Está en la página 1de 12

Publicado en: Revista de Derecho Comercial y de las Obligaciones (RDCO),

Edición Especial, Nº 272, mayo/junio 2015, p. 663.

El asentimiento conyugal en las operaciones societarias.


Regulación del Código Civil y Comercial, ley 26.994.

Diego A. J. Duprat1

1. Breve referencia al régimen anterior. 2. La solución del Código Civil


y Comercial. 3. Prestación del asentimiento por mandato previo del
cónyuge. 4. Sobre las promesas de los actos que requieren
asentimiento conyugal. 5. El asentimiento conyugal en los pactos de
herencia futura. 6. Acción de fraude. 7. Conclusión.

La obligatoriedad del asentimiento conyugal para los actos de disposición y


gravamen de bienes y derechos de carácter ganancial ha sido una herramienta
de enorme utilidad para evitar perjuicios a la integridad de la sociedad conyugal
y a los derechos del cónyuge no administrador.

El Código Civil y Comercial, ley 26.499, ha respetado las pautas del régimen
anterior, mejorando su redacción y precisión.

1. Breve referencia al régimen anterior.

El art. 1277 del Código Civil derogado disponía que "Es necesario el
consentimiento de ambos cónyuges para disponer o gravar los bienes
gananciales cuando se trate de inmuebles, derechos o bienes cuyo registro
han impuesto las leyes en forma obligatoria, aportes de dominio o uso de
dichos bienes a sociedades, y tratándose de sociedades de personas, la
transformación y fusión de éstas"

1
Profesor Titular ordinario de Derecho Societario, Universidad Nacional del Sur; Doctor en
Derecho (UBA).
.
En base a esta norma, el asentimiento conyugal se ha exigido en las siguientes
situaciones2:

a. Cesión y gravamen de participaciones societarias de carácter ganan-


cial.

Los actos de disposición y gravamen de cuotas sociales 3, participaciones en


sociedades de personas4 y acciones5, que sean de carácter ganancial,
requieren el asentimiento conyugal, en virtud de que estar sometidos al registro
obligatorio6.

La disposición y gravamen de las acciones al portador (inexistentes a partir de


la imposición de la nominatividad obligatoria de los títulos valores privados,
leyes 23.299 y 24.587), no requería el asentimiento conyugal.

2
Ver al respecto el completo trabajo de WERNER, Alejandro E., "Asentimiento conyugal" en
DUPRAT, Diego A. J. (Dir.), Tratado de los Conflictos Societarios, Abeledo Perrot, Bs. As.,
2013, p. 2733 y ss.
3
C. Apel. Civ. y Com. San Isidro, sala I, 14-2-1997, "Loto, Ramón Octavio c/ Rodríguez, José s/
rendición de cuentas", www.microjuris.com, MJ-JU-E-9267-AR; C. Apel. Civ. y Com. Rosario,
sala II, 22-12-1998, "B., M. c/ H., C. y otra", LLLitoral 200, 189, Abeledo Perrot AR/JUR/
2783/1998, con notas de STRATTA de DAVID, María Victoria y de MENDEZ COSTA, María
Josefa; CNCom., sala B, 19-5-1995, "Bexter S.R.L. ante Inspección General de Justicia s/
trámite con precalificación", REDS Nº 23, diciembre 2005, www.societario.com (se consideró
necesario el asentimiento conyugal en la exclusión –consentida- del socio de una SRL, por
tratarse de un acto de disposición); NISSEN, Ricardo A., "El artículo 1277 del Código Civil y su
aplicación a las sociedades comerciales", LL 1997-F-751.
4
Ver en este sentido la resolución general 7/2005 de la IGJ y la disposición 18/2012 de la
DPPJ, que exigen, expresamente, el asentimiento conyugal.
5
A favor: CNCiv., sala E, 12-3-1998, "Irayzos, Jorge c/ Dombiak", AP 20/515 y C. Civ. y Com.,
1era., Tucumám, 9-5-1984, "Falcucci de Warnes, Marta c/ Fayoni de Leiro, Blanca y otros", LL
1985-B-560; CNCiv., sala D, 31-8-2005, "López Félix, María Laura c/ Taboada, Roberto s/
medidas precautorias", www.microjuris.com MJJ5781 y Abeledo Perrot Nº 35002362; CNCom.,
sala B, 19-5-1995; CNCiv., sala B, 19-2-2002, "A. G. F. c/ C. M. A. s/ liquidación de sociedad
conyugal", REDS Nº 22, Septiembre 2005, www.societario.com; CNCom., sala C, 12-8-1994,
“Merola, Eligio y otro c/ Empresa de Transportes Los Andes SA s/ sumario”, Abeledo Perrot Nº:
11/21006. En contra: Juzg. Nacional de Primera Instancia Comercial N° 4, 22-9-1972, “SEIP c/
Transporte automotores Chevalier SA” ED 47-699.
6
La cesión y gravamen de cuotas sociales y participaciones en sociedades de personas se
deben inscribir en el Registro Público de Comercio (arts. 12, 131, 152, etc., LSC); mientras que
la cesión y gravamen de acciones nominativas no endosables y escriturales deben inscribirse
-obligatoriamente- en el Libro de Registro de Acciones (arts. 213 y 215, LSC) o bien inscribirse
en un registro de acciones escriturales llevado por la emisora o por bancos comerciales o de
inversión o cajas de valores autorizados, sin considerar relevante la polémica sobre el carácter
público o privado de tal registración.
También quedaban exentas del asentimiento conyugal las transferencias de
acciones que cotizaban en bolsa (en virtud del decreto 659/74, de cuestionable
legitimidad constitucional).

