el 28/03 muchos pertenecen a la indus- De ahí que podría haber, según Justin
tria y el transporte. Es que en petróleo, Wolfers (en el NYT), unos 11 millones de
energía, construcción de automóviles, entre desocupados. Lo cual llevaría la tasa de
otras actividades, el freno ha sido muy desempleo del 3,5% en febrero al 10% el
fuerte. Los proveedores de estas industrias 28 de marzo. Sin embargo, desde entonces
también sienten la crisis. Boeing ya hace se han perdido más trabajos, de manera que
38
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
el número de desempleados podría llegar a ca la necesidad de medidas profundas, y a
15 millones, o sea, el 12,3% de la fuerza nivel global, frente a este desastre.
laboral (véase "The Unemployment Rate is
Probably Around 13 Percent", New York
Times, 3/04/2020). Escribe: "El mercado NOTAS (de Trasversales)
laboral está cambiando tan rápidamente 1. Referencia al más importante de los índi-
que muestras estadísticas oficiales, conce- ces de cotización bursátil Dow Jones, el
bidas para medir cambios a lo largo de Dow Jones Industrial Average, o Promedio
meses y años más que en días o semanas, Industrial Dow Jones, calculado a partir de
no pueden seguir los cambios". la evolución del precio de las acciones de
Goldman Sachs, a su vez, prevé una tasa de las 30 más importantes sociedades anóni-
desempleo del 15% hacia mitad de año. La mas que cotizan en Estados Unidos.
Casa Blanca dice podría llegar al 20%. Por 2. ADR son las siglas de American
último, Faria e Castro, economista de la Depositary Receipt. Son títulos que respal-
Reserva Federal de San Luis, "Back-of-the- dan el depósito de acciones de una empre-
Envelope Estimates of Next Quarter’s sa no estadounidense en una entidad finan-
Unemployment Rate" del 24 de marzo, ciara estadounidense. A través de ese meca-
tiene un pronóstico incluso peor: estima nismo una empresa argentina como YPF
que se perderán 47 millones de puestos de puede emitir acciones en la bolsa estadou-
trabajo, lo que elevaría el desempleo a 52,8 nidense.
millones de personas. Sería el 32% de des- 3. Los bonos del Tesoro se pueden vender y
ocupados. En los 1930 el desempleo en comprar en el mercado secundario, a pre-
EEUU llegó al 25%, el récord histórico. cios que pueden ser menores, iguales o
Al margen de las proyecciones, en cual- mayores que su valor de emisión, sin que
quier caso es indudable que se trata de un eso cambie la remuneración absoluta que
crecimiento explosivo, de una velocidad rendirá el bono, pero el rendimiento por-
como no se ha visto en anteriores crisis. Y centual de la inversión realizada será tanto
la situación en otros países adelantados mayor cuanto menor sea el precio al que se
(Italia, España entre ellos) no parece tan ha comprado.
distinta, en lo que hace a la gravedad de la 4. El petróleo y el gas shale están conteni-
caída dos en formaciones sedimentarias y requie-
El panorama es extremadamente grave para ren tecnologías de extracción no conven-
la clase trabajadora. Por eso, repito una vez cionales.
más, no tiene sentido seguir diciendo que
esto es todo un invento; o una exageración
de los medios; o que la irrupción del virus
no cambió nada porque "la economía capi-
talista ya estaba en retroceso" (como si la
situación económica de hoy fuera parecida
a la que había en 2018 o 2019). La explica-
ción del porqué los marxistas proponemos
un programa socialista (en particular, libe-
rar a las masas trabajadoras de la tiranía
que impone la lógica de la ganancia y el
capital, y permitir el reordenamiento de los
recursos generados por el trabajo en bene-
ficio de todos) debe partir de un diagnósti-
co objetivo, apoyado en evidencia empírica
de lo que ocurre. Es lo que justifica y expli-
39
RSP Latina Carabanchel. Más de 750
familias han podido comer gracias al
apoyo mutuo y la solidaridas popular,
cuando las instituciones desaparecieron
Trasversales 51 / junio 2020

40
Sólo el pueblo salva al pueblo
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

María Pazos Morán

Contra la doctrina
del shock patriarcal
Texto publicado originalmente en:
blogs.publico.es/dominiopublico/32773/contra-la-doctrina-del-shock-patriarcal

La historia demuestra que solo la movilización feminista puede mantener las conquistas de
las mujeres, siempre amenazadas. Y también se cumple en este ámbito la doctrina del
shock: las situaciones de emergencia, con la población atomizada y los medios de comu-
nicación desenfocados, son proclives a la imposición de medidas en contra de la mayoría
y a retrocesos en derechos. Este, por sí solo, es un factor de preocupación por el avance
del feminismo en este momento.
El confinamiento ha tenido consecuencias terribles para las mujeres. En el empleo, ya ocu-
paban los puestos de trabajo y los tipos de contrato más precarios en todos los sectores.
Además, el sector servicios (femenino) se ha visto más afectado que sectores masculinos
como construcción, industria o transporte de mercancías. La economía sumergida (mayor-
mente femenina) está fuera de cualquier medida paliativa. Muchas de las mujeres que fue-
ron animadas por las instituciones a convertirse en autónomas "emprendedoras" están en
la ruina.
La división sexual del trabajo no se ha atenuado sino todo lo contrario, lo que era espera-
ble, como también lo era que muchos hombres se hayan lanzado a hacer la compra justa-
mente cuando esa era la única manera de salir de casa (anecdótico, sí, pero significativo).
Todas las señales indican también que han aumentado sustancialmente los abusos sexua-
les y las demás formas de violencia machista contra mujeres y niñas. En España, las lla-
madas al 016 en abril aumentaron en un 60% respecto al mismo mes del año anterior, y
podemos imaginarnos que muchas ni siquiera habrán podido llamar.
El teletrabajo con flexibilidad de auto-organización será útil para algunas personas, pero
no olvidemos que eso sólo es posible en determinados sectores y profesiones. Y no olvi-
demos tampoco que aumenta la carga y el estrés de las mujeres. Por ello, creo que defen-
der el teletrabajo como medida de conciliación impide abordar el problema general y esta-
blecer sistemas efectivos para la mayoría.
41
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Pero vayamos a las medidas económicas y problema grave es que, en esta situación,
sociales adoptadas desde el gobierno. Por habrán sido muchísimas más.
cierto, esas medidas no han venido acom- En resumen, la experiencia nos dice que
pañadas de una consideración de su impac- estas medidas, conjuntamente, habrán reti-
to de género, infringiendo la propia ley de rado de sus puestos de trabajo, y dejado sin
Igualdad. ¿Cuestión de urgencia? Pues ingresos, a muchísimas mujeres casadas. Y
hágase ahora sin perder ni un minuto más. lo peor del caso es que este asunto no ha
A continuación van algunos elementos para ocupado titulares de los medios de comuni-
esa evaluación, porque aún podemos cam- cación ni reflexiones especiales del gobier-
biar de rumbo. no. Para las familias monoparentales, ni
Una de las primeras decisiones fue cerrar ayudas especiales ni atención mediática,
todos los centros educativos, incluidas las salvo excepciones como este reportaje.
escuelas infantiles y de primaria. También Podríamos soñar con que todo esto es
se cerraron los centros de día para la aten- coyuntural, pero ya se nos anuncia que en
ción a personas dependientes. Se redujo Septiembre las escuelas acogerán a las cria-
sustancialmente la ya exigua ayuda a domi- turas solamente días alternos. Lo ha anun-
cilio de la Ley de Dependencia (en la Co- ciado la Ministra de Educación así no más,
munidad autónoma de Madrid se mantuvie- asumiendo que las criaturas podrán trabajar
ron sólo servicios mínimos para grado 3 y desde casa el resto de los días. Tal cual.
para grado 2 "sin apoyo familiar"). Ante la Por supuesto que esto crea muchos proble-
situación dantesca que se evidenció en las mas al profesorado y a las propias criaturas.
residencias de mayores, y que sólo fue una Pero no se está concediendo la atención
agravación de la que ya se venía denun- suficiente al crucial asunto de que, si las
ciando como insostenible, muchas perso- criaturas tienen que quedarse en casa,
nas que pudieron optaron por acoger en alguien tendrá que cuidarlas. Peor aún: se
casa a sus familiares. En resumen, pode- ha apuntado vagamente que "se necesitarán
mos decir que prácticamente se desmontó medidas de conciliación". ¿Conciliación de
el ya precario sistema de cuidados, reca- quién? Esto es muy grave. ¡Abran con nor-
yendo aún más sobre las mujeres en el malidad las escuelas o cuéntennos el plan!
hogar. Parecía que ya habíamos desechado la anti-
A la vez, y en consonancia, se estableció un gua y obsoleta idea de "conciliación" (de
nuevo "derecho" a readaptación o reduc- las mujeres, claro). La alternativa se basa
ción de jornada, incluso al 100%, para la en tres principios: por un lado corresponsa-
atención a familiares que "por razones de bilidad entre hombres y mujeres, cuyo em-
edad, enfermedad o discapacidad, necesi- blema y medida principal es la de los per-
ten de cuidado personal y directo". Este misos igualitarios que propone la PPIINA.
derecho se hace efectivo automáticamente Por otro, servicios públicos de educación
con sólo comunicarlo a la empresa 24 horas infantil y atención a la dependencia, de
antes. Por supuesto, ¡oh pequeño detalle!, calidad y suficientes para que ninguna per-
la reducción de jornada viene acompañada sona de la familia tenga que renunciar a su
de la consiguiente pérdida de remunera- empleo. Finalmente, empleo estable con
ción, y no se ha previsto ninguna partida horarios fijos y cortos, para lo que es fun-
para compensar esa pérdida. damental la jornada máxima de 35 horas
En tiempos de "normalidad pre-coronavi- semanales (en 5 días, no en 4).
rus", las mujeres se tomaban el 95% de las Esa era la meta, pero aún no se había tradu-
excedencias y reducciones de jornada no cido en hechos reales (salvo la reforma de
pagadas o mal pagadas, pero es cierto que los permisos, aún en proceso y con trampas
sólo alrededor de un 25% de las que tenían a corregir). Por eso, porque no habían cam-
derecho hacían uso de estos recursos. El biado aún las reglas que determinan las
42
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
condiciones materiales, corremos el peligro "tiempo para cuidar" y que también hay
de que a las nuevas ideas se las lleve el que cuidar adecuadamente a los ancianos
viento antes de haber podido traducirse en "cuando no tienen familia y están en esos
conquistas contantes y sonantes. lugares (las residencias)". ¡Cielos! Por
No es casualidad que sea precisamente favor, Vicepresidenta, ¡díganos que fue un
Suecia el país que no ha cerrado las escue- lapsus!
las para menores de 16 años, alegando pre- En resumen, se presenta el panorama
cisamente que la sociedad no podría permi- siguiente: por un lado un país empobrecido
tirse los enormes daños que ello causaría. y con la tasa de desempleo por las nubes.
En ese país sí se habían realizado previa- Por otro lado las criaturas en casa, unas
mente reformas estructurales. Las escuelas continuamente y otras varios días a la
infantiles, además de ser públicas y de semana; las personas dependientes también
acceso universal, tienen recursos para aco- en casa; servicios de ayuda a domicilio
ger a las criaturas cuyos padres y madres bajo mínimos, quizás centros de día cerra-
tengan necesidades horarias especiales dos. Y, si no se toman medidas urgente-
(incluso a lo largo de las 24 horas). Este mente, residencias estigmatizadas más aún
sistema podría implantarse en nuestro país de lo que ya lo estaban.
si hubiera voluntad política.- en este estu- Si no lo impedimos, esta "nueva normali-
dio del Instituto de Estudios Fiscales se dad" puede traernos un retroceso en toda
describe y se calcula el coste para el caso regla en cuanto al papel de cuidadoras prin-
español, que es perfectamente abordable. cipales o en exclusiva que se nos adjudica
El sistema de atención a la dependencia en a las mujeres de forma "natural", ese que
Suecia se basa en el derecho universal de habíamos cuestionado y des-naturalizado
las personas al cuidado suficiente por parte con tanto esfuerzo.
de los servicios públicos, con empleo En lo inmediato, deben abrirse las escuelas,
público y sin necesidad de concurrencia de revertirse las privatizaciones de las residen-
personas de la familia. No hay prestaciones cias y emprender el cambio radical a un sis-
para cuidadoras y no se imagina que las tema de cuidados justo e igualitario. Es una
mujeres dejen sus trabajos por cuidados de emergencia.
larga duración. También podría implantarse
tal modelo en España.- ver detalles en este
otro documento del IEF.
Desbaratar el sistema de cuidados ya preca-
rio, en lugar de hacer estas reformas estruc-
turales, no tiene sentido tampoco para
enfrentar ninguna epidemia. ¿Es racional
tener cerradas o medio cerradas las escue-
las, cuando las personas mayores depen-
dientes están en casa y las abuelas tienen
que suplir esa falta de escuelas en muchos
casos? ¿Qué tiene esto que ver con proteger
a las personas mayores del contagio?
Volviendo al rol de las mujeres, repitamos
la pregunta: ¿cuál es el plan? Cuando estoy
terminando de escribir este artículo, me
quedo anonadada al oír la respuesta de la
Vicepresidenta Carmen Calvo (en TV24h
el 7 de Mayo) a una pregunta sobre las resi-
dencias de mayores: dice que necesitamos
43
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

La crisis ataca las diferentes condiciones materiales de reprodu-


cción, intensificando y precarizando mayormente el trabajo pro-
ductivo y reproductivo de las mujeres y disidencias: mientras que
estos siempre han sido invisibilizados y explotados, ahora se hace
visible su necesidad, poniendo de manifiesto la centralidad política
que tienen y que nosotras siempre hemos afirmado.
Por un lado, el sistema patriarcal descarga el cuidado de las perso-
nas mayores y de les niñes en las mujeres, incrementando el peso
del trabajo doméstico. Por otro lado, hay muchas mujeres –las
enfermeras, las doctoras, las trabajadoras de la limpieza, las caje-
ras, las obreras, las farmacéuticas – que deben estar en primera
línea en esta emergencia trabajando en condiciones de riesgo para
su salud, con horarios alargados y, a menudo, con salarios míse-
ros.
El trabajo de hogar y de cuidado, así como muchos trabajos preca-
rios o informales, están a menudo llevados a cabo por mujeres
migrantes, afrodescendientes, negras o indígenas que ahora no
sólo son despedidas y no tienen posibilidad de sustentarse o pagar-
se los gastos médicos, sino que también se encuentran sin permiso
de residencia, más vulnerables a los ataques racistas y más expues-
tas a la consecuencias sanitarias y económicas y al contagio, ya
que a menudo viven en las zonas más pobladas y pobres.

Manifiesto Feminista transfronterizo


1 de mayo de 2020

44
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Jérôme Baschet

Covid-19:
el siglo XXI empieza ahora
Original en francés en:
lavoiedujaguar.net/Le-vingt-et-unieme-siecle-commence-maintenant

A los historiadores les gusta considerar que el siglo XX global se inició en 1914. No cabe
duda de que en el futuro se dirá que el siglo XXI comenzó en 2020, con la entrada en esce-
na del SARS-CoV-2.
El abanico de los escenarios venideros sigue estando muy abierto, ciertamente, pero el
encadenamiento de los acontecimientos provocados por la propagación del coronavirus
nos ofrece, a "cámara rápida", una especie de tráiler anunciador de las catástrofes que se
irán haciendo más intensas en un mundo convulsionado, marcado por los efectos de un
calentamiento climático que nos conduce hacia un aumento de tres o cuatro grados en la
temperatura media.
Lo que se perfila bajo nuestros ojos es un entrelazamiento cada vez más estrecho de múl-
tiples factores de una crisis que podría ser activada por un elemento aleatorio, tan impre-
visto como ampliamente anunciado.
El desmoronamiento y la desorganización de lo vivo, el cambio climático, la descomposi-
ción social acelerada, el descrédito de los gobernantes y de los sistemas políticos, la expan-
sión desmesurada del crédito y de las fragilidades financieras, la incapacidad para soste-
ner un nivel de crecimiento suficiente, entre otras cosas, generan dinámicas que se refuer-
zan mutuamente, creando una extrema vulnerabilidad debida a que el sistema-mundo,
desde hace cierto tiempo, está en una situación de crisis estructural permanente. Por con-
siguiente, toda estabilidad aparente sólo es la máscara de una creciente inestabilidad.
45
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
El Covid-19 es una "una enfermedad del por criterios contables, hizo el resto: falta
Antropoceno", como ha indicado Phillipe de recursos, reducción del número de
Sansonetti, microbiólogo y profesor del camas, recortes de unas plantillas ya des-
Colegio de Francia. La actual pandemia es bordadas en tiempos normales. Los gritos
un hecho total, en el que la realidad bioló- de desesperación que desde hace años
gica del virus es indisociable de las condi- lanza el personal sanitario no han sido
ciones sociales y sistémicas de su existen- escuchados.
cia y de su difusión. Me parece que invocar Actualmente, el carácter irresponsable de
al Antropoceno –ese nuevo periodo geoló- las políticas llevadas a cabo durante largo
gico en el que la especie humana se ha con- tiempo está a la vista de todos. Como ha
vertido en una fuerza capaz de modificar la declarado Phillipe Juvin, jefe del servicio
biosfera a escala global– nos invita a tener de urgencias del Hospital Pompidou en
en cuenta una triple temporalidad expansi- París "los negligentes y los incapaces" nos
va: la más cercana, la producida en años han llevados a encontrarnos "totalmente
recientes, durante los cuales, bajo la pre- desnudos frente a la epidemia". Y si
sión de palpables evidencias, tomamos Emmanuel Macron ha querido erigirse en
conciencia, aunque demasiado lentamente, una especie de líder guerrero, no debería
de esta nueva época; antes, los decenios olvidar que esta retórica, usada por tantos
posteriores a 1945, los años del auge de la gobernantes, podría algún día convertirse
sociedad de consumo y de la gran acelera- (¿metafóricamente?) en una acusación por
ción de todos los indicadores de la activi- alta traición.
dad productiva (y destructiva) de la huma- Remontarse hacia atrás, a la segunda mitad
nidad; y, aún más atrás, el periodo bisagra del siglo XX, permite detectar algunas de
entre los siglos XVIII y XIX, en el que se las causalidades principales que explican la
puso en marcha el ciclo de las energías multiplicación de las zoonosis, esas enfer-
fósiles y de la industrialización y se produ- medades provocadas por agentes infeccio-
jo el despegue de la curva de las emisiones sos que dan un salto de especie desde lo
de gas con efecto invernadero, señalando animal hacia lo humano. Así, la expansión
así el comienzo del Antropoceno. de las granjas industriales de animales, con
El virus que nos aflige es el enviado de lo toda su ignominia concentracionaria, tiene
vivo, que viene a cobrar la factura de la tor- también deplorables consecuencias sanita-
menta que hemos provocado. Antropoceno rias (gripe porcina, gripe aviar H5N1, por
obliga: a partir de ahora, la responsabilidad ejemplo).
humana está comprometida. ¿Pero de qué En cuanto a la urbanización desmesurada y
responsabilidad se trata exactamente? la metropolización, reducen los hábitats de
Las tres temporalidades mencionadas per- los animales salvajes y los empujan a un
miten ser más precisos. En el horizonte más mayor contacto con los humanos (VIH,
inmediato, nuestra atención se ha centrado Ébola, especialmente).
en la asombrosa desaparición, a partir de Estos dos factores quizá no hayan tenido un
2009, de las existencias de mascarillas y en papel significativo en la propagación del
la indolencia a la hora de reponerlas urgen- SARS-CoV-2, aunque aún no se conoce
temente ante la llegada de la epidemia. bien la cadena de trasmisión. Pero es evi-
No obstante, este es sólo un aspecto de una dente que la venta de animales salvajes en
irrefutable falta de preparación europea. el mercado de Wuhan no hubiera tenido
Esa incapacidad para prevenir da testimo- tales consecuencias si esta ciudad no se
nio de otra enfermedad de nuestra época: el hubiera convertido en una de las capitales
presentismo, en el que se desvanece todo lo mundiales de la industria del automóvil.
que va más allá de lo inmediato. La gestión Sin duda, la globalización de los flujos eco-
neoliberal del hospital, fríamente guiada nómicos ha sido una tercera causalidad que
46
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
ha influido en lo ocurrido, en la medida que con el imperativo categórico de la econo-
la expansión insensata del tráfico aéreo ha mía, para así poner en primer plano una
sido un vector de la fulgurante difusión pla- vida buena para todas y todos.
netaria del virus. Dando prioridad a la alegre intensidad de lo
Ahora bien, no basta con quedarse con cualitativo contra las falsas promesas de un
eso.Hay que retroceder también dos siglos imposible crecimiento cuantitativo ilimita-
atrás para dar al Antropoceno su verdadero do, esas nuevas maneras religarían la aten-
nombre: el Capitaloceno. Pues su causa no ta preocupación por los entornos habitados
es la especie humana en general, sino un y por las interacciones de lo vivo con la
sistema histórico específico, el capitalismo, ayuda mutua y la solidaridad, o incluso con
que tiene por característica principal que lo la capacidad colectiva de auto-organiza-
esencial de la producción responde, antes ción y de auto-gobierno.
que nada, a la exigencia de valorización del El coronavirus ha disparado la señal de
dinero invertido (el capital). Aunque con alarma y puesto freno al enloquecido tren
configuraciones variables, desde entonces de una civilización que corre hacia la des-
el mundo se organiza en función de las trucción masiva de la vida. ¿Dejaremos que
necesidades imperiosas de la economía, lo vuelva a arrancar? Si eso ocurre, los cata-
que da como resultado una ruptura civiliza- clismos que ya estamos viviendo podrían
cional con toda la experiencia humana palidecer, a posteriori, ante nuevos e inédi-
anterior, ya que el interés privado y el indi- tos cataclismos.
vidualismo competitivo se convierten en
los valores supremos, mientras que la obse- París, 31 de marzo de 2020
sión de la pura cantidad y la tiranía de la
urgencia sólo pueden conducir al vacío en
el ser humano.
De ello resulta, también y sobre todo, una
compulsión productivista letal, que es el
origen mismo de la sobre-explotación de
los recursos naturales, de la desorganiza-
ción acelerada de lo vivo y del caos climá-
tico.
Se ha dicho que cuando salgamos del con-
finamiento y de la urgencia sanitaria, nada
será como antes. ¿Pero qué es lo que tiene
que cambiar? ¿El examen de conciencia
quedará limitado a una temporalidad corto-
placista, como es de temer, o tomará en
cuenta el ciclo completo del Capitaloceno?
Hemos entrado de pleno en el siglo XXI.
La verdadera guerra que se va a desarrollar
no tiene como enemigo al coronavirus, sino
que enfrentará a dos opciones opuestas: por
un lado, la búsqueda de un mundo donde el
fanatismo de la mercancía y del producti-
vismo compulsivo sólo pueden llevar a la
profundización de la devastación en mar-
cha; por otro, la invención, que ya avanza a
tientas en miles de lugares, de nuevas
maneras de existir que conlleven la ruptura
47
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

48
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Ángel Barón

Ilusión y consciencia
en los tiempos del coronavirus

Somos criaturas diurnas. Nuestro equipamiento biológico, el soporte de nuestra conscien-


cia, así lo determina. Para constatarlo, basta con imaginarnos perdidos en el campo, en
noche cerrada sin luna ni estrellas, con cielo cubierto y sin posibilidad de luz ni fuego. No
hay nada que hacer salvo esperar, y cualquier señal que aparezca tiene su carga de peligro.
Por eso el fuego, el control del fuego, junto con el lenguaje, están en el comienzo de nues-
tra civilización, del camino que nos ha hecho humanos.
Por eso nuestras guaridas se iluminaron, y ganamos seguridad. En nuestras guaridas las
criaturas podemos relajarnos; los seres sociales crecemos en ambientes protegidos. Bajo
esa protección se desarrolla la exploración de la infancia; en ese terreno el mundo abierto
de la percepción se enriquece y nos desarrolla, y así generamos nuestras pautas de com-
portamiento. A través de nuestra relación familiar y educativa nos cargamos con el legado
de nuestra especie, con nuestra manera de estar en el universo, con nuestra particular e
individual forma de consciencia.
El precio de la guarida es su carácter limitado. Es deformante a la par que conformante.
Es temporal y es social por definición. La guarida permanente necesita un andamiaje social
para poder construirse. Las celdas de las abejas reinas, las cárceles y los manicomios,
nuestras ciudades y pueblos, todos ellos necesitan de un andamiaje social extractivo de los
productos que nos regala el universo natural.
Pero en el universo natural ¿cuándo se ve más lejos, de noche o de día? ¿Cuándo se vive
en un mundo de mayor ilusión? ¿En el colorido mundo del difuso cielo azul, o en la pro-
fundidad de la luz de las estrellas, cuando la clara noche estrellada, sin ruido lumínico, nos
abre la luz de toda la historia del universo?
En el camino civilizatorio, de civis, ciudad, hemos creado una guarida humana potente,
imponente. Una peligrosa herramienta de extracción del entorno, potencialmente ilimita-
da, que devora y degrada el medio natural, y que nos ha servido de soporte para ser una
forma en que el universo se conoce a sí mismo, como bien describía Carl Sagan. Hemos
llegado a crear un mundo nuevo, el de nuestro conocimiento compartido, en el que la cons-
ciencia individual ha pasado a ser conciencia colectiva, y estamos en las puertas de la
consciencia autónoma virtual, que no es inhumana, sino el fruto común de la humanidad,
escrita en soporte digital, virtual, y cada día más autónoma.
49
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Esta manera de vivir, tan social y tan urba- La actual crisis del coronavirus supone un
na, tan virtual y aturdida, tan derrochadora salto en cuanto a nuestra actuación coordi-
y tan desigual, corresponde a la fase del nada, y muestra que además de dejar de
desarrollo humano en la que estamos; la hacer cosas mal hechas entre todos, todos
podemos llamar crisis de adolescencia o podemos hacer cosas conjuntamente, todos
final del capitalismo, en cualquier caso es podemos limitarnos en función de un bien
innegable que estamos en crisis. común, de un bien social superior.
En una crisis hay subsistemas del sistema Esta gimnasia de cambio de comporta-
general que dejan de funcionar, o que fun- miento, la hemos realizado con todos los
cionan deficientemente. Hay una caída de medios a nuestro alcance, y se ha concreta-
la eficiencia y de la armonía del sistema. Se do de forma diferente según los diferentes
generan procesos o productos tóxicos, que sistemas de organización social presentes
ponen en peligro la relación del organismo en el planeta. Está llena de enseñanzas;
con el universo más general en el que coe- como toda crisis, esta tensión retrata bien
xiste, en el que se desarrolla. las características, las debilidades y las for-
La crisis climática que estamos precipitan- talezas de nuestra común situación. Y reve-
do como civilización descontrolada e la las carencias de cada sistema, de cada
inconsciente cumple con estos rasgos: Los país.
modelos de desarrollo muestran que cuanto Como si fuera un prisma que descompone
más avancemos en nuestra insensata mane- la luz, o un cristal facetado que devuelve
ra de relacionarnos entre nosotros y con diferentes vistas, o un espejo que nos
nuestro medio más comprometeremos la ayuda a vernos desde fuera, esta crisis de
calidad de vida de nuestros descendientes, muerte e inmovilidad, de parálisis e inac-
y si lo hacemos muy mal, podemos llegar a ción es una oportunidad de cambio que no
un colapso de especie. La tierra, el sol y el deberíamos desaprovechar.
resto del universo seguirán a su aire, y la En primer lugar, el porqué: Vivimos en
vida pervivirá. No hablamos de cuidar al tiempos de retraso de la transformación
medio ambiente, hablamos de nuestro futu- socialista que cada día es más necesaria.
ro y de nuestra posibilidad de pervivencia. Cuanto menos socialismo, más barbarie.
Hablamos de los humanos que están Los sistemas naturales de equilibrio, defen-
haciendo daño a la humanidad, que están sa y contención de virus saltan por los aires
comprometiendo a todos los del futuro, al cuando erosionamos, invadimos y destrui-
futuro de todos. mos la armónica manera en que el COVID
La consciencia individual es un rasgo que subsiste en el entorno, sea entre los murcié-
compartimos con muchas especies anima- lagos o los pangolines. Es mucho más esen-
les. La posibilidad de reconocernos como cial el ser consciente del porqué ha saltado
individuos en el espejo es común a prima- el virus de su sitio a la especie humana que
tes, delfines, elefantes, loros, cuervos y un encontrar el cómo, y hay que encontrar el
etcétera que se va descubriendo día a día. cómo.
Su localización en el cerebro se ha sacado La aldea global en la que estamos, con
ya de la corteza frontal, y parece más pri- miles de aviones surcando el cielo diaria-
mitiva y menos ligada al nuestra forma de mente, cambiando y calentando la atmósfe-
lenguaje. ra, y transmitiéndonos de unos a otros las
Lo que nos hace más singulares es nuestra microgotas con millones de virus y bacte-
capacidad de actuar al unísono, de poner- rias de un rincón al otro del mundo nos
nos conscientemente de acuerdo para ilustran sobre la fragilidad de nuestra cons-
seguir universalmente leyes de conviven- trucción civilizatoria, sobre cómo cuanto
cia, para actuar de acuerdo todos menos un más destruimos más débiles somos, más
número no significativo de individuos. protección necesitamos. La alegría de la
50
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
falta de regulación, del mercado universal, evidente, tenemos un sistema propio de los
de la licencia universal para extraer sin tiempos de los príncipes del renacimiento.
límites y apropiarnos de cuanto más poda- El juego de negaciones, minusvaloracio-
mos, es suicida para la especie humana. La nes, llamadas a la oración, culpas al enemi-
naturaleza nos devolverá más pandemias, go de mi nación, sea este el chino que lo
más subidas del nivel de mar, más amplia- liberó de un laboratorio o el presidente
ción de desiertos, más huracanes, más y Sánchez culpable de todo, muestran la
más desastres. miseria de nuestra derecha neoliberal, evi-
En segundo lugar el quien lo sufre más y dencian cómo también en esto son un peli-
quien menos. Es importante resaltar que gro para la especie humana, son un factor
hay sistemas defienden mejor a los más de riesgo sanitario, dispuestos en enmara-
débiles. Para empezar, constatar que son ñar, confundir, mentir y estropear a cambio
los centros urbanos, las megalópolis, los de seguir mandando, de seguir abusando.
lugares donde se concentran las inciden- Los sistemas de atención social cambiaron
cias. Vivir en un entorno más natural es un sus prioridades. De repente era posible
factor de protección. Después, que son los atender a los sin techo, se podían ampliar
excluidos socialmente, los pobres sin aten- hospitales, había que inyectar dinero en la
ción sanitaria, sin soporte familiar, los más economía, no se podía desahuciar, era
ancianos, las victimas preferentes. Más allá imprescindible no ser tan inhumano, el
de la importancia de sistema inmunitario riesgo del contagio tocaba también a los
individual para defenderse, está la calidad ricos, a los poderosos, a los insolidarios.
de protección del sistema social, cuan pro- Pero es el salto en la consciencia de espe-
tector es cada uno. La sanidad pública y no cie, de nuestra mutua dependencia, el que
el negocio a costa de la salud es lo que pro- posiblemente quede como efecto más
tege. Las medidas de salud pública nos pro- importante. El agravamiento de la crisis
tegen, y las desreguladas residencias de climática y la revolución feminista del
ancianos, el negocio que extrae capital de comienzo del siglo XXI han conformado la
la salud de la tercera edad ha costado la manera en que jóvenes y adolescentes son
vida a muchos mayores en este mundo conscientes. Los niños que se han quedado
desarrollado. en casa se acordarán de cómo tuvimos que
El lugar de la ciencia, ya la relación entre la resguardarnos para cuidar de nuestros
ciencia y la política es otra de las facetas mayores, de cómo tuvimos que actuar al
que quedan iluminadas. La ciencia es total- unísono, de cómo tuvimos que avanzar en
mente imprescindible como elemento de nuestra consciencia de especie.
defensa de nuestra especie. Sólo sabiendo Más arriba hablaba de gimnasia social. Es
nos podemos dotar de elementos de defen- imprescindible cambiar nuestra forma de
sa. Estamos a la espera de que la ciencia comportarnos si queremos tener futuro;
nos provea de la solución, y mientras tanto debemos actuar pensando en las siete gene-
son los avances en su prevención, en las raciones que vendrán detrás de la nuestra,
medidas de protección, en lo que hay que como relata el Manifiesto de los indios iro-
hacer y lo que no hay que hacer, cuánto queses, "La llamada vital a la conciencia".
lavarnos las manos, cuándo llevar mascari- Debemos pensar en la huella de carbono de
lla, lo que recorre el planeta de esquina a cada uno de nuestros actos, en cuanta basu-
esquina. Y muy deprisa. En el mundo de la ra generamos paso a paso. Debemos prote-
política, el retrato es asimismo clarito, ger las formas de vida del planeta. Tenemos
meridiano, empezando por la demora de la en la mano la sexta extinción de especies
dictadura china en considerar la pandemia, de nuestro planeta mientras por otro lado el
o la poca fiabilidad de sus datos. La lenti- universo está al alcance de nuestro conoci-
tud en la respuesta de Europa es asimismo miento.
51
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

52
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

José Luis Yuguero (entrevista)

El optimismo
de la auto-organización
José Luis Yuguero es activista de la
Red de Solidaridad Popular de Latina-Carabanchel

