Está en la página 1de 5

ESTADO SOCIEDAD Y DERECHO

Tema 4

Creación de una Ley.

Alumno: Vera García Ricardo Nahum

Profesora: López Escobedo María Catalina

Fecha: 05/01/2021
CREACIÓN DE UNA LEY

En el presente trabajo hablaremos de la creación de una ley, sin embargo, antes


de mencionar cómo es el proceso para la creación, es necesario especificar que
éste procedimiento pertenece a un proceso legislativo, el cual se divide en dos
clases; la primera se enfoca en reformar la Constitución, mientras que la segunda
está encaminada a la confección de las leyes.

Es importante mencionar que los encargados de emitir o tienen la autoridad o el


derecho para iniciar una ley o un decreto es principalmente el Presidente de la
República, enseguida encontramos a los diputados y senadores del Congreso de
la Unión y por último encontramos a las legislaturas de los Estados.

“Todo proyecto de ley o decreto, cuya resolución no sea exclusiva de alguna de


las Cámaras, se discutirá sucesivamente en ambas, observándose en Reglamento
de Debates sobre la forma, intervalos y modo de proceder en las discusiones y
votaciones” (párrafo primero del art. 72). La cámara donde se presenta el proyecto
de ley para iniciar su discusión recibe el nombre de “Cámara de origen”; la otra, de
“Cámara revisora”. “Todo proyecto de ley o decreto que fuere desechado en la
cámara de su origen, no podrá volver a presentarse en las sesiones del año”
(fracción g del art. 72), (Villoro Toranzo, 2012).

Una vez que la ley o decreto pasó el primer filtro, se mandará a discusión a la
siguiente cámara que es la de revisión, en caso de que ésta la aprobara se
remitiría al Ejecutivo, una vez que se encuentra ahí se tiene otra revisión y en caso
de no tener ninguna observación se publicaría inmediatamente.

¿Pero que pasaría en caso de que la cámara de origen acepta la ley y la cámara
de revisión lo rechaza totalmente?
Una vez que pasa esto, en el caso de un rechazo en su totalidad, la cámara de
revisión lo regresa para una nueva revisión, la cámara de origen lo vuelve a
revisar minuciosamente para ver el motivo del rechazo, si después de ello se
vuelve a aprobar tendrá que hacer el mismo proceso de pasar por Ejecutivo para
poder llegar a cámara de revisión; mientras que si es un rechazo parcial o incluso
fue alguna modificación en su contenido, al igual que en el anterior se regresará al
origen, pero éste hará la revisión únicamente sobre los detalles y no sobre todo el
proyecto. En caso de que las adiciones hechas por la cámara revisora fueran
reprobadas o rechazadas por la mayoría de la cámara origen, se tendrá que volver
a la cámara para que ésta tome las consideraciones que hizo la de origen, sin
embargo, si por la mayoría de votos fuera rechazada nuevamente, se pasará al
Ejecutivo, pero si la cámara de revisión insiste en el rechazo, el proyecto no se
podrá presentar sino hasta el nuevo periodo.

Si el proyecto es aprobado por las dos cámaras se pasará al Ejecutivo, y éste de


emitirá su sanción. La negativa de la sanción es conocida como “veto”, se
considerará aprobado por el Poder Ejecutivo todo proyecto que no tenga
observaciones por la Cámara de origen, dentro de diez días hábiles.

El efecto del veto (que puede ser total o parcial) es la devolución del proyecto con
las observaciones del Ejecutivo para una nueva discusión, primero a la Cámara de
origen y después a la revisora. Si éstas confirman, por una mayoría de las dos
terceras partes del número total de votos, la redacción del proyecto, el Ejecutivo
deberá promulgarlo sin más (Villoro Toranzo, 2012).

