Está en la página 1de 210

Las Maras

Identidades juveniles
al límite
José Manuel Valenzuela Arce
Alfredo Nateras Domínguez
Rossana Reguillo Cruz
(coordinadores)
Colección Estudios Transnacionales

Epílogo
Carlos Monsiváis

JP
a-10
Casa almario al tiempo

El Colegio

LiI lig de la Frontera


Norte
LAS MARAS
IDENTIDADES JUVENILES
AL LIMITE
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA
Dr Enrique Fernández Eassnaclit José Manuel Valenzuela Arce
Rector general
Alfredo Nateras Domínguez
Mira. Iris Santacruz
SecITtari« general Rossana Reguillo Cruz
(coordinadores)
UNIDAD IZTAPALAPA
De'. Javier' Veleiztilwz NIOGIelat Mal
Rector
Dr. Oscar Comas Rodriguez
Seer -el-colo

Dr. Octavio Nateras Domínguez.


Director de la División de Ciencias Sociales y humanidades
Dr. Enrique Cuna Pérez LAS MARAS
Jefe del DeparRonento de Sociologia
Dr. Gustavo Leyva Martínez IDENTIDADES JUVENILES
Coordinador del Consejo Editorial
de la División de csu AL LÍMITE
Miro. Mario Alberto Zaragoza Ramírez
Asistente editorial del
Departamento de Sociología
Epílogo
CARLOS MONSI VÁ IS
El COLEGIO DE LA FRONTERA NORTE
Dr. limatiuh Guillen López
Presidente

Dr. Alfredo Ilualde Alían)


,Secretario Cerina! Académico

Dr Alberto I lernandez llermindez


.Secretario General de Planeación y Desarrollo Institucional

Dr Juan Manuel Rodriguez Estevez


Director General de Asomos Académicos
Mito. Sergio Lleno ieritutñO Ochoa
Diririm -
General de Vinculación Institucional El Colegio
UNIVERSIDAD AUTONOMA METROPOLITANA \ de Fa Frontera
Dr. Carlos Alejandro NIonsivais Carrillo e'Le' elee..
ca"'"`"°1". "' e' e" "e' ne" —e "e" Norte
Director Generad de Docencia

Dr Cesar Nlario Fuentes Flores Universidad Autónoma Metropolitana


"hect"' Central
Regional '\("ne'ste (Mida(' Iztapalapa
Dra. Cirila Quintero Ramírez
El Colegio de la Frontera Norte
Directora General Regional Noreste
Juan Pablos Editor
Mtra. Alejandra rquez Estrada
Directora Generad ale Admintstracum y Finanzas México, 2013
—— - - -
Las
Matas Itleoluicles tuvendes ,d hmnr lose Manta kalenittela Arr
1.tomt1glay Ressarta Reglo/10 Crin , (aottltsadotes e. Albedo
Nionst‘ ats - quana I'D/i111.) Car los
U. 1. 13 Colegio do lo Pronaera NIII IV
I Itityrtsulaci ikuttaturna Mempo/lama t Hulla Iztaistawa loanI\Pablos
II' \ I( O
Editor 2(11
tallp 14x2.1(111

ISBN 978-1107-179-082-5 (1'1 Colla}


978- 607-477-8114-a coso
ISBN (17114.117-711-11,-t 1 Juan Callos Editor
] ÍNDICE
I l'anclillas Anuos a t'usual 2 Pandillas - Nieta(
Unidos a ( .(11(111.11111'11( .1110S - Estados f Inidus 3 Pandillas - Estados
. 5 . .111Ve1111111
COIIIIII iones sociales.I Autérira 1.,11111.1 -
Valenzuela Acre, lose Manual, 11 Natetas I tonottBucz,
Alfredo 111 Ha - guillo Citts, Itossana. IV oltsao de la
Boa .J..1111111.1)
1, I NOM' ( 1 111.1.111d,

_ II \ NI t 2111 3

Los Mayos. Identidades pevewles hInue


Prólogo a la segunda edición IX
de .lose
Manuel Valenzuela Arre, Alfredo N'aleros Ijomingurz
y Rossana Presentación
Reguillo Cruz (coordinadores) 9
Primera edición, 201)7
Segunda edición, 2013 Introducción. Cien años de choledad
D.R. c© Universidad Autónoma Metropolitana, 2013 José Manuel Valenzuela Arce 11
Unidad Iziapalapa
División de Ciencias Sociales y Ilumanidades La mara es mi familia
Departamento de Socioh)gía
.San Rafael Atlixeo
in. 186 Col. Vicentino
José Manuel Valenzuela Arce 33
Iztapalapa, 0931(1, México,
D.R. El Colegio de la Frontera Norte, 2013 Marginalidad múltiple: un marco comparativo
Carretera Escenica Tijuana-Ensenada
para comprender a las pandillas
Km 18.5, Sin Antonio del Mar
Tijuana, B.C., México, C.D 22.5151) James Diego Vn,ril 63
tel. (66-1) 631 -63- 4/1
publica(a Joie/os>, < www.coittlintx > Las maras salvadoreñas: nuevas formas
11 R o Juan Pahlos Editor, S.A., 2013 de espanto y control social
2a. Cernida de Helisario l)ominguez 19,
Col. del Carmen, Coyoatair
Roxana Martel 'Trigueros 83
cim p r ejtianmipiodigy.net.mx México, 1).0
,
Imagen de portada: Alfonso Adscripciones juveniles y violencias transnacionales:
Caravem. Ata !Ovo fotográfico del Cok!
cholos y maras
Cormaportada: fotograna del Archivo de la l Miversidad
Centroamericana "José Simeñn Canas", 11 LA.
Alfredo Nateras Dom ínguez 127
ISBN 978-60 7- 477- 8113 -
11 CaN1
ISBN 978-607-479-082-5 El Colef Las maras, un problema sobredimerisionado
ISBN 91711-
607-711-115-3 .10an Pablos Editor J. Martín Iñiguez Ramos 15'
Impreso en México: Printed in Meuro
Juan Pahlos Editor es miembro de la Alianza La construcción de un enemigo: seguridad, m IS
de Editoriales Mexicanas Independientes (Ahnii) y derechos humanos de los jóvenes
Distribución: Tinta Roja < www.tintaroiaa ama nts >
Javier Navarro Briones 187
V11.1
INDIL E
jovenes y "batidas" latinas en Barcelona:
fantasmas, presencias, espectros
Co rles Pena, Lati n
a
Porzio,
Carolina Recio, Noenu Cantiles
209
Imaginarios de conflictividad juvenil en Ecuador
Mauro Ger - bino PRÓLOGO
243 A LA SEGUNDA EDICIÓN
Pandillas y sociedad contemporánea
Cm los Mario Perca Restrepo
271
La mara: contingencia y afiliación con el exceso
(re-pensando los límites) Han pasado cinco años (2007) desde que apareció la primera
Rossana
edición de este libro y dos (2010) de la triste e inesperada muerte
307 de sMonsi", mejor conocido con el nombre de Carlos Monsiváis
Los enigmas de la Mara Salvatrucha (1938-2010). Sin duda alguna, lo podemos considerar ya como
(carta abierta en forma de epílogo) uno de los escritores, ensayistas, cronistas e intelectuales más
Carlos Monsiváis importantes y lúcidos de habla hispana del siglo pasado, quien
323 generosamente accedió a escribir el apartado: "Los enigmas de
Glosario de pachorras
la Mara Salvatrucha (carta abierta en forma de epílogo)."
/ose." Manuel Valenzuela Arce Con franqueza decirnos que extrañarnos las conversaciones
335
con él y, sobre todo, su particular sentido del humor; sus acu-
Bibliograna general
ciantes ironías; el intercambio de ideas; de preocupaciones y
359
de estados de ánimo con respecto a la vida cultural; las vicisi-
tudes de la política; los dilemas de las ciudadanías; las violen-
cias sociales; los miedos colectivos; así como lo referente a las y
a los jóvenes del país y a la situación de las adscripciones iden-
diarias infanto-juveniles de la Mara Salvatrucha (MS-13), los
cholos y la pandilla del Barrio 18 (B-18), temáticas estas que lo
inquietaban e intrigaban sobremanera.
En estos registros afectivo-académicos nos anima construir
una narrativa quizás un tanto esquemática, aunque no exenta
de reflexiones, a partir de lo que en aquel epílogo nos señalaba
y comentaba Carlos Monsiváis; es decir, proponemos un ejerci-
cio de conversación imaginaría con él, teniendo como centra-
lidad los aspectos más relevantes v llamativos de los actuales
contextos políticos, sociales, eco no micos y culturales, en particu-
lar en Centroamérica (El Salvador, Honduras y Guatemala), en

[IX]
•</9T/90
/7 [07 /opina/ iluo,ruu,roapnnu 7:11014> tn) u-mustio:, apand as olnapiera sainipoi sitijunu soi tepusloin ro.uni„/„npetuanI) eiwo„) unnwl
'97:91 sil e 7 [07 ap -„
ap gi 'otexhi „ Í1NO e1 urunna 'opetusase y.1110U1 Insinuouo,),)p n owpou4 iipsp:›uwi tr.) —VE) pi— Ri )
u.)2?nunointa) ua sauilÁof l6 upol) al) puf, .<eten•enix9eg NIND> .ioci su9puitiopuis'a sol
m[a )[) suz.wru upcietituntioa imb rumí:nena
!<orti-ipuu soft.) e tiel'alul i)p sopemos
a2eraqurep onh In) 'olup muo,) aunolociou o2in 'u?!quint,
'2,./I37014 d(11,13:-W0,9 10 9:// lijad gtu, r (1:007) Ana gallega z zoannu up pur,-)
"S 0[07, ;)1) no:, uzunno uoLmil aunnuloyalsod A 1? ap montas
ozieni ua IMI)(1[111 'culo° [ap 1,41u) le noaulni as A In)inpods'a
- uoppuoa leed altpuip aluauleattep oueuaasa un eiapp woz.hou scuen uncienuojnop anb oun)unnu oinuoIa [ap Inuouasap '—in
-uaulinpuu
ap ocin.i4 un nos' seprz sopeuuuouop so-1 ,
-1103 95 '.u_992ue pop openpap 'wad\ lis y ,:fi lepunui oipaulaid
p anb sew 8999A zap ap sem 'sesnpuoH ua p111 00I EPE'D iod 98
A lopemusn ua 001 epea aod ZL l eputaleng ua salumcreq: •111)Ib'al el ua oppuase uutt os eaut
-a11191331 —
Hal 00[ epea aod soluuluaut? 6F,„ sollipp,u014 ap bese]. salnam2 01(11U49 101i ,'SPTaZ Sor— SOLI1331X9111 ea [aldea SOIleA
'OLUSICUISV •
sel tulsi2a1 anb t36 'opunw lap epapin sew opuais gap; ualsee tem eupoesuep ap anfint un plum awate
GNI [ap uo!lai er l uoow-IN uva 'plaual OlIel0I09S ns ap zoma' -nesee eliorteua g as anb [e °Les un ea eappuumpaj anb o[
Jod '—
'(f-Imo) supwri s auopeN ap uypezweaio ap solep un2as eapautealloN ap somun soptes3 u 1/?139dS9 ea SOCLIII31
SOU t uaultisuo9 ej sem sauapb— PlaN PE
•seppued se[ e Á SEIMII sel U SO PeIRW SOI isolla — Q119(1 gelA ilolI
iopena3 '
sella apua 'svuosnd ap S3110111111 113A1A anb se-[ ua salmos sap: eputopp) e4oap ap supelauw sal-uTunee wnnp
-vid a
-ennbaul ap uopendus el u d epLeanDaSUOG aod 'R euepepn: nb sastud sopen ¡nig apuop— ins [ap 129113LUV 9.11113 P31(411
as 9111) opounal un S9 113
upaudialped ap sopedsa sol e 'seppepoutap saugaIsuag set t I191UPOIW9j anb ap OlpaIf fa 1109 man
'supplaell se' ap uepepflosuoa el e Pernee ( (pm autos './Spep anb anal) unll.lepopal e ua lgodoa;?apapJan eun
'sepepose
-perlas el A zed el dolI ollesap la Leed ezeuawe ueiA eunifeanduri Se13119fOIA se[ ap 041.11)111313111 II? A mut:ija/1mA ¡u (MI tII13 113
ion ns e Á '[liaos [011UOJ [9 wat utpapp ap somalí:O soj ap sawerp pa,
sew sol oma) '
-plod owsundod apsap opesn Juni as S939A e anb soAppatti seuosaad ap ele:u e' Á sawellett ap ocia' A payes;
-03 SOp9Ull f swowal Julaua2 e 'sapepapos se[ u luzpepsasap.:." [3 foa119u opuwatu la ea sewae ap upan
ap pum"!
e uapuap anb eA '—upewel oappw ap A— eoplatueonuaD ua: °upa ap cuquen e upepulos ou wepapold I939JJ0— „1e91119.1
pepileualonmsuT el ap pie(' Fun e anbel. ua awouneiam uau: 19,7U9ISIOIXO ap sope ap ogol [ !wisanaas ta
-IPL1 [9 :swp sawalallp sns appied
-ap A u eooloo sapuTsaJoid sus Á Opeal9tu la l tualsnpul u;sa '— e1/014 S fe30f— opezp
tpuipa lap aDUIIAe ia
7:(900Z lap wulal ei ea peppnlasul el
„septgoin set ap sapuolsawad„ ap pepapen eun 'S1991111, ap A SP[epOS S'II:RW[01A Stff 91)5014501 spupsp so[ Á (piamos:un
pope p 'eppaut
ua :sopeapoa sol e leenblue ap o autesase ap cupo; qua atm]: ua 'ea[ [(be,/ anb aigenparl[ veme un Ául4
seq iseurape 'A pepurpo '80sovic4 sowaluwzgdsap isaJupw
-eJ sowalwePagenbsw lepos opaupens lseugunti SV)III0N01f ( M)CIVA'IVS '13
:()Ni ) ONVDDRIVV011,1,N1D :1.1>ION
uenonuoo anb ap ep113131y) A oaluteuoaa Japod 'o2anj
ap peppecluo guppdenoo ap selonoos senpaadsw sns UOD 'SISI7V'NV 90 SVI:IVNI)CIDIVD SV1
-opuppuu lepesaidtua InOlp eun ap apard u— „sapanw sgati
Á SU13113101A se[ al) opeapw„ uppepeosuoa el A eJnsnpull_
-upod el oupa apaw aten Jeptuowap soweupod uatq anb ( [- II) 1
ueawn sou'sanead A sepeotlap U In ( sepunsunarla 5971 0111(4 va Á (y, [-svv) ugarup,‘Ies teeini el ap sopullimam a solee
-opeusunn s
unilmuucinillu sol alluntluzusucj uniuin as S9[etla SO1
IX )1021 VG NI YIS XI V 090-1 0>U1
-V \fiv,Iii/Nu'IVA iNVt‘i 1,15(n 'tl sVNTIVN
'eptwaleu ) ñ SUJI1pLIDI "./.1(105'' 1011 'S()Apt(111(11:-1(9 No)lana ap alias
1?(III •.(p21111ti ;(111101).10p3ApS 1 I Ir) S‘) ]1(111". ■ 11'.) .10pi1( p 01110D pala :auaritu rl ap A ti:al:Juni\ ni ap soppappi:-
lepOS A Eflpiolia-V1 tioppin3 apus l osaet3 spialeN opapw ep wri:Oolocioiniy SI?pill)(1) (la <p; Á soppon„ :zarlopuoci
111t1 unauu sous unficup s'anni incol:wpsInal pf j(.??,‘
fin:m(1,267m
-1)1)0,j Ot71)Z111)(Wlifoptin tu ¡a SV1:111:USISVU li !;y11)11:1,1 ■ 7( '!<1.91:111d101(1:S'L9111PUrd u:1111111MIX0.1(il? liqs1.3“)1'9 ui) A sosaid socaumund 11cu wals in
40
gn) ap UnI) S'pkV ( 7 VA Á . :111DÍ1Of dl(/08' OlLIML(11:30/t(r) pi) 1)31¿1.13 li 0)113/14410 1 .tori szpuel5'app1lui (E al) syto 7403'8'9[
.529 ?)o! spippued 1 splew 006 ap .lop;)paaip Seq a
-tasa([ OplYZIp ”/O)A opu HUI p)11‘7 St)1:11.4d)611:d.■ fi 9.'ip1IJI1 oul '8'19/G749/D1a n b niainscuri os ? (SI?
:WriMpL9C/ 's;nooppu stnanoci set cupialicucl ua 'opels3 Iappuppa5as ap soillana voy
1:/)) di/ pill,S1)/V '1 10/1 ' ([[07) (10p11.1111.1001() 0111(thri 0.11111,M :WOLUM
sop ua sol pepodu sud waiip se( aplaul,u1111-
algo nal óagynd as ( sopultn)slml ppe sorutpul sol ap s:ounZip opuriadna ap 19.1 °pluma acupcpui 'soApaa[oa soasa
spaptiapti ap peppur) el .paap opva!iclunr> Ámp ()pis
-al A ()masa alga ap1!)10(1 y •)pprna',1-os:mid Jo/1 uppuip.tooa ( 0-107 ap alq P11 anItpap;,,
'..1opena1 'opilt) '„opvzilutioi`u? ()pinito la tia srlitrusIsal A sappluannr
'SP(311:41.01/1 Se( ap JuIroianniptp unuadaprop 9 -

0107 313 °mil. 'eduledurzi-ultripoilppal pluouppiv pppplia,pun 'oaptaw ecIsa soilen ap aini.ndu el 1)p A — DNI [al) 1.191:i911?[ L) (99079
SILI9413N 91)19 sollo
'„(EI-sw) tiprupimes aunni el ap A (u [-u) 5 opipu jap 53111101/ sor ap os
aP 011aIESal) iap apiecl 17 —LI9pEíipSllAtil ap SOIOD010,1C1 SOIJEA
IEWISL10.9 opnd ()I ou eS amatutT
-Eunmojesap anbunu— &penes ep
anb 'osen opon Ha l epnap el
-aqui alud opungele4 aTuali [ap WITIralna '—
EllUOD uralickui as (Tuerta upueLtoclup apeisal .mpual
WC1 IllS Llaalara
upulEsap elans euan9 el e aun' tia oplciap '[ataos puppreiod anb
-ed sonpaaloa SOJSa al 11 SPIDLIa[01/1 SET SEW uaaap
el Innata antkl luna oi l eal[cindail el up EpHaplsaid e[ E elndslp 9111[E11;31? anb Emana Jup ap A Op11/?9,11lal
Jod seapitod seuedutua se! ap olaHn la uopuale elqoa A Eaulsap .1111Wil op 'Pral) LI/S (LIQZICTElual IsuoTAI anb Haap soumpod
goog oue la ua impemes ['3 ap [eanl[naopos opeunulua [a 743
suippuucl 511 A !.wi
. (9 L-9) 9 ()plum Iap umpued L-sw) -tau ser :SOJCIalltledninlSO4Sa Jp i/lui;nuusipalci sounu 'ten ua9
-untes EAPIAT sailuannFoluep_H soyemuapi soluaunednaSe tia uopeicloci el S pumunuma Jocl suppaped sepuaioTÁ se[
so! A oapliod oyeamiod Ei l ealignd peppnliasu! e[ 'salepos seto
ap
ermapumuoa A uz.lani euisHu el lux) soulegeicieg ou anb A 'szu
-LlafOlA se[ ap (n'usual [ap uppuni Ha ionpu of ap A onuui ap -einianiled sodn.12 sol ;T lupos uzalcluuj ap sauoTenasa sol ap
'
[aALU la ua SaCLOIX91103 sel aannun ap anua]. aigpaej sem Sa sal opelsE! [ap peppn9as ap sodaana sol ap SOL/EL ap uej.uns
-
-una sal ap Iftred SELIgla opuollblawia mil (num saiguloH Iso)uanuedni9e sarel ap sauguatui soun9ie
anb upuaRT■
Honni anb 'ging e gong ap /(e[eunieng A sampuori tropumes El e pempq1s/A A epueuodull upuiseamp sowey
ep anb
sopipnfe sasEEd so[ ap oun upea uo opuep uoaanj as anb soap l)taoCelrltillaS S011 5/1.1ECILLIa 11/5 '5 (»JIPI] f ap
-Esu9ipeiud sotpaq soun9le uoi2a.1 ap soptaluop so' Eplpued el ap A (E r-stAi) elfani97Alel.; n.lepy
ap
ap sepeaugdwu supuuapaooa selsa ap Hut(' E 'unge soularms SEILIP/pllapf SUCLOC)C1CnSpC? SET ap A saiepos
5EIDIM[01/1S111 ap LIQC)
9/11)1119.1/W9pilnpold /?[ ap Hoisuald una doran e! eaed SO/Xal
,7,SY:)1.1.fl21N1IN>L11-1 SJAVTD7 -110J sol ap epuellochu! rl .19.9cin ap ogaa
y la ya eta sagosou noa
:SO,I,N311N1DH.I.NODV 'AY] au C)UNIV9IIVI-1 empana w!emsuopy sope] anb sol aa sonadse sol ap oun
„L pepfted n19 el uo!satpe ns iod
uatua¡dwIS LElpOLL
S I oplull la!) uippueci 1?! ;)f) A (E!
19 * (0107 l oulcpaG) oidwalb and (sopnap sol e opuaÁnpul isounq -STO Hipar)e/11ES VIEW II ap SaHl.19,11-1(10CLII9111 Saptll:nlIETT SE/ E
SOT UO3 A sellipued uoa Hopuaniaml El ap (1.19lall2I1SOALII 'Uf ap sopeque sa aAorsomuna 1seaup Asoolga soaso ;IV aTelincio
-LISE fa epvi1w ECIn 'HOMULJSOTISOd nliud eun soLuein Huid anb o[ aod 'pepa ap SOLEE 7E' Eickuna anb
( ieuopeunwl lama E uotsnaslp ap souHuppeau sota ap same opewsase ?las sone:ni aU1110.1111all Sall2A91'()5
-Tea ap
oun aununTeuqxoacie anb einalua as anb ES
N.01:~1 V(11\2[1!):.1S VI V 09( VR7E4 outoa [luan
v yflaiN.? IVA TAIINVK Ssor ' (I sVallYN (Rnin
Un"
11X
'OpEZ1111?;1.10 11;101Pa lag sonó solugsly sol ua
sl(um set e as_au0(110190 lulYoril ap us y 921-9 91 °paya top Á (91-91
■10 las .10/1 soilinu.idal opuali; uecteLsa anb sapepluntuoa set ap Á uopetgod
utpnilyÁlys 1019M ef op salueaSal uI 1:01.111A ‘/F1 —uinianaisa ap p.r eapre2 el ap sannaas soprunnialap e optialptiapp selS!ti1o:1 sol t1)303
-lo 011— 'impon-y.11 elauvw n Elypelntwoa el 011103 !se r
saultilOtiap lep -tia as (9I-11) 81 opina iap ei[lpued Uf al) A (1:-t-sw) etiatulemes tUVIN el ap
-.trisa tia '511111‘1A01' ap A sou01 ap lulialudooa el al/lisio sea' aaelt as 29A 119 Seap sub/dile anb sa -
y Á ' --- outiallauemluaa A-- truopuu 0!_lonaial ta ua opoIlau la anb ot lod-- alliesabbti ■ orI •Onlinnaba
nianuona lag lepup op!topsap
pi) sa)uezprutu!s sol Ppelf lettlabled ol tia
uuzalcitua anb —sera¡ sol— soue:nxant yIloap el ap saialna sol ap viauaS Á 'ad[oli [e saiollsoclo so[ e.aluoo uopnaaslad el A uo!salcla.1 Pf a.uly anb
-ald el eutujuoa 19 •ottlluaía locl swasngolann„ sol— sopesaidun 9
r.li_laluuoinia9 tia ruynsa el etnSy polea anb 9yn4llod asep el ap Á sopas
souan liad e uttpr)uottl ap elu;)o el - Iyalu aJ ya„— uo!samxa el Isoupsap -
alclula 'salinof sannlivanwal ap auyci yun Op )Sino e i
-11111 Sopmuatu so[ ua scutle ap oauyal fa inualaa.toll uplIsnpul eunallI03 -ourtp onala anialun:9nua
'yÁriaz lanuet,m aluaptsatel la cima) °pulsa ap a(I[0Ii Un SPIj
ausanaas oar„liy_goaleu ap oils11 jis Uo opuzjuulm uau.1413 ta Iod epa ;/11 DILITIr ap 97 la (- - 6007
-aua9 vi 6 -salarnal sal ruluoa luina9.091 01 tia-- p9005 ypuolizno et oppouna sa orno:— stunpull I ap °sea la 119 „
ap o; -(811í) uf Of.LIVII 1/1/ 01E10:7
-11a1.11112 p as 6007 S gooz ua d elettlibung t. atiere anb ot les enzyu e l ) PL1311,11PA
SO1 n — ap muy) seap 5111 ap 'swami ap ap;1(1SZ/ U1111 '„S0.19.1qPiti„ 00y
<ouno(p`d-ta-uoa-le'ziotelp-tiaia!nb-ta%c%ampen
sumnun9 smiaa.lap SO1 Á se! ‘)1 set opuelo!A 'asuptragua— asan;
les-seiew-sel,/ 0 appvioultds),,,IttAnn -AsAsául4uti > < isgzzglir.uvpi (um asaru '.12LIU.1111 1111 1?11SISLX) :,111b ')JOS UU1,1 opuulnionap lap
,91lig =luDlin,dsirelaidutoa -elou /1000 9.1pwsnlyluonopuotesta .frutm -sixa Ul ap elaual
'T/cc/loa ef
/74_11111> :lawaltu ap wyul9p4 saluains se[ 11:1111S1109 'onadsal p o,
'.ipap sa 'sapuo swAbluanii sol apsap elqus ag „

.urgoi o usirese uutuopemes pupapos ef


sol salunseao 51100 ua npuen,t solopm4amici utgie as seippued set Á sex e owutudaos anb A oput!smu otuanuta p
-VIO 5111 r supuinsuirup S9I1?1 1111 anb rIopeaud •sopJeq sol e A sep.mt -anime un ep as „6007 ap Qiunt ap oÁetti ap sasaw sof auu,:i
sei y 'agua ou urslppap Á soga u0a onyliluuma.qua ta uyqyiloa onagra . eutribew el o 'oeyv ouyv el '(Pi
la (num ut3itod si °met (SE;Up settriblt? Ita a nb agys as osnlinq a dsaluaptsw -
-U) 8l ()piel' la '(1:t-sw) eqa
Quemes el :SU.113ILI ser ap ownse le 013atiSai 1103 atua`itiatut sew
otutnuttnett un A sautpos supua IQ1Á
( anbadatuasuoi ap oultalutuu la 119 '9.1119 030d A ruellsa sytuap- tulatianatniap 'ea!iqud
.iod uotounils run pei)!Inlasun El ap sualtyluawaid ser opuatauti 13,1tiail as Quina
ap auiluandas ap saloaaálw Ig
aDialajlp Uda1MM ap itnuaqua A Pelaos nopae uf alud soap
„eisnt A atapepr -
paaoluap sopedsa ap uanmade el ap ezusaactsa el r
-.1aA utatisntesq as anb„ :sopesnau unta anb sol ap somap sor 12' sawnt 59 tia atuautealsect soautiouoaa
-uatuunparqoueae2epul as anb mus 'etistuw u opuaqnd Eqnsa as _ [al) Cappa LIOIDUI111S el etituot
°N - sopalea sei ua soustunq sognalap so¡ e uppewtÁ upuanú. -a tu as is UJOqu anb ap wat pumucusoct el u ouao Lia
seqe l uopeiciod el ap SEA punadxa
as A saleptpntetixa SallOptlOg[a set L191117511SaALII as I(;aNd) IIAIi 11 LI a '91allal tropezuls etsH .sotut
¡EUOI3UN Vial Uf ap luan' aod solean -mi sol inuarap 'sana tri 07 tocl sted le opeuaaqtyl uweq anb ivaliala A egaa.tape.nfn ap
Jupesv as11011 ()pulsd lenai
-1103 UpLID1OIA ef ap uotmunustp 'sonpeanpa sopedstysateaoct ttIsqe,UOIGUN tnIalffeftician PZLIeliv
ap outpipuea le -
-ef sapumunuodo stuolbut tauatclo e epuultuuwa apt uálquin Qatiptsut opa'? - tse opuewnap datuamstud
ua apaIALIOJ
sena seT ap epuuntap el anbleastsap aciej „, - (pedsaa) oqoalati as sauuJ 01:71.111131A2 A NUIN,:i lar) :10A19 tia sanopet
tap uopeaudv el alud so!prusH ap trotaupuni ei ap uopew -oft SEl LE/AV/118'W as 5007 Que 5-tp sasatu sotattnict SOf 03
-Jai el uoa QpILLIal as upen eqauj . saintannt-owetu!sullewuapt „'(Itt-{i) R I opteti la A
sauopetwe salsa uoi supetiope5u seputnolÁ set ap ownse ta (E; i-sK) ettinutemes upy ei eatuoa ountuituxa ap A nolsaacku
ap
laulnap alud ved ap oned un/o2olem ap USOLLI sun apen3q0s sarieru ¡ad selliatensa sof ap uopunupuoa El A sannull tu sof
uy e. 'saun a optaneK 'otaata uttpat atuapisaid le U4IE3 Fun aocl SUpl?lAlla SUpinl-
MOIllsesautai sal ap uppnulLUStp alqutams
uutAtia stwainb ( 21. -2 le A E t-syq el e SOLUIlapj sol 'apano[ e -luta u' lealwouoaa s!sita aluedole8 uf opuzurel_to mutuo lag
seputualitta A sawnuat sem semi-alud sop su' ap - „salan:mi a:M.1PM ¡a itelthilülas ef ap A pepapos uf ap uopezplututti
el 'feo
-ed„- santa2hup SOLII?A anua altuanatla un :euttatratuuoiwao -os elaualolnapsewljO saltielottuo:au sof JOCI OLLIOG ISL? '-Sa1111,4
optinety ets!popad A entaaoluap ¡a-- (5-
AX N0 1)1(13 VuNillais 000193.1
uva) IULI013UN 11OIDU.I
V"I:IJIZNI3TRÁ isOr ' sVal.1.1.1,N (KV:DI:ny
A1X
XVI ALFREDO NATERAS 0 10SL MANUEL VALIIN/AiELA A l'It010(;1) /5 1,A til.:(;I:NDA EDICION XVII

al norte de San Salvador, es arteramente asesinado el Ibtoperio- de seguridad Gots la idea de insistir en la necesidad de estable-
dista y cineasta francoespañol Christian Poveda (al parecer por cer una mesa de diálogo de paz, ahora con la novedad de que
integrantes del Barrio-18), 11 quien además fue corresponsal de los familiares de las víctimas fungirían como mediadores para
guerra en el conflicto armado de la década de los ochenta. Fue tratar de resolver de una manera más integral el asunto de las
un hecho lamentable y doloroso que todavía no ha sido esclare- violencias asociadas con estos colectivos infanto-juveniles." Es-
cido y en el cual participó un policía corrupto —Juan Napoleón ta situación hubiese agradado a Carlos Monsiváis, en el enten-
Espinoza—, filtrando información a varios "palabreros" encante- dido de que se incluye a los deudos como actores sociales y
lados de la 18, acerca de que Christian estaba pasando intim-- estratégicos para la solución del conflicto, así como la evidencia
~ion a la policía, y quienes al parecer tomaron la decisión de de cierta sensibilidad política de estos integrantes de la MS y de
la ejecución —se le atribuye a Nelson Lazo Rivera. Hay que re- la pandilla del Barrio 18, ya que logran constituirse --aunque sea
cordar que Christian filmo el documental La vida loca (2008), momentánea y Iiigazmente— como amigos y a su vez identificar
donde relata las vicisitudes de la cotidianidad y las trayectorias la verdadera amenaza contra ellos: el gobierno, sus institucio-
de ciertos integrantes de una clica —hombres y mujeres— de la nes, las inequidades y la exclusión social que padecen.
pandilla del Barrio 18 (B-18)»' Este acontecimiento conmovió El 21 de junio de 2010, en un clima de zozobra v de extrema
a la comunidad local e internacional y colocó en entredicho, an- violencia en el país, se da otro acontecimiento que conmocio-
te el imaginario social y los medios masivos de comunicación, na a la opinión pública, más que nada por la dosis de barbarie
a la pandilla del Barrio 18 y por extensión a la Mara Salvatrucha, utilizada: integrantes de la Mara Salva trucha (MS-113) balean un
máxime que tres meses antes intentaban acercarse al gobierno camión (un bus), como distractor —murieron dos pequeños y
para gestionar una mesa de negociaciones para alcanzar la paz. un adulto— y ratáguean a otro, para después rociarle gasolina
Entre el 18 y el 20 de febrero de 2010 ciertos agrupamientos y prenderle fuego, quemando vivas a 11 personas, al norte de
o clicas de la Mara Salvatrucha (MS-13) y el Barrio 18 (13-18) lle- San Salvador, en el barrio de Mejicanos, por cierto, una de las
gan a una tregua de no agresión entre ellos —no vista así antes zonas con los más altos índices de inseguridad y de violencia.
en esas dimensiones—, con el fin de cesar las violencias, de no Según los infiumantes, tal situación se debió a la disputa por el
asaltar a los "buseros", ni tampoco violentar al barrio y a los ha- control del negocio de la extorsión a los "buseros", entre la MS-
bitantes de las comunidades donde están asentados. Dicho acuer- 13 y la pandilla del Barrio-18»
do remitido al vespertino Diario Co Latino representó otro
mensaje de buena voluntad enviado al gobierno y a las fuerzas 1 Nos detenemos en esta narrativa una vez señalados los aspec-
tos más significativos en la vida política y social de El Salvador
1 ' Autoridades presumen que los responsables son mareros, quienes —de finales del año 2008 a mediados de 2010— y al cumplirse
lo amenazaron de muerte, "Asesinan al cineasta y firtograto Christian el primer ano de gobierno del presidente Mauricio Fines —1
Poveda en El Salvador", en La Jornada, México, 4 de septiembre de 2009.
de junio.
'' Otro de los rumores fuertes que corrieron con respecto al asesi-
nato de Poveda es que al parecer se incumplieron ciertos tratos en rela- '1 "Revelan tregua entre pandillas (malas) salvadoreñas'', 1ehre ro dr.
ción con el manejo de la información que se presentó en el documental, 2010, en < /jlavanguardiaelsalvador. ‘vordpressJ orn "2010'02 20
así como el comercio en el mercado ilegal —de un dólar a tres—, con revelandregua-entre-pandillas-maras-salvadorenasi >
fines de lucro. Lo trascendental es que este acontecimiento trágico vuel- " Eric Lentos, "El Salvador: conmoción por quema de autobüs", (ni
ve a plantear la relación de por si complicada y dificil entre los periodis- une. Mondo. A oulfrica Latina. Véase < littp://www.bbc.co uk , mundo 'ame-
tas, los comunicadores y los investigadores, con respecto a nuestras rica_lat ina, 2010/06r 100621_juaras_atique _autobús sal...02r 07, 2010>
fuentes y a los sujetos de la investigación y de la interven: ion. (última actualización: lunes 21 de junio de 2010, 12:27 1,1111.
XVIII ALFREDO NAll.RAS n., ,JUSE MMANnra. VALENZUP.I.A A l'IMIDCM A t a n SitGtiNDA r:u ua riN XIX

Podemos decir que hay una parte de desilusión entre cier- combate a la delincuencia," creemos que se dieron las condicio-
tos sectores ele la población, tanto que la valoración a su gestión nes perfectas para que el presidente Mauricio Lunes se vie-
es desfavorable y negativa en los rubros económicos y sobre ra obligado a tomar una decisión totalmente antidemocrática,
todo en el abordaje que le ha dado a la seguridad publica v al ya que implicó a todas luces un retroceso jurídico y un atentado
combate a la delincuencia."' Se sabe que recibió demasiadas pre- a los derechos humanos más elementales, cuando el 2 de sep-
siones de la clase media; de los poderosos grupos de militares; tiembre de 2010 aprueba la "Ley de Proscripción de Ma ras, Pan-
de los empresarios y de políticos contrarios a el, con respecto a dillas, Asociaciones y Organizaciones de Naturaleza Criminal",
un "tratamiento débil" que había tenido hacia el asunto y la pro- votada por la Asamblea Legislativa, el 1 de septiembre, con
blemática de las pandillas, la Mara Salvatrucha (MS-13) y el Ba- 78 votos de los 84 diputados. Dicha legislación criminaliza la ads-
rrio 18 (B-18). cripción infatúo:juvenil de la Mara Salvatrucha (MS-13), del Ba-
Atendiendo estrictamente a un discurso en el registro de lo rrio 18 (B-18), la Mara Máquina y la Mara Mao Mao, por el
latente y de lo implícito —lo simbólico—, llama la atención que simple hecho de estar afiliados, de pertenecer y cle llevar algu-
cada vez que la acción social y los planteamientos en lo polí- nos emblemas culturales de las pandillas (tatuajes, por ejemplo)
tico que habían hecho una parte de las clicas y de los "palabre- y, sin haber cometido delito alguno, son detenidos y además
ros" de la MS-13 y del Barrio-18, tendientes a tejer lazos para se hacen acreedores a seis años de prisión y a diez si son "pala-
acercarse al gobierno y proponer varias estrategias que lleva- breros" —líderes.
rían a una mesa de diálogo y de entendimiento para detener Tal medida desató una serie de críticas y de alertas por par-
las violencias asociadas a las pandillas y resolver de manera in- te de varias voces importantes en la sociedad salvadoreña como
tegral la problemática —tanto la que ellos ejercen como sujetos la del procurador de Derechos Humanos, Oscar Luna, quien
de, como la que también padecen, siendo objetos de—, curio- manifestó que tal normatividad "no termina con la violencia
samente sucedieron incidentes en las lógicas de lo burdo y de en el país", o el Consejo Nacional de Seguridad Publica (iiNsii), en
lo absurdo que derrumbaban o deshacían en automático esa voz de Lorena Cuerno, quien rechazó la medida: "toda cuestión
acción social y ese posicionamiento político, máxime que quie- —de ley— que signifique represión, no tiene una funcionali-
nes aparecían siempre como protagonistas eran integrantes del dad real", o la asociación Movimiento de Jóvenes Encuentristas
Barrio 18 (B-18) y la Mara Salvatrucha (MS-13): los casos del ase- (Moje), a través de su director, Salvador Hernández, quien sos-
sinato de Christian Poveda y la quema del bus en el barrio de tuvo que no hay ningún beneficio con dicha Ley; la Fundación
Mejicanos son más que elocuentes e irrefutables al respecto. de Estudios para la Aplicación del Derecho (fespad), vía Gus-
Aunado a los sucesos descritos, a la presión de la poderosa tavo Pineda, señaló que se sigue priorizando la represión por
Policia Nacional Civil (eNe) —controlada por los militares—, al sobre la prevención, y el padre "Taño" (Antonio Rodriguez) re-
cuestionamiento de los empresarios, a las duras críticas de los fiere que esta Ley legaliza y legirimiza las prácticas del partido
políticos afiliados al partido Arena, y a una baja calificación de Arena que fracasaron.'" A su vez, integrantes de la Mara Salva-
su primer año de gestión por una parte de la población salva-
doreña, especialmente en lo económico, la seguridad y en el 1 ' Vease tambión "Primer año del gobierno de Mauricio l'unes", San

Salvador, Anablika Mar kcnng & Reseco ch , 12. 0.5,, 111, cww-sv (maní ika coin
véase "1,os salvadoreños y salvadoreñas evalúan el primer (AÑO de
gobierno de Mauricio Funcs' El Salvador, Instituto Universitario de Opi- Véase "ley antipandillas: legalizan, legitiman y bautizan practica
nión Pública (u inri'), Universidad Centroamericana ",Tose: Simeon ca- arenera ,frau. mala'', San Salvador, semanario Suenas Noticius, ssnAs, núm.
ñas', Holm in de prensa, año )(XV, mí in. s,' I. Mejicanos, agosto 29-4 scptiembn•., 2010.
NI-:DO NAI ERAS 1.), JOSE MANUEL VALENZUELA A
I'ROL OI \ I A SEGUNDA 1t DI( ION XXI

trucha (MS-13) y de la pandilla del Barrio 18 (B-18) enviaron


Pico; los secuestros; la extorsión —"el ventear" el tráfico de
una carta de protesta a traves del padre -1bnoo, donde se ma-
armas y el negocio de los migrantes. De ahí que consideramos
nifiestan cn contra de la Ley y solicitan de nueva cuenta una
que la situación de las violencias sociales asociadas a las ma-
mesa de diálogo para alcanzar una paz integral; sus actos de
ras y a las pandillas no es un asunto de seguridad nacional, sino
repudio a la Ley consistieron en la quema de varios camiones
que es un problema serio y muy delicado de derechos huma-
la paralización del transporte urbano y foráneo, al menos por
dos días.'" nos, es decir, de seguridad humana.
Otro acontecimiento —dado el anterior panorama— es que
en marzo de 2012 se da otra- tregua entre las maras y la pandi-
En el año 2011 y en los primeros meses de 2012 continuo el in-
lla del Barrio 18 —a partir de la cual se han reducido de lb a cin-
cremento de la violencia/delincuencia (alrededor de 14 homici-
co los homicidios diarios—, y a principios de julio de 2(112 hay
dios diarios), y la narrativa del gobierno salvadoreño y de sus
un encuentro de estos agrupamientos infanto-juveniles con el
instituciones fue abiertamente desde un discurso populista y de
secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) para
corte castrense, ya que continuo reduciendo la problemática
establecer un dialogo que lleve a la pacificación con el Estado y
del país a un asunto de maras y de pandillas, cuando lo que
con el gobierno salvadoreños. Sin embargo, tales eventos de diá-
habría que comprender es que no hay violencias por el hecho
logo están siendo fuertemente cuestionados debido a que todo
de que existan las maras y las pandillas, sino en todo caso, hay
indica que en estos espacios no están las voces y los actores más
pandillas y configuraciones de maras precisamente porque
relevantes que han venido trabajando desde varios años atrás en
han emergido distintos rostros de las violencias sociales!" Y
aspectos de prevención y de rehabilitación, es decir, no basta
todo indica, por la evidencia con la que se cuenta —muy simi-
con una simple tregua como base para la reducción de las vio-
lar al caso mexicano—, que los máximos responsables del des-
lencias sociales, si es que no se desmontan éstas, si no se apunta
bordamiento de la delincuencia —lo que hemos denominado
a las causas que la generan, que es la inequidad y la exclusión
"el mercado de las violencias y de la muerte"— son algunos Ildr-
coempresarios, ciertos narcopolíticos y determinados miem- social, y todo será en vano. Al parecer, la utilidad tiene un uso
político, donde los medios están jugando, de nueva cuenta,
bros de las clases sociales más favorecidas que integran lo que
un papel protagonico.21
se ha dado en llamar "las economías criminales".
Esto implica que actualmente, la gran problemática de El
Salvador está en las coordenadas del crimen organizado y en
,:»0121ZONTES DE PRESENTE y DE FUTURO?
una de sus vertientes más duras y dolorosas —por sus secuelas
de muerte y de desolación que deja en las familias—: el narcotra-
Para Carlos Monsi vais, en México, el lugar común decía: "no es
r 9 Véase "Rechazan la ley de proscripción de pandillas aprobada en asociar al joven con la violencia, sino con la inercia y la pasivi-
el Congreso la semana pasada. Seiniparalizan maras El Salvador. Las ban-
das llaman a vetar la normativa en un comunicado dado a conocer por n Ante esto, el padre Antonio Rodriguez ha hecho pública una serie
sacerdote español", Mexico, Le /or eado, jueves H de septiembre de 2010. de cartas fechadas en los primeros días de septiembre de 2012, donde
2" uno de los personajes clave que sostiene tal tesis y que ha sido de propone a la Mesa Tecnica que el presidente Mauricio Fumes
dirigida por el viceministro de Justicia y Seguridad, varios aspectos inte-
los actores que más han trabajado desde la prevención, la rehabilitación
y la cohesión social, con niños jóvenes, tanto de la MS-I3 como del Ba- resantes, como: 1) la creación del Instituto Nacional de Rehabilitación de
rrio 18, es el padre ""lbfio" (Antonio Rodriguez), un sacerdote de la con- Maras y Pandillas, 2) la aprobación de la Ley Especial de Retiro de Mitras
gregación de los Pasionistas de Cristo. y Pandillas, contemplada en el articulo 0 de la Ley de Proscripción de
Pandilla, 3) una politica penitenciaria, política terciaria de intervención
XXII ALFRED( / NAFERAS 11 /1 /SÉ MAN! la, eAt.EN/rer \
XXIII

dad". Diurnos que desde el imaginario colectivo dominante que apunta a desmontar o a restarle distancia a las mequidades
esto era relativamente cierto. sin embarco. la realidad del pais, y a la exclusion social.
tanto por los climas de violencia une vivimos y padecemos co- lin este sentido diríamos que lejos de suscribir los discur-
mo por "lo emergente político". está dictando lo contrario. Sin sos y las narrativas del "pesimismo académico y de la investi-
temor a equivocarnos podemos decir que actualmente una gran gación", que en una de sus vertientes considera a los afiliados
parte de las y de los jóvenes padecen más violencias de las que a las adscripciones identitarias del B-18 y de la MS-13 como
ejercen, estén agrupados en pandillas o no, es decir, ser joven "casos perdidos", "poseídos por el demonio" 0 "máquinas de
—como dice Rossana Reguillo— es un factor de riesgo de morir- guerra", en cada historia y en cada relato hay un sujeto (joven)
te simplemente por serio, y al mismo tiempo. las formas de construido que también puede tener la capacidad de enamo-
participación social y política de las juventudes ya cambiaron, rarse; de ejercer determinadas funciones desde su lugar de pa-
en tanto cale no se circunscriben solamente al vicio formato de dre "responsable" o de madre "amorosa"; establecer vínculos de
la afiliación ideológica dura a algún partido político o a ejercer amistad y de solidaridad, no sólo con sus familiares, sino con
el voto en los procesos electorales, va que uno de sus nuevos "los otros desconocidos"; ser exitoso en las actividades que em-
rostros está en los registros de lo cultural —la "biocultura", como prende, por ejemplo terminar su secundaria, preparatoria e in-
lo propone José Manuel Valenzuela —" y el uso de las nuevas cluso una carrera técnica o universitaria; desarrollar su talento
tecnologías de la comunicación (por ejemplo, el movimiento en la música, la poesía o la literatura; tener habilidades para
estudiantil /tYo Soy 132 sería la mejor expresión ). montar su propio negocio, conseguir un empleo aceptable y
Asimismo, la gran interrogante que se hacía Monsi con res- participar social y políticamente.
pecto a los integrantes de la MS-13 y del 13-18, era: ",i Hacía don-
de van los jóvenes? ¿Qué ocurrirá con las manis conforme pase Preguntaba Monsiváis con respecto a las matas: "¿Se trata en efec-
el tiempo? Las preguntas son incontestables, porque a final de to de identidades juveniles?". Estamos ciertos que sí, con deter-
cuentas una señal del porvenir es su condición indescifrable". minados matices. Sí, las identidades son un lugar social, Ulla
Creemos que ahora contamos con algunas respuestas proviso- estrategia de ser/existirtestar en el mundo, y ante la crisis te-
rias: a) hay evidencia empírica (Nateras, 2010, op. cit. ) de que rrible del proyecto civilizatorio, del quiebre de sentidos y de
una parte de ellos y de ellas han podido rediseñar sus lugares significados de las instituciones como la familia, la escuela, el
sociales apartados del ejercicio de las violencias y del uso de sus- trabajo, otrora importantes en la socialización y en la sociabili-
tancias, por ejemplo, 5) su visión política los ha llevado, aun y dad de los sujetos, los agrupamientos, los barrios, las pandillas:
con todas sus contradicciones, a "repolitizar la política" y a colo- palomillas/bandas (manis, cholos, Latin King,l-Sletas, Barrio 18
carse como un sujeto o un actor social en la disposición de lograr y demás culturas juveniles), son de lo poco que les queda a una
un acuerdo de paz y una solución integral a su problemática, parte de estos jóvenes en tanto funcionan como modelos iden-
tificatorios, ya que ayudan --al menos en el imaginario—a so-
— -- portar o resistir, tanto real como simbólicamente, la precarie-
en donde la base de la política sea la industrializaciOn del sistema peni- dad y la carencia en la que se encuentran la mayoría de ellos
tenciario, d 1la creación del impuesto de la seguridad, .5) la instalación de de ellas. Asimismo, proponemos una lectura de cohortes ge-
la Mesa de Diálogo Nacional para la Seguridad y cl Empleo. neracionales, es decir, las macas y el Barrio 18 no son homo-
2r. VéaseJosé Manuel Valenzuela (200i1), El Hlti -otja luc Socioffiztropo-
logia dr 10Z S ION:TICS Ca la 1110(1CCTIldall, México, El colegio de la Frontera géneos intragrupalmente: la primera generación son ya adultos
Norte/Juan rublos Editor. —los que quedan, la mayoría fueron asesinados, los otros es-
XXIV
AL! RUDO NAFERAS 1), ,JOSEI N'ANIMA. VAI liNZULLA A

tan en las cárceles pagando condenas de más de 15 a 30 años--,


estos sobrevivientes rozan los 40 años o un poco más; de la se-
gunda generación, que corre más o menos de los 26/28 a los
36 años, to davía se les ve en los barrios a los pocos "palabreros"
que quedan; y la tercera generación, que va mas o menos de
los 10 a los 18/24 años, está cambiando las estéticas corporales PRESENTACIÓN
—se tatuan muy poco y en espacios corporales no visibles—, la
vestimenta acholada ya no la usan e incluso la manera de ha-
blar no es más del tipo banda o pandilla.
Finalmente, y parafraseando a Carlos Monsivais, diríamos
que: "Estamos de acuerdo en lo básico j...1porque, y esto es i nexo-
rable, entender no es justificar"; en todo caso, las diligencias
Con el objetivo de analizar el fenómeno de las maras desde
sólo serían de perspectiva.
una posición alejada de los estereotipos oficiales y mediáticos,
realizamos el coloquio "Las maras. Identidades . juveniles al lí-
Alfredo Naleras Dominguez/eiutlad de México mite" (ciudad de México, 5, 6 y 7 de ,julio de 2005) en la JAM-
José Manuel Valenzuela Arec/TOuana, Baja Calilbruia
Iztapalapa. La mayoría de los textos de este libro (excepto el de
Octubre de 2012 Garles Ecixa et al.), corresponden a los trabajos presentados en
el coloquio, mismo que se realizó con el apoyo de las siguien-
tes instituciones: El Colegio de la Frontera Norte, el Instituto
Mexicano de la Juventud, el Instituto Tecnológico de Estudios
Superiores de Occidente, la Secretaría de Educación Pública,
el Instituto Mexicano de Migración y Pro Juventud. Los organi-
zadores del seminario fueron: José Antonio Pérez Islas (mi),
Alfredo Na levas (LIAm-1), Rossana Regu I o ( n'Eso), Mónica Valdez
(mi), Martín Iñiguez (lNM) y José Manuel Valenzuela Arce (El
Colet). Deseamos refrendar nuestro agradecimiento a Mónica
Valdez, Nancy Gabriela Utlev, Angélica Delgado Nuño, Micho-
lle López Robert y Arturo Hernández Valencia, por su invalua-
ble colaboración para la realización de este proyecto.

[91
INTRODUCCIÓN

CIEN AÑOS DE CHOLEDAD*

José Manuel Valenzuela A rce

Hace más de dos décadas hicieron su aparición en Los Ánge-


les, California, los mareros, jóvenes de origen centroamericano
(inicialmente salvadoreños), adscritos a barrios o pandillas, en-
tre las cuales destaca la Mara Salvatrucha. Los rasgos violentos
o delictivos de una parte de la mara adquirieron fulgurante no-
toriedad, en gran parte debido a la proyección de una imagen
amenazante catapultada por los medios masivos de comunica-
ción y por diversas figuras policiales.
La mara devino elemento importante del tablero geopolí-
tico. En el escenario posterior al 11 de septiembre, las maras se
convirtieron en la amenaza cómoda requerida para hacer creí-
ble un supuesto peligro que acecha desde la frontera mexicana
(y centroamericana). Los medios masivos de comunicación han
registrado de manera amplia la conspicua presencia de grupos
juveniles de origen centroamericano, a quienes se conoce co-
mo mareros y pertenecen a cientos de grupos, clicas, barrios
o maras. Recurrentemente, "fuentes policiales" no identifica-
das "filtran" información que mantiene el tema de las maras
como uno de los factores internacionales de violencia y riesgo
en Estados Unidos, México y los países centroamericanos. Tam-
bién en España se ha sobredimensionado la actuación de pan-
dillas al estilo de los Latino Kings, los Netas, las Latino Queens
y otros grupos juveniles.
* Para la elaboración de este texto me base en ¡A le brava ¿set Che-
los, panks, chavos han(la (1987) y El color de las sombras, chicaltos, identi-
dad u racismo (1988).
12 \ A \ /VII.I. k 1R( I \ I '<UD( ( ( ItEEN t Ir]' ANEE', 1)1 ( 1101,1.1E \ 1

El bombardeo mediatico, intenso y sesgado, presenta ala Las triaras integraron a una parte de los jovenes inmigran-
mara como una de las mayores amenazas para la seguridad tes que huyeron de la guerra civil en Centroamérica. Las re-
nacional estadounidense, mexicana y centroamericana, y como laciones agónicas entre las fuerzas sociales salvadoreñas y los
el principal detonador de la violencia cotidiana que se vive en cruentos años de, guerra civil, expulsaron a amplios sectores
estos lugares. Los mineros son presentados como el principal poblacionales, y muchos niños y jóvenes encontraron en los
factor de riesgo para los migrantes internacionales que inician barrios estadounidenses (especialmente en la urbe angelina),
el viaje al norte, pero también se les identifica como los nue- relaciones alternativas de socialización, generando nuevos ámbi-
vos coyotes o polleros que realizan el traslado indocumentado tos de relación entre salvadoreños inmigrantes y otros grupos
de personas. étnicos y nacionales, especialmente con mexicanos y chica-
En 2006 se difundió, a través de internet y de los medios nos organizados en barrios de cholos o bomies, quienes ya te-
masivos de comunicación, intormacion atribuida a un policía nían varias décadas de reunir tributo a la cultura del gang.
estadounidense sobre el riesgo inminente en que se encontra- Los barrios y clicas juveniles habían cobrado presencia por
rían las personas que hicieran cambio de luces a automóviles lo menos desde los años treinta del siglo pasado, periodo en el
que circularan con las luces apagadas, pues formaba parte de que emergió la figura del pachuco, quien de forma estilizada y
un ritual iniciatico marero y el conductor que lo hiciera sería contundente epitomizó un estilo chicano y fronterizo que cre-
perseguido y asesinado. La criminalización no termina con las ció y tiró estilo en ambos lados de la frontera entre México y
maras, implica a los migrantes y a los jóvenes pobres latinoame- Estados Unidos, dando forma al primer movimiento juvenil,
ricanos convertidos en espectros accchantes utilizados para man- popular, transnacional y transfrontcrizo.
tener el temor social y abonar un miedo redituable para sus Danzando al ritmo del swing, del boogie y del mambo, los
creadores. pachucos destacaron las lealtades étnicas y abrevaron en el per-
La mirada policial y las voces oficiales insisten en construir fil cultural mexicano para darle estilo a sus rutinas de vida. El
relaciones simbióticas entre las m'aras y la guerrilla o el terro- pachuco lució el tacuche y las garras, plancho la lima y los tra-
rismo. Primero se difundió su génesis heroica a partir del ex mos, pulió las calcas, imprimió lealtades en su galería epidérmi-
guerrillero salvadoreño "Flaco Stoner", luego, sin presentar ca personal, defendió el barrio, alimentó el cspanglish, disputó
prueba alguna, se les trató de vincular con las fuerzas maléfi- el poder en las cinceles, interiorizó códigos de lealtad, de mafia
cas del terrorismo internacional y, de manera especifica, con y de muerte, disputó los territorios barriales, cultivó las pandi-
Al Qaeda. Muchos mitos se propalan en torno a las manis. Su llas, sufrió acoso, violencia policiaca, racismo social y loe decla-
genealogía y presente se construyen desde perspectivas este- rado natural bora Mien
reotipadas que atisban el rostro deformado por el charmscuzo El pachuco desafio al racismo y a sus sanciones instituciona-
o el ffierazo o el cuerpo aterido por el fuscazo, destacando la vio- lizadas contra quien utilizara el idioma español (el idioma de
lencia incontinente de los pandilleros expresada en las marcas sus padres), marco su cuerpo y sus calles, recreo el lenguaje y
conspicuas impresas en el alnia y la epidermis. la policía esue creó nuevos códigos de socialización. Para Carlos Monsivais,
dounidense posee la patente de origen en el diseño de los ras- el pachuco fue un sujeto singular y representó trincho más que
gos deformados de las maras, pero también circulan versiones un cloicH siniestro o un rebelde instintivo, categorías desinfor-
piratas reproducidas o donadas por sus pares al sur de la fron- madas y distantes a las que lo redujo Octavio Paz.
tera, los medios masivos de comunicación y funcionarios mexi- El pachuco fue perneado por códigos de mafia y por las re-
canos y centroamericanos. des del narcotráfico que se iban consolidando en Estados Uni-
14 JOSE MANUEL VALENZUELA ARCE
INTRODUCCIÓN CIEN ANOS DE C1101.1 DAD 15
dos. Los códigos de vida-muerte y las lealtades construidas en ses divididos. Los jóvenes salvadoreños, guatemaltecos y nica-
las cárceles como estrategias de sobrevivencia fueron traslada- ragüenses, compartieron los ámbitos de socialización con mexi-
dos a los barrios. De ahí surgieron historias tejidas en el entra- canos y chicanos y se fueron integrando en los espacios alternos
mado intenso formado por cárcel, violencia, drogas y muerte, disponibles con sus hábitus y habituaciones desacreditadas,
los temibles jinetes de la vida loca. entre los cuales estaban el barrio y la pandilla. En la escuela
El pachuco devino cholo, homie, homeboy y homegirl, vato secundaria Belmont de Los Ángeles, muchos jóvenes salvado-
loco y ruca firmes, morros y hablas, que recuperaron transmu- reños se integraron al Barrio 18.
tada la herencia del pachuco. El cholo también se apropió de La experiencia protomarera inició con el agrupamiento de
los barrios, tatuó su cuerpo, las paredes y los curas, vistió las ga- jóvenes salvadoreños heavymetaleros, asintónicos con las ol-
rras del pachuco, pero también exhibió las marcas laborales dies y rocanrol de los homies. Su inserción en las pandillas chi-
expresadas en bandanas, paliacates, lisas pendelton, tramos di- canas y mexicanas (especialmente en el Barrio 18) generaron
kie,s, ligas y guainitos, ranflitas o tecatitas. El homie quiso rifar vasos comunicantes a pesar de las diferencias culturales y lin-
dándole sentido ala R. Recuperó la condición cabalística del 13 güísticas que irrumpían en la cotidianidad de la carrilla y el va-
y sus connotaciones asociadas: la M (la treceava letra del abe- cile. Los jóvenes salvadoreños formaron sus propias clicas y
cedario), M de México, M de marihuana, M transmutada de su- pandillas, entre las cuales destaca la Mara Salvatrucha. Mara
reño. alude a una forma tradicional y coloquial salvadoreña que re-
El cholo amplió el acervo lingüístico del caló del barrio, se fiere a un grupo de personas o de amigos, y salvatrucha de la
apropió de la tradición muralística que, iniciada en México va- conjunción de salvadoreño y trucha, expresión antigua de aler-
rias décadas atrás, fue refuncional izada por el movimiento chi- ta, inteligencia o precaución, que se volvió conspicua como
cano (repertorio simbólico incluido) con temas y emblemas expresión recurrente del pachuco en los años cuarenta y cin-
culturales del pueblo mexicano. Los cholos amplificaron las dis- cuenta y contagió a los cholos de los sesenta, setenta, ochenta
putas interbarriales y los tentáculos de la vida loca. En los años y noventa, y que fue retomada por la mara ochentera: ¡trucha
sesenta, setenta y ochenta del siglo xx, los cholos y las cholas ése!
devinieron estilo popular masificado, transnacional y transfron- Durante un tiempo, los miembros del Barrio 18 y la Mara
terizo de los jóvenes de las colonias pobres. En los ochenta cre- Salvatrucha coexistieron pacíficamente. Incluso había miem-
cieron múltiples barrios cholos en ciudades no fronterizas del bros del 18 que se pasaron a la salvatrucha y salvadoreños que
centro y sur mexicano. decidieron quedarse en el 18. Pero los barrios generan intere-
En los años sesenta ya había una gran cantidad de barrios ses cuando un sector de las pandillas se involucra en la disputa
y pandillas chicanas y mexicanas, especialmente en ciudades por el control del tráfico de drogas, de personas y la venta de
californianas y texanas y en varios estados fronterizos del nor- documentos, de armas o de protección. lista fue la base objeti-
te de México. En esta década se formó el Clanton Central 18 va de la cual derivaron las disputas entre el Barrio 18 (B-18) y la
(derivado del Barrio Clanton 14 St.), formado por chicanos y Mara Salvatrucha (MS). El desencuentro dramático se selló con
mexicanos, pero también admitió a jóvenes de otras nacionali- la referencia anecdótica que presenta la justificación machista
dades. Para inicios de 1992, los barrios tenían más de 20 000 de la ruptura: una muchacha que tenía relaciones sentimen-
miembros activos. tales con un miembro del B-18, salió con uno de la MS. La riva-
En los años ochenta se amplió el desplazamiento de jóve- lidad amorosa devino enfrentamiento físico dando cauce a una
nes centroamericanos que huían de la violencia interna de pa í- escena feroz (que parecería costumbrista a la luz de las Insto-
IOSI: \ I \ 111 N/1:11 \ dkl I 1511:01)14 ( 105 ( II N AÑOS ( 1101110D 17

rias que actualmente emanan del entramado de la narcocultu- un ataque terrorista. Por ello, si alguien pretendiera realizar un
ra): al joven salvadoreño le sacaron las uñas y los ojos y lo que- ataque terrorista fallido contrataría a esos mareros estridentes,
maron vivo. La escena devino marca fundacional de rivalidad conspicuos y sobrevigilados.
entre la MS Y el B-I 8. La idea de las maras terroristas fue adaptada a la realidad
Frente a la genealogía mítica fundacional alimentada por de nuestros países. Sin la fuerza efectista que le imprime la
la policía y los medios, y reproducida por no pocos académicos, etiqueta en Estados Unidos, en México y en otros países cen-
resulta importante insistir que la MS surge de los espacios de troamericanos se les consideró una amenaza a la seguridad
socialización cotidiana de los jóvenes salvadoreños en su inser- nacional. La inercia de las palabras hizo su trabajo y la condi-
ción al mundo cultural de los barrios y sus códigos de vida an- ción amenazante de las manis se reprodujo en todos los es-
dados en la tradición de los pachucos y los cholos. Las maras pacios al amparo de las declaraciones de Santiago Creel, ex
se nutren de un conjunto de elementos que cobran Muna corno secretario de Gobernación, y de Rafael Macedo de la Concha,
referentes de vida de cientos de miles de jóvenes y su origen ex titular de la Pon, Flaco favor le hicieron a las instituciones
no se encuentra fuera de los conflictos profundos de nuestras nacionales afirmando que estos jóvenes ponían en riesgo la
sociedades y las violencias que generan. seguridad nacional.
Comprender el sentido de barrios, pandillas, di( as v maras, Debemos ser muy claros: en las manas también participan
y desarrollar opciones frente a los retos que conllevan, requiere mareros gangsters, quienes poseen cuentas como delincuen-
partir del conjunto de elementos socioculturales v económi- tes y criminales y, en algunos lugares, la mara es un problema
cos que inciden en el entramado de redes que definen sus desa- de seguridad pública que debe atenderse como fenómeno so-
fios e interpretan los significados de sus imaginarios de vida y cial complejo y no sólo como un asunto de orden policial o mi-
de muerte. litar. Sin embargo, no se debe permitir la manipulación de la
Uno de los ejes argumentativos construido desde Estados información y de los miedos colectivos para colocar a la mara
Unidos refiere a la supuesta vinculación de las maras con el como pieza central del tablero geopolítico generalizando su su-
narcotráfico internacional y, específicamente, con Al Queda, puesta violencia y criminalidad o manipulando el peso real de
sin que se hayan ofrecido pruebas de esta extraña alianza. La su participación en los escenarios de la violencia que vivimos,
falta de pruebas no arredra a quienes filtran estas posiciones, y mucho menos alirmEir su condición amenazante a la seguri-
ni a los políticos que las repiten, ni a los medios masivos de co- dad nacional en México y Centroamérica. Estas generalizacio-
municación que explotan su filo amarillista. Existen elemen- nes aparecen más como pretextos para justificar la ampliación
tos que deberían activar nuestro menguado escepticismo frente de los controles policiales y militares sobre los espacios fronte-
a tales declaraciones. El primero de ellos alude a la sáffirevigilan- rizos latinoamericanos.
da permanente a que son sometidos los mareros. Algunos de
ellos no se arriesgarían a emigrar, pues saben que serán dete-
nidos por los tatuajes en sus cuerpos y en sus rostros. En Los LAS l'AM HITAS: EL ( ANCER IIRBANO
Ángeles está prohibido que más de dos mareros viajen en un
mismo carro. Los mareros son siempre sospechosos y tratados Frente, a la apabullante ofensiva de estereotipamiento y crimi-
como tales en aeropuertos y otros espacios públicos, ademas de nalización contra las pandillas, y de manera más amplia contra
que, sus conocimientos en el manejo de armas automáticas son las identidades de los jóvenes latinoamericanos pobres, resul-
insuficientes frente al adiestramiento técnico que requeriría ta necesario construir una perspectiva que permita compren-
JOSI NI\ SH I IN 1
- 1 1 I A n lü IN I 1:0011 ( (. ION i.ics NOS 1)1 I.iioil DAD 1 1)

det estas conductas juveniles a nis alla de su descalificación jóvenes, pues aunque es cierto que existe violencia, delincuen-
su manipulación efectista. Las cifras dan cuenta dcl fenómeno cia v consumo de drogas entre muchos mareros, no se puede
marero de finales de 2003 y principios de 2001, contabilizan- etiquetar a todo marero como delincuente.
dose 62 pandillas en Nicaragua con 1058 participantes. cuatro Autoridades centroamericanas han propuesto opciones le-
pandillas con 10 500 miembros en El Salvador, 4,31 miras con gales y policiacas de mano dura (lIoncluras) y súper mano du-
14 000 mareros en Guatemala.' Otros datos indican que pala ra (El Salvador). Las macas también son un buen motivo para
1987 había en Guatemala 28 000 filateros, en Salvador dr la promoción política; por ello, en 1fonduras, Ricardo Maduro
31) 000 a 35 000 (en 2000), y GO 000 en I loncluras (en 1998). Mas propuso de 21) a 30 años de cárcel a los jóvenes por asociación
allá de las cifras, modificadas tanto por los problemas de credi- ilícita (nombre eufemístico para hablar de mareros), y Porfirio
bilidad de los recuentos como por la movilidad de los,jóvenes, Lobo propuso la pena de muerte. El corolario y los efectos de
los datos muestran la importante presencia social de las maras esta manipulación de las pandillas juveniles es injustificable si
en la región centroamericana, mientras que la policía angelina consideramos que cerca de 200 mareros murieron en dos mo-
considera que la Mara Salvatrucha está l'orinada por más tic tines dentro de las cárceles hondureñas.
600 pandillas en Los Ángeles, que hay más de 20 000 mareros Las pandillas son presentadas corno la gran amenaza para
en Estados Unidos, y en Centroamérica más de 100 mil.' la seguridad pública; sin embargo, los estudios referidos al tema
La opinión pública se ha asombrado y atemorizado frente destacan tina disminución de 73 por ciento en la violencia de
al peso social de las maras y su representación amenazante. Al pandillas estadounidenses de 1 994 a 2003, de acuerdo con el
mismo tiempo, algunos gobernantes optaron por la generación reporte del Justice Policy Institute: "Ganging up on Conununi-
de marcos jurídicos atentatorios a los derechos humanos como tics? Putting Gang cri me in Context". 1 A pesar de que el crimen
mecanismo para combatir la presencia de las maras. En I Iondu- pandillero ha decrecido durante los últimos 12 años, mucha
ras y en El Salvador se han impulsado medidas que criminalizan gente siente miedo del crimen violento, especialmente del re-
a los jóvenes, independientemente de su conducta. Estas leyes lacionado con las pandillas, al que consideran en ascenso. ha
¿Intimaras han generado reacciones de diversos sectores de la violencia vinculada a las pandillas constituye siete por ciento
sociedad y de organismos de derechos humanos, especialmen- de los homicidios, y los delitos que cometen están asociados
te frente a medidas como las tomadas en El Salvador, donde se con el desempleo y los bajos ingresos. Jasen Ziedenberg, di-
considera que ser marero es un cielito, situación definida por rector del .1ustice Folies Institute y coautor del reporte de in-
el agente o el policía y que puede condenar al joven a penas vestigación, señala que, a pesar de que algunas comunidades
de dos a cinco años de prisión. El mismo delito de !utación de experimentan niveles inaceptables de crimen, incluidos crimen
"cara" a partir de la construcción de identidades desacredita- juvenil y de pandillas, la información disponible no permite
das y proscritas se ha presentado en llondu ras, condición que considerar a las pandillas en 1111 nivel de "crisis nacional".4 En
ha generado un fuerte incremento en la vulnerabilidad de los el mismo reporte se citan estadísticas del ni (sur Uniform Gni ne
Reports), donde se señala que el numero de personas irresta-
' La Opown 1, Sección LatheSiterl it (1, Los
febre-
ro dr. 200,1, "Nicaragua llene menos pandilLis"
' Véase "Solicitan (mien de leStrio.1011 contra Sidra SdIV,Ihtli ' VC,1tir. cl rrpu Le (hl mesa Poli( lestileft, 'G(1110152111) reM11111-
Ca ()pluton, viernes 26 de marzo dr 200,1, principal, y "Ni( aragua 111lieS? Fffiellg Ring Crinre le Lomest", 11 {le abril de 200,5
tiene oren IS pandillas", es Le Op1111011, Los Angeles, lenes 2 de librero "Ging Violente Declined 7 from 199,1 lo
cae 200,1, p SeCCIOn Liti110,11111`11Cd 200 i"
JOS!, NIANUI V.k1.1 NII LA neer 1\ il:oune r ION (u:\ ANOS 111. emi r: n.-vn 21
das a nivel nacional en 2003 por pandillerismo o por homici- tido de estas declaraciones, el Fiti informaba: "En Chicago los
dios de pandillas juveniles fue pequeño, con un total de 1 11 1 arrestos por homicidio se redujeron :125 por ciento y los arres-
casos, cerca de siete por ciento de los 1 ti 503 arrestos por ho-
tos por robo se redujeron a ocho por ciento". »
micidio en ese año (de los cuales 11 I fueron de menores de 18 En Estados Unidos, las medidas judiciales y legales se han
años)."
ampliado bajo el supuesto combate a "la crisis de las gangas",
En el informe del ,1 ustice Policv Institute se presentan decla- mediante modificaciones impulsadas en 2005 que propician
raciones sensacionalistas de diversos personajes, como el con- que un niavor número de nienores de edad sean juzgados como
gresista J. Randy Forbes, quien afirmó que: "Las pandillas le adultos, asi como mayores impedimentos para la reunión de
han declarado la guerra a nuestra nación. Están invadiendo los jóvenes. Al analizar el "Acta de Prevención de Pandillas y
nuestras comunidades como un cáncer urbano [...]van espar- Disuasión Efectiva de 2005" (S. -155), el fustice Policy Institute
ciéndose de una comunidad a otra conforme van creciendo" considera que ésta "1...1 podría crear nuevas ofensivas hacia las
—Congressman 3. Randy [orbes, Fourth District of Virginia pandillas, incrementar la sanción de delitos graves transfe-
(April 5, 2005)." Por su parte, la senadora Dianne reinstrin de- rir más jóvenes a cortes y prisiones para adultos"." El informe
claró:
destaca, en relación con la llamada crisis de las pandillas, que
esta imagen se presenta amplia y omnipresente y como si es-
Las pandillas criminales de las calles han crecido duran- tuviera conectada con todo, desde el tráfico de drogas hasta la
te las dos últimas décadas de un problema local a una crisis
inmigración y el leninismo. También destaca que, en junio
nacional, Todos los días leemos acerca de una nueva trage-
dia, donde un pandillero le ha disparado a un policía como de 2005, el representante J. Randy [orbes introdujo el "Acta de
parte de una ceremonia de iniciación, usa un machete para Retiro de Extranjeros de Pandillas" (11.R. 29330), a la cual con-
matar a una víctima inocente, o localizan y asesinan a al- sidera: "una propuesta que autoriza al Departamento de Segu-
guien que probablemente presenció un crimen. Hay repor- ridad Nacional (Department of lomeland Security) a deportar
tes de que los miembros de las pandillas están reclutando a grupos y asociaciones que sean señaladas como pandillas cri-
estudiantes de primaria —7 y 8 años de edad-- a su empre-
minales"»
sa criminal. Deben ser detenidos.'
Frente a la ofensiva de endurecimiento judicial, especialis-
tas destacan que la criminalizaciún ele los jóvenes y su trata-
Alimentando el discurso efectista, en abril de 2005 Patrick
miento como adultos exacerba antes que disminuir el crimen.
J. Vitzgerald afirmaba: "Es fácil sobreestimar el alcance que
David Cole, profesor de Georgetown University Law School,
las pandillas tienen en algunas de nuestras ciudades. Pero la
considera que con la ley I I. R. 29330:
cruda realidad es que ese alcance en la vida urbana es letal""
—United States Attornev Patrick J. Fitzgerald, Northern District Estaremos autorizando ¿d mis para deportar nacionales ex-
oíIllinois-Chicago Área (April 5, 2005)2 Contraviniendo el seri- tranjeros que nunca han cometido ningún crimen, quienes
han obedecido todas nuestras leyes, simplemente porque el
Idcni
JUStiCe POliCy Institute, "Pnnl Sheet: Ganging 1.1¡ in (rime.", en
,littp://www.justicepolicy org›. 10 1,2,11 "Craning up on (;(mIniutlitirs.? Gaiw, (rime in contexl",
Ideo' A I'olicv Briet, en ‘■-‘v‘v..ILtsti( 'policv org
" Nein. Justice Poni :y Institine,'Fact Sheet: Gangolg tip in (:rime", en atto.
itle117
•.
hinn
22 tos} MANUEL. VALI N11 , 1I.I. A ARI IN RODI ( ICN 11,.N ANOS h L ( 1101.1.1)A1) 23

Da s ha determinado que estos son miembros de pandillas


regidos por la Biblia, tina supuesta adaptación de pautas con-
calhijeras.'
(Mutuales elaboradas por gangs latinas en Estados Unidos. La
!Mensa española ha destacado I,t presencia de pandillas latinas
Frente a la manipulación de los miedos sociales, la inhu- y IllaraS, especialmente en Madrid, Barcelona, Valencia, Mur-
mación presentada en el informe del ,lustice Policy Institute. a cia y "Ibrievieja, ubicándolas como un grave problema social.
partir de datos oficiales destaca que: Ademas, se (Orinaron unidades especiales en las !berzas de
seguridad y en la Guardia Civil para combatir a las bandas, a
De acuerdo con el Último Uniform Crime Report fuciti, los pesar de que en 2005 sólo se registraron cinco muertes por pro-
crímenes altamente violentos también están en descenso
en la mayoría de las ciudades identificadas con problemas blemas de bandas»
de pandillas. En Chicago, señalado como el lugar de las "sú- En este esquema de criminalizacion a los jóvenes y con el
per pandillas", presenta un descenso de .. }.5 por ciento en el objetivo de avanzar en un marco sociopolítico de control de las
número de reportes de crímenes violentos en un periodo fronteras, el 29 de junio de 2005, México y los paises centroame-
que abarca desde mediados de 1999 hasta 2004»' ricanos acordaron trabajar de hirma conjunta para combatir a
las pandillas, a las manis, al crimen organizado val narcotráfico.
La criminalización y endurecimiento contra los jóvenes Vicente Fox destacó los acuerdos entre los socios del - I LC para
en Estados Unidos posee un claro perfil étnico, pues se concen- aspectos de seguridad, que incluyen terrorismo, crimen organi-
tra contra los jóvenes latinos y ¿ifroestadounidenses. De acuer- zado, narcotráfico, drogas, pandillas "y todo lo que atente con-
do con el informe del ,lustice l'olicy Institute: tra la seguridad de estos tres países de Norteamérica".'
El 1 de julio de 2005, "Estados Unidos, México, Centroamé-
Mientras que una tercera parte de los jóvenes puede verse rica y República Dominicana acordaron 'coordinar' planes para
envuelta en serios actos delictivos, una investigación del Pre- enfrentar a las pandillas y crear una fuerza regional para com-
chal Resourse Center encontró que 82 por ciento de jóvenes
batir al narcotráfico y al terrorismo" (Al", 01-07-05). En esta re-
juzgados en cortes para adultos pertenecen a las minorías:
unión, Dan subsecretario adjunto de Estados 1f nidos para
siete de cada diez jóvenes que son sentenciados como adul-
tos son afroamericanos o latinos. Tinto si son miembros de Asuntos del flennsferio, señaló que el objetivo era fortalecer
una pandilla o no, los afroamericanos y latinos se enfrentan los mecanismos de defensa, añadiendo que:
con la parte más dura de las políticas diseñadas para encar-
celar jóvenes con la justicia juvenil y el sistema adulto.'s ". Angel Moya, autor del libro /Jamo knigs, ubica la organización de
este grupo de la siguiente manera: 1...11a cu na española se llaman la Sa-
grada Tribu AinCuica España y se divide en cuatro reinos, Reino Inca, que
También en Europa ha adquirido relevancia la reacción es Madi id; Reino I lispano, Barcelona; Reino Maga, valencia y Alicante,
frente a las pandillas juveniles. La prensa española alerta sobre Reino Azteca, Murcia. Cada reino tiene c:apitulos o distritos. En Madrid
la presencia de pandillas juveniles de origen latinoamericano sun e.l Lapilt110 VII.11:0(.11,1 que es Latina, Hawno que es Cambanchel
La rivalidad viene de fuera En Estados Unidos cierran filas juntos, pero
que recuperan símbolos y códigos de los cholos y las maras, en-
no en Ecuador donde se enfrentan por los barrios mas pehies de Gua-
tre las que se destaca a los Latino Rings, los Ñetas o Lis Latino yaquil y Quito. La diferencia es Litio Rings son mas de los
Queens. A los primeros se les atribuyen códigos de conducta anos r.uamnta. La Asociación P10 1.)eteelios del Caminado (Ni 1.1) Se (leo
en les setenta en un penal de Licito Rico. En todo lo demas se parecen
mucho, salvo en los colores. Los Netas van de rojo, blanco y azul, como
la bandera de Puerto Miro!'
Notimex, 30145-05
ir IAl. aNi Vai EN/.t IN'IRtiiEl ti.Ida r N ANOS 1)1 ( HOLLI)11)

Estados Unidos está interesado en coordinar acciones con En los últimos cuatro anos en lloncluras, con una población
Centroamérica y México ante el incremento de pandilleros de 6.8 millones, se registraron 14 000 homicidios, mientras
que tienen presencia en barrios populosos de la regios y en que en El Salvador y Nicaragua, los niveles de asesinatos su-
ciudades estadounidenses.'"
peran los 50 por cada 100 000 habitantes (la Organización
Mundial de la Salud considera pandemica una tasa que su-
pere los 10 homicidios por cada 100 000 habitantes)»"
MIEDO y VIOLENCIA: LA GUERRA PREVENTDA
CONTRA LOS POBRES Gustavo Sierra destaca que:

En Centroamérica circulan ilegalmente más de dos millo-


No se puede negar, la evidencia es apabullarte: vivimos en un
nes de ¿trinas. Solo en El Salvador hay más de medio millón.
mundo violento; sin embargo, debemos distinguir los rostros Y la mayoría son modernas y de grueso calibre, como los fu-
de la violencia. No podemos aceptar que se equipare a los ma- siles M-16 y el AK-47. La mayoría de estas armas provienen
nsos o a los miembros de pandillas y barrios juveniles pobres del arsenal entregado por la guerrilla y, por sobre todo, la
con el terrorismo, ni puede sostenerse que el peso fundamen- Contra nicarague nse financiada por Estados Unidos.r
tal del narcotráfico se encuentre vinculado con ellos. 'Entino-
co resulta creíble que las oraras sean el principal factor de la En junio de 2005, Kofi Annan, secretario general de la ONU,
violencia social que estamos viviendo, o que representen una presento el informe sobre pobreza donde reconocía que en el
amenaza para la seguridad nacional de los países de Norte y inundo existen 1 000 millones de personas que viven por deba-
Centroamérica. La violencia existe dentro de las !liaras y den- jo de la línea de pobreza extrema de un dolar al día" y la CUAL
tro de las pandillas conformando (en algunos lugares) proble- informa de más de 224 millones de pobres en America Latina.
mas de seguridad publica. Esta condición es evidente, pero se En la Recapitulación de Labores (2002) del Consejo de Segu-
ha hipostasiado el fenómeno, reduciéndolo a los perfiles de vio- ridad de Naciones Unidas, se reconocen los problemas de se-
lencia e involucrando en él a todos los miembros de pandillas cuestro, reclutamiento forzado, mutilaciones, desplazamientos
o de los grupos juveniles proscritos. Por ello, más allá de los es- obligatorios y abuso sexual de niños en contextos de conflic-
tereotipos, resulta necesario repensar algunos aspectos que de- tos armados, donde mueren más civiles que militares. Mientras
finen la vida de los jóvenes. el Consejo de Seguridad de la ONU se pronuncia por la protec-
De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, ción de los civiles, omite que los países miembros permanen-
en Estados Unidos mueren 65 personas diariamente como con- tes del mismo Consejo son los principales productores y distri-
secuencia de actos de violencia y 6 000 quedan heridas, mien- buidores de armas en el mundo, o que pueden ser
tras que en América Latina y el Caribe hubo 456 000 muertes
violentas, lo que significó 1 250 muertes diarias en 1993.'" 56 mil y 655 mil iraquíes muertos (dependiendo del calcu-
lo), decenas de miles de heridos, el desplazamiento de unos

1 " VII leuinón del Mecanismo del Diálogo y ronce] taviún de


29 de junio de 2005. kg, Mor ine re mento dr pa urlillas Gustavo Siena, Maras. Imponen la mano cima para combatir las
, Connmang ica pandillas', en Clari s, 1 i de mayo de 2005.
OSA logran acuerdos de seguridad'', 01-07-05
"' /dein
'" Organización Panmin Mana (le la Salud, La noleaca, ea las Alma N
cas 0M2, "Objetivos de desarrollo del milenio: Annan presenta ¡M'or-
pm alcana social (id saJo AA, i ING
ine de avances mixtos", J de junio de 2005
r

