Está en la página 1de 11

27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)

OPENEDITION SEARCH All OpenEdition

e-Spania
Revue interdisciplinaire d’études hispaniques médiévales et modernes

8 | décembre 2009 :
Itinérance des cours
L’itinérance des cours (fin XIe siècle - milieu XVe siècle): un modèle ibérique?

Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-


1230)
G CAVERO DOMÍNGUEZ
https://doi.org/10.4000/e-spania.18626

Résumés
Español Français
Alfonso IX de León, a lo largo de su dilatado reinado, desarrolló la mayor parte de las actividades de la corte de forma itinerante, es decir en
medio de sus largos y continuados desplazamientos, tal como reflejan las datas de los documentos de su cancillería. La ciudad de León, sede
regia, no fue el epicentro de su corte, aunque en ella se desarrollaran las primeras cortes.

La majeure partie des activités du roi de León Alphonse IX se déroulèrent, au cours de son long règne, de façon itinérante, c’est-à-dire au
cours de ses longs déplacements, comme le réflètent les données documentaires de sa chancellerie. La ville de León, siège royal, ne fut pas
l’épicentre de sa cour, mais accueillit pourtant les premières cortes.

https://journals.openedition.org/e-spania/18626 1/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)

Entrées d’index
Mots-clés : cour
Palabras claves : corte, iter, León

Texte intégral
1 El del último rey de León, Alfonso IX (1188-1230), fue un largo reinado, superior a los 40 años, e iniciado cuando el príncipe
Alfonso contaba 17 años, a la muerte de su padre, Fernando II de León (115?-1188), acaecida en Benavente en el mes de enero
de 1188.
2 Alfonso había nacido, en agosto de 1171, del primer matrimonio de Fernando II, con la princesa portuguesa Urraca Alfonso,
hija de Alfonso I de Portugal1. Anulado y separado el matrimonio en 1175, por problemas de consanguinidad, poco tiempo
después el monarca leonés iniciaría una larga relación con la casa de Haro, que acabaría, en 1187, en un nuevo matrimonio, con
Urraca de Haro, de quien nacería el infante Sancho. Dos infantes hijos de Fernando II, de dos matrimonios diferentes, Alfonso y
Sancho, parecían llamados a la sucesión.
3 Los duros enfrentamientos se detectaron antes de la desaparición de Fernando II, de cuya corte permaneció ausente el
príncipe Alfonso en sus últimos meses, refugiado entre Galicia y Portugal, apoyado por los Traba y la corte portuguesa, en la que
se había refugiado su madre. De hecho se encontraba el infante leonés por tierras de Limia cuando se le comunicó la muerte de
su padre, cuyo cadáver sería conducido al panteón compostelano, para cumplir su testamento. Santiago de Compostela sería,
por ello, el último lugar para Fernando II y el que vería hacerse con la corona al infante Alfonso, llamado a convertirse en rey de
León. La sede compostelana contemplaba así los primeros pasos del gobierno alfonsino, uno de los menos sedentarios, según
Julio González2, y donde se iniciaba su iter.

Residencias regias
4 En sus desplazamientos, los monarcas medievales utilizaban frecuentemente, además de sus propios palacios, otros
albergues, especialmente monasterios, principalmente cuando éstos estaban dotados de pequeños palacios o estancias áulicas.
Alfonso IX data muy pocos de sus diplomas en monasterios, y casi siempre los que utiliza son gallegos (Sobrado, Melón3). E
igualmente, en especial, en las zonas de actividad militar alude frecuentemente, en las dataciones de los diplomas, a castillos
fronterizos (Castell Rodrigo, castell de Atalaya); lo que evidencia que la mayor parte de su gestión se realizaba durante sus
desplazamientos, en función de su actividad militar, repobladora y política.

León sede regia


5 El avance reconquistador hacia el sur y la incipiente colonización en tierras de la cuenca duriense llevaron a la monarquía
astur a trasladar su epicentro a la ciudad de León, convertida en el siglo X en sede regia. Los primeros palacios y el aula regia
https://journals.openedition.org/e-spania/18626 2/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)

fueron entregados por Ordoño II para la fábrica catedralicia legionense4.


