Está en la página 1de 12

Segundo parcial

Pedagogía I
IPA 2020

Ignacio Santana
C.I: 4.044.714-1
Especialidad: Educación Musical.

María Gimena Machado Ortíz


C.I: 4.709.120-4
Especialidad: Sociología.

Yanet Duarte
CI.: 4.971.959-3
Especialidad: Educación Musical.
Parte I

Decidimos realizar el siguiente trabajo seleccionando a Paulo Freire, autor y


pedagogo destacado del área. Considerando los aportes teóricos de Demerval
Saviani (1984) que en su texto “Las teorías de la educación y el problema de la
marginalidad en América Latina” expone una clasificación propia, construida sobre
las distintas pedagogías desarrolladas y cómo éstas se vinculan con perspectivas
sobre la marginalidad en el continente.

Saviani postula que los trabajos de Paulo Freire se clasificarían como


“Escuela Nueva Popular”, aunque no desarrolla esta escuela en sí, destaca que
parte del postulado de la Escuela Nueva, siendo esta contraria a la pedagogía
tradicional constituyendo parte de lo que denomina pedagogía nueva.

La pedagogía nueva tiene bases fundamentales que la distinguen de la


pedagogía tradicional como lo son: la transformación de los currículos y del rol
docente en el entendido de que debe trabajarse en áreas de interés de los
educandos y el docente como estimulador de conocimientos y no como dador de los
mismos. Esta pedagogía experimental y en algunos lugares en particular se intentó
vincular estas bases a los sistemas educativos formales sin éxito.

Una de las críticas que plantea Saviani a esta pedagogía es que permeó a
nivel de los educadores pero no de las estructuras escolares, con lo que se culminó
flexibilizando la transmisión de conocimientos siendo que para algunos educandos
era su fuente de acceso a los mismos. En contrapartida agravó la marginalidad en el
entendido de que la enseñanza de las élites fue la que sostuvo cambios de calidad.

Es por lo anterior que Saviani postula que la “Escuela Nueva Popular”, donde
clasifica a Freire, busca ahondar dentro de esta línea pero con una vinculación
política del sujeto, proponiendo nuevas metodologías pedagógicas.

1
Asimismo, dentro de la clasificación de Saviani (1984) se puede considerar la
“pedagogía crítica liberadora problematizadora” de Freire como una “teoría crítica
no-reproductivista”. Dado que plantea una ruptura no solo con las teorías “no
críticas” por comprender que existen desigualdades y el sistema educativo no es el
adecuado, sino que critica esto con una postura revolucionaria comprendiendo que
aunque la sociedad sea desigual.

Freire formula una propuesta de cambio, por ello sería “no-reproductivista”,


ya que las reproductivistas consideran la desigualdad y las problemáticas del
sistema educativo pero no desarrollan soluciones al mismo. En palabras del propio
Saviani las teorías crítico-reproductivistas: “se proponen, solamente, explicar el
mecanismo de funcionamiento de la escuela tal como está constituida. En otros
términos, por su carácter reproductivista, estas teorías consideran que la escuela no
podría ser diferente de lo que es” (Saviani, 1984, p.16).

Sin embargo, es necesario comprender que existen otras perspectivas de


clasificación como la de ​Ocaño que plantea que en el capítulo dos del texto “Teorías
de educación y modernidad” (2017) este docente uruguayo nos presenta una
biografía de Saviani y realiza un análisis sobre sus trabajos.

En cuanto al productivismo, Saviani se centra en las omisiones de las


cuestiones pedagógicas y de esta forma reivindica el aula y la pedagogía como
claves para la transformación frente a los abusos de la sociología Marxista. Esta
pedagogía constituye uno de los más grandes esfuerzos teóricos que están
orientados a una perspectiva que es tributaria a la concepción dialéctica tratando de
concebir a la educación como un proceso de doble formación. Por una parte la
educación produce de forma directa e intencional, en cada individuo singular, la
humanidad fue producida histórica y colectivamente por el conjunto de los hombres.

La pedagogía histórica crítica es una teoría a fin con lo que denomina el autor
“teorías críticas emancipatorias” que tiene generalidades y comparte la misma línea

2
conceptual que el pedagogo brasilero Paulo Freire y otros pedagogos que
devuelven la esperanza a la acción escolar desde sus actores.