Una vez que ha pasado por las cámaras y por el Poder Ejecutivo, es momento de
la promulgación, que consiste básicamente en el reconocimiento solemne por
parte del Ejecutivo de que una nueva ley o decreto ha sido aprobada siguiendo el
proceso legislador establecido por la Constitución; una vez pasado esto es
necesario darla a conocer a la sociedad o a aquellas personas que deben
cumplirla, y la mejor manera de difundirla es a través del Diario Oficial de la
Federación, en caso de las
leyes aprobadas por las legislaturas de los Estados, será a través de diarios o
gacetas propiamente de cada Estado.

Ahora es momento de hablar sobre el sentido de la ley o cuál es su interpretación;


en primero momento podemos decir que no solamente se puede interpretar la ley
sino que también todo aquello que lo involucra o se refiere a ello. El problema de
esto es cómo se debe tomar el sentido de la ley.

Una de las soluciones propuestas, en relación con el problema, consiste en


afirmar que el sentido de la ley no puede ser sino la voluntad del legislador. Los
defensores de tal postura argumentan de este modo: la ley es obra del poder
legislativo; éste se vale de ella para establecer el derecho; en consecuencia, su
sentido debe de ser el que su autor pretendió darle (García Maynez, 1996).

¿Es posible que en México exista una monarquía constitucional? Actualmente


México cuenta con una forma de gobierno que es República, es decir, que es de
índole público, es por ello que nuestras autoridades ocupan su cargo político a
través de un sistema democrático, aristocrático, oligárquico, entre otros. Y en las
repúblicas democráticas como lo es México el jefe de Estado es representado por
el Presidente.

Desde mi punto de vista y apoyado en el Artículo 136 de la Constitución Política


de los Estados Unidos Mexicanos (1917) nos menciona: “Esta Constitución no
perderá su fuerza y vigor, aun cuando por alguna rebelión se interrumpa su
observancia. En caso de que por cualquier trastorno público, se establezca un
gobierno contrario a los principios que ella sanciona, tan luego como el pueblo
recobre su libertad, se restablecerá su observancia, y con arreglo a ella y a las
leyes que en su virtud se hubieren expedido, serán juzgados, así los que hubieren
figurado en el gobierno emanado de la rebelión, como los que hubieren cooperado
a ésta”; por lo que podemos decir que, en caso de que existiera una rebelión para
modificar nuestra forma de gobierno a una monarquía constitucional, si el pueblo
se niega o hace lo
posible por evitar la modificación de forma de gobierno se seguirá sosteniendo la
forma de gobierno que se ha mantenido y estipulado, sancionando a aquellos que
hayan organizado la rebelión.
Es momento de jerarquizar algunos conceptos de acuerdo a unos criterios de
distinción propia a cada ámbito, por lo que podemos decir que sobre todo están
las Normas Constitucionales, le siguen los Tratados Internacionales, después se
encuentran las Leyes Federales, enseguida las Leyes Locales y por último se
encontrarán los reglamentos.

En conclusión, podría decir que para crear una ley es necesario que pase por
varios filtros antes de que se apruebe, en los que podemos encontrar dos
cámaras: una de origen y otra de revisión, y por último al poder Ejecutivo.

Es importante destacar que para que la Constitución mexicana protege tanto


derechos como formas de gobierno de éste país, por ello se verá complicado
cambiar la forma de gobierno de República a monarquía constitucional.

Bibliografía

Villoro Toranzo, Miguel, Introducción al Estado de Derecho, México, Porrúa, 2012,


pp. 161-187.
García Maynez, E., Introducción al estudio del derecho, México, Porrúa, 1996, pp.
324-338.
López Ayllón, Sergio, Las transformaciones del sistema jurídico y los significados
sociales del Derecho en México, México, UNAM/Instituto de Investigaciones
Jurídicas, 1997, pp. 186-193.
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 2016. Artículos 1, 133,
135 y 136. (http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/ref/cpeum.htm) Disponibles
en Fuentes Básicas de Consulta de la unidad.