26 \ \ 1.11`7.1 I A ..ARO( 1 \ 112(11)1 101\ ( 11(\ '2(1S ti. It )1.1.1)11)

c21112122 111111011e12 de civiles ponla guerra, y del Indo estadouni-


que, definen la presencia de novas V pandillas en Estados Uni-
dense más de tres mil muertos, por lo menos 20 mil heridos,
aproximadamente unos 250 mil con padecimientos por el dos, México, España y Centroamérica. En este esfuerzo colec-
síndrome del (tstres postraumatico, un tercio de todos los tivo participan académicos de Estados Unidos, México, El Salva-
soldados que regresan de Irak o Afganistán con problemas dor, Ecuador y España.
de salud mental. Expertos calculan que mas de tres mil ira- En el primer capítulo del libro, "La mara es mi familia",
(pies y 100 estadounidenses molaran durante cada mes que presento diversos elementos que ilustran continuidades y ruar
continué esta guerra:" turas del proceso pachoino, nombre con el cual defino una tradi-
ción recreada de pachucos, cholos y mareros, enfatizando las
Tampoco se destaca que en la Guerra del Galli) (1991) murie- condiciones objetivas y socioculturales que les identifican, es-
ron cerca de 3 500 civiles y que, en 2001, 1 800 civiles afganos pecialmente los códigos recuperados por la mara, entre los cua-
inocentes fueron victimarios. les destaca el lenguaje, la expresión corporal, la organización
Naciones Unidas reconoce la existencia de 21 millones de territorial, la brincada como rito de iniciación, los tatuajes, los
refugiados y personas internamente desplazadas, que es otra placazos, los murales, los lowriders y la lealtad barrial.
de las formas que asume la violencia contra los pobres en el En su trabajo "Marginalidad múltiple: un mateo compara-
proyecto de globalización dominante. A los desplazados por tivo para comprender a las pandillas"„la mes Diego Vigil anali-
razones de violencia, podemos añadir los desplazados por la za las pandillas estadounidenses como resultado de procesos
violencia económica, que tan sólo en diez años ha producido de marginación de personas y grupos desprovistos de poder
cerca de 4 000 muertos en la frontera entre México y Estados económico y político. La marginación alecta principalmente
Unidos. a inmigrantes étnica mente diferentes que llegan buscando tra-
En 2002, un informe del Banco Mundial destacó que "la bajo, el proceso migratorio afecta la estructura y la estabilidad
violencia contra las mujeres era una causa tan grave de muer- familiar. Este proceso se presenta en diferentes niveles, por ello
tes y discapacidades entre las mujeres en edad reproductiva Vigil utiliza el concepto de marginalidad múltiple que refleja
como el cáncer, y una causa mayor de mala salud que loslicci- la complejidad y persistencia de fáctores económicos, ecológi-
dentes de tráfico y el paludismo juntos", y que Estados Unidos cos, socioculturales y psicológicos que subyacen a las pandi-
superaba los 5 800 millones de dólares anuales por servicios llas callejeras.
médicos, atención sanitaria y pérdidas de productividad» Roxana Martel igueros colabora con el trabajo "Las maras
Frente al tratamiento sesgado y estereotipado de la violen- salvadoreñas: nuevas límalas de espanto y control social", don-
cia y su atribución a los jóvenes (en especial a las pandillas), de analiza a las maras salvadoreñas como construcciones ba-
conviene recuperar el contexto en el cual se presentan estas sadas en la generación de espanto y control social, ubicando la
discusiones, para no extraviarnos en la interpretación. Los tex- violencia y el miedo como componentes inscritos en la histo-
tos que componen este libro dan cuenta de diversos aspectos ria salvadoreña. Martel define los componentes del miedo como
parte de una estrategia política de los sectores dominantes.
También utiliza datos estadísticos que ubican el contexto de la
La lo aria, sfibaclo 17 de marzo de 2007, 'Unos if-H
violencia en El Salvador, historiza a los sujetos portadores del
decenas de. heridos v d PX0(10 '
( umro millones, saldo de la gnomo . del
miedo y describe narrativas (éinic y étic) de los mareros
corresponsal 1m NUCV.1 York. David 1> ooks
oNT 1 , "Detras do puertas ( erradas_ violencia c011t L as 11111jrn:22, de quienes hablan sobre ellos, identificando referentes identita-
2005,
rios auto y heteroconstuidos. Finalmente, Martel analiza el seri-
28 JOSP: NIAMIEI. I.ENZL 11,A Al« IN I '<ODIE (JON CIEN ANOS DE CHOLEI /AD 29

tido y significado de la construcción política y mediática do las identifican a las ma ras y a los jóvenes pobres como enemigos
maras. internos.
Alfredo Nateras Domínguez desarrolla el tema "Adscripcio- En el trabajo colectivo "Jóvenes y 'bandas' latinas en Bar-
nes juveniles y violencias transnacionales: 'cholos' y Manas —, celona: fantasmas, presencias, espectros", Garles Feixa, Laura
en un texto con tres ejes interpretativos que permiten analizar I'orzio, Carolina Recio y Noemí Qienes, presentan resultados
el sentido de las pertenencias e identificaciones de cholos y de una investigación en proceso sobre las imágenes sociales y
mareros. Los ejes que conducen la reflexión de Nateras son: el las identificaciones culturales de los jóvenes de origen latino-
panorama sociocultural mexicano y centroamericano; la infor- americano que radican en Barcelona y su área metropolitana.
mación empírica sobre la violencia social en estos países, y la Los autores reflexionan a partir de la cobertura mediática de la
interpretación de las pandillas juveniles callejeras como expre- muerte de Ronny 'Duna, un joven colombiano asesinado por
sión de tensiones y conflictos derivados de la ruptura de las los Netas, en un equívoco acto do venganza contra los Latino
mediaciones entre ellas, el Estado y las instituciones. Rings (Tapia no pertenecía a ninguna pandilla). Los autores ana-
En su texto "Las moras, un problema sobredimensionado", lizan el proceso estigmatizador que incluye tanto a las pandillas
J. Martín Iñiguez Ramos analiza el fenómeno marero tomando como a los jovenes latinoamericanos y a los migrantes, utili-
como ejemplos al Barrio 18 ya la Mara Salvatrucha 13. Iñiguez zando discursos propiciadores de miedo. Parte de este proceso
Ramos ubica similitudes y diferen cias entre estos agrupamien- estigmatizan te se construye atribuyendo a las bandas el creci-
tos y cuestiona su clasificación como problema de seguridad miento de la inseguridad en Barcelona, a posar de que sólo dos
nacional, argumentando que los mareros no son responsables por ciento de los jóvenes latinoamericanos de Barcelona per-
ni del uno por ciento de los delitos cometidos en la frontera tenecen a ellas. Los autores señalan que los medios masivos
sur mexicana. Posteriormente discute la definición de la mara de comunicación producen, reinterpretan y crean la realidad,
como problema de seguridad pública v ubica la dimensión so- además de que discuten las identidades de los jóvenes como
cial del fenómeno, concluyendo que: "cuando a una sociedad identidades híbridas, definidas por cuatro matrices básicas: la
se le niega la posibilidad de soñar, la realidad se vuelve una tradición estadounidense, la tradición latinoamericana, la tradi-
pesadilla". ción transnacional y la tradición virtual.
Javier Navarro Briones, en "La construcción de un ene- En el capítulo "Imaginarios de conductividad juvenil en
migo: seguridad, maras y derechos humanos de los jóvenes", Ecuador", Mauro Cerbino analiza los discursos dominantes so-
analiza los temas de seguridad pública, seguridad nacional, mi- bre la supuesta violencia implícita de los jóvenes y problematiza
gración y derechos humanos como elementos asociados a las algunos conceptos que resultan insuficientes para interpretar
bandas juveniles por las autoridades mexicanas v los medios estos fenómenos sociales, como la desarticulación familiar o
masivos de comunicación. Para Navarro Briones, el tratamien- la pérdida de valores. Cerbino desvincula las acciones violen-
to sesgado del tema de las maras por parte del Estado apunta tas de los grupos juveniles de supuestas causas intrínsecas a
hacia la instrumentación de políticas que vulneran los dere- su condición juvenil y las ubica en su relación con "condicio-
chos humanos. Para el autor, el fenómeno tic las manis os in- nes problemáticas generales de la cultura contemporánea", ca-
troducido de manera forzada como parte de los temas "riesgo" racterizada por juegos de etiquetas desde los cuales se construye
para el Estado. Navarro discute la identificación de las maras a los otros. 11 autor analiza el estereotipamiento ~banco de
como enemigos a partir de la creación de miedos colectivos y los jóvenes ecuatorianos y define a las pandillas como un modo
advierte sobre nuevas leyes y acuerdos transnacionales que de vida. Por ello, ubica a las culturas juveniles desde su capaci-
30 losa yInnl I \ u cN/cr.I \ n« I 1\ aro mé IcN (11N n\b DI I le )1 11(n) 31

dad de crear modos alternativos de vida social y cultural, con- guares para ser expresado, un vínculo idóneo en lo criminal".
siderando que las practicas violentas de las pandillas sólo r e- Interpretara la mara como sintorrui, permite a Reguillo rom-
presentan "ilusiones" de transgresión del orden social. Ler bino per el "aburra social" en el que se le ha colocado, argumentan-
concluye que: do que:

para que Lis políticas públicas para la juventud Sean Clel:-


t.a mara se instala en el vacio de legitimidad, de hegemonía
ovas, es necesario que tomen en cuenta los horizontes de
en el sentido gramsciano mas profundo ■,r, desde allí, desa-
creación simbólica potencial que configuran los mundos
Ha la legalidad, pero al hacerlo coni roma una ausencia, no
una presencia.
En el texto "Pandillas y sociedad contemporánea", Carlos
Mario Perea Restrepo reflexiona sobre la expansión de las pandi- 1-rente a 1:1 insolvencia de las interpretaciones oficiales so-
llas, señalando las características que las definen, De manera bre las roanas, Reguillo concluye que:
particular, analiza los significantes que les dan sentido y discu-
te la dimensión simbólica que el discurso pandillero pone en penemos un problema que no se resuelve citando estadísti-
juego. Para Perca, cas de la crisis, ni apelando a la revancha de lo divino tra-
vestido en lo jurídico. El momento exige reflexiones muy
serias, que sean capaces de no destruir por la violencia, lo
[...I el rasgo cultural característico de la contemporaneidad
engendrado por la violencia .
es el individuo entregado a sus propias síntesis simbol has:
la fractura entre identidad y práctica ahonda la pérdida del
contenido social de la experiencia.
SIGN/ xx (ANIBAL:VIIft, XXI
Según él, el pandillero es uno de los más inquietantes jero-
glíficos de la sociedad contemporánea, por lo que realiza un Las pandillas y las oraras son identificaciones límite, atrinche-
recorrido ilustrando a las pandillas y haciendo referencia a sus radas, conformadas por fuertes códigos de lealtad y solidari-
formas de codificación simbólica. La pandilla no es oteo, por dad, pero también de violencia y de autodestrucción. En esa
ello carece de sentido la pretensión de eliminarlas por la vía permanente contradicción se deliren los significados que dan
de la represión física. A lo sumo, la persecución la repliega o sentido a estos barrios y pandillas transnacionales. 1,os barrios
endurece su transgresión. y pandillas aluden a fOrmas alternativas de socialización y a
En el trabajo que cierra este libro, "1,a mara: contingencia formas de vida que emergieron a finales del siglo xix, pero
y afiliación con el exceso (re-pensando los límites)", Rossana se fortalecen en el xx con el incremento de la población joven,
Reguillo analiza la construcción discursiva de la mara como un los procesos de urbanización y la ampliación de la cobertura
retrato perfecto de la amenaza externa, retrato al cual colabo- escolar Las pandillas aparecen como construcciones de los sec-
ran de forma activa los propios marero s. i.a autora revisita tex- tores medios y altos para etiquetar la visibilidad de las agru-
tos germinales sobre las oraras para (re)descubrir pistas paciones infOrmales de jovenes pobres que se reunían en los
interpretativas y ejes que definen nuevas miradas. Reguillo barrios como tanteo espacio disponible e iniciaban nuevosapren-
analiza a la mara como síntoma radical del malestar contem- dizajes marcados por la confrontación de sus referentes buco-
poráneo, "que encuentra en la carencia o insuficiencia de len- licos con los nuevos contextos 1.II.banos. Las fronteras barriales
32 Jos ti; MANUEL VALENZUELA ARCE

y las pandillas se fueron endureciendo junto con el crecimien-


to de la violencia urbana y del narcotráfico.
Las pandillas refieren a los procesos de desocialización que
vivimos en las últimas décadas, concepto que utilizo para desta-
car una nueva condición cualitativa de la vida social. Vivimos LA MARA ES MI FAMILIA*
una importante desestructuración de instituciones sociales que
definieron certezas y trayectorias para amplios sectores socia- José Manuel Valenzuela A rce
les. Los signos evidentes de la desocialización se muestran en
el entramado social que subyace al fenómeno de las matas, las
pandillas y otras formas de agrupamiento informal disponi-
bles para las y los jóvenes. Atender a fondo estos problemas im-
plica considerar con seriedad la vulneración de las políticas y PACHDCOS, CHOLOS, MAICEROS Y VIDA LOCA

las instituciones de asistencia social, la centralidad de la vio-


lencia en la vida pública (y privada), la corrupción de las insti- Los procesos transfronterizos adquieren fuerte presencia y ge-
tuciones, la guerra sustentada en la mentira, la acumulación neran fenómenos sociales que definen aspectos centrales del
por encima de las necesidades, la debacle de la ética laboral, la mudo global. Algunos de ellos han adquirido conspicua presen-
disminución de la educación como recurso confiable de movi- cia en América Latina, en los ámbitos económicos, sociales y
lidad social, el desgaste de la retórica política tradicional, el culturales, cuyos ejemplos los encontramos en la maquiladora,
desdibujamiento de las fronteras axiológicas que identificaban la migración y las mitras (grupos juveniles que incorporan en
a los buenos de los malos, la simonía, la expropiación de la es- su expresión conductual, organizativa, verbal, hiocultural y ges-
peranza de millones de jóvenes, el miedo y la violencia como tual, diversos elementos provenientes de los jóvenes mexica-
recurso de control social, el desplazamiento forzado por la po- nos y chicanos adscritos al cholismo).
breza o la violencia. Algunos grupos juveniles pertenecientes a los sectores po-
La comprensión de las maras, las pandillas y otras expre- pulares han dado vida por cerca de siete décadas a una espe-
siones juveniles contemporaneas, requiere ampliar la mirada cial forma de recreación sociocultural juvenil, transnacional y
hacia el complejo entramado social desde el cual se construyen
sentidos, significaciones y proyectos de vida, y desde donde se * Las ideas centrales de este trabajo fueron desarrollados en los si-
alimentan o se desvanecen las esperanzas. Ése es el acerca- guientes trabajos: ¡A la brava ese! Cholos, pL417ks y chavos banda, México, El
miento colectivo que buscamos en este trabajo. Colegio de la Frontera Norte, 19137; El color de las sombras- Chicanas, iden-
tidad y racismo, México, Plaza y Valdés/Universidad Iberoamericana/El
Colegio de la Frontera Norte, 1998; "El barrio cholo", en Problemas Socia-
les (Id Norte, Cul iacán, Universidad Autónoma de Sinaloa, 19115; "Los cholos
del Barrio 13", en Casa del Tiempo, México, RAM, noviembre de 1983, pp-
14-22; "Pachucos, cholos y punks", en Esquina Baja, abril de 1988, pp. 3-
8; "Barrios y bandas juveniles", en El Cotidiano, México, 11AM, enero de
1987, pp. 73-78; "El cholismo en Tijuana: antecedentes y conceptuali-
zación', en Revista de Estudios sobre la Juventud, 1984, pp. 37-68; "Algunas
consideraciones acerc a de la chola", en Revista de Estudios sobre la Ju ven-
tud, diciembre de 1984, pp. 67-72.
34 .tose siasuri, VALENZUELA aecr LrA 85 VII I aNELIA 35

transfronteriza, que podemos definir como pod loma, aludiendo cios latinoamericanos marcados por la precariedad y la pobre-
a los tres fenómenos juveniles que le dan sentido: pachucos, za. En Guatemala, la mitad de la población se encuentra forma-
cholos y maras, cuyo contenido analizaremos en los siguien- da por ,jovenes menores de 20 años y su capital cuenta con
tes apartados. más de 60 maras, con un promedio de 40 a 50 integrantes cada
Más allá de la visión estereotipada sobre las maras que so- una, aunque otras estimaciones hablan de 28 000 mareros (Le-
bredimensiona sus aspectos delictivos, éstas conforman una venson, 1996).
condición juvenil compleja y heterogénea que también debe Las maras irrumpieron en los escenarios centroamerica-
analizarse desde perspectivas socioculturales que interpre- nos, generando una reacción adversa en diversos sectores so-
ten de forma solvente la comprensión de elementos que las ciales, oficiales y policiacos. También los medios masivos de
definen, como el lenguaje, el cuerpo significado (tatuaje, ges- comunicación participaron en la generación de su represen-
tualidad y vestuario), el graffiti y sus formas de organización. tación hipostasiada y estigmatizada. La imagen de las maras
Las maras se encuentran definidas por códigos sociocultura- producida mediante una recurrente sinécdoque mediatic,a, de-
les sólo comprensibles desde una perspectiva transnacional y vino violencia, asesinato, robo, violación, delincuencia, secues-
en relación con movimientos y culturas juveniles que definen tro y pandillerismo.
una parte importante de su repertorio simbólico, códigos so- En la estigmatización de las maras también participaron fi-
cioculturales y patrones de conducta, como los pachucos y los guras institucionales estadounidenses, en el marco de su estrate-
cholos.
gia de generar/utilizar el miedo como recurso de legitimación,
Las maras son agrupamientos al estilo de las pandillas, con- limitando derechos ciudadanos y continuando con negocios
formados por jóvenes pobres y su nombre significa amigo, gente
jugosos a costa de cientos de miles de vidas inocentes. Por ello,
de uno, gente como uno, nuestra gente. Es una palabra amis-
las maras fueron asociadas al eje del mal, destacándose, sin nin-
tosa que antecede a la raza, el pareen), el homi e o la homegi rl.
guna evidencia, que había una supuesta alianza entre mareros
No obstante, la policía asoció el nombre con la palabra "mara-
bunta", que alude a la condición depredadora de las hormigas y Al Qaeda.
Aunque cada vez contamos con mejores trabajos de investi-
amazónicas que arrasan cuanto encuentran a su paso.
gación sobre las maras,' algunos de los cuales ofrecen infor-
En Centroamérica, las maras crecieron en contextos socia-
mación importante para su comprensión, en la mayoría de los
les definidos por conflictos profundos y escasas oportunidades
para el desarrollo juvenil, así como por fuertes problemas ur- casos observamos tres limitaciones importantes: a) un fuerte
acotamiento del fenómeno, donde se presenta a las maras sólo
banos, desempleo, explotación del trabajo infantil, violencia
urbana y civil, y la deportación de muchos jóvenes que habían desde la perspectiva pandillera y delincuencial, como expre-
emigrado al norte durante los años de la guerra civil. Así crecie- sión derivada de los rasgos sociodemográficos en Centroaméri-
ron las maras; se considera que entre los potenciales integran- ca, o como agrupamiento informal atravesado por la violencia
tes de las maras se encuentran los jóvenes que crecieron en los
contextos urbanos de la década de 1980, los deportados desde Avancso, Por sí mismos. Un estudio proniliminar de las "maras" en la
Estados Unidos, parte de los 100 000 huérfanos de la guerra ci- ciudad de Guatemala, Guatemala, Avancso (Cuadernos de Investigación,
núm. 4), IORO. Destacan los libros publicados por Egic/iDrso/WIES/IUDOg,
vil, las víctimas de la represión (ex policías y ex militares) v jó-
Maris y pandillas en Centrownehca, vol. I , Managua, oca, 2001, y Moras
venes que no encuentran en las ofertas formales, opciones que y pandillas co Centroamérica, vol. II, Pandillas y capital social, San Salva-
les permitan una vida distinta a la que encuentran en los espa- dor, t aS, 2004.
36 .1081: MÁNI II(I. \'Al I N/Jr1 AR( 37
LA MARA ES MI IAM11,1A
y elementos asociados, al ni ismo tiempo que se observa un PAL/I0MAS: PACHUCOS, (:1101.CS MASAS
fuerte descuido de la dimensión sociocultural; in
la ausencia
de trabajos que ubiquen a las maras dentro de discusiones mas Las fronteras México-Estados Unidos y las fronteras centroame-
amplias sobre las culturas y las identidades juveniles, y e) la ricanas son espacios complejos donde ocurren procesos cultu-
ausencia de una perspectiva diacrónica que ubique a las matas rales intensos de recreación, resistencia, disputas y conflictos.
como parte de procesos más amplios referidos a grupos mexi- Esta diversa y compleja relación intercultural participa en la
canos y chicanos en la frontera México-Estados Unidos y, de (re)creación de los imaginarios sociales tronterizos: esos mar-
manera particular, la influencia mareante de pachucos y cho- cos intersubjetivos que inciden en la conformación de sentidos
los, como movimientos, juveniles que aportan parte central del y significados que orientan las relaciones y experiencias coti-
repertorio simbólico, organizacional y de códigos conductuales dianas. En la frontera se presentan diversos procesos culturales
de las manis.
transfronterizos, entre los cuales destacan por su visibilidad,
Considerando los puntos arriba destacados y la necesidad los movimientos juveniles que, desde finales de los años trein-
de incorporar una interpretación sociocultural al fenómeno ta del siglo pasado, han dado vida y estilo a las calles y barrios
marero, me interesa reflexionar en este trabajo sobre el fenóme- mexicanos y chicanos en ambos lados de la frontera.
no de las triaras a partir de la experiencia acumulada de lo La primer figura emblemática de las culturas populares
que defino como el proceso pitchowa, un proceso no lineal que juveniles transnacionales y transfronterizas no referida a los
implica continuidades, apropiaciones y recreaciones, pero tam- prototipos creados por las industrias culturales y los medios ma-
bién rupturas y vínculos conflictivos. Considerando estos ele- sivos de comunicación, fue el pachuco, el cual surgió en con-
mentos, a continuación desarrollar( una perspectiva cultural textos definidos por el crecimiento de la población de origen
de estos tres fenómenos juveniles, destacando sus identil icacio- mexicano en Estados Unidos y los procesos de urbanización
nes conspicuas y obtusas, sus nexos visibles y la opacidad de que vivió la población mexicana como consecuencia de la de-
sus articulaciones. manda de trabajadores propiciada por la aceleración económi-
A mediados de la década de 1980, las maras expresaron la ca estadounidense derivada de las dos guerras mundiales. De
metamorfosis de las pandillas, integrando a jóvenes pobres y esta manera, la población de origen mexicano que había esta-
recuperando diversos símbolos y elementos derivados del cholis- do vinculada con el trabajo agrícola, con los sectores rurales o
mo, situación en la cual influyó la experiencia de los migran- con el tendido de vías, creció en nuevos escenarios urbanos,
tes a Estados Unidos, quienes se familiarizaron con las rutinas relacionándose con el trabajo industrial y de servicios.
de vida, simbología, lenguaje, vestuario y códigos estéticos de Durante ese periodo, el racismo institucionalizado estable-
los barrios chicanos y mexicanos. Al mismo tiempo, la depor- cía trayectorias sociales diferenciadas a partir de la condición
tación de los pintos (presos) de las cárceles estadounidenses étnica. l'or ello, el pachuco incorporó de manera conspicua
obligó a muchos jóvenes a regresar a sus lugares de origen símbolos identitarios definitorios del perfil cultural de lo me-
(también se deportó a jóvenes de origen salvadoreño o guate- xicano como recurso de resistencia social, política y cultural,
malteco, o de otros países centroamericanos, que nacieron en frente a la condición prevaleciente de subordinación social y
Estados Unidos v eran residentes legales de ese país). Las maras de desacreditacion cultural.
recrearon aspectos importantes provenientes del pachaco El pachuco marco las calles con sus plat;azos, incorporó
de los cholos, en contextos permeados por la violencia y la cir- sus lealtades en la epidermis mediante tatuajes visibles y osten-
culación de armas de fuego y de drogas. tosos, recreó sus recursos discursivos ampliando la transfor-
i8 JOSI, NIAN( 1 1.1 \ EN7,1 1 ELA A14.1 LA MARA ES MI 1.11N111.1.1 39

'nación lingüística de palabras en inglés, español y espanglish, fronterizas del centro y sur mexicano, cubriendo gran parte del
también adoptó un vestuario y una estética que permitía el territorio nacional. La frontera sur no contuvo el crecimiento
movimiento ágil para tirar estilo al ritmo de mambo, de swing de los cholos, quienes contribuyeron a dar forma a uno de los
o de boggie. El zoot suit del pachaco acentuaba sus desplan- movimientos con mayor visibilidad en el área centroamerica-
tes desafiantes y el reto cortaba el aire con sólo oprimir el bo- na: las 'liaras; es decir, los amigos, la gente, nombre entrañable
tón de la lilera. Juntos, el pachuco y la pachuca delimitaron que devino riesgo y amenaza en la conversión que le imprimie-
nuevos territorios, y ellas conquistaron espacios que hablan es- ron los cuerpos policiacos, aludiendo a una condición ivasa-
tado reservados para los hombres. La pachuca patrulló y de- liante v depredadora, imagen que muestra su percepción sobre
fendió los territorios apropiados, le dio gusto al cuerpo con la estos grupos juveniles que mantienen un importante contac-
bailada, sacó sus navajas elaboradas con limas de uñas, colocó to con las gangas estadounidenses y con pandillas v barrios me-
hojas de rasurar en sus cabellos y participó en las broncas y xicanos.
aventuras del barrio. El chuco y la ehuca también se definie- El proceso pachorra inició c:on los pachucos que crecie-
ron desde los límites identitarios de su comunidad, se formaron ron en contextos fronterizos de finales de los años treinta y
en sus hábitos y sus habituaciones, enfatizaron sus adscrip- creció en los años cincuenta y sesenta en escenarios sociocultu-
ciones étnicas, le dieron sentido a la solidaridad del barrio y rales caracterizados por el incremento de los nacimientos esta-
redefinieron sus campos de lealtad y de adscripción. dounidenses, pues en ese periodo la población aumento en 28
Desde finales de los años treinta, y de manera importante millones y más de 40 por ciento de la población de la posgue-
hasta los años sesenta del siglo pasado, el pachuco definió los rra tenia menos de 2t) años. El incremento de la población ju-
territorios juveniles fronterizos en el norte mexicano y en el venil, además de la fuerte urbanización poblacional, generó
sur estadounidense. En México surgieron una gran cantidad las condiciones a través de las cuales se articularon diversas
de pachucos v pachucas que se identificaron desde las garras y formas de expresión de los jóvenes estadounidenses y acerca-
el estilo, elementos que los hacían visibles y vulnerables a las ron las miradas y los desencuentros de jóvenes de diferentes
persecuciones policiacas y a los cuestionamientos de las cultu- nacionalidades y grupos étnicos. Sin embargo, más allá de los
ras legitimadas. El pachuco dio visibilidad a los ,jovenes mexi- planteamientos "con traculturales", que prevalecieron como mar-
canos en Estados Unidos y a los jóvenes pobres de la frontera ca de los grupos juveniles del periodo, en los barrios habitados
mexicana. Ambos frieron sujetos de la persecución policiaca por la población mexicana y chicana se mantenía una impor-
aunque por motivos distintos. En México y en Estados Unidos, tante definición identitaria a partir de códigos delimitados de
el pachuco se apropió de un repertorio simbólico que pondera- manera importante por la adscripción étnica.
ba la resistencia y dio forma al primer fenómeno juvenil popu- El pachuco comenzaba a dar paso a una nueva y poderosa
lar transnacional y transfronterizo. expresión entre los jóvenes urbanos de origen mexicano de los
Para la década de 1960, el pachuco, ampliando la capaci- barrios de Los Ángeles: el cholismo; concepto de lejanos oríge-
dad transformativa y mutante del oxólotl, se transIbrino en el nes, organizado de manera fundamental en redes infbrmales
cholo (xolot una nueva figura transfronteriza que creció ma- definidas por la similitud de carencias económicas, gustos, refe-
sivamente entre los jóvenes mexicanos y chicanos en ambos rentes culturales, ausencia de poderes, importantes procesos
lados de la frontera. La irrupción del cholo resulto contunden- dr resocialización. El cholismo también vivió una fuerte segre-
te desde inicios de los años sesenta y por más de cuatro décadas gación derivada de la pertenencia étnica; redefinición de las
se expandió por las ciudades de la frontera y en ciudades no formas tradicionales de organizacion familiar; la droga que npa-
'10 JOSÉ MANII:L VALENZUELA ARCE
LA MARA ES,I FAMILIA 41
roció en todos los sectores sociales; la violencia como eje impor-
dad y espacios de interacción, y participan en la definición de
tante en la delimitación de poderes; la segregación barrial que sus experienias sexuales.'
funciona como invernadero de practicas culturales v referen- Gran parte de las respuestas frente a los barrios juveniles
tes simbólicos.
se han canalizado hada posiciones de carácter policial o me-
En el cholismo destaca la utilización de elementos simbó- diante programas educativos; sin embargo, los barrios expresan
licos definitorios del perfil cultural de lo mexicano como mar- problemas profundos de nuestras sociedades y, en particular,
ca decantada de recuperación y reinvencion del pasado y recur- de los jóvenes pobres. En el problema de los barrios se expre-
so de resistencia por parte del movimiento chicano. En este san conflictos culturales y sesgos de los procesos de sociali-
movimiento, los murales, dibujos y tatuajes fueron elementos zación primaria y secundaria, pero también refiere a formas
a través de los cuales se exhibían las lealtades y se delimitaban diferenciadas de integración de los grupos étnicos en los proce-
las marcas de adscripción. Entre los referentes simbólicos del sos institucionales. Asimismo, nos remite a una visión discrimi-
cholismo han prevalecido las imágenes sacras de la Virgen o natoria en el universo simbólico estadounidense. En un sentido
de Jesucristo, los referentes patrios representados en la figura amplio, los barrios conforman procesos de socialización diferen-
indígena o la bandera, las construcciones nostálgicas sobre el tes a los definidos desde la socialización primaria y secundaria
terruño, las experiencias cotidianas del mundo de vida marca- institucionalizada, pero también participan en la definición de
do por la violencia, la droga, el carnalismo y la muerte. códigos de vida y de muerte que marcan las rutinas, los estilos
A los cholos estadounidenses los homogeneiza la pobreza y los proyectos de vida de los jóvenes.
y su pertenencia étnica y encuentran sus referentes de iden- Los cholos actúan mediante códigos de honor y orgullo a
tidad en su nueva condición como chicanos, pero también en través de los cuales se definen a sí mismos; el cholo y la cho-
lo que conservan y significan de lo mexicano. Uno de los ele- la viven un constante proceso de prueba que se inicia en los ri-
mentos que encontramos de manera recurrente en el cholis- tos iniciáticos para ingresar al barrio, donde la mayoría de las
mo es la existencia de familias que no corresponden al modelo veces el joven o la joven debe enfrentar a varios de los miem-
nuclear, la incomprensión, la soledad y, en muchos de los ca- bros del barrio. La vida en éste requiere de múltiples pruebas
que incluyen desde la obediencia a los veteranos (no en to-
sos, importantes rasgos de violencia familiar. Las familias se
dos los casos), hasta el saber responder ante las afrentas con-
encuentran sujetas a transformaciones fundamentales que in-
tra el territorio o contra alguno de los miembros del gang.
corporan procesos de avergonzamiento cultural, dominio de
La identidad adquirida a través de la pertenencia al barrio
idiomas diferentes entre hijos y padres, conflictos derivados
encierra una valentía sujeta a desafíos permanentes que adquie-
de los procesos de resocialización y la configuración de un sen-
ren dinámicas de gran fuerza, donde el honor no se prueba con-
tido cultural ordenador de la vida. Los cholos encuentran en
tra sí mismo, ni siquiera contra los miembros de otros barrios
el barrio el elemento fundamental de resocialización dentro
o frente ¿I la sociedad global, sino frente a sí mismos y frente a
del cual canalizan necesidades afectivas, sentimientos de perte- la muerte. La muerte no es futuro ni probabilidad, sino certe-
nencia, referentes de poder. Los ámbitos imaginarios existen- za cotidiana y artera. Por ello, muchos cholos se asumen co-
tes no les ofrecen las opciones en las cuales ellos podrían verse mo target, siendo esa familiaridad con la muerte artera una de
reflejados. Los barrios asumen algunas funciones que corres-
ponden a las instituciones sociales, proporcionan satisfactores
2 \Tease James Diego Rauco Gnus Street (Mi: (10d !di
que la sociedad debería de dar a los jóvenes tales como seguri- Southerri Culdurnid, Austin, University ot ]ésas l'ress, 199Ba.
42 1011 NI 1NI I I \ Al I N/I I I \AM 1 LA VARA I S i 1l FAMILIA 43
las marcas profundas que delimitan su expresión y su iden- extravagante de los punks, ni la rebeldía domesticada de los
tidad.
new WaVe, sino la apropiación descontexturdizada de símbo-
Los cholos aparecen en el ámbito cotidiano transfroute- los cotidianos y laborales, su decodificación, la acentuación de
rizo retomando códigos utilizados como recurso de resistencia sus rasgos, su integración corno elementos de demarcación
social por el pachuco y una simbologia popular-mexicana, rea- identitaria, su connotación de alteridad, la sospecha que produ-
propiada y recreada en el movimiento de resistencia político-
cen esas raras identidades de los pobres. Veamos los compo-
cultural durante el movimiento chicano que se decantó a los ba-
nentes simbólicos del cholisino.
rrios chicano-mexicanos en Estados Unidos. Para los chicanos El cholo recurre a canciones antiguas' hiphoperas y nitran-
era el regreso a los mitos fundadores como recurso vertebrador
m'eras , así como a placazos ambivalentes que denotan poder
de una identidad proscrita, para lo cual utilizaron referentes
e indefensión. El cholo rifa a través de la imagen estoica el
simbólicos que articularon a la raza y otorgaron dirección a su
desplante valiente o la seguridad que le proporciona su ads-
movimiento. Estos símbolos se integraron en los barrios y los
cripción al barrio, pero carece de poder social, de capacidad
cholos los retomaron para demarcar identidades y diferen-
económica, de defensa frente a la extorsión policiaca y las re-
cias grupales.
dadas. Su expresión es bajita como su estatus, el lenguaje em-
En el ámbito cotidiano, la fuerte interacción translronteriza
pobrecido y gestora (pocas palabras y mucho contexto). La vida
posibilitó una amplia expansión del fenómeno del cholismo en
es azarosa, impredecible, por eso el El es eco de la incertidum-
ambos lados de la frontera, mientras que el ambito genérico
participó en la recuperación de elementos simbólicos anclados bre. El ámbito de interacción es pequeño, estrecho, por eso las
en un origen común: la Virgen de Guadalupe, símbolos pa- lealtades se reducen al barrio, a la familia: "mi barrio es mi
trios, la imagen indígena, la charra, la madre, etc. La simbología cantón; es mi homeboy, porque ahí están todos mis (rompas".
religiosa mimetiza al barrio con la comunidad mexicana; sin El vestuario también es anclaje laboral: guainitas o tecatitas,
embargo, los símbolos también se construyeron desde los ám- que son zapatos de tela, sin suela (tipo sandalias), que por su
bitos cotidianos (la violencia, el barrio, la muerte, la loquera). comodidad son utilizadas en trabajos donde se debe perma-
La decodificacion de los productos simbólicos otorgó sentido necer muchas horas de pie, pantalones levis o dickies, que son
y direccionalidad a la acción de estos grupos a partir de su pantalones de trabajo (son tramos de color caqui, azules, plo-
apropiación. Es por ello que el uso de objetos cotidianos inser- mos o verdes); estos pantalones son la marca que impone el
tos en su experiencia de vida ha dado forma a la expresión de ritmo de la industria. Camisas pendelton, que son camisas de
los cholos. franela utilizadas para el trabajo en tiempos de frío. También
La marca laboral configura aspectos fundamentales de la utilizan paliacates en la cabeza: tradición atávica que proviene
subjetividad y el sentido de la vida. El tiempo de los trabajado- de la tradición indígena y campirana y que ha sido Inertemen-
res es un tiempo desdoblado por la dicotomización entre tiem- te utilizada en el trabajo de construcción, donde sirve para lim-
po de trabajo y tiempo de ocio, entre el ámbito cotidiano de piar el sudor. Mallas, que son especie de redes que se utilizan
la producción y las diversas redes de relaciones sociales de la para detener el cabello y que se presentan como tina marca
población trabajadora, de donde los cholos recuperaron parte importante de la terciarizacion de la fuerza de trabajo mexica-
importante de su vestuario distintivo. ,rPor qué asombró la ves- na en Estados Unidos, donde las usan como recurso higiénico;
timenta de los cholos?, ,.en qué consiste esa extraña y estigma-
tizada forma de vestir'? Su vestuario no posee la connotación ' Ronsefficas v nnkde los [II-10S (j'E:11111ln 7 sesenta del siglo Nx
44 Josh: MANUEL VALENZIERLA ARCE LA MARA ES MI FAMILIA 45

camisetas (sin mangas), que son ropa interior en tiempos de Los cholos también decodificaron símbolos fundamenta-
frío, o de trabajo cuando hace calor. les del perfil cultural de los mexicanos, tales como la Virgen de
En su análisis de las maras, Levenson incorpora un glosario Guadalupe, ángeles, cristus, símbolos patrios, imágenes de mu-
del caló marero (considerado por algunos como un lenguaje jer mexicana. Estampas cotidianas del barrio y la cotidianidad
propio y cifrado). Resulta interesante destacar que de las 69 pa- que en el consumo grupal devienen signos distantes, exóticos.
labras incluidas, 39 forman parte del caló del cholismo ya con- Su consumo compulsivo denota el mojón disponible de iden-
signado en otros trabajos' (Valenzuela, 1988). tidad, los mitos fundadores que se engrandecen para que no se
Las cholas también usaron los dickies y los levis; pantalo- desdibujen, se alteran pata que mejor los representen.
nes de hombre que después se estilizaron para mujer (muchas La marca de la pertenencia étnica se lleva en la epidermis,
de ellas estaban incorporadas al trabajo en la industria maqui- y las identidades profundas devienen gesto escenográfico, pre-
ladora). Guainitos y ligas gruesas enredadas en las manos, que sencia que es reto y figura; por eso los símbolos se muestran
son ligas usadas en algunas fases de la producción industrial y con denuedo en el vestuario; son declaraciones de fidelidad
que las trabajadoras acostumbraban enredar entre sus manos. que se adhieren a la piel, se estampan en las paredes, sus pare-
Este vestuario extraño fue sacado del ámbito del trabajo para des. En ellas caben todos, hasta los finados, integrados en la
integrarse al contexto extralaboral; son marcas visibles de ads- vida del barrio como anécdotas, recuerdos o gra flitis; son seña-
cripción al trabajo; objetos cotidianos que transferidos a otros les de pertenencia, formas disponibles de decir yo, nosotros,
ámbitos parecen peligrosos, evidencian las figuras estigmati- mi jefa, mi novia, mis carnales, mi torcida, mi campa Mercado
zadas. La aprehensión frente a ellos no se deriva de los objetos o cuiteado, mi barrio, mi jale, mi raza, mis redes afectivas, Mi
en sí, sino del uso que los actores les asignan como elemen- ámbito cotidiano.
tos de identidad grupal y la percepción que sobre ellos elabo- El fenómeno del cholismo también se encuentra atravesa-
ran los grupos dominantes o la sociedad global. do por una importante demarcación derivada del género. Aquí
encontramos una condición compartida donde cholos y cholas
viven una cotidianidad fuertemente marcada por elementos
Bajar (robar, quitar), bien (muy), brincón (pendenciero), bronca
(pelea, lío), bronquear (pelear), caco (ladrón), caer (robar, quitar, conse- de violencia, uso y abuso de drogas, problemas policiales, pro-
guir), cacho (un poco), carnales (socios, amigos), chance (empleo, traba- blemas familiares que incluyen autoritarismo o indiferencia,
jo), chavo (tipo, joven), (bolero (perteneciente a la clase baja, vulgar), sentimientos de subordinación y subestimación, pobreza, posi-
clavo (problema, un hecho que hace quedar en ridiculo), cotorreo (plática ción desafiante, anhelos redentores vertebrados en la fuerza
amena), cuate (amigo, tipo), delinquir (delincuente), ducho ( listo), frajos
(cigarrillos), fut (hdbol), grueso (grave, conflictivo), guisa (muchacha, o las armas, ritos iniciáticos que son puertas de entrada al ba-
novia), heavy (muy bueno), llegarle a uno (gustarle), macizo (descara- rrio como espacio ficticio de poder y ámbito de interacción in-
do, imperterrito), mandarse (abusar), masacre (fuerte, tremendo), mate tensa donde se reproducen sus identidades.
(dabmatar, terminar, hacer-amenazar, discutir, hacer escenas), nais (bue- 11 machismo prevalece a través de múltiples rostros y ex-
no, bonito), onda (comportamiento, forma de ser, buena o Jimia onda, ser
algoburno o malo, ser una persona simpática o no, etc.), en onda (distraí-
presiones, lo cual no se contrapone con los resultados de in-
do, bajo efecto de alguna droga), oreja (policía infibrado, espía), ponerle vestigaciones a los cuales hemos hecho referencia, donde se
(a algo o alguien, robar), resto (mucho, un montón), rollo (tópico, asun- consulta una mayor participación de los hombres en tareas
to), ruco (persona mayor), seno (señora o señorita), tira (policía), toque tradicionalmente consideradas como femeninas. Hl machismo
(fiesta, dar un toque, inhalar de un cigarrillo de marihuana), transar
(negociar, cambiar), vacilar (vagabundear, divertirse) (Levenson, 19911: y la "tolerancia femenina a los malos tratos", aun cuando se en-
65-67). cuentran sujetos a estos cambios, siguen teniendo una fuerte
46 L 55\115/U1 I A fkl“ 1 5 \I \ I: \ I S NII main I \ 47

presencia entre diversos sectores de 1;1 población mexicana. descontextualización cultural se refiere a la inserción en una
Estos se exacerban cuando la sociedad global y en general las normatividad diferente a la existente en México, así como la
relaciones sociales estrechan, proscriben y despojan de espa- adscripción a dos o mas sistemas valorativos. Esta situación de
cios de poder a los miembros de los grupos subalternos; más descontextualizacion cultural se vive como integración no di-
aún cuando se ejercen formas institucionalizadas de discrimi- cotómica, pero muchas veces conflictiva, entre modernidad y
nación étnica. premodernidad, situación que se acentúa cuando existe una
Las prácticas de las cholas, independientemente de que son experiencia migratoria directa.
similares a las de los hombres, poseen semantizaciones dife- Existe una revaloración de la relación con la muerte por
renciadas en la rutina del barrio. Las bandas de cholas se orga- parte de jóvenes inmersos en el barrio. Éste es un espacio en
nizan de manera vinculada con la de los cholos, pero muchas el cual se configura una estructura protectora, pero enorme-
veces sus formas de integración coexisten de manera separa- mente destructiva. La cohesión del barrio se da a través de la
da. Asimismo, la maternidad imprime un papel diferenciado lealtad de sus miembros, y funciona como paraguas que cu-
a la experiencia de la sexualidad, independientemente de la bre necesidades variadas de jovenes con fuertes problemas
mayor o menor libertad sexual que las mujeres asuman, pues familiares, económicos, sociales y culturales. Problemas que
son ellas quienes cargan con la responsabilidad de los hijos. también derivan en una importante disociación cultural entre
Otro elemento que resulta importante destacar es el hecho estos grupos con los valores y propuestas que presenta el Uni-
de que a pesar de que las cholas estadounidenses cuentan con verso simbólico dominante. La familia juega un papel impor-
una amplia información relativa a los métodos anticonceptivos tante como elemento que precipita o contiene la entrada de
y sobre la amenaza del sinn, en su experiencia cotidiana mu- los jóvenes en los barrios, pero no funciona como causalidad
chas no utilizan métodos de prevención. Vinculada con esta unívoca. La reducción de estos fenómenos juveniles al con-
idea se encuentra la alta cantidad de jóvenes cholas que se em- texto familiar limita el análisis, pues al descontextualizar las
barazan a edades tempranas (14, 15 o I fi años) y que deciden relaciones familiares de lo que ocurre en los procesos de habi-
tener a sus hijos en un doble propósito de legitimarse a través tuación e institucionalización social, o de las características de
de "tener algo" y como forma de canalizar una enorme necesi- los procesos de socialización primaria y secundaria, y las opor-
dad afectiva. Asimismo, en una realidad marcada por la ace- tunidades que ofrecen para los grupos subalternos, así como el
chanza prematura de la muerte, los hijos no pueden planearse análisis del universo simbólico y su legitimidad dentro de los
para los años "más adecuados", sino que devienen nexos fun- diferentes ámbitos imaginarios, reduce la situación a una mera
damentales con las posibilidades de vida de cholos y cholas, condena de figuras particularizadas a través de los padres, y
cuyas expectativas de sobrevivencia se encuentran en perma- apresuradamente se concluye que el problema de las gangas
nente amenaza. entre los grupos minoritarios obedece a una suerte de cultura
El primer elemento a destacar proviene del desencue ntro degradada de los pobres v las minorías. Por ello, el barrio se con-
cultural que se presenta entre las culturas mexicana v estadou- forma como un importante espacio de social izacion que estruc-
nidense. La población de origen mexicano enfrenta de manera tura códigos de lealtad, de solidaridad, de la vida de la calle, de
más o menos profunda una situación de descontextualización representación de las drogas, de las opciones informales de so-
cultural, situación que se agrava a partir de la presencia del ra- brevivencia, de adscripciones limite que familiarizan la muer-
cismo como elemento vivo que cumple un papel importante te, de odio a los placas, de rifársela para rifar, de matar o morir,
en las relaciones interetnicas. Otro elemento relevante de esta de esq u inear como recurso gregario de sobreviven :id.
48 los! Nmniii ■ I Nvoi 111( 1_ 1..1 MARA 15 511 IAN111 49

MARAS: EL BARRIO ANIMA/U.)0 se vive y se defiende en Estados Unidos, en Centroamérica o


TRAS LAS FRONTERAS NAC:1()NALEs en México, en idiomas diferentes (inglés, español, espanglish
o caló) e integra experiencias y anécdotas transf ronterizas,
Desde mediados de los años ochenta, las manis comenzaron a Como parte de estas formas diferenciadas de apropiación
llamar la atención de ciertos sectores de la población, de los territorial, podemos definir un barrio santuario o territorio son-
medios masivos y de los grupos sociales que veían con interés, (Hurto, como ocurre en las cárceles. La pertenencia atrinche-
temor y desdén, la proliferación de jóvenes mareros que apa- rada construida en el barrio o la mara se laxa en el territorio
recían en los escenarios urbanos. Las miras asumieron una carcelario, donde la identidad chola o marera participa en una
identidad cotidiana cohesionada desde referentes cotidianos, suerte de colectividad amalgamada en un frente latino, que da
pero inscrita en la recreación de códigos simbólicos y organi- sentido a un campo de adscripción acotado por el espacio car-
zativos provenientes de otros contextos. Mediante este proce- celario, donde todos los barrios y las mares devienen sureños
so, se reprodujo la transnacionalización de los barrios, o una que, en ese contexto, es una forma de decir latinos. En la cár-
producción masiva de barrios transnacionales, experiencia que cel se generan treguas entre barrios y meras que posponen sus
ya se había presentado en las zonas fronterizas de Estados Uni- rivalidades, como recurso de protección y de empoderamiento
dos y México (y después en el resto del país), desde los años frente a grupos afroestadounidenses o anglosajones; sin em-
treinta. Como destacaba hace 25 años, cuando realizábamos la bargo, este código puede violarse en las cárceles centroameri-
investigación ¡A la brava ése", desde los años setenta había una canas, dejando a decenas de jóvenes asesinados.
gran cantidad de barrios adscritos a un mismo territorio coti- Gran parte de la información sobre las manis se presenta
diano, pero extendidos en espacios transfronterizos. Estos ba- inscrita en un marco interpretativo conformado por un estereo-
rrios transfronterizos, o transnacionales, definieron una parte tipa miento conformado desde posiciones normativas, puniti-
importante de las rutinas cotidianas del cholismo y ser par- vas y alarmistas. Como ya be destacado, en Centroamérica se
te de los barrios King Kong, Robra, Ilarpy's, y de muchísimos han impulsado planes y medidas regales de excepción contra
otros que incluían a jóvenes de Los Ángeles o El Paso, pero los mareros o, de manera más precisa, contra aquellos consi-
también de Tijuana, Ciudad Juárez y de otras ciudades mexi- derados como tales por la policía. El 10 de octubre de 200:3 se
canas. De la misma manera, los barrios centroamericanos y aprobó una ley ¡Intimaras que incluía el nombramiento de,jue-
estadounidenses (y mexicanos) generaron formas de adscrip- ces cuya función es,juzgar a las personas etiquetadas como ma-
ción cotidiana e imaginaria al barrio ampliado tputsnacional reros por la policía. Esta ley fue reformada el 12 de noviembre
a un territorio simbólico transnacionalizado. Con este concepto del mismo año, manteniendo la identificación entre marero
me refiero a la identificación por referencia a un barrio am- y delincuente, al establecer que ser parte de una mara consti-
pliado transnacional por parte de muchos miembros de las tuye un delito. Las sanciones tipificadas por "este delito" fue-
manis que, aunque nunca hayan ido a Estados Unidos, ni conoz- ron de dos a cinco años de cárcel.
can a la mayoría de los miembros de su mara que viven en cl El presidente de l londuras, Ricardo Maduro, propuso una
otro lado, se identifican y pertenecen a ella y eventualmente ley para encarcelar hasta por 12 años a jóvenes que, a juicio
deben defenderla. La mara, además de la relación social que de la policía, pudieran pertenecer a alguna mara_ Esta iniciati-
articula a los jovenes, alude a este territorio o barrio simboli- va, sin embargo, fue rechazada y, aunque no es la primera vez
zado y objetivado en el control territorial y su significación a que se manipula el fenómeno del cholismo para impulsar me-
través del placazo; por ello, la Mara Salvatrucha o la Mara 18 didas restrictivas, muestra de manera clara la fuerza de un limó-
u.f [ \ LE N/I 1 L I:( I I \I yr I I11.1 51

nieno juvenil originado como un movimiento fronterizo ha- prohibiéndoles reunirse en la calle, viajar en el
ce más de siete décadas y media. mismo vehículo y comunicarse por teléfono entre ellos mien-
Frente ¿i la identidad desacreditada y estigmatizada de las tras estén en esa zona.'
nenas, lea propia policía tiene poder y atribuciones para encarce- En mayo de 2004, la policía migratoria estadounidense
lara los jovenes a partir de la apariencia o siguiendo su criterio alerto a la policía mexicana de Nuevo León, pues segun datos
sobre la identidad de los,jóve nes. Esta laxitud en la determina- de la primera, en el municipio de San Nicolás se había identifi-
ción de la condición delincuencia' de los jovenes se realiza in- cado a miembros de la texana Mexican Mafia Mexikane-
dependientemente de su conducta, su pertenencia (o no) a una mi, o la Emi), de la también texana llermandad de Pistoleros
mara y haber cometido (o no) un delito. De esta manera, el E, 16/14: números que corresponden al orden alfabé-
latinos (Inc
estigma deviene delito conformado por la subjetividad policia- tico de las letras 1' y E), y del Sindicato Tbxano. Siempre preca-
ca. Al mismo tiempo, se penaliza con dos a seis años de cárcel vida, la migra texana solicitó a la policía mexicana detenerlos
al pandillero que se sorprenda armado, independientemente y deportarlos antes de que cruzaran a Estados Unidos, ahr-
de que porte una AK47 o un R15 (de fuego), una navaja (pu n- nando que, además de los salvadoreños, estas maras se encuen-
zocortante), una cachiporra (contundente), una paloma (explo- tran formadas por personas de Ecuador, Guatemala, I londuras
siva), o una botella de gasolina (inflamable). y México (Alibtio, MonterrLy, viernes 14 de mayo de
independientemente de los sesgos jurídicos y de trato 2004).
discriminatorio de estas medidas, la derecha salvadoreña y la
policía las apoyan de manera incondicional y han impulsado
el Plan Mano Dura, que implica la detención de ma reros me- EL l'ODER DEL RAILRIO: EME ESE A MORIR
diante redadas o por simple sospecha, melatismo o tinkazo poli-
ciaco, lo cual ha propiciado la detención de más des 000 jóve- Las maras poseen un origen complejo que escapa a la receta
nes "mareros", y para junio de 2003 había 11 000 detenidos con monocausal. Entre los elementos que definen su origen se en-
este mismo procedimiento. A pesar de esta ofensiva (similar a cuentran los de orden estructural, económico y social, que
las emprendidas en otros países como Honduras), sólo cinco definen las condiciones objetivas de vida de la población ca-
por ciento de los jóvenes detenidos pudieron ser procesados y racterizada por la depauperación de amplios sectores sociales
condenados, no obstante la existencia de un alto margen de latinoamericanos, la desarticulación de las relaciones agrí-
discrecionalidad y de violación de los derechos ilLIIIMLIOS, si- colas tradicionales y de las formas de relación indígena y popu-
tuación que genero diversas reacciones de oposición entre lar, proceso que ha generado abruptos e intensos procesos de
miembros de la sociedad civil, como la jueza Aída Salazar Es- expulsión de las comunidades agrarias desplazadas a los cen-
cobar, quien señaló que "nueve de cada diez jóvenes quieren tros urbanos, el desalojo violento de grandes núcleos indíge-
dejar la violencia, pero ¿que les ofrece el Estado? ¡Nadal" (.1. nas, campesinos y urbanos a partir de las políticas represivas
Emilio Flores, "El flagelo de las maras" [reportaje en tres par- impulsadas en Centroamérica, que generaron un alto despla-
tes!, Lo Opinión, martes 13 de abril de 2004, p. 4a). zamiento de personas que, huyendo de la violencia, abatido-
También la policía de Los Ángeles ha impulsado medidas
especificas contra los mareros, estableciendo graves preceden- ' Ea opinión, viernes 20 de marzo de 2004, "Solicitan una orden de
restricción contra la Mara Salvatritylla", reportvro, Miguel Angel VIv2a.
tes. Así, en marzo de 2004 presentó una orden de restricción
IterlaraciOn (le Rocky Delgadillo, procurador de la ciudad de Los AM-
contra 600 miembros de la MS, de las zonas de Pico Unión y geles.
52 juSi. NLANI'l I tkl.I.N/ULI A ARCE 55
LA MARA ES NI FAMILIA

liaron sus lugares de origen para salvar la vida; la descomposi- ré lo que, desde mi punto de vista, son los principales elemen-
ción de los ámbitos de habitabildad urbana a partir de la vio- tos recuperados y recreados por las maras y que provienen de
lencia oficial, militar y paramilitar en las ciudades, la ausencia esos movimientos juveniles.
de empleos que propician la migración internacional, las trans- El barrio es una relación social aglutinante y funciona como
formaciones familiares que incluyen a decenas de miles de referente de identificación colectiva. La organización barrial
huérfanos de guerra, y la fragmentación familiar derivada de la descrita para el cholismo también se presenta de manera cla-
migración de padres, madres o berma n a./ Os. ra dentro de las maras, en su condición de espacio límite y
Un segundo campo de factores sociales que participa en limitante de experiencias comunes y como espacio representa-
la generación del escenario propicio para el surgimiento de las do. Las maras surgieron en en el contexto estadounidense como
maras, es la definición de redes trímsfronterizas creadas a par- parte de una relación de encuentroklesenctuntro con comuni-
tir de los procesos migratorios a Estados Unidos y, en menor dades mexicanas y chicanas. En esta relación, los jóvenes cen-
medida, a México; la incorporación (o emulación) de las gan- troamericanos se apropiaron de elementos distintivos de las
gas o pandillas presentes desde hace más de seis décadas en pandillas y, en algunos casos, ocuparon espacios que fueron
los contextos transtronterizos de Mexico y Estados Unidos; la habitados y controlados por ellas, como ocurrió con la M-18 (an-
deportación de muchos jóvenes centroamericanos o estado- tiguo Barrio 18), la cual se conformó en un barrio que antes
unidenses de origen centroamericano a partir de la segunda había sido de cholos chicanos y mexicanos (algunos de la fron-
mitad de los años ochenta como parte de una redefinición de tera tijuanense ). Posteriormente, este barrio se convirtió en el
las políticas migratorias estadounidenses (199(1), y las trans- refugio de una de las pandillas más importante, o por lo menos
formaciones de los procedimientos carcelarios de mediados de más publicitaria, junto con la MS-13.
los años ochenta que implicaron la deportación de los presos, Los jóvenes limeros también recuperon formas de represen-
así como la firma del Acuerdo de Paz en El Salvador, con sus tación y significación del barrio chaco y cholo a través de ex-
implicaciones en la redefinición de las rutinas de vida de ex presiones en las que destaca su defensa al límite de la muerte:
combatientes de todos los bandos, que quedaron sueltos des- "Eme a morir'", "I fasta morir", "Eme ese a morir"; el poder del
pués de la lucha interna, así como la presencia de jóvenes ur- barrio: "La MS siempre", "La MS se respeta", "La MS controla";
banos trabajadores y desempleados. el barrio o la mara como familia entrañable: "La mara es mi
En tercer lugar encontramos la recreación de elementos cul- milla". Como hemos destacado, todos estos elementos han sido
turales y simbólicos recuperados del repertorio de pachucos y ampliamente utilizarlos desde finales de la década de los años
cholos, a través de la experiencia directa en los barrios y me- treinta del siglo pasado por pachucos y luego por los cholos.
diante la recepción activa de películas que recrean el entra- El barrio concentra las lealtades de chuces, cholos o maras
mado de las gangas, con lo cual la mara presenta una fuerte y potencia los anclajes de pertenencia; por ello, la mara, al
influencia cultural mexicana y chicana, (re )apropiada y (re)sig- igual que el barrio cholo, define diversas formas de integra-
nificada por los mareros. ción, como son los ritos de iniciación o de pertenencia, entre
Desde hace varios años he destacado que no se puede en- los cuales se encuentra el que varios miembros del barrio com-
tender al fenómeno de las maras desde una perspectiva autorre- batan al nuevo o la nueva. Les brincan con el objetivo de cono-
ferida, sino que resulta preciso interpretarlas en relación con cer sus habilidades y evaluar el respaldo que se pueden dar en
la herencia del pachuquismo y de los cholos en los contextos caso de una confrontación con otros barrios o con otras per-
estadounidenses y transfronterizos. A continuación presenta- sonas. El tiempo de la brincada es variable, pues las mai-as lo
54 II LSE MANE I I. \ Al IIN/I 1.1..1 ARE 1..\NI.NRA

definen de acuerdo con sus propios nombres: en la MS es de la patrón similar de consumo. La muerte, especialmente la muer-
segundos, mientras que en la M-18 es de 18 segundos. Entre te artera, resulta compañera inseparable en los barrios, donde
los barrios cholos, el tiempo de la agresión laminen varía, asi participa de terma magnificada en las rutinas cotidianas.
como las características de los enfrentamientos que pueden Finalmente, la vida loca conlleva la cárcel como marca de
asumir diversas modalidades y, en ocasiones, se solicita a los vida y destino presente, cercano, que se vincula con la repro-
nuevos la realización de . jales, como robos, asaltos o agresiones ducción de prácticas colectivas de los barrios, donde, desde la
a terceros. I4 iniciación de las mujeres en los barrios también epoca tic los pachucos, borra, atenúa o pospone las diferencias
varía, existiendo algunos donde deben tener relaciones sexua- externas, permitiendo construir una suerte de apoyo transba-
les (trcncito) con los hombres, pero al mismo tiempo, muchas rrial como recurso para enfrentar la división significada por la
mujeres se integran al barrio sin aceptar ni participar en es- adscripción etnica. Así, en la cárcel se unen los barrios afroesta-
tas prácticas. También existen muchos barrios en los cuales no dounidenses por un lado, los anglosajones por otro y los latinos
existen ritos de iniciación propiamente dichos, sino que la acep- por el suyo, independientemente de que, en ocasiones, hacen
tación deriva de la confianza, la socializacion compartida y las acuerdos tácticos ti partir de intereses específicos contra algu-
experiencias comunes. no de los grupos de la triada. A partir de esta condición, se for-
Entre los cholos, y ahora en las maras, es común que exis- talece la idea de sureño desarrollada desde hace varias décadas
tan liderazgos que ejercen las personas con mayor fuerza o ca- como elemento asociado al número 13, el cual, desde la perspec-
pacidad para pelear, aunque en ocasiones estos liderazgos tiva chola y chicana, refería a la treceava letra del abecedario,
recaen en los veteranos; sin embargo, en la mayoría de los ca- la M, que significaba la vida loca (marihuana) y mexicano. La
sos, los jóvenes reproducen un discurso de igualdad que estable- condicion abarcadora del 13 también se ha expandido para inte-
ce que dentro del barrio todos son iguales, todos son jefes. grar al conjunto de los barrios latinos, incluidas las maras.
El barrio define diversas estrategias. En barrios pachucos, La singular estética del pachuco dio paso al vestuario de
cholos y, ahora en las maras, se han incorporado diversos códi- los cholos que combinaron al zoot suit con las marcas laborales
gos de mafia, o códigos gansteriles que definen formas de re- en el atuendo. Los cholos dela tercera genaración introdujeron
lación, entre los cuales resulta particularmente significativa la nuevos elementos en el vestuario hacia los años ochenta, en-
práctica (no en todos) de matar al homie que niega a su barrio tre los cuales destacan el abandono de las cabelleras peinadas
y a quienes deciden abandonarlo. Esta condición, sin embar- hacia atrás de forma impecable (al estilo Rodolfo Valentino),
go, también debe relativizarse, pues no ocurre en todos los ca- por cabezas con cabellos muy cortos, casi rapadas. En muchos
sos y depende de múltiples factores. casos conservan el bigote corto y la barba de candado. Pantalo-
Otro elemento asociado a los barrios pachucos y recupera- nes Jingles (diez centímetros debajo de las rodillas, o shorts
do por los barrios cholos, refieren a la vida loca, imagen que largos), camisetas blancas de tirantes o anchas al estilo de las
implica violencia, drogas, cárcel y muerte. Muchas de las lbr- utilizadas en el futbol americano.
mas expresivas de la vida loca se recuperan de 1-titulen.' pun- Las maras también recuperaron la gestualidad del cholo,
tual en las maras, como ocurre con el uso de armas, el driving su andar cadencioso, su actitud desafiante, la conformación ci-
by shooting, los rasgos agresivos, el uso de la fusca, la filen) nética de las iniciales del barrio, o su representación con las
armas más poderosas. Al mismo tiempo, se presenta una par- manos y los brazos que (de forma personal o colectiva), se con-
ticular forma de articulación con el mundo de las drogas, condi- vierten en trazos que figuran las letras de su barrio o de su
ción que afecta y potencia las formas de violencia y define un mara.
56 NIANI Et.i. VALEN/1/1A ARCE
I,A MASA 55 N,11 VAA111.IA 57
Abonando las coincidencias e identificaciones de la mara de cholos y mineros. El registro se encuentra a la vista y deno-
con los pachucos y los cholos, podemos ubicar las expresio- ta la autoperce pidón, al mismo tiempo que proyecta la forma
nes gráficas confirmadas mediante murales, graffitis y tatua- Corno se desea ser percibido por los otros. Las marcas en las su-
jes. Los murales de las manis no compiten en su calidad con los perficies públicas o las que definen al cuerpo significado pue-
murales elaborados por los artistas chicanos vinculados con el den ser interpretadas como lazo de identificación y pertenencia
movimiento y con el trabajo sociocultural comunitario. 'lb mpo- grupal que define a los nuestros, los compas, la clica, los carna-
co poseen el nivel de elaboración de gran parte de los murales les, pero también a los otros, los barrios, clicas y cholos o mare-
cholos en los barrios populares mexicanos; no obstante, algu- ros rivales, aunque también son interpretados por la policía; por
nas imágenes persisten en las elaboraciones mareras, como son ello, informes policiacos estadounidenses destacan que: "los
las figuras de la madre y la virgen, la mujer, la vida loca v el tatuajes proveen información sobre la filiación de la banda, su
dolor por la muerte artera, el compa baleado, las máscaras grie- historia personal, el origen del sujeto y el tipo de actividad cri-
gas de la risa y la tragedia, las ranflas o carros arreglados al es- minal en el que el/ella ha participado""
tilo lowrider, la cárcel (como destino premonitorio o como Finalmente, las !miras recuperan de manera incipiente la
trayectoria pragmática de vida) y la violencia. tradición del lowrider asociadada a los pachucos y a los cho-
En las paredes también se inscriben los placazos que alu- los. El lowrider expresa el gusto por arreglar interiores y exte-
den al nombre del barrio, los nombres o apodos de sus miem- riores de los carros, su acondicionamiento para hacerles saltar
bros, el recuerdo de los compas caídos. En esta condición de o inclinarse hacia uno y otro lado (side to sitie), mediante sis-
códigos compartidos, el número 13 refiere a lo sureño y alu- temas de amortiguadores hidráulicos activados por varias bate-
de al poder de la mara, al igual que al del barrio. El 13 son los rías. El lowrider dedica una cantidad importante de tiempo y
homies, cholos o mareros.
dinero para arreglar sus carros o ranflas y dejarlos listos para
Varios de los elementos simbólicos inscritos en las paredes salir a dar la vuelta, lucirse en el crussing y arreglarlos para las
de los barrios mareros se impregnan en la superficie epidér- exhibiciones: los famosos carshows que convocan a lowriders,
mica, como ha ocurrido con los cholos. En los tatuajes mare- cholos y mareros.
ros encontrarnos la misma iconografía y símbolos distintivos Hace dos décadas y media, cuando inicié la investigación
del cholismo, como son el nombre del barrio o el número 13, con cholos mexicanos y estadounidenses, cuestioné la imagen
el nombre del hernie, de la haina o de los seres queridos, alu- estereotipada del cholo y la chola a quienes se les definía co-
siones al país de origen y aspectos relacionados con el entra- mo analfabetas, producto de familias desintegradas, desintere-
mado humano, donde destacan las telarañas, que simbolizan sadas/os por el trabajo, drogadictas/os y delincuentes, mientras
los avatares, vicisitudes y problemas de la vida. que a las mujeres se les reducía a prostitutas. En nuestra inves-
Al igual que en los placazos, que definen relaciones de poder tigación encontramos que casi todos los cholos y cholas sabían
entre los barrios y al interior de los mismos, el tatuaje partici- leer y escribir, que poseían un nivel de escolaridad superior
pa como una currícula que exhibe aspectos marcantes de la a los promedios nacionales en México, y que la deserción es-
vida de los ,jovenes. Por ello los tatuajes, tafias, tats, tacs o tin-
tas, presentan y explican la vida emocional de los mareros, sus
lealtades fundamentales, los avatares de la vida loca, penas y Milenio, Diario de Monicrreij, Sec ción Metrópoli, Luciano Campos
deudas que quedan inscritas en la piel y que, en ocasiones, de- Garza, "Migración pide a la policía de Nuevo León identificar a las pandi-
llas extranjeras", p. 4, viernes 14 de mayo de 2004, año xxx. núm. 174,
vienen llanto perenne como la lágrima tatuada junto al ojo
cwww.milenio.com >.
58 IOSI- ),A I. \ I I N/111 \ Arel:
I A NI 11::\ FAMILIA 59
colar estaba relacionada con el cumplimiento de los requisitos en Estados Unidos. Finalmente, se destaca que la gran mayoría
mínimos para ingresar ;i1 mercado de trabajo, pues, a diferen- de los miembros de las maras son hombres, un tercio son muje-
cia de lo que se pensaba, los cholos y cholas trabajan en prome- res, tina tercera parte de los mareros tienen hijos y 38 por ciento
dios superiores a los de otros jóvenes de su edad de clases de las mujeres son madres. Al igual que en nuestra investiga-
medias o altas, v muchos de los cholos desempleados busca- ción sobre el cholismo, no todos los miembros de las maras ro-
ban trabajo. La constante en su condición laboral eran trabajos ban o atracan, ni necesariamente actúan como pandilleros.
mal pagados, sin prestaciones adecuadas ni seguridad en el A partir de los elementos presentados, podemos considerar
empleo. Esta situación difiere de la del cholismo en Estados que el barrio funciona (mino un grupo construido en la media-
Unidos, donde muchas veces el propio sistema educativo par- ción del espacio íntimo familiar y los ámbitos públicos. Ade-
ticipa en la elaboración del camino de la deserción escolar más, participa corno elemento que cubre diversas necesidades
Lo anterior ilustra la dificil inserción social de los jóvenes de los jóvenes como son las afectivas, pues el barrio posee un
pobres de las colonias populares frente a las ofertas precarias o sentido real y simbolizado de familia ampliada y frecuentemen-
la falta de opciones y de atención a sus demandas, exp( wtati- te esta ampliación posee connotaciones transnacionales. Esta
vas y aspiraciones. También constatamos la existencia de cho- condición simbolizada se expresa mediante frases contunden-
las que se acostaban con miembros del barrio, pero nitu:has tes que destacan: el barrio es mi familia, es el sitio donde están
otras que no lo hacían, definiéndose opciones variadas que re- mis amigos, mis compas, mis carnales. l'or ello el carnalismo,
flejaban la pluralidad de conductas existentes en cualquier gru- como amistad y solidaridad extrema, traspasa los limites de la
po social.
propia seguridad y sobrevivencia y, en muchas ocasiones, el y
Los elementos que encontramos como rasgos distintivos la joven se juegan la vida por el barrio.
del cholismo desde hace 25 años, resultan particularmente in- El barrio también funciona como instancia protectora fren-
tereseantes por su similitud con las condiciones que presentan te a las amenazas e inseguridades circundantes provenientes
las maras centroamericanas/ donde se destaca que la mayoría de los barrios rivales o la policía. El barrio conlleva un complejo
de sus miembros tienen familia, trabajan, no son analfabetos; entramado de favores compartidos, entre los cuales se encuen-
por el contrario, poseen un nivel promedio de escolaridad supe- tran los de orden económico y de soporte de sobreviyencia, de
rior a la media. En Guatemala, 61 por ciento asistía a la escuela apoyo y de seguridad, lo cual implica ayudas y paros en las bron-
primaria o secundaria, cuando (en los años ochenta) sólo lo cas y en los problemas cotidianos, así como en descalabros ma-
hacía 50 por ciento de los jóvenes entre 15 y 19 años. En El yores como el encarcelamiento.
Salvador, 96.3 por ciento de los mareros son alfabetizados, cer- El barrio es un espacio de poder donde prevalece una condi-
ca de la mitad curso hasta noveno grado V una tercera parte ción colectiva que se posiciona en la cartogratia urbana, en la
terminó el bachillerato. Además, la inedia de escolaridad es de que se establece la jerarquía y el buen nombre del barrio. Ade-
8.4 años y de diez para los deportados de Estados Unidos. Los más, proporciona diversos elementos constituyentes en la defi-
mareros trabajan en empleos y subempleos mal pagados, don- nición de la estructura afectiva y emocional de sus miembros,
de prevalece la inseguridad y nueve de cada diez tienen familia pues participa en la definición de la personalidad y el temple
de los jóvenes, otorgándoles certezas y seguridades en (amtex-
Véase Igantred 'jebe], 'Rindillas juveniles t'II Cellño:1111üñf ¿I o la tos amenazantes; por ello, muchos jóvenes prefieren estar den-
dificil búsqueda de justicia en una sociedad violenia" era Drmuynts, num. tro de una mara o de un barrio que les proporciona la confianza
14, primavera-verano de 2004, México, pp. 85-104. y protección que de manera individual no conseguirían.
lit
60 RISC NI ANDEL VALUINZI. ARCE.
LA NIARA 1.5 NII FAVII.IA

El barrio participa en la definición de nuevos compromi- de donde, a finales de los años treinta, emergieron las prime-
sos, rivalidades y actividades que confinman espacios de vul- ras culturas juveniles transnacionales y transfronterizas ancla-
nerabilidad. Cuando lotájóvenes ingresan al barrio o a la mara, das en los mundos es tacha.' nide use y latinoamericano a través
heredan problemas, se compran sus broncas v, de manera de pachucos y cholos.
automática, devienen enemigos de los adversarios del barrio o
la mara, pero también convierten a los rivales del barrio en
enemigos personales. CIERRE
Las minas abrevan de manera importante de la cultura de
los barrios mexicanos y chicanos en Estados Unidos y en la fron- Como podemos apreciar, el fenómeno de las maras se conforma
tera norte de México. Esta apropiación resulta un tanto para- dentro de una red de relaciones de socialización informal que
dójica, pues la relación entre los cholos chicano-mexicanos y cobró vida en los barrios fronterizos de Estados Unidos y Mé-
los salvadoreños, guatemaltecos, hondureños, nicaragüenses, xico, dando forma a lo que he definido como el proceso pacho-
es contradictoria. Al mismo tiempo que se presenta una impor- rra, que abarca a pach ticos, cholos y a las propias maras. Esta
tante apropiación cultural, en la que abrevaron de la cultora socialización incluye anclajes geoantrópicos definidos por el
chicano-mexicana, existen diversas rivalidades que llevan a al- territorio barrial, así como identificaciones de pertenencia su-
gunos mareros a hablar de los cholos como "chavalas mexica- mamente fuertes, referidas a experiencias comunes que con-
cas". Ilustrando esta apropiación cultural, Elana Zilberg define forman la delimitación de códigos pautados que definen una
al lenguaje de las maras como una mezcla del inglés de las ca- estética, un lenguaje con una alta integración de palabras, que
lles y el espanglish de las pandillas chicanas, al mismo tiempo corresponden a un slang fronterizo, discursos gestuales y
que uno de los mareros con quienes trabajó se autodefine co- cuerpos significados con tatuajes que son identidades inocul-
mo un "salvadoreño viviendo un estilo de vida chicano en Es- tables. Mate ros y mineras conforman marcos de identidad atrin-
tados Unidos? cherada, sobreexpuesta a condiciones límite y a una condición
Como podemos apreciar desde esta perspectiva cruzada de altamente estereotipada que produce situaciones permanen-
los elementos culturales y simbólicos que definen a la trayecto- tes de persecución y, en muchos casos, de agresiones y violacio-
ria pachorra, las matas (re )crean y conforman nuevos elemen- nes de sus derechos humanos y civiles. Estas identidades límite
tos distintivos que le otorgan sentido a sus practicas y a sus también participan de manera importante en la definición de
identificaciones; por eso el proceso ~homo no es lineal, sino procesos intensos, de autodestrucción, de violencia y de muer-
que se construye con continuidades y rupturas, apropiaciones te, que circundan la vida del barrio y de la clica.
y recreaciones, pero también incorpora nuevos elementos que
deben interpretarse de forma adecuada. El proceso pnclumuz
abreva de la condición popular de estos grupos, que compar-
ten espacios y códigos de socialización y abrevan en el reperto-
rio sociocultural de los barrios ampliados mexicanos y chicanos

Elana Zilberg, "Transnational Grographies ofViolence: Reíos-


criptions between Latino Inmigrant Barrios and Latir American Barrios
Populares", Center for lberian and Lacio American Símiles, University oí
California, San Diego, verano, 2004.
MARGINALIDAD Will 111.E:
UN MARCO COMPARAEIVO
PARA COMPRENDER A LAS PANDILLAS

Juntes Diego Vigil*

Las pandillas callejeras en Estados Unidos ,■/ en otros lugares


son el resultado de la marginalización. Esto es, la relegación
de ciertas personas o grupos a los limites de la sociedad, donde
las condiciones económicas y sociales desembocan en la impo-
tencia (Blanc cr (d., 1995; flazlehurst y flazlehurst, 1998; Vigil,
1987). Es un proceso que involucra varia facetas, la mayoría de
la cuales incluye factores que reflejan el fenómeno del pandille-
rismo. Existe un estrecho vinculo y una secuencia de estas ca-
racterísticas que muestran una naturaleza aditiva y acumulativa
del surgimiento de pandillasy la generación de sus integrantes.
La marginalización afecta en particular a los niños en el pe-
riodo posterior a la migración de poblaciones étnicas diferen-
tes, cuando grandes cantidades de minorías deben encontrar
un trabajo y un lugar para sus familias en un entorno urbano.
La migración afecta la estructura y la estabilidad familiar, la pre-
paración para ingresar a la escuela en el contexto del idioma y
las diferencias culturales, el nivel de relación con la policía y el
sistema de justicia criminal. Este proceso ocurre en varios ni-
veles como producto de presiones y fuerzas en juego durante
un largo periodo. La frase "marginalidad múltiple" refleja las
complejidades y la persistencia de dichas fuerzas. Como mar-
co de construcción teórica, la marginalidad múltiple trata con

* Profesor de Ecología Universidad de (Idlifornin en Irvin


Conferencdi "Las macas", ciudad de México, 5-7 de julio de 21105,
64 ímics DiEuc, Vira 1. MAR( aNALIDAD NEJE:NPU lis MARCO COMPARAEIVO 65

factores ecológicos, económicos, socioculturales y psicológicos conceptual de marginalidad múltiple puede aplicarse a las ex-
que subyacen en las pandillas callejeras y la participación de periencias de los jóvenes en cuatro comunidades étnicas de
los jóvenes en ellas (Vigil, 1988a, 2002; Covev, Menard y Fran- Los Ángeles: afroanuíricanos, chicanos, salvadoreños y viet-
zese, 1992). namitas. Los factores de raza y clase se encuentran muy marca-
Los investigadores sobre pandillas han hecho énfasis en dis- dos en la marginalización de cada uno de los cuatro grupos, y
tintos modelos conceptuales o teóricos en cuanto a la obten- las repercusiones sociales y culturales resultantes han decan-
ción y presentación de información sobre la vida de la pandilla tado en la socialización callejera. Dentro de los vacíos dejados
callejera (Covey, Menard y Franzese, 1992; Moore, 1991; Klein, por las familias y escuelas, la socialización callejera adquie-
1995; Miller, Maxson y Klein, 2001; lIazlehurst y I lazlehurst, re prioridad, ya que el individuo crece en las calles y debido
1998; Vigil, 1987). De manera colectiva, dichos trabajos mues- a la presión se convierte en un miembro de estos grupos nele-
tran que los jóvenes provenientes de una amplia gama de ro,OHcos afines. Esta experiencia crea las bases para un nuevo
grupos étnicos se han involucrado en pandillas y que existen conjunto de valores y normas. Las pandillas callejeras sc
facetas multidimensionales de dicho fenómeno. Un vistazo com- han convertido en una cultura suburbana que, actúa bajo estos
parativo de las dinámicas de las pandillas de Los Ángeles se principios.
añade a esta tradición. La aproximación transcultural aquí adop- Una interpretación y evaluación holística e integradora acer-
tada es de utilidad, ya que ayuda a explicar las diferencias his- ca de las pandillas callejeras debe reconocer las múltiples ten-
tóricas, políticas y étnicas entre las poblaciones marginadas de dencias y fuentes de la delincuencia pandilleril. La discusión
donde provienen los miembros de una pandilla. Una aprecia- sobre la marginalidad múltiple es un paso en esa dirección. A
ción de las experiencias de estos grupos, como ellos las entien- través de los años se han planteado muchas teorías que incorpo-
den, ilumina las fuerzas y las circunstancias que presionaron a ran varios de los elementos de la marginalidad múltiple de ma-
las pandillas ala vanguardia. Resumiendo, esto es lo que conlle- neras significativas (por ejemplo, Vigil, 1988a; Covey, Menard
va a las similitudes y diferencias a través y entre grupos. y Franzese, 1992). I,a mayoría de los investigadores concuer-
dan con que las fuerzas macrohistóricas y macroestructurales
importantes forman el trastimdo de las pandillas callejeras. La
MARGINALIDAD MÚLTIPLE: UN MARCO CONCEPTUAL discriminación racial y los obstáculos económicos son, respecti-
vamente, su origen histórico y una parte integral de su estructu-
La pandilla callejera es el resultado de procesos complejos que ra. La causalidad de debate se vuelve contenciosa y acalorada
provienen de niveles múltiples y se impone después de un cuando el enfoque se centra en los niveles de análisis micro e
largo periodo. Fuerzas macrohistóricas y macroestructurales intermedio. Salvo que haya una reestructuración del sistema
conducen a la inseguridad económica, la falta de oportunida- social, un análisis sistemático de los agentes de socialización
des, instituciones de control social fragmentadas, pobreza y más importantes (por ejemplo, la familia, la escuela y el cum-
barreras emocionales y psicológicas en amplios segmentos de plimiento de la ley) ayudaría a que comprendiésemos mejor a
las comunidades de minorías étnicas en Los Ángeles. Por ejem- las pandillas y a sus miembros y cómo emergió una subcultu-
plo, el racismo y la discriminación económica son profundas y ra de pandilla cuasi institucional.
viejas barreras que han impedido a las mi norias étnicas tener Con semejantes vacíos en casa y la ausencia de una consis-
avances en la sociedad dominante. En este artículo se utiliza tente paternidad y supervisión, los jóvenes encuentran su ca-
una aproximación transcultural para ilustrar cómo el marco mino en las calles, callejones, azoteas, lotes baldíos y esquinas
66 11\IE \ 171 7 ru.n . 67
\I\I \ I 11/11) \II I III I L 7 . 777 \I \ 17 (7 c oAIenR,AlI\ ()

de las calles. Lo que empieza como grupo de . juego, algunas


sufrido desde la década de 1960 incluyen la higa de los blancos
veces demasiado travieso o aventurero, incluso inocuo para lo y la suburbanización, la reestructuración económica y la inmi-
que viene, termina como una pandilla callejera local, con sus gración a gran escala, en particular de México, América Cen-
propias reglas ,y regulaciones. Lo que compone a una pandilla tral y Asia, y lo más importante, el atrincheramiento de las
son justamente estosyupos licterogéncos COn ulinidad:
ahora se pandillas callejeras.
tiene tina sociedad callejera sin la influencia social convencio- Las pandillas son un crudo subconjunto de subculturas ju-
nal del hogar, la escuela o la aplicación de la ley. Se trata de, veniles en una sociedad compleja, que conlimitan un lado os-
una subcultura que está envuelta en una pseudoinstitución curo de Los Ángeles en particular y de las zonas urbanas de
donde los hombres mayores ayudan a guiar dentro de las ma- Estados Unidos en general. Este es especialmente el caso des-
neras de la pandilla callejera.
de la década de 1980, cuando la difusión de pandilleros y de la
Una perspectiva transcultural facilita nuestro examen dr cultura pandilleril afectaron otras regiones y ciudades (Maxson,
las disrupciones del control social dentro de la familia, la es-
1998). Las pandillas callejeras se encuentran primordialmente
cuela y el cumplimiento de la ley, y cómo dichas disrupcio- en barrios de minorías étnicas de bajos ingresos y surgen de
nes conducen a la socialización callejera y a la participación situaciones v condiciones de descuido y ostracismo social, mar-
en pandillas de jóvenes de minorías étnicas de bajos recursos. ginalización económica y represión cultural. Algunas de ellas
Esta aproximación ayuda a clarificar las similitudes y diferen- en la ciudad de Los Ángeles pueden ser investigadas desde la
cias entre grupos, mientras que el modelo conceptual de margi-
década de 1930, siguiendo varios decenios de urbanización y
nalidad múltiple específicamente identifica las hierzas que, de usualmente cambios no planeados en la región.
modo aditivo y acumulativo, dan forma a las pandillas y a sus Dificultades similares también han afectado, o están em-
miembros. Es un modelo que evalúa la importancia y la secuen- pezando a afectar, a otros centros urbanos alrededor del mun-
cia de los factores que inciden y afectan a la juventud que crece
do (Hazlehurst y 1 lazlehurst, 1998; I lagedorn, en prensa). En
en las calles y nos ayuda a entender el deterioro del control todos ellos, las comunidades más pobres han producido pandi-
social y cómo se lleva a cabo la socialización callejera. llas callejeras y algunas parecen encontrarse en el proceso de
Ante todo, unas palabras sobre Los Ángeles, una ciudad de
Generar "megapandillas" (las dos que hay que mencionar son
diversidad y contradicciones que generalmente es reconocida la pandilla barrio 18 en Los Ángeles, que se ha esparcido a di-
como la capital de las pandillas en el mundo. Como megalópolis
ferentes secciones de la ciudad, y MS-13, la cual empezó en
en crecimiento que se extiende en todas direcciones a partir del Los Ángeles, pero ahora se ha expandido, hasta America Cen-
centro cívico; Los Ángeles se ha convertido en el prototipo de la tral y otras partes del hemisferio). Hay similitudes de cómo
diversidad urbana con una gran cantidad de población inmi- estos desarrollos subculturales se despliegan en diversos Liga-
grante. Es una ciudad rica en lenguas contrastantes y tradicio- res, pero también hay instancias cuando los factores históricos
nes culturales, pero también un lugar con tensiones étnicas y y culturales hacen que cada comunidad sea única.
de clase que amenazan con estallar en cualquier momento, co-
mo sucedió en las King Wats en 1092' (Oliver, Johnson y Farrel,
1993; Los Angeles 'rimes, 1992). Los
cambios que la ciudad ha

cuatro oficiales de policía iir usados de propinar una golpiza al moiorista


También conocidas como las Radney King; FLIMS. '77IVICr011 lugar el
29 ole abril de 1992, (ajando un jurado, en su mayoría blanco, absolvió negro Rodney King. Esto ocurrió a pesar de que dichos oficiales 16eron
a captados en video mientras golpeaban a King.
68 \ 1) 11 ( a) V R ,1 1
NIAItt ,INALID,\ I) 1■11 LI / I N MAI« C (1MP/U \ IIvo (19