En cuanto a su biografía personal y contexto, Paulo Freire es un ícono y uno


de los referentes más importantes de la educación latinoamericana. Nace el 19 de
septiembre del año 1921 en la ciudad de Recife (estado de Pernambuco, Brasil) en
una de las regiones de mayor pobreza del país. Estudia derecho, aunque el
lenguaje, la enseñanza y la educación es lo que lo motiva realmente. Tiene una
fuerte formación cristiana, trabajará en parroquias más adelante y estará cercano a
pedagogos cristianos.

Se casa con Elza (maestra), a partir de allí crece el interés por los temas
educativos y pedagógicos. A finales de los años 50 la iglesia latinoamericana
impulsa a través de movimientos sociales apoyado de una fuerte militancia y
compromiso con las zonas más vulnerables donde Freire se involucra
profundamente.Trabaja en el ámbito de la educación y su interés lo lleva a ser
miembro fundador del Movimiento de Cultura Popular de Recife.

Existe una gran preocupación en él respecto al alto índice de alfabetización


que tiene el país, gran obstáculo e impedimento para que un país se pueda
desarrollar. Uno de los ejes centrales de su pensamiento es como la pedagogía
puede aportar a una sociedad igualitaria y democrática. Freire menciona que todos
desde que nacemos realizamos una lectura de la realidad antes de asistir a la
escuela aunque a su vez es ingenua y superficial. El papel que debe adoptar la
escuela es el de tomar esa mirada e intentar transformarla en una mirada crítica. No
enseñar a leer y escribir con palabras arbitrarias sino con las palabras que
conformen la realidad y su contexto.

Cuando un golpe militar de derecha derrocó al gobierno elegido


democráticamente del presidente João Goulart en 1964, Freire fue encarcelado por
el gobierno militar durante setenta días por su trabajo en el programa alfabetización
nacional, se exilia primero en Bolivia y posteriormente en Chile durante 4 años. En

3
estos tres libros: "La educación como práctica de la libertad", “¿Extensión o
comunicación?” y "Pedagogía del oprimido", según José González Montagudo,
quedan delineadas muchas de sus ideas y pensamientos:
❏ Crítica de la educación bancaria
❏ Opresión y colonialismo
❏ Educación como posibilidad liberadora
❏ La politicidad y no neutralidad de la educación
❏ La conciliación de cristianismo y marxismo
❏ El método psicosocial de alfabetización

Un segundo período transcurre en los Estados Unidos donde es convocado


desde la Universidad de Harvard siendo legitimado y reconocido internacionalmente.
Entre 1970 y 1980 reside en Ginebra (Suiza) y trabaja para el Consejo Mundial de
las Iglesias y en diferentes campañas de alfabetización en Santo Tomé y Príncipe,
Mozambique, Angola y Nicaragua. Se posiciona como un militante comprometido
con la liberación de los pueblos oprimidos.

La tercera etapa es posterior al exilio ya que retorna a Brasil en 1980 y vuelve


a ejercer como profesor universitario. En 1986 muere su esposa Elza con quien
había tenido cinco hijos, continúa publicando libros de suma importancia y
colaborando con educadores críticos norteamericanos. En el año 1989 participa en
la creación del PT (Partido de los Trabajadores) y a partir del desempeño del cargo
de Secretario de Educación de la ciudad de San Pablo (administrado por el PT)
comienza una nueva experiencia política. En esta etapa su interés se destaca en la
escolaridad obligatoria y hacia los temas que se dictan, el rol docente y el educando.

Allí instala un nuevo modelo democratizador y de descentralización en donde


se fomenta la participación de toda la comunidad educativa. El director/a del centro
educativo será elegido por las niñas y niños, familias, educadoras y educadores y
todo el personal que trabaja en la escuela. De esta manera se crea un liderazgo a
partir de la propia opinión colectiva determinando con quién se desea trabajar.

4
En la década de los noventa la crítica en sus libros es al neoliberalismo y a la
posmodernidad lúdica. Para Freire, la educación es una necesidad ontológica de
humanización, una actividad esencial y radicalmente política, ideológica y
axiológica. Constituye un humanismo socialista de orientación crítica y con énfasis
en la libertad, la subjetividad, la problemática de la ideología, el poder y la
dominación. El 2 de mayo de 1997 muere Paulo Freire, sus libros traducidos en
varios idiomas y su obra contribuyen a un legado fundamental dentro de la
educación actual como su posible transformación en el futuro.

