Está en la página 1de 13

5 distracciones del último tiempo

Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere
hasta el fin, éste será salvo. —Mateo

a las faldas del monte de los Olivos ,Jesús les dio a conocer a Sus discípulos algunas de las
señales más importantes de los últimos tiempos y cada una de ellas se están cumpliendo. La
segunda venida de Cristo sea cerca. El enemigo sabe que el evangelio del reino está siendo
predicado a todos los confines de la tierra; conoce que el día de su juicio está próximo, por
eso anda enfurecido, buscando detener el avance de los hijos de Dios en la tierra.
El diablo no puede conocer sus pensamientos, pero sí tiene paciencia para estudiarlo y darse
cuenta de cuál es su área débil; y por allí ataca. Son siete las principales estrategias que
utiliza: las distracciones, desilusiones, tentaciones, persecuciones, acusaciones, traiciones y
la crítica. todas buscan desgasta rla vida espiritual, emocional y física de los cristianos. Uno
de los propósitos de este libro, gracias a la importan-te revelación que el Señor me ha dado,
es abrirle los ojos para que aprenda a percibir los planes del enemigo en los último
" 6E tiempos; que deje de culpar a la gente por lo que le ocurre; que no se desanime y, al
contrario, cobre ánimo para reprender ,atar y echar fuera al diablo que actúa escondido
tras un cuerpo humano. Usted aprenderá a hacer frente a esas siete estrategias diabólicas
que, básicamente funcionan en la gente inmadura yen quienes carecen de discernimiento
espiritual. Una de las estrategias más usadas es la distracción, que aparentemente es algo
muy sencillo, pero tiene el objetivo de interponerse en nuestras vidas para desenfocarnos y
ha-cernos perder nuestro destino, llamado o propósito de Dios . Ocurre lo mismo con las
desilusiones, que vienen en forma de dardos de fuego que el enemigo lanza en el momento
de mayor vulnerabilidad y lo llevan a la depresión, debilitan sufe y lo conducen a la
angustia y al luto. Las críticas, en cambio, son la compañía silenciosa de todo gran
hombre o mujer de Dios. Así que, si usted quiere ocupar puestos de liderazgo en la iglesia
o fuera de ella, debe estar preparado para recibir críticas y no permitir que ellas lo
detengan."
"Las traiciones se cuentan entre las armas diabólicas más terribles, pues están diseñadas
para pararlo en seco. En este libro, dedico un capítulo completo a hablar acerca de esta
es-estrategia que proviene del mismo infierno. también hablo delas tentaciones, que tienen
su origen en los deseos corruptos del ser humano, y con facilidad lo llevan a desobedecer
a Dios. El enemigo siempre tendrá una tentación hecha a la medida suya, para lanzarla
en el momento preciso, y el blanco será su área más vulnerable. Igualmente, las
acusaciones vienen para destruir su reputación y testimonio. Así que, si usted quiere"
"caminar en las bendiciones visibles de Dios debe estar atento porque la persecución y la
acusación vendrán
.La pregunta clave es, en medio de las distracciones, desilusiones, tentaciones,
persecuciones, acusaciones, traiciones y la ¿cómo volver a enfocarnos, crítica que nos
asedian a diario? tenemos que aprender a reenfocarnos, a fin de no perder las promesas
de Dios. Recuerde que un asunto temporal no pue-de estar por encima de uno eterno. A
veces, cuando el enemigo no puede distraer a alguien con la escasez, lo distrae con la
abundancia. Por eso, un sinnúmero de personas se distrae con el trabajo o el negocio; por
lo mismo, la iglesia debe permanecer enfocada en la segunda venida de Cristo, porque ésa
es la intención original de todo lo que hacemos."
"Nada en su vida cambiará hasta que usted fije su mente en Dios. Una mentalidad
establecida en Él atraerá favor, gracia, oportunidad y destino. Sin importar lo que esté
pasando, Dios le ha dado las herramientas y el poder para vencer. No permita que las
estrategias que el enemigo usa lo detengan. Usted está llamado a ir por encima y más allá
de ellas. ¿Cómo? Lea este libro y entréguele sus cargas a Cristo. Vuelva al primer amor
por Dios y persevere hasta el fin. ¡Declare las promesas de Dios sobre su vida y reciba Su
libertad, Su bendición y Su expansión!"