¿Podéis hacer un breve resumen de lo que venía haciendo la Red de Solidaridad Popular
de Latina-Carabanchel antes de la declaración del Estado de alarma?
Empezamos a funcionar hace unos seis años. Teníamos una despensa solidaria, autoges-
tionada por las casi 30 familias que se distribuían los alimentos, con el apoyo de seis o
siete colaboradores. Pero actuábamos en muchos más ámbitos, a partir de la asamblea
semanal de los lunes, la violencia machista, el maltrato, las dificultades afectivas, la situa-
ción de las personas solicitantes de refugio que se encuentran en la calle sin respuesta ins-
titucional, el refuerzo escolar, el apoyo para conseguir o mantener la renta mínima de
inserción, todas las dificultades que pueden encontrar las familias.
¿Cómo cambió esto desde la declaración del estado de alarma?
Al principio nos descolocó, porque nuestra base de actuación era la asamblea, y ya no
podíamos reunirnos. Tampoco podíamos intentar mantener ese procedimiento pero vía
telemática, pues muchas de las familias de la red están de hecho excluidas de esas tecno-
logías. Pero sabíamos que había una situación de más necesidad que antes, y queríamos
buscar otras vías para intervenir, para poder atender y apoyar a nuestras vecinas y vecinos.
Entonces, empezamos a recibir llamadas en las que nos contaban que no tenían ni para
comer. En ese momento teníamos excedentes, aunque no suficientes para atender toda esa
demanda durante largo tiempo, y decidimos que lo que teníamos tenía que servir para ayu-
dar también a otras familias necesitadas y luego ya veríamos.
¿Cómo habéis abordado esta emergencia alimentaria y con qué apoyos?
Hicimos un llamamiento diciendo que necesitábamos colaboradores, ya que en la situación
de confinamiento y con las escuelas cerradas, muchas de las familias de la red no podían
mantener la actividad, y la verdad es que se unieron al esfuerzo muchas vecinas y vecinos,
ya colaborando en la actividad directamente, ya donando alimentos; también recibíamos
alimentos del Banco de alimentos, donaciones de comercios y alguna pequeña aportación
de la Junta Municipal de Distrito, que es desde donde tendría que haberse dado respuesta,
aunque otras juntas han hecho mucho menos.
53
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Nos dimos unos criterios de funcionamien- penosos nos han parecido los intentos de
to. El primero era el de dignidad, nos indig- "aparecer" como si acaudillasen el esfuerzo
na que haya quien piense e incluso diga que de unas redes sociales que han surgido de
para "los pobres" todo vale, porque "menos forma totalmente autónoma, muchas de
es nada", y que si se les da comida basura a ellas creadas en este periodo, aunque la
sus criaturas que lo agradezcan. Eso no es nuestra ya tenga años de funcionamiento,
así. Así que articulamos un procedimiento surgida un poco al calor de lo que había
de distribución basado en que los lotes sean sido el 15M. Sin duda, hay matices, no
suficientes para varias semanas, y las fami- todas las juntas de distrito han funcionado
lias no tengan que venir cada dos por tres; igual, algunas siguen a pies juntillas el
en que esté garantizado que el día en que rumbo de la derecha más reaccionaria, en
vienen tendrán su lote preparado, nada de otras, como por ejemplo la de Latina, el
eso de ir a ver si queda algo tras horas espe- talante ha sido algo más "reformista" y
rando; y en que el tiempo en cola sea redu- colaborativo, pero muy lejos de lo que
cido. Hasta ahora, finales de mayo, hemos debería de ser y, desde luego, sin asumir
atendido a 1462 familias. El otro criterio que el acceso a las necesidades básicas de
era que si éramos las redes sociales quienes la vida es un derecho que deben garantizar
atendíamos a las personas que lo necesita- las instituciones. Las redes sociales no que-
ban, no las instituciones, de eso debía que- remos que se nos pase la mano por el lomo
dar constancia, por lo que presionamos diciendo "sí, majos, que bien, os pasamos
para que los servicios sociales nos reenvia- algunos kilos de comida" ni que los gober-
sen "oficialmente", no bajo mano, a las nantes presenten como suyo lo que estamos
familias que, sin las redes ciudadanas, se haciendo desde abajo, lo que queremos es
encontrarían con que el Ayuntamiento no que no haya pobreza, que haya techo y
tiene nada que ofrecerles; de hecho, esto se comida y que las instituciones asuman sus
ha corrido entre las trabajadores sociales y obligaciones.
algunas de otros distritos también nos han En cuanto a las medidas sociales del
derivado familias. Por otra parte, las perso- Gobierno de España, ¿consideráis que han
nas que acuden a nuestra "despensa amplia- estado a la altura de la gravedad del empo-
da" y se sienten bien tratadas, por sus igua- brecimiento que se ha producido? ¿Han
les, también lo cuentan por ahí, generando atendido las necesidades de toda la pobla-
un verdadero "efecto llamada". ción o creéis que se ha dejado atrás a
¿Cuál ha sido el comportamiento de las amplios sectores carentes de medios?
instituciones madrileñas ante esta crisis Aquí ha estallado una situación heredada,
alimentaria sin precedentes, en la ciudad de desempleo y de mucha precariedad
en las últimas décadas, en concreto la laboral, reforzada por las reformas labora-
Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento les que han dado manos libres a la patronal
de Madrid? ¿Han estado a la altura de las para hacer y deshacer sin negociar. Es cier-
circunstancias? to que el Gobierno de España ha ido sacan-
No, de ninguna manera. La Comunidad de do algunas medidas sociales que habría
Madrid no ha hecho nada, sólo insultar a sido impensables si gobernase la derecha
las familias empobrecidas, ni siquiera más antisocial. Pero muchas familias en
quiso aceptar el plan de emergencia que le precario se han quedado sin ingresos, los
propusimos desde la plataforma RMI TU ERTE han evitado por el momento muchos
DERECHO. Pero lo del Ayuntamiento, despidos pero no sólo reducen los ingresos,
aunque haya hecho algo más, también es que ya iban justos para muchas familias,
una verdadera pena, parece mentira que sea sino que en bastantes casos se ha retrasado
la institución que mejor podría ser cercana mucho el cobro de la prestación, y habla-
a las vecinas y vecinos. Especialmente mos de familias sin ahorros. Por eso es
54
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
grave que se haya ido retrasando tanto el
Ingreso Mínimo Vital.
¿Habéis tejido lazos con otros colectivos
sociales de la ciudad o la región? ¿Se han
dado pasos para coordinar esfuerzos?
Lo primero a señalar es que las redes de
apoyo mutuo han crecido como setas, en
Madrid no sólo están en todos los distritos,
sino que las hay casi en cada barrio. La
población ha mostrado una pasmosa capa-
cidad de auto-organizarse de forma muy
rápida y en la peor de las circunstancias,
creo que eso tiene que ver con una "heren-
cia oculta", quizá inconsciente, de lo que
fue el 15M. Estas redes sumadas al papel
jugado por el personal sanitario han puesto
de nuevo de relieve la importancia y las
carencias de los servicios públicos, del sis-
tema sanitario, de la protección social. Y sí,
en Madrid sí hemos avanzado en la coordi-
nación de redes, no tanto formal como de
cooperación y colaboración.
Para terminar, ¿qué os parece que va a ser
lo principal para encarar un futuro que se
anuncia muy duro?
Efectivamente lo que viene va a ser muy
duro, vamos a pasar por momentos dramá-
ticos. Va a ser necesario que las gentes tra-
bajadoras, de los barrios populares, seamos
capaces de recuperar las calles, cuando tra-
tan de quedarse con ellas los que nos odian,
igual que llevan años quedándose con
nuestras viviendas. Ya han empezado nues-
tras primeras movilizaciones, pensionistas
en Bilbao o "sanitarios necesarios" en
diversas zonas, hasta ahora nos hemos con-
tenido porque, a diferencia de muchos de
los de los barrios ricos, en los nuestros nos
importan nuestros vecinos muertos más
que nuestras "segundas residencias" y no
disponemos de medios para hacer cuarente-
nas aisladas en la forma recomendada y, en
muchos casos, no podemos prescindir de
los medios de transporte público. Toca ir a
más, con precauciones sanitarias, pero con
lucha. Si alguna razón hay para ser optimis-
ta en medio de tanta desolación, es la capa-
cidad de auto-organización demostrada en
estas semanas.
55
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

56
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Teresa Mollá Castells

No fue sólo el ocho de marzo

Tenemos a las cavernas mediáticas y políticas queriendo echar la culpa del contagio de la
pandemia por coronavirus a las concentraciones y manifestaciones del pasado ocho de
marzo. No niego que aquellas concentraciones ayudaran a la propagación de la pandemia,
pero lo que afirmo con contundencia es que no fue el único motivo.
Ese mismo domingo había también una gran concentración de personas afiliadas y simpa-
tizantes de la ultraderecha concentradas en la plaza de Vistalegre en Madrid, y algunos
como Ortega Smith ya tenían síntomas claros de estar contagiado. Pero, ante esto, silen-
cio.
El pasado uno de marzo se celebró una multitudinaria concentración humana durante "La
crida" de las fallas de Valencia y dentro de la programación fallera. Y es más, la progra-
mación fallera con sus correspondientes "mascletaes" que congregan a miles de personas
cada mediodía en la plaza del Ayuntamiento de Valencia no se suspendieron hasta el día
once de marzo, después de que la Generalitat suspendiera Las Fallas y las Fiestas de la
Magdalena en Castellón. También silencio.
Ante la concentración de socios y aficionados del Valencia Club de Fútbol ante Mestalla
para recibir a los jugadores del club ante el partido a puerta cerrada contra el Atalanta de
Italia, cuando en este país ya había centenares de contagios, más silencio. O el viaje a Italia
por parte del Valencia, jugadores y afición, más silencio.
Pero la culpa la tienen las concentraciones del ocho de marzo y, por ende, el movimiento
feminista. ¡Tócate las narices!
Obviamente el patriarcado no pierde ocasión para criminalizar al feminismo que perma-
nentemente cuestiona los privilegios otorgados por nacimiento a los hombres.
Insisto en la idea de que es posible que muchas personas se contagiaran del Covid-19 en
las concentraciones del ocho de marzo. Pero de la misma manera que se contagiaron en las
otras concentraciones humanas de las que he hablado y en tantas otras que no he mencio-
nado y que se realizaron antes del decreto de confinamiento, y no sólo en las del ocho de
marzo.
Mucho dirigentes políticos han perdido magníficas ocasiones para mantener la boca cerra-
da y ser prudentes. Y quizás uno de los que se hubiera podido callar para mantener su cre-
dibilidad fue el líder de Ciudadanos en Valencia, Toni Cantó, cuando acusó a la Ministra
de Igualdad precisamente por estas concentraciones.
57
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Este hombre, misógino, al menos política- que lo hacen, para intentar desprestigiarlo.
mente hablando, ya ha perdido varias oca- Y no se enteran que cada día somos más y
siones para callarse y haber sido prudente, nos sentimos más fuertes, incluso con el
pero su ansia de protagonismo permanente confinamiento actual, porque seguimos
(debe ser una marca de la casa) le pierde. Y creando redes, escribiendo, ayudándonos
resulta que, cada vez que ataca al feminis- como podemos, reconociéndonos y apo-
mo y a las feministas, le toca pedir discul- yándonos todas y todos los que pensamos
pas, pero no aprende. Claro que tampoco su que otra forma de vivir es posible.
petición de disculpas es nada creíble, al Una forma de vida en la que los cuidados
menos para mí. estén en el centro de la vida y no la explo-
Como el movimiento feminista se ha pues- tación humana. Una forma de vida con
to en pie y ya no hay quien lo pare, las mayor justicia social y mayor equidad entre
cavernas tanto mediática como política han hombres y mujeres y en donde no existie-
sacado a sus voceros y voceras, que tam- ran privilegios por nacer hombre y someti-
bién las hay, a dar gritos contra ese avance mientos por nacer mujer, a quienes, ade-
imparable y se han puesto de los nervios. más, nos asesinan, violan y agreden por
No nos asustan, por mucho que, desgracia- haber nacido mujeres.
damente, ya estén en las instituciones. Insisto en que no niego que las concentra-
En los últimos años se han sumado infini- ciones del ocho de marzo pudieran haber
dad de mujeres y hombres a esta ola femi- actuado como focos de contagio, pero
nista que recorre el mundo entero. Y el como cualquiera de las concentraciones
mundo es muy grande y no sólo las, literal- humanas que se dieron durante esos días.
mente ahora, cuatro paredes de nuestras Ni más, ni menos.
casas o de nuestros Estados. Y supongo que Ontinyent, 29 de marzo de 2020.
esa visión global les asusta. Por eso, quizás,
deben reaccionar con la virulencia con la

Llevábamos mucho tiempo, y ahí están las hemerotecas, denunciando que con la
#externalizacion y la sobrecarga no se pueden higienizar las habitaciones y muchos nos
acusaban de ensuciar la honorabilidad de los #hoteles españoles.
Tenemos muy claro que nuestra relación en los establecimientos es subordinada, que
tendremos que formarnos y, como siempre, trabajar duro, pero también tenemos claro
lo que reclamamos por derecho propio y legítimo.
¿Y qué queremos #LasKellys?
NO a la externalización del trabajo estructural, #leykelly.
Reconocimiento de nuestras enfermedades como laborales.
Que se cumpla la ley de prevención (estudios de ergonomía y psicosociales) para cal-
cular los ratios.
Reconocimiento como trabajo penoso, revisión de coeficientes y, por consiguiente,
jubilación anticipada.
Vincular la categoría de los hoteles con el trabajo desarrollado.
Ahora estamos paradas y para muchas la situación es de necesidad crítica pero, cuan-
do arranquemos, habrá mucho trabajo por hacer.
Si quieren personal cualificado nosotras también queremos condiciones dignas.
#LasKellysenPlantilla

Las Kellys de Madrid


21/4/2020 en facebook.com/LasKellysMadrid/
58
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

José Luis Carretero Miramar

Tecnología en
tiempos de pandemia.
La lucha por los datos

La epidemia de Covid 19 está poniendo en crisis gran parte de los paradigmas básicos de
nuestra vida en sociedad. Como en una turbulenta reacción en cadena, el mundo está cam-
biando de manera radical. Nada será ya nunca más como antes.
España afronta la epidemia con un sistema sanitario degradado y al borde del colapso.
Décadas de recortes, de cierres de centros de salud y de privatización y externalización de
los servicios sanitarios o los servicios auxiliares de los hospitales, están pasando su factu-
ra. Cuando el brote de coronavirus comienza, el Sistema Público de Salud de la
Comunidad de Madrid tiene cerca de dos mil camas hospitalarias y más de mil trabajado-
res sanitarios menos que diez años antes. Frente a las más de quinientas plazas en unida-
des de cuidados intensivos por cada cien mil habitantes de Alemania, la salud pública espa-
ñola no llega siquiera a las doscientas. Más de un treinta por ciento de los trabajadores de
los servicios de salud son contratados temporales, muchos de ellos en claro fraude de ley.
Pero el caos en el sistema productivo es aún mayor. Las medidas de confinamiento y la
consiguiente parálisis económica conllevan más de un millón de despidos. Los
Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) permiten suspender las relacio-
nes laborales de más de cinco millones de trabajadores, que pasan a cobrar la prestación
de desempleo. Los autónomos y las pequeñas empresas tienen que paralizar sus activida-
des y pasan a depender de las ayudas públicas. Los trabajadores informales (trabajadoras
sexuales, trabajo sumergido en la hostelería o el turismo, operarios de pequeñas reformas
en la edificación, vendedores ambulantes, etc.) y las personas que están en situación de
marginalidad o sin hogar, tienen que recurrir a los Bancos de Alimentos de la Iglesia, los
municipios o los movimientos sociales que, además, interrumpen en muchos casos su fun-
cionamiento durante el plazo de confinamiento más estricto.
Los derechos y libertades reconocidos en la Constitución se ven limitados: el gobierno
prohíbe las manifestaciones del primero de mayo, se imponen más de cien mil sanciones
y se realizan miles de detenciones por la transgresión de las normas del confinamiento. A
los detenidos, se les toma declaración mediante videoconferencia, sin la presencia física
de su abogado en el lugar de detención. Las fuerzas de seguridad y el Ejército gozan de un
enorme protagonismo público, mientras las metáforas sobre la "guerra contra el virus", "el
campo de batalla" y "los soldados disciplinados" se vuelven omnipresentes en los medios
de comunicación y en las ruedas de prensa de los representantes institucionales.
59
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
La tecnología ocupa el lugar de la sociabi- cano a los diez millones de dólares. Cientos
lidad y de los derechos ciudadanos. El tele- de ellas ya están instaladas en empresas
trabajo se expande, sin que se respeten las españolas.
normas legales que lo rigen (voluntariedad, Las cámaras inteligentes toman la tempera-
derecho a la desconexión digital, control de tura, pero tienen también instalado softwa-
la salud laboral, limitación de horarios, que re que permite el reconocimiento facial,
las herramientas tecnológicas sean puestas para identificar a los supuestos enfermos
a disposición del trabajador por el empresa- que pasen a su lado, o para ejercer el con-
rio y pagadas por él). Se repite el mantra trol del aforo limitado en un comercio.
del "distanciamiento social", que profundi- Éveris Aeroespacial, Defensa y Seguridad,
za, por su propia condición de consigna ha adaptado tecnología que ya tiene instala-
innecesariamente extensiva y aberrante, la da en el aeropuerto de Mallorca, que permi-
desarticulación comunitaria generada por te el embarque mediante identificación bio-
las necesarias medidas de distanciamiento métrica del pasajero, para que también
físico. tome su temperatura. La compañía gallega
En este escenario convulso se plantea de Beabloo ha preparado una herramienta
manera cada vez más perentoria la necesi- digital basada en sensores e inteligencia
dad de una solución tecnológica frente a la artificial que permite determinar la posi-
tempestad. Una nueva generación de herra- ción de los clientes en una tienda y, des-
mientas, hijas de la técnica moderna, se nos pués, avisar al responsable de que no se
dice, puede ser imprescindible para contro- están guardando las distancias de seguri-
lar la pandemia. Estamos hablando de los dad.
instrumentos que facilitan la toma de tem- Y junto a las cámaras, la geolocalización y
peratura de los ciudadanos al entrar en las las apps que la permiten. Apps de informa-
empresas o los comercios, de las apps de ción voluntaria de contagios, como la desa-
control del Covid-19, en sus diferentes rrollada el inicio de la pandemia por la
modalidades, o, incluso, de la utilización Comunidad de Madrid; apps de seguimien-
de la tecnología para la realización de acti- to de contactos por bluetooth, que permiten
vidades de evaluación en el sistema educa- identificar a las personas que han estado
tivo o para el nuevo teletrabajo. cerca del propietario de un móvil que, pos-
Exámenes por Skype. Reuniones por teriormente, resultan estar infectadas, como
Zoom. Pero también cámaras termográfi- las que pretende implantar la Unión
cas para medir la temperatura corporal en Europea, con el apoyo de Google y Apple.
tiempo real, con mecanismos de Y también, en última instancia, pasaportes
Inteligencia Artificial que permiten detec- de inmunidad mediante un código de colo-
tar, además, si la persona que pasa lleva res o un código QR instalado en el propio
puesta una mascarilla. smartphone, para que el vigilante de la
Cámaras inteligentes como las fabricadas empresa o institución que se quiere visitar
por la compañía china Dahua pueda comprobar si se puede permitir o no
Technologies, que pueden registrar la tem- el acceso al portador.
peratura corporal de todo el que entra en Máquinas, capacidad de computación, pero
una tienda. Permiten detectar hasta a tres también su base fundamental de funciona-
personas por segundo con una precisión de miento: datos. Los datos son el nuevo maná
tres décimas de grado y a menos de tres económico de la emergente Cuarta
metros de distancia. Desde que se instala- Revolución Industrial. Las Smart Cities del
ron en la ciudad de Wuhan, el pasado 24 de futuro próximo (ciudades inteligentes,
enero, Dahua ha vendido miles de estos donde todo está conectado, desde los semá-
dispositivos en toda China. Amazon le foros y las cámaras de tráfico, hasta los his-
acaba de comprar 1.500, por un valor cer- toriales médicos o educativos de los ciuda-
60
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
danos) necesitan una cantidad ingente de sarios en la investigación en Inteligencia
datos y la capacidad de conectarlos y ges- Artificial que permiten dar un salto de
tionarlos masivamente que van a asegurar gigante en la automatización de la produc-
las redes 5G y el Edge computing. Pero ción y en el manejo de los datos. Gracias a
también los necesitan los nuevos modelos las técnicas de "aprendizaje profundo", los
de negocio de los grandes "unicornios" logaritmos de la IA actual, alimentados por
(empresas que facturan más de 1.000 una ingente cantidad de datos (cuántos más
millones de dólares) de la tecnología. mejor) pueden empezar a aprender por sí
Amazon, Facebook, Alphabet (la empresa mismos. A más datos, más aprendizaje,
matriz de Google) no serían nada sin los decisiones automatizadas más fundamenta-
datos y sin la capacidad de computación y das, mayor precisión, mayor probabilidad
los nuevos avances en Inteligencia de acierto para el logaritmo y, a su vez…
Artificial y en conectividad que permiten más y mejores datos y mayor aprendizaje.
hacerlos operativos. Datos de nuestra nave- Pero hay problemas importantes con los
gación en las redes sociales, de nuestras datos, con su uso social, con la mixtura cre-
búsquedas en internet, de nuestras compras ciente entre Inteligencia Artificial, Big
con tarjeta. Datos de geolocalización que Data y conectividad 5G. Uno de los gran-
permiten saber dónde hemos estado y con des problemas tiene que ver con la geopo-
quién (en eso se basan las apps propuestas lítica: ¿Quién tiene los datos? ¿Para qué los
para el control del Covid, pero también usa? ¿Qué importancia tiene eso en la dia-
aplicaciones de citas o marketplaces virtua- léctica de los poderes en un mundo cada
les que te presentan ofertas del restaurante vez más multipolar? El segundo gran pro-
más cercano en tu smartphone). Datos que blema tiene que ver con la producción: si
permiten saber el interés que tenemos por los datos llevan a la automatización, ¿qué
acceder a un determinado servicio (hemos ocurrirá con millones de puestos de trabajo
cargado tres veces la página pese a que no que pueden ser automatizados? ¿De qué
conseguimos entrar a la primera), cuánto podemos vivir nosotros si muchas de las
tiempo pasamos navegando por una deter- cosas que ahora hacemos pueden ser mejor
minada web y en que páginas nos hemos realizadas por un algoritmo? Y el tercer
detenido, qué es lo que compramos y cuán- gran problema, en el que nos vamos a dete-
to gastamos en nuestra última visita a ner en este texto por su estrecha relación
Amazon. Datos que permiten realizar ofer- con las propuestas de solución tecnológica
tas, segmentar mercados, diseñar y probar a la pandemia de Covid-19: ¿Quién tiene el
modelos de negocio, determinar horarios control de nuestros datos? ¿Qué van a
(¿cuándo pasa más gente por esta calle?), hacer con ellos? ¿Pueden ser nuestros datos
personalizar la experiencia del cliente, la herramienta de una nueva esclavitud y de
conocer exhaustivamente los gustos, amis- un control autoritario de la sociedad sin
tades, manías y costumbres de nuestros paragón en la Historia de la Humanidad?
compradores y proveedores, saber, exacta- ¿Qué tiene que ver eso con el Covid-19?
mente, de que pie virtual cojea un solicitan- La cuestión geopolítica es clave para acce-
te de un puesto de trabajo. der al background intelectual que nos per-
Los datos son el nuevo petróleo del siglo mita analizar el escenario en que nos
XXI. Todo el mundo quiere el acceso al encontramos: en estos momentos la lucha
Big Data, al control y tratamiento de los por el control del desarrollo tecnológico y
datos. Las grandes cantidades de datos dan económico del futuro es la lucha por los
una ventaja competitiva decisiva, en los datos. Estados Unidos veta a Huawei, desa-
mercados saturados de un capitalismo en ta guerras comerciales contra China, impo-
crisis. Y, en los últimos diez años, se han ne sanciones a quienes ayuden a estructurar
desarrollado los avances cualitativos nece- el sector tecnológico del gigante asiático.
61
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Va a ser una guerra sin cuartel, porque en Ahora, el universo digital alternativo de
este momento, los chinos tienen una enor- China crea y captura un montón de nuevos
me ventaja en un aspecto decisivo: tienen datos sobre el mundo real. Esa riqueza de
más datos que nadie. Al respecto, nos limi- información sobre los usuarios -su ubica-
taremos a citar un fragmento del libro ción cada segundo del día, qué alimentos
"Superpotencias de la Inteligencia les gustan, cuándo y dónde compran comi-
Artificial. China, Sillicon Valley y el da y cerveza- es valiosísima en la era de la
Nuevo Orden Mundial", de Kai Fu-Lee, un implementación de la IA. Proporciona a
ingeniero que ha trabajado en muchas de estas empresas un pormenorizado tesoro de
las más importantes empresas globales del los hábitos diarios de estos usuarios, que
sector: puede combinarse con algoritmos de apren-
"Hasta hace unos cinco años, tenía sentido dizaje profundo para ofrecer servicios a
comparar directamente el progreso de las medida que van desde la auditoría financie-
compañías de internet chinas y estadouni- ra hasta la planificación urbanística.
denses en los términos de una competición También supera ampliamente lo que las
(…) Pero hacia 2013, el internet de China compañías líderes de Sillicon Valley pue-
dio un golpe de timón (…) den descifrar a partir de tus búsquedas,
Los urbanitas chinos empezaron a pagar "likes" u ocasionales compras online. Este
por comprar en el mundo real con códigos incomparable tesoro de datos del mundo
de barras en sus teléfonos, parte de una real dará a las empresas chinas una impor-
revolución de pagos móviles no vista en tante ventaja en el desarrollo de servicios
ningún otro lugar. Ejércitos de repartidores basados en la inteligencia artificial."
de comida y masajistas a la carta que se Por supuesto, la preeminencia china en la
desplazaban en motos eléctricas obstruye- acumulación de datos presupone un rasgo
ron las calles de las ciudades chinas. cultural y político previo: no hay límites
Representaban una onda sísmica de star- reales a lo que puede ser acumulado. En
tups online-to-offline que llevaron las ven- China no hay una política pública de pro-
tajas del comercio electrónico a los servi- tección de los datos de los ciudadanos ni
cios del mundo real (…) La unión de todos dicha protección se considera un derecho
estos servicios dio lugar a la aparición de la fundamental. Hay motivos culturales para
super app china We Chat, una especie de ello (la cultura china siempre ha primado lo
navaja digital del ejército suizo para la vida comunitario sobre lo individual y el trata-
moderna. Los usuarios de We Chat empe- miento de los datos permite mejorar proce-
zaron a enviar mensajes de texto y de voz a sos, aunque exponga a los individuos a
sus amigos, a pagar sus compras, a pedir nuevos riesgos para su privacidad), pero
una cita con el médico, a pagar impuestos, también hay motivos propiamente políti-
a desbloquear bicicletas compartidas y a cos: si China se considera una nación
comprar billetes de avión, todo ello sin salir socialista dirigida por la vanguardia del
de la aplicación. We Chat se convirtió en la proletariado, constituida en Partido
aplicación social universal, en la que se uti- Comunista, no hay razón aparente para la
lizaban diferentes tipos de grupos de chat - opacidad de los individuos frente a las
formados con compañeros de trabajo y necesidades comunitarias expresadas coac-
amigos, o entorno a intereses concretos- tivamente por el Estado y por las empresas.
para negociar acuerdos comerciales, orga- En Europa, sin embargo, sí tenemos, hoy
nizar fiestas de cumpleaños o discutir sobre en día, una legislación, imperfecta, pero al
arte moderno. Reunió una serie de funcio- menos escrita y accesible, destinada a la
nes esenciales que en Estados Unidos y protección de los datos personales. La pri-
otros países se encuentran dispersas en una vacidad es considerada un derecho funda-
docena de aplicaciones. mental del individuo. El origen histórico
62
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
que justifica esta legislación parece estar positivo a Covid-19 e informa a través de la
claro para los académicos del Derecho: el aplicación, los ciudadanos que hayan esta-
censo de la población alemana realizado do cerca de él en las últimas semanas reci-
por Hitler al inicio de su mandato, donde, birán una alerta. Esto evita, en principio, la
por primera vez, se incorporó el dato del existencia de un gran repositorio centrali-
origen étnico de los ciudadanos, y que fue zado de datos, que pueda ser hackeado o
una herramienta imprescindible para la eje- utilizado para otros usos.
cución sistemática del Holocausto judío y Sin embargo, esto puede no ser suficiente
el Samudaripen gitano. Una historia turbia para garantizar los derechos ciudadanos.
que tuvo sus siniestras secuelas en suelo Un informe de mayo de 2020 de la Agencia
europeo: el censo de la población yugosla- Española de Protección de Datos (una enti-
va realizado a la muerte de Tito, en el que, dad pública de control que difícilmente
contra la dicción expresa de la Constitución puede ser calificada de "conspiranoica" o
de la República Federativa de Yugoslavia, "anticapitalista"), titulado "El uso de las
se incorporó la "nacionalidad" étnica de los tecnologías en la lucha contra el Covid19.
ciudadanos. Todos sabemos cómo acabó Un análisis de costes y beneficios" nos
eso. indica que:
Así que tenemos que ser vigilantes con "Las principales amenazas a la privacidad
nuestros datos. Y aquí es donde volvemos a de este tipo de soluciones vienen de la rea-
las apps del Covid y a la toma de tempera- lización de mapas de relaciones entre per-
tura en los lugares públicos. Porque al sonas, re-identificación por localización
hablar de ello, no estamos hablando de otra implícita, de la fragilidad de los protocolos
cosa que de datos y, además, de datos espe- a la hora de construir "tarjetas" casi anóni-
cialmente sensibles por referirse a elemen- mas, y de dispersar las señales de los con-
tos centrales e íntimos de la propia perso- tagios de forma que no se identifique en
nalidad (la salud, los datos biométricos que ningún caso la identidad de los contagia-
permiten el reconocimiento facial, etc.). dos. Debe de tenerse en cuenta que el trata-
Los medios de comunicación nos muestran miento de la información no afecta sólo al
las ventajas de la solución tecnológica al usuario de la aplicación, sino también a
Covid. Los periódicos empresariales todos los terceros con los que ha estado en
(Cinco Días, Expansión) publican cotidia- contacto (…)
nas loas a la funcionalidad de las apps de Hay estudios sobre la robustez de los pro-
control del virus y de los sistemas de con- tocolos de criptografía y anonimización, y
trol termográfico de los trabajadores. La siempre existe una posibilidad de que, apli-
Unión Europea avanza en el desarrollo de cando suficiente tiempo y capacidad de
un sistema de aplicaciones para rastrear los cómputo pueden romperse y asociar los
contagios. Las autoridades alemanas han apodos anónimos con números de teléfono
decidido adherirse al sistema implementa- y personas."
do por Google y Apple, basado en el blue- Hemos de señalar que, a este respecto, la
tooth, al que consideran más garantista de capacidad de intervención de los programa-
la privacidad que un sistema centralizado. dores de Apple o Google sobre los cerrojos
Francia, España e Italia han apoyado al criptográficos de los datos es, simplemente,
consorcio europeo PEPP-PT, impulsor de de un orden inmensamente superior a cual-
la app germana. quier cosa que puedan hacer nuestros técni-
La propuesta de Google y Apple se basa en cos del sistema público de tecnología.
un sistema descentralizado. Los móviles de ¿Representan los datos recogidos en estas
los usuarios intercambian un código cifra- aplicaciones un beneficio sanitario impor-
do y anonimizado por bluetooth con los tante en la crisis provocada por la pande-
smartphones cercanos. Si un usuario da mia? La Agencia Española de Protección
63
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
de Datos también nos responde, tentativa- comercio. El 30 de abril de 2020, la
mente, a este interrogante: Agencia Española de Protección de Datos
"Una vez más, es necesario poner de mani- hace público un comunicado respecto al
fiesto que las soluciones técnicas no se uso de estos dispositivos en comercios,
pueden considerar de forma aislada. El centros de trabajo y otros establecimientos.
éxito de este tipo de soluciones se basa en La AEPD empieza por darnos una informa-
muchos factores que no dependen de la tec- ción sanitaria básica, pero que tiende a ser
nología. En primer lugar, es necesaria la olvidada en los debates mediáticos sobre
implicación de un número elevado de usua- este asunto: uno puede tener una tempera-
rios, algunos estudios hablan de al menos el tura alta y no tener el Covid (por tener un
60% de una población que, teniendo en flemón, por ejemplo) y, también puede
cuenta a los niños y los ancianos, suponen tener una temperatura baja y estar infecta-
casi todos los usuarios de móvil. Por otro do por el coronavirus (ser asintomático).
lado, depende de que se realice una decla- La Agencia, entonces, "se muestra preocu-
ración responsable de la situación personal pada, por este tipo de actuaciones, que se
de infección, preferiblemente supervisada están realizando sin el criterio previo y
por un profesional para evitar estrategias de necesario de las autoridades sanitarias". Es
desinformación. Finalmente, es necesario más, la AEPD nos informa de que:
disponer de acceso a test, no sólo para "Este tratamiento de toma de temperatura
todos los usuarios, sino para poder actuali- supone una injerencia particularmente
zar la información periódicamente y para intensa en los derechos de los afectados.
que aquellos que sean notificados de haber Por una parte, porque afecta a datos relati-
estado en contacto con un infectado puedan vos a la salud de las personas, no sólo por-
realizar la prueba con prontitud". que el valor de la temperatura corporal es
Respecto a los famosos "pasaportes de un dato de salud en sí mismo sino también
inmunidad", muy divulgados por ciertos porque, a partir de él, se asume que una
sectores empresariales que ya los están persona padece o no una concreta enferme-
implantando en sus centros de trabajo, el dad, como es, en estos casos, la infección
mismo documento de la AEPD nos informa por coronavirus.
de que: Por otro lado, los controles de temperatura
"Estas aplicaciones móviles están antici- se van a llevar a cabo con frecuencia en
pando lo que puede ser un futuro documen- espacios públicos, de forma que una even-
to de identidad en el móvil, con el riesgo tual denegación de acceso a un centro edu-
añadido de incluir y mostrar un dato de cativo, laboral o comercial estaría desve-
salud, e incluyendo todos los riesgos que se lando a terceros que no tienen ninguna jus-
derivan de las vulnerabilidades de dichos tificación para conocerlo que la persona
sistemas: acceso a manos de ciberdelin- afectada tiene una temperatura por encima
cuentes, cruce con otros datos como la de lo que se considere no relevante y, sobre
localización, incorporación de metadatos, todo, que puede hacer sido contagiada por
lectura remota o, simplemente, no estar al el virus.
alcance de muchas personas que no pueden En último extremo, y dependiendo del con-
usar teléfonos inteligentes." texto en que se aplique esta medida, las
Sin embargo, el instrumento tecnológico consecuencias de una posible denegación
más utilizado en estos momentos no son las de acceso pueden tener un importante
distintas apps, ni los pasaportes de inmuni- impacto para la persona afectada."
dad, sino las cámaras termográficas con Tenemos que ser conscientes de que deter-
reconocimiento facial, que permiten prohi- minados datos son considerados como
bir el acceso a una persona con una tempe- especialmente sensibles (los datos biomé-
ratura corporal alta a un centro de trabajo o tricos, los relativos al estado de salud, la
64
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
afiliación sindical y política…). ¿Pueden también, la individualidad inalienable de
tratarlos personas sin ninguna formación cada uno de nosotros y nuestros ámbitos de
para ello, como el tendero de la esquina y privacidad, está aún por construir.
que, además, lo hacen sin responder ante
ninguna autoridad legal concreta? ¿Le darí-
amos pruebas de nuestra orientación sexual
al recepcionista del gimnasio para que las
incorporara a un fichero de la empresa, en
un ordenador conectado a internet?
¿Dejaríamos escanear nuestro carnet sindi-
cal, con todos los datos relativos a nuestra
dirección y edad, a la puerta del supermer-
cado de nuestro barrio?
La crisis del Covid-19 tiene un inevitable e
innegable aroma distópico. Pero no olvide-
mos que la crudeza de la situación tiene
más que ver con la degradación del sistema
público de salud por las políticas de auste-
ridad y la consiguiente falta de recursos,
que con diatribas sobre la "irresponsabili-
dad" y la "culpa" de nuestros vecinos. El
problema de fondo es que la Sanidad públi-
ca puede colapsar porque ha sido abando-
nada y desmantelada en las últimas déca-
das. Otra cuestión a tener en cuenta es que,
aunque la legislación europea obliga a des-
truir los datos tras su uso legítimo, nadie
controla que empresas, gobiernos o grupos
de interés, hagan realmente eso. Incluso es
casi imposible, desde el punto de vista téc-
nico, asegurarse de que se ha hecho.
Los datos son el petróleo del siglo XXI.
Pero es un petróleo que está hecho de nues-
tros gustos más personales, nuestra intimi-
dad más profunda, los elementos más úni-
cos de nuestra personalidad irrepetible,
nuestras vergüenzas, nuestros miedos y
todo aquello que puede ser usado contra
nosotros por una autoridad fuera de con-
trol. Se está gestando el Gran Censo de
todos nuestros datos, y la pandemia puede
acelerar ese proceso. Datos que se venden,
que se hackean, que pueden ser un arma
peligrosísima en las manos equivocadas.
Nos hemos convertido en "vida puesta a
trabajar" hasta en nuestras elecciones más
íntimas, hasta en los accidentes biológicos
de nuestro devenir. La democracia de los
datos, el común de los datos que respete,
65
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