CoNsimisáctomis rusioinspinucás
cia en sus países de origen. La intervención de Estados Unidos
jugó un papel importante en la volátil situación militar de am-
Para comenzar, hay matices y contornos etnohistóricos en las
bos paises, influido por el clima de anticomunismo de la épo-
maneras en cómo las pandillas se han desarrollado dentro de
ca. Las consideraciones geopolíticas de la Guerra Fría fueron
cada población étnica. La historia de cada grupo étnico (así co-
primordiales para ambos grupos.
mo la de cada nación) difiere en áreas tan importan ten como
En contraste con las pandillas de las dos poblaciones más
lo son tiempo, lugar y gente, por ejemplo, cuándo y dónde se
antiguas, estos dos nuevos grupos tuvieron una experiencia
estableció la gente, cómo se formaron sus comunidades y qué
decididamente distinta. La territorialidad se convirtió en par-
los distinguió de los demás en el área. La consideración del fac-
te del proceso de identificación de la pandilla, muy importante
tor tiempo permite una apreciación de las condiciones específi-
para los jóvenes salvadoreños, quienes se concentraron en
cas de la ciudad de Los Ángeles que afectaron a los miembros
vecindarios cercanos 3i los empleos (conserjes, labores domés-
del grupo cuando llegaron y cómo se establecieron.
ticas) que buscaban sus padres. Para los vietnamitas, una movi-
Para los grupos mexicano-estadounidenses y afroamerica-
lidad fluida prevaleció debido a la naturaleza de su migración
nos, las pandillas han existido por lo menos desde hace medio
secundaria (moviéndose de su asentamiento original en Esta-
siglo (en el caso de los chicanos, una década o dos más), y de-
dos Unidos); tan sólo recientemente, el espacio de la pandilla
bido a que cada grupo se encontraba relegado en buena parte
(o el lugar frecuentado por ciertos grupos) se ha vuelto impor-
a ciertos lugares (la zona este y la centro-sur de Los Ángeles),
tante (Vigil y ''un, 1990, 19913). Ambos grupos han tenido una
la territorialidad y la defensa del espacio se convirtieron en un
socialización callejera acelerada que ha resultado en la rápida
problema. Además, ambos lugares han experimentado pobreza
creación de pandillas callejeras y pandilleros, debido a que sus
y disrupciones del control social en áreas de concentración don-
escuelas v vecindarios estaban poblados por pandillas chica-
de una arraigada subcultura de jóvenes clasificados por edades
nas ya existentes. Éste fue, en especial, el caso de los salvado-
(más común entre chicanos) surgió con el fin de dominar las ca-
reños, quienes vivían justo enmedio de una de las pandillas
lles de cada vecindario. Los veteranos de mayor edad de las
más grandes de Los Ángeles, en la calle 18. Es muy factible que
pandillas se convirtieron en modelos a seguir para ayudar a
ambos grupos desarrollen vínculos con elementos criminales
guiar y dirigir a los más jóvenes en los caminos de la calle, en
establecidos y realicen nuevas actividades conforme progre-
especial a la hora de ajustar cuentas con pandillas rivales. lista
san las acciones pandilleriles en la calle. Como provienen de
subcultura pandilleril nacida de la socialización callejera de-
trasfondos de guerra civil, los pandilleros a veces se ven atra-
sarrolló, con el tiempo, rituales, rutinas, signos y símbolos para
pados en las rivalidades políticas y controversias que persisten
ayudar a perpetuar este estilo de vida en los jóvenes de barrios
en la patria; estas inclinaciones políticas usualmente se ven re-
y guetos, quienes no tenían otro recurso.
flejadas en graffitis o tatuajes.
En contraste con los grupos étnicos mencionados arriba, las
poblaciones salvadoreña y vietnamita comparten un trasfóndo
migratorio más reciente, en ambos casos de patrias destroza-
UNA APROXINIACION TRANSCLITI:RAL
das por la guerra civil. La mayor parte de los inmigrantes viet-
Y LA SOCIALIZACIÓN CALLEJERA
namitas y una proporción grande de personas de El Salvador
llegaron a Estados Unidos como refugiados políticos. Para am-
Estos cuatro grupos étnicos fueron examinados de manera trans-
bos grupos, la desintegración del control social realmente ini-
cultural con el fin de conocer las tendencias existentes en las
70 V1(41,
NI \ \ IDA]) \11 1 1.1111,1 vo :■1,\ ]<( o( \ RAI ¡yo 71
poblaciones de jovenes callejeros que dan origen ;1 la parti-
mejorar sus vidas. De tal suerte, la marginalizacion es un tác-
cipación en las pandillas ( V igil, 2002). Esta aproximación com-
tor trascendente en la emergencia de pandillas callejeras y en
parativa es benéfica, porque thcilita el análisis interdisciplinario
la generación de los miembros de éstas.
e incorpora las dinámicas multidimensionales (discutidas más
Un macroanálisis prepara el terreno para más evidencia
adelante) que deben considerarse para comprender la forma- que muestra lo fracturada y marginalizada que se torna la gen-
ción y evolución de las pandillas callejeras. Agrega amplitud y te, en especial los niños y jóvenes que están pasando por cam-
profundidad a la evaluación, porque ayuda a explicar las diferen- bios importantes. A partir de este amplio trasfondo, un vistazo a
cias históricas, políticas y de grupo étnico cuando las examina los microeventos (es decir, individuos y familias) de la vida de
desde diferentes perspectivas. Además, facilita la apreciación un pandillero mostrará cómo las redes de control social se des-
de las experiencias de cada grupo, tal como éste las entiende envuelven; éstas son los vínculos con la familia y seres queri-
(Vigil y Long, 1990). El establecer un marco de investigación dos, compromisos con vías de oportunidad, participación en
transcultural ayudará a mostrar la mayor parte de las fuerzas, actividades positivas y constructivas y creencias asociadas con
eventos y circunstancias que lanzan a las pandillas a la vanguar- el sistema central de valores de una sociedad. La organización
dia de los hechos contemporáneos en Los Angeles y su his-
familiar, las experiencias escolares y las interacciones con las
toria reciente.
instituciones que hacen cumplir la ley surgen como fuente de
La socialización callejera es el proceso de aprendizaje que problemas en la vida de muchos jóvenes. Al evaluar las distin-
torna borrosas las líneas étnicas entre los cuatro grupos por- tas pandillas étnicas a través de cuatro dimensiones de control
que, de manera sorprendente, aprenden cosas similares en las social (por ejemplo, contactos, compromisos, participación,
calles, donde el miedo y la vulnerabilidad generan la necesi- creencias) surge un tema común: el debilitamiento de estos
dad de protección, amistad, lealtad y otras rutinas y ritmos que lazos "libera" al adolescente de los caminos de la conformidad
provee la pandilla. Ésta domina las vidas de los jóvenes libres y, debido a la socialización callejera y la adquisición de una
porque otras instituciones se han debilitado, fragmentado, se subcultura de la calle, asegura que un comportamiento no con-
han vuelto frágiles y en general ineficientes. No obstante, cada
vencional sea posible.
grupo es único, tal como la raza es un punto central para los
afroamericanos (Alonso, 1999), y la relación de doble natura-
leza que tienen los chicanos con la sociedad dominante como
nativos e inmigrantes. Los salvadoreños y los vietnamitas tie- TENIAS DF, CONTROL SOCIAL
nen ramificaciones políticas globales de guerra fría en su en-
trada a Estados Unidos. En gran medida, la marginal izacion Sin embargo, para poder aplicar la teoría de control social a las
inició para ellos antes de que entraran al país.
pandillas callejeras del sur de California se requieren modifi-
7ódas estas múltiples presiones surten efecto y despojan caciones, puesto que algunos elementos de la teoría tradicional
a muchas personas de comunidades minoritarias de su capa- de control social no sirven para realizar un enlace con otras
cidad para enfrentar las cosas. Resumiendo, ellos tienen un fuerzas en el espectro más amplio de la ecuación que busca
esta tus bajo, viven en lugares segregados con condiciones infi'- comprender a las pandillas (Wiatrowski et (d., 1981). Creemos,
riores, y así la juventud urbana está relegada a los márgenes junto con Covey, Menard y Eranzese (1992:173), que la teoría
de la sociedad en prácticamente todo espacio concebible. Este de control social, T..] integrada en la perspectiva ecológica y
posicionamiento limita y restringe sus opciones o recursos para otras (por ejemplo, la marginalidad múltiple] parece ser fun-
72 JAMES 73
MARCINALWAD UN MARCO COMPARATIVO

damental para comprender la formación y el comportamiento jóvenes en comunidades minoritarias pobres les va mal en los
ilegal de las pandillas juveniles" (véase también Vigil, I988a; exámenes escolares de rendimiento, y existe, en general, miedo
Trasher, 1963 [19271; Shaw y McKay, 1942; Merton, 1949; Uf o- y desconfianza de la policía y de las cortes entre negros y lati-
ward y Ohlin, 1960; Moore, 1978, 1991; Hagedorn, 1988; Spergel nos. Esta situación es así en especial a la luz de la gran can-
y Curry, 1998; Klein, 1995; Decker, 1996). tidad de escándalos de brutalidad relativos al comportamiento
La familia, la escuela y el cumplimiento de la ley ameritan, de la policía en sus barrios (Oliver, Johnson y Fara, 1993; Los
por dos razones principales, un escrutinio especial con respec- A rigeles '1'imes, 1992). En resumen, se deben considerar las cues-
to a esto (Bursik y Crasmick, 1995). Primero, son los agentes tiones referentes a los vacíos y las fallas existentes en el cam-
fundamentales de control social en la sociedad. Segundo, son po educativo y el sistema de justicia criminal junto con las de
excepcionalmente adaptables y responden a las preocupacio- la familia (Coleman, 1990; Vigil, 1999; Goldstein y Kodluboy,
nes de la sociedad. Cada una de estas instituciones ha contri- 1998; Greenwood, 1996; Petersillia, 1992).
buido, por separado, al problema de las pandillas en términos Sin embargo, los efectos del racismo y la barreras estructu-
de lo que hicieron y lo que no pudieron hacer. Debido a sus fa- rales (fuerzas macrohnoricas y macroestructurales), con fre-
llas colectivas, la socialización callejera ha tomado posesión y cuencia también minan los procesos normales de acoplamiento
establecido la casi-institución de la pandilla. Cuando la sociali- de muchos jóvenes que terminan en pandillas, y estas fuerzas
zación callejera reemplaza a la socialización de los cuidadores pueden incluso generar shocks que separan a los miembros
convencionales, se convierte en un factor clave en el desarrollo de la familia. Los factores socioeconómicos como la pobreza,
no sólo de diferentes lazos sociales, sino de diferentes aspira- la dislocación económica, el divorcio, los hogares con uno solo
ciones de éxito, niveles e intensidades de participación y patro- de los padres y el racismo, generan tensiones severas en mu-
nes de creencias. Con quién te asocias, qué nietas tienes, cómo chas familias; por ende, la vida en el hogar es por lo regular
usas tu tiempo y por qué te aferras a un sistema de creencias, inestable. Incapaces de proveer sustento adecuado para sus hi-
son factores que se encuentran sólidamente conectados con la jos, muchos padres pierden por completo su capacidad para
subcultura callejera. enfrentar las cosas y no pueden supervisar ni guiar a sus hijos
¿Cómo podemos tratar con la falta de atención de los pa- conforme desarrollan lazos sociales.
dres y los tempranos vacíos en el desarrollo de contactos, nece- Cuando esta situación de inestabilidad persiste por años,
sarios para conducir al niño a compromisos, participación y se desarrolla gradualmente una actitud de resignación y derro-
creencias? No debemos olvidar que las familias y otros miem- ta. Los hogares en torno a la madre son, en especial, vulnera-
bros del hogar no están ubicados en un vacío ( Locber y S'Uní- bles, y muchos jóvenes pandilleros sufren las consecuencias
thamer-Loeber, 1986). Existe una larga historia de racismo y adicionales de un padre ausente. Un pandillero chicano relata
pobreza que tiene repercusiones y efectos que persisten sobre esta historia:
el cómo, e incluso si, la vida familiar se encuentra estructurada
y organizada para participar de manera efectiva en la sociedad A su madre le gustaba salir a bailar y pasársela bien. Un día,
(Sampson y Laub, 1994). Además, la insuficiencia de escolari- uno de sus novios la llevó con sus hijos (dos hermanos y una
dad para las minorías jovenes y la relación con el cumplimien- hermana; él era el mayor, tenía cinco años) al salón de baile
de la cantina de la esquina. Cuando llegaron en el auto del
to de la ley en general, también han afectado a la vida familiar
novio al lugar, él buscó un sitio para estacionarse tan cer-
en la medida que la gente pobre usualmente recibe indiferen- ca de la entrada como fuera posible. La madre les dijo que se
cia o maltrato por parte de dichas instituciones. Por ende, a los durmieran y que regresada pronto, ya que estaría cerca; tam-
74 IANIES !MIGO VIGIL
MARGINALIDAD MULTIPLE UN MARCO COMPARATIVO 75
bién les pidió que no se preocuparan. El novio subió la ven-
desmedida sobre lo que piensa y hace una persona. Cierta-
tanilla y cerró el auto, y el y la madre del niño entraron ;1 la
cantina que se estremecía con música country-latina. En- mente, la pandilla es una fuente de atracción tanto para hom-
tonces inicio la cacofonía, todos los niños empezaron a llo- bres cuino para mujeres, porque proporciona muchas funciones
rar. El niño se sintió muy cerca y muy lejos de su madre. similares a las de la familia y nuevas costumbres culturales
Consoló a los demás y después de un rato se durmieron que significan pertenencia a algo. Es una fuente de compensa-
(basado en tina conversación con Luis Rodríguez acerca de ción familiar y una reserva de contactos cuando todos los de-
un incidente basado en su libro The Concroc Rivev).
más han fallado.
La segunda etapa de socialización es el compromiso: una
Aun cuando las familias se encuentren intactas, las tensio- expresión de metas bien definidas y la lucha por obtener un
nes pueden ser tan grandes que ninguno de los padres presta estatus superior. Nuestras escuelas buscan reforzar metas cons-
atención real a las responsabilidades de crianza de los hijos. tructivas y aspiraciones inculcadas inicialmente dentro de la fa-
Pero para un hombre joven sin padre, en una familia de muje- milia. Los niños de bajos recursos muestran un espacio entre
res, la ironía es que debe aprender a lidiar con la vida callejera las aspiraciones y las esperanzas, en cuanto se dan cuenta que lo
dominada por hombres cuando se ve sujeto a la socialización que puedan desear está más allá de los medios con que cuentan
callejera.
para obtenerlo. Los compromisos de convención, como el que-
Para las pandilleras (de cinco a 15 por ciento de los miem- rer un trabajo con paga alta, se relacionan generalmente con
bros de una pandilla), el conflicto de identificación de género una aspiración a un esta tus mayor, pero también puede ser una
y la necesidad de actuar de manera agresiva es considerable- reflexión del simple deseo de ser alguien. Debido a los fuer-
mente más complejo. Las mujeres se ven muy afectadas en el tes lazos sociales, el individuo busca la aprobación de aquellos
proceso de socialización callejera puesto que, al igual que los que le importan o quiere demostrar la motivación de perse-
hombres, deben luchar con las mismas fuerzas que generaron guir metas plausibles. Los padres, quienes se encuentran estresa-
su experiencia en la calle, pero también deben lidiar con sus dos y abrumados, no pueden educar bien y algunas veces esto
compinches, quienes las devalúan. Conforme los papeles de interfiere en que el niño se comprometa con patrones conven-
los géneros siguen cambiando en general, el papel de las mu- cionales. De la misma manera, escuelas que tienen mucha carga
jeres en las pandillas con toda probabilidad variará. El reciente de trabajo y que tienen poco personal, generalmente olvidan
aumento de la violencia entre pandilleras indica claramente enfatizar el compromiso de los estudiantes para luchar por as-
que estos cambios están teniendo lugar. Además, de 94 por piraciones superiores, especialmente en aquellos estudiantes
ciento de pandilleras que tendrán un hijo en sus vidas, 84 cuyos problemas de lenguaje los margina. La historia del miem-
por ciento se convertirán en madres solteras. bro de una pandilla vietnamita sirve como ejemplo:
Por lo general, existe una tensión cultural o generacional
entre padres e hijos, en especial durante la adolescencia ., cuando Para este recién llegado de Vietnam, ir a la escuela tire difí-
muchos hijos se rebelan en contra de sus padres y buscan otras cil por mucho tiempo, porque nunca aprendió a leer correc-
experiencias de socialización. En el contexto de inmigración y tamente. Su familia trató de ayudarlo mintiendo sobre sil
adaptación, la situación es más complicada porque el lengua- edad, para que pudiera cursar el cuarto grado, aunque en
je, los hábitos culturales y las lealtades étnicas interfieren con realidad él era tres años mayor que sus compañeros. Al apren-
derlo que los diferentes lugares y personas esperaban de él,
las rutinas y ritmos normales de la socialización. Durante es-
no estaba mal, pero aprender inglés en una escuela en la
ta travesía adolescente, los coetáneos obtienen una influencia que los estudiantes con a ntecedentes vietnamitas eran sólo
76 JAMES PILLO \ R11, MARGINAL' DAI MULTIPIA.: UN MARCO COMPARATIVM 77
una minoría, y el que otros estudiantes se burlaran de ellos Un joven de la zona centro-sur de Los Ángeles recuerda con
con frecuencia, hizo la situación casi imposible. En casa no dolor y desconcierto cómo cuando el tenía cinco años, ofi-
había nadie que le ayudara, no había libros en su idioma, ciales del Departamento de Policía de Los Ángeles tiraron la
para empezar a aprender, ni maestros ni asesores que se co- puerta para entrar en el dormitorio de sus padres. Lo pusie-
municaran con él, ni encargados de escuelas que hablaran ron todo de cabeza mientras registraban el cuarto. El estaba
con sus padres ni que hablaran vietnamita. en la parte de arriba de una litera viéndolos, claramente vi-
sible para ellos y llorando de miedo por el abrupto cambio
Ya que las etnias minoritarias se han encontrado histórica- de un descanso silencioso a un ruido repentino de destro-
mente con políticas y personal insensible (o rotundamente zo de muebles y pisadas fuertes continuas. Uno de los ofi-
racista) en el sistema de escuelas públicas, los niños pertene- ciales jaló el colchón de arriba de tal manera que el cuerpo
cientes a estas minorías, especialmente los segmentos más del niño cayó al suelo. Al sangrar por la cortada que se ha-
marginados de pandillas juveniles, con frecuencia abandonan bía hecho con los dientes en la boca, lloraba aún más fuerte,
lleno de terror mientras vacía allí.
la escuela a una edad temprana y se comprometen con lo valo-
res y normas de las pandillas. La alienación de los valores con-
El fracaso del control social no estaría completo si no se
vencionales, reforzada por la socialización constante en las
mencionara cómo la realidad en la calle, particularmente la
calles, intensifica la discriminación que los miembros del gru-
socialización, se vuelve la fuerza dominante en la vida de mu-
po minoritario enfrentan con frecuencia. Los jóvenes alienados
chos niños. Los niños inmigrantes contemporáneos están afec-
sin eduación y sin oportunidades de trabajo descartan alcanzar
tados a este respecto, corno un adolescente salvadoreño que
estatus respetables en la sociedad dominante y encaran pro-
cuenta de su adaptación a Los Ángeles.
blemas severos al establecer una identidad social propia. Esta
disyuntiva entre las metas y alcanzar las calles sirve como ca-
Vine a Estados Unidos para volverme ciudadano y abando-
talizador para una estructura de oportunidad alterna, una que nar los asesinatos y la tristeza que dejé atrás en El Salvador.
lleva al crimen y a la delincuencia. Al principio, cuando me mudé con mi tía, se me dijo que me
Al no involucrarse en actividades convencionales, los jó- mantuviera lejos de los niños mexicanos del vecindario (Pico
venes pasan una cantidad de tiempo exorbitante en las calles Unión, cerca del lado oeste del centro de Los Ángeles). Eran
con sus amigos. Algunas de sus experiencias y actividades de pandilleros, la gente se disparaba y los niños tenían miedo
hecho son muy positivas; otras son claramente peligrosas y an- todo el tiempo. Después de la escuela, regresaba a casa rápi-
damente para no hablar con nadie, pero nunca había nadie
tisociales. Los contactos e interacciones con la policía, que al-
en casa. Mi madre y mi tía siempre trabajaban hasta tarde
gunas veces llegan a encarcelamientos, empiezan a jugar un y tenían que tomar el autobús cerca de la playa, así que te-
papel en sus vidas. níamos que prepararnos nosotros mismos (él y su primos)
Las fuentes que sirven para sancionar a los individuos son nuestra comida. Nos dijeron que teníamos que permanecer
el aparato judicial y los agentes de la ley, quienes consistente- adentro de la casa hasta que ellas llegaran. La situación se
mente no cumplen. Asuntos complicados y muchas de las ex- volvió aburrida, así que salíamos a jugar. Cuando uno de
mis amigos en la escuela me dijo si me les unía, al principio
periencias que esta juventud de socialización callejera tiene
dije que no. Al poco tiempo estaba jugando con ellos. Al ha-
con la justicia son hostiles y antagónicos. Muchas veces, inclu-
cerme mayor, los juegos se convirtieron en salidas con los jó-
so los más jóvenes tienen encuentros escalofriantes con las venes más grandes y rudos del vecindario. Vine a Estados
fuerzas del orden. Un miembro de una pandilla afoestaciouni- Unidos para ser estadounidense y todo lo que había en mi ve-
dense los explica de la siguiente manera: cindario eran pandillas, así que me convertí en pandillero.
78 JANILS VIGI1 NIARGINALIDAD 511 1 1111'1_1 I IN 51/51010 CONIPARAHVO 79

FORMULACIONES POLITICAS prevención debe comenzar desde la niñez temprana hasta los
BASADAS EN EL CONTROL SOCIAL
ocho o nueve años. Las comunidades y las agencias deben adop-
tar una aproximación más activa al enfocarse en los proble-
Si la familia, la escuela y la fuerza de la ley son los elementos mas primarios de la población general en las áreas de bajos
clave del control social en cualquier sociedad urbana industria- recursos, así como en la prevención secundaria para ciertos jó-
lizada, y responsables del desarrollo de la socialización calleje- venes en riesgo. Acciones de intervención deben tener priori-
ra, también están abiertas y son accesibles a la intervención dad en los cruciales años antes de la adolescencia, de los nueve
humana y a la alteración. La perspectiva comparativa de dos a los 12 o 13 años, e involucran el tratamiento y trabajo con los
culturas sugiere que se debería agudizar nuestra politica de for- jóvenes que están peritéricame me pero no profundamente co-
mulaciones. Cuando la socialización callejera se asume, nota- nectados con las calles, al disuadir y restringir a la juventud de
bles orientaciones callejeras similares y la cultura emergen en actitudes y comportamientos que claramente los llevan a la
cada grupo, sin respeto por las tradiciones étnicas y con variacio- delincuencia y a caminos criminales, y de ahí abrir la posi-
nes muy sutiles, sin importar el género. Más aun, un examen bilidad de regresar a actividades prosociales. Finalmente, la
comparativo nos dará una aproximación histórica más amplia supresión es la estrategia en la que debemos confiar para dete-
sobre políticas del cómo y del porqué se perturba el control so- ner el aumento de la delincuencia y el comportamiento crimi-
cial, el cuándo y el cómo grupos e individuos se convierten en nal de la edad de los 13 a los 20 años, para aquellos que, a pesar
marginados, y qué fuerzas políticas ensombrecen el proceso. de la mejor prevención posible y de los esfuerzos de interven-
Para combatir la subcultura de las pandillas callejeras y la ción, se han unido en actividades pa ndilleriles. Aquí, el siste-
subsociedad, debemos conocer cómo las influencias del con- ma criminal de justicia aplica una aproximación punitiva y
trol social están integradas e interactúan con las demás. l,a co- correctiva para controlar el comportamiento destructivo y vio-
nexión recíproca muestra una interacción de acción y una lento que con frecuencia va más allá de sus miembros de las
reacción que evoluciona con el tiempo. Enormes dinámicas poblaciones callejeras. Conjuntamente, y como es necesario,
fuertemente afectadas por las instituciones de control social la prevención, la intervención y las estrategias de las fuerzas
influyen en las vidas de los miembros de los pandilleros. Así, de la ley pueden utilizarse a través del curso de vida de un in-
lo más plausible es cuando el éxito viene a las familias que so- dividuo.
breviven, a los estudiantes que se juntan en la senda acadé-
mica, y cuando se golpean las relaciones contracti vas con las
fuerzas de la ley.
CONCLUSIÓN

El proceso de ma ginalización múltiple lleva a una descomposi-


ESTRATEGIAS Dr BALANCE DIRIGIDAS ción del control social. En cambio, esta descomposición lleva
A LA JUVENTUD PANDILLERIL a la socialización callejera y a la emergencia de una subcultu-
ra pandilleril. Para conseguir mejor estos desarrollos dinámi-
Contextualizar el control social dentro de un panorama supe- cos, una investigación de culturas cruzadas entre los grupos con
rior ayuda a generar una manera holística de enmarcar la dimensiones similares, especificamente las instituciones de
prevención, la intervención y las estrategias de supresión. En control social, dará los discernimientos y una comprensión pro-
este sentido, podemos seguir una ruta de desarrollo lógica. La funda del problema de la pandilla contemporánea. Mientras
80 JANIES 1)11(.0 VILII MARGINALIDAD MULTIPI I UN MARCO COMPARA' IVO 81

los resultados de este análisis se establecen mismo tiempo de políticas públicas y acciones de un plan concertado para ha-
(década de 1990) y en el mismo lugar ( Los Ángeles), los tiem- cer una diferencia. Con dichas políticas y programas podemos
pos de antecedentes y los lugares de las comunidades se di- ayudar y dar forma al futuro de la familias que hasta ahora
rigen a diferentes experiencias macroestructurales y macndus- se han se han perdido: la reestructuración y el mejoramiento
tóricas contrastantes (Vigil, 2002). Dentro de estas historias y de Lis rutinas escolares que obviamente se han quedado cor-
de las estructuras socioeconómicas, son importantes las diná- tas, y el desarrollo de asociaciones para integrar a los pueblos
micas multidimensionales. y a las comunidades en nuevas estrategias de justicia penal
La marginalidad múltiple, el marco de trabajo utilizado den- que ayuden a animar a la juventud a respetar a la sociedad y
tro de nuestro análisis, nos ayuda a señalar y subrayar cómo la sus leyes, todo esto a través de un respeto mostrado hacia di-
marginalizacion económica y ecológica afecta e in terfecta con cha ,juventud.
las tensiones y el estrés social y cultural y psicológico. Estas
fuerzas, adicional y acumulativamente, contribuyen a la des-
composición del control social y al surgimiento de pandillas y
variedades de los miembros de las pandillas (véase Vigil, 1988a,
para variedades de miembros de pandillas). Estas amplias fuer-
zas son las que socavan y crean las disfunciones del control
social, la desintegración Liminar, minan la educación y llevan
a las fuerzas de la ley, inevitablemente, a jugar un papel más
fuerte en una red social segura de "conformidad". Para llenar
estos vacíos (Klein, 1971; Vigil, 1988a, 1993; Heath y McLaugh-
lin, 1993), las pandillas reemplazan la paternidad, la escuela y
la policía para regular las vidas de la juventud en una subcultura
en la que las rutinas y las regulaciones sirven de guía para los
miembros de las pandillas. La suhcultura que emerge varia en-
tre los hombres y las mujeres, aunque como ha sido documenta-
do previamente, hay una notable consistencia en los tenias de
importancia entre ellos: marginalidad múltiple, descomposi-
ción del control social, e incluso, rutinas específicas de pan-
dillas, tatuajes y graffitis, y conflictos de pandillas.
Para reiterar, las semillas de las soluciones a las pandillas
se encuentran en las raíces. Aunque las instituciones como la
lámina, la escuela y la fuerza pública han sido socavadas, hay
todavía una oportunidad de salvar a muchos niños que han
sido marginados y abandonados en las calles. Esta evaluación
de culturas cruzadas da cuenta de las diferencias en el tiem-
po, el lugar y las personas. Sin embargo, hay sorprendentes si-
militudes también, suficientes para generar ideas universales
LAS MAILAS SALVADOREÑAS:
NUEVAS FORMAS DE ESPANTO
Y CONTROL SOCIAL *

Roxana Martel 71- igueros**

PRESENTA( 1(')N

La violencia en El Salvador ha cambiado en sus Ibrmas, no en


intensidad. En las décadas de 1970 y 1980 tuvo un carácter
eminentemente político. Muchas Fueron las causas que dieron
inicio a una larga guerra civil. El tipo de violencia practicada
en este periodo fue de carácter bélico. En 1992, con la firma
de los Acuerdos de Paz, vino la pacificación y esa violencia fue
reemplazada por una delictiva que conllevo nuevas percepcio-
nes de inseguridad, tanto en contextos urbanos como rurales.
La violencia no es un tenia desconocido en el país. Desde
el siglo xix, con las propuestas oligárquicas de reformar la eco-
nomía tradicional —básicamente ejidal— en una cafetalera, los
campesinos se rebelaron contra el poder hegemónico. La re-
sistencia dio lugar a la represión brutal por parte de los milita-
res en el poder. Décadas más tarde, en 1932, la historia se repitió
con cifras aún mas graves. Diversos documentos registran la
represión ocurrida en la zona occidental del pais, donde un
número considerable de campesinos fue ejecutado como escar-

" A rapan) N'al roquin Pardwas (liniversatlail Centroamericana 'José


Simón cañas") col¿iború en la edición y la revisión de datos para el pi e-
se nt e articulo .
Pwiesma-investigadora dr la Umversiclacl Centroamericana 'lose
Simeún Cañas" (11cA). Actualmente cursa el doctorad() en Sociololsja del
Conocimiento cle la l !nivel sidatl Pial)lica de Navarra, Pamplona, España .

1831
84
RüNANA MARITL "FRIEUVIN
LAS NIA RAS SALVA DORENAS 85
miento y ejemplo de lo que podría pasar con la resistencia. De
acontecimientos violentos en un contexto rural, El Salvador La reflexión se desarrollará en cuatro partes. La primera
pasó a una violencia urbanizada. Las ciudades mas grandes muestra, de manera muy general, los datos oficiales con los
fueron escenario, desde la década de 1940, de estructuras so- que se describe el entorno violento salvadoreño, con base en
ciales más violentas. El clima de represión vivido bajo dic- estadísticas nacionales o de organismos internacionales que
taduras y presencia militar fue uno de los elementos que con- comparan la situación de violencia en El Salvador. La segunda
figuraron el devenir histórico del país. En ese momento, el parte pretende historizar la producción de sujetos portadores
enemigo era la oposición al régimen hegemónico, represen- del miedo en la sociedad salvadoreña. La tercera describe la
construcción narrativa de las maras corno una forma de identi-
tada desde los ámbitos políticos. El inicio de la guerra civil
dad; esa construcción narrativa se ha hecho desde dos discur-
marcó un aumento progresivo de las tasas de homicidios —so-
bre todo durante los primeros años de la guerra (Cruz y Gon- sos: el oficial-legítimo y el de jóvenes de pandillas-ilegítimo. La
zález, 1997). última parte, a modo de cierre del artículo —no de conclu-
sión—, intenta aportar una reflexión acerca del tipo de sujeto
Con la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992, se pensó que
que tanto política como mediáticamente se ha construido: plan-
el clima de incertidumbre por temor a acciones violentas termi-
teamos, siguiendo las aportaciones del sociólogo Zygmunt han-
naría. Lo que en ese entonces se perfilaba corno una esperan-
man (2004b), que las maras se han convertido en los nuevos
za se ha convertido en un hecho irrealizable. A diez años del
cese de la guerra, las víctimas de hechos violentos no han dis- "parias" del proyecto político regional. Presentamos los meca-
nismos de integración social y simbólica con que las maras
minuido y la percepción de inseguridad es aún más difusa y
(un grupo excluido históricamente por el sistema) se constru-
presente en todos los sectores sociales. Ahora, "el enemigo o
yen en esta sociedad que estamos viviendo.
amenaza" no es el oponente político, sino un sujeto que puede
Para comprender mejor la complejidad de este fenóme-
adoptar las formas de delincuente, criminal o más concretamen-
te, según las políticas gubernamentales salvadoreñas actuales, no, este ensayo busca conectar la realidad de las pandillas con
de "marero". acontecimientos que se han sucedido en la historia salvadore-
ña y que permiten entender, de manera hilvanada, los procesos
Pareciera ser que la misma historia de El Salvador se hubie-
de construcción de una cultura autoritaria anclada en el miedo.
ra tejido con el componente de violencia y miedo en su pro-
yecto. La narrativa oficial se ha servido de sujetos que concen- liste fenómeno no es nuevo como objeto de estudio, pero sí es
traran los miedos y canalizaran las formas de orden que se urgente discutir nuevas formas de abordarlo. Las pandillas de-
necesita para funcionar. nominadas maras no son la expresión de una violencia ahis-
tórica, ni son extrañas al tipo de sociedad que se ha construido
Este ensayo pretende reflexionar a propósito de ese nuevo
cotidianamente. Son jóvenes y adultos, mujeres, niños con ros-
rostro generador de miedos en los salvadoreños y que, produc-
tros, que pertenecen, aunque se quiera negar, a esos espacios
to de una presencia sistemática en el discurso político institu-
que hemos denominado "nación".
cional difundido a través de los medios de difusión colectiva,
se ha transnacionalizado. Las maras se han convertido en tema
de debates académicos, pero sobre todo en la "anomalía" que
DISCURSO PROUAGÚNICO SOBRE VIOLENCIA
los gobiernos de la región centroamericana, México y Estados
Unidos pretenden penalizar o, en términos de Foucault, disci-
plinar. Una de las características con las que se ha descrito a El Salva-
dor en los Mútilos diez años es la violencia (criminal y no cri-
80 R7
l<33X,V.N. N N1 30331,1 1130,1 11333s I ,Ns NiAli NN (33 3313‘.,33131131 NAs

orinal) que se reproduce cotidianamente en espacios públicos Si se comparan estos datos con los de AmM•ica Latina, El
y privados. Lo extendido y diversificado de la violencia, las di- Salvador sigue siendo uno de los paises más violentos, con base
ficultades para su registro y para un tratamiento adecuado de en las tasas de homicidios. El 11,3\03:1) tomo datos reportados por
las causas, son factores que aumentan los sentimientos de in- tres instituciones oficiales que reportan las tasas de homicidio
seguridad entre la población. Esta problemática ha sido objeto (Fiscalía General, Instituto de Medicina Legal y Policia Nacio-
de reflexiones por parte de instituciones —nacionales e inter- nal Civil) y cotejó la situación de El Salvador con otros paises
nacionales— que aportan elementos que ayudan a caracteri- latinoamericanos (cuadro 1). Pese a la diferencia de regis-
zarla, tros, la situación es preocupante. De acuerdo con los estándares
En primer lugar, puede decirse que Isl Salvador tiene una fijados por la Organización Mundial de la Salud (onus), se con-
de las tasas de homicidios más alta en América Latina. Segun sidera epidemia una tasa de homicidios superior a 10 por cada
datos del programa "Sociedad sin violencia" del Programa de 100 000 habitantes por año (13N1_31), 2003),
Naciones Unidas para el Desarrollo (nNu i)-E1 Salvador (2003),
CUADRO 1
en los años 1994 y 1995, las tasas de homicidios intencionales
LASAS 1,1 10MILIDIOS 13 011 CADA 100 000 EIA13113ANIIIS
alcanzaron valores de entre 1.50 y 161 asesinatos por cada 100 000
habitantes (gráfica 1), las cuales lo situaban como el pais más 11s AM IIRICA

violento en América Latina en términos de homicidios. 'Risa


País
Durante el periodo 1999-2003, la tendencia de las tasas de
homicidios ha disminuido en el país, aun cuando se registro El Salvador (Fiscalía General) 55
londuras (2002) 53
un repunte de las mismas en los años 2003-2004 (41 homi-
Colombia (2003) 50
cidios por cada 100 000 habitantes). Para 2005, la tasa de ho-
El Salvador (Medicina Legal) MI
micidios en El Salvador por cada 100 000 habitantes, segón 35
datos del PNIUD, ascendió a 50 (cNeo, 2005). Guatemala
Jamaica 35
El Salvador (Policía Nacional Civil) 33
GRAF1CA 1
Venezuela 33
EL SALVADOR: LASA Dl, HOMICIDIOS l'OR 100 000 113\ HUÍAN I 1333
Brasil 20
(1993-2003) lt1
Me tico
Ecuador 15
República Dominicana 12
11
Nicaragua (20112, PNI ID
cuba fi
costa Rica (2002, 133N3313) fi

Argentina 5

Perú 5

1 I ruguay 1

Paraguay 31

1993 1994 199 1993 1997 13198 1999 hile


21011 21102 29341
1331 3 E>iir3. 133N co, 2003
3313ENIE. Si 1, 1090-2003.
88
ROXANA MAICFEL TRIGUER(
LAS MARAS SALVADOREÑAS 89
En relación con la causa de esos homicidios, el diagnóstico respondieron, que siguen con frecuencia los noticieros de tele-
de violencia del unit.m, basado en datos del Instituto de Medici-
visión, muestran más inseguridad que las personas que no se
na Legal para 2003, la tasa de homicidios en el pais era de 36 por
informan a través de la televisión.
cada 100 000 habitantes. De éstos, 57.4 por cielito de las muer-
tes se registraron como resultado de la delincuencia común,
mientras que ocho por ciento fueron adjudicadas a las ma- FORMAS DE VICH,ENCIA JUVENIL

ras, seis por ciento a la violencia social (intratiimiliar y riñas


estudiantiles). Según esa base de datos, para 28.8 por ciento no La identidad de los jóvenes se construye, en el discurso oficial,
se identificó la causa. Pese a estas cifras, el discurso oficial re- desde la violencia juvenil. Ella aparece de tres maneras: vio-
salta la peligrosidad de las pandillas, ya que las hace responsa- lencia estudiantil, consumo cultural (le los jóvenes y violencia
bles de los delitos más graves: los homicidios.
de pandillas (mayas).
Si bien es cierto que los datos sobre homicidios describen En la primera de las formas no nos detendremos porque el
una sociedad con mucha violencia, los salvadoreños tene- espacio no alcanza para ilustrar un fenómeno igual de comple-
mos una percepción sesgada en relación con esta violencia y jo que los otros dos. De momento podemos decir, para sinteti-
mediatizada desde el discurso oficial y los medios de comuni- zar con el riesgo de simplificar, que la violencia estudiantil se
cación, a saber, se magnifica la victimización que las pandillas adjudica a las agresiones que se generan entre jóvenes estu-
hacen y se minimiza la violencia institucional, estatal y los crí- diantes de diferentes centros educativos en los que víctimas y
menes de cuello blanco. Un estudio sobre la victimización y victimarios son ellos mismos. Éste no es un fenómeno nuevo,
la percepción de seguridad en El Salvador señala que casi la pero el discurso oficial difundido por funcionarios públicos en
mitad de las personas a quienes se entrevistó en una encues- los últimos años lo hace parecer ahistórico y novedoso. El fe-
ta nacional piensan que el problema de las maras y las pan- nómeno se reduce al término "maras estudiantiles". Esta reduc-
dillas constituye el fenómeno que hay que atender con más ción ha dado lugar a un tratamiento coercitivo del problema,
urgencia en el país. Al preguntar directamente sobre el proble- similar al que se sigue con otras manifestaciones de violencia
ma de las pandillas, casi la totalidad de los salvadoreños (91 (González, 2003). El trabajo de Wim Savanije (2005) historiza
por ciento) dijo que las mismas eran un problema grande en estos procesos y los coloca en su justa dimensión.
términos nacionales; sin embargo, cuando se les preguntó a La segunda forma en que aparece la violencia vinculada
nivel de su comunidad de residencia, solamente 21 por ciento con los jóvenes es el tipo de consumo cultural que realizan, ex-
dijo que las pandillas o maras constituían un problema muy presado en la música, programas televisivos, películas y juegos
grande en su propio barrio. De la misma manera, sólo 10 por de video. En el discurso oficial, los jóvenes son los generado-
ciento de la población dijo haber tenido un problema directo res de violencia. ,:, Cómo es que los jóvenes se han converti-
con pandilleros (Cruz y Santacruz, 2005).
do en esto? Las explicaciones más simplistas (la mayoría de ellas
En el mismo estudio se señala que menos de cinco por cien- proporcionadas por el gobierno) ponen a los medios de comu-
to de los salvadoreños dijo haber sido víctima de alguna acción nicación como la causa y, muy especialmente, a ciertas mani-
ejecutada por pandillas juveniles o maras. El estudio exploró festaciones culturales puestas en circulación a través de ellos.
también la vinculación que podrían tener los telenoticieros con Una de los ejemplos más ilustrativos es la censura explícita o
la percepción de inseguridad. Las personas enemistadas que implícita al tipo de música que los jóvenes prefieren. Grupos
J0 suNANA MARI EL I RE( ,I , EROS
1,51 NIARAS \ 5DURI1NAS 91
como el mexicano Molotov O expresiones culturales como el
UI[SC<,i' OLICILE ILMOR.11 L.1 ESIL
hip-hop han sido censuradas por funcionarios públicos ( Marte!,
2005). DE (I0A711EALIILV, SIGLO Eva!

Interesa en este ensayo detenernos en la tercera forma de


En el año 1768, en tiempos de la Colonia, el arzobispo de la
violencia juvenil, a saber, la producida por !as oraras. Desde fi-
diócesis de Goathemala dejó una crónica donde narraba cómo
nales de la década de 1980 e inicios de la siguiente, en El Sal-
vio a un grupo cae jóvenes detenidos frente a una iglesia, ima-
vador hemos sido testigos, a través de los medios de comuni-
ginó una pelea y pensó en intervenir. Cuando se abrió paso
cación, de la presencia cada vez más recurrente de los jóvenes
entre la gente, un cuadro muy distinto se le presentó: una per-
que pertenecen a pandillas o oraras como responsables de
sona herida agonizaba a los pies de los lugareños, sin que na-
hechos delictivos. En el peor de los casos, homicidios, pero tam-
bién riñas, asaltos, intimidación y hasta secuestros. Desde 2003, die se 'noviera ni hiciera nada para auxiliar al malherido. El
obispo pidió con urgencia un cirujano y un religioso para ayu-
las macas han sido objeto de políticas y acciones gubernamen-
dar al moribundo,
tales que buscan "erradicadas". Estas acciones y políticas, como
las mismas oraras, se han transnacionalizado. Es la región cen-
troamericana, México y Estados Unidos, la que se percibe ame- 1...1 pero todos quedaron con mucha serenidad sin mover-
se a diligencia alguna. Quiso Dios que pasara por la calle un
nazada por estos grupos de jovenes y adultos que han incremen-
eclesiástico a quien llamé para que I() socorriera. Yo mismo
tado su visibilidad.
le ató las heridas, apliqué ciertos espíritus porque estaba
En el siguiente apartado se pretende historizar el fenóme- agonizando y vivificado un poco lo llevé yo mismo al hos-
no. La premisa de la que se parte es que la historia salvadoreña pital. Dije entonces entre mí, este pobre hombre se hubie-
se ha construido con la presencia de grupos o sujetos sociales ra muerto entre estas gentes que lo hubieran visto expirar
que condensan los miedos colectivos y permiten determinar con mucha serenidad, sin procurarle remedios, ni confe-
las fronteras entre lo legítimo y lo ilegítimo. En estos momen- sor, ni cirujano; no lo han herido éstos, es verdad, pero habi-
tuados a ver heridos con tanta frecuencia, no les hace éste
tos son los jóvenes y adultos pertenecientes a las oraras, antes
ninguna novedad. Muchos hay que no forman los monstruos,
lo fueron los incómodos jovenes "revolucionarios", a inicios del pero apenas se encontrará quién se espante de ellos (Cortés
siglo xx, los indígenas. La lista de personajes incómodos y te- y Duras, 2001 ).
midos crece y la forma de reprimirlos también.
La región geográfica que ahora corresponde a la nación sal-
vadoreña estaba, desde entonces, habituada a presenciar accio-
HISTORIZACIÓN DEL FENÓMENO:
nes terribles y los monstruos no lograban espantarlos. Viene
HITOS EN LA CONSTRUCCIÓN NARRATIVA DE LAS MARAS
de ahí una indiferente calma que parece apropiarse en algu-
N0 lo TEM h e rida estos, e,S l'OILIOld, 32(10
nos momentos de la cotidianidad salvadoreña? ¿Viene de ahí
Ver heridos con ((HUG
cierto indolente letargo? Y luego también, ¿dónde empieza en
na les hace (SIC runguni, los salvadoreños la historia del nuevo espanto, esas narracio-
noucdrid Muchos /Un] (1110 no (n1711101 nes-otras clel miedo donde nuevos monstruos amenazan nues-
WOILSI)l10S, per) aperos Se OnetnInnin tra sociedad actual?
(j1HO1 Sc cspaute de ellos.
En la historia salvadoreña aparecen grupos que el poder
Pedro Cortes y ',arraz hegemónico (económico, político y militar) ha mantenido bajo
92 ROXANA MARI EL [RICA IIROS LAS N1ARAS SAIYAOURENIAS 93

control (a costa de la represión), que han mostrado la frontera gada la década siguiente. El conflicto armado abierto duró once
entre lo legítimo y lo ilegítimo. El sociólogo Zygmunt hauman años y se generalizó a todo el país con una pérdida en vidas de
(2004a) pone en evidencia cómo todo proceso "civilizador" se 75 000 personas aproximadamente (alrededor de 6 250 perso-
basa en la actividad de poner un orden social sobre lo que, apa- nas fueron muertas por año a causa de la guerra). De este da-
rentemente, se presenta caótico y bárbaro. Qué fue, si no, el to, sobre la base de una población total nacional promedio de
proceso de colonización española en el que se pretendía "or- cinco millones de personas,' resulta una tasa de aproximada-
denar" u "occidentalizar" las fin- mas de vida presentes en las mente 125 por 100 000 habitantes (Lungo y Martel, 2004). Más
Américas. El orden occidental necesitaba censurar la forma de allá de su dimensión cuantitativa, la guerra se convirtió en un
vida indígena, por incivilizada. Esa censura, esa cultura ilegíti- evento totalizante en el orden social del país (Martín airó, 1988).
ma indígena fue heredada a los proyectos independentistas La vida nacional estuvo en función del conflicto, en mayor o
modernizadores. El proyecto político de El Salvador no fue la menor medida, a lo largo de todo este periodo.
excepción. Fue esta dimensión totalizante la que hizo que no tomara
En documentos históricos del siglo xix e inicios del xx se una especial relevancia la presencia de pandillas conformadas
puede constatar cómo "el problema indígena" tuvo que ser "con- por jóvenes organizados ya en la década de 1980. Trabajos de
trolado" bajo una violencia legítima aplicada por los poderes investigación académica de finales de la década de 1980 e ini-
hegemónicos de la época. Tanto en 1832 como en 1932, el te- cios de la de 1990 (Avancso, 1988; Argueta et al., 1991) mues-
rritorio en el que se consolida El Salvador como nación fue tran cómo la existencia de pandillas representaba signos de
escenario de masacres a indígenas quienes reivindicaban, en alarma en la región.
su momento, el respeto a las tierras y a la organización social Los integrantes de estas primeras maras eran jóvenes de
ejercida por ellos. La historia del espanto quedó registrada en sectores excluidos y segregados social y económicamente. Se-
los periódicos de la época. Los indígenas eran comparados con gún estos trabajos, las pandillas estaban creciendo con rapidez
hordas bárbaras a las que las guardias civiles incipientes de- y por sus características violentas se estaban convirtiendo y
bían controlan percibiendo como un peligro para los habitantes de los secto-
Si los indígenas fueron los sujetos reproductores del mie- res populares. En esos años, la problemática de las pandillas
do, y por lo tanto a quienes las entes en el poder debían "con- estaba sometida a la dinámica de muchas pandillas juveniles.
trolar", los grupos de oposición a los gobiernos dictatoriales Su tamaño no iba más allá de los 50 jóvenes por agrupación
fueron la nueva amenaza para los sectores hegemónicos en los y so radio de acción se limitaba a ciertas zonas de la capital, co-
siguientes años del siglo xx. Estos grupos de oposición repre- mo el centro y los barrios más pobres. Pandillas como la Mara
sentarían, para los grupos en el poder, la amenaza comunista. Chancleta, Mara AUDG, Mara Nosedice, Mara Gallo, Morazán,
Los jóvenes universitarios serían los representantes simbóli- etc., eran las más populares entre las discusiones sobre el fenó-
cos de este nuevo espanto. Esa historia del miedo era alentada meno. Desde estos momentos se ponían en evidencia las ca-
por las voces políticas que se hacían visibles en los medios de racterísticas de violencia y solidaridad interna que caracteriza
comunicación en diversos momentos, con mayor o menor me- en la actualidad a ese tipo de agrupaciones (Proceso, 2003).
dida entre 1932 y 1970.
En la década de 1970, las crecientes expresiones populares sewin las proyecciones del Ministerio de Planificación publicadas
de protesta tuvieron como escenario a todo el país, generando en los Tn dicadorrs Sociales g Ecouiálnicos y la Encuesta logares y Propó-
una fuerte represión política que presagiaba la guerra desple- sitos Mido/y/es en 1990.
94 i<ox \ N ■ \ 1 1I<I I I I It( )S
1AS \ S SAIVADOILI NAs 95
Pese u este reconocimiento en los ámbitos académicos, 110
reduciendo la pi oblernatica, hay que reconocer que las maras
fue sino hasta inicios de 1990 cuando ser joven pasó a ser sinó-
se han transnacionalizado y las f6rmas y conflictos de las pandi-
nimo de "sospechoso de pertenecer a una mara", después de
llas en Estados Unidos son reproducidas simbólica y material-
la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992 cuando los medios
mente no sólo en El Salvador, sino en Guatemala, en Honduras
de comunicación empezaron a recoger un discurso en el cual
y ahora en México. Los jóvenes pertenecientes a pandillas en
se vinculaba a las pandillas con muchos de los salvadoreños
El Salvador adoptaron los usos y prácticas cotidianas de las dos
que volvían deportados de Estados Unidos. Empezó a hablarse
principales pandillas argelinas: Mara Salvatrucha (MS) y Pan-
de una "bomba de tiempo" que debía ser desactivada con medi-
dilla 18.
das drásticas que impidieran que estos salvadoreños volvieran Las pandillas locales existentes en la década de 1980 no
a su país de origen.
existen como en sus orígenes. Ahora son clicas de la MS y la
La figura de las deportaciones es interesante para analizar- Pandilla 18 las que se disputan territorio y visibilidad.
la con un poco más de cuidado. El discurso oficial ha explicado ,as noticias en los medios de comunicación muestran, por
—y exorcizado-- el fenómeno de las macas adjudicando a la otra parte, a los salvadoreños que "presuntamente" pertene-
deportaciones de "presuntos delincuentes" la causa de la apari- cen a pandillas vinculados con distintos tipos de crímenes (ban-
ción de las maras en El Salvador. Esta explicación cumple dos das de asaltabancos, secuestradores) en Guatemala, México
funciones. Por una parte se presenta el problema de las pan- Estados Unidos. Ademas, se da visibilidad a las discusiones de
dillas como extraño, ajeno, a las condiciones sociales internas ley o medidas de seguridad adoptadas por los gobiernos de los
(quita responsabilidad). Por la otra, legitima el uso de la violen- distintos países. has maras, en las noticias consumidas cotidia-
cia por parte de Estado (no se reconoce como violencia) para namente, aparecen como grupos de asalto en las fronteras, los
garantizar la seguridad de la población.
jóvenes salvadoreños que pertenecen a pandillas también son
El migrante deportado (criminal o no) es el incivilizado que protagonistas de noticias cuando, desde los medios, se da se-
violó la ley en el país huésped —Estados Unidos-- y que aho-
guimiento a sus historias Cuera del país, principalmente los
ra debe regresar a su tierra. A este salvadoreño migrante, se le que son procesados por distintos tipos de delito.
acusa, en el discurso oficial, de ser el cabecilla del gran enemi- Otra gran narrativa que da forma a este nuevo espanto que
go público: las matas. Éste es el salvadoreño no deseado. El que representan las maras en El Salvador fueron los casos de muje-
avergüenza al país (Martel y Marroquín, 2003).
res decapitadas entre los años 2001 y 2002. A partir de octubre
Para mediados de la década de 1990, el discurso del marero de 2001, los discursos sociales empezaron a vincular a los pandi-
deportado cobro particular fuerza: "los deportados, quienes lleros con una serie de víctimas decapitadas. Esta vinculación
vestían atuendos flojos, con tatuajes en sus cuerpos y que a no llegó a probarse en la mayoría de los casos, pero logró gene-
simple vista eran identificados como miembros de las ya fa- rar el miedo suficiente entre la población para que los círculos
mosas 'matas' arribaron al aeropuerto", señaló un periódico de políticos reclamaran penas más duras para los jóvenes vincula-
circulación nacional en abril de 1995. El discurso se multiplicó dos. Esta percepción paso a legitimarse cuando el actual presi-
hasta crear la sensación de que los deportados eran cada día dente de la república afirmó en una entrevista televisiva durante
más y que la mayoría de ellos habían sido criminales. su campaña política, que "los mareros no se andan con cuentos
Si bien es cierto que la explicación causa-efecto del fenóme-
pala andar en la mochila con la cabeza de su madre", v poste-
no de las maras con las deportaciones de salvadoreños de Es- riormente otro hincionario publico declaró que al "hablar de
tados Unidos se ha puesto a circular desde el discurso oficial,
mineros no se esta hablando de muchachos que rezan el rosario".
96 ROXANA MARI r_r 1 I.AS NI:1WVS 5.-' 1 '.11 /OREN AS 97

La palabra "marero" se volvió sinónimo de delincuente Para estas reflexiones, definiremos las identidades sociocul-
asesino. Aun cuando, como afirma el periodista mexicano Mar- turales como las relaciones sociales de oposición entre Noso-
co Lara Klahr, es casi imposible encontrar a un joven perte- tros y Otros.
neciente a pandillas que se autodenomine a sí mismo como Las identidades socioculturales son producto de la interre-
"marero",` esta identidad tomó fuerza debido al discurso repe- lacio!) cotidiana y se definen, principalmente, por la capaci-
tido en los medios de comunicación por los líderes de opinión. dad discursiva de los sujetos sociales. Es desde el discurso que
En el siguiente apartado abordaremos cómo la identidad tipificamos al Otro y nos tipificamos a Nosotros. La relación de
de los jóvenes de las maras se construyó y dio forma desde es- la narración con la identidad es constitutiva. No hay identidad
tructuras narrativas puestas a circular tanto por el discurso ofi- cultural que no sea contada. La identidad es una construcción
cial (legítimo) como por los mismos jóvenes (ilegítimo). que se relata (Martín Barbero, 2001). Estos relatos, o narrati-
vas, tienen unos tiempos, unos aspectos y modos de narración
que los vuelven particulares v emblemáticos en la construc-
CONSTRUCCIÓN NARRATIVA DE LAS MARA5 ción identitaria. Es sobre esos mecanismos que queremos cen-
COMO FORMA DE IDENTIDAD trar el análisis.
En este análisis interesa acercarnos a la construcción de
Para enmarcar la reflexión que estarnos desarrollando sobre las las identidades de los jóvenes que pertenecen a las minas, des-
maras, parece importante ubicar algunas categorías conceptua- de los distintos discursos que circulan, principalmente, en el
les que enmarcan el análisis. Especial interés tiene, para este campo mediático salvadoreño. Estos discursos marginales y
ensayo, la construcción narrativa de las identidades. hegemónicos, en relaciones de confrontación, determinan en
La construcción del mundo social se realiza, según Alfred el imaginario social las identidades de los sectores juveniles.
Schultz (2003), por el significado específico que se designa a las En ese sentido, hay dos operaciones desde las cuales se
distintas relaciones que los sujetos sociales establecernos con construyen los discursos sociales vinculados con los jóvenes
otros, bajo dimensiones espaciotemporales. En estas relacio- que pertenecen a las maras. Por una parte, se construyen los
nes es posible identificar e identificamos con un Nosotros discursos desde los mismos jóvenes, desde el Nosotros so-
socialmente construido desde la individualidad y con el que se cial del que habla Schultz. El discurso desde el Nosotros de los
comparten elementos biográficos. Desde este Nosotros es cons- jóvenes se hace desde procesos de autopercepción y se hace
truido, de manera parcial, el Otro, captado en sus individualida- visible de distintas maneras en el espacio público (cuerpos,
des y sus situaciones biográficas parciales. El Otro desempeña graflitis) y mediático.
Una segunda operación en la construcción de identidades
papeles o funciones típicas y su resultado es la autotipificación
de las maras es la que se hace desde los Otros hacia los jó-
que se produce si yo entro en relación con él. Al definir el pa-
pel del Otro, venes de estas agrupaciones. Estos discursos se construyen
yo mismo asumo un papel. Al tipificar la conduc- desde la heteropercepcion, es decir, desde la percepción que
ta del Otro se está tipificando la propia conducta, que se rela-
otros tienen de las triaras, y son los que quiere legitimar desde
ciona con la suya. Es este proceso de doble tipificación, la del
Otro y la propia a lo que se le denomina "identidades". los centros de diseminación política el poder hegemónico. Es-
tos Otros ponen a circular discursos en los espacios público y
mediático que pueden caracterizarse en tres tipos: discurso me-
1 Ellos, sobre todo los
que están más cercanos ala calle I fi,
prefieren diático, político institucional y académico. Estos tres discursos
denominarse "borneboysl.
explican y dan forma a las prácticas de los jóvenes mareros.
98 It t Lx .-sNA \ IARI I I /2IGI 'I ROS
I ARAS SAI VAIR (R1 NAI, 99

Las relaciones conceptuales que hemos descrito pueden


caracterizado la historia moderna salvadoreña. Estos grupos re-
expresarse en el siguiente cuadro.
presentan al bárbaro que debe someterse: los indígenas, los
comunistas y ahora las oraras. Los bárbaros han servido, dice
(IRA! I( \2
Bauman (2004a), como instrumento principal en la moderna
CONSERV( .( ION DA 12Ri VI VA DE LAS MAILAS
"implantación del miedo".
Discurso La construcción de ese sujeto social con una función (negati-
Discurso de 101'elles de pandillas
iirgenionico va-criminal) específica se ha hecho a partir de tres dispositivos
"marginal"
discursivos: el mediático, el político-institucional y el acadé-
leteroperce pelón
Autopercepción mico.
Discurso heteroccinstruido
Discurso autoconstru ido
Mayas = agentes productores ,Jóvenes = agentes miembros Discurso nledicilleo
de violencia (crímenes) de Lula room nidal
Procesos de Gmbh:matización/
Procesos de emblematizacion Los medios ele comunicación salvadoreños han servido como
estigmatiza( ión
caja de resonancia del discurso oficial. Es en los medios de co-
municación donde se pone a circular el discurso que ha cons-
truido la imagen hegemónica de las oraras como generadoras
Circulación: espacio-si
del miedo social. Este discurso ha sido difundido por las insti-
• tuciones de gobierno y las elites económicas (expresadas en la
Discurso mediatico: medios gran empresa privada), quienes han deniandado respuestas
Peribrmatividad: cuerpo,
de comunicación social paredes rituales
efectivas gubernamentales para parar la violencia criminal.
Discurso político institucional Medios de comunicación Las fórmas de violencia real producidas por las prácticas
Discurso académico de las pandillas son vividas, principalmente, por los habitan-
social: entrevistas (marginal)
(resignificado por el discurso
tes de sectores populares que es donde los jóvenes de pandilla
oficial)
protagonizan sus disputas por territorio y algunos de ellos ejecu-
tan actividades delictivas. Es la difusión de sus rostros, la perma-
CONSTRIRR \IIRR nente visibilidad dotada desde los medios de comunicación, lo
11 IHSTOKIA 01 ICTAL
que genera que la sensación de inseguridad de las pandillas
C(111(1 sociedad 176121: 111 neCC.tiltlati de COILY (iio sea generalizada (tUDOP, 2004; Cruz y Santacruz, 2005).
(111C1libYles 1701ealeS, 1111.iyilldalaS y atenfroido Desde los estudios de comunicación ha habido controver-
contra sus vidas, para purificarse y llegar sia sobre en que medida el discurso ele los medios afecta la ma-
al propio diablo en el curapo. nera como las personas comunes y corrientes configuran sus
Ester Cohen (2003) propias reflexiones.
Los expertos insisten en que en los medios ele comunica-
ción no sólo se ponen en común acontecimientos, sino, sobre
Como decíamos en los apartados anteriores, la construcción todo, se negocian significados. In que muchos ciudadanos pien-
social y simbólica de mi grupo social que sirviera para determi- san sobre los jóvenes que pertenecen a pandillas es posible
nar lo legítimo de lo ilegítimo es uno de los elementos que ha
encontrarlo reproducido en las noticias que a diario se trans-
100 It( /x ANA \1,11C1 I i 1 wn:matos
LAS Ni S SALVANORRNAS 101
!Mien. En los productos mediáticos, en los noticieros en radio
y televisión, en las notas y artículos de la prensa escrita e i n-
ternet, se pueden encontrar los gustos y los miedos, las ale-
grías y las represiones que se viven dentro de una sociedad y
desde una cultura.
Al hacer un seguimiento de las noticias que se han difun-
dido sobre las maras en El Salvador, es posible identificar, al
menos, tres estrategias de producción discursiva aplicadas
al momento de construir las noticias. Éstas son:

• La creación de rasgos de identidad colectiva (desapare-


ce la identidad individual).
• Visibilidad de personajes emblemáticos. "328 pandilleros capturados en el fin de semana",
• Categorización a partir del uso de metáforas y alegorías en Diario de Hoy (20-07-03).
(se han seleccionado fragmentos de noticias de periódi-
cos nacionales que permitan identificar las categorías
se integra a las fbrmas culturales hegemónicas. Es una identi-
establecidas en este ensayo).
dad colectiva que se convierte en la forma no-deseada de per-
sona, o mejor, la no-persona.
La aplicación de las estrategias no corresponde a un uso
Esta estrategia puede ilustrarse con las siguientes citas:
intencionado de las mismas por parte de los periodistas. Son la
practica y las rutinas periodísticas las que hacen que el discur-
so mediatico cobre determinadas formas y defina la manera de Las pandillas son un fenómeno que cada día se hace mas gran-
categorizar las pandillas en el espacio público. de. De los 92 homicidios en 2003, 26 son de supuestos ma-
reros. „Las razones de las muertes' Rencillas personales, po-
sesión de territorio o problemas de drogas (Diario de Hoy, 6
Creación de rasgos de identidad colectiva de junio de 2003).

La primera de las estrategias es la creación de rasgos de identi- Las autoridades de Gobernación y de la PING aseguran que
dad colectiva. En las noticias que dan cuenta de las minas como existe preocupación por el incremento en los homicidios en
2004 en comparación con años anteriores; pero tratan de
problema social se describe a un grupo, un colectivo indiferen-
buscar atenuantes y aseguran que la mayor cantidad de crí-
ciado. En ese colectivo desaparecen las personas, los indivi- menes están vinculados a las pandillas y el fenómeno es ex-
duos. Se impersonaliza el fenómeno hasta el punto de presentar plicado así: con la implementación del Plan Súper Mano
a las maras corno un todo homogeneo, sin conflictos internos, Pura, la mayoría de pandilleros optó por abandonar las "[Al-
sin luchas de poder, posibilidades de actuación, etcetera. cas" y acogerse al Plan Mano Amiga; tras las deserciones,
Al impersonalizara las mayas se les cubre de anonimato, los cabecillas de las "clicas" optaron por asesinar a quie-
se esconde su esencia humana para convertirlas en un colecti- nes los abandonaban. Enmedio de esa lucha han muerto
vo salvaje y atemorizante. No es una identidad colectiva que muchas personas inocentes (Picoso Gráfica, 22 de enero de
2005).
102 Roxiviui mAiim. tima JIS( /ti
1 AS NIAI<V, SAIVADORI.N 1S 103
Ambas citas muestran un colectivo responsable de los ho-
micidios que preocupan a la población salvadoreña. Esta afir-
mación responsabiliza en igual medida a todos los miembros
de pandillas, hayan estado o no implicados en estos delitos. En
la mayoría de las noticias se hace uso de estadísticas que fun-
damentan las versiones oficiales, pero no se da cuenta de pro-
cesos judiciales individualizados de miembros de pandillas
responsables de homicidios específicos.
Incluso en el tratamiento de las imágenes, las que más se
repiten son aquellas en que aparecen los jóvenes de pandillas
"Presentan tres recursos contra
mostrando sus cuerpos y rostros tatuados en colectivo. Esta "Polémico proyecto de Lev Lev Antimaras". Miembros de
posibilidad fue explotada en la cobertura de los primeros días Antimaras", en Prensa Gráfico, mares fueron detenidos, en
en que se aplicó el Plan Mano Dura por parte del gobierno de 25-07-03. Prrnsa GH(fica, 20-07-03.
Francisco Flores, en agosto de 2003.
Desde el discurso periodístico y conformando una "este-
Visibilidad de personajes emblemáticos
tica de la violencia", la identidad colectiva de los jóvenes de
pandilla que se construye está determinada por los significan-
tes inseguridad/muerte. Los cuerpos de los jóvenes de manis Una segunda estrategia observada en los últimos años es la uti-
son lo suficientemente emblemáticos, desde el punto de vista lización de personajes emblemáticos; esta es complementaria
periodístico, como para ilustrar el relato que se construye de de la anterior. Se habla de identidades colectivas desdibujando
ellos. Hay dos tipos de escenarios en los que aparecen estas identidades individuales, que resultamparadigmáticas y se con-
imágenes. Uno es cuando la Policía Nacional Civil (linici) los vierten en los modelos de comportamiento y caracterización
tiene controlados. En este tipo de imágenes los jóvenes están de los jóvenes que pertenecen a las pandillas.
frente a la cámara, generalmente sin camisa, esposados, para- Estos personajes emblemáticos son descritos como cabeci-
dos o tirados en el suelo. En este tipo de notas, la figura de los llas o líderes de las maras, por lo que resultan perfiles ejempla-
jóvenes aparece disminuida, los protagonista son las autori- rizantes de quienes pertenecen a las pandillas. Los medios
dades. presentan a estos personajes con la espectacularidad que se per-
El otro escenario es cuando los cuerpos de estos jóvenes miten. Son identificados por sus "alias" y sus rostros son utili-
desafían a la cámara. Hacen señas con sus manos dramatizan- zados para ilustrar el fenómeno de las pandillas.
do su identidad (Martel, 2003). En el discurso mediático se han construido diversos perso-
Ambas imágenes aparecen recurrentemente en los medios najes emblemáticos. 'Tres de los más conocidos han sido: La
escritos y televisivos y, aunque la proporción de notas des- Loruily, El Viejo Lin y El Diablito.
tinadas al tema ha disminuido en los medios (en relación con
la cobertura de los primeros días del Plan Mallo Dura), estas La Lo l'ay
siguen configurando la identidad de los jóvenes que pertene-
cen a pandillas y los que no, pero que viven en sectores margi-
nales. Es una de las pocas mujeres pertenecientes a pandillas que ha
tenido visibilidad mediatica. Su historia fue ampliamente di-
104 ROA ANA MAR IRIGI.TROS
LAS MANAS sAL■yu w[NAS 105
fundida por los medios de difusión colectiva ya que, según las
versiones oficiales, había asesinado a una joven menor de edad. El Viejo Lin
Uno de los periódicos de mayor circulación en el
país le dedicó Un personaje emblemático ha sido Carlos Mojica, conocido
un reportaje en su revista dominical y en él se asegura que el
como El Viejo Lin. Es conocido en el país como el líder de la
crimen adjudicado a Zulevma Carrillo, La Lonely, es el que
Pandilla 18, según las versiones de la Policia Nacional Civil di-
justificó el inicio del Plan Mano Dura y la promoción por par-
te del órgano ejecutivo, de la Ley Antimaras, en 2003. fundidas a través de los medios.

"Más allá del crimen",


en Diario de (My, 02-05-04. "A Carlos Ernesto Mujica Lechuga
le anularon un lUllo que lo favoreció",
Una lágrima tatuada junto a su ojo izquierdo delata su vida en Diario de Hoy, 27-09-05.
ligada a las 'liaras [...I Sentada a un lado del escritorio de la
oficina de trabajo social, en el Penal de San Miguel, "La Lo-
La notoriedad que ha cobrado Carlos Mujica se debe, por
nely" habla a cuenta gotas sobre la mañana del 3 de octubre
de 2003, el asesinato de Vanesa Raquel Constanza, de 13 años, una parte, a la cobertura de las capturas, juicios y exoneraciones
el mismo delito que terminó de justificar la aprobación de la que ha tenido; y por otra, a las declaraciones que él ha dado a
Ley Antimaras (Diario de H6u, 2 de mayo de los medios. 1 la sido el único miembro de pandilla que ha he-
2004).
cho visible un discurso político? Las acciones judiciales sobre
La Lonely se convirtió en un caso ejemplarizante ; aunque Mojica y cualquiera de sus declaraciones son noticia. Desde
en el reportaje ella niega su participación en el crimen, fue con- 2003 su nombre no ha dejado de aparecer en los medios con
denada a 15 años de prisión por los tribunales. Zuleyma Carri- cierta periodicidad.
llo pertenecía a la MS y en el reportaje se explica el homicidio
de la siguiente manera: El cabecilla de la temible "Mara 18", Carlos Mojica Lechuga,
alias el "Viejo Lin", fue condenado a cinco años de cárcel
¿Motivos? Sólo uno, el pecado mas grave dentro de las tiaras: por tenencia de armas de uso militar, confirmaron ayer fuen-
relacionarse con el enemigo, la mara contraria, la 18. Ese tes judiciales (Prensa Granca, 22 de julio de 2004).
es el (aso dentro del provecto Santa Ileresa, un territorio de
69.34 manzanas de extensión exclusivo de la clica "Proyecto
Loco Salvatrucho", conocida por la i'Nc como H.s." Esta postura politica será desarrollada en el apartado de construr
clon narrativa desde los jóvenes de pandilla.
106 ROXANA NI \ 1<in I Itif ,1 P ROS
LAS N'ARAS SAL VAIll1RENAS 107
Carlos Ernesto Mojica Lechuga fue detenido junto con otro
sujeto el 13 de julio de 2004, en Chalchuapa, Santa Ana, donde
residía. En aquella ocasión, a Mojica Lechuga le hallaron un re-
volver No tenía permiso para portarlo y los agentes le levanta-
ron cargos por ello. El 5 de enero de 2003 fue declarado inocente
por el Juzgado Segundo de Sentencia de Santa Ana (Diario de
Hoy, 27 de septiembre de 2003).
La peligrosidad con la que se ha descrito la personalidad
de Carlos Mojica ha estigmatizado, desde los medios, incluso
el barrio en el que vive:

En el hasta hace un año cuartel general del "Viejo Lin" se


respira una tensa calma. Aunque algunos dudan que regre-
se, otros tienen temor (Prensa Gráfica, 26 de mayo de 2004).

El Diablito

Christian Magaña, El Diablito, es otro personaje que como El


Viejo Lin ha tenido mucha visibilidad en los medios. Su rostro Christian Magaña, alias El Diablito, de la MS,
y torso están casi completamente tatuados. Esa marca corporei- en Din no de (ley, (15-09-03.
zada, su "alias" y su mirada desafiante ante las cámaras han
hecho que sus posibilidades mediáticas sean explotadas al má- quien utiliza una metodología metaepistemologica. En su es-
ximo. tudio sobre la prensa salvadoreña ha encontrado una serie de
metáforas que el periodismo utiliza para categorizar las accio-
Cristian Jonathan Magaña, reconocido en la Mara Salvatru- nes de las pandillas. Tal y como esta autora señala, el problema
cha como El Diablito, apenas había sido liberado ayer de un mayor es que los lectores procesan tanto los significados lite-
delito cuando fue detenido por otro. Cuando arrancó el plan rales como los metafóricos, y retienen la fuerza de ambos sen-
Mano Dura contra las pandillas, el 23 de julio, Magaña fue,
tidos hasta producir "nuevas categorías atributivas".
detenido por asociaciones ilícitas, delito que se aplica a quie-
nes se reúnen para planificar y cometer fechorías [...1 Desde Vasilachis señala dos metáforas: 1)1a de la guerra, que "tan-
entonces fue capturado y liberado varias veces por los tribu- to real como latente, se refuerza semánticamente": "Guerra
nales por asociaciones ilícitas (Diario de 1 ley, 5 de septiem- entre maras cobra más víctimas" (Diario ele Hoy, 13 de enero
bre de 2003). de 2003), o "Se vive estado de guerra", como afirma Prensa Gra-
rica el 10 de febrero de 2003; 2) la de la personificación, la de
Categorización a partir del uso tratar el fenómeno de las pandillas como un organismo vivo.
de metáforas v alegorías Además de estas, nos interesa destacar tres imágenes más: a)
la meta fbra de la enfermedad, de la ciudad enferma y de las
Este recurso del lenguaje utilizado por los medios ha sido estu- pandillas cuino un cáncer que carcome dicha sociedad es tam-
diado de manera precursora por Irene Vasilachis (2004:130-13:1), bien muy utilizada, y en ella aparece con claridad la necesidad
108 ROXANA MAIN TI. r MET EERUS LAs \JARAS SAINADORENAS 104

de "extirpar, matar; erradicar" dicho cáncer. Como se hace con RAFICA 3


una quimioterapia que matara algunas células del cuerpo para ESTRATEGIAS DIM RSIVAS Y NARRATIVAS DOMINANTES
mantener vivo al organismo completo, la sociedad salvadore-
ña aparece necesitada de una quimioterapia aplicada con ma- Creación de rasgos de
no dura y firme, que le permita sobrevivir y sobreponerse del
identidad colectiva:
caos; 19) la metáfora de la basura, en la que se insiste en que se desaparece identidad
debe barrer con los elementos que ensucian nuestra sociedad: individual
"Se acabó la fiesta, la PNC y el ejército barrerán a los pandilleros
de los barrios y colonias de San Salvador" (Diario de I loy, 24 de
julio de 2003); finalmente c) la metáfora que vuelve a los pan-
Categorización y uso Visibilidad
dilleros animales: "De hecho, el día que entramos a su guarida de personajes
LH" (Prensa Gráfica, 10 de febrero de 2003). de inetilloras
eniblenunicos

Para este ensayo interesa hacer énfasis en estas tres estrate-


gias discursivas operadas desde los medios, ya que resultan Relato dominante
representativas del tipo de percepciones que de ellas se ge- Las maras son los causantes de la violencia
neran. El relato o narrativa dominante en el discurso puesto a en el país (región)
circular por los medios es el que identifica a las miras como
causantes de la violencia en el país y la región. La relación en- Para que este discurso tomara la forma explícita de "guerra
tre las estrategias y la narrativa dominante se puede expresar contra las maras" que tiene desde 2003, se atribuyeron una
en la gráfica 3.
serie de delitos a las pandillas desde inicios de la década de
1990, como se desarrolló en el apartado de historización del fe-
Discurso político-institucional nómeno. Ahora bien, aunque esta construcción se hizo de ma-
nera paulatina, fue en el año 2003 cuando el tema de las maras
Un segundo discurso en la esfera hegemónica-legítima es el se convirtió en un tema de agenda gubernamental sistemáti-
político institucional. Éste es responsabilidad de las institucio- co. Desde inicios de ese año se reportaba en los medios un au-
nes públicas y puede clasificarse en dos: el punitivo v el de mento de las actividades criminales y éstas, según datos de la
prevención. PNC, eran protagonizadas por miembros de las pandillas.
Los reportes periódicos de la PNC mostraban altas estadísti-
cas de víctimas y hechos violentos en todo el país, pero espe-
Discurso punitivo
cialmente en el área metropolitana de San Salvador. Unos días
antes del anuncio del Plan Mano Dura, ya se había difundido
El discurso punitivo es el que busca resolverla situación de vio- en los medios la captura de personas en distintos lugares de
lencia nacional adjudicada a las maras, a través de políticas y San Salvador, en el marco del Operativo Metro.
programas de castigo. Los responsables principales de este dis-
curso son la Presidencia y el Ministerio de Gobernación, que La PNE
detuvo a 36 personas por diversos delitos durante
es de quien depende la Policía Nacional Civil (D\).
una redada en sovapango. La institución realizó las captu-
110 EOXANA NIARTEL TR1(;UERt 1.AR NIA RAS SALVA! /011ENAR 111

ras en el marco del Operativo Metro, con el cual se pretende Una vez iniciada la operación, el emblema cobró fuerza y
llevar seguridad a la ciudadanía en la antesala de las fiestas vida propia. l ms siguientes son los titulares con los que tanto
agustinas (Prensa Gráfica, 20 de julio de 2003).
Prensa Gráfica como Diario de Hoy dieron cobertura al anun-
cio del Plan Mano Dura el 24 de julio de 2003.
Estos elementos marcaban un clima tenso, reconstruido
desde los medios. El 23 de julio por la tarde, los medios fueron
CUADRO 2
convocados a una rueda de prensa en la que el presidente de la
Ti 11;1 ARES EN PRENSA ESCRITA
República, Francisco Flores, anuncio el inicio del Plan Mano
Dura. Este anuncio estuvo cargado de simbolismo, recreado
por todos los medios de comunicación. Los primeros en trans- DTalto de I Jou Prensa Gráfica
mitirlo fueron los telenoticieros. Parado frente a una pared mar-
cada con un enorme graffiti de una de las nutras, en una de las . Parreran a las 'taras . Mano dura contra mareros
. El Estado de excepción • Mi bicho me hacía todos los
comunidades señalada por la l'NC COMO zona de alto riesgo, el
es la ultima alternativa Mandados (referencia
presidente dijo:
. De la rueda de amigos a la elica victima de manis)
. Pandillas dejan Ulla secuela
A lo largo y ancho del pais, pandillas criminales llamadas de muerte
"'liaras" se han posesionando de una enorme cantidad de • Niño muere a manos de tiaras
barrios y colonias para cometer numerosos y terribles críme- . Satisfacción y temores
nes. Éstas amenazan ya no sólo a los vecinos de estos territo- por Plan Main/ llar❑
rios, sino que al país entero. Existen más mareros armados
que policías y efectivos militares juntos, son ya entonces una
Esta retórica oficial ha sic' t mantenida en los medios de
amenaza para todos los salvadoreños (fragmento del discur-
so del presidente Francisco Flores, 23 de julio de 2003). comunicación desde ese momento. La campaña para las elec-
ciones presidenciales fue escenario para que el actual presi-
Este discurso fue reproducido en su totalidad por Prensa dente, Antonio Saca, repitiera el énfasis y su compromiso en la
Gráfica y se enunciaron fragmentos de él en Diario de Hoy, lucha contra las maras. Ya no era suficiente el Plan Mano Dura;
Hechos y El Noticiero. La cobertura que se hizo del Plan Mano ahora, con la nueva gestión presidencial,' se aplicaría el Plan
Súper Mano Dura.
Dura en los primeros días de su aplicación —que son los que
abarcó este estudio— nos presenta tres momentos discursivos
Volver a ISA Salvador "uno de los países más seguros de Ame-
bien delimitados. La construcción de la amenaza, la apuesta y
las dudas. rica Latina" es la apuesta del candidato presidencial por ARE-
NA, Tony Saca, en el ama de seguridad. Con su Plan Súper
Desde los medios se repitió el discurso oficial, que en la
Mano Dura, el aspirante espera aplicar justicia a todos los
mayoría de los casos venía acompañado por reportes policiales; delincuentes, pero, además, brindarles oportunidad de reha-
las maras se convirtieron en el emblema de la violencia. Gra- bilitación a los jovenes que quieren salirse del mundo de las
fittis, tatuajes, señas con las manos, todo anunciaba el peligro. drogas y las pandillas (Diario de l loy, edición especial sobre
Emblema de la rebeldía, de la contestación. Emblema de la las elecciones, diciembre de 2003).
agresión y la muerte. El poner rostros era asunto de tiempo. Ya
la peligrosidad estaba marcada. ' ¡ni( jada en junio de 2n0,1
112 ROX ANA NIAI2111 I RIGI , 1 ROS I AS MARRAS \ \IYAHORI - NAS 113
Las maras se han convertido en un problema regional y El Las limitaciones de este enfoque son tres. En primer lugar
Salvador las combate con mano dura (declaraciones del pre-
no hace referencia a la condición ciudadana de los jóvenes y
sidente Antonio Saca en la Cumbre Amipandillas, 24 de ju-
nio de 2005). a los derechos inalienables que les corresponden. Una segun-
da limitación es que no da prioridad el desarrollo de iniciativas
que fomenten la participación de los jóvenes en la dinámica
Este discurso goza de mucha popularidad entre la pobla- social, política y cultural del país. La tercera limitación es que
ción. Según encuestas de opinión realizadas por el reune, en el enfoque de riesgo no plantea respuestas pertinentes a una
las que se han evaluado tanto las gestiones presidenciales de de las demandas más sentidas de los jóvenes: el reconocimien-
Francisco Flores, en diciembre de 2003, y de Antonio Saca, en to y los espacios de participación (Rodríguez, 2004a).
2004, la percepción de los planes Mano Dura y Súper Mano La principal ausencia en las políticas de intervención actua-
Dura es positiva. En diciembre de 2003, 80 por ciento de la po- les es que los jóvenes (de pandillas o no) no están siendo consi-
blación encuestada, en una muestra nacional, dijo que sí se derados como sujetos de derecho. Los jóvenes son ciudadanos
debería apoyar el plan ejecutado por el gobierno. La justifica- y tienen derechos que la sociedad y el Estado deben respaldar.
ción de esta respuesta fue garantizar la tranquilidad ciudadana, El acceso a los servicios no debe verse como un favor del Esta-
aun cuando se violen algunas libertades y principios constitu- do a los,jovenes, sino como un derecho que debe ser asegurado.
cionales (IUDOP, 2003).
El mismo apoyo tiene el gobierno de Antonio Saca. En la Discurso ucadhnica
evaluación de su primer año de gestión se consideró positivo
el combate a la criminalidad que el gobierno está ejecutando, Una tercera fuente de discursos en la construcción identitaria
a través de su plan en contra de las pandillas juveniles. Más de de los jóvenes que pertenecen a pandillas y de las 'miras mis-
la mitad de los salvadoreños (52.1 por ciento) piensa que el mas es el que se produce en los ámbitos académicos.
problema de las pandillas está disminuyendo con el actual go- El discurso académico es resignificado por los discursos
bierno (amor), 2004). mediático y político institucional. tina de las justificaciones
que dan los funcionarios públicos de las medidas que se toman
Discurso sobre prevención son los estudios realizados por universidades o centros de in-
vestigación.
L os responsables de estos discursos son universidades, insti-
El segundo tipo de discurso político institucional es el que pre- tutos de investigación y organismos no gubernamentales. Existe
tende abordar el tema de las maras desde la prevención. Los una extensa producción académica, en El Salvador, sobre el
responsables de este discurso son instituciones públicas y pri- tenia de, las oraras, producida desde finales de la década de
vadas que diseñan y ejecutan planes y programas de preven- 1911(1 hasta nuestros días.
ción. El entbque hegemónico en estos discursos es el que Esta producción está constituida por inhumes oficiales,
pretende abordar en sus programas a los que denominan "su- diagnósticos de la situación de la niñez y la juventud, estudios
jetos en riesgo". Los sujetos en riesgo son jóvenes que si bien sobre violencia y criminológicos, investigaciones especializa-
no integran manis, viven o conviven en un entorno deterio- das en pandillas, mapeos de zonas criticas, estudios sobre po-
rado y marginal en el que pueden encontrar atractiva la oferta breza urbana y exclusión, análisis sobre capital social. En gene-
de integración que les ofrecen las manís. ral, los estudios son descriptivos.
I.1 I:( 'NANA iN'A/A cc l lcll , UP.5L)
I AS MARA' SAIVADCRI N •\ s 115
CON\ IR t r.10.A 11IVA• r.:1 ( II OR I A
va con sus cuerpos, con sus pintas. La rebeldía, la transgresión
Los cicctosii coudiciuncsdc lu blic( cut de los límites lijados por el proyecto económico y social hege-
de ln mobousa sun/mimo estar: ,bozuboamclus mónico, la hacen desde la perfOrmatividad, desde sus cuer-
olscroos 611 lo mas ultimo ¿le los cunpos bajo pos. El psicólogo social Erving Gotfman (2(104) nos habla del
Muno (le ¿Imposiciones 1 El poder sonbOhco carácter preformativo de las identidades, de la "puesta en esce-
se ii yc CON In cobosbución dr los (me
lo sopor Mb porque lo sonso- buco como la? na" de nuestras practicas. El poder preformativc) de los jóvenes
de pandillas es alto y los medios de comunicación lo exponen
Bounlien, 1990 tanto como pueden.
Podríamos hablar de tres relaciones preformativas puestas
La identidad de los jóvenes de las matas es una identidad pros-
en escena por los jovenes de pandillas, a saber: cuerpo-em-
crita en El Salvador. Esto es así porque la construcción social
blema, paredes-territorio y rituales-sentido.
que se ha hecho de ellos se ha operado desde voces hegemóni-
cas (poder político y mediático). Las edites políticas y econó-
micas en el proyecto de nación de El Salvador han depositado cuerpo-emblema
en un grupo concreto los miedos sociales y han determina-
do desde ellos los límites de lo legítimo y lo ilegitimo. A fi-
nales del siglo xix e inicios del xx fue la población indígena, El cuerpo individual y colectivo de los jóvenes de pandillas es
un cuerpo que muestra, desafía, interpela. Es el cuerpo que
después los grupos de oposición política —denominados todos
genera miedo. Sus emblemas son el rostro y el cuerpo tatua-
comunistas— y con la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992,
dos. Los tatuajes han sido (hasta la ejecución del Plan Mano
empieza a tomar forma el que ahora es el enemigo público en
El Salvador: las matas. Dura en El Salvador) un símbolo de adscripción. El cuerpo es
una forma de reconocimiento y control tanto de ellos sobre sí
Este enemigo público, depositario del miedo social, justifica
mismos como de la mara sobre los que pertenecen a ella.
el uso de la violencia legítima por parte del Estado, pues su de-
ber es, precisamente, defendernos de él. Ahora bien, las formas
en que este nuevo enemigo-amenaza se presenta han cambia-
do, como ha cambiado la sociedad y las formas de control.
Los grupos proscritos antes de los Acuerdos de Paz se pre-
sentaron como ilegítimos de una manera distinta a la que se
utiliza ahora con las maras. Los indígenas, objeto de represión
y aniquilación en muchas poblaciones, se presentaron siem-
pre a través de otras voces: de las elites económicas, del nacien-
te partido comunista, de editorialistas de la epoca. Su voz, la
historia narrada por ellos, se silenció durante todos estos años.
La transgresión que éstos hacían del proyecto político hegemó-
nico siempre se presentó desde esas otras voces.
17.bon
Las maras se presentan con un nuevo relato. Los jóvenes
que pertenecen a ellas muestran su apuesta personal y colecti- "Satisfacción y temores por pian contra maras en CA".
Joven de pandilla en Honduras, en Diario lb! l [bu, 24-07-03.
116 i:()X.\ N \ N1ARFIll Fltl(AILlit )5
LAS MARAS SALVAinIRENAS 117
El cuerpo corno medio para expresar identidad. 1.¿I reivin-
dicación de identidades desde el cuerpo cobra visibilidad en
las oraras. Las nutras, como cuerpo colectivo, tienen

l...j sentido b,isico de grupo y funcionan como tal, usualmen-


te vinculados con el ejercicio de un poder territorial en ba-
rrios y colonias de la ciudad, por lo general formadas por
jóvenes que habitan en las mismas zonas donde ellos desa-
rrollan la mayor parte de sus actividades (Cruz, 1999).

