Está en la página 1de 17

CIUDADANO

JUEZ DISTRIBUIDOR DEL TRIBUNAL DEL MUNICIPIO


ORDINARIO Y EJECUTOR DE MEDIDAS DE LOS MUNICIPIOS
PÁEZ Y ARAURE DEL SEGUNDO CIRCUITO DE LA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO PORTUGUESA.
SU DESPACHO.-

Quien suscribe, ELBA DAMARYS AZUAJE VILLEGAS,


venezolana, de estado civil soltera, mayor de edad, titular de la Cédula de
Identidad No.V-19.170.398; con domicilio en la Ciudad de Acarigua,
Jurisdicción del Municipio Páez del Estado Portuguesa; asistida en este
acto por los Profesionales del Derecho, Abogados GILBERTO JOSE
BECERRA y ANGEL ELIOMAR GALLEGOS RODRIGUEZ,
venezolanos, mayores de edad, titulares de las Cedulas de Identidad No. V-
10.638.020 y V-14.981.972 respectivamente e inscritos en el Instituto de
Previsión Social del Abogado (Inpreabogado) bajo los Números 233.083 y
257.526 en ese orden y con domicilio procesal en la Avenida 32, entre calles
31 y 32, Edificio “Negro Primero”, Primer Piso, Oficina 2-B de la ciudad
de Acarigua, Jurisdicción del Municipio Páez del Estado Portuguesa;
direcciones que se señalan expresamente a los fines de dar cumplimiento al
dispositivo expreso de los Artículos 174 y 340 Ordinal 9º del Código de
Procedimiento Civil; ante Usted, muy respetuosamente ocurro para
Interponer: DEMANDA POR INCUMPLIMIENTO DE CONTRATO
DE OPCION DE COMPRA-VENTA en contra de la ciudadana ROSA
MARIA OROPEZA, de estado civil soltera, mayor de edad, titular de la
Cédula de Identidad No.V-16.292.533 y de este domicilio, con vista a las
siguientes señalizaciones.

ANTECEDENTES
Es fecha 30 de Noviembre del año 2.016, se firmo un documento
PRIVADO (documento este que agrego al Legajo Probatorio Marcada “A”
como prueba fundamental de la pretensión de la presente demanda y que
señalo en este acto como el primero de los instrumentos fundamentales para el
ejercicio de la presente acción, a tenor de lo dispuesto en el Articulo 340
Ordinal 6º del Código de Procedimiento Civil y que opongo en este acto en
contenido y firma a la demandada, a tenor de lo expuesto en el Articulo 444
Eiusdem) contentivo de un acuerdo de OPCION DE COMPRA-VENTA
entre mi persona ELBA DAMARYS AZUAJE VILLEGAS, venezolana, de
estado civil soltera, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad No.V-
19.170.398 y ROSA MARIA OROPEZA COLMENAREZ, quien es
venezolana, mayor de edad, soltera, civilmente hábil, Titular de la Cédula de
Identidad No. V-16.292.533, acuerdo este que en fecha MIERCOLES 08 DE
MARZO DE 2017, fue sustituido por un CONTRATO DE OPCION DE
COMPRA-VENTA, documento este que fuere Autenticado por ante la
Notaria Pública Segunda de Acarigua del Estado Portuguesa, 08 de Marzo del
Año 2.017, el cual quedo registrado bajo el No. 21, Tomo 20 Folios 74 al 76
de nomenclatura interna de los libros llevados por la referida Notaría, con la
ciudadana ROSA MARIA OROPEZA antes identificada (documento este
que agrego al Legajo Probatorio Marcada “B” como prueba fundamental de la
pretensión de la presente demanda y que señalo en este acto como el segundo
de los instrumentos fundamentales para el ejercicio de la presente acción, a
tenor de lo dispuesto en el Articulo 340 Ordinal 6º del Código de
Procedimiento Civil y que opongo en este acto en contenido y firma a la
demandada, a tenor de lo expuesto en el Articulo 444 Eiusdem) por un
inmueble constituido por una casa de habitación con su parcela de terreno
propio, distinguida con el N° 43-12, ubicada en la VEREDA 43, SECTOR 9
DE LA URBANIZACION CONJUNTO RESIDECIAL UNIFAMILIAR
LOS CORTIJOS, DE LA CIUDAD DE ACARIGUA, MUNICIPIO
PAEZ DEL ESTADO PORTUGUESA, con un área de CIENTO OCHO
METROS CUADRADOS CON CUARENTA Y OCHO
CENTRIMETROS (108,48 Mts2), distinguida dentro de los siguientes
linderos: NORTE: NUEVE METROS CON CUATRO CENTIMETROS
(9,04 Mt) con vereda 43, que es su frente; SUR: NUEVE METROS CON
CUATRO CENTIMETROS (9,04 Mts) con parcela 42-11, que es su fondo;
ESTE: DOCE METROS (12,00 Mts) con prolongación vereda 19 y
OESTE: en dos líneas Rectas, la primera de SEIS METROS CON
SETENTA CENTIMETROS (6,70 Mts) con pared medianera de la casa
edificada sobre la parcela N° 43-14 y en CINCO METROS CON TREINTA
CENTIMETROS (5,30 Mts) con la misma parcela 43-14. El descrito
inmueble le pertenece a la ciudadana ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ, quien es venezolana, mayor de edad, soltera, civilmente
hábil, Titular de la Cédula de Identidad No. V-16.292.533 y de este domicilio,
según consta de documento debidamente protocolizado por ante la Oficina de
Registro Público del Municipio Páez del Estado Portuguesa en fecha 3 de
Febrero del año 2.009, registrado bajo el N° 2009.259, Asiento Registral 1
del inmueble Matriculado con el N° 407.16.6.1.568 y correspondiente al libro
del Folio Real del año 2.009; tal como consta de documento que agrego al
Legajo Probatorio Marcada “C” como prueba fundamental de la pretensión de
la presente demanda y que señalo en este acto como el tercero de los
instrumentos fundamentales para el ejercicio de la presente acción, a tenor de
lo dispuesto en el Articulo 340 Ordinal 6º del Código de Procedimiento Civil.