b. Aportes a sociedades.

Por tratarse de disposición de bienes inmuebles, muebles o derechos, no había


mayor controversia sobre este aspecto, al quedar encuadrado en las expresas
disposiciones del art. 1277, CC.

c. Transformación y fusión de sociedades de personas.

Tampoco había mayores dudas con esta exigencia, aunque, como bien sostuvo
parte de la doctrina mercantil 7, a partir de la nominatividad obligatoria de las
acciones el riesgo ínsito en estas operaciones desapareció, porque sigue
conociéndose el nombre de los titulares aún cuando la sociedad se
transformare en sociedad anónima.

2. La solución del Código Civil y Comercial.

La redacción propuesta por el Código Civil y Comercial (CCC), aprobado por


ley 26.994, respeta las soluciones e interpretaciones precedentes.

El art. 470 del CCC dispone: "La administración y disposición de los bienes
gananciales corresponde al cónyuge que los ha adquirido. Sin embargo, es
necesario el asentimiento del otro para enajenar o gravar:
a) los bienes registrales.
b) las acciones nominativas no endosables y las no cartulares, con excepción
de las autorizadas para la oferta pública, sin perjuicio de la aplicación del
artículo 1824.
c) las participaciones en sociedades no exceptuadas en el inciso anterior.
7
NISSEN, Ricardo A., "El artículo 1277 del Código Civil y su aplicación a las sociedades
comerciales", LL 1997-F-751; FERNANDEZ, Raymundo L, GOMEZ LEO, Osvaldo R y BALBIN,
Sebastián, Tratado teórico-práctico de derecho comercial, Abeledo Perrot, Bs. As., 2008.
d) los establecimientos comerciales, industriales o agropecuarios.
También requieren asentimiento las promesas de los actos comprendidos en
los incisos anteriores.
Al asentimiento y a su omisión se aplican las normas de los artículos 456 a
459”.

Mientras que el art. 1824 del CCC, prescribe: "El incumplimiento del requisito
previsto en el artículo 470, inciso b) en los títulos nominativos no endosables o
no cartulares, no es oponible a terceros portadores de buena fe. Al efecto
previsto por este artículo, se considera de buena fe al adquirente de un título
valor incorporado al régimen de oferta pública."

Por lo tanto, el asentimiento conyugal se requiere en los siguientes casos:

a. Cuando se enajenen o graven acciones nominativas no endosables o


no cartulares (escriturales en el lenguaje de la LGS) de carácter ganancial,
a excepción de las autorizadas para la oferta pública.

En cuanto a las acciones nominativas no endosables o no cartulares se


mantiene la solución del régimen anterior; pero, ahora, expresamente se
excluyen de la exigencia de asentimiento conyugal a las autorizadas para la
oferta pública8. Si bien esto era lo que ocurría habitualmente en la práctica,
ahora, con la actual regulación se pone fin a la cuestionable legitimidad que
brindaba el art. 34 del decreto 659/74 ya mencionado, y que disponía que la
Caja de Valores (entidad que tiene a su cargo la custodia de las acciones
sujetas al sistema de depósito colectivo) no exigirá el asentimiento conyugal
para atender las órdenes de transferencia, constitución de prenda y retiro 9.