Secretaría Confederal
de Mujeres e Igualdad de CCOO

Teletrabajo, en igualdad
y con corresponsabilidad
Hasta la llegada de la COVID-19, era escasa implantación del teletrabajo en España, sin
llegar al 5%, como muestra el INE (El teletrabajo en España y la UE antes del COVID-
19), algo por debajo de la eurozona, donde el porcentaje es del 6,1% de mujeres y 5,5%
de hombres. Como características de la eurozona se observa que el porcentaje aumenta con
la edad y en hogares con hijos/hijas a cargo (donde alcanza el 14%, 7 p. más que España).
Aquí, en el 2019 el porcentaje de ocupados que trabajaron desde casa era mayor que el de
ocupadas (4,9% frente a 4,7%, como trabajo habitual, y 4,0% frente a 2,9%, como traba-
jo ocasional). Pero la COVID-19 ha cambiado este panorama.
El RDL 8/2020 estableció el trabajo a distancia como medida prioritaria frente al cese tem-
poral o reducción de la actividad, que la empresa debe adoptar siempre que ello sea posi-
ble, sin que suponga condiciones laborales inferiores para las personas trabajadoras. Por
eso, este teletrabajo de emergencia constituye una medida excepcional dirigida a lograr la
mayor seguridad posible en la protección de la salud de la persona trabajadora y para evi-
tar la propagación de la COVID-19, según instrucciones de las autoridades sanitarias, así
como para el mantenimiento del empleo. CCOO publicó un manual con recomendaciones
para un teletrabajo saludable (Teletrabajar por fuerza mayor, pero de la forma más saluda-
ble posible).
Más tarde, mediante el artículo 15 del RD-Ley 15/2020, de 21 de abril, se prorroga la
vigencia de lo establecido en los arts. 5 y 6 del Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo,
relativos al carácter preferente del trabajo a distancia (teletrabajo) y el derecho de adapta-
ción del horario y reducción de jornada. En concreto, mantendrán su vigencia durante tres
meses después del fin de la declaración del estado de alarma.
Elena Blasco Martín, secretaria confederal de mujeres e Igualdad de CCOO, indica: "Este
teletrabajo de emergencia, por fuerza mayor, ha sido un elemento fundamental para prote-
ger la salud de las personas trabajadoras, la salud pública y la protección del empleo. Pero
también nos ha mostrado un efecto colateral que, lamentablemente, ya se preveía. El
aumento de la carga de trabajo de cuidados para las mujeres. Por eso hemos aconsejado
que en este periodo en el teletrabajo se sigan activando medidas de fomento de la corres-
ponsabilidad por parte de los hombres y medidas de conciliación corresponsable por parte
de la sociedad y el Estado (empresas, poderes locales, etc.), dentro de lo se pueda activar
en cada lugar según su fase de desescalada y las instrucciones de las autoridades sanita-
rias".
"Para CCOO –continúa la secretaria confederal- es preciso abordar desde el marco gene-
ral del diálogo social y desde la negociación colectiva específica del sector y la empresa o
Administración Pública, la regulación del teletrabajo, por las amenazas para los derechos
laborales y por el impacto negativo que puede tener en la salud laboral, en la igualdad y
en la corresponsabilidad".
66
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
En lo que tiene que ver con el impacto para trasladando el coste a la propia trabajadora
las mujeres y la igualdad que puede conlle- (que debe hacerse cargo de factura de luz,
var el teletrabajo, se pueden apuntar: calefacción, wifi, teléfono, etc., además del
- Que las mujeres sigan ocupándose de gasto o depreciación de sus equipos infor-
manera principal de las tareas del hogar y máticos), y que, suponga, a medio plazo,
las responsabilidades del cuidado, con una una externalización del puesto de trabajo a
doble o triple jornada de trabajo, la laboral, la figura de “falso autónomo” con la pérdi-
la doméstica y la de cuidados, lo que redun- da de derechos laborales que conlleva.
da, lógicamente, en su salud, especialmen- - Y, lo que es más preocupante, que sea un
te en la laboral. arreglo individualizado trabajadora/empre-
- Además, tendrán que adoptar jornadas de sa, al margen de la negociación colectiva,
trabajo flexibles para estas tareas de cuida- lo que deja en una posición de inferioridad
do impuestas por la cultura patriarcal, que a la trabajadora, que ha de aceptar lo que la
les permitan atender demandas de cuidado empresa le imponga unilateralmente.
de menores, mayores, dependientes, etc., y Muchos de estos riesgos son comunes para
compensar con alargamiento de jornadas todas las personas trabajadoras, mujeres y
de trabajo, lo que implica desregulación hombres, pero la peor posición de partida
horaria, jornadas prolongadas, sin poder de las mujeres en el ámbito laboral acre-
descansar las horas necesarias, sin desco- cienta estas amenazas. (El teletrabajo
nexión, etc. desde la perspectiva de género y salud
- Que se dé por resuelto el problema de las laboral, de la Federación de Servicios a la
necesidades objetivas de conciliación y no Ciudadanía de CCOO).
se avance en medidas que incidan en el Elena Blasco Martín concluye: "Es eviden-
reparto corresponsable de tareas domésti- te que hay que afrontar que el teletrabajo ha
cas y de cuidado, y, por tanto, se refuerce la venido para quedarse, pero queremos un
feminización del cuidado impuesta por la teletrabajo con garantías: que no reduzca
mentalidad patriarcal. condiciones y derechos laborales, que no
- Que se reduzca o no se amplíe la necesi- implique retrocesos en igualdad efectiva
dad de servicios e infraestructuras de entre mujeres y hombres, que no conlleve
escuelas infantiles, ludotecas, centros de riesgos en salud laboral ni en externaliza-
mayores, centros de ocio para mayores, etc. ción de plantilla, que se combine con acti-
Se corre el riesgo de trasladar un problema vidad laboral presencial, y que se acompa-
social para que se resuelva de manera indi- ñe de medidas que fomenten la correspon-
vidual, dejado a la suerte de cada familia o sabilidad en los hombres y de servicios
de la propia trabajadora, con la injusticia públicos para el cuidado de menores,
social que comporta (debido a la diversidad mayores y dependientes. Que el teletrabajo
de las propias trabajadoras, muchas de ellas sea un nuevo escenario para avanzar en
sin recursos). igualdad y corresponsabilidad y no una vía
- Que las mujeres que teletrabajan queden de disolución de derechos y condiciones
al margen de formación y promoción labo- laborales".
ral, fuera de los planes de prevención de
riesgos y salud laboral, de medidas y planes #8MSiempre
de igualdad, al margen de la participación #VivasLibresUnidas
sindical, etc., con el peligro de mantener, #EnClaveVioleta
incluso ampliar, las brechas laborales de
género (segregación, brecha salarial, par- 19 mayo 2020
cialidad, etc.).
- Que suponga una desvalorización salarial
implícita, al ahorrar costes a las empresas,
67
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

68
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Almudena García Mayordomo

La escuela en casa
Almudena García Mayordomo es profesora de Latín en el
IES Celestino Mutis. Villaverde (Madrid)

Madrid fue la primera comunidad autónoma en suspender la actividad presencial y lo hizo


de la mañana a la noche, el martes 10 de marzo llegaron las instrucciones a los centros, al
menos a los públicos, pasadas las 12 de la mañana. Hasta ese momento la información era
que se suspendían las actividades presenciales a partir del miércoles 11 hasta el jueves 26.
No hemos vuelto ni se volverá, de verdad, antes de septiembre. De hecho, hoy día 22 de
mayo las últimas instrucciones hablan de pruebas de evaluación a distancia que podrían
ser presenciales de carácter voluntario para los alumnos. ¡Paradoja administrativa: eva-
luación voluntaria y adolescencia! Es un ejemplo más de lo que llevamos viviendo, apa-
rentemente se regula todo pero no se decide nada y se carga sobre los centros y el profe-
sorado la responsabilidad de las decisiones. Pero esto es lo que también ha hecho el
Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP). No quiero extenderme más, de
momento, en cuestiones que pueden parecer gremiales pero de consecuencias importantes
para un inmenso número de personas: toda la población escolar y sus familias. Quiero cen-
trar este texto en lo que la crisis del Covid-19 ha hecho tan visible y perceptible que ya no
se puede esconder o disfrazar más.
En primer lugar las enormes diferencias socioeconómicas de nuestra población escolar dis-
frazadas bajo el eufemismo de falta de medios tecnológicos y la más que evidente concen-
tración de este alumnado tan vulnerable en la escuela pública y, en un porcentaje mucho
menor, en la concertada. Por razones obvias, inexistente en la escuela privada no concer-
tada. Esta realidad no es exclusiva de la Comunidad de Madrid, es en mayor o menor
medida igual en otras comunidades. En estos meses nos hemos hartado de oír que se esta-
ban poniendo los medios desde el Ministerio y las Comunidades para no dejar a ningún
alumno atrás. Estupenda falacia, pues cuando las autoridades ministeriales anunciaban
que sólo el 10% de la población escolar no seguía la atención telemática, evitaban tradu-
cir que ese 10% son aproximadamente un millón (1.000.000) de escolares. Su gran solu-
ción ha sido repartir tarjetas de internet, tablets, algunos portátiles... que dudo mucho de
que hayan llegado al 5% de los afectados. Sirva de ejemplo lo sucedido en mi instituto,
ante la necesidad aproximada de medios para cerca de 400 alumnos se han repartido 34
tablets proporcionadas por la Consejería de Educación y Juventud y éstas han llegado
pasada la semana santa. Se nos ha dicho que intentarían mandar más, las estamos esperan-
do. Han sido las asociaciones de vecinos, culturales o sociales de los barrios las que han
acudido a través de solicitudes de material a particulares y donaciones las que han salva-
do la situación de muchos chavales.
69
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
También en la Comunidad de Madrid se ha esta necesidad hasta el día 19 de mayo que
evidenciado la falta de medios en las escue- han vuelto a funcionar algunas cocinas de
las públicas, mientras desde los primeros centros escolares y se ha establecido un
días, el alumnado de algunos centros con- punto por zonas o distritos para su recogida
certados y de casi todos los privados podía por las familias. Se descartó tomar otras
ser atendido por sus maestros y profesores medidas planteadas por colectivos y aso-
a través de plataformas propias e incluso ciaciones como era habilitar las escuelas de
recibir clases on line en horario igual o hostelería para esta atención. Ojalá me
similar al presencial, los maestros y profe- equivoque pero, en esta decisión de contra-
sores de la pública teníamos que buscarnos tar a estas empresas, témome que haya
la vida para atender a nuestro alumnado habido intereses que no sean los de atender
porque la red de la Comunidad, la famosa la emergencia social.
Educamadrid, se colapsaba. Recibimos Conclusión: "Mira, niño o niña, como en tu
incluso la indicación de no usarla entre las casa sois pobres vais a comer pizza todos
9 y las 17 horas, con la alteración de nues- los días. ¡Qué suerte!".
tra vida cotidiana y familiar que suponía Hace unos días escribí un artículo para una
esta indicación. Incluso después de la revista del barrio de mi instituto,
ampliación de red durante la semana santa Villaverde. Pedí a compañeros y compañe-
los problemas no han cesado y todavía ras de varios centros del distrito que me
sigue dando problemas. resumieran en una frase su experiencia y
A la falta de medios, hay que añadir las preocupaciones en estos meses. La inmen-
diferencias sociales y culturales. Se ha sa mayoría me puso en primer lugar su pre-
actuado pensando que con una tablet se ocupación por atender a todo el alumnado,
arreglaban los problemas. Pero no. Haber por contactar con todas las familias, los
nacido en una familia con progenitores con esfuerzos tanto personales como de sus
estudios y tiempo para ayudar a sus hijos e centros por llegar a todo el alumnado.
hijas siempre es una ventaja, pero en estas Incluso la desesperación porque siempre
condiciones es determinante. Cuando se hay a quien no se puede llegar. Y en segun-
oyen determinadas declaraciones como do lugar las condiciones del teletrabajo en
cultura del esfuerzo, valorar las tareas no la escuela pública. Al profesorado de la
presenciales (aunque no puedan perjudi- pública, al menos en la Comunidad de
car), ampliación de contenidos en la medi- Madrid, no se nos han facilitado ni medios
da de lo posible, tengo la sensación de que ni formación suficiente para trabajar en
hablan de lo que ni conocen ni les importa. estas condiciones por mucho programa
Siendo importante la falta de medios tecno- televisivo, radiofónico o materiales colga-
lógicos, con mucho es más importante la dos por editoriales u organismos en las
carencia de medios económicos para aten- redes. Hemos puesto nuestros teléfonos
der la primera necesidad: la alimentación. personales, nuestras redes wifi y datos per-
Son muchas las criaturas cuya única comi- sonales, nuestras impresoras, nuestros por-
da en condiciones al día es la que reciben tátiles a disposición de la docencia. Hemos
en la escuela gracias a las becas de come- tenido que aprender a manejar plataformas
dor. Criaturas que en su mayoría están y aplicaciones de la mañana a la noche bus-
matriculadas en los centros públicos. En cando alternativas a las oficiales porque se
Madrid, tras varias semanas de abandono quedaban colgadas continuamente. Hemos
absoluto, se arbitró la genial idea de repar- abierto cuentas de correo particulares para
tir los menús de Telepizza y Rodilla. Lo la atención o utilizado la personal. Y tras
que era una solución para unos días, ha ter- este ingente esfuerzo, la Comunidad de
minado siendo la medida más extendida Madrid dicta unas instrucciones el 11 de
por la Comunidad de Madrid para atender mayo en las que se atreven a decirnos que
70
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
sólo debemos usar las plataformas seguras, ca, la escuela de todos, se actúa como si
según ellos, y la cuenta oficial, la que fun- esta pandemia no hubiera puesto patas arri-
ciona día sí, día no, en nuestras comunica- ba la organización educativa y la escolari-
ciones y clases on line. Lo más irritante de zación en Madrid.
estas instrucciones tardías es añadir que si Por último, un apunte sobre la EBAU (en
se ha autorizado el uso de dispositivos per- Madrid EvAU). Es la demostración de que
sonales…, un si condicional, no afirmativo. tanto el Ministerio como las Comunidades
La única finalidad de estas instrucciones es no han querido hacer frente a esta crisis con
dejar una vez más al profesorado de la valentía y decisión. Durante los días 6,7,8 y
pública la responsabilidad ante posibles 9 de junio miles de estudiantes se enfrentan
denuncias de vulneración de privacidad o a lo que viven como el examen más difícil
ataques cibernéticos. de su vida. Se están tomando medidas para
También hemos tenido que suplir las bajas evitar las aglomeraciones, se habla de la
laborales por enfermedad u otras circuns- obligación de usar mascarillas durante la
tancias porque la atención no presencial no prueba, de medidas de seguridad para la
hacía necesaria las sustituciones. Un recor- protección de todos... incluso se afirma que
te más, encubierto, a la escuela pública. la decisión de realizarla es por respeto a los
Esto ha supuesto que se aumentase el interesados. ¡Otra falacia más, venga de
número de alumnos que debían ser atendi- donde venga! La selectividad, no consigo
dos por un profesor. Conozco casos de acostumbrarme a la nueva terminología,
compañeros y compañeras que a los más sirve en la inmensa mayoría de los casos
100 alumnos que atendían presencialmente para bajar la media, en muy pocos casos
han tenido que atender los de compañeros sube esa media y, con suerte, la mantiene.
en baja. Si la docencia on line ha multipli- Se podían haber explorado otras vías para
cado nuestra jornada laboral, esta medida el acceso a la universidad porque circuns-
la triplicaba. Las bajas se están cubriendo a tancias excepcionales requieren medidas
cuenta gotas después de semana santa. excepcionales. Se podía haber entrado con
No cubrir estas bajas supone también con- la media de bachillerato, vigilando desde la
denar a un gran número de docentes interi- inspección educativa posibles fraudes.
nos a no cumplir los requisitos para cobrar La Comunidad de Madrid ha descartado
los meses de verano. La Comunidad de afortunadamente la opción IFEMA pero
Madrid rechaza subir impuestos pero aho- tampoco ha considerado hacerla en los cen-
rra a costa del profesorado madrileño. No tros, en los institutos, por razones económi-
sabemos todavía cuánto dinero del presu- cas. Una vez más el criterio económico ha
puestado no se ha gastado por estas medi- primado. Pretenden evitar las aglomeracio-
das. Otra medida de ahorro ha sido la mul- nes utilizando más centros universitarios y
tiplicación de los ERTE en escuelas infan- realizando convocatorias diferenciadas
tiles, empresas de limpieza, de comedor... según el bachillerato cursado. Cualquiera
Y frente a estos recortes encubiertos en la que haya presenciado la selectividad en
pública, la escuela concertada pide ayudas años anteriores, sabe que esta medida es
para mantenerse porque en estos meses insuficiente y que habrá aglomeración;
algunas familias no están aportando la menor, sí, pero aglomeración.
cuota voluntaria. Estamos en plena campa- Termino con la mirada puesta en septiem-
ña de escolarización, en estos primeros días bre y la esperanza de volver a dar clase
se está notando un número mayor de peti- mirando los rostros de mis alumnos y
ciones en los centros públicos pero, de alumnas cuyas risas, charlas e incluso sali-
momento, no se han ofreciendo más plazas das de tono tanto estoy echando de menos
para atender esta demanda creciente. aunque los vea y oiga virtualmente por una
Cuando más necesaria es la escuela públi- plataforma.
71
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

72
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Rouen dans la rue

¿Es posible un gobierno


competente? ¿Es conveniente?
En relación al deseo de Estado que se manifiesta por todas partes

Versión original en francés en


rouendanslarue.net

"Incompetente, inútil, aficionado, incumplimiento", no faltan palabras para calificar a


Macron y su gobierno, así como razones para hacerlo. Surge la rabia y con ella las ganas
de pedir cuentas y de hacerlas pagar. La venganza es quizás la menos triste de las pasio-
nes tristes. Así como la ira, aparece como el motor de la revuelta de los ayer vencidos. Pero
este gobierno, ¿es realmente incompetente? Y más en general, ¿es posible un gobierno
competente? ¿es incluso conveniente? Y si, por el contrario, es la extrema competencia de
los gobiernos lo que venimos sufriendo.

"Ser gobernado es ser vigilado, inspeccionado, espiado, dirigido, legislado, reglamenta-


do, encerrado, adoctrinado, sermoneado, controlado, juzgado, valorado, censurado, diri-
gido, por seres que no tienen ni título, ni ciencia, ni virtud. El gobierno del hombre por el
hombre, no importa el nombre con el que se disfrace, significa opresión"
Pierre-Joseph Proudhon

Podemos reprochar al actual gobierno haber gestionado mal la crisis a pesar del aire mar-
cial que ha querido adoptar. También podemos decir que otros gobiernos lo han hecho
mejor que el "nuestro" (sic), aunque habría que ver lo que quiere decir eso. Pero a fuerza
de repetirlo, nos arriesgamos a perdernos lo esencial y a caer en una trampa.
En este caso y ante la crisis, el gobierno ha reforzado su dimensión autoritaria y la tenden-
cia a la vigilancia tecnológica en nombre del estado de urgencia sanitaria. Ha aumentado
el control y la represión de los barrios populares y se ha visto obligado a tomar medidas
peligrosas para la economía para limitar los daños, así como evitar perder toda legitimidad
sobre los que gobierna. Su tarea reside ahora en volverla a poner en marcha, reenviarnos
al trabajo y hacernos pagar las consecuencias económicas de la crisis que se avecina.
Otros, en su lugar y en las mismas circunstancias, hubieran hecho sustancialmente lo
mismo. No se trata, de ninguna manera, de exonerar a nuestros actuales gobernantes.
Reconozcamos solamente que obedecen a una lógica que hace necesarias sus actuaciones
y que resulta inútil imaginarse que pudieran hacerlo de otra forma. Por eso son nuestros
enemigos. Así fue con el "desmantelamiento del hospital público" y la disminución del
número de camas (70.000 en 15 años) resultado de todos los gobiernos anteriores y a lo
que, lógicamente, el de Macron ha contribuido.
73
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Existe una confusión entre los que nos No hay que escandalizarse de su incompe-
gobiernan (Macron y sus ministros) y el tencia, sino al contrario, es su competencia
principio de gobernanza. Por regla general, la que hay que atacar y destruir.
los primeros hacen lo que su función exige Esta petición de gobierno o de Estado com-
de ellos: reprimir y mutilar cuando hace petente corresponde a un viejo fantasma
falta, acompañar las reestructuraciones republicano ampliamente compartido por
capitalistas por leyes adaptadas a ese obje- la izquierda, el del interés general. Se
tivo y contar historias para vender todo acompaña también de un deseo inquietante:
esto. En dos palabras: servir a los podero- el deseo de ser bien gobernado. Y si lo pen-
sos con los que comparten el mundo y la samos bien, no solamente es imposible,
visión del mismo; reproducir y reconducir como creemos haberlo establecido, sino
un cierto intercambio y su cohorte de des- que es absolutamente aterrador. Haría falta
igualdades, de masacres y de desastres. que el Estado, entendido como máquina
Es decir, que nuestro problema reside más técnica, administrativa y fiscal, flanqueado
en la gobernanza como principio y, más en por numerosas instituciones (hoy por el
general, en el mantenimiento del aparato de hospital, pero mañana por el ejército o la
Estado (constitución, leyes e instituciones), policía), fuera eficaz hasta el punto de solu-
que en tal gobierno y en aquellos que ejer- cionar los problemas de nuestras existen-
cen el poder en un momento dado. Dicho cias a la perfección, nos protegiera en cual-
de otra forma, el problema no es que los quier circunstancia. El Estado, esta forma
que nos gobiernan sean unos cabrones o de poder separado de la población a pesar
unos incompetentes, sino que sirven a una del mito democrático, podría no sólo que-
lógica económica mortífera que produce y rer nuestro bien, sino incluso realizarlo.
producirá siempre los mismos efectos. Esa Sería suficiente con encontrar buenos
es su principal habilidad y su razón de ser; gobernantes.
es el saber hacer que adquirieron en las Se trata de una funesta creencia y es mejor
aulas de Sciencies Po y en la École nationa- alejarse de todos aquellos que pretenden
le d'administration: son los agentes del gobernarnos. De la utopía a la distopía no
poder del capitalismo, del liberalismo o de hay más que un paso. ¿Qué hacer entonces?
la civilización termoindustrial según la len- Aquí comienzan las dificultades y nosotros
gua, la sensibilidad o la línea elegida. estamos tan perdidos como los demás. Los
El ejemplo más destacado sigue siendo el espíritus sensatos habrán comprendido que
del calentamiento climático. Nunca ningún es del lado de las rupturas revolucionarias
gobierno podrá tomar una medida a la altu- donde hay que buscar y experimentar.
ra de la situación, pues supondría poner en Bien, pero entonces hay que recordar que el
peligro para siempre la civilización de la imaginario revolucionario está ampliamen-
que son garantes. "Nuestra forma de vida te contaminado por esta idea del buen
no es negociable", reconoció en su momen- gobierno, ya sea un "auto-gobierno" o un
to un Bush presidente, por una vez hones- gobierno auto-organizado.
to. En todo caso, vale más el cinismo des-
acomplejado de nuestros enemigos que sus
repetidas mentiras, adornadas de buenos
sentimientos.
Pedir otra competencia a los gobernantes es
un poco como pedir peras al olmo, una
demanda absurda. Y si hay algo claro en
esta época es esto: dejar de dirigir a todos
los gobiernos del mundo peticiones irrea-
les.
74
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Juan Manuel Vera

Pandemia y crisis de palabras

Ante lo imprevisto necesitamos palabras. Palabras para comprender, para entendernos,


para pensar cómo actuar. Y el primer vocabulario con que nos hemos encontrado en estos
meses pasados fue vigorosamente ajeno porque pertenecía a lenguajes sanitarios y epide-
miológicos.
Creemos saber sobre los estragos de las epidemias del pasado, aunque en los países occi-
dentales nos pensábamos a salvo de ello. Vivíamos convencidos de que eran cosas de otras
épocas, de otros lugares lejanos y pobres, de otros. Por ello, al leer La peste veíamos en la
obra de Camus los aspectos alegóricos, que ahora se nos revelan poco interesantes, frente
a su relato directo de los confinados, de sus tristezas y soledades, de las acciones humanas
nobles que pueden producirse en las peores condiciones.
En las semanas de confinamiento se dibujaba un escenario distópico. Calles desiertas, uni-
dades de cuidados intensivos saturadas, controles policiales, hospitales de campaña, mas-
carillas… Esas imágenes me evocaban otras, no vividas, procedentes de libros, de pelícu-
las, que se asociaban y daban un nuevo sentido a las escenas reales.
A falta de palabras, una de esas imágenes que acudió a mi mente fue la de una carreta. No
la carreta fantasma de la obra de Victor Sjöström (1921), a pesar de que su alegoría de la
muerte se hizo real en muchas de nuestras ciudades y, especialmente, en las residencias de
ancianos. La imagen era de otra carreta, la que transportaba a los contagiados de la fiebre
amarilla, que aparece en algunas escenas de Jezabel, la película de William Wyler (1938),
ambientada durante una epidemia en Nueva Orleans, a mediados del siglo diecinueve.
Esa carreta imaginaria, fantasmagoría de otras muchas carretas reales que, desde la anti-
güedad a las ciudades medievales y renacentistas, nos hablan de aislamiento de los conta-
giados, de confinamiento, de muertes masivas, de asombro ante la llegada de un mal invi-
sible y no reconocible. La carreta evoca, también, el esfuerzo de quienes toman decisiones
en esas situaciones, de los que conducen la propia carreta que aísla a los contagiados y,
también, de quienes cuidan, curan, entierran.
Esa asociación subjetiva de imágenes no debe confundir. Este virus no es la peste. Es al
mismo tiempo, mucho menos dañina, su letalidad comparativa es relativamente baja, pero
es global. No es la enfermedad de una ciudad, de una región, es una enfermedad del
mundo.
Pero no, no somos los confinados de Boccaccio, que se cuentan historias, ni los esforza-
dos constructores de solidaridad que nos acercó Albert Camus. Y, al mismo tiempo, tam-
bién lo somos. Aunque las redes sociales hayan sustituido a los contadores de historias, en
muchos casos para generar una falsa comunicación, donde la apelación a las emociones y
a las propias creencias influye más en la formación de la opinión pública que los hechos
reales. Y, sin embargo, los artífices de la solidaridad humana también aparecen, como
siempre, en los rincones más insospechados.
Volvamos a las palabras. Las palabras técnico-sanitarias son muy importantes porque dan
sentido a la primera tarea frente a una pandemia, la protección de la comunidad frente a la
enfermedad.
75
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Pero, después del confinamiento, llega una nueva etapa de mayor solidaridad
inmediatamente el siguiente nivel. El de las social, protección a los débiles, respeto a la
palabras necesarias para expresar el efecto naturaleza, sanidad pública universal.
que, en una sociedad global y desigual ¿Podría ocurrir? Claro, todo es posible.
como la nuestra, de la cual los individuos Pero me temo que los indicadores más
somos partículas interconectadas, tiene un negativos son, al día de hoy, más luminosos
acontecimiento tan imprevisto y tan brutal que los contrarios.
cuando, además, apenas se inician unos Sin embargo, intuyo un cambio importante
efectos económicos y sociales de enorme para nuestro subconsciente colectivo. La
dimensión. posibilidad de la catástrofe se ha vuelto
La primera tentación es indagar en el ves- actual. Se ha demostrado la vulnerabilidad
tuario intelectual de conceptos para buscar extrema del mundo global. La catástrofe
aquella indumentaria más vistosa que per- pasa a formar parte de nuestro imaginario.
mita lucir la presencia de viejas ideas con- Es importante… porque vivimos en una
venientemente retocadas y dispuestas para civilización amenazada.
un nuevo uso. ¿Veremos, ahora, de otra manera la gran
Ahí empiezan los problemas. Vivimos un catástrofe en curso del cambio climático?
tiempo de una gran crisis de palabras, ¿Se entenderá mejor la necesidad de un
como señalaba en un texto Daniel cambio radical del modelo de producción,
Blanchard. Aquellas que iluminaban el consumo y vida?
mundo perdieron hace mucho su brillo, su Es cierto que nada está escrito. Los aconte-
significación, su poder. Cada nuevo aconte- cimientos son impredecibles, como lo ha
cimiento, de los que tan pródigamente se sido éste, la pandemia. Pero, careciendo de
han producido en estas décadas del siglo, se una bola de cristal, necesaria para todo pen-
convierte en una prueba de esa incapacidad samiento mágico, de cualquier esperanza
de extraer vida de los armarios viejos. Hay en un curso histórico sabio y de cualquier
una búsqueda universal de palabras para fe en un demiurgo: ¿qué nos queda? Lo que
definir las nuevas necesidades, las nuevas nos queda es mirar qué pueden hacer nues-
luchas, los nuevos miedos. tras manos y nuestras voces y analizar, con
En España, esa crisis de palabras, que es racionalidad serena, cuáles son los efectos
también una indagación, se manifestó en más probables de los acontecimientos. Hay
los aplausos de las ocho de la tarde, como que hacerlo así y, probablemente, equivo-
homenaje a los trabajadores sanitarios. Un carse.
gesto muy expresivo de la crisis de pala- Podemos expresar deseos, siempre es
bras en que vivimos, y que la pandemia bueno, pero confundir deseos con realida-
puede haber acentuado. des, es un mal camino. De los malos plan-
No creo en los efectos catárticos de esta teamientos surgen malas respuestas. Ojalá
situación. En general, desconfió de todos seamos capaces de una praxis que extraiga
aquellos que piensan que del dolor y las en cada acto, en cada voz, en cada paso,
catástrofes surgen cosas buenas. A lo largo algún elemento que empuje a la posibilidad
de la Historia parece ser mucho más verdad de una sociedad mejor.
lo contrario. El mal produce mayor mal. El ¿Y las palabras?
dolor produce más dolor. El abandono Las palabras pueden llegar inesperadamen-
mayor soledad. La precariedad más inde- te, como la vida y como la muerte.
fensión.
No, no estamos tampoco ante un anuncio 21 mayo 2020
del final del capitalismo devastador del
feroz neoliberalismo. No hay nada que
indique que se va a abrir necesariamente
76
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Enrique Bienzobas

Notas del confinamiento


¡Que bailen y hagan ellos el gilipollas!

Que desde que el ser humano vive en el planeta Tierra se ha dedicado a modificar, cuan-
do no destruir, ecosistemas, es un hecho del cual no creo que nadie pueda dudar, a no ser
que sus fuentes científicas provengan de una dudosa ciencia infusa, o sean tan sumisos que
admitan sin rechistar la voz del jefe (moral, político, científico, cultural...). ¿Acaso no hay
gentes que dicen creer que la Tierra es plana? ¿Acaso no hay quienes condenan por sacrí-
lego el darwinismo? ¿Acaso no hay...? ¡Da igual, las hay! Salvo para esa gente dudosa, el
ser humano está cambiando desde sus orígenes, del ser humano, la Biosfera, la Troposfera,
la Estratosfera..., la capa de ozono, por no mencionar el exterior de la atmósfera, infecta-
do de la basura procedente del desarrollo terrícola que abandonan por ahí, producto de la
búsqueda de riquezas a pesar de que nos cuenten otros cuentos. ¿Y qué decir de la corte-
za terrestre y del manto superior, esquilmando a estas capas de sus riquezas que, dicho sea
de paso, son de todos los seres vivos, no sólo de unos poquitos que se apropian de ellas?
¿Acaso la Tierra se formó, como satélite en el Universo, con fronteras estatales estableci-
das de antemano, tanto interiores (corteza) como exteriores (manto)?
En la historia del ser humano ha habido algunos momentos claves en la destrucción de la
Tierra. El primero fue el Neolítico con su pastoreo y su agricultura, le siguió la búsqueda
de minerales para armas y herramientas. Luego le siguió la aparición del capitalismo
comercial que, si bien no produjo un fuerte desgaste en la corteza terrestre, si facilitó, ade-
más del colonialismo con su explotación intensiva, la acumulación de capital que se
emplearía para fomentar la manufactura y, posteriormente, la industria; originando enton-
ces las sucesivas revoluciones industriales, que llevaron consigo, además del imperialismo
(¿por qué casi nadie se acuerda ahora del imperialismo?), la intensificación de la explota-
ción en todos los sentidos: la explotación de minerales, de fuentes de energía, de ecosiste-
mas..., de unos seres humanos por otros seres humanos...
77
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
¡Ah! y eso de que "siempre ha sido así", es dios que trabajan para aquellos, esos que
otro de los cuentos con los que nos duer- ahora están piándola para que las gentes
men, hasta el punto de que muchos se lo salgan de sus casas a trabajar, esas gentes
han creído. Y después llegó otra revolu- que todavía no se han dado cuenta que las
ción: la biológica que, como las otras, ense- empresas, las fábricas, los barcos, los avio-
guida entra en contacto con la industria. nes, los bares, las tiendas... funcionan con
¡Cosas del capital! Apareciendo las agroin- gente, con personas. ¿Acaso los dueños de
dustrias, las agrogranjas..., que para su empresas ahora vacías se han puesto ellos
desarrollo necesitan grandes espacios. ya a mantener el nivel productivo de antes?
Lugares que antes eran campos, bosques, ¡Pues no! Necesitan de la gente. ¡Qué
charcas, páramos..., se convierten en gran- vayan ellos a trabajar! Pero no metidos en
des campos de monocultivo, en grandes sus grandes y lujosos despachos, sino en el
naves de ganado alimentado industrialmen- tajo: en la mesa de trabajo, en el aula, en el
te... ¡Qué poco nos queda ya de espacios torno, en el tractor... Así que, ¿capital para
naturales en la Tierra! No en vano surcan qué? Mejor personas para gobernarse a sí
los espacios siderales grandes naves en mismas. Lo demás son más cuentos. ¿No
busca de minerales, fuentes de energía y sería mejor salir del capitalismo causante
lugares para colonizar. Y siempre en béli- de las crisis?[1]
cas competencias entre unas regiones y Y nos han metido en casa, somos rehenes
otras. Y mientras el común de los seres de un virus desconocido que surgió en un
humanos nos quedamos a verlas venir. Y rincón de China y que lo transmite un mur-
así contemplamos los incendios, la degra- ciélago. Y las autoridades de este país, y de
dación de la cubierta vegetal, la desertiza- aquel, y el de más allá, y ese otro distan-
ción de gran parte del Planeta, el despobla- te..., están tan despistadas que nos traen por
miento de grandes áreas y la masificación la calle de la amargura. No salgas de casa,
de las ciudades, el cambio climático. eso sí, si tienes que ir a trabajar protégete
Pues bien, también son hechos probados el correctamente –seguro que no lo vas a
que todos estos desarrollos, con sus anti- poder hacer lo mismo que tu jefe en el tra-
bióticos, antivirales, humos, contaminacio- bajo, ¿irá él también en transporte públi-
nes, destrucción de ecosistemas... causan co?–; no comas murciélagos que son muy
cambios biológicos de los que apenas sabe- guarros. ¿Tanto como el capitalismo, que
mos nada. Entre estos cambios se encuen- con sus revoluciones ha destruido ecosiste-
tran los nuevos virus, bacteria, etc. que no mas, ha cambiado el clima, ha provocado
sabemos cómo enfrentarnos a ellos y cuan- tantas y tantas enfermedades...? Nunca te
do lo sepamos, además de llevarse a un van a decir que ha sido el capitalismo el
número importante de personas con ellos, causante de estas pandemias, ahí tienes las
aparecerán otros y otros. Y otros. investigaciones de Rob Wallace, estudioso
Dicen que estamos en crisis y que es nece- de pandemias durante 25 años y que expli-
sario salir de ella. Claro que es necesario. ca que todos los virus infecciosos de las
¡Faltaría más! ¿Pero para entrar en otra cri- últimas décadas están muy relacionados
sis? ¿Y luego en otra?..., que es lo que pro- con la cría industrial de animales (granjas,
voca el capitalismo –y esto no es ni ideolo- establos, piscifactorías...)[2]. Hay que
gía, ni política, ni esto ni lo otro, esto es recordar que ese rincón de China, el del
una constatación histórica–. Y mientras, los murciélago, ha sido urbanizado no hace
de ahí arriba, los que dan órdenes a los mucho, y ha sido industrializado a marchas
gobiernos, los de las multinacionales, esos forzadas tampoco hace mucho, recordemos
que se creen que son los amos del mundo, que al terminar la guerra civil china en
de la Tierra. Esos que amasan fortunas a 1949, esa región, como el resto de China,
costa de los paupérrimos y de los interme- se encontraba en una situación donde el
78
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
sector primario prevalecía sobre los otros NOTAS
dos. Esa industrialización, esa urbaniza- 1. Entrevista a Carlos Taibo realizada por
ción, ha terminado metiendo en guetos a Alberto Bastida en Jot Down, s.f.:
los pocos sectores que siguen malviviendo https://www.jotdown.es/2013/02/carlos-
del sector primario, contagiándose con los taibo-tenemos-que-buscar-una-salida-del-
patógenos suyos y los de la agroindustria, capitalismo-no-de-la-crisis/
con sus productos químicos, antivirales, 2. Así lo dice Silvia Rivero, investigadora
antibióticos (con los que engordan y prote- uruguaya y durante más de tres décadas
gen a los animales para no enfermar, pasan- directora para América Latina del Grupo de
do luego a los humanos que los consumen). Acción sobre Erosión, Tecnología y
Todo eso lo produce el afán de lucro, el Concentración en la entrevista realizada
deseo de riqueza por encima de la vida, la por Claudia Korol para Página 12, publica-
fiebre del dinero..., sin mirar al prójimo, y da el 12 de abril de 2020:
si ese prójimo muere, a nadie le importa 3. Esa es la afirmación de Jeffrey Pfetter,
ya[3], qué decir de esos empresarios multi- profesor de la Escuela de Postgrado de
millonarios norteamericanos que "recla- Negocios de la Universidad de Stanford,
man la vuelta al trabajo aunque eso supon- California – no la de Fuenlabrada, ¡eh!–,
ga que muera gente"[4], naturalmente ellos basándose en sus investigaciones realiza-
no son gente. das durante décadas, como afirma Cecilia
Eso, nos han metido en casa. Y encima nos Barría en la BBC/NEWS/MUNDO:
dicen que nos arreglemos, que nos afeite- 4. Íñigo Sáenz de Ugarte, El Diario, 25
mos, que hagamos ejercicios, que denun- marzo 2020:
ciemos a los malos ciudadanos que se sal- https://www.eldiario.es/internacional/coro-
tan la mordaza, o sea el encierro, y si esta- navirus-EEUU_0_1009649972.html
mos aburridos hagamos el gilipollas disfra-
zándonos de lo que sea, cantemos, baile-
mos y usemos el satisfyer. O sea, que sea-
mos buenos ciudadanos, sumisos, respetuo-
sos de las autoridades, sean las que gobier-
nan o las que se oponen, según se turnen
debido a la magia de la democracia. Menos
mal que hay unos pocos minutos al día
donde las palmas en honor de los sanitarios
de la pública, se dejan oír y se cuelgan de
los balcones letreros reivindicando la
Sanidad Pública. Aunque yo veo en mi
barrio muchas banderas rojo-amarillas y
ningún cartel reivindicativo. Hasta tal
punto que, cuando salgo a aplaudir, me
meto enseguida en casa. Y no me da la gana
afeitarme, reírme, bailar, jugar... que lo
hagan los que votan que ellos verán el reino
de la democracia.