Algunas de las características vinculadas con los jóvenes


que pertenecen a las oraras son sus fuertes vínculos de solidari-
dad y compañerismo entre sus miembros; rivalidades que en-
frentan a pandillas de otros territorios; uso de determinados "Policía ha detenido a 226 pandilleros en 32 horas". Joven detenido
por la ese durante el Plan Mano Dura, en Dior to de flop, 25-07-03
códigos de comunicación que a su vez son formas de dramati-
zar su identidad. Algunos de estos códigos son señales con las
manos, un registro discursivo particular, tatuajes y graffitis. Otra tonal de reconocer la presencia de jóvenes de pandillas en los
de las características es la aceptación de ciertas normas, valo- barrios. Éstos son lbrmas de visibilidad en la ciudad.
res y rituales de pertenencia en donde la "puesta en escena" de Los graflitis denotan territorios, reclaman presencia y rin-
Cormas de violencia propician la vinculación de los miembros den tributo a los "caídos".
de pandillas con actividades delictivas. Por la fuerza visual que tienen los graffitis en los barrios
Aunque no se puede negar que jóvenes pandilleros se invo- (sobre todo de sectores populares), una de las acciones realiza-
lucran con este tipo de actividades y que las prácticas violen- das por la l'NC en el marco del Plan Mano Dura ha sido la lim-
tas que ellos protagonizan pueden dañar a otras personas, los pia de grafittis. Ésta es una medida adoptada en todas las zonas
jóvenes no se agrupan, en principio, motivados por delinquir,
sino porque en las pandillas ven un espacio de interacción y
ejercicio de poder con el que no cuentan fuera de ellas (Santa-
cruz, 2001).
lis ese cuerpo el que se muestra en los nr echos de comuni-
cación. Se muestra como generador de miedo (cuando desa-
fían a las cámaras o aprovechan el momento para reivindicar
su pertenencia a la mara) o como elemento peligroso al que
hay que dominar. Esto es así cuando en las tbtogralias se ve a
jóvenes en el suelo sometidos por las autoridades.

Las paredes - territorio

Otra puesta en escena es la que realizan los jóvenes de las ma-


ras sobre los territorios. Los gralfitis han sido la manera terri- "A vivir o morir por la mara". Graffni. Pandilleros en la Zona
de Madona dicen no temer, en Prensa Gra/ira, 25-07-03.
110 RUXANA N'ARFEr ates
LAS NI A RAS SALVAD( iltENAS 119
en las que la operación se ejecuta; representa el emblema de
la "lucha contra las matas". Los esfuerzos por "limpiar" sim- resulta mas fácil adjudicar responsabilidades a aquellos gru-
bólicamente a las comunidades de las maras son complejos. pos que se "desvían" de las normas hegemónicas de socialidad.
Sobre la pintura dejada por la PNC, nuevos grafittis hacen arri- Pal como nos dice la historiadora Ester Cohen (2003) en
bo como señal de la presencia de pandillas. La expresión de so estudio sobre los filósofos y brujas en el Renacimiento, cada
territorialidad, de apropiación de un territorio como elemento sociedad tiene la necesidad de construir alteridades radica-
de poder, es un proceso muy dificil de contener. les, negándolas y atentando contra sus vidas, para purificarse
y negar el propio diablo en el cuerpo. Ésas son las maras en la
Los ntualcs-sentido sociedad salvadoreña, a saber, colectivos difusos de jovenes
que se convierten en un cuerpo sin forma definida y muestran
¿Qué es lo que asusta de las pandillas a los sectores que tie- de manera retadora los métodos más radicales de violencia so-
cial. Los jovenes de pandilla fijan sus propios límites entre lo
nen el poder de nombrar y castigar? Esta pregunta nos la res-
ponden diversos estudios realizados a los largo de la década permitido y lo no permitido; transgreden el uso de la violencia
legitima, monopolio del Estado; nos recuerdan, permanente-
de 1990 (Arqueta, 1991; Smutt y Miranda, 1998; Cruz y Portillo,
1998; Santacruz Giran y Eastman, 2001). Entre los valores y mente, lo violentos que podemos ser, y —no menos importan-
normas que constituyen a las pandillas es obligatorio obede- te— no parecen ser los consumidores deseados por el mercado.
cer y acatar lo que las pandillas decidan; deben guardar lealtad Pertenecen a sectores populares en los que las condiciones de
vida son precarias.
al grupo y defender a sus miembros y sus territorios aun cuan-
do esto represente peligro de perder o quitar la vida; se debe Un nuevo ritual-sentido parece ser aplicado por los jóvenes
reivindicar el territorio y el "nombre" de la pandilla frente a de pandillas: el uso de los medios de comunicación. Aunque
pandillas rivales; deben seguir ritos de iniciación que general- éstos difunden el discurso oficial hegemónico, también han
mente están vinculados con ceremonias en las que se dramati- posibilitado que las maras realicen con una mayor visibilidad
za la violencia; deben apropiarse de los elementos simbólicos sus "puestas en escena". Si antes del Plan Mano Dura y su segun-
que demuestren su identidad (de allí la importancia de los ta- da edición, el Plan Súper Mano Dura, su territorio era el barrio
tuajes y el lenguaje). y su enemigo el rival de la otra pandilla, ahora las manis tie-
nen presencia en todos los hogares, en todas las zonas. Las tor-
Existen, al interior de las pandillas, formas particulares de
mas de espanto producidas por ellos se han masificado.
ejercer el poder. Éste se vincula con la muerte como sacrificio
u ofrenda ("morir por el barrio"), la portación de armas y la re- Decíamos que uno de los líderes de la Pandilla 18, con ma-
producción de relaciones jerárquicas dentro de ellas. El líder yor presencia y fuerza mediática, es Carlos Mojica, El Viejo
tiene un papel protagónico y detenta, tanto dentro como fuera Lin. Él ha aprovechado los espacios —marginales— que han
de las pandillas, mucho poden abierto algunos medios (prensa escrita) para presentar una
postura nias política. Él interpelo a altos funcionarios del go-
'Rlos estos elementos (sobre todo la posición frente a la
bierno tratando de negociar una "tregua", en 2004, a la que el
muerte y la expresión de la violencia en sus formas más evi-
gobierno se negó. Se reproduce una de sus declaraciones más
dentes) hacen que para el discurso oficial sea operativo cifrar
significativas.
en ellos la causa de la violencia actual. Cuando nos enfren-
tamos a un momento histórico en el que no existen "batidos cla-
ramente definidos", como lo fue durante el conflicto armado, 1...] estamos buscando medidas alternas para los nuestros,
algo diferente,, ¿ me entiende? Durante tanto tiempo se nos
120 ItONANA NIARFEL FRILI Ele 1s

ha mostrado en los medios como lo peor, vejados y humilla-


dos. Sil...liados vemos las imágenes que salen de los miem- La función de garantizar seguridad a estos sujetos problema (o
bros de nuestras pandillas, descalzos, con los pantalones nuevos espantos, como les hemos llamado en este ensayo) legi-
amarrados por un hilito y esposados como animales, escon- tima su papel y su función a través del "combate" a estos ene-
diéndose la cara uno en el otro, porque en realidad da pena migos públicos.
aparecer así, va. Eso se llama vejación 1...1 Y vemos la dife- La hipótesis que subyace en este trabajo es que al hacer
rencia cuando observamos a Carlos Perla, Nelson García, visibles a los jóvenes de las maras como problema social-nacio-
cuando observamos a Manes tlill, Man linces, etc. liemos nal (y ahora transnacional), se les ha asignado una cuota de
sido y seguimos siendo utilizados, estamos siendo descar-
poder y "legitimidad" dentro de la ilegitimidad.
tados por un sector del gobierno, digamos el partido en el
poder, estarnos siendo descartados, perseguidos al estilo de Esta operación ha hecho que los jóvenes excluidos social y
Adolfo Ritter. ¿Usted conoce la historia de don Adolfo I filler? económicamente por el sistema, en la década de 1980, en los
La persecución de los judíos, ésta es una categoría definida, últimos años se han "integrado" a las lógicas del mismo sis-
"exactamente cabal", ¿rne entiende? Lo vivieron también los tema. ¿Cuál es el costo de esa integración? La negación de su
negros en Estados Unidos de América. ¿Cómo se nos persi- esencia humana. Simplificaciones como las que, afirman que
gue?: se nos acorrala, se nos saca de nuestras casas enfrente "los jóvenes que pertenecen a las maras no son jóvenes, son
de nuestras madres y todavía lo están haciendo ante la vis-
mareros y los mareros son asesinos", permiten que se ejerza
ta, los ojos de seis millones y algo de salvadoreños, ;que bár-
baros, eso es autoritarismo! (Carlos Ernesto Monta Lechuga, sobre los jóvenes (de pandillas o no, pero sí de sectores popu-
El "Viejo Lin", entrevista publicada en Diario de Hoy, 23 de lares) formas de violencia institucional que serán legítimas al
mayo de 2004). cumplir su función de control.
Pareciera que en esta operación de exclusión —integración
de las maras al sistema— se ponen a funcionar tres mecanis-
CIERRE: MARAS, LOS NUEVOS l'ARIAS. mos que garantizan esa integración social y simbólica de las
MECANISMOS DE INTEGRACIÓN SOCIAL Y SIMBÓLICA maras, aun cuando lo bagan con la forma de "espanto social".
El primer mecanismo es el desconocimiento de los jóve-
nes vinculados con las pandillas como ciudadanos o sujetos de
La construcción narrativa de la identidad de los jóvenes de las
derechos. El derecho de defensa a sus vidas, de protección, es
maras nos permite acercarnos a las nuevas formas de control
vulnerado sin que las autoridades justifiquen esa desatención.
que el poder hegemónico utiliza para mantener su proyecto
La única justificación que se tiene es la de deshumanizados
social y económico. Esta afirmación la hacemos porque pare-
a todos, asignándoles la categoría de criminales aun cuando
cen estar operando bajo dos premisas, ya apuntadas por el so-
no existan sobre ellos procesos judiciales (en el mejor de los
ciólogo Zygmunt Bauman, al hacer una revisión contemporá-
casos), o de basura (como hemos visto en el uso de metáforas
nea del proyecto económico y social vigente.
por los medios de comunicación social). Para ilustrar este pri-
13auman sostiene que la sociedad produce un imaginario
mer mecanismo presentamos las siguientes declaraciones de
de "sujetos problema" que reducen los problemas sociales a un dos funcionarios públicos:
tema de seguridad ciudadana (2004). El Estado, reducido a sus
funciones mínimas después de procesos de modernización
privatización fuertes a nivel global, es incapaz de dar respues- [El Subdirector de la Policía Nacional Civil, Pedro) González
mencioné que desde enero a mayo de 2005, habían sido ase-
ta a problemas estructurales que han desbordado las fronteras.
sinados 425 miembros de pandillas, y que otro centenar de
122 ROX.VN.‘ NIARI I I. r RIGE. RUS LAS NI.WAS Sz11%.\ NENAS 123
asesinados tenían record delictivo. Menciono que para la pero ahora uso zapatos cómodos para salir corriendo en una
viví; es dificil defender a un marero cuando hay mucha gen- emergencia y ropa mas sencilla para no llamar la atención.
te interesada en ejecutarle (Diario de Hoy, 21 de junio de liso zapatos de tacón por cuestiones de presentación en mi
2005) trabajo, pero me siento bien insegura. También desistí de tra-
bajar como voluntaria en una organización que trabaja con
El titular [ministro de Gobernación, René Figueroa] explicó niños de la calle, porque cuando pensé que podían enviar-
que el Gobierno ha detectado que entre las !liaras Salvatrucha me a trabajar a algún lugar peligroso me deshice de esa idea
y 18 existe una proporción de asesinatos de 4-1, con Ventaja (testimonio publicado en Diario de Hoy, 23 de febrero de
para la primera. De continuar dicha tendencia, el Subdirector 2003).
de la ilvc, Pedro González, advierte que "en dos o tres años,
la 18 habría sido desarticulada" (Diario de Hoy, 26 de mayo
de 2005). El tercer mecanismo sobre el que nos interesa reflexionar
en este ensayo es la violencia. Ésta se convierte en el más eficaz
mecanismo de integración de los jóvenes de pandillas, quie-
El segundo mecanismo de integración es la instalación del
miedo del dispositivo de control. Las narraciones, historias y nes interpretan el papel que decidieron y se decide interpreten.
noticias presentadas en los medios han generado percepcio- Los jovenes de pandillas viven cotidianamente tres formas de
nes de inseguridad y miedo social. No hay mejor mecanismo violencia: la estructural, la tísica y la simbólica.
de control que el miedo (Beriain, 2005). La violencia estructural es la propiciada por un sistema
El control a caminar por determinados espacios, a buscar que los margina y los excluye de las formas legítimas de bie-
vivir en "zonas seguras", a escoger el tipo de tatuajes permiti- nestar. Los miembros de pandillas pertenecen a Familias de sec-
dos, a vestirse de una manera determinada. En fin, control so- tores populares en donde las condiciones estructurales son
bre los espacios más significativos y privados que por sutiles precarias. Hay muy interesantes estudios sobre la situación de
no se ponen en evidencia. En la revista dominical de un perió- precariedad económica y social en la que viven los jóvenes
dico nacional se publicó el siguiente testimonio (no se sabe si de las maras, comedio de un sistema que lo que ofrece es el
real o ficticio), pero que describe la sensación de temor que papel de consumidores (véase ERIC, torso, IDIES e itiu0P, 2001;
2004).
produce en determinados sectores la omnipresencia (gracias a
los medios) de jóvenes de pandillas: La segunda forma de violencia es la fisica. Ésta es ejercida
tanto por ellos como sobre ellos. Ellos ejercen la violencia so-
Iba para Nueva Concepción (Chalatenango) y como siem- bre ellos mismos (en el tipo de relaciones que establecen de
pre, me bajé en la colonia Atlácatl, cerca de la Troncal del dominio y control de las jerarquías), sobre los que pertenecen
Norte para abordar el bus. De repente venían unos pan- a las pandillas rivales y a través de actividades delictivas en las
dilleros con machetes en las manos y a toda la gente que que algunos de sus miembros están involucrados.
encontraban en el camino le cortaban la cabeza. Yo veía eso Pero ademas de la violencia fisica ejercida por ellos está la
horrorizada y sabía que si no me escondía mi algún lugar mi violencia física que se ejerce sobre ellos. Ésta es ejercida por
cabeza iba a ser una de ésas l...] Me pongo pálida y no sé si
esa persona nota que estoy aterrada. Le tengo miedo a toda otras pandillas y por la misma Vive:. Hay testimonios de jóve-
persona tatuada, veo caras sospechosas por todos lados. Anclo nes que han sido detenidos en los que se ha cometido maltrato
siempre tensa cada vez que anclo en la calle, me duelen la fisico, aunque estos jóvenes, por temor, no lo han denunciado.
espalda y el cuello y sólo me relajo cuando entro a la casa. La tercera lOrma de violencia es la violencia simbólica. Ésta
Siempre me ha gustado usar tacones y arreglarme mucho, también es ejercida sobre ellos y por ellos. La mayor violencia
124 ROXANA MARtEL TRIGUEROS LAS MARAS SALVA DORENAS 125
simbólica ejercida sobre ellos se genera por el tipo de discur- se r eproducen las tbrmas de violencia contra la mujer que en
sos puestos a circular a través de los medios de comunicación, la sociedad se realizan de Muna cotidiana.
en los que se ha deshumanizado a los,jovenes que pertenecen Las pandillas ju vendes muestran, para alimentar el espan-
a pandillas. A esta forma de violencia se le suma la exclusión y
to y garantizar el control social, la decadencia de un sistema y
marginalidad en la que han permanecido los jóvenes históri- sus instituciones que se agotan cada día de manera más acele-
camente. La violencia simbólica es también reproducida por rada. Los jóvenes, desde sus distintas formas, incluso desde la
ellos mismos, ya que los mismos procesos de dominación y ex- marginalidad, se están dejando ver y escuchar por una sociedad
clusión son ejercidos por ellos al interior de las manis, Si bien que parece estar cada vez más enamorada de ella misma y de
es cierto que hay fuertes lazos de solidaridad, también es cier- los espejismos que ha venido construyendo en el transcurso
to que la lealtad y el poder que tienen los líderes de los dis- de la historia.
tintos grupos reproduce procesos de dominación. La situación
de la mujer dentro de las pandillas es un ejemplo. En las oraras

GRAFILA 4
FORMAS DE VIOLENCIA VIVIDAS POR LOS JÓVENES DE LAS MARAS

-----

/ Violencia estructural:
/ Sistema que los margina
y los excluye

%
-. -- N - .. N
-
./ -- -- — _ ...4 -- --
r, Violencia sonbóliea \\
i i Violencia fisica: ) Ejercida sobre ellos: N
/ Ejercida sobre ellos: • Discurso institucional
. Otras pandillas í 1 mediatico
• PNC • Procesos de
doniinación-
Ejercida por ellos:
marginación
• Entre ellos
y exclusión
• Sobre pandillas
rivales / Ejercida por ellos:
• Delitos en los que • Reproducción
están vinculados de Mimas de
d mn in ació n
al int erior
ADSCRIPCIONES JUVENILES
Y VIOLENCIAS TRANSNACIONALES:
CHOLOS Y NIARAS

Alfredo Natems Domínguez*

Ufo (11i;(1 que cruza el alma del olio y cuando


te volteas y le das lin plomazo a alguien y te silbes
Ul C(001 0 vas canunando, tú lo llevas contigo,
pelo si lo cruzas, st le cllt420S la cabeza,
eso es cruzar el cuerpo y a lo mejor todav ía
darle 1111(1 p(101(10, 1e CS1(18 pasando su alma
porque según, stl 011110 ,00 110 te sigue.
R(111101 de un joven ex pandillero cholo'

I Vine a Los Angeles en 1979 Casi no había niños


salvadoreños I Estando en la secundaria, donde
sólo bahía 710:015, empezaron a llegar salvadoreños
que también se habían ido por la ,guerra Se asoctaInn
para defenderse de todo lo que yo también andaba
huyendo: la d¿scriounación, la soledad, el miedo .
Y d este ,L11- 0110 Ie 11011101011 la Mara ,Saluatrucha
No u:nian miedo de expresarse_ Miedo de nada . Me
gusto. Me senil orgulloso Pertenecía 0 una pandilla
salvadoreña . Dye. ésta es mi .1-.),ente
Alex Sancbez, Fundador de la mara
en Los Ángeles, California'

Profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana-


Iztapalapa. Coordinador general del diplomado "Culturas ,Inveniles. Teo
ría e Investigación". Correo electrónico: ,tfunara40 pudigv. net.mx •.
Entrevista realizada ,11 "Viruta", en Ciudad NezalnialCovótl Estado
,
de Mexico, noviembre de 211112.
Extracto de entrevista retomada de RefOrma, 18 de julio de 2005.
Reportero: Luis Enrique Pacheco. 'Testimonio: 'Al principio no había vio-
lencia'', Sección 4A Nacional

11 271
128 Al.i ItEm() N/vi EltAs DONIINtil IEZ
Al»,CRIP(.1()NEs \INII Y V101 NCIAS r ItANSNAYION ■ I vs 129

CA )ORDENADAS 1)E ENTRADA


reas, las violencias que se construyen (junto con sus miedos
sociales y la respuesta represiva de la sociedad) y los jóve-
Somos partícipes de diversos acontecimientos socioculturales nes (banda y pandilleros), corno objetos y sujetos de ella.
a escala global que en ciertas vetas tienden a converger a ni- la reflexión es desde América Latina, por lo que la idea es
vel nacional, configurando escenarios específicos y estados de llevar a cabo las articulaciones a que haya lugar entre los si-
ánimo en el ámbito de lo público (lo colectivo), aunque tam- guientes aspectos: lo urbano, las violencias y este tipo de agru-
bién en lo privado (lo individual), por demás complejos y de- pamientos de jóvenes, a partir de los cuales cobran significado
licados, en torno por ejemplo, a la inseguridad pública, las las poblaciones de los estratos populares.
violencias sociales, el miedo de la gente, la discriminación hacia El texto está estructurado en tres apartados: el primero,
las minorías, la exclusión social y la expansión de las bandas denominado "Las escenografías y los discursos del deterioro
(culturales), y las pandillas (industriales) juveniles en el espa- urbano", en el cual se da un panorama de la situación que pre-
cio urbano. valece a nivel social y cultural; al segundo le denominé "De la
Aunado a lo anterior, hay una grave inconsistencia entre construcción de los datos a las realidades de las violencias socia-
la construcción social que la mayoría de los medios masivos les y ,juveniles", que se centra en una cartografía teórica con
de comunicación, tanto electrónicos como escritos, realizan base en datos empíricos, y el tercero, llamado "De las adscrip-
con respecto a la violencia (sensacionalistas y sobredimensio- ciones identitarias juveniles a las etnogra Has de pandillas", don-
nados), las estadísticas de la delincuencia y del crimen organi- de los protagonistas son las pandillas juveniles que habitan el
zado, que tienden a ser inferiores, y una alta percepción social espacio de la calle y administran el miedo y el pánico social, en
de la población acerca de la inseguridad pública,' junto con su tanto son los agregamit:ritos que mejor expresan, de la forma
estela de prejuicios, estigmas y estereotipos dirigidos particu- más cruda y sin concesiones, las tensiones, el conflicto social
larmente contra ciertos actores sociales: los jóvenes agrupados y el rompimiento de las mediaciones entre este tipo de jóve-
en las bandas y las pandillas. nes, el Estado v sus instituciones.
La violencia y la delincuencia asociadas a estos grumos ju- Por ser casos paradigmáticos y emergentes sociales, las dos
veniles son ya un asunto que adquiere, en la mayoría de los pandillas que se van a analizar son: a) los denominados cho-
casos, un carácter preocupante, ya que no solamente se ubican los, que es el agrupamiento juvenil más longevo que tenemos
en lo local/nacional, sino que las encontramos más allá de las y que da cuenta de las identificaciones duras y de las cultu-
fronteras geográficas y simbólicas a las que pertenecen. Por ras de frontera,' y b) la Mara Salvatrucha,r la cual adquiere sen-
ejemplo, tenemos el caso de la Mara Salvatrucha (MS-13), que
igual se localiza en Canadá, en Los Ángeles, en México, en Cen- tino de los teóricos imprescindibles, sociólogo de fimnación y quien
troamérica, en Perú, en Panamá, en Europa o en Líbano. más ha investigado con respecto a la cultura juvenil de los cholos, es sin
Así, la finalidad de esta narración es problematizar la frac:- duda Jose Manuel Valenzuela. ,A breva (Se! Cholas, punks, chavos
tura de los sentidos sociales de nuestras ciudades contempora- banda, Móxico, /,:1 Colegio de la Frontera Norte, 1987; "Natos locos, pa-
chuchos y cholos. Movimientos juveniles en la frontera México-Estados
['nidos", en Fcixa, Molina y Alsinet (courcls.), Motalnicluos juveniles en
' La relación entre 1;1 construcción de la violencia, la seguridad pú- Aindrica Latina. Pachuchos, molondros, punketas, Barcelona, Ariel, 2002.
blica y los medios masivos de comunicación es discutida de' una Muna 'Como es sabido, la mara en El Salvador significa grupo de amigos,
amplia e interesante por Marco Jara y Ernesto Lopez. C8i ',ara por lo que hay distintos tipos de ;liaras: estudiantiles, deportivas, del ba-
López Portillo (coords.), l'zo/encius y DIrtilOS Ser ovulad publica, lunuaos u rrio, callejeras y delincuenciales. En el caso de las oraras tipo pandillas y
construcciun del miedo, N/W X iCU, INSVDE/111 /E, 2004. dada la migración forzada de niños yinvenes hacia Estados Unidos por la
lin A1.1;ILI.DC SAE E RAS DOMINUI.11./
e.1 PIO 11151 11'A'I NILFS VIO1 1 N( 1AS 1 ILANSNA( ION \ 1 1S I_41
tido y rostro a partir de los cholos (siguiendo una interesante
(adunas militares hacia la transición a la democracia (México,
hipótesis teórica de José Manuel Valenzuela, 2002).
Guatemala, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil, principalmen-
te); el desdibujamiento del Estado benefactor, del Estado-na-
ción, y el fracaso del proyecto económico del neoliberalismo o
Las ESGENOGRAHAS Y LOS nIsctiRSOS
del capitalismo salvaje en toda America Latina, que. ha genera-
IEELERIORO 1 TRIL1NO
do crecientes fantasmas: la pobreza extrema y la miseria en la
que viven millones de latinoamericanos, el desempleo y el sub-
Desde las perspectivas de investigación e intervención en tor-
empleo; el desborde y la crisis de la explosión urbana (Brasil,
no a la seguridad pública, las violencias sociales y las pandillas
Venezuela, México); la cancelación de horizontes dignos y
juveniles, queda (Jaro que los contextos globales, los naciona-
humanos de futuros posibles para la mayoría de la población
les, los económicos, los históricos, los políticos, los sociales, los
latinoamericana; la violencia estructural, simbólica, política y
culturales y los de la comunidad inmediata, son in láltables para
de la vida cotidiana como lenguaje en la geografía de las urbes
la comprensión de esos fenómenos. Por ello es necesario situar
(Colombia, Brasil, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, I londu-
esos contextos que producen la condición juvenil en general y
ras, México); el amplio descrédito de las instituciones políti-
en particular aquella circunscrita a las violencias cuyas trayec-
cas, religiosas, familiares v educativas, incluyendo a los medios
torias nos llevan a los procesos de la exclusión y la discrimi-
masivos de comunicación en los países de América Latina; mí-
nación social para la gran mayoría de la población (joven) de
nimas oportunidades de participación política e incorporación
America Latina, de México en particular, y que hace eclosión
cultural (México, Ecuador, Chile, Argentina); pocos espacios
en las referidas pandillas o clicas juveniles.
para la convivencia social, la tolerancia democrática y el incre-
Aun considerando las diferencias (históricas y culturales)
mento de los flujos migratorios (forzosos) que involucran a los
de cada uno de los países que componen America Latina, pode-
jóvenes corno característica de nuestros tiempos, especialmente
mos trazar determinadas situaciones sociales similares, aunque
en el caso de México, El Salvador, Honduras, Guatemala, Argen-
con sentidos y significados particulares que nos han cruzado,
tina, Chile y Uruguay.
marcado e influido en las diversas trayectorias nacionales, en
listos acontecimientos a nivel de América Latina, se arti-
las biografías colectivas e individuales de los sujetos y actores
culan con los sucesos nacionales y locales que, para el caso de
urbanos (juveniles). Veamos: las sublevaciones, las revueltas y
nuestra sociedad mexicana, resaltan los que a continuación
las guerrillas (México, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Co-
se nombran: desde la década de 1980, las constantes crisis insti-
lombia, Bolivia, Venezuela, Brasil); el autoritarismo y las clic-
tucionales (la familia, la religión, la política,' la educación); el
discurso de las ciudades del país marcadas por las violencias
guerra en El Salvador; la Mara Salvara milla se origina cu LO"; Angeles, Ca-
lifornia, por la década de 1980, como una forma de OtiVillni11;1111(511 1nin-
La Fhicuesta Nacional de Juventud ( Fra.') 2000, del Instituto 1\111Kit:di-
ca ante la discriminación racial y p;ea defenderse de los unos grupos y
n° (le la ,111L'enUlll (151.11, IL11/011.11 que 119A por ciento de los jovenes en
pandillas. Lo de la mara es retomado como met:llora (le las ad migas gi-
Nlexico no 111:11(1 confianza (111 los 111)11OCOS. ASUCi:1110 ah, anterior, los Ove-
gantes del Amazonas 110110(1111;1N (101110 "mambo uta", que van destruyendo
nes --en general— son los menos interesados en los asuntos electorales,
todo a su paso. Salvo vuela alude a 'Salen" (111 El S1;11L'anO1 "111111
ponerse liste o ”avispado". Se cuenta que la gurri a eni ro la Mara Salvatrio y las (ltIr tienen cene la y 19 anos (le edad son losInellos enlpadron;1-
cha 12 (MS-12) y el (10S los 111;1S abstencionistas. Cfr. J. Paschard "EcIticadon y politica: L111;1
la t I-I o NIS-X \l), surgio por la disputa del
territorio y el 1111101- tlr 1111;1111111(111 agenda Odea 10S jovenes", en Revista de 'Mi/no Sacio/ ramentud parran
rrairin pohracci t1 altura cuidédadi, 110111.5. ¡alio de 20112. ITEAm. pp. 4-11.
132 ALFRED() SAIEItAS oomNt .ur2
A NVIKII,LIONES .11: y VIOLENCIAS TRANSNACIoNALES 133
(por ejemplo, los teminicidios en Ciudad Juárez); el avance
del crimen organizado, incluyendo a las mallas del narcotráfico, la vida adulta, es decir, la juventud es una edad social por la
el secuestro y el robo de autos; la impunidad y la corrupción que se pasa y no en la que se está permanentemente; esto im-
como cáncer de las instituciones, especialmente las de procu- plica que ser joven es algo transitorio ( Valenzuela, 1997). Ade-
ración de justicia; la inseguridad pública junto con el miedo más, hay distintas formas de serlo, es decir, los jóvenes son
social; la pauperización de lo que queda de la clase media ; la heterogéneos y diversos, múltiples y variantes, a saber: migran-
creciente desmovilización colectiva y los déficit de ciudadanía tes, pandilleros, banda, fresas, religiosos, indígenas, de la calle,
política, social, Civil y cultural (el no ciudadano); el desempleo urbanos, rurales, escolarizados, conservadores, "desinstituciona-
galopante; la economía informal; la persistencia de un Estado lizados" o "invisibles".s
premoderno, política y culturalmente hablando; la velocidad En este sentido, el periodo de la juventud como etapa de
y rapidez como condición de la vida urbana; el triunfó del capi- transición, a decir de Gonzalo Saravi (2004), se convierte regu-
tal en la versión del neoliberalismo,' la frágil transición demo- larmente en un momento crítico y coloca a una gran mayoría
crática; el poder de los medios masivos de comunicación en la (le jóvenes en una situación de vulnerabilidad con respecto a
construcción de la opinión pública, de estados de ánimo colecti- la exclusión social, a las violencias, al uso de drogas, a la delin-
vos y del miedo social; el conservadurismo de la sociedad y el cuencia, al suicidio, a las conductas y las trayectorias reproduc-
avance en la acción de los grupos sociales más intolerantes y tivas.
peligrosos de la ultraderecha religiosa de este país. Esta configuración de los múltiples factores que tensan sus
En términos amplios, la situación de América Latina se si- situaciones están marcados también por el país al que se perte-
gue deteriorando, ya que las condiciones sociales de vida, inclu- nezca, la adscripción grupa', la edad que se tenga, la identidad
yendo las simbólicas, al parecer no van a mejorar de aquí a 25 de género, el estrato social, la etnia, o incluso al tipo de Eni-
años (matar, 2000). lia, hogar o comunidad de la que se es miembro.
El Estado y sus instituciones han sido desbordados y no Es claro que los contextos referidos, la etapa de transición
están cumpliendo la función de mediar con respecto a las de- de la juventud en tanto la definición del "yo" y lo que implica
mandas de la población en general y en lo particular en lo que el ser joven, así como los diversos factores asociados, colocan
atañe al sector de los jóvenes, lo cual hace aún más compleja a una gran mayoría de este sector poblacional en situaciones
la de por sí difícil etapa de la juventud y de la condición del ser socioculturales muy desfavorables y al límite, es decir; en des-
joven. ventaja social, tanto real como simbólicamente hablando.
La juventud en abstracto y los jóvenes en concreto, los del En la articulación de todas estas situaciones emerge el incre-
diario transcurrir, caracterizan una etapa de transición hacia mento de las violencias sociales y la visibilidad de las bandas y
las pandillas juveniles en la mayoría de las grandes ciudades
7 La ONI I acaba de afirmar que México es el mejor ejemplo del Iraca-
so neoliberal. Fundamenta su aseveración al señalar que u partir del " Esta idea de los ',jovenes invisibles' es retornada del sociólogo ,lo-
Tratado del Libre Comercio de América del Norte era( h), se han perdi- se Antonio Perez Islas y iefiere ti aquellos que no 'atún ligados ni la
do 30 por ciento de los empleos en macmiladoras creados en 1990, el sala- escuela v ni al trabajo. Expliquemos: con base en los T7 millones de jove-
rio real de los trabajadores ahora es menor en comparación al que se nes mexicanos (lile registra la LSI, se les clasilica en cuatro amplios gru-
tenia antes de la Firma, hay más desigualdad social y los pobres del cam- pos: los que estudian; los que sólo trabajan; los que estudian y trabajan;
po son los que llevan el peso del ;guste estructural. Vease La /ornada, los que ni estudian ni trabajan, que se calcula que son ocho millones de
México, 2 de junio de 2001. Jóvenes entre 12 y 29 ,Mos. (lb - Encuesta Nacional de Juventud I,
2000, México, it0.1, 2002.
134 :\ RED() s,n1,KA.sin1MIN 11)S( RIP( iusis.n \ I xn.rs r \'11 ( IAS \ N,NAI );\,,111.s 135

de América Latina, articuladas por una especie de expansión y 35 0U0jóvenes involucrados en las pandillas y que losjóve-
(léase migración forzada) hacia otras latitudes, espacios y es- nes marems, a finales de 1997, se contabilizaban entre 10 000
cenarios, es decir, estamos ante la transnacionalización de las 12 000 de 10 a 25 años de edad.
violencias sociales y las pandillas juveniles.
Podríamos afirmar que existe un consenso explícito entre
Con respecto a las violencias sociales y según informes del los investigadores, académicos, gestores y activistas en el traba-
Banco Mundial (BM), del Banco Interamericano de Desarrollo jo de las violencias sociales y las pandillas juveniles, en señalar
(BID) y de la Organización de Naciones Unidas (use), América que las raíces y las razones que describen, explican y dan ele-
Latina es la región más violenta del mundo (Colombia aparece mentos de comprensión de esta situación se encuentran en los
en primer sitio y El Salvador en segundo). Por otra parte, la Or- ámbitos de lo social (falta de oportunidades en lo laboral y
ganización Panamericana de la Salud (oes, 1996) reporta que lo educativo), lo económico (el desempleo y subempleo), lo
entre 1984 y 1994, la tasa de homicidios en América Latina familiar (desdibtijamiento, violencia) y lo cultural (tradición
creció 44 por ciento. Además, sitúan a la violencia como la prin- autoritaria, machismo, ausencia de espacios recreativos y de
cipal causa de muerte en jóvenes de la región, asociada con participación social), que se sintetizan en la crisis urbana y el
accidentes de tránsito y con homicidios; hablamos de edades conflicto social no resuelto, vehiculizado precisamente por las
muy tempranas comprendidas entre 10 y 29 años (oNis, 2003). pandillas juveniles (Cerbino, 2004).
En los últimos diez años, en El Salvador y Ilonduras, la vio- En el caso de México, y en lo que atañe a las violencias so-
lencia social ha aumentado y se ha asociado a los agrupamien- ciales, la situación es más que grave ya que, desgraciadamen-
tos de jóvenes, es decir, en situación de posguerra y después te, lo implementado hasta ahora ha fracasado, en tanto se basa
de la deportación masiva de pandilleros que llevó a cabo el go- en el control, la represión y la intimidación (a través del des-
bierno estadounidense en la década de 1990. Por ello no es lbr- pliegue de la pulida judicial o el ejército), corno el programa
Mito que sea en estos países, incluyendo a Guatemala, donde más reciente denominado "México Seguro" —principalmente
más se ha hecho investigación social y científica e incluso tam- dirigido en contra del narcotráfico.
bién se han implementado una serie de proyectos de interven- Mostremos algunas cifras de las violencias sociales: lasagre-
ción para revertir los procesos de violencia social y de muerte siones con armas de fuego alcanzan aproximadamente 50 por
en la que están inmersas las maras o las pandillas juveniles, ciento de los homicidios y el promedio arroja el siguiente dato:
desde muy diversas perspectivas: la prevención de la violencia 565 niños, adolescentes y adultos jóvenes mueren cada día por
(oms/ohs), la pastoral religiosa y la "rehabilitación" a través de la violencia interpersonal, es decir, familiar, de pareja y comu-
la cultura y el arte (asociaciones civiles, luchadores sociales, in- nitaria.
cluyendo a los agrupamientos de ex pandilleros por la no vio- Un estudio realizado en el Distrito Federal y llevado a cabo
lencia, los Homies Unidos). por la Fundación Mexicana de la Salud (FNIS) en 1998, para me-
En este sentido, y con base en lo que reportan María L. San- dir los factores de riesgo asociados con la violencia en México,
tracruz y Alberto Concha (2001:14-15), tenemos que en Hondu- reporta que de enero a febrero de 1997, de 601 casos atendidos
ras las pandillas juveniles son percibidas como un problema (457 hombres y 114 mujeres), 60.4 Por ciento tenían entre 15
social de gran magnitud. En Managua se estima que hay 110 29 años de edad. En cuanto a los factores de riesgo mas be-
pandillas que agrupan a 8 500 jovenes yen El Salvador la opi- ( tientes, se encontró el consumo de alcohol, la presencia en la
nión pública vincula ,juyentud y violencia como sinónimo de vía publica, ser hombre y además joven (citado por Rodriguez,
delincuencia juvenil. Además, se calcula que hay entre 30 01)0 »104b).

4
136 ALFREDO NATERAS DONIINGI 1 17
APSCRIPLIONES .11: MISILES Y VIOLENCIAS FRANSNACIONALLS 137
La Encuesta Nacional de Inseguridad realizada por el Insti-
tuto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICES!) en 2002, tualmente el grueso de la inliírmacion la tenemos a través de
reporta que de 54.3 por cielito de los delincuentes, más de la la televisión (notas de reporteros y enviados especiales), la ra-
m itad son jóvenes en edades comprendidas entre 16 dio (entrevistas a especialistas), la prensa escrita (periódicos,
y 25 años;
el robo y el asalto (con navaja y cuchillo, en la mayoría de los revistas y secciones especiales), donde regularmente encon-
casos) son los delitos que más se cometen, con 58.2 por ciento. tramos crónicas, relatos de casos o historias de vida.
Según datos de la Subsecretaría de Gobierno del Distrito Desde 2004 hasta la fecha, la mayoría de los medios masi-
Federal, en 2003, de 22 483 recluidos en los ocho centros de re- vos de comunicación han protagonizado una batalla informa-
adaptación social, hay 13 573 jóvenes entre 18 y 30 años de tiva entre sí para "hacer la noticia", y literalmente nos están
edad, lo cual significa que 60.03 por ciento de los que están en bombardeando, ocasionando una saturación de imágenes (co-
las cárceles del Distrito federal son jóvenes. Con respecto a los rno diría Rossana Reguillo, "de imaginería"), que en su mayo-
ría son realmente desatinadas y lo único que han ocasionado
delitos, el robo es el del más alto porcentaje, con 51.75 por cien-
to; le siguen los relacionados contra la vida (14,03 por ciento); es crear alarma, miedo y pánico social entre la sociedad, con
después, el portar armas de fuego y explosivos (10.33 por cien- respecto ¿I las pandillas juveniles y en especial a la Mara Sal-
to); los sexuales (6.97 por ciento); contra la salud (5.22 por va trucha.

ciento); de seguridad pública (4.88 por cielito) y de privación Esto nos lleva a revalorar que además de la academia y la
ilegal de la libertad (3.85 por ciento). investigación, la otra vertiente más significativa de informa-
ción y de construcción de opinión pública, con respecto a esta
En una declaración, el ex procurador general de Justicia
del Distrito Federal, Bernardo Batis,' señaló que hay entre 350 problemática de las violencias sociales, la encontramos en los
y 400 bandas de jóvenes en el Distrito Federal, aunque sola- medios masivos de comunicación, que en la mayoría de las ve-
mente 10 por cielito son peligrosas, es decir, cometen delitos ces tienden a construir la noticia de una manera descontextuali-
graves. De igual manera, el titular de la Secretaría de Seguri- zada, precaria y exagerada, hasta llegar a tergiversar la realidad
de la inseguridad pública y de la delincuencia»
dad Pública del Distrito Federal (ssM„loel Ortega, informó del
aumento de la delincuencia juvenil en el Distrito Federal en En el caso específico de la Mara Salvatrucha, y atendien-
menores de edad, entre 12 y 17 años; mencionó también que do a un reporte de inteligencia del Centro de Investigación y
de enero a mayo de 2005 fueron detenidos 909 menores y Seguridad Nacional (Cisen), de junio de 2005, elaborado en co-
que el promedio por día de aprehensiones de adolescentes es laboración con el Centro Nacional de Análisis, Planeación e
de seis.'° Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi), seña-
Sin duda, en nuestro país tenemos una amplia tradición en
" Tina Rosenberg sostiene que los noticieros ibinentan tina percep-
investigación e intervención con las pandillas y las bandas ju-
ción equivocada sobre el nivel del elimino, contribuyen al racismo, ali-
veniles, que se remonta a finales de la década de 1970y princi-
mentan el miedo social de la gente, ocasionando un aumento del apoyo
pios de la de 1980; sin embargo, la investigación con respecto a público hacia las políticas de mano dura: "1...1 la gente que COZISUIlle
la denominada Mara Salvatrucha, recién inicia, por lo que ac- chas noto las ainiva castigos 111■ IS severos para delincuentes
juveniles. 'MI mirada simplista y descontext 'cantada fomenta el apoyo a
la KIWI de muerte Lis cárceles 11111111W-11MS u las sentencias intiv largas"
Nota irilormati‘d icr, len onda, 113 ele jume o dr 200 -1, Sece con La capi- (Rosenberg, 2004:151, Asimismo, lo interesante cle sus planeamie n tos
tal, p 46 es que nos lleva a discutir y a pensar el asunto de saber y CCOIDeer L01110
Jor kurda, .3 de julio del 2005, Sec.( ¡MI La (.011W11, p ia se 11101ICell las noticias solice las violencias, o mejor aun, bajo que circuns-
tancias se da o se hace la cobertura acerca del crimen Cfr T Rosenberg,
LIS ALI RI In) NA I 1.1<AS 1)()NIINLE I /
\ Ill( RIP( IONCS I1 \ I vn.Ls Y \ 101,I.NLIAS I ItA_NSN IONAI 11 1

la que del 1 de enero al 14 de junio de este año se han detenido Podemos decir que estos sectores y grupos juveniles se
en México 304 pandilleros pertenecientes a la Mara Salvatrucha
juegan entre las coordenadas, los mecanismos y los procesos
y al Barrio 18 (B-18 o MS-XV3). Además, se considera que al día de estar incluidos o excluidos, de estar afuera o adentro, de
ingresan a territorio mexicano entre 25 y SI) mínelos. Asimis-
existir o no existir, de ser o no ser, es decir, todo indica que para
mo, la presencia de estas pandillas se ha detectado en la inayo-
dichos jóvenes, ser joven ya se convirtió en un distintivo de
ría de los estados de la república (en 24), de los cuales los que
la exclusión social.
más alarman son lbinaulipas, Distrito Federal, Veracruz, Chia-
Enfrentamos a un ejército de,jovenes, "desinstitucionaliza-
pas, Guerrero y Oaxaca. Otro dato interesante de este reporte
dos e invisibles", es decir, fuera de la escuela, la salud, el em-
es la presencia de jóvenes mexicanos que son maras: (i3 por
ciento de los mareros detenidos en el estado de Chiapas son pleo, la vivienda y la recreación. Sus biografías individuales y
mexicanos, y 34 por ciento de los detenidos en los otros 23 es- sus trayectorias sociales y colectivas los ubican en las rutas del
tados también son mexicanos2 2 desempleo, en los flujos migratorios, en el uso de drogas (lega-
Tenemos datos más que suficientes y cifras internaciona- les e ilegales), confrontando situaciones límites y trascenden-
les y nacionales de la condición juvenil contemporánea en Amé- tales para su existencia, como la salud sexual y reproductiva
rica Latina, de la exclusión social, la violencia, la delincuencia (el aborto, el si DA), la violencia intrafamiliar (el abuso sexual)
y la muerte por la guerra urbana protagonizada por y entre las
y las adscripciones identitarias juveniles en torno a las ban-
das y las pandillas juveniles, especificamente de la Mara Sal- pandillas callejeras.
va trucha. Son en su mayoría jóvenes que viven la vida día tras día,
Por lo tanto, lo que sigue es interrogar y, en todo caso, des- en donde regularmente no hay espacio para construir un pro-
montar las cifras que hemos presentado. ,.:Que nos dicen .? (»e vecto de vida real para el futuro, porque para muchos de ellos,
que situaciones socioculturales nos están hablando .? »Desde dón- la temporalidad del futuro no existe, en tanto que el presente,
de "mirar" o "remirar" la condición cualitativa de los jóvenes el aquí y el ahora de sus existencias y de sus vidas cotidianas
latinoamericanos y pandilleros? está negado. Quizá lo que alcanza es simplemente vivir para el
Me queda la sensación de que estamos surte una verdadera día o los días inmediatos que vienen con todas las secuelas de
devastación y desastre social. Indicadores probables del fraca- las afectividades decaídas, las melancolías colectivas y estar en
so del proyecto neoliberal, donde lo que más resalta, se hace constantes situaciones límites de ser sujetos de violencia a ma-
visible y doloroso, es el aniquilamiento en las expectativas de nos de los "otros", principalmente si se es pandillero.
mejoría a inmediato y mediano plazos, en todos los sentidos, Son definitivamente jovenes que se construyen y son cons-
para la mayoría de los jóvenes latinoamericanos, centroame- truidos Ji partir de constantes situaciones al límite, de ser su-
ricanos y mexicanos, sin negar sus biografías individuales, jetos en desventaja social permanente, por lo que es fácil que
estrategias de afronta)niento, capitales culturales y simbólicos, muchos de ellos recorran la vía de acceso rápido para obtener
inventiva y creatividad. lo que les falta y de lo que carecen (reconocimiento y presti-
gio social, renu económica, bienestar y poder), a tía-
"Si sangra, encabeza las noticias-Los costos tel sensor. ffinalismo", en NI,n-
ves de insertarse o ser atraídos por las redes de la delincuencia
co Lara y I !insto [(Tez Poi col ds 1./ 01,'1 7(.)ti ,S( '21 0 Id( (Él
y del crimen organizado, pagand o un precio muy alto que los
plihltr a, I?",1( 7 / (0 , 1,St/ aOiIion (ir( ruedo, I\ yiee INS11)I. HiL, 200-1 . coloca en las antesalas de ser sujetos de violencia y hasta de
Reloona, del 18 de julio de 2005, Set ion Nacional, pp 1,A y perder la vida.
140 ALFREDO NAI ERAS 1/1 /NUM:1 1.7, AUSCRIPCIONP. S JUVENILES Y VIOLI NCIAS TRANSNACIONAIRS 141
Es cierto que la ciudad de México es una de las urbes más 1..1 uso intencional de la fuerza o el poder tísico, de hecho o
grandes del mundo, la cual se debate entre la premodernidad como amenaza contra uno mismo, otra persona o un grupo
(política/cultural) y la modernidad que no tiende a consolidar- o comunidad, que cause o tenga mucha probabilidad de cau-
se, es decir, es una urbe con la contradicción de pretender ser sar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del de-
sarrollo o privaciones.'
o situarse como una ciudad mundializada y al mismo tiempo
registra los atrasos característicos de los países más pobres y
Es claro que las violencias son Mrmas de relaciones y discur-
en vías de desarrollo.
sos de poder a través de los cuales hablan los sujetos, los colec-
Las principales ciudades del país muestran el deterioro de
tivos y determinados grupos sociales, que tienen que ver con
la calidad de vida de la mayoría de sus habitantes, va sea en la
las tensiones y el conflicto social. Asistimos a expresiones de la
alimentación, el ambiente, el divertimento y la seguridad pú-
violencia con diferentes rostros y tesituras: autoinfligida (el sui-
blica, incluyendo los vínculos intersubjetivos, aunque también
cidio,juvenil), interpersonal (familiar, de pareja, comunitaria)
refiere a los sujetos y los actores sociales que, por la ubicación y colectiva (social, política y económica). Además, por su natu-
que ocupan en el entramado social, son una especie de emer- raleza puede ser física, sexual y psíquica.
gentes de esa crisis urbana que aparece de la forma más cruda
Con respecto a la relación entre la violencia y la juventud,
a través de los rostros de las violencias: me refiero a las bandas se define a la violencia juvenil como:
y las pandillas juveniles, en este caso, la de los cholos y la Ma-
ra Salvatrucha.
Hl la que, en forma repetida, ejercen los jóvenes entre los
Las violencias y sus múltiples configuraciones son una rea- ID y 24 años, la mayor parte de las veces coino miembros de
lidad muy compleja y dificil de comprender por la gran diversi- un grupo j..1 La violencia juvenil la ejercen en gran medida
dad de factores asociados y de variables que intervienen en su las pandillas (Santacruz y Concha, 2001A).
construcción o en su producción social. Estamos también ante
un problema estructural, y además muy arraigado, en nues- Considerando las anteriores definiciones, podríamos ha-
tras culturas latinoamericanas de larga tradición. cer las siguientes preguntas: ¿son los jóvenes por su condición
En sí, las violencias tienen que ver con los particulares de jóvenes, hombres como mujeres, los que generan las vio-
vínculos y relaciones que se establecen con los otros, desde lencias, o junto con otros agrupamientos sociales o grupos eta-
una relación de poder, es decir, son vínculos asimétricos y sin dos, los jovenes viven en una diversidad de mundos violentos?,
lugar a dudas, uno de los principales actores o protagonistas de ¿qué clase de sociedad somos cuando una parte de nuestros
las violencias es una parte de los jóvenes, hombres como mu- jóvenes están muertos o van a morir violentamente?
jeres, de nuestras ciudades: vía las bandas y las pandillas juve- Estas interrogantes nos llevan a decir que ha sido un lu-
niles. gar común asociar directamente ser joven con ser violento y
por consiguiente hablar de juventud violenta o de delincuencia
juvenil. De ahí que es importante decir que los, jóvenes, por el
DE LA CONSTRI [GUIÓN DE LOS DATOS A LAS REALIDADES hecho mismo de ser jóvenes, no son violentos, es decir, la con-
DE ',AS VIOLENCIAS SOCIALES Y JUVENILES dición juvenil no los hace ser violentos, la violencia no es una

Atendiendo a la definición que da 1;1 Organización Mundial de Chganización Mundial de la salud, 1 nlin-me onauluil SOI)IT motea
la Salud (OMS), tenemos que la violencia consiste en el cía 1] la salud tp rrt'encicio AIUxico, 1 U'N 'oNts, 2003.
I '12 ALFRED° NivrisAs nummciltz \ 1/S( 1(11`( 1(15! u.IUP I NII.I VIOI I N( N\ 11(ANSN ION11.1`, 143

esencia, es una construcción social y cultural que tiene que culturales, son detenidos, extorsionados y golpeados simple-
ver con el ejercicio del poder. mente por ser como son y andar como andan en el espacio pu-
La mayoría de los jovenes latinoamericanos, centroamerica- blico.
nos y mexicanos vive en los mundos violentos, no son ellos los Otro caso donde los jóvenes son objeto de violencia insti-
causantes de esos mundos de las violencias, esos ya les pre- tucionalizada y empleada para desmovilizar cualquier acción
existen, lo cual no niega que hay una parte de estos jóvenes colectiva juvenil, se lleva a cabo por ciertas instituciones edu-
que son sujetos de ella (la ejercen), aunque también hay que cativas, como por ejemplo en el Instituto Politécnico Nacio-
reconocer que la mayoría son objetos (la padecen). nal y en la Universidad Nacional Autónoma de México, a tra-
En cuanto a ubicar a los,jovenes como objetos de la violen- vés de los famosos porros, quienes son grupos de choque que
cia, podemos desplegar dos planos, uno que 111ice al espacio ejercen la violencia especialmente contra jóvenes estudiantes,
privado y el otro que atañe al espacio público. Dentro del ámbi- dirigentes y líderes, a cambio de dinero, lávores y protección
to privado, de quien más la padecen es de la familia, y con res- jurídica.
pecto al público, es de los cuerpos de seguridad del Estado. Al La situación poco mencionada (especialmente por los me-
parecer, el enemigo privado número uno para una gran parte dios masivos de comunicación) mas indignante, en la cual los
de jóvenes es la familia," y el enemigo público número uno es ,jovenes son objeto de violencia extrema, la tenemos precisa-
la policía.' mente en el caso de la Mara Salvatrucha y del Barrio 18, con
Los jóvenes han sido objetos de la violencia ejercida por respecto a su aniquilamiento tísico, es decir, a su asesinato aus-
los siniestros cuerpos de seguridad del Estado ante el silencio piciado por el Estado, ciertos empresarios y determinados co-
de las instituciones encargadas de velar por ellos y ellas, junto mités de vecinos. Ejemplos dolorosos los tenemos en la acción
con la mayoría de las autoridades, incluyendo a la sociedad ci- de la Sombra Negra, en F.1 Salvador; los Escuadrones de la Muer-
vil y sus organizaciones no gubernamentales. te, en I londuras y Río de Janeiro; la Policía Cívica en Colom-
Esta situación es muy vergonzosa y grave, ya que gran parte bia y, en sí, las operaciones de limpieza social que se dedican a
de los,jovenes, por su simple apariencia, Facha, estética, decora- asesinar y desaparecer a los jóvenes pandilleros.
ción corporal con tatuajes, perforaciones, adscripción iclentitaria "también tenemos que se da una especie de interjuego o
particular o prácticas sociales, posturas políticas y expresiones combinación en el que algunos jovenes son al mismo tiem-
po tanto sujetos de violencia (la ejercen) como objetos (la pa-
" En el caso concreto de, los jóvenes pandilleros materos, tenemos decen), justamente de otros jóvenes y contra otros, similares
que la mayoría han estado expuestos a la V :. Henil( iar: tres de
a ellos; esto se ve claramente entre los pandilleros; ejemplo: la
cinco han sido víctimas de maltrato Físico o verbal por algún miembro guerra callejera y urbana entre cholos y la batalla entre materos:
de su familia; la mitad de los pandilleros hieren] testigos de violencia en la MS-1 3 contra la MS-XV:3.
sus hogares; une de cada dos tiene un familiar que ha cometido un deli- Este interjuego de violencia es muy particular y complejo,
to, y la mayoría de ellos ingiesan a las pandillas justamente para huir de
los problemas que tienen en sus familias, más en (II Caso de las jóvenes al que podríamos nombrar o caracterizar como in terbandas, ya
pandilleras (Santacruz y Concha, 201111. sean cultui ales o industriales, es decir, una violencia interper-
A decir de Ernesto Rodríguez: 1 algunas encuestas conocidas sonal (comunitaria) dirigida a los otros agrupamientos regu-
últimamente deinuesoan que para la inmensa inayoria de los adoles-
larmente de iguales características identitarias, es decir, el ri-
centes de Buenos Aires, Montevideo y Santiago de Chile, la policía es un
peligro del que hay que cuidarse y no una institución a la que se puede val y peor enemigo de lin pandillero es otro pandillero, el de
recurrir para obtener grotect iOn 1 1" (Rodriguez, 200-11,) (ogu 21101). un cholo es c[10 cholo, y el de un matero es otro marero.
144 Al 11<mo ■ 11111t \ 1 DO\IIN 411 a
‘I )14 RIZA IONES .11A [NIERS Y VIOLIN( IAS IIIANSNAt.IIINALES 145

El ejemplo más llamativo y elocuente de la guerra urbana "los roqueros", "los del hip-hop"; "los del movimiento de los mo-
lo tenernos en los cholos o cholillos de las principales ciudades dernos primitivos" ( tatuadores, pe doradores), o simplemente
del país, quienes están enfrascados en una guerra de extermi- como colectivo cuyas prácticas sociales son diversas y algunas
nio entre ellos por la disputa de los territorios y, algunos —los obedecen a características de región, historia, idioma, raza, ba-
menos—, por el control del tráfico de drogas y armas, donde rrio, de apropiación de la calle, preocupados por ser respetados,
también las mujeres jóvenes "rifan", muy parecido a los rela- adquirir reputación y como microgrupo mantener la unidad
tos de la guerra civil entre pandillas de mexicanos latinos en como una forma de protección ante la amenaza real y simbó-
Los Ángeles, California. lica de los otros grupos y de la sociedad en general, incluyendo
Otro rostro de este tipo de violencia de interjuego entre ser a los mundos adultos. Caracterizamos a estos agrupamientos
sujeto y objeto de ella al mismo tiempo, se da en los espacios como bandas culturales, "tribus urbanas" o desde sus ciudada-
del divertimento, del tiempo libre y de los espectáculos depor- nías culturales.'"
tivos. Me refiero a las porras o a las barras en los estadios de Estas bandas culturales tienen varios signos o emblemas
futbol, que se enfrentan abiertamente unos con otros, es decir, imprescindibles, uno de los cuales es la significación de sus
es una especie de batalla entre grupos pagados por las fran- cuerpos en el espacio público, el uso social de drogas, el dise-
quicias de los clubes. Al parecer, la disputa es por los boletos ño particular de sus estéticas, la apropiación real y simbólica
de cortesía, los intereses económicos y de poder que se mani- de los espacios de la ciudad, el consumo de música de rock
fiestan contra la otra adscripción a un agrupamiento, en este con todos sus géneros, acciones ilegales menores, es decir, no
caso, a un equipo o club diferente al de ellos; para el caso de involucrados en los delitos graves ni en el crimen organizado.
México, la situación empieza a hacerse delicada y grave (ejem- De estos emblemas retomemos el del uso social de drogas
plos: la porra La Monumental del Club América, ligada a la Fe- que llevan a cabo estas bandas o tribus urbanas, ya que es un
deración Mexicana de Futbol, que está integrada por varios asunto crucial.' Creo que a la droga, cada vez mas, se le incor-
porros). pora como uno de los artefactos o accesorios que acompañan a
Con respecto a ubicar a determinados jóvenes como suje- las acciones sociales y las expresiones culturales de una par-
tos de la violencia (el hecho de ejercerla) de una manera desa- te de estos jóvenes. Las drogas son una mercancía como bien
fiante, de interpelación al Estado y sus instituciones, y que material con valor simbólico que entra en el circuito del mer-
dan cuenta de la crisis urbana, desnudando crudamente los cado globalizado, es un producto más, por lo que hay determi-
mecanismos de la exclusión social y el rompimiento de las me- nadas drogas en la lógica de la oferta y la demanda dirigidas
diacioneslo tenemos en las pandillas (industriales) que son di-
ferentes a las denominadas bandas (culturales), "tribus urbanas" En términos generales, las bandas son colectivos de los sectores
o ciudadanías culturales. sociales !irás desfavorecidos, que emergen a finales de la dUcada de 1970
Hay que marcar claramente una diferencia importante en- y estallan en el espacio público de la calle y el barrio en la de(ada de
tre los agrupamientos en los que sus motivos obedecen al de 1980. Actualmente han tenido una mutación en lo que se conoce LOMO
las tribus urbanas (mim °identidades), que muestran va una composi-
pertenencia a una determinada adscripción identitaria juvenil ción social varinpinia, es decir, incluye a jovenes de chise media e inclu-
urbana, por ejemplo, "ser del movimiento oscuro" — da rketos, so de recursos económicos y culturales Más favor ables_
góticos, vampiros, fetiches—, "los rayes" —música electróni- ['Con respecto al (;01181/1111) de drogas legales e ilegales per parte de
ca—, "los skatos", "los skey", "los n'iteras", "los salseros", "los estos agrupamientos, me parece que se ha sobresaturado de signifka-
ciOn su uso desde "las illStitlIC11)11illes y de la mayoría de los que
gruperos", "los skin heads", "los tennos', "los heavy metaleros", investigan e itnervienen socialmente a dichos !,rtipos juveniles.
.11.11(1.1)11 NA I ERAS DONIING1 1 1./
ADSCPIPCIONES JUVENILES Y VIOLENCIAS TRANSNAUIONAI ES 147
particularmente al mundo juvenil, como las denominadas y
1 lay que decir que el crimen organizado ya penetró a estas
Famosas drogas de diseño "éxtasis" O "tachas", asociadas a las es-
adscripciones u organizaciones identitarias juveniles urba-
cenas festivas (rayes, antros, discotecas, tocadas, conciertos y
nas, como por ejemplo, a una parte mínima de los cholos y de
festivales
la MS-I3, por lo que algonos,jóvenes involucrados en estos cir-
En estas escenas festivas el cuerpo es una de las claves de
cuitos se han convertido va en actores muy visibles o en lo que
la fiesta en tanto instrumento para el establecimiento de víncu-
se empieza a reconocer como una nueva identidad social vincu-
los, aunque sean fugaces, rápidos, volátiles y presentistas. Asi-
lada con las redes del crimen organizado. Son grupos de jóve-
mismo, esta experiencia de la vivencia corporal se incrementa
nes que emergen de la pobreza, de la miseria, de los procesos
y se hace intensa precisamente bajo los influjos de las drogas
migratorios y que empiezan a insertarse en las redes de la de-
(de diseno), ya que remite a otros planos y umbrales de las
lincuencia.
sensaciones y las percepciones de la realidad ligadas a deter-
minadas tensiones, conflictos y circunstancias de las socieda-
des contemporáneas: las hiperindividualidades, los narcisismos
agrupados y las vanidades públicas." LAS ADSCRIPCIONES 1DENTHARIAS JUVENILES

Por otra parte, están también los jóvenes que se agrupan A LAS ETNOGRAEIAS DE PANDII.LAS
por aspectos identitarios y que, aunque sin dejar de ejercer sus
prácticas sociales, se centran abiertamente en acciones y acti-
Tenemos dentro de las conformaciones identitarias juveniles
vidades ilegales (asaltos, venta de drogas y tráfico de armas). urbanas o, si se desea, de las bandas juveniles culturales y de
Funcionan como una especie de empresas organizadas hace-
las pandillas industriales más visibles en el espacio de las ciu-
doras de ganancias y dinero. A estos agrupamientos los vamos
dades en América Latina, a los cholos, los ,jovenes banda, los
a caracterizar como pandillas industriales (ideas propuestas
punketas y los pandilleros en México; la de las oraras en el Sal-
por Sánchez y Reynolds).' 9
vador; Honduras, Guatemala y México; los homeboys, también
en Honduras y Guatemala; los chapulines en Costa Rica; las
i" Es evidente que la línea preventiva en el uso social de sustancias, manchas o pandillas en Perú; las barras bravas en Argentina,
aquella que sustenta el "dile no a las drogas", tendría que replantearse Chile y Perú; los malandros en Venezuela; los sicarios, las pandi-
seriamente en tanto que los indices de usuarios jóvenes sigue Un:remon-
tándose en cada una de las drogas empleadas. (.0- Encuesta Nacional de
Adicciones (2002). Este replanteamiento implica reposicionarse y abrirse
ta entre jóvenes norteños nacidos en California (chicana-mexicano-esta-
hacia ()tras perspectivas, como podrían ser los programas de reducción
dounidenses ) y los i6VelleS SlireñOS, inmigrantes mexicanos radicarlos allá.
de daño y de riesgo y del cuidado de si. 'Vales perspectivas no se susten-
Es una batalla entre jovenes inmigrantes latinos conlbrinados en dos gran-
tan en los discursos de la prohibición y el control, sino que consideran a
des pandillas: Nuestra Familia y Nuestra Raza, que controlan desde la
los sujetos y actores, en este Caso a los jovenes, como ciudadanos con
cárcel el t'al ico de armas y drogas (inicialmente seguían los ideales de
derechos civiles, sociales, políticos, culturales y capacidad de decisión
César Chavez y el I adicali¿rtio de las Panteras Negras) y combaten a los
con respecto a sus prácticas y experiencias individuales, es decir, se trata
sureños, campesinos illnligEMILCS de origen PICNIC:1110 1:011E07 mados en
de conceder el lugar de decisión responsable al otro con respecto de si. lo que se conoce como la Mexican Maria. CP- George B. Sánchez y Julia
19 Los mencionados autores del Center For Investigative keporting
Reynolds, "La guerra civil de las pandillas mexicanas en California: (1")
Centro de Periodismo de Investigación, en Berkeley, realizaron un tra-
Paisanos que, se, matan entre sí", (2") "Norteños: los hijos de Clavez" y
bajo durante año v medio ::on pandillas mexicanas en calitinnia y dan
cuenta, a Caves de testimonios e historias de vida, de la estructura de la largo camino a I)C1:1110", en 1.(¿ MUSIONWT,
inim 313 del 21 de diciembre de 2003, mina 3I4 del 28 de diciembre de
violencia que ejercen estos agrupamientos en una confrontación ahier-
21103 v edoi :115 del 4 de enero dr 2004, respectivamente.
14(1 ALFREDO NATERAS DONIPSCIIEZ ADSCRIPCIONES ¡AL:NIHIL) Y VIOLEN( IAS RANSNACIONALLS 149

Ilas, los parches, los milicianos y los cambos en Colombia, y las que eran objeto, por ser un grupo minoritario de jóvenes lati-
naciones, las patas o las jorgas en Ecuador. nos. Este movimiento, posteriormente, se expande hacia la fron-
Una característica fundamental que signa a la gran mayo- tera norte de México, derivando en lo que actualmente se
ría de estas fbrmas de ¿igregam len to y adscripción juvenil ur- conoce como los cholos o los cholillos, visibles también en las
bana es el hecho de que están inmersos y firman parte de los principales ciudades del país: Tijuana, Guadalajara, Monterrey
constantes y permanentes procesos migratorios (del campo a y ciudad de México.
las ciudades, entre las ciudades y del país de origen a otros paí- Lo interesante de este tipo de adscripción identitaria juve-
ses de llegada), con la finalidad, en primera instancia, de mejo- nil es que se trata de un movimiento que se despliega en dos
rar las condiciones objetivas (económicas, laborales) y suhjet planos: uno del lado estadounidense y el otro del lado mexi-
vas de vida (huir de la represión, de la exclusión social y del cano; es decir, del lado estadounidense, los jóvenes cholos
miedo), es decir, en procesos migratorios forzados. son demasiado mexicanos para ser estadounidenses, y del lado
Esta situación, de suyo compleja, funciona a través de la mexicano, son demasiado gringos para ser mexicanos (Gama,
constitución de una red de redes, es decir, de las redes familia- 2002).
res, de amistad y de grupos étnicos que se van edificando entre La contradicción y/o paradoja es que no son de aquí ni de
los connacionales y también a partir de elementos identitarios, allá. Del lado estadounidense, su adscripción identitaria reivin-
dependiendo de la adscripción grupal y etílica de la que se tra- dica a la cultura mexicana a través del uso de la música, el cine,
te y a la que se pertenezca. De tal suerte, así encontramos las las fiestas, la comida, la creación literaria, la forma de vestir, el
diferentes comunidades de jóvenes ("comunidades de senti- lenguaje o el espanglish (combinación del inglés con el espa-
do") que siguen trayectorias migratorias, de ida y vuelta, hacia ñol) como identidad étnica ante la sociedad estadounidense,
Estados Unidos v Europa, principalmente. que tiende a marginados y discriminarlos por su condición de
Por su importancia sociocultural y sus características pa- migrantes latinos, por lo que se agrupan en gangas y clicas, a
radigmáticas, tomaremos dos casos a describir y analizar de como lo hacen las bandas en Los Ángeles, para hacer frente
estos tipos de agrupamientos juveniles conformados en lo que también a otro tipo de agregamientos juveniles urbanos como
se ha dado en llamar bandas culturales y pandillas industria- los negros, los asiáticos, los africanos, los europeos (italianos)
les; nos referimos a una parte de los cholos, en el caso de Mé- y, ahora, los centroamericanos (la MS-1:3).
xico, y a la de las raras en México, El Salvador, 1 ionduras y Del lado mexicano se reivindica también la identidad étnica
Guatemala, especialmente la MS-13 y la 13-18 o MS-XV-3. y racial, en tanto la insistente preocupación por recuperar el
Sin duda, uno de los agrupamientos identitarios juveniles pasado prehispánico e indígena, a lo que se ha dado en llamar
más longevos que se ha ciado en Latinoamérica es el de los cho- el orgullo de ser mexicano o el Mexican Pride, aunque con la
los: jóvenes de cultura de frontera que han seguido la siguien- tendencia de vivir como si fuesen estadounidenses, al más es-
te trayectoria: de los pachucos (pasando por lo chicano) a lo tilo de vida estadounidense, el American Way or ti fe.
cholo (Valenzuela, 2(102). Los cholos son grupos de jóvenes, tanto hombres como mu-
Es en la década de 1940 cuando un grupo de jóve nes mexi- jeres de edades entre 10 y 22 años, provenientes de los barrios
canos nacidos en California y de padres mexicanos —de ahí lo populares y de las clases sociales más desfavorecidas, donde
chicano—, conforman un estilo juvenil combinando elemen- sus procesos de socialización se han dado principalmente en
tos de ambas culturas, la mexicana y la estadounidense, para la calle con una alta desarticulación en la vida familiar. Su for-
hacer frente al hostigamiento y la discriminación racial de la ma de agrupamiento es a través de bandas culturales v míni-
150 \IARI DO NAIES ,V, DONII ■ut I /
ausc RIK.1()\15 ii c I \III s Y \ 1011..‘f V, IRA \,,\ w,mi,is 151
mantente de pandillas industriales llamadas gangas o clicas, prejuicios y los estereotipos, ya que ser cholo no implica en sí
que son los sustitutos emocionales del grupo familiar, ya que se mismo ser delincuente; en otras palabras, la mayoría de los jo-
establecen entre ellos vínculos afectivos duros y fuertes signa- venes adscritos a estas clicas y gangas no están vinculados con
dos por la hermandad y la camaradería que ayuda a la cohesión el crimen organizado.
grupa! frente a la amenaza de los otros grupos de cholos simila- La MS-13 y la 8-18 o MS-XV3 son grupos de jovenes, hom-
res a ellos y ellas, aunque no están exentos de fracturas y trai- bres como mujeres, en sus orígenes salvadoreños, que inclu-
ciones.
yen también a hondureños y guatemaltecos, con características
Esta adscripción identitaria juvenil urbana se anda al te- muy parecidas y similares a las de los cholos mexicanos. Por
rritorio, de tal suerte que el barrio y la calle se defiende a bala- ejemplo, están inscritos en los procesos migratorios: el Barrio
zos creando una cultura de la muerte como forma y estilo de 18 tiene sus orígenes en Los Ángeles, en la calle 18, de ahí la
vida que marca la cotidianidad de estos jóvenes. Son sujetos y denominación, y está conformado por mexicanos, chicanos,
objetos de violencia: una de sus valoraciones o consignas es "la cholos, salvadoreños y demás centroamericanos. También se
vida loca", es decir, viven al extremo entre la rapidez y la fu- les encuentra en San Francisco, Nueva York y Washington.'"
gacidad de las drogas, el peligro y el riesgo constante de morir Se tiene conocimiento de que las primeras manis se confor-
por la guerra de exterminio que hay entre ellos, una especie maron a finales de la década de 1970 y principios de la siguien-
de guerra civil protagonizada por pandillas de mexicanos o de te con niños y jóvenes callejeros, entre 12 y 25 años de edad, de
latinos. Asimismo, la figura de la madre y de la mujer es cen- los barrios pobres, nacidos y crecidos en el periodo de la gue-
tral en tanto ser la "jefa", por lo que la Virgen de Guadalupe co- rra civil en El Salvador, hijos de combatientes, guerrilleros y
bra un culto religioso muy importante. guardias nacionales, vinculados con el consumo de drogas
En cuanto a sus prácticas sociales y expresiones cultura- y delitos menores como el robo, dedicados a trabajos como
les, destacan la significación y el uso del cuerpo como acceso- obreros, vendedores ambulantes, albañiles y en las maquila-
rio importante para la gestualidad y las señas con las manos doras. Muchos de ellos han pasado por las cárceles tanto de Es-
como forma de identidad grupal y reconocimiento de la clica o tados Unidos como de El Salvador. Su manera de agregamiento
la placa a la que se pertenezca. El tatuaje es básico, ya que es a través de las clicas, por lo que tenemos distintos tipos de
ofrece un carnet de identificación al "rayar" el nombre del ba- oraras: las hay del barrio o callejeras, las estudiantiles y las
rrio o de la banda, la Virgen de Guadalupe como acto de fe delincuenciales o industriales (Cuerno, 2000; Sánchez y Rey-
religiosa, iconografias de paisajes mexicanos, de imágenes pre- nolds, 2003).
hispánicas y de ciertos acontecimientos que tengan que ver
con lo ilegal. Se fuma marihuana, se bebe mucha cerveza y se 2" En este sentido, y recurriendo a la hipótesis teórica de José Ma-
hace uso del arte callejero, es decir, se hacen murales, placas y nee] Valenzuela, en el entendido de que los cholos le dan el rostro o con-
graffitis, también se escucha música de hip-hop, breakdance figuran el sentido a la Mara Salvatrucha, cobra relevancia deducir que la
MS incorpora los rasgos itientitarios de los cholos mexicanos: la signifi-
y rap, principalmente.
cación del cuerpo a [rayes del tatuaje; la tonna de organización tipo chica
Uno de los aspectos delicados, cuando devienen en pandi- o ganga; escenificación de la batalla urbana por la disputa del territorio;
llas industriales, es que probablemente algunos de, ellos están ritos de iniciacion; códigos y reglas de honor reivindicacien de la raza v
siendo penetrados por la estructura del crimen organizado, si- la nacionalidad; administración del poder y del miedo, es (111C111111 mara
tuación que coloca a esta adscripción identitaria, a la banda salvadoreña, id llegar a Los Ángeles, se percata que la forma de sobrcvi-
cir 1111 11111S 111C111) es agruparse como lo vienen haciendo, ;11 menos
cultural o tribu urbana, en la vulnerabilidad del estigma, los
desde 1040, los jóvenes mexicanos cholos.
152 ALI REDO NAIT,RAS
ADSCRIIVIONIt`; JUVENILES Y VIOLENCIAS I RANSNACIONALES 153
En cuanto a sus prácticas sociales y expresiones cultura- En este sentido, ser pandillero es una forma de vida a par-
les, también usan el cuerpo para comunicarse e identificarse tir de la cual la violencia se va administrando, por lo que a de-
como clica o ganga, traen tatuajes parecidos a los cholos, escu- cir de Carlos Mario Perca (2004), los pandilleros hablan de la
chan música, más del tipo heavy nieta!, granean y plaquean marginación y evidencian la crisis cultural y urbana en la que
en las paredes de las ciudades en su apropiación simbólica, vive una gran parte de jóvenes en América Latina.
construyen mecanismos de ritualización al ingresar al grupo, Así, la pandilla es de los pocos agrupamientos (si no es que
13 minutos de golpes por parte de los mareros, igual que los el único) que todavía su anclaje identitario se basa en el terri-
cholos, y emplean una forma particular de hablar. torio; es decir, la calle, la esquina y el barrio se defiende de los
En sí, tanto el agrupamiento de los cholos como el de las "otros" como intrusos y forasteros.
maras son agregamientos de jóvenes urbanos importantes para Estas situaciones de violencias, donde una parte de los jó-
la construcción identitaria juvenil, con sus prácticas sociales y venes son sujetos de ella, es decir, la ejercen, tiene un impacto
expresiones culturales muy definidas y visibles en el espacio en los estados de ánimo y en las efectividades colectivas, ya
urbano, en tanto que funcionan como grupos de pertenencia y que generan bastante tensión social que favorece a las postu-
referencia cohesionados y con lazos afectivos muy fuertes en- ras más conservadoras y reaccionarias de la derecha de este
tre ellos y ellas, tanto que la negación del barrio, de la placa y del país, que le da acción y protagonismo a las iniciativas de "mano
grupo se considera una traición, por lo que se paga con la vida. dura", "de tolerancia cero", como a la reducción de la edad pe-
Ambos agrupamientos son jóvenes organizados y constitui- nal; a la pena de muerte; a la Ley de Convivencia Cívica del
dos como grupos de resistencia y de reivindicación cultural, Gobierno del Distrito Federal; a la implementación de los to-
racial y étnica, ante los otros distintos a ellos en su vivencia y ques de queda como en Jbcate, Baja California, o en Tlalnepan-
experiencia de ser extranjeros y migrantes, regularmente inde- tla, Estado de México; a los grupos de autodefensa ciudadana o
seables en el país de llegada. Por ello, agruparse y reconocerse a la policía comunitaria, que violan los más elementales dere-
como jóvenes latinos, centroamericanos, mexicanos o salva- chos humanos de estos jóvenes y que, en su acción, también
doreños, une y ayuda, máxime cuando lo que más consume se convierten en sujetos de violencia, es decir, en victimarios.
espiritualmente es verse y sentirse alejado de la patria, de la Este lugar de los jóvenes como sujetos de las violencias y
tierra de origen, la familia y los amigos. Son identidades juve- también aunado a la participación irresponsable, en la mayo-
niles urbanas de la nostalgia y la tristeza que transitan en los ría de los casos, de los medios masivos de comunicación, ha
distintos espacios de las ciudades mundializadas con el ansia favorecido la construcción de ciertas representaciones estig-
de ser aceptados y caber en algún sitio, aunque sea simbólica- matizadas en tanto señalarlos como los causantes y respon-
mente hablando.
sables de la violencia. Así, se ha creado una opinión pública
Podemos decir que las bandas, las pandillas y la violencia dominante en contra de ellos y ellas, que lo único que hace es
juvenil marcan parte de la vida cotidiana de las ciudades, las crear más tensión y conflicto social, ya que no aporta absoluta-
colonias y los barrios de las comunidades más pobres desfiwo- mente nada para la solución de los problemas asociados a las
recidas. Además, se construyen lógicas diferentes y muy par- violencias. Por ello convenimos con Elena Azaola (2004:9) cuan-
ticulares con respecto a los tiempos sociales, los espacios de la do afirma: "[...j los jóvenes no son los únicos, y muchas veces ni
realidad y la particular administración del territorio, del mie- siquiera los principales responsables de la violencia en nues-
do social y del poden tros paises".
15•! ALFREDO NAITIC-ls IMMINGLT7 \ 1»,( RIP( lOscs ii \ ENu.rs r \ WLGNCI..1SrI<AN1AAc I()NAI I S 155
No me queda ninguna duda de que los jovenes son los chi- de la adscripción identitaria a la que se pertenezca y en aras de
vos expiatorios de los problemas sociales v la coartada perfec- ejercer los derechos políticos, civiles, sociales y culturales de los
ta del fracaso de la mayoría de los Estados latinoamericanos y jóvenes, especialmente el de las bandas y las pandillas.
sus instituciones en términos de garantizar mejores condicio- Crear espacios sociales y culturales de tolerancia donde los
nes de vida para su población, especialmente para los estratos jóvenes no sean molestados por su condición de ser joven con
histórica y culturalmente más desfavorecidos: los indígenas, respecto a las diversas prácticas sociales y expresiones cultu-
los jóvenes, los ancianos, los pandilleros y todos aquellos que rales que llevan a cabo.
pertenezcan a los grupos en desventaja social y que se encuen- Reconstruir el tejido social y los mecanismos de mediación
tran en situaciones límite. entre la comunidad, los agrupamientos juveniles y las institu-
ciones del Estado, por medio del fomento de la confianza, la
solidaridad, la lealtad y la identificación colectiva.
COORDENADAS DE SALIDA Implementar dispositivos metodológicos como las etnogra-
fías, que nos den cuenta de los sentidos y los significados de
a diversidad juvenil en correspondencia con sus distintas situa-
.Que hacer o seguir haciendo ante este panorama demasiado ciones límite, y seguir incorporando a los pandilleros y ex pan-
desolador y desfavorable en el que se encuentra una gran par- dilleros (flomies Unidos) en los procesos de la investigación y
te de jóvenes latinoamericanos en situaciones de desventaja la intervención.
social, en situaciones límite, especialmente los agrupados en Llevar a cabo intervenciones de reacción rápida del tipo
las pandillas juveniles? observatorios (de violencia, de uso social de drogas, de conduc-
Pienso que de inmediato hay que ciudadanizar los institu- tas y trayectorias sexuales y de prevención en el abuso sexual,
tos de juventud (federal y locales), donde quepan todos (aca- por ejemplo).
démicos, investigadores, jóvenes no organizados, omj, líderes En la medida de que seamos capaces de pensar de forma
comunitarios, asociaciones civiles, intelectuales, artistas, co- distinta los problemas que nos atañen (la crisis urbana, los ros-
municadores, periodistas, gestores de cultura y de políticas pú- tros de las violencias, los jóvenes y las adscripciones en ban-
blicas, ex pandilleros y pandilleros). das culturales y pandillas industriales) y, al mismo tiempo, si
Incorporar a los propios jóvenes en el diseño de las políti- intervenimos esas realidades o influimos en los principales
cas sociales y los programas dirigidos hacia ellos y ellas, con el factores que intervienen de manera integral e integrada, creo
fin de que cobren sentido y significado para este sector po- que es posible revertir, poco a poco, a nivel de la localidad, el
blacional, con lo cual se inventiva la participación social. barrio, la comunidad y los vínculos sociales, las situaciones de
Dirigir las políticas de juventud no sólo a los jóvenes, sino desventaja social, con el fin de que nuevamente nuestras socie-
a las demás instituciones (de salud, educativas, laborales, de dades y ciudades tengan sentido para la población en general,
vivienda, de recreación, de cultura) y a los mundos adultos, pa- los jóvenes latinoamericanos, centroamericanos, mexicanos
ra que puedan comprender al menos lo que está pasando con y, en particular, los agrupados en las bandas v las pandillas ju-
sus jóvenes (bandas y pandilleros) y actuar en consecuencia. veniles.
No basta con la legislación en sí misma (por ejemplo, la
Ley de losa las Jovenes del Distrito Federal), hay que trabajar
a partir dc la construcción de las ciudadanías juveniles más allá
LAS MARAS, UN PROBLEMA SOBREDIMENSIONADO

José Martín Miguez Ramos*

Los medios de comunicación han utilizado como negocio renta-


ble el Fenómeno social llamado "maras", como noticia cons-
tante y repetitiva de la violencia en Centroamérica y el sur de
México, cuando en la práctica sólo entre cinco v diez por cien-
to de los delitos son cometidos por estos grupos en Guatemala,
Honduras v El Salvador, y en los estados del sur de México no
llegan a uno por ciento. ¿Dónde se encuentra la verdadera delin-
cuencia'? ¿Dónde están los delitos de cuello blanco o la corrup-
ción de las autoridades? Percepción no es igual a realidad.
A esto se agrega la mercadotecnia política que utiliza como
propaganda electoral el combate a los miembros de las manis
y que ha llevado a la aplicación de los planes Mano Dura, Sú-
per Mano Dura, Escoba, o la Ley Antimaras en Centroame-
rica.
El resultado de estas políticas ha sido cl incremento de la
violencia y el aumento de las pandillas juveniles en Centro-
américa. En estos paises, salvo Nicaragua, se han dedicado a
reprimir en lugar de prevenir. En México se tienen errores con-
ceptuales en torno a si son o no un riesgo para la seguridad
nacional, y ahora se empiezan a utilizar, al igual que en Centro-
américa, como una estrategia electoral. ¡Qué riesgoso será se-
guir los pasos equivocados de nuestros vecinos!

