Está en la página 1de 1

16 Miércoles 20 de enero de 2021 | EL FARO DE MELILLA

Melilla

5
COLABORACIÓN SANTIAGO MONTOBBIO
Poeta

Que ya solo en amar Que, pese a todo -pese a la pande-


mia-, se celebra. No creo que vaya

Q
UIERO volver a leer aho- esta vez, porque no voy a nada. Pe-
ra, esta mañana, a San ro me alegra saber que los libros
Juan de la Cruz. Hundir- resisten. Han de resistir. Como la
me otra vez en su magia
insondable, en su misterio infini-
to, ese pozo de agua desconocida,
fresca y pura que sentimos a su po-
es mi ejercicio poesía. Y la poesía reunida en li-
bros diversos, a veces perdidos y
otra vez encontrados. Éste de Fray
Luis de León sale a mi encuentro y
esía. Poesía a la vez encendida, co- lo hojeo ayer por la noche. Veo que
mo un relámpago en su llama de
amor viva. En la noche oscura. Ha-
Al volver a leer a San Juan de la Cruz en efecto no sólo tiene sus poemas.
Tiene sus traducciones latinas, sa-
bría infinitas maneras de decirlo, gradas. Pienso que puedo darme
de intentar decirlo, no sólo las que el gozo -porque lo será- de leer las
se acercan a las suyas, y este miste- Odas de Horacio traducidas por
rio de su poesía seguiría siendo in- Fray Luis, unas odas que yo co-
finito como tal misterio y seguiría menté adolescente en un trabajo
por ello vivo, siempre vivo. Quiero para el jesuita -cultísimo, verdade-
volver a sentirlo, leerlo por esto ro humanista- que nos daba latín y
otra vez ahora. Me despierto esta nos ha dejado este verano y su
mañana con esta intención. muerte he sentido. Fray Luis me
Ayer me encontré con un libro puede volver a traer mi adolescen-
en el despacho con su poesía y co- cia y mi amor ya en ella por la poe-
mentarios, una edición completa y sía. Y leer el Libro de Job, y el Can-
que por esto compré. La compré al tar de los cantares en sus traduc-
modestísimo precio de 1 euro jun- ciones. Resistir. La poesía es una
to a muchos otros libros en una li- forma que tiene el espíritu para re-
brería de viejo de la calle Bailén a sistir. Puede hacerlo en sus cum-
la que iba y que cerraba. Mi madre bres más altas y compañías más
ha leído algunos de estos libros, al- gozosas y serenas, en sus llamas
gunos característicos -La Chanca más indescifrables, intensas y pu-
de Juan Goytisolo, Amor en Ma- ras, en los comentarios que lo
drid de Francisco Umbral, a quien inexplicable, pese a ser inexplica-
recuerda haber seguido en sus ar- ble, suscita y pienso ahora que es
tículos hace muchos años y que natural que suscite, que quizá sí de
publicaba en uno de los diarios algún modo reclama o hace que
que le llegaban a casa. Compré esta necesidad, en tanto que es
también esta edición de San Juan una necesidad acercarse al miste-
de la Cruz, al precio más modesto rio, querer sentirlo más, despierte
lo que no tiene precio, está fuera en el ánimo. El ánimo, el alma. La
de él y no podría ponérselo. No tie- llama de amor viva. La noche os-
ne precio es expresión que ahora cura. El principio del amor, su ori-
recuerdo y viene al caso y se com- gen olvidado y remotísimo y a la
prende lo que quiere decir. La idea vez siempre nuevo, por empezar
que da. En ese sin precio de la poe- cada día. El pan de cada día, el
sía, y la cima y la llama y el agua amor y el misterio inexplicable pe-
fresca y pura que ésta es. La com- ro que necesitamos sentir cerca de
pré, como digo, por completa. No la poesía.
sabía si otras que tengo con co-
mentarios o prosa tan completas II
son. Los pensamientos de San
Juan de la Cruz los he leído quizá “Este saber no sabiendo/ es de
en una selección. Entre ellos, el tan alto poder,/ que los sabios ar-
que destacaba Cernuda como fra- guyendo/ jamás le pueden ven-
se maravillosa y recordaba ayer: cer,/ que no llega su saber/ a no en-
Un pensamiento vale más que el tender entendiendo,/ toda scien-
mundo. Quiero hundirme y dejar- cia trascendiendo”. Dice el propio
me penetrar por el misterio de su San Juan de la Cruz en estos versos
poesía, ajena a todo posible co- lo que desde la intuición expresé y
mentario, como decía ayer. Pero dije, lo que desde ella también sé,
quiero leer también estos comen- como se sabe desde la vivencia del
tarios con la conciencia de que son arte, del amor y del arte -porque es
completos. Será ejercicio de amor, vivencia de amor el arte-, la poesía
y ya sólo en amar es mi ejercicio es y el arte. Deseo así que todo lo que
el verso que ayer encontré al leer haya podido escribir, y más sobre
algunos de sus poemas y sobre el esto, este asunto de los comenta-
que siempre recuerdo, he recorda- rios posibles e imposibles, necesa-
do que Cernuda decía que fue Ma- rios e innecesarios, naturales y es-
nuel Altolaguirre quien le llamó la perables, esperados también aca-
atención sobre él. Así la vida que so, quede en un no sé qué que van
ha de ser, después de haberse des- balbuciendo y en esto consistan,
prendido de lo superfluo y lo tran- esto sean, mis palabras éstas y en
sitorio, de las adherencias que no realidad todas, deseo que en reali-
tienen en realidad significado. dad también comprendo he de ex-
Amor y ejercicio de amor el arte, y tender y extiendo a todo lo que he
en él la vida. escrito, a mi poesía toda. Vale. Y
Recordé ayer, creo, a Fray Luis nada más. Así queda balbuciendo,
de León. Aunque pueda sorpren- como lo supo expresar para todos y
der, quizá, lo he releído más veces para siempre San Juan de la Cruz y
que a San Juan de la Cruz. Fray en sus versos yo vuelvo a saber -a
Luis de León es una gozosa compa- dría también releerlo, y me salió al estos pequeños tomos de Aguilar quizá tendría además otras cosas saber sin saber, en el no saber sa-
ñía. San Juan de la Cruz la llama encuentro una edición que com- de obras completas. Pensé que po- esta edición. He leído que el vier- biendo- y encontrar. En este en-
pura y única. Pensé ya ayer que po- pré en la Feria del Libro, en uno de dría llevarlo en el bolsillo, y que nes se inauguró la Feria del Libro. contrar el cantar. La poesía, el arte.

También podría gustarte