Abril 2020

79
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie

Fotos de CARLOS ROCA


80
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Ángel Rebollar

Reflexiones desde mi escondite


La vida guarda misterios inciertos y desconocidos caprichos macabros, que no por ello de-
jan de ser fruto de nuestros errores en no pocas ocasiones. Empezábamos a ver los inicios
de una primavera social, merecida, después de un largo y agresivo invierno que desde 2008
venía agudizando nuestras angustias vitales. Fueron necesarios 12 interminables años de
penurias impuestas por políticas asociales y distópicas, que habían destruido nuestras ex-
pectativas de futuro. Fueron necesarias, también, dos elecciones, en realidad cuatro, en
otros tantos años, para poder atisbar los inicios de esa tímida primavera, que un bicho nos
truncó en la búsqueda por su supervivencia, invadiéndonos.
Cuando el sol comenzaba a darnos luz y calentarnos los cansados huesos, un espeso nuba-
rrón lo cubrió derrotando las expectativas que se cambiaron por instinto de supervivencia.
La subida de un salario mínimo, la garantía de las pensiones sujetas al IPC, comenzaron a
perder el brillo inicial. Sigo pensando que Unidas Podemos no debió entrar en un gobier-
no incierto, si bien es cierto que su trabajo, en tan breve tiempo, ha sido muy beneficioso.
El Covid-19 nos llegó en el peor de los momento, si es que hubiese instantes adecuados
para las crisis. Aunque bien es cierto que son estos desatinos los que muestran la radicali-
dad de las dos caras, que muestran cada suceso que nos acontece, la más pacata y la gene-
rosidad de nuestra condición humana. Afloran en estas condiciones límites, los afectos
desprendidos en contraposición de la tacañería miserable.
En circunstancias como las que vivimos hay tres mantras que se repiten: “en momentos de
crisis está la posibilidad de mejorar y crecer”, mi experiencia me dice que esto no sucede
nunca o casi nunca para los menos favorecidos de la sociedad. Después de estos momen-
tos, los de siempre refuerzan su poder y economía en detrimento de los otros, que somos
la gran mayoría. La segunda letanía que se oye continuamente, alimentada por medios de
comunicación y los ínclitos televisivos, “después de esto nada será igual”, tiene, como
todo dicho, dos caras. Hay que responder a una pregunta previa ¿para quién no será igual?,
y la respuesta basada en la experiencia no es buen augurio. No todo lo que cambia supo-
ne un beneficio para los parias, más bien al contrario, si estos no son los protagonistas del
acontecimiento. Me resuena todavía la frase “hay que refundar el capitalismo”, que decía
un prócer de la política francesa y ya vimos lo que supuso esta refundación, pérdida eco-
nómica y de derechos para el 90% y aumento de la riqueza y concentración, consecuente-
mente, de poder para el 10% restante. El tercer mantra es “el virus no entiende de clases
sociales”, tampoco es exacto. Es cierto que cuando te invade, si eres mayor y tienes defi-
ciencias de salud, el riesgo es el mismo, sin diferenciar posición social, siempre que se
cuente con una sanidad pública y bien dotada, pero las condiciones para aislarte y poder
evitarlo es diferente. No es lo mismo tener una buena alimentación y un espacio amplio y
suficientemente diferenciado que te permita un aislamiento estanco, a disponer de 50 m2
y una familia amplia, o estar en una residencia de mayores desatendida.

Errores y deficiencias
Nos hemos encontrado con una pandemia a la que hemos abordado tarde, pero eso lo sabe-
mos ahora. China ha ocultado información de las características del bicho, no ha servido
a la OMS los datos de virulencia de manera fehaciente, es hoy el día que sigue generando
mucha desconfianza la aportación de datos, a pesar de lo sabido.
81
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
El médico chino que denunció el hecho fue es el gran número de fallecidos. El 65% de
represaliado y falleció posteriormente por los muertos eran mayores de 70 años, pre-
la infección, lo que veo lleno de sombras. ferentemente hombres. Son varias las cau-
Se culpa al Gobierno, por parte de la de- sas que se podrían atribuir, por un lado el
recha, la ultraderecha y lo más reaccionario envejecimiento de la población, que aca-
del nacionalismo catalán, encarnado por rrea más enfermedades crónicas y, por otro,
Junts per Catalunya, de inactividad ante la la mala atención en las residencias de ma-
crisis, cuando estos tres bloques, días antes yores, donde se ha cebado especialmente el
del Estado de Alarma, culpaban a conspira- virus. Su privatización total o parcial, sobre
ciones la anulación del Móvil Word Con- todo en la Comunidad de Madrid, ha gene-
gress, en Barcelona. El PP y VOX culpan a rado un negocio que ha llevado al abando-
la manifestación feminista del 8M, como no, a la mala alimentación y a la supresión
causante de los contagios, cuando se sabe de adecuadas atenciones sanitarias, con una
que por la duración de la incubación y el carencia manifiesta de materiales de pro-
periodo asintomático del contagio pudo tección y prevención.
comenzar hasta 10 o 15 días antes a la fe-
cha. Se celebraron misas, los transportes Actuaciones del gobierno
públicos estuvieron pletóricos, incluso los El gobierno de España, como en el resto de
fascistas celebraron un congreso para el Europa y el continente americano, ha ac-
que hicieron campaña para la asistencia en tuado con retraso y desconcierto. En el as-
los medios y redes, incluso a cargo de Or- pecto sanitario, se encontró con el abando-
tega Smith que estaba infectado, como con- no de las comunidades autónomas de sus
secuencia de una huida a Milán, dando responsabilidades en las residencias y el
besos y abrazos trufados con toses. sistema sanitario, como ya he expuesto. Ha
Es cierto que desde que se aplicó el Estado tenido que cubrir con urgencia y en merca-
de Alarma las medidas han sido de las más dos saturados todo tipo de carencias, EPI,
rígidas de las tomadas en el mundo, pero guantes, mascarillas, respiradores, etc. Esto
ahora sabemos que quizás, como en el resto ha supuesto transacciones irregulares, esta-
de los países, fue tarde. La pandemia en fas y otras muchas dificultades, que le ha
España se caracteriza, a pesar de la diferen- obligado a ir a mata caballo, con los incon-
cia de conteo con otras naciones, por dos venientes que esto supone, dando pie a las
aspectos. Uno, el número de contagios, so- derechas a exagerar sus críticas, sacándolas
bre todo entre sanitarios, con una causa evi- del contexto. A finales de abril, con el con-
dente, la falta de medidas preventivas El finamiento y la descongestión sanitaria, se
desabastecimiento en la sanidad, impuesto comienza a mostrar datos que parecen bien
por los recortes y las privatizaciones, prin- encaminados, a pesar de la lentitud deses-
cipalmente del PP en Madrid y de CiU en perante de los números, especialmente en
Catalunya, han dejado en evidencia la falta defunciones.
de EPIS y otros elementos de defensa, co- En el aspecto social se ha ido atendiendo
mo mascarillas y guantes, causando una con precipitación las carencias que iban
red de contagios que se pudieron evitar. La surgiendo, incurriendo en errores que se
falta de personal sanitario, reducido por van corrigiendo sobre la marcha. Cierto es
miles, así como el de camas normales y de que, ante el fiasco, con mayor o menor
UCI, careciendo de elementos como respi- acierto ha intentado atender las necesidades
radores, han agravado la situación sobre- que iban surgiendo, a trabajadores, empre-
cargando al personal y estableciendo prio- sas, pymes y autónomos. Bien es cierto que
ridades de atención en función de las posi- no siempre a gusto de todos y con efectos
bilidades vitales, favoreciendo la mortan- más retrasados de lo deseado, especialmen-
dad. Dos, el otro aspecto que nos significa te en el cobro de los ERTE. De cualquier
82
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
manera, con una sensibilidad muy distinta pero en la actualidad el único que quiere
a la del PP en la crisis del 2008. reposar en la eternidad es Sánchez. La úni-
En el ámbito económico ha habilitado cré- ca manera de alcanzar un marco de pacto es
ditos, impedido desahucios, moratorias de que el presidente se pase al lado de Casado.
impuestos y pagos de servicios imprescin- No hay un lugar de convergencia de pro-
dibles como luz, agua, alquileres y otras greso, el PP lucha por un espacio compi-
muchas medidas en el espacio nacional. tiendo con VOX y de hacerlo estos reafir-
Respecto a Europa está actuando con lide- marían su radicalidad, y si el PSOE lo hi-
razgo relativo dentro del frente sur, junto a ciese se debilitaría ante Podemos. Por tanto
Portugal, Italia, Grecia, Francia y otros paí- la única posibilidad es llegar a tibios y
ses del este, frente al pragmatismo eco- ambiguos acuerdos, más periodísticos que
nómico de Alemania, Holanda, Austria, efectivos.
contrarios a mutualizar las deudas o la edi-
ción de bonos europeos. Todo apunta a que Encrucijada salud, economía.
esas reticencias van a impedir una recupe- La posibilidad de un rebrote es algo que no
ración armónica, pero al menos parece ocultan científicos y epidemiólogos. El
encaminarse a fórmulas intermedias que Covid-19 seguirá hasta que encontremos
frenen la subida excesiva de la prima de vacuna, en esto también hay dudas sobre el
riesgo, permitiendo endeudamientos relaja- tipo de efectividad. Creo que los esfuerzos
dos que evitarán lastrar nuestro crecimien- en investigación encontrarán antes medica-
to y el sometimiento a la Europa rica, como mentos que amortigüen los efectos, dismi-
se dio en la crisis pasada. nuyendo los ratios de mortalidad.
Las soluciones sanitarias hemos de obser-
Moncloa II varlas a medio plazo y las partidas sociales
Considero un error la pretensión de Sán- son insuficientes y limitadas en el tiempo.
chez de ir a un pacto social y económico Es imprescindible que el engranaje econó-
amplio, que él denomina nuevos Pactos de mico se vaya dinamizando, para que pueda
la Moncloa. Los originales en 1977 se die- haber ingreso de impuestos directos e indi-
ron en un marco de desconcierto político y rectos que amortigüen las necesidades so-
de urgencia en frenar unas movilizaciones ciales más perentorias. Esta ecuación es
obreras y sociales nunca vistas. Lo priorita- complicada y estará generando constantes
rio era el pacto político y éste requería una tensiones con la derecha política y econó-
paz social. En aquel pacto se vendió a los mica. La materialización de una Renta Mí-
trabajadores a cambio de una Constitución nima Vital se hace necesaria y urgente, co-
ambigua y elástica, de redacción medida, mo sustento esencial para evitar que los
que ahora sufrimos, de la que no se cum- miedos, que las derechas están y seguirán
plen los aspectos sociales ahogados por los inyectando a la sociedad avalados por sus
políticos y aquellos que defienden el con- voceros mediáticos, hagan mella en el esta-
trol económico. Perdimos los trabajadores do de ánimo de los más desfavorecidos,
poder adquisitivo, se implantó la desregu- acercándolos a opciones populistas fascis-
lación laboral, generando la división del toides. Las imágenes de desesperación,
mundo laboral. Sometimiento de CCOO y como las que se están viendo en las inter-
UGT a los dictámenes patronales, con el minables colas para recabar alimentos,
adormecimiento lógico de las luchas socia- como en Aluche, contribuyen a un caldo de
les, marginando a la CNT. cultivo que deteriore la convivencia y
En aquellos pactos todas las partes políti- engrose las opciones más reaccionarias y
cas, menos los trabajadores, tenían interés destructivas.
en establecer un marco en el que cada cual Junto a la RMV, hay que mantener un para-
encontrase su razón de pasar a la historia, guas que evite cortes energéticos y desahu-
83
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
cios habitacionales. Es necesario que desde ridad, algunas patrullas están imponiendo
el Gobierno se favorezcan las redes de su ley con violencia inusitada, tal como se
apoyo mutuo, si los ayuntamientos reaccio- manifiesta en una infinidad de vídeos case-
narios intentan ahogarlas para favorecer ros. Tampoco puede ser una desregulación
camino hacia el caos. del mercado de trabajo, como ya he dicho,
Deben abrirse campos de desarrollo econó- por medio del teletrabajo.
mico distintos, aliados con el respeto al me- Debe ser, por tanto, un momento para asen-
dio ambiente, que puedan generar riqueza y tar una sanidad pública, universal y ade-
evitar nuevas pandemias derivadas de la cuada, en la que sus trabajadores estén bien
sobreexplotación de la esquilmada natura- remunerados y aumentados en número su-
leza. Si algo positivo nos ha traído la pan- ficiente. La educación debe correr por los
demia es haber dejado al descubierto las mismos parámetros, ahora apoyada en la
consecuencias de mercantilizar la salud. Se tecnología que favorezca el aprendizaje,
debe sacar una ley que obligue a las CCAA plenamente gratuita hasta finalizar los estu-
a garantizar mínimos ratios en equipamien- dios universitarios o de FP. Hay que apro-
tos, en puestos de trabajo, en camas y UCI vechar el gobierno de progreso para que la
en función de sus poblaciones, para lo cual revolución feminista se inserte plenamente
habría que transmutar los aplausos emocio- en la sociedad, dando a la mujer el papel
nales en un apoyo social realmente activo merecido en la sociedad. Hay que garanti-
El trabajo telemático es una de las expre- zar unas pensiones dignas, mejorando las
siones más singulares del confinamiento, y más desfavorecidas, que suelen ser las que
va a contar con muchos adeptos entre em- corresponden a las mujeres. Habría que es-
presarios y trabajadores. Cuenta con facto- tablecer un nuevo marco laboral digno y
res positivos, evita utilizar transporte para adecuado a los tiempos tecnológicos que
llegar al centro de trabajo, lo que es un be- vivimos, reduciendo las jornadas y esta-
neficio medioambiental, y ahorra tiempo bleciendo impuestos a la tecnificación.
de desplazamiento, pero de no regularse Para todo ello se hace necesario un cambio
debidamente el que mayor rendimiento sa- en la recaudación de impuestos, donde pa-
cará es el empleador. Evitará el gasto en lo- guen efectivamente más aquellos que más
cal y demás emolumentos de mantenimien- ganan, cortando las fugas truculentas a tra-
to, sin olvidar la elasticidad del horario. vés de desgravaciones ad hoc, como las
Esta novedad laboral, que ha llegado para SICAV, persiguiendo las inversiones en
quedarse, requiere un marco laboral donde paraísos fiscales.
queden especificados todos los extremos, Potenciar los interlocutores sociales, a la
para evitar una super-explotación. hora de tomar medidas que las atañe.
Desarrollar por tanto el estado de bienestar,
La nueva normalidad buscando alianzas europeas para cambiar
Estas dos palabras más que eufemismo son las políticas de nuestro marco geográfico
oxímoron. La normalidad no es nueva ni continental. Recientemente se puso a cami-
vieja, debe ser un estado de libertad, con nar la Internacional Progresista, que podría
los límites constitucionales y en el marco ser una buena estructura para dar alternati-
de los DD.HH. Si la nueva normalidad va a vas organizadas que marquen un cambio de
ser un mayor control sobre los ciudadanos, rumbo en Europa hacia la racionalidad eco-
que se empieza a justificar en base al con- nómica y social y dificulten el ascenso de
tagio del Covid-19, por medio del gps, las distintas expresiones de la ultraderecha.
habrá que observar que se mantenga el ano-
nimato y sea exclusivamente para lo conce-
bido. Se está observando una relativa carta
blanca a los abusos de los cuerpos de segu-
84
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

José M. Roca

Días de asedio

Distraídos
Estábamos distraídos cuando llegó el virus, ocupados en nuestras cosas de patio de vecin-
dad y ajenos a la rápida evolución del mundo, del cual conservamos una representación,
una imagen, que ya no corresponde a este momento.
Tras casi un lustro de interinidad gubernamental y dos elecciones generales en el mismo
año, unas turbulentas sesiones de investidura habían permitido formar el primer gobierno
de coalición desde la II República; una frágil e inestable alianza de amplio espectro ideo-
lógico con socios mal avenidos, tejida en torno al PSOE y Unidas Podemos y presidida por
Pedro Sánchez. Empezaba la XIV Legislatura y, como en anteriores mandatos de izquier-
da, la hostilidad de la derecha apareció desde el primer día.
Un gobierno feble, sometido a la presión de voraces aliados y al acoso de una derecha
feroz e implacable, dada a destruir lo que no puede controlar, tenía por delante aplicar el
programa -no discutido durante las sesiones de investidura pero invalidado por sus presun-
tas intenciones aviesas- empezando por medidas de tipo social, para paliar los efectos
negativos de la crisis financiera en los sectores de la población más afectados por ella y
por las medidas de austeridad, y siguiendo por aprobar unos Presupuestos que reemplaza-
ran a los prorrogados.
Pero, además, debía atender a los compromisos con los socios, a la complicada realidad
del país y a la intención de las derechas de impedirle gobernar, siempre impacientes por
recuperar el Gobierno del modo más rápido. De nuevo emergía el hispánico Caín, llevan-
do en la mano un garrote goyesco.
Como España es un país sorprendente, la legislatura comenzó hablando -es un decir, cuan-
do el reproche y el insulto son argumentos habituales en la derecha-, de Venezuela y de la
peligrosa proyección bolivariana sobre España, alentada, presuntamente, por Unidas
Podemos; de Guaidó, el hombre de Washington y de Génova, por este orden (quien manda,
manda), de la escala en el aeropuerto de Barajas de un alto cargo del gobierno de Maduro
y su entrevista con Ábalos; del veto episcopal, asumido por Vox, a la educación sexual de
los niños (y, sobre todo, de los padres); de la presión de Rufián -la mesa, la mesa- para for-
malizar la comisión del Gobierno y la Generalitat, propuesta por ERC y saboteada por
Torra -el relator, el relator-, de la reunión de Puigdemont con los suyos en la “Cataluña
norte” es decir, en Francia, para apoyar la intransigencia de Torra -apreteu, apreteu-.
85
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Se habló de la retirada de la condición de Así, inicialmente, se vio que afectaba a per-
eurodiputado a Oriol Junqueras por el sonas mayores, cuanto más mayores más
Parlamento Europeo y de la inhabilitación riesgo de ser afectadas, y a personas con el
de Torra, lo que mejora la posición de sistema inmunológico dañado por patologí-
Aragonés como hipotético President en as previas, que componían la población de
funciones de la Generalitat y acentúa las riesgo; que los niños lo transmitían, pero no
diferencias entre los independentistas. lo padecían o lo sufrían de modo leve, y
La apresurada elaboración de la “Ley que tenía poco efecto sobre personas jóve-
Montero” sobre violencia de género y el 8 nes y sanas. Después se comprobó que el
de marzo con la manifestación en ciernes, periodo de incubación y contagio era más
calificada de “feminismo marxista” por una largo del previsto en otros virus, que apare-
derecha que, para no quedarse atrás, postu- cían los asintomáticos, que los niños tam-
la un “feminismo alternativo”, se sumaron bién lo padecían, que era más frecuente en
al tenso debate cuando ya se conocía la hombres que en mujeres, que personas
existencia del virus, que cambió el orden de jóvenes y sanas también morían; que los
prioridades, pero no alteró el clima de cris- curados recaían, que la dolencia podía ser
pación reinante, pues, salvo una efímera muy larga, que la inmunidad tras superar la
tregua, no proporcionó la calma necesaria enfermedad duraba poco y que, en perso-
para abordar serena y conjuntamente el nas afectadas levemente aparecían, al cabo
grave problema sanitario que acababa de de un tiempo, efectos neurológicos.
aparecer. Aunque el avance es rápido, aún queda bas-
tante por conocer, se ignoran los antece-
La percepción del virus dentes genéticos y las secuelas a largo
Rodeado de gran confusión, en el mes de plazo en personas afectadas de forma grave
febrero apareció el virus como noticia. que han permanecido largo tiempo en la
Testimonios posteriores han informado de UCI. Todo llegará, incluso una vacuna,
la existencia de casos de personas afectadas pero no será inmediato.
por coronavirus en España, en diciembre. Pero esa fue la primera impresión, no sólo
En China se conocía, por lo menos, un mes del Gobierno, sino en general; de las
antes, como hace sospechar el silencio empresas y grupos económicos, recorde-
gubernamental impuesto al médico que lo mos las dudas en el caso del Mobile en
hizo público, fallecido después por conta- Barcelona, finalmente suspendido, y de las
gio. sucesivas autoridades no sólo políticas,
Dado el comportamiento del "bicho" del sino académicas, deportivas y culturales,
que se conocía muy poco, la primera que han ido actuando según recibían una
impresión le quitaba gravedad, pues pare- información que era cambiante. Por fin, el
cía una variación de la gripe, un poco más 14 de marzo, el Gobierno decretó el estado
complicada y de fácil contagio, pero de de alarma y el confinamiento general de la
carácter leve. Las cifras de afectados y población, excepto en el área sanitaria, en
fallecidos en China avalaban esta primera y servicios de prevención, vigilancia y segu-
engañosa impresión, desmentida después ridad y en los sectores económicos esencia-
por lo ocurrido en Italia. Si se tiene en les para mantener abastecido el país.
cuenta la población de China, el número de Desde entonces se han dispuesto una serie
afectados y fallecidos no parecía muy alto: de medidas, a veces contradictorias y no
85.000 casos confirmados; 78.000 curados siempre claras, que han cambiado a medida
y 4700 fallecidos. Para una población de que se extendía la epidemia y se conocía
1400 millones de personas, menos de 5000 mejor el comportamiento del virus.
fallecidas no es una cifra alarmante. Para los ciudadanos, recluidos como cartu-
Suponiendo que tales cifras sean ciertas. jos, ha sido difícil hacerse una idea cabal de
86
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
lo que ocurría, dada la complejidad del Desde el primer día, Casado ya aportó su
tema, la cambiante información, las distin- solución para todos los problemas, el
tas opiniones de expertos, reales o ficticios, ungüento amarillo para todas las dolencias:
la disparidad de fuentes utilizadas, la frag- bajar los impuestos, como si eso fuera a
mentación territorial del sistema sanitario y detener el contagio y curar a los enfermos,
su dramática falta de medios humanos y y a recuperar, ipso facto, servicios privati-
recursos materiales, y la labor de desinfor- zados y allegar los recursos humanos y
mación de la oposición y los medios de materiales de los que se prescindió durante
comunicación afines, que han estado más los mandatos de Rajoy.
interesados en acabar con el Gobierno que Pero no parece que el contagio vírico sea lo
en aportar claridad. que más le preocupa, sino el contagio eco-
Bien al contrario, han ofrecido a sus segui- nómico, transmitido a la Bolsa, que es el
dores una visión fragmentada y parcial del termómetro que mide la temperatura del
problema; una visión impresionista, forma- capital simbólico, que son las acciones,
da por sucesos aislados entre sí, sin rela- cuyo precio sube y baja como la espuma,
ción causal ni sucesión temporal; como si dependiendo de la especulación, aunque
la explosiva propagación del virus y las permanezca estable el valor de los bienes
dificultades para hacerle frente, sobre todo materiales que representan.
en Madrid, la región con más contagiados y En perfecta coherencia con la primera
fallecidos, hubieran sido sucesos al margen medida, el Partido Popular ha apuntado
de procesos económicos previos; hechos después la conveniencia de declarar el luto,
sanitarios aislados sin relación con la a escala nacional, es de suponer que para
manera de producir, de vivir y de gobernar rendir homenaje a los fallecidos en esa
la región y la ciudad, ajenos a las medidas hipotética cruzada para salvar el Ibex 35 y
privatizadoras anteriores y al inducido las empresas cotizadas.
deterioro del ámbito público para poder
afirmar, sin pruebas pero con desparpajo, la ¿Salud o economía?
superioridad de la gestión privada, como si En este periodo de casi noventa días,
la rápida expansión del virus fuera un for- hemos podido constatar la fuerza de la ide-
tuito problema sanitario al margen del sis- ología y cómo se traduce en hechos y en
tema social y económico en que se produ- palabras. La ideología como una fuerza
ce. actuante, que, en una situación excepcio-
Los partidos de la derecha no han explica- nal, define la posición de clase y guía el cri-
do lo ocurrido en su complejidad, sino bus- terio político de lo que se debe hacer.
cado un único culpable: el Gobierno y sus Desde el primer momento se han percibido
apoyos. Con lo que han dado un paso más dos maneras de hacer frente al virus, que
en deslealtad y oportunismo, como ya es son coherentes con dos posiciones políticas
habitual, y en abonar el irracionalismo de la enfrentadas.
gente, que tan buen resultado les reporta, al La pandemia coloca el Gobierno, y a todos,
ofrecer una explicación mágica y misterio- como ciudadanos, como sociedad, ante un
sa de lo que sucede en el país y exigir solu- problema sanitario que tiene inmediatas
ciones rápidas y eficaces a un problema consecuencias sociales, no ya a cuenta de
que apenas está planteado, y para el cual, ni su evolución como enfermedad, sino de las
Casado ni Abascal ni Arrimadas disponen medidas adoptadas para frenar el contagio,
de mejor solución. Y, en el caso de que como el confinamiento de la población y la
gobernaran, no harían algo muy diferente restricción de movimientos, que son con-
de lo que hace el Gobierno. Aunque podrí- tradictorias con la actividad económica.
an hacerlo mucho peor, como ocurre en la El marco mental con el que actuamos, junto
Comunidad de Madrid. con la prisa y la presión de la derecha, nos
87
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
coloca como ciudadanos en la disyuntiva salud en la sociedad a mantener funcionan-
de elegir entre la sanidad o la economía, la do el sistema económico. En la falsa dico-
salud o la producción, o, mejor dicho, entre tomía en que está instalado, que opone
la salud colectiva o el beneficio privado. Estado y Mercado, el neoliberalismo quie-
Aunque, teniendo en cuenta lo que tenemos re contener la intervención del Estado, por-
encima -el calentamiento del planeta-, lo que restringe la actividad del Mercado y
más racional y coherente con el aviso reci- coarta la libertad personal al imponer nor-
bido por cuenta del virus, sería elegir entre mas sanitarias.
modelos de atención sanitaria y, más aún, Tal conducta, representa, desde el punto de
entre modelos económicos. vista económico, los intereses del capital,
El “bicho” ha puesto en cuestión la lógica en particular de los grandes capitales; del
del sistema y la manera de percibir el capital que necesita no sólo disponer de
mundo según una lógica aprendida, incul- mano de obra sino poder desplazarse libre-
cada sin sentir ni apenas anunciarse, que se mente.
acepta de forma acrítica y sin calcular las Desde el punto de vista social, expresa la
consecuencias. La forma de producir, la opinión de los ricos, de los fuertes, de los
actividad económica y, en singular, la lógi- mejor preparados para afrontar la pandemia
ca financiera -el turbo capitalismo presidi- protegidos por sus propiedades, por sus
do por la especulación y el resultado a cor- buenas, cómodas y seguras viviendas, ubi-
tísimo plazo, sin otro fin que maximizar la cadas en zonas residenciales, lejos de
ganancia- ha sido asumida por mucha barrios de viviendas baratas, donde la gente
gente, sin necesidad de recibir clases de corriente vive hacinada.
economía ni acudir a escuelas de negocios. Gente guapa y saludable, bien alimentada y
Simplemente, por la presión de los hechos, en buen estado físico, consumidora de pro-
de la lógica que mueve las cosas y de una ductos de gama alta, que contempla la pan-
realidad cambiante a la que hay que adap- demia desde la torre de marfil de los segu-
tarse para sobrevivir, actuamos como si ros médicos particulares y los hospitales
fuéramos dóciles piezas de un gran siste- privados. Lo que confirma la sabiduría
ma, cuyo funcionamiento nos es tácita pero popular de que el dinero y el poder ofrecen
continuamente inculcado, que inconscien- seguridad y permiten mirar al futuro con
temente asumimos como propio. Y el virus, optimismo, incluso con pandemia.
igual que el cambio climático, pone en Pero esta posición de clase contradice el
cuestión ese modelo. patriotismo del que hacen gala las clases
En realidad, ha puesto sobre el tapete no propietarias, porque el interés nacional se
sólo dos maneras de hacer frente a la pan- sacrifica al interés de clase de una parte
demia desde el punto de vista sanitario, pequeña, aunque poderosa, de la nación.
sino dos modos de percibir la sociedad, la El neoliberalismo, en tanto que darwinismo
salud, la economía, los derechos y la adop- social, al dejar que cada individuo se
ción de decisiones; dos maneras, en suma, enfrente con sus propias defensas, biológi-
de concebir el poder y la vida. Dos formas cas o económicas, a las asechanzas del
de hacer frente al virus, según se opte por virus, considera la pandemia como una
la bolsa o por la vida. sobrevenida y venturosa medida de sanea-
Una de ellas es la forma ideológicamente miento social, que eliminará parte de la
dominante de ver y gobernar el mundo, población superflua, compuesta por pobres,
representada por Donald Trump, Boris enfermos, ancianos y personas improducti-
Johnson o Jair Bolsonaro. vas que viven a costa del Estado. The show
Es el neoliberalismo económico, revestido must go on! El espectáculo debe continuar;
ahora con la claridad del darwinismo que siga la fiesta y que suba la bolsa.
social, que subordina la conservación de la La otra manera de hacer frente a la pande-
88
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
mia es más compleja de llevar a cabo, por- favor del capital privado no se pueden
que intenta evitar el colapso económico y a revertir en días, ni es posible obtener en
la vez luchar contra la pandemia. semanas el conocimiento que no ha podido
Es proteccionista o garantista, porque debe surgir por la falta de inversión en enseñan-
tratar de mantener la actividad del aparato za, investigación e innovación tecnológica,
productivo, pero atendiendo sanitariamente áreas cuyos resultados son acumulativos y
a toda la sociedad, no a los individuos o dan fruto a largo plazo. Ni se puede produ-
grupos mejor dotados, ofreciendo, al cir de modo apresurado lo que ahora es
mismo tiempo, a todos los contagiados, a imprescindible, y se compra, deprisa y
todos los enfermos, las mismas oportunida- corriendo, en el opaco mercado exterior,
des de curarse y de vivir; sanidad pública porque en otro momento la desindustriali-
para toda la población que la precise; dere- zación se justificó como una medida de
chos y garantías para toda la población. Ese racionalización económica.
es el ideal que debería guiar una acción Todo ello muestra la importancia del
concertada para salir de este atolladero, esfuerzo mancomunado y la estrecha rela-
porque el virus nos ha sorprendido en una ción entre lo personal y lo colectivo, la
coyuntura bastante desfavorable para dependencia de la vida cotidiana respecto
hacerle frente con prontitud y eficacia. de las estructuras médicas y sanitarias, de
la investigación, la ciencia, la innovación,
Los puntos flacos los servicios públicos asistenciales y, por
Son varios y de diversa índole. El primero supuesto, de decisiones políticas y econó-
de ellos es la situación política. Crisis polí- micas tomadas pensando en el corto plazo
tica puede llamarse a los casi cinco años de o sencillamente en favorecer el capital pri-
inestabilidad gubernamental, que han cul- vado. En esta tesitura, cuando sobreviene
minado en un gobierno muy débil, lo cual un hecho imprevisto, de una dimensión tan
no ha permitido revertir las medidas de extraordinaria como es una pandemia, que
austeridad adoptadas contra la recesión exige hacerle frente de inmediato y se care-
económica, más que en parte y en fecha ce de lo necesario, entonces toca improvi-
reciente. Crisis política agravada por el sar, recurrir al voluntarismo y pagar las
problema territorial en Cataluña y de difícil consecuencias, que corren por cuenta de
solución a corto plazo, dada la fragmenta- los trabajadores implicados y de los afecta-
ción política sobrevenida tras el ocaso del dos por el contagio, pero no alcanzan a
bipartidismo. quienes adoptaron, desde posiciones de
El segundo es el sistema sanitario. Al des- poder político y económico, las decisiones
armar, con privatización y recortes de gasto que han dejado inerme a la sociedad.
-más de 30.000 empleos perdidos y 7200 El tercer punto flaco es la crisis social here-
millones menos que en 2009- el sistema dada de la recesión y de las medidas de
sanitario público, nos hemos acercado al austeridad no revertidas, que muestra el
tercer mundo, y cuando hacía falta una aumento de la pobreza relativa y absoluta
estructura poderosa para hacer frente a la en niños, mujeres, migrantes y familias
pandemia, nos hemos dado cuenta de que monoparentales, y de la desigualdad.
carecíamos de ella. Y una sociedad acos- España es el 4º país de la OCDE que ha
tumbrada a la prisa, a actuar en automático salido de la crisis con más recortes y mayo-
y a obtener rápida satisfacción a sus deseos, res diferencias sociales. Gran parte, por no
se ha dado cuenta de su vulnerabilidad ante decir todo ese colectivo trabaja en la eco-
la pandemia y de que la solución no iba a nomía sumergida, en actividades de super-
ser fácil ni rápida, pues las carencias de vivencia, o tiene empleos precarios, ocasio-
reducir, a lo largo de años, el tamaño y la nales, con salarios de miseria; trabajadores
importancia de los servicios públicos en pobres que carecen hasta de vivienda, por
89
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
lo que viven en habitaciones de alquiler en el 81% se dedica al sector servicios, el 13%
pisos compartidos o en albergues públicos a la construcción y el 6% a la industria.
o de instituciones de caridad. Para ellos, el Las microempresas españolas ofrecen el
confinamiento ha supuesto simplemente la 40% del total del empleo, pero sólo aportan
ruina y depender del apoyo externo, públi- el 25,3% del valor añadido. Estas entida-
co o privado. des, fundadas con muy poco capital, care-
Respecto a la economía “emergida” al apa- cen de capacidad de ahorro y de inversión
rato productivo, comercial y financiero y dependen mucho de la coyuntura, por lo
legal, hay que indicar que España es un cual la tasa de mortalidad (cierre) es muy
país vulnerable, muy especializado (sector elevada. La gran recesión de 2008 tuvo un
terciario, turismo, hostelería) y con gran efecto devastador sobre este conjunto y la
dependencia externa y no sólo en materia crisis económica provocada por la pande-
energética. Nos hemos comportado como mia puede tener consecuencias aún peores
cándidos conversos a la globalización, para el sector de autónomos y pequeños
incautos campeones de puertas abiertas que empresarios y para los empleos que propor-
hemos facilitado de modo irresponsable la ciona.
entrega de bienes nacionales a manos Y queda la deuda, que ronda el 100% del
extranjeras, sin tomar las precauciones que PIB y crecerá. El virus no ha venido preci-
otros países han adoptado en sectores estra- samente a ayudar, pero algunas lecciones
tégicos. La posición subordinada de la positivas se podrán extraer del cataclismo
industria española respecto a productos y que ya tenemos encima.
marcas extranjeras hace depender la pro-
ducción nacional de acopios transfronteri- 23/5/2020
zos y de decisiones adoptadas por las casas
matrices.
El cuarto punto flaco es la estructura del
tejido económico y el tamaño de las empre-
sas.
En España, las grandes empresas (más de
250 empleados y más de 50 millones de
euros de cifra de negocio o actividad nor-
mal) suponen el 0,83% del total. Las
medianas empresas (de 50 a 250 empleados
y menos de 50 millones de cifra de nego-
cio), el 0,70% del total. Las pequeñas
empresas (menos de 50 empleados y 10
millones de cifra de negocio), el 2,5% del
total y las microempresas (menos de 10
empleados y 2 millones de cifra de nego-
cio) el 94% del total.
Las grandes empresas aportan el 38% del
valor añadido total; en Alemania es el 46%,
en Francia el 42% y en Reino Unido el
47%. El conjunto de pequeñas y medianas
empresas aporta el 63% del valor añadido
total; en Alemania, el 54%. Sólo el 4% de
las empresas españolas tiene 10 o más tra-
bajadores; el 90% no tiene más de cuatro.
Del total de microempresas -3,6 millones-,
90
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Maddalena Fragnito