Esta exclusión de la obligación de prestar el asentimiento conyugal a todo acto


de disposición o gravamen de acciones nominativas no endosables o no
cartulares -de carácter ganancial- autorizadas para la oferta pública (inc. b) del

8
Solución ya incorporada en el Proyecto de Unificación de la Legislación Civil y Comercial de
1998 (art. 463).
9
El decreto no establecía la inaplicabilidad del asentimiento conyugal, sino que la Caja de
Valores no lo exigía para las transferencias y gravamen de las acciones bajo su custodia.
art. 470, CCC), debe extenderse a todo otro título nominativo no endosable o
no cartular admitido para ofrecerse públicamente 10, que no sea una acción.
Esto, en virtud de las exigencias de libre circulación y celeridad que impone la
negociación en masa de dichos títulos que, si valen para las acciones
autorizadas para ofrecerse públicamente, también valdrán para otros títulos
admitidos en la oferta pública.

Ahora bien, admitido que toda enajenación o gravamen de títulos nominativos


no endosables o no cartulares autorizados para la oferta pública quedan
exentos de la exigencia del asentimiento conyugal, cabe preguntarnos si los
demás títulos nominativos no endosables o no cartulares que no sean
acciones y que no se encuentran admitidos en el régimen de la oferta
pública también requieren el asentimiento conyugal en caso de su disposición
o gravamen11 y, por supuesto, siempre que ostenten el carácter de ganancial.

Sostenemos que sí, por aplicación del art. 1824, CCC.

El art. 1824, CCC, permite aplicar, por extensión, la exigencia del asentimiento
conyugal a la enajenación y gravamen dispuesto para acciones nominativas
no endosables o no cartulares gananciales, a otros títulos de iguales
características que no fueran acciones, al referirse a "títulos nominativos no
endosables o no cartulares"12.

Y esto es así desde que las acciones son títulos valores, tanto las emitidas
como nominativas no endosables (art. 1849, CCC), como las no incorporadas a
un documento (no cartulares) (arts. 1850 y ss, CCC). Pero, a la inversa, no
todos los títulos nominativos no endosables, o no cartulares, son acciones.

10
Tales como los representativos de deuda (obligaciones negociables, debentures), las cuotas
partes de Fondos Comunes de Inversión, CEDEAR (certificados representativos del depósito
de valores negociables de sociedades extranjeras no autorizadas para la oferta pública en la
República Argentina y que han sido depositados en una entidad de custodia autorizada),
CEVA (valores negociables representativos de diferentes especies de valores negociables),
títulos de deuda o participación en fideicomisos financieros, certificados de warrant, entre otros,
que pueden ser emitidos como nominativos no endosables o, inclusive, como escriturales
11
Como por ejemplo obligaciones negociables, debentures, derechos de suscripción y opciones
sobre acciones, etc.
12
En igual sentido ARIANNA, Carlos, trabajo inédito.
Esta es la interpretación más valiosa que permite una protección integral del
cónyuge no administrador y de la sociedad conyugal, ya que a través de la
enajenación de títulos que no sean acciones también se los podría afectar.

Téngase en cuenta que estos títulos nominativos no endosables o no cartulares


que no fueran acciones no podrían ser incluidos en el art. a) del 470, CCC, en
la medida en que no son bienes registrales (art. 1815, CCC 13).

Por ello, si no se exigiera el asentimiento del cónyuge en los actos de


disposición o gravamen de títulos nominativos no endosables o no cartulares
que no fueran acciones (único supuesto contemplado por el inc. b) del art. 470,
CCC), permitiríamos que se burlara tal exigencia a través de operaciones
realizadas con otros títulos valores no alcanzados, siquiera, por la norma del
inc. a) del mismo artículo que, se refiere al asentimiento en caso de disposición
o gravamen de "bienes registrables", porque no lo serían en los términos del ya
citado art. 1815, CCC.

Además, en otro aspecto, el mencionado art. 1824, CCC, viene a


complementar lo dispuesto por el art. 470 inc. b), CCC, en cuanto adiciona al
régimen dispuesto por esta norma -referida a las acciones- la inoponibilidad al
tercero portador de buena fe de los títulos de la falta de asentimiento conyugal
al acto dispositivo de aquellos.

