Está en la página 1de 3

VARIACIÓN GRAMATICAL MORFOLOGIA Y SINTAXIS

La variación gramatical también puede venir determinada por factores lingüísticos o por la
combinación de estos con factores sociales. Si distinguimos, dentro del plano morfológico,
entre los fenómenos pertenecientes a la morfología gramatical (morfemas gramaticales o con
significado gramatical) los correspondientes a la morfología léxica (morfemas con significado
léxico), encontramos que la variación que más se acerca a las propiedades de la variación
fonético-fonológico es la que pertenece a la morfología gramatical: Son elementos frecuentes,
pertenecientes a sistemas estructurados (género, número, sistema verbal) y a menudo
distribuidos social y estilísticamente. Pero las ventajas de la morfología gramatical se vuelven
inconvenientes en la morfología léxica, dónde nos topamos con dificultades derivadas de una
presencia débil de esta triple característica. Esto también ocurre en la sintaxis o en el léxico.
Silva-Corvalán señaló que la naturaleza de la variación sintáctica no es análoga a la de la
variación fonológica por qué:
1. En una lengua y menos variación sintáctica de fonológica
2. La variación sintáctica es más difícil de medir y cuantificar, debido a la escasa frecuencia
con que se dan los contextos de ocurrencia y a la dificultad de obtener directamente ejemplos
del uso de una u otra variante.
3. Los contextos de ocurrencia de una variable sintáctica son más difíciles de identificar y
definir
4. La variación sintáctica plantea el problema de las posibles diferencias de significado entre
las variantes.
A esto puede añadirse que la variación sintáctica no está estratificada social y estilísticamente,
sino que viene determinada por factores netamente lingüísticos. Por ello, se ha considerado
como más difícil de evitar es él es relacionado con la demostración de que un conjunto de
variantes son realmente formas diferentes de decir lo mismo, esto es, son formas equivalentes.
Por lo tanto, el problema no elimina la posibilidad de identificar y analizar con éxito
numerosos casos de variación gramatical.
Pedro Martínez Butragueño, en 1994, señaló una tipología de la variación gramatical en la
sociolingüística del español y ha propuesto la siguiente clasificación:
 Variables de tipo morfológico: Son aquellas que afectan a elementos de la
morfología, sobre todo de la morfología gramatical, cuya variación rara vez implica
los niveles sintáctico y pragmático y que suelen verse determinadas por factores tanto
sociolingüísticos y estilísticos, cómo históricos y geográficos:
a) el uso de - mos o de -nos cómo terminación verbal (para que fuéramos a buscarlo/ para
que fuéranos a buscarlo)
b) el uso de -ste o de -stes cómo terminación verbal (no quisiste avisarme/ no quisistes
avisarme)
c) el uso de -ra o de -se cómo terminación verbal (si quisiera, lo podría hacer/ si quisiese,
lo podría hacer)
d) el uso de -ria o de -ra cómo terminación verbal (si vendrías todos los días, no te
llamaría/ si vinieras todos los días, no te llamaría)
e) valor funcional o referencial de le, la y lo (le dio una buena noticia a su hermano/ lo
dio una buena noticia a su hermano)
 Las variables de tipo gramatical son aquellas que afectan, en algunos casos, a
elementos de la morfología, y en casi todos, a la sintaxis, cuya variación implica a
veces los niveles semántico y pragmático. Es importante tener en cuenta que este tipo
de variables no vienen determinadas por factores sociolinguisticos, estilísticos,
históricos o geográficos.
a) uso de subjuntivo o de infinitivo con para (me llaman para que yo redacte el informe/
me llamo para redactar el informe)
b) uso de adjetivo o de adverbio (ella subió las escaleras muy rápida/ ella subió las
escaleras muy rápido)
c) uso de secuencias de preposiciones (voy por agua/ voy a por agua).
d) tipo de unidad sintáctica (oración cláusula, sintagma...) se refiere a la posibilidad de
formar construcciones con diferente grado de complejidad.
 Las variables de tipo funcional son aquellas que afectan a la sintaxis, parcialmente a
la morfología, y no suelen estar correlacionadas con otros factores de naturaleza
semántica. Están determinadas por factores históricos, geográficos, sociolingüísticos y
estilísticos.
a) uso de qué o de de que (queísmo y dequeísmo) (me enteré de que María llamo/ me
enteré que María llamo)
b) sujeto pronominal presente o ausente (entonces yo decidí que sí/ entonces decidí que
sí)
c) personalización de haber (ha habido muchos problemas/ han habido muchos
problemas)
d) personalización de hacer (hace 6 años que no nieva/ hacen 6 años que no nieva)
e) presencia o ausencia del pronombre átono (clítico) no argumental (la agenda contiene
un calendario/ la agenda le contiene un calendario).
f) uso de lo o los (se lo advertí a ustedes/ se los advertí a ustedes)
g) presencia o ausencia del pronombre (clítico) pleonastico (se la estoy pasando/ te la
estoy pasandosela)
h) presencia o ausencia de duplicación de pronombre átono (clítico) (me alegre cuando lo
conocí a Luis/ me alegre cuando conocí a Luis).
En lo que se refiere a las variables que Martín Butragueño llamo de tipo posicionan, se debe
señalar que te den todas ellas suele verse envuelta la entonación, el nivel fónico. Al mismo
tiempo, estamos ante variables que suelen implicar valores pragmáticos diversa naturaleza, no
morfológicos ni semánticos (orden sujeto- verbo, orden verbo-complemento, orden adjetivo-
nombre, etc.). La variante de estas variables puede suponer usos estilísticos diferentes que no
están correlacionados con factores históricos, geográficos ni sociolinguisticos (ejemplo. Los
modificadores en un sistema nominal; la, está, su casa/ la casa suya/ la su casa).
Para ejemplificar esto, tomaremos el estudio del Andalucía oriental, más concretamente de la
Alpujarra de Granada. López Morales ha analizado la presencia y ausencia de /-s/ cómo marca
de plurales sintagmas nominales unimembres. Para el estudio, se ha tenido en cuenta variables
lingüísticas, como la posición de un modificador respecto de un nombre (modificador
antepuesto al nombre: Las gachas, unos agujeritos; modificador pospuesto al nombre:
Pimientos verdes, alambres fuertes) y una clase de palabras en las que aparece o no aparece la
marca de plural (nombre: Echar horas, cultivar tomates; pronombres no clíticos: Estos
comían, unos no paga; pronombre clítico: Nos vamos, los metieron, no les pasa nada). El
análisis revela que, en la mayoría de los casos, el primero de los elementos conserva una
manifestación de /s/ (generalmente en forma de aspiración), mientras que el segundo no lleva
ningún tipo de marca. Desde otra perspectiva, el mayor número de ausencias de marca de
plural se localizan los nombres, frente a la presencia generalizada de marca en cualquier clase
de pronombres, clíticos o no clíticos.
Un ejemplo de variación sintáctica, de tipo funcional, procede del español de Caracas: La
presencia o ausencia del pronombre personal sujeto. 22 julio toma como referente la oración,
la posible ambigüedad de la forma verbal, el número y el tipo de verbo. El análisis descubre
que el sujeto suele aparecer, con mayor probabilidad, en los casos en los que el referente de la
oración no coincide con el referente de la oración anterior, cuando el número singular y
cuando el verbo es de percepción. En esta variable no suelen tener incidencia alguna las
variables de origen extralingüístico (nunca quise salir a cenar y ella nunca me lo reprocho).