DE LOS HECHOS
Es el caso Ciudadano juez, que el día 12 de Noviembre de 2.016
comenzó la negociación por un inmueble propiedad de la señora ROSA
MARIA OROPEZA COLMENAREZ venezolana, mayor de edad, soltera,
civilmente hábil, Titular de la Cédula de Identidad No. V-16.292.533, que
devino en una Transferencia Bancaria por un monto de SEISCIENTOS MIL
BOLIVARES (Bs. 600.000,00) a nombre de la prenombrada en fecha 25 de
Noviembre de 2.016, mientras que en fecha 30 de Noviembre del año 2.016,
se firmo un documento PRIVADO contentivo de un acuerdo de OPCION
DE COMPRA-VENTA entre mi persona ELBA DAMARYS AZUAJE
VILLEGAS, venezolana, de estado civil soltera, mayor de edad, titular de la
Cédula de Identidad No.V-19.170.398 y ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ, quien es venezolana, mayor de edad, soltera, civilmente
hábil, Titular de la Cédula de Identidad No. V-16.292.533 con el que se
establecimos los parámetros para la adquisición de la vivienda distinguida con
el N° 43-12, ubicada en la VEREDA 43, SECTOR 9 DE LA
URBANIZACION CONJUNTO RESIDECIAL UNIFAMILIAR LOS
CORTIJOS, DE LA CIUDAD DE ACARIGUA, MUNICIPIO PAEZ
DEL ESTADO PORTUGUESA por un monto de DIEZ MILLONES DE
BOLIVARES (Bs. 10.000.000,00) que debía ser cancelado por mi persona,
según consta en dicho acuerdo EN SU CLAUSULA SEGUNDA de la
siguiente manera:

“…A) la suma de SEISCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs.


600.000,00) en calidad de Arras o inicial, B) La cantidad de UN
MILLON DE BOLIVARES (Bs. 1.000.000,00) en un lapso no
mayor a Treinta (30) días y C) la cantidad restante de OCHO
MILLONES CUATROCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs.
8.400.000) que será cancelada al momento de protocolizar el
documento de COMPRA-VENTA, ante la oficina de Registro
correspondiente, mediante el otorgamiento de crédito hipotecario
ante el Banco Mercantil.”

