Está en la página 1de 2

REGLAS BÍBLICAS DE CONVIVENCIA

Romanos 12:10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra,
prefiriéndoos los unos a los otros.
1 Pedro 1:22 Al obedecer a la verdad, mediante el Espíritu, y habéis purificado
vuestras almas para el amor fraternal no fingido. Amaos unos a otros
entrañablemente, de corazón puro,
Juan 13:14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros
también debéis lavaros los pies los unos a los otros
Hechos 21:6 Y abrazándonos los unos a los otros, subimos al barco y ellos se
volvieron a sus casas.
Romanos 14:13 Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más
bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.
Romanos 15:7 El evangelio a los gentiles Por tanto, recibíos los unos a los otros,
como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios.
Romanos 16:16 Saludaos los unos a los otros con beso santo. Os saludan todas las
iglesias de Cristo.
1 Corintios 16:20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros
con beso santo.
Gálatas 5:13 Vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no
uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los
otros,
Efesios 4:2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los
unos a los otros en amor,
Colosenses 3:9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo
hombre con sus hechos
1 Tesalonicenses 4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.
Hebreos 3:13 Antes bien, exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que
se dice: «Hoy», para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado,
Santiago 4:11 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura
del hermano y juzga a su hermano, murmura de la Ley y juzga a la Ley; pero si tú
juzgas a la Ley, no eres hacedor de la Ley, sino juez.
1 Pedro 4:9 Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones.
1 Pedro 5: Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos
unos a otros, revestíos de humildad, porque «Dios resiste a los soberbios, y da
gracia a los humildes».
1 Pedro 5:14 Saludaos unos a otros con un beso de amor. Paz sea con todos
vosotros los que estáis en Jesucristo. Amén.
Hebreos 10:24-25  Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos
al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran
hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que
vemos que aquel día se acerca.
Romanos 12:4-5 Pues así como cada uno de nosotros tiene un solo cuerpo con
muchos miembros, y no todos estos miembros desempeñan la misma función,
también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada
miembro está unido a todos los demás.
Salmos 133:1 ¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en
armonía!
1 Corintios 1:10  Les suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo,
que todos vivan en armonía y que no haya divisiones entre ustedes, sino que se
mantengan unidos en un mismo pensar y en un mismo propósito.
Mateo 18:20  Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en
medio de ellos.
1 Pedro 3:8  En fin, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y
alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes.
Colosenses 3:14  Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto.
Romanos 12:16  Vivan en armonía los unos con los otros. No sean arrogantes,
sino háganse solidarios con los humildes. No se crean los únicos que saben.
Hechos 2:46-47  No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en
casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, alabando
a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía
al grupo los que iban siendo salvos.
1 Juan 4:11  Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros
debemos amarnos los unos a los otros.
Romanos 15:5  Que el Dios que infunde aliento y perseverancia les conceda vivir
juntos en armonía, conforme al ejemplo de Cristo Jesús.
Efesios 4:3  Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo
de la paz.
Hechos 4:32  Todos los creyentes eran de un solo sentir y pensar. Nadie
consideraba suya ninguna de sus posesiones, sino que las compartían.
Gálatas 3:28-29  Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino
que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús. Y si ustedes pertenecen a Cristo,
son la descendencia de Abraham y herederos según la promesa.
1 Juan 1:7  Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión
unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.
Romanos 16:17  Les ruego, hermanos, que se cuiden de los que causan divisiones
y dificultades, y van en contra de lo que a ustedes se les ha enseñado. Apártense de
ellos.
Romanos 14:1  Reciban al que es débil en la fe, pero no para entrar en
discusiones.
Hechos 1:14  Todos, en un mismo espíritu, se dedicaban a la oración, junto con las
mujeres y con los hermanos de Jesús y su madre María.
Juan 13:20  Ciertamente les aseguro que el que recibe al que yo envío me recibe a
mí, y el que me recibe a mí recibe al que me envió.
1 Corintios 12:13 Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un
solo cuerpo —ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a
beber de un mismo Espíritu.
Hechos 12:5  Pero, mientras mantenían a Pedro en la cárcel, la iglesia oraba
constante y fervientemente a Dios por él.
1 Timoteo 5:3 Reconoce debidamente a las viudas que de veras están
desamparadas.
Hechos 2:42  Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la
comunión, en el partimiento del pan y en la oración.
Filipenses 2:3 “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con
humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”
1 Pedro 3:8-9 “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos,
amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por
mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que
fuisteis llamados para que heredaseis bendición”.
Efesios 4:32 “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos,
perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.

También podría gustarte