Está en la página 1de 5

Objetivos y alcance de la Revisión Estratégica en la Auditoría Operativa o de

Gestión

Esta etapa tiene como objetivo explorar en forma efectiva las áreas de trabajo a realizar

durante la Auditoría de Gestión establecidas en la Revisión Estratégica y profundizar el

conocimiento inicial de los asuntos más importantes.

Entre ellos tenemos los más importantes:

 Permitir al equipo encargado definir los objetivos de auditoría, adoptar

decisiones acerca de las áreas de revisión más apropiadas, organizar y coordinar

los esfuerzos necesarios para llevar a cabo el Plan de Revisión Estratégica en

forma efectiva, eficiente y oportuna.

 Facilitar la toma de decisiones en cuanto a la aprobación del Plan de Revisión

Estratégica y la asignación de recursos solicitados para su ejecución.

 Identificar los criterios de auditoría más apropiados, en las circunstancias que se

presenten. Identificar las líneas generales de revisión sobre la base de su

materialidad, interés de ser auditable.

 Identificar los asuntos más importantes para la formulación del informe.

 Establecer el grado de confianza que puede depositarse en la información que

brinda el Órgano de Auditoría Interna (OCI).

 Preparar el borrador del Plan de Auditoría.

Auditoría Operativa o de Gestión

La auditoría de gestión es una técnica relativamente nueva de asesoramiento que ayuda a

analizar, diagnosticar y establecer recomendaciones a las empresas, con el fin de conseguir con

éxito una estrategia. Uno de los motivos principales por el cual una empresa puede decidir
emprender una auditoría de gestión es el cambio que se hace indispensable para reajustar la

gestión o la organización de la misma.

Actividades previas al trabajo de auditoría:


De acuerdo a la NIA 300, efectuar las actividades previas al inicio del trabajo de auditoría
actual, brinda las siguientes ventajas:

 Nos ayuda a identificar y evaluar los eventos o las circunstancias que pueden
afectar adversamente nuestra capacidad de planear y efectuar el trabajo de
auditoría.

 Nos permite planear un trabajo de auditoría para el que, mantenemos la


independencia y habilidad necesarias para efectuar el trabajo.

 No permite identificar si existen conflictos con la integridad de la gerencia que


puedan afectar nuestra disposición de continuar el trabajo.

 No existen malentendidos con el cliente sobre los términos del trabajo.

Planeación de la auditoría:
La planeación de una auditoría consiste en establecer la estrategia general de auditoría
para el trabajo y desarrollar un plan de auditoría.
La planeación adecuada beneficia a la auditoría de diversas maneras, incluyendo las
siguientes:

 Nos ayuda a identificar y dedicarle la atención adecuada a las áreas importantes


de la auditoría.

 Nos ayuda a identificar y solucionar oportunamente los problemas potenciales.

 Nos ayuda a organizar y administrar debidamente el trabajo de auditoría para que


este se efectúe de manera efectiva y eficiente.

 Ayuda en la selección de los miembros del equipo de trabajo con los niveles
adecuados de capacidades y competencia para responder a los riesgos
anticipados, así como la debida asignación de trabajo a estos.[NIA 300.2]

 Facilita la dirección y supervisión de los miembros del equipo de trabajo y la


revisión de su trabajo, y

 Ayuda, si aplica, en la coordinación del trabajo realizado por especialistas internos


o contratados.

La naturaleza y el alcance de las actividades de planeación varían dependiendo del


tamaño y la complejidad de la entidad, la experiencia previa de los miembros clave del
equipo de trabajo con la entidad, y los cambios en las circunstancias que ocurran durante
el trabajo de auditoría.
La planeación es un proceso continuo y repetitivo que normalmente comienza poco
después de completarse la auditoría anterior (o en conexión con su conclusión) y continúa
hasta completarse el trabajo de auditoría actual. Sin embargo, la planeación incluye la
consideración de la oportunidad de ciertas actividades y procedimientos de auditoría que
tienen que completarse antes de efectuarse los procedimientos de auditoría adicionales.
Por ejemplo, la planeación incluye la necesidad de considerar, antes de nuestra
identificación y evaluación de los riesgos de que ocurran errores materiales, asuntos tales
como:

 Los procedimientos analíticos de planeación que deben aplicarse.

 Obtener un entendimiento general del marco legal y regulatorio aplicable a la


entidad y cómo la entidad cumple con ese marco.

 La determinación de la materialidad.

 La participación de especialistas internos o externos.

 El desempeño de otros procedimientos de evaluación de riesgo.

Es posible que decidamos discutir los elementos de la planeación con la gerencia de la


entidad para facilitar el desenvolvimiento y la administración del trabajo de auditoría (como,
por ejemplo, para coordinar algunos de los procedimientos de auditoría planeados con el
trabajo del personal de la entidad). Aunque esas discusiones ocurren con frecuencia, la
estrategia general de auditoría y el plan de auditoría siguen siendo nuestra
responsabilidad. Al discutir los asuntos incluidos en la estrategia general de auditoría o el
plan de auditoría, se debe tener cuidado de no comprometer la efectividad de la auditoría.
Por ejemplo, discutir con la gerencia la naturaleza y la oportunidad de los procedimientos
detallados de auditoría puede comprometer la efectividad de la auditoría al hacer que los
procedimientos de auditoría sean demasiado previsibles.