* Subdirector del Centro de Estudios Migratorios del INNI, inOteSOF


de la profesor del Depafinmemo de I l istoria de la I rniversi-
dad lber(1aineriv¿tna.
158 JOSÉ NIAIMN iClc, II.Z RAMOS I,\S d MCMF, l'N PROBLI NIA SUBMIDIN,11,NSIONAIR) 159

En este ensayo intentaremos primero, de manera descrip- Entre los años setenta y ochenta del siglo xx surge, dentro
tiva, conocer el origen de este fenómeno social, comenzando de las comunidades de origen latino en Estados Unidos, otro fe-
por diferenciar al Barrio 18 (XV3) de la Mara Salvatrucha 13 nómeno llamado los cholos, los cuales integran otros códigos y
(MS-13), para después analizar su estructura y funcionamien- conductas de nuevos grupos de inmigrantes donde la palabra
to (similitudes y diferencias) y la participación de las mujeres cholo (indio en algunas partes de Sudamérica) deja de ser des-
en torno a su organización. Posteriormente, se analizará la so- pectiva para pasar a ser organizativa de las pandillas y crea la
bredimension del fenómeno y si son o no un riesgo para la segu- cultura del cholismo.
ridad nacional en México. Mira mediados de 1980 surgen las maras, como el Barrio
18, con las guerras en Centroamérica y su éxodo hacia Estados
Unidos, que van a construir su propios códigos y los diferen-
ORiGENES DE BARRIO 18 (XV3) cian de otras pandillas de origen mexicano. Sin embargo, di-
Y DF. LA MARA SALVATRUCI FA 13 (MS-13)' chos códigos, tatuajes, comunicación encriptada con las ma-
nos, manera de hablar y vestir, tienen su origen en lo que. José
Los llamados Mara Salvatrucha 13 (MS-13) y Barrio 18 (XV3) Manuel Valenzuela llama "pachomas" (pachuchos, cholos y
son jóvenes con tatuajes y códigos de comunicación a través n'aras)/
de las manos, con una forma peculiar de vestir y hablar,, que se Estos grupos en general, y las maras en específico, son fe-
encuentran en Centro y Sudamérica, México, Estados Unidos, nómenos transfronterizos o transnacionales. Tanto el movi-
Canadá y ahora, vía emigración ecuatoriana, han llegado has- miento de los pachecos como el cholismo muestran una impor-
ta Europa. tación de signos mexicanos, principalmente la imagen de la
No son una generación espontánea, sino el producto históri- Virgen de Guadalupe, como un perfil cultural.
co de los procesos migratorios mexicanos y centroamericanos Por su parte, el cholismo y las maras incorporan el mural y
que se han establecido en Estados Unidos, con características el graffiti para marcar territorio, y en ambos movimientos exis-
particulares para cada grupo. ten ritos de iniciación. Estos grupos pandilleros se relacionan
Tanto la Mara Salvatrucha 13 como el Barrio 18 tienen su íntimamente con la cárcel, la muerte, la violencia y las drogas.
origen sociocultural después de la Segunda Guerra Mundial, El narcotráfico organizado es tina actividad común cn los ba-
con el surgimiento de un fenómeno social conocido como pa- rrios desde finales de la década de 1970.
chucos, que eran jóvenes de origen mexicano que buscaban su La mayoría de los jóvenes que se inician en estos grupos
propia identidad; en la década de 1940 y hasta finales de la de pertenecen a sectores populares que se encuentran en preca-
1950, se caracterizaban por su peculiar forma de hablar, ta- rias condiciones de vida, al no encontrar empleo o incluso por
tuajes, trajes holgados, tirantes, y sus vistosos sombreros. Este problemas familiares, donde la calle será su mejor escuela y la
grupo se rebeló ante el gobierno estadounidense, el cual los es- cárcel su posgrado.
tigmatizó y los persiguió, al igual que hoy pasa con las llama- Sin embargo, las clicas de la Mara Salvatrucha 13 y las del
das maras. Barrio 18 tienen dos historias diferentes y al mismo tiempo

Cfr. Jnsr Martín Iñiguez Ramos, "El origen tic la Mardi Salvatrucha", ',lose Manuel Valenzuch Arce, confereno 'flauta en Tipaclinla,
en Obstruye The Nou York Tintes Magazine ce CSpalild sacro dr 2005, Chapas, en c1 Foro lacia una politica migra no en la 0m0Fera su' de
initn O mrxico", NIrxi( o, IUAI, 20 (le novo de 2005 .
160 IOSÉ NIARTIN INI511 17 RANIOS LAS ,ATARAS, UN PROBLEMA SORREDINIIINSIONADO 161

entrelazadas, las cuales a continuación describiremos, para des- El surgimiento de la mafia mexicana conocida como la
pués analizar la sobredimensión de este fenómeno social. M (Mafia Mexicana Maravilla, del barrio Wonder de Los
Angeles) es el resultado de la crisis económica de la década de
1970 y de la descomposición familiar y social en las grandes
ciudades urbanas de Estados Unidos, en particular en la ciudad
BARRE) 18 (XV3) o En 1 VITEN STI2EET
de Los Ángeles, donde el núcleo más importante de inmigrantes
es de origen mexicano. Las calles serán las escuelas para los
El surgimiento de las pandillas en Estados Unidos data del si- jóvenes delincuentes y la cárcel su mejor preparación.
glo xfx, con la llegada masiva de los diferentes flujos migratorios, De esta manera, surge una de las pandillas más violentas y
en una primera instancia europeos: irlandeses, italianos, pola- crueles: el Barrio 18 o Eighteen Street (XV3), llamada así por
cos, etc, Sin embargo, la consolidación de las mañas y el cri- su posición y control territorial en la venta de drogas en el sec-
men organizado se dará en el siglo xx, con la prohibición de la tor de Rampart, al este de Los Ángeles. En torno a este grupo
venta de alcohol en la década de 1920 y la mítica figura de Al de origen mexicano se organizaron, dentro y fuera de las cárce-
Capone. Para las siguientes décadas, las mafias estarán ligadas les, centroamericanos, negros, asiáticos e incluso algunos anglo-
a su origen europeo, asiático, latinoamericano, etc., con códi- sajones. Esta clica o pandilla será el enemigo a muerte de la
gos e iconos encriptados conocidos sólo por los iniciados. Mara Salvatrucha 13 (MS-13).
En este contexto, con el arribo de las drogas de diseño a fi- Existen varias hipótesis del antagonismo entre ambos gru-
nales de la década de 1970, y en particular con la llegada del pos: unas dicen que los salvadoreños traicionaron a la pandilla
crack y luego la cocaína rebajada, los suburbios marginales y mexicana (los "brincaron" al salir de la cárcel); otras señalan
pobres habitados por negros y latinoamericanos son inunda- su animadversión étnica y el pleito por una mujer; por último,
dos por los narcotraficantes, quienes se vuelven dueños de la y es la que más se enuncia, se habla de la figura mítica de un
calle. De esta manera, los barrios mexicanos en la ciudad de salvadoreño conocido como el "Flaco Stoner" en la organiza-
Los Ángeles, que habían sido símbolo de unidad, comenzarán ción de la MS-13. Sin embargo, la realidad es que se matan por
lentamente un proceso de desintegración. control territorial para cometer actos delictivos, en particular
Hay que tomar en cuenta que la gran inmigración de ori- el tráfico y venta de drogas.
gen mexicano a Estados Unidos se caracterizo, en los años se-
senta y setenta del siglo pasado, por ser individual. Por eso es
tan importante el concepto de barrio, ante la carencia de la uni- MARA SALVATRUCIIA 13 (MS-13)
dad familiar o ante una humilla disgregada o separada. El ba-
rrio ofrece identidad, protección y seguridad; es un movimiento Con el triunfo de la Revolución Sandinista en Nicaragua en 1979,
que da orgullo y dignidad frente al panclillerismo. Estados Unidos lanzó en la década de 1980, durante la admi-
"Por el barrio nací, por mi barrio morire": era el lema de nistración de Ronald Reagan, una ofensiva militar hacia Cen-
los años setenta y principios de los ochenta. Sin embargo, la troamérica, que recibió el nombre, por parte de la comunidad
aparición de la droga, el crack y la cocaína, provocó que el mo- académica, de guerra de baja intensidad. El objetivo de esta
vimiento de defensa y orgullo mexicano se transformara lenta política era derrocar, por cualquier medio, a los sandinistas ni-
y gradualmente contra lo que había luchado: las pandillas y caragüenses y que su revolución no se extendiera a otros paí-
la delincuencia organizada. ses, en particular hacia Guatemala y El Salvador.
162 jos': \ I INICI I / R \ NI( P,
LAS N'ARAS, UN PROBLEMA SUHBLDKNII INSIONADO 163
Esta guerra conocida por guatemaltecos y salvadoreños recio conocido como el "Flaco Stoner", que fue encarcelado en
como la "década del terror", por el alto grado de violencia que rl estado de California por haber cometido varios robos. En la
se vivió en sus paises, tuvo como consecuencia miles de muer-
cárcel conoció a la llamada Mafia Mexicana; en un principio él
tos. Un ejemplo fue la torna pacífica de la embajada española y sus compañeros salvadoreños fueron los mensajeros asis-
en Guatemala, el 31 de enero de 1980, por parte de un grupo tentes de este grupo dentro de la cárcel.
de campesinos, estudiantes y líderes sociales, quienes busca- Sin embargo, con el tiempo y con la llegada masiva de mi-
han llamar la atención de los medios de comunicación para les de centroamericanos a finales de la década de 1980, moti-
denunciar la violencia estructural en su país. vados por la guerra en sus países, las cárceles estadounidenses
En respuesta, el gobierno guatemalteco, a través de sus gru- se empezaron a Ilemir con nuevos inquilinos, entre ellos los sal-
pos paramilitares, atacó la embajada española, resultando he- vadoreños. Así surge el nombre de "mara", forma de decir ami-
rido el embajador Máximo Cajal. En este ataque, 36 personas ,gos revoltosos en Centroamérica y del nombre de la película
fueron quemadas vivas, entre ellos Vicente Mench ti, padre de Alurtibunkt (miles de hormigas que arrasan con todo), y "Sal-
la Premio Nobel Rigoberta MenchM El único sobreviviente, vatrucha", que significa "salvadoreño vivo o listo". El número
Gregorio Yuja, fue asesinado en el hospital frente a médicos y 13, por la calle en que se ubica la principal clica (pandilla), en
enfermeras, por un escuadrón de la muerte. el este de Los Angeles.
En la década de 1980, 75 por ciento de los asesinatos de to- Se presume que el "Flaco Sumer" tenía preparación militar
da América Latina se concentraron en Guatemala y El Salvador. y les enseña a sus compatriotas el arte de la guerrilla, así como
Los militares centroamericanos, apoyados por el Pentágono es- un código de comunicación con las manos. Este código secreto
tadounidense con armas, tanques, helicópteros y recursos, y tiene bases castrenses, típico de la guerrilla urbana, aunque pa-
capacitados en la llamada "Escuela de las Américas" (Virginia, ra muchos esta manera de comunicarse proviene desde los
Estados Unidos), bajo la "doctrina de seguridad nacional", no pachucos y los cholos. Lo que es una realidad es que aprendie-
sólo masacraron a las guerrillas, sino a la sociedad civil, en par- ron muy bien el tráfico de drogas y armas dentro de la cárcel.
ticular a las comunidades rurales. Más de 400 comunidades indí- Cuando salen de la cárcel, la Mara Salvatrucha 13 (MS-13)
genas fueron arrasadas en Guatemala. Sin embargo, no sucede ya tiene su propia organización y ha superado con creces a sus
de igual terma en El Salvador, debido a la diferencia mestiza viejos maestros de origen mexicano, con los cuales, y en particu-
y de clase media, mejor preparada e ilustrada, sin el compo- lar con el Barrio 18, tendrán una guerra a muerte por el con-
nente indígena mayoritario que caracteriza a Guatemala. trol territorial.
En este contexto, el éxodo salvadoreño, a diferencia del
guatemalteco, tiene como particularidad que está mejor capa-
citado en estrategia militar y en táctica de guerrilla urbana. En TRANSNACIONALIZACIÓN DEI, CONFLICTO
estas circunstancias, los guerrilleros salvadoreños, que fueron 1)E LA 1\11S-id Y DEL BA muo XV3
sentenciados por los llamados "escuadrones ele la muerte" (gru-
pos paramilitares), tuvieron que emigrar de su país, cruzan- Los miembros de la MS-13 fueron deportados por el entonces
do por México y llegando como indocumentados a territorio Servicio de Inmigración y Naturalización, por considerarlos un
estadounidense. riesgo para la seguridad pública de Estados Unidos, cuando se
De esta manera, a principios de la década de 1970 se cree firmaron los Acuerdos de Paz en El Salvador en 1992 y cuatro
que llegó a la ciudad de Los Ángeles un ex guerrillero salvado- años después en Guatemala.
164 iom-i MAK' IN il<11(ilfllZ RAMOS LA"; NIARAS UN l'I<OHL.1:.NIA soc<R1.1) 1∎11NsioNADo 165

Estos, al llegar a sus paises de origen, formaron sus pro- fican mujeres, drogas y homicidio, o en otro caso, hospital, cár-
pios grupos, se organizaron y empezaron a delinquir, en particu- cel y panteón.
lar en El Salvador. De manera impresionante se extendieron El cuerpo para estos jóvenes es sólo un fragmento de es-
en la década de 1990 a toda Centroamérica y sur de México. pacio, donde deben quedar sus anhelos, cada tatuaje es una
Por su parte, el Barrio 18 se expandió con la deportación de representación simbólica de sus aspiraciones, sueños y devo-
miles de mexicanos y de algunos centroamericanos que se or- ciones. Las lágrimas en las mejillas son, en algunas ocasiones,
ganizaron en torno a ellos. En este contexto, este movimiento un homenaje a los muertos que han ido sembrando en el ca-
ha dejado de ser exclusivo de mexicano-estadounidenses, mexi- mino. Los tatuajes de telarañas son un símbolo de orgullo para
canos y salvadoreños; hoy está presente en toda Centroamérica ambos grupos, significa su paso por la cárcel, el titulo que les
y llega incluso a países sudamericanos corno Colombia, Ecua- da un posgrado dentro del crimen organizado.
dor y Perú.
En otras palabras, un conflicto entre pandillas en el este de
Los Ángeles acabó siendo un conflicto de carácter transnacio-
DiFERENCIAS ENTRE LA MS-1:3 Y EL BARRIO XV3
nal. Estados Unidos no deportó sólo a los indeseables, exportó
una cultura de violencia y guerra que hoy se extiende por gran
parte del continente. 1) Organización. El Barrio 18 (XV3) es una clics que aunque fue
organizada en sus orígenes por mexicano-americanos y mexi-
canos emigrantes, a medida que fue creciendo fue aceptando
a otros grupos, como los centroamericanos, incluso a negros,
SIMILITUDES ENTRE LA MS-13 Y EL BARRIO XV3
asiáticos y anglosajones que operan al interior y fuera de las
cárceles, sobre todo en el sur de Estados Unidos. Es una agru-
La MS-13 y el Barrio XV3 tienen ciertas similitudes pero gran- pación regional y transnacional.
des diferencias. Entre las primeras se encuentran los ritos de La edad de sus miembros fluctúa entre 18 y 35 años. Son
iniciación, conocidos como el "brincado". muy violentos y utilizan armas de grueso calibre. Se encuen-
Trece segundos para la MS-13, o dieciocho para el Barrio tran en casi todo el sur de Estados Unidos, en el norte y centro
XV3, pueden parecer pocos, pero significan para ambos gru- de México, sobre todo en los estados expulsores de mano de
pos la vida o la muerte. Durante 13 o 18 segundos el nova- obra, y cada día llegan más al sur del continente, como Ecua-
to que quiere entrar tiene que soportar, sin miedo y con mucho dor, Perú, Bolivia y Colombia.
valor, la peor golpiza de su vida, parado y sin caerse: puñeta- Por su parte, la MS-13 es una agrupación más exclusiva, en
zos, trompadas, cadenazos, mordidas, cuchillazos, que no son cuanto a su origen salvadoreño, que acepta sólo en ocasiones
nada comparados con la vida que ellos han llevado. muy especiales a otros centroamericanos. Aglutina a gran par-
Para ellos, la violencia es sólo un instrumento de poder, pa- te de las cucas en la región centroamericana, cerca de 80 por
ra que se les conozca y reconozca. No matan sólo por matar, ciento, aunque el Barrio XV3 ha empezado a crecer de manera
sino para que se les recuerde, que se sepa que están aquí. La sorprendente en dicha zona. Sin embargo, con la expansión
vida para ellos se vive segundo a segundo, con toda intensidad. transnacional de la MS-13, el origen étnico cada día se diluye
Los tres puntos en sus nudillos son representación de su tilo- más, como es en el caso mexicano, donde los líderes va deja-
sofia: uno, la; dos, vida; tres, loca; "la vida loca". También sigui- ron de ser nacionales.
166 LOSE MARI IN INIGIIEZ RAMOS
I AS NI \ I(.1S PROBLEMA SOBRI NIENSP /NAL/O 1117

La edad de sus miembros fluctúa entre 12 y 21 ¿Mos. Son CUADRO 1


?lincho mas jóvenes que sus rivales y, aunque son violentos y PANDILLA A LA ()LIE PIIIPPENECIE
cometen actos delictivos, no alcanzan el grado de organización 1 I, JOVEN LNIIREVISIADO SEGUN SEXO
que tiene el Barrio XV3.
(POR( EN 'AJES)

2) Tatuajes y colores. El Barrio XV3 se caracteriza por tatuajes Parubll« A Illsell


propios del grupo como el X V3 o el 18. Los muñequitos (homies)
también son muy populares, así como los tatuajes de tipo fa- Mara Salyatruclia 47.5 48.4
miliar (nombres de hijos o esposa) y religioso; entre estos úl- Barrio 18 36.8 42.2
timos, el de la Virgen de Guadalupe es muy común. Otras pandillas 15.7 9.4
La MS-13 se caracteriza por la M, la S y el número 13. Tie-
ne prohibido el tatuaje de la Virgen de Guadalupe y utilizar
combinados los colores verde, blanco y rojo, en clara alusión a CUADRO 2
su odio hacia los mexicanos. De hecho, la palabra México tam- Disno191i39114111 DE VIVIENDA DE LOS PANDILLEROS SEGUN SI
bién la tienen prohibida, y dicen en su lugar "mexicacal (PORPI IAI ES)
De manera general, estas son las grandes diferencias; exis-
ten otras, como su organización interna y el código de comu- L(101( ITI M aS41111110 I huello
nicación con las manos, pero para este ensayo son suficientes
las antes señaladas. Ahora analicemos los mitos que hay sobre No tiene un lugar donde vi 8.9 13.9
estos grupos.
Sí tiene un lugar donde VIVÍ 91.1

MITO: EL FAUEOR SOCIOECONÓMICO Como se puede apreciar, la mayoría tiene un lugar donde
vivir, no son pmpiamente niños de la calle. Iln otras palabras,
El mito de que sólo los pobres, marginados y niños de la calle se necesita cierto nivel socioeconómico para que las pandillas
son los que integran los grupos de la MS-13 y el Barrio XV3 se aparezcan; éstas no están asociadas de manera simple y direc-
desmorona con las encuestas y estudios socioeconómicos rea- ta a la pobreza; pero tanipoco están asociadas a la desigualdad
lizados en las colonias con presencia de grupos de la MS-13 y en el nivel de microcomunidad. En apariencia, también se nece-
el Barrio XV3 en el Gran Salvador, El Salvador, por la agrupa- sita cierto nivel de igualdad de condiciones económicas para
ción Homies Unidos (ex mareros) en colaboración con el Insti- la aparición de pandillas dentro de una comunidad.
tuto Universitario de Opinión Pública, realizados entre 1996 y
1997» Un dato que ejemplifica lo anterior se desprende de las
siguientes encuestas realizadas a la MS-1:i y el Barrio XV:3, como PANDILLAS Y MAlins ESTIIDIANTILEs
es el t'actor vivienda:
' Jos(' Miguel Cruz, Nelson Portillo Peña n/ ril. , Sohdrurdad ti Piolcucla Ilay que diferenciar, en el contexto de los jóvenes, la participa-
en la pandillas tic! Oran SalHador Mas alla. de la vida loca, San Salvador, ción en las escuelas de los grupos llamados "maras estudianti-
m'A Editores, 1998, cuadros dr pp. 198- 199. les" de los grupos de la calle, propiamente la MS-13 y el Bardo
168 IOSE Morris INIGUEZ RAMOS
LAS MARAS, UN PROBLEMA SORREDIMENSIONADO 169
XV3. Los adolescentes estudiantes han buscado una manera
Por otra parte, los factores que llevan a la participación de
de interactuar dentro de sus escuelas, y otra, que no tiene nada
hombres y mujeres en los grupos pandilleriles son diferentes,
que ver, fuera de las aulas.
como se puede apreciar en el siguiente cuadro:
Es decir, en el espacio que dan la secundaria y prepara-
toda, los jóvenes (hombres y mujeres) se reúnen en grupos
CUADRO 4
llamados "maras", que copian ciertas actitudes (forma de comu-
¿POR Qu FE ME VISTE A ESTA PANDILLA?
nicarse, de tratarse, etc.) de los grupos externos, como la MS-
(l'ORCEN IAIES)
13 o el Barrio XV3, pero no tienen el comportamiento delictivo
de dichos grupos, o por lo menos están más controlados por Variables Masculino Femenino
las autoridades de las escuelas, como se puede apreciar en los
siguientes datos, ofrecidos por la misma fuente:'
Por el vacile 50.2 31.0
Problemas con mis padres I0.5 18.6
Cummo 3 Mis amigos eran pandilleros 11.0 8.0
DISTRIBUCIÓN DE LOS PANDILLEROS DE ACUERDO CON Sil PERTENENCIA Falta de comprensión 6.6 18.6
A ALGUNA MAPA Es- ruimms4ii, SECIEN SEXO Por protección 5. 6 6.2
(PORCENTAJES) Por las hainas 2.1 5.8
Por venganza 2.6 3.5
Pertenece a mara estudiantil Masculino kninenino Porque soy salvadoreño 2.6 1.3
Quería poder 2.4 0.4
No pertenece 89.7 88.3 Otras 5.1 6.2
Sí pertenece 10.3 10.3 No responde 1.1 0.4
No responde 0.0 1.3

Las mujeres, a diferencia de los hombres, entran no sólo


De acuerdo con el mismo estudio, se desprende que:
por el llamado vacile, sino que aquejan más los factores fami-
liares y la falta de comprensión.' A continuación analizaremos
El porcentaje de pandilleros que estudian y pertenecen a
el problema de genero en las chicas.
manis estudiantiles (29.8) es levemente superior al grupo
de mujeres que estudian y pertenecen a una mara estudian-
til (26 por ciento) I...] El bajo porcentaje de jovenes que perte-
necen a ambos tipos de pandillas ju vendes -probablemente <:,11011 QUÉ INGRESAN LAS MUJERES SALVADORENAS
a causa de la baja matrícula entre los pandilleros calleje- A LA MS-13 V Al. BARRIO 18?
ros- sugiere que las maras estudiantiles y las pandillas ca-
llejeras son dos expresiones distintas.'
De acuerdo con las investigaciones hechas en San Salvador,
por la agrupación I lomies Unidos y el Institut() Un iversitario
' idean
/hui p. 45
Ibul., p. 203.
I yIAI<IIN 1v¢,rrz 1:11\MS I \ I \ S rN ruOi3ikSiA SOHRI NHONAI 171

de Opinión Pública, se pueden señalar las siguientes caracte- En este punto vale la pena plantearse si este hecho, la desin-
rísticas: tegración familiar y la tálta de una presencia masculina, en
La imagen de la mujer pandillera genera una inmediata el caso de las mujeres, tendrá algún efecto en su proceso de
reacción de repudio psicosocial, y la joven es expulsada con integración en las pandillas."
más frecuencia, en relación con el hombre, del seno familiar.
Ellas afirman estar atraídas hacia la pandilla por el "vacile". La
mayoría de las jóvenes deciden lármar parte de CIL' por "pro- SITIOS QUE MÁs CPU alEN'IAN
blemas con los padres" y por la "fflta de comprensión".
Las pandillas son más frecuentes en las comunidades en don-
Las personas del sexo femenino acusaban más los factores de sus calles no están en buen estado, lo que probablemente
familiares que les hacen dar ese paso, y esto, probablemen- refleja el deterioro y la desatención de esa comunidad por par- fi
te, significa que su ingreso es más obligado por las circuns- te de la municipalidad u otras instituciones del Estado.
tancias en las que viven, a diferencia de los hombres, que se El porcentaje de pandilleros reportados en comunidades
sienten más atraídos por la búsqueda del llamado 'vacile": con calles en buen estado es de 43.5 por ciento. Las calles lim-
pias y bien iluminadas son poco visitadas por estos grupos; en
En otras palabras, se pueden destacar los siguientes datos, cambio, en las comunidades que se caracterizan por calles
que refuerzan dicha hipótesis: en estado regular o malo, el porcentaje de estos grupos es su-
perior a 50 por ciento.
CUADRO 5
)NS'I ri ACIÓN DEL I ICLAR Es decir, las pandillas se concentran en aquellos lugares
públicos más descuidados. LH Las pandillas están en donde
Sólo madre = 24.8% hombres y 24.2% mujeres los hogares gozan de los servicios básicos, en donde las vi-
Padre y madre = 27.4% hombres y 13.(1% muj eres viendas tienen lo mínimo digno para vivir y en donde las
Amigos = 11.5To hombres y 21..5% mujeres
condiciones de desigualdad entre los vecinos 00 son tan mar-
cadas, esto es, donde hav un cierto nivel de homogeneidad
Abuelos o tíos 11.8% hombres y 14.8% mujeres económica.9
Con nadie = 6.0% hombres y 5.8% mujeres
Sólo padre = :3.7% hombres y 3.1% mujeres
Con hijos = 1.1% hombres y 3.6% mujeres PONat);-; DE ENCUENTRO
Otros = 4.7% hombresy 4.9% mujeres
Los resultados de las encuestas revelan que donde no hay pan-
Como se puede apreciar, en las mujeres el porcentaje más dillas existe un promedio más alto de espacios de encuentro pú-
alto se presenta entre quienes viven con la madre. Doblan en blico de orden positivo: escuelas, iglesias, ,jardines, etcetera.
ri
porcentaje a los hombres en cohabitación con amigos. Esto
quiere decir que las mujeres viven en familias desintegradas
"¡hiel., pp. 42-43.
con más frecuencia que los hombres.
lose Miguel Cruz, Marión Carrama, Maria .Santacruz Giralt /3 al ,
as y pauchllas cl; Ccutroamenca howlifhis capita! socinl, El Salvador,
!hiel. , p. 75. Editores, vol. II, 2004, pp. 97-98.
172 JOSE MARTIN INUTIEZ RAMOS
LAS MARAS, UN PROBLEMA SOBREDIMENSIONADO 173
En el caso de los lugares de índole "perversa", se da la ten-
CUADRO 6
dencia opuesta: esto es, hay más bares, cantinas y prostíbu-
¿Que ES LO (PEE MENOS TE GUSTA DE PANDILLA?
los en las comunidades en donde se reportan más pandillas
y, por el contrario, hay menor cantidad de este tipo de si- (SENALA LO PRINCIPAL)
tios en las comunidades donde hay menos pandillas. En am- (l'ORCEN:TAJES)
bos casos, tanto en los espacios públicos positivos como en
los perversos, las relaciones se dan según lo esperado, lo Variables Masculino Femenino
cual pone de relieve la importancia de la existencia de los
espacios de encuentro en el fenómeno de las pandillas.'" Los pleitos 18.6 17.3
1,as drogas 14.3 11.1
En este tipo de lugares, las mujeres son presa fácil para el Las chaquetas 13.3 9.3
ingreso a las clicas, las condiciones sociales y materiales van Ibdo me gusta 9.1 6.2
empujando para que las jóvenes desde temprana edad busquen Los cortes 7.1 5.8
alternativas diferentes a su entorno familiar y social. Discriminación 4.5 3.5
Robar 4.4 2.7
La policía 3.6 3.1
EL TRENC:BE0
Las bromas 0.4 4.0
El trencito 2.1 25.7
El "trencito" constituye una práctica de iniciación para las mu-
Nada me gusta 8.9 3.1
jeres en la pandilla, según la cual la joven aspirante a pandillera
Otras 2.4 6.6
acepta tener relaciones sexuales con un grupo de miembros
No responde 18.6 1.8
de su agrupación (13 para la MS-13 y 18 para el Barrio XV3), de-
signados por ella misma o por el líder de la pandilla.
El. NIITO: PODER Y RESPETO PARA LAS MUJERES
[Sin embargo], el trencito no es una práctica común, dado
que no es bien vista por muchos de los mismos jóvenes. Es-
tas [las entrevistadas] afirmaban que el ingresar a las pandi- Las ganancias simbólicas —respeto y poder— obtenidas en las
llas a través del trencito ocasionaba "falta de respeto" y "no pandillas adquieren una significación distinta si son analiza-
ser bien vistas por los demás pandilleros"» das diferencialmente desde la perspectiva de género.

La siguiente encuesta refleja el rechazo que tienen las muje- La población femenina es quien percibe en menor cuantía
res sobre esta práctica. dicha ganancia —68.6 por ciento—, mientras que ocho de
Es decir, el trencito es más un mito que una realidad den- cada diez pandilleros —80 por ciento— dijeron haberla obte-
nido»
tro de las clicas, es de entrada algo que las jóvenes rechazan, al
igual que los pleitos y las drogas.
Por otra parte, siguiendo este concepto simbólico de res-
peto:
I" p.
" cruz, Portillo Peña ct ui , op cu , pp. 61-62.
u/Ind., p. 74.
174 ,10511NIARUIN In:Ild:EZ RAMOS 1A"; \IARAN UN ITOBI.I.NIA SO1REDIMLNSIONAn0 175

[...l 87.2 por ciento de los pandilleros mencionaron que ha-


escribir, aunque no se encuentra estudiando. Su nivel educa-
bían ganado respeto corno producto de pertenecer a una pan-
tivo promedio es de noveno grado. No posee trabajo. De las
dilla; las pandilleras, por su parte, sólo lo mencionaron como
ganancia en un 73.9 por ciento1...1constituyendose Corno es- pocas que logran colocarse dentro del mercado laboral, seis de
pacios en los que la mujer, a pesar de que goza de mayor cada diez tienen un trabajo permanente y las otras poseen un
margen de acción en ciertos aspectos, no consigue liberarse contrato temporal.
del yugo que la sociedad le impone. Es mas, la pandillera
se ve inmensa en un contexto mayoritariamente constituido 1...11a mayor proporción es católica y otra buena parte perte-
por hombres y construido sobre valores machistas, los cua- nece a la Iglesia evangélicahs [...] tienen mi techo donde dor-
les debe de asumir como suyos." mir y lo tienen principalmente con su madre [...1 una de
cada diez pandilleras viven con ambos padres, lo cual deter-
La atracción que siente la joven mujer hacia la (lea se re- mina un mayor desarraigo de sus familias respecto a sus
compañeros pandilleros."'
laciona con un fuerte componente afectivo emocional: ella es-
pera encontrar espacios de libertad, de reconocimiento de sus
Seis de cada diez pandilleras no tienen hijos y sólo una de
necesidades corno mujer, afecto, amistad, respeto. Aspira a que
cada diez pertenece a una mara estudiantil; lo que más les gus-
sus jovenes compañeros, que comparten con ella convicciones,
ta de su pandilla son los "vaciles". Además, les agrada llevarse
creencias y el mismo estilo de vida, construyan relaciones de bien con los demás miembros.
igualdad, relaciones paritarias, sin tomar en cuenta que el mun-
do de las pandillas también está impregnado de valores machis- 1...1 valoran mucho la comprensión que les brindan. Sin em-
tas, donde la violencia de sus hogares se reproduce al interior bargo, lo que más les desagrada es el "Inincito", los pleitos y
del grupo, e impiden su desarrollo como mujer que sueña con las drogas. 1...1 muchas ingresan al grupo también por pro-
ser libre e igual al hombre. blemas con sus padres y la falta de coniprension de sus fa-
Resumiendo: milias».

[...j la pandilla (MS-13 o Barrio XV3) constituye un lugar mu-


ASPIRACIONES DE LAS VAINAS Y RICFIAS
cho más conflictivo para las mujeres que para los hombres,
pues en cierta forma ésta reproduce con más agudeza algu-
nas condiciones de discriminación hacia las mujeres, algo I.os deseos de las mujeres de la MS-13 o el Barrio XV3 son si-
que es percibido por ellas pero que no llega a ser conceptua- milares a los de cualquier mujer, como formar una familia, te-
!izado totalmente de esa forma: 4 ner un trabajo y poder estudiar. Para realizar sus expectativas
necesitan no ser discriminadas, quieren comprensión por par-
te de sus familias y de la sociedad y tener un empleo.
PERFIL 1)E LA MUJER PANDILLERA Además:

La mujer promedio en la ciudad de San Salvador tiene una 1..1 les gustaría "calmarse" de su vida pandilleril, pero les
edad que oscila generalmente entre 1b y 18 años; sabe leer y gustaría mantener la amistad y la unión que le brinda su

/hui p 125.
' [clero. I^ hien
' 4 ¡bici., p. 75. '
176 JOSÉ MAMEN INIGUEZ RAMOS IAS MAMAS, UN PICOBEEMA SOIWEDINIENSIONADO 177

agrupación. La mayoría de las jovenes pandilleras quieren GRAFILA


dejar las drogas, los pleitos e incluso estarían dispuestas a POBLACIÓN DE MAICEROS DETENIDOS POR NACIONAT.IITAD
abandonar todo lo relacionado con las pandillas.'
EN EL ESTADO DE CHIAPAS (MAYO 2004)

En síntesis, las bichas y hainas son mujeres jóvenes que


Ceresos Villa Crisol
han sido segregadas por la sociedad, que han sufrido violencia
17 6
intrafamiliar, que no tienen expectativas en la vida, pero que
sufren, quieren y aman al igual que cualquier otra mujer. Por
esta razón, al interior de las pandillas son utilizadas por sus
"hombres" para hacer labores de espionaje (contra las ban- 57
das rivales y la policía) y para ayudarlos a pagar la fianza, algu-
nas de ellas ejerciendo la prostitución, cuando son detenidos.

MANIFESTACIÓN ACTUAL DEI. FENÓMENO


34
103
EN MÉXICO (TI2ANSCULTURACIÓN)
FUENTE: SI B a de Seguridad Pública del Estado de Chiapas.

Sábado 20 de noviembre del 2004, día que se conmemora la


Es importante destacar que 63 por ciento de los detenidos
Revolución Mexicana, en Tapachula, Chiapas, en pleno festi-
son mexicanos, lo cual indica la creciente influencia
val, los tatuados de la Mara Salvatrucha 13 (MS-13) se pelean
e imitación
con los del Barrio 18 (XV3), hay disparos y heridos. Jóvenes
de secundaria y preparatoria, que estaban desfilando, tienen
que ser atendidos por los servicios médicos. Se suspende el
"'brotes
evento, el presidente municipal, Blas Zamora, reconoce el he-
cho, ya están aquí. La enorme diferencia, son mexicanos, chia-
Mexicanos 160
panecos. Analicemos las siguientes gráficas de mareros dete-
nidos en el estado de Chiapas.
Salvadoreitos 35
En la gráfica 1, los 160 mexicanos son la suma de 57 mareros
adultos en los Ceresos (Centros de Rehabilitación Social) y 103
del Centro de Rehabilitación para Menores Villa Crisol, del esta- Guatemaltecos 34

do de Chiapas, cifras del mes de mayo de 2004. Esto nos lleva


a dos hipótesis: a) la mayoría son jóvenes (cerca de 65 por liondu nos
ciento), y b) el crecimiento de la participación de los mexica-
nos en los grupos de MS-13 y Barrio XV3 está en aumento.
Lo anterior se constata, ya que para prin apios de 2005,
más de 70 por cielito de los integrantes de estos grupos son de
LB /bid, p 127 . origen mexicano, de acuerdo con los datos de los Centros de Re-
178 JOSÉ. MAI2TiN INIGUEZ RAMOS LAS MARAS, UN PROBLEMA SOBREDIMENSIONAMO 179

habilitación Social y del Centro de Rehabilitación para Meno- Un ejemplo de lo anterior fue que a finales de octubre de
res Villa Crisol, del estado de Chiapas. 2004 se detuvo, en Chiapas, a un supuesto líder de la MS-13,
En otras palabras, existe un fenómeno de transcultu ración Luis Carlos Gómez o.Ionathan Alberto Chávez, de origen salva-
como consecuencia del fenómeno migratorio. No sólo se en- doreño, de 22 años. Sin embargo, los hechos violentos siguen
vían remesas, sino culturas modificadas, alteradas o nuevas. ocurriendo. ¿Por qué? No hay un líder visible y los jóvenes me-
Este fenómeno se da sobre todo en los sectores marginales de nores de edad son eximidos de un mandamiento judicial, son
las zonas conurbadas de las ciudades, donde no hay una presen- un movimiento social parecido a un grupo de presión, pero sin
cia de grupos originales de MS-13 o de Barrio XV3, sino que la una ideología.
imitación y contagio son los nuevos modelos de transcultm
ración. La "maramanía" es una moda que de no atenderse po- GRA V1CA 3
dría resultar perjudicial para el país en los próximos anos. POBLACIÓN l'OR TIPO DE DELITO

GRA' icA 2
P0111\CION POR CI RES()

.11.1t
60
o I,AaAr IlUI
o IAEA, HUI A rr r mi MI I
50 ▪ ■ 1'. I kIS:Y`I!AI. HE. I ■S
- V. V.
ca I'l 11 \ (.I 1I
I II.111,1Z
40
r3 11111X1LN
o ',II111-10MS
30
Ceresos Villa crisol e
20
lIb tal es
10 -

O Robo 75

FUENTE: Secretaría de seguridad tühlics del Estado de tilliapas mayo


Lesiones 24
dr 2004).

llornicitlio 32
Como se puede apreciar en la gráfica 2, la mayoría de los
detenidos en los Ceresos se encuentran en "lipachttla y en Ittx- Violación 17
da Gutiérrez y en el tutelar Villa Crisol. La primera es una ciu-
dad cercana a la frontera con Guatemala y la segunda es la Poi-bu:Rin de arma ten
capital del estado. La constante en ambas ciudades es la pre-
sencia de grupos de la MS-13 y el Barrio XV3, con líderes ya no Asociación delictuosa 49
extranjeros, sino nacionales.
é
180 R /MI MAR115 INGI;117, RAMOS LAS NIARAS UN PROBLEMA SOBREDINIENSIONADO 181

La gráfica 3 ilustra el tipo de delito que se comete en di- ro sobre todo por la televisión. Sin embargo, esta realidad esta
chos grupos. Para los jóvenes menores, el principal delito es el alterada, modificada. I lay una percepción equivocada, sobredi-
robo (59 casos), seguido de portación de arma (19) yasocia- mensionada. Las maras no son el principal problema de los
ción delictuosa (18). Para los adultos es portación de arma (41), Estados centroamericanos, mexicano o estadounidense, son un
asociación delictuosa (31) y robo (16). En otras palabras, a me- fenómeno mediático.
dida que van creciendo, los jovenes empiezan a cometer deli- Giovanni Sartori, en su obra El horno vitlens,z" señala que el
tos mayores con el uso de armas. predominio de la televisión en la formación de la opinión públi-
En este contexto, no se puede hablar de un solo grupo, si- ca ha creado una "videocracia". Una sociedad teledirigida, donde
no de mucho grupos de MS-13 y de Barrio XV3. No existe un ya no es necesaria la lectura y mucho menos el reflexionar. La
solo líder, sino muchos líderes, con la particularidad de que si verdad se presenta en la televisión. Las ideas políticas, econó-
atrapan o matan a alguno, siempre habrá un sustituto. La orga- micas, sociales y culturales son digeridas a través de la televi-
nización es similar a una guerrilla, no hay nadie indispensable. sión. Esto es peligroso, ya que en la práctica supone alimentar
La diferencia es que ésta tiene ideología, o presume tenerla, de "sustancia vacía la democracia como gobierno de opinión".
en cambio la MS-13 y el Barrio XV3 sólo tienen un enorme El predominio del ver produce un efecto sobre la sociedad:
rencor social, con un código de vida y muerte, del cual el cri- la atrofia de la capacidad de entender. La televisión de bajo per-
men internacional se puede aprovechar si los gobiernos no fil de contenidos es la obra de gestores y productores de escasa
dan una respuesta a las necesidades de los jóvenes en lugar de preparación intelectual y menguada sensibilidad cultural y
reprimirlos y perseguirlos, como ha sucedido en Centroamérica. social. El horno sapiens, que Sartori asocia a la cultura escrita
Tan sólo en El Salvador, el costo de la violencia en el año y de la palabra, se transforma actualmente en horno viticns, es-
2003 fue de 1 717 millones de dólares, equivalente a 11.5 por clavo de la imagen.
ciento del Producto Interno Bruto (Pm), cifra que equivale al La socialización audiovisual anula la capacidad dc abstrac-
doble de los presupuestos para ese año en salud y educación: 9 ción y, consiguientemente, atrofia la función del intelecto. Para
Si ese dinero se hubiera invertido en esos rubros, otro panora- Sartori, la televisión, en términos culturales y de valores, des-
ma hubiera para los jóvenes. truye mucho más de lo que transmite. "La televisión —dice
Sartori— premia y promueve la extravagancia, el absurdo y la
insensatez y multiplica al horno insipiens".
LAS MARAS: ENTRE PERCEPCIÓN Y REALIDAD Los reality shows son un ejemplo descarnado del horno
(LA TELEVISIÓN, LA CAJA DE PANDORA) insipiens, capaz de hacer cualquier absurdo con tal de salir en
la televisión, con tal de ser conocido. La televisión no sólo ha
Todo mundo habla de las maras, de su violencia, de sus tatua- provocado una inspiración de la ignorancia, ha motivado el
jes, de su manera de vestir, de comunicarse, de las drogas, ro- uso de ésta para crear una cultura, una idolatría de la imagen.
bos y violaciones, pero muy pocos las han visto en persona. La televisión también produce efectos perversos sobre la
Todo inundo las conoce por la prensa, la radio y la internet, pe- sociedad democrática, en la medida que sólo da espacio polí-
tico a una pequeña nómina de políticos y desplaza a la oscu-
Plograrna de Naciones Unidas para el 1/usar- rollo, Cuanto cuesta
la viviere 1:1 a El Sall'ailHE‘, San Salvador; Cuadernos sobre Desarrollo 'r- Clr, Giovanni Sartori, El boleo videos. La sociedad teledirigid Ma-
mano, mur 4, 2005 drid, Tiaras, 1997.
182 .TOSE MARTIN INGUEZ RAMOS IAS NIMIAS 1.5 PROBLEMA SORRLDINIENSIONAE) 183

ridad pública a los restantes, aquellos que no tienen capacidad Pero, al mismo tiempo, esta sobreexposición del fenómeno
económica de pagar sus anuncios. de las manis en los medios electrónicos ha permitido el incre-
Este fenómeno está llevando lenta y gradualmente el trán- mento de la copia de estos modelos por los jóvenes (maramanía),
sito de la democracia hacia la plutocracia y hacia la masividad que se ven reflejados por la cultura mediática y la proliferación
de los horno insipiens, de aquellos que tienen acceso exclusi- de los horno insipiens.
vo a los medios electrónicos, no por su capacidad intelectual o La sobreexposición de los fenómenos sociales tiene ambas
política, sino por su capacidad económica o por su falta de va- caras: es pánico colectivo y al mismo tiempo es fuente de inspi-
lores para cometer cualquier ridículo en la televisión. ración. Figuras en México corno el secuestrador Daniel Ariz-
En una sociedad donde se da valor a lo visible se produce mendi, el "Mocha Orejas"; el narcotraficante Amado Carrillo, el
la paradoja que la mayoría pasa al estadio de lo invisible, que- "Señor de los Cielos", o el "Chapo" Guzmán, entre otros, han si-
dando fuera de toda huella mediática. En la percepción popu- do fuente de miedo social y al mismo tiempo son inspiración
lar, si no apareces en la cajita mágica no existes. Está abierta la para generaciones futuras de delincuentes, al mostrar no sólo
caja de Pandora y los riesgos de no tener control sobre ésta la impunidad y la riqueza generada con estas actividades, si-
pueden producir un grave retroceso a cualquier sociedad que no toda una cobertura mediática digna del mejor homo insipiens
aspira a ser plural y democrática, como la mexicana. que quiera ser conocido y reconocido.
Para Sartori, la democracia parte de la existencia de un elec- En cuanto a la calidad informativa de la televisión, Sartori
torado con capacidad de elección. Sin embargo, la televisión entiende que no sólo ofrece menos contenidos y peor contex-
cambia el escenario, ya que sus estímulos de opinión no refle- tualizados de lo que ofrecen otros medios, sino que hanaliza,
jan la realidad. Cuando los políticos toman en consideración empobrece y falsea la información, fruto de una práctica pro-
los sondeos de opinión, ésta es, en realidad, la expresión de la fesional autodefensiva en la que se asume que la televisión es
agenda y los valores que la televisión ha suministrado a la au- necesariamente así. Pero no tiene que ser eternamente así, si
diencia. el Estado asume su posición de actor central y rector de la vida
Los temas de seguridad pública prevalecen sobre otros más pública. Es urgente una ley sobre los medios de comunica-
importantes, como son el empleo, la pobreza, los problemas de ción, en particular electrónicos, en México.
suministro de agua, etc. En Centroamérica y en México, la so-
bredimensión de algunos temas como las maras, ha provocado
una paranoia colectiva (marafobia) muy redituable en las cam- ¿SON UN PROBLEMA DE SEGURIDAD NACIONAL

pañas electorales o para incrementar el presupuesto de los ór- EN MÉXICO?


ganos de seguridad del Estado, cuando los delitos cometidos
por estos grupos sólo fluctúan entre cinco y diez por ciento del La MS-13 y el Barrio XV3 son en la actualidad un problema de
total, según el país. seguridad pública, pero están a un paso de convertirse en un
En México, las maras no llegan ni a uno por ciento del to- problema de seguridad nacional si no se les da pronta respues-
tal de los delitos en los estados de la frontera sur, :Dónde queda ta, pero no de la manera como se ha enfrentado en Centroamé-
el resto de la delincuencia? ¿Dónde están los delitos de cuello rica, por la vía policiaca y militar, sino todo lo contrario, con
blanco, la corrupción de las autoridades, etc.? listos no existen desarrollo de programas'sociales para y por jóvenes.
o se pierden rápidamente en el "alzheimer" colectivo que pro- En este contexto, los fenómenos sociales como las maras
vocan los medios de comunicación. son en realidad problemas originados por la falta de seguridad
184 MARI IN 1511;1_417 RAMOS I As \ I \ RAL, \IA SOillti \ II N',IONADO 185

nacional, entendiendo a ésta bajo la definición de José Luis l'or otra parte, es necesario el fortalecimiento de mecanis-
Piñeyro: mos internacionales de cooperación para la prevención de los
grupos delictivos. En la globalización, el fenómeno migratorio
Seguridad nacional es una situación en la que la np.oria de y el desarrollo de los medios de comunicación han generado
los sectores y las clases sociales de la nación tiene garantiza- nuevas dinámicas de comprensión de los fenómenos sociales.
das sus necesidades culturales y materiales vitales median-
te las decisiones del gobierno nacional en turno y de las Programas locales o estatales no tendrán mucho éxito si no se
acciones del conjunto de las instituciones del Estado, es de- ven los problemas de manera regional e internacional.
cir, una situación de relativa seguridad frente a amenazas o El fenómeno social de las maras sólo puede ser analizado
retos internos o externos, reales o potenciales, que atenten y tratado mediante mecanismos internacionales que incluyan
contra la reproducción de la nación y del Estacio.21 a todos los países involucrados en el tema: Estados Unidos, Mé-
xico, Guatemala, l londuras, El Salvador, Perú, Ecuador, etc. Es
A las maras se les ha vinculado con el tema de la seguridad necesaria una visión global, con programas sociales y familia-
nacional o corno una amenaza para ésta; también se les vincula res que atiendan las causas y no los efectos.
con el terrorismo o como potenciales amenazas. Esto es abso- De nada sirve sacar a un joven de la pandilla y de las dro-
lutamente falso, por lo menos hasta esta fecha. Las maras, aun- gas si cuando termina de rehabilitarse se integra a la misma
que realizan actos de delincuencia y consumo de drogas, no familia y grupo social y al par de meses se encuentra otra vez
son un riesgo para la seguridad nacional, sino en todo caso un igual. La rehabilitación tiene que ir de la mano con la reinser-
riesgo para la seguridad pública, cuando cometen actos delic- ción social, no es un problema individual, es familiar, comuni-
tivos. La pregunta es: ¿cuáles son las causas por las que estos tario, ciudadano.
jóvenes cometen estas fechorías? El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)22
En esta óptica, no se trata de enfrentar a los jóvenes por la señala que el concepto de seguridad ha evolucionado hacia una
vía de la represión, por una situación originada por la carencia visión en cuyo centro se encuentran las personas, la ciudada-
de satisfactores materiales, educativos, sociales y culturales. nía. Es decir, el fomento de la convivencia, la construcción de
En este contexto, el gobierno debe atender las demandas de ciudadanía y el fórtalecimiento del capital social, incluyendo el
miles de jóvenes mexicanos, como son salud, educación, depor- reconocimiento del problema de género, deben de estar inte-
te, cultura y sobre todo empleo. Sacar a los jóvenes de las ca- grados en todas las estrategias, planes, programas, proyectos y
lles y que no toquen la cárcel es la mejor medicina social. acciones que los Estados emprendan.
Programas aplicados en Brasil, como la Escuela Móvil y
Abriendo Espacios, han permitido sacar a los jóvenes de las Cuando a una sociedad se le niega la posibilidad
calles, de la delincuencia y la drogadicción. La apertura de pre- de soñar la realidad se vuelve miza pesadilla .
paratorias y de la Universidad Autónoma de la Ciudad de Méxi- El autor
co, o el proyecto Faro de Oriente, en el Distrito Federal, son
propuestas que han permitido que los jóvenes tengan alternati-
vas, aunque el futuro se vea incierto. La prevención es la me-
jor arma contra las pandillas y la violencia. 1

,lose Luis Pineyro (coord.), Lu se,i:undad nacional en Ale ) Debate C O-. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, c Cuüntocuesta
actual, México, ITANI (Serie Sociología), 2004, p. 21. la v i olencia a El Salvador?, op ea
LA CONSTRUCCIÓN DE UN ENEMIGO:
SEGURIDAD, MARAS Y DERECHOS
HUMANOS DE LOS JÓVENES

Javier Navarro Briones*

Los integrantes de las oraras no traen un


letrero, son digamos que iguales.
Se mezclan con la población ele migrantes [--1
No tenernos forma de identificarlos.
La identificación sólo es posible cuando
cometen 1111 delito o por SUS (untares,
cuando el INM realiza un operativo.
Magdalena Carral, comisionada del
Instituto Nacional de Migración
—renunció al cargo semanas después—,
El Universal, 30 de julio de 2005.

PRESEMACIÓN

El propósito de este texto es realizar un acercamiento hacia al-


gunos de los tópicos que son abordados recurrentemente por
las autoridades mexicanas y los medios de comunicación al re-
ferirse a las bandas de jóvenes conocidas como maras: la seguri-
dad pública y la seguridad nacional, la migración Y los derechos
humanos.
La línea de reflexión que llevó a abordar este tema, conside-
rando la seguridad pública y nacional, se debe a que en la bús-
queda de hfibrinación oficial sobre la forma en que el Estado

^ sociólogo y experto en procesos parlamentarios. Correo electróni-


co: j710430(13yalmo.com.mx >.

11871
188 JAVIER NAVARRO BRION ES I A CONSIRUCCION 1/I UN ENE \11(70 189

trata los asuntos migratorios incómodos y relacionados con ;u:- Así, el fenómeno mara está enmarcado en un escenario que
tividades delincuenciales —como las maras—, se encontraron muestra la complejidad de las relaciones regionales y globales
evidencias que apuntan hacia la instrumentación de políticas que confluyen en las fronteras mexicanas, representadas por
vulneradoras de los derechos humanos. Dichas políticas y la la atracción migratoria hacia Estados Unidos, y la situación de
forma en la que se concibe el fenómeno mara, muestran ca- desigualdad y pobreza de sociedades como la mexicana y la
rencias y prejuicios en la atención que están prestando los centroamericana.'
cuerpos de seguridad e inteligencia a fenómenos que rebasan Los flujos migratorios y los fenómenos derivados de los
su capacidad institucional. mismos, como el crimen organizado en sus distintas modalida-
Esta situación sería irrelevante si no se diera en el contex- des, están en el centro del debate sobre las maras, ya que a par-
to de una sociedad mexicana entre cuyas principales preo- tir de información sobre el tráfico de personas, ¿unías, drogas
cupaciones y miedos se encuentran el crimen y la percepción y actos de violencia y crimen en la frontera sur mexicana, las
de inseguridad. El fenómeno mara es un elemento adicional de instituciones de seguridad en el ámbito federal y estatal seña-
este escenario, que sin estar vinculado o tener conexión di- lan como actores relevantes a,jóvenes centroamericanos organi-
recta con los principales asuntos de seguridad, entró de lleno zados en mamas, bandas o pandillas.
como parte de los temas de "riesgo" para el aparato estatal. Con Quizá por ello, la información que se presenta acerca de
estas reflexiones se pretende mostrar la capacidad de construir "aseguramientos" y detenciones de migrantes se ha extendido
y potenciar imágenes —y miedos colectivos— a partir de un a la búsqueda e identificación de miembros de manis. Esto mis-
discurso que construye enemigos y fobias como la forma más mo ha propiciado que se construya una asociación directa en-
sencilla de tratar los problemas que no entiende. tre maras y delincuentes, la cual se apoya en una norma penal
flexible y de aplicación discrecional: el concepto de asociación,
banda y pandilla?
Bajo esta premisa, las instituciones de seguridad y migra-
EL CONTEXTO DEL DEBALE SOBRE LAS MARAS
ción entienden que los jóvenes indocumentados, centroame-
DESDE MÉXICO
ricanos o no (con ciertas características como tatuajes visibles
y lenguajes de señas particulares), deben ser sujetos a un pro-
Para el gobierno mexicano, el contexto en el que se desarrolla ceso de investigación policiaca, debido a que pueden estar vincu-
el debate y la comprensión sobre las maras resulta de una com- lados con el crimen organizado.
plejidad que no alcanza a visualizar cabalmente y que se pre-
senta en el marco de los siguientes elementos generales: a)
países vecinos de Centroamérica con una gran pobreza extre- ' Un dato importante lo constituye el incremento de la migración
sur-norte, ;1 pesar de los acciones del gobierno mexicano y estadouni-
ma, de violencia y un proceso de democratización, después de
dense para frenar los flujos de personas; esto mismo explica en buena
distintos conflictos armados; b) una migración masiva y per- medida la importancia que cobra la inIbrmacion relacionadas con este
manente de personas; e) un importante mercado de tráfico de flujo de personas que intentan cruzar las fronteras mexicanas 1211 218
drogas; ci) una situación social de desigualdad extrema de los fueron expulsados en 2004 y hasta junio de 2005 sumaron 13(1 714 perso-
nas, en sil mayoría centroamericanos), Presidencia de la República, (.ffiinto
estados del sur de México; e) un ejército/guerrilla del lado mexi- informe de gobierno. Anexo, México, 2005, p. 528.
cano que plantea un fuerte cuestionamiento a la legitimidad ' Código Penal Federal, artículos 164 y lb/Ibis, chttp://www.cliputados.
estatal. gob nixileyinfo/
190 JAVIER NAVARRO BRION ES LA CONSTRUCCIÓN DE UN ENEMIGO 191

Los medios han prestado atención al tema recientemente A partir de 2001, la información en medios sobre maras
y sólo después de que Estados Unidos definiera una nueva po- —asociadas siempre a hechos delictivos— se incrementa, pero
lítica de seguridad de sus fronteras —y exigiera a México y a sólo hasta 2004 y 2005 es cuando se dispara la atención de los
los países centroamericanos— llamando la atención sobre los medios: se realizan reportajes, se hacen incursiones acompa-
posibles vínculos de maras con terroristas y criminalizando a la ñándolos en las rutas migratorias, al tiempo que los cuerpos
migración indocumentada. Lo anterior representa un punto de seguridad mexicanos comienzan a realizar un seguimiento
de quiebre que marcará la atención del gobierno mexicano, de puntual sobres los jóvenes que identifican como maras.
los medios, la sociedad y las instituciones académicas. Una de las características más relevantes es la plasticidad
Haciendo un breve recuento de las notas periodísticas aso- y maleabilidad discursiva para definir las maras a partir de re-
ciadas con las maras entre 1996 y 1998, se puede observar la presentaciones sociales acerca de la identidad de los jóvenes a
baja incidencia que tienen como hecho noticioso. Una de las los que se vincula con actos delictivos: jóvenes centroamerica-
primeras noticias publicadas en México sobre las =as' consig- nos migrantes, que exhiben sus cuerpos tatuados y violentos.
na que tres jóvenes integrantes de la pandilla Mara Salvatrucha A partir de ello se pone en circulación un discurso e imágenes a
fueron ejecutados luego de ser sorprendidos cuando intentaban través de los medios y las propias instituciones de migración y
asaltar un local comercial en San Salvador. Un año después" se seguridad, que va construyendo una representación despojada
publica otra noticia en la que se informa que la Conferencia de referentes específicos: se les asocia con grupos terroristas,'
del Episcopado Mexicano (a través de la diócesis de Tapachula) con los cárteles mexicanos de la droga," con organizaciones que
presenta un diagnóstico sobre la migración en la frontera sur y trafican indocumentados, con las barras de fu tbol," con las mu-
la violencia contra las personas que la cruzan, así corno sobre la jeres muertas en Ciudad Juárez y con la violencia asociada a
presencia de la Mara Salvatrucha. En este diagnóstico, además
esta ciudad.' De Chiapas se van extendiendo a Oaxaca, Veracruz,
de señalar la participación de ex militares salvadoreños, resal-
Tabasco y prácticamente a todo el país, en paralelo con las ru-
ta el papel de las autoridades mexicanas en la extorsión de los
tas migratorias sur-norte. El punto fuerte de esta construcción
migrantes.
simbólica de la invasión de las maras en los dos últimos años
Al siguiente años destaca una nueva nota en la que se hace
es su supuesta llegada al Distrito Federal, donde hubo desmen-
un recuento de la forma en la que operan las maras; resulta in-
tidos y contradicciones entre las distintas áreas de seguridad.
teresante el dato sobre su origen: 1969, en California, el salva-
Finalmente, se decreta que no son un peligro en sí mismas,
doreño "Flaco Stoner", que denominó a su clica la Wonder 13.
pero que se mantendrá estricta vigilancia sobre ellasa°
Stoner había sido militar en El Salvador y recibió adiestramiento
contrainsurgente en Estados Unidos. En la misma nota, el miem-
bro de una mara que es entrevistado, señala un aspecto que
n "Temen que Al-Qaeda financie a las maras", en El Universal, 28 de
hoy tiene resonancia interesante para la identificación que la agosto de 2004.
sociedad comenzará a hacer de ellos: "La mara rifa, para, contro- "'Las maras, una leyenda negra", en El Universal, 3 de marzo de
la y viola. Perdóname madre, por mi vida loca". 2005.
s "La Mara Salvatrucha está infiltrada en las porras de los equipos:
""Ejecución en El Salvador", en La Jornada, 19 de abril de 1996. Barrales", en La Jornada, I de junio de 2005.
"Ex militares salvadoreños, azote de migrantes", en La Jornada, 9 'Explosión demográfica y pobreza, causas de la violencia en Juárez",
de mayo de 1997. en La Jornada, 13 de abril de 2005.
"Los Mara Salvatrucha, cazadores de migrantes de Centro Ameri- m "Descarta Ebrard presencia de maras en el DF", en El Universal, 24
ca", en La Jornada, 7 febrero de 1998. de noviembre de 2004.
192 LAVILIR NAVARRO IIRIONI LA CONSinvo O ION DE 1 1 5 rTLnnCO 193

VISIÓN Y ACCIÓN CalBEItNAMENLAL FRENTE A LAS MAMAS De hecho, en 2004 se discute y aprueba la primera Ley de
Seguridad Nacional,' en la que por primera vez se dota de un
La frontera sur mexicana pasó de ser el escenario de recep- marco normativo a las tareas que hasta el momento se encontra-
ción de refugiados por los conflictos centroamericanos en la ban reguladas de forma discrecional por medio de reglamentos
década de 1980, a foco de atención mundial a partir del levan- escuetos y de aplicación discrecional a través de la Secretaría
tamiento zapatista de 1994, y una creciente zona de influencia de Gobernación. Esta ley establece las
de tráfico de personas, drogas y bienes en los años recientes, lo
cual la situó como una de las fronteras más dinámicas y pro- I...I bases de integración y acción coordinada de las institu-
blemáticas del mundo, particularmente el estado de Chiapas y ciones y autoridades encargadas de preservar la Seguridad
sus municipios fronterizos como puntos clave en el tránsito de Nacional, en sus respectivos ámbitos de competencia, así
migrantes. corno la forma y los términos en que las autoridades de las
Desde la perspectiva del gobierno federal, la atención de entidades federativas y los municipios colaborarán con la
Federación en dicha tarea y regular los instrumentos legíti-
estos fenómenos se dio a partir del despliegue de acciones
mos para fortalecer los controles aplicables a la materia2 3
de desarrollo social de las distintas agencias y el fortalecimien-
to de las tareas de las instituciones como el ejército, los cuerpos En tal sentido, ¿por qué las moras entraron a formar parte
policiacos, de inteligencia y migratorios. de las preocupaciones del gobierno mexicano? Para responder
Sin embargo, la presión de los flujos migratorios de los paí- a lo anterior, se debe señalar que el tema de la seguridad nacio-
ses centroamericanos y la preocupación por la posible entrada
nal se volvió en años recientes un asunto de primer orden para
de grupos terroristas después de los atentados en Estados Uni-
el gobierno mexicano, no sólo derivado de los propios desafíos
dos, fijó un nuevo marco de referencia basado en una estrate-
que enfrenta en el ámbito doméstico, sino de las exigencias y
gia regida bajo el concepto de seguridad nacional y en esfuerzos
políticas impulsadas por Estados Unidos después de los ata-
por actualizar y dotar de un nuevo marco normativo y de dise-
ques terroristas en su territorio en 2001. En este marco, como
ño institucional, tal y como se reconocía desde la elaboración
se mostrará más adelante, se incrementó en México el control
del Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006, en el que se hacia
de los flujos migratorios a través de los principales puntos de
una autocrítica de las prácticas y principios que guiaron las ta-
entrada y salida, al tiempo que se tomó como buena la infor-
reas de inteligencia.
mación en medios que señalaba posibles vínculos entre maras
El concepto de seguridad nacional se utilizó para justificar y grupos terroristas."
actos ilegítimos de autoridad, cuyo único propósito era pro- experiencia adquirida por el Centro de Investigación y
curar la continuidad del régimen. La oposición política re- Seguridad Nacional, con base en su "agenda de riesgos",'s y los
presentaba una amenaza a los intereses del grupo en el poder
y a su permanencia, que consideraba necesario disuadir, re-
primir o neutralizar. Esta situación llevó a un uso distorsio- Ley de Sexuridad Nacional, littp: -.diputados.gob.mx
nado de las instituciones de inteligencia del país, al descré- fo
Idcw
dito de las instituciones competentes y a un abandono por
H Secretaria de Gobernación, krcer informe de labores, 1 de septiem-
el gobierno de tareas primordiales para el cuidado efectivo bre de 2003, p. 31.
de la seguridad nacional."
Los lemas de dicha agenda son: narcotráfico, narcomenudeo, te-
" Poder Ili jectitivo Federal, "Plan Nacional dr. 1)esarrollo 2001-2006", rrorismo y guerrilla, lavado de dinero y cuentas sospechosas, delitos fis-
en Diario Oficial de la Rderw:ión, 30 ole mayo de 2001, p. 103. cales, contrabando, delitos contra la propiedad industrial y derechos de
1 In J:551111: NAVA lato 01211 /N:1.S I A ( 055 11:11 ( ION 1)11 es rNr.Aut, I 195

nuevos elementos de información (con resonancia en los me- guientes, serán sancionadas por ese solo hecho , C0/110

dios de comunicación) que comenzaron a circular sobre el po- miembros ele la delincuencia organizada:
tencial desestabilizador de las manas, legitimaron acciones ten-
dientes a localizar y controlar posibles riesgos por medio de I. 'lbrrorismo, previsto en el artículo 139, párrafo pri-
operativos de "aseguramiento" de migrantes centromericímos, mero; contra la salud, previsto en los artículos 194 y
Quizás ello explique por qué en 2005 se tomó la determina- 195, párrafo primero; falsificación o alteración de mo-
ción de dotar al Instituto Nacional de Migración de una cober- neda, previstos en los artículos 234, 236 y 237; opera-
tura legal que lo ubica como una instancia de seguridad nacional ciones con recursos de procedencia ilícita, previsto
y que por tanto en sus actividades se regirá bajo los lineamientos en el artículo 400 bis, y el previsto en el artículo 424
respectivos.'" bis, todos del Código Penal Federal;
Las importancia de reflexionar sobre este aspecto radica en 11. Acopio y tráfico de armas, previstos en los artículos
que el entramado legal que da cobertura a estas instituciones 83 bis y 84 de la Ley Federal de Armas de Fuego y
(Ley de Seguridad Nacional, Ley Federal Colilla la Delincuen- Explosivos;
cia Organizada, Ley General de Población, entre otras), son ins- 111 Trafico de indocumentados, previsto en el artículo 138
trumentos normativos que en su diseño, y marcadamente en de la Ley General de Población;
su práctica, se encuentran en el límite constitucional de los 1Y. Trafico de órganos, previsto en los artículos 461, 462
principios de respeto a los derechos humanos, particularmen- 462 bis de la Ley General de Salud, y
te en lo referente a los extranjeros indocumentados. V. Asalto, previsto en los artículos 286 y 287; secuestro,
Para ilustrar lo anterior, un par de artículos de estas leyes previsto en el artículo 366; tráfico de menores, previs-
permiten observar la posible institucionalización o el uso discre- to en el artículo 366, y robo de vehículos, previsto en
cional de situaciones de excepción y de la posible vulneración el artículo 381 bis del Código Penal para el Distrito
del principio de inocencia. La Ley Federal Contra la Delincuen- Federal en Materia de Fuero Común, y para toda la
cia Organizada, en su artículo 2, define el ambito de acción del República en Materia de Fuero Federal, o en las dis-
Estado al calificar los delitos:" posiciones correspondientes de las legislaciones pe-
nales estatales.
Cuando tres o más personas acuerden organizarse o se
organicen para realizar, en forma permanente o reitera- Por su parte, la Ley de Seguridad Nacional, en el artículo 5,
da, conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin define doce categorías de amenazas a la seguridad nacional:
o resultado cometer alguno o algunos de los cielitos si-
Para los efectos de la presente Ley, son amenazas a la
Seguridad Nacional:
¿num; tráfico de personas, delitos forestales, corrupción, secuestro y robo
de autos; ídem.
'" Diario Oficial de la Federación, "Acuerdo por el c¡ur se reconoce rd 1. Actos tendentes a consumar espionaje, sabotaje, te-
Instituto Nacional de Migración como instancia de Seguridad Nacional'', rrorismo, rebelión, traición a la patria, genocidio, en
de mayo de 2005.
contra de los Estados Unidos Mexicanos dentro del
Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, la): www.
diputados gobrnx/leyinlb territorio nacional;
196 JAVIER NAVARRO BRIONES
LA CONSTRUCCIÓN DE UN ENEMIGO 197
II. Actos de interferencia extranjera en los asuntos na-
un desarrollo legislativo sobre migración que no ha tenido cam-
cionales que puedan implicar una afectación al Es- bios significativos desde los años setenta del siglo pasado y en
tado Mexicano;
consecuencia una actuación normativa que se rige bajo crite-
III. Actos que impidan a las autoridades actuar contra la
rios y dispositivos "administrativos"; una institución migratoria
delincuencia organizada;
que opera bajo un diseño legal y administrativo (órgano des-
IV. Actos tendentes a quebrantar la unidad de las partes
concentrado) que limita sus atribuciones; la intervención de
integrantes de la Federación, señaladas en el artícu-
gran cantidad de instituciones y ámbitos gubernamentales (esta-
lo 43 de la Constitución Política de los Estados Uni-
tales y municipales) carentes de atribuciones en la materia, que
dos Mexicanos;
conlleva procesos de ineficiencia y duplicidades en sus tareas;
V. Actos tendentes a obstaculizar o bloquear operacio-
un diseño y planeación de las tareas migratorias con priorida-
nes militares o navales contra la delincuencia orga- des desenfocadas de las problemáticas estratégicas.
nizada;
Esta situación resulta relevante en un contexto mundial res-
VI. Actos en contra de la seguridad de la aviación;
pecto a la problemática general que se está viviendo acerca del
VII. Actos que atenten en contra del personal diplomá-
estatus legal de los extranjeros —en particular de los trabajado-
tico;
res y sus familias—: es un ingrediente que detona sentimientos
VIII. Tido acto tendente a consumar el tráfico ilegal de
nacionalistas y xenófobos, que están presentes en México, Esta-
materiales nucleares, de armas químicas, biológicas dos Unidos, Alemania, España, Francia, Israel, Inglaterra, Ar-
y convencionales de destrucción masiva; gentina, respecto a los migrantes mexicanos, turcos, griegos,
IX. Actos ilícitos en contra de la navegación marítima;
argelinos, árabes, palestinos, hindúes.
X. Mido acto de financiamiento de acciones y organiza-
Como ejemplo, en un recuento de las fuentes de informa-
ciones terroristas;
ción del gobierno federal, así como de las posturas que han
XI. Actos tendentes a obstaculizar o bloquear activida-
manifestado las distintas instituciones que directa e indirecta-
des de inteligencia o contrainteligencia, y mente intervienen en el tema (Secretaría de Seguridad Públi-
XII. Actos tendentes a destruir o inhabilitar la infraes-
ca, Procuraduría General de la República, Instituto Nacional de
tructura de carácter estratégico o indispensable para Migración, Centro de Investigación y Seguridad Nacional, Secre-
la provisión de bienes o servicios públicos.
taría de la Defensa Nacional, Secretaría de Marina, Secretaría
de Gobernación), llama la atención la ausencia o referencia so-
Son varios los elementos que están en el núcleo de las po- bre este asunto, el cual al parecer sólo es abordado en público
sibles contradicciones del Estado mexicano respecto a los mi- en coyunturas especiales y como hecho noticioso: "asegura-
grantes indocumentados (incluso de los migrantes de ciertos miento" de migrantes y operativos especiales. Entre 2000 y 2004,
países como Colombia, Ecuador, Brasil), entre otros: una defi-
nición constitucional (artículo 33) que establece facultades dis-
crecionales y de excepción para expulsar extranjeros, sin que
tendrá la facultad exclusiva de hacer abandonar el territorio nacional,
medie juicio, cuya permanencia se juzgue "inconveniente";'" inmediatamente y sin necesidad de juicio previo, a todo extranjero cuya
permanencia juzgue inconveniente. Los extranjeros no podrán de nin-
a' "Son extranjeros, los que no posean las calidades determinadas en
guna manera inmiscuirse etilos asuntos políticos del país", Constitución
el artículo 30. Tienen derecho a las garantías que otorga el Capítulo I,
Política de los Estados Unidos Mexicanos y Ley General de Población,
Título Primero, de la presente Constitución; pero el Ejecutivo de la Unión
clutp://www.diputaclus.gob.mx/leyintb/ >.
198 JAVIER NAVARRO hall 'NES LA CONSrR .( CION DI. I N EarNuGO 199

los informes del gobierno federal no reportan acciones en tor- la seguridad pública y la nacional: los resultados sólo dan cuenta
no al fenómeno mara; sólo en 2005, en el apartado referente a del "aseguramiento" de personas.
seguridad nacional del Informe de Gobierno, se apunta escue- La reunión de la Conferencia Nacional de Procuradores (fe-
tamente que fueron detenidos 460 integrantes de la Mara Sal- brero de 2005) acordó crear una base de datos nacional sobre
vatrucha.' Esta misma situación se puede observar en la in- las manis, la cual estará a cargo de la Procuraduria General de la
formación disponible por parte del gobierno del estado de República.
Chiapas, que es el territorio en el que se ha consignado la mayor La segunda reunión (16 y 17 de junio) fue la organizada
parte de reportes relacionados con las maras. por la ea un ision Interamericana para el Control del Abuso de
Drogas de la Organización de Estados Americanos ((wa),21 en
la que participaron autoridades representantes de Belice, Ca-
nada, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, II cm-
LOS OPERATIVOS ANTIMARAS
duras, México, Nicaragua y Panamá. Las conclusiones de esta
reunión resultan de importancia, ya que fueron resultado de
Las maras entraron de lleno en la agenda del gobierno mexica- una resolución de la Asamblea General de la OEA. Entre los com-
no a partir de un operativo realizado en 2004 y tres reuniones promisos para abordar el asunto mara se apuntan distintas pro-
de alto nivel en 2005, que marcarán la diferencia sobre la for- puestas, entre las que destaca la necesidad de que la ()Ea realice
ma en que se había abordado o dejado de lado este tema. un estudio detallado y serio.
En la llamada Operación Costa (costa de Chiapas princi- Algunos de los aspectos más relevantes de esta reunión
palmente y resto del país de forma simultánea), llevada a cabo fueron las distintas exposiciones de los representantes mexica-
a finales de 2004 entre fuerzas federales y estatales, se intim nos: Procuraduría General de la República (POR), Secretaría de
inóz° de la detención de ocho líderes y 261 miembros de maras. Relaciones Exteriores (sRL) y Secretaría de Gobernación a tra-
Además se detuvo a personas por lenocinio, tráfico de drogas y vés del Centro Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). Sus
aseguramiento indocumentado, así como a 12 distribuidores exposiciones mostraron la forma poco articulada e informada
de droga. con la que se trabaja en el gobierno mexicano: la postura de
Derivada de esta operación se aplicó una segunda denomi- analizar el fenómeno a partir del respeto a los derechos hu-
nada Operación Sonora-Arizona que, de acuerdo con los docu- manos estuvo a cargo de la sitE; la mit abordó el tema desde un
mentos de seguridad nacional, será permanente: sus resultados punto de vista de la justicia penal para jóvenes y el delito de
entre abril y mayo arrojaron, entre otros, la detención de 21 pandill cris m o.
maras. Este operativo y su segunda versión, de acuerdo con La exposición a destacar fue la del Cisen, la cual permite ver
el mismo reporte, deja entrever una visión inquietante sobre la política implementada por el gobierno mexicano. De acuer-
do con dicho documento, derivado del escalamiento del fenó-
Presidencia de la República, Qiunto tuf(11-1M: tic goinerno, p. 37* meno, el pandillerismo internacional fue atraído por el gabinete
" Información obtenida de la página tvww.cicad.oas.org, Calme de Seguridad Pública, encomendándose a la Secretaria de Go-
ESP/Presentacionesi Mexicwi, del seminario organizado por la Organi-
zación de Estados Americanos en junio de 200.5: "Reunión sobre pan-
dillas delictivas transnacionales: Cdnicterkt kds, importancia y polnicas "Rennion sobre pandillas delictivas transnacionales: (:aracteristi-
publicas". La ponencia presentada por el Cisen lira "Pandillerismo transna- cas, impw Lancia y políticas públicas", www.cicad.oas.org/Clinic/ESP/
cional. Maro Su Wat rliCh¿C. Presentaciones
200 IAA'IEE NAVARRO BRIONES I ■ C oNSrRC CCION DE UN ENJAULO 201
bernacion su aumcion. En dicha exposición se define a las maras EL. DISCURSO SOBRE LAS MAMAS.
como "Organizaciones de pandilleros de ascendencia centro- LA CONSTRUCCIÓN DE ENEMIGOS
americana con orígenes en Estados Unidos y en permaneme
proceso de expansión", y diferencia entre las autenticas maras Uno de los ejes de la política implementado para combatir a
y los imitadores. llimbién apunta que en Centroamérica son el las manis, como se mostró anteriormente, es el manejo de un
principal problema de seguridad nacional.
concepto de peligrosidad intrínseco que se ha construido so-
En este documento se grafica el proceso de ingreso de las bre los jóvenes migrantes en particular, pero que corresponde
maras a México, la incidencia delictiva (principalmente del ibe- a la noción generalizada de que los jóvenes son el "enemigo
ro común), así como umi descripción sobre la situación actual: interno" que hay que reprimir, especialmente los pertenecien-
cifras sobre detenciones y las acciones coordinadas como la tes a los sectores marginales," el cual se encuentra codificado
Operación Costa y la Operación Sonora-Arizona. en distintas normas y prácticas. Por esto mismo destaca la prác-
La parte más inquietante de dicha exposición son los proyec- tica de asociar maras y violencia como punto de referencia
tos que ya están operando en México: una reforma y homolo- común en la inlOrmación que se produce por las agencias gu-
gación de los códigos penales estatales bajo la premisa de atacar bernamentales y los medios de comunicación.
"conductas antisociales". De acuerdo con este reporte, ha si- Un conjunto de investigaciones realizadas sobre este fenó-
do vista con buenos ojos en Baja California, Chihuahua, Nuevo meno en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua,z5 pre-
León y Zacatecas. Al analizar dicha propuesta se puede obser- senta un cúmulo de evidencias que muestran la complejidad
var que ésta es casi una réplica de la Ley Antimaras salvadore- social y cultural sobre la que se reproducen las maras. La ex-
ña (especificamente del capítulo "De los delitos" en sus artículos plicación más general borda sobre los co textos de pobreza, la
1, 2, 3, 4, 5, 7, 8, I0411 Asimismo, en la ponencia se infúrma
falta de oportunidades educativas y laborales y la propia vio-
que el gobierno mexicano comenzó a desarrollar una base de lencia familiar y social. Estos estudios resultan reveladores res-
datos sobre maras: Sistema Transnacional de Registro de Pandi- pecto a los hallazgos encontrados sobre el curso de vida "tipo"
llas (5TRI'), en el cual tiene previsto que converjan los gobier- o la "carrera moral" para convertirse en mara o pandillero, as-
nos centroamericanos y estadounidense. pectos históricos sobre su formación y evolución en los distin-
Una tercera reunión se celebró a finales de junio: la VII tos países, así como aspectos psicológicos y discursivos.
Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de 1Uxtla. Llama la atención el común denominador sobre el discur-
En ésta, el presidente Fox aludió al acuerdo con Estados Uni- so e imaginario mara: el juego permanente con la idea de la
dos y Canadá en materia de seguridad, y abordó el tema de las muerte y el recurso a la violencia como medio de poder para
maras. La posición del gobierno mexicano fue la de coordinar establecer control en la sociedad. Correspondiente con este
esfuerzos entre los distintos países de la zona.' imaginario, se encontró que en estas sociedades, la opinión
pública y los medios construyeron un discurso en el que el fac-
tor mara se vuelve omnipresente frente a los problemas de se-

22 'Del ICIO mirnero 15.1", Lel? Innams, 12(1,01)1U:a de El Salva do r, ,se Rassana Reguillo Cruz, En:cuy/leer tic culturas nivern/cs
octubre de 2001 - crwre.e Is,iI adueorg'economia leyes nst trategta del diem:fru:muy, Bogotá, Norma, 2000.
'' "Las manis, cena 1 cutral de 1,1 cumbre Mexica-CentrainwiM " \Taitas :citares, ditas ey pauchilas ten Ccutenameelerea, vol. 1, Mana-
en La Jai utzda 1 de junio de 2005. gua, im,A, 2001.
202 JAVIER NAVARRO BRION ES LA CONSTRUCCIÓN DE UN ENEMIGO 203
guridad, en el que resulta la explicación más sencilla atribuir caciones sólo se encuentran rastros de una paranoia institucio-
la inseguridad al factor de las pandillas juveniles. No obstante nal, en la que existe la necesidad de encontrar explicaciones
los resultados de dichas investigaciones, sus resultados apun- sobre los posibles peligros y conspiraciones.2" Resulta intere-
tan a una agenda de investigaciones para conocer con mayor sante contrastar que en una lógica similar, esta justificación se
profundidad este fenómeno, además de generar más sensibili- aplica en el caso del narcotráfico, tema en el que el Estado me-
zación por parte de las sociedades centroamericanas. xicano encuentra su punto de acotamiento y su incapacidad
Sin tener evidencia contundente sobre su "peligrosidad" y para combatirlo. A falta de una explicación coherente sobre
como "factor de riesgo a la seguridad nacional", uno de los ca- las maras, la sociedad mexicana está recreando la construc-
minos que se sugieren para comprender dicho fenómeno es ción de concepciones que logran una estigmatizacion social
considerarlo desde la perspectiva con la que se construyen los en la que se entrecruzan imaginarios alrededor de los propios
chivos propiciatorios o expiatorios. miedos colectivos.
La idea del chivo expiatorio se fundamenta en la reproduc- Los jóvenes y las identidades juveniles menos aceptadas
ción del mito sobre la transgresión del orden comunitario por se encuentran en el centro de este debate, pues pareciera que se
agentes externos; los "extraños", los extranjeros, son los suje- ha construido una imagen negativa alrededor de ellos, que los
tos de persecución más recurrentes en la historia; ejemplo de separa de resto de la sociedad. En El Salvador, por ejemplo, se
ello son los judíos, las brujas, cristianos, gitanos, la comunidad ha mostrado que a medida que las acciones discriminatorias,
LGBT (lésbico, gay, bisexual, transexual, transgéncro), comu- de privación, negación y rechazo se incrementan respecto de
nistas, árabes y musulmanes.`' las maras
El contexto para que surjan o "alguien" señale a los chivos
expiatorios es precisamente una crisis y situaciones que ame- VI es probable que se fortalezca el lazo que las une a los
nazan a la colectividad (como la inseguridad o la migración). que consideran como sus grupos de pertenencia. En estos su-
En ese momento, esa minoría es identificada y perseguida. Lo puestos, la identidad social se consolida en desmedro de la
paradójico es que la víctima resulta ser el propio chivo expia- identidad personal. Al acentuarse la identificación con el
torio. Cuando desaparece el chivo expiatorio, aparentemente propio grupo, se reduce la disparidad con otros miembros
y se exacerba la diferencia respecto de otros colectivos. Como
la calma regresa. Dice Girard que en medio de la persecución
se producen, paralelamente, un proceso de identificación
del chivo expiatorio se le hablará de la fuerza extraordinaria de interna y otro de distinción externa, el individuo se desper-
la víctima, de la influencia oculta que ejerce y que sigue ejer- sonaliza de acuerdo con los estereotipos que determinan al
ciendo sobre la comunidad." grupo, y comienza a sentirse a sí mismo como un modelo
Recogiendo estos elementos, en el discurso gubernamen- intercambiable de una categoría, antes que como una per-
tal mexicano y el de los propios medios se encuentran contras- sona única y distinta de las otras."
tes: las maras son sólo "potencialmente" peligrosas, pero no
existe información precisa sobre su peligrosidad o sobre la for-
" Véase Nartin Lipset y Earl Raab, La política de la sinrazón, México,
ma en la que están organizadas; pareciera que en estas expli- CCE,1981.
Irene Vasilachis Giakiino, El lenguaje de la violencia en los medios de
conlUnicación. Las otras formas de ser de la violencia y la prensa escrita, pp.
26 I loward Recquer, Los extraños. Sociología de la desv i ación , Buenos 155-156. llamado de ichttp://violenciaelsalvadonorg >, 11 y 12 de marzo
Aires, Tiempo Contemporáneo, 1971. de 2004, en el marco del Programa Sociedad sin Violencia dentro del "Se-
27 René Girard, El chivo expiatorio, Madrid, Anagrama, 1982. anuario de discusión sobre violencia" en El Salvador.
204 JAVIER NAVARRO BRIONES LA CONSTRUCCION DE UN ENEMIGO 205

Alrededor de esta estigmatización se entretejen visiones se muestra enérgico con respecto a esta última crea la im-
presión de que se ocupa de las dos primeras."
preocupantes respecto a la forma en que se gestiona la segu-
ridad nacional y la seguridad pública pues, como se ha señala-
Y en esto es probable que las agencias encargadas de la se-
do, la carencia de conocimientos para la comprensión de las
guridad no encuentren más respuesta que buscar culpables,
maras lleva aparejados varios fenómenos, entre los que sobresa-
construir enemigos lo suficientemente temibles;'' quizá por
le la criminalización de los jóvenes basada en una presunción
esto mismo, como lo señala Zigmunt Bauman: "los tipos más
imaginaria de "peligrosidad" y violencia innata. comunes de criminales que aparecen a la luz pública provie-
La información, no obstante, contradice y presenta una ma- nen, casi sin excepción, del 'fondo' de la sociedad [...]".34
yor complejidad a la investigación, pues el fenómeno mara, de
acuerdo con un estudio auspiciado por el Programa de Nacio-
nes Unidas para el Desarrollo en El Salvador, señala que los
indicadores de violencia en este país presentan situaciones pa- NOTAS FINALES
radójicas: mientras la sociedad salvadoreña señala la relevan-
cia de las maras en la percepción de la inseguridad, se apunta En este breve recorrido se mostró la forma en la cual los me-
que el fenómeno pandillero y la violencia se asocian como un dios de comunicación y las agencias gubernamentales de seguri-
tipo endogámico que se da entre los propios pandilleros y la dad mexicanas abonan en el desconocimiento y los prejuicios
sobre el fenómeno de las pandillas juveniles o maras centro-
Asimismo, llama la atención la forma en que la policía in- americanas. Para estas agencias, la forma más sencilla —desde
ternacional (Interpol) y las propias agencias de seguridad me- un punto de vista administrativo— es hacer una clasificación y
xicanas clasifican y distinguen a las maras: denominaciones codificación criminológica que permita tener márgenes de
principales, cálculos de integrantes de las pandillas, tipología discrecionalidad amplios para combatirlas.
de pandillas incrementalista en grado de violencia, estructura El contexto de pobreza, narcotráfico, de grandes flujos mi-
piramidal, caracterización general.3' En este afán por estable- gratorios, guerrilla y violencia social principalmente, ha he-
cer "seguridad" o manipular las acciones estatales con fines po- cho de la frontera sur mexicana una región de problemáticas
líticos en un contexto de tensión, sociales explosivas, pues la capacidad estatal para atender di-
chas situaciones ha significado centrar sus esfuerzos en aspec-
[...] las apelaciones a los miedos relacionados con la se-
guridad son tan superclasistas y transpartidarias como los Zigmunt Bauman, La globalización, consecuencias humanas, Méxi-
miedos mismos. Tal vez sea una feliz coincidencia para ope- co, FCE, 2003, p. 153.
radores y aspirantes políticos que los verdaderos problemas aAl respecto, véase Peter Watson, Guerra, persona y destrucción. Usos
de inseguridad y falta de certeza se hayan condensado en la militares de la psiquiatría y la psicología, México, Nueva Imagen, 1982. En
ansiedad en torno a la protección; un político que vocifera y este libro se puede encontrar evidencia concreta sobre experimentos
militares llevado a cabo por la fuerzas armadas de Estados Unidos, que,
Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Indicadores so- no obstante el tiempo transcurrido, resultan interesantes para tener un
bre violencia en El Salvador, El Salvador, 2002. acercamiento en torno a la manipulación y el uso de técnicas que hoy en
"Reunión sobre pandillas delictivas transnacionales: característi- día parecen estar siendo utilizadas con fines no claros respecto a la lucha
cas, importancia y políticas públicas", cw‘sovnicadmas.org/Crime/ESP/ contra la delincuencia en México.
Presentaciones>. " 'dem.
206 JAVIER NAVARRO BRION V.S I.A coNSrRULCIoN DE UN ENENIU,O 207
tos de seguridad pública y nacional. En esta zona, durante mu- marcando una pauta de politica en la que sobresale la ausen-
chos años la presencia del sector público fue bastante débil cia de esfuerzos por entender las causas de fondo del llamado
sólo ante la presencia de la guerrilla zapatista y el incremen- "pandillerismo transnacional".
to de otros fenómenos ligarlos cambió esta perspectiva. Por Resulta pertinente llamar la atención sobre la responsabi-
ello, resulta interesante que un fenómeno relativamente mar- lidad de una de las agencias reguladoras y de seguridad encar-
ginal para el gobierno mexicano (incluyendo el de Chiapas y garlas del tema migración: el Instituto Nacional de Migración.
los municipios fronterizos), como el de las pandillas juveniles Un punto de quiebre de esta área se encuentra en la propia
o maras, llamara la atención de los aparatos de inteligencia y evolución que ha tenido y el diseño institucional y legal, la
pusiera en guardia a las distintas áreas de seguridad sobre su cual acusa problemas estructurales que resurgen en contextos
posible escalonamiento y/o capacidad disruptiva. En este tex- de tensión como el fenómeno mara: limitado presupuesto, co-
to se expuso que seguir este camino explicativo sólo lleva a rrupción endémica, violación de derechos humanos. De he-
justificar y manipular un conjunto de manifestaciones juve- dio, esta institución se encuentra en una zona gris en el camino
niles —en un contexto complejo— para señalar la supuesta de control jurídico y administrativo en torno a los distintos ac-
peligrosidad de un asunto llamado maras y aprovechar estas tos de autoridad que realiza, de acuerdo con la Ley Federal de
acciones para generar medidas represivas hacia la contención Procedimientos Administrativos.
de los flujos migratorios, en particular los de origen centroame- Igualmente, cabe señalar la multiplicidad de actores fede-
ricano. rales y locales que intervienen en el combate a las maras, como
De acuerdo con lo anterior, el fenómeno mara existe y es son la 'cn, la ere, la SSP, el INRI, el SER y las policías municipa-
una preocupación regional entre México y los países centro- les. Pero también hay otras instituciones que en la práctica son
americanos, pero la forma en que ha sido tratado no sólo resul- las encargadas de la coordinación de operativos, como son el
ta burda, y en buena medida carente de sustento, sino que se ejército, la marina y el propio Cisen. Lo anterior implica que
ha construido un imaginario compartido en el que dicho fenó- cualquier análisis serio sobre las acciones institucionales tie-
meno es de significación similar o cercana a los propios terro- ne que pasar a examen a dichas instituciones, pues de acuerdo
ristas musulmanes. En buena medida esto se debe, además, a con sus propias normas y las leyes de reciente expedición, como
la falta de información e investigación sobre este fenómeno en la Ley de Seguridad Nacional y la Ley Federal Contra la Delin-
México, así como a un contexto de "lucha contra el terroris- cuencia Organizada, existen las condiciones para que en las
mos" en el nivel global. acciones antimaras prevalezca la discrecionalidad con la que
Esto también se refuerza si se considera que las agencias se encuadran todos aquellos actos que se definan como "ame-
de inteligencia mexicanas (Cisen, eFe) se encuentran fuerte- nazas a la seguridad nacional".
mente arraigadas en las concepciones antiguerrilleras de los Bajo este marco de actuación, no resultan sorpresivos los
años setenta y ochenta del siglo pasado, lo cual se muestra en distintos problemas que enfrentan las instituciones involucra-
la forma en que son redactados sus documentos y "notas", así das en la agenda migratoria mexicana, de la cual sobresalen
como en las propios servidores públicos que no fueron tocados contradicciones serias que requieren nuevas normas acor-
por la transición política y que siguen ocupando puestos clave des con el desarrollo del marco internacional de los derechos
en las mismas. Bajo esta tradición de tintes autoritarios y para- humanos. Por ejemplo, alrededor de temas como el del con-
noicos, se obtienen las concepciones sobre la peligrosidad de cepto de extranjera en el sistema jurídico mexicano, en el cual
las pandillas juveniles. Por tanto, el gobierno mexicano está se llega a puntos en los que se construyen definiciones que es-
208 tAv11,1‹ NAVARRO BRION

conden decisiones autoritarias como la de nacionalidades res-


tringidas y "aseguramiento" de indocumentados.
Es de resaltar, finalmente, la forma en que pueden reali-
zarse investigaciones más pragmáticas que apunten a generar
productos específicos sobre este tema, apelando a la potencia-
ción de distintos mecanismos que podrían posicionar al tema
en el punto de una visión integral con políticas y acciones con-
cretas, en las que ,juegan un papel relevante distintas organi-
zaciones internacionales, tales como la Organización de Esta-
dos Americanos, la Comisión Económica para América Latina
y el Caribe, el Banco Interamericano de Desarrollo y otras agen-
cias internacionales, yen México las universidades nacionales
y la Comisión Nacional de Derechos I lumanos, por ejemplo.
No obstante, este tema podría resultar poco atractivo o
posiblemente incómodo para algunas instituciones, y quizá por
ello existen omisiones de los organismos que en teoría de-
berían estudiarlo." Por ello mismo, investigarlo y proponer al-
ternativas frente al pragmatismo que rodea los asuntos de se-
guridad nacional es un desafio que se debe dar en el corto
plazo.