Lo esencial no es
invisible para los ojos
Versión original en italiano:
http://www.euronomade.info/?p=13409

Si lo esencial se hace invisible para nuestros ojos, se debe a decisiones políticas precisas
que organizan y determinan nuestras vidas relegando como últimas prioridades todo aque-
llo que tiene que ver con la reproducción y el cuidado de los cuerpos y del entorno. El cui-
dado siempre ha sido una relación conflictiva entre seres vivos, espacios y tecnologías.
Los cuerpos no son vida desnuda sino que están vestidos de sexualidad, género, raza, clase
social, diversidades funcionales y edad. Unas vestimentas que garantizan o niegan el acce-
so y el derecho a los mismos cuidados. Hay quienes cuidan y quienes se hacen cuidar, y
hay quienes cuidan y no pueden ser cuidad@s.
En estos días, el concepto de "trabajadores esenciales" ha entrado con fuerza en el debate
público. Esta nueva centralidad puede ayudar a reiterar cómo todos los trabajos relaciona-
dos con el mantenimiento de la vida son condiciones para la existencia y continuidad de
toda la sociedad, y también nos puede ayudar a reiterar que son trabajos que siempre han
estado atravesados por formas de explotación más o menos visibles; finalmente, nos ayuda
a recordar que la privatización (y la plataformización) no han hecho otra cosa que seguir
garantizando a unos pocos sujetos la extracción de una inmensa riqueza. Sin embargo, la
capacidad de decidir cuáles son los trabajos esenciales es un hecho profundamente políti-
co que aún hoy sigue en manos de unos pocos mandatarios.
Así, el debate en torno a los trabajos esenciales continúa monstrándonos un espacio atra-
vesado por injusticias y posibles conflictos políticos. Pero la centralidad e importancia de
este tema es más relevante que nunca, no sólo en relación con la gestión de nuevos brotes
de contagios, sino más bien como una conexión radical en torno a la cual repensar un pre-
sente posible. A través de esa conexión se puede diseñar una "fase 2, 3, 4" en la que el culto
al crecimiento infinito sigue siendo incuestionable, pero también puede dejar espacio para
la reflexión sobre la justicia, sobre la finitud de los cuerpos y del planeta y sobre nuestras
inter-responsabilidades.
Distinguir lo esencial de lo que no lo es, y para quienes lo es o no lo es, surge con frecuen-
cia como la posibilidad de un después diferente al antes, precisamente porque abre una
reflexión sobre la salud y el bienestar de todos y todas, y porque abre un conflicto en torno
a la prioridad de la vida humana respecto a la economía.
91
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Cuidar y cuidarse, esto es, la capacidad de fuera tan importante. Nosotros también
mantener viva la vida, se está convirtiendo estamos allí".
en un trabajo cada vez más conflictivo: el - 24/3/2020, carta de los médicos de
cuidado es la lucha contra la necropolítica Bérgamo: "Estamos aprendiendo que los
en curso, y la lucha es el cuidado para la hospitales pueden ser los principales vehí-
redistribución de la vida. No es casualidad culos de transmisión de Covid-19, ya que
que este término también haya entrado con se llenan rápidamente con pacientes infec-
fuerza, y de la peor manera, en el debate tados que infectan a pacientes no infecta-
público de estos días. Todos los días, de dos. El sistema de salud regional en sí
hecho, nuevos expertos en el cuidado nos mismo contribuye a la propagación del
indican los modelos a implementar para contagio, ya que las ambulancias y los tra-
que todo vuelva a ser lo que era antes. Son bajadores sanitarios se convierten rápida-
modelos para cuidar el beneficio de una mente en portadores. Los trabajadores sani-
clase social específica, esquemas para reac- tarios son portadores asintomáticos de la
tivar el pasado sin ninguna reflexión sobre enfermedad o enfermos sin ningún segui-
las razones de lo sucedido, ni sobre lo que miento".
es esencial, precisamente, en perspectiva. - 18/4/2020, 100.000 médicos escriben al
Entonces, por un lado, hay soluciones rápi- ministro [de Salud] Speranza: "Lo solicita-
das impuestas utilizando el fantasma de la mos, independientemente de las alineacio-
crisis económica, por otro hay una pande- nes políticas y/o las posiciones sindicales,
mia: la acción de una entidad biológica que lo solicitamos como médicos que quieren y
nos brinda la oportunidad de abrir una exigen desempeñar su papel de manera
reflexión articulada y duradera en torno a activa y de la mejor manera, haciendo una
las razones de los cuidados. contribución a la comunidad en interés de
Este contexto general, o, dicho de otra todos".
manera, esta situación que podría analizar- Ante todo, estas palabras desenmascaran la
se precisamente como un verdadero con- propaganda realizada por la mayoría de
flicto entre modelos de cuidados, se ha centroderecha que dirige la Junta Regional
vuelto a plantear del mismo modo pero de Lombardía, poniendo de relieve la evi-
desde el punto de vista específico de la dente fragilidad, de gestión y organizativa,
atención sanitaria. Basta con pensar en las del modelo de atención adoptado por
numerosas voces que se han alzado desde Lombardía durante la emergencia sanitaria
las salas de los hospitales lombardos en causada por el coronavirus. Un modelo
estos últimos dos meses. que, inserto en un contexto institucional
- 6/3/2020, Società Italiana di Anestesia, según el cual las regiones planifican y ges-
Analgesia, Rianimazione e Terapia tionan la asistencia sanitaria de forma autó-
Intensiva (SIAARTI): "En una situación noma, ha dado lugar a un resultado difícil
tan compleja, el médico puede encontrarse de ocultar: el "motor industrial" de Italia es
en poco tiempo tomando decisiones lace- el área más afectada por Covid-19 a nivel
rantes desde un punto de vista ético y clíni- europeo, con más de diez mil víctimas y
co: qué pacientes se someten a tratamientos decenas de miles de personas infectadas.
intensivos cuando los recursos no son sufi- La gravedad de los casos tratados en
cientes para todos". Lombardía fue empeorando, elevando el
- 12/3/2020, carta anónima de las limpiado- número de muertes a aproximadamente
ras del hospital de Bérgamo: "Somos los cinco veces más que el promedio nacional,
trabajadores invisibles. Somos quienes nos mientras que el personal sanitario se encon-
levantamos a las 5 de la mañana, pero nadie tró luchando contra la infección con enor-
nos ve. De nosotras no queda más rastro mes riesgos y sacrificios personales. Entre
que el tramo que limpiamos. Como si no los aproximadamente 21.000 trabajadores
92
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
sanitarios que dieron positivo para SARS- Lombardía se inspiró en la reforma inicia-
COV-2 (66% mujeres) la tasa de infección da unos años antes en el Reino Unido: deci-
en Lombardía multiplica por 19,1 el pro- dió separar las funciones que antes estaban
medio nacional. De las más de 185 muertes integradas, para poder asignárselas cada
entre el personal médico italiano, más de vez más al sector privado. Desde entonces,
90 murieron en Lombardía. Más que un el gobierno regional comenzó a programar
"modelo", Lombardía se ha convertido en y, sobre todo, a comprar servicios tanto de
caso de estudio y en ejemplo a evitar para las estructuras públicas lombardas (trans-
cualquier otro sistema sanitario. formadas en 'empresas' gestionadas con un
Además, estas palabras representan una método cada vez más gerencial y definidas
fuerte denuncia de la gestión de la crisis como 'autónomas' de manera inadecuada)
sanitaria y de los actuales límites infraes- como de las empresas privadas, que obvia-
tructurales y organizativos de la sanidad mente entraron en el mercado orientándose
regional. Las dificultades reveladas mues- hacia la búsqueda de ganancias", dice
tran que la atención médica en Lombardía Maria Elisa Sartor, profesora contratada en
es un buen ejemplo de lo que se define el Departamento de Ciencias Clínicas y
como "crisis de los cuidados", es decir, del Comunitarias de la Universidad de Milán.
modelo neoliberal de privatización de los Es precisamente este proceso el que condu-
servicios dirigidos a las personas, que, en jo al desmantelamiento gradual de la medi-
particular en los últimos 30 años, se ha cina social, o del servicio territorial de ins-
basado sobre la erosión de la financiación pección de síntomas difusos y causas
pública y de la idea misma de una sanidad comunes.
accesible y democrática. Son palabras que Finalmente, estas palabras sugieren otras
nos llevan a reflexionar sobre el hecho de posibles estrategias de cuidados para
que la privatización de la atención médica enfrentar la crisis. Son soluciones que
significó transformar el derecho a la salud demuestran cómo se derrumba el modelo
en mercancía, en un estilo de vida que de atención neoliberal cuando la salud-
podemos pagar o no podemos, y la reduc- mercancía se vuelve más cara que el mar-
ción de las inversiones y del compromiso gen de beneficio, lo que ha sucedido duran-
con la prevención, esto es, la práctica en te estos meses. Los grandes hospitales pri-
torno a la cual se estableció el Servicio vados, de hecho, construidos como catedra-
Nacional de Salud en 1978 [1]. No pode- les en el desierto, no pueden manejar una
mos olvidar que la historia del nacimiento emergencia sanitaria, porque la medicina
de la Reforma sanitaria comenzó con la extraordinaria, la que tiene el menor mar-
Resistencia (propuesta del Comité de gen de beneficio, es, en su mayor parte,
Liberación Nacional Alta Italia, 1944) y competencia del servicio público. Por lo
atravesó el movimiento obrero y social de tanto, se hacen evidentes los límites del sis-
los años 70. Una historia que condujo al tema de salud actual: el sistema público,
establecimiento de servicios y estructuras degradado a lo largo de años por los recor-
para la salud de ciudadanas y ciudadanos, tes en financiación y en trabajadores; el
como la prevención laboral, la salud de las sector privado, atento exclusivamente al
mujeres, la higiene pública y ambiental, la uso de la enfermedad y de los servicios de
salud mental, la atención a las drogodepen- salud y farmacéuticos con fines de lucro.
dencias y la pediatría. Sin embargo, en Esto explica la ineficiencia de un servicio
1997 Lombardía realizó un cambio sustan- de salud mixto como el de Lombardía,
cial, siguiendo un modelo diseñado para basado en la hospitalización y en la ideolo-
facilitar la penetración del sistema privado gía de que "competir es mejor que coope-
en el sistema regional de salud. "Bajo la rar". En este sentido, otra indicación que
presidencia de Formigoni, la Junta de surge de estas denuncias es la necesidad de
93
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
un enfoque de la atención basado ya no en estructural, la urgencia viene determinada
la centralidad de la persona sino en la por nuestra capacidad, hoy, de decidir qué
comunidad. Un cambio de perspectiva que es esencial, qué no lo es y para quién.
requiere grandes inversiones en salud
pública y en el estudio de las epidemias. Notas
A pesar de todo lo que ha sucedido, lo más 1. "A pesar de sus límites y contradiccio-
preocupante es lo que no ha ocurrido. Las nes, la ley 833, sobre las instituciones del
condiciones creadas por la pandemia nos sistema sanitario nacional, puede permitir
muestran cómo los trabajadores sanitarios la creación de un sistema basado en el
han manejado la emergencia sin ser escu- enfoque preventivo, también con respecto a
chados, tratados como si fueran más sacri- la atención y rehabilitación, capaz de auto-
ficables que esenciales. Una falta que llevó rregularse en cuanto a la investigación, al
a abrir la "fase 2" sin pensar en los errores conocimiento, al control, a la eliminación
cometidos y sin ningún cambio de rumbo, de los riesgos y daños más graves y gene-
como, por ejemplo, habría sido una reacti- ralizados que afectan a los trabajadores y la
vación rápida y estructural de la medicina población. Para comenzar este proceso de
territorial: la única herramienta posible reemplazo progresivo del antiguo sistema
para atravesar la pandemia gracias a la rea- de salud basado en el enfoque individuali-
lización de test, al seguimiento de la traza zado y privatizado de la enfermedad, com-
de contagios y a un sistema de atención puesto por solicitudes de intervención dis-
domiciliaria, sin limitarse exclusivamente a persas e incontrolables, tanto en lo que res-
las restricciones y las responsabilidades pecta a la efectividad de las intervenciones
individuales. en sí como en cuanto al gasto, por un siste-
La campaña #OraACasaRestateciVoi nació ma basado en la programación, prevención
precisamente de la necesidad de tomar en y participación, se necesita una gran movi-
serio los numerosos comunicados de pren- lización y una gran iniciativa popular y de
sa escritos por las diferentes categorías de masas... La Federación CGIL-CISL-UIL
trabajadores sanitarios en Lombardía. Una asume y llena el vacío legislativo de las
recopilación de datos y testimonios que in- estructuras participativas, poniendo en
tenta señalar los errores cometidos por los marcha, de cara a la solución del problema
mandatarios de la región de Lombardía y científico de la individuación, el control y
que solicita la renuncia inmediata de estos. la eliminación participativa de riesgos y
La campaña también exige un cambio pro- daños, comités de participación como pri-
fundo de rumbo. Según lo sugerido por la mer espacio de encuentro en el territorio de
Medicina Democrática en el lanzamiento las Unidades Sanitarias Locales de todos
de una nueva coordinación nacional, de aquellos que tienen experiencia en la lucha
hecho es necesario "retomar el hilo de una contra la nocividad en los lugares de vida y
prevención que comienza desde el territo- trabajo" (Federación CGIL-CISL-UIL
rio como sistema unitario e integral de nacional - Conferencia de Ariccia 27/28 de
ambiente saludable, de lugares de trabajo febrero de 1979).
seguros y de condiciones de vida adecua-
das en todas partes". Para el Movimiento
de Lucha por la Salud, nacido en 1978, la
reapertura de las empresas debe coincidir
con la adopción de una organización labo-
ral, a partir de la reducción de jornada, para
perseguir el bienestar de trabajadoras y tra-
bajadores.
Y en esto, para salir de una emergencia
94
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Bureau of Public Secrets

Una pausa preñada


Consideraciones sobre la crisis del coronovirus

Reproducido de http://www.bopsecrets.org/Spanish/corona.htm

Ya vivíamos una crisis general global, pero la mayoría apenas tenía una vaga conciencia
de ello porque se manifestaba en una confusa serie de crisis particulares: social, política,
económica, ambiental. El cambio climático es la más trascendental de estas crisis, pero es
tan complejo y tan gradual que resulta fácil ignorarlo para esta mayoría.
La crisis del corona ha sido repentina, innegable e ineludible. También se está producien-
do en un contexto sin precedentes.
Si esta crisis hubiera tenido lugar hace cincuenta o sesenta años, habríamos estado total-
mente a merced de los medios de comunicación, leyendo sobre ella en periódicos y revis-
tas o sentados frente a la radio o la televisión absorbiendo pasivamente las instrucciones y
las confortaciones que difundirían los políticos o los periodistas, sin apenas posibilidad de
responder, excepto quizás para escribir una carta al director y esperar que se imprimiese.
Por entonces, los gobiernos podían salir airosos en asuntos como el incidente del Golfo de
Tonkín, pues pasaron meses o años antes de que la verdad saliera a la luz.
El desarrollo de las redes sociales durante las dos últimas décadas ha cambiado esto drás-
ticamente. Aunque los medios de comunicación de masas siguen siendo poderosos, su
impacto monopolístico se ha debilitado y ha sido sorteado a medida que las personas se
han ido involucrando en los nuevos medios de comunicación interactivos. Esos nuevos
medios se utilizaron pronto de manera radical exponiendo mentiras y escándalos políticos
que antes habrían permanecido ocultos, y finalmente desempeñaron un papel crucial en el
desencadenamiento y la coordinación de los movimientos de la Primavera Árabe y Occupy
de 2011. Un decenio más tarde, se han convertido en una rutina para gran parte de la pobla-
ción mundial.
95
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
En consecuencia, es la primera vez en la mos más de cerca encontramos que los sos-
historia que un evento tan trascendental ha pechosos habituales siguen al mando, con
tenido lugar siendo consciente de ello prác- sus prioridades de siempre. Particular-
ticamente todo el mundo en el planeta al mente en los Estados Unidos, donde los
mismo tiempo. Y se está desarrollando primeros en ser rescatados han sido los
mientras gran parte de la humanidad se ve bancos y las corporaciones, ya que se
obligada a quedarse en casa, donde difícil- inyectaron varios billones de dólares en los
mente puede evitar reflexionar sobre la mercados financieros sin el más mínimo
situación y compartir sus reflexiones con debate público. Más tarde, cuando se hizo
los demás. evidente que se necesitaba un rescate más
Las crisis terminan siempre sacando a la general, la mayor parte del dinero del res-
luz las contradicciones sociales, pero en cate fue igualmente a esas mismas grandes
este caso, con la atención mundial enfoca- empresas; gran parte de la porción menor
da en cada nuevo desarrollo, las revelacio- destinada a las pequeñas empresas fue
nes han sido especialmente patentes. absorbida por las grandes cadenas antes de
La primera y quizás la más llamativa ha que la mayoría de las verdaderas pequeñas
sido el inesperado cambio de las políticas empresas recibieran un centavo; y la asig-
gubernamentales. Como las "soluciones de nación para las familias trabajadoras nor-
mercado" habituales son obviamente inca- males y los desempleados fue un pago
paces de resolver esta crisis, los gobiernos único que apenas podía cubrir dos semanas
se sienten ahora obligados a recurrir a la de gastos normales. Dando otra vuelta de
aplicación masiva de soluciones que antes tuerca, los gobernadores de varios estados
despreciaban como "irreales" o "utópicas". han tenido la inteligente idea de reabrir pre-
Cuando cualquiera, rico o pobre, nativo o maturamente algunos negocios, privando a
extranjero, puede propagar una enfermedad esos trabajadores del ingreso por desem-
mortal, todo lo que no sea asistencia sanita- pleo si se niegan a poner en peligro sus
ria gratuita para todos es evidentemente vidas.
una idiotez. Cuando se cierran millones de El sentido de tales rescates es que hay sec-
empresas y decenas de millones de perso- tores que son supuestamente tan esenciales
nas son despedidas y no tienen perspectivas que necesitan ser "salvados". Pero no es
de encontrar un nuevo trabajo, es obvio que necesario salvar el sector de los combusti-
las prestaciones de desempleo habituales bles fósiles, sino eliminarlo cuanto antes. Y
son irremediablemente insuficientes, y no hay razón para salvar a las aerolíneas,
políticas como el ingreso básico universal por ejemplo, porque si quiebran pueden ser
se vuelven no sólo posibles, sino práctica- compradas por unos centavos por otra per-
mente inevitables. Como decía un sitio web sona (preferiblemente el gobierno) y reini-
satírico irlandés: "Con la puesta de los hos- ciar su actividad con los mismos trabajado-
pitales privados a disposición del interés res y con las pérdidas a cargo de los ante-
público, el incremento de ayudas sociales riores propietarios. Sin embargo estas
para la gran mayoría de la nación y la pro- industrias inmensamente ricas y extrema-
hibición de los desalojos y la aplicación de damente contaminantes, y otras como ellas,
una congelación de los alquileres, los irlan- están recibiendo cientos de miles de millo-
deses tratan de entender cómo es que al nes de dólares para "aliviar su crisis". Pero
despertar esta mañana se encontraron en cuando se trata de cosas de las que depen-
una idílica república socialista". de la gente de clase baja y media, de repen-
No hace falta decir que nuestra situación te el mensaje es: "Tenemos que apretarnos
está lejos de ser idílica. Aunque Irlanda y el cinturón y no aumentar la deuda fede-
muchos otros países han aplicado este tipo ral". Así, Trump sigue presionando para
de medidas de emergencia, cuando mira- que se recorte el impuesto sobre la nómina
96
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
(lo que sabotearía el Seguro Social y negligencia criminal de muchos gobiernos
Medicare) y ha amenazado con vetar cual- nacionales, pero la mayoría de ellos inten-
quier rescate que preste alguna ayuda al taron por lo menos tratar de resolverla de
Servicio Postal de los Estados Unidos (aun- manera algo seria una vez que se dieron
que UPS y Fedex ya han recibido miles de cuenta de la urgencia de la situación.
millones de dólares del dinero de los con- Lamentablemente, no ha sido así en los
tribuyentes). Los republicanos han intenta- Estados Unidos, donde Trump afirmó al
do durante décadas llevar a la bancarrota y principio que todo ello no era más que un
privatizar la Oficina de Correos -del modo engaño que pronto se desvanecería y que el
más flagrante en su ley de 2006, que exige número de muertos estaría "cerca de cero",
que Correos financie las prestaciones de y luego, después de no hacer prácticamen-
jubilación de sus empleados con 75 años de te nada durante más de un mes, cuando se
antelación (algo que ninguna otra entidad, vio finalmente obligado a admitir que se
pública o privada, se ha visto obligada a trataba de una crisis realmente grave, anun-
hacer nunca)- pero la singular vehemencia ció que gracias a su brillante liderazgo
de Trump sobre este tema en este momento "sólo" morirían unos 100.000 o 200.000
se debe a su deseo de evitar que se vote por estadounidenses. Meses después del
correo en las próximas elecciones. comienzo de la pandemia, todavía no exis-
No hace falta ser un genio para darse cuen- te una orden nacional de permanencia en el
ta de que hay que dar prioridad a las perso- hogar, ni un plan nacional para realizar test,
nas que están en el extremo inferior de la ni la adquisición y distribución nacional de
escala. Las corporaciones multimillonarias suministros médicos para salvar vidas, y
no sólo no necesitan más dinero, sino que, Trump sigue restando importancia a la cri-
si lo obtienen, la mayor parte de este no sis en un frenético esfuerzo por reiniciar la
"goteará de arriba a abajo", sino que se sal- actividad lo suficientemente pronto como
dará en refugios fiscales en el extranjero o para revivir sus posibilidades de reelec-
se utilizará para la recompra de acciones. ción.
Pero si cada persona de clase baja y media Dado que su tardanza ya ha sido responsa-
recibiese, digamos, 2000 dólares al mes ble de decenas de miles de muertes adicio-
durante la duración de la crisis (lo que le nales, y dado que también preside un caos
costaría al gobierno mucho menos que los económico que no se veía en América
actuales rescates de los súper ricos), prácti- desde la Gran Depresión del decenio de
camente todo ese dinero se gastaría inme- 1930, en circunstancias normales los
diatamente en necesidades básicas, lo que demócratas no deberían tener problemas
ayudaría al menos a algunas pequeñas para derrotarlo en noviembre. Pero como
empresas a continuar sus negocios, permi- hizo hace cuatro años, el stablishment del
tiría a más gente mantener sus puestos de Partido Demócrata ha demostrado una vez
trabajo, y así sucesivamente. Las pequeñas más que prefiere arriesgarse a perder ante
empresas también necesitan ayuda inme- Trump con una herramienta corporativa
diata (especialmente si se han visto obliga- para el mantenimiento del status quo que
das a suspender temporalmente su activi- arriesgarse a ganar con Bernie Sanders.
dad durante la crisis) o es probable que Los programas de Sanders (Medicare para
quiebren, en cuyo caso las grandes empre- todos, Green New Deal, etc.) eran popula-
sas y los bancos las comprarán a precios de res entre la mayoría de los votantes, y lo
ganga, exacerbando así la ya gran brecha han sido aún más a medida que la crisis del
existente entre unas pocas megaempresas corona ha hecho más evidente su necesi-
en la parte superior y todas los demás en la dad. El hecho de que tales reformas de sen-
parte inferior. tido común sean vistas como radicales sólo
La crisis del corona ha evidenciado la refleja lo estúpidamente reaccionaria que
97
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
es la política americana en comparación grosas y a menudo por un salario mínimo y
con la mayor parte del mundo. sin beneficios, para poder proveer comida,
Mientras tanto, como pronto quedó claro servicios públicos, entregas y otros servi-
para casi todo el mundo que Trump no tie- cios a quienes se quedan en casa. (Véase el
ne la más mínima idea de cómo lidiar con provocativo análisis de Ian Alan Paul sobre
la crisis del corona, excepto para mostrar el sector "doméstico/conectado" y el sector
sus increíbles conocimientos médicos y "móvil/desechable" en El reinicio corona,
presumir de sus índices de audiencia en la bit.ly/2zuvdHt).
televisión, ha dejado que cada cual se ocu- Los trabajadores "móviles/desechables"
pe de ello por cuenta propia. Aunque algu- suelen estar muy aislados y son demasiado
nos gobiernos estatales y locales han ayu- vulnerables para atreverse a luchar (sobre
dado, cabe señalar que muchas de las res- todo si no tienen papeles), pero como sus
puestas más tempranas, amplias y creativas trabajos son en su mayoría esenciales tie-
han sido llevadas a cabo por la iniciativa de nen en este momento una influencia poten-
gente común y corriente: jóvenes que cialmente fuerte, y no sorprende que
hacen la compra a vecinos mayores y más empiecen a utilizarla. Dado que se acumu-
vulnerables, personas que fabrican y donan lan los peligros y las tensiones, han perdido
las máscaras protectoras que los gobiernos la paciencia, comenzando con las huelgas
dejaron de almacenar, profesionales de la generalizadas de gatos salvajes de marzo
salud que ofrecen consejos de seguridad, en Italia para luego extenderse a otros paí-
personas con conocimientos técnicos que ses. En los Estados Unidos han estallado
ayudan a otros a establecer reuniones vir- protestas y huelgas entre los trabajadores
tuales, padres que comparten actividades de Amazon, Instacart, Walmart, McDonald,
para los niños, otros que donan a bancos de Uber, Fedex, los trabajadores de las tiendas
alimentos, o que financian en masa para de comestibles, los de la basura, los de la
apoyar pequeños negocios populares, o que industria automotriz, los de los asilos de
forman redes de apoyo para prisioneros, ancianos, los trabajadores agrícolas, los
inmigrantes, personas sin hogar, etc. empacadores de carne, los conductores de
La crisis ha demostrado vívidamente la autobuses, camiones y muchos otros; las
interconexión de las personas y los países enfermeras y otros trabajadores de la salud
de todo el mundo, pero también ha revela- han protestado por la escasez de equipo
do, para quienes no eran conscientes de médico; los trabajadores de General
ello, que la vulnerabilidad no se comparte Electric han exigido que se vuelvan a des-
por igual. Como siempre, los más desfavo- tinar las fábricas de motores a reacción a la
recidos son los que más sufren: personas en fabricación de ventiladores; las familias sin
las cárceles o los centros de detención de hogar han ocupado edificios vacíos; se han
inmigrantes o que viven en barrios margi- iniciado huelgas de alquiler en varias ciu-
nales abarrotados, personas que no pueden dades; y los presos e inmigrantes detenidos
practicar el distanciamiento social y que tal están en huelga de hambre para visibilizar
vez ni siquiera tengan instalaciones para sus condiciones particularmente inseguras.
lavarse las manos de manera eficaz. No hace falta decir que todas estas luchas
Mientras que muchos de nosotros podemos deben ser apoyadas, y los trabajadores de
quedarnos en casa con sólo leves inconve- primera línea deben ser los primeros ante
nientes, otros no pueden hacerlo (si es que cualquier rescate que se lleve a cabo.
tienen casa) ni compartir contenidos a tra- Tras permanecer en casa durante meses,
vés de los medios sociales (si es que tienen todos estamos naturalmente ansiosos por
ordenador o un teléfono inteligente) porque reanudar en algún grado nuestra vida social
se ven obligados a seguir trabajando en en cuanto sea posible. Hay debates legíti-
"trabajos esenciales", en condiciones peli- mos sobre cuándo y bajo qué condiciones
98
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
es más seguro hacerlo. Lo que no es legíti- noticias, todo parece acelerarse; sin embar-
mo es ignorar o negar deliberadamente los go, muchas cosas se han detenido, o al
peligros sólo para que las empresas puedan menos se han ralentizado drásticamente.
reanudar su actividad y los políticos pue- Parece a veces que todo ocurre a cámara
dan ser reelegidos. La revelación más grue- lenta; o que todos hubiéramos estado cami-
samente esclarecedora de toda la crisis ha nando dormidos y nos hubiéramos desper-
sido ver cómo los expertos y los políticos tado de repente, mirándonos unos a otros
declaraban abiertamente que sería una con asombro ante la nueva y extraña reali-
compensación aceptable que millones de dad, y su contraste con lo que antes consi-
personas muriesen si eso es lo que se nece- derábamos normal.
sita para "salvar la economía". Esta admi- Nos damos cuenta de lo mucho que echa-
sión de las prioridades reales del sistema mos de menos ciertas cosas, pero también
puede resultar contraproducente. A la gente de que otras no las echamos de menos en
se le ha dicho toda la vida que esta econo- absoluto. Muchas personas han señalado
mía es inevitable e indispensable, y que si (generalmente con una vacilación medio
le dan rienda suelta finalmente funcionará culpable, ya que por supuesto son muy
para ellos. Si empiezan a verla como lo que conscientes de la devastación que está ocu-
realmente es (un juego económico amaña- rriendo en la vida de muchas otras perso-
do que permite a un pequeño número de nas) que personalmente están apreciando la
personas controlar a todos los demás en el experiencia en algunos aspectos. Todo está
mundo a través de su posesión y manipula- mucho más tranquilo, los cielos están más
ción de trozos de papel mágico), pueden claros, apenas hay tráfico, los peces están
concluir que necesita ser reemplazada, no regresando a las vías fluviales anteriormen-
salvada. "Una vez que la sociedad descubre te contaminadas, en algunas ciudades los
que depende de la economía, la economía animales salvajes se aventuran a recorrer
de hecho depende de la sociedad" (Guy las calles vacías. Se ha bromeado mucho
Debord, La sociedad del espectáculo). sobre cómo aquellos a quienes les gusta la
En este punto me gustaría dar un paso atrás vida contemplativa tranquila apenas notan
y mirar lo que considero el aspecto más ninguna diferencia, en contraste con las
significativo de toda esta situación: la frustraciones y ansiedades de aquellos que
experiencia del cierre en sí misma. Esta están acostumbrados a estilos de vida más
experiencia no tiene precedentes, y cambia gregarios. En cualquier caso, les guste o no,
tan dramáticamente de un día para otro que millones de personas están recibiendo un
todavía no sabemos qué pensar de ella. curso intensivo de vida enclaustrada, con
Seguimos esperando en secreto despertar- horarios diarios repetidos, casi como los
nos y descubrir que sólo fue una pesadilla, monjes de un monasterio. Pueden conti-
pero cada mañana sigue ahí. Pero a medida nuar distrayéndose con entretenimientos,
que nos hemos ido acostumbrando a ella, pero la realidad sigue trayéndoles de vuelta
nos entrega sus propias revelaciones. al momento presente.
Toda pausa abre un tiempo para reflexionar Sospecho que la frenética prisa de algunos
sobre nuestras vidas y reevaluar nuestras dirigentes políticos por "volver a la norma-
prioridades, pero saber que todos los demás lidad" lo antes posible no sólo se debe a
lo hacen al mismo tiempo da a estas refle- evidentes razones económicas, sino tam-
xiones un enfoque más colectivo. Esta bién a que tienen la vaga sensación de que,
pausa sacude nuestros hábitos y presuncio- cuanto más dure esta pausa, más gente se
nes habituales y nos da a todos y cada uno desprenderá de las adictivas actividades de
de nosotros una rara oportunidad de ver consumo de su vida anterior y se abrirá a la
nuestras vidas y nuestra sociedad bajo una exploración de nuevas posibilidades.
nueva luz. Dado que cada día trae nuevas Una de las primeras cosas que mucha gente
99
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
ha notado es que el distanciamiento social, que más de diez millones de trabajadores
por frustrante que pueda ser en algunos as- ocuparon fábricas y lugares de trabajo en
pectos, irónicamente acerca a la gente espi- toda Francia, cerrando el país durante
ritualmente. Mientras que las personas varias semanas. Cuando miras el grafiti,
empiezan a apreciar de manera distinta lo puedes percibir que estas personas estaban
que los demás significan para ellas, com- haciendo activamente su propia historia.
parten sus pensamientos y sentimientos No se limitaban a protestar, sino que explo-
más intensamente y más ampliamente que raban, experimentaban y celebraban, y esos
nunca, personalmente a través de llamadas grafitis eran expresiones de la alegría y la
telefónicas y correos electrónicos, colecti- exuberancia de sus acciones.
vamente a través de las redes sociales. Nuestra situación actual se asemeja a la
Muchas de las cosas que se comparten son, anterior en el sentido de que de repente
por supuesto, bastante modestas y ordina- prácticamente todo se ha paralizado, dejan-
rias: asegurarnos de que lo estamos hacien- do a la gente mirando a su alrededor y pre-
do bien (o no), comparar notas sobre cómo guntándose: ¿Y ahora qué? Pero durante
tratar éste o aquel problema, recomendar mayo de 1968, cuando el gobierno se había
películas o música o libros de los que nos retirado momentáneamente (ya que era
hemos estado dando un atracón. Pero la impotente frente a la huelga general), eso
gente también está haciendo memes, chis- significaba: ¿Qué debemos hacer ahora?
tes, ensayos, poemas, canciones, sátiras, (¿Tomar el control de este edificio? ¿Volver
parodias. Por muy amateur que sean a poner en marcha esta fábrica bajo nuestro
muchas de estas cosas, el efecto conjunto propio control?). En nuestra situación, que
de miles de estas expresiones personales es más pasiva, eso significa principalmen-
compartidas en todo el mundo es en cierto te: ¿Qué va a hacer el gobierno a continua-
modo más impactante que ver actuaciones ción? ¿Cuáles son las últimas noticias
profesionales en circunstancias normales. sobre el virus?
Los mensajes más simples y comunes en Los memes que se están compartiendo
las redes sociales han sido los memes: fra- durante la presente crisis reflejan esta pasi-
ses cortas e independientes o pies de foto vidad. En su mayoría expresan las reaccio-
añadidos a las ilustraciones. En contraste nes de la gente al encontrarse en una situa-
con los vehementes eslóganes políticos tra- ción desagradable que no eligieron, y
dicionales a favor o en contra de algo, estos mucho menos provocaron. Algunos traba-
"memes" suelen tener un tono más inexpre- jadores de primera línea están en huelga,
sivo con un giro irónico, dejando que el pero sólo esporádicamente, por desespera-
lector descubra las contradicciones que se ción. Prácticamente todos los demás se
revelan. quedan en casa. Pueden denunciar atrope-
Es interesante comparar estos memes con llos, o abogar por políticas que podrían
las expresiones populares de otra crisis de mejorar las cosas, o apoyar a los políticos
hace poco más de cincuenta años, como el que esperan que implementen tales políti-
grafiti de la revuelta de mayo de 1968 en cas, pero lo hacen desde la periferia. La
Francia. Hay algunas diferencias obvias en participación se limita a aspectos como la
el tono y el contexto, pero en ambos casos firma de peticiones o el envío de donacio-
hay una maravillosa mezcla de humor y nes, aunque se mencionan ocasionalmente
perspicacia, ira e ironía, indignación e ima- cosas que la gente puede hacer una vez que
ginación. seamos libres de salir a las calles de nuevo.
La crisis de 1968 fue provocada intencio- Al mismo tiempo, sin embargo, millones
nalmente. Una serie de protestas y peleas de personas están utilizando esta pausa
callejeras de miles de jóvenes en París ins- para investigar y criticar los fiascos del sis-
piraron una huelga general salvaje en la tema, y lo hacen en un momento en que
100
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
prácticamente todos los demás están obse- Estas ideas pueden parecer extravagantes,
sionados con lo mismo. Creo que este pri- pero no lo son más que la realidad a la que
mer debate mundial sobre nuestra socie- nos enfrentamos. La Organización Inter-
dad es potencialmente más importante que nacional del Trabajo ha informado de que
la crisis particular que lo desencadenó. casi la mitad de la fuerza de trabajo mun-
Admito que es una discusión muy confusa dial corre el riesgo de perder sus medios de
y caótica, dentro del aún más caótico ruido vida. Eso equivale a 1600 millones de tra-
de fondo de las preocupaciones individua- bajadores de un total de 3300 millones, un
les de miles de millones de personas. Pero trastorno social mucho más extremo que el
lo importante es que cualquiera puede par- de la Gran Depresión de la década de 1930.
ticipar cuando quiera y tener potencialmen- No tengo ni idea de lo que saldrá de esto,
te algún impacto. Pueden publicar sus pro- pero no creo que 1.600 millones de perso-
pias ideas, o si ven alguna otra idea o artí- nas vayan a acurrucarse mansamente a
culo con el que están de acuerdo, pueden morir para que el juego de la estafa econó-
enviar por correo electrónico el enlace a su mica de la élite gobernante pueda seguir
red de amigos o compartirlo en Facebook u prosperando. Algo tiene que pasar.
otras redes, y si otras personas están de Pase lo que pase, está claro que nada volve-
acuerdo en que es pertinente, pueden a su rá a ser lo mismo. Como mucha gente ha
vez compartirlo con sus amigos, y así suce- notado, no podemos "volver a la normali-
sivamente, hasta que en pocos días millo- dad". Esa vieja normalidad era un desastre,
nes de personas lleguen a ser conscientes aunque hubiese personas que vivían en cir-
de ello y puedan seguir compartiéndolo o cunstancias lo bastante cómodas como para
adaptarlo o criticarlo. poder decirse a sí mismas que no estaban
Este debate está, por supuesto, lejos de ser tan mal. Además de todos sus otros proble-
un proceso democrático de toma de deci- mas, ya nos estaba empujando hacia una
siones. No se está decidiendo nada más que catástrofe global mucho peor que la que
las vagas fluctuaciones de popularidad de estamos atravesando ahora.
este o aquel meme o idea. Si de esta crisis Afortunadamente, no creo que pudiéramos
saliese un movimiento mundial importante, regresar aunque quisiéramos. Demasiada
tendrá que desarrollar formas más riguro- gente ha visto ahora la locura mortal de
sas de determinar y coordinar las acciones esta sociedad con demasiada claridad.
que los participantes consideren apropia- Organizar un tipo diferente de sociedad -
das, y obviamente no querrá que sus comu- una comunidad mundial creativa y coope-
nicaciones dependan de plataformas de me- rativa basada en la satisfacción generosa de
dios de comunicación manipulados de pro- las necesidades de todos en lugar de prote-
piedad privada como ocurre ahora. Pero ger la riqueza y el poder exorbitantes de
mientras tanto tenemos que trabajar con lo una pequeña minoría en la cima-no es sim-
que tenemos, en este terreno donde prácti- plemente un ideal, es ahora una necesidad
camente todos están ya conectados, aunque práctica. (Mis propias opiniones sobre
sea superficialmente. Ya es un gran primer cómo podría ser una sociedad así y cómo
paso que todo el mundo pueda influir per- podríamos llegar a ella se exponen en El
sonalmente en lugar de dejar las cosas a los placer de la revolución).
líderes y a las celebridades. Yendo más le- El coronavirus es simplemente un efecto
jos, tenemos que ser conscientes de lo que secundario del cambio climático (una de
está sucediendo, de que lo que pasa dentro las muchas nuevas enfermedades que se
de nosotros y entre nosotros contiene más están generando por la deforestación y su
promesas que todos los absurdos dramas consiguiente perturbación de los hábitats
políticos que estamos observando tan aten- de la vida salvaje). Si no actuamos ahora,
tamente. pronto nos enfrentaremos a otras crisis,
101
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
incluyendo más pandemias, en condiciones
mucho más desfavorables, cuando el cam-
bio climático y sus desastres asociados
hayan colapsado nuestras infraestructuras
sociales y tecnológicas.
La crisis del corona y la crisis del cambio
climático son muy diferentes en cuanto a
tiempo y escala. La primera es súbita y
rápida, cada día de retraso significa miles
de muertes adicionales. La segunda es
mucho más gradual, pero tiene mucha más
trascendencia, cada año de retraso proba-
blemente signifique millones de muertes
adicionales, junto con una existencia mise-
rable para quienes sobrevivan en tales con-
diciones distópicas.
Pero esta conmoción que estamos experi-
mentando ahora es también una oportuni-
dad para un nuevo comienzo. Esperemos
que un día miremos hacia atrás y lo veamos
como la llamada de atención que logró
hacer entrar en razón a la humanidad antes
de que fuera demasiado tarde.

