Está en la página 1de 17

1.

¿Por qué hablar del cielo


del purgatorio y del infierno?

a. Desconocimiento de los fieles


• i. Falta de catequesis en la formación de los
fieles
• ii. Poca presencia de las realidades
trascendentes en la predicación
• iii. Carácter de misterio
b. Usados para desafiar la fe
católica

• Infierno: ¿Cómo puede un Padre


amoroso crear un lugar terrible de
sufrimiento para castigar y torturar por
toda la eternidad a los que han
desobedecido sus mandatos? ¿No
parece esto más propio de un dictador
déspota y totalitario?
b. Usados para desafiar la fe
católica

• Purgatorio: ¿Un lugar intermedio que no


es ni cielo ni infierno? ¿Un infierno
pequeño y temporal? ¿Enseñanza que no
aparece en la Sagrada Escritura y que
ha sido inventada por los católicos?
b. Usados para desafiar la fe
católica

• Cielo: ¿No es aburrida toda una


eternidad? ¿Cómo puede ser felicidad
plena algo tan alejado de lo que nos
hace felices en la tierra? ¿Sin cuerpo?
¿Sin matrimonio? ¿Sin placeres?
2. Presupuesto antropológico:
creados a imagen y semejanza de Dios
y hechos para participar de la comunión
divina de amor

a. Hechos a imagen y semejanza de Dios; es


decir, personas
• Persona: ser único, poseedor de inteligencia
y voluntad libres
• Persona: ser relacional, hecho para la
coexistencia, el encuentro, la comunión
• Persona: poseedor de un valor y dignidad
inmensos, superior a todo lo no personal
que existe en el universo
b. Hechos para el amor y la comunión

• Este es justamente el sentido y la plenitud


del ser persona
• No puede haber amor y comunión sin
libertad
• La persona se realiza en el ser para el otro,
ser con el otro y recibir al otro
3. El cielo: el destino natural
de la persona humana
• Lugar de comunión plena en la relación
de conocimiento y amor con cada una de
las personas de la Trinidad y con todas
las demás personas del cielo
• Nuestro carácter finito permanece y por
eso la experiencia de comunión es
siempre creciente y progresiva, por toda
la eternidad.
3. El cielo: el destino natural
de la persona humana
• La comunión es la clave de todo lo que
verdaderamente nos hace felices aquí en la
tierra. Supera infinitamente todo placer.

• Plena entrega de sí mismo al otro, sin


perderse… Plena recepción del otro sin
que deje de ser “otro”, sin que pierda su
misterio…
3. El cielo: el destino natural
de la persona humana
• “Porque en la resurrección ni se casan, ni
son dados en matrimonio, sino que son
como ángeles en el cielo” (Mt 22,30/ Mc
12,25)
Ø No dice que no hay identidad sexual en el cielo
Ø No dice que no permanecen el recuerdo o las
relaciones interpersonales de la tierra
Ø Dice que no habrá matrimonio pero no debe ser
entendido como negación sino como plenitud:
vivencia del amor como totalidad sin exclusividad es
sólo posible en el cielo
4. Infierno: consecuencia de la fidelidad de Dios
a. Aunque el ser humano sea infiel Dios
permanece fiel

• Por su dignidad, el ser personal es


creado para siempre (eviterno)
• Haga lo que haga el ser humano, Dios
no lo destruye
• Haga lo que haga el ser humano, Dios
respeta su libertad
4. Infierno: consecuencia de la fidelidad de Dios
b. Cuando el ser humano se cierra a la comunión,
Dios respeta su opción y “desocupa” un “lugar”
para que estén los que no quieren estar con Él…
ese es el infierno, el “lugar” dónde Dios los deja en
paz

• Esta es la pena de estado, la


ausencia de Dios, la no-comunión
• Esta no-comunión es la total y radical
negación y frustración de lo que la
persona humana es
4. Infierno: consecuencia de la fidelidad de Dios
c. Penas de sentido: consecuencia de la
pena de estado como negación y
frustración de lo que el ser humano es

• Donde debería haber felicidad y paz


hay angustia, miedo y miseria
• Donde debería haber gozo y alegría
hay tristeza, ansiedad y frustración
• Donde debería haber placer pleno
hay dolor interminable
5. Purgatorio: es ya estar en
el cielo
• No es un lugar intermedio ni es un
“infierno pequeño y temporal”
• El que está en el purgatorio ya tiene
segura su plena participación de la
vida del cielo
5. Purgatorio: es ya estar en
el cielo
• El purgatorio es la condición de
estar ya en el cielo pero
insuficientemente purificado
• El primer efecto del amor de Dios es
purificar… esa purificación por
medio del amor supone siempre un
morir al propio egoísmo, un
sufrimiento (imagen del primer
contacto con la luz después de vivir
en una cueva, es doloroso mientras
se adaptan los ojos)
MUCHAS GRACIAS

También podría gustarte