's Por ejemplo, el siguiente recuento sobre la juventud en América


Latina: CEPAL/OLI, La juventud en Thcrivanierica, tendencias y paradojas,
Chile, 2004. Existe en términos regionales una falta de sensibilidad hacia
el tema de la violencia a la hora de hacer recuentos sobre los jóvenes.
este libro no se menciona en ningún momento a los jóvenes como suje-
tos centrales en la situación de la violencia. "Ilimbien véase José Maria
Rico y Laura Chinchilla, Seguridad ciudadana en A rn(5rica Latina, México,
Siglo ni, 2002. En este texto y una buena parte de la literatura sobre la
inseguridad y la violencia en el continente, se, presentan explicaciones
en exceso reduccionistas sobre el fenómeno de las pandillas juveniles.
ft

i
i

'~
•11111/ 01[151111 ,i12) Jr,
s,nri [,,
A ( 'OO.," .3 1)01ww 11.511.1., 1 [31.112 ) :0121.1 A2 )(1Z 11.14p/
(»; odulu:) j1) "!11(11u118 (s(ip[li l sopels,P
triudsH rpiej,9 X I( )2(\1) olurtliuN rtny,>) -
.H ttouerEr,1 ciwctur) oJnEly 211(11E/IP51 1/p 1111/L1d1311V •1111111111 01:21) 11/ .1011 01321111'
ul3tiuto:p VOL II ut. .ut I») 1111 111
1101:211.1Z/11.11 111.1011',11111 14 IP 50111121103 '0111111/LIKI la up seupui „supttuch
;)11R/11111111H -
1111)1'd 1121110pr A 111:51.1121(1n ''/./1121.11111M 1[12:/iV '1111111>1 1111111111/9
'111111/Id .111/11[AA '2121111111A1 1/21111111/S '1111112,) 1111[11.12:1 1 I'LID/1):11.11)1 un saiu:nnsaa
sourip.nuuoupui A 1:0111115/12/ Sa.10111211.11211:1111 S01111.1 112(11./11.111(1 11111(11112
.1,
'513 1(1119 11111/ON A opz:)N eu40111)'oy.tod 1111117 10(1 oiszificituoi mxp,,Es;)i
-ir,9 And ociuffia . uunp:uea 0p )wanumrirv l
ap oannua
10(1 '1211)11[25.113A1LII) 111141/111:1p .1011 01311,111111/1 011110211011 1111 4,11511 )) euota3
-114( d1)1?(-1,1n11-191A11 1
1:01 :7jul.1)1114psui Id And opezqp:u (1311450 1111 1111 [125
31; sulup 11117 45007 :13 ipc{i?
'CAOlt.,71)) ,,3p11123 1/111./p 2111111111111.1 11,,
01.11/111111[/S [1/ u:, z?pephmaal clx3i zusL) 3p ups.tar■ u.v.oup(I 2tgl ,
tirug X uppri 1)p Tuip:A :. )ATun

-p12aN) Lipezquw0 el ap itunlinp LIOISLIULLIT I?[ LIEtint-S'wucl anb


seppqm 511/Inljna ap elaualdaun i?[ ua saieuopuiattag sDpepti
-uapsui ap ladea aluenataa p tie.nsanul protwAnr sownisa
soi ap saluapal sepuopual mai . saiettopeusutui
saLtope.rur asaos somtilsa so[ puaArq rail -una alcios somni
SO [s1)uol. npeal SOp 1)31113 atina) la Ua VOIC111 35
1:1 PIDItt 115 Á 1/1101011PH U1) SOptUltaSE
0 1111
3111/LIIPOLII)Pf Llaity0 ap SalIaAt/r SOf 1/p SITUL111119 SapPp
-DLIap1 SPI Á SI/ft/IDOS
SUI OICIOS 05.1111) LID 1.191Dt1211SDA
-111 111111 ap ozocisa latuud nn Aeztul e aucisu oixal a
-uvasald la

1\1011/1/11(10t1.11\11

*55 3/p/1/29 /11/dON (0/71WW 1211.1)011):)


'matad no4177 119/AuD

S011.13:4,1S1 I SVDN5ISIINcl
Í tiVI \SVLN\1:1 :VNIMIMV{I N71
„SWINV{I„ A -1N11.1A()('
La Annads,) un danitnambur urailasaid insa stur, •retwianulsot
-011aLL/ 0513 stad, - eung.tolertaa Á 111111311411_1013 SapITI[01101a011 ap
a 131/W11111r p111)1_1111111114 111-1 U alu ao (apano toa souu)DA 'saltVáas
satiaAof anano sopiuDlup uolatti sato un ap 0403 IV 'SD1M01113
sarepos saiwnsise satosapod 'sarliasnu °pintan' e saipud Dpsap °pesa] ou anb „Inicuo olouccI„ 3p mear() u un wracIsap
'sppecingo .1;u] SOpILL11/1( 1?) solinpu u omisa') ap ri suunui „supouer„ ser op OLIDLI1011ai rap oaperpatti „oil...43010.04
os Iva sopinuali ira ñ '(initip1 up!A ele ooplsiluri ¡pijo) ',mentíais -nasap„ lo osndns osen oilTaalcy.)srp ron ua s'aloe sun) opearad
Fi) sepia sns soam.13 seto soluattioto sor ap 1)L111 1)a toñ'L10 11121404 as anb fa LIO3 '(S;h1IN LI1)1?rj sol) 091104 5113 ap wquialut
ap salmos s'ay:u Á salein' sns 3p supe.ii,o(sap) llora un 110'.› Átitio}i e uftiorpormtoi) awatuelsandns ann IselaN sol)
ap sosaauld sos.mArri e a0lIaL14111.131410p11111 Opalapi)
UpLI114 U1111 ap soimuano sol ap uzueluaA ap mal un and oleurs
0(361 ap U[1111111) ap 530)3 apSap 1?110laa1rn e SOp11{1 1 000311
-ose la itorialsod [Up110C1119131?211SDALII PI III151aS 'SaL11/A0[ap 00
-autuoupur uat3uo ap setputiantri soupetprou Sa[1111 3p el -14.1 un ap altucl tod tiorsaffs'e eu n „mg ns sea] lecielpinsa apuop
:1T-0.101111 121aLlaS1),ILI 01111 („supliug„ ser ap utuseirier p set"
owlpsin top Eliges ele 'suidel,,í'LlUGH 0111141.110103 ;)itto3saiope
,:,eileapattleou p etioralmuu uta opeursase and 1:002 ap alguno ap 47 13
-per pnitiaAnr ur IIa opurinsto „ouu3patuu otians„ Ipp n'opon! p
19007 'acopad fl8110.101 LID .U33UARM
OLLIOa 'S91111305 SD1.101311111aSa.ICIa_l 55.110 ap opeliocnto u uti Á timo
1 5002 'epuareA 1 5007 doionalio) aulaawAnaareopos II2LID11101)
-nsuoa anb solarp.(10os soniatuara sol uos sarena? ',1iIi)puldupe
SO[ ÍZDA 115 e 'A odn.12 DILWa anburniapi sor anb soauocrwis sor
eled supennape sauopiptioa sur uporici sur aldwaTs anb le -uawalo ap aIlaS I) 'flpap 53 '•313 '1;olocititis (sampli dsalualajal
-114113 Á. O1LltI911031a0pOS topan' un LID ey ruma!» uypan.11Su01)
Itulowtta locl outalin 1111 Lla „S01441.11„ saaecl sns ;muta oÁodp ap
ap oApairiton osaaald un e, aslocrap apane' ou uopclitaspe el sodnt so!diud sns opoaÁn.psuoa
-sDnclos os? sanozacni
ToPCb, SIISD I? aluouIl eal 111131/113110C1 sorra ap sol
-1s semproLIOD SU1SD 31111? 'SIMA oDso¡ope (se )sor pub oputulsoto
-uena:"oáJuclula tos •otipsap apsa.lerir sor e ilopuldepe waturtd
-ap 110)531)511).11);sauopelnsaAtir suon2iv •(se)souru (se)sol ap
con ;quer:Tu luAarr eránlensa ouloa A puppeprios om citter,E) ap S139 SI?[ '51.150D 50.140 9.11LII1 '1n111111111?91p13.1 operg
-snunato outoa puoi2a1 oatkio A pepircoolaril .10d astuditi2e
-1.111?a 11114 anb sango001J saoupenos ap oDpiecre oirdLUPL1110[Te.1
u 0[311)111n 1.1134 S111111 Á sollo dearleipaut Á repos uopinalstioa
-pupa Uy 11113111/p1Sal A lamen 'earp5.1nl. pepapepaici el doppoas
-sa aluy 11a1L1191101a ñ 11A11Parlp9 '11)11)05 tioptastu ns Á suocap
DiSa 111 50{11.1 SI1S U tiapina anb iuud 'se;lotie O sultiaped LIPOS PA
-atueoupci saluagsaropu 911 ap tTioasaid el 0glrgrs i
nti '1DA ns `supow.12ito suoapea sulusou sns I. oaaamniDd anlisatainto seo
u 'A sapiwAtir „sepoug„ e 111311131131.1aCI ns 001.) saniaasaropt? sol n 'lee oyeres un Jefleci otuo,)seráanulsa ap pepisramp con „un
-san cap nuapi unb 'cullnasetu Dloautalualaraid r
eurnpalLIPOLI -uautarcluir n oppnpuoa etrser 'ou.unto oatispolop orawas lo tia
plY/LIDAIll'eun worauzi [cumula tia2inur con °peala 1111 as saluini uno satalhol sur ap eptwoutotad FI 'ocluían monín la
1121ouguiratun scopaal sor ap ;lace' tad SaLIO1a071111LIÚ1a1Sa ser oa 'A sourmaiticouper sopon?12i tu sonip sor ap tropeznowai
A lopwor rap opalsimiN top surtueru su' 'euorDain Á pripew •onamai 11112(1 lelaos 0pudsa un a)uaturenne tnsixa OLE 011
LID sandsap luoarpaans os uní -) sano loniantuaaluinu ;usa ap
-110 ap S11.11?fi11[ 1.;01 LID anb n omqap satpucl sns and sopediuSuat
ioel V .altunsuo-,) 01usioo2ulcmcl un Lío.rai,sin (ollw ouroa Á pupl)
tíos anb (se)sorpilbe o 101)0 ulyiuu anb satioianpual suAant,
-Par otooa)supuug ser 'Quia la a -Incluí! •uopeartitituoa sore ser ap 01010) la miresap onanu 1111 1? OpLIPIttaglia 11?)1Sa as ep eh
-ani sor ap allud 10(1 11011)01)41? 11111 110') ()onus 01111/11Illaall.10112
ap sapupapos ser Quia) saluefriuti sumiller sur ollitu •tiliptri
un tía opiltaAtwa en as 1 9)07 flp lijare opeziruai .(pupa Dp initouiv ap sasied soliWire ap ilopel2rol :11) re.mcno,o-oped
saloÁulo) Blas sollo sor u main!' 13 . (ilaiimia pp [11.1a1U111 .10111r
-so tiotmun;liroop uAmni eun e opuansisu SOLL11115a '1/111?11 0110
olsancins ja sorra anua) sopuliapoo:) Á sope30111 untan! A S11.1 .10,1 .(11S113.111 '11X1D.[ A 173(17 lopplic:) ()()07 'oil
117 ]i 1,1011 N v S\ NEIVI 5105011 \JI \11f
S I 1 I )1NV ) N bl )1)1 a t0izao,1 I V1:111
Mí-
-01050.1pinu 0peu u,i an5is [vis"; - sopesnau sps sof ap soLun
- 011a11111 501 r upumpap ejso 5ou 311 uolsas 07 —sou t'7 07 aqua septpuzucluloa sapepa ap 'souupolunaa sal]
'SO-1°0-SO 's•dwilv
A souumunuopsolpulpniu 5314— SOKS1130SIOS sal 'SJIOSUOjap
•(selismui stmsina 1u3s11 ct 311 010 ale) apanut SOpPilOCII? 5135 SO1 i llp? 0110C1 un :(euopaI 011 ap oluaItur)
el ofhpoicl 31 anb upuleu 01/11 1101U1SOSH ol ic 1101apl5ISIJCI 31 -unÁv p).10[nclod S (seiciei uquurl 0D leina010/1 uopesnau el ap
'0.141133 la eqmpnisa onb Sifil1)1 LIITIen1 sol ap odquppu un LIDD sop05040 sol 'least' 171 '042a.rap ns U:uppded [pwp uun 0aadsa
S1.111011 e JIpun[L102 - onupsug pi) um les PI e 00,101p as anb sol !? 1 (saua5ol'sulicis 'saaarnui 043o) optunr top sate-platal
aAanu 'vanr el op upialnbzi el v .1eln5uTs ()peak() un e puma
„suiniuni„ sol A „selaN„ sil al] sepue4 a111.10 11P1C1 115 110.13117 -tualos 3.111 un uup ( [eded moda u[ S 0:mela mon 01
t1I1p lsopuuapuo:) uÁl saloualu sol] sol 5 sopesnar 5311 50'1
- 50111170.11? S „SilLIIM 111117, SO131133111 901 ap on5nue lop sopplr op suuoasa 009) otpai la ua.14na 2115 502
as'10/ tan fi o )3(19J4
.43743d
pernieuu vi uoa anuaa ()pena top SOSIla -5a.11 sol :01a1claa lisa a[qou 17,115 eg 'I?Gilcind upisas el ezaldup
ap emes ele oluo!n5!s ulp p? lipnau ulud uo.un.pou03 as 1 . ••I apiel el ap 171011 l'1911111d N/ •51?Cipmul set molen ap opelun
-uta 12 sa '010u1sasulod optnyopol uu 011103 '311b le[11dOCI opeinl
sour»Lumop sopusnae so[ ' aluuppu! alsa sau, .10u0paaps ap opue.40:)0 13151) as upenall 11175 P1111 ItH -suido],
ÁLI110}1 (sea p lod °pul(' o rialclum Á04 15050p03 ñ selsrpopad
„selaN„ ROI ap Pf P, 011173133 92 anh '„sunnuni„
sol ap t epue4 Jainu uun als!xi i1aue1c1 i mpaiap ap saluewnisa É sourapalueoup01 sauang[uuunoutame
Oaldwa
11 0a 901119101A soluauuelizoldua 'eao5 35 SPIPLII[P3SO sil ap Jopanoa le D11101,,T olaanp ua ueuLu)tu
-oad anb !.s anua pPplIPA11 1.13119111W111 sepurq setpuv - sauope.wpap 11"A01131 SOLIOISIADI21 SOl ap sunnu0a se[ 'upan
07401)
-1.191a1)/711'; 0351.10 ti19)749101(1 1S.1))11larnif SIJ4abilDa S'Innillq 00s -Tia el u3 . u0pualu ap ou01 un Ami so g uppudnao ap sezianj set
„selaN„ 501 Á „521IIN 1111E-1„50,1 „5213N„ 501 ap epeutell sollo 05.1aqiu ocItuali 04anui alutunp pub 'Fil3peln3 01 ap anfued
ap 11?A11 epueq el e laa/911911Od op 1opeiliapuoa u,SJouatu unl ulunr cpunils ( uuoialneu up 119110Ip111/27 177 'SO- froto 's.:n.1117
„la/HM „ e sonsa 1175111)17 10 „s1u1)1 S01 3p ppue4 171 e 931
-110ta9113)1ad 5011p1A1pIll ap odn.12 1111 0.111,13 aillapp111 1111

mirisu 1)17
oÍnpoad as leuopuleg ap purmodauatu 0210 lop al
-10d nuloi ara] pupnp) 10521401'1 ap laleuclsolj ap alua403 51101111007LT 1)01) s'Iniisupw) opudami
.10(3)10 n inpHl ¿111 _orgsnq la 1101M 14111
acip03 eauwasm el ap suuopelputuni set ua '.101124u0 05Lutuop
.elen:eA el eqemmsa apuop olnlllstu pp emes u[ 'Hoz
ap 31 (inflo ap 47. sanea pp ap.101 el 113 1101alpams soquuti so VIDV:11(1;)N7 VNVNVIN VNILI
-1
o105a10 ns auodxa leas!,{ 01 'saien1t404 sullunp) sol se.u, • 01101
-munan tiolsua4 el LIESDICIXD 5031501 SO1 S 051124 31111, un nudsaa
os .sopusnae sol ap so5nur Á 52ve!pur04 iod sepednao ¡avisa sun . pepnia el ap
ap 1?,10XPLII 2"1 • 031149 un .10d soputmclumau 1 ÁLILIOH 311 sag-) -11(111t1 IVIA 11 LID IT911i)SUACI LIS A. C1101aalr11 0111'311OLLIP01111X1
-0ti sol Saluais!se soi ailuR •a!ti ap antt3S 1111111111 Á'l1Li S JIC111 u1)~ua 1111 SallaA0LSO] D11105 uope5lisantu !MUT ap 50111?iftltial 501
uzeiti ajos uun -311111CI S01 11'111053/C1 II 11_1[(1911 017(9) '.111-11151103 10d 501(1404
Epanb ou :miau 04sa eles e -1 .111512 111 uunl!s
A: set-muto/1 914LIJSa1C1 'SapUnlplaCIIIS sopesad 1.10:1 sapepyuapl
stnslpopad ap uuaaop eun Ine apacisa atm '04pJv
. sairuounpu.vi supuu4 tío] opuamunjuoa souun5as anb sule4
lunlitquq 1111211H1522 5I15 1103 S0.110 Á 1.111 4101 S ale.11 uoa soun5
-tu ( sopinbui Ola(' SallA0111111 dS0p1?0(11? 5115 O10.(1S0p1?)113S 1111453 -015 sapernu ap! ll nusuoial 111111 sapea()(1m215 seau0.15oa5 51324
-ling se' u u/n1a 31111 puaAnr pupifiqupos SUL11.191 511221111
LIT I »iv, i N'l SVNI IV I SVC \ VII 151\ I ■01
yvviiINVa N '01:13>1 017)40(1 1 VX111:1 a 717
uotezquat eiluasu il u 0as an b so l ) SOI111.10-Ellaa saat sol I? Santa/ -xa Job op pupwcusod el souttu Á sannutej e lusuad upen
-OLE a .113alrIL? 11.I1?(I „SOpPLI0allOa„ SO1) SOILL?aillittIOO sop
oputtapuoi eR zrlsa ap (pan Ig •sopusnap. sol 1? pupwciesttod
-usoup san sof r Sall{l?Citn:) ut?..iaptsuoj •uantoutops a:Jaled anb Ei ?poi aÁlightte d uopulupap ns uu 'sa.touatu sol ap oun anb
ouuuemt uo[staap uun e opeati Jupulocl optunl' '0.1Japua eA i ttatsual 0[3 PLIIMELII C11n S7-1 ? sonturd sounp ap Palaa tened
ap sella sati leal, - olinpataA [al) enuaai er opuepututu linótu DI) Satl'JAQI. SOf E ttegunan anb sannotn sol iod sal
utUsuant un soulleipat apitl 11 ap 01.alS sol V • SO- 60 -0/ '5311.1314 -alai utu2 un outoa Tse r (a)sa anb bogan sem Jod uelunald ou
'osen pode ua) SO211Sin sal ap A sopusnau sol ap edol el algas
•(eputtnxoulu uopelizasuu.¿)) taxpoug su' optunl. [ap stnunl.latel su' ualletat as i so2nS31. sano ap soped
Epa awnzad EJJLU Fun zod [apea ap sone 07 o 6I r sonpLA -Input uÁ satouatu sol ap upuanatectutoa II . 50- fr0-zo 'sanan[
-MUT P1E1E3[11100 oicilsod s3Y soisoutouoptioa (num oi Jod
•oieunsosu un anon 'epueci pum uos '„seiam„ 1105 [• -1 sopo]
oslesnau e,ppod ou supure' tuaTcpuf tul isanbaod ,:,sepoug (puotu souatu ou
et ap unoal ui uouanuutu t'opugnan ul Á iriso u) pnb loa? 1s) aluEnele un is iod op so epuuci con ap soiclualut las anb
LIOpt?SliaS el upanb d ulattawne el ucleae as opuen3 .(„Endut„
o „doq-dut OILIOD autauteapuuaS uaciliasup anb) uuquAall anb
etpip Elualsns as anh suf Ea sal
nuatutisan El loe' alliaLLIC3I1112 OLlaall °Huelen uautupe uopua
-alud se' euonsuna ope2oqu otusou als,„1 - opio[ la oppianuaa
e ti as uounclo os ua anb la ua supuuei sute onnaaloa asaaaul gpuapi ap sepuoi lel uu sopesnae sof e UOJOIDOU039.1 anb son"
-ournsai sopen 'agoaq ac .„otpue. ap n„ a EZOCIPO el ua eno2 el
[a tezutpat uied („soRns so[ e utln2upsip solo :sopot -t? soipurn o olanued [a :saapalsu SUILMILIDIa salsa ap outtu!u ap LIPOETOp
-atio„) eteipa et [atan el anuOD upan' El E Á („ale[udina lin aMES
as ou ti SEIJUPO ap so.tgtuai u puta ou sautatia sns anb onauti
as Joh E suutaaoul zulp utuantu anb loraK„) ELIIILLI0.1 upada Ele
la algas sauoiatioutunItu sus unuattteputu l olgutua ua 'sus
PILIOR101 as anb fa ua OW2afE Lin aaen satosuapp sopoqu sol
- ua[up • soanalsa sauo.nuel sopetuutz alai) ut7012as I mpulsase
ap oun 'tu) poaara A oÁodu 'Elatrupp‘ ap suan0 set luzutullo tup saute I sopusnau sol Job aeslsotuop nualt.n uopesnae eri
alud dsopuelnauaa i oluulsast? un .uslatuoa a.ted od 115 ua .iutu
-aula (nos d epuun Fun E ou O u upauallad sopesnau sol !s SU ou
•ot[our ap olas tnu :1 auno opesnav ¿sepurci ap solocputs
aluepodurt o' 'Job Evputu 0.I0(1 ow`tiult? ns ua euugcaz as I PaSll
munan? :7 •tuttu esuopp ur ap nunakT . otpue op uell ano
'opinl' pi) satto!snpuoa up ua!sas t?[ sa Áaki- a.20-6O-[l '53)107
lo A tuunoN :1 •urno opusnav jai) afllapIDDI? [ap sooltp
sop sol soppsuA uegi outo:)? •tunu usuajap el ap ultin á G old
•epi-rd ti e o'fail t) ullittlEJ sornwp Á retal el num eun
-tito u upan:luxad ou seulul„ÁtnioN unh uu.nsatuu up arth sal uos :o1101e2o.paito amaltül!s lo ( oidttrufa iod 'osuaA •supurg su'
linaadsto la ilquti is anb sil up suÁllal.qo segan.al •usuaiop E so[ anb SOIOCILLES (SOpESEOLISO[ U3Vialisa El oigas
El ap A etleosy el ap SI?SIDAIp 10daal? ou 'uní) o[ .tocl sumn2aid sutianut tlnutto] sope2oqu sol °loop ttopustne ut
I suciatud SPADEILI anb seto sopes113P A SOIIISa} motu, •(utn tigyupdtiao tus Á salad ud uts) uatartuls ns '(sa)uefi
SallUaladIp sol ap sattopeaupap sui ap uopnadzn Pon unas seg -tuno nos) uototpuoa ns d (sourmatuuouneE uos) upoupaaold ns
-ame! sur Job aultAu . ttopups:)Áto el Oi.np '(sanano) 00s) pepa os nos LltrIpaIGLaira sol anb SOLIOIGPLU.I0JUI
Job Etatiod ap.unaadsut [a n'upar 071.1ULIIELI ul ap [Mili 1V •ollici SErii 'SOLpatf SOf liall?f[01117Sap os anb ua ocituall ¡a ulutunp uop
-t1c1 lar) sem sulnüge anua optanausap apsoisa71 Á ttopednaoaid -ucloao ns Á peSul uotaututs t? epali ap oun la r oul-
ap seaea Si] uutuastio as Á 'tse aluno ou :s0Áns sope asedlno uo apstud lu opuultutis'aid uzaultua :ti014;allnled sotusttu SO¡ ou
vMocuava 10,1 SVOLIV A SaNnIA01 ITINV) N 01 '017110,1 '1 VSlad 11
un uou operAew ItaÁof un e oputnuasald 'sepueq sei
uoiletp
-out uwouar) el ua pluma omaulap un (oplias on2ES S) am PD utpwap sulanpuoa ap onplua un eyznpaid as pub alq!sod
Iliusa 14 mala ~pu mcps suppou 1101 t1.11plítIti 1 a111 3111171:TU1M -uno opmms 'uoperulcim el ap 11.101Cla3al 11913111q0d 111 ap Sal
. (Y,(1-61)-(11 '01/p01,13c/ 23) -oien Op snumsis sol Á seullogutis spuopdaauoa sei 119 Jmllul
„suuotsaillu apum, Á sun n1pstu sol ua
Sa1011a111 1?“1170 epuni r.E 1111.) unutuje sossohi sol Á eunpn eh) uapand 'opeuutualup osinosm un Á saup2etut sume (afenlitai
-Juno u-i •erlopmeg i10eppad Pi 1? n'ale tia aucd puoAnreptieq un ap 0911 lo aluelpauz Á opom 0150 a a •oag p adsa ompuuel

ps1)l`4aci eun„ :pepapos el e cspmuct ua mitrad Á salephod -ao un salde") Á oops!poppd S Ialcn ap S01311_10111S110;) SPWU4 SOI
sapani ap 11E1110Aald SLOS51 •11L10130.1111.1 LID SI?LlpUl Sil/HP[1 ap ap peppudea e[ Hallan •I;PIlial sompslp sol ap uaani
-ualuteitul pnb Á 831132111L11 anb .uppap caed .Tapod uouau, .so[
PlallaSald 11j Op P1 ugna uniep anb suppou uoJalopJude (Áuttou
ap apanul el ap splue sato un 1 9007 up animapdos u yi .sapep -epos sopnOeum ap ttope.m2quo3 ap ulule alualod eun nos
-np sapmuS se' ap cohqud °petisa la opuednot) unirosa pub uopeolututiou ap SOlpOLLI sol 91111 11111003 110 19U91 anb S1111 ',lel
-n[Jautpd rti imopaleq tia LIDA1/1 pub outpliameoupel upIpo
sotteopautecupei SD1111AO1' ap SO(11111 sol up 011110@A:1153 L111 Op
ap sameil!ut u) SDLIOAQ[SOI upeuop.unslp ualeull eun Jean
-w)Ániismoo Un) Os '1sv sepueq selsa ap upeumualap Ltanth
raed cp1AJas eh 'sumir' sepueq 514 pp pepuem ap elle seto
eun eoncind umuldo el ;nue Jemasaid ñ uni)suou iuud 111)10E3
'anb opis 1314 0S2001d 0150 Op peppupadsa . sepueq sei anzios
luttiatoo ap solpatu sol e uolalAus (SOLIE0pia111?01111P1 SDIJaAOF
ap sodull anua seapd.) soApapiou soba e sopeindun sope ROE sepriou ap 0(1.1DM 1111 JeauuaI eJed opuom wunutap un son)
-0111104 '11110h1]leg Á pppeK ua vooz ap soldprnad e uep Os seo -D111 Sof caed OÁIVII1S1109 09121?11 otpah aisH sncha ÁuuoH op
-pul sepueq sei mon supeuoperai seppou sulautpd sei Isnded, -Jamo el ap 71e1 e Jenutnisps e czadula as seupeE supure' sei
ap num p vuoiameg Op Repulo eI Op 1)5)13 la LID 'amatulopame
Áutium ap ~usase p alualppa OLUOD.11311101 01311S OS allbUlly
oholp eh as orno) •anielacdtul amaitteums SO LIO10112111111L103
'SOL111311DLLIP0111111 SDLIaApf Sof ap epin ap sem
ap solpaut soi Jod ope2nfladed p declino sou pub 11111a1 fa 11171
-.104 Sel ap 113133e coppwatu cmauunell p oms eh pm) iipap
sa deuopoltm uo °mulas ni as pub osaoani la oms eh pna
mamemtropp sem olle sowean doisa chuwi - eallgquus epriaioln oilvzo '7711711)17XIIVA (Y)
ap Á (so:Jun.12mmi pp pepuena ns upep) eamp uopumunnslp
pD171117:11 Vol) Ya vil
Isolua(olA sodn12) ucpezpeuflinsa up osa:m.1d un '(€)()K) oim
.9VV(aln,1 S':1111.1:)1 11I 000,1:11
jatib ap seiquied tia Jaanpold as Tipo); peplwaihad op Á uois
-nlaxa Op sam)13Iptio1) e oppuppru!se 1 eapeipaut uopanusuoa
SYCINVII SV1 vm,i,ylouum NQE)‘:nr) svwsvuvv,4
ap 05300111 un 10d DiLlaILIPIA3111 opesed ey uS samod salue.12
inun onpaaloup anb e °mai] ludeut so Jopezpeufipsa 0503
-oad p 'muto Jod otioleñiuu osapoid opezpicloard ueh .„saJopuoad
10(1 stnsnf uanfled anb oramb
D111) 5PLI051 0d ap opueiqeh sounnsa anb eilTalt) Ita Jaula) aqap
as istm1apv •tillepeprip pum11111/9 1?f ton! eze11011,11? 1111n Hallad ou Á schooli sol tu) ugpeaudun Op opiui OLLISILLI la °mulo uni
sopesnue sol sopo] oN„ :1?-1S111' PIGLID1LIOS Pf U,10111SUOD '0191111' fa
-119 pub sapuutup sotioph ap ugpeutioi In el pilan:mi op ina]
opp:ffias ph anb 'ompautou atchuats mped 'Lsein1)
-51100 un! el 0111PI dI1p11110l51101Slp eurniatuecupei muttosnrei
-utru„ Á „strpN„ e 11)11Se Itelpiptd tnalogsip TI e uolarh anb sol
ap rtAeutt eun 011/1.13111) UPE] '.111111011.111C1 110 01113:) DISD 110 Á '011 anb ()pegote.) elamstioa OS OLI
-0113111111 osaacid 10p upumutimap uafs'etu! Run S osmusip un f11111a111/1111D.1 E191111 SP11111
-0.111 09 111.1011111) sepueq SPE ugpsan) el eloleA ou
111011) P opmqulu0o tan' solvatu w(YI •( muy, 'attopad ) uopepod -amotan la 'aluatualuatedv •(„oÁode X epueOtA satiountru„
617 \, N011 ')>I1,51 Ni 51'9111'1 SOINWS. ',IN; I 10I' 511011913:1 N 01218 ')Uinind 1 '1,711 1 11
1.1W)III(11? 1)111111 !Sr) 1101111(iu cesa 'S.)[ell111111 t sodil ap PC11117.0 as 011
3716 0)a Ol(11:110.1(1 I.1 di/S;Ip 1.10131150110 U1111510 I .„gauolanwrie seslej,, S01(11.1;113 SW;(1101111111 opluilloilII) 50111371 odwea
e.)0u0n9ine 1,3.111011 el ap
SWJOAU).10(1 SOj 101b r
O ofecte.11 oilsanu - samou; suisa lId sepempui souoloeuu nut se; op
asad 'oitiuut.) ao,l •eppaicieis.)Jul uo ■ s!.‘ 1, ) 1112CIVILI
A101101 0110 S, 95.1110(11-5/1113111 S111,111110 Nznan e A 'waluan; sns•aap el:mal:J(0_00a A pepituptu e; .naluu
os 0195 01)1013111 y' I,
50[11' a1.I31712an11 e j S.0110.11-111t10)0 .1) 0A11:/3[01)1.1 011(1) I, 511450)01 501.15)711 -prttp uts 'mutat upeuutlatoap eun .isuralfta¡ wecl ,situadxa„ o „saletapod
Luy, triele 50511a saluarn„ set ezmIn istraid el cumulan; e 'opiwara and saltwl.uoa sousp
SOlflfill? lid A 5,111011 tiLl 113 pum irt.)s spin nueinal
ata) -epttp sol ap sopo-161dd sorus1m SOI ap SóW1laIA S332Á E IRIS SI/LIOISaJOid
l'IW131111111:1 1101:iit?2I 111E 0111I.1./II,12 131 05(1115 In 'srptum
5115 113 anb apunta) mut sou 501111 •soautla osei:mt a sopeuenunaop 11014
set 7101) (m'Imputa.' Dlsa nue usad 'one.qup_u)t) tumol un .1011 oput0suse
seistpotitill 6 [tapio un; ap LI O
. ltita0
31I13111t1I1211(1115 U/LIPdSa IIIMOr1111 al) ',)11111111 1I1 0011 ()tiple ipeN 211 OdU.Ina I,)13 ol17grn 0.1193114 113 IenSr umualunaop as stastpopad sol sopo;
ttp.itmettlA -)p op.isq la III/ ope:oteis Illt 01111-101(i 3S I:007 1171 'SaillateeplOil LUIS saittpt;otl su1 - ;1aq; se; supo) ;u anb .paup ageta y

•(170-10- 2I 100
20?_./ad ) SPLIZMILI 3[7 31135/17111 ó oluarueanf tul Op sandsap 1.1eInael
soiquiauu Ñus u 17:11040 N71 sol ap epueci pl 3111) seluoldip -aattlsa EILLIOJ ap ITILLIKII3.131II os SOLIP0113LUIIOLIIDI SOUNAOI iod
-no!gon un op.wpann la uo 'SDSDILI 50111E113 501111 33131 93511110D sepelo1111. satnlannf sepueg set e aman lepos PLILICIE 117
euecpn eipuTing el 'salema nos Dril) 'neo t71 ap sepuect ap
upptuoilqaul sosnu sourniu sol uo opemosqo eu ejailod ei i(1 MII-41)ct /J) 534
-Itaasa;ope sepulte; set ap peplApaP tIl Dna? 3[1E1 III ap epond
,,:soirplpnr sairplfocI soluonj el 11,711.I3 1100 1/[9S .1171.11t1,11U epand as 10.1el E153 pub ezuan u
011 elinsuoa uo 91113ILI1A1511I3X3 [SED OpIISIM PLI as uypealu -IDA eun 13 '0,ioielp S 1T7113AIALIO3 ap SO11011710E1E1 LI3 S0111193
- nwoo ap samoul sol ap uppewlajui el '..1e111 33LtIpti Uq
.sepueq 50153 17 ,IIII.I.9A1103 17117(1 '1E130S 031191111130LIODD.I u/Cocle Lus
se[ ap pupliezu el argos uo2enu eun 1111115UO3 e op!nc11111103 1214 -;;;HOS utt ralea eun 113111115E solanagine S sznueál
oDpeipow osinosip I3 OLLI03 aagos leorisop aguo onb sonadse -ltuu1 e uez!irio:›so anb solnu;su! sol •plogocl eiouosaul
loSeut eun eulepol sopuJAIlr SITIII?Ci 5171 317 01113111II3319
504111451p fiefi ,•9'onz ap 'hule II3 St?Idla ÁLILIO>l 1)5II17 13 10d Ola
-mC 1011 013!u! F) Á i6007 ap oaqurapT LID 1113.IIIII5 El ap (n'IN ID
:sepueg 511 op ou3m9uo4 lo anos uouudo ap solnaule umon
soue:nloureoupel souongraqua volad eun !(peprna el uo so;
-31ecle 0110 [0 JOCI A ( (usoans opeuopeaucsap ueuleT4 sonpow
71353311 seuput sepueq sin ap eun e optinduu) t7007 ap anztulop‘
anb S souT5ose sol uorani sauguib (11111111 ounp) 50113
-ou uo siurs ap 0131174 uo sone 117 ap 01.117I0ZalIaA 113701 un
501 ap uppclinsup el e (num Izo 'opa[ un lod d urcip.ul seysz
ap oleuisast? l3 :solquppou 50113314 501 1 ap orialo ja Jod opezu
seionou ap 01IRE-17W II) 31-11.3LUI?A111?313IllilIS AFILO Q11131113IDLII as
-11111133eti os sepue45171loca S310-111I 'S353LI1 SOLLqw) sol u3
3.ICILLI3[AOU ñ 31411130 ap sosau 501 LID g ISÁT '51IpLIECISEI aulas 511I3
.sepurq sej ap LIOIS -pon ap 011131111-11? 9I3ICTOId 51?Idla ÁLILION 01.1.31111.1 117
-IILLII eun inutz-lulroa 17 uepuge anb solepoupo sopnipe S lelo
-Ipn[ Á Tepliocl up11e`450Au! el 31405 d (seolocl le.rouu 01 Jocl) ,,•(SPIID e sea
ale seuosioti upeq S saluxp supurq op 50141u311u met{ 'epueg
50531)118 sonanu 31405 septiou uepiouroaluo os; •vui al It? SI/Mal
-31a1 SI17110II 1
el ap sonluanu soldan" sol ppeq) o;713[0111 131111.10 ns ua S (eD
operap uní ;tu opialucnu asa apst(1
-mble.n)[ S lupuueud ennamulso) semleituelú0 souousana sel
•(1:0-11-70 1 1111).4111Iti'IWA 1)7) onleimul ogan ug os uolquuli r e3149 -1so el op ?He sem 'Ond
peptleat so eA seluttiotA sapuaAne sttpurq se' e Jaula; sodnizi solsa Np 5onnu2o4un sol e onioluipel aaJouonal eipod
lyt Titule elseu optains ettirti 011 imputa rl anb tuiniapeA ap os tilmol nsa 011 • (durN uye7 501 op ()Sea [3 uo) mutile] num
mit; Lin eitrasayidiu lÁutionl ecpuprusa an1; 13 113 stattotaa [Hl -01) el X cloq-dul ()ipso ñ umsnw el [11717 Á 012371 'optuop Sa10103
opppsu; 17111 sIIIIIII313D 5121110 DIII31)5310p1I 1111 ap melasttse 11
sol LIPLIILLIOpald opuop 11)1133111S3A . 27,3C11I3 LI;1 011 3371 0[011 III?d
617 SVN:1 IV I ,.5ÁTINVII,, A S1NI:1A01'
.:r 1 l'IN , \ 01 1111 3 (11/II0,1 1 \ Á! 1,1 I1 1117
s9uoLwaLiniln 5195i11999,)Lio onb SO) epe9asos„ Saw 1191s1A aun tul) ulies919119 anb 119 sauo!stno
- 99 ){9;,i)!s9iLp.)(Istrj
A si)IPLumpL)I-xut9i 591{1919pp su( 9)4199.' anb u9p1,39
-Sw‘u! 913 um111 19111 Luzi979u '.)i)99L)91 (iniLiald 91153110 'Pnqncl SElianht7 1r9 (119s soppzunn 'son9dx9 sosinasm„ 901 9,p apop solueopod
urnutdo ollisnu •011111111131)s picipd un !TAL)) usan{ ol oplien9 A '3111:fluellaud
0(119 opti99)L9n misa anb snAppinm wo!mtil2Pan '5:1(701os Nwinprinas
-9919,1 di) opnuno ie
UN 941nArA1lAin[ tu).9) 9,1) sau9A9r
sol 9i) p s941.9919nii suwitiej 593(119)1L9pulai opuluznrai inN..) 9911959 Es ns e 1191)11913 anb seuosiacl ap watunu uel' un .10d sopeusue.“
-11:9(1i1 'synl zin p lipLLnuistio ÁtlIU SOpedSa uos :(S1231911199 SPZeid '0149110 pepruo el ap aneja
515!(1717 ip nypc119)(99Lit, alailinti Pim 9A11111suo9 opent?Clu als;y1 , solund 119 saulaln u souni ap uai■ nciplsw as sone soun aavn
apsap anb isounwil soomopad sol opue2nf ue4so anb Taded
c - upenluapl uopamilsuoo
A la leunisasap anb SE,[ oN •([70-z0-9 l opunw 12) „eianpuoa ap
tumaclaDiacIo4ne ildaat :Lujos sepuanaasuaa J01131 e osnpuI setuaou 9,p elauasne A Toiluoa ap me) uepuopina anb
daeloasa
opueati 'sainuopelai A sainlociej (SI)IP1305 sappp)unpodo
oseaulj opeAata 003 A sepuinlaniisasop sewuteJ ap saluap
sountual 119 sefluanaasuoa upa pupltpaI LAILO Lean Á elle-Rad -oacucl ' [ LDOS 119192.1101111 ap 59A1112 una SOUOAQC:So3
-Jaluuu e uea!pap os ugiquiel d peplleal ej dpnpautat ap seurape -pqnd sopeclsa sns op asopue!daule S soumaolne Sal/9MM' So[
somam sol d uatunsaa Led - oinnuouai JeaunlIeul u9, o U OplleiSLISe ella anb 0An3lp1109 1 opeldepeu! nano[ 1111 ap
tiS unja
-emplo.u.1 ns ua Sol
sol ope2n1' nal anb [acfecl [a autos asnal Sa souuperuna so[ uacipal anb uain_ut el 'cnuel Jod Tunda/Jai
-oz.valul agua and (
sodni2 salsa ap elaualsIxa uf aPULI 1191147) pepupos e[ e opeldepe sp as ou anb uapai uanol'un ap
again, :al/iris/roa epnp PUO nese son '01F) Op0110,1••(Tiog ua2eu11 vi 11ULSOIU e uapuall uppealruntuoa ap somatu 5014
°mon) suoluma selsp■ al ua °sun)» a (imanan sjod a 011103) •( ( auopad) on1)aa103 alga e 0139C1Sai SelSpel sapnular
jellOpilU epedu amepoclun ap soalpopad ap sairmunuop uo aeolillsnl. ueppod plan" 113 anb 'permeupinio el S epualo)A E]
sal-u-podar ()peludear 1714 Pula) isasatu sotuppl sol u;;I .(seilJa 01/103 SPILInge uoa eampuapi as SOIOUlenX0 SaU0Apf ap epuas
-ode opnuatu 17) salepuoci sisalodur seizau uos anb o' opemoo
-uld e l (IsV )-97 d solnuiw07)„souepeplua sns caed ean2asuu
-sop aod uep anb Dfl supenild seuapea LID sompunpp pepnio eun ua opualmAuoa elsa as enojo:mea .sepuey sei ap
Imolls Á-
piral tu souealaa selsgeuopesuas soms!Aa[a)suluellald oihad „ :euepeprna peppnXasuT ap nualgold un ua opuap
sopeunuaalap loa opefs'nl' [acled lo oAlleoun12-!s sa -UAL103 p4sa as A pepapos ansanu ua eitatu100134 e opuezadun
msa anb puannf epualop‘ up euuot unanu sun 011103 SOUPDIJ
•(q0-7ot [ is,opnoly 07) sonopuiso ap [olmo) -aLUVOLInef 93113Anrap sepupq gel ap ua2eun eun 113301J0 anb
uunuislp as Á 011391 10p S1391I4 Sej opilanifá!s Uilpi?jSen U5
soft.) sopo) e L1111UnD sa anb O[ atad isolpatu sol ap eallgioapT-03
Imotl tiopemapp el ap uopuni ua ( eppou el ap mualutrulo
.(90-10/; I d (g) lb) o!! lía sepuoianp Jen/10311a SOLLIellpod - SULIDAO[S0)80 E lezgewátl
-0111191 un op „eisnibuoa el„.nuMI ap onooRto la uourcItuo:)
'solualanp s'os elset¡ 'ellOtailleu lía mos!xn anb sotlift),1 su, -sa anb seltz aaeut ou 0143 34 alga '10Át?ILI zan ppea su peppn`Sasu)
ap unpdaaaad et apuop opunul un ua 'A •ulaugnpulpip ,.!'epueq
:S911'JA91 9I) LLI3119 1213914) 09131491 el opez.mjal 174 olsa 'aluaunnuoinnyi
sorsa 11:111;111
eS anb Lepos 'quin/v.1d ap ñ t?Aurf.lau u1)2et.ul el na umuolte
apand anb otpau 'elsitruotousu as anb and ele elanasa UnpVIU . (L70-70-L7, '33079 L27) PI-113(157

-101111 17011 .11?p ualans soamoriati soisu anb vpuels1111ano


Uil,I990 3111) suptieg ap 191a3017 leinapil?Sap s9, onoarcio 13
ep •solualom socInül soso nen1ann pub SOUP9L1911.1P011nei san
9,5 • Elpasa usuald ap Oil!) unftu iu uuhunbpu
ou aluatu101.13111e Anua] ja 11111109 Je111317 Op7U9n10 174 anh tiopolui [ap
anb sol 17 osnioni '011195 19p11111 n 11172a[[ 1517 !Orillen 9,p 1175111 le 141911 Lla 01tiOnti eli 5OlellIS'aS1? ap 011191111112
177 vs()11. myli N:1 iv .,svosysi,, A S9r99A01 sitr.usva 5 ( 019:1>i '01/2103 'I '0541.01 :1 077
-11113 UOIa12.10d.10aill Dilb allaILSOS 1101allUaSaIdal uun as eib111 anbunu 'ulanuN ap upulÁoad ap eloope oftge11 op
1A03 sopen- ag ammuuulduj sopugaul :sapunlina Á s;)[uidaletu
°pealan., la iod m'ulula) anb d.topena3 apsap op1n3.12nu olnij
505,1113W SOSI?:)Sa 11011 'ulbq ¡Unos osup PI.111 ap AOld onbdel un ocut >al iouudsa oprIsH la '0661 ap epuaap tl ap sau o y
-oasu pupa ua maitu4uu! uopeigod eun I? asiaptialp aqap anb
(7007 t opialnbzi ) salelipuej Á Sap?pOS SOIClUIP9 SO1 ua
e ermararal uoaug 1011) sorianbu muna S01110-0bld 313 91.113d as
ti ap olusluo2mold la Á eapIlOd Ppl1910IA ep u3 sopeull
'11'130SLIO1'.)}Triang el ap onpalq0 olsandns ¡a olifti d imuoj1101a123
-po sol 1u 'eutnuguloo eallgodau op saluapaaoad saaarmu SET Á
-11112 el 03 d opui olio dar - (17007 'auopor i) urouedsa in:Tapas e[
souum ud sol uos ueolosap as sem anb soiEuopeu sodnii sor
soupapauwoupe[ so[ ap uope)dupu aiglsod r,l ap Á „oadolna op '0661 op upeupp ui ap sopelpaw Tuvo-11_1'1110(r eaggpdaN Á eur
- [H„LIOD uglaepad uo 0111231.191111?0U1111
- 0Ill'UlnPLUI pa ruopunj
-tuoio3 '1opEno3 una sapualupg SOILlant103 sol ap out? owsp0
muy) ap ealaau sodpoaloisa uuzaoural o uaÁnalswn as S03101
-sa annunp ulunj El ua eausuid es osindun 3)53'1007 op s91113 E
-oapi soisandnsaul Bolsa alCipS SpUl Uddal»Ci SOU 9S' anb „S'04.70„ fi
000 587 e EgEd as 1661 3p saiuuu t, soueapameoupel 000 OL ap
SOZWIll napalm! N011 as 2111) „sodio„ ,anb oias '„(11,10„ A»)(19'31) ijsv •uopezuolual uupe[nud ns Á so!.unufflirui sofnu so[ ap uopel
eaunills 011 °goal{ asa souporialueoupei salue.121t011 ap upe2 -oíae uun1111101.1'JV ap sasyeci sopua S1S1.L) SU' Á saielluao
-ati e.l ar.)1111S1-1(‘ capswItql S pununa pupuule El e Á (sal sasjud sol ap saielogui supuumap ser ‘01)111-13S alsa 11] .(0007
-liuoiodoou Á sareluoloo) soin.unsul sozei so[ e (alualuaÁlloo sa
iouopari) musguaaggoau la .10d sepelualsns lenuan.psa alsnru
OpLIU113 'Lladr as 1011PdSa opeisa latía 'S0111? SOL1111e aaug apsap
ap seapHod ap 110191?911d13 el ap seprApop SP31111911030 SC1
( opul un do,' soppa.u4odula o salcipd suslud ap ua2po op sala
10d Opi'll.li)131?JUa P,L1 as 0661 ap upudop el 'all1PISCTO OU :P11011;111
-ni soslamp ap saluapaaold sutilmur se[ al) sopono2n11 5O;39Á El 911 over 01 e sama:Ea:11p Áruu seutioj opeuau ueg sumapxo
-01d sol op pupdbichnoo el Á peppuoliamiag el 'pumsramp ep
sepulanat sispo ser (Eupwi Eapaluy .1.1] souaqpro A soulpuu
opuzguilsiÁtu ueg eliellunmooLJl uoperdp_uul el al/ros loued
-UOLUalLiglinaId 'sour3p9tueounet saluel2unul opsawa2upuoo
-sa opuisj ¡a ua sopeada SOLII109.131Sa 9051aAlp 'alurnsgo °N
apEpeaputuaoluonej unbsaunaej uos 'orequil ap opualawiap
•(5007 'acopad) oupsap UOIDP1111911.11Saal eun -1103 munfleuoTooreil sello anua 'saiego12
ap sol ua ouioa ua2po ap saie2ni sol ua °n'In stip owoa supplaouoa sapepnro salecbou!id sns A soopHodopos soler
-ILLIPJ ser ap (su)solig (5E)501 ap suplunlaclxa seo ua Á salupun
-mea sopu njani sol 'Idluouoaa ns ap uopezguuopeulaiui efl
991.101a12(1111711?01 ap supenepom se1 ua aifnulg o oapsamop
seluoioa sunpuu sns op aluaulealseqsaluapaoaul salueiluuui
odndR iap 01111 ap solnalgÁ sol op uopepo'dou el uo au31/112111I
ap soupsap sale/fungid sol ap oun ua a1IDIAU00 as 10111?dSa OpE)
anb i salruoyeloua2 Á 0,10119 ap SaU0larla I su' op ounnIllUp01.11
-SH 'riada tosa uji . 0261 ap epeaap el ap sopripatu apsap eu
-01)P9.1 un oanpolcl as leuolouu.lantloliolerui 0)X91110a asa ap
-013'31E0 ua supeluase oupapauluoupel oaSpo ap sapupuunnoo
011U0(1 '11.111.1111 laA111 la Lla Sal101aP7I ldun supunjoicl coa Impar
suilun op LiaLialAOld supuuq selsancins salsa ap scugulanu soq
- OSallaid un U3 s000nnInu soloaÁaul 5011? QIIIIALIOD sol
-Liar mezeicIsap sol ap IIQVWZIO111,1a11?-1SH SPI.1011'11111 sellar-lea Sil
op uoqulsa .1uunici oluou salannu seo tina sourniauluoupui sns 041t1') ".11) 1:31).),I1?(I 5111 II.) JIU!)
-Led SOSIanif1 ap sowaluluzu[dsap iod Opri).11?111 I'1111, 1Sa 'sanco¡
Vil_( S,” 10.i.'
-110 IIXX oláis lop ozwn11103 ¡51 dsu)souulguiolou (se)sourpepnp 'S):11P.1 ■:?? ;(11107,1)0,1
ap oluanuezuldsap ¡a a[cllsin aaeg as Joualu op anb
-une d oulsnuisv muoiauull Á ppputry °Lupa sapuinno ppm saleta VX0'1.1D11 V1:1 N18
-udsaoiaos sei.unaaAUJ) ap ()mutuo un 00a 'ulu!suru as ÁlUalaar VNV.MLIINVnN1.1V1 : SVIiN3S1}1c1

1:77 kil SVN11.1\i'l „sWINVH. A ti'INI IA01' I1 1


t 111 . 15V..) N 01 011 ) 01/110d 777
011101) ri 119p111110d eltij I'dIpld)/P 1411111
10d ,'I' 1113 os dlli).111!III!lar ',/r) Pillan/id la ua 01)1' SI 1111UILI,1 ON 51511?d .10d 504 1111 1.11PZI1d5gp 501 ap 01111 epPg ap 5PdP10 513.131.11
-11d 511 111 '1.11`i1.10 1.11 SO1p1111 503111.10110330130.5 51101335 Á sop
¿O1133(151) 011103 O U111113531d 011103 d (1?13 -Up1113 gp 501 113p030.1d 5111111111 10d IpUp 11153 SOIIE91.1911.1PO11pP1
-05 PpIA U1 111 0(1-ran3 ()puntica agrau utuse)uej un anh 115 ap
S01101111.1 5010 501 3p peplaualoimull tri .smped Á saippul sns
LH 11101 III? PI:la:101d ap 113gdSU KM 11 tpeuonsona
pepfluain run Jod sopecinlual 51111'3351[1TP Á St?11111 '5011111 U 011103 '53113/1p1A
0If111111.1 11a asopuaftnÁlloa I tTIA ap inuinj
-111111 50133Á01d 1103 59111A0r 991.10.1PÁ Á Salarll 111 1? 011111 aÁr113111
1151 10d soppinu 01S1A IIPIC111.1 35 01.1 531(11 1/11)53111A0[1.11111 011
- 011101111 lap umsrwp el opueluatum r sand '011100111011135 ap elsw onquoloa pisa d olecitua tus
anflisaacl anb Ir opeiluoa
mama optleaoÁ P.017313 011 011P11 ■ 2uttul msa upwaiu 1111) 113? •011.101 113 115 Á PUF
-1111) 11 111 0p1111A1A 0111711.1111.1P011I1P1 1131110 ap 50111 9K ap 531011
'Laluinsat oulup.mc126 [e ezmnIs!AUt a sepuect aaatialtad 31
- uatunisantIns anb aman Iod sop oseasa la {unos oueamatueou -1111 000 04' ap sem ÁPI[ 311h nmodns sowapod '('ala 'n'apenes
i esseltal,) euolameg ap euemodoalutu uoplaa U[ tia 011103 151.?
-1111 1/1A0[ tap ocIpoalaisa lo aiin.nsuoa aluntuutop mieul2etu!
1 (.? 111010:) CHIPS '13rencisoH) PUP1110d0113111 Pan 11p Sapl?p1113
¡a 311! 101? :110011151 P 011101 111 saluaKtatua sualletua[qaul 1111
set ua uopsat anb sol solueums sopa e 15 •(000 qz soun) soue
-Os anuopcaurat A souleTunlatel aluau piad upas 'opa 10 1 (soue
frz e 91 apsap PA 311b pepa ap Od111I 13 ua amaturepadsa 'cuan
-[ ap saumatu so[ e sotueLwasup 1s oluap 10(1 ol)ena A sop 31)
- uu) sapepteuopeu selsa ap nuaÁln- -pea el ua ()mamarn 1111 15.11210U gp011d unbune '(soue 177 A 9 [
uopeinod el ap omup lod
anua 000 51 SOLIO Á soue f71 ap s'aloman 000 z C soun) ins lap
sop Á out] 311113 31 11111112311.1 11 11131.1111.11931da1 isoueapatueounei
eapatuv ap auanwid pub el opuals anlis esmatunu sew 311111
1105 ou anbsaintu3ILLIaoci epeulimuoa 1?1111.51 ualquiel uopez1u
-eXao ns anb tw.tez[purgoicl tus „•(sationm eiJoÁeul os ua) 000 -5110pe ttolanlSuuul eq'50311)111A 1105 (01ua[utineu ap Pipa.; 11S 01d
A 00i, 111113 11111350 5131111131 SITU11 e 1.11?1.111allallad 1/1b SI/CIDA -maca loe') sopturpapsolepsoluidtuals ou '1131B11 0[15 '1501[11p1?

-0[501 t110113.1179 :lp P13/10(1 PI 311 931PI11.10 901Pp 501 1111.115 501 011103 01 1.11?1 LIP5110g os OLI 53101111[ sol anb eA ( alcieu souatu
11ua10uun2as so suninfznung sutiaAur ap uoaped tpusuau
•0111153p ap sale2n1 sol
na znueznetupsa 113211101 eun 1.1;) opeuuojsue.n en us uní-) upp tunau[nocl 11 113 amameamp LlUSUCI 35 Seu1St1I ser anb ap 0110111
- gama '3111E121111 119`áll0 ap 11 10d Á 531P10110 seapswtnsa ap ene' el lod twinalea ap
51113AQ[111 110131p110'.1 115 1111-11101 113
1131pp 513111 Sa SapCpg 10d umanwrislp eri '(000 L) eurawnu
matan somnaloa 50)53 SaIln3Pd5101105 A sawunsepoluaÁtui sus
-lainp set ap supluuotunaopos senumulip sept.-mem seis-3 op -0C1 JÁ (000 5I) 011)(1 (non F.I)PiCillt(t)3 1000 ZE 501111)
tusad v .(1.ina ismaclou-clui '501111312- .10p1M3'11 1105 pepwmpe el ua sepuTuasmdaa sem seri •supepueu
11/111113)5VG113151 Á 511P.1/1 1111D
d (501111503 Á 501.11U115) 53j131101 2a1 ( -01317.11 511 1111235 'Sull1P..11 1.11 111 sol 110.111:n!dpi o uo.w[crop 35 600K
(so 11P1111d '501113311.111110p 'son Á I007, anul •soun ()llena sounnu sol )13 oflip i 01 e uoTanjoisa
- e!ciluoloa 'souetunenua) sapmopeu saumucipuspe 5311,1glapp
ns e 113,111191 35 011.1P113 no < S1111PS3-131111 Anal 1105 IMOI13.1P11 111
1103 U11113111A 501 111b 5011 50h14tuci?Itu 501.119..1"J11111 L103
3p151.1 31111 ULIP31.1311POU1111?[ 11 Q13a1211.11111 P1 31405 solup so-T
((se)sopednaosap (se)somlialuns o sa1u2al (se)satopenuien
'so/m-1E1_1110j solupom ap o epepunaas apsinunwrosu '(su)snfill sus unos aeam lamatulemie
d sulpellantu
'111i) Á 0111?3113111POLIDP1 U1:1110 ap (su)salopereqe.0 (se)sol opez
sogaugantu .(SP)S0pPdtlfál?3.1 51.1011.1111 Alelpnlsu e 311111,111?1.1
-0121145a 1111 (y/u1)1m01) un 111 anh 1
-P4 111110A OpIllUA 3111) 51111A0[ e 3p1.13.1d1.1103 P110111JP{1 111 „113.1 n ing 0111511111111111p1111;„
1111 113 septsen noismaxa np 5Pa -
1111150.1d 121.11fll 1311.1P0111 111 p 111 ligAllr 1.1211.1 1p 11105 PC111 111110111111?
'optjUa5 msa 117 •111410 opputpluoa un{ (so:) tuapinu Á somoliatu
111 5g1P111.I SP3.112 apsap osnpu! '50(114 solpam soanuolloaaap i soatulocl) soaq
-OS saunias -tu? SOSIgAlp gpSiip 50pal3lLa■
opepeáau 1110(1 ( Pd1311 171Ill 111 5015111d11Naid A 50d110111157 S01
-s? '0131[11103 .11.131132 gpalld 0105 (51?)5(41111 50150 1p 11?110
- )1?:)
S77 VN( 51 NI n'E 1 ■( )1
541'1',INV3 bI37.1/1 :) '‘)17;10,1 'Vy1,1,1 :)
stliulpucincl soualutto su' J011 opu;r;:au o opunn0ip: '011)W1109
-17cum HIM!.¿o osaid 1[0:101 awnoci JuitEnnuci.; 174115
131)3111111,11 3J1 1101110.4 A LIOI. 93111X3 LIOti :. 01)111.13S311 1101 uenunuop
urivuos salen'.) sol u '(suls!suii) al '9401113 S111110:) 317 LIOIS1.1(1 L1 LIO.111fill 0001) anbri..toA enanN
rsuosv))w) sau01.)uu ap „opuuly.,„ lap noprflostun cl sírci un seta)/ sano 1011 1.13j)
lunti)t;!p 'soluaunuzuiclsop so' '1.19IS1119X3 ap ()mandil) LIET
-1111.111) 09 ñ 0:111411111 utu>1)93 el 110 10.331
-01.11931/ Dti 11011110131?.I'ill'S 0:)11111 laA 111 1131)1LIS SO 01.1011.1.131 PcIU )1"1 901 oPuuni) 0461
.(:)4 upuaap el ;(i.) sanu elsey 50 011 ''34) 'souecnip d
la„ SIq su' raed 005130u1 90.)141_á0a7i. sottuaantuop
soplo r souanbp.unianci ti`á1I1S50s.tamp uta(,Ulluoa opuuna diulpunK
-S;11110113 S011111111103A [11) 111SalCIX0 OS :111.1O11.1131 Iipod 1107.140 17/1
-00') 11711;3S vi op pftuj 11 ualtu) LID soOnts mDliyulajutua
110111111) r.l .1111(111.1 31) 131113DC11.13 1711101 01111 1105:otipcpn .1O1 10.103
°ppm»; 0153 II) tia -1)11)1112111917 1?1 110 sasuanunopulsa supuyq
u att,u1 su' nmiuci su] ssnlouou o svu/p/omi se! lp 0!apoln [a Joci
saloÁulu sul ap uun soputamstun- (N7) s'ilttIN upul sol ap
'Tu-masa:111111 ma.):)0311{001100/ u(ip?ul; .11?211 01/[1113S Ilj -01sR{ 15 1 1007 d1A-101)3211-1 1007 1 7V-/1) 11101N X1661 d pismoluur
SI?31137t0.131311 LL1 NOS 50)0.101101) sauoisold -zatpuys) supuzflupouiJalsap ñ suhicituoa spot prp[llgel.)os '3p
-}C9 sus lu111ly0 (nano:hui! 0-isa y uutillaspu 0s sappoi sopo)
sytuaoi ppm.' uopygoAa con Op11[13111113C1X0 1/1.1 31; sepu34 sutil
sol •;)nbuny •salut -0 suuoIxauw) saicirlptut [un woopuustntn 11,"3 ‘31K14/11 7761 'Iptisuuu)13017C1.111 11.`ñ'0li1l tic
uputbuudi ap '.)!Dinis1)171111 tia 52111)1 11111'.I S'01 I! opu al-pu- Alma eq ap 5015117 so¡ Jod epulpniso tau ingsytu 0111911Ar»Tel A uputnos
-1731 3111)01 1 (1(101113 110 D11101.1A.101131S0(1 A 11.111111 1?1110113 tia agla'1eu0111J04 upuuclui 3)) 0j1)1)011.1 13 Iva ornpull os ant) 01'5)1
V
-Intuid) inuopuulan» uunsuucka el lunnhas 0l pm013011 no!snup L10.1311) soianou 0 salpecl SOÁ113 SOL11)AO1'31) 53110131.1 31102
ut V - (8007 isoliJug Á uoi.tatt)on) 1, 111.1.11)1X3 Á SI?[1.1311.11 S11.1a/11 S113010) S supLin:-(os scl 0p Harci aocl ¡utOpo 173111)3 1)11)11110131
ti1S0.191-)OLI ',11.;0111131110110 1101115..; 1)111) 11 1 A' '1301111111 k PDAfprd 11 317 „rOunt uppy.10cIrr3a1„ ap osa:KucI la 1)03.1 soputi 1 sop
.109 0.1) 11S111 0111) LIO131S111 11 1?)SD o.lgos „14911111013.1 39111„ 1)50 91 -145:71 0)) u0puzunwn ap 05a00u11 [0 103 stpunritqA .(- ottaLuulia
-utunp 1?puzqu1.L u.,14o./20u40 tiopulisuÁln (111;110'á'n5 mut UO3 -atIsa unIsa sanuaÁn(supuyq syl )nbuny . 5/40.1 lop oiapoul i() aod
S'011,111LIOD . salupos sapum pm! A 01au0 ap uopls1du103 ns uppluasitulai )1;lij)/211010p12,1S'd 11ql1:3.11)1L1) u1 '10211) lanuici 110
ua
intuid 517W v.humni uun 110.) Á opuzIpTankuals0p „wpos ontauu - (1007 'zounw Á exiai r.y.
,007 (sopleg Á 110110111
1A0o1„ un u otopra:) spui ano mant{ ut Il135lti1 /11)0111 1110 VOT) -0/4 :1-,7,61 'uziuK) sua!syg sapt.iunu ainnin tuaulsap Y0L10pOd
A 111.1041.1./D1 muuci 1?[ Op oi 3401u lap uols.mAu0o, el ;modus ouryi anb sui 0,14110 S0-11114.1IA Á saluiguasa.ui swacianta Á snueapautu
(salopi I soldan! sol Joti sornuouA so)xa] ap uopupcituoa) N7 'saluci0p-1 S solu0o7 sauornpull umlociupatÁ as anb 1711/0 'uopulu
nuctm el 11D 111904[113tiap 311I) (4011 soms isol)inut IsulsrAa.) -tojto el 04 tua sapuarm(stununa 501 0 uapuoctsauo:) anb
-50141tum) sapuniing soupponpold 0.p naos mut Aulauo. r Vez suppqui sapuplutapf op unui. 1S 'salí: minagns sauopiptul seprA
-01cl11to ;»; .1111w. 0.p Arhtucl V . („suaan) twui„) 1111[131L13. 1 1101S.10A u0Án [pon 'sapouaird 517)114)113 S11 A 1311101113131.1 17.11111119 el ap
11 .').1119 S311(1S'1)13r.(solipPr1 S0/L31 sol np uo(n3N usompoctopoi) sutu0pu 'apuop o/ilanio.kj opouna4 un u0 tuf(1.Ins sompajal
[0(45N '‘'(my ap sotuucpny gni) so) r san 0A0(soi ap saituni ¡ni sapup(map!
ÁnOui iy„ ap mot o1/ l0 tícn upuzlutugal sa
(sonnoF Hyptunajtm ura¡citti)i 1q01 pupuum. uo) 0
alcim 51m 1007
-uuct 177 •(007 'sonio)) turinott 4uplientui 17[ •,)p unapuoa el Á
t?u(ol pupn 0p! Hl al) uppr-npu!A 171 IIo Ivimuai) ingruloci seto - sopumidnin sn.osvniu 3/9 fi
(mut,/ onnut 10ty W1111)11:7 121:115IINTVd11)
u(n(y)a.up ('1111)1'¡ 1;111 U .11?"-) e 1131(11U1) 3111) '1 31141, 2111■..] ).131111 OA
Allinhi ,',” u);I:uom( aa nawiltio 1(0511)5
-atm un u 3fs'4 ID ati 9661 uy! •OLLIaltillS Jap11 f1 01110.1) 0pil0 05 Á up
-u rici ni ua 011110 (p0014 ap onuu04nas 0(114 oppouo()) 0V 1/4.; ft>111.1111. ) di 11; S.IN0131(1V >LA :S( XI \R(V(I

) 11 \ fl N. 150 511 .ti0(1 \XI]. ti'INI 1,1()I 5.1 I 1 1NVD JN (11 )11 ()IZN(),1 1 V \ 1 11
antatti[un;i1solloponte 501 ap Á sita`,--i?. .ID sonmstp ap sant ou'iltu
- ueSdo intopultsuoll (lampa la u03 aÁllUL100 re 01000 '0I1dUm
sol ap saintaAni soun[na sol alma sauo¡xatioasap Á sauoixau
-Da sul d o'ilautitua lus - sutu onquae un ua lruonnl pumuclupos el ap holt [a ua aaau
opftloot? ap sourqui sopodsa sin uo ola
- is 0)ur-1'10'10(1ns omiuzluulio lanar 1111 ILI31314 119I31110A0
uulOpo as supueg sol ap saleampla sumud sor ap autId
utiong lualdpo ap salutinftl sapoppltapl ap uyraeluu PILO attocins („snqp1„ o „sauotatu„ SILI1PA op SILILIPHI? o SDUOIDIU
ltuow e[ ur -LTDILI03) s'ourmluil ap uopuata ej 'sout? soumm 501 urzi
-nisod pub -(7007 Al
osa nowm ¡u asad .( 007, 'ati0J, Á opiptib) odniX lup
2661 d uxia,,1) uvaN ap yiund OLIWILLIIAMI ja Al gd eines, ap Reputo
uolsalloa Pi luzaoial weel souaopp so-
mamuja sounit? ap upp
aldepr el So lun)jqug sput 01 anbunu I SIa11310I1pu! o 000150d0 SPILLIPLE SU[ toa 0261 ap epuaap uf UD OGIX0K ua oipaans outoa
(
'1/ l011014pupp! nod uut-n!s as SOLIU0pall110MILI1 SW10,19[901 'pm soprilutod Al sopuzIppounalsap SOLLI9IIIIIAOLLI ta sa[eTJo)ul
-DI suptteg set ap ti0puunolsutu4 ap sosaamd ualspca rapatuv
-
01inagns opealaut [a.lod smsanclold soppout ap olunfitoa aisa
ao upuitnel °Jim .(17007 d
u alual,.1 .( .ala ( suopuitnsua I outcvap) „Ltopezpoutpsa„ ap aluals-ts
doq-dni) saittoklutuu ap Raundaa -
.tad osaaaftl un Al sulpaisp.us ()U soots?q sapopisaaau 11111 ap
-01 sapeptug saptuul sol u sualtuLtallinS SOLIa tu o sud! supout
outoa ue2all isoptun soppsyl ua 0 aquel 10 ua uunpap anb sauoisuol ap uopuinutnau ei F 'sello 011103 'paran.
-xa uotanps Fun LtaÁtupsuop - sautua2a4u! sns raed SIL:n[0(1011S
asad 'anb somsa soAan u ap caopetpaua ap Fular °data!) olusult
0/Á SajeLIDILLIII S3[101011108 Al somsa.12u soutattuquakma :sulanp
11? anb Al '('ap 'spout 'speatituls) aluaulluoa ofmn pp saptmnp
-toa ap sod sop aluatunqn2a1 aanpaid anb 'lesos odruI un
supeunuaapp LI9 0961 ap opeaap r,l apsap sorOans SOIIISD raed
aulautuaism aÁnmsua) wipputx1
opuuuosaa ap u(ea °mon pular uní) oadoana Itoia[pual el alq sapepIntpe e sopeo
-ipap (solgutaitu ap saloua)una sopen) ompued PIJO anb sap
uatquim aaPIL os lapud 111)0 -10
(1 .( 266 I 'expi) sottinpou -anal seto sauopuzutulto ontoa uopuatuta as uatqutel fsenuped
saluao[10(1opo ap soma sul loci Al ' S3021.10pIpPli SOLIaLU o sem so¡
DLUDLIIII011aLLILTUILJ 'LLIJJEILi laA BOLSI-MI EL 011103 SDI1CHAIL013 SU)
loannl S01101311 90S17 sol lod tala I soursadUlpa 'samilepue 'son
-r4) saluapai Al SIM2PUP SaU 0 131312ILLI -lata u sopeamap sapepullauuduoa ap sanadsa uos „SaLlOpPU„
ap sopuploid sanano{ SPI LIoptnyyd ur,.[ - (7007 deianzua[pA
aocl Opnuaw r, selsanclutoo 'EutlqIn upoiliad u[ ap suuoz supon '2661 )0 saPlqn:) 1661
-Tuatapp ua 50111015Ixo °pan{ ap suippurd se[ d0 [1!a11 0661 'Iezules) up!pd ej ulseq Al uopraluntuoo ap sotp
01LIP) opmuas - out d uknuoa epuanautiap (
-Jada' d ioaol ugla1p1A)111 ama optnuoa ua lituuta Ropetu.tu salope t ezaKhult ap Rau
laped uun aod -
•saiopannu u! a salupalout solttautap sopouptuapp sopuisald opuiado 'til?LIPCprl SPSULLIDIL LID S0ILI?ZILIL?2,10 SOLII3UA :011.1910LA
inxamoa un 11911911A IY[ ua ezuep d ILDISLILLI ap solad aluolp
LULLIAOL anb vi op i[uclt0 ituann[ultaasa el 003 'sulauutu 5111111 ap
-out optiluoa ja euutel4 anb EptA ap (pulsa olla 103 Jeatinuapi
'opeluoa tiouloi °pupilo (oue)llociallatu 1?0.1? ns Al ouopaaug)
apand sa-[ as 011 'd011-dIg Ein)1na Fi ap soalcip SO 5131 S011elSald
upl`Mae op ao2n1 ns e auIall tu opa) argos sa
¡a o >unid lo 1111101 nidalXL/ Upuopudu ns anbunu upeutae unan' esuaului
mimo) [ouopouaalut uoNtup ap osaaold un untlautpadxa salen
o (oJutuloaa 111 la sa uppottoo sem autatu rÁna) SO0101911090
-01a1u o goal SOLX0)1109 soputtutraapp ua irSans op sandsap
samaria sapuoil ap selopaasod 'suptrintuSID 'saleuotsajoad seo
;)/lb 'somsa sorsa ap Dutip? e osaa:)u omual uelgeg sauanol'sol
-uuci sui toa 4punjuoa agap sal as ou (salcuultua o) souti[ips
-sa tw2i.to ap salu`fin I sns oto anbunv • smompri
alCILLIOU
¡a toa euedsyl u a soppouon 'Raluarninagns slauttannrsomsa sol e tu (sutuflajA o) saolati u tu .uanpaa apand sal 05 00 opone [0
lod upottlasaadat jrnumanuaul).0 upp ■pni) el 'au2111.1a:Lial prILDIDS el Op11111101JIla :SOULLINLO0 110131?5,13AU03 Al 01111L)113
ll -00 la 110 uldnalsuoa as :12AILDajU
•(5007 (13X1a..1 Al lIpl11271131) umnuodaoa uopoilug Fun tos uatquiq
'autautuatRiptuud optaalquiso u apio p opueuusap I peptiututu
-oW ul u solsando sa¡oraos sol ua¡tulADut somuni sol 110a o opuz
-pa ti ap Jiu alpactxa ¡o u apilar uIgSaualq jap sopepalaos SUÍ ap
677 SIVII N I SVMI IV I .SLLINIVIL A SI'±V0l '
sm•1515v:) N olmo. 017,/10,1 'I 'VX11:1
277
- 1011153.11d Old1 1- 111011d up sou)(1 'ounbueig (TM '01wápp
•puaann lod uenrup anb soluuou
'uppsnp 11(1(.1 no:) en ann iouedsa ()Juin I.) 0/111111 I 01110Y)
11150.1 I! ovoclup as . 01(rapp Joci .robe -rusunu soulsa )r) Á umodopu ap sospd sol ap l ua2i.ro op 505111d
5.1 011I) .1aA a31111
111111.101C-.1130 OCII13 111?j?‘ 01 01113 1?15111 J1 011 anb SOA110.)1150.1 501 ap szlemuna 501110111013 11131310111 anb „supetu
010d
101 j1I0I1 ( 121 I? OA OpLIJI1110 31 01I J" 1 10 onblod Oled un opup -014sopuppuupl oms l epud11109 11.111)an1150 eun 1103 Sa1E11011.1,131
-S11) as 1?S 01)11110a 03111 Á 'Sari sol somucll aftImps 'unen A 01110111U111 uso soditni uos on. eÁ ( woz d uaop91414) „sapilsnp
-Tusad supuuq„ sps3 •(suilum) rei`lau o (supinbun)3) leZo[ oul
ammionle 111 110 05.11?.1.0111 1 M11111111003 -nsuou surcutuul sui uopuopse.0 (s( !narl o auN) s'alelad:num
pcloid Juuopuuqe uoppul Fun 011103 Tan '5111.1j1W •501117111 sualum se' (anua 'anb 5020-1 110 1.1.01.101.ALIO1 05 S011?113 S111 (5e13
-
0111P01111111 S91.10A0r 5011110 531111811.1111 5115 31?3911C1 uaanuoaai sop -0134 se[ E> ope741e4c0 uLt puyan"! l
-11S1A0.11110 5001113 501 sopo) A 001010(11111 031,11 05 51.1113 11011?[91) apecl 17110 .10,1 '21?d el 0411
35 CA .11.10A L'A011N 110 (Turma tulan LID 110150 PIKE1/01. 511.3N Á
anb el e eppaded pepTunwoa 13101 1e01103 911 peppaaau uu
52111)1 1111111 l uumaaien 1(0 anb a[cusocl sa muuu uelungaul 'oa
•pennowp 003 111?“111117 OS 011h [13 0113011 d siur[oi)
-uspapuleo usu2uedsa ns 1100 'anb N'] sol Op sasuarnunoppso
-so 5011003 SO1 Op anuap 511104 suul S1?-1111110 IPSPCI E sopug!Íqo
11011 35 uumaaJell ua 0111) 5e111101111 . supplp seloti 0141701 0 san soinudua so[ ap solgulaun 0511p111 0 segojouax seuosuad 'sep
-uncí_ set e sounxoui solouecIsa 'elooll o unbeÁenD apsap soupel
13 0111119.1 05 0111?9110111130111111 03115110390 011111021 PI mnpuanpa
sanano(' sano i pppevy A eumaateg 9p sepueq op saiquiaun
eunusls oilsan u u as.ipclupu uiud undulan:pa anb pellnomp u1 1111
50 '811SIAD.11113 Se(
pn.ranu uapand sollo f(punci 50;11021101u ua supelp S011013110A
0111100p1.11?9.1111.1101 anb 'F13 -119;11./Alp Op omatu
-10011 07 011 513111) 131111A019 ,£11111 umandpgied eun 11011911 solo]
-ola ()110 1e4nC apuop salogiu 1103 sauTp.rer sonanboci o sope('

nue:lune; eaunu Initio!) sesea senultu sns ap uuoug un!) 5011 50)50 ap oun'iqv •(sumau osnpu1 loowed it? Á— ealsput l udo'
-macipasap su[ uoa P1S11111.103 SPI1011110(1 Anu 513111101AIA outoa Ppuect 1111101) soppuopepl smanpoadTpmbpe apuop set
11A1A
?1[17 Op S12.1 1103 111b1? umspzu uo-nurp) pepaqu [mol 1103 uequpa A uegelinsiu
SITAIDA1A 5115 oputuuchnon l aplinuixa as
supN A sl-klim n'un smsandns anb sol 110 umsnostp ap
s!ed un u a sapded Tts (muy) 01001.1.101111111ti o S0.10p121.P(113.11 0211
03 'sumuiprnsa 01003 SI?131.101.10C1X0 5115 11.)111.115017 S011171SIA1.1011 up miau as paf el 'seufill, Áuuom ap olemsose le sampaisod
SaLl'JA12(. 50rf .501P10110 sapeplugepos su[ aduna anb uoppod susatu sol ua supuec.isei aulas soun u Á u30[ epiA aulos s101
eun 011100 oprulam e eisin so Á 'sulpului sns e °tus 'sola!' -clan) II i 521Ipf u per] sol aups gam sem2ecl E? 059031310110; UJpanci
ns soulani so[ e apuodsalio0 0(1 11!.111119 Op umspap el anb (souo)3mnu s3u3A9[1109 A SOIMpt? u.P 1103 11013eciunn
uunui
leptpsa 05133 0150 ua 'sopor.) Op soppi 50130 anb) LI3NSDJS.) LlaA9{S(1)51)ap1101) 501ne4
panaJoup \-z sol up sopolnaot sof ap
'juin? Á upe 011110 91511111103 10 -sap :se.I.nnuuapl S173110101 SI?Aj111.1 51180 eauuchue T apunilp anb
OpISIMITI?11.1011 0113101 91) atoad
-tig eun oluppatu usaidxo 0s oit pult?.sup ap 110131351105 1j201 01ms1101) A uopuuumui ap 01313(150 1111 so pulanu l aped mal
-01 1? 0111?7.0d1.110 SOLI1311 mil) sanano(' ap ep)11 ap supolsni set tuj loa . al.PSLWILI 19 /S.' mpatu lo °dm onisim ie uos o ob sonueapi
-01000 SOI7WdS1 SOA.MU ap elan as i snlow 04uoungdaid (salenn
nuc iuncroa 11.1 .1 0 .11) 110,10[ -poiacip o) salunu[nogns sauopmell ap anb sew '05113 0159 051
j' I' 1?1,:lAa 1111',.!
•10100)11110d 1.11.1111.113 911b Si/111.10A11C50111?111119p1 soppow 1od ep
1117111 0.7,)P5IÁJ1 ) 111(,)11,1
'01111
eluas0ldUI pmplA110101p11l el 'uniampuu 117.111 013e113
)S72)110110 .1) 15 071103
011 0,111,71101111" 11I7 •soAlwali smmuu:umur sol op 011 macl
Isenpamuoa soumuou.uuni sei ap 5111111011 5011101131 0105 17.10111?
VGIA !-A1/101.5111 :51.1.N75'4111.1 In51111 :pupipunund 10,ium non asJurpniSa Int,n) '5+0
. 11100.W -1MA
M.? I )?? \11 NET 55511V1 ,.,.\,155 511 A ???1\:1 STIT.INV.) N '()L )9H :) '017:103 tX111 :1
¡My:11111M! 0”Illjy1 un U 13. XJ.1111:.¡