1 9 Las distracciones en los últimos tiempos


En más de una oportunidad le habrá pasado que cuan-do está más enfocado, más
comprometido, más en fuego por Dios; cuando está a punto de recibir una recompensa, de
alcanzar una meta, de lograr un propósito, de llegar a un destino u obtener un rompimiento…
¡De repente…! Algo ocurre que lo frena, que evita que logre lo que tanto anhela.
Quizá le ha pasado que una pequeña distracción imprevista le desbarata, en un instante, todo
aquello que le tomó mucho tiempo construir. Aunque parezcan simples casualidades, como
cristianos debemos estar apercibidos de que son estrategias del enemigo. Precisamente, la
distracción es el arma que con mayor frecuencia usa el diablo contra el pueblo de Dios. El
maligno lucha con todas sus fuerzas para distraer-nos, a fin de truncar nuestro propósito
divino, impedir que tengamos acceso a la revelación y al poder sobrenatural de Dios, y evitar
que nos equipemos espiritualmente para los últimos tiempos." "Muchos en la iglesia han
caído en la trampa de la distracción; por eso no salen a predicar el evangelio del reino ni a
anunciar la segunda venida de Cristo. Están distraídos; han" perdido la convicción de
quiénes son en Cristo, de su llama-do, propósito, asignación y metas. Han caído en la trampa
favorita del enemigo. Satanás está haciendo todo lo posible por retrasar la segunda venida de
Cristo, porque sabe que entonces, su tiempo habrá terminado, su juicio será completado y
vendrá su condenación final (vea Apocalipsis 20:10)."
La distracción
La distraccióneseslalaherramienta
herramientaprincipal
principaldeldel
enemigo en elentiempo
enemigo el t
final"

"El enemigo usa las distracciones para desgastarnos y ha-cer que abandonemos el
“campo de batalla”. Esa estrategia la repite una y otra vez, porque sabe que los
seres humanos tendemos a rendirnos fácilmente ante una situación prolongada o
repetitiva. Por el contrario, si usted persevera y no se deja vencer, el adversario
terminará rindiéndose. Es importante saber que él siempre usará algo que a usted
lo atraiga o le resulte tentador; porque la clave de la distracción sacar provecho
de una debilidad suya. Por eso, la distracción lo mueve y lo desenfoca fácilmente,
porque está hecha a su medida. Una distracción es todo aquello que aparece para
desviar nuestra atención del destino, meta, llamado y propósito que Dios tiene
para nosotros. Es una estrategia del enemigo para que siempre estemos dando
vueltas en el mismo lugar. Las distracciones suelen aparecer en forma de
personas, cosas, lugares, nuevas metas, problemas y hasta aparentes bendiciones.
No todo lo que parece ser bueno es bueno para usted. Lo "realmente bueno para
nosotros es aquello que contribuye al avance y cumplimiento de nuestro
propósito. No siempre es fácil identificar lo que nos está distrayendo, así que
debemos estar alertas, permanecer enfocados en la meta y saber que estamos
haciendo la perfecta voluntad de Dios."
"Propósito de las distracciones Como hemos visto, toda distracción tiene el
propósito de evitar que una meta sea alcanzada, que una promesa de Dios sea
recibida o que un destino sea cumplido. A mayor escala, las distracciones
siempre vendrán para que los cristianos no cumplamos el propósito de Dios en la
tierra. Es verdad que el enemigo es un especialista en distraernos; pero, por muy
tentadoras que parezcan sus ofertas, nosotros tenemos la capacidad sobrenatural
de resistir. Si quitamos la vista de nuestra meta, aunque solo sea un segundo,
corremos el riego de dar pasos en falso y perder el objetivo. Sabemos que a Dios
nada lo distrae. Por eso, el escritor de la carta a la iglesia en Filipo decía:
“estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la
perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6). Jesucristo recibió la
revelación de Su propósito en la tierra, y se mantuvo enfocado de principio a fin,
porque sabía que si no lo hacía no podría cumplir la voluntad del Padre.
Consecuencias de las distracciones Como resultado de apartar o desviar nuestra
vista de la meta y fijar la en las distracciones, vienen numerosas consecuencias"
Entre otras podemos mencionar las siguientes:
● Perdemos el enfoque
● Retrasamos el progreso
● Nos volvemos improductivos
● Nuestras fuerzas se disipan
● Impiden que nos comprometamos
● No nos permiten alcanzar lo que nos ha sido prometido
● Nos aleja de cumplir nuestro propósito y llamado
● Nos lleva a vivir como vagabundos; y sabemos que un vagabundo es alguien
que ha perdido su lugar en Dios y, por lo tanto, vive en el desierto."