6 Durante los siglos plenomedievales, el espacio áulico por excelencia se centró en las inmediaciones de San Isidoro, cabeza del
infantado y lugar donde se hallaba el panteón regio, si bien no se puede obviar la existencia de otro núcleo de propiedades regias
en torno a la iglesia de Palat de Rey5.
7 La corte, muy ligada a la iglesia y monasterio isidorianos, anteriormente iglesia de San Juan Bautista y monasterio de
San Pelayo, tuvo a su lado un recinto de carácter palaciego, que, según los últimos estudios, se levantaba anejo al recinto
eclesiástico, estructurado en distintas edificaciones que se asentaban desde la puerta Cauriense hasta la iglesia-panteón
isidorianos, siguiendo el esquema palatino asturiano. El espacio, definido como litúrgico, funerario y regio, es descrito en las
ceremonias más sobresalientes de la corte leonesa, de forma especial cuando Urraca, hija de Alfonso VII, casó, en 1144, con el
monarca navarro García I. La conjunción de palacios regios con sede del infantado leonés, da mayor proyección a este recinto
regio y eclesiástico6.
8 La relación de Alfonso IX con la canónica isidoriana, con la iglesia dedicada al santo hispalense, se había iniciado desde su
niñez, cuando su padre Fernando II acudió a San Isidoro para que curase a su hijo de la ceguera. La importancia del conjunto
palaciego isidoriano queda de manifiesto en los primeros momentos del reinado de Alfonso IX, dado que es el propio claustro de
San Isidoro el escenario donde se reunieron las que se consideran primeras cortes (1188).
9 Señala don Lucas de Tuy que la reina Berenguela, segunda mujer de Alfonso IX e hija del monarca castellano Alfonso VIII,
mandó construir un palacio real a tono con la fábrica isidoriana y con otras obras en la ciudad, a fin de corregir su deterioro. Así
lo expresa el padre Flórez: «edificó de cal y canto el Palacio de León, junto al monasterio de San Isidoro […] restableció con la
misma firmeza las torres de la ciudad, destruidas por el bárbaro Almanzor»7.
10 Pocas veces se refiere Alfonso IX a León como ciudad regia o como Legionensis civitas8. De hecho, salvo las cortes de 1188,
pocas veces la ciudad de León parece haber sido escenario de actos sobresalientes de la corte alfonsina.

Otros palacios entre León y Zamora


11 De especial presencia para Alfonso IX fueron los de Valdornia, Palacios de la Valduerna9, entre Astorga y La Bañeza, más
cerca de la segunda, donde en la baja Edad Media se situaba la cabeza del señorío de los Bazán.
12 En Laguna de Negrillos, para controlar la vía de la Plata, levantó Alfonso IX, a comienzos del siglo XIII, un castillo que se
integró en el proceso repoblador de la zona, castillo que aparece en el fuero otorgado a la villa por el monarca en 1205 y que
después pasaría a los Quiñones en época bajomedieval10.
13 Otro fue el antiguo palacio de Turcia, con su cillero (pallacium de Turgia, palacios de Turgia) en la vega del Órbigo, entre
Carrizo y Benavides11.
14 Por el especial significado posterior, no queremos obviar el palacio de Villabuena12, en la comarca berciana, entregado
posteriormente el lugar a su primera esposa, la ex reina Teresa de Portugal, para la fundación de un monasterio cisterciense.
15 Benavente, por algunos identificada con la antigua Malgrat, fue sin duda una de las pueblas más importantes fortalecidas por
Alfonso IX. A comienzos de mayo de 1202 allí se celebró una curia plena en la que el monarca aparece acompañado por la reina
Berenguela y el infante Fernando. El castillo de la villa se hallaba sobre una mota, situada en el centro de la vega formada por
los ríos Esla y Órbigo, punto estratégico donde se situó el núcleo de población ocupado por Benavente13.

https://journals.openedition.org/e-spania/18626 3/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)

16 Algunos de los castillos zamoranos fueron entregados en la dote de la infanta Teresa, como es el caso de Alba de Aliste, que
después formó parte igualmente de la dote de la castellana Berenguela14. Podríamos añadir también la gran puebla sanabresa,
en tierras zamoranas, Puebla de Sanabria, cuyas cercas y castillo se deben a Alfonso IX, al igual que sucede con las cercas y
castillo de la villa de Toro.

La Transierra y la Extremadura
17 Muchos de los palacios y residencias, como hemos visto, tienen especial vinculación con la labor repobladora, vinculación
más significativa en el afianzamiento de su política meridional, desde Salamanca hacia el sur, comenzando por Fresno el Viejo,
cerca de Salamanca, y siguiendo por Castell Rodrigo y Ciudad Rodrigo. El castillo de esta última fue uno de los lugares de
residencia donde se otorgaron más diplomas. Dicho afianzamiento adquirió mayor importancia a partir de 1196, debido a las
tensiones que enfrentaron a Alfonso VIII de Castilla con el monarca leonés; éste puso especial empeño en repoblar la zona de
Salvatierra e intensificar la repoblación de Alba de Tormes. Sin embargo, la política expansiva alfonsina, por la parte
meridional, se intensificaría desde 1218, en su lucha contra los almohades, y tendría espectaculares resultados en los
últimos años de su reinado.

El escenario gallego
18 Fue, sin duda, el más practicado por el monarca, especialmente en los años centrales de su reinado. Recordemos que allí se
encontraba cuando murió Fernando II; en Galicia se armó caballero y en Galicia, en Compostela, acabó siendo sepultado. Es
precisamente esta ciudad aquella en que más tiempo permaneció el monarca, allí donde acudió a la consagración de la catedral;
y allí donde celebró algunas curias: la que tuvo lugar en la primavera de 1211 allí se reunió. Y en el castillo de Sarria falleció a
fines de septiembre de 1230.
19 Pero también una parte de sus residencias estuvo vinculada a la intensa repoblación de las villas gallegas. El mejor ejemplo es
Ribadavia, villa regia15; en sus inmediaciones, aparece frecuentemente Cenlle.