Así mismo se acordó en dicha fecha, que en los primeros días del mes
de enero de 2017, cancelaría el monto de UN MILLON DE BOLIVARES
(Bs. 1.000.000,00) de acuerdo con el contrato suscrito, y en efecto se realizo
dicho pago mediante transferencia No. 0426074286685 a la Cuenta del Banco
Mercantil No. XXXXXXX cuyo titular es la señora ROSA MARIA
OROPEZA COLMENAREZ. A partir de ese momento iniciaron los trámites
para cumplir con la documentación exigida por la entidad bancaria para la
obtención de crédito hipotecario, lo que devino en una visita al Banco
Mercantil en compañía de la señora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ donde se nos indico que sobre el inmueble pesa una
hipoteca a favor del Banco Mercantil y que además la prenombrada debía
mantenerse al día con el Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda
(FAOV) para que no hubiese ningún inconveniente a la hora de tramitar la
liberación por parte del Banco. Una vez realizada las gestiones necesarias y
habiendo acordado asistir Notaria a firmar el documento de Compra-Venta, la
señora ROSA MARIA OROPEZA COLMENAREZ me solicita una
reunión con ella y su esposo en fecha 25 de Febrero de 2017 en la cual me
comunica que el monto de la venta debía ser cambiada a QUINCE
MILLONES DE BOLIVARES (Bs. 15.000.000) antes de protocolizar el
documento. Sin embargo, luego de dialogar con ellos, llegamos al acuerdo de
que el monto de la venta seria de DOCE MILLONES DE BOLIVARES
(Bs. 12.000.000,00) monto al que se le restaría UN MILLON
SEISCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs. 1.600.000,00) que ya habían sido
abonados a la cuenta de la Señora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ restando así un monto de DIEZ MILLONES
CUATROCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs. 10.400.000,00) que serian
cancelados mediante el crédito hipotecario y que ellos se encargarían de
ubicar un abogado que redactara el contrato y que entre todos cancelaríamos
sus honorarios.
Así las cosas, en fecha 8 de marzo de 2.017 suscribimos un
CONTRATO DE OPCION DE COMPRA-VENTA documento este que
fuere Autenticado por ante la Notaria Pública Segunda de Acarigua del
Estado Portuguesa, 08 de Marzo del Año 2.017, el cual quedo registrado bajo
el No. 21, Tomo 20 Folios 74 al 76 de nomenclatura interna de los libros
llevados por la referida Notaría. En dicho contrato se establecía en su clausula
segunda que el monto de la venta seria de DOCE MILLONES DE
BOLIVARES (Bs. 12.000.000,00) pero que dicho monto seria “…cancelado
de la forma siguiente: A) la suma de; DOSCIENTOS MIL BOLIVARES
(Bs. 200.000,00)… en calidad de arras o inicial… B)… la cantidad de
ONCE MILLONES OCHOCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs.
11.800.000,00) serán cancelados a través de Crédito hipotecario ante el
Banco Mercantil…” lo que implicaba una novación a las obligaciones que
habíamos entablado en la negociación, pero que dada la amistad que tenemos
fue pasado por alto. En ese momento, empecé a realizar las gestiones
conducentes a la obtención de un crédito hipotecario, que en efecto ya venía
realizando, toda vez que de dicho contrato se desprende en su clausula
Segunda que era de mi exclusiva competencia y responsabilidad cancelar la
cantidad de ONCE MILLONES OCHOCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs.
11.800.000,00) mediante crédito hipotecario ante el Banco Mercantil, todo
ello con la finalidad de que la optante vendedora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ, quien es venezolana, mayor de edad, soltera, civilmente
hábil, Titular de la Cédula de Identidad No. V-16.292.533 SE OBLIGARE A
VENDERME el inmueble en cuestión, tal como se desprende de la clausula
Primera del CONTRATO DE OPCIÓN DE COMPA-VENTA el cual
estipula:

“LA OPTANTE
VENDEDORA, se obliga a
vender a LA OPTANTE
COMPRADORA, quien a su vez
se obliga a comprar…”
Ahora bien, siendo que en la negociación previa a la protocolización del
documento de compra-venta se acordó que mi persona, LA OPTANTE
COMPRADORA, debía cancelar con crédito hipotecario, comencé a realizar
todos los trámites para cumplir con la documentación exigida por el Banco
Mercantil y en una primera visita al banco junto a la optante vendedora, se
hace de mi conocimiento de parte de la promotora ejecutiva de ventas del
Banco, que sobre la vivienda pesa una hipoteca, pero que aun así puedo
comprar la vivienda siempre que la optante vendedora se mantenga al día con
los aportes del FAOV, para que no hubiese problemas con los tramites de la
liberación. De modo que continué de forma normal realizando los trámites
hasta que el día 20 de Junio de 2.017 recibo la llamada de la analista del
Banco Mercantil Mirianny Chirinos que me informaba que mi Crédito había
sido aprobado y que en los próximos días me haría una segunda llamada para
concretar la protocolización, sin embargo al realizar dicha segunda llamada
me informa que las oficinas de BANAVIH habían regresado los documentos
por cuanto la señora ROSA MARIA OROPEZA COLMENAREZ
presentaba una deuda y que su documento no podía ser liberado hasta tanto no
cancelara. En efecto al dirigirme a las oficinas del BANAVIH en
Barquisimeto confirmo que presentaba deudas en varios periodos de los años
2.011 al 2.013 y el año 2.017.
Siendo que el Banco Mercantil había advertido que la señora ROSA
MARIA OROPEZA COLMENAREZ debía mantenerse al día con sus
aportes, me fue informado en fecha 29 de Junio del año 2.017 por la Analista
Mirianny Chirinos que el Banco Mercantil no volvería a realizar los trámites
para la liberación y que era la misma señora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ que debía realizar dichas gestiones y para tales fines hacen
envío del documento LIBERACION, COMPRA Y VENTA para que la
señora ROSA MARIA OROPEZA COLMENAREZ se dirija a Caracas y
concluya con la tramitación correspondiente a la liberación. Sin embargo, le
solicite una autorización a la señora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ para realizar yo misma las diligencias en Caracas, las que
efectivamente realizo y que luego de conversar con uno de los abogados de
Consultoría Jurídica, quien me recibe los documentos y me informa que los
tramites tendrán respuesta en quince (15) días hábiles ya que el inmueble
presenta una hipoteca y se trata de una LIBERACION, COMPRA Y
VENTA pero que dicho documento de liberación debe ser retirado por la
persona que aparece como beneficiario, es decir, la señora ROSA MARIA
OROPEZA COLMENAREZ. Ahora bien, una vez realizadas todas estas
diligencias en Consultoría Jurídica, una vez transcurridos los quince días, me
informan que el documento no procede por cuanto aparece una deuda de la
señora ante el BANAVIH, es decir, que aun cuando se le informo de todo lo
acontecido y de la deuda ante el BANAVIH en Barquisimeto, las optante
vendedora no cancelo la deuda que aun mantenía con dicha institución. Dicha
situación les fue comunicada a la señora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ y su esposo, de mi parte ya que era la segunda vez que
devolvían el documento por la misma causa, a lo que la señora reacciono de
muy mala manera, diciéndome que “ya no quería vender la casa, que esta
venta se había complicado demasiado y que ya ella había hecho la
cancelación ante el BANAVIH”
Sin embargo, continuadas como fueron las gestiones, pero en esta
oportunidad a cargo del esposo de la señora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ y mi persona, se entablo una discrepancia por cuanto el
crédito hipotecario que había sido aprobado era por la cantidad de NUEVE
MILLONES DE BOLIVARES (Bs.9.000.000,00) y se me insistía en
cancelar la diferencia de UN MILLON CUATROCIENTOS MIL
BOLIVARES (Bs. 1.400.000,00) a lo que respondo que dicho monto le será
cancelado, tal como lo estipula el contrato, al momento de la protocolización
del documento. Luego de realizadas las diligencias respectivas por parte del
esposo de la señora ROSA MARIA OROPEZA COLMENAREZ, con
dinero que le fuere entregado por mi persona para tales fines, el día 10 de
octubre del año 2.017 me citan a una reunión la promitente vendedora y su
esposo, para explicarme todo cuanto le habían dicho en la ejecución de las
respectivas diligencias y me entrega el documento asegurándome que ya
todo estaba listo para la firma y que ellos están dispuestos a continuar con
la negociación pero que necesitan INCREMENTAR NUEVAMENTE EL
VALOR DEL INMUEBLE y me plantea que les deposite la cantidad de
CINCO MILLONES DE BOLIVARES (Bs. 5.000.000,00) pues dada la
amistad que nos une no me va a pedir un valor mayor por el inmueble, en
cuyo razonamiento accedo pero les digo que puedo solo cancelarle de buena
voluntad TRES MILLONES DE BOLIVARES (Bs. 3.000.000,00) mas.
Acordado como fue todo al respecto, me entrega el documento y me asegura
que está listo de solo introducirlo al registro para otorgar las firmas necesarias
para su protocolización. Cabe destacar Ciudadano Juez, que durante los días
siguientes se realizo una serie de transferencias de los TRES MILLONES
DE BOLIVARES (Bs. 3.000.000,00) mas la cantidad de UN MILLON
CUATROCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs. 1.400.000,00) que estaban
pautados transferir el día de la firma del documento, que dando solo pendiente
los NUEVE MILLONES DE BOLIVARES (Bs. 9.000.000,00) que serian
cancelados mediante el crédito hipotecario.
Así las cosas, el día 19 de octubre de 2.017 me dirijo al Registro
Público del Municipio Páez del Estado Portuguesa, para la cancelación de los
aranceles correspondientes y una vez que transcurrieron 30 días me
informan en el registro que no se ha efectuado el otorgamiento porque no
se han presentado los otorgantes, de modo que llamo a la ciudadana
Mirianny Chirinos (ANALISTA DEL BANCO MERCANTIL) y le pregunto
lo que ocurre a lo que me contesta que la señora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ debe retirar el documento y dirigirnos a Caracas porque la
apoderada no se moverá a otorgar la firma y que ella misma nos daría la
autorización para que la señora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ pueda cancelar el crédito en su totalidad. En efecto me
dirigí a la ciudad de Caracas en fecha 4 de Enero de 2.018 para que la
apoderada del BANAVIH realizara la liberación de la compra anterior; ya en
las oficinas de Caracas se me informo que el documento debía ser llevado a la
Notaría Octava de Caracas y que transcurridos Ocho (8) días se firmaría.
Sin embargo, transcurrido el tiempo necesario, se me informo que la
Apoderada no dio el visto bueno al documento y por ello no había otorgado la
firma, apoyada en el argumento de que al momento de retirar el documento
por parte de la señora ROSA MARIA OROPEZA COLMENAREZ
debieron explicarle que la apoderada no puede firmar un documento de índole
LIBERACION, COMPRA Y VENTA y que debe realizarse una diligencia en
el Banco para que separen dichos documentos en dos, a saber, uno para la
liberación y otro para la compra-venta.