"Las distracciones funcionan en la gente inmadura y en aquellos que


"Las distracciones funcionan en la gente
carecen de discernimiento espiritual"
inmadura y en aquellos que carecen de discernimiento espiritual"
"Cómo reenfocarse En medio de las distracciones que nos asedian a diario,
tenemos que aprender a reenfocarnos, a fin de no perder las promesas de Dios.
Solo así podremos cumplir nuestro propósito en la vida, lograr nuestras metas y
ser productivos. pasar a dar algunos consejos acerca de cómo reenfocar-nos,
quiero establecer qué es y qué produce el enfoque. El enfoque es algo interno que
nos lleva a dirigir la atención y el interés hacia un determinado asunto. Podemos
de finirlos como el pensamiento que hace que el objeto de nuestro “enfoque sea
más real. El enfoque es un imán que atrae todo aquello en lo que usted fija su
mente; atrae gente, lugares y cosas que contribuyen a que se cumpla lo que
estamos enfocando. Cuando está distraído no atrae nada; su vida carece de
resultados, no avanza ni produce nada nuevo. La ley de la atracción es un
principio sobrenatural cuyo origen es Dios, por eso Romanos 12:2 nos insta a
tener la mente de Cristo. Usted nunca atraerá algo sin tener un enfoque claro;
quiere decir que, si su enfoque está anclado en lo negativo, habrá una “atracción
fatal”. Con la mente de Cristo atraeremos la voluntad del Padre; de lo contrario
atraeremos cosas que no proceden de Él.
¿Solo está atrayendo cosas negativas o desgracias a su vida?
¿Está atrayendo lo que no quiere o lo que menos le gusta?
Si es así, su mente no está enfocada en las cosas de Dios, sino en algo malo. Por
ejemplo, si alguien piensa que no merece un buen trabajo, lo que atraerá serán
malos empleos, con poca paga, malos jefes, sin oportunidad de crecimiento,
etcétera. Lo realidad que vive dentro determinará la realidad que se ve por fuera.
Cuando alguien no está consciente que el Espíritu Santo vive en su interior, lo
exterior se vuelve más real que lo que está dentro; y lo externo, por lo general, es
negativo. Cuando está consciente que Él está dentro de usted, lo exterior no será
lo real y siempre estará sujeto. Ejemplo: cuando el médico le diagnostica a
alguien que tiene una enfermedad incurable; si" 14 E STRATEGIAS DEL E
NEMIGO EN LOS Ú LTIMOS T IEMPOS esa persona está consciente que
el Espíritu Santo vive en suinterior, esa realidad de enfermedad fácilmente será
superadapor la verdad suprema, según la cual, Jesús en la cruz llevó todas
nuestras enfermedades y dolencias, y por Su llaga fuimos sanados
.El enfoque produce los siguientes efectos:
● Determina nuestra manera de pensar y fija nuestra mente
● Determina nuestra realidad
● Determina nuestra dirección en la vida y, por lo tanto, nuestro futuro
● Determina lo que hablamos a diario
● Determina qué ocupa y preocupa nuestra mente la mayor parte del tiempo ●
Revela lo que somos por dentro y determina cómo seremos por fuera Ahora,
¿cómo nos reenfocamos?
¿Cómo nos damos cuenta que algo nos está distrayendo? ¿Cómo hacemos para
no distraernos con asuntos, personas o lugares que parecen importantes y demandan
nuestra urgente atención?
Veamos ciertos consejos bíblicos que nos empoderan para vencer las
distracciones y quitarles la fuerza que ejercen sobre nuestra atención:
1. Discernir las distracciones Si somos capaces de percibir las distracciones
del enemigo, también nos daremos cuenta que, cuando llega una
distracción, es señal de que estamos a punto de alcanzar un”
rompimiento o lograr una meta.
2. ¿Qué persona o situación lo está distrayendo de su propósito?
3. Jesús nos advirtió: “Mi-rad también por vosotros mismos, que vuestros
corazones nose carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de es-
ta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día” (Lucas21:34). Al
diablo le gusta enviar distracciones para cargarnos, afanarnos y
desenfocarnos." n"