El escenario astur
20 Una simple relación de los castillos ofrecidos por el monarca a la infanta Berenguela nos sitúa en Asturias más de una docena
de los otorgados, entre ellos los de Oviedo, Siero, Aguilar, Gozón, Tudela, Toral, La Isla, Lugos, Ventosa, Burón y otros, el
contingente más importante de la dotación.
21 Ciertamente había castillos, palacios y residencias dispersos por todo el territorio del reino, algunos frecuentemente visitados
y temporalmente ocupados por el monarca, otros totalmente olvidados en la documentación.

Los hitos familiares


https://journals.openedition.org/e-spania/18626 4/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)

22 Nacimientos y defunciones, coronación y desposorios nos permiten analizar también el desplazamiento constante de la corte
leonesa con Alfonso IX. Nuestro análisis se inicia con la conducción del cadáver de Fernando II, hacia Compostela: sus exequias
debieron de celebrarse en los días centrales del mes de marzo de 1188. El epicentro funerario de la monarquía leonesa quedaba
así fijado en la ciudad del Apóstol: allí sería conducido también el infante Fernando, hijo de Alfonso IX y Teresa de Portugal,
heredero del trono, cuando falleció en agosto de 1214, en la propia ciudad de León. La corte leonesa trasladó sus restos a
Compostela para dar sepultura al infante en el lugar donde yacían sus antepasados, y en el mismo panteón regio donde serían
sepultados posteriormente los restos de Alfonso IX.
23 La única excepción, y aparentemente razonable, fue la utilización del panteón regio isidoriano para una de las infantas,
Leonor, hija del monarca leonés y la reina castellana Berenguela, que falleció siendo niña.
24 Dos matrimonios realizó Alfonso IX. El primero con Teresa de Portugal, se celebró en la ciudad portuguesa de Guimarães,
cuna del reino portucalense. Anulada la unión por motivos de consanguinidad, tras el nacimiento de tres infantes, los monarcas
se separaron al ser disuelta la unión por Roma. El segundo matrimonio unió a Alfonso IX con una princesa castellana, hija de
Alfonso VIII y su esposa Leonor; las bodas reales se celebraron en el mes de diciembre de 1197 en Santa María de Valladolid. Las
capitulaciones matrimoniales, firmadas posteriormente, tuvieron como sede la ciudad castellana de Palencia.
25 De los natalicios de los infantes, el más conocido es el del futuro Fernando III, hijo de Alfonso IX y Berenguela, que vio el
mundo por primera vez en Valparaíso, entre Zamora y Salamanca, lugar donde se asentó el monasterio cisterciense del mismo
nombre. El P. Flórez señala que en el mismo lugar donde nació se situó el altar mayor de la iglesia monástica16.
26 Cuando Fernando II de León quiso implorar la curación de la ceguera de su hijo el infante Alfonso, futuro Alfonso IX, acudió
a San Isidoro de León. Años más tarde, el infante Fernando, futuro Fernando III, cuando enfermó en tierras gallegas, donde se
criaba, fue llevado, para buscar su curación, a Oña, sin duda bajo la directa intervención de su madre, la reina Berenguela.
27 Dos solemnes ceremonias permitieron a Alfonso IX fundamentar su condición regia: la primera de ellas, en tierras
castellanas; la segunda, con escenario gallego. En junio de 1188, en la curia celebrada en Carrión, Alfonso VIII armó caballero a
su primo del reino leonés. Unos años más tarde, el 23 de enero de 1197, en una ceremonia solemne realizada en la catedral
compostelana, Alfonso IX se ciñó el cinturón de la milicia, en medio de una magna reunión. Y cuando su hijo y sucesor,
Fernando III, fue armado caballero, el escenario elegido fue Burgos y su monasterio de Las Huelgas.
28 Otros dos apuntes. El 11 de noviembre de 1211, acompañado de la mayor parte de las mitras del reino, acudió en peregrinación
ante Santiago. Y, en segundo lugar, la dote de las infantas Sancha y Dulce fue realizada el 6 de enero de 1217, en Castell Rodrigo,
sobre tierras fronterizas con Portugal. Siempre debió de temer el monarca leonés por la suerte de estas infantas dado que, pocos
años antes de su fallecimiento, apoyó la fundación del monasterio de Villabuena, realizada por su exmujer, la reina Teresa,
fundación cisterciense que se convertiría finalmente en refugio de las infantas Sancha y Dulce.
29 Los acontecimientos familiares más importantes de Alfonso IX tuvieron lugar fuera de la ciudad de León y podríamos hablar
de una itinerancia funeraria al igual que en el caso de nacimientos y matrimonios.