102
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Dario Renzi

Haciendo frente al virus:


Razón sentimental
versus razón de Estado
El texto original incluye esta anotación: "los elementos fundamen-
tales de este texto han sido presentados y discutidos en la
Dirección Teórico-Metodológica de la Corriente Humanista
Socialista"

Mientras yo tenga el bien sólo en la cabeza, sin realizar esta idea


en m is acciones, sin asum irla com o principio de vida, no es una
verdad en m í, sino sólo una representación.
Ludwig Feuerbach

Difícil y extraña la situación en la que nos encontramos. Hemos asumido algunas medidas
concretas de prevención básica para contener y derrotar la epidemia. Lo hemos hecho rápi-
da y autónomamente, escuchando las indicaciones médicas. En esto, y sólo en esto, coin-
cidimos con ciertas decisiones gubernamentales. Por los modos y los argumentos utiliza-
dos por las instituciones y por la prensa, por el proyecto, por las prioridades y por las pers-
pectivas, somos más que nunca alternativos; es decir, distantes y contrarios a los poderes
opresivos en todas sus articulaciones.

Un acto de humildad
¿Qué idea se están haciendo las personas (y nosotros entre ellas) de lo que acontece? La
ciencia proporciona algunas coordenadas útiles, pero no puede darnos respuestas seguras,
definitivas y resolutorias. En efecto, se debería reconocer que nunca será capaz de hacer-
lo ya que somos parte de un todo, llamado por convención universo, que como especie
humana no podemos llegar a conocer completamente ni, mucho menos, dominar.
Desgraciadamente, es evidente que los poderes bélico-industriales, históricamente movili-
zados para masacrar, explotar, oprimir a mujeres, niños y hombres, pueden corromper, vio-
lar y destruir una parte de la naturaleza, tal como están haciendo con el mundo que habi-
tamos. No es difícil deducir de ello que la desestabilización artificial del hábitat natural
tenga relación con patologías pandémicas y endémicas.
103
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Toda la población mundial se ve sacudida y Nuestra salud es una cuestión psico-física,
amenazada, se siente expuesta, percibe su de constante equilibrio dinámico entre
propia debilidad, está oprimida en diversos cuerpo y mente, las cuales se influencian
grados por el miedo a la enfermedad y a la recíproca y permanentemente. Somos,
muerte. Es una condición de extrema nece- antes que nada, nosotros, con nuestras
sidad en la que es más que posible, es indis- construcciones y representaciones menta-
pensable, despertarse y defenderse, apren- les, los que activamos, ya sea reforzando o
der a protegerse, redescubrir la fuerza de la debilitando, desarrollando o reduciendo,
humanidad, liberar el coraje del cuidado, las capacidades de la base biológica y cor-
de la curación. Se trata de los sentimientos pórea de nuestra existencia. La organiza-
y de las razones, de la obra y de las pers- ción representativa es inseparable del orga-
pectivas de vida que encontramos en el pre- nismo humano viviente. Un estado mental
sente, anhelamos para el futuro y aprende- fuerte y eficaz ayuda a la condición física,
mos del pasado. así como esta sostiene un pensamiento
Hoy, más que nunca, es necesario tener una benéfico.
visión de conjunto, y precisamente por esto
se trata de comenzar con una reflexión y Pensar el cuidar/se
con un acto de humildad. Somos una espe- ¿Por qué es importante este simple enfo-
cie particular entre las demás. Podemos que? Porque está basado en algunos cono-
descubrir muchas cosas concernientes a lo cimientos esenciales que son ciertos, por-
viviente y tener también certezas importan- que está reforzado por la experiencia, por-
tes, pero siempre relativas y parciales: no que está al alcance de cualquiera que lo
tenemos ningún derecho a hacerlas pasar elija, porque es innovador y nos reserva
por verdades absolutas. Podemos cambiar sorpresas importantes. Al mismo tiempo, es
el ambiente circundante e incluso a no- ampliamente ignorado y contradicho, y no
sotros mismos, con respeto y paciencia, en casualmente. Los poderes opresivos nos
un sentido positivo o, por el contrario, con preguntan (a su manera) "¿cómo están?" y
violencia y furia en un sentido destructivo. nos sugieren o nos imponen "lo que hacer y
Somos una especie perfectible y, por lo cómo hacerlo"; no se preocupan en absolu-
tanto, siempre imperfecta. to por estimular cómo sentir y pensar en
Confusamente, paso a paso, nos damos nuestra salud física y mental. Esto hace
cuenta de lo que sucede, pero no conoce- más inciertos y fatigosos los resultados
mos con precisión el origen y el desarrollo, inmediatos de la lucha contra el virus;
ni mucho menos el remedio a un fenómeno incluso, más en general y a la larga, se
nuevo y sorprendente, epidémico y letal, revela escasamente útil, inútil o hasta dañi-
como el coronavirus. Al menos, tenemos no.
algunos elementos suficientes para intentar Así también se explican las decisiones e
hacerle frente y debemos saberlos pensar e informaciones contradictorias provenientes
interpretar. Además, consideramos que esta de "los de arriba", que han contribuido a
enfermedad mundial es, de alguna manera, agravar el caos causado por la epidemia. La
fruto de alteraciones del sistema universal suya no es una invitación de conjunto,
natural, de las cuales somos corresponsa- como nuestro "yo pienso en cuidar y en
bles como especie humana. cuidarme", sino la imposición contingente
y puntual de "yo me quedo en casa". No se
Potencialidades humanas trata de infravalorar o de acallar la pruden-
Es, por lo tanto, el momento de interrogar- cia, sino más bien de enmarcarla en una
nos sobre nuestras potencialidades, sin perspectiva de conjunto, común, de larga
dejar de reconocer los límites, para movili- duración, no meramente individual y pasa-
zarlas y emplearlas de la mejor manera. jera. ¿Por qué no lo hacen? En primer
104
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
lugar, porque no se fían de la gente común Las "sardinas" (una expresión popular con-
y porque el único cuidado en el que creen traria al ultraderechista Salvini, de la Liga
está basado en el hacer coercitivo (más o Norte, ndt) son un ejemplo nítido de esto.
menos explícito según los casos) y hetero- Personas que nos preguntan y que nos
dirigido. Esta es una lógica que se apoya en hablan, que reaccionan ante la dificultad
las "leyes de la sabana", es decir, en una del momento intentando representarse la
dudosa herencia evolutiva que ignora total- vida más plenamente, empezando a com-
mente las capacidades creativas y de creci- prender el valor dirimente de elegirse y de
miento de las personas, de las relaciones, elegir ser mejores junto con los demás.
de las comunidades. Recurren al miedo en Actuar así se convierte en algo más cohe-
vez de al coraje; obligan a la huida al ámbi- rente y atento, consciente y útil. Las deci-
to privado en lugar de estimular la recipro- siones que se toman cotidianamente se sitú-
cidad atenta y benéfica; proponen, como de an en el redescubrimiento de las propias
costumbre, "protecciones" extrañas y alie- capacidades electivas de conjunto. Estas
nantes. son señales del despertar de las concien-
Ahora, a pesar del valeroso esfuerzo de cias, del redescubrimiento de una razón
muchas/os mujeres y hombres del sistema sentimental de nuestro ser en el mundo, que
sanitario –masacrado durante años por nos permite, nos ayuda y nos guía a la hora
varios gobiernos– que salvan numerosas de cuidarnos, pero aún más: ella misma es
vidas, este enfoque estatal no ha logrado en una cura milagrosa. Es esa razón sentimen-
absoluto una responsabilidad generalizada tal del bien la que puede desafiar la razón
y compartida, como se ha visto con los éxo- de Estado dominante, que es la causa de
dos repentinos y absurdos desde una ciudad tantos males. Es esa razón sentimental que
o una región a la otra, o con comportamien- nos pertenece profundamente y que, si rea-
tos peligrosos en la vida cotidiana. Por otra vivamos y direccionamos, puede guiarnos
parte, el simple e inerte "quedarse en casa", hacia la felicidad posible, incluso en un
a la larga seguramente no sea una solución momento de seria dificultad como éste.
si no se aprenden reglas de vida sanas y
solidarias; es más, puede generar malesta- La política sin máscara
res psicofísicos serios, además de incre- Mientras tanto, la razón de Estado sigue
mentar los crímenes "familiares", que gol- arreciando, cada vez más sorda e instru-
pean en primer lugar a mujeres y a niños. mental, contra sus súbditos, ávida y babe-
ante respecto a sus turbios negocios, pre-
Despertar las conciencias suntuosa y fría frente a la humanidad
Esta psicología amenazadora, tanto para doliente. Ahora empieza a filtrarse que la
uno mismo como para los demás, por des- rápida y terrible difusión del coronavirus
gracia está extendida entre muchas perso- en Lombardía está ligada a la abundancia
nas. Es el fruto amargo de un estado de de las partículas finas, fruto envenenado de
sueño profundo de las conciencias. No un desarrollo industrial disparatado y de las
observar el propio mundo interno recono- concentraciones urbanas tóxicas, ¡que
ciendo el de los otros ofusca la visión del todavía se exaltan con increíble cinismo!
mundo externo. No saberse interrogar a Hubo, de parte de empresarios, gobernan-
uno mismo y a quienes están cerca nos pre- tes y administraciones, un descuido genera-
dispone a aceptar cualquier mentira difun- lizado de las condiciones de seguridad de
dida por desconocidos, a menudo anóni- las trabajadoras y trabajadores, empezando
mos. La obsesión por el hacer reduce la por los de la sanidad. Hasta en las zonas
dimensión propia del ser humano a un más afectadas por la epidemia, como
mero arrastrarse existencial. Sin embargo, Lombardía y el área de Bérgamo en parti-
hay personas que empiezan a reavivarse. cular, todavía se duda en cerrar todas las
105
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
instalaciones industriales no esenciales. tecnológica, sometiendo a sus súbditos a
Acumulación y superbeneficios, las divini- los más agrios sacrificios, a una explota-
dades de estos señores, reclaman sacrifi- ción y a una contaminación monstruosas,
cios por parte de quienes trabajan, hasta el privándoles de las libertades burguesas for-
punto de poner en riesgo sus vidas. La len- males, pero prometiendo "seguridad",
titud en la contención del peligro es fruto como parece haber garantizado frente a la
también de la codicia empresarial, que ha epidemia, aunque no sin grandes retrasos y
sido apoyada por todos los partidos estata- culpables silencios.
les. La influencia china está destinada a crecer
En cualquier circunstancia, el sistema opre- en el mundo, pero no sólo económicamen-
sivo de poder busca controlar y manipular te sino, sobre todo, ideológicamente, de
a la gran mayoría de las personas comunes, forma directa o indirecta. Es o será vista
muchas de las cuales, como los inmigrantes como una alternativa o un correctivo a las
y los "sin techo", son excluidas de iure y de democracias decrépitas. Ya es así en Corea
facto de los derechos de ciudadanía. del Sur, en donde la democracia, en la
La lógica negativa de los poderes opresivos emergencia médica, ha sido entendida al
culmina en un silogismo fatal: cuanto más estilo "gran hermano", con videocámaras
prevalece más fracasa, y su fracaso la en las casas de todos los enfermos. O bien,
empuja a ensañarse y a enfurecerse todavía en la "civilizadísima" Gran Bretaña, en
más con la gente. Este nuevo test de stress, donde un asesino en serie vaga por
debido a la epidemia, es revelador. La Downing Street. Antes de arrepentirse,
decadencia que viven las democracias se estaba siguiendo los pasos de algunos de
agrava, el autoritarismo mal escondido de sus compatriotas de guardapolvo blanco,
las untuosas declaraciones oficiales, se que desde hace tiempo ponen en marcha un
abre camino en la estrecha mentalidad pre- protocolo de "eutanasia" programada con-
datoria de los gobernantes, esta sí de "saba- tra las personas ancianas e, incluso, una
na". Es oportuno recordar que en estos "directriz del Royal College of Paediatrics
casos tiende a prevalecer el original, el and Child Health (…) que consiente expre-
modelo más verificado, que no es el fascis- samente que los tratamientos para el man-
mo o el estalinismo (cuyos rasgos o resi- tenimiento de la vida se nieguen a los niños
duos también hacen su aparición), sino el si su «calidad de vida» es considerada insu-
dominio más longevo y orgánicamente ficiente" (1). Por no hablar de las locuras
opresivo que la humanidad ha conocido: el de Trump, que van desde los muros hasta la
imperial. ¿Cuál es el imperio más duradero, liquidación del "Obamacare" pasando por
fundamentado históricamente, con una las actitudes en público de invitación a la
"filosofía" de la guerra y de la comunidad imprudencia frente al virus, para después
forzada a sus espaldas, capaz incluso de dar un drástico giro. Pensemos también en
adaptarse preservándose? China, que a tra- Macron que, al inicio, asistió y avaló los
vés de milenarios cambios dinásticos y de insensatos paseos y besuqueos jacobinos
régimen ha mantenido, sin embargo, un libertinos por las riveras del Sena de una
cierto tipo de estructura y de control buro- pequeña burguesía parisina frustrada, para,
crático sobre varias etnias encerradas en un tardíamente, dar un cambio, sugerido por
territorio protegido. Un imperio capaz de las… Bolsas.
una violencia extrema e implacable dentro Los gobiernos, es decir, sus comités de
de sus fronteras (recordemos Tien an Men) negocios o consejos de administración,
pero siempre atento durante las últimas dudan y toman decisiones, mienten y des-
décadas a no dejarse implicar por los con- mienten, amenazan y reprimen, tranquili-
flictos internacionales. Un imperio que zan y aterrorizan, alardean y perjuran. En
crece en cuanto a su potencia industrial y este momento ya son la única expresión de
106
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
la política. En efecto, los partidos han desa- genes. Detrás de la máscara, devela sus orí-
parecido, si se exceptúa el mensaje de L. genes y vocación bélicos, coercitivos y
Zingareti (representante político italiano represivos perennes. La prueba no sólo está
del Partido Democrático, ndt) sobre su en los conflictos armados, sino en la per-
"resultado positivo" al virus y alguna invo- manente ofensiva contra las mujeres, en el
cación histérica al servicio militar obligato- racismo popular y estatal, en los intentos
rio del siniestro Salvini. ¿Qué es de la vida biopolíticos y tecnológicos de control y de
de los grupos y las organizaciones de perversión de la comunicación y de las
izquierda? Ponen de manifiesto algunas elecciones humanas; y en el hecho de que
denuncias sacrosantas de fechorías guber- todo sujeto político busca, invariablemente,
nativas, planteando a veces reivindicacio- prevalecer sobre los adversarios de turno a
nes al Estado, descuidando o ignorando la través del atropello, del engaño y del
situación humana de conjunto que se va enfrentamiento.
determinando; o bien, se da el caso del La razón racionalizadora de los poderosos
periódico Lotta Comunista (2) que dedica opresores, en sus diferencias, que se van
un artículo titulado "Virus de la supersti- difuminando, se ha convertido para todos
ción", definido como "bribona especula- en la tragedia de la irracionalidad humana.
ción electoralista", confirmando de ese Se desarrolla en todos los sitios como
modo, además de un cierto cinismo, el incomprensión de la especie, comenzando
pasaje de su marxismo de la ciencia a la por la remoción del género femenino que la
ciencia ficción. La única y loable excep- crea, cuida y atiende su crecimiento.
ción, por lo menos que conozcamos, está
representada por la reflexión de conjunto Una encrucijada existencial
sobre la epidemia y por las acciones solida- Dentro de lo urgente del momento, y más
rias para afrontarla, puestas en marcha por allá de él, advertimos que estamos frente a
los Centros Sociales del noroeste de Italia. una encrucijada. Es prioritario contener y
Las actitudes prevalecientes en la izquierda derrotar la epidemia, pero mientras lo
se suman y agravan el indecible sectarismo intentamos, el conjunto de nuestras predis-
o la altanería demostrada por todos estos posiciones íntimas es puesto a prueba; al
reagrupamientos en comparación con las mismo tiempo, lo están también los orde-
"sardinas" y la sencilla radicalidad de su namientos prácticos de la existencia y nos
mensaje. Por desgracia, se trata del trágico interrogamos sobre el después.
final de una larga parábola de quienes han Fijémonos en las diversas direcciones posi-
seguido creyendo en el rescate político o en bles.
la posibilidad de una nueva política. Por Está el camino del "nada será como antes",
desgracia, no es así: la política, incluso la replanteado por periodistas y políticos fal-
democrática en todos sus matices, incluida tos de imaginación; una receta de aparien-
la que se proclama revolucionaria y/o cia insignificante, pero de efectos fatalistas
comunista, es un asunto de Estado. En y, por tanto, mortificadora de nuestras
cuanto tal, hunde sus raíces en la utiliza- capacidades electivas. Está, muy solicita-
ción de la violencia y en la predisposición do, el mantra que predica "la vuelta a la
y la preparación para la guerra (hasta con- normalidad". Pero, ¿qué normalidad?
tra el virus han declarado la guerra, no dán- ¿Cuándo comenzaremos a comprender que
dose cuenta de la paradoja). Cualquier su normalidad no existe? No es humana-
práctica política comporta alejarse de la mente normal la guerra permanente, la vio-
humanidad y de sus rasgos esenciales, no lencia contra las mujeres y los niños, la
comprender o desinteresarse de la centrali- ferocidad xenófoba y racista, la sociedad
dad del mundo interno. Al final, la política, cada vez más masificada y obsesiva, extra-
toda la política, regresa a sus primeros orí- ña a sí misma y peligrosa. Entonces, está la
107
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
esperanza virtual: eso, refugiémonos en tras/os, incluso en los momentos más tris-
internet, intoxiquémonos de noticias falsas tes y a pesar de patrones y de gobernantes.
o distorsionadas, proporcionemos nuestros La creatividad se limita a abrir una ventana
datos personales y transformémoslos en y a cantar una pésima canción que, desa-
una mercancía, inventémonos relaciones fiando el conjuro, dice que "siam pronti
efímeras y engañosas, comprometamos alla morte", "estamos listos para morir" (3),
nuestras capacidades cognitivas, dejemos en vez de liberar nuestras intenciones teo-
de fatigarnos en pensar con nuestra cabeza réticas y afectivas para preparar el contraa-
y nuestros ritmos, confiándonos a los apa- taque y planificar lo mucho que estamos
ratos electrónicos; pero después no nos listos para la vida. La razón se envuelve
lamentemos al descubrirnos más pobres y dentro del cálculo de las probabilidades y
débiles humanamente… Está el grito de la del tiempo que tardará en acabar la epide-
rebelión, la conflictividad permanente al mia, sin tener evidencias de ello, en vez de
estilo "chalecos amarillos", que promete buscar y examinar los datos fundamentales
alguna descarga de adrenalina y produce un y de ensamblarlos con cautela, evaluando
crecimiento exponencial de frustración e las líneas de tendencia y las posibilidades
impotencia para pensar en positivo. reales. El sentimiento, precipitado a menu-
Viceversa, está el refugio aún mayor en el do en odio o, de alguna manera, empeque-
ámbito privado; es decir, seguir en la con- ñecido dentro de la pura dimensión emo-
dición de cautividad que forzosamente cional, se convierte en pánico en vez de
estamos experimentando en estos días. Está elevarse por fin para dar un sentido al amor
la acostumbrada formulita que recita que por la humanidad y a la vida misma, reen-
"la vida continúa" y que, por lo tanto, pro- contrándose de esa manera en el amor de
pone resignación y sumisión a la espera de los amores, de los amigos y de nosotros
que otros virus y guerras auténticas de mismos. Es decir, hallar el coraje.
diverso tipo y tenor nos alcancen. O bien, Hallarlo ya. Porque quien ama la vida en su
está la posibilidad y el derecho, hasta la conjunto, en todas sus manifestaciones,
necesidad, de inventarnos otra vida, nuestra puede encontrar el coraje necesario de sí y
vida, más digna de ser vivida y disfrutada, de los demás y el camino justo en esta
incluso afrontando sus dificultades. Esta encrucijada.
posibilidad se puede concretar si se escapa
de la tempestad emocional que ya arreciaba Redescubriéndonos
antes y que ahora se ha agravado y corre el más y mejor humanos
riesgo de cristalizarse, convirtiéndose en Muchos, cautivados por la muy humana,
endémica: muchos son víctimas de ésta. aunque no reflexionada, necesidad de vol-
Tratemos de reflexionar sin detenernos en ver a casa o de encontrarse, se han ido de
las primeras impresiones, retomemos el viaje o vagan por las ciudades, poniéndose
control de nuestros fantásticos recursos en peligro ellos mismos y a sus propios
mentales. Porque si no, las facultades, ya seres queridos. Comprensible, pero inacep-
de por sí maltratadas, se nublan. La inteli- table. Una cosa son las salidas individuales
gencia cruje como un mecanismo oxidado indispensables por necesidades esenciales;
o se paraliza por el miedo, en vez de elabo- otra los desplazamientos multitudinarios a
rar nítidamente las intuiciones, advirtién- zonas de vacaciones y las andanzas en
donos de las posibilidades y de los peligros. grupo. Reafirmémoslo: es necesario con-
La memoria se detiene en lo inmediato, o vencerse y convencer a las personas de
bien evoca tragedias pasadas, en vez de poner la máxima atención en los comporta-
recorrer los pasos de nuestra andadura y mientos, criticando actitudes de irresponsa-
recordar los grandes desafíos ganados por bilidad social y relacional que, por desgra-
la humanidad y por cada una/o de noso- cia, son expresión de la crisis de razón sen-
108
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
timental así como de la descomposición la confiamos o se la cedemos en alquiler a
creciente de las sociedades estatales. Al instituciones lejanas y frías. Y sin embargo,
mismo tiempo, rechazamos y condenamos sentimos su calor y su potencia en los sen-
los excesos represivos o intimidatorios por timientos que surgen en nosotros hacia
parte de las instituciones hacia la gente otras personas, hacia el resto de la humani-
común. Sabemos que ciertos movimientos dad, hacia las demás especies, hacia toda la
autoritarios pueden arraigarse fácilmente naturaleza, y es precisamente de esto de lo
en un contexto de fragilidad o de degrada- que podemos y deberíamos hacer teoría y
ción conciencial acentuada, como el italia- cultura. Podemos intuir su importancia cru-
no. Además, la hostilidad gratuita o el ensa- cial, precisamente ahora que hacemos fren-
ñamiento legalista con respecto a personas te a la amenaza viral, como salvaguarda,
en movimiento, evidentemente por necesi- como posibilidad de crecimiento y de cam-
dad, sin que constituyan un peligro, no bio. Está presente en nosotros y depende de
ayuda en absoluto al compromiso colectivo cada una/o de nosotros interpretar el creci-
contra el virus y corre el riesgo de fomen- miento, el amor, la creación vital a la que
tar masivas crisis de nervios. estamos predispuestos y que sentimos apre-
Es una confortante señal que muchos miar en nosotros, quizás todavía incom-
demuestren asumir y practicar un principio prendida. Depende de nosotros, juntos: sin-
de responsabilidad, el cual brota de un tiéndonos, encontrándonos (con seguridad,
positivo sacudón altruista que puede crecer por supuesto), escuchándonos, consultán-
y radicalizarse en términos afectivos y donos, reencontrándonos aunque sea a dis-
morales. Nos referimos a un número cre- tancia. De esa manera nos daremos cuenta
ciente de mujeres y de hombres de todas las de la extraordinaria similitud que percibi-
edades, de diversa extracción y ubicación mos en las relaciones y en las colectivida-
social, que nos restituyen y que compren- des elegidas, así como de la no menos
den este espíritu. De ellos recibimos un asombrosa diversidad de la que somos pro-
impulso de más para desarrollar, precisar y tagonistas en cada pasaje de nuestra subje-
hacer más coherente nuestro compromiso tividad. Descubriremos de ese modo cuán-
humanista socialista, y a ellos se lo ofrece- to tendemos a la vida de manera irrefrena-
mos. La obra fundamental de convenci- ble, pero debemos aprender a hacerlo, y
miento, de escucha y de acompañamiento hasta la amenazadora tragedia nos estimula
que estamos llevando a cabo, apunta hacia en este sentido.
una actividad del espíritu y no a la pura Especialmente ahora es más posible, por
pasividad. Cuidarse y cuidar implica segu- fin, aprender a reconocer y elegir el bien y
ramente prudencia, cautela, respeto y expli- el mal. La actualidad de los valores mora-
cación de las reglas conocidas, pero esto es les y éticos, por reconquistar y por fundar
sólo el inicio. Necesitamos una moviliza- de nuevo, por encarnar y experimentar, es
ción fuerte, convencida y constante de irrenunciable. Dentro y fuera de nosotros
nuestras mejores energías esenciales. advertimos en qué medida concierne a la
En el momento más oscuro de la decaden- proximidad o a la distancia con las y los
cia pueden brillar la luz de modos diversos demás a todos los niveles, desde el más
de concebir y llevar a cabo la vida. Es tiem- sencillo al más complejo. Por tanto, las
po de redescubrir y elaborar las intenciones protagonistas y los protagonistas de una
concretas que nos animan. En primer lugar, renaciente y apasionada razón sentimental,
la capacidad de representar la vida global- pueden manifestarse y reunirse como suje-
mente, de imaginarla, planificarla, anhelar- tos a todos los niveles. Personas que son,
la. Capacidad esta que se alberga en pro- representan y actúan en relación y juntas.
fundidad en cada una/o de nosotros, pero Lo experimentamos concretamente en los
que a menudo no nos pertenece porque se intercambios interpersonales con muchas
109
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
amigas y amigos, en los equipos de La
Comune, en la Escuela Internacional, en la
distribución del periódico, en la investiga-
ción teorética. Lo verificamos de manera
particular en la campaña de autofinancia-
miento, que incluso en estos días tan com-
plicados sigue desarrollándose, demostran-
do la cualidad y la coherencia de nues-
tras/os compañeras/os y el valor y la gene-
rosidad de muchas y muchos que nos
donan dinero, pero sobre todo convicción y
decisión por nuestra obra totalmente inde-
pendiente. Entrevemos y probamos el sen-
tido del poder ser más y mejor humanos
dedicándonos a las y los demás. El proyec-
to y el programa, la idea ambiciosa y la
práctica modesta y concreta de esa comu-
nión libre y alternativa, de la que extraemos
nuestro origen y tomamos el nombre, apa-
recen cada vez más actuales, concretos,
verdaderos, útiles, libres, benéficos, bellos
y posibles.

23 de marzo de 2020

Notas
(1) Il Foglio, 17/3/2020. Il Foglio es un
periódico italiano de tendencia liberal.
(2) En su número de febrero de 2020. Lotta
Comunista es un partido político extrapar-
lamentario italiano.
(3) Extracto del himno de Italia, "Fratelli
d’Italia", conocido también como el himno
de Mameli, que fue el compositor de su
letra.