Estrategia general de la auditoría:


Al establecer una estrategia general de auditoría se debe:

 Definir el alcance, la oportunidad y la dirección de la auditoría, y que guíe el


desarrollo del plan de auditoría.

 Incluir la estrategia general de auditoría en la documentación de auditoría.

 Tener la documentación de la estrategia general de auditoría, que es un registro de


las decisiones clave que se consideren necesarias para planear debidamente la
auditoría y para comunicarle los asuntos significativos al equipo de trabajo.

 Considerar los resultados de las actividades preliminares al trabajo y, donde


aplique, si el conocimiento obtenido en otros trabajos efectuados por otros
miembros del equipo de trabajo. Adicionalmente, se debe determinar la naturaleza,
la oportunidad y el alcance de los recursos necesarios para efectuar el trabajo.

 Determinar la materialidad.

Establecer la estrategia general de auditoría nos ayuda a determinar, sujeto a completar


nuestros procedimientos de evaluación de riesgo, asuntos tales como:
 Los recursos que han de proveerse para ciertas áreas de auditoría, tales como el
uso de los miembros del equipo con la experiencia adecuada para las áreas de alto
riesgo o la participación de especialistas en los asuntos complejos.

 La cantidad de recursos que han de asignarse a ciertas áreas de auditoría, tales


como el número de miembros del equipo que se asigne a observar el conteo del
inventario en localidades materiales, el alcance de la revisión del trabajo de los
auditores de los componentes en el caso de las auditorías de grupo, o el
presupuesto de auditoría en horas que ha de asignarse a las áreas de alto riesgo.

 Cuándo han de proveerse estos recursos, si es en una fase interina de auditoría o


en fechas claves de corte.

 Cómo se administran, dirigen y supervisan dichos recursos, por ejemplo, cuándo


se espera sostener la reunión para instruir al equipo y la reunión de cierre, cómo se
espera que tengan lugar las revisiones por parte del socio y del gerente, y si se
tiene que efectuar una revisión de control de calidad del trabajo.

Plan de auditoría:
Una vez que se ha establecido la estrategia general de auditoría, puede desarrollarse un
plan de auditoría para cubrir los diversos asuntos identificados en la estrategia general de
auditoría, tomando en cuenta la necesidad de lograr los objetivos de auditoría mediante el
uso eficiente de nuestros recursos. El establecimiento de la estrategia general de auditoría
y el plan detallado de auditoría no necesariamente son procesos individuales ni
consecutivos, sino que están estrechamente relacionados entre sí ya que los cambios en
uno pueden resultar en cambios consecuentes en el otro.
Se debe desarrollar un plan de auditoría que debe incluir una descripción de lo siguiente:

 La naturaleza, la oportunidad y el alcance de los procedimientos planeados de


evaluación de riesgo: Los procedimientos de evaluación de riesgo son aquellos
procedimientos de auditoría que se efectúan para obtener un entendimiento de la
entidad y su ambiente, incluyendo el control interno de la entidad, para identificar y
evaluar los riesgos de que ocurran errores materiales, ya sea debido a fraude o a
error, a nivel de estados financieros y a nivel de aseveraciones.

 La naturaleza, la oportunidad y el alcance de los procedimientos adicionales de


auditoría planeados a nivel de aseveraciones: Los procedimientos adicionales de
auditoría incluyen: la prueba de la eficacia operativa de los controles y los
procedimientos sustantivos diseñados para responder a los riesgos identificados
de que ocurran errores materiales, debido a fraude o a error, a nivel de
aseveraciones.

 Otros procedimientos de auditoría planeados que se requiere llevar a cabo para


que el trabajo se cumpla a cabalidad.

Se debe incluir el plan de auditoría en la documentación de auditoría.


El plan de auditoría es más detallado que la estrategia general de auditoría ya que incluye
la naturaleza, la oportunidad y el alcance de los procedimientos de auditoría que deben
efectuar los miembros del equipo de trabajo. La planeación de esos procedimientos de
auditoría ocurre durante el transcurso de la auditoría a medida que se desarrolla el plan de
auditoría para el trabajo.  Por ejemplo, la planeación de nuestros procedimientos de
evaluación de riesgo ocurre al principio del proceso de auditoría.  Sin embargo, la
planeación de la naturaleza, la oportunidad y el alcance de procedimientos de auditoría
específicos adicionales depende del resultado de dichos procedimientos de evaluación de
riesgo. Además, es posible que comencemos a efectuar procedimientos adicionales de
auditoría para ciertas cuentas y revelaciones significativas antes de la planeación de todos
los procedimientos de auditoría adicionales restantes.
Debemos actualizar y modificar la estrategia general de auditoría y el plan de auditoría
según sea necesario durante el transcurso de la auditoría.
Como resultado de eventos no esperados, cambios en las condiciones, o la evidencia de
auditoría obtenida de los resultados de los procedimientos de auditoría, es posible que
tengamos que modificar la estrategia general de auditoría y el plan de auditoría y, por lo
tanto, la naturaleza, la oportunidad y el alcance planeados resultantes de los
procedimientos adicionales de auditoría, en base a la consideración modificada de los
riesgos evaluados. Este puede ser el caso cuando detectamos información que difiere
significativamente de la información disponible cuando habíamos planeado los
procedimientos de auditoría.