Toda esta situación ha repercutido directamente en mi salud y estado de


ánimo por cuanto considero un engaño de parte de la señor ROSA MARIA
OROPEZA COLMENAREZ y su esposo al haberme dicho que el
documento estaba listo cuando no era así y haberme solicitado aun más dinero
para la negociación; y aun así, me dirijo al Banco y solicito en el mismo la
separación de los documentos a la analista Mirianny Chirinos para luego
viajar nuevamente a Caracas, solo para ser informada en fecha 16 de Febrero
del año 2.018 que aunque están todos los recaudos que me competen,
tampoco se iba a poder realizar ningún trámite por cuanto la señora ROSA
MARIA OROPEZA COLMENAREZ no había cancelado FAOV desde
septiembre de 2.017 hasta la fecha. A esta situación, habiendo regresado a
Acarigua, llamo al esposo de la señora ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ para informarle y cuya respuesta fue “ELBA SI EL
NEGOCIO NO SE DA YA TENGO TU DINERO PARA
DEVOLVERTELO NO TE PREOCUPES”.

DEL DERECHO
Así las cosas, ciudadano Juez, debo traer a colación que el Artículo 26
de la República Bolivariana de Venezuela establece que:

“Toda persona tiene derecho de accesos a los


órganos de administración justicia de para hacer
valer sus derechos e intereses, incluso los colectivos
y difusos; a la tutela efectiva de los mismos y a
obtener prontitud en la decisión correspondiente…”

Toda vez que, acudo a su competente autoridad, amparado bajo el


precepto establecido en el Código Civil vigente en su Artículo 1.159, a saber:

“Los contratos tienen fuerza de Ley entre las partes.


No pueden revocarse sino por mutuo
consentimiento, o por causas autorizadas por la
Ley”

En efecto, Ciudadano Juez, en fecha MIERCOLES 08 DE MARZO


DE 2017, convine un CONTRATO DE OPCION DE COMPRA-VENTA,
que fuere Autenticado por ante la Notaria Pública Segunda de Acarigua del
Estado Portuguesa, 08 de Marzo del Año 2.017, el cual quedo registrado bajo
el No. 21, Tomo 20 Folios 74 al 76 de nomenclatura interna de los libros
llevados por la referida Notaría, con la ciudadana ROSA MARIA
OROPEZA antes por un inmueble constituido por una casa de habitación con
su parcela de terreno propio, distinguida con el N° 43-12, ubicada en la
VEREDA 43, SECTOR 9 DE LA URBANIZACION CONJUNTO
RESIDECIAL UNIFAMILIAR LOS CORTIJOS, DE LA CIUDAD DE
ACARIGUA, MUNICIPIO PAEZ DEL ESTADO PORTUGUESA, con
un área de CIENTO OCHO METROS CUADRADOS CON CUARENTA
Y OCHO CENTRIMETROS (108,48 Mts2), distinguida dentro de los
siguientes linderos: NORTE: NUEVE METROS CON CUATRO
CENTIMETROS (9,04 Mt) con vereda 43, que es su frente; SUR: NUEVE
METROS CON CUATRO CENTIMETROS (9,04 Mts) con parcela 42-
11, que es su fondo; ESTE: DOCE METROS (12,00 Mts) con prolongación
vereda 19 y OESTE: en dos líneas Rectas, la primera de SEIS METROS
CON SETENTA CENTIMETROS (6,70 Mts) con pared medianera de la
casa edificada sobre la parcela N° 43-14 y en CINCO METROS CON
TREINTA CENTIMETROS (5,30 Mts) con la misma parcela 43-14. El
descrito inmueble le pertenece a la ciudadana ROSA MARIA OROPEZA
COLMENAREZ, quien es venezolana, mayor de edad, soltera, civilmente
hábil, Titular de la Cédula de Identidad No. V-16.292.533 y de este domicilio,
según consta de documento debidamente protocolizado por ante la Oficina de
Registro Público del Municipio Páez del Estado Portuguesa en fecha 3 de
Febrero del año 2.009, registrado bajo el N° 2009.259, Asiento Registral 1
del inmueble Matriculado con el N° 407.16.6.1.568 y correspondiente al libro
del Folio Real del año 2.009. En el cual se establecía en su clausula Primera:
“LA OPTANTE
VENDEDORA, se obliga a
vender a LA OPTANTE
COMPRADORA, quien a su vez
se obliga a comprar…”
Lo cual se circunscribe, precisamente en los extremos establecidos en
la norma sustantiva señalada, toda vez que la señora ROSA MARIA
OROPEZA COLMENAREZ se comprometía en dicho contrato a entregar
el inmueble una vez que se haya protocolizado el documento de compra-venta
según se desprende de la clausula tercera del mismo contrato, a saber:

“LA OPTANTE
VENDEDORA, se compromete a
entregar el inmueble en el
momento de la protocolización
del documento de Opción de
Compra-Venta ante el registro
inmobiliario…”
En este caso, es particularmente notable que una vez que un optante
vendedor, suscribe un acuerdo de esta índole, en el que la propiedad de la cual
detenta la titularidad, es un inmueble que será destinado a vivienda, de una
persona que accede a ella mediante Crédito Hipotecario por ante la institución
legalmente autorizada para tal fin, el primero se convierte en protector del
derecho a la vivienda de aquella persona que pretende adquirir dicha
vivienda, en efecto, el Artículo 82 de nuestra Carta Magna establece:

“Toda persona tiene derecho a una vivienda


adecuada… la satisfacción progresiva de este
derecho es OBLIGACION compartida entre los
ciudadanos y ciudadanas y el Estado en todos sus
ámbitos… El estado dará prioridad… para la
construcción, adquisición o ampliación de
viviendas” (Subrayado Propio)

Lo que aunado al carácter Social de las todas las normas nacionales,


especialmente los acuerdos suscritos entre particulares, por cuanto los mismos
no pueden colidir con lo establecido en nuestra Constitución, y que están
sujetas, por supremacía constitucional, a lo establecido en la misma en su
Artículo 2, deben estar siempre orientadas a la justicia social como norte. En
este particular el Tribunal Supremo de Justicia, ha establecido
Por otra parte, según lo establecido en el Código Civil Venezolano en su
Artículo 1.264 “Las obligaciones deben cumplirse exactamente como han
sido contraídas…” de modo que la unilateral intención de desestimar los
acuerdos suscritos, tal como se refleja en las actitudes de la señora ROSA
MARIA OROPEZA COLMENAREZ o mas aun en el negligente
despliegue de interés a la hora de recabar todos los documentos y requisitos
necesarios para la protocolización de la compra-venta, manifiestan una
intención de violentar lo acordado en el documento suscrito ante la Notaría
Pública Segunda de Acarigua del Estado Portuguesa, 08 de Marzo del Año
2.017, el cual quedo registrado bajo el No. 21, Tomo 20 Folios 74 al 76,
generándoseme un estado de incertidumbre jurídica; contrato este que en
su clausula tercera estipula:

“LA OPTANTE VENDEDORA, se compromete a


entregar el inmueble en el momento de la
protocolización del documento de Opción de
Compra-Venta ante el registro inmobiliario,
solvente de todo tipo de deuda, libre de bienes y
personas, así como libre de gravámenes, de
impuestos nacionales, estadales o municipales”

Que es la situación planteada en el presente caso, pues lo que


precisamente se obstaculiza es la entrega del inmueble, por cuanto no se ha
realizado la liberación de hipoteca respectiva sobre el mismo, aun cuando mi
persona ha realizado todos los gastos conducentes a tal fin y en reiteradas
oportunidades se ha detenido la protocolización por la misma causa,
generando incrementos en el precio del inmueble en varias ocasiones.

