Está en la página 1de 4

Raíz (botánica)

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Raíces de un árbol de mangle (Rhizophora), Pará, Brasil.

Raíces de una planta crecida en un sistema hidropónico

La raíz es el primer órgano embrionario que se desarrolla durante


la germinación de la semilla. Se distingue primero con una porción poco
diferenciada, que constituye la radícula. Esta, al desarrollarse, llega a constituir
la raíz primaria, con su tejido de protección en la punta denominado cofia
o caliptra. La raíz, como órgano de las plantas vasculares (con excepción de
las psilofitas), generalmente crece hacia el interior del suelo por
presentar geotropismo positivo y fototropismo negativo. La raíz en conjunto con
el tallo constituyen el eje principal de las plantas. Entre ellos no existe una
separación clara, ya que ambos tienen un cilindro de tejido vascular incluido en
el tejido fundamental. Sin embargo, la estructura de la raíz tiende a ser más
simple que la del tallo debido a su hábitat subterráneo. Las características que
la diferencian del tallo son la ausencia de clorofila, yemas, nudos, entre otros,
pero hay excepciones, como las raíces adventicias del maíz, que sí llegan a
formar pequeñas cantidades de clorofila, y raíces que poseen yemas
adventicias, como las del camote, el manzano y algunos rosales.1
Sus funciones principales son la de absorción de agua y sales minerales del
suelo por medio de los pelos absorbentes, hasta la raíz donde son conducidos
(savia bruta) hacia el tallo y hojas donde se transforman en compuestos
orgánicos durante la fotosíntesis. Además las raíces fijan las plantas al suelo
por medio de resistencia al doblez. Las raíces de muchas especies vegetales
pueden realizar funciones de almacén de reservas alimenticias, por
ejemplo: camote, jícama, remolacha, mandioca y muchas otras, las cuales se
aprovechan para la alimentación humana.2
Las raíces pueden ser primarias, secundarias y adventicias. Existen algunas
excepciones dado que algunas raíces pueden ser epigeas (que se encuentran
sobre el suelo) o aéreas (que están muy por encima del suelo o encima del
agua). También existen excepciones con el tallo, dado que en algunas plantas
los tallos crecen debajo del suelo. Esos tallos son llamados rizoma.

Índice

 1Funciones de la raíz
 2Partes de la raíz
o 2.1Caliptra
o 2.2Epidermis
o 2.3Córtex
 3Endodermis
o 3.1Cilindro vascular
 4Véase también
 5Referencias
 6Bibliografía
 7Enlaces externos

Funciones de la raíz[editar]
 Anclaje. En el caso de plantas que crecen en el suelo, según la
granulometría del sustrato, la raíz se desarrolla y se ramifica más o
menos. El aspecto de las raíces cambia de una planta a otra:
una encina tiene las raíces desarrolladas en profundidad, mientras
que un álamo las desarrolla superficialmente. En el caso de
las Tillandsias, las raíces están especializadas para cumplir solo la
función de anclaje.
 La absorción del agua y de los nutrientes del suelo, y su transporte al
resto de la planta para su crecimiento y a las hojas para
la fotosíntesis. El transporte se realiza por la presión en la raíz
debida a la absorción del agua.
 Acumulación de reservas
 Soporte de asociaciones simbióticas complejas con
los microorganismos (bacterias y hongos) que ayudan a la disolución
del fósforo, a la fijación del nitrógeno atmosférico y al desarrollo de
las raíces secundarias.
 Creación de suelo. Las moléculas y enzimas segregadas por las
raíces y sus relaciones simbióticas contribuyen a la formación de
suelo. Las raíces de numerosos árboles segregan ácidos
orgánicos bastante potentes para disolver piedras calizas y liberar
el calcio y otros minerales útiles para las especies que producen y
explotan el humus.
 Comunicación. Ciertas especies de árboles pueden unir sus raíces a
las de árboles de la misma especie y así poner en común los
recursos hídricos y nutritivos. Esta unión puede ayudar a un árbol
gravemente herido a sobrevivir y a resistir mejor la erosión de los
suelos, pendientes y ribazos. Cuando la conexión no es directamente
física, las comunicaciones pueden existir por medio del tejido
micorrizado. Se ha descubierto que hileras de árboles, bosquetes y
partes importantes de bosques pueden estar unidos, lo que hace
suponer que se trata de una ventaja evolutiva importante. 3

Partes de la raíz[editar]

Corte longitudinal del ápice de la raíz de cebolla observado con microscopio óptico.

Caliptra[editar]
En la punta de cada raíz en crecimiento hay una cobertura cónica
llamada caliptra. Usualmente no es visible a simple vista y consiste en tejido
blando no diferenciado. La caliptra recubre, protegiéndolo, al tejido
meristemático o de crecimiento, por cuya proliferación por mitosis se originan
las células que, tras su diferenciación, forman la estructura adulta de la raíz.
Detrás del meristemo se encuentran: parénquima, tejidos vasculares y, en
aquellas raíces que se deben engrosar en años sucesivos, meristemos
remanentes, responsables del crecimiento secundario.
La caliptra provee de protección mecánica a las células meristemáticas cuando
la raíz crece a través del suelo. Estas células son destruidas por el crecimiento
de la raíz y la fricción con el suelo, pero son rápidamente reemplazadas por
células nuevas generadas por división celular en la cara externa del meristemo
de la raíz. La caliptra también está implicada en la producción de mucílago, que
es una substancia gelatinosa que cubre a las células meristemáticas recién
formadas. Estas células contienen estatolitos, que son granos de almidón que
se hallan dentro de la célula y son muy densos, por lo que se mueven en
respuesta a la fuerza de la gravedad, proporcionando a la raíz la información
necesaria para su crecimiento.

También podría gustarte