"Cuando unauna
"Cuando persona nono
persona tiene una
tiene convicción
una convicción fuerte
fuerte en su espíritu,
en su espíritu, fácilmente
se distrae" fácilmente se distrae"

"Cuando alguien no está consciente que el Espíritu Santo vive en su interior,


lo exterior se vuelve más real que lo que está dentro; y lo externo, por lo
general, es negativo. Cuando está consciente que Él está dentro de usted, lo
exterior no será lo real y siempre estará sujeto. Ejemplo: cuando el médico le
diagnostica a alguien que tiene una enfermedad incurable; si""esa persona
está consciente que el Espíritu Santo vive en su interior, esa realidad de
enfermedad fácilmente será superada por la verdad suprema, según la cual,
Jesús en la cruz llevó todas nuestras enfermedades y dolencias, y por Su llaga
fuimos sanados. El enfoque produce los siguientes efectos:
● Determina nuestra manera de pensar y fija nuestra mente
● Determina nuestra realidad
● Determina nuestra dirección en la vida y, por lo tanto, nuestro futuro
● Determina lo que hablamos a diario
● Determina qué ocupa y preocupa nuestra mente la mayor parte del tiempo
● Revela lo que somos por dentro y determina cómo seremos por fuera
Ahora, ¿cómo nos reenfocamos? ¿Cómo nos damos cuenta que algo nos
está distrayendo? ¿Cómo hacemos para no distraernos con asuntos,
personas o lugares que parecen importantes y demandan nuestra urgente
atención?
Veamos ciertos consejos bíblicos que nos empoderan para vencer las
distracciones y quitarles la fuerza que ejercen sobre nuestra atención:

1. Discernir las distracciones"


"Si somos capaces de percibir las distracciones del enemigo, también
nos daremos cuenta que, cuando llega una distracción, es señal de que
estamos a punto de alcanzar un rompimiento o lograr una meta. ¿Qué
persona o situación lo está distrayendo de su propósito? Jesús nos
advirtió: “Mi-rad también por vosotros mismos, que vuestros corazones
no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y
venga de repente sobre vosotros aquel día” (Lucas21:34). Al diablo le
gusta enviar distracciones para cargarnos, afanarnos y desenfocarnos."
Cuando una persona no tiene una convicción fuerte en su espíritu,
fácilmente se distrae. En medio de la adversidad, lo único que nos
sostiene es la convicción que Dios nos ha dado para perseverar en una
pro-mesa, meta, propósito o destino; eso nos ayuda a percibir toda
distracción. La gente que se distrae fácilmente no tiene —o ha perdido—
la convicción de quién es, y cuál es su asignación en la tierra. Cuando
esto ocurre, se convierte en gente de doble ánimo. La Biblia enseña: “No
piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. El
hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos”
(Santiago 1:7-8). En cambio, cuando usted permanece enfocado, no está
abierto a cualquier cosa. Esa es la razón por la cual no puede estar
disponible para cierta gente, porque no forma parte de su enfoque. Si
quiere estar seguro que sabe discernir las distracciones del enemigo,
debe permanecer velando y orando. Eso lo hace sensible a la voz y a la
presencia de Dios, al mundo espiritual ya todo lo que sucede en él. Si
estamos en comunión continua con el Padre, Su Espíritu nos advertirá
de cualquier ataque o distracción que el enemigo esté enviando a
nuestra vida. Jesús" "supo discernir las distracciones que el enemigo le
ponía delante porque estaba en comunión permanente con el Padre. Un
claro ejemplo lo vemos cuando Pedro intentó disuadirlo para que no
cumpliera Su propósito. “Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a
reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera
esto te acontezca. Pero él, volviendo-se, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante
de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas
de Dios, sino en las de los hombres” (Mateo 16:22-23).Jesús aprendió a
discernir y deshacer las estrategias del enemigo en la tierra. “Por tanto,
nosotros también, teniendo en derredor nuestra tan grande nube de
testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y
corramos con pa-ciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los
ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto
delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y sesentó a la
diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:1-2). Cuando la Biblia habla de
“el gozo puesto delante de él” se refieren a Su enfoque en la meta, a la
convicción que tenía del propósito por el cual el Padre lo había enviado
a la tierra. Por eso, en la hora más dura de Su vida, orando en
Getsemaní, dijo: “…Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se
haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42). Jesús no esperó estar
frente a la cruz para decidirse. Él se entregó voluntaria mente a sus
captores para cumplir la voluntad del Padre. Así, duran-te el tiempo que
pasó entre Su apresamiento y Su crucifixión, nada pudo distraerlo de Su
meta, por duro que pareciera el camino. Él sabía a lo que iba y nada ni
nadie iba a evitar que cumpliera Su propósito Así, en ese estado mental
de convicción y enfoque, Jesús miró la cruz y no quitó la vista de ella.
Nada hizo que Él mirara por encima de la cruz, ni que fuera atrapado
por las distracciones que el enemigo le puso —falsas acusaciones, la
traición de uno de sus discípulos, la posibilidad de usar Su poder para
bajarse de la cruz, etcétera—. De igual manera ,el diablo siempre pondrá
delante de usted algo pequeño que se encargará de agrandarlo. Aunque
no lo crea, el enemigo es un experto magnificando cosas insignificantes.
Las distracciones pueden tomar la forma de una mentira a la que usted
es atraído, pero también puede ser parte de una verdad que se conoce
justo cuando está llegando a la línea final. El propósito es desviarlo para
que no llegue a la meta. A veces la oposición es tan feroz que debemos
permanecer alertas para no perder de vista la meta. Mi recomendación
que no vea las circunstancias, sino la victoria que Dios le prometió.
Jesús vio en la cruz la salvación, y se mantuvo ajeno a toda distracción."
"2. Reenfocarse en la intención original Las distracciones, por lo
general, desvían nuestra atención hacia cosas que, aunque parezcan
relevantes, no están relacionadas con la intención original de Dios.
Expliquemos esto con un ejemplo. todo músico recibe su donde el Padre
celestial con el propósito de que le adore; sin embargo, un día, un
músico recibe una oferta para tocaren la banda del cantante más famoso
del momento. Esto, aparentemente es algo bueno y parece una
oportunidad de crecimiento profesional. La pregunta es, ¿tiene que
ver"" con el propósito de Dios?
¿Lo acerca más a su destino o lo desvía?
Aquello que es la voluntad de Dios trae paz y bendición al corazón y a
su vida. Lo que lo desvía de Su voluntad, por bueno que aparente ser,
trae aflicción, conflicto, estrés, y termina conduciéndolo a un callejón
sin salida donde se pierde de vista el destino. Otro ejemplo simple es
cuando nos dejamos distraer por la apariencia física de una persona.
Mucha gente se dedica tanto a cuidar su estado físico que éste se
convierte en una prioridad, por encima del propósito que Dios tiene para
su vida. tener un buen estado físico es importante, pero no puede
distraer-nos de la intención original de Dios. “Porque el ejercicio
corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha,
pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera” (1 Timoteo
4:8)"

"Un asunto temporal no puede estar por encima de uno eterno"