SI)UllqUal lid1139 SMI3,1( Ried sopulupul sum sol epuahadxa uoa satt000r salsa Ileos
S0)593p
901/19Y»p 5014 d17b
•(9 e P151:13.11Lla) „sIntiawaicl so) olmo Olgttli09 lid Jilin)
¿Liad !;7Llt in» 1 s'o) .1:n¿uurb, 1-nib aun -aulaul oisnq nia 1)331)4 agboj pun op eupoi !tu lod uoaouoa
ut trabe„ :saaltuauu souny ap pu4sRue el Á so(pa)sa smst-12
N 013NHA21,1.N1 '1:1( SO TclUOIN :SOMPA.,
sowno unucILLIOD 11 asad ( „iellnou aslampuetu„ ompap uunpn
-09 E .113'ii911
'50113 1)1) USII?1119111AS'Jp e 0Aall al eAlle,á0L1 eta
- -uopacha umi .„31.11?"1"OCIP eieti .1111(1 UI1„ o.puoinia apuop
sumpsip sainmunogns souoptuos e Ronpuoo aparad saltop
-enits SPISO op P.1111 Upen op 1)311.1i 13 upe-i so¡ op lua2tio op su?(I 115 03 1?(.11?S9 opuena 11nieci upen!
•ap 'ti3ILIP./2I111111 010S o
SO00100111E? suoRp Á soolua Lía) Uppelal aanol I -un .9 -3.ipeul ras u o a 3S.1111113.1 caed soue sop aouu ussunol,
soope12ouoot sol e 9A
-ujj pub '(Joperyyd) ludndunn ua oppeu ouneganui un '•9 ap
-m-nuara soun2funpPSIII103 alLiaLLIPi0111 0 onocunul osiamuti
ras °srn p sa als3 - suope2au sujo sauopeolittun sus op asluraw
as.uppaspe 'opiduloo odutap a odna2 p ua .11mo o sapemAp
-oe sus ap uun211? ua .1ecippleci op oasop un ñ 'u a2po ap sapupurnuoo Sof ua sewpuud sei ap
d samuzpudalls oios o salunui
-Ro .tas 'uut -12NR1 e .1aaalla1.1aCI OLE O laded iap -upo apuoo op PLUM eun ?modus eunien29 E? upe2an el
opuse(' lo ua otpoq opa('
-cq 'epltuct uut12p? 1? arab uo sospo Áuti ouaati aa . sappuonaullap o somap!A ?muno
aa3aualiad nopand isaituaordsaptpluapl
sus uoa uppupd 113 '01 1130.11e111.1 '013 1.11TPC111.11 -Juiroplud oros 'TIA ap soipsa o soprupou sus arab nI isepueg
OLIO117111.10.401 1.1E1
-0131 P00011033 el 1.11) Jufecitul rol! o u0pu'itein20u op osaaold set ap soaquralw Ut?3S 903103 salsa anb einpu2'!s ou onaosap os
uo .1n53 '01IISI?:) L111 0.11101) O 011113.1d 1111 00100 -aoard I3 •pumurnuoa ras 1)11 solgulaou 011103 ezpaloesua sol ara)
5EA1117311pa Sauou
-11412111 11;) 1131131113 11111K1 IIS JIAIA (00 O S01- pipu3Allr el ap owo.! [op on2upsw sol pub puppuopt uun op
11?".111-103Sa Ie1Sa 'S01
-X1111 sopaug ua o Sal utu2!Ltru! and amaluepiohoÁctu soputcpc, -1113100S3,1C13.1 A opuuala oaliqud opudsa iap urldoide as uun
sohleg ua a1Aln uapond leplSoau ap ou.unua ras 00;) LIQ10P13.1 -311111 as SOL111171 SaLIDAOr sol ardo unpsanwap selspszuma swT
ua Jalma-) un . 34a '90pP1SIE o oÁocle op soplaos sopa.' 000 ua2po op ou Á
i um20au ap syed p ua opmaaotton Á opnuo UPLI as dsalea!stuu
supp.tudutoo o scopsotoop sapno(' uoa supuDIAM uo 'alpeu! UI
uoa Ojos o solio ap uppino out-) saaped uoa .rupn oapord sairmdma 'SOLIaAQL:SOIS9 ap salen-Luna Sa0013P1SaJILIELLI Sin
ap pephyp-rnfloadsa el arab sa sulsp‘ailua stiuny Lía uumoo
el uopunns vis uoa uopulai ua ?Lul(ni opun2as un -no '(.1uloasa
oluoluap . seulayt‘ Á saiepuanompp sapmpoe uoa sopea
NopiasuT ap pupplcusoci ms) primann( el uo UÁ o (uhupona
as 11OpP7I.IP103S0 el uoa opuolpunuoa) up000sappe rugid ua -p pu al.» u UDS S311731S11111 SO1S112 O seapolsa sepumunalap onb e
'(sone US111C10.1 El inhe o t . pep!ouhownaa ap OLIIS un sa ezoquo uf ua
ap same) ipurim pupa pon uoa '011131113W ap3.1 seul
oiatmlni 47.1ez1311. Á 1711311E 11d0.1 L103 .01S3A
O 0661 ap uproop !?[ op saug e usuanpoici 'aumtutu uopedn.12 '01d11101b.10C1 tla1A1T
eaa ap Sale1115a1 ola o s'atril- ultu
oluelsuoa 33e11 os repttudsa o lamen?n pniuomirui ap sin
121u SEM a.n5as 'S11101111 SI?1,10C1 Sor) - osumas Á d olefulap
-1?7103 O SOLlel111110A das 113palld SOlSa '5011011?.11011 SIOSO:)0U1 Isourholerng OLLIO'J SO1)0000331
sns 003 uopep., tia '.n?.51- 1 .louthd 113 •upuouol.loci ap solunil 13S el ed asiuoupuop! pnb 1103 sowomap ap uponbsny
-moor )05 somito sns II a SaL13/10[ SO1Sa op L'opios!!! 1)1) sapep! lup
•(oueuc)unoa
-0111 sulupsm muspca ovil) optia.isap as suisloo.puo ser ara uo5l.w op 113001
solourdso uno 0195 0214 os
. 00-11- .1eA P? op aas a p
. supo eq SP1 !OICIILIV) 113 sopulsRur sns 'pibe 11311
OLlaS 13 113 11?,1111111i 11013PILIOISIIEll L71111 )5;`111(11/11 -311 all1) Altp,11 ap ElL1101 El 11(71) 0?191?11 ap U10.10) ej
sopep[pm.i riooinun onintro
se( orduipud out -) oiaed 1111 31) SW05;111(1011 a sampumon! ap Juni I? OZ3(11i1;) 3111) 01 So 0.1aCI '151: 14 sa ora
()pinol la lao onb uS 0Á 'os om 'nownsi) usi) -
10(i in) 1311
l'f:7 VNO I 1 W41 N:I N:\
..S‘CNIVI,, A '<IN:4MM'
SATEINVH) N C11 /II a 01/10.1 '1 ni C1.1
234 c. FEIX \ I. l'ORZIO ( ( 10 S. 1,111.S JUVENES Y "BANDAS" LAPPSAS EN BARCELONA 235
El pasado 20 de diciembre se celebro en Barcelona, como pró- nativa en la ciudad de Barcelona. Se trata de las deficiencias en
logo de esta investigación, un seminario que pretendía congre- la coordinación y articulación de actuaciones entre los ámbitos
gar a los distintos sectores implicados en el tema: trabajadores educativo, social, judicial, etc., que diversos técnicos denomi-
sociales, educadores, técnicos de prevención, agentes policiales, nan "el problema de la información": opacidad en las relaciones
entidades latinoamericanas, investigadores, etc. Las percepcio- entre, por ejemplo, los Centros de Atención Primaria de Servi-
nes y propuestas expresadas por diferentes agentes solides en cios Sociales y los centros educativos (cEips e lis) (siempre asu-
dicho seminario y en las entrevistas realizadas posteriormen- miendo que se dan situaciones diversas y ejemplos de buena
te, permiten vislumbrar dos grandes ámbitos de preocupación. y mala coordinación), recelos sobre el uso de la información
En primer lugar, la situación global en que Se encuentran los que puedan hacer diferentes instituciones, departamentos, etc.
jóvenes latinoamericanos a su llegada a Barcelona. En este sen- A pesar de que no se trata de problemas nuevos, cobran espe-
tido, se constatan las deficiencias del proceso de acogida ¿I nivel cial relevancia al hablar de bandas, ya que el clima de pánico
escolar, laboral y de ocio. Es habitual la situación de jovenes moral que envuelve el fenómeno resucita y amplifica la sensa-
con procesos escolares traumáticos, dificultades para entrar ción de descoordinacion. Incluso las posibilidades de la pre-
en el mercado laboral, sin referentes de recursos deportivos y sente investigación se ven condicionadas por esta realidad. Por
de ocio, sin espacios propios en sus viviendas, sin el poder ad- otra parte, hablar de estos temas —jóvenes y bandas— coloca
quisitivo necesario para acceder a otros ámbitos y sin una situa- de nuevo sobre la mesa el debate sobre los enfoques de las po-
ción legal adecuada. Por tanto, la marginalización de ciertos líticas juveniles. Así, se hace referencia al progresivo paso de
grupos es preocupante, en especial la de aquellos que llegan "casals" a centros cívicos, con una perspectiva de "consumo"
en una edad limítrofe entre la enseñanza obligatoria y la edad de actividades, o la desaparición durante unos años —y la pre-
laboral, entre la legalidad para estar pero no para trabajar (nor- cariedad actual— de la figura del educador(a) de calle, debido
malmente tienen permiso de residencia pero no de trabajo). El a la burocratización de los referentes sociales y educativos. Fren-
segundo gran bloque que preocupa a los agentes sociales es la te a esta tendencia de las políticas sociales se reivindica una
participación de los jóvenes en las llamadas "bandas". En este vuelta al enlóque más clásico del acompañamiento educativo
sentido, predomina el miedo y el desconocimiento del fenó- desde los ámbitos de relación de los jóvenes y la recupera-
meno, así como la falta de referentes de intervención social 'e ción de herramientas metodológicas que, aunque no tengan
educativa, dada la novedad de esta realidad en la ciudad. El nada de novedoso, corrijan esa ceguera que impide "ver" y pal-
desconocimiento se expresa a menudo con una dificultad para par con más claridad las vivencias de los jóvenes. Los escena-
dar cuenta de hechos concretos, "no vemos nada", "no sabemos rios futuros pasan, entre otros factores, por la articulación de
si existen", al mismo tiempo que se encuentra fuertemente intervenciones alrededor de estos dos grandes bloques. A pe-
influidos por las únicas fuentes de información existentes: las sar del momento preliminar de la investigación, se puede cons-
policiales y, por encima de todo, las mediáticas, con el fantasma tatar cierto consenso alrededor de la necesidad de articular
de Ronny como telón de Mildo. Son pocos los profesio- respuestas globales y con múltiples agentes en el primer ám-
nales que tienen información directa sobre los aspectos coti- bito descrito: la situación global de los jóvenes latinoamerica-
dianos de la pertenencia a las llamadas "bandas". nos en el momento de acogida. Existen ideas y propuestas de
La emergencia de estas dos realidades en las agendas de mentar la presencia educativa en la calle, retOrzar el trabajo
los diversos técnicos ,y agentes ha hecho también visibles diver- educativo en la línea de acompañamiento, articular medidas
sos problemas relacionados con la intervención social y edu- de apoyo a las familias, ámbito escolar...
23H 1: [TINA, L. PORZIO, E. RECIO, N CANEI \'ENES Y "HAN' L \S" LAFINAS EN nmg:iiii.oNA 237

Es el segundo tema, el de la intervención sobre las bandas, dos. Asa las posibilidades de actuación pasan por la interlocu-
el que puede resultar mas controvertido, ya que en las entre- ción y la negociación abierta, de manera que sus necesidades
vistas realizadas se vislumbran dos tendencias, a veces separa- puedan ser expresadas y negociadas como las de cualquier aso-
das y a veces coexistiendo, en los discursos de los técnicos y ciación juvenil. El objetivo no sería evitar la vinculación de los
agentes sociales. l In primer discurso se centra en la banda como jóvenes, sino la comprensión y superación de la violencia, que
fenómeno vinculado al delito y a la socioadicciónI1 El punto de a menudo tiene que ver con las condiciones de marginalidad a
partida de las intervenciones son los acontecimientos vincula- las que se condena a los jóvenes, y el inicio de otros procesos.
dos con peleas, tráfico de drogas o actos vandálicos, y las peticio- Existen pequeñas experiencias que son un ejemplo de "desdra-
nes de familias y miembros de las organizaciones que expresan matización" del fenómeno banda en esta línea, como por ejem-
problemas relacionados con ellas. Por tanto, las medidas a adop- plo, hacer un torneo de fútbol entre un equipo Ñeta y un equipo
tar pasan por la actuación policial, o por el "rescate", como Latín. En cuanto se le quita la etiqueta de "peligro", el "fantas-
plantean algunas entidades (desadicción, mostrar los peligros ma" se vuelve palpable, y las rivalidades o anhelos de los jove-
de la organización). El uso de los términos en sí ya es un in- nes, expresables y canalizables por medios simbólicos distintos
dicativo de la perspectiva que se adopta, y hay que decir que a la agresión física, como es el caso del deporte en el ejemplo
ya existen experiencias en institutos de educación secundaria mencionado. Las posibilidades entre estos dos polos son múl-
o en centros de servicios sociales en esta línea. lin segundo tiples y están abiertas. De cualquier modo, es importante sa-
discurso gira alrededor de la banda como organización social ber que las opciones no son inocuas, ya que el modo en que nos
que canaliza las demandas del colectivo. Algunas de las fuen- ubiquemos socialmente puede suponer mayores problemas en
tes consultadas, a menudo con más información directa, alertan el futuro, en especial si no se supera el clima actual de crimi-
de los peligros de establecer ciertas vinculaciones como "ban- nalización absoluta que se extiende al colectivo, a los jóvenes,
das igual comisión de delitos", "bandas igual cierta estética ju- a la estética."
venil", o el confundir realidades diferentes, como son los grupos
de amigos, o pautas de comportamiento gregarias, y la perte-
nencia a organizaciones criminales. Bajo esta perspectiva, la ESPECTROS: JOVENES ODESTEERRADOS

visión de las bandas se amplía para considerar algunas de sus V ADITIDS (A)TERRADOS

facetas más positivas, corno la presión que algunas organiza- tino puctic acabar sirviendo compasión
ciones están ejerciendo para que sus miembros tengan un buen por los caníbales, o con tanta compasión
seguimiento escolar, o el fortalecimiento de los vínculos comu- CUS1 m olvidabas de la víctimas
nitarios que son capaces de crear valores a menudo ausentes
(X. Itrus-Sant, "Caníbales y bandas
entre jóvenes autóctonos de barrios periféricos y marginaliza- latinas", en El País, 16-12-05

Socioadicción es un término utilizado por algunos profesionales Con las bandas puede estar sucediendo algo semejante al clá-
para referirse al fenómeno que muchos padres y parte de la ciudadanía sico dicho sobre las 17 1 Ci gUS (las viejas brujas gallegas): nadie
identifican con el Termino "secta". No tanto por detectar unas pautas comu-
nes, sino porque se trata de grupos disciplinados y en cierta manera "exó- I3 tina constante que los programas de integración social están va-
ticos". De ello.e deducen a veces técnicas de intervención semejantes a cíos de contenido y que se observan aún más en iDS vacíos que se encuen-
las utilizadas con las sectas (como la "desprogramacion" de jovenes a los tran lin políticas para población menor y de jóvenes de origen inmigrante
que supuestamente los Híleles dr estas sectas han lavado el cerebro"). cfr. Carrasco eral. , 2005a
238 C. FEDCA, L. PORZIO e. RECIO N CANEELES JOVENES Y "IONI,AS" LATINAS EN 13Al2Cel ONA 239
las ha visto, pero haberlas haylas. Más que de fantasmas, en hipótesis, especialmente el día en que el jurado pronunció el
realidad se trata de espectros cuya presencia es un síntoma de veredicto (y más tarde cuando la juez confirmó la sentencia de
heridas personales o sociales no cicatrizadas, pero tambie o 17 años para los tres jóvenes dominicanos y de absolución para
de resistencias simbólicas a la asimilación (e incluso de saluda- los tres ecuatorianos). Sin embargo, lo más significativo es que
bles esfuerzos de autoorganización). Pese a que no puedan consi- en este caso, tanto los victimarios como la víctima compartían
derarse representativas de la nueva generación latinoamericana una misma condición social: la de ser jóvenes ( des)terrados ele
en Europa, su presencia en Barcelona es innegable, aunque sus lugares de origen en pleno proceso de transición a la vida
aún no se tienen los elementos suficientes para valorar su natu- adulta. También compartían semejantes reacciones por parte
raleza, significadoy alcance. También existen numerosos indi- de adultos (a)terrados con los que conviven a diario: madres y
cios sobre el grado de incardinación que algunas de ellas llegan padres agotados tras largas jornadas de trabajo, educadores estre-
a tener con sus matrices latinoamericanas. La prensa, la opi- sacias y desconocedores de sus hábitos escolares de origen, y
nión pública, los educadores y los profesionales que tienen vecinos asustados por su mera presencia inquietante en par-
relaciones con jóvenes, no parecen tener la misma opinión. Por ques y plazas (los mismos vecinos que, cuando eran jóvenes,
una parte, predominan ciertos lugares comunes que no se cues- usaban también estos espacios urbanos hoy conquistados por
tionan: las bandas son asociaciones delictivas lbrmadas por el asfalto). Es de estos jovenes y adultos, de los miedos que los
jóvenes inmigrantes; de ello se desprende que ser joven, con atenazan y de las esperanzas que los mueven, que pretende
rasgos latinos y por lo tanto inmigrante, y tener la agravante ocuparse en el futuro nuestra investigación. Una investigación
de llevar ropa ancha, gorra o pañuelo en la cabeza, supone ser que no podrá reproducir los modelos estancos de los viejos es-
sospechoso de simpatizar con una banda y, por ende, ser un la- tudios de comunidad, pues deberá experimentar con una etno-
drón o un asesino. Por otra parte, se manifiestan muchas du- grafía transnacional, en red, capaz de mirar el fluir de la vida
das, silencios e interrogantes, tanto sobre las estrategias de en varias ciudades dei siglo XXI: algunas europeas (Barcelona y
actuación corno sobre el alcance real del fenómeno, que pasan Genova), algunas americanas (Guayaquil y Nueva York) y una
con gran facilidad de la negativa a reconocerlo a la exageración virtual (la ciudad de ciudades que constituye internet). Ciuda-
o al miedo. La investigación en curso nos está proporcionado des en las que esperamos encontrar fantasmas y espectros, pero
elementos para poder afirmar que existen distintas modali- también presencias reconocibles.
dades de identificación (central o periférica, efectiva o simbó-
lica) con la banda: buscar unos referentes culturales con que
expresar y representar la propia identidad como latinos, sin POSTCRIPTUAl. UNA NOCHE EN EL PALACIO DE LA SALSA
involucrarse completamente en la organización; entrar como
miembro efectivo y seguir las normas y los patrones del grupo; A nuestro regreso del seminario de Génova, donde se presentó
involucrarse en actividades delictivas gracias a la incursión de el libro Il fantasma della benne (Qucirolo y ligue, 2005), acom-
agentes externos al grupo, a menudo adultos, cofre otras. pañados de nuestro coleta italoecuatoriano Mauro Cerbino,
Uno de los objetivos de nuestra investigación es hacer una acudimos a un instituto del afea INCODpOiltaIlil de Barcelona,
descripción que permita separar estos distintos planos de aná- don d e compartimos e011 Val KIS profesores su percepcion del
lisis y evitar que una práctica y/o una manifestación cultural tenia. En el centro convive) unos 600 estudiantes, 95 por ciento
se estigmatice, o satan ice. La observación etnográfica llevada a de los cuales son extranjeros y 80 por ciento latinoamericanos.
cabo a la Audiencia Provinlial de Barcelona reforzó nuestras La mayoría han llegado en los últimos cuatro años, para reit-
LINA 1. 0)1(./1() ( RO( 10 ( ANULES
JOVENES Y "BANDAS" I.Al'INAS EN BARCELONA 241
240

nirse con sus madres y padres que habitan en las viviendas aparenta ser un pandiellero) !nuestra la cadena metálica con
populares del barrio (donde en la década de 1960 se asentaron la que realizo la agresión. Unos ,jovenes atracaron a una mu-
migrantes originarios del sur de España). En las paredes exte- jer en el metro, dos hombres intentaron ayudarla y se encon-
riores proliferan las pintadas con la corona de cinco puntas v tramn con tina reacción muy agresiva: a uno lo arrojaron a la
la inscripción "Zona de Reyes". En el seminario, los profesores vía y a otro le amenazaron con una piedra: "yas a ver como
nos enseñan un montón de gorras y otros atuendos hip-hop mata un hombre!". Al empezar a leer el texto, nos asaltan las
requisados a los alumnos. Uno comenta el caso de una alum- dudas. El reportaje habla de jóvenes "de estética latin king",
na acosada por una banda y otro exclama: "Lo que falta es mas aunque no se aclara que significa esta expresión ni quién la
disciplina". Una profesora muy lúcida nos ha explit aido que al asigna (lo mismo sucedió hace tiempo cuando la prensa empe-
principio nadie quería reconocer la existencia de estos grupos zó a hablar cle "jóvenes de estética skinhead", cajón de sastre
en el que se metía a neonazis, ultras del futbol y tnakineros).
—la consigna era: "aquí 110 pasa nada"—, pero tras una pelea
que hubo se pasó al extremo contrario, creándose una alarma Aunque parece ser un hecho de actualidad, sucedió hace tres
excesiva: "En el fondo hay un déficit emocional originado por semanas (surge la duela de por qué se publica ahora). Pese a la
la manera como estamos acogiendo a estos adolescentes que etiqueta de "latinos", varios de los detenidos son de nacionalidad
viven el duelo de la migración sin ningún apoyo". Cuando aca- española (uno resulta ser un delincuente habitual). Informacio-
bamos la entrevista paseamos por el barrio y topamos de re- nes posteriores confirman nuestras sospechas: en realidad no
pente con la discoteca Caribe Caliente (donde empezó la pelea había pruebas de que se tratara de Latin Kings (luego se demos-
que provocó el asesinato ele Ronny). El local ha vuelto a abrir, tró clac la autoría correspondía a otros). En la fotografía que la
pero al parecer cambiando de público: se anuncia un concier- ilustra aparece un policía enseñando la cadena requisada (el
to ele música andina y otro de tecnocumbia. Luego pasamos unilbrtne policial azul y amarillo coincide, paradójicamente,
por un parque que solía ser frecuentado por jóvenes latinos (ju- con los colores de la banda). Pero ningún medio desmiente la
gaban basquet en una cancha abierta), aunque hoy sólo hay atribución de la autoría, que confirma el estereotipo del latino
jubilados; tras un periodo de fuerte presencia policial se trasla- violento.
daron hacia otros lugares." Al cabo cle unos días, un sábado de mayo, nos reunimos en
En el metro nos ofrecen la prensa gratuita del día. "todos los un local del Barrio Gótico para acudir a una discoteca latina de
periodicos se hacen eco en portada de una noticia: "Ocho Latin Barcelona. El Palacio cic la Salsa está situado en el Parallel, una
Kings detenidos tras un atraco en el metro". La foto que la ilus- gran avenida cercana al centro que, desde fines del siglo XIX,
tra no deja lugar a dudas: una persona con ropa ancha (que se convirtió en el lugar de diversión de las clases populares.
Aunque muchos de los viejos teatros y cabarets —como El
" El 31 de mayo de 2005, en esta zona se pmdMo una pelea con ar-
Molino-- han cerrado, en los últimos años han vuelto a abrir
mas blancas que se inició en uno de los institutos y que produjo un heri- algunas discotecas especializadas en música latina. El local al
do de gravedad y dos detenciones. Pese a que la policía desmintió que el que acudimos tiene la estructura típica de las discotecas: un
asunto estuviera relacionado con bandas, algunos profesores anónimos
espacio central repleto de gente donde se baila salsa, meren-
y ciertas noticias de prensa no pudieron evitar relacionar 1:1 pelea con el
tema. La prensa gratuita del día siguiente, por ejemplo, dedicaba tanto gue y otros ritmos latinos, y otro espacio más elevado de am-
espacio a hablar de las 'bandas urbanas" (utilizado como sinónimo de biente mas tranquilo. La sala esta llena de personas de distintas
"bandas latinas") como a narrar los acontecimientos en si. De hecho, la edades y condición social, casi todos latinos (ecuatorianos, do-
crónica de cualquier suceso en el que estan implicados jóvenes latinoame-
minicanos y colombianos principalmente). Parejas de cierta
ricanos se asocia ron las bandas, aunque sólo sea para negar la relación
242 C. FLISA 1 Poitt10, C RECIO, N c \ NI 11 I s

edad se mezclan con muchachos y muchachas que la prensa


denominaría "de estética latin king" y otros que parecen estu-
diantes. Cuando suena la música reaggeton se dispara la ani-
mación y comprobamos que lo que aparece en los periódicos
--un ritmo electrizante que simula el coito— no es una mem IMAGINARIOS DE CONFLICTIVIDAD
invención mediática. En este ambiente relajado y alegre pen-
JUVENIL EN ECUADOR*
samos que hay otras maneras de ver a los jóvenes migrantes:
quizá la música y el baile contribuyan a ahuyentar fantasmas,
combatir espectros y visibilizar la presencia cotidiana de los MG" Ccrbino**
latinos y las latinas en la vida cultural de la ciudad global del
siglo xxi.1 ° VIOLENCIA Y JÓVENES

Llaman violerno al río impetuoso, ¡erro n kis orillas


que lo comprimen nadie las llama violentas.

Bertolt Brecht

El discurso dominante tiende a atribuir y Localizar la violencia


en los sectores juveniles como si éstos fueran implícitamen-
te, es decir bio y psicológicamente, violentos. Por otra parte, el
tratamiento de "emergencia" usado en el tema de las pandillas
juveniles tiende a desconocer la dimensión histórica de fenóme-
nos como la violencia que, de una u otra forma, acompañan
nuestro vivir social y que, disfrazados como "emergencias" y
"amenazas para la sociedad", terminan por ocultar y hacernos
olvidar que la violencia es la expresión cotidiana o episódica,
criminal, política o cultural, de conflictos que la cultura hoy
dominante tiende insistentemente a negar (Davis, 1 994).'

" Este artículo, que se basa en los resultados de una investigación


realizada entre octubre de 2001 y abril de 2002 en las tres ciudades más
importantes de Ecuador (Quito, Guayaquil y Cuenca), contiene algunos
párrafos (revisados c corregidos) ya publicados en Italia en el libro Il tán-
"' Algunos de los participantes e.n el libro tuvimos ocasión de difun- tasyna adie huuric, rratelli 1:din Editori; otros párrafos guardan una rela-
dir estas ideas en el programa de la televisión catalana Alilleniurn, emi- ción con les contenidos del libro del mismo autor: Pandillas juveniles, cui-
tido el 10-06-05 con el título "Knicks de 'concreto-. Por desgracia, la "línea Han y confiten, de la calle, publicado en 2004 por Hl Conejo/ Abya l'ala, y
dominante" va por otro camino, como el reportaje sensacionalista que Otras palies son Meditas.
en un horario de máxima audiencia emitió unos día antes la cadena pri- ** Prolesor-investigador y coordinador del programa de Estudios de
vada de mayor difusión Tele 5— titulado "Pandillas callejeras", y que la Comunicación de la Flacso, sede Ecuador.
ha vuelto a alimentar, con n r,nvor fuerza que miura, el fantasma de las ' Esto se aprecia, por ejemplo, en los terminos utilizados en una in-
bandas latinas. !orina( ion de prensa en la que el periodista lamentaba el hecho de que

12.131
244 MAURO LERRINl IMAGINARIOS tic CONFLICTIVIDAN JEVENII, EN CCU.•UUR 245

Si pensamos la violencia como conflictividad debemos bles de los actos violentos más repulsivos y repudiados por la
alejarnos de la práctica de focalización que se sostiene en la opinión pública tienen la etiqueta de "pandilleros", y la con-
moral de buenos versos malos y que alimenta el discurso del secuencia directa de ello es la extraordinaria implementación
"alarmismo social" y de la "segurización" de las ciudades. Este de medidas y leyes autoritarias denominadas de "cero tole-
discurso intenta ocultar la existencia de un conjunto de esce- rancia", dirigidas —se afirma— a "repristinar" la seguridad ciu-
narios marcado por múltiples conflictos sociales, culturales y dadana.'
políticos activados, entre otras condiciones, por la presencia Id tratamiento de la conflictividad o de las violencias pensa-
de mecanismos de inferiorización, exclusión o marginalización das como emergencias sociales muestra su profunda limitación,
económica y simbólica de amplios sectores de la población a porque amplifica los hechos descuidando la problematización
los que ciertamente no son inmunes los jóvenes. La presen- que es necesario establecer en torno a las razones complejas,
cia de estos mecanismos permite pensar la violencia como una no lineales ni mecánicas, que han producido estos hechos. Se
consecuencia de la paulatina reducción (y privatización) de los asiste a un frenesí colectivo del que se hace portador la opi-
espacios públicos de socialización y de construcción de víncu- nión pública que, en cuanto reino de los estereotipos, preten-
los sociales que no pueden no ser basados en el reconocimiento de buscar medidas coyunturales que taponen o resuelvan los
y respeto mutuo entre sujetos tanto individuales como colec- problemas derivados de aquellos hechos, como si se tratara de
tivos. Al contrario, se observa cómo las autoridades y, de modo encontrar la cura para la enfermedad de la violencia. La idea
especial, los medios de comunicación ponen en acto una con- de que leyes severas, por ejemplo, puedan liquidar la delincuen-
cepción y establecen un tratamiento de la violencia protago- cia, es uno de los mitos sociales que difícilmente desaparece-
nizada por algunas pandillas juveniles que se enmarcan en la rá, y dado que "un mito social es una retórica de la verdad, un
operación de generar estereotipos. Según Stuart Hall (1997), el discurso que pretende y luego asume un valor de verdad fac-
estereotipo reduce, esencializa, naturaliza y fija la "diferencia". tual" (Dal Lago, 1990:143), la violencia juvenil representa un
En la operación de estereotipar se basa la tendencia a focalizar mito social cuando se la concibe como algo fáctico, "gratuito" y
la violencia: etiquetar, sin mayor problematización, a las pandi- natural, y no corno consecuencia de condiciones generales pro-
llas como violentas, es utilizar una estrategia de separación- blemáticas. Pensar y comprender estas condiciones es el desa-
división tendiente a mantener separado lo normal y aceptable fio de una sociología que "postula que los agentes sociales no
de lo anormal c inaceptable, a excluir o expeler todo lo que no llevan a cabo actos gratuitos" (Bourdieu, 1997:140), siendo que:
calza, lo que es diferente, enviándolo a un exilio simbólico por- "un acto gratuito es un acto del que no se puede dar razón, un
que es intolerable (1997:257). De ahí que en Ecuador y en otros acto insensato, absurdo, insignificante, ante el cual la ciencia
países, en particular centroamericanos, la acción pandillera ad- social nada tiene que decir, ante el cual no tiene más remedio
quiere el significado de una metonimia, con lo cual se nombra que dimitir" (ídem)_
a la violencia por medio de esa acción, lo que termina por di-
bujar un típico escenario de "chivo expiatorio": los responsa- En los últimos tiempos se ha venido multiplicando la aplicación de
normativas denominadas (le "mano dura" o de "súper mano dura", en
especial en los países centroamericanos, en contra de mayas y pandillas.
los pandilleros en Guayaquil ya no actuaban en sus territorios usuales Es evidente que se ha intensificado la criminalizacion de estos colecti-
(los barrios marginales de la ciudad), sino que /71AS bien habían tenido la vos como en los casos de I londuras y El Salvador, donde un joven que
osadía de ir al centro de la ciudad (un lugar considerad() Sano") a come- anda por la calle mostrando sus tatuajes puede ser acusado del delito
ter sus delitos. "flagrante" de asociación ilícita.
246 MAURO CERBINO IMAGINARIOS DE CONFLICTIVIDAD JUVENIL EN ECUADOR 247

Es necesario renunciar a una concepción estereotipada que Del mismo modo, hay que reflexionar sobre la violencia (o
conduzca a definir la violencia corno táctica, o corno manifes- las violencias), partiendo de la constatación de que existen di-
tación de lo "anormal" a consecuencia de la desviación social, ferentes expresiones y contextos violentos, que tornan imprac-
y más bien preguntarse a fondo por las condiciones que gene- ticable y desviarte el poder reconocer y distinguir claramente
ran conflictividad, antagonismo o disenso. Una de las causas entre víctimas y victimarios. De ahí que es necesario superar
que las autoridades y la opinión pública de modo reiterado la visión que Derrida define como estereotómiea,4 si queremos
señalan para explicar la existencia de pandillas juveniles es comprender a fondo las razones que sustentan las violencias y
la desarticulación familiar. Los jovenes —se afirma— caen en la los conflictos sociales. Como señala Balandier (1997:190):
desviación, "pierden los valores" y actúan violentamente cuan-
do su entorno familiar es disfuncional o cuando existe violen- LH la violencia [...] es vista como inherente a toda existen-
cia colectiva, es el resultado del movimiento de las fuerzas
cia en su interior. Es una afirmación que no se sostiene en una
por las cuales dicha existencia se compone y que ella engen-
evidencia empírica, que en cambio muestra otra realidad: la de dra, depende de la dinámica de lo vivo por la cual orden y des-
muchos jóvenes que no obstante provengan de familias "nor- orden son inseparables (la cursiva es mía).
males" se sienten "atraídos" por formar parte de organizacio-
nes pandilleras.' Además, de paso se debe señalar que la familia A esta condición permanente que engendra violencias, se
en crisis es probablemente, más que una causa, uno de los efec- añade en la modernidad tardía un conjunto de situaciones pro-
tos o síntomas de las condiciones actuales de la modernidad; blemáticas particulares que tiende a complicar o a radicalizar
piénsese, por ejemplo, en la redefinición de los tradicionales el panorama y los escenarios de la violencia. Una vez más, Ba-
papeles de género o en las profundas modificaciones que pa- landier señala que:
dece la "metáfora paterna" hoy en día como elemento vertebra-
dor del orden simbólico de la ley. Y en cuanto a la cancina y [...] en las sociedades de la modernidad actual, las situa-
ciones potencialmente generadoras de violencia son per-
ciertamente hipócrita afirmación de una supuesta pérdida de
manentes y no sólo coyunturales: efectos de número (con el
valores, vale la anotación que Martín Barbero (1998:23) hace al apilamiento urbano), de masa (con la indiferenciación), de
respecto cuando dice que se trata de: multitud (con las reuniones ocasionales cargadas de un po-
der dificil de controlar) y de imitación (toca la fragilidad de
[...] una preocupación de corte moralista, incapaz de com- los valores y los modelos de identidad, propicia al desampa-
prender, de dar cuenta de la transformación que los valores ro individual) (1997:192).
están atravesando [...] en todo caso donde se están acabando
los valores no es entre los jóvenes, ellos están haciendo visi- Asistimos a manifestaciones de violencia en distintos ámbi-
ble lo que desde hace tiempo se ha venido pudriendo en la tos: desde las estructuras institucionales (como son la escuela, la
familia, en la escuela y la política.
Derrida, en La scrittura e la différenza (1967), define estereotómico
como el espacio ontológico que crea la separación binaria entre sujeto y
Aunque la investigación no ha arrojado datos estadísticos que por objeto, interno y externo, bien y mal, etc. Sobre este tema véase también
su naturaleza cualitativa sostengan esta afirmación, muchas de las en- E. Said (1978). La aplicación de la visión estereotómica no se da sólo en
trevistas realizadas (al menos 25 por ciento) fueron dirigidas a jóvenes la separación entre sujetos o actores, entre un "nosotros" y un "ellos",
que no sólo no tienen aparentes "problemas familiares", sino que ade- sino también, como en el caso específico de las pandillas, a las condicio-
más provienen de familias que si bien no pueden decirse pudientes perte- nes O causas que definen ciertos comportamientos: hay de las que son
necen a un estrato socioeconómico medio. para unos (las pandillas) y no para otros (los ciudadanos "sanos").
24B yiat,tt, ( [MON() ARIOS lo. ( (»FIJI IVIDAD JUVENIL 1-.‘l cci Aoui< 249

familia, las autoridades de gobierno y de policía, los medios de antropológico de prácticas simbólicas propias (ritos, fiestas y
comunicación) hasta las formas contemporáneas de socializa- cotidianidad).
ción y de afirmación identitaria. listas manifestaciones difusas Las reflexiones que siguen a continuación apuntan, enton-
de violencia se ubican en un horizonte general de condiciones ces, a desvincular la acción violenta de algunos grupos juveni-
problemáticas que caracterizan el actual momento histórico en les (pandillas o naciones) de supuestas causas intrínsecas a su
el que vivimos. Por un lado, un constante empobrecimiento condición juvenil (o simplemente imputadas a "fallas" fami-
simbólico (un déficit) como condición necesaria para crear y liares), y a reconducirla a la relación con condiciones proble-
sostener el lazo social; este déficit se debe a la fractura existen- máticas generales de la cultura contemporánea. Tenemos que
te entre la conformación de identidades particulares y grupos concentrarnos en matizar y comprender el desdibujamiento
de interés, que no logran comprender a fondo la "dependencia de los referentes que en otras épocas han generado las condicio-
mutua" que se establece en la dinámica entre identidad y alte- nes para establecer el lazo social y han posibilitado la concre-
ridad.' El déficit simbólico significa, en pocas palabras, la pérdi- ción de algún sentido de la vida tanto individual como colectiva;
da de interrogación por el sentido de la construcción del "otro" este desdibujamiento tiende a producir angustia y desasosiego
y del "sí mismo", y comporta el abultamiento de la condición en el conjunto de las sociedades contemporáneas. En cuanto a
imaginaria que vendría ella sola a mantener la posibilidad de los jóvenes, es innegable el carácter particular con el que al-
las relaciones sociales que, de este modo, se reducen al ejerci- gunos colectivos han demostrado tener la capacidad de reaccio-
cio de un simple "ver" a los otros como sujetos de veneración, nar ante las profundas transformaciones culturales que hemos
de identificación y fascinación absoluta o, por el contrario, como señalado, intentando crear nuevas lógicas de acción, tal vez
enemigos a quienes hay que aniquilar. Por otro lado, la circu- únicas en estos tiempos. Esta reacción se sustenta en un fondo
lación a escala global de materia prima imaginario-simbólica de creación y significación cultural organizada en torno al des-
generada por las industrias de la cultura y enmarcada en la im- pliegue de estéticas ligadas al cuerpo. La ropa, los tatuajes, el
perante lógica de mercado, con su fuerte acento en la espectacu- pearcing, los bailes, las figuras acrobáticas, las patinetas y
larización y pornograficación," ha desplazado, o cuando menos el walkman como elementos incorporados a manera de próte-
ha tensionado, a las formas tradicionales de producción, inter- sis, nos remiten a un uso del cuerpo que podría estar dibujan-
cambio y consumo de bienes culturales y a los saberes adscri- do un escenario en el que la biopolítica dominante encuentra
tos a las interacciones generacionales y a un territorio o espacio formas de resistencia basadas en una politicidad que no se ex-
presa ya en los términos tradicionales de la formulación de un
` Sobre este tema se puede consultar a Ernesto Laclau (1996). proyecto ideológico, sino que proviene de la vida cotidiana,
Llamamos pornograficación al proceso de querer "mostrado todo'', del andar por la calle mostrando una estética corporal que "de-
al atan de "trasparentado todo", con el fin de fascinar y evitar que el su- vuelve", a veces trasformados y neutralizados, los signos de la
jeto "trabaje" con lo que ve, en contraposición a la erotización que apun-
ta, en cambio, a velar y a mantener una mirada curiosa, atenta y creativa violencia, de la exclusión y del dominio.' Sin embargo, ante
frente a las imágenes. Un caso emblemático de perspectiva pornográfica
es la franquicia televisiva mundial del "Big Brother", que como cualquier
real ity show pretende "transparentar" la vida privada de personas anóni- Rossana Reguillo (2000), reflexionando sobre la biopolítica desde
mas con el resultado de que la vida misma se vuelve un show, para el los consumos culturales
- y tomando de l"oucault la idea de que "a todo po-
deleite de miradas fisgonas y moralistas; )91)ise también IsL Cerbino, C. der se oponen otros pederes en sentido contrario", escribe: "si algo carac-
Chirihoga y C. "Ritivein (2000). teriza los colectivos juveniles insertos en procesos de exclusión y de
250 NIAI , Itt/ LIJO-SINO I NI Nt,INAltIOS II II \ ID NI) JUVLNII I sl H.I4 DOlt 251

estas expresiones juveniles, las prácticas dominantes de las au- cimiento" interno del grupo de pares o externo por parte de los
toridades, de la opinión pública v de los medios es la de aplicar demás.'
un mecanismo seuziot leo a través del cual establecen una re- Presentes en los discursos que circulan en la sociedad,
lación directa entre la estética juvenil, las condiciones socio- encontramos expresiones como "dañados" o "delincuentes", ca-
económicas de los jóvenes y el potencial comportamiento lificativos aplicados a los jovenes pandilleros. De ahí que mu-
del incuencial. chos jóvenes, no necesariamente pandilleros, se apropian de
La mayoría de las veces, la acción policial se enmarca en estos significantes y los emplean para definirse a sí mismos;
una especie de presunción de culpabilidad que no está basada incluso se ha podido detectar la apropiación de los nombres de
en la constatación de un delito, sino en la simple observación de algunas pandillas particularmente famosas por parte de jóve-
un comportamiento considerado inadecuado en relación con el nes que los emplean como si se tratara de una franquicia: afir-
estereotipo construido de modo prejuiciado. Asi, el delincuen- mar ser miembro de una u otra en determinadas situaciones
te no es necesariamente un joven que ha cometido un acto ile- de tensión callejera o en otros espacios, puede significar sen-
gal, sino más bien cada joven que tiene una determinada forma tirse a ni pa ea do.
de vestir y en general un look "sospechoso", es un delincuente Asistimos por tanto, en términos sociológicos, a la catego-
"oculto" que la "perspicacia" policial logra desenmascarar." Es- ría de el otro construido, dado que pandillas, naciones, bandas,
ta operación de estigmatización, sobre todo si es reiterada, pue- patas, jorgas o simplemente grupos juveniles, podrían entrar
de representar (y de hecho representa) una de las condiciones en un proceso en el que terminan incorporando los significantes
más prolíficas para abrazar lo que trving Golfman ha llamado con los que los demás los nombran, porque probablemente no
la carrera profesional de la "desviación", con lo cual podemos les queda otra alternativa. La incorporación de la "etiqueta"
interpretar que a muchos sujetos juveniles no le queda otra (labelliog), de alguna manera queda demostrada en el tipo de
posibilidad que actuar realmente como delincuentes, para que apodos que ciertos jóvenes pandilleros usan para nombrarse a
de este modo reciban —aunque parezca absurdo— el "1 -ícono- sí mismos (traga muertos, tiro loco, tarántula, el loco, entre
otros). lu
Creemos que la violencia juvenil ha sido, basta hoy, un fe-
marginación es su capacidad para transformar el estigma en emblema, nómeno que carece de un tratamiento adecuado, debido a la
es decir, hacer operar con signo contrario las calificaciones negativas
que les son imputadas". Sobre la noción de hiopolitica véase también " Para profundizar en las implicaciones de esta dimensión, se puede
Hardt y Negri (2001). estudiar la aportación de la teoría psicoanalítica lacaniana del deseo que
" Tal es el caso demostrado de aquel joven que, apresado por el to- como deseo del Otro se enfrenta siempre con el enigma de la pregunta
que de queda en Guayaquil, testimonia que en las denominadas charlas "che 1, 001":' 0 „que quiere la sociedad de mí? Véase 9.i;:ek (2(101).
para "reorientar" y reeducar" a los jóvenes en situaciones de riesgo (un :" Por su parte, Stuart hall (1907:259) argumenta: "1_1 las 'víctimas'
pilar del plan antipandiilas puesto en acción en t:sta ciudad), lo que le [en este caso el autor se refiere a los negros} pueden verse atrapadas por
habrían manifestado con éntasis es: "Cómo es posible que tus padres el este reotipo, confirmándolo inconscientemente vía los mismos térmi-
te dejen ir por la calle con ese corte 'del cabello' ropero:"'. En España, con nos de los que han tratado de oponerse y resistirse a Algo similar
la presencia de colectivos juveniles ecuatorianos, 1:01110 los Latín Rings puede ser pensado para los estereotipos creados en torno a los jóvenes o
y los Netas, también se observa el uso "fácil" de estigmas como "estética a los pandilleros, aunque obviamente no de forma mecanica y directa.
a lo ancho" para connotar negativamente un !nodo de vestir de los,jOve- Es lo que parece, interpretar Jacinto cuando afirma: "violencia social,
nes porque está relacionado. muchas veces de modo directo N' con base todo te destruye. Tienes estereotipos, por ejemplo, que vas cogiendo
en presunciones, con la accion (le esos colectivos. de todo lo mas violento que puedas?
252 MAURO CEILKINO IMAGINARIOS DE CONFLICTIvIDAD JUVENIL EN ECUADOR 253

miopía que ha caracterizado su escasa comprensión. De parte EL TRATAMIENTO MEDIÁTICO


de las autoridades y la mayoría de la opinión pública se repi-
te, insistentemente, que las soluciones Qcomo si existieran o [4 Santiago Ortiz, de 25 años [...1 estaba acorralado,
suplicó vivir por su esposa e hijo cuando los ocho [..]
fueran definitivas!) se plasman en los ámbitos de la preven- jóvenes ataviados con camisetas anchas y gorras [..]
ción, represión y rehabilitación.' mostraron navajas y revólveres.
La prevención carece de mecanismos de apropiación y mo- El Comercio, enero 2002
tivación porque se basa enteramente en un discurso moralista,
estereotipado y retórico a través de las "famosas charlas", que Frente al papel jugado por los medios de comunicación en su
no tiene repercusión significativa en los mundos de sentido de relación con los jóvenes o con las pandillas juveniles, existe un
los jóvenes. La represión, por su parte, no genera más que ex- carácter que podríamos definir como esquizoide. Por un lado,
clusión, discriminación y estigmatización de estos mundos, a no es pensable la constitución del sujeto juvenil actual sin la
través de dudosas aplicaciones legales o paralegales que vul- mediación y la influencia de la cultura audiovisual producida y
neran otros derechos, como los que apuntan a la constitución puesta en circulación por las industrias culturales globalizadas.
de nuevas ciudadanías culturales. Finalmente, la rehabilita- Los medios contribuyen sustancialmente a la generación de
ción, ligada muchas veces a la reclusión y privación de liber- nuevas sensibilidades, modas y estilos de vida, valores y con-
tad, sea por su infraestructura o por enfoques que carecen de flictos, dado que forman parte del tejido social en el que po-
proyecciones integradoras, corre el riesgo de convertirse en nen a circular signos, sueños y mercancías visuales de gran in-
un espacio de "aislamiento" social que en vez de reinsertar, se fluencia.
transforme en una plataforma de "perfeccionamiento" de las Sin embargo, por el otro lado, se asiste también —sobre to-
destrezas delictivas. do en Ecuador— al despliegue de una mirada mediática ten-
Las supuestas soluciones pensadas desde estos ámbitos no diente a estigmatizar a los jóvenes en general y a las pandillas
sólo no han disminuido los índices de violencia, conflictividad en particular." Cuando los jóvenes están presentes en los
y delito, sino que probablemente los han incrementado, ade- medios es para llenar la sección de crónica roja o, tal vez, la de
más de seguir abonando a una concepción que ve a la juven- deportes. En ambos casos, lo que no muestran es todo "lo otro":
tud exclusivamente como un agente portador o generador de sus representaciones, expresiones y prácticas culturales, los
problemas. complejos procesos de construcciones identitarias a los que
precisamente contribuyen los medios de comunicación y las
" Existe una larga lista de verbos con el prefijo "re": reeducar, re- nuevas gramáticas audiovisuales generadas en escala planetaria
orientar reformar, rehabilitar. 'Tbdos éstos han adquirido la característica por las industrias de la cultura. En una reciente investigación
innegable del lugar común, dado que, en el momento de la profundización
de perspectivas, ninguna institución que los emplea sabe no sólo "cómo",
que realizamos sobre el tipo de adjetivos empleados por un dia-
sino sobre todo desde "dónde", es decir desde qué referentes, valores, rio de Quito (El Comercio), en la redacción de noticias o infor-
contenidos nuevos y de alguna manera claros, volver a partir. Además es
necesario notar que Ecuador se adhirió corno otros países de la región a
la formulación y aprobación de leyes que bajan el límite de edad (de 18 '1 Véase Cerbino, Chiriboga y 'altiven (2000). Ahí se hace hincapié
a 14 años), en cuanto a punibilidad de los jóvenes. En el vacío total de en la doble actitud de los medios frente a los jóvenes, por un lado reduc-
otras políticas públicas para la juventud, nos parece que medidas de esta cionista y a la que hemos llamado idealizante, cuando se los ve exclusi-
naturaleza demuestran claramente la intención represiva de las autori- vamente corno futuro de la patria, y por el otro lado estigmatizante, cuando
dades legislativas y de gobierno con respecto a los jóvenes. son proyectados como potenciales delincuentes.
254 NMET1t0 CLIIHINO 1 \I \GIN N11(1,, JO i.()Niki( IIVIDADJUVLNII IN II 1I ■ DCIt 255
!nación referente a jóvenes, se pudo determinar que los adjeti- perciben sin Cinc se produzca distancia crítica alguna. Además,
vos "pandilleros", "violentos", "delincuentes" y "en riesgo" son están presentes en esta relación, algunos elementos indispen-
los de más alta frecuencia. Y, por otro lado, los términos más sables del marketing sensacionalista, como son el tratamiento
utilizados para nombrar a la acción de las pandillas resultaron estético de la pobreza y su directa e incuestionada asociación
ser "delincuencia", "violencia", "asesinatos" y "drogadicción". con la delincuencia.
La mirada de la mayoría de los medios es alarmista y escan- La construcción de los reportajes y las notas periodísticas
dalosa, reproduce o contribuye a crear estereotipos y lugares se realiza juntando tres matices discursivos principales: junto
comunes al servicio de unas "verdades oficiales" que sancio- al sensacionalismo existe el matiz de la criminalización y el de
nan sin tener en cuenta otros y complejos factores. Los medios la banalización de la acción pandillera.
tienden a exagerar y espectacularizar el "mal" a la manera de El sensacionalismo se presenta en el uso de varios recur-
una novela policial, donde de antemano se reconocen los per- sos: el "dramatizado', con el cual se pretenden narrar "hechos"
sonajes "malos" y los "buenos", el todo empaquetado con los in- y crear de este modo un efecto de realidad-verdad; el de la pro-
gredientes "justos" para que el televidente o el lector no tenga liferación de imágenes y afirmaciones que alimentan el miedo
que hacer ningún esfuerzo analítico para emitir su juicio. La en la ciudadanía con respecto a la acción pandillera, prueba de
operación más común en la cobertura mediática de las prác- ello son las repetidas referencias a que el fenómeno represen-
ticas pandilleras es, por lo tanto, reducir al mínimo la tarea de ta "una amenaza nueva e impredecible" y sin embargo muy
contextualizar y profundizar, con el único objetivo de explo- preocupante por "todo lo que va a pasar a futuro", dado que es
tar de modo sensacionalista los hechos que ven involucrados "en constante aumento" y que "se extiende sin control en to-
—presuntamente o no— a los pandilleros, y perjudicar así otro do el país". Está claro que lo que se da a entender, de este modo,
tipo de aproximación al fenómeno basado en una comprensión es que hay que tomar los "correctivos oportunos", es decir, au-
más detenida y reflexiva. La justificación que muchos periodis- mentar la represión.
tas expresan por la reducción de su papel de mediación es que, El discurso de la criminalización se descifra sobre todo a
debido a la radicalidad y el carácter sanguinario de la acción partir del uso de un vocabulario que de modo enfático asocia
pandillera —como en el caso de asesinatos—, no se puede te- acción pandillera con algunos tipos de delito que correspon-
ner ninguna condescendencia al juzgar esos actos. Sin embar- den más bien al modus operandi de bandas de profesionales o
go, el problema que plantea esta justificación es que los medios incluso de terroristas; aquí dos ejemplos:
olvidan que su papel no es el de "hacer justicia" y sancionar o
emitir sentencias sobre ciertos hechos, sino el de proporcio- Guayaquil]...] ha vivido en los últimos meses difíciles momen-
nar a la opinión pública claves de lectura analíticas que pue- tos por la aparición de por lo menos un centenar de pandi-
llas juveniles que han venido implantando el terror. Esos
dan significar el desarrollo de herramientas críticas por parte
grupos, que actúan especialmente en el centro de la ciudad
de las audiencias. No obstante, la práctica del sensacionalis- y en sectores barriales de la periferia, han comenzado a ser
mo puede ser un negocio atractivo en la medida en que respon- combatidos por la policía que, a su turno, está reclamando
de (cuando los medios quedan atrapados en la simple lógica de el apoyo de los padres de familia para que eviten la presen-
medición del rating) a una demanda (que se dice tácita) de no- cia de los menores en las vías públicas (1];/ CHuicrcío, 5 de
ticias "fascinantes" por parte de los consumidores, de noticias febrero de 2002).
cuya intención es producir un "efecto de realidad" que deja a Su objetivo lel de las pandillas] no sólo es robar, buscar info r-
los públicos anonadados y "adheridos" a la intim:film:ion que mación espiar— o especializarse en cometer ilícitos, sino
256 MAI /RO c/l./RICINO I /1NARIOS 1/1 c ONI I 1C FIVIDADJU \ I NI1 Ic/1/01c. 257

expandir el desenfreno sexual, el consumo del alcohol, dro- La pandilla es un modo de vida. Representa el espacio en el
gas, tráfico de armas y matar (Diario Hoy, 13 de enero de que se encuentra un sentido de la vida. Este sentido se articula
2002).
en torno a tres elementos: pertenencia, reconocimiento y afir-
Corno se puede observar, además de crear alarmismo so- mación. En primer lugar, ser parte de un colectivo garantiza al
cial y sostener el estigma del sujeto juvenil que implantaría el mismo tiempo protección, entretenimiento y descarga emocio-
terror, parece que la irrupción en el espacio público y la conse- nal, de tal manera que representa una necesidad y un atrac-
cuente visibilización pandillera es lo que más preocupa a la tivo a la vez. Mas allá de que muchos jóvenes provienen de
"sociedad normal". Ser joven, pobre y vestir de un cierto mo- familias con algún grado de "disfuncionalidad", no es ésta una
do son motivos suficientes no sólo para sospechar, sino para condición suficiente a partir de la cual se ingresa a formar parte
emitir un juicio explícito por parte de los medios: "Licuando de una pandilla. En zonas urbanas donde el tejido social mues-
Santiago Ortiz, de 25 años, vio que detrás de él caminaban cua- tra inequívocas señales de descomposición a tal nivel que la
tro jóvenes, ataviados con camisetas anchas y gorras, aceleró su vida ciudadana se retrae al entorno privado por la imposibili-
paso (la cursiva es nuestra, El Comercio, 6 de enero de 2002). dad de ocupar el espacio de lo público, resulta más impelente
Junto con el sensacionalismo y la criminalización, los me- la necesidad de crearse un territorio de socialización que esté
dios casi de manera paradójica, recurren a veces al recurso de protegido y en el que "jugar a ser alguien", que el hecho de no
la banalización de las prácticas pandilleras cuando, empleando encontrar un "lugar" en la familia debido a la incomprensión
un tono burlón, se refieren a los códigos usados por los miem- o a la permanente infantilización del cual son objeto los jóve-
bros de las pandillas, como las señas de manos, las distincio- nes, en particular en el momento de la adolescencia." Es por
nes indumentarias o los collares. Un modo que no toma en esto que se puede afirmar que si es verdad que la familia expul-
serio la producción simbólica pandillera, que la desvaloriza, sa, al mismo tiempo también es verdad que la calle atrae. En
probablemente por no entender a cabalidad los sentidos que ella se encuentra un modo de estar, de habitar el barrio, de
expresa, y que manifiesta el claro propósito de mostrar su total apropiarse de un pedazo de ciudad, de reírse y sentirse bien,
inconsistencia. respirando al "aire libre" sin la "asfixia" presente en hogares
que "huelen" a problemas y a penurias que reafirman en cada
momento la imposibilidad de experimentar una existencia vi-
Lo IMAGINARIO y LO SIMBÓLICO vida plenamente. En la calle, ingresar a la pandilla significa po-
DE LA CONFIJCEIVIDAD JUVENIL der identificarse con los signos de una vida "real" de éxito, una
vida por otra parte soñada, teniendo como referente una hege-
Cada amigo cs la lanult« monía cultural que privilegia la búsqueda del lucro incesante
que escogernos entre extlarION
o viendo en la televisión programas que sugieren un consumo
Rubén liludes
]' Bajo la lógica de la retirada, que obviamente no puede ser imputa-
In calle te da sorpresas, te puede quitar la nido, da a una presunta incapacidad de los adultos, sino que responde a condi-
ni quieres ser 171(íS sabido que los oti os, ciones estructurales creadas por el conjunto de la sociedad y de modo
y Guarida son Indy sabidos que '400 C111)11e;:(111 especial por la miopía de las autoridades publicas, en algunos banios
las peleas, se saca la cartuchera, particularmente marginales de las grandes ciudades ecuatorianas, la con-
bala I I en »11, todas las pandillas son iguales. lbrmación de una y otra pandilla configura un proceso de “tribaligación"
del espacio público "abandonado" por los adultos, a los que además y, a
Testimonio de un pandillero partir de ahí, ese espacio les es "proscrito".
258 NAuto U:MINO 1 \ 1 \GINAItICS ( DNI- LH -11\ IR\ I) II' \ 1 NIL rs u 1 \ 1)()Ir 259

fácil y al alcance de todos, porque nunca aparece claramente que se sienten atraídos por formar parte de las pandillas, esa
dependiente de la capacidad adquisitiva de las personas. Así, apropiación de bienes simbólicos queda substituida a un uso
el pertenecer se conjuga con el reconocimiento, que es posible abultadamente imaginario de la relación con el "otro". Lo que
cuando una vez aceptado, el joven se hace visible ante sus pa- se vuelve imprescindible para la acción pandillera es la cons-
res, asume los "gestos" del grupo y los "signos prueba" que le trucción de una escena conflictiva en la que las prácticas de la
confieren estatus y por ende lo hacen reconocible. Estos signos confrontación (sobre todo con otras pandillas) asumen el sig-
van desde el uso de ciertos iconos publicitarios hasta insig- nificado de una afirmación, ante los ojos del otro —adversario
nias plasmadas en collares, pulseras, anillos o tatuajes. En todo o enemigo—, de una superioridad que es posible en la medida
caso, se trata de "marcas" que remiten a una corporalidad a ser en que el otro es inferiorizable. Este modo particular de enten-
exhibida interna y externamente a la pandilla. Sin embargo, es der la naturaleza relacional de las construcciones identitarias
con el tercer elemento, el de la afirmación, que los Jóvenes de muestra, entre los,jóvenes pandilleros, una incapacidad de asu-
las pandillas articulan tanto el reconocimiento (que cada vez mir el respeto hacia el otro, mediado con base en una apelación
hay que renovar) como la pertenencia. El recurso de la violen- a elementos que trascienden los posicionamientos imagina-
cia, utilizado para actos diversos que van desde el robo y el rios y parciales que atañen a cada pandilla, como condición ne-
asalto, la pelea callejera hasta el asesinato, tiene eme compren- cesaria para que sea factible establecer un vinculo social, tanto
derse a partir de que los jóvenes pandilleros aplican un com- interno como externo, con las lógicas de la organización pandi-
plejo mecanismo imaginario-simbólico que sostiene el "tipo"
llera. El nombre de esta incapacidad puede ser el de la tribaliza-
de afirmación necesaria para dar sentido a su acción y, por ción de las identidades pandilleras, el radical desconocimiento
supuesto, a su existencia. Es bajo el "régimen de la visibili- del otro, cuya existencia y significado es la de ser sólo el me-
dad", como una de las condiciones constitutivas de la moder-
dio para la afirmación del uno. La consecuencia de ello, muy
nidad, que se estructura para el sujeto un modo de ser a través
lejos de ser una impugnación del orden constituido, es la repro-
del "ser visto", del goce escópico que lo alimenta. Esto obliga de
ducción y continuidad de un sistema dominante, que precisa-
alguna manera a los sujetos contemporáneos a sostener una
mente fomenta un modelo de funcionamiento de las relaciones
lucha permanente para proyectarse por medio de su visibilidad.
sociales basado en la dominación. Este modelo tiene que ver
De esta lucha no escapan los mundos juveniles. Ahora bien, la
con lo que Connell (1987) define como el discurso de la "mascu-
mayoría de los jóvenes organizados o no en colectivos, y tam-
linidad hegemónica", un discurso que articula y da sentido (de
bién de modo individual, actúan a través de complejos ámbi-
modo exclusivo) a las prácticas (y a los usos lingüísticos) que
tos imaginarios, sostenidos a partir de la apropiación de bienes
demuestran tener coraje, virilidad, valentía, respeto y honor.
simbólicos que circulan sobre todo en los medios y que repre-
Éstos son ingredientes simbólicos que se embonan con la es-
sentan la materia prima para las adscripciones identitarias, la
tructuración imaginaria que constituye la identidad de cada
afirmación y la diferenciación social. "El vestuario, el conjun-
pandilla y que se refiere a que sus miembros están juntos y se
to de accesorios que se utilizan, los tatuajes y los modos de lle-
distinguen de "otros". Dado que ciertamente la puesta en obra
var el pelo, se han convertido en un emblema que opera como
del discurso de la masculinidad hegemónica no es una prerro-
identificación entre los iguales y como diferenciación frente a
gativa de los jóvenes enrolados en pandillas,''y tratándose más
los otros"» Sin embargo, para "otros" jóvenes, en particular los
" Rossana Reguillo (2000). I,a investigadora sugiere el termino "so- y' En efecto, se trata de un discurso que impregna la acción de las
tioestetica" como un elemento característico de las culturas juveniles. flitoridarles en el nivel de la política y la economía, de los directivos y
260 MAURO C [MINO IMAGINARIOS DE CONFLICTIVIDAD JUVENIL EN ECUADOR 261

bien de la utilización de repertorios ya instituidos en la socie- La valentía y la hombría que es plasmada en actos violen-
dad en su conjunto, resulta claro que, en estos términos, no tos en los que siempre existe un otro como objeto y víctima de
puede existir ninguna propuesta de estos grupos que vaya en estos actos, se configura también en el uso de un lenguaje (y
la dirección de incidir en el cambio y en la transformación so- una coba) que se inscribe en el mismo marco valorativo, como
cial. Respeto y virilidad remiten a un discurso autoritario domi- lo señala también Alonso Salazar refiriéndose al caso de pandi-
nante (en Ecuador y en otros países latinoamericanos), que llas en Colombia, donde el "parlache" es un
hace de las tradicionales oposiciones fuerte/débil, grande/pe-
queño, superior/interior, dominante/dominado, las categorías [...1 lenguaje que no es gratuito, sino portador de una axiología
en las que se sustenta. En ausencia de otros recursos simbó- donde la agresión y la desvalorización del otro están en un
licos, es a través de la violencia, hablada y practicada, que los lugar de preeminencia. El parlache es un habla que cohesio-
jóvenes pandilleros se garantizan la aplicación del discurso na relativamente a algunos grupos, pero refleja en palabras
masculino hegemónico para obtener un lugar prominente, de la actitud de intolerancia y desenfreno que prevalece en la
ejercicio del poder y de alcance de liderazgo al interior de las sociedad (1998:124).
pandillas. Ilacer "carrera" y escalar los puestos de mando depen-
de así de la demostración constante de saber del ender, por un "El gil es la parada del vivo" es una expresión que escuché
lado, a los otros miembros (muchas pandillas los llaman "her- a un pandillero y que sintetiza muy bien, en el uso de los signi-
manitos"), lo que es posible por medio de la capacidad de reac- ficantes "gil" que significa bobo y "vivo" como su exacto contra-
ción y de pelea y, por el otro lado, la demostración de saber rio, el universo de sentido que pone a disposición el discurso
armar la "bronca" (el choque, la gresca), buscándola y hacién- de la masculinidad. En esta perfecta y simétrica relación en
dola posible por medio de la provocación hacia otra pandilla, o cuanto a una asociación indisoluble de dos términos que re-
simplemente en los actos de agresión a transeúntes en la calle. miten a dos tipos de personas, se puede resumir la lógica que
Otras veces se puede buscar irrumpir en aquellos lugares con- subyace a la acción pandillera, en la cual lo t'ulula mental es
siderados por las autoridades (y por intermedio discursivo de mantenerse alejado de la más mínima sospecha de cobardía.
éstas también por la opinión pública) como seguros y no vulne- En aproximadamente 120 términos del vocabulario utilizado
rables, como es el caso de los centros comerciales. "Ocupar", por los miembros de pandillas, más de una tercera parte de
aunque momentáneamente, estos lugares, con una acción "es- ellos se refieren al binomio valentía-cobardía, y hay unas diez
pectacular", burlándose de los guardias de seguridad que los expresiones muy reiteradas que hacen alusión a los testículos,
custodian, significa mostrar una valentía que consolida el sen- de tal manera que en el fondo, estar o no ahuevado, es decir
timiento de cohesión del grupo.'" tener o no los testículos "bien puestos", es lo que determina
y muestra la existencia o no de la valentía. I lay que tener y
docentes en las escuelas, en el mundo del empleo, en los medios de comu-
demostrar valentía desde el comienzo, cuando los jóvenes tie-
nicación, en el hogar, e incluso en las relaciones afectivas y de pareja.
'6 En una reciente conversación con algunos ex integrantes de los nen que "superar" las fatídicas pruebas de iniciación para in-
Lat in Ki ngs, éstos hacían referencia a una de estas acciones espectacula- gresar a la pandilla. Pruebas todas ellas de carácter corporal,
res que mucho impacto produjo en la opinión pública de Guayaquil (cuan- dado que de lo que se trata es de infligir al cuerpo una serie de
do por pocos minutos irrumpieron en un centro comercial muy impor-
castigos que van desde golpes (propiciados por todos los miem-
tante de la ciudad), para lo cual, sin embargo, habían sido contratados
por "algún" político de esta ciudad, probablemente interesado en incre- bros de la pandilla) hasta el mantenerse desnudo durante toda
mentar la percepción de inseguridad en la opinión publica. la noche en el frío. Es el precio que hay que pagar (como aguan-
262 MAI E(O LERBINO \GIN RIOS lid CONiIi(fIIA WAD II VI NIL I N 1.1 ur\ Dolt 263

te) para ser "parte de" una organización que no tolera otro mo- el juego merece la pena, que valga la pena jugar" (1997:141). La
do de ser y estar que no sea la "a rrechera", en alusión ¿I la pandilla se convierte entonces en un juego social, dado que: "lo
contrición de excitación sexual, que viabiliza el óptimo manejo que sucede en él importa a quienes estan adentro, a quienes
de desafiar al otro, de provocarlo y poder alcanzar la suprema- participan" (1997:141). Participar o pertenecer a la pandilla se
cía. La condición de valentía se pone en un segundo plano só- vuelve interesante, en el sentido latino de interese , es decir,
lo cuando un joven decide salirse de la pandilla, pero no porque "estar adentro, formar parte, significa participar; por lo tanto
se le reconozca la posibilidad de ser cobarde, sino porque los reconocer que un juego merece ser jugado y que los envites
motivos que permiten obtener la "llave de salida"11 represen- que se engendran en y por el hecho de jugarlo merecen ser se-
tan intereses cuya superioridad es reconocida y aceptada por guidos, significa reconocer el juego y reconocer los envites"
el grupo. Estos motivos son que el joven tenga constituida una (Bourdieu, 1997:141). Se pertenece a la pandilla para no ser in-
familia o que se enrole en alguna organización religiosa, sobre diferente y poder marcar una diferencia; un juego que pone
todo de confesión pentecostal. Si se tiene en cuenta que en en cl tapete apuestas simbólicas e imaginarias que invitan por
ambos casos existe un elemento común, que puede ser la bús- su caracter de intriga y porque prometen solucionar conflictos.
queda de orden, de amparo, de "disciplinamiento", y en particu- Formar parte de una pandilla significa salir del anonimato y la
lar de un sentido de la vida "confeccionado" y establecido, no protección que ella proporciona permite sentirse no sólo aco-
es muy osado afirmar que el paso que se da de una pandilla a gido, sino invitado a la costrucción de una identidad junto con
una Iglesia (obviamente excluyendo los actos violentos pre- los participantes en el juego. Por esto resulta muy importante
sentes en la una y no en la otra), no marca una diferencia im- la asignación de un nombre, en el que se inscribe la titularidad
portante. Al contrario, en estas "salidas" se muestra claramente del juego y la garantía de adquirir cierta visibilidad.
cómo cn el fondo los jóvenes que entraron a formar parte de Siempre en el campo de la estructuración imaginaria del
pandillas, lo hicieron para someterse a un imperativo que pudie- conflicto entre pandillas, un aspecto muy significativo es lo
ra otorgar un sentido a su existencia a partir de ser parte de al- que hace referencia al papel de la mirada. Según el testimo-
go. Ese imperativo asume la tbrma de un religar que hace de la nio de los entrevistados, la mayoría de las veces parece ser el
pandilla una comunidad emocional en la que sus miembros detonante de la pelea y la violencia. Miradas lanzadas en cier-
administran los sentimientos (en particular el miedo), los co- tas ocasiones de contacto visual y miradas que buscan el contac-
difican, los hacen soportables y, finalmente, los capitalizan para to físico.
motivar su acción violenta. La pandilla corno comunidad emo- La mirada es una de las condiciones imaginarias más com-
cional establece un horizonte en el que se configura lo que plejas, y esto se debe a lo que Roland Barthes (1993:305) ha
Bourdieu define como la d/usio, es decir, lo que está en juego llamado la significancia. "La mirada pertenece a ese dominio
en la pertenencia a un determinado campo de acción, que es de la significación cuya unidad no es el signo (discontinuo),
"el hecho de estar en el juego, cogido por el juego, de creer que sino la signiticancia. 1...] el 'misterio' de la mirada, lo turbio
que lo compone, se sitúa en esta zona de desbordamiento".
"Es conocido que no es Fácil abandonar la pandilla y, si no se lo ha- Es decir, la mirada siempre desborda nuestra "normal" capaci-
ce de modo correcto, es decir estipulado, se corre el peligro de sanciones dad de lectura, entendimiento y comprensión, por tener un
que van desde la agresión brutal hasta la obligación de efectuar un asesi-
nato; en esta Última se replanteo ciertamente el ingrediente fundamen- carácter significante que dificilmente se circunscribe o asocia
tal de la valentía que.i fue necesaria para entrar, del mismo modo lo es con un significado claro. La mirada, que se proyecta como una
para salir. dimensión de significancia, se muestra siempre "más" de lo que
26/1 MAUI«) CERIIINU
INIAGINAMOS ui CONFLACIIVIDAD JUVENIL 17< Ecuaimit 265
creemos o entendemos. Es una especie de misterio que in- can ese mismo juego de miradas, un juego que termina por re-
quieta, dado que como señala la teoría psicoanalítica lacania-
ducir drasticamente su capacidad de simbolización y, por en-
na, la mirada es siempre maléfica. de, la posibilidad de "neutralizar" o "sublimar" el recurso a la
tina mirada abiertamente insistente produce momentánea- violencia. lis como si en cada mirada que se reproduce se re-
mente una suspensión del sentido en tanto que interrogación presentara y viera reflejada una y otra vez el mismo modo
en el sujeto que es mirado y, por lo tanto, le produce una des- de mirar del sistema dominante. Ante el "juego" de miradas
orientación. Es corno si de pronto el sujeto que es objeto de que cuestionan e increpan, la reacción de los pandilleros se
"cierta" mirada que lo aprisiona, se descubriese por ello vulne- sostiene simplemente en el uso de fórmulas rituales que ex-
rable y se enfrentase a vivir una situación insoportable, debido presan agresividad: ",;,q1.1é me ves?"; "¿qué te debo?"; "¿qué quie-
a la incapacidad de subsumir este vacío de sentido con una com- res?"; "¿qué te crees?", y que alejan posibles mediaciones no
prensión que sea diferente al juicio negativo hacia él (el de la violentas. Por medio de la mirada se desafia a aquellos que son
infériorización o el desprecio). Frente a esa aparente "incom- considerados inferiores; por lo tanto, la mirada tiene el poder
prensión" y como consecuencia de ese vacío, a veces no que- de cuestionar la hombría de los jóvenes pandilleros que los
da niás que pasar al acto, acto violento que se propone como obliga a una reacción violenta.
un modo de compensar esa falta.'"
Sin embargo, el acto violento no es sólo consecuencia de
una incomprensión, sino que se produce por una reducida capa-
CONCLUSIONES: PANDILLAS, CUITURA Y POLLERA
cidad de construir una mediación simbólica que viabilice el
poner palabras a esa mirada y poder asignarle un sentido sopor-
table y oportuno. En cambio, lo que se genera es que esa mi- La 1171iSiCa esta co la lucha
rada produce parálisis y escozor debido, además, al hecho de Grafitti en una pared de Quito
que cada mirada concreta que se percibe en la calle, de parte
de otros pandilleros, hace "recordar", por una conexión imagi- ¿Es posible, con base en lo que se ha analizado en este artícu-
naria compleja,u' esa otra mirada juzgadora y estigmatizante lo, encontrar un valor político, entendido como un modo para
que cierta sociedad "sana" y "bien" dirige a los jóvenes.' Es la plantear o sólo hacer entrever una acción que se traduce en
incorporación de la metáfora de la mirada del discurso domi- alguna forma de incidencia para la transformación social? La
nante lo que determina que los jóvenes pandilleros reproduz- concepción que sostiene el argumento de que la acción pan-
dillera configuraría la expresión de un malestar social llevado
I " Las preguntas que se puede hacer un sujeto frente a ciertas mira- al límite, o que incluso se ubicaría por fuera de todo orden po-
das son muchas, pero todas apuntan probablemente a un cuestionamiento
sible, no resiste las evidencias empíricas y las interpretaciones
que produce incomodidad: por ejemplo, ¿que tengo vo de raro para que
se Inc mire de esta forma?, ¿qué es lo que no le gusta ilotro7, eteetera. que de ellas hemos podido hacer gracias a la investigación rea-
'" Cada mirada concreta desata una especie de "metaforizacion" de lizada. Si existe una dimensión politica en esa acción, no repre-
esa otra gran lunada, y en este sentido contiene también algo de inscrip- senta ciertamente su elemento caracterizante, que parece ser
ción simbólica.
en cambio la reproducción de códigos, valoraciones y concep-
"[...] una ve la mirada de la gente, cuando una está pasando se le
quedan viendo a una, y dicen esa pelada es una ladrona, esa fiera es una ciones de las que se alimenta un tipo de discurso que ha hecho
drogadicta, eso dice la gente, porque ellos no saben lo que es vivir la vi- de la "fuerza", el autoritarismo v la dominación, mezclados con
da en la calle Hl" (»mena). la corrupción y la impunidad, los ingredientes fundamentales
266 ■ ItBiNo IMAGINARIOS o.: CONFLICTIVIDAN JUVENIL EN ECUADOR 267
que sostienen los imaginarios dominantes en la construcción
1...1e1 desafio a la hegemonía representado por las subculturas
del orden social y político, al menos en Ecuador. Pbrmas ex- no emana directamente de ellas, en realidad se expresa ses-
tremas de violencia juvenil, como Lis que sirven para escalar gadamente en el estilo. Las objeciones y contradicciones que-
posiciones de prestigio y "liderazgo" en los colectivos pandille- dan planteadas y exhibidas en el nivel proflinclamcnte
ros, que desarticulan cualquier intento de construir un sentido superficial de las apariencias, esto es, en el nivel de los signos
(flebdige, 2004:32, las cursivas son mías).
"mínimamente aceptable", sólo muestran como síntoma el gra-
do de fractura de un vínculo social agonizante. Lo que ahí está en juego es la puesta en escena de una con-
Es en este contexto que debemos repensar la relación en- ciencia que se refiere a una distancia necesaria para garantizar
tre cultura y política, constatando el potencial transformador la construcción de aquellas apariencias y la infinita posibili-
que representa la creación de formas culturales y simbólicas de dad de otras. Éste, creo que es un modo para relacionar la cul
la cual son portadores los colectivos juveniles, incluidas las tura con la política. Con la primera, gracias a la elaboración de
organizaciones pandilleras. En este sentido, el conjunto de ex- apariencias posibles en la medida en que se ha entendido y
periencias que provienen del mundo de las culturas juveniles, hecho la experiencia de que dependen del mantenimiento de
en cuanto a la capacidad de recrear modos "alternativos" de una distancia con respecto a todo proceso de su construcción
vida social y cultural, por medio de una voluntad o de una con- los jóvenes pueden desarrollar un modo de contaminar a la po
ciencia que se plasma en la construcción de nuevas subjeti- lítica por medio de la experiencia cultural.
vidades, pone a disposición para el análisis un material muy El sentido político de esta operación se muestra evidente
fecundo. Cabe señalar, sin embargo, la importancia de repen- si pensamos con '2i,ek (2003:29) que "la apariencia tiene más
sar incluso esa experiencia, dado que bajo el rótulo de "cul- peso que la cosa en sí, porque designa el modo en el cual la co
turas juveniles" ha cabido de todo, con la consecuencia de que sa en cuestión está inscrita en la red de sus relaciones con los
hemos perdido de vista cuestiones que no podían ser leídas ba- otros". En la manipulación ficcional de los signos, en la consti
jo una óptica exclusivamente cultural como, sólo por dar un tildón y significación del estilo, en lo performativo de la subje-
ejemplo, el problema de la exclusión social de amplios secto- tividad, algunos jóvenes entienden a fundo el mundo de las
res juveniles de la participación política, y que reclaman una apariencias de la política institucional, mostrándose capaces
renovación de las categorías analíticas y de ellas su filo crítico. de operar una deconstrucción de aquella política que, entre
No obstante, hay, entre otras, una experiencia que quiero res- otras cosas, confunde seriedad con solemnidad. Lo "serio" de
catar y que se refiere a que en muchas expresiones culturales la lógica juvenil podría estar en cambio en lo que '2,D.ek mani-
fiesta en cuanto a la lucha política que "indica la tensión entre
juveniles, los jóvenes han demostrado saber cómo transitar por
el cuerpo social estructurado, en el que cada parte tiene su lu-
los territorios semánticos de la transformación de los signos.
gar, y 'la parte que no tiene parte', la parte que amenaza con
En los usos de los estilos y las modas, en gran medida vehicu-
hacer estallar este orden con base en un principio vacío de
lizados por las industrias culturales, se observa la puesta en es-
universalidad" (Mek, 2003:1". Para que la acción pandille-
cena de procesos de constitución de un complejo conjunto de
ra tenga un significado político en la dirección (Inc aquí se ha
significaciones y representaciones simbólicas, de tal forma señalado, es necesario que "redefina" la concepción de la vio-
que es posible afirmar que algunos grupos juveniles han sabi- lencia y las formas y sentidos por medio de las cuales se ex-
do crear sabiamente un "juego de apariencias". Como escribe presa. Así, es importante distinguir las prácticas violentas de
Hebdige:
aquellas que se inscriben "simplemente" en el marco de la cruel-
268 NIA1:1<0
INIAGINARIOS DE CONEJAL] IVIDAD JUVENIL EN ECHADOR 269

dad; la sumisión de un hombre por parte de otro no es un acto socialización en los que el reconocimiento y el respeto mutuo
violento sino cruel. La violencia implica un plano de concien- sean sus ingredientes fundamentales, por espacios comunicati-
cia en el que se inscribe como diferencia ética; este plano de vos y de aprendizaje social simbólicamente pobres, así como
conciencia, como tal, se produce partiendo de una reflexividad por las cada vez más hondas carencias de educación de calidad
en la que el sujeto se constituye a partir de la asunción de una
y de recursos económicos, muchos jóvenes se ven en la encru-
responsabilidad social y política. Queda claro, por lo tanto, que cijada de ser marginados o entrar en ese mundo con viso "hedo-
esta designación de la violencia es otra cosa con respecto a las nista" y "exitoso" que es la pandilla, donde la reproducción de
variaciones, más o menos contingentes, de los códigos cultu- estereotipos (en particular el de la virilidad) se vuelve un he-
rales dominantes que sustentan el reconocimiento y que se li- cho "normal".
mitan a marcar un grupo por medio de una moda, un vestir, una Es posible concebir respuestas y estructurar intervencio-
práctica de consumo. Estas diferencias coyunturales (de prove- nes efectivas si se contribuye a generar las condiciones para
n'ancla social o generacional) funcionan como "signos prueba" que los jóvenes vean multiplicados los espacios de palabra y
de pertenencia y, de este modo, ofrecen y reflejan visibilidad, expresión, de circulación de ideas, de reflexión sobre la repre-
pero no producen discursividad alternativa. El uso de emble- sentación de los posibles sentidos de la vida. Para que las polí-
mas e insignias producidas para sostener una identidad no ticas públicas para la juventud sean efectivas, es necesario que
se vuelve en muchos casos una forma de expresión y escritu- tomen en cuenta los horizontes de creación simbólica poten-
ra, porque no se desarrolla a partir de una conciencia de su cial que configuran los mundos juveniles.
valor político, que debería mostrarse en términos de disconti-
nuidad y de afirmación de una diferencia en el sentido de-
rridiano de constante diferir.
En síntesis, no se puede plantear la existencia de un hacer
o pensar violento, si ésta se manifiesta en una confrontación
en la que no esté claramente presente una dimensión ética que
apela al rechazo del dominio y de la inferiorización como elemen-
tos fundacionales de las relaciones sociales. A partir de estas
consideraciones se puede afirmar que las prácticas violentas de
las pandillas representan sólo ilusiones de transgresiones del or-
den social, dado que el sentido político de la violencia reside
en la capacidad de creación discursivo y de una escritura que
puede derivar de la confrontación y de la performatividad
que el conflicto, corno producción de múltiples ibrmas de sig-
nificación y de sentido (apariencias), vuelve posible.
Los sentidos y las valoraciones de la violencia juvenil refle-
jados en este artículo proponen nuevos escenarios de acción y
a la vez la necesidad de profundizar por medio de nuevas in-
vestigaciones, algunas preguntas frente a esta temática. Por la
escasa existencia de condiciones que viabilicen procesos de
PANDILLAS Y SOCIEDAD
CONTEMPORÁNEA

Carlos Mario Perca Restrepo*

La pandilla es uno de los más inquietantes jeroglíficos de la


sociedad contemporánea. En efecto, el espectáculo de mucha-
chos entregados de día entero a la esquina lanza un duro de-
safio al proyecto de convivencia urbano. ¿Cómo comprender
su sorprendente extensión y arraigo en casi todas las ciudades
del mundo? En este artículo pretendemos hacerle frente al inte-
rrogante.' Seguiremos un camino en tres momentos. En el pri-
mero se hace un enunciado general sobre el fenómeno. En el
siguiente, a manera de ilustración de los enunciados anterio-
res, se emprende la mirada sobre uno de los significantes que
gobiernan la pandilla: la muerte. Y en el último se desarrolla
una reflexión sobre la dimensión simbólica que dicho signifi-
cante —y el discurso pandillero en general— pone en juego.

