Está en la página 1de 6

“Depresión y ansiedad”

Irene Mariam González Pereyra


Introducción

La depresión y la ansiedad son enfermedades con distintos niveles de peligrosidad para uno

mismo y para quien lo rodea.

Yo elegí este tema porque quiero hacer conciencia a las personas que sin saber lo que son

estas enfermedades hacen comentarios de burla o tienen ideas erróneas de ello, basado en una

experiencia personal que viví hace tiempo y quiero ayudar a las personas a que sepan que hacer

si conocen a alguien que lo padece.

Hablar de este tema consiste en explicar cómo es que la depresión y ansiedad van muy unidas,

aunque parezca que todo es sobre la depresión también hay sobre la ansiedad; explicaré de

ambos lados para que se conozca sobre cómo surgen cada una y saber qué hacer si se llega a

presentar en nuestras vidas.


“Depresión y ansiedad”
Irene Mariam González Pereyra
Desarrollo

Para muchas personas la depresión es estar siempre triste y la ansiedad es temblar y tener

inseguridades, cuando esas ideas son solamente un pequeño porcentaje de lo que realmente son.

La depresión y ansiedad son enfermedades graves, que no toda la gente logra comprender y

entender, que afecta la vida de la persona y no sólo a la persona sino a los que lo o la rodean. No

es fácil ver a una persona que padece esto y sin saber que pasa por su cabeza para poder

salvarlo(a).

Existen dos niveles de depresión que son la depresión primaria (ésta es desglosada con otros

dos tipos) y la depresión secundaria.

Depresiones Primarias: Aparecen de manera autónoma y no están ligadas a una enfermedad

médica o psiquiátrica. La depresión primaria unipolares, presentan fases y la duración e

intensidad de la depresión depende de la persona. En algunas personas puede durar unas

semanas; en otras se vuelve crónico con el paso del tiempo (suelen aparecer a partir de los 30 y

pueden desaparecer con un tratamiento adecuado). La depresión primaria bipolares, ésta va

enganchada con la esquizofrenia. Existen intervalos con normalidad; pero también episodios

maniacos.

Depresiones Secundarias: Ésta es la otra manera de decirle a las depresiones bipolares, son las

que sí están ligadas a una enfermedad médica o psiquiátrica y es necesario identificar la razón

por la que surge. En ello se presentan estados de ansiedad aguda y se vuelve crónica con el

tiempo, por ello no se logra resolver, un ejemplo de las personas que puede generar depresión

secundaria es a los alcohólicos y otros adictos, al momento de quitan la sustancia con el cual son

dependientes y se necesitan cuidados, ya sean médicos psiquiátricos.


“Depresión y ansiedad”
Irene Mariam González Pereyra
Ahora bien, como mencionó anteriormente existen ideas erróneas o incompletas sobre este

tema, por ejemplo, que sólo se está triste y duermes mucho base a la depresión y que la ansiedad

es estar nervioso y tener inseguridades, cuando sí está bien; pero no solo es eso. Tener ansiedad

es que la gente piense que eres antipático cuando en realidad no sabes cómo empezar una

conversación por como actúen los demás, no querer llamar la atención en la calle y más. Y la

depresión es no querer moverte de tu habitación, pensar que todo lo que sucede es tu culpa, es

tener insomnio y falta de apetito de hecho, el tener ambas enfermedades es la que desencadena

los trastornos alimenticios.

La depresión va más allá de no tener energía o de no admitir que estás mal y existen muchos

síntomas con los cuales se pueden detectar; pero puede durar semanas o meses el padecerlos,

entre ellos se encuentran: Perdida de interés en actividades, fatiga, problemas para dormir o

dormir demasiado, problemas para tomar decisiones, problemas del corazón, sentimiento de

culpa, incluso problemas físicos persistentes; por ello nace la ansiedad y los problemas

familiares, sociales y laborales, tanto físicos como psicológicos.