Por último, debemos aclarar que es de dudosa técnica legislativa la aclaración


de la última parte del art. 1824, CCC - también aplicable a las acciones
nominativas no endosables o no cartulares expresamente indicadas en el art.
470, inc. b), CCC- que considera de buena fe al adquirente de un título valor
incorporado al régimen de oferta pública. Esta aclaración es, por lo menos,
incongruente porque puntualiza que no es oponible al adquirente de buena fe la
ausencia de asentimiento conyugal cuando se tratare de títulos admitidos en la
oferta pública, cuando tal asentimiento no es requerido por el Código. La
enajenación y gravamen de títulos nominativos no endosables o no cartulares,

13
“Cuando en este Código se hace mención a bienes o cosas muebles registrables, no se
comprenden los títulos valores”.
de carácter ganancial, autorizados para la oferta pública, nunca requiere el
asentimiento conyugal. Por lo tanto, va de suyo, que la falta de asentimiento no
sólo no es oponible a los adquirentes de buena fe, sino a ningún adquirente.

b. Participación en sociedades no exceptuadas en el inciso anterior.

Implica que se requiere el asentimiento conyugal para la disposición de cuotas


sociales de S.R.L. y participaciones sociales en sociedades de interés. Solución
a todas luces razonable y que respeta la regulación y práctica anterior.

c. Establecimientos comerciales, industriales o agropecuarios.

El art. 470, CCC, en su inc. d) expresamente dispone la obligatoriedad del


asentimiento conyugal para enajenar o gravar establecimientos comerciales,
industriales o agropecuarios.

Esta norma debe conjugarse con lo dispuesto por el art. 1º de la ley 11.867,
que, en primer lugar, equipara la noción de “establecimiento” a la de “fondo de
comercio” y, luego, declara como sus elementos constitutivos a “las
instalaciones, existencias en mercaderías, nombre y enseña comercial, la
clientela, el derecho al local, las patentes de invención, las marcas de fábrica,
los dibujos y modelos industriales, las distinciones honoríficas y todos los
demás derechos derivados de la propiedad comercial e industrial o artística”. 

Si bien es cierto que muchos de estos componentes quedan alcanzados por el


inc. a) del art. 470, CCC, por ser “bienes registrables”14, es importante una
regla inclusiva que se refiera al establecimiento en general y que le evite al
cónyuge del titular tener que precisar cada bien en cuestión e impugnar la
transferencia particular de cada bien integrante del fondo de comercio.

Por lo tanto, en el marco del procedimiento de transferencia de fondo de


comercio, el cónyuge deberá prestar su expreso consentimiento en el
instrumento de venta, siempre y cuando el mismo tuviera carácter ganancial.
14
En este sentido: BORETTO, Mauricio y DELLA SAVIA, Beatriz, “El asentimiento conyugal: su
regulación en el proyecto de unificación de la legislación civil y comercial del año 1998”, JA
2001-IV-1168.
3. Prestación del asentimiento por mandato previo del cónyuge.

El art. 459, CCC, prohíbe el poder otorgado por un cónyuge a favor del otro
para que éste se dé el asentimiento a sí mismo; pero sólo limitado a los casos
del art. 456, CCC; esto es: cuando se dispusiera de derechos sobre la vivienda
familiar o se pretendiera disponer o trasladar fuera de ella los muebles
indispensables (esta restricción también viene impuesta en las uniones
convivenciales, art. 518, CCC).

Fuera de esta excepción, nada obsta para que una persona otorgue poder a su
cónyuge dándole su asentimiento por anticipado para la disposición y
gravamen de ciertos bienes gananciales determinados.

Ahora bien, una cosa seria el otorgamiento de un poder que permitiera que el
cónyuge se otorgare a sí mismo el asentimiento en una operación en particular,
y otra sería el otorgamiento del asentimiento en forma general y anticipada.

Durante la vigencia del régimen anterior, la mayoría de la jurisprudencia


sostuvo que se requería la conformidad en cada acto en particular y con las
condiciones propias de cada operación, aunque fuere en forma previa, instando
a la actuación común de los esposos, dado que sus propósitos no quedan
satisfechos con la autorización genérica, que quizá quisiera ser revocada
cuando ya fuese demasiado tarde -por haberse enajenado el patrimonio
ganancial- frustrándose la protección legal 15.