La educación según Freire, debe empezar por la superación de la


contradicción existente entre educador-educando. Señala la importancia y
necesidad de abordar algunas de sus problemáticas como son :
➢ Conciencia y mundo
➢ Teoría y praxis
➢ Individuo y sociedad
➢ Crítica y posibilidad
Realiza un planteo de dos modelos de educación, el primero ya existente y
dominante y el segundo como respuesta y solución al cambio que necesita transitar
la educación. En primer lugar, el modelo bancario coloca al educador en una
posición de único portador de conocimientos y por debajo del mismo coloca al
estudiante que se presenta como ignorante absoluto. La visión "bancaria" anula el
poder creativo de los educandos estimulando su ingenuidad y no su criticidad, la
cual satisface los intereses de los opresores que tienen como finalidad
"...transformar la mentalidad de los oprimidos y no la situación que los oprime"
(Freire en Pedagogía del oprimido, Cap II, p.54) (Simone de Beauvoir, El
pensamiento político de la derecha, siglo XX, Buenos Aires, 1963, p. 64). ​Se lo
observa al oprimido como parte de una patología de las sociedades sanas que
necesitan ser ajustados y transformar sus mentalidades de "ineptos y perezosos".

El mayor problema para el opresor es que el educando alcance a constituir


un pensamiento auténtico y abandone su condición autómata. Su relación con el
mundo no se basa en una participación activa como "cuerpos conscientes" sino

5
como espectadores del mismo. Cuanto más ejerciten los educandos en el archivo
de depósitos (conocimientos establecidos por el sistema con el educador como su
intérprete) menos desarrollarán en sí la conciencia crítica no participando como
transformadores del mundo.

Ese nexo educador-educando dependerá de la concepción desde la cual se


tenga perspectiva, bancaria o problematizadora. Es vital comprender cuál es el rol
del sujeto educando en la concepción propuesta por Freire dado que es una ruptura
con la bancaria, en tanto entiende que el sujeto deja de ser un depositador en
palabras de Freire “vasija” la cual debe ajustarse y adaptarse al mundo pasando a
ser considerado un agente de cambio con conocimientos mutuos y en búsqueda
constante del entendimiento.

Lo plantea en términos horizontales de intercambio de saberes y como


“compañero” de su educador en búsqueda de la transformación de ambos de
manera dialógica, mostrando cómo la acción y la creación son esenciales.
Asimismo, desarrolla sobre el descubrimiento continuo de la realidad como
educandos siendo que esta debe estar acompañada de historicidad y de comunión
colectiva de proyectos. Esto se dirige en oposición al término que adopta de Fromm
de “Necrofilia” estado por el cual no se transforma al hombre sino que se vive una
vida mecánica sin pensamientos.

La educación libertadora radica en el espíritu conciliador entre los dos polos y


ambas partes se hagan educadores y educandos conformando una auténtica
liberación humanizadora (no humanitarista) en proceso. La educación es acción,
praxis, reflexión sobre el mundo para transformarlo y su participación en los cambios
dinámicos. "El objetivo de la práctica educativa progresista consiste precisamente ,
en el desarrollo de la curiosidad crítica, insatisfecha, indócil." (Freire, 1996: p. 35-36)
(González Monteagudo.J, 2007, p.60).

La relación entre educación y política no es ajena al pensamiento freuriano,


como la práctica crítica y no crítica, las desigualdades de clase y género, la

6
ideología o los mitos ideológicos. La práctica educativa es una práctica política que
no puede desarrollarse con neutralidad, por lo tanto es una práctica liberadora que
trabaja consciente o inconscientemente sobre una historia inmóvil . El camino que
establece es conducir al educando a transitar, cambiar y modificar el contexto
formando así una práctica colectiva y activa. Tiene como propósito, intentar
devolverle la voz y la palabra a los que han sido condenados al silencio. La
pedagogía que ha dominado es la impuesta justamente por las clases dominantes a
la cual la nombra como "cultura del silencio". En este caso, el educador es el que
siempre educa, sabe, porta los conocimientos, es quien piensa (sujeto de proceso),
es el que habla, es quien disciplina, quien opta y prescribe, el que actúa, escoge el
contenido programático e identifica la autoridad del saber con la funcional.