El «iter»
30 Tres grandes argumentos, señala Carlos de Ayala, definirán la política alfonsina: las primeras cortes, de composición
tripartita; el interés y esfuerzo por fijar el marco fronterizo, con el fin de dar el marco jurisdiccional adecuado a su reino; y,
finalmente, las tareas repobladoras y reconquistadoras17. Estos tres argumentos marcaron igualmente sus continuos

https://journals.openedition.org/e-spania/18626 5/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)

desplazamientos, que vamos a seguir a lo largo de tres momentos: a comienzos de su reinado (1188), en los años centrales y en
el último año de su gobierno.
31 El primer año del reinado de Alfonso IX se inició en Galicia, pero, en efecto, sus problemas para definir su sucesión al trono
de Fernando II y las disputas creadas por la viuda Urraca de Haro y sus nobles castellanos, obligaron al monarca a asegurar
rápidamente el reino18. Ello explica su desplazamiento por tierras de Zamora y la celebración de su curia regia con cortes en
León. Explica su desplazamiento a Carrión, donde se realizó una curia en presencia de Alfonso VIII, su primo, y donde fue
armado caballero por éste. Pasó el verano en León, pero antes de finalizarlo le vemos en la entrada de Asturias, en Pajares. Para
entonces había recorrido los tres principales puntos de las tierras de su reino: rex Legionis, Gallecie et Asturianum19.
32 Aparece acompañado de su madre, la portuguesa Urraca, primera mujer de Fernando II; del conde Gómez de Montenegro y
Trastámara; Froila Ramírez, el conde Fernando de Benavente y la Transierra; Poncio Vela, tenente de Asturias de Tineo con
Gozón y Cabezón. Entre los confirmantes hallamos a «Petrus Garsie de Lerma, regis maiordomus et custos regis sponsæ»20. Es
frecuente la presencia de los obispos de Compostela, Mondoñedo, Lugo, Oviedo, León y Astorga. E igualmente se registra
documentalmente a su mayordomo, Munio Fernandi, su canciller (Gundisalvo Fernandi / Petrus Vele) y, a finales de año,
aparece igualmente Iohannes Fernandi, regis signifer. Además de los notarios Froila y Gundisaluus, conocemos al scriptor
Martino Martinis.
33 Las concesiones que otorga son, en buena parte, confirmaciones de donaciones anteriores y, en otros casos, nuevas
concesiones. Las instituciones implicadas son, en su mayoría, eclesiásticas, especialmente monasterios (Villanueva de Oscos,
San Isidoro de León, San Zoilo de Carrión, Valverde y Nogales) e iglesias-cabildos-catedrales (Astorga, Santiago de Compostela,
Coria, Orense y Oviedo), órdenes militares (Santiago), y, finalmente, constituciones y normativa legislativa (curia regia de León.
Constitución sobre los ladrones, malhechores e hijos de concubina).
34 Durante los años centrales de su reinado se dedica especialmente a las tareas repobladoras, sobre todo en Galicia y Asturias.
Como recientemente ha señalado Fernando López Alsina, Alfonso IX apoyó decididamente la urbanización de la fachada
marítima de su reino, especialmente la gallega; de ello son testimonio las villas gallegas de Viveiro, Ferrol, Betanzos, La Coruña,
Bayona, Guarda y, en Asturias, Llanes21. El año 1208 lo inició en Salamanca, para después, en la primavera, dirigirse a Galicia,
donde pasó casi todo el año22; fue el momento en que concedió, por ejemplo, el fuero de Benavente a La Coruña. Si analizamos,
por ejemplo, el año 1213, que lo inició en la citada villa coruñesa, salvo los meses estivales, que pasó en tierras de León y
Zamora, estuvo igualmente todo el año en Galicia23 y atendió, especialmente asuntos relacionados con la Iglesia (monasterios
de Sobrado, Chouzán, Toxosoutos, Ribas de Sil, Carracedo, Monfero; iglesias de Lugo y Orense, y Zamora), acompañado de los
prelados de las diócesis gallegas y algunos abades de cenobios tan importantes como Sobrado; de nobles que disfrutaban
Trastámara y Monterroso, Limia y Toronio o Toro y Mayorga, Astorga y Benavente, Villafáfila y Castrotorafe. La cancillería
estaba en manos aurienses.
35 Desde 1218 comenzó la actividad militar contra los almohades. Zanjadas las disputas con Portugal y Castilla y tras la
intervención de Roma entre 1216 y 1218, Alfonso IX se propuso como objetivo la conquista de Cáceres, atacada y sitiada en 1222,
pero definitivamente conquistada el 23 de abril de 1229. Alfonso IX tomó posesión de la ciudad y ofreció las compensaciones
pertinentes, especialmente a los caballeros de las órdenes militares implicadas. Los problemas con la orden de Santiago
surgieron de la disputa por la propia ciudad de Cáceres.
36 Esta intensa actividad reconquistadora marcó su permanencia en el sur, aunque realizó también algunos desplazamientos
hacia Galicia. El año 1229, por ejemplo, lo inició seguramente en tierras gallegas24, pero el último día del año estaba en Alba de
Tormes.