Existen factores de riesgo o circunstancias que pueden desencadenar estas enfermedades, los

principales pueden ser: Por medio genético ¿a qué me refiero con esto? Sí, se puede padecer de

ellos si existen antecedentes familiares; también puede existir por estrés continuo o la soledad,

incluso después o antes de tener un parto debido al cambio de hormonas que las mujeres llegan

tener. Otra circunstancia sería tener una personalidad con cualidades extremas, por ejemplo,

tener inseguridad, perfeccionismo o hipocondría.

Después de tener estos “ataques” de depresión o ansiedad el cuerpo termina con muy baja

energía, aparecen dolores de cabeza, dolores musculares o cansancio y lo que más afecta es el

sistema inmunitario, brevemente lo explico, cuando tú estás mal o tu cuerpo está mal aparecen
“Depresión y ansiedad”
Irene Mariam González Pereyra
enfermedades como la gripe o infecciones por que al no alimentarse bien o tener un bien mental

no se produce la “Dopamina” (la horma de la felicidad), la cual es muy importante porque es la

que crean anticuerpos, que combaten virus y bacterias.

¿Existe tratamiento para la depresión y ansiedad? Existe un tratamiento llamado

“Psicoterapia” o también conocida como “Terapia del habla” es un tratamiento a corto plazo que

es enfocado a enseñar técnicas bastante específicas para mejorar y controlar los síntomas y así

poder volver a las actividades que antes se acostumbraba a hacer; el otro tipo de tratamiento son

los medicamentos, se usan varios tipos de medicamentos como los antidepresivos o un

medicamento va directo a la ansiedad llamado “Buspirona”, a menos que sea un nivel más alto

de tratar que se necesitaran sedantes para aliviar a corto plazo los ataques de ansiedad y

depresión.

Por último, quisiera hablar sobre una experiencia personal que viví hace un tiempo, tenía un

amigo que sus padres se estaban divorciando y había gritos en su casa muy seguido, mis demás

amigos y yo lo notábamos mal y triste pero obviamente no éramos psicólogos ni nada; me mudé

a Querétaro y había perdido conexión con todos ellos, un día recibí una llamada y era para

notificarme que ese amigo se había suicidado por todo lo que pasaba en su hogar. Desde

entonces trato de hablar y ayudar a los que me rodean porque fue una experiencia bastante

dolorosa que no me gustaría volver a pasar; ese es motivo por el que hablo de este tema porque

no es algo que se deba de tomar a la ligera o se tome a juego.


“Depresión y ansiedad”
Irene Mariam González Pereyra
Conclusión

Estas enfermedades no son algo con lo que se pueda bromear o decir que se está exagerando

como realmente no sabemos que pase por la cabeza de las personas, por eso es necesario

entender a una persona cuando pide su espacio o cuando hace algo para “llamar la atención” y

descubrir la razón del por qué hace eso.

No hay que darle la espalda a este tipo de personas, si aún se puede salvar; pero si nosotros

nos damos cuenta que ya es algo que necesite medicamentos o sea algo crónico es necesario

llevarlos con un especialista para así poder “salvar” su vida.

Son enfermedades muy graves y si podemos evitar a que una persona lo llegue a tener hasta

con un simple comentario, no está de más hacerlo porque no cuesta nada hacerlo, de verdad ver

como una persona tiene una sonrisa hasta por un mínimo comentario positivo, te llena, te hace

sentir bien y esa ayuda es mutua.


“Depresión y ansiedad”
Irene Mariam González Pereyra
Referencias

Mayoclinic.org. (2020). Trastornos de ansiedad - Diagnóstico y tratamiento - Mayo Clinic.

[online] Available at: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/anxiety/diagnosis-

treatment/drc-20350967 [Accessed 18 Feb. 2020].

Ifightdepression.com. (2020). Signos y síntomas de la depresión - iFightDepression [ES].

[online] Available at: https://ifightdepression.com/es/for-all/signs-and-symptoms [Accessed 18

Feb. 2020].

García, M. and García, M. (2020). ¿Cuáles son las consecuencias de la depresión? - Blog

CogniFit. [online] Blog CogniFit. Available at: https://blog.cognifit.com/es/consecuencias-

depresion/ [Accessed 18 Feb. 2020].

También podría gustarte