Está en la página 1de 3

JUEZ DEL SEGUNDO JUZGADO DE INVESTIGACION PREPARATORIA DE HUANCAVELICA

CHOCCELAHUA MARCAÑAUPA ELOY,


identificado con DNI N° 43298047 con
domicilio real C.P.M: Perccapampa – Lircay –
Angaraes – Huancavelica; y domicilio procesal
en Jr. Mons. Demetrio Molloy N° 241 – Cercado
de Huancavelica y Casilla Electronica N° 48410,
a usted atentamente digo:

I. PETITORIO

Que recurro a su despacho a fin de interponer el PROCESO DE HABEAS CORPUS a favor del
señor CHOCCELAHUA MARCAÑAUPA ELOY, y la dirige contra los siguientes jueces de la
Segunda Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Huancavelica Don
Huayllani Molina, don Apaza Meneses y don Mantari Molina. Solicito que se declare nula la
Resolución N°25, de fecha 24 de abril del 2019, que declaró improcedente el Recurso de
Reposición interpuesto por el favorecido contra la sentencia condenatoria de fecha 30 de julio
del 2018 por el delito de violación de la Libertad Sexual - TIPO BASE (Expediente N° 463-2017-
78-1101-JR-PE-01); y que, en consecuencia, se realice nuevamente la audiencia de apelación
de sentencia. Alego la vulneración de los derechos a la defensa, al debido proceso, a la tutela
jurisdiccional efectiva y a la pluralidad de instancias.

II. DEMANDADOS

El presente proceso se dirige contra los Jueces de la 2da Sala Penal de Apelaciones de la Corte
Superior de Justicia de Huancavelica, a quienes se les notificara para los efectos legales en Jr.
Torre Tagle N° 211 – Esquina con Jr. Nicolás de Piérola – Huancavelica.

III. DEL OBJETO DE HABEAS CORPUS CONTRA RESOLUCION JUDICIAL

Como se advierte del texto constitucional (artículo 200, inciso 1), el habeas corpus procede
contra el hecho u omisión por parte de cualquier autoridad, funcionario o persona que vulnera
o amenaza la libertad individual y los derechos conexos. Asimismo, el código Procesal
Constitucional, en su artículo 4, establece que el Habeas Corpus procede cuando una
Resolución Judicial firme vulnere en forma manifiesta la libertad individual y la tutela procesal
efectiva. Es decir, cuando la resolución Judicial afecte la tutela procesal efectiva, el proceso
judicial ordinario de donde provenga será un proceso irregular. En ese sentido el TC se ha
pronunciado sobre la noción del proceso ordinario regular, indicando que, en efecto, no
procede cuestionar una resolución judicial si esta ha sido emanada de un proceso regular, y
que este no puede configurarse si es que se ha constatado la vulneración a un derecho
fundamental. A través de este proceso no se puede cuestionar las anomalías que puedan
resolverse al interior de cada proceso. Por lo tanto, procedería la demanda de habeas corpus
cuando se cuestione una resolución judicial firme emanada de un proceso irregular.

El artículo 4 del Código Procesal Constitucional ha señalado que el habeas corpus y el amparo
proceden cuando se cuestione una resolución firme, emanada de un proceso en el que no se
hayan respetado los derechos fundamentales de las partes (tutela procesal efectiva). Se
establecen, entonces, dos requisitos: la firmeza de la resolución y los derechos objetos de
protección.
En este sentido, la firmeza de las resoluciones judiciales está referida a aquel estado del
proceso en el que no cabe presentar medio impugnatorio y, por lo tanto, solo cabra cuestionar
la irregularidad de la actuación judicial a través del control constitucional. Por lo tanto, la
inexistencia de la firmeza comporta la improcedencia de la demanda que se hubiese
presentado, tomando en cuenta la previsión legal expresada en el Código Procesal
Constitucional.

Por otro lado, el Tribunal Constitucional ha señalado que “a juicio del Tribunal Constitucional,
una acción de garantía constituye la vía idónea para evaluar la legitimidad constitucional de
los actos o hechos practicados por quienes ejercen funciones jurisdiccionales, en la medida
en que de ellas se advierta una violación del derecho al debido proceso y a la tutela
jurisdiccional efectiva. Esto es, cabe incoarse al habeas corpus contra las resoluciones
judiciales emanadas de un procedimiento irregular, lo que se produce cada vez que en un
proceso jurisdiccional se expidan actos que violen el derecho al debido proceso. En este
sentido, dado que en el presente caso se ha alegado la violación de diversos contenidos del
derecho al debido proceso, corresponde ingresar a evaluar el fondo de la controversia”.

Pues bien, en el presente caso, la Resolución de la 2da Sala Penal de Apelaciones de Corte
Superior de Justicia de Huancavelica tiene verdaderamente la calidad de firme porque es una
Resolución que proviene de la segunda instancia del Poder Judicial, así mismo se vulnera un
derecho que integra el debido proceso: el derecho a la debida motivación de las resoluciones
judiciales y el derecho a la presunción de inocencia y afecta de manera flagrante el derecho a la
libertad personal del demandante, tal como veremos a continuación con los siguientes
fundamentos facticos en que sustento la presente demanda.

IV. FUNDAMENTOS DE HECHO

La segunda sala penal de apelaciones de la Corte Superior de Huancavelica declara


improcedente el Recurso de Reposición interpuesto a la sentencia de fecha 30 de julio del
2018, que condena al demandante como autor del Delito Violación de la Libertad Sexual, a
DOCE AÑOS DE PENA PRIVATIVA DE LIBERTAD y se fijó en cinco mil soles el monto que por
concepto de reparación.

Con Respecto a la señalación de la fecha de audiencia de apelación ha tenido graves errores,


primero: tenemos que señalar que el abogado Laura Lapa Rivera solo fue contratado para la
elaboración del Recurso de Apelación mas no para la sustentación del mismo, por lo cual debió
der notificado el abogado de la defensa publica para su respectiva sustentación del mismo, por
lo cual debió ser notificado el abogado de la defensa publica para su respectiva sustentación;
segundo: el abogado de la defensa publica en ningún momento ha renunciado al patrocinio de
mi abogado de defensa publica (esto hasta el momento de la fecha señalada para la audiencia
de apelación); tercero: como señala la carta magna en el Art. 139 inc. 14, garantiza la
protección de sus derechos, a fin de que el justiciable no quede sin derecho a la defensa.

Por lo tanto señalo que la NULIDAD presentada por el Defensor Público debe ser declarada
favorable, en virtud a garantizar el debido proceso y el irrestricto cumplimiento al derecho a la
defensa del imputado, la cual se ha visto vulnerado causado grave perjuicio.

También podría gustarte