110
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Pablo Martínez Oses y Enrique del Olmo

Pandemia mundial,
solidaridad universal
Publicado originalmente en
blogs.publico.es/dominiopublico/33129/pandemia-mundial-solidaridad-universal

¿No es extraño que nos empeñemos en soluciones nacionales ante una pandemia mundial?
¿Qué está pasando? La amenaza del coronavirus sólo se puede vencer mundial y coopera-
tivamente. Como tantas otras amenazas. Habrá que prepararse para la partida.
Estamos viviendo una pandemia mundial. Ningún país está potencialmente a salvo de la
elevada tasa de contagio del virus SARS-CoV-2 en humanos, ni de su relativamente alta
letalidad cuando desarrolla la enfermedad Covid-19. En apenas unos meses son ya más de
5 millones de personas contagiadas confirmadas y ha causado 350.000 muertes, en prácti-
camente todos los países del mundo. Estas cifras pueden ser en realidad muy superiores a
día de hoy, teniendo en cuenta que muchos países tienen dificultades para diagnosticar,
atender y contabilizar con precisión el avance y la extensión del virus. Estos últimos días
el incremento de personas afectadas se traslada a países con sistemas sanitarios y condi-
ciones socioeconómicas más frágiles.
Al tiempo, esta pandemia muestra con claridad su innegable carácter multidimensional, ya
que interactúan lo social, lo económico, lo ambiental y lo político de diversas formas.
Desde su origen zoónico que tiene relación con la acelerada pérdida de biodiversidad,
pasando por el parón de las actividades económicas y comerciales causado por las medi-
das de confinamiento, cierres fronterizos y otras acciones destinadas a preservar la distan-
cia física, que nos sitúan ante una crisis larga y profunda. También la pandemia muestra
su dimensión social que explica las diferentes intensidades con que dichas medidas afec-
tan a clases acomodadas y a clases vulnerables. No es comparable la vivencia del parón y
el confinamiento según se disponga de vivienda, de empleo, de ahorros y rentas, como no
lo es la tasa de mortalidad, mucho mayor entre la población de rentas más bajas. También
la dimensión política de la gobernanza interviene, en forma de sistemas sanitarios, educa-
tivos, de protección social, de infraestructura y conectividad que dibujan un panorama
diferente de afectación y de resistencia a la pandemia.
111
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Por eso la crisis sanitaria puede ser mundial mientos económicos de sus rentas y las
y al mismo tiempo afectar con diferentes vidas humanas de los más vulnerables al
intensidades en según qué territorios, con virus. Son los mismos que desde hace años
qué recursos, indicadores sociales, econó- también quieren impedirnos que tengamos
micos y políticos. La cuestión es que la en cuenta los devastadores efectos de un
diferente afectación no reduce ni limita un modelo de riqueza en nuestro único plane-
ápice su condición de crisis mundial. Salvo ta. El caso extremo son los Bolsonaro y
que quisiéramos vivir en sociedades cerra- Trump (a Johnson le derribó el virus y
das a cal y canto por muros inexpugnables. parece que se hizo algo más razonable) y
Una curiosidad sugerente: por una vez la sus seguidores, que se manifiestan a favor
misma receta sirve para el egoísmo y la de que el virus mate todo lo que tenga que
solidaridad. La mejor forma de evitar el matar antes que dejar de pensar en sus pro-
contagio, la distancia física, nos salva de pios intereses, desde esa mirada estrecha y
ser contagiados al tiempo que nos salva de sectaria que pretende reducir el futuro
contagiar y extender el virus. De la misma común al mantenimiento de sus privilegios.
forma, en términos sociales, ha aparecido
la pulsión inmediata de protegerse a uno La respuesta
mismo y a sus allegados, al tiempo que la ¿deliberadamente? equivocada
corriente de solidaridad se extiende y nos Tras la crisis del 2008 se impuso la salida
une como sociedad. Los aplausos desde los que apostó por la economía a costa de las
balcones, las múltiples iniciativas de co- dimensiones sociales, ambientales y políti-
creación de soluciones desde domicilios cas. A esa opción le correspondió, cómo no,
conectados y las iniciativas vecinales de el auge identitario y excluyente en lo polí-
ayuda mutua con mascarillas y filas espa- tico, que se manifiesta en el incremento de
ciadas nos conmueven y nos reconcilian posiciones de la ultraderecha con sus mani-
con el género humano. Nada puede impedir festaciones de exclusión, xenofobia y odio.
que emerja la solidaridad, la empatía y el Cuando se impone la dimensión económica
compromiso colectivo como respuestas a sobre las otras, también se imponen las ren-
los desafíos comunes. tas privilegiadas y los argumentos desigua-
Sin embargo también hay quien se empeña litarios contra los vulnerables y los defen-
en la mirada de corto alcance, guiada por el sores de lo común. Cuando se extiende el
egoísmo de la identidad, que aún quiere miedo los cambios parecen imposibles o
hacernos pensar que el problema es local. amenazas.
La competencia entre países, azuzada por Hablemos de algunas de las consecuencias
los mercaderes del dolor, la competencia de aquella salida unidimensional en
entre regiones (esa estupidez mayúscula de España. Los recortes que afectaban al
querer legitimar soluciones propias, aisla- modelo de sociedad solidaria se cebaron
das o regionales), las carreras que los con los denominados "gastos sociales" y en
medios de comunicación y los responsables los recortes express (como los sueldos de
políticos establecen y que muchas veces los funcionarios), pero también en dos
todos seguimos sobre el ranking de conta- inversiones que habían sido seña de identi-
giados, muertos y tasas de letalidad en los dad de los Gobiernos de ZP: el I+D+i y la
diversos países. cooperación al desarrollo. En un suspiro se
O aquellos que niegan que el problema rompió el Pacto de Estado por la solidari-
afecte a todas las dimensiones de nuestras dad internacional y se arrasó con el com-
sociedades, empeñados con hacer prevale- promiso de los gobiernos en Ayuda al
cer la economía a la salud, como si fuera Desarrollo (AOD), dejándolo en un ridícu-
posible aquella sin esta. En realidad, empe- lo 0,12 % del PIB. Fue una decisión políti-
ñados en hacernos elegir entre los rendi- ca, no justificable por causas económicas
112
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
ni técnicas porque países con gobiernos que sostienen los servicios esenciales para
conservadores como Alemania y Gran el funcionamiento de la sociedad. Hemos
Bretaña incrementaron su AOD en el conocido que la vulnerabilidad es un proce-
mismo periodo. Otros países con similares so a lo largo de toda la vida, que estamos
problemas estructurales, como Grecia o ante una vulnerabilidad estructural y que
Portugal, tampoco siguieron la senda del las acciones colectivas y políticas pueden,
desmantelamiento de la cooperación espa- bien proporcionarnos mejores condiciones
ñola. Y todo esto se sustentaba en una para enfrentarnos a ella, o bien reproducir
narrativa tan falsa como peligrosa: primero las vulnerabilidades profundizando en sus
los de aquí, cómo vamos a gastar en los de causas e intensificando sus consecuencias.
mas allá con todas las necesidades que Si entendemos la dimensión múltiple y el
tenemos. Y la tijera presupuestaria actuó carácter universal de la pandemia, estos
con vehemencia. Pero no sólo fue un tema dos factores, lo múltiple (sanitario, econó-
de fondos sino de formas de hacer coopera- mico, social, ambiental, etc.) y lo universal,
ción. Muchos municipios y algunas pocas nos permiten entender también que cual-
CCAA resistieron e impulsaron proyectos quier respuesta en términos nacionales y
comunes con el sur de gran eficacia y bajo unidimensionales no está realmente intere-
coste, no renunciaron a la máxima de que sada en formular respuestas apropiadas a la
en un mundo global se puede actuar local- amenaza común. Por mucho que se disfra-
mente, mirando hacia afuera, creciendo con ce de banderas y apele a la libertad, su
otros, sumando capacidades. A pesar de motivación tiene más que ver con mantener
ello, el virus de la insolidaridad, la crimina- privilegios y rentas aprovechando que la
lización del diferente y del "otro" ya estaba incertidumbre y el temor se generalizan. La
inoculado. Reproducido hasta la saciedad enésima aplicación de la doctrina del
por charlatanes indocumentados con acce- shock.
so al prime time, para regocijo de unos
pocos. Nadie queda inmune al marco que La respuesta apropiada: la cooperación
impone el miedo. renovada al centro del tablero
Hoy con la crisis del Covid-19 vuelve a Este doble carácter de la pandemia, mun-
plantearse una tesitura parecida, con el dial y multidimensional, deberá ser atendi-
agravante de que tanto a nivel mundial do con soluciones igualmente mundiales y
como español la bandera de la insolidari- multidimensionales. La cooperación inter-
dad se ha transformado en bandera de iden- nacional tiene el potencial necesario para
tificación de sectores políticos y sociales, ofrecer este tipo de soluciones, porque
revistiéndolo además, como expresión de tiene larga experiencia de trabajo en un
su cinismo y darwinismo social, en un ejer- marco transnacional y porque los procesos
cicio de su libertad. De esta manera la coo- de desarrollo que promueve integran las
peración internacional es vetada en los pre- dimensiones económica, social, ambiental,
supuestos de autonomías y municipios con cultural y política de los territorios y socie-
el argumento falaz de primero los de aquí, dades, adaptando las intervenciones a las
usemos estas "perrillas" para hacer benefi- particularidades de cada una de ellas. Pero
cencia que es lo que nos reconcilia con actualmente la cooperación está lejos de su
nuestra conciencia. potencial. No debería escandalizarnos afir-
La pandemia ha destapado las "vulnerabili- mar que el sistema de cooperación interna-
dades" de las sociedades europeas y las cional ha sido incapaz de proporcionar una
consecuencias del desmontaje progresivo respuesta articulada y coherente a la pande-
del estado de bienestar que se ha producido mia. Los mecanismos de gobernanza glo-
a lo largo de los últimos años. Así como la bal han mostrado su enorme debilidad y su
profunda precariedad de los trabajadores/as manifiesta incapacidad para ofrecer res-
113
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
puestas. Lo que nos ha dejado a merced de entre el déficit público y la necesidad de
las capacidades de los sistemas y de las aumentar el gasto público. Estamos ante un
decisiones políticas nacionales. conflicto entre la vida y las cuentas del
La cooperación que hemos tenido hasta capital (las que sí computan y llaman rique-
ahora, tal y como está concebida, en térmi- za).
nos nacionales -expresión solidaria de un Segundo, la dimensión transnacional de
pueblo- y principalmente medida en térmi- esos valores de solidaridad, apoyo mutuo y
nos monetarios, se ha convertido práctica- defensa de la sostenibilidad de la vida fue
mente en una política margina y no sirve el pilar de la política pública de coopera-
bien para este tipo de desafíos comunes. ción. La consecuencia lógica, correcta y
Menos aún tras casi una década de desman- apropiada al reconocer que la vulnerabili-
telamiento sistemático y progresivo como dad de los nuestros es tan sólo una parte de
el que se ha realizado en España. la vulnerabilidad de todos y todas. Hoy la
cooperación española ha retrocedido 15
¿Cómo puede entonces la cooperación años, justamente en el momento que es más
servir como respuesta apropiada? necesaria que nunca. No sólo porque su
Primero, empecemos por reconocer todo dimensión presupuestaria sea ridícula, tam-
aquello que nos proporciona y sostiene con bién porque está prisionera entre las agre-
vida aunque no consiga ocupar espacio en siones de las fuerzas ultraliberales y ultra-
los titulares. La gestión desde la proximi- conservadoras y la incapacidad de renovar-
dad, las actuaciones de los profesionales se que muestran sus defensores. La coope-
del servicio público, a pesar de la escasez ración, extrayendo fuerzas de sus pilares
de medios,que ahora por fin sabemos iden- originales, puede salir del rincón y ocupar
tificar como servicios esenciales, las inicia- el centro del ring extendiendo la solidari-
tivas privadas y sociales, en comunidades dad universal y dejando atrás discursos,
de vecinos y en asociaciones barriales, las normativas y prácticas que se han impues-
redes de solidaridad y de apoyo mutuo, y la to como límites tecnocráticos y empujan
gestión desde los municipios cuando han hacia el rincón, donde la política debe
agilizado recursos y respuestas más allá de resignarse a ser marginal e irrelevante.
sus competencias, corresponsabilizándose Tercero, disponemos de un marco compre-
de la atención a enfermos, familias sin hensivo e integrado que diluye las fronteras
recursos, etc. Lo mundial como expresión y los esquemas nacionales para resolver las
de las solidaridades que se despliegan amenazas comunes: se llama Agenda 2030,
sobre los territorios y no como un agregado y se apellida transformando nuestro
de intereses nacionales. mundo, que debe figurar como referencia
Son miles de voluntades y de esfuerzos central y comprehensiva para la acción de
puestos para el beneficio común, que Gobierno. La Agenda 2030 será (si se actúa
absurdamente no computan como riqueza razonablemente) una guía para la acción en
en los cálculos, obsoletos e inoportunos, la crisis económica, ambiental y social, que
del Banco de España. Tenemos un caudal incluye la pandemia pero no termina con
de experiencia y de conocimiento que no es ella. De ella procede el llamado No dejar a
de recibo echar en saco roto. Primera aler- nadie atrás que tan pertinente suena estos
ta a la que tenemos que responder: no vol- días para hacer políticas que atiendan a los
ver a la rutina, porque la crisis no termina más vulnerables en medio de la vulnerabi-
cuando logremos controlar la saturación de lidad común.
las UCI y los cementerios. La Agenda 2030 no se debe presentar en
Si seguimos despreciando todo ese dina- estos momentos de la crisis como una refe-
mismo en los cálculos de riqueza correre- rencia marginal de las políticas públicas,
mos el riesgo de volvernos a ver atrapados sino como un elemento central de la
114
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
Agenda de Gobierno de todas las instan- ONGD. Un panorama desolador que ade-
cias, tanto a nivel nacional como multilate- más se transmite al resto de las esferas de
ral y tanto en la visión nacional como en la las administraciones públicas y al conjunto
visión de la política internacional. La de la ciudadanía. La cooperación sigue
Agenda 2030 no puede ser un insumo para hablando para sí misma y cada vez menos
armar bellos discursos que pueden dar gente entiende qué dice ni qué hace ni para
tanto los de un lado político como los de qué sirve. Estamos en el rincón.
otro. Sólo puede servir para apostar por su Cuarto, frente a este rumbo equivocado es
apelación a profundas transformaciones, necesario renovar la hoja de ruta de la coo-
tiene que ser una guía para la renovación de peración internacional española: asunción
la acción práctica, impregnando los presu- plena de la A2030 y no sólo como un bello
puestos y los sistemas y procedimientos discurso. Adelante con las transiciones eco-
para la ejecución de las políticas. En lógicas justas y la defensa sin tapujos de los
España se había dado un importante salto, a derechos humanos de todas las personas,
raíz de la moción de censura, considerando incorporación de la categoría de cuidados
la Agenda 2030 no sólo como un referente para reforzar sistemas de protección social
de discurso sino como una agenda real de públicos y universales. Convertir en eje de
gobierno con el Alto Comisionado para la política pública las iniciativas que vienen
Agenda 2030. Algunas administraciones desde abajo y apuntan a transformaciones
autonómicas y muchas municipales ya estructurales y legales, como por ejemplo
avanzaban en ese marco. la campaña por la cancelación de deuda
Paradójicamente, en la esfera que más se pública, la erradicación de paraísos fiscales
había desarrollado su difusión y su relato, y prácticas de elusión y evasión que conde-
en el mundo de la cooperación internacio- nan a la falta de financiación y ajustes
nal, sin embargo era donde más atrasado se injustos a las poblaciones vulnerables de
estaba en el impulso práctico de la Agenda todos los países. Un multilateralismo com-
que no logra detener la caída presupuesta- prometido y activo, que asegure cambios y
ria, no consigue avances en la necesaria excepciones en la regulación sobre paten-
reforma institucional, no se atreve a desta- tes, no vaya a ser que los posibles trata-
car el valor diferencial de la cooperación mientos y vacunas contra el COVID sirvan
descentralizada, y es incapaz de generar para llenar los bolsillos del conglomerado
discurso y movilización social. Hasta hoy farmacéutico y vaciar los de los sistemas
la voluntad tibiamente expresada no augu- públicos de salud, y que emprenda una
ra nada positivo, anuncios de pequeñas revisión de los tratados de inversión inclu-
acciones bien orientadas pero que parecen yendo cláusulas ambientales y laborales.
pensadas desde el rincón. Algo de humani- Reconocimiento del valor diferencial de la
taria, algo de multilateral, algo de buena cooperación descentralizada porque no son
voluntad. Sin noticias de un relanzamiento acciones subsidiarias de ningún liderazgo
significativo de la cooperación, sin noticias estatal, sino un contribuidor neto al modelo
sobre reformas esenciales para sacar la de convivencia global basado en la proxi-
cooperación de los límites del discurso midad, en lo comunitario y en los aprendi-
diplomático, sin apuestas presupuestarias zajes mutuos. El 25 de mayo representantes
ni discursivas. Ni rastro de cualquier políti- de las 17 CCAA y de los Fondos de
ca audaz e innovadora en la cooperación Cooperación (una iniciativa estratégica de
internacional: gestión burocratizada, bilate- la cooperación española, a retener) emitie-
ral de reparaciones parciales, fondos a mul- ron una importante declaración titulada:
tilaterales para evitar complicaciones ges- "De la crisis se sale cooperando", donde se
toras, escaso compromiso con la gobernan- dicen cosas como las siguientes: "Por eso
za global, unas pocas migajas para las las comunidades autónomas y entes locales
115
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
apostamos por consolidar alianzas y con-
sensos políticos y sociales que permitan a
la cooperación continuar invirtiendo y con-
tribuyendo a garantizar un presente y un
futuro sin dejar a nadie atrás.
En el marco de la crisis, los municipios y
también las administraciones estatal y auto-
nómica han hecho "estallar" el corsé buro-
crático para atender de forma urgente a las
personas y a las necesidades mas perento-
rias, lo que también puede aplicar a sus fór-
mulas de cooperación. Derogar inmediata-
mente los artículos de la RSAL de 2013
(Ley de racionalización y sostenibilidad de
la Administración ) a los que se aferran
secretarios e interventores para dificultar el
despliegue legítimo de acciones de coope-
ración desde las administraciones locales.
Considerar nuevos instrumentos más flexi-
bles y ágiles que nos permita incorporar
todas las dimensiones, desde una perspecti-
va multidimensional saliendo del uso
exclusivo del "proyecto" y de la concurren-
cia competitiva. En este sentido, el marco
que ofrecen los objetivos de desarrollo sos-
tenible (ODS) es favorecedor. Salir de la
lógica de la AOD, explorando otras moda-
lidades de cooperación horizontal desde las
ciudades (estableciendo un enriquecedor
bilateralismo cooperativo), movimientos
sociales y comunidades en lo local.
Frente a la mirada conservadora, insolida-
ria e ineficaz de mirar hacia adentro, cues-
tión ridícula cuando esta crisis se desarrolla
en el "afuera" mundial, tenemos que partir
de nuestra experiencia y recursos para pro-
yectarlas internacionalmente. Ese es el reto
y no la tristeza del lamento de la impoten-
cia.

116
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Luis M. Sáenz
En las tinieblas, solidaridad
"Lo que m ás m e inquieta es que en España todo el m undo se
pregunta: ¿qué va a pasar? Casi nadie hace esta otra pregunta:
¿Qué vam os a hacer?"
Julian Marías