https://journals.openedition.org/e-spania/18626 6/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)

37 Antes de que se iniciara la primavera del año 1230, el monarca leonés reanudó la ofensiva por tierras de la Extremadura,
derrotó a los almohades en campo abierto y pudo conquistar Mérida25, mientras la orden de Santiago se hacía con la plaza de
Montánchez. Casi de inmediato cayó también Badajoz, dado el desmoronamiento del frente islámico en la zona. Todo ello
explica que los meses de febrero, marzo, abril, mayo y parte de junio, el monarca estuviera entre la Transierra y la Extremadura.
Durante los meses estivales lo hallamos en Galicia, región que abandonó a finales de octubre o primeros de noviembre, para
nuevamente dirigirse hacia el sur. De hecho, la Navidad la pasó en tierras zamoranas y el fin de año en Alba de Tormes.
38 Algunos de sus diplomas están evidentemente en relación con dichas tareas: por ejemplo, la concesión de fuero a Cáceres o
los pactos y compensaciones con las órdenes militares. Pero siguió muy de cerca a las instituciones eclesiásticas, cuyos abades y
prelados se implicaron de lleno en las tareas bélicas. Siguió otorgando donaciones, confirmaciones a distintas sedes (Orense,
Coria, Compostela, Zamora, Salamanca) y monasterios (Melón, Valdediós, Montederramo, Santa Comba de Naves, San Pedro
de Villanueva, Santa Eulalia de Camba y Sahagún).
39 Y también ofreció compensaciones y confirmó otras anteriores a personas de su entorno más cercano: a su escudero Nuño
Peláez, Juan Ibáñez, halconero, don Nicolás su capellán, o Doña Teresa Gil con quien el monarca había tenido hijos.
40 Algunas concesiones fueron otorgadas también a concejos, como la licencia expedida a favor del de Pontevedra para las
«pissotas», es decir sacarlas en las islas y comercializarlas por todo el reino26.
41 Todas estas cuestiones se solucionaban y otorgaban en el camino ¿Pero quién acompaña al monarca? Una amplia
representación de los obispos del reino, sin duda los más implicados en su política: Bernardo, arzobispo de Compostela; Nuño,
obispo de Astorga; Rodrigo, obispo de León; o los titulares de sedes más meridionales, como Ciudad Rodrigo, Coria y
Salamanca. Siempre aparece el infante don Pedro, mayordomo del rey y tenente de Limia, León, Toro, Zamora, Extremadura y
Transierra. Están presentes con frecuencia Rodrigo Fernández de Valduerna, signifer del rey, tenente de Astorga, Mayorga,
Oviedo y Benavente; otros nobles como Rodrigo Gómez, tenente de Montenegro, Monterroso y Trastámara; Fernando
Gutiérrez, tenente «perticam sancti Iacobi et Lemos»; Alvaro Roderici, tenente del Infantazgo, y otros.
42 Para el otorgamiento de los diplomas, el monarca contaba con el titular de su cancillería, Pedro Pérez, maestrescuela de
Orense y canónigo compostelano; y con varios scriptores: Sancho Fernandi, porcionario de Orense; Martín Martínez, canónigo
de Salamanca; y Alfonso, entre otros.
43 Un pequeño grupo de magnates o ricohombres sobresalen en el grupo noble de la época de Alfonso IX. Este pequeño grupo
habitualmente permanecía en la corte casi de forma permanente, al lado del rey, integrando una corte itinerante que se
desplazaba continuamente a lo largo del año27. Eran consejeros, diplomáticos y colaboradores; y sus tareas eran recompensadas
por el monarca. Entre ellos el primero y más distinguido era el conde Gómez González de Traba, sin duda uno de los más
poderosos magnates gallegos y defensor de los intereses regios desde la época en que Alfonso era infante. Siempre inicia la lista
de nobles en los diplomas regios. También aparece Froila Ramírez, hasta su muerte a comienzos del siglo XIII, bien asentado en
Astorga y El Bierzo; y Fernando Ponce, hijo de Ponce de Cabrera.
44 Podríamos, por ello, entender que la administración se realizaba durante los desplazamientos, o en las breves estancias
regias, al igual que la celebración asamblearia, que veremos en el apartado siguiente.

Asambleas, concilios y tratados

https://journals.openedition.org/e-spania/18626 7/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)

45 La historiografía ha puesto de manifiesto la «posible» falta de información sobre las curias y asambleas regias reunidas por
Alfonso IX. Ciertamente la documentación nos ha transmitido fundamentalmente aquellas que pertenecen a la primera etapa de
su reinado, hasta 1208. Con motivo de la celebración de distintos centenarios conmemorativos, se han celebrado exposiciones,
congresos y ediciones múltiples para su análisis28. En base a dicha historiografía, nuestro análisis del iter regio se detiene en los
lugares de celebración de dichas asambleas, tradicionalmente centradas en 1188, 1202 y 1208.