¿O quizá un hombre o una mujer de Dios que influencie el mundo de
los negocios, la política, la moda, la educación, la ciencia y las artes?
Hay un gran propósito para su vida del cual no puede distraerse.
Necesita reenfocarse en la intención original con la guía y el consejo del
Espíritu Santo. “Y de igual manera el Espíritu" nos ayuda en nuestra
debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero
el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”
(Romanos 8:26). 3. Establecer o fijar una “manera de pensar” Cuando
está enfocado, el objetivo no puede esconderse de usted"
"¿Qué es una “manera de pensar”? Podemos definirla diciendo que es
la forma como la mente piensa de continuo. Una manera de pensar es
producida por una mente fija, determinada o establecida, que ya no
busca opciones ni tiene que elegir entre otras posibilidades. Se establece
a través de patrones que se van fijando en la mente y la van definiendo
hacia una sola opción. Cuando el Espíritu Santo nos revela el propósito
de Dios, cuan-do nos afirma en nuestra identidad en Él y nos muestra
los don es que nos ha dado para cumplir ese propósito, nuestra mente se
define, se establece y se enfoca en el destino divino. Solo entonces
comenzamos a producir frutos que permanecen. La manera de pensar
establece el enfoque. Una mente en-focada no está abierta a cualquier
cosa; tiene un espectro reducido. Esa es la razón por la que no podemos
abrirnos a cierta gente, porque no están dentro de nuestro enfoque. No
significa que carecemos del amor de Dios, o que despreciamos a ciertas
personas, sino que estamos determinados y no podemos hacer más de lo
que Dios nos ha mandado. Muchos creen que, por-que son pastores
deben hacerlo todo; y si no lo hacen no tienen el amor de Dios o no
aman a la gente. ¡Eso no es así!