"Tarea actual: pensar y realizar un fin del capitalism o que no sea


el fin del m undo"
Juan Domingo Sánchez Estop

1. El dolor por las personas fallecidas, su sufrimiento y el de familiares que muchas veces
no pudieron verles antes de morir; los estragos causados entre trabajadoras y trabajadores
sanitarios por el Covid-19 con la colaboración de los recortes hechos por el RDL 16/2012
y diversos gobiernos autonómicos; la inquietud ante una posible segunda oleada de conta-
gios, sabiendo que el sistema no está preparado para ello (en Madrid la atención primaria
sigue desguazada); la tragedia tras los muros de residencias mercantilizadas: todo exige
afrontar lo que se nos viene encima sin aspavientos, buscando alivio y cierta normalidad,
pero sin la frivolidad temeraria que muestra una parte de la población incitada por políti-
cos que piden cancelar las precauciones, y también sin politiqueo, sin retórica y sin con-
cesiones al falso optimismo del "nadie quedará atrás", mientras crecen las colas del ham-
bre. Hay que afrontar a partir de lo cotidiano la crisis sanitaria, la crisis económica, la cri-
sis social y la crisis de valores precipitadas por la pandemia; a partir del sufrimiento social,
de las solidaridades activas, de los comportamientos y necesidades de la población, no de
la "espuma" política. La gestión del gobierno PSOE-UP ha confirmado tanto sus muchos
límites como que es el menos malo posible en esta España, a la vista de la actitud ultrare-
accionaria y sin escrúpulos del eje Casado-Abascal. En nada nos favorecería un cambio de
gobierno ni la desestabilización del acuerdo PSOE-UP, pero las salidas deben buscarse a
través de procesos de construcción popular y de movilización social, con reivindicaciones
propias de las clases populares y los movimientos sociales y construyendo espacios de
apoyo mutuo y cooperativos.
2. La declaración del estado de alarma, sus prórrogas y las medidas de confinamiento y
distanciamiento social estaban más que justificadas, aunque en su aplicación haya habido
desaciertos, pero tenían el riesgo de ser un caldo de cultivo para una actitud pasiva, de
sumisión, de espera a que el Estado nos salve. No ayudó a disolver ese riesgo el que duran-
te semanas las comparecencias de la "segunda fila" ministerial estuviesen plagadas de uni-
formes militares y policiales, en sintonía con la retórica de "la guerra" a la que el gobier-
no recurrió pese a que la lucha contra la pandemia es un desafío por la vida y a favor de
la especie humana, mientras que la guerra es lucha abierta entre grupos humanos y por la
muerte.
117
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
Sin embargo, la mayoría de la población nes, las acciones que cada cual podemos
asumió las limitaciones por convencimien- llevar a cabo de forma cooperativa sin
to, no por obediencia. Nos confinamos vo- esperar salvación desde fuera.
luntariamente, sin servidumbre, actitud que 3. La cuestión sanitaria concentra hoy la
ha favorecido que desde la soledad tam- totalidad de lo social; ha sacado a superfi-
bién se haya construido solidaridad. cie las desigualdades sociales y los privile-
- Con el esfuerzo de las trabajadoras y tra- gios. La desigualdad bloquea la aplicación
bajadores de la sanidad, pese a su precarie- de buenas recomendaciones sanitarias: la
dad, a la carencia de medios básicos de pro- de pasar cuarentena en una habitación de
tección propia y para sus pacientes, al des- uso exclusivo y con baño propio es inapli-
precio de gobiernos autonómicos como el cable en millones de hogares. La obliga-
de Madrid y a las limitaciones y errores del ción de uso de mascarillas, desechables una
gobierno de España. vez usadas y que cuestan 0,96 euros cada
- Con los aplausos de las ocho de la tarde, una, conlleva un coste inasumible para mu-
el mejor antídoto contra el "sálvese quien chas familias. La recomendación de viajar
pueda". La derecha extrema lo entendió y a pie o en coche es inaplicable para quienes
ha hecho correr todo tipo de bulos para tienen que ir en metro o cercanías a traba-
dinamitar los aplausos; los "cacerolos" y jos a muchos kilómetros de su casa. Las
"cayetanos" de las nueve de la noche salen actividades de las personas más privilegia-
más contra los aplausos que contra el pro- das no suelen obligar a un masivo contacto
pio Sánchez. con la población, a diferencia de las traba-
- Con las redes vecinales de apoyo mutuo jadoras y trabajadores que atienden "al
que han surgido o reconvertido su acción público" en negocios o servicios, o concen-
en muchas zonas, influidas en su modo de tradas sin distancia en sus lugares de traba-
actuación por el ejemplo de los grupos anti- jo. La pandemia amenaza a toda la humani-
desahucios y otros colectivos sociales post- dad, pero es mucho más peligrosa para
15M, pero también aportando nuevos quienes menos tienen.
modos de actuar imaginados por miles de Los problemas sociales, por graves que
personas. sean, sólo se toman en cuenta cuando hay
- Con el incipiente resurgir de movilizacio- "sujetos sociales" que los expresan y mo-
nes en torno a la defensa de la sanidad lestan a los poderosos. Las y los trabajado-
pública, como el movimiento de sanitarios res de la Sanidad, al cumplir su tarea en
necesarios, contra la precariedad y los des- condiciones muy difíciles, han emergido
pidos, por contratos dignos, o convocato- como referencia social y de clase, no como
rias surgidas de vecinas y vecinos para soldados, sino como portadores de una ta-
abrazar hospitales y centros de salud. rea social esencial y a la vez franja maltra-
- Con las luchas que empiezan a surgir en tada y precarizada de la clase obrera que no
otros sectores, contra los despidos y los ha retrocedido a la hora de cuidar al resto
cierres de empresa: Alcoa en San Cibrao, de la población y que ha denunciado las
Nissan en Barcelona... Podrían emerger condiciones en las que lo ha tenido que
luchas tan duras como las que hubo entre hacer y en las que la población ha sido
1984 y comienzos de los noventa contra la atendida. Las trabajadoras y trabajadores
reconversión industrial. del sistema sanitario y de las residencias
No sabemos si las flores de solidaridad se han afrontado la pandemia sin equipos de
secarán o se expandirán, hay propensiones protección. Las UCI sí llegaron a estar to-
opuestas a favor de ambas evoluciones talmente desbordadas, no fue un "casi":
posibles. La resultante de esa tensión no hubo pacientes a los que se les habría lleva-
está determinada de antemano. Esa indeter- do a UCI, pero no había posibilidad de
minación no pide predicciones, sino accio- hacerlo, y no se pudo asignar ventilador a
118
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
personas que lo necesitaban, y eso se debe con dos carencias esenciales: de ingresos y
reconocer claramente, asumiendo que de vivienda y/o suministros básicos. Los
miles de trabajadoras y trabajadores de la efectos de la crisis de 2008 era una herida
sanidad pública se han contagiado -y han abierta en nuestra sociedad, sin cicatrizar.
contagiado- por la carencia de equipos de La vulnerabilidad habitacional, la imposi-
protección y que han muerto pacientes a bilidad de encontrar una vivienda asequi-
causa de la carencia de medios humanos y ble, era cada vez más intensa, alcanzando
materiales en un sistema sanitario muy incluso a familias insertadas laboralmente
debilitado por años de recortes y precarie- (según EAPN en 2018 un 14% de las per-
dad laboral. Ese reconocimiento serviría sonas ocupadas eran pobres). Una pobreza
para que haya más prudencia en la sociedad concentrada con especial crudeza en secto-
y para prepararnos a decir "nunca más" y res sensibles de la población: menores de
exigir que se reconstruya un sistema sanita- 18 años, con tasa de pobreza del 27%;
rio capaz de enfrentar en las mejores condi- familias monoparentales, con un 43%; per-
ciones las épocas de normalidad y las ca- sonas desempleadas, con un 47%.
tástrofes. Si España gasta millones en La nueva crisis es un mazazo brutal. Se
armas inútiles "por si" hay una guerra, estima que en el primer trimestre de 2020,
mucha más razón hay para invertir en un con sólo medio mes bajo estado de alarma,
sistema sanitario capaz de afrontar momen- el Producto Interior Bruto y las horas traba-
tos cruciales como el actual "por si" rebro- jadas disminuyeron un 5% respecto al tri-
ta esta pandemia o llega otra aún más letal. mestre anterior. Según la Encuesta de
El primer objetivo de reconstrucción debe Población Activa, en ese trimestre el núme-
ser el desarrollo de un sistema de sanidad ro de personas ocupadas que trabajaron
pública y universal que trate bien a sus tra- menos horas por paro parcial por razones
bajadores y sus pacientes, que tenga en técnicas o económicas y el número de per-
cuenta sus opiniones, que esté suficiente- sonas ocupadas que trabajaron menos horas
mente dotado y que no quede desbordado por regulación de empleo multiplicaron,
cuando se produzcan crisis sanitarias. La respectivamente, por 24,5 y 36,5 los datos
dignidad mostrada por las y los trabajado- del mismo trimestre de 2019.
res del sistema sanitario y de las residen- El gobierno PSOE-UP ha adoptado medi-
cias así como por las personas enfermas y das sociales que no habría tomado un go-
sus familias pide a gritos la ampliación de bierno derechista y que tampoco se toma-
las plantillas sanitarias y la dignificación ron en la crisis de 2008. Pero han sido insu-
de las condiciones laborales. Y el fortale- ficientes y sus retrasos excluyeron a mu-
cimiento de la atención primaria, la elimi- chas personas, en contradicción con las
nación de las largas listas de espera, la promesas de algunos ministros de "no dejar
mejora de la atención. a nadie atrás"; esa promesa retórica es
Si algo podrá unir a la mayor parte de la po- incumplible en una crisis capitalista pero sí
blación tras la desescalada, no son cínicas podría haber sido cumplida en mayor medi-
banderas con crespones, sino el fortaleci- da que lo ha sido hasta la fecha.
miento del sistema público de salud y una No hay que esperar informes oficiales para
reconstrucción del sistema de residencias darse cuenta de que la pobreza ha dado un
de mayores para que su componente públi- salto cualitativo muy grande en pocos días.
ca sea cada vez mayor, la atención sea Lo vivimos, lo vemos en los barrios popu-
digna y de calidad, al acceso de cualquier lares, pero también en cadenas televisivas
persona que lo necesite sean cuales sean que muestran las colas del hambre.
sus ingresos. - Han quedado atrás la mayoría de las per-
4. Antes del Covid-19 muchas personas sonas que, ante la imposibilidad de encon-
estaban en situación de emergencia social, trar un empleo regularizado, sobrevivían
119
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
con actividades "irregulares", sin contrato, rarse para que tenga un papel cada vez
imposibles bajo el estado de alarma. Quie- mayor, pero sin garantizar a cada escolar,
nes ya estaban en situación de ingresos sin excepción, acceso a equipos, a redes y a
cero también han empeorado, por la difi- refuerzo pedagógico.
cultad para buscar y encontrar empleo, 5. En condiciones como las actuales, las de
dado el confinamiento, el aumento del paro una fuerte crisis capitalista, los pobres se
y la reducción de la actividad económica. hacen más pobres, la pobreza llega a perso-
- Hubo muchos despidos efectivos en po- nas que nunca pensaron encontrarse así y el
cos días, a veces bajo fórmulas de "fin de riesgo de pobreza se hace pesadilla de otras
obra" o "fin de contrato" o "no pasar el pe- tantas. La capacidad negociadora de las y
riodo de prueba". La declaración de impro- los trabajadores disminuye, dado el aumen-
cedencia provisional de ciertos tipos de to del paro, los salarios caen y el empleo se
despidos llegó tarde. En el Régimen Ge- precariza. Sin embargo, no es una "calami-
neral, durante el mes de marzo las afiliacio- dad caída del cielo", pues cae de un sistema
nes cayeron casi en 784.000 personas. En socioeconómico determinado, ante lo cual
abril se redujeron "sólo" en 48.000, pero se plantean tres tareas principales. En pri-
todo apunta a que las tijeras están siendo mer lugar, unirse desde abajo en torno a
afiladas para el momento en que dejen de las necesidades más inmediatas y urgentes,
ser efectivos los "ERTE Covid-19". asociarse, movilizarse, crear vínculos so-
- Unos cuatro millones de personas han ciales de cooperación en torno a lo que
sido "acogidas" en ERTE, lo que cierta- podríamos llamar planes de supervivencia
mente puede haber evitado por ahora mu- social, que no deben confundirse con los
chos despidos pero implica una considera- "tochos-programa" de los partidos políti-
ble caída de la capacidad adquisitiva de las cos. La lucha por la supervivencia tiene una
familias afectadas. cara reivindicativa, de exigencias a los
- Para algunos pequeños comerciantes o gobiernos, pero también una cara construc-
empresarios o "autónomos", la crisis abier- tiva, de auto-organización social para bus-
ta puede llevar a la ruina su proyecto, lle- car vías solidarias alternativas de satisfa-
vándose de paso empleos, y algunos pue- cer parcialmente las necesidades más
den convertirse en proletarii. Hay una fron- urgentes. En segundo lugar, aunque esta
tera social difusa en la que el futuro de cier- lucha por la supervivencia será, al menos
tos "obrero-patrón" y de franjas de trabaja- en sus comienzos, esencialmente defensi-
dores asalariados más o menos acomoda- va, centrada en lo básico, pues las personas
dos puede pender de un hilo en el transcur- sin techo ni comida no pueden esperar a
so de una fuerte recesión o una depresión. que "salgamos del capitalismo" para conse-
- Si la segregación escolar articulada en guir unos mínimos sociales, también es
torno al par "pública / concertada" ya lleva necesario un esfuerzo de reflexión y apren-
años arrebatando posibilidades a las niñas y dizaje colectivo sobre por qué pasa esto,
niños de familias empobrecidas, la "deses- por qué pasa una y otra vez, por qué esta-
colarización presencial" amplía la brecha, mos siempre en un tobogán en el que, para
pues la "enseñanza en casa", telemática y las clases populares, las caídas son demole-
con apoyo familiar, genera más desi- doras; en estas crisis se pone de relieve que,
gualdad en poco tiempo, sin que haya aunque haya fases de más prosperidad, la
medidas especiales de respaldo social en condición social de la mayoría de la pobla-
este ámbito, más allá del esfuerzo indivi- ción es "proletaria", en el sentido de una
dual de las y los enseñantes. Da escalofríos inseguridad vital subyacente, de repente
escuchar la "modernidad" hipócrita con la puedes quedarte sin nada, sin recursos de
que se afirma que la enseñanza telemática vida. Por ello, necesitamos adquirir y
ha llegado para quedarse y hay que prepa- expandir una conciencia anticapitalista no
120
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
utópica, sencilla pero no simplista, que no la experiencia cotidiana de quienes sufren
juegue en el terreno ambiguo y estéril de los problemas y de la actividad de las des-
los "programas" supuestamente radicales pensas solidarias o de los grupos antidesa-
pero formulados como aplicables bajo el hucios activos en España.
capitalismo sin serlo o como conseguibles La pandemia y las crisis social y económi-
cuando aún no tenemos la fuerza para ello, ca asociadas a ella han hecho visible el
sino en el de la combinación de las reivin- hambre, con sus largas colas. También han
dicaciones y luchas sociales más urgentes y hecho visible la renuncia institucional a dar
sentidas por la población por objetivos soluciones a problemas como ese, con los
alcanzables, aunque sea difícilmente, con servicios sociales de hecho cerrados duran-
la construcción de horizontes y experien- te semanas, lo que en una crisis social se-
cias hacia otro modo de vivir, de producir, mejante es como haber cerrado los hospita-
de distribuir, de convivir, de cuidar... La les ante la crisis sanitaria, así como también
tercera tarea, que en realidad es el soporte la incapacidad de las grandes entidades
de las otras dos, es, una vez entendido que caritativas "institucionalizadas" para ha-
esto no es un debate académico entre cerlo, pues quienes han tenido que dar la
"modelos de sociedad" sino una trama de cara y distribuir alimentos ha sido, en defi-
conflictos sociales, participar en los proce- nitiva, el propio "pueblo", sus redes de
sos de constitución de la fuerza social nece- apoyo, sus grupos vecinales. Y no me refie-
saria para hacer frente a los proyectos de ro a las soluciones estructurales, aquellas
las élites dominantes, es decir, los procesos que llevarían a que no haya que "solucio-
de desarrollo del asociacionismo popular, nar" el hambre o la mala nutrición por no
los espacios de cooperación y apoyo existir, sino simplemente a soluciones co-
mutuo, etc. yunturales, aquellas que permiten que
6. En lo inmediato, las necesidades más coman quienes no tienen medios para
urgentes para una parte importante de la hacerlo. Así de grande es el fracaso de la
población empobrecida podrían resumirse "respuesta (?) institucional", ni siquiera
en techo y comida. Ambas carencias esta- están a la altura de hacer lo que hacen las
ban ya presentes, y desde la propia socie- vecinas y vecinos, gente con pocos medios,
dad y sus movimientos se venía advirtien- que se asocian con un vínculo de solidari-
do de la gravedad de lo que estaba ocu- dad y aportan lo que puedan.
rriendo, generando además propuestas al- Mientras tanto, la vulnerabilidad habitacio-
ternativas para hacer frente a la catástrofe nal sigue presente, aunque la suspensión
social que suponen el hambre y la vulnera- provisional de los desahucios la haya hecho
bilidad habitacional, pudiéndose citar, en- menos visible que las colas del hambre.
tre otras, las planteadas a partir de la Carta Probablemente se agrave, por la reducción
contra el hambre, como la Ley por el dere- de ingresos que afecta y afectará a muchí-
cho a la alimentación presentada ante la simas familias. Sin rechazar otras deman-
Asamblea de Madrid en febrero de 2019 y das sociales relativas al precio de los alqui-
rechazada por PP y Cs con un sólo voto de leres de pisos de propiedad privada, por
diferencia, o como el proyecto de la Ley de ejemplo, considero que la única manera de
vivienda de la PAH: 5 propuestas por el evitar que esta catástrofe vaya a peor y
derecho a la vivienda y contra los desahu- lograr que quede reconocido un derecho
cios. Lo más importante de ese tipo de pro- básico, es un ambicioso plan integral de
puestas es que se basan en una experiencia vivienda pública de alquiler adaptado a los
social que las refuerza y no parten de una ingresos de cada familia, con implicación
visión ideológica o "programática" precon- del Estado, las comunidades autónomas y
cebida sino de necesidades vitales a las que los ayuntamientos. De momento, en el
se ha dado forma reivindicativa a partir de ámbito de la "política oficial" no parece
121
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
que nadie mueva ficha en ese sentido, y la lidad es que en una sociedad capitalista no
mejor herramienta de que disponemos para se puede vivir sin dinero, no es tu humani-
hacer frente a la especulación de los gran- dad lo que te da acceso a bienes y servicios,
des tenedores de viviendas es, también, la sino el dinero. Por ello, mientras haya capi-
ayuda mutua, que toma cuerpo en PAH, talismo y haya personas sin ingresos o con
comisiones de vivienda, grupos stopdesa- ingresos insuficientes, la cuestión de la
hucios, sindicatos de inquilin@s y demás garantía de ingresos es esencial. Y si lo es
colectivos organizados en torno al derecho no es porque ese sea el modelo de sociedad
a techo. Frente a la manipulación informa- que querríamos, en mi caso que cada per-
tiva que trata de aterrorizar a la población sona aporte a la riqueza social según su
con que ¡cualquier día le ocupan su casa!, capacidad y cada cual reciba según su
la realidad es que cientos de miles de casas necesidad, sino precisamente porque no vi-
que eran propiedad de familias trabajadoras vimos en ella sino en una sociedad moneta-
y miles de viviendas públicas (unas 5000 rizada y mercantilizada, que "propone" que
en Madrid) han sido "ocupadas" por bui- quienes no puedan vivir de su riqueza acu-
tres inmobiliarios de todo tipo con la cola- mulada vivan de un salario, pero constante-
boración de diversos gobiernos. Las fami- mente deja sin salario o con salarios de
lias que ocupan pisos de bancos, Sareb o pobreza a franjas de la población. La
inmobiliarias lo hacen desesperadas y a garantía de ingresos, renta básica o ingre-
disgusto, porque no tienen ninguna posibi- so mínimo no es una reivindicación antica-
lidad de alquilar una vivienda, y no deben pitalista ni un modelo social, sino una rei-
ser confundidas con las mafias de los nar- vindicación mínima, interna al sistema, de
copisos y asuntos similares, a las que hecho entre los primeros en hablar de algo
rechazamos con más fuerza que quienes así estuvieron conocidos neoliberales con
deberían desbaratarlas, ni tampoco con el la idea de que sustituyese a las instituciones
movimiento okupa, que tiene todo mi del bienestar fruto de largas luchas socia-
apoyo pero responde a una necesidad social les, pero es importantísima para millones
diferente, la de disponer de espacios de en- de personas, aunque desde una visión con-
cuentro social en nuestros barrios. traria a la neo-liberal, es decir, complemen-
7. Si bien la carencia de techo y comida, taria y no excluyente de las instituciones
aunque haya sobreabundancia de ambas del bienestar (sanidad y educación pública,
cosas, es la expresión más evidente del prestaciones de desempleo, pensiones...).
empobrecimiento obrero y popular, inclu- Mi visión de estas rentas básicas no coinci-
yendo a familias que se autoconsideraban de con la hoy imperante en la "izquierda
"clase media", en la sociedad capitalista radical", desvinculadas en parte de la lucha
esas carencias derivan de la "carencia de por el empleo, mientras que para mí su
ingresos". Para algunos derechos sociales, expresión más contundente y sencilla sería
como la educación, la sanidad y la vivien- "O empleo con salario suficiente o renta
da, la mejor vía de acceso a ellos es "no garantizada", pero ese es un debate teórico
monetaria", como garantía directa de acce- complejo y creo que hoy por hoy somos
so, aunque en el caso de la vivienda se muchas las personas que podemos tirar en
aportase un alquiler proporcionado a los in- una misma dirección en una situación en la
gresos; por el contrario, en lo que se refie- que son millones las personas que no tienen
re a los alimentos tengo la impresión de ingresos suficientes para atender las necesi-
que la inmensa mayoría de la población dades básicas. Por ejemplo, en mi ámbito
prefiere poder adquirirlos y consumirlos en de activismo social la cooperación con las
su casa antes que tener que acudir a come- compañeras de Marea Básica es estupenda
dores sociales o lugares de reparto de ali- aunque no coincido al 100% con su mode-
mentos, sentimiento que comparto. La rea- lo de Renta Básica Universal.
122
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
Lamentablemente, el gobierno PSOE-UP Todos los ejes de actuación a los que me he
ha ido retrasando la aprobación de algún referido configuran la necesidad del sindi-
tipo de ingreso mínimo, y ya llevamos dos calismo social de base, de la asociación
meses y medio con muchas familias sin desde abajo, sobre base territorial o de
medios para vivir; tengo la impresión de objetivos comunes.
que los políticos de la izquierda no se dan 8. Y ahora nombraré la bicha, el sindicalis-
cuenta, por que no es su situación -ni la mo laboral, que no cuenta hoy en España
mía-, de que hay muchas personas que no con mucho prestigio. Y, sin embargo, es
pueden tirarse tres meses, ni un mes, sin necesario.
ingresos. El gobierno Sánchez-Iglesias Aunque de la peor manera posible, la pan-
debería haber establecido en el decreto que demia ha desvelado la mentira subyacente
declaró el estado de alarma una "renta de a las teorías sobre la irrelevancia del traba-
cuarentena" provisional, muy fácil de ges- jo a causa del auge de la automatización, de
tionar, con pocos controles previos aunque la robotización, de la sustitución de la deci-
se revisase más adelante (por ejemplo, en la sión humana por algoritmos. En cuanto una
declaración de la renta). Todo este tiempo parte significativa de la mano de obra, del
perdido es sufrimiento causado. trabajo humano, ha quedado paralizada por
Ciertamente, a la vez se podría haber ido una causa catastrófica externa a las relacio-
diseñando el ingreso mínimo vital como nes laborales (aunque no al capitalismo), el
prestación estable, que al parecer está a tinglado se tambalea. Las instalaciones
punto de ser aprobado. Por los borradores están ahí, las máquinas, los ordenadores,
que conozco hay cosas que me gustan, y no los robots, los algoritmos, la materia prima,
me gustan otras que mantienen los defectos las redes, todo lo que Marx llamaría "capi-
que tiene, por ejemplo, la Renta Mínima de tal constante", y también están los capita-
Inserción en la Comunidad de Madrid, y si listas, los supuestos "productores de rique-
las critico ante el gobierno PP-Cs (-Vox) en za", pero allá donde la actividad laboral se
Madrid, también lo haré ante el gobierno ha parado también se ha parado o frenado
PSOE-UP en España. Aunque la idea de la generación de plusvalor, y por tanto de
que tenga un carácter complementario y se pluscapital, que es el motor que mueve al
ligue a la declaración de la renta tiene algo capitalismo; más aún, en estas situaciones
que ver con el tipo de renta mínima que me el "capital constante" no sólo es impotente
parece más efectiva, me preocupa mucho para dinamizar la creación de valor, sino
que, si se confirma que la referencia para el que grandes partes de él se desvalorizan o
IMV es la declaración de la renta del año destruyen al estar parado el riego sanguí-
anterior, la IMV durante 2020 pudiera estar neo, la actividad humana, en zonas vitales
respondiendo, mejor o peor, a una situación importantes. Ciertamente, una parte del
del pasado, y no a la nueva situación de capital se desplazará hacia el atesoramien-
pobreza. Si fuese así, la IMV podría ser un to conservador o hacia operaciones especu-
gran fiasco. Pero reservo mi opinión hasta lativas, siempre presentes en el capitalis-
que se publique en el BOE. mo, pero en ellas no se crea riqueza social,
No quiero cerrar este apartado sin señalar sólo hay redistribución, bien porque unos
que la pandemia ha puesto muy de relieve capitales ganan a costa de otros capitales,
que regularizar la situación de quienes bien por apropiación privativa de bienes
viven en España y facilitar su acceso a comunes o sociales por una minoría.
empleos regularizados no sólo es una exi- La otra cara de esas teorías es la manera en
gencia de humanidad sino también un inte- que gran parte de la "izquierda" interiorizó
rés común. En ese sentido la respuesta del las derrotas, la burocratización de muchas
gobierno PSOE-UP está muy detrás de las estructuras sindicales, la pérdida de dere-
medidas tomadas en Portugal, por ejemplo. chos laborales, el cambio de la relación de
123
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
fuerzas en las empresas, el debilitamiento ral de las y los trabajadores en tanto que
de vínculos de solidaridad, etc. La verdad tales, es un suicidio. Se debe y se puede
es que hubo una "fuga" bastante masiva del hacer sindicalismo de otras maneras, en
sindicalismo laboral, de la actividad en el unas u otras organizaciones, o incluso en
seno de las comunidades de trabajo, para grupos de trabajadores que no se llamen
dedicarnos a otro tipo de actividades, cuya "sindicatos", lo que no se debe es renunciar
importancia luego resaltaré también. Creo a él, a su práctica, ya que eso es indefen-
que fue un error ese abandono, pero en todo sión. Las "izquierdas" tienen -tenemos- una
caso lo que hay que afrontar es lo que se gran responsabilidad en ello, porque, a
viene encima. medida que las relaciones de fuerza entre la
"Empleo", "salario" o "condiciones labora- clase trabajadora y el capital se han ido
les" no han dejado en ningún momento de deteriorando en favor de este en los escena-
ser aspectos esenciales en nuestras vidas, y rios del "capitalismo occidental" -aunque
ahora va a crecer su relevancia, en muchos en otras zonas del mundo se ha producido
casos por ausencia. El desempleo ya se está una gran expansión de la industria y del tra-
disparando y las condiciones laborales vol- bajo asalariado, con emergencia de nuevos
verán a degradarse. Es prácticamente inevi- sindicalismos- hemos tendido a sacar "lo
table durante cierto tiempo, como lo es que laboral" de nuestras prioridades, tomándo-
parte de las empresas más débiles caigan lo en cuenta, como mucho, como algo en lo
ante las más fuertes, pero la resistencia que actuar "desde fuera", "políticamente",
social, la capacidad de unión y lucha, ten- a través de leyes, pero olvidando que la ten-
drán una influencia decisiva en la intensi- dencia general será la que viene siendo
dad y duración de ese retroceso así como desde hace años, el retroceso en derechos
en la capacidad social para recuperar lo laborales, si no se modifican las relaciones
perdido o ir más allá. Esa resistencia debe de fuerza en el seno de las empresas. Es
expresarse en reivindicaciones -defensivas una visión "politicista" e idealista aquella
al comienzo- ante la patronal y el Estado, que entiende que una clase trabajadora
pero las reivindicaciones son estériles si no débil y desorganizada en la empresas puede
van acompañadas de la construcción de la obtener grandes mejoras en los parlamen-
fuerza social en que sustentarlas. tos, cuando es su fuerza en el mundo labo-
Son muchas las críticas a hacer a las orga- ral lo que empuja sus reivindicaciones
nizaciones sindicales existentes, tanto a las hasta las tribunas políticas.
tradicionales y con mayor arraigo, en las Lo que Rosa Luxemburg decía, "El socia-
que hay mucha gente luchadora y compro- lismo no se hace y no se puede hacer por
metida pero que como organizaciones han decretos, incluso aunque estos emanen de
desarrollado una burocratización excesiva, un gobierno socialista, por perfecto que
cierto alejamiento del día a día de las sea. El socialismo debe ser hecho por las
empresas -sobre todo en muy grandes masas, por cada proletario. La cadena debe
empresas y en administraciones públicas- y ser rota allá donde esta les ata al capitalis-
una dependencia enfermiza respecto al mo", es aplicable también, a escala menor,
Estado y a las escenificaciones de "diálogo a los derechos laborales básicos; si estos no
social" incluso cuando nada se saca de él, son defendidos en cada empresa, o al me-
como a las declaradamente alternativas, nos en muchas de ellas, con una práctica
que muchas veces actúan más movidas por activa que no sólo sume afiliación sino
ser "alternativas" a los otros sindicatos que también activismo y conciencia social por
alternativas para las y los trabajadores, generar confianza, los derechos laborales
aunque a todo esto hay excepciones locales tienden a retroceder en las leyes, como
y/o sectoriales. Sin embargo, la renuncia al hemos visto en las últimas reformas labora-
sindicalismo laboral, a la organización plu- les. Que hay que cambiar las prácticas y
124
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
adaptarlas a las nuevas realidades, seguro. Menos que nunca habrá que despreciar las
Pero estigmatizar la misma idea de "sindi- reivindicaciones mínimas. La tarea no es
cato", considerarla incompatible con proce- maximizar las reivindicaciones, sino maxi-
sos de construcción popular de base, es una mizar el tejido sindical-social capaz de dar
anomalía que podemos pagar cara. Hay una soporte a las luchas que se emprendan;
"izquierda radical" para lo que está muy hacer eso será mucho más "anticapitalista"
bien cualquier forma de agrupamiento so- que proponer de inmediato en cada empre-
cial en torno a cualquier problemática, rei- sa la jornada semanal de 30 horas sin
vindicación o identidad, menos la que se reducción de salario, y digo esto conside-
lleve a cabo en tanto que trabajadoras y tra- rando que la lucha por la reducción de jor-
bajadores. Necesitamos la existencia de un nada legal a 35 horas semanales sin reduc-
fuerte sindicalismo laboral al lado de un ción de salario es uno de los grandes obje-
fuerte sindicalismo social y la cooperación tivos que debería darse el movimiento sin-
entre ambos, con cierto mestizaje, de forma dical -más aún en los sectores que las tuvie-
que el sindicalismo laboral tenga un claro ron pero se las quitaron- para ganar tiempo
matiz social y viceversa. Las condiciones de vida propia y descanso, aunque no com-
laborales, la pobreza y las carencias básicas parto la explicación habitual ("reparto del
tienen muchos puntos de contacto. De trabajo", algo que no es posible bajo el
hecho, en el capitalismo la pobreza es una capitalismo), pero tras la pandemia va a ser
derivación de las relaciones de clase, no de muy difícil durante un tiempo que haya
la "escasez". El capitalismo enferma y nos reducciones de jornada que no sean para
enferma más de sus excesos que del ayuno. reducir el salario y trasladar coste al siste-
9. Previsiblemente vamos a más desempleo ma público de empleo, de hecho son más
y hacia una devaluación salarial. El impac- probables luchas contra las prolongaciones
to inicial será más fuerte sobre el empleo de jornada irregulares que por la reducción
precario, pero el empleo más o menos esta- de jornada
ble irá precarizándose y cuando la "econo- Tampoco cabe atarse a ideas fijas, en deter-
mía" empiece a recuperarse los nuevos minadas condiciones conseguir un ERTE
empleos tendrán condiciones peores a las en vez de un ERE puede ser un triunfo par-
anteriores. Sin descartar que estalle una cial. Lo esencial es que se haga un sindica-
rebelión social, lo que no se puede predecir, lismo muy participativo, inserto en los
mientras tanto la resistencia laboral será, de lugares de trabajo, sin privilegios, sin
darse, defensiva, defendiendo el salario y el comidas pagadas por la empresa, que gene-
empleo, así como quizá articulando formas re confianza por los comportamientos de
de solidaridad específicas, propiamente quienes lo practiquen, que cuente con la
laborales o combinadas con las redes socia- opinión de toda la plantilla y cree mecanis-
les, y quizá espacios de organización de las mos de decisión democrática, que no sea
personas en paro, que quizá se asienten más bocazas ante la empresa pero que no ceda a
en el territorio que en los sindicatos de sus presiones ni a halagos a la hora de
empresa o sector. La dispersión geográfica defender a cada trabajador(a) y los dere-
del domicilio de las personas que trabajan chos generales, etc.
en las mismas empresas es uno de los he- A la vez, aunque se luche contra los despi-
chos que apuntalan la idea de fortalecer la dos, es imprescindible defender a las perso-
interconexión entre el sindicalismo laboral nas que queden o ya estuviesen desemplea-
y el sindicalismo social, que durante un das, y que se defiendan ellas mismas orga-
tiempo fue fuerte, por ejemplo, en las pri- nizándose en los sindicatos o en los barrios.
meras comisiones obreras, o, antes, en el Dado que durante bastante tiempo el hori-
nacimiento y desarrollo de la CNT y la zonte de encontrar empleo va a ser compli-
UGT. cado, entiendo que sindical y políticamen-
125
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
te, en la lógica de "salario o renta", debería más vulnerables ante los despidos. Sectores
ponerse en primer plano la exigencia de casi totalmente feminizados, como el traba-
prestación de desempleo indefinida para jo de hogar, han sufrido un golpe brutal,
todas las personas que buscan empleo pero mayor por el alto grado de empleos sin
no lo encuentran. No estoy de acuerdo en contrato. Los riesgos de pandemia, una
diluir este derecho en el marco de la renta amenaza "natural", han crecido mucho con
básica o el ingreso mínimo vital, considero la evolución de la industria agroalimentaria
que son ámbitos diferentes; de hecho, hacer y cárnica. El cambio climático está muy
eso sería una opción neoliberal, pues la vinculado a la marcha ciega del capitalis-
"renta básica" versión neoliberal consiste mo. Los problemas de la humanidad se in-
precisamente en que absorba las demás terrelacionan. Hay que abordarlos, no pos-
prestaciones sociales. poner unos a causa de otros. La visión de la
10. El mundo post-pandemia tendrá rasgos clase obrera como mera "fuerza de traba-
singulares, pero no partirá de una página en jo", y no como seres humanos integrales, es
blanco. La pandemia ha traído nuevos pro- propia de la lógica del capital, no de la con-
blemas, pero no ha disuelto los anteriores, ciencia de clase obrera, que es una autocon-
especialmente dos desafíos para la humani- ciencia de la propia humanidad.
dad: el cambio climático y la desigualdad Las luchas del día al día no deben ocultar-
entre mujeres y hombres, tanto o más im- nos, sino poner de relieve, que lo que falla
portantes que las desigualdades socioeco- es una civilización, que no hay motivo para
nómicas, con las que se entrelazan. Mi aler- que la especie humana se quede estancada
ta sobre la minusvaloración de la proble- en el mundo capitalista de la desigualdad
mática sociolaboral es ajena al viejo empe- social, en el mundo patriarcal de los privi-
ño en que todo se subordine a la "lucha de legios masculinos, en el mundo "producti-
clases" pura y dura, que, entre otras cosas, vista" que arrasa las condiciones para la
se basa en una visión falsa de qué es ser vida humana, en el mundo jerárquico y
"obrero" hoy y de qué afecta a las vidas de cerrado del autoritarismo, de los Estados y
la clase trabajadora y las clases populares. sus fronteras, de la dominación de pocos.
El que muchas personas "progresistas" se 11. Apenas he hablado de lo que suele
hayan implicado en luchas ambientales y entenderse por "política" ni de las querellas
feministas no es un problema, es un avan- entre los que la ejercen profesionalmente.
ce; si en base al empobrecimiento en mar- Como pienso que no hay que tener ilusio-
cha se tendiese a considerar que los objeti- nes en ella pero que no nos debe ser indife-
vos de esos movimientos son posponibles, rente la forma bajo la que nos gobiernan,
sería un desastre global, no sólo para la haré una breve reflexión sobre la cuestión
lucha feminista y para la lucha ambiental del régimen político. El vergonzoso espec-
sino también para la lucha contra la desi- táculo que da el eje Casado-Abascal, el uso
gualdad social. de la mentira como arma política de forma
Las políticas de confinamiento y el cierre continuada, la colaboración de amplios
de las escuelas ha provocado un incremen- sectores de instituciones del Estado en las
to del peso de las tareas de cuidados sobre maniobras más reaccionarias y falsarias, lo
las mujeres; en líneas generales, los permi- timorato del gobierno PSOE-UP a la hora
sos-Covid no retribuidos para cuidado de de levantar esa manta, todo ello no es un
menores se los han tomado mujeres. El problema interior a "la casta", su origen es
confinamiento ha favorecido la mejora la cuestión social y el proceso de remodela-
ambiental, pero ahora corremos el riesgo ción del régimen de 1978 a la nueva situa-
de que el miedo al uso de transportes públi- ción en la que no caben formas de "consen-
cos dispare el uso del coche. La mayor pre- so social" porque el objetivo de la "alta
cariedad laboral de las mujeres las hace sociedad" y de quienes manejan "el capital"
126
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
es derrotar de forma aplastante toda resis- tituciones del Estado se lo comerán con
tencia social a sus planes. Las bases socia- patatas. Hoy por hoy, sigue apegado a una
les del régimen de 1978 ya no existen, sus monarquía aún más reaccionaria y mucho
pilares están podridos, la monarquía de más intervencionista que la de Juan Carlos
Felipe VI ya no es la "forma política" bajo y es incapaz de reconocer que hay institu-
-pero no gracias a ella- la que se salió, "a ciones que requerirían una limpieza demo-
mejor", del franquismo de forma controla- cratizadora, ni siquiera cuando desde esas
da por las clases dominantes, es la herencia instituciones le tienden trampas evidentes.
directa y no "renunciada" de un personaje 12. Por último, alertar contra la idea de
implicado en operaciones económicas "dejadnos solos" y de "anticuerpos espa-
extraordinariamente turbias y en un perio- ñoles", que no impidieron que Ortega en-
do de retrocesos sociales. No veo ninguna fermara de Covid-19.
posibilidad de un nuevo "Pacto de la La pandemia, el cambio climático, la rele-
Moncloa" salvo que fuese para consolidar gación estructural y doméstica de las muje-
un neorégimen autoritario-parlamentario res y la desigualdad social son desafíos a la
destinado a culminar el desmantelamiento aspiración a una vida buena que tienen
social, lo que requeriría la colaboración del inequívocamente una dimensión universal,
PSOE "sanchista", que por ahora no parece presentes a lo largo y ancho de nuestro pla-
que vaya a llegar a tanto; otra opción es que neta y que no tienen solución país a país. El
Casado-Abascal consiguiesen la mayoría genero humano es transnacional... Nos irán
suficiente para imponerlo por su cuenta. muy mal las cosas si no lo entendemos.
No veo ninguna posibilidad de desmontar España pertenece a la Unión Europea. La
dentro de este régimen monárquico-oligár- UE no funciona bien, en primer lugar por-
quico la trama reaccionaria que recorre las que es mucho más "intergubernamental"
instituciones del Estado de la mano de una que europea. Las políticas imperantes en el
derecha social mucho más agresiva que la territorio de la UE tienden hacia el neolibe-
derecha franquista que más o menos se ralismo. Sin embargo, quienes afirman que
adaptó al nuevo régimen a cambio de la UE impone a los Estados las política
impunidad. neoliberales se equivocan, la UE no es más
En consecuencia, sin ninguna ilusión en neoliberal que los Estados que la compo-
que una República dejase de ser un régi- nen, de hecho las instituciones específica-
men al servicio de las clases dominantes, mente europeas de la UE, que no mandan
creo que para poder salir de este atolladero en ella, son un poco menos neoliberales
es preciso empezar a apuntar abiertamente que los estados por separado o que el
hacia una salida republicana y (con)federal. Consejo europeo, es decir, los gobiernos de
Una república que no disolvería el conflic- los Estados miembros, que son quienes
to social, pero sería escenario más favora- mandan, unos más y otros menos, en la UE.
ble para las clases populares y más demo- Ciertamente, los planes de los gobiernos, y
crático. El valor de la aspiración republica- por tanto de la UE, ante la crisis están pen-
na hoy es, ante todo, que es la manera más sados esencialmente para impedir que el
sencilla de decir no al proyecto reacciona- núcleo central del capitalismo sufra dema-
rio hegemónico en la última década, ha- siados daños, no para que no sufran las
biendo llegado a una situación en la que no poblaciones, aunque algunas de las medi-
es posible retornar al régimen de 1978. das puedan contribuir a paliar la debacle
Esto planteará al PSOE sanchista un gran social y otras pudieran agravarla. En cierta
dilema. Si no toma en algún momento un forma, mientras no se tenga la capacidad
rumbo republicano, más pronto o más tarde para superar el capitalismo, y aún no la
la derecha "trumpiana" Casado-Abascal y tenemos, es inevitable, incluso para el
sus apoyos entre la gran patronal y las ins- gobernante más tendente a un "capitalismo
127
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
de rostro humano" dado que en este tipo de pecto al plan de recuperación; recordemos
sociedad la paralización de la máquina eco- que en la anterior crisis sólo intentó salirse
nómica, salvo cuando es por la acción de la foto el gobierno griego, pero quedó
consciente de la población por medio de la aislado y Grecia fue masacrada por la furia
huelga general u otras formas de lucha, no neoliberal. El que ahora se hayan abierto
acarrea ningún bien a las clases populares, brechas mayores, con la formación de dos
sino desempleo y hambre. bloques y con Merkel con cierto papel de
Ahora bien, aunque las medidas que adop- arbitraje, es una buena noticia, aunque sean
ten gobiernos o la UE en su conjunto se dos bloques pro-capitalistas.
dirijan a proteger el orden capitalista como Aún está por ver los términos en que queda
primer objetivo, para la población unas el plan de recuperación, bastante importan-
puedan ser más dañinas que otras, ya que ni te en cuantía e imprescindible para afrontar
los políticos ni los grandes capitalistas tie- el primer golpe de la crisis, España sola no
nen intereses o puntos de vista exactamen- habría podido. Quedan detalles fundamen-
te idénticos. Pongamos el caso de Draghi, tales por decidir, desde la proporción entre
ajeno a cualquier veleidad socializante. transferencias y préstamos a devolver, o los
Para evitar una crisis mayor y salvar al intereses a pagar por estos, o, a mi entender
euro, cuando estuvo al frente del Banco lo más importante, las exigencias en cuan-
Central Europeo tomó un camino no orto- to a posteriores recortes, en torno a lo que
doxo, de compras masivas de bonos públi- se va abrir una batalla una vez pasado el
cos, sin duda para salvar al capitalismo; por primer impacto de la pandemia.
su parte el presidente del Bundesbank, tam- Desde la Comisión Europea dicen que no
bién para salvar al capitalismo, se opuso a habrá condiciones, como durante la otra
esa política frontalmente. Eran dos políti- crisis, y se suspenden los límites de déficit,
cas pro-capitalistas. Con perspectiva, pare- pero dicen que cada gobierno deberá pre-
ce claro que la opción de Draghi fue más sentar sus planes de reformas para que los
acertada, desde el punto de vista capitalis- evalúen los otros gobiernos. Eso suena a
ta. Pero yo añadiría que para las clases tra- "no te exigimos recortes, pero dinos los que
bajadoras también fue una política "menos vas a hacer y ya se verá". Quedarse fuera
mala" que la que quería Weidmann. del plan de recuperación de la UE y no
De igual forma, la renovada polémica so- coger el dinero ofrecido llevaría a un colap-
bre más o menos el mismo tema entre el so a corto plazo, por lo que no sería buena
BCE, que sigue comprando deuda pública idea, así que para lo que hay que preparar-
a gran escala, y el Tribunal Constitucional se es para la batalla en torno a esos planes
alemán (con el apoyo de uno de los más de reformas, que perderán las clases popu-
extremistas neoliberales españoles, Rallo), lares si se enfocan como competencia entre
es una polémica entre sicarios del capitalis- países y no como conflicto social en el que
mo, pero a las clases populares europeas las y los trabajadores europeos se coaligan.
nos viene "menos mal" que el BCE siga Posiblemente, las clases populares tendre-
comprando deuda pública. Y nos vendría mos que batirnos solas, contra nuestros
mejor que se emitiesen los tan citados propios gobiernos, en defensa de nuestras
"coronabonos", mutualizando deuda, aun- pensiones y de otros derechos sociales.
que no estoy seguro de que las clases popu- Preparémonos para el conflicto social, bus-
lares alemanas estuviesen muy de acuerdo cando alianzas transnacionales. No con
conmigo, pero tampoco hay que dramatizar consignas "radicales" sino con la radical
que no se haga, como explicó Juan Ignacio decisión de asociarnos, organizarnos,
Crespo (bit.ly/36Heug7). aprender en común, prestarnos apoyo
En este sentido, tampoco debería sernos mutuo, hacernos fuertes y plantar cara a la
indiferente el debate abierto en la UE res- barbarie capitalista y patriarcal
128
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020

Fernando Gil

Pongamos que hablo,


sanitariamente, de Madrid

La pandemia del corona virus ha afectado a cada país de manera diferente y, en España, a
cada una de sus diferentes regiones. Esto es obvio, pero es necesario recalcarlo para enten-
der que la pandemia no es únicamente un fenómeno de la naturaleza que afecta de "mane-
ra natural" a los seres humanos, es decir, por igual a todos los seres humanos como espe-
cie, sino un fenómeno social, tanto en su origen, que parece estar en hábitos alimenticios
de una región de China, como en su propagación y consecuencias por el resto del mundo.
Plantea un urgente problema sanitario y señala los puntos flacos de la organización social.
En la crisis del "corona virus", Madrid es un caso aparte. En realidad, es un caso aparte en
casi todo, pero hablemos de sanidad.
Con los hospitales rebosantes de infectados y faltos de recursos, paliados en parte por
donaciones privadas, las UCI saturadas, rechazado el ingreso de los ancianos, sin respira-
dores para los enfermos graves ni equipos de protección para un personal sanitario escaso
y agotado antes de la llegada del virus por los recortes de plantilla efectuados en tiempos
de Rajoy, González y Aguirre, no puede decirse que la gestión de la pandemia haya sido
tan brillante como para ser el modelo que Casado propone para toda España. Las cifras,
por lo menos, no respaldan esa insensata pretensión.
Hasta el día de hoy (23 de mayo), en España ha habido 236.000 contagios confirmados y
28.700 personas fallecidas. En Madrid, 67.500 casos confirmados de contagio y 8944
fallecidos en hospitales, 14.246 contando las personas que han fallecido en lugares como
residencias de tercera edad o en la vía pública.
Es decir, la mitad de los fallecidos en España se han producido en la Comunidad de
Madrid. No se puede culpar de todo el desaguisado a la Presidenta, pero su ignorancia y
su incompetencia han ayudado bastante.
Para encubrirlas, Ayuso ha recurrido al ataque como mejor defensa y ha acusado a Sánchez
de improvisación y falta de estrategia, ella que carece hasta de táctica. La Comunidad ha
perdidos empleos en Sanidad en el mes de enero y ha contratado a 10.000 personas con la
llegada del virus, pero las ha despedido antes de acabar el contrato; ha anunciado una baja-
da de impuestos, para reclamar, después, ayuda financiera al Gobierno, que, en efecto,
debe percibir, pero no es de recibo bajar impuestos en su territorio y solicitar dinero del
fondo común, ni bajar los impuestos es la mejor terapia de choque para frenar la pande-
mia; ha acusado al Gobierno de reaccionar tarde en los acopios, así como de dificultar a la
Comunidad de Madrid el suministro de material sanitario procedente de China que tarda-
ba en llegar. Lo mismo ocurre con las mascarillas y los tests comprados por el Gobierno
en el opaco mercado internacional, considerados un error o algo peor -García Egea ha acu-
sado a Sánchez de repartir "mascarillas falsas"-, pero Ayuso oculta la documentación de
los pedidos, cuando se detectan los mismos defectos en el material comprado por la
Comunidad de Madrid.
129
Trasversales 51 / junio 2020 Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie
En Madrid tiene cerrados 70 centros de sa- Pero Aguirre, funcionaria de carrera, pero
lud, ha dimitido la Directora General de Sa- neoliberal y acérrima partidaria de la
lud, doctora Yolanda Fuentes, por negarse a empresa privada, no llegaba a Madrid a
avalar el cambio de fase, ignora la opinión administrar bienes y servicios públicos,
del colegio de médicos, que coincide con la sino a reducirlos y entregarlos a la gestión
dimisionaria, así como las quejas del perso- del capital privado. Llegó a Madrid para
nal sanitario sobre la falta de recursos, pero acometer desde su parcela la tarea que
Ayuso se enfurece por la demora del entonces ocupaba a los gobiernos neolibe-
Gobierno en autorizar el pase a la fase 1. rales de todo el mundo, que era reducir el
Parte de la explicación de lo que sucede en tamaño del sector público(sanidad, educa-
la Comunidad de Madrid reside en las dife- ción, servicios sociales, deporte, vivienda,
rencias internas entre el PP y Ciudadanos, administración) para entregarlo a la gestión
su socio de Gobierno, en la presión de Vox de empresas privadas, en unos casos, y en
y en la atrabiliaria manera de Ayuso, dada otros directamente a la especulación de
al ordeno y mando, de resolverlas, pero fondos financieros.
también en no disponer de asesoramiento De acuerdo con esa intención, se buscó ins-
acreditado. piración para acometer la "reforma" de la
El consejo de asesores de la Consejería de sanidad madrileña en el neoliberal sistema
Sanidad de la Comunidad de Madrid pare- "Public Private Partnership" (PPP), modelo
ce formado por una tómbola. Lo componen público/privado que funciona en Estados
once personas, ocho mujeres y tres hom- Unidos, un país con una asistencia sanitaria
bres. Por profesiones, suponemos que con deficiente y carísima, que ahora cuenta con
títulos académicos que las avalen, son: tres 29 millones de personas sanitariamente
periodistas (mujeres), dos abogadas, una desatendidas y 58 millones más con una
licenciada en marketing, otra en farmacia, cobertura mínima, completada con eleva-
un ingeniero, una socióloga y dos licencia- dos copagos, y que, en esta fecha, ofrece
dos en Ciencias Políticas, retribuidos con como resultado 1,6 millones de personas
sueldos que van desde los 54.000 a los infectadas por el virus y 97.000 fallecidas.
62.000 euros al año. Pero no hay médicos El desmantelamiento del sistema sanitario
ni personas relacionadas directamente con público madrileño siguió el ejemplo de la
la sanidad. Comunidad Valenciana, gobernada tam-
La Comunidad de Madrid tiene otra parti- bién por el Partido Popular. El 31 de
cularidad: está gobernada por el Partido diciembre de 1998, careciendo de licencia
Popular desde hace un cuarto de siglo, por de apertura y ocupación -un detalle nimio-,
lo cual se puede decir que, como se inauguró en Alzira (Valencia) el primer
Administración, está hecha a su imagen y hospital público de gestión privada (pero
semejanza. Comenzó su hegemonía con de gasto público), que atendería a 230.000
Alberto Ruíz Gallardón, en 1995, y estuvo personas de 29 municipios de la zona. La
a punto de perderla, en 2003, con la candi- Generalitat, presidida por Eduardo Zapla-
datura de Esperanza Aguirre, salvada "in na, recibió críticas por convertir la sanidad
extremis" por el "tamayazo". pública en un negocio privado, pero según
Cuando Aguirre llegó a la presidencia de la Joaquín Farnós, consejero de Sanidad, la
Comunidad de Madrid, en noviembre de cesión iba a suponer un ahorro de 2000
2003, Aznar, como efecto de los pactos con millones de pesetas a la Generalitat. El hos-
partidos nacionalistas, había transferido la pital de Alzira sería una de las joyas de la
competencia de Sanidad a las comunidades gestión del Partido Popular en Valencia,
autónomas, por tanto, los hospitales de la que comenzaba una era de negocios y por-
región dependían de la Comunidad de tentos -Terra Mítica, la Fórmula 1, la
Madrid. Ciudad de las Artes, la visita del Papa, las
130
Lecciones de la pandemia: solidaridad o barbarie Trasversales 51 / junio 2020
carreras de motos, la copa de vela, el aero- Esto es lo que Ayuso ha recibido de
puerto sin aviones, etc.-, donde chapotea- Esperanza Aguirre, un verdadero legado
ban Correa y sus amigos del PP, luego envenenado de su mentora. Pero no es sufi-
implicados en las tramas del caso "Gurtel". ciente, pues no es mejor el legado de
Tras varios años de turbia gestión, la Rajoy: los recortes de presupuesto y la apli-
Generalitat Valenciana, entonces presidida cación de la reforma laboral del año 2012
por un señor que vestía bien, pero no se para reducir las plantillas. Ambas políticas,
pagaba los trajes, rescató el hospital de aplicadas con tesón a lo largo de años, han
Alzira para sanearlo con la intención de sido denunciadas en numerosas ocasiones,
volverlo a entregar a la gestión privada. Lo con escaso éxito, por personal sanitario y
que debía suponer un ahorro de 2000 millo- asociaciones defensoras de los servicios
nes de pesetas costó por el rescate 7300 públicos y llevadas a la prensa y a la calle
millones. Un negocio redondo para quien por la "marea blanca".
lo hizo, no para las arcas y la sanidad públi- Así, pues, Ayuso, en su deficiente gestión
cas, ni para los valencianos. Pero volvamos de la pandemia, no puede alegar ignorancia
a Madrid y al modelo PPP del PP. sobre la situación de los bienes, personas y
El 23 de septiembre de 2008, la Comunidad recursos de los servicios públicos que se
de Madrid convocó a empresarios del sec- comprometió a administrar cuando juró el
tor sanitario a una jornada en la que el con- cargo, porque forman parte del mismo pro-
sejero de Sanidad, Juan José Güemes, mos- grama que ella aplica.
tró el modelo de financiación del plan de
infraestructuras sanitarias 2007-2011. El
acto, anunciado con el reclamo: "Apro-
veche las oportunidades de negocio para su
empresa", se celebró en el hotel We-
llington; la inscripción costó 1200 euros,
con derecho a conferencia, comida, café y
certificado. Era caro, pero merecía la pena.
Como consecuencia, la Comunidad de
Madrid cedió a la gestión privada tres nue-
vos hospitales, en Móstoles, Collado
Villalba y Torrejón, que atendían a 415.000
personas de 31 municipios. Cedió también
a una empresa privada la gestión de un
ambulatorio de Torrejón de Ardoz.
Después extendió la privatización a los
cuatro grandes hospitales públicos de la
región: el Ramón y Cajal, el Gregorio
Marañón, La Paz y el 12 de Octubre. Según
el director general de Hospitales, Antonio
Burgueño, una reforma integral iba a con-
vertir en "gestionables" los cuatro grandes
hospitales, que deberían reducir su capaci-
dad. "Tendrán que sufrir un proceso de
jibarización", aclaró.
Asociaciones defensoras de la sanidad
pública acusaron a Aguirre de "subastar la
sanidad pública", y el consejero Güemes
fue abucheado en algún hospital.
131
imágenes de un trimestre
Obra gráfica generosamente cedida para su reproducción en esta página por:
Juan Ramón Mora (jrmora.com)
"La justicia es que las criaturas coman cuando tengan
hambre y que no pasen frío. La justicia es que mis peque-
ños vivan. Les parí en una tierra alegre. El mar nos prove-
yó del agua bautismal. No necesitan más riquezas. Sólo
pido para ellos el pan de cada día y el sueño de los pobres.
Nada es, pero nos lo niegas. Y si niegas su pan a quienes
sufren, no habrá lujos, ni bellas palabras ni misteriosas
promesas que te hagan merecedor de perdón"

"Sólo un pelo de esta criatura me es más precioso que el


propio cielo. No callaré. Y le diré a ese que él nunca ha
estado del lado del derecho, pues el derecho, ¡me escuchas
Casado!, está del lado de quienes sufren, gimen, esperan.
No, no puede estar del lado de los que calculan y acumu-
lan"
"La femme", la mujer, en L'état de siège
Albert Camus

Antonio Roca

También podría gustarte