León, regia civitas


46 In primordio regni mei, señala Alfonso IX, haber celebrado una curia en el claustro de San Isidoro. ¿Una o dos reuniones?
Procedente de Santiago, donde habían quedado sepultados definitivamente los restos de su padre, Alfonso IX se desplazó a
León donde parece se reunió a finales de la primavera. Unos meses después el joven monarca se desplaza a Carrión para ser
armado caballero. De vuelta, en León, en el mes de julio, nuevamente se reunió la curia, para fijar definitivamente sus primeros
textos legislativos. La ciudad de León y San Isidoro fueron el escenario29.
47 Unos años más tarde, en el mes de septiembre de 1194, el monarca preparó un nuevo ordenamiento en la ciudad de León. Sin
embargo, su aprobación, in concilium, se produciría un mes más tarde en Santiago de Compostela.
48 Sub era MCCXLV, mense februario, conuenientibus apud Legionem, regiam civitatem, se celebró una nueva curia. León es
caracterizada como ciudad regia, en esta magna curia de 1208.

Benavente
49 La antigua Malgrat, es el segundo lugar más importante por la celebración de cortes. La primera curia plena benaventana se
celebró el 11 de marzo de 1202 y junto con el rey, asistieron la reina Berenguela, el infante Fernando, obispos, nobles y
representantes de las ciudades.
50 En los últimos años de su reinado, Alfonso IX volvió a reunir cortes en Benavente, tal como ha estudiado O’Callaghan.

Galicia
51 Nos hemos referido antes al concilium en Santiago de Compostela; a ello deberíamos añadir la Constitución de 1294,
promulgada en la ciudad episcopal de Lugo, tal vez en la línea de ser un ordenamiento específico para Galicia. En ella el
monarca vuelve sobre temática anterior, como es la normativa contra ladrones y malhechores en general.
52 A lo anteriomente dicho podríamos añadir los lugares donde se realizaron importantes tratados de paz, tal vez en el marco de
alguna celebración de curia (Cabreros o Boronal, por ejemplo), y algunas noticias sobre posibles reuniones de curia o concilio,
como Toro en 1207, lugar donde se firmó la llamada paz de Toro; y el pacto firmado el 26 de agosto de 1218.

Conclusiones
https://journals.openedition.org/e-spania/18626 8/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)

53 Que el rey despacha los asuntos durante sus desplazamientos queda de manifiesto cuando utiliza expresiones como «in
camino», o cuando señala que determinados diplomas se fechan en lugares muy secundarios, como aldeas (Olmos, aldeam de
Salamanca, aldeam de Salamanca que uocatur Archidiaconus30); en momentos y lugares estratégicamente bélicos (super
obsidione de Caceres31), pueblas (populationem de Castro de Rey32), o burgos de villas regias (Ribadavia33).
54 Podría entenderse que la itinerancia de Alfonso IX tiene algunos objetivos, muy concretos, o viene determinada por ellos: en
los primeros momentos del reinado para hacer valer sus derechos al trono e intentar cohesionar sus territorios; en segundo
lugar, para realizar la importante labor repobladora que le llevó a desplazarse continuamente por los lugares estratégicos; y en
tercer lugar, para atender a su belicosa política en algunos casos con sus vecinos cristianos, pero especialmente frente a los
almohades en el sur de su reino.
55 Itinerancia regia, en cuanto a los principales eventos familiares, e itinerancia administrativa: a pesar de que León era,
teóricamente, la sede y capital regia, la corte leonesa practicó un continuo desplazamiento por todo el reino y León queda en un
plano muy secundario en cuanto a la vida del monarca y las actividades de su corte en ella.