Lo cierto es que cada uno de nosotros forma parte del cuerpo de Cristo, y está
llamado a cumplir una función única y diferente. Realizar cosas que no fuimos
llamados a hacer, significa distraernos y abandonar lo que sí debemos hacer. Al
diablo le gusta enviarnos distracciones de ese tipo. Mu-chas veces son cosas que
hay que hacer con urgencia; incluso hay algunas que el cuerpo de Cristo está
llamado a cumplir. Sin embargo, no todo debemos hacerlo nosotros, porque ter-
minaremos agotados, distraídos y frustrados. Es verdad que hay mucho que hacer
en la iglesia; pero no todo nos compete. Esto no le da licencia para dejar de hacer
lo que fue llamado a hacer, ni para abandonar lo que es prioritario. Cuando una
persona no tiene una fuerte convicción, no es fiel a su enfoque. Los apóstoles de
la iglesia primitiva mostraron un ejemplo de enfoque cuando comenzaron a
organizar la congregación en Jerusalén. “En aquellos días, como creciera el
número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos,
de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria.
Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es
justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad,
pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del
Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros
persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra” (Hechos 6:1-4)."
"En esos días la iglesia crecía exponencialmente y cada vez había más trabajo
que realizar y más gente que atender. Pero los primeros apóstoles tenían muy
clara su tarea y eso evitó que perdieran su enfoque, que era persistir en la oración
y en el ministerio de la Palabra. Ellos estaban llamados a mantenerse buscando la
presencia de Dios y a enseñar a los nuevos convertidos la Palabra. Otros podían
encargarse de atenderlas mesas y velar por las necesidades físicas de la gente. Así
como ellos, yo también tengo muy clara mi tarea de buscar la presencia de Dios,
enseñar la Palabra revelada y lle- var el poder sobrenatural de Dios a esta
generación. Por eso, el Señor me permite entrenar a un liderazgo para establecer
el reino y cuidar a la gente. Con ese fin he entrenado pastores, evangelistas,
profetas y maestros de la Palabra; y ellos a su vez entrenan ancianos, diáconos,
mentores y líderes. todos responden ante mí por sus asignaciones y se aseguran
que nada pueda distraerlos de sus responsabilidades principales.
La unción que fluye sobre mí está determinada por el trabajo que hago.
Si no permaneciera fiel a mi enfoque, esa unción disminuiría.
Como apóstol, no puedo pasar mucho tiempo atendiéndolos detalles del
ministerio, ni dando consejería a los miembros de la congregación. Y no es que
nunca lo haya hecho; lo hice por muchos años, pero llegó el momento en que
tuve qué delegar esas tareas para enfocarme en cosas mayores. Mí enfoque ahora
es la visión global, el movimiento global del" "ministerio, a fin de alcanzar e
impactar mayor cantidad de gente con el evangelio del reino. Lo anterior lo
aprendí de Jesús. Él no alimentó a los cinco mil que lo seguían. Su trabajo fue
bendecir el alimento, hacer el milagro, pero los discípulos tenían la tarea de
servir a la gente. Para lograr esto, cada día fijo mi mente y me mantengo
enfocado en lo que me corresponde hacer. Cuando usted tiene una manera de
pensar fija, está predeterminado o preparado; quiere decir que tiene una solución
en mente antes que alguna situación surja. Si no está preparado, apenas si tiene
tiempo para reaccionar. Al tomar la decisión de ser como Cristo en cada área de
su vida, no reaccionará, sino que responderá dentro del propósito, porque nada lo
tomará por sorpresa, con la guardia baja. Mucho de lo que hoy hago fue
predeterminado o proejado en mi mente; no me tomó por sorpresa, porque ya
estaba preparado. Le doy otro ejemplo. Cuando alguien me hiere, yo ya estoy
predeterminado a perdonar; de lo contrario, las ofensas permanecerían en mí.
Cuando Dios me pide dar algo, yo estoy predeterminado a entregarlo. Con esto
quiero decir que no es algo accidental. Nada es un accidente cuando previa-
mente lo hemos planeado. Mi próxima pregunta para ustedes, ¿en qué áreas
siente que su mente está fija y en qué áreas considera que le falta enfocarse más?
Debemos estar predeterminados a ser como Cristo en todas las áreas de nuestra
vida. "Nada en su vida cambiará hasta que usted fije su mente. Lo anterior aplica
tanto para lo bueno como para lo malo. Esto determina que una mentalidad sea
positiva o negativa. Si su mente se fija en lo bueno, atraerá lo bueno; pero si se
lo malo, eso mismo atraerá. Así que, si quiere cambiar un área de su vida,
primero necesita cambiar su mentalidad. La diferencia entre la gente rica y la
gente pobre no es el dinero, sino su mentalidad. Por eso hay gente tan pobre, que
lo único que tiene es dinero, pero su mentalidad es de limitación, escasez y
acaparamiento; ellos, sin duda, son odres viejos. En cambio, hay otros con
mentalidad de progreso, crecimiento e innovación, que, aunque en el momento
no tienen los recursos, saben cómo conseguirlos. Ellos son odres nuevos, porque
siempre están dispuestos a expandirse, a ir por más, a romperlos moldes y salirse
de lo convencional. todo el que fije su mente en prosperar, prosperará, por-que
Dios puso en el ser humano la capacidad de reproducirlo mismo que hay en el
cielo. Mire el ejemplo de David, el pequeño pastor de ovejas que llegó a ser rey
de Israel. Por su pequeña estatura nadie creía en él, ni siquiera sus hermanos ni su
padre, pero él tenía una mentalidad de victoria y con-quista; no veía la derrota
como algo posible. Ese muchacho tenía su mente fija en que, si Dios estaba con
él, tenía a asegurada la victoria. Cuando la mente de David se estableció, él se
predeterminó y atrajo al gigante Goliat, a quien derrotó de manera no
convencional, con una honda y una piedra. Esa victoria lo sacó de detrás de las
ovejas a marchar al frente del ejército israelí y posteriormente a ocupar el trono
de Israel." "Como él, usted también atrae oportunidades, gente y destino, porque
está predeterminado para lo bueno. ¿En qué establecida su mente? ¿Qué tipo de
gente está atrayendo?
Asegúrese de estar predeterminado a atraer aquello que lo llevará a cumplir la
voluntad de Dios. Una mentalidad establecida en Dios atraerá favor, gracia,
oportunidad y destino. Mi consejo final para usted en este capítulo es que fije su
mente en el cielo. “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de
arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios” (Colosenses 3:1).
Si usted fija su mente en el cielo, nada tendrá suficiente fuerza ni habrá engaño
alguno que pueda distraerlo. Jesús hacía todo lo que veía hacer al Padre porque
Su enfoque estaba puesto en Él. Nuestro enfoque tiene que ser el mismo de
Cristo.
ACTIVACIÓN Si este capítulo reflejan su actual estado espiritual y emocional,
lo invito a hacer la siguiente oración conmigo para re enfocarse y alinearse con la
intención original de Dios:
“Amado Padre celestial, vengo delante de tu presencia reconociendo que he
perdido el enfoque de lo importante y me he dejado distraer por el enemigo. He
perdido de vista mi llamado, propósito y destino. He perdido de vista tu presencia
y tu poder que me da la victoria en la vida. Me he vuelto "
"improductivo; he perdido mis fuerzas y me veo deambulando en el desierto, sin
dirección en la vida. Me arrepiento de todo corazón. te pido que me perdones y
me devuelvas el gozo de tu salvación. Necesito tu gracia para buscarte más en
oración. Necesito la presencia de tu Espíritu Santo en mí para discernir las
distracciones que el enemigo trae a mi vida. Me comprometo a reenfocarme en ti,
en tu propósito, en las metas que me he fijado. Hoy fijo mi mirada en ti, fijo mi
mente en tu Palabra y en tus promesas para lograr rompimiento en las áreas de mi
vida donde el enemigo ganó terreno a causa de mi pérdida de enfoque. A partir
de hoy, y con la ayuda de tu Santo Espíritu, permaneceré enfoca-do en la
intención original del Padre, buscando las cosas de arriba, velando y orando para
que la segunda venida de Cristo sea en gloria y majestad. todo esto lo declaro,
¡en el nombre de Jesús! ¡Amén!”" Por otro lado, si usted ha estado criticando a
un hombreo una mujer de Dios, o a un ministerio, solo porque hace no predican
verdades que usted no entiende, necesita arrepentirse hoy y pedirle a Dios
revelación. Haga conmigo, la siguiente oración:
“Padre celestial, te doy gracias por tu amor. te doy gracias porque, a pesar de
nuestras rebeliones, tú sigues manifestando tu amor y poder en medio de
nosotros. Si yo no he entendido una verdad que tú has estado manifestando en la
tierra y he criticado a tus profetas, hoy me arrepiento y te pido perdón. te ruego
que me reveles aquella verdad que no he podido ver. No quiero murmurar contra
algo que tú estás haciendo; no me quiero equivocar. Hoy, renuncio a todo espíritu
de crítica, de destrucción y de iniquidad. Me declaro libre de toda influencia del
enemigo y me alineo a tu voluntad y tus verdades. Revélame aquello que no he
podido ver y déjame experimentar u poder en esa área. Yo me levantaré en
defensa de esa verdad y la voy a proclamar para que otros también la puedan
experimentar y recibir bendiciones en sus vidas, sus finanzas, su salud, su
familia, su ministerio y mucho más. ¡En el nombre de Jesús!”