UN ENUNCIADO GENERAL

Lo propio de la pandilla contemporánea es lo que denominare-


mos el tiempo paralelo. Puesto en los términos de una imagen

*l listoriador, investigador del Instituto de Estudios Polnicos y Rela-


ciones Internacionales de la Universidad Nacional de Colombia. Curveo
elecuifinco: carlosmarioeTinx.intermet
' Este articulo recoge parte de la introducción y dos capitules del
libro Con el diablo adentro' Pandillas, tiempo paralela .y podo-,
recién conclui-
do ■• en trámite de publicación. Su centro son las pandillas de tres ciuda-
des colombianas: Neiva, Barranquilla y Bogota.

12711
272 CARI C, MARIO meen PES FRITO e ■ Nbli 1.33 S su( Ti DAD tONi i.Nie(RANLA 27:;

que permita iniciar el recorrido, el partero abandona los circui- una historia compartida que es tanto experiencia de pasado
tos que arman la vida corriente. La figura prototipica es el mu- como perspectiva de humo. Es la abstracción de lo social.'
chacho de 15 años parado sin descanso en el sitio de siempre.' 1)os órdenes de pregunta aparecen. Por Ulla parte, yJomo
Las reclamaciones de la vida de todos los días desaparecen, no se configura el tiempo paralelo? La respuesta supone dar cuenta
lo conmueve ni el dolor ajeno ni menos la pobreza, no lo ase- de las condiciones que hacen posible el acontecimiento pandi-
dian los apuros de la eficiencia ni las urgencias de la producti- llero que, como veremos, es una síntesis de viejas prácticas ur-
vidad. El reloj, la pequeña pero portentosa máquina que dis- banas, emergencia cultural de lo joven y renovada presencia
ciplinó la modernidad, ve desquiciadas sus manecillas ante el del crimen. Tales condiciones las denominaremos los catalizado-
ensimismamiento pandillero: el tiempo es su tiempo, uno pues- res, objeto de la primera sección de nuestro trabajo. Por otro
to al margen de las convenciones sociales y adultas. lado, ¿en que arreglo colectivo es factible la abstracción de lo
Frente a un universo donde el tiempo escasea, entrampa- social que atraviesa la pandilla? En este segundo orden de pre-
do en la aceleración del acontecimiento y la historia, la pandi- gunta, la respuesta se enfrenta con los procesos de mediación
lla se abroga el lujo del tiempo exonerado de fechas y horarios. social.' Ciertamente, la pandilla obliga a revisar los nudos de
Las fuerzas que le ordenan son otras. No son las del esfuerzo la sociedad contemporánea, tanto las fracturas sobre las que se
orientado y causal de la previsión, el "ruedo" despedaza tales constituye como los contenidos que vienen a llenar el afuera
coordenadas enmedio de un universo donde se asume con re- del tiempo paralelo.
ligiosidad el día a día. La preciada imagen de la joven promesa
de futuro ni siquiera le preocupa. En su universo no cabe nin- Los catalizado res
gún imperativo externo, menos aquel según el cual la genera-
ción joven ha de aprestarse para la venidera tarea de conducir El primer orden de pregunta —¿cómo germina el tiempo parale-
el mundo a buen puerto. lo?— nos llevó a la identificación de tres catalizadores: el gesto
Dicho "afuera" se construye sobre el despojo de lo social. pandillero, lo joven y el crimen. El primero tiene anteceden-
El lenguaje de la pandilla es circular, no remite sino a sí mismo; tes, nace (un los procesos de urbanización hacia mediados del
parte de nociones revestidas de consenso (como la comunidad siglo xx; en el ya están contenidos los rasgos que prefiguran la
y el respeto), pero las vacía de su contenido para achatarlas en pandilla, mas las realidades emergentes en la década de 1980
la simbólica del deseo y la muerte. Sus vínculos sociales se re- los recogen y los llevan a la transgresión: los nexos con las me-
ducen casi en exclusivo al parche; ninguna actividad de esas diaciones sociales, los capitales simbólicos y la naturaleza del
que engranan un tiempo productivo les entusiasma, bien pronto crimen se transforman abriendo el camino a la singularidad
abandonan la escuela y desconocen algún oficio estable. Y entre de la pandilla actual.
tanto, enmedio del conflicto de la barriada popular, el pandillo
ejerce un cruento poder sobre la esfera local en nombre de nada La pregunta ante lo social toma elementos esenciales de "Iburaine
(1999 y 20001.
distinto a la gratificación de sus impulsos. La pandilla quiebra ' La reflexión sobre la sociedad contemporánea se alimenta en espe-
el nexo con el Otro, abomina del orden instituyente y suprime cial de Wallerstein (1999), Castells (1997 y 1998), Bauman (1999)y Lyng-
vetslcy (1991a, 19946, 2005). Lo mismo, tengo una enorme deuda con el
pensamiento y el diálogo con ,Sergio Zermcno (2005) y su tesis de la des-
Los pandilleros colombianos se llaman entre si "pareen)" y "paree", modern idad, así como con .resus Martín Barbero ( 1993 y 1998) y sus n u_
el "parche" es el nombre del grupo. Son los homónimos de la mara y el merosas formulaciones sobre las relaciones entre medios, cultura y
marero en (mtroamerica. sociedad
274 c.Arau, \I ■ 1<l() PI 1:1 A l'O l'ANI)111 ns r `50( II DAD t ON I I. N11)(11: NI \ 275

El segundo catalizador aporta la inversión cultural gestada bre los que pensamos se constituye lo social: el símbolo, el
pot lo joven.' También está cargado de historia, hace su apari- vinculo y el poder. Frente al símbolo se trata de mirar desde
ción hacia la década de 1950, cuando la condición joven dejó dónde hablan los pandillas. El tiempo paralelo y las fracturas
de ser una simple etapa intermedia entre la infancia y la adul- que le son propias redundan, por fuerza, en el empobrecimiento
tez, para comenzar a revestirse de rebeldía y contestación. Tres del lenguaje. No se trata de simple precariedad cultural. La
décadas después, sobre el rastro de renovadas circulaciones sim- pandilla es una forma de articulación simbólica, su precarie-
bólicas, lo joven hace el transito de la rebelión a la autonomiza- dad discursiva no significa ausencia de palabra: el pandillo abre-
don: ser,joven supone hoy el derecho incontestado de construir va significado del gesto pandillero signado por cl "territorio",
un estilo de vida personal y diferenciado, más allá de cual- el "parche" y el "respeto", los resignifica desde los significantes
quier precepto de la sociedad y la tradición. Los pandilleros lo de la "muerte" y el deseo.
comprenden a cabalidad, el tiempo paralelo se va hasta el au- El siguiente mediador explora el vínculo social,' arrancan-
tismo.
do con las instancias clásicas de socialización (la familia, la
Por último, el tercer catalizador, la criminalidad,'' ingresa escuela y el trabajo). El panorama es desolador, el pandilla
en la "regulación" de la vida colectiva del barrio y sus aleda- quiebra amarras con unas y otras. El grupo pandillero parecie-
ños. Lo hace puesto que opera sobre la droga y el emblema que ra ser el nexo social capaz de socorrer el desamparo; no obs-
la marca, el lenguaje del deseo. Las implicaciones son enor- tante la mirada atenta de su mundo interno, deja entrever (Inc
mes. La pandilla se dota de un mundo alterno en donde hallar allí no pervive sin más el reino del afecto y la solidaridad. El
sentido, poder y, por supuesto, el dinero que sostenga las an- drama de la soledad del individuo contemporáneo, enmedio
sias de consumo. Mediante la criminalidad, el tiempo paralelo de la fractura generalizada de sus vínculos, se impone incluso
tiene un soporte material, ya no hay nada que pedirle a la so- sobre el mundo gregario de la pandilla.
ciedad.
Por último, el tercer mediador refiere las formas de cons-
La emergencia de la pandilla está, pues, catalizada por el trucción del poden" La transgresión violenta le confiere a la
gesto pandillero, el valor de lo joven y la criminalidad. Cada pandilla un dominio sobre la esfera pública local, la contunden-
uno tiene viejos antecedentes. Mas el orden naciente hacia el cia de su mando propicia la confrontación con una multiforme
fin del siglo xx les inyecta renovadas dinámicas, en las que la escala de adversarios. En Colombia, las guerras de pavimento
pandilla encontrará la simiente del "desmadre': el gesto se en- adquieren una virulencia sin parangón: las pandillas se enfren-
durece, la autonomía deriva en afuera y el crimen llega a la es- tan a otras pandillas y a los vecinos organizados para contener-
quina portando consigo el descifrador de los nuevos tiempos. las, las seguridades pagadas y las Operaciones de limpieza, los
actores armados y el crimen organizado. El conflicto se trans-
Los mediadores
forma, la pandilla se alimenta de un poderío cuyos resortes no
conocen nada distinto ala propalación del pánico en el intento
El segundo orden de pregunta —¿en qué sociedad se vuelve fac-
de granjearse respeto.
tible la abstracción de lo social"— remite a los mediadores so-

' El abordaje de lo joven tiene deudas en especial con Rossana El interrogante por Id vínculo tiene nna enorme deuda con la obra
(1901 y 2000). y la conversación con Larissa Adlcr Loninitz (2001 y 20054
141 pregunta por el papel del eximen en la sociedad al anal Ir debe a "lcu decisivo viraje político se debe en mucho a 5w:e-Fernández
los escritos y el diálogo con Elena Azaola (1905 y 2011.9. (1999) y Gillv (1900 y 2002)
276 Am NIAI(10 PI VEA 1(1 ((I REPo
PANI)111..V, 1 SO( II Ii culV I I.P∎I'oRANra 277
AlEN'l RO
dividuo desvinculado —ese, que desesperado encuentra asilo
en la pandilla— requiere de renovadas formas de disposición
Hasta aquí está expuesta la a rquitectura de nuestra exposición.
simbólica. Los símbolos, como los vínculos, pierden densidad
Con todo, ¿desde qué matriz teórica se desplegará la interpre-
y arraigo. Ante la deriva, esto es el flujo perpetuo de símbolos
tación? El primer vistazo sobre los mediadores remarca la per-
marcados por su precariedad para comunicar, se erige el deseo
dida de densidad que les aqueja. El símbolo se empobrece, el
como alfa y omega de la subjetividad. Frente a las cenizas del
vínculo se resquebraja, lo público se degrada. La pandilla ejem-
vínculo social, el individuo gana un nuevo desciframiento, ya
plifica la agonía de la sociedad, por su autismo habla la imposibi-
no el de la razón y la búsqueda política, sino el de la gratifica-
lidad del proyecto cultural de la ciudad en su oficio de integrar
ción y la experiencia sensible sin fronteras, impuesto entre la
en alguna malla de sentido a los jóvenes de la miseria. El paree, gente mediante estrategias de terror. De tal suerte, la fractu-
pues, muestra la grieta por donde se resquebrajó el pacto que ra no es mera desagregación; frente a la crisis, la sociedad de
rigió la sociedad durante largo tiempo: al mondo contemporá- mercado introduce un contenido en cada mediador: en el sím-
neo ya no le preside la ficción de un arreglo colectivo donde bolo instala el deseo, en el vinculo el individuo desvinculado,
habría un lugar para cada uno de sus ciudadanos. en el poder el pánico.
Sin embargo, ése es apenas un() de los rostros. Un paso más Desde aquí, el tiempo paralelo no es mero vacío. 1,a pandi-
allá se visualiza una racionalidad. La era del consumo deman- lla no está sólo afuera, está también adentro. La vida regida
da un individuo autocentrado, exonerado de pertenencias como por un vector de futuro expira, mas en su lugar se implanta el
la nación y la clase social.” El vínculo social se adelgaza. El goce sigilado por el imperativo de la satisfacción perenne y su
pandillo lo evidencia, se consume en la esquina lejos de la fu- despliegue violento. El tiempo se deshace de topografías, le
milia, de la escuela y de todo aquello que suponga conviven-
colina la temporalidad del deseo custodiada en su estallido por
cia. Frente al marasmo de lo social, el muchacho solo y aislado el pánico. La sociedad contemporánea instituye un sujeto, el
halla en el parche la alternativa de inclusión, allí encuentra la
individuo desvinculado autocontenido en el deseo y el miedo.
pertenencia que no le ofrece ningún otro espacio. Mas la pan-
dilla no es simplemente un grupo más, es una opción preñada El principio gmuyalrlz
de conflicto. ¿Por qué seguirla entonces?
El magnetismo emana de la promesa de deseo y poder. El movimiento paradójico del afuera y a la vez del adentro ha-
Mientras la vivencia de los sensorios erizados no para un ins- ce del pandillero mi digno representante del mundo actual.
tante, disparada por el consumo de droga y el acecho de más Como el ejecutivo global izado, viviendo aquí y allá el desarrai-
de un adversario, la búsqueda de reconocimiento se impone go, el parche refleja desde la pobreza las dinámicas hoy en
difundiendo el pánico en el barrio.' Lo "chimba" y el "respeto", marcha. La precariedad de sus simbólicas es muestra de la de-
sus hablas localizadas, condensan los signos desde donde ges- riva de los signos: encaramados en las tecnologías de la infbr-
ticulan los muchachos que nos ocupan. La producción del in- mación, se escinden de las prácticas sociales que les dieron
origen. De igual Manera, el afuera del pandillero es una rami-
ficación de la desocialización: desde el Estado hasta la escue-
La consideración sobre la relación individuo y sociedad ha tenido
como centro a Ilorklicimer (1973 y 20001 y a .Faylor (19'l13). la, pasando por la clase social y el partido político, el vínculo
"' Las evocaciones del pánico se emparentar( con la sociedad deries- social pierde espesor. Y lo mismo, su delirante poder es otro
go de Heck (1.90.4).
lunar de la degradación de lo público: ante la ausencia de jun-
278 (jul.( is MARIO PANDII.1 SUl 11.1). \ (,O.. LNIPORANI: \ 2761
turas de cohesión colectiva, el pánico se erige en pegamento movilidad - un principio en cuyo nombre se puso de cabeza la
de una ciudadanía desorientada v asustada. En cada mediador sociedad—, disolviendo la referencia a algún orden distinto al
hay un proceso donde la sociedad de mercado introduce su res- poder estólido del capital. Ante la nueva le de la movilidad, de-
pectivo contenido alternativo. La deriva se conjura con el de- ja de ser posible un orden anterior al individuo. Nos propo-
seo, la desocialización se repone con el individuo desvinculado, nemos, así, indagar como dicho principio generatriz provoca
la degradación de lo público se exorciza con el pánico. deriva simbólica, desocialización y degradación de lo público,
Es el imperio de la era del consumo, ésa donde los proce- todo bajo el entendido de imponer el deseo, el individuo des-
sos mercantiles lograron no sólo la autonomía respecto del con- vinculado y el pánico como nuevos dispositivos de mediación
junto de la institucionalidad, sino también la primacía sobre la social.
determinación del rumbo de los fenómenos estratégicos en La pandilla nos lleva de la mano. Ella reproduce en el ba-
las armazones colectivas. El mercadeo es un componente de rrio la disociación de lo social, la misma que instaura el mer-
toda formación social, tan antiguo como la misma humanidad. cado cuando decide funcionar por encima de la sociedad y su
Su lugar dentro de la arquitectura social, no obstante, no ha sido derecho a una economía de cara al interés general. Al igual que
siempre el mismo. Basta el siglo xvm, operó cuino otro compo- la maquila, la pandilla edifica un poder haciendo abstracción
nente del acontecer institucional. El proceso de industrializa- de lo social, la primera enceguecida por la inversión al mar-
ción alteró la situación, redirigió el desarrollo capitalista hacia gen de los trabajadores y la sociedad donde se implanta, la se-
su autonomía bajo el entendido de su funcionamiento por las gunda embriagada en el mito de lo sensible que domina el
leyes autónomas de la oferta y la demanda: se trata del mer- provecto discursivo de la contemporaneidad. La pandilla es he-
cado autorregulado." Desde ese entonces hasta el presente, la redera legítima de la era del consumo. Como en el sector finan-
relación entre economía y sociedad desemboca en la tensión ciero, la más refinada expresión de la prepotente globalización
que supone la coexistencia, de un lado de una economía an- neoliberal, el parcelo vive el tiempo del flujo y la velocidad: su
siando soltar amarras y, de otro, de una sociedad buscando los piel abierta no ceja en la búsqueda de la otra sensación, ésa
mecanismos que le protejan del capitalismo descarnado. El iti- donde, al fin, aguarda la promesa del éxtasis y la autenticidad.
nerario atraviesa diversos momentos, del liberalismo del siglo Dicho esto, se hace comprensible tanto la perspectiva de
XIX al Estado de bienestar del xx, desembocando en la prima- nuestra mirada como aquello que nos distancia respecto de la
cía hoy impuesta por la globalización neolibem1.12 literatura sobre el tema pandillero. Mientras el fenómeno se
Frente a ese proceso, nuestro empeño tiene un cometido viene considerando tan sólo como producto de la fractura y la
específico. Busca develar, desde la entraña de la pandilla, el marginación —analítica dentro de la que caben un sinnúmero
proyecto cultural impuesto por el orden vigente. El desarrollo de variantes, que van de la crisis económica a la familia en di-
de las tecnologías de la información puso al alcance de la ma- solución--," proponemos interpretarle, de manera alterna, co-
no un nivel de autorregulación del mercado antes imposible mo hijo de la armadura cultural donde la sociedad de mercado
de imaginar: la sociedad se rige por el principio generatriz de la funda el proyecto de una subjetividad. La pandilla no es tan

La reflexión sobre el mercado se inspira en Polanyi (2004) y en '1 Casi sin (ixcepcion, la literatura sobre pandillas asume esta óptica,
Thompson (1980 y 2000), quien llama economía morid a un proceso pro- el sentido comun la C011f1011;1 ce su esquema illáS simple (so VitrSiáll mas
ductivo no separado de lo social. extendida es la pandilla producida por la tainilia disuelta) l'n buen ejem-
Ll En adelante se hablará de sociedad de mercado, mercado antorregu-
plo de esta analítica se encuentra en el interesante estudio de Centruannd
lado y mercado cuma sinónimos de un momento: la eta del C011501110. i ira en torno a las pandillas y el capital social. Cruz (2004).
28n cruces NIAI21() ItES.11(1.,P0
PANDILLAS Y Set IFDAI) CO:\ I EN11'01 281
sólo exclusión, es Lunbien inclusión. Mejor aún, ella patenti-
LA Mi il.:1{11.:
za el doble rostro implicado en aquello que se destruye ante la
imposición de otro orden de sentido. El primer rostro muestra Del panorama esbozado en las páginas precedentes, imposible
el sinsentido y la fractura, el segundo el nuevo orden de senti-
de desarrollar aquí en toda su extensión, se escoge un signifi-
do v las fanfarrias de su dominación. En realidad, el ensamble cante central del discurso pandillero: la muerte. La transgre-
pandillero evidencia las operaciones que introduce el imperio sión pandillera parece detenerse un instante toda vez que se
del mercado en la vida cotidiana de la pobreza. El parcero reco- aproxima la propia muerte; ante ella retorna al rito, lánguido y
ge el ofrecimiento, lo hace suyo, desde las sombras de la mise- vacilante. Un momento después le echa encima el exceso —el
ria lo radicaliza. La pandilla es una ventana privilegiada a la entierro es una fiesta—, convirtiendo el acto en otra muestra
tragedia de nuestro tiempo. de dominio. La "muerte" cruza la pandilla, la vertebra y orga-
El proyecto cultural del mercado construye un sujeto, el niza, es la única realidad donde la pandilla se desmorona y ri-
paree lo encarna. Lo hace desde el extremo, su impudicia lo tualiza.
muestra sin remordimientos. El sujeto que evocamos, en con-
secuencia, no es el actor de la conciencia a quien desgarra el Compañero ceanino
compromiso de una voluntad histórica —el que domino du-
rante largo tiempo la imaginería moderna. "lbdo lo contrario, "Uno ve la muerte en varias partes, cualquier pirobo que me
asumiendo el sujeto como subjetividad y horizonte de senti- lleve la mala me estalla el fierro o me clava una puñalada"»
do, el proyecto cn boga reposa sobre otros mediadores. Nuestra Así es, entre estos muchachos 'uno ve la muerte". Se cuentan
tarea es develarlos, tal es la apuesta política del presente texto. en más de un puñado los adversarios, casi todos letales. El
No entendemos entonces al pandillero como mero crimi- "pirobo que me lleve la mala" puede venir del vecindario, de
nal, pero tampoco como un renovado héroe urbano. Frente al una rencilla con otra pandilla o de un vecino empeñado en co-
crimen hay que encontrar la naturaleza de sus prácticas delic- brarse una "ofensa"; es posible que salte de la inquina de las
tivas. Roban con frecuencia, un buen número como parte de operaciones de limpieza o del afán de orden de algún actor
sus rutinas diarias, pero no son empresas del crimen constitui- armado; es plausible, en fin, que provenga de la reyerta espon-
das con el fin último de lucrar. Y frente al héroe es preciso reco- tánea, la que se arma por costumbre en la fiesta o en un mal
nocer su potente acto de protesta contra la miseria de la ciudad. cruce de miradas. La "muerte" les camina próxima, mucho más
Su subversión, con todo, se consume en el exceso, enmudecida cerca que al resto de mortales.'" Los hábitos la arriman, en el
por el potencial violento que la atraviesa. Colombia es pródi- robo tras la eventual reacción de los despojados, en el vicio
ga en violencias, su historia se deshilvana entre un mar de con su erizado cóctel de ansia y extravío de la conciencia. En
ellas como para no visualizar sus efectos disolventes, no impor- la pandilla "uno ve la muerte", el victimario y su arma asesina
ta de dónde provengan. De manera que el pandillero no es ni están en "varias partes".
el héroe ni el villano. No es el mero desdoblamiento de la ile- Está en juego la vida del parcelo, pero también el arrebato
galidad y la fuerza bruta, tampoco el simple producto de las homicida de otro cualquiera. El adagio es sólido, "si han de llo-
condiciones opresivas de una sociedad injusta. En algún pun- rar en una casa que no sea en la mía, que sea en la de mis ene-
to, entre lo uno y I() otro, esta el rostro endurecido del pandille-
ro, un rostro joven que ha recorrido con largueza los laberintos '' Pan:elno Heiva I.
de la persecución y la muerte. '' Véase un sugerente texto sobre la muerte y la violencia en illair
(20(11).
282 t. ARIos NIAl<li RLS I 11.1
PANDILLAS Y SOul LOA!' CONTENIPIIKANCY 283
migos". Con frecuencia se escucha decir, comido hace Saloiné,
del médico, quien por oficio también tienta la muerte, el pandi-
"no tengo corazón para quitarle la vida a otra persona'l i b En oca-
lla carece del enmascaramiento de la enfermedad y la ciencia
siones, el principio Opera inhibiendo decisiones fatales como el
que protege al hospital. Está solo, acompañado apenas del gru-
porte de armas; sin embargo, una vez adentro, el régimen pan-
po, forzado a convertirla en objeto de conversación y chiste. Có-
dillero adelgaza más el frágil hilo que ata la vida a la muerte.
mo no hacerlo, la muerte con su enigmática carga se impone.
En el mejor de los casos toca "chuzar a más de uno", en el peor
Hablan con entera naturalidad del morir deseable por oposi-
se empieza la macabra contabilidad de las veces que la mano
ción a la mala muerte. Los espanta el sufrimiento, una emoción
firme degrada un cuerpo en cadáver. La primera vez se experi-
apenas natural. Con una particularidad, el miedo del pandille-
menta el terror propio del salto al imperio de la muerte. Es tan
ro no es la abstracta referencia a una enfermedad penosa, sino
sólo esa vez, la primera; quien vuelve a apretar el gatillo comien-
la angustia de quien ha sufrido heridas y conoce el final de
za, por el contrario, a experimentar la sensación recontertante
más de un cercano. A Sonrisa lo estremece la idea de quedar
que entraña el poder de manipular el sagrado principio de per-
tirado exánime en la calle, atrapado en el más cruel de los des-
manecer caminando en el mundo de los vivos. La mirada cam-
amparas: "a veces pienso en mi muerte, por ahí anda la mano
bia. Quien mata ya no carga sólo su espectro, lleva a cuestas el
negra en pura moto y quedaría ahí tirado. Mejor uno morir
de sus inmolados.
muerto en la casa, no en la calle". Tienen sueños de situacio-
La muerte acecha, nunca cesa de hacerlo. Está invitada a
nes riesgosas, adelantando el estremecimiento de una muerte
la intimidad del parche, convocada por la hazaña que cada quien
próxima: "me he visto muerto ya. Estoy en un brinco y están
tiene para contar. Los fragmentos circulan:
dando bala, me van siguiendo y veo que el que me persigue
[...I quedé enmedio de tremenda balacera. Mientras corría viene encarnizao a darme bala". Aníbal lo expresa: "a veces me
rezaba, los tiros sonaban, cada vez estaban más cerca. Lo úl- imaginaba en el cajón, veía a mi familia alrededor llorando".
timo que recuerdo es que me caí sintiendo la muerte. El po- La escena de pesadilla se cuenta en las tres ciudades. Se ansía
licía llegó, hizo dos tiros y luego salió corriendo. Cuando entonces una muerte fulminante, liberada de una larga ago-
desperté habían pasado dos horas. No me vieron no sé por nía. El arma de fuego es la más segura vía, "la muerte a bala
qué, no sé si el mismo Dios me ayudo."
casi no duele, duele mas a cuchillo. A bala es un instantáneo,
Relatos similares se escuchan de una a otra localidad en uno va corriendo y siente los quemones en la espalda, se le
boca de los sobrevivientes, fugitivos de sus garras gracias a un van las luces y cae. Así es la muerte". La peor de las muertes, la
milagro que "el mismo Dios" intercedió. Mientras más cercana más estigmatizada socialmente, es para el partero la alternati-
se le tenga tanto mejor, la aventura palpando el frío de la muerte va deseable: "el día que me muera que sea de un tiro en la ca-
es digna de respeto y admiración. Se le manipula con desparpa- beza, un solo dolor". Y como es lo propio del pandillero frente
jo, llegando incluso hasta el rebusque económico del infame a todo acontecimiento, ni ante el último suspiro renuncia al
negocio del sicario. Sonrisa, de Neiva, lo cuenta "en la comuna envite sensualista: "me gustaría morir de un clutzonazo bien
hay gente que se presta para bajar gente". puesto o de un pepazo bien metido. Ojalá esté trabado, vería
todo mejor. Uno debe pensar que está en un sueño, que es-
"He visto matar a muchos, he visto matar amigos míos", la
tá volando".'"
última exhalación los ronda cercana y vigilante. A diferencia
"'SaloruB (Bogotá).
Muss (Bogotá). Carccrilo (Neiva); Furtivo (Barranquilla); Mundano (Neiva); Caba-
llo (Nniva)
284 CARLOS MARI() PEREA RESUMIR()
I'ViNUILL.0 r SU( II PAD c.ON II NIPORAINI \ 285
lucís (411(1 promesas altisonantes de la modernidad; pero, a un mismo
tiempo, viven imbuidos de la conciencia de una muerte que
Luego del instante en que la vida cesa vienen los ritos de des- acecha y asalta de repente, de seguro porque entre la pobreza el
pedida, enterramiento y duelo. Presos de una familiaridad que morir está más integrado a la vida. Entre una posición y la otra
debiera permanecer reservada solo para quienes llegan a la conservan algunas de las antiguas prácticas funerarias —extin-
vejez o sufren los estragos de la enfermedad, los pandillos dis- tas en otros segmentos sociales—, como el velorio de varios días
ponen un orden en sus exequias, manifiestan cómo desean su en casa del difunto y el enterramiento de cuerpo entero en el
velorio y el cortejo fúnebre, En ciertos casos se limitan a recla- cementerio. A la muerte la rodea una costosa burocracia que
mar un gesto dejando los demás trámites al gusto de familiares los sectores populares no pueden sufragar. Por ello un deceso
y parteros. Es el caso de Salomé: "del día en que me muera, lo convoca todavía a la comunidad, no sólo en el velorio y el due-
único que le digo a los amigos es que no me lleven ramos de lo, también en el pago de los gastos que por fuerza supone el
flores sino cada uno una rosa". Otros, en canibio, imaginan ca- enterramiento. La mezcla de tales solidaridades mantiene viva
da paso de la ceremonia. Para ellos piden la compañía de pre- una parte de la condición pública que tuvo el morir en la Anti-
ciados objetos de valor personal, para los amigos reclaman la güedad.'
embriaguez hasta la locura: "como me gusta el fútbol quiero frente a la segunda corriente, la muerte se convirtió en te-
que todo el parche escriba los nombres en un balón y lo echen ma privilegiado de expresiones de identidad juvenil como ro-
al ataúd, que hagan una rumba, metan marihuana y roben pa- ckeros y góticos. Ambos la elevan a centro de enunciación de
ra que compren flores pa'dejármelas". La práctica de nombrar su estilo de vida, unos a través de la música y el gesto, otros
la muerte es un hábito, hasta los reacios no dejan de manifes- mediante su ubicación en el corazón de las prácticas discursivas
tar alguna intención: "el velorio y el entierro es lo de menos, y el vestuario. Los pandilleros participan del éxtasis mortuorio,
porque uno se muere v va. Siempre utilizo la gorra, quiero que pero entre unos y otros existen abismales diferencias. Los rocke-
me echen con ella". y los recalcitrantes, pese a sus resisten- ros y los góticos la expresan plástica y ritualmente, los pandillos
cias, le ponen palabra al innombrable de la muerte mediante la manosean y desafían; los primeros le hablan, los segundos la
advertencias hechas por adelantado: "no le pongo misterio a vivencian como un conjuro real que produce una larga lista de
corno me entierren, le dije a mi mamá que hagan lo que quie- "finados".
ran. Entiérrenme en una bolsa, en el patio o quémenme". El ri- Su visión es entonces descarnada. Sonrisa, un muchacho
to parece perder significado —para él, pues lo deja en manos de apenas once años lo patentiza: "no le tengo miedo a la muer-
de la mamá—, mas pese a su corta edad verbaliza lo que será te, porque uno nació para morirse, ¿o para qué másrn Otro lo
una última voluntad.IY acompasa: "para morir nacimos". La frase hace parte de una an-
Thl trato cotidiano y natural con la muerte es tributario de cestral sabiduría popular; con todo, de labios de un joven que
corrientes en marcha, una que viene de antiguo entre los po- ha trasegado el abismo de la sangre adquiere otro matiz. La
bres y otra que surge entre los jóvenes actuales. Frente a la pri-
mera, la muerte mantiene una singular manera entre los secto- 20 Artes (1992) denomina "la muerte invertida" al modo t -:01110 se le
res populares. A su gente la arrastra la falacia de la vida eterna asume en tiempos actuales: la muerte está suprimida bajo la máscara de
prometida por el aparato medico, en últimas ésa es una de las la enfermedad, el cuerpo medico se la ha tornado y se le niega toda ex-
presión pública (el velorio se hace fuera de la rasa con asistencia de tan
sólo los familiares y allegados, reprimiendo el duelo).
1 ° caballo (Ne ); mundano (Neiva), Oso (Neiva) . .)1 Sonrisa (Neiva).
286 cAgLos MAUI() l'UREA ILESTREPO
PANDILLAS Y SDCILDAD ONTUNIPORANFA 287
muerte gana el estatuto de principio de realidad asumido como con su áurea,
la muerte adquiere su encanto como lugar de pa-
destino. El parre no ansía su muerte, todo lo contrario: "en los
so. Salomé sentenció:
parches más que el sentimiento de muerte es el sentimien-
to de matar El pensamiento es matar para ser el malo, pero no
Cuando me decían que me iban a matar me sentía feliz, no
para morir"." Sin embargo, lo invade la certeza de la amena- pensaba sino en cuando llegará ese día 1...] La muerte es lo
za que se cierne sobre el grupo, caer asesinado es un evento más lindo que manda mi Dios [...] la mente se pone en blan-
más que probable. "Estando en las batidas no pensaba, sim- co y no hay que volver a pensar [...I es algo bello, es como
plemente me muero y se acabo", sentenció Salomé. La muer- irse a descansar, como un sueño.
te parece perder su carga, se convierte en un acontecimiento
más de los tantos que arruma la vida. Otra vez Salomé lo refres- La vecindad de la muerte es notable. Detrás anida la con-
ca: "sé que ese día tiene que llegar y lo espero con amor. A nri ciencia de la pobreza y la tragedia, de la existencia mísera donde
me amenazaban, me decían que me estaban buscando los ra- un inundo distinto es más que remoto e imposible. "La muer-
llas pa'matamie Yo andaba fresca, me nombraban la muerte te camina con uno pa'rriba y pabajo, de modo que es algo nor-
y decía, 'bueno, descanso de mis problemas, ninguno nacimos mal, para allá vamos todos". Frente a la crudeza de la vida en el
pa'semilla'". barrio popular flaquea la quimera de una vida prolongada en
El terror con el que se arropó la muerte a partir del siglo contra de la potestad de la muerte. No sólo eso, el discurso del
xtx —más radicalizado aún en el xx con los prodigios científi- más allá ganado en la medida de lo realizado aquí en la tierra,
cos—, 23 pierde su densidad entre estos jóvenes. "No le tengo centro de la escatología cristiana, pierde espesor frente a la in-
miedo a la muerte", se les escucha alegar a cada momento. Pue- clemencia de lo real. Alguno lo asegura categórico: "si acá no
de suceder en cualquier momento, el instante de su visita queda he estado en el cielo, que peor me podrá esperar después de
en manos de "mi Dios": "la muerte de repente es algo que es- que muera". Carece entonces de importancia si la muerte está
tá 1...] no sé, escrito. Es como si Dios mandara ante eso". Otro lo más allá o mas acá: "para morirse uno se mucre cualquier día,
confirma no exento de nostalgia: "que lo maten a uno es lo más entonces si tocó morirse en una pelea, pues se muere". 25
chancla, pero si Diosito quiere que uno se vaya joven pal otro l'or supuesto, ni el pandilla ni el genetista (donador desen-
lado, pues listo".24 El argumento expresa la racionalidad religio- trañan el enigma de la muerte, ese innombrable que siempre
sa que intercede entre los designios divinos y la voluntad hu- será el vacío infinito. Finalmente, ella es la más férrea disolu-
mana, exculpando la responsabilidad de rada quien sobre sus ción de la integridad del individuo,'" ante su presencia todo
actos; Dios conserva su potestad sobre el destino del pa rccro, queda concluido. Las cosmogonías de todos los tiempos enca-
nada hace que se trate de un inundo donde el asesinato es tan ran el dilema postulando la trascendencia del espíritu sobre el
factible como la risa. Y entonces, como todo lo que Dios toca cuerpo. No obstante, puesto que el pandilla carece de afición
sobre cualquier relato por fuera de su universo, no se entrega
1' Chapeo); Richard (Bogo(a). a tales digresiones metafísicas. En ciertas oportunidades ape-
I fasta finales del siglo xviit 1:1 muerte era esperada, "domada' dice nas si se le escucha referir algo al respecto: "hay mucha mito-
Aries (1994 no era un evento inesperado y trágico; la gente la presentía logía, que después de la muerte hay otra vida. Creo que es un
y se preparaba, se despedía de los soros rodeado de familiares y demás
miembros del grupo coullinPario. Luego el duelo se aso mía como un do- =( )1 111 is ( Neivd ); Caballo ( Neiva ); fi/ mar( I))
)1(i).
lor colectivo, un suceso que vulneraba a la comunidad C01110 totalidad.
a) NI° r ( 197,
'N Miguel (Bogotá): Tico (Bogotá) 1) desarrolla su reflexión sobre 1,1 muerte respecto a la
1pm:irlir:hl de la individualidad.
288 (.:1121.0S NIARIO el Rea111STREPO
PANDILLAS Y SUCI1 DAD LON'l LmvoRANEA 289
momento de descanso", 'nido se reduce, pues, a eso, a la fan-
Entran al rito, a la comunión con los demás dolientes, adop-
tasmatica del "descanso" y el "sueño", una ancestral concep-
ción del destino en el más allá." tando las usanzas funerarias. Con todo, la incorporación ritual
se cumple bajo su ley, el "rinanto' tiene familia, pero ante to-
do es un parcero: la voluntad sobre la ceremonia del entierro
La ;nue? t e festiva
en ocasiones se refiere a la familia, en cambio nunca se abstie-
ne de mencionar al grupo: "quisiera que me lleven serenata,
Pese a su breve enunciación sobre la vida, la muerte les desha-
que estén todas las muchachas y muchachos del parche".1"
ce. El asesinato de parteros puede poner término al grupo o
El exceso se impone, fieles al rigor de la gramática pandi-
disuadir a más de uno de su permanencia en él. El parche de llera:
Salomé "se desintegró después de que mataron a los finan-
tos Chucho y Ramiro, que en paz. descansen. ;Qué duro nos dio
Lo velaron en la esquina, fue bonito el entierro. Hubo par-
esa muerte!". La caída de un parcero recuerda la devastadora ceros al piso, el chino era bien. Hubo ron, perico. A las cuatro
tarea de la muerte y siembra el turbador interrogante de quién lo enterraban, había mariachis y todo el mundo borracho.
será el próximo. Aníbal lo hace ver. lin día, ante la borrachera Cuando lo metieron al hueco se le tiró su bareto diciéndole:
amorosa de su "vale", le rechaza airado diciendo: "el bandido "melase su varillo en el cielo".
no tiene amigos"; pasados unos días, cuando una pandilla ene-
miga le entierra veinte puñaladas, "comencé a llorar, le rompí Es el espíritu dominante en aquellos momentos. Como su-
la ropa para meterle los dedos en las heridas, le chupaba la cedía en tiempos pasados, la muerte se convierte en aconteci-
sangre 1...1 Lo abracé y lo besé". Poco después, la muerte del miento público donde se manifiesta un dolor colectivo. "A los
amigo le deja agonizante con una punzada de corazón: "de caini- entierros vamos los ladrones. Ilay gente sana que a veces va
no a la funeraria no Inc hallaba LH no podía caminan Estaba al porque conoce a la mamá": la visita de la muerte le hace mella
frente pero no echaba ni pa'lante ni pa'tras, como si presintie- a un espíritu de cuerpo, el de la pandilla, el de "los ladrones".
ra que me fueran a matar también"?' La música suena estridente, desde el velorio hasta el momen-
La muerte les convoca, es la única práctica capaz de ri- to en que se cierra la fosa. No faltan las tonadas predilectas del
tualizarles. Al parcero que emprende su viaje sin retorno se le partero y, en los casos especiales, cuando es un "chino bien",
rinde el debido homenaje. Unas exequias fielmente cumplidas los mariachis lo acompañan hasta el cementerio. Todo el tiem-
—excepto para quien fue un "faltón"—, sellan el vínculo que po rueda el "vicio" con generosidad, a veces se roba "en honor
anuda esta vida con la eternidad: mediante ellas se funda la al pelado" y para sostener el consumo, hacer la lápida, pagar
memoria del amigo perdido. El paree que permanece vivo re- los músicos y traerle flores.""
frenda la solidaridad a la espera de que él reciba el mismo En el cementerio la ceremonia tiene mayor realce. Una
cuidado si le llega a tocar el turno. Durante un breve instante, calle de honor custodia el féretro hasta su último momento.
transidos de dolor, los pandillos clausuran el tiempo paralelo. La música reserva sus mejores notas, las flores llueven y se
"sopla" duro mientras se le tiran las predilecciones a la fosa:
"si fumaba perico se le llevan tubos, si fumaba marihuana bare-
'' Desde la más antigua visión cristiana, los muertos duermen a la tos, si fumaba bazuco papeletas, si metía bóxer tarros". Luego
espera del juicio final. Ariés (1992). Las Frases son de Bit:liar/1 (Bogotá),
Marcela (Neiva).
"" Anibal (Barranquilla). Eleonora (Neiva).
''' Mundano (Neiva); Eli:onora (Neiva) .
290 (al(i()s NIAI:1( / i It1.1 rcrSnREIh P1NI)11 I \ S 1 SUIIEU,V I (.ONnaIII)It1 rn 291

vendrán las visitas al cementerio. Se reúne el parche, y los lu- la. Como hace con el armazón global de la cultura, el pandillo
nes, día de muertos, se limpia la tumba de maleza, se cambian abomina de tales mediadores e invade la oscura frontera que
las flores y se adentran en la renovación del pacto de lealtad. parte los linderos de los dos reinos, el de este lado y el del más
"Nos trabamos en la tumba, ponemos el barato en la cruz don- allá. La pandilla produce terror, la gente sabe que administra
de esta la cabeza, se lo dejamos prendido hasta que se acabe y la violencia; el señorío sobre el rito funerario confirma su impe-
armarnos el nuestro. Para no olvidarlo"." rio sobre la muerte.
Con la muerte el pandillo se ritual iza, frente a ningún otro La inversión cultural del pandillo no tiene diques, "uno se
acontecimiento lo hace. Por un momento se incorpora a los muere cualquier día". Lejos quedó el principio según el cual
flujos de la vida colectiva, ingresa en la liturgia popular y se ve los hijos deben enterrar a sus padres: "cuando muera me gus-
arrastrada en el duelo que conmueve a la comunidad. Pero taría tener mis proyectos hechos, proyectar bien mi casa y de-
una vez allí, provoca la férrea transgresión. Se apropia de una jar mis cochos acomodaditos".11 Ya no son los viejos los que
de las prácticas más densa y consistente de la cultura, e el ce- piensan cómo dejar a sus hijos cuando se marchen, S011 108,0-
remonial de la muerte, introduciendo los signos del tiempo verles quienes ensueñan el futuro de sus progenitores. 1,a muer-
paralelo. La repugnancia instituida por la ciencia con sus no- te está cerca, siempre produce estremecimiento. "Cambiaría si
ciones de contaminación de la muerte se rechaza mediante la mi padre, Ramiro, Chucho y Willi hubieran muerto de muerte
manipulación del cadáver, extraído del féretro para "tomarse natural", ha dicho Salomé.
fotos con los parteros muertos, de recuerdo". El ataúd se expo- Frente a un orden simbólico donde la muerte ha sido des-
ne, a la vista de todos, desplazado por las calles del barrio en terrada y silenciada, recluida en evento entregado al hospital y
un desfile que hace del sitio de reunión la estación obligada, el médico, la pandilla se la adueña maniobrándola como pieza
"le cantamos cuando pasamos por el parche". 131 pudor de una insustituible de su poder. El partero carece de palabra sobre su
sociedad que separa con minucia la vida de la muerte se quie- inversión, arrasa el orden colectivo en nombre de nada distin-
bra en el desenfreno, en ocasiones hasta "rallando el cajón, lo to a su deseo; pero ante el silencio de la muerte impone el ala-
llenamos de graffitis de los que lo acompañaron en vida"." En rido de su exceso.
fin, el recato forzado por la negación del duelo desaparece, tras-
mutando la muerte en acto festivo marcado por el desafuero.
La muerte es el rito partero. La iglesia desaparece, intervie- SiNIBOI.0 y DESEO
ne nada más en la misa que tampoco falta. l'ero todos saben
que se trata de la muerte maldita del apuñalado o acribillado Sobre el dominio de la muerte se proyecta la renovada trama
en la acera de la esquina. Murió en la ley, se le despide en la de los catalizadores. La manipulación de la muerte permite
ley. Toda sociedad designa a quienes tramitarán el vinculo en- el desborde del gesto, la autonomización de lo joven y la bana-
tre la vida y la muerte. El cura gestiona el nexo con la sobrevida, lidad del crimen. La vida pierde valor a la breve edad de la ado-
el médico alienta la vida, el soldado tiene la potestad de cegar- lescencia, en realidad se le socava su sentido como experiencia
de construcción del mundo desde el horizonte del Otro. 'lbdo
ello se vuelve posible por la presencia del deseo, el emblema
Bernardo (Bogotá); Mosco (Neiva).
de la subjetividad contemporánea. Desde ese lugar, la pandilla
ArMs ( 1992) muestra cómo algunas p racticas perIM1111 n desde
la Antiguedad hasta el siglo :Kix.
(Habano (Neiva); Pipo (Bogotá). Balín (Neiva)
292 CARLOS MARIO PERCA RESTREIA PANDILLAS Y SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA 293

nos pone al tanto de las formas de articulación simbólica típi- bastaran para explicar el estado de cosas "natural" a la globali-
cas del proyecto cultural de mercado. Es el problema en las pá- zación. Se celebra la velocidad y la instantaneidad, los dos
ginas que vienen. correlatos del imaginario de la movilidad, desembocando en la
aclamación del fin de la historia y el no lugar, de la imposibili-
dad de ubicar el traslado planetario de capitales e identificar
Orden versus movimiento
sus epicentros de poder El mundo parece destilar nomadismo.
La impronta de la movilidad en la esfera de la economía
La sociedad de mercado se realiza sobre la premisa de la revo- política es evidente, las mutaciones introducidas por los tres pi-
lución tecnológica de la comunicación. La transformación de lares de la globalización neoliheral lo patentizan."' En primer
las formas de procesamiento de información experimentada lugar, respecto de la mano de obra, las reformas se encaminan
a lo largo de dos décadas y media, con un decisivo desempe- a su incorporación en un mercado abierto de espalda a la era
ño en la instauración del nuevo orden mundial, caracteriza al de la ocupación estable y protegida del trabajo; las antiguas
momento actual como la sociedad de la información." El salto prerrogativas laborales chocan con la exigencia de una fuerza
del mercado, en efecto, viene jalonado por una formidable me- de trabajo disponible, de ahí el impulso a las reformas laboral
tamorfosis en los modos de disposición simbólica siguiendo un y pensionad, la flexibilización de los contratos de trabajo y la
doble proceso. Por un lado, generando una concepción distin- arremetida contra la organización de los trabajadores en sindi-
ta del individuo, ahora descifrado como sujeto de deseo. Por el catos.37 Después, en relación con los capitales, la exigencia de
otro, provocando un nuevo nexo entre los símbolos y las prác- la libertad de desplazamiento demanda el arrasamiento de los
ticas sociales, induciendo lo que denominaremos la deriva sim- mecanismos de regulación monetaria; la supresión de las políti-
bólica. Uno y otro aguardan detrás de la muerte pandillera. cas de intervención económica abre las condiciones propicias
Ambos procesos están atados al signo rector del mercado: a la movilidad de las empresas, como bien lo ejemplifica la
la movilidad. El movimiento y la innovación hacen parte de maquila con su impredecible traslado de un rincón a otro del
los capitales fundadores de la modernidad, se piensa moderno planeta. Finalmente, respecto al comercio internacional, su aper-
aquello dotado de la capacidad de no permanecer estático y, tura definitiva se fija entre el cemento macizo de la erosión del
en virtud del dinamismo, propiciar novedosas síntesis. No obs- Estado nacional combinando medidas de privatización de los
tante, este movimiento y su creación permanecían subsumidos recursos estratégicos, imposición de los intereses de las enti-
a la acción racional de un agente, fuera la magia inagotable del dades multilaterales y desquiciamiento de los símbolos con la
creador o la voluntad decidida de un pueblo. Ahora, de manera máquina portentosa de las tecnologías de la información. Los
distinta, la movilidad sufre una doble fractura: primero, se deslíe términos en boga son indicativos: mercado abierto, fuerza de
la condición teleológica del progreso, y segundo, el sujeto motriz trabajo disponible, libre desplazamiento, flexibilización, no regu-
desaparece. Como consecuencia, la movilidad se hace en la mo- lación, apertura. Se trata de estrategias distintas pero conecta-
vilidad misma, desprovista de norte y sujeto. Los objetos y los das a un mismo nervio, el principio de la movilidad. El trabajo,
acontecimientos se presentan investidos de movilidad en sí
ee
mismos, como si las tecnologías —y no las fuerzas sociales— se Castells (1997), Saxe-Fernández (1999).
27 Se hace otro tanto con la tierra, es preciso garantizar su integra-
ción en un mercado abierto. Es el caso de la reforma al artículo 27 de la
"La última obra de Castells se articula sobre ste supuesto (1997 y Constitución mexicana, en la que se prohibía la mercantilización de las
1998). tierras ejidales.
291 Al<1.(1S ■ ItIll 11.1:1.1 KI-:SF1(J ro I` \ NI)11 I_\ Y .O( ILDAI) coa\ II N111)1: \NL \ 295

el dinero y el Estado se someten a la ley de la competencia, que da en actores colectivos, la democracia y el partido politico ven
tija la racionalidad del movimiento de la mercancía. minada su capacidad de representación. Enmedio del naufra-
'hiles políticas de ajuste estructural —segun las bautizaron gio, la única certeza inconmovible que se impone es el poder
sus mentores— son acompañadas de un efecto decisivo sobre estólido del capital, ese que perdió la ligazón con el destino de la
la estructuración de la sociedad, el imaginario de la movilidad sociedad, enceguecido como anda por las consignas de la in-
reordena el lugar del individuo frente al todo social. El desasi- versión y el crecimiento: ni los efectos disolventes de más de
miento que experimenta el ciudadano en relación con el traba- dos décadas de ajuste neoliberal, como lo denuncia con creces
jo y el Estado nacional halla su encuadre en una matriz única Latinoamérica, logran imponer un cambio de rumbo capaz de
de sentido: el mercado autorregulado despedaza la conexión colocar a la sociedad y sus conflictos por encima del niercado
con un orden colectivo objetivo, un orden que arde más allá y del afán de acumulación.
del fuero individual pero al que, no obstante, cada ser humano Las claves imaginarias, asumidas como lugares de produc-
se remite. En el pasado, dicho orden permaneció como clave ción de sentido, se trastocan: la globalización sustituye el orden
de edificación de los dispositivos colectivos. Desde el mundo por el movimiento, confiriéndole el estatuto de pieza genera-
griego hasta el liberalismo clásico, pasando por la era cristia- triz del mercado. Lo reza un anuncio publicitario: "al llegar a
na, se realzó la vitalidad del individuo —lo abordaremos más donde quieres, descubrirás que puedes ir mas lejos". El enun-
adelante. En cada caso, por supuesto, bajo particulares enla- ciado, que bien puede ambientar una conseja a la inversión fi-
ces culturales: los griegos lo invistieron de verdad interior, los nanciera, la invitación al consumo de dulces o la seducción
cristianos de alma y los liberales clásicos de razón. Con todo, para la compra de un vehículo, adquiere el lugar de máxima
en los tres momentos tales "esencias" describen un orden obje- donde se prescribe el alfa y omega de la nueva subjetividad.
tivo sin el que ellas carecen de posibilidad de realización. La Neutralizada la referencia semántica a la inclusión en un or-
interioridad de los primeros tenía como referente la ciudad den, la publicidad —la más portentosa máquina del proyecto
mientras el alma de los segundos permanecía coligada al rei- cultural en boga— convoca al individuo del deseo a la aventu-
no divino. El liberalismo clásico, por su lado, concibió la agen- ra reconfortante de la movilidad sin No.
cia de la razón sobre la igualdad inscrita en la pertenencia a
una totalidad incluyente. Por un lado, la nación sustituyó la fe Sujeto de deseo
religiosa instituyendo la nueva fuente de certeza a quien el in-
dividuo debe fidelidad y entrega; por el otro, la clase social, ar- Si en lo político el principio de la movilidad se traduce en las
ticulada en la esfera de la producción, conectó al ciudadano medirlas de ajuste estructural, en lo cultural se desdobla en
con la división del trabajo y las mediaciones que en la esfera la exaltación del deseo. El sujeto del mercado no es el indivi-
pública configuran el poder. duo constituido en el espacio público y la historia, es la persona
En los tres casos el individuo pertenece, le antecede y de- recluida en el ámbito de lo privado y la esfera de su subjetivi-
termina un sujeto colectivo frente al que se debaten sus ím- dad. Dicho cambio opera sobre la inversión de los signos don-
petus y aspiraciones personales. Dicha condición es deshecha de el sujeto se autocomprende. El emblema del movimiento
por el mercado. Ya no es factible alguna inclusión, los antiguos sin fin no apela ya al reinado de la razón, debe hacerlo sobre
abrevaderos de identidad se deshacen: la cohesión en torno una entidad difusa y deslocalizada: el deseo.
a la nación es disputada por numerosas fuentes de lealtad, la 11 pandillero es ilustrativo al respecto. El principal motivo
clase social no designa una segmentación transversal traduci- de ingreso y permanencia en las maras salvadoreñas —anotan
299 ()S N111:1\ ) \ Ifl PA:\ DII I .1S 1 Sl h. II I).11) I ON I I NIPOR NI \ 297

varios estudios—, es lo que sus miembros denominan "el vacil", ne sin pausa, pues "al parche lo une principalmente la droga,
término del lenguaje popular que refiere la búsqueda de diver- ahí llegan todos a consumir". Robar y violentar son ingredientes
sión y entretenimiento.' "A mí me gusta el vacil, nos metemos insustituibles de identidad, se dijo atrás; el consumo de droga,
por eso", dice alguien, al igual que una buena parte de los ma- el "vicio" como se nombra, termina de encajar la transgresión
rems. Un enunciado igual se hace en Nicaragua: "un número del parcero. Ciertamente atracar, agredir y consumir se retroali-
significativo de jovenes expresan haber entrado a las pandi- mentan de uno y mil modos. El consumo es imposible sin el
llas para divertirse"» La misma justificación aparece en diver- robo, la adicción demanda dinero; y al revés, las "vueltas" exi-
sas expresiones mexicanas, el interrogante por la fuerza del gen una estimulación corporal que neutralice el miedo y la
grupo se traduce en deseo y gozo. "El desmadre me gusta y pus torpeza. Como lo expresa uno, "si no se roba no hay plata, si no
viéndolo bien, no está mal", dice el Boinas. "Cualquier día me hay plata no hay vicio, si no hay vicio no hay nada". Igual la
matan, pero no me da miedo; chale, cómo que me matan, si la violencia, cuando el éxtasis llega o cuando el cuerpo ya no
vida se hizo para cotorrearla", asevera otro. El "cotorreo", en el aguanta intoxicado sobreviene lo impensado, "mete y se vuel-
argot mexicano sinónimo de conversación y albureo (broma), ve un desastre, anda en problemas. Un día incendió una casa
aparece como principal motivo de reunión entre la banda» con todo adentro". El desvarío propio del robo y la violencia ha-
La consigna de la felicidad como ideal sublime de la vida lla una clave en el nudo de sentido abierto por el "vicio": "al
buena aparece también con la modernidad. lis más, la consecu- meter la persona actúa sin pensar que lo van a herir, el dolor
ción de los valores egoístas se sanciona como una fuente inalie- es placer".-"
nable del logro del bien común. Asimismo, desde que despunta Las culturas de todos los tiempos le dan un lugar a la alte-
la condición joven se le asocia con la gratificación; la ausen- ración de los estados de conciencia. Los rituales asociados a la
cia de responsabilidades —o por lo menos de su carga menor— celebración y al deshojamiento de la racionalidad renuevan
trastoca lo joven en tránsito de la vida sellada por el ansia de pactos colectivos mediante el desfogue y la exploración de co-
bienestar y placidez. No obstante, la marca contemporánea nexiones alternas con la realidad. Mientras la fiesta y el carna-
del deseo, tal como la muestra desde la incuria el pandillero, val son desde siempre privilegiados circuitos de articulación
ni se reduce a un ideal más, ni se embota en rasgo prototípico cultural con la conciencia alterada y la inversión del orden so-
de la condición joven. Es más bien el horizonte de subjetiva- cial»! numerosos ritos asociados con la ingesta de sustancias
ción en la que se aprehende y descifra el sujeta desposeído de se ligan a la adquisición de poderes curativos y la sabiduría
la referencia a un orden, el individuo del consumo se entrega para la conducción de la vida en comunidad. Lo ponen en evi-
a las coordenadas de la interioridad y el deseo. dencia rituales indígenas, hoy de nuevo en auge, así como las
El "bandido" lo sabe, conoce con minucia su lenguaje, la antiguas ceremonias de iniciación a la ciudadanía y la mayo-
droga se lo enseña. "El consumo era activo, todos los días todo ría de edad entre. los griegos» En todos los casos se trata de
el día, cada rato embalándose", se oye decir a cualquiera de prácticas tras la búsqueda de energías inaccesibles a los esta-
sus representantes. No falta a la verdad, el "embale" se sostie- dos normales de conciencia: el psicotrópico conecta en distin-

Santacruz y Concha (2001:60 y 111) la) mismo se encontró (in el " (luan (Bogotá); Gertrudis (Neiya); Caballo (Neiva); l'enclenc -o (Ba-
estudio cinco años antes llornies Unidos y colaboradores (199111. rranquilla); Marcela (Neiva).
Santacruz y Cruz (2001:42): Sosa y Rocha (2001374). Baitin (1993).
García Robles (1987:(1111 y 2171, castillo (19911:90). " Se le llamaba el rito rlcusiano .
298 CARIA»; MARIO l'EREA I<ESTRLPO
PANDILLAS Y SOCIEDAD CONTEMPOILANEA 299

tas frecuencias el cuerpo, la sensibilidad c el espirito, de cara ve ilusiones, ve que todo se le viene encima. Con la bazuca
la captura de un poder incidente sobre la vida, sea la cura, la uno se siente asustan, si alguien se acerca se azara. La pepa
ciudadanía o la vida en comunidad. es por si uno va a hacer algo, hacerlo sin mente. a
El lema "si no hay vicio no hay nada", recién escuchado, se
inserta en un régimen diferente. 'Ibina lugar entre seres arrin- "Hl si uno va a hacer algo, hacerlo sin mente". Entre el ac-
conados en el tiempo paralelo, desvinculados de todo andamia- to y el pensamiento se abre un abismo, es la disociación sobre
je social. Allí no hay rito alguno, sólo la manía regulada por el la que opera el sujeto del deseo. Cada época crea las suyas, el
ritmo del consumo: "el que llega prende y va pasando. Al me- cristianismo funcionó sobre el hiato entre el alma y el cuerpo,
diodía y la noche lo mismo. La plata se junta para el fin de la primera forzada a doblegar la concupiscencia a fin de hallar
semana, se compra la botellita y se mezcla con coca y pepas".11 liberación; el Iluminismo opuso la razón a lo sensible, la ver-
Los conectores se han escabullido. El pandillo se entrega em- dad se construye mediante los dispositivos capaces de domar
pujado por un arreglo cultural donde el artificio ritual es sacri- la subjetividad y la ilusión del sujeto. Hoy día, la disociación
ficado a manos del consumo y su núcleo primordial, el deseo. hace su viraje hacia la mitología en torno al cuerpo y sus sen-
El individuo se llena de contenido, lo colina la gramática sorios, en ellos descansa la lógica del "!...1 si uno va a hacer al-
de la sensibilidad. El "drogo" lo enuncia con sus cientos de gi- go, hacerlo sin mente": entre la acción y el sujeto consciente
ros evocadores de placer "El bazuco es rico, se siente un olor hay un mediador, un mundo de sensaciones descompuestas
chimba que le sube a uno y el pánico, es firme sentirse uno en "alucine", "susto", "alegría" y "acción", cada una capaz de
asustao", habla uno; "me daba miedo, pero después me fue fundar un cosmos ilimitado de experiencia.
gustando y gustando y estoy como estoy", apoya otro. El uni- La pandilla, por supuesto, se para en el extremo; mas su
verso de lo sensible, antes sojuzgado por el mandato puritano exabrupto es la caricatura trágica del resorte cultural agencia-
de la religión y la urbanidad, ahora se desboca sin cauce. Los do por el mercado y sus exégetas. Los términos de ilusión y
enunciados de lo "rico" y lo "chimba" trastornan la vida cotidia- sentimiento, con los que el pandillero lee su vivencia, ¿no son
na, se apoltronan a la manera de preceptos dotados del poder los mismos resortes que gobiernan el intento de traducir la ex-
de significar hacia nada distinto que no sean sus propias gra- periencia en valor dinero? El pandillero cumple a cabalidad el
máticas: el raciocinio sobre el sentido de la acción se agota en mandato lanzado por la valla publicitaria, el programa televi-
el giro de "me gusta". Allí palpita el conflicto de la droga en la sivo y el portal de internet. Se entrega al goce sin cortesía, cier-
sociedad contemporánea, en la millonaria publicidad embebi- to en que su actuación toma de la mano la perenne invitación
da en convocar las resonancias del individuo y su cuerpo. Un al disfrute en que se embota el proyecto discursivo de la contem-
pareen) recorrido en las artes del extravío enuncia los térmi- poraneidad. Desde el instante en que tantos y tantos pandillos
nos de ese reino: cuentan lo mismo —como tantos otros adictos—, "inicié fuman-
do marihuana y después no me hacia, entonces cogí la perica
El pegante es un alucine, la bazuca un susto, la marihuana y cuando no me hacía cogí el bazuco y ahí fue cuando me per-
una alegría y el perico acción, porque uno se vuelve ajisoso, dí", se impone la imagen de seres reverentes al eslogan maes-
sale a lo que sea. La marihuana porque uno está aburrido, se tro de "al llegar a donde quieres, descubrirás que puedes ir
fuina un hareto y se siente armonioso. Con el pegarás: uno más lejos".

'' hin hete (13.m.tnquill(i)


(Barranquilla); Selle (Neiva); l'arccrito (Neiva).
300 CARLOS MARIO 1}1.:1<LA RESIREPO PANDILLAS Y SOCIEDAD CONTI:M11012ANEA 301

De modo que una vez pulverizada la referencia a algún del parche es el arrebato permanente: "en cualquier momento
orden objetivo, la movilidad como nueva fe, se realiza, en el pla- llega otro y los mata, si uno está ahí tiene que estar alerta de
no del significado, gracias a la exacerbación del deseo: el suje- que no lo vayan a matar".'"
to, desposeído de pertenencia, se consume en la volatilidad de
la satisfacción y los sentidos. No hay meta posible, cada sensa-
Deriva simbólica
ción remite a otra bajo la certeza de que, sin falta, "descubrirás
que puedes ir más lejos". La !Mica vinculación que totaliza es
la conexión con el consumo, pues la realidad se remite sin ce- Naturalmente, el encierro del sujeto en el deseo se produce
sar a otra realidad virtual. 'Pidas las épocas viven igual de un sobre el desquiciamiento de los símbolos, el segundo proceso
mundo lejano pero alcanzable mediante la acción del sujeto: evocado bajo el nombre de la deriva. El triunfo del mercado es
en el cristianismo el reino de dios y en el Iluminismo una vida la sociedad sin rito. Cada cual puede emprender los suyos, sin
pletórica de progreso. La del consumo, entonces, es la sen- duda. La nota característica, sin embargo, es la disolución de
sación de palpar eso en que ahora sí "te sentirás único", "los dispositivos culturales encargados de conectar las prácticas y
demás te admirarán" o "hallarás tu verdad". Lo real se constru- los símbolos con un orden constituido más allá del sujeto, otro
ye como un caleidoscopio de sensaciones por explorar, cada que no sea la supremacía del capital y sus inversiones. El mer-
una conectada con la de a lado apenas por los lánguidos lazos cado no convoca nada distinto de sí mismo, no evoca un hori-
que la biografía personal del individuo logra establecer. La aven- zonte imaginario donde ensoñar una sociedad alternativa de
tura del sensorio asciende a impronta de la subjetividad. cara a la justicia y la igualdad. Por eso, la era del consumo vive
En la pandilla es contundente, "estoy en el grupo por la sin metarrelato y sin rito.
plata, también por la alegría, la mamadera de gallo y el vacile, El rito, cuino lugar de refrendación de energías colectivas,
ahí tomando y bailando". El vicio, el robo y la violencia adquie- demanda un anclaje de los símbolos, esto es, el sentido puesto
ren una racionalidad, la que propone la gramática del vértigo, en juego por el artificio ritual se mantiene conectado con un
un vitoreado operador de sentido del provecto cultural en mar- conjunto de prácticas de la vida colectiva. El símbolo brota ahí
cha: "probar el vértigo es sentir la sensación de estar al borde mismo, quienes lo activan ponen la experiencia grupal bajo su
de algo, sentir que lo persigue la tomba, sentir la sensación de cobijo y, como consecuencia, saben que es posible leer una
peligro. Siempre me ha gustado sentirme al borde de algo pero porción de la existencia en él. El potencial de resistencia del
sin tocar". Se trata de morder la manzana prohibida, con desfa- zapatismo mexicano y de los sin tierra brasileños dormita ahí,
chatez y frialdad, provocando la intensa experiencia de pér- en la renuncia a despojar la vivencia colectiva de sus símbolos
dida de dominio de si mismo y de borrachera reconfortante. y del poder que ellos conectan. Eso los hace una subversión,
Lo anuncia uno a propósito de una de sus tantas proximidades deshacen el principio primordial del consumo según el cual
con la muerte: "empezaron a echar bala y todos al suelo, uno los símbolos deben perder su anclaje para encaramarse en las
siente la muerte encima. Pero uno se siente basta contento". El autopistas deslocal izadas de información e intercambio.
éxtasis vibra en el cuerpo con la química de la alerta generali- La expansión planetaria de los signos no es nueva. Desde
zada, "desde pequeños escuchan hablar de robos y armas, cuan- hace tiempo circulan de un espacio a otro dando lugar a expan-
do tienen trece años quieren conocer cuál es el cuento de dar
una puñalada, de sentir la adrenalina de una pelea') No se trata I\ (Barranquilla); Iván (Bogotá); Richard (Bogotá), ()mar
de un episodio casual, por el contrario, la verdad primordial (Itogot,i)
:102 CARI OS MARIO rraeen RI
\ NOILLAS ",OCIED \ AONEI I \ IPORANI A 303
siones y amalgamas, con claridad lo hacen desde cuando co- De modo distinto, la reciente explosión de las tecnologías
menzó la internacionalización del capital a mediados del mile-
de la comunicación y sus correspondientes agencias de poder
nio pasado. La historia del capitalismo, y el trasfondo colonial crean una situación inédita. El niercado, que ve en la raíz y la
sobre el. que discurre, caminan sobre la destrucción de las cultu-
densidad un tropiezo para el propulsor de la movilidad, fractu-
ras sojuzgadas, de sus idiomas y sus mitologías. En su lugar
ra las conexiones entre símbolo y territorio. Las tecnologías de
imponen las escatologías del catolicismo triunfante, legitima- la comunicación crean la condición de posibilidad; el consu-
das en la supuesta superioridad de la civilización europea so- mo y la ley imperial que le preceden traducen la fractura en
bre las colonias de ultramar. El eurocentrismo se riega dando nueva realidad del poder. Con la hegemonía de la movilidad,
lugar a los más variados sincretismos. El destino de Latinoamé- hecha trizas toda pertenencia, las masas simbólicas pierden
rica está marcado por su condición de vasallaje cultural desde su condición de contigüidad' y, como resultado, su referencia
el momento mismo en que fue inscrito en los circuitos mer- al cuerpo social. Subidas a los aparatos de comunicación se
cantiles en expansión; se le impone una visión transnacional, transmutan en información que encuentra su legitimidad en
la sincronía de sus revoluciones independentistas a comienzos sí mismas, en la simple condición de ser procesamiento de in-
del siglo xrx muestra bien el talante de la articulación global. lbrmación. La deriva se impone, los símbolos se desarraigan
El ideario de la Revolución francesa, una construcción euro- de su inscripción en la historia y el pasado colectivo, las tempo-
pea, preside la insurrección de la periferia." Las simbólicas ralidades se entremezclan ajenas a todo orden sustrayendo al
circulan, se mueven de un territorio a otro dotadas de la capaci- símbolo su densidad, La imagen se mueve sin cesar, se despla-
dad de subvertir órdenes sociales, mientras el empuje del ca- za de una época a la de más allá en el intento de extraer algún
pital se verifica sobre el trabajo esclavo de las colonias y no valor, leve y errática.
sólo sobre la industria y la clase obrera de las naciones desa- El símbolo pierde su materialidad, la sustituye la movili-
rrolladas —como lo ha hecho ver el relato oficial. dad. Salido de sus contextos "naturales" se trepa en la avalancha
La situación se prolonga hasta finales del siglo xx. El Esta- de significantes de la comunicación mundializada, perdiendo
do-nación fija el contexto de articulación del signo con las prác- su correspondencia con algún nicho cultural particular La tele-
ticas sociales, el símbolo habla desde el territorio y sus sentidos visión, el pequeño pero inclemente aparato que implantó la
permanecen conectados con una corporeidad social defini- lógica del mercado en la intimidad, funciona sobre la exhibi-
da. La experiencia del espacio permanece atada al cuerpo y ción de símbolos que, movilizados entre la simultaneidad y la
sus masas, a sus interacciones y desplazamientos." En el terri- ininterrupción, se presentan indiferentes, mezclados de mane-
torio, el símbolo tiene cuerpo, se instituye en el intercambio ra caprichosa según las lógicas del programador 'e la necesidad
con seres cuya referencia se construye sobre una corporalidad. de producir la sensación en el espectador. Los signos, arran-
La "comunidad políticamente imaginada" remite a un espacio cados de la experiencia social donde fueron constituidos, se
delimitado dentro del que habitan la nación y su soberanía. adelgazan y volatilizan.
Puesto que el símbolo no es sino traducción de prácticas
" Ya en ese momento un medio de, comunicación, la imprenta, des- sociales, su perdida de materialidad implica la separación de
empeñó su papel en la quiebra de fronteras con el fin de conectar a seres
las relaciones sociales de sus contextos locales para ser estruc-
humanos lejanos en el tiempo y la distancia. Benedict Anderson (190:i)
I() muestra en la temprana aparición de la nación en el continente ame- turadas en relaciones distantes en el tiempo y la distancia. Es
ricano.
48 Ilauman 1 999).
Castrlls ( I Ll'ID
304 CARLOS MARIO PEREA RESTREPO PAISDILI AS P SOCIEDAD CONTENI poiu\ NEA 305

el desanclaje?" La experiencia de construcción de la identidad goce a manos llenas están ahí, hasta le permiten la posibilidad
deja de producirse entre ámbitos equivalentes ligados entre sí de administrar la vida y la muerte.
por narrativas totalizadoras, como aconteció con el predomi- La deriva se vende como libertad, cada quien decide lo que
nio de un ideario político dotado de la capacidad de articular la mejor le convenga. Ganan terreno los lenguajes de la interio-
economía, la vida familiar y la formación educativa. Sólo así ridad puestos en marcha sobre la vivencia: si los símbolos se
se explica que los jóvenes puedan ser pandilleros en este rin- desperdigan, el saber se adquiere en el acto mismo de experi-
cón de aquí o en el de más allá, en la nación industrializada y mentar la vida. Los parceros lo dicen, son "hombres maduros"
el país empobrecido. El nexo entre identidad y práctica se adel- sencillamente porque en el haber de sus anécdotas se cuenta el
gaza, su deriva en la cadena global produce un sujeto desarrai- acto de matar y violentar. Es el reino de la identidad narrativa,
gado que no termina de ser contenido en ningún lugar. En cada persona la construye dentro de los límites de la biografía
realidad pertenece a muchos y no es de ninguno, compelido personal?' Ello exige una interioridad, un yo mismo construi-
entonces al ensamble del sentido a partir de su travesía por la do como un ser singular c irrepetible. La persona se compro-
creciente informatización de la sociedad. El rasgo cultural carac- mete en la exploración de su interioridad, para ello acoge las
terístico de la contemporaneidad es el individuo entregado a simbólicas que aparecen en el recorrido de su trayectoria indi-
armar sus propias síntesis simbólicas: la fractura entre identi- vidual. El consumo se erige como matriz colectiva, mercancía e
dad y práctica ahonda la pérdida del contenido social de la ex- individuo se complementan como dos caras de una misma rea-
periencia. Es la deriva simbólica. lidad. Al flujo incesante de las primeras le corresponde el suje-
Sin embargo, el símbolo retorna a un cuerpo. Ya no al so- to insaciable del deseo, conectados por la operación de sentido
cial, sí al del individuo. Los pandilleros lo muestran: ante la introducida por el individuo libre que decide y compra. Desde
deriva simbólica se encierran en la jaula estrecha de su corpo- su lado sublime, tal individuo se convierte en el sujeto com-
ralidad. Es el drama del adicto, el sojuzgamiento de la volun- prometido en la autorrealización personal;" desde su lado pro-
tad y el deseo a las órdenes del sensorio y sus modulaciones. saico, se traduce en la persona que consume gratificando el
El pandillo y el consumidor simplemente muestran hasta el impulso y la necesidad. La pandilla es el más excelso ejemplo
patetismo cómo las nuevas formas de disposición simbólica de la segunda posibilidad. La publicidad lo repite sin descanso,
le entregan todo al individuo. La importancia que el pandillo le posesionada de su papel de alma rectora del mercado invita a
confiere al respeto es eso, un radical autocentramiento. La ur- la gratificación sin medida partiendo de una verdad sencilla: el
gencia de sentido carece de algún orden de referencia, el capi- objeto que se consume y la identidad se funden.
tal afirma soberbio que nada hay por decir en torno a la vida La atadura social se tambalea frente a la inagotable búsque-
buena: cada quien la hace, el orden político nada más dispone da de satisfacción del ejército de impulsos del individuo, aho-
los resortes de su construcción. Los símbolos se desquician, el ra desbocados por la seductora invitación del sensualismo. Lo
parcero tiene razón con su consigna, "el dolor es placer"; de público se degrada, ahogado entre los apetitos privados de indi-
allí que convierta la muerte en su pivote terminal de sentido. viduos cuyas trayectorias se ufanan de prescindir de lo social,
La vida como proyecto pierde relevancia, nada la vertebra y por reduciendo la sociedad a mera oportunidad abierta a aquel que
tanto el sentido camina en cualquier dirección. El paree en-
cuentra una respuesta, la criminalidad y su ofrecimiento de Ricoeur (1996).
52como lo muestra la explosión de las terapias alterriativas y las
50 Gicidens (1997:32) . btisquedas espirituales hoy en boga.
306 CARLOS .MAMO FERIA RES11:111)0

sepaaprovechar y explotar la oportunidad. Detrás respira, pre-


potente, el mito del individuo explayado en el deseo, consigna
central de la ramplona pero eficiente ideología del mercado.
Ahí anida la clave de la dominación actual, en su rapacidad pa-
ra aprovechar la abstracción de lo social propia de la globali- LA MARA: CONTINGENCIA
zación, trastocándola, en la esfera económica en beneficio del
gran capital, en el plano político en desprecio de la sociedad y Y AFILIACIÓN CON EL EXCESO
lo público, en la dimensión cultural, en la mitologización del (RE-PENSANDO LOS LÍMITES)
individuo sensorial.
Es la paradoja del símbolo que conmueve a la sociedad Rossuna Reguillu *
actual, la multiplicidad sin límites de los signos coexiste con el
más profundo vacío de sentido. Nunca antes los símbolos tu-
vieron tal grado de disponibilidad, circulantes por miles en la Comido una Imaginería, es lc00; una colección
incesante parafernalia de los medios de comunicación; no obs- de una-genes provenientes de una MiSina ,fuentc,
Se illSt(41(4 ctt la 4408(411.'1(1(4(i, 00 hay 41(114(111W S(111(141
tante, nunca como ahora se vivió una carencia tan pronuncia-
41(4C1(1141144 SII71b0112(4(:1611410.S1b1C (54111(aMCIIIC
da de proyección y horizonte compartido. Cualquier rumbo resalta posible una "mitología", en el sonado de
vital enfrenta la invasión de la aplastante oferta simbólica lan- Bar elles [. „pueden aquellos a los que solemos
zada por la publicidad callejera y el televisor. El sentido se de- llamar "operadores de o iagenc.s', otorgar
(4 la unagmena Un acceso a lo sonbólicu)
valúa, al signo se le mutila su contexto. Los símbolos corren
de un lado para otro, se les adorna y rediseña como muestra TAE:ien Sfez
con exceso la televisión. En el periplo de su manipulación han
perdido la capacidad de comunicar una experiencia colectiva. Pensar enmedio de las múltiples emergencias que sacuden el
Es la condición de su existencia mediática y globalizada, redu- horizonte del presente y lo que se anuncia como un futuro omi-
cirse a evocación fragmentaria de una narración instantánea. noso, no es una tarea sencilla. El compromiso de analizar, co-
El pandillo lo encarna, en la deificación del deseo no tiene em- locar, interrogar lo que las violencias juveniles significan en el
pacho en volverse un parche que domina el territorio sobre los escenario de una geopolítica que reorganiza las relaciones
textos del respeto y la muerte. planetarias apelando al miedo social y a las retóricas de la segu-
El pandillo es uno de los más inquietantes jeroglíficos de ridad, adquiere una importancia crucial, toda vez que se instala
la sociedad contemporánea, comenzamos diciendo. Lo hemos en el debate público y en el imaginario social, la demonización
ilustrado con la muerte y el deseo, haciendo referencia a las a priori de (cierlos) . jovenes y la simplificación extrema de su
formas de codificación simbólica; pero igual no lo muestra en accionar violento, lo que contribuye al calentamiento de la lla-
los mediadores del símbolo y el poder. La pandilla no es otro, mada opinión pública y a la preparación del clima propiciato-
es un extremo de nosotros. Por ello carece de sentido la pre- rio para la solución autoritaria en detrimento de la democracia
tensión de eliminarla por la vía de la represión y la fuerza. A lo y los derechos humanos.
sumo, la persecución la repliega o, en tantos casos, endurece
aún más su transgresión. Queda entonces el interrogante. Si la
* Profesora-investigadora del Departamento de Estudios Sociocultu-
fuerza es de todo a todo inútil, donde convocados? rales, r [Eso.

1307]
308 l<l)ssANA cair.o
NI NRN t UN I lA(I u Nefo Y AFILI ,\( ios ( UN b7. barban 309
Sin contextualizaciún historica, sin un análisis de los elec-
México y otras partes de América Latina, los investigadores
tos cle las políticas de inspiración neoliberal en la regido, pres-
estábamos encontrando en torno a las "nuevas" expresiones de
cindiendo de las secuelas de september eleven y el electo que
las culturas juveniles: necesidad de agrupamiento para cons-
domino en las políticas migratorias, al margen de lo que impli-
truir identidades, referentes, sentido de pertenencia; formas
ca, más allá de la retórica belicista, la expresión "guerra preven-
de respuesta a la incapacidad de las instituciones modernas (la
tiva", resulta explicable que, en el transcurso de los últimos anos
escuela, las Iglesias, el trabajo, la propia familia) de ofrecer al-
y subiendo de tono, por ejemplo, la mara se haya convertido