Entendemos que para proteger debidamente al cónyuge no administrador,


como también a la integridad de la sociedad conyugal, no debiera permitirse el
apoderamiento genérico dado por anticipado, ya que elimina el control que la
ley ha puesto en cabeza del cónyuge.

Por el contrario, no habría ningún impedimento para que el cónyuge preste su


asentimiento por anticipado, siempre que se refiera a una operación concreta y
determinada, o bien otorgue un poder a su cónyuge para que éste preste, por

15
CNCiv., sala C, 2-8-1988, "Di Marco, Giuseppe y otro c/ Markio, Alberto", AP 2/20548; C. Civ.
y Com. de Dolores, 11-10-1997, 86090 RSD-476-7 I, “Arbelaiz, Margarita c/ Melón Gil, José s/
Incidente”, Base JUBA, B951058.
aquél, su asentimiento, siempre y cuando también se refiera a una operación y
bien determinado expresamente en el mandato.

4. Sobre las promesas de los actos que requieren asentimiento conyugal.

El art. 470, CCC, en su penúltimo párrafo, dispone que "También requieren


asentimiento las promesas de los actos comprendidos en los incisos
anteriores".

Este artículo debe conjugarse con lo dispuesto por los arts. 934, CCC (sobre el
contrato preliminar) y 935, CCC (sobre la promesa de contratar y sus efectos).

Con la vigencia del régimen anterior, la jurisprudencia entendió que el


asentimiento conyugal en caso de promesas de bienes alcanzados por el art.
1277, CC, podía otorgarse hasta el momento de la escrituración o en el
respectivo acto de transferencia, dado que la promesa lleva implícito el
compromiso de obtenerlo oportunamente16.

Compartimos esta solución.

5. El asentimiento conyugal en los pactos de herencia futura.

El Código Civil y Comercial introduce, en el art. 1010, 2da. parte, la posibilidad


de los pactos de herencia futura relativos a una explotación productiva o a
participaciones societarias de cualquier tipo 17.
16
SCBA, 7-12-1999, "Clo López Tello c/ Stranges s/ escrituración y cumplimiento de contrato",
Microjuris, MJ-JU-E-4814-AR y ED 190-291; SCBA, 16-4-1996, Ac 54864 S, “Franco, Alfredo
Ernesto y otra c/ Moreno, Beatriz Graciana y Pérez, César A. (escribano) s/ Resolución de
contrato y daños y perjuicios”, Base JUBA; C. Civ. y Com. de San Martín, sala 1, 29-12-2009,
60254 RSD-182-9 S, “Ambrusso, Miguel y Morisio, Livia Teresa s/ sucesión c/ García, Carmen
s/ Acción Reivindicatoria”, Base JUBA, B1952213B; C. Civ. y Com. de San Nicolás, 24-7-2008,
8946 RSD-120-8 S, “Montes, Walter Alberto y Casali María de la Paz c/ Villalba, Clara
Margarita y/u ocupantes s/ Desalojo”, Base JUBA; C. Civ. y Com. de San Nicolás, 6-3-2007,
857826 RSD-24-7 S, “Sancho de Romeo, Juana E. c/ Camors, Emma Gregoria s/ Desalojo”,
Base JUBA, B857827; C. Civ. y Com. de Corrientes, 13-4-2012, “Gómez, Félix c/ Cardozo,
Gladys Ignacia s/ autorización judicial”, www.microjuris.com, MJ-JU-M-2210-AR.

17
"Los pactos relativos a una explotación productiva o a participaciones societarias de
cualquier tipo, con miras a la conservación de la unidad de la gestión empresaria o a la
prevención o solución de conflictos, pueden incluir disposiciones referidas a futuros
derechos hereditarios y establecer compensaciones en favor de otros legitimarios. Estos
Esta norma permite la continuidad de la empresa familiar y el diseño de la
sucesión familiar en lo que se refiere a la propiedad e imposición de diversas
pautas vinculadas a la gestión y a la prevención y solución de conflictos.

El establecimiento de pautas futuras para la gestión y propiedad de la empresa


familiar implica la disposición de ciertos bienes y derechos para luego de la
muerte del predisponente, los que, si fueran de carácter ganancial, también
requerirán el asentimiento conyugal, en la medida y alcance dispuesto por el
art. 470, CCC.