Freire plantea una profunda crítica y un problema a erradicar sobre el uso


(abuso) de la narración como forma de comunicación con sus educandos. Se
implanta como sabio ante sus alumnos a lo cual son considerados ignorantes. Un
vínculo donde reina la verticalidad y en dónde el educador domina toda situación
dentro del aula, no generando de esta manera una forma dialógica de comunicación
con sus educandos privandolos de toda acción creativa y de investigación.

Educadores y educando se archivan en la medida que con esa visión


distorsionada de la educación, no existe la creatividad, no existe transformación ni
saber. Sólo existe saber en la invención y en la re-invención, en la búsqueda
impaciente e inquieta permanente que realizan los hombres en el mundo y con los
otros.

La enseñanza se entiende como una actividad problematizadora crítica e


investigadora donde nos sitúa a todas las partes de una manera más lúcida y crítica
en nuestro mundo. El papel del educador debe asumir una profunda coherencia
entre el discurso que pronuncia y la práctica que desarrolla. El mismo se mueve
entre dos polos de tensión:
● La palabra y el silencio
● La práctica y la teoría

7
● El aquí y el ahora del educador y del educando

La relación educativa es un vínculo de diálogo y apertura que se basa en la


autonomía y la libertad del pensamiento existencialista. Como señala González
Monteagudo sobre la Pedagogía de la autonomía“...no hay docencia sin discencia;
enseñar no es transferir conocimientos; enseñar es una especificidad humana”.
(González Monteagudo, J 2007, p. 60). Insiste en esa relación educador-educando y
en la necesidad de una educación democrática que implica la renuncia a imponer su
lectura del mundo a los educandos y la obligación de señalar que existen otras
lecturas diferentes y/o antagónicas. En sus palabras "El educador progresista o
revolucionario ha de rechazar los valores dominantes que se imponen a la escuela,
por su aspiración debe ser la transformación del statu quo". (Freire en Freire y
Macedo, 1987, p. 131-132) (González Monteagudo.J, 2007, p. 57).

Como señaló Freire en una entrevista: "...No tener vergüenza de no saber, de


no conocer alguna cosa que el educando le pregunta por lo tanto la cualidad de la
humildad...”. Programa 12(ntes).[Paulo Freire Documental; Película en archivo de
video] (19:45). Recuperado de ​https://youtu.be/claQ4b5lRnA

​En la cuarta carta del texto “Cartas para quienes desean enseñar” Paulo
Freire menciona nueve cualidades que el docente progresista debe tener, estas son:
humildad, amorosidad, valentía, tolerancia, decisión, seguridad, tensión entre
paciencia e impaciencia, parsimonia verbal y alegría de vivir.

Freire nos dice que el docente debe ser humilde y aceptar que la humildad
ayuda a reconocer que “nadie sabe todo, nadie lo ignora todo. Todos sabemos algo
y todos ignoramos algo”. Sin humildad es muy difícil que escuchemos a alguien con
un nivel más bajo de educación, es por eso que esta cualidad nos hace escuchar a
aquel que es considerado menos competente que nosotros.

Cuando nos habla de amorosidad nos dice que sin esta el trabajo de los
educadores pierde significado. La amorosidad no solo debe ser hacia los alumnos,

8
sino para el propio proceso de enseñar en donde continúa diciendo que sin ningún
tipo de amorosidad los educadores no sobreviven a las negativas de su quehacer.
Este amor debe ser un amor luchador de quien se afirma en el derecho o en el
deber de tener el derecho de luchar, de denunciar y de anunciar.

La valentía debe ser entendida como la superación hacia el miedo. Aquí el


pedagogo nos dice que el miedo no debe ser negado, porque sentir miedo es la
muestra de que estamos vivos, pero no podemos permitir que este sentimiento nos
paralice y por esto es necesario poder controlar el miedo y es mediante el ejercicio
de esta práctica en la que se construye la valentía. En cuanto a la tolerancia Freire
nos comenta que ser tolerante es la virtud de convivir con lo que es diferente, a
aprender con lo diferente, a respetar lo diferente. Esta cualidad nos hace coherentes
como seres históricos.