PETITORIO
Es en vista de todos los argumentos de hecho y de derecho
anteriormente expuestos que acudo muy respetuosamente ante su competente
autoridad para solicitar que, amparado en los preceptos establecidos en la
CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE
VENEZUELA en sus Artículos 26, 49, 51, y dando cumplimiento a lo
establecido en el Artículo 340 del Código Adjetivo Civil vigente nuestra
República a los fines de Demandar, como efecto lo hago, a ROSA MARIA
OROPEZA COLMENAREZ, quien es venezolana, mayor de edad, soltera,
civilmente hábil, Titular de la Cédula de Identidad No. V-16.292.533 por
CUMPLIMIENTO DE CONTRATO DE OPCION DE COMPRA-
VENTA, el cual fuere Autenticado por ante la Notaria Pública Segunda de
Acarigua del Estado Portuguesa, 08 de Marzo del Año 2.017, el cual quedo
registrado bajo el No. 21, Tomo 20 Folios 74 al 76 de nomenclatura interna de
los libros llevados por la referida Notaría; en virtud de su negativa a cumplir
con el mismo, en los términos señalados y como consecuencia de ello, que la
mismas convenga o en su defecto a ello sea condenada en los siguiente:
Primero: Cumplir con las clausulas …..
Segundo: Pagar los montos adeudados a BANAVIH y FAOV que son los que
permitirán la liberación de la hipoteca ge ….
Tercero: EN LIBERAR EFECTIVAMENTE LA HIPOTECA ……
CUARTO: EN OTORGARME TODAS LAS SOLVENCIAS A MI
PERSONA SOBRE EL INMUEBLE EN CUESTION PARA PODER
GESTIONAR EL CREDITO……..
Quinto: en mantener el precio de la casa pactado en el documento
autenticado en fecha …….
Sexto: en reconocer los gastos realizados por mi persona…..

Las costas…..

MEDIDA CAUTELAR
Distinguido Juez, a la luz de todo lo antes expuesto, solicito de acuerdo
a las siguientes consideraciones, sea decretada MEDIDA CAUTELAR, de
acuerdo a lo establecido en el Artículos 585 y 588 del Código de
Procedimiento Civil vigente, constituida por una PROHIBICION DE
ENAJENAR Y GRAVAR sobre un inmueble constituido por una casa de
habitación con su parcela de terreno propio, distinguida con el N° 43-12,
ubicada en la VEREDA 43, SECTOR 9 DE LA URBANIZACION
CONJUNTO RESIDECIAL UNIFAMILIAR LOS CORTIJOS, DE LA
CIUDAD DE ACARIGUA, MUNICIPIO PAEZ DEL ESTADO
PORTUGUESA, con un área de CIENTO OCHO METROS
CUADRADOS CON CUARENTA Y OCHO CENTRIMETROS (108,48
Mts2), distinguida dentro de los siguientes linderos: NORTE: NUEVE
METROS CON CUATRO CENTIMETROS (9,04 Mt) con vereda 43, que
es su frente; SUR: NUEVE METROS CON CUATRO CENTIMETROS
(9,04 Mts) con parcela 42-11, que es su fondo; ESTE: DOCE METROS
(12,00 Mts) con prolongación vereda 19 y OESTE: en dos líneas Rectas, la
primera de SEIS METROS CON SETENTA CENTIMETROS (6,70 Mts)
con pared medianera de la casa edificada sobre la parcela N° 43-14 y en
CINCO METROS CON TREINTA CENTIMETROS (5,30 Mts) con la
misma parcela 43-14. El descrito inmueble le pertenece a la ciudadana ROSA
MARIA OROPEZA COLMENAREZ, quien es venezolana, mayor de edad,
soltera, civilmente hábil, Titular de la Cédula de Identidad No. V-16.292.533,
a saber:
1. En virtud de la respuesta que me fuera dada de forma personal por la
señora ROSA MARIA OROPEZA COLMENAREZ, luego de que
mi persona hubiere viajado a la ciudad de Caracas el día 16 de Febrero
de 2018 para la entrega de todos los recaudos que me fueron
solicitados, pero no habiendo podido hacer nada por cuanto la optante
vendedora aun no se ha puesto al día con sus aportes del FAOV, y que
en dicha respuesta se limita a decir “ELBA SI EL NEGOCIO NO SE
DA YA TENGO TU DINERO PARA DEVOLVERTELO NO TE
PREOCUPES” y por cuanto la devolución del dinero de forma
UNILATERAL no está circunscrita como opción dentro del acuerdo
suscrito por las partes, ni dentro de la normativa Legal vigente en
nuestro País, Existe un Fundado Temor en mi persona de que la
negociación tal como la planteamos y protocolizamos posteriormente,
no sea cumplida a causa de la actitud negligente de la Optante
vendedora y que dicha situación sobrevenga en una pérdida en
detrimento de mis intereses, que no son más que el de acceder a una
vivienda digna, tal como lo establece nuestra carta magna como un
derecho fundamental de los ciudadanos y que debe ser protegido por el
Estado, aunado al hecho de que se ha realizado una inversión monetaria
considerable no solo de cara al cumplimiento de las obligaciones
adquiridas por mi parte, sino también en costos adicionales que
condujeran al saneamiento respectivo de la titularidad del inmueble.
2. FUMUS BONIS IURI: Como ha sido establecido en la exposición que
antecede; en fecha 30 de Noviembre del año 2.016, se firmo un
documento PRIVADO contentivo de un acuerdo de OPCION DE
COMPRA-VENTA entre mi persona ELBA DAMARYS AZUAJE
VILLEGAS, venezolana, de estado civil soltera, mayor de edad, titular
de la Cédula de Identidad No.V-19.170.398 y ROSA MARIA
OROPEZA COLMENAREZ, quien es venezolana, mayor de edad,
soltera, civilmente hábil, Titular de la Cédula de Identidad No. V-
16.292.533 con el que se establecimos los parámetros para la
adquisición de la vivienda descrita; acuerdo este que fue posteriormente
protocolizado por ante la Notaria Pública Segunda de Acarigua del
Estado Portuguesa, 08 de Marzo del Año 2.017, el cual quedo
registrado bajo el No. 21, Tomo 20 Folios 74 al 76 de nomenclatura
interna de los libros llevados por la referida Notaría. Ambos actos
conducentes a la adquisición por mi parte de una vivienda que es
actualmente propiedad de la precitada demandada y que en conjunto
constituyen el instrumento en que se sustenta el derecho que reclamo y
a su vez son muestra de la “VARIABILIDAD” que ha sufrido el
precio de venta del inmueble en fechas distintas, en función de la
opinión UNILATERAL de la optante vendedora respecto del mismo.
Lo que supone una actitud conducente incrementar el precio del
inmueble por medios APARENTEMENTE legales pero que no se
circunscriben a ningún argumento valedero de cara a la realidad del
acuerdo suscrito entre las partes ni mucho menos a parámetros peritales
expertos para tal fin.
3. PERICULUM IN MORA: Por cuanto la optante vendedora detenta la
titularidad sobre el inmueble en cuestión pero, como se colige e infiere
de los alegatos expuestos que, la misma ha ignorado todos los
fundamentos básicos para mantener la documentación al día del
inmueble de su propiedad a los fines de cumplir con el contrato que
suscribimos, y más aun para la tramitación del crédito hipotecario por
ante las oficinas del Banco Mercantil, no solamente impidiendo la
correcta conclusión de la negociación planteada y legalmente
constituida y protocolizada, sino que de hecho ha cambiado de opinión
y de precio en distintas oportunidades, a modo de “engordar” el
inmueble o incrementar su valor ficticiamente con tácticas dilatorias,
incluso llegando a ofrecerme que me devolverá el dinero que se le ha
sido cancelado para que demos por concluido el acuerdo, existe
entonces la presunción de que aun cuando se decrete un fallo a mi favor,
la optante vendedora dilate o obstaculice la ejecución del mismo, toda
vez que existe en los archivos del Registro Público XXXXXX según
consta de Certificación de Gravamen XXXXXXXX, una HIPOTECA
DE PRIMER GRADO sobre el inmueble a favor del Banco
Mercantil, pero que la misma ya fue pagada en su totalidad pero no se
ha realizado la totalidad de las diligencias necesarias para la liberación
del inmueble, aun cuando el Banco libro constancia de que dicha
hipoteca ya fue cancelada.
Así las cosas, siendo como son llenados los extremos establecidos y
exigidos en el Artículo 585 del Código Adjetivo Venezolano, solicito que sea
decretado conforme a derecho la PROHIBICION DE ENAJENAR Y
GRAVAR sobre un inmueble constituido por una casa de habitación con su
parcela de terreno propio, distinguida con el N° 43-12, ubicada en la
VEREDA 43, SECTOR 9 DE LA URBANIZACION CONJUNTO
RESIDECIAL UNIFAMILIAR LOS CORTIJOS, DE LA CIUDAD DE
ACARIGUA, MUNICIPIO PAEZ DEL ESTADO PORTUGUESA.
jursiprudencia

DOMICILIO PROCESAL
A los fines de dar cumplimiento con lo preceptuado en Artículos 174 y
340 Ordinal 9º del Código de Procedimiento Civil, para la realización de
las diligencias conducentes a la CITACIÓN, NOTIFICACIÓN,
LIBERACIÓN DE COMPULSAS y demás establecidos en el ordenamiento
jurídico vigente, señalo como domicilio Procesal de la Señora ROSA MARIA
OROPEZA COLMENAREZ, quien es venezolana, mayor de edad, soltera,
civilmente hábil, Titular de la Cédula de Identidad No. V-16.292.533
XXXXXXXXXXXXXXXXXXX; e igualmente señalo como domicilio
Procesal la Casa no. 43-12 vereda 43, sector 9 de la urbanización conjunto
residencial unifamiliar Los Cortijos, de la ciudad de Acarigua, Municipio
Páez del Estado Portuguesa
Es justicia que impetro en Acarigua, Jurisdicción del Municipio Páez
del Estado Portuguesa, a la fecha exacta de su presentación por ante las
oficinas de este digno despacho.

El Demandante Abg. Asistente

Secretaría del Tribunal