Notes
1 El último estudio sobre el monarca es la magna exposición celebrada en La Coruña bajo el título : Fernando LÓPEZ ALSINA (dir.),
Alfonso IX y su época, Pro utilitate regni mei, La Coruña / Madrid : Ministerio de Cultura, Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales,
2008.
2 «Por lo que a las residencias de Alfonso IX se refiere, hemos de decir que fue de los monarcas menos sedentarios. Tenía muchos palacios en
Galicia, Oviedo, Zamora, Salamanca, León y otras poblaciones, pero su itinerario es movido y salvo escasas temporadas pasadas en dichos
palacios lo ordinario era dormir pocas noches en un mismo lugar y cabalgar mucho. Durante este continuo viaje iba el rey despachando sus
asuntos, haciendo algunas paradas breves, rara vez de meses». Julio GONZÁLEZ, Alfonso IX, 2 vols., Madrid : CSIC, Instituto Jerónimo
Zurita, 1944, 1, p. 334.
3 J. GONZÁLEZ, Alfonso IX…, docs. 133 (Plantata), 149 (Superado), 546 (Melón).
4 Dolores CAMPOS SÁNCHEZ-BORDONA y Javier PÉREZ GIL, El palacio real de León, León : Edilesa, 2006, especialmente p. 35-57.
5 Cuando se datan diplomas en León, se hace constar si se trata de Palat de Rey. Véase J. GONZÁLEZ, Alfonso IX…, docs. 264, 266, 499.
6 Poco tiempo después, en 1148, las monjas del monasterio de San Pelayo serían trasladadas a Carbajal, en las inmediaciones de la ciudad de
León, mientras que la iglesia isidoriana sería servida por una canónica, trasladada desde dicho lugar de Carbajal. La permuta cambió
esencialmente el carácter isidoriano. Véase Gregoria CAVERO DOMÍNGUEZ, «El episcopado de la iglesia de León (1087-1205)», in : Manuel
C. DÍAZ Y DÍAZ (dir.), Escritos dedicados a José María Fernández Catón, León : Centro de Estudios e Investigación « San Isidoro » / Caja
España de Inversiones / Archivo Histórico Diocesano (Fuentes y estudios de historia leonesa, 100), 2004, p. 199-226.
7 Enrique FLÓREZ, Memorias de las Reinas Católicas de España (1ª ed. 1761), 4ª ed. Madrid : Aguilar, 1964, 1, p. 448-449.
8 J. GONZÁLEZ, Alfonso IX…, doc. 221 (en las cortes de 1208), y doc. 413, como civitatem.
9 Pallacia de Valle Ornie, Palatios de Valdornia, ibid., docs. 32 y 309.
10 Ibid., doc. 349. César ÁLVAREZ ÁLVAREZ, « Castillos, Palacios y Torres de los Quiñones en la Baja Edad Media Leonesa », in : Miguel
Ángel LADERO QUESADA (dir.), Castillos medievales del Reino de León, Madrid : Hullera Vasco-Leonesa, 1988, p. 90-91.
11 J. GONZÁLEZ, Alfonso IX…, docs. 216, 398, 326.
12 Ibid., doc. 335. Véase igualmente Gregoria CAVERO DOMÍNGUEZ y Miguel Ángel GONZÁLEZ GARCÍA, El monasterio cisterciense de
San Miguel de las Dueñas, León : Universidad, 2000.