6. Acción de fraude.

Siempre quedará expedita la acción de fraude que ahora queda consagrada en


el art. 473, CCC ("Son inoponibles al otro cónyuge los actos otorgados por uno
de ellos dentro de los límites de sus facultades pero con el propósito de
defraudarlo").

Se trata de una norma más amplia que las vinculadas al asentimiento conyugal,
ya que opera ante cualquier situación de defraudación, aún cuando el cónyuge
haya celebrado actos que no requieran el asentimiento del otro.

También resulta de mayor amplitud a las del antiguo régimen (arts. 1297 y
1298, CC), al no reenviar a la acción pauliana (fraude en perjuicio de los
acreedores, actuales arts. 338 y ss., CCC) y al superar la discusión sobre si la
acción de fraude entre cónyuges sólo podía ejercerse luego de planteada la
separación de bienes o en forma simultánea con ella; o si se podían atacar los
actos fraudulentos acontecidos con posterioridad a la acción de separación de
bienes.

Por otro lado, también se consagra, en el art. 12, CCC, el fraudem legis.

La regulación del CCC brinda protección al cónyuge contra actos realizados por
su cónyuge mediante la constitución o utilización fraudulenta de sociedades,
tales como la constitución de sociedad ficticia o real como interposición

pactos son válidos, sean o no parte el futuro causante y su cónyuge, si no afectan la legítima
hereditaria, los derechos del cónyuge, ni los derechos de terceros." 
fraudulenta18 o la realización de actos sociales permitidos, pero utilizados para
consumar el fraude19, quedando expedita la acción de inoponibilidad de la
personalidad jurídica en los casos que enumera la norma (art. 54, ter., LGS y
art. 144, CCC para las personas jurídicas en general).

7. Conclusión.

Se requiere el asentimiento conyugal (arts. 470 y 1824, CCC) para:

 enajenar o gravar acciones nominativas no endosables o no cartulares,


de carácter ganancial, con excepción de las autorizadas para la oferta
pública.

 enajenar o gravar otras participaciones en sociedades, de carácter


ganancial.

 enajenar o gravar títulos nominativos no endosables -que no sean


acciones- y que no estén sometidos al régimen de la oferta pública,
siempre que fueran de carácter ganancial.

 aportar a la sociedad bienes registrables gananciales.

 enajenar o gravar establecimientos comerciales, industriales o


agropecuarios, de carácter ganancial.

 Las promesas de las operaciones mencionadas.

Por el contrario, no es necesario para:

18
Situaciones verificadas en C.Civ. y Com., San Isidro, sala 1ª, 23-08-2001, “A. de O., M. B. c/
O., C. y otro”, JA 2002-II, n° 12, pág. 79.; C.Civ. y Com. 1ª, San Martín, 13-4-1976, "P. de Z. M.
E. c/ Z.P.", LL1977-A-255; CNCiv., sala C, 17-6-1966, "A. de T., E. c/ T., I.", ED 16-58; CNCiv.,
sala F, 27-6-1976, "H., M.E. c/ M., D. T.", JA 1977-I-703; C. Apel. Civ. y Com., Concepción del
Uruguay, 9-2-1979, "Morrogh Bernard c/ Gravg de Peralta de Morrogh Bernard, Eugenia y
otros", LL 1979-D-237 y CNCom., sala A, 27-2-1978, "Astesiano, Mónica y otra c/ Gianuna
SCA", ED 79-349 y LL 1978-B-195.
19
Como se ventiló en los casos C.Civ. y Com., Bahía Blanca, sala I, 21-10-1993, "Mangosio,
Victorio s/ suc. s/ inc. de colación y reducción de donación por Mangosio, Doris H.", JA 1995-I-
656 y CNCiv., sala E, 5-2-1979, “Gurevich de Taub, Flora c/ Gurevich, José y otro”, Abeledo
Perrot 70057521 y LL 2005-B-690, entre otros.
 disponer y gravar títulos al portador (si los permitiese la ley especial),
títulos nominativos endosables y los autorizados para la oferta pública.

 la transformación y fusión de sociedades.

La ausencia del asentimiento conyugal en la enajenación o gravamen de


títulos nominativos no endosables o no cartulares, de carácter ganancial, no es
oponible al adquirente de buena fe, considerándose de buena fe al portador de
títulos valores incorporados al régimen de la oferta pública.

También podría gustarte