Está en la página 1de 1

Zamora Martínez Tayre Ik´tanil

4811 Hospital Reg. “Lic. Adolfo López Mateos”.


Profesora: Dra. Ximena González

Como estudiante de medicina, ¿qué puedo hacer actualmente, para ayudar a los demás?

Debo reconocer que es una respuesta que me ha llevado bastante tiempo formularla y ordenarla, por una parte, porque las
ideas que me surgían parecían insuficientes y por otro, por las limitaciones que el ser estudiante y el estar inmerso en un Sistema
de Salud en donde no tienes autoridad, implica.

Llegué a la conclusión en que debo hacer lo que me corresponde, estudiar, prepararme, leer, cuestionar, explorar
exhaustivamente cuando me toque, hacer buenas historias clínicas, buscar una comunicación efectiva con los adscritos y/o
residentes; y, al mismo tiempo demandar lo necesario para el cumplimiento de mis funciones, así como el cumplimiento de los
demás en las suyas. Ningún cambio es demasiado pequeño como para no hacerse, ni tan grande como para conformarse y
creer que eso es suficiente.

Bioética: por qué la filosofía es esencial para el progreso

La bioética, es un tema difícil de abordar, es complicado conceptuar algunas cosas y el límite en el que deja de serlo y se convierte
en otra cosa, como en lo que “uno quiere”.

Uno de los argumentos aparentemente bioéticos, que se dan para evitar la implementación de la selección genética y la
clonación es que los padres de los niños provenientes de estas técnicas decidirían las facilidades en cierta área o actividad, lo que
implica coerción. Sin embargo, esta implica la restricción de las posibilidades de elección, lo que lleva a la persona a hacer algo
que no quiere, perjudica esa persona y no respeta su autonomía. El problema radicaría en los padres que obligaran a su hijo a
realizar exclusivamente las actividades para las que tiene facilidad, pero, sí se le da la libertad de elegir sus actividades, no habría
ningún tipo de coerción.

Otro ejemplo es la elección del orden en una larga lista de espera de un órgano, ¿a quién se le debería de dar prioridad?, ¿a niños
sanos, con discapacidad? ¿qué condiciones se deben tomar para decidir el orden? Todos estos cuestionamientos tienen un tinte
bioético, sim embargo, hay que ver el problema real, que es que los humanos que van muriendo deberían tener el compromiso
moral de donar sus órganos. De ser así, no sería necesario cuestionarse quién merece más un trasplante pues todos lo recibirían
al existir un gran número de decesos.

También podría gustarte