" "ACTIVACIÓN
Si usted ha estado siendo atacado por el enemigo con acusaciones falsas que
amenazan destruir su testimonio, matar su influencia, detener la obra de sus
manos, asesinar su carácter y llevarlo a cuestionar su fe, este capítulo fue escrito
para usted. Quiero que me acompañe a orar a Dios para que todo lo que el
enemigo planeó para mal, Dios lo torne para bien.
Ore conmigo: “Señor y Padre celestial, vengo ante tu presencia en el nombre de
Jesús, a darte gracias por la obra terminada en la cruz del Calvario. Corro a i
Señor, porque el enemigo ha traído fuertes ataques contra mi vida. Me están
acusan-do injustamente y mi única culpa es predicar el evangelio del reino, sanar
a los enfermos y liberar a los cautivos por el diablo, en el nombre de Jesús.
Siento que estas acusaciones me debilitan y mi fe desmaya. Hoy,
voluntariamente, decido perdonar a quienes me acusan y persiguen y, por el”
contrario, bendigo sus vidas. te pido que seas tú quien me defienda mientras yo,
parado en tu justicia, y en el nombre de Jesús, condeno toda lengua mentirosa
que se levanta contra mí en juicio. Declaro que tu paz llena mi corazón el
Espíritu Santo me llena de poder, fe y osadía para seguir predicando tu mensaje y
demostrando tu poder sobrenatural. Perdono y bendigo a quienes me han acusado
injustamente; declaro que tú tratas con ellos y que el fruto de la obra de mis
manos aumenta en favor de tu reino. Gracias Padre amado, porque siempre estás
conmigo y nunca me abandonas. Amén”"

También podría gustarte