El docente debe saber decidir para dar seguridad a sus estudiantes. La


seguridad se basa en cumplir con la obligación, responsabilidad y compromiso de
enseñar, en términos de justicia e igualdad evitando prejuicios. Tensión entre
paciencia e impaciencia, esta virtud se da cuando las actitudes no son de manera
aislada. Cuando es un ámbito donde se trabaja la parsimonia Verbal, el docente
logra controlar sus emociones actuando de forma tranquila y segura alcanzando una
enseñanza libre de obstáculos. La alegría de vivir es la virtud más importante ya que
es aprender a vivir dispuesto a superar las dificultades.

Tiene la capacidad previa de conocer el universo y lo que rodea al educando.


Teniendo conocimiento de ese contexto cultural, histórico y lingüístico, podrá luego
encargarse de organizar esos conocimientos de una forma sistematizada para que
acontezca ese proceso de alfabetización.

9
Parte II

Optamos por profundizar en este trabajo sobre Paulo Freire dada la


relevancia de su planteo y porque genera una propuesta diversa a otros autores que
hemos trabajado. Siendo que además postuló las bases sobre otra forma de
comprender la educación a nivel general, desde una posición latinoamericanista
comprendiendo las problemáticas propias de nuestro continente y su desigualdad.

También creemos que el enfoque pedagógico que hace el autor nos


enriquece como futuros docentes y nos muestra otras posibilidades para visualizar
las cosas de otro modo y así tener en cuenta otras cuestiones que forman parte de
nuestra sociedad. Nos brinda una mirada diferente al conocer y contextualizar al
educando por medio de la empatía y la necesidad de hacerlo partícipe del proceso.
“Cartas para quien pretende enseñar” concluye como una guía influenciada en su
concepción humanista y en un material que deberíamos tener presente y consultar
en todo momento.

Nos parece interesante su crítica hacia la verticalidad y la apertura que


realiza hacia la relación docente-estudiante para conseguir un vínculo de carácter
horizontal entre ambos logrando una forma dialógica de comunicación, generando
así la posibilidad a la investigación y a las acciones creativas. Su trabajo y obra son
de carácter atemporal, fueron publicadas hace más de dos, tres o cuatro décadas
atrás permaneciendo con una vigencia extraordinaria y con mensajes que nos
movilizan profundamente. Por otro lado, la alegría y el disfrute de una profesión
como la del docente y la importancia de poder mantener en el tiempo ese
entusiasmo con la actividad. Así Paulo Freire pudo expresar en una entrevista:
“Para mí , una escuela revolucionaria tiene que ser una escuela de alegría, pero no
de irresponsabilidad. Es como el trabajo y la vida en el hogar. Yo tengo que
despertar contento, porque voy al trabajo y regresar feliz, porque vuelvo a casa”.
Pérez, E / Martínez, F ( Sep-Oct 1987). Diálogo con Paulo Freire, Revista Casa de
las Américas, Año XXVIII, nº164, p.117.

10
Referencias bibliográficas

Freire, P. (1973). ​Pedagogía del oprimido​. Editorial America Latina.


Freire, P. (1994) Cartas a quien pretende enseñar. Editorial Siglo XXI.
González Monteagudo, J. (2007). La pedagogía crítica de Paulo Freire: contexto
histórico y biográfico. ​Anuario Pedagógico, 11, 53-64.
Ocaño, J. (2017) Teorías de educación y modernidad. Grupo Magro Editores.
Pérez, E / Martínez, F​. ​Entrevista a Paulo Freire (1987). Diálogo con Paulo Freire.
Año XXVIII nº164, p. 114-128.
Saviani, D. (1984). Las teorías de la educación y el problema de la marginalidad en
América Latina. Revista Colombiana de educación, (13).

Fuentes

Entrevista a McLaren, P. (2018). Paulo Freire y la teología de la liberación: La


conciencia cristiana de la pedagogía crítica. Recuperado el 19 de octubre de 2020,
​ ttps://uninomadasur.net/?p=739​.
de h

Medios audiovisuales

PROGRAMA 12 (ntes) DOCUMENTAL PAULO FREIRE


Recuperado de https://youtu.be/claQ4b5lRnA

Paulo Freire: Maestros de América Latina (2016), Laboratorio de Medios


Audiovisuales de la Universidad Pedagógica, para la Organización de Estados
Iberoamericanos para la Cultura y la Educación (OEI), la UNIPE y Canal Encuentro
(Productora)
​ ttps://www.youtube.com/watch?v=t-Y8W6Ns90U
Recuperado de h

11