https://journals.openedition.org/e-spania/18626 9/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)
13 Severiano HERNÁNDEZ VICENTE, «El concejo de Benavente y las tierras de su alfoz durante los siglos XII-XIV», in : Enrique ARNAU
BASTEIRO (ed.), Regnum : Corona y Cortes en Benavente (1202-2002), VIIICentenario de las Cortes de Benavente, Benavente (Zamora) :
Ayuntamiento de Benavente / Instituto de Estudios Zamoranos «Florián de Ocampo» / Diputación de Zamora, 2002, p. 141.
14 José Avelino GUTIÉRREZ GONZÁLEZ, Fortificaciones y feudalismo en el origen y formación del Reino Leonés (siglos IX-XIII),
Valladolid : Universidad, 1995, p. 368-371.
15 David CHAO CASTRO, La villa de Ribadavia. El medio y su arte en la Edad Media, Memoria de licenciatura inédita, Universidad de
Santiago de Compostela, 2003.
16 Véase E. FLÓREZ, op. cit., 1, p. 452-453.
17 Carlos de AYALA, «Alfonso IX, último monarca del Reino de León (1188-1230)», in : Reyes de León, León, 1996, p. 193.
18 Según la colección documental de J. González, éstos son los lugares donde se datan sus diplomas : febrero, 14. Burgo de Francelos de
Ribadavia ; marzo, 23. Villafranca ; abril, 29. Toro ; abril, 30. Toro ; mayo, 4. Zamora ; mayo, 4. Zamora ; mayo, 28. Ciudad Rodrigo ; junio,
27. Carrión ; ..... (?). León ; julio, 8. León ; julio, 8. León ; julio, 16. Astorga ; noviembre, 17. Villalpando ; diciembre, 9 ; diciembre, 12.
Astorga ; diciembre, 19. Pajares.
19 J. GONZÁLEZ, Alfonso IX…, doc. 1.
20 Ibid., doc. 14.
21 «Pro utilitate regni mei : las ciudades y la orla costera del Miño al Deva en el reinado de Alfonso IX de León», in : Fernando LÓPEZ
ALSINA (dir.), Alfonso IX y su época…, p. 220-221.
22 Este es el recorrido de su corte si atendemos a los lugares de datación de sus diplomas, según recoge J. González : enero, 3. Salamanca ;
febrero. León ; marzo, 1. Mayorga ; marzo. Astorga ; marzo. Malburgo ; marzo, 28. Orense ; abril. Santiago ; junio, 1. Santiago ; junio.
Santiago ; junio, 2. Chantada ; julio, 19 ; julio. Monforte ; noviembre, 1. Proencia.
23 Basándonos en la colección diplomática de J. González, la fecha y lugar de la datación de su cancillería es la siguiente : enero, 3. Coruña ;
enero, 8. Santiago ; enero, 29. Milmanda ; febrero, 11. Orense ; abril, 4. Lugo ; abril, 17. Orense ; abril, 22. Monforte ; junio, 10. Monforte ;
junio. Villafranca ; junio, 25. Astorga ; julio, 8. Zamora ; septiembre, 15. Allariz ; diciembre, 8. San Esteban del Sil.
24 Estos son los lugares donde se datan sus diplomas, siguiendo la colección de J. González : enero, 30. Villafranca del Bierzo ; febrero, 8.
Salamanca ; febrero, 8. Ciudad Rodrigo ; abril, 5. Cáceres ; abril, 22. Benavente ; mayo. Galisteo – Coria ; mayo, 23. C. Rodrigo ; mayo, 31.
Castillo de Atalaya ; junio, 7. Zamora ; junio, 30. León ; agosto, 19. Monforte ; septiembre, 12. Ribadavia ; septiembre, 14. Melón ;
septiembre, 27. Pontevedra ; octubre, 15. Lugo ; noviembre, 6. Ponferrada ; diciembre, 3. Mayorga ; diciembre, 9. Benavente ; diciembre, 20.
Toro ; diciembre, 31. Alba de Tormes.
25 Véanse las precisiones y enfoque de Charles GARCÍA, «De la frontière mythique à la frontière conquise : Alphonse IX de León et la prise de
Mérida», Cahiers de Linguistique et de civilisation hispaniques médiévales, 27, 2004, p. 311-327.
26 J. GONZÁLEZ, Alfonso IX…, doc.datado en 1229, septiembre, 27.
27 Simon BARTON, «Alfonso IX y la nobleza del reino de León», in : Fernando LÓPEZ ALSINA (dir.), Alfonso IX y su época…, p. 71-87,
especialmente, p. 72-73.
28 Especialmente remitimos a José María FERNÁNDEZ CATÓN, La Curia regia de León de 1188 y sus «Decreta» y Constitución, León :
Centro de Estudios e Investigación San Isidoro / Archivo Histórico Diocesano (Fuentes y estudios de historia leonesa, 51), 1993 ; Fernando de
ARVIZU, «Más sobre los Decretos de las Cortes de León de 1188», Anuario de Historia del Derecho Español, 63-64, 1994, p. 1193-1238 ; El
reino de León en la Alta Edad Media, 1. Cortes, Concilios y Fueros, León : Centro de Estudios e Investigación San Isidoro (Fuentes y estudios
de historia leonesa; 48), 1988 ; Cortes de Castilla y León en la Alta Edad Media, 2 vols., Valladolid : Cortes de Castilla y León, 1988,
especialmentelos trabajos de Carlos ESTEPA DÍEZ, Fernando de ARVIZU y Alfonso PRIETO PRIETO ; Eduardo FUENTES GANZO, Las
Cortes de Benavente. El siglo de Oro de una ciudad leonesa : Benavente, 1164-1230, Madrid : Fomento Esla, 1996; Josef F. O’CALLAGHAN,
«Una nota sobre las llamadas cortes de Benavente», Archivos Leoneses, 75, 1983, p. 97-100 ; y finalmente Fernando de ARVIZU Y
GALÁRRAGA, «Las primeras cortes leonesas», in : Enrique ARNAU BASTEIRO (ed.), Regnum : Corona y Cortes en Benavente, p. 37-46.

https://journals.openedition.org/e-spania/18626 10/11
27/10/2020 Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230)
29 A este respecto, véase el sugerente trabajo de Charles GARCIA, «Alphonse IX de León et les cives du royaume (XIIe-XIIIe siècles)»,
Cahiers de Linguistique et de civilisation hispaniques médiévales, 27, 2004, p. 183-215.
30 J. GONZÁLEZ, Alfonso IX…, docs. 443 y 448 respectivamente.
31 Ibid., doc. 422
32 Ibid., doc. 572, datado en 1218, julio, 18.
33 Ibid., docs. 148, 262, 356.

Pour citer cet article


Référence électronique
Gregoria CAVERO DOMÍNGUEZ, « Alfonso IX de León y el iter de su corte (1188-1230) », e-Spania [En ligne], 8 | décembre 2009, mis en
ligne le 18 décembre 2009, consulté le 27 octobre 2020. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/18626 ; DOI :
https://doi.org/10.4000/e-spania.18626

Cet article est cité par


Rodríguez Lajusticia, Francisco Saulo. (2019) La recuperación de un privilegio perdido de Alfonso IX al hospital de
peregrinos de Santa María de O Cebreiro (1186) a partir de una copia del siglo XIX. Cuadernos de Estudios Gallegos, 66.
DOI: 10.3989/ceg.2019.132.04

Auteur
Gregoria CAVERO DOMÍNGUEZ
Instituto de Estudios Medievales, Universidad de León

Articles du même auteur


Imágenes reales, imágenes de justicia en la catedral de León [Texte intégral]
Paru dans e-Spania, 3 | juin 2007

Droits d’auteur

Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation
Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

https://journals.openedition.